Está en la página 1de 2

FICHA N3

Tema de Proyectos disciplinares de la Geografía – Parte I


clase
Ubicación en Unidad IV: Tradición y cambio en la Geografía Argentina.
el programa
a. La institucionalización de la Geografía en la Argentina. Los “orígenes nacionales” de la Geografía
Argentina. Nacionalismo y Geografía. La Geografía en las universidades nacionales, en sociedades
y en las academias.
b. La mirada sobre el espacio argentino en el Siglo XX: Fisiografía, Estadísticas y Geografía Regional.
Perspectivas espaciales e intervención sobre el territorio: desarrollismo e integridad territorial.
Producción editorial: textos para la enseñanza escolar, enciclopedias, diccionarios geográficos y
geografías populares de circulación masiva.
Bibliografía *Souto, P. (1998) Geografía y Universidad. Institucionalización académica y legitimación científica del
discurso territorial en la Universidad de Buenos Aires. En: Cuadernos de Territorio n°8, Instituto de
Geografía, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.
*Zusman, P. (1997). Una geografía para ser enseñada. La Sociedad Argentina de Estudios Geográficos
(1922 – 1940). Doc. Anal Geografía. Buenos Aires.
Contenidos Parte I - Primeras cátedras y GAEA
Las políticas de afirmación nacional puestas en práctica en Argentina estuvieron cruzadas por la
tensión entre la asimilación y el rechazo tanto del inmigrante como del indígena. La importancia
conferida a la producción de datos sobre el territorio estuvo asociada a las demandas sociales y
políticas que en el siglo XIX se efectuaron a partir del desarrollo de los Estados Nacionales. A la
geografía en particular, le cupo el rol de socialización de los sujetos en los valores nacionales a
través de la descripción del territorio, sus paisajes y recursos. A través del análisis de la
producción del pensamiento territorial desde fines del siglo XIX es factible detectar un tipo de
propuesta de interpretación sobre la sociedad argentina en clave territorial.
Es en 1899 cuando se hace efectiva la primera cátedra de Geografía en el ámbito universitario;
esto sucede en la FFyL de la UBA y la materia a desarrollar será Geografía Política a cargo de
Clemente Fregeiro. El nuevo programa que impulsa parece responder a una necesidad política
especial: inculcar a los estudiantes los conocimientos relativos a la conformación pasada y
presente del territorio. El contexto particular en que esto sucede está determinado por el
conflicto de la delimitación de los límites fronterizos y los problemas diplomáticos con Paraguay,
Brasil, Bolivia y en especial con Chile. Podemos sospechar que ese contexto en alguna medida
haya colaborado para que La Geografía Política de Fregeiro se presentara como una manera de
abordar la historia nacional. El debut de la cátedra se produce en uno de los momentos más
álgidos del litigio.
La vinculación de la materia con un carácter científico vendría del apoyo de la Geografía Física,
ya que la misma implicaba la conjunción de los hechos históricos con las características del
medio físico. La tematización de las fronteras en esta interpretación funcionaba como corolario
de una sucesión de fases de su evolución geográfica, política e histórica. Posteriormente, en
1910, la materia cambia sus contenidos para reflejar otras realidades o, al menos, otras
preocupaciones. Se percibe cierta pérdida de relevancia en cuestiones limítrofes y se incorporan
nociones de raza para interpretar los problemas con la población aborigen e inmigrante.
El análisis de la evolución de las fronteras, en este enfoque, determina la constitución de un
territorio en donde es posible referir características de la población con respecto a conceptos de
extensión y posición del Estado Argentino en relación con el mapa del mundo. Por otra parte,
procura un análisis conjunto de elementos naturales y humanos, en tanto síntesis de
conocimiento sobre la naturaleza, el análisis social y la reconstrucción histórica presente en el
estudio sobre el proceso de formación territorial del Estado Nación Argentino.
La segunda de las cátedras geográficas que hace su aparición en la misma facultad es la de
Geografía Física en 1904 a cargo del cartógrafo Enrique Delachaux. Es bajo este tipo de recorte
disciplinar que se realizarán los intentos más sistemáticos de jerarquización y legitimación
epistemológica del discurso geográfico. El titular de aquella cátedra había sido convocado por el
Perito Moreno para la organización de una sección de Geografía que pretendía crear dentro del
Museo de La Plata; a su vez, lo requiere como secretario de la comisión demarcadora de límites
con Chile en 1896. También fue propuesto como jefe de la sección cartográfica del Instituto
Geográfico Militar.
Si bien el tipo de argumentación sobre la geografía que propone Delachaux es similar a la de
Fregeiro, aquél enfatiza un enfoque diferente. Mientras que en éste prevalecía la explicación
histórica, en aquél existe un mayor valor en los argumentos físico naturales. La Geografía física,
de esta manera, funcionaba como condición para entender otras temáticas abordadas por la
Geografía Política. Este tipo de determinismo sería ideal para inculcar en los estudiantes los
conocimientos para la valorización del territorio. Esto se realizaría a través de una función
técnica de la disciplina que resultaba necesaria para promover la confección de un inventario
nacional de los recursos con el fin de explotarlos y fundar sobre los mismos la grandeza de la
Nación.
GAEA
La Sociedad Argentina de Estudios Geográficos, GAEA, es una institución académica que reúne a
docentes e investigadores de la disciplina en la Argentina desde 1922, momento en fue fundada
por Elina Correa Morales. A partir de su creación, ha organizado reuniones anuales de
profesores y ha editado boletines periódicos que resumen las actividades de la organización,
colecciones temáticas de libros, Atlas y revistas. Esta institución ha sido, con mayor fuerza en
algunos momentos, un actor hegemónico de autoridad científica. Su presencia se ha hecho
sentir también, a través de sus miembros, en su labor de autores de texto de enseñanza o de
referencia teórica obligada. Sus principales integrantes han intervenido en la gestión de
instituciones educativas, en la organización de cátedras universitarias y de institutos de
formación del profesorado de Geografía y en la creación y organización de planes de la carrera.
Tuvo un rol destacado en el proceso de institucionalización de la carrera y se convirtió, a partir
de 1926, en el referente más importante de la Geografía Argentina, pudiendo así imponer sus
puntos de vista en los planes de estudio para la enseñanza a partir de las reformas educativas.
En GAEA confluyeron referencias teóricas que estaban presentes en esos momentos en el
pensamiento de las élites de la época. Las ideas provenientes del nacionalismo y del positivismo
se unificaron en el proyecto disciplinario. En consonancia con el discurso geográfico presente en
las cátedras que analizamos, el objetivo implícito que tuvo la institución fue la formación en los
valores nacionales a partir del relato sobre el territorio. Para lo cual, se llamó a cumplir un
importante rol en la modernización de los contenidos impartidos por la Geografía en la escuela a
través de su estrategia epistemológica nomotética fundada en el marco de las Ciencias
Naturales. De esta manera se concibió a la Geografía como un campo de conocimientos
diferenciado en el ámbito de las Ciencias Naturales. Mediante esta estrategia epistemológica se
pretendió que la Geografía ganara el status de conocimiento verdadero y legítimo acerca del
territorio.
En el año 1947 se crea la primera carrera autónoma de geografía universitaria -independiente de
la carrera de historia- en la Universidad Nacional de Tucumán. Esta institución sería pionera y
estimularía otras creaciones en universidades del país. Por iniciativa de Federico Daus se crea en
1953 la carrera en la Universidad Nacional de Buenos Aires y en la Universidad Nacional de La
Plata. Daus, resulta una figura importante en el ámbito intelectual argentino que va a ir
asumiendo posiciones políticas de mayor importancia en las organizaciones educativas y
científicas estatales.