Está en la página 1de 29

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación Básica


Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria
Universidad Nacional Experimental del Magisterio “Samuel Robinson”

ACTIVIDADES CULTURALES COMO MEDIO DE VINCULACIÓN


“ESCUELA–COMUNIDAD” BAJO LA PERSPECTIVA DE LA VISIÓN
COMPARTIDA Y EL TRABAJO EN EQUIPO

1
República Bolivariana de Venezuela
Ministerio del Poder Popular para la Educación Básica
Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria
Universidad Nacional Experimental del Magisterio “Samuel Robinson”

ACTIVIDADES CULTURALES COMO MEDIO DE VINCULACIÓN “ESCUELA–


COMUNIDAD” BAJO LA PERSPECTIVA DE LA VISIÓN COMPARTIDA Y EL
TRABAJO EN EQUIPO
Autores:
RastellyGeomary
Año: 2020

Sumario de la Investigación

El trabajo de investigación tiene como objetivo, determinar la importancia de la


integración escuela-familia como herramienta para el fortalecimiento de la
culturabajo la perspectiva de la visión compartida y el trabajo en equipo, en los y
las estudiantes del grupo Escolar Rafael paredes, Las Mercedes del Llano, Estado
Guárico. Es importante destacar que en el Grupo Escolar Rafael Paredes se han
realizado innumerables intentos para fomentar la vinculación escuela –
comunidad, pero la gran mayoría no han brindado los resultados deseado por tal
motivo en esta vinculación se pretende fomentar actividades culturales con el
propósito de una integración. En tal sentido, ésta, como participante activa en la
comunidad, tiene como objetivo fundamental la formación y consolidación de
valores para promover, dentro de su rol como modelo de organización social, una
mayor participación hacia la búsqueda de soluciones para mejorar la calidad de
vida en su entorno interno y externo.La modalidad utilizada es una investigación
acción transformadora participativa, la cual es un método de estudio de tipo
cualitativa, donde se busca los resultados íntegros y útiles para mejorar
situaciones colectivas como es solidarizar a la familia, escuela y comunidad en la
enseñanza y aprendizaje de los estudiantes de San Vicente, basando la
investigación en la participación de los involucrados a investigar, es decir, pasando
de objeto de estudio a sujeto; todo esto a través de un análisis de registro abierto
de diseño, fases, propuestas, evaluación, acciones y resultados a lo largo del
proceso de investigación, con una línea de investigación que involucre a la familia,
escuela y comunidad
Términos descriptores: Familia, cultura, Integración escuela-familia

2
Introducción

La educación venezolana a través del tiempo ha tenido cambios


significativos desde la Constitución, de 1999, nuestro Comandante Eterno,
implemento diferente, estrategias educativas que lleva a la trasformación de un
nuevo modelo curricular. Cabe destacar que es notorio que en todas las esferas
de la sociedad especialmente en lo educativo, económico, político, hoy más que
nunca se requiere una educación liberadora y una pedagogía que atienda una de
las exigencias actual de la sociedad. Así mismo nuestro Comandante
comprometido con los y las educadora de este país donde la educación tenía un
paradigma autoritario, surge una nueva visión con esta pedagogía del amor.

Según la pedagogía se hace necesario estar inmerso al plan de la patria esto


es un dialogo entre la sociedad las y los maestros con conciencia social, reflexiva
y critica por ende autónoma a una nueva cultura pedagógica. Este objetivo es
lograr la articulación para implementar las bases teóricas del amor, ejemplo y la
curiosidad. En este sentido debemos trabajar cooperativamente de manera
creativa articulando con los padres y representantes y comunidad en general para
lograr los intercambios; en experiencias culturales gastronómicas, vivencias
religiosas, saberes populares fuera y dentro de nuestro municipio, capaces de
desarrollar nuestros conocimientos en otros estados del país.

Desde esta perspectiva se puede decir que el Comandante Chávez


implemento la pedagogía del Amor para poder cambiar el modelo que fue
sembrado por el capitalismo, que lleva las naciones al deterioro humano pérdida
de valores y de sentido de pertinencia de costumbres y nuestras raíces, el abrió el
camino al cambio poniendo en práctica los pensamientos de grandes hombres
libertadores como Bolívar, Zamora y Rodríguez para la liberación de los pueblos
de américa. En tal sentido, depende de los educares seguir formando hombres
libres, críticos, auto reflexivos, democráticos que sean capaces de seguir
construyendo una patria libre y soberana.

3
AGRADECIMIENTO

Queremos empezar dándole gracias a Dios todo poderoso por iluminar


nuestro camino para cumplir esta meta

A mis padres, hijos y demás familiares por ser fuente de inspiración para
cerrar esta etapa en nuestras vidas, nuestros padres siempre poniendo el todo por
el todo para nuestro bien y vernos alcanzar nuestras metas con su amor sincero y
palabras de aliento.

También queremos agradecer a laUniversidad Nacional Experimental del


Magisterio “Samuel Robinson”por brindarme la oportunidad de crecer
profesionalmente.

A cada uno de los profesores que con cada consejo, con cada clase fueron
motor de inspiración para mí, dejándome un poco de sus conocimientos los cuales
hemos puesto en práctica para lograr esta meta.

A todos de corazón les dedico mi triunfo

4
Índice General

Portada …………………………………………………….…… 1

Sumario ……………………………………………………………….. 2

Introducción …………………………………………………..…… 3

Agradecimiento ………………………………………………….…… 4

Índice ……………………………………………………………...…….. 5

Momentos del Relato a nivel Filosófico, Metodológico, Organizativo y

Comunicacional.…………………………………………………………….. 6

Reflexiones…………………………………………………………………… 14

Recomendaciones………………………………………………………… 15

Referencias Bibliográficas…………………………………………………. 17

5
ACTIVIDADES CULTURALES COMO MEDIO DE VINCULACIÓN
“ESCUELA–COMUNIDAD” BAJO LA PERSPECTIVA DE LA VISIÓN
COMPARTIDA Y EL TRABAJO EN EQUIPO

(Momentos del Relato)

En la sociedad actual, estremecida por una implosión de conocimientos, la


revolución de su cultura y de sus medios de comunicación, apremia cambiar el
modelo educativo tradicional por uno humanístico, orientado por la formación del
ciudadano en tanto parte en la construcción de una sociedad más justa. Esto se
deriva, no sólo de los desafíos didácticos vinculados a la comprensión de
procesos sociales de gran complejidad, sino como lo señala Gastañaga (2004), a
la pérdida de la capacidad socializadora de la escuela y la necesidad de redefinir
sus contenidos, adecuándolos a la existencia de nuevos lazos y demandas
sociales, lo cual se convierte en una cuestión sociopolítica a ser resuelta por el
conjunto de los actores sociales: escuela, familia y comunidad.

Por lo tanto en función de lo anterior, la educación se desarrolla cada vez


más en el ámbito de lo social, adquiere nuevas funciones impuestas por los
profundos cambios sociales, económicos, políticos, característicos de la época. De
esta forma, la educación deja de estar vinculada a la infancia y a la escuela para
abrirse a nuevos planteamientos, contando con una actitud participativa de quien
la recibe, dirigida no sólo a saber qué, sino a cuestionarse el por qué, plantear el
cómo colaborar con los demás en la mejora individual, grupal y social. Cabe
destacar las palabras de Morin (2000:24): “la educación debe favorecer la aptitud
natural del pensamiento para plantear y resolver problemas, y correlativamente,
estimular el pleno empleo de la inteligencia en general”.

Ahora bien, la educación representa uno de los principales medios para


promover una forma de desarrollo humano profunda y armoniosa, capaz de
reducir pobreza, exclusión, ignorancia, opresión y guerra. Por consiguiente, una de
sus principales funciones es lograr que la humanidad pueda dirigir cabalmente su

6
desarrollo. Se plantea así, un escenario orientado hacia la escuela integradora y
democrática, donde todos los miembros de la comunidad participen en la toma de
decisiones, en la ejecución y evaluación de las actividades escolares.

Esto significa la presencia de la comunidad en la actividad educativa para


hacer uso racional de la escuela y su entorno. Una de los preceptos de la Ley
Orgánica de Educación (2007), es reconocer a la comunidad como parte inherente
al logro de los objetivos educativos, en virtud de lo cual, en una perspectiva
humanista social, está orientada hacia el desarrollo humano, la formación del ser
social; hecho consistente en garantizar la universalización de los derechos
fundamentales.

Particularmente, se hace referencia a la comunidad educativa, la cual se


insta a participar en la gestión institucional, como espacio para el ejercicio de la
democracia de carácter social. Así, comunidad y escuela se integran como un todo
con el fin de complementarse para generar entendimientos orientados a la
participación y la cooperación; mediante el aprendizaje en equipo se abren
espacios para el diálogo que posibiliten el flujo de los significados individuales
para crear un pensamiento de conjunto; con la visión compartida se eleva a las
personas sobre lo personal y lo útil para modificar la relación de la gente, creando
una identidad común, primer paso para que personas que se profesaban
desconfianza mutua trabajen mancomunadamente.

Esto, debido a que la realidad sociocultural de la comunidad, penetra en la


escuela internándose en su vida cotidiana; de esta manera, la relación entre
ambas es fundamental para afianzar el sentido de pertenencia. La integración
“escuela – comunidad” es compartir. Para avanzar en ese camino se ha de
promover el aprendizaje en equipo y la visión compartida. No se trata solamente
de más o menos disciplina, sino de caminar hacia un clima positivo por cuanto
esto influye sobre las actitudes y comportamientos de los diferentes grupos
integrantes del plantel, condiciona e influye sobre las conductas de las personas,
teniendo un impacto sobre la convivencia, el logro de sus objetivos y la
satisfacción de sus miembros.

7
A juicio de Pozner (2004:13) “sólo en un clima social positivo surgen y se
desarrollan fenómenos como el compromiso, la motivación e implicación”. Desde
el enfoque de Senge (2002), el aprendizaje en equipo y la visión compartida, son
potenciales herramientas para que la escuela se convierta en una organización
inteligente, entendida como aquella capaz de integrar eficazmente percepción,
creación de conocimiento y toma de decisiones, para que de esta manera puedan
generarse compromisos genuinos, así como abrir espacios para el diálogo y la
creación de pensamiento conjunto, como condiciones indispensables para
materializar una real integración. De este modo se atenúa la realidad que signa a
la escuela como una estructura educacional débilmente cohesionada, en el
sentido de la falta de coordinación entre los fines, las actividades y los miembros
de la comunidad escolar.

En tal sentido la visión compartida, según el enfoque de Senge (ob. cit),


brinda concentración y energías para el aprendizaje, pues implica en todos los
integrantes del equipo hacer esfuerzos por construir juntos el futuro deseado. Es
imposible imaginar la mayoría de los progresos importantes de cualquier
institución educativa sin la visión compartida; es decir, eleva a las personas sobre
lo personal y lo útil para modificar la relación de la gente y crear una identidad
común, primer paso para que personas que se profesaban desconfianza mutua
comiencen a trabajar en equipo.

Cabe destacar que el aprendizaje en equipo es el proceso de alinearse y


desarrollar la capacidad de un conjunto de personas para crear los resultados que
sus miembros realmente desean. Se construye sobre la disciplina de desarrollar
una visión compartida. Podría decirse que la escuela es una organización en
aprendizaje; es decir, aquella que se basa en la idea de que hay que aprender a
ver la realidad con nuevos ojos, detectando ciertas leyes que permitan entenderla
y manejarla.

Este enfoque considera que todos los miembros de la organización son


elementos valiosos, capaces de aportar mucho más de lo que comúnmente se
cree. Los miembros de una institución educativa, directivos, docentes, estudiantes

8
y miembros de la comunidad que poseen visión compartida y trabajen en equipo,
son capaces de comprometerse totalmente con la visión de la escuela,
adoptándola como propia y actuando con total responsabilidad. Por lo tanto, son
capaces de tomar decisiones, de enriquecer la visión de la organización escolar
haciendo uso de su creatividad, reconociendo sus propias cualidades y
limitaciones, aprendiendo a crecer a partir de ellas; en suma, son capaces de
trabajar en equipo con eficiencia y creatividad renovadas.

Considerando los planteamientos anteriores se llevó a cabo el presente


estudio enmarcado en una metodología de acción participativa, con el propósito de
determinar la integración “escuela – comunidad” en la perspectiva de la visión
compartida y el trabajo en equipo en el Grupo Escolar Rafael Paredes ubicado en
el municipio Juan José Rondón del estado Guárico, desde la óptica de las
disciplinas de la teoría de Peter Senge en cuanto al aprendizaje en equipo y la
visión compartida.

Entre los aspectos problemáticos la escuela ha de convertirse en una


organización para el aprendizaje, aquella que según Núñez (2007:12) “considera
que todos los miembros de la organización son elementos valiosos, capaces de
aportar mucho más de lo que comúnmente se cree”. Es decir, una institución
educativa donde el director es el líder a seguir, comunicador entre la sociedad y la
institución, innovador constante que actúa como un árbitro para preservar las
condiciones de diálogo entre todos los miembros de la comunidad escolar.

La vinculación suscitada entre escuela, familia y comunidad, propicia la


construcción de aprendizajes cognitivos, afectivos y morales para la cimentación
tanto de la identidad individual como la de las instituciones donde se actúa junto a
la misma sociedad. Así, las escuelas son espacios favorables para la participación
protagónica de todos sus miembros, junto a la familia y la comunidad, en un
escenario donde además se cultive el amor hacia el medioambiente.

En efecto, la escuela constituye un espacio social donde se erigen procesos


representados por actos de comunicación, los cuales permiten expresar las

9
particularidades propias de cada comunidad, así como de todos quienes
interactúan en ella.

En tal sentido, ésta, como participante activa en la comunidad, tiene como


objetivo fundamental la formación y consolidación de valores para promover,
dentro de su rol como modelo de organización social, una mayor participación
hacia la búsqueda de soluciones para mejorar la calidad de vida en su entorno
interno y externo En ese sentido, la integración “escuela – comunidad”, amerita un
aprendizaje en equipo y una visión compartida. Senge (2002: 34) se refiere a la
visión compartida como “el conjunto de principios y prácticas rectoras que pasan a
ser asumidas colectivamente por la organización”; concretar en la práctica esta
visión compartida requiere competencias y actitudes específicas para configurarla,
de forma tal que genere compromisos genuinos.

Mientras, fomentar el trabajo en equipo, según este autor, “supone abrir


espacios para el diálogo que posibiliten el flujo de los significados individuales
para crear un pensamiento de conjunto”, lo cual también presupone aprender a
percibir y recoger los patrones de interacción personal que muchas veces
obstaculizan el aprendizaje grupal. No obstante, la integración “escuela –
comunidad” no ha sido una condición distintiva de la educación básica en
Venezuela, por cuanto es casi una constante el aislamiento de la escuela respecto
a la comunidad donde se encuentra, pues entre ambas partes no hay una relación
de colaboración ni de cooperación en los términos que debiera; es decir, no
trabajan en equipo para la búsqueda de objetivos comunes; por consiguiente, la
escuela ha actuado únicamente como un centro de enseñanza y no ha ejercido su
papel como agente socializador.

Al respecto, para Pozner (2004:56), aun cuando la escuela tiene autonomía


para adecuar, organizar, administrar y convocar a los distintos actores sociales
para participar en sus tareas, “ha sido una institución aislada en su comunidad,
que cumple y aplica normativas centralizadas”. Ante esta realidad, la mayoría de
los directivos escolares han actuado pasivamente, deslindados del acontecer
comunitario que rodea la escuela. Desde diferentes perspectivas, existe una

10
relativa noción sobre los efectos e impactos de ese aislamiento; docentes y
directivos de las escuelas no saben cómo llegar a los padres y demás miembros
de la comunidad.

Muchas veces su ausencia es interpretada como una falta de interés, pero


es interesante examinar esto desde la perspectiva de los padres; por ejemplo,
según Pozner (ob. cit.), es posible que las escuelas impongan barreras a la
participación, bien porque los padres se inhiban de participar por desconocimiento
del sistema escolar, falta de confianza en sí mismos y en lo que pueden exigir, no
hay una cultura que les lleve a formar “equipo” con los docentes y directivos por
desconocimiento (no saben cómo ayudar en las tareas), problemas laborales
(tiempo) y mala experiencia propia en su relación con el docente por las actitudes
del personal de la escuela, entre otras.

Esta situación se intensifica en las escuelas situadas en zonas rurales, lo


cual es una de las primeras cuestiones problemáticas a las que se refieren los
docentes cuando se trata de caracterizar la población escolar, debido a la baja
participación de los padres de los estudiantes en los procesos educativos,
culturales y deportivos de sus hijos; tal es el caso el Grupo Escolar Rafael
paredes, situada en la parroquia Las Mercedes, municipio Juan José Rondón del
estado Guárico (Venezuela), donde se presentan ciertos hechos relacionados con
la apatía de los padres y representantes para participar y colaborar en asuntos
escolares de cualquier índole específicamente en el ámbito cultural, escasa actitud
de diálogo que prima entre directivos, docentes y comunidad en general, aparente
dificultad exhibida por los directivos para aceptar ideas divergentes, poca
generación de espacios para que los miembros de la comunidad y la escuela
puedan escucharse mutuamente, escasa disposición de los directivos para crear e
integrar compromisos y tareas.

De ese modo, es posible que no prevalezca una identidad de equipo entre


los miembros de la comunidad y los directivos. La creación de comunidades que
aprendan es un desafío para la sociedad en su conjunto, máxime para el

11
fortalecimiento de la integración de éstas con la escuela, donde el directivo escolar
es un actor que desempeña un rol fundamental.

Por consiguiente, la integración de la comunidad con la escuela debe ser


atendida a través de una adecuada planificación y aplicación de estrategias para
contribuir a crear una visión compartida y para la consolidación de un aprendizaje
en equipo que propicie un pensamiento grupal, aspectos éstos fundamentales
para que la escuela cumpla su misión como agente socializador. De lo anterior
emerge el principio u objetivo de la investigación, el cual fue planteado en los
siguientes términos: propiciar actividades culturales que sirvan como medio de
vinculación escuela comunidad.

La integración “escuela–comunidad” propicia la construcción de


aprendizajes cognitivos, afectivos y morales para la cimentación, tanto de la
identidad individual como la de las instituciones donde se actúa junto a la misma
sociedad. La escuela constituye un espacio social donde se erigen procesos
representados por actos de comunicación, los cuales permiten expresar las
particularidades propias de cada comunidad, así como de todos quienes
interactúan en ella. Por consiguiente, ésta como participante activa en la
comunidad, tiene como objetivo fundamental la formación y consolidación de
valores para promover dentro de su rol como modelo de organización social, un
continuo aprendizaje hacia la búsqueda de soluciones para mejorar la calidad de
vida en su ámbito interno y en su entorno.

Una organización que aprende aprovecha toda la fuerza intelectual, los


conocimientos y la experiencia disponibles para evolucionar continuamente en
beneficio de todos sus miembros. Las organizaciones educativas, sugieren Pesca
y Moreno (2007), se perfilan como organizaciones inteligentes, organizaciones que
aprenden logrando el desarrollo efectivo de su arquitectura. Por ello, añaden las
referidas autoras, se requiere en el contexto de las organizaciones educativas
venezolanas, redimensionar su espectro tomando en consideración que no es
suficiente con que la organización sea reproductora de conocimiento, sino que
debe garantizar el aprendizaje continuo y generativo

12
Se plantea así un escenario orientado hacia la integración de la escuela
bajo una perspectiva democrática, donde todos los miembros de la comunidad
participan en la toma de decisiones, en la ejecución y evaluación de las
actividades escolares o extraescolares. Ésta es una condición fundamental para
convertirla en un espacio para el aprendizaje en equipo con el fin de entender,
apoyar, comprender y dar respuesta a los cambios propios del proceso de
formación de los estudiantes

En la perspectiva de Senge (2002), cuyos planteamientos procedentes del


ámbito empresarial son adaptables a todas las organizaciones, inclusive a las
educativas, una organización que aprende es una estructura inteligente donde la
gente expande continuamente su aptitud para crear los resultados que desea;
también, en ella se cultivan nuevos y expansivos patrones de pensamiento, con la
condición de una aspiración colectiva en libertad con gente continuamente
aprendiendo.

Por consiguiente, una organización inteligente es un ámbito donde la gente


descubre continuamente cómo crea su realidad y cómo puede modificarla. En ese
caso, escuela y comunidad, como un todo integrado, se convierte en una
organización aprendiente en la cual expresen sus aspiraciones, tomen conciencia
y desarrollen juntos sus capacidades bajo la premisa de un aprendizaje mutuo. En
atención al argumento de Becerra (2002), escuela y comunidad, vistas como
organizaciones que aprenden, conducen a imaginar una propiedad colectiva de la
red de procesos del uso de información a través de la cual, sus integrantes
construyen significados compartidos, descubren nuevos conocimientos y se
comprometen con cursos de acción en beneficio del entorno intra y extraescolar

Cabe mencionar que el grupo Escolar “Rafael Paredes” de dependencia


Nacional y de tipo urbano, es una institución dependiente del Ministerio del Poder
Popular para la Educación, ubicado en Las Mercedes del Llano del Estado
Guárico localizada en la calle Reina, específicamente en el sector Mariscal Sucre
de la mencionada población. Funciona en turnos: mañana y tarde .Fue creada por
la Necesidad poblacional en el mes de octubre de 1.959, bajo el nombre de Grupo

13
Escolar “Rafael Paredes” en honor al ilustre venezolano Rafael Paredes quien
nació en Trujillo el 17 de abril de 1.896. Realizó estudios de secundaria en
Caracas, estudió en la escuela militar hasta obtener el grado de oficial, cursó
estudios de derecho en la Universidad de Hamburgo e hizo cursos de extensión
en la Universidad de Chile.

En la actualidad la institución está conformada por 44 docentes en general;


de los cuales 26 son maestros de aula y 18 cumplen funciones específicas y
veintidós (22) docentes incapacitados. La institución tiene una matrícula estudiantil
de:431 varones y 466 hembras dando un total de 897 estudiantes. Actualmente
cuenta con 14 docentes fuera de aula:1 Director, 2 Subdirectores, 1 de Cultura, 2
en Educación Física y Deporte, 3 SRA, 2 Manos a la Siembra, 1 en Aula
Integrada, 1 en Protección y Bienestar estudiantil, 1 Defensora Educativa. Es
importante destacar que todos estos profesionales de la educación dedican su
tiempo en pro del buen funcionamiento de la institución.

La escuela ha de convertirse en una organización para el aprendizaje,


aquella que según Núñez (2007:12) “considera que todos los miembros de la
organización son elementos valiosos, capaces de aportar mucho más de lo que
comúnmente se cree”. Es decir, una institución educativa donde el director es el
líder a seguir, comunicador entre la sociedad y la institución, innovador constante
que actúa como un árbitro para preservar las condiciones de diálogo entre todos
los miembros de la comunidad escolar. Por ende la vinculación suscitada entre
escuela, familia y comunidad, propicia la construcción de aprendizajes cognitivos,
afectivos y morales para la cimentación tanto de la identidad individual como la de
las instituciones donde se actúa junto a la misma sociedad.

Así, las escuelas son espacios favorables para la participación protagónica


de todos sus miembros, junto a la familia y la comunidad, en un escenario donde
además se cultive el amor hacia el medioambiente, cabe mencionar que esta
investigación está enfocada bajo la línea Escuela, Familia, Comunidad por ende
todas las instituciones educativas tienen la responsabilidad social de relacionarse
con las familias y las comunidades donde están situadas, intercambiar

14
experiencias, dialogar con los saberes propios de la familia y la comunidad,
conocer el contexto cultural y personal de los y las estudiantes, diseñar formas de
trabajo conjunto para mejorar las condiciones de las familias y la comunidad y
formarles para asumir la corresponsabilidad de la educación de los niños, niñas y
adolescentes.

Es importante destacar que en el Grupo Escolar Rafael Paredes se han


realizado innumerables intentos para fomentar la vinculación escuela –
comunidad, pero la gran mayoría no han brindado los resultados deseado por tal
motivo en esta vinculación se pretende fomentar actividades culturales con el
propósito de una integración, es decir abrir las puertas de la institución para que la
comunidad se recree con actividades culturales realizadas por maestros y
estudiantes y porque no también representantes y la comunidad en general. Esta
problemática en general está relacionada con la crisis de valores, observándose
marcadamente en el seno de muchas familias del sector, tal es la existencia de
problemas económicos, desempleo, el hacinamiento familiar, los vicios como el
alcoholismo, drogadicción, tabaquismo. También está la falta de respeto entre
adulto, niños y otros.

En efecto, la escuela constituye un espacio social donde se erigen procesos


representados por actos de comunicación, los cuales permiten expresar las
particularidades propias de cada comunidad, así como de todos quienes
interactúan en ella. En tal sentido, ésta, como participante activa en la comunidad,
tiene como objetivo fundamental la formación y consolidación de valores para
promover, dentro de su rol como modelo de organización social, una mayor
participación hacia la búsqueda de soluciones para mejorar la calidad de vida en
su entorno interno y externo

En ese sentido, la integración “escuela – comunidad”, amerita un


aprendizaje en equipo y una visión compartida. Senge (2002: 34) se refiere a la
visión compartida como “el conjunto de principios y prácticas rectoras que pasan a
ser asumidas colectivamente por la organización”; concretar en la práctica esta
visión compartida requiere competencias y actitudes específicas para configurarla,

15
de forma tal que genere compromisos genuinos. Mientras, fomentar el trabajo en
equipo, según este autor, “supone abrir espacios para el diálogo que posibiliten el
flujo de los significados individuales para crear un pensamiento de conjunto”, lo
cual también presupone aprender a percibir y recoger los patrones de interacción
personal que muchas veces obstaculizan el aprendizaje grupal.

No obstante, la integración “escuela – comunidad” no ha sido una condición


distintiva de la educación básica en Venezuela, por cuanto es casi una constante
el aislamiento de la escuela respecto a la comunidad donde se encuentra, pues
entre ambas partes no hay una relación de colaboración ni de cooperación en los
términos que debiera; es decir, no trabajan en equipo para la búsqueda de
objetivos comunes; por consiguiente, la escuela ha actuado únicamente como un
centro de enseñanza y no ha ejercido su papel como agente socializador.

Al respecto, para Pozner (2004:56), aun cuando la escuela tiene autonomía


para adecuar, organizar, administrar y convocar a los distintos actores sociales
para participar en sus tareas, “ha sido una institución aislada en su comunidad,
que cumple y aplica normativas centralizadas”. Ante esta realidad, la mayoría de
los directivos escolares han actuado pasivamente, deslindados del acontecer
comunitario que rodea la escuela.

Por ende la creación de comunidades que aprendan es un desafío para la


sociedad en su conjunto, máxime para el fortalecimiento de la integración de éstas
con la escuela, donde el directivo escolar es un actor que desempeña un rol
fundamental. Por consiguiente, la integración de la comunidad con la escuela debe
ser atendida a través de una adecuada planificación y aplicación de estrategias
para contribuir a crear una visión compartida y para la consolidación de un
aprendizaje en equipo que propicie un pensamiento grupal, aspectos éstos
fundamentales para que la escuela cumpla su misión como agente socializador.

El sistema educativo venezolano progresivamente ha impulsado la puesta


en práctica de la acción transformadora. En este sentido, la misma constituye un
proceso de aprendizaje continuo, en el que los actores involucrados toman

16
decisiones en conjunto enmarcadas en la búsqueda, análisis e interpretación de
información dirigidas a la trasformación de una situación problemática en el
contexto donde se desarrolla la investigación. En la Investigación Acción
transformadora, el investigador principal tiene el rol de proponer y perfeccionar
criterios e instrumentos técnicos para facilitar la comprensión de la realidad
específica en el contexto donde se encuentran, para que progresivamente se
convierta en el agente y sujeto de los cambios que en ella se dan.

Desde diferentes perspectivas, existe una relativa noción sobre los efectos
e impactos de ese aislamiento; docentes y directivos de las escuelas no saben
cómo llegar a los padres y demás miembros de la comunidad. Muchas veces su
ausencia es interpretada como una falta de interés, pero es interesante examinar
esto desde la perspectiva de los padres; por ejemplo, según Pozner (ob. cit.), es
posible que las escuelas impongan barreras a la participación, bien porque los
padres se inhiban de participar por desconocimiento del sistema escolar, falta de
confianza en sí mismos y en lo que pueden exigir, no hay una cultura que les lleve
a formar “equipo” con los docentes y directivos por desconocimiento (no saben
cómo ayudar en las tareas), problemas laborales (tiempo) y mala experiencia
propia en su relación con el docente por las actitudes del personal de la escuela,
entre otras.

En torno a la relación escuela – comunidad, Cortesía (2010) señala que en


las escuelas venezolanas se han presentado insuficiencias que han incidido en la
no materialización armónica de esta relación, entre las que se encuentran:
Insuficiente empleo de los recursos de la comunidad para vigorizar el currículum
del programa escolar, limitada participación de la escuela en las actividades de la
comunidad con el objetivo de mejorarla.

Por consiguiente, la complejidad del fenómeno radica en lograr introducir un


cambio en el sistema de trabajo de la escuela-comunidad, de modo que se haga
realidad en la práctica escolar. Razón por la cual, es importante la presencia de la
familia en la educación.

17
Por tal razón, el Proyecto Educativo Nacional, expone Godoy (2011),
destaca la urgencia de elevar los niveles de participación de los padres y
representantes en las actividades realizadas en la escuela en el marco de una
jornada escolar integral en la cual el director o gerente educativo sea participe,
autor y ejecutor de acciones conduciendo a la transformación de una realidad
facilitando la integración escuela-comunidad para el logro de metas que le
conciernen a ambas.

Por su parte, Gómez (2010) señala que en la práctica escolar se hace


limitado uso de las potencialidades de la comunidad y la escuela, motivada entre
otras causas por los docentes poseer poca preparación para planificar programas
en vínculo con la comunidad-escuela, argumentando la excesiva carga de
actividades para prepararse. Según el autor, la escuela no concede a los
programas impartidos el carácter práctico que los mismos deben tener. El personal
encargado de la preparación metodológica de los docentes no le concede
importancia al uso de las potencialidades de la comunidad de la escuela en el
desarrollo de los programas escolares.

Por ello, este proceso debe tener en cuenta las potencialidades que el
entorno brinda, donde el desarrollo formativo que la comunidad y la escuela ofrece
van más allá de la simple interacción con el espacio físico ambiental, económico y
cultural visible a los alrededores de la escuela, como se define por varios autores.
Se considera a la comunidad como el espacio de interrelaciones donde se
desarrolla el estudiante, por eso el medio comunitario constituye un espacio
socializador de la escuela, ni ninguna de sus disciplinas puede olvidar o no tener
en cuenta al incidir sobre la personalidad de los educandos.

Sin embargo, Orozco (2010) plantea aun cuando el pensamiento sigue


vigente al igual de las intenciones, la realidad es diferente, ya que la acción
educativa de la escuela venezolana debe enfatizar en la culturización de las
comunidades, al parecer se ha desviado, pues no está orientada a las demandas
o necesidades de los diferentes sectores comunitarios, existe entonces, un
desequilibrio entre la escuela y su entorno.

18
También se hace evidente la desvinculación con respecto a los cambios
económicos, políticos y sociales del país lo cual le aleja de tener un rol
protagónico en el cambio social o de ser partícipe de los beneficios que le pueden
aportar a la institución escuela-comunidad, denotándose además, una cultura de
plantel cada vez más desdibujada.

Es decir, para la existencia de un proceso y un auténtico proyecto de


integración o socialización de conocimiento entre ellos mismos se requiere de un
abordaje transdisciplinario mejorando las condiciones, tanto las del sujeto como de
su entorno de vida. Por tal motivo, la acción pedagógica debe ser una labor
primordial haciendo pertinente la educación o acción pedagógica como un
auténtico instrumento de transformación social.

Ahora el andamiaje del sistema educativo venezolano, desde la educación


básica hasta la universidad, ha estado orientado a mejorar las posibilidades de
acceso a una riqueza que no es un producto social o de manufactura, sino natural.
Es un hecho además de su distribución sesgada y desigual, ha ido disminuyendo
significativamente.

Dentro de esta problemática, señala Vílchez (2010), se visualizan las


centros de educación inicial del estado Zulia, donde la gestión del director con
respecto a la integración escuela-comunidad, se observa insuficiente en cuanto al
desarrollo de ésta labor por parte del mismo, es poca la atención prestada al
hecho de que los padres, representantes y todo su entorno se integren al
perfeccionamiento de la misma.

La modalidad utilizada es una investigación acción transformadora


participativa, la cual es un método de estudio de tipo cualitativa, donde se busca
los resultados íntegros y útiles para mejorar situaciones colectivas como es
solidarizar a la familia, escuela y comunidad en la enseñanza y aprendizaje de los
estudiantes de San Vicente, basando la investigación en la participación de los
involucrados a investigar, es decir, pasando de objeto de estudio a sujeto; todo
esto a través de un análisis de registro abierto de diseño, fases, propuestas,

19
evaluación, acciones y resultados a lo largo del proceso de investigación, con una
línea de investigación que involucre a la familia, escuela y comunidad.

Se trata de una metodología que permite desarrollar un análisis


participativo, donde los actores implicados se convierten en los protagonistas del
proceso de construcción del conocimiento de la realidad sobre el objeto de
estudio, en la detección de problemas y necesidades y en la elaboración de
propuestas y soluciones.

Con el fin de detectar esas demandas reales relacionadas con el objeto de


estudio y concretarlas en propuestas de acción ajustadas a necesidades sentidas,
se desarrolla un proceso de investigación que apunta a la transformación
mediante el trabajo con colectivos, asociaciones, consejos comunales y otros
actores del municipio con sensibilidades o intereses comunes, lo cual facilita una
movilización hacia la implicación ciudadana que favorece la creatividad social en
beneficio de toda la comunidad local. El conocimiento de la realidad se construye
progresivamente en un proceso participativo en el cual los actores implicados
"tienen la palabra", y de este modo se crean las condiciones que facilitan espacios
de reflexión, programación y acción social relacionados con los problemas que
plantea el objeto de estudio.

Posteriormente a la investigación lleve a cabo un plan de acción donde


realice diferentes actividades en pro de la investigación, dichas actividades se
llevaron a cabo con éxito y se conto con la ayuda y colaboración del personal de la
institución y con los padres y representantes.

20
REFLEXIONES Y RECOMENDACIONES

Reflexiones

Esta investigación se inicio con una visita guiada a la institución donde


realice un diagnostico con la ayuda de los directivos y coordinadores
determinando así la necesidades de la misma, entre las cuales me pareció
de mayor importancia la apatía por parte de los representantes en las
actividades culturales.

Posteriormente realice un taller sobre actividades culturales como


medio de vinculación “escuela–comunidad” bajo la perspectiva de la visión
compartida y el trabajo en equipo, para este taller conté con la ayuda de los
directivos y padres y representantes, con el fin de promover la vinculación
escuela comunidad a través de actividades culturales.

Entre las actividades culturales realizadas trabaje con el rescate de los


juegos tradicionales organizando yincanas entre los estudiantes y
representes, estas tuvieron mucha aceptación y participación activa en la
institución, dándome una satisfacción puesto que considero que logre uno de
mis objetivos planteados

La participación de los padres, madres, representantes o responsables


en el proceso educativo de sus hijos, favorece el crecimiento personal de
ellos mismos, así como el de los niños y niñas. Por lo tanto si se cuenta con
la participación de los padres, madres, representantes o responsables y se
comparte con ellos el conocimiento de los niños y niñas, las posibilidades de
éxito de los educandos en la educación, aumentarán considerablemente. Los
padres como primeros educadores, tienen un papel fundamental en el
proceso de desarrollo de la personalidad y por ende, en su aprendizaje para
la vida social, por tal motivo se hace indispensable vincular la escuela y la

21
comunidad, para lograr este objetivo el grupo pasante realizo una serie de
actividades buscando promover las actividades culturales.

La participación por parte de los padres y representantes fue de


manera apática en las primeras oportunidades pero luego se logró la
motivación de los mismos, las actividades realizadas fueron charlas donde se
promovía el cuidado del medio ambiente otra actividad fue la colocación de
carteles y papeleras en lugares estratégicos en el sector para esta actividad
se contó con la ayuda de los estudiantes, maestros y algunos
representantes, con esta actividad se buscó promover la participación de los
padres y representantes que promovieran las actividades culturales propias
de la región.

Por otra parte es evidente que los docentes raramente planifican


charlas con especialistas para que los padres, madres, representantes o
responsables, tomen conciencia de la importancia que tiene la educación
cultural, el rescate de la identidad cultural en los niños y niñas.

Recomendaciones

Sensibilizar a los padres, madres, representantes o responsables


acerca de la importancia la identidad cultural para los niños y niñas.

Mejorar la comunicación docente-padre a través de convocatorias a


reuniones, visitas a los hogares, intercambio de experiencias e invitaciones
para que los padres, madres, representantes o responsables asistan a la
institución escolar.

En cuanto a los docentes se hace necesario que los mismos


promuevan la participación de sus estudiantes y los padres y representantes
en actividades que vinculen la escuela y la comunidad con el firme propósito

22
de involucrar activamente a los padres y representantes en el proceso de
enseñanza y aprendizaje.

23
Plan de Acción

ACTIVIDADES CULTURALES COMO MEDIO DE VINCULACIÓN “ESCUELA–COMUNIDAD” BAJO LA


Evidencias
PERSPECTIVA DE LA VISIÓN COMPARTIDA Y EL TRABAJO EN EQUIPO

Fecha Actividad Recursos Objetivo de la Responsables Tiempo Observación


Acción
Visita a la Institución Hojas Determinar las El investigador 2 horas
Lápices necesidades de la
Celular, grabadora institución
Entrevista con el cuerpo Hojas Discutir las El investigador 2 horas
directivo ampliado Lápices necesidades de la
Celular, grabadora institución
Taller sobre actividades Computadora Promover la El investigador
culturales como medio Video been vinculación
de vinculación Lápices escuela Los directivos 2 horas
“escuela–comunidad” Hojas comunidad a
bajo la perspectiva de la través de Los docentes
visión compartida y el actividades
trabajo en equipo culturales
Rescate de los juegos Metras, trompo, Realizar El investigador
tradicionales perinola, competencias Los directivos
papagallo, sacos, sanas entre la Los docentes 6 horas/ 2
limones, comunidad y la Los estudiantes encuentros
cucharillas institución La comunidad

Vestir la Cruz de Mayo Papel de colores Rescatar las El investigador


Pega, tijera tradiciones Los directivos

24
culturales Los docentes 4 horas
Los estudiantes
La comunidad

25
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Andre-egg (1.978). Técnicas de la investigación social. Buenos Aires:


editorial humanista

Arias, Fidias (2.006) El Proyecto de Investigación – Introducción a la


Metodología Científica, Caracas-Venezuela 5ta Edición.

Ausubel, David. Teoria del Aprendizaje Significativo. (1983)

Balestrini, M. (1.997). Cómo se elabora el Proyecto de Investigación. Edición:


Caracas.

Blanco y Villavicencio (2.007), trabajo de grado titulado la cultura popular


tradicional, como elemento para el fortalecimiento del tercer motor “Moral
y Luces”, en la Escuela Bolivariana “José Rafael Viso” Misión Abajo,
Calabozo Estado Guárico.

Brunnig, Schraw y Ronnig, citadoporSchunk, (1.997) (p. 208).

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, (1.999). Gaceta


Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 36860
(Extraordinario), Noviembre 14, 1.999.

Currículum del Sistema Educativo Bolivariano (2007) (p.17)

Díaz Barriga, A. F., Hernández Rojas, G. (2002). Estrategias Docentes para


un Aprendizaje Significativo. Ed. Mc Graw Hill. México.

Escobar y Otros (2010) la formación integral en la educación Superior.


Significado para los Docentes Como actores de la vida universitaria

Gutiérrez. “La integración escuela-familia como estrategia para mejorar la


planta física escolar” (2009) (p.68)

Hernández (2.006), Diccionario general ilustrado de lengua española.


Primera Edición España.

Hernández, (2.006). Métodos de investigación. 2da edición Venezuela.

26
Hernández R y Otros (2.000). Metodología de la investigación 2da Edición.
México: Editorial MC Graw Hill.

Hernández S y Fernández R. (1.997). Metodología de la investigación. 2da


Edición.

Hurtado (1.995). Identidad Cultural en tiempo de cambios. 1era Edición.


Venezuela.

Hurtado A y Toro J. (1.997). Paradigmas y métodos de investigación en


tiempo de cambios. 1era Edición. Venezuela.

Hurtado I (2.000). Métodos de la investigación. 2da Edición Venezuela.


Infante y Fernández I (2.007). Trabajo de grado “plan de Inserción de la
cultura popular en la escuela para el rescate de los valores de la identidad
regional” Maracay, Aragua.

Hurtado de Barrera J. (2.000). Metodología de la Investigación Holística.


Venezuela. Editorial Sypal.
Ley Orgánica del Ambiente (1989)

Ley Orgánica de Educación (2009)

Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y del Adolescente


(2007)

Lodo-Platone, M. (2002). Familia e Interacción social. (p.3) Caracas

Pérez. “La importancia de la acción individual en el fortalecimiento de la


educación ambiental y la participación ciudadana” (2013).

PNUMA Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Efectos,


Riesgos, segunda edición en español.

Roberto Gagné. El Aprendizaje como proceso y como producto

Rondón. “Importancia de la Educación Ambiental en el nivel de Educación


Primaria” (2012) (p. 92)

Tamayo y Tamayo, M (1.999). El Proceso de Investigación Científica. México:


Limusa. Colombia: EUROMEXICO.

Sabino, C. (1992). El proceso de la investigación. Caracas – Venezuela


Universidad Pedagógica Experimental Libertador (2006). Manual de

27
Trabajo de Grado, Maestría y Tesis Doctorales. Vice – Rectorado de
Investigación y Post grado. Caracas: UPEL

Universidad Pedagógica Experimental Libertador. (2.011). Manual de Trabajo


de Grado Especializado, Maestría y Tesis Doctorales. Vicerrectorado de
Investigación Postgrado Caracas-Venezuela: FEDUPEL.

28
29

También podría gustarte