Está en la página 1de 2

Siempre fui partidaria de que la tierra que me vio nacer, Venezuela, es la

mejor y que posee todas las cualidades para ser un país del primer mundo.
Sin embargo, necesita del aporte y planificación de expertos en materia de
organización, para que mediante la unificación de todos los motores de la
nación sea posible llegar a ser un país mejor cubriendo todas sus
necesidades, sobre todo en el sector salud. Un sector que se encarga de
mantenernos a todos saludable y estables para trabajar por el mejoramiento
de otros factores.
Un sistema de salud ideal es aquel que tiene la capacidad para atender a la
demanda de la población. Sin embargo, actualmente no es así, el
desequilibrio entre la oferta de diferentes centros médicos y de su
infraestructura, y la demanda de los ciudadanos por mantenerse estables
física, mental y psicológicamente. Por consecuencia, la demanda creciente y
la incapacidad de atenderla, no permite que los pacientes sean atendidos
oportunamente.
Por otro lado, la falta de recursos humanos y una adecuada especialización
de médicos y técnicos en salud afectan aún más este sector.
Bajo mi punto de vista, las medidas que debemos tomar para mejorar el
sector salud que afectan a los venezolanos principalmente está en el cambio
de actitud y trabajar con una mentalidad de superación, tomar conciencia es
trabajo de todos y es un gran aporte a esta situación que nos aflige a todos.
Además, unir esfuerzos para impulsar un plan de emergencia orientado a
superar la actual crisis de salud, en los planos preventivo y curativo, con el
apoyo de los diferentes actores públicos, privados y de la sociedad civil.
Garantizar los recursos necesarios para reactivar la producción de
medicamentos en el país, e iniciar de manera inmediata la importación de
insumos y equipos para la atención integral de los pacientes, dotando y
haciendo mantenimiento en los centros de atención pública ya existentes. No
puedo olvidar también el comenzar progresivamente a estabilizar la situación
crítica de alimentación, productividad, seguridad y estabilidad laboral que
contribuyan con la promoción de los estilos de vida saludable, ya que estos
factores construyen el bienestar de la población afectada y de los médicos.
Los médicos especialistas y técnicos deben ser distribuidos de acuerdo con
las necesidades de las redes integradas de servicios de salud, tomando en
consideración la capacidad instalada, población y las áreas de salud y
hospitales. Para lograr esto, es fundamental invertir y para ello se requiere
dotar a las unidades médicas del contenido presupuestario necesario para
brindar los servicios de salud que son el objetivo fundamental de la
institución y debería serlo también para el estado, esto hará posible fortalecer
el primer nivel de atención dotándolo del recurso humano necesitado de
médicos en las especialidades básicas, incluidos especialistas en medicina
comunitaria, familiar y ambulatoria, y de la infraestructura y equipo requerido,
así como de presupuesto. Finalmente, hay que fortalecer los programas de
promoción y prevención de la salud, con el objetivo de mejorar la calidad de
vida de la población, especialmente de los adultos mayores.
En esta vida TODO se logra siendo conscientes, educados, simpáticos y
responsables, valores que deben caracterizar a todo ser humano que se
preocupe por su bienestar y el del prójimo. No existe puerta que se cierre si
se sabe tratar a la gente con respeto y estima. No debemos olvidar que el ser
humano primero es sensible y luego justo o racional. Para mi es el mejor
aporte que podemos hacer desde lo más pequeños de la casa a los abuelitos
que día a día transitan por las calles.