Está en la página 1de 4

señor rector Jorge Benedicto lagos cárdenas, secretaria académica Mónica González

coordinadores yira cruz y cesar Zamora, orientadoras flor muñoz y Olga Martínez,
directores de grado once, docentes, familiares, amigos y queridos compañeros tengan
ustedes muy buenas tardes.
Agradecemos en primera instancia a Dios por permitir recorrer este camino con ustedes.
En nombre de los estudiantes que se gradúan, quiero agradecer a todos los que están aquí
siendo participes de esta ocasión tan especial.
Llegó el día tan esperado por todos. En el que se termina una etapa de nuestras vidas, el
colegio llega a su fin para abrirnos las puertas hacia nuestro futuro, cada uno de nosotros
tuvo como un sueño este momento. Y ahora que ha llegado son muchos los sentimientos
que se mezclan en nuestros corazones. Nos vamos cargados de energía y recuerdos que van
en nuestras mentes.
Alegría porque hemos cumplido lo que desde un principio nos propusimos desde que
ingresamos al colegio, y nostalgia que se nos va la época del colegió, donde compartimos
alegrías, tristezas, desafíos y sobre todo los triunfos.
Muchos vimos crecer el colegio, al tiempo que él crecía con nosotros, disfrutando de cada
espacio y de cada logro que se iba construyendo para darnos cada día, experiencias por
vivir y de las cuales hoy tener un sentido para reír. Recuerdo hace poco llegando el primer
día de clases con nuestra expectativa de como seria esta nueva etapa junto a nosotros
nuestros cuadernos nuevos, la incertidumbre de como serian nuestros compañeros, que a
pesar de tantos años se han vuelto parte de nuestras vidas. Al pasar uno días nuestra mayor
preocupación era pensar que íbamos a hacer en el descanso y poder disfrutar durante el día
en el colegio y sabiendo que allí permaneceríamos gran parte de nuestras vidas haciendo
amigos. Ahora la vida nos llama para que cada uno siga su camino, con las herramientas
que nuestros papás, y profesores nos han dado.
Gracias papás por haber escogido este colegio para nosotros, dónde encontramos personas
con las que contamos en las buenas y en las malas, amigos docentes y tal vez conocidos que
alguna vez nos brindaron una mano, en el que aprendimos que caerse no es perder, sino
levantarnos para seguir adelante, en el que aprendimos a mirarnos como seres únicos e
irrepetibles, llenos de fortalezas y debilidades, errores y sentimientos, que valoramos las
diferencias de los demás y en el que descubrimos que nunca estamos solos, porque siempre
hay corazones generosos dispuestos a estar hay para nosotros, personas que quizás no
sentimos tan cerca, pero que en el momento que los hemos necesitado nunca nos han
negado su ayuda. A ustedes quienes pasaron de enseñarnos a amarrar los zapatos a preparar
con nosotros todos y aquellos trabajos que teníamos día a día a llenarnos de fuerzas y
valentía.
Hemos aprendido, entre otras cosas, que la puntualidad y la perseverancia son importantes,
que las normas deben ser respetadas, que debemos ser solidarios unos con otros, que asi
como tenemos deberes también tenemos derechos y empiezan donde terminan los derechos
de los demás para hacerlos valer y poder dar a conocer nuestra voz y nuestros puntos de
vista, que no vamos a ninguna parte sin esfuerzo, que lo que conseguimos hoy en día es
sólo una pequeña parte de lo que todavía podemos conseguir.
Nuestro viaje ha sido largo y difícil. Pero logramos llegar hasta aquí y esto es fruto de
nuestro esfuerzo. Por lo tanto, recordemos siempre en nosotros vida la fuerza de voluntad y
la persistencia que nos ha traído hasta aquí.

Gracias padres ausentes y a los que hoy orgullosamente están acá, nuestro homenaje a los
que se fueron, padres, madres, hermanos, abuelos y parientes, dejando el recuerdo de su
presencia. Que dondequiera que estén se sientan orgullosos de los grandes pasos que hemos
dado y que daremos. Gracias por el amor con el que cada día dan lo mejor de ustedes para
darnos a nosotros, ilusiones, sueños y retos, creyendo que tal vez las cosas no puedan ser
posibles, pero nos ayudan a preparar el camino por el cual debemos seguir y en cual nos
enseñan que no todo es color de rosa, que, aunque encontremos obstáculos siempre habrá
una salida, teniendo la fortaleza para enfrentar todo aquello que se nos presente.
Nos han enseñado a nunca rendirnos y siempre caminar con la cabeza en alto, con paso
firme y con una sonrisa amplia, disfrutando cada momento de nuestras vidas para irnos,
llenos de grandes aprendizajes los cueles formaran en nosotros lo que seremos más
adelante, Es nuestro turno ahora de seguir más allá siendo un reflejo de su esfuerzo y
dedicación.
A nuestros familiares. Quienes con tanto esfuerzo y dedicación apostaron por nuestra
educación y desearon que llegara este momento en que sus hijos, nietos o sobrinos
estuvieran recibiendo este título, infinitas gracias por su compromiso, acompañamiento y
sacrificio, gracias por darnos la vida y buscar incansablemente nuestro bienestar, gracias
porque siempre fueron nuestro apoyo en este vaivén emocional de la etapa estudiantil. Los
momentos de alegría por las buenas calificaciones, por las malas también porque sin esos
regaños no hubiéramos podido alcanzar esta meta. Momentos de tristeza y rabia por
materias que veíamos perdidas, materias a las cuales no le hallábamos sentido o profesores
con los cuales no sentíamos empatía. Momentos de preocupación o seriedad porque no le
veíamos un sentido.
Hoy hemos concluido otra etapa de nuestras vidas y ésta, sin duda, es sólo una de las
muchas victorias por venir.
Porque dentro de unos años antes que médicos, ingenieros o abogados, seremos personas y
el triunfo en nuestras vidas, la verdadera felicidad vendrá como nos han enseñado, no
haciendo lo que uno quiere, sino queriendo lo que uno hace.

Queridos profesores que nos acompañaron todos estos años, los que se fueron por
conseguir nuevas metas, y los que siguen hoy aquí apoyándonos, gracias por todas sus
enseñanzas, sobre todo esas que no estaban escritas en las planeaciones, sino las que nos
dieron con su ejemplo, cuando más que un profesor fueron nuestros amigos, en los cuales
encontramos un hombro en donde llorar, una palabra de aliento, un consejo y un abrazo
cuando más lo necesitamos. Esas lecciones son las que quedan grabadas en la mente y en el
corazón. Aquellos momentos que disfrutamos de sus saberes, anécdotas, experiencias y
llamados de atención donde con amor querían formarnos en principios y valores, formando
personas de bien para tener una mejor sociedad y calidad de vida. Gracias por cada vez que
fueron pacientes, amables, comprensivos y justos con nosotros dejando muchas veces de
lado las clases, los horarios y los descansos, para brindarnos una palabra de aliento, y un
empujoncito para seguir adelante.

Podemos estar orgullosos de este diploma y de nuestra formación, que nos proporciona
importantes beneficios para nuestra educación superior
la más profunda admiración por la vocación de docentes íntegros, por preparar para
nosotros cada clase, porque, aunque muchos llevan años como docentes, sus clases las
disfrutaban como si fuera la primera. Gracias porque por ustedes amamos nuestro colegio,
porque nos inspiran a ser excelentes estudiantes tales como ustedes lo son y porque hoy
muchos de ustedes se convirtieron en nuestros amigos y confidentes.

Gracias a directivos y administrativos quienes piensan en la institución todos los días del
año y llevan a cabo proyectos para mejorar la calidad de la educación, instalaciones y clima
institucional para que los jóvenes que empiezan sus estudios llenos de sueños, metas,
expectativas y ganas de atrapar el mundo con las dos manos, puedan vivir y desarrollarse en
este colegio y para que todo aquel que pase por la experiencia de estudiar en el Rodrigo
Lara Bonilla pueda decir con orgullo hoy y siempre: “ seré rodriguista con orgullo ”.

Promoción 2019, los que empezamos desde pequeños y los que llegaron en el camino,
gracias por las risas, los llantos, las peleas y por cada momento vivido, por compartir este
camino que lleva tantos sentimientos, tantos momentos como, los juegos, las rumbas, Y sin
olvidar los trasnochos. Por las crisis, las salidas, los viajes, y por esos días de angustia
donde encontrábamos consuelo en nosotros, con consejos y con risas. Gracias por Cada
aventura compartida, será un recuerdo imborrable, igual que cada complicidad (Ojo: lo que
pasó entre nosotros, entre nosotros se queda…) y cada vez que venga a nuestra mente nos
recordará el valor de la amistad y nos hará reír.
Durante todos estos años en la secundaria hemos convivido con mucha gente. Los
profesores y los compañeros de clase iban y venían, de ellos sólo llevamos los mejores
recuerdos. Hoy también es un día de despedida. Quizá mañana sigamos hablándonos, pero
¿qué tal dentro de una semana? O tal vez dentro de un mes. ¿Nos reconoceremos dentro de
10 años? Es así, la vida nos separa, pero los recuerdos permanecen, los buenos momentos
que pasamos juntos no nos abandonan.
Dentro de unos años miraremos hacia atrás y lo único a lo que tendremos que aferrarnos
serán a nuestros recuerdos y a la nostalgia, llevando dentro tantos sentimientos encontrados
algunas veces de rabia por que las cosas no salían bien o quisa de alegría por que aun con
tastas cosas en contra siempre estábamos hay todos unidos como un solo grupo, no puedo
decir que este día es de total felicidad, pues aquí de pronto quedan muchas cosas que nunca
pudimos expresar, sinsabores que no se pueden manifestar y alegría que solo se llevaran
muy dentro del pecho. Agradezco a Dios por darme la bendición de conocer tantas personas
que de una u otra forma han dejado algo en mi vida.
ustedes compañeros los invito a nunca establecerse límites, si es que no lo han hecho, y los
animo a que encuentren aquella actividad que los apasione y conviertan en más que un
trabajo un estilo de vida que les permita ser felices y que a su vez haga felices a los demás,
ya que ese es el verdadero éxito en la vida. Si su felicidad implica muchos A riesgos no
tengan miedo, dejen que el riesgo sea visto en toda su gloria, no teman caer, no teman
fallar, no teman tratar y si fallan nunca se sientan derrotados. Recordemos el caso de
Abraham Lincoln quien logró ser presidente de EEUU después de 13 derrotas y de casi 30
años de intentarlo.
Pero no es un final, comenzamos apenas a recorrer en verdadero sendero, el mundo real
espera por nosotros. Esta tarde nos hacemos merecedores a ser felices no por un título sino
por haber llegado hasta este momento. El verdadero valor de lo que eso significa depende
de cada uno. Ningún sello o firma nos hace más o menos persona. Ningún promedio
sobresaliente puede acreditar nuestras capacidades, solamente nuestros actos hablan por
nosotros.
Hoy nuestros caminos se abren y vienen nuevos retos. Deseo con todo mi corazón que cada
uno descubra lo que lo haga feliz y tenga gente buena a su lado. No importa lo lejos que
vayamos a estar; tendremos muchas casas a donde llegar y si la vida nos da la fortuna de
volvernos a encontrar, volveremos a escribir nuevas historias que nos llenen el alma de
pequeños y grandes reencuentros.
Bueno sin más palabras para expresar mis queridos compañeros les deseo mil bendiciones,
que Dios sea guiándolos en todo lo que emprendan.
A ustedes profes que con mucha alegría los llevare en mi corazón con la esperanza de
seguir compartiendo con ustedes.
A los directivos que nunca desfallezcan en esta tan bella labor por que el esfuerzo de tan
grande labor se verá reflejado en los frutos que hoy se dan.

En este colegio queda un pedacito de mi corazón.

Infinitas Gracias por acogernos y ayudarnos a crecer.

Promoción 2019, ¡lo logramos!