Está en la página 1de 31

 

Antología  del  curso  


 
 
 
 
 
 
 
   
 
 
 
 

 
 
 
 
 
Antología  del  Curso  de  
Habilidades  didácticas  
Primera  Edición:  Marzo  2015  
Última  Actualización:  Marzo  2015  
Instituto  de  Capacitación  para  el  trabajo  
del  Estado  de  Hidalgo  
Circuito  Ex  Hacienda  la  
Concepción,  Lote  17,  Edificio  “C”,  
San  Juan  Tilcuautla,  C.P.  42060,  
San  Agustín  Tlaxiaca,  Hgo.  
    Campus  Virtual  ICATHI  
http://ecampus.icathi.edu.mx/moodle/  
©  Todos  los  contenidos  son  
propiedad  exclusiva  de  su  autor.  
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
CONTENIDO  
   
UNIDAD  2  .............................................................................................................................  28  
Habilidades  didácticas  .........................................................................................................  28  
2.1   Desarrollo  de  habilidades  didácticas  .......................................................................  29  
2.1.1    La  voz  del  docente  .................................................................................................  29  
2.1.2    Escuchar  activamente  ............................................................................................  31  
2.1  3    Ubicación  en  el  aula  ...............................................................................................  34  
2.1.4    Interacción  visual  ...................................................................................................  35  
2.1.5    Interpretar  señales  no  verbales  .............................................................................  35  
2.1.6    Sonreir  apropiadamente  ........................................................................................  36  
2.1.7    No  hablar  a  las  pizarras  ..........................................................................................  37  
2.1.8    Ser  ordenado  en  sus  explicaciones  ........................................................................  38  
2.1.9    Completar  con  organizadores  gráficos  ..................................................................  39  
2.1.10    Utilizar  presentaciones  electrónicas  ....................................................................  40  
2.1.11    Intercalar  "informaciones  funcionales"  ...............................................................  41  
2.1.12    Activar  "esquemas  inclusores"  .............................................................................  42  
2.1.13    Hacer  preguntas  ...................................................................................................  43  
2.1.14    Utilizar  los  silencios  ..............................................................................................  44  
2.1.15    Afrontar  quejas  ....................................................................................................  45  
2.1.16    Criticar  ..................................................................................................................  47  
2.1.17  Recibir  críticas  .......................................................................................................  48  
2.1.18  Negociar  acuerdos  ................................................................................................  49  
2.1.19  Dar  instrucciones  claras  y  precisas  .......................................................................  51  
2.1.20  Mantener  la  atención  ...........................................................................................  52  
2.1.21  Administrar  el  tiempo  ...........................................................................................  53  
BIBLIOGRAFÍA  ..................................................................................................................  55  

 
 
 
 
 
 
 
UNIDAD  2  
Habilidades  didácticas  
Objetivo  de  la  Unidad  
 
Al  finalizar  la  unidad,  el  alumno  será  capaz  de  desarrollar  las    habilidades  didácticas    que  aplicará  en  la  
impartición  de  cursos,  con  la  finalidad  de  elevar  la  calidad  del  proceso  enseñanza  -­‐  aprendizaje.  

Introducción  
A  partir  de  los  años  sesenta  el  concepto  “docencia”  comenzó  a  crecer  semánticamente,  primero  fue  
“presencial"   y   "no   presencial   o   a   distancia"   y,   desde   1990   “docencia   virtual”,   “docencia   on   line”   o  
“docencia  a  través  de  Internet”,  como  parte  de  la  “docencia  no  presencial”  o  “docencia  a  distancia”.  
Sin   duda,   el   concepto   seguirá   creciendo   y   diversificándose.   Por   ello   parece   necesario   concretar   y  
acotar   las   habilidades   que   están   en   la   base   de   las   actividades   instruccionales   (clases   teóricas,  
seminarios,   clases   prácticas,     laboratorios,   etc.)   de   lo   que   antes   era   simplemente   docencia   y   ahora  
“docencia  presencial”.    
 
En  general,  se  entiende  por  habilidad  didáctica  a  una  secuencia  breve  de  conductas  del  profesor  con  
un  objetivo  concreto  y  con  algún  principio  psicológico  subyacente  que  la  orienta,  guía  y  da  sentido,  
que  están  en  la  base  de  cualquier  actividad  instruccional  del  docente,  independientemente  del  tipo  
de   clase   (clases   teóricas,   seminarios,   clases   prácticas,   laboratorios,   etc.)   y/o   método   de   enseñanza  
(Aprendizaje   Basado   en   Problemas   ABP,   trabajo   por   proyectos,   etcétera)   y   que   ayudan   directa   o  
indirectamente  a  que  los  alumnos  aprendan  antes,  más  y  mejor.  Son  un  tipo  de  ayuda  muy  concreto  
para  aprender  con  alto  poder  motivador  (Sterling,  2009).  
 
Estas  conductas,  al  ser  de  uso  muy  frecuente  en  la  docencia  presencial,  es  menester  que  el  profesor  
las   automatice,   lo   que   hace   necesario   incluirlas   en   su   formación   psicopedagógica.   Muchos  
investigadores   son   pésimos   docentes   porque   sienten   la   enseñanza   como   un   robo   de   horas   a   sus  
tareas  de  investigación,  pero  la  excelencia  investigadora  no  puede  ser  una  excusa  para  la  mediocridad  
docente.   La   sociedad   demanda   ahora   y   siempre     buenos   investigadores   pero   simultáneamente  
buenos  docentes.  

28
 
 
 
 
2.1 Desarrollo  de  habilidades  didácticas  
Las  habilidades  didácticas  son  instrumentos  eficaces  para  la  docencia  motivadora.  La  experiencia  del  
profesorado   y   los   informes   del   alumnado   señalan   su   alto   poder   motivador.   Dichas   habilidades   se  
automatizan  fácilmente  con  la  práctica  consciente.  
 
Los  componentes  de  una  habilidad  didáctica  son  (Román,  Carbonero,  Martín-­‐Antón  y  De  Frutos,  2010;  
Fernández-­‐García,  2008;  Chanko,  2006).  
 
v Objetivo  específico,  generalmente,  muy  concreto.  
v Secuencia   corta   de   conductas   del   profesor;   secuencia   breve   de   pasos   fácilmente  
operacionalizables.  
v Disponen   de   teoría   psicológica   subyacente   que   orienta   y   guía   el   porqué   y   el   para   qué   de   su  
implementación.   El   o   los   principios   psicológicos   subyacentes   generalmente   procedentes   del  
paradigma  constructivista.  
v Están  en  la  base  de  varios  métodos  o  estrategias  de  enseñanza.  
v Utilizables  en  distintos  tipos  de  actividades  docentes  presenciales.  
v Potencian  las  ayudas  del  profesor  durante  el  proceso  de  enseñanza-­‐aprendizaje.  
v Son  fácilmente  comprensibles,  aplicables  y  automatizables  mediante  la  práctica  reflexiva.  
v Disponen  de  evidencia  empírica  -­‐experimental  y/o  experiencial-­‐  que  avalan  su  eficacia.  
 
A   continuación   se   describen   habilidades   didácticas,   que   han   sido   contrastadas   con   profesores  
considerados  muy  hábiles  (con  buenas  prácticas  docentes)  por  sus  alumnos.  

2.1.1    La  voz  del  docente  

La   voz   de   profesores   y   maestros   es   considerada   como   el   principal medio   de   enseñanza y   como   tal  
debe  cumplir  con  algunos  requisitos  para  alcanzar  la  mayor  eficacia  en  su  empleo.  
 
Recomendaciones para el uso de la voz en clases.

• Cuando   se   habla   en   la   clase,   el   ritmo   o   velocidad   del   habla   debe   ser   más   lento   que   en   la  
conversación   normal,   de   lo   contrario   los   estudiantes   sólo   entenderán   las   primeras   y   las   últimas  
palabras.  

29
 
 
 
 
• Utilizar  pausas  al  hablar.  Existe  un  número  “mágico”  que  es  7+-­‐2  palabras.  O  sea,  en  cada  emisión  
de  voz  usted  debe  pronunciar  entre  5  y  9  palabras.  Por  supuesto  que  no  va  a  estar  contando  las  
palabras   cuando   habla.   Para   entrenarse   se   hace   un   ejercicio   sencillo:   se   toma   un   párrafo  
cualquiera   de   un   libro,   periódico   o   revista,   se   divide   con   líneas   verticales   de   acuerdo   a   esa   norma  
y   se   lee   varias   veces   hasta   que   el   cerebro   se   habitúa   a   ese   ritmo.   Con   relación   a   esta   medida  
también  hay  que  tener  en  cuenta  que  no  se  puede  dejar  una  o  varias  palabras  aisladas  o  carentes  
de  sentido  solo  porque  no  caigan  en  este  rango.  
• La   entonación   de   la   voz   en   el   aula   tiene   que   ser   más   pronunciada   que   en   la   conversación   normal.  
Por   ejemplo:   si   se   hace   una   pregunta   hay   que   recalcar   la   entonación   ascendente   al   final   para   que  
pueda  ser  entendida.  Los  cambios  de  tono  al  hablar  (más  agudo  o  más  bajo)  dan  interés  a  lo  que  
se  dice  y  evitan  la  monotonía.  
• Utilizar   la   mímica   al   hablar,   la   expresión   del   rostro   y   los   gestos   corporales   ayudan   a   transmitir   los  
conocimientos.  Los  desplazamientos  discretos  en  el  aula  contribuyen  a  mejorar  la  atención.  
• Practicar   la   correcta   dicción   (pronunciación)   de   las   palabras   en   voz   alta,   óigase   a   usted   mismo.  
Sobre  todo  de  aquellas  palabras  nuevas  o  en  idiomas  extranjeros.  Si  no  conoce  la  pronunciación  
correcta   de   una   palabra   en   otro   idioma,   dígala   en   Español,   pero   evite   las   mezclas   que   muchas  
veces  son  desafortunadas.  Tenga  presente  que  muchos  vicios  de  dicción  se  adquieren  durante  la  
infancia  y  son  muy  difíciles  de  erradicar.  
• Evitar   la   repetición   de   términos   como   “entienden”,   “entonces”,   “bien”,   etc.   También   sonidos  
como   “eeee”   y   otros   que   dispersan   la   atención   de   los   oyentes.   Este   tipo   de   error   de   dicción  
conocido  como  “muletilla”  es  difícil  de  erradicar  y  la  mayoría  de  las  veces  el  hablante  lo  repite  sin  
darse  cuenta.  El  arrastre  del  final  de  algunas  palabras  seguidas  de  pausas  muy  largas  dan  idea  de  
inseguridad.  
• Observar  a  los  estudiantes  cuando  habla,  por  ellos  se  dará  cuenta  si  su  mensaje  es  entendido  o  
no,  si  muestran  interés  en  lo  que  les  dice  o  solo  desean  que  termine  la  clase  para  que  se  vaya.  
• Es  importante  mencionar    que  la  inseguridad,  el  temor,  la  cólera,  la  tristeza  y  otras  emociones  se  
transmiten  por  la  voz.    
 
A  continuación  se  sugieren  algunas  medidas  para  el  cuidado  de  la  voz,  en  sentido  general,  aunque  
cada  persona  de  acuerdo  a  sus  particularidades  necesitará  enfatizar  unas  u  otras.  
 
• Utilizar   una   intensidad   para   hablar   que   le   resulte   cómoda,   no   gritar.   Hablar   de   manera   que   lo  
puedan  escuchar  los  últimos  alumnos  del  aula,  pero  no  tan  alto  que  los  aturda.  Para  aumentar  la  
potencia  de  la  voz  debe  acostumbrarse  a  contraer  el  abdomen  cuando  habla  para  impulsar  el  aire  
con  mayor  fuerza.  

30
 
 
 
 
• Evitar   cualquier   cosa   que   pueda   ser   irritante   antes   de   su   clase   como   fumar,   ingerir   bebidas  
alcohólicas,  líquidos  muy  calientes  o  comidas  muy  condimentadas  o  calientes.  
• No   hablar   nunca   mientras   borra   la   pizarra   o   escribe   en   ella.   El   polvo   de   la   tiza   es   altamente  
irritante  para  sus  órganos  fonatorios.  Mantener  la  boca  cerrada.  
• Descansar  la  voz  entre  turnos  de  clase  o  al  terminar  su  sesión  de  trabajo.  
• No  hablar  innecesariamente  durante  turnos  muy  largos.  Planificar  sus  intervenciones,  hacer  que  
los  estudiantes  trabajen  independientemente.  
• No  competir  con  los  ruidos  externos,  como  el  paso  de  un  camión  o  una  motocicleta.  Esperar  a  que  
disminuyan  o  acercarse  a  los  estudiantes.  Si  los  alumnos  hacen  mucho  ruido  entonces  hablar  más  
bajo,  se  comprobará  que  es  más  efectivo  que  gritar  más  que  ellos.  
• Tratar   de   ingerir   bebidas   ligeras   o   agua   fresca   entre   turnos   de   clase,   que   lubriquen   y   alivien   la  
laringe  (no  excesivamente  frías).  
• Dar   clases   en   locales   con   aire   acondicionado   donde   la   temperatura   sea   muy   fría   puede   ser  
irritante   para   su   voz.   Protegerse   también   para   hablar,   de   ventanas   y   puertas   por   donde   entren  
fuertes  corrientes  de  aire  o  polvo.  
• Ante   cualquier   disfonía   (ronquera)   persistente,   dolor   u   otros   síntomas   inusuales   de   sus   órganos  
fonatorios  acudir  al  médico  enseguida.  
 
Se  puede  practicar  en  casa  o  en  un  aula  vacía  para  efectuar  los  cambios  que  se  consideren  necesarios  
en  estos  componentes  de  la  voz.    
 
Evitar   hablar   de   forma   monótona,   porque   al   hacerlo   se   transmitirá   a   los   alumnos   que   no   se   siente  
motivado   por   el   tema   de   la   conversación.   Tampoco   se   debe   hablar   en   voz   demasiado   alta   o  
demasiado  baja  ni  con  excesiva  rapidez.  Todos  estos  elementos  utilizados  conjuntamente  mejorarán  
las  habilidades  para  la  enseñanza.  
 

2.1.2    Escuchar  activamente  

 
La   escucha   activa   consiste   en   una   forma   de   comunicación   que  
demuestra  al  hablante  que  el  oyente  le  ha  entendido.  Se  refiere  
a   la   habilidad   de  escuchar  no   sólo   lo   que   la   persona   está  
expresando  directamente,  sino  también  los  sentimientos,  ideas  
o  pensamientos  que  subyacen  a  lo  que  se  está  diciendo  

31
 
 
 
 
Uno   de   los   principios   más   importantes   y   difíciles   de   todo   el   proceso   comunicativo   es   el  saber  
escuchar,   puesto   que   pasamos   más   tiempo   pendientes   de   lo   que   nosotros   decimos   que   de   lo   que  
realmente   queremos   con   nuestras   comunicaciones,   y   es   que   la   otra   persona   nos   escuche,   pero  
también   que   nos   responda,   y   para   ello   debemos   estar   atentos   a   sus   emisiones   y   no   sólo   a   las  
nuestras.  
 
Escuchar   requiere   un   esfuerzo   superior   al   que   se   hace   al   hablar   y   también   del   que   se   ejerce   al  
escuchar  sin  interpretar  lo  que  se  oye.  Para  llegar  a  entender  a  una  persona  se  precisa  cierta  empatía,  
es   decir,   saber   ponerse   en   el   lugar   de   la   otra   persona,   la   que   nos   está   hablando,   transmitiendo   un  
mensaje  que  desea  que  entendamos  y  al  que  necesita  que  demos  respuesta.  
 
Existen  algunos  obstáculos  que  impiden  que  escuchemos  con  eficiencia:  
 
§ Atención   dividida:  El   tratar   de   hacer   demasiadas   cosas   al   mismo   tiempo   nos   coloca   y   coloca   a  
la   otra   parte   en   una   posición   inadecuada   e   incómoda.   Ej:   cuando   estamos   escribiendo   en  
pizarrón   y   a   la   vez   hablando   con   los   alumnos,   aunque   pretendamos   hacer   ambas   cosas   al  
mismo  tiempo  alguna  no  será  realizada  de  forma  óptima.
§ Atención  a  nosotros  mismos:  Comprometemos  nuestra  capacidad  de  escuchar  a  la  otra  parte.  
Ej:   cuando   estamos   intentando   escuchar   activamente,   a   veces   nos   fijamos   en   nosotros  
mismos,   enviándonos   mensajes   internos   de   lo   bien   o   mal   que   estamos   escuchando   al   otro,  
cuando   en   realidad   estamos   más   centrados   en   cómo   lo   hacemos   que   en   escuchar   en   sí   a   la  
otra  persona.  
§ Pretender   que   escuchamos:  cuando   en   realidad   no   es   así.   Ej:   cuando   estamos   frente   a   otra  
persona   y   le   mandamos   señales   de   que   le   estamos   escuchando,   aunque   internamente  
estamos   pensando   en   otros   problemas   que   tenemos,   pretendemos   escuchar,   pero   no   lo  
estamos  haciendo.  
 
A  continuación  se  enlistan  algunas  actitudes  que  pueden  permitir  mejorar  nuestra  escucha  activa,  en  
el  aula  escolar.  
 
§ No  interrumpir  cuando  el  alumno  está  hablando.  
§ Comprender   que   no   somos   los   únicos   que   hablamos,   esto   se   traduce   en  dejar   hablar   a   los  
demás  sin  anticiparnos  a  lo  que  nos  van  a  decir.  
§ Consideración   y   amabilidad  hacía   las   personas   con   quienes   uno   habla,   esta   consideración  
podemos  demostrarla  con  hechos  como:  valorar  lo  que  dicen,  prestarles  atención  etc.  

32
 
 
 
 
§ Voluntad   de   hacer   que   la   escucha   sea  parte   activa   del   proceso   de   comunicación,   ser  
conscientes   de   que   debemos   escuchar   y   mostrar   al   alumno   que   queremos   escucharlo,   con  
mensajes   no   verbales   como   asentimientos   de   cabeza,   mirada   centrada   en   la   persona   que  
habla,  etcétera.  
§ Aprender   a  escuchar   "entre   líneas”,   en   algunos   mensajes   que   escuchamos   es   igual   de  
importante  lo  que  dicen  que  lo  que  no  dicen,  debemos  estar  atentos  a  ver  lo  que  se  dice  entre  
líneas  en  una  conversación.  
§ Cuando  el  alumno  tiene  un  problema,  hay  que  escucharlo  con  mayor  interés.  Es  el  momento  
de  aplicar  la  escucha  activa,  necesita  ser  escuchado  y  comprendido.  
 
Se  puede  mostrar  al  alumno  que  estamos  escuchando  activamente  de  diferentes  formas:  
 

§ Eco:  Repetición  textual  de  lo  dicho  por  la  otra  persona.  Es  una  auténtica  regla  de  oro,  sobre  
todo   si   la   otra   persona   está   alterada,   aunque   utilizado   en   exceso   puede   hacer   pensar   a   la   otra  
persona  que  la  estamos  imitando.  
§ Reformulación:  Expresar   con   nuestras   propias   palabras   lo   que   hemos   comprendido   del  
mensaje.  
§ Reflejo   de   sentimientos:  Expresamos   solamente   el   sentimiento   que   hemos   percibido   en   el  
otro.  
§ Abre  puertas:  Sería  una  invitación  a  seguir  hablando,  se  puede  realizar  a  través  de  señales  no  
verbales  como  expresión  facial,  mirada  atenta,  postura  corporal  inclinada  hacia  la  persona  a  la  
que  atendemos…  o  también  con  mensajes  verbales  como  “¿…?”,  “Explícame  más  de  eso”,  “Me  
decías  que…”,  “¿Podrías  aclarármelo  un  poco  más?”  
 
Ventajas  que  la  escucha  activa  tiene,  tanto  sobre  la  persona  que  escucha  como  sobre  la  que  se  siente  
escuchada:  
 
1. Se  crea  un  clima  de  confianza  que  facilita  la  comprensión  mutua.  
2. Se  puede  comunicar  aceptación  e  incrementar  la  motivación  del  alumno.  
3. Se  reduce  la  tensión,  las  diferencias  de  criterios.  
4. Se  aprende  del  otro.  
5. Se  facilita  la  reducción  de  conflictos.  
6. Se  toman  mejores  decisiones.  
7. Se  aprende  a  trabajar  mejor.  
8. Se  gana  tiempo  para  pensar.  
9. Se  estimula  la  cooperación  del  alumno.  

33
 
 
 
 
Como  hemos  visto,  las  habilidades  de  comunicación  son  esenciales  para  la  construcción  de  relaciones  
y  saber  trabajar  con  otros.    
 
Desafortunadamente,   algunos   estudiantes   de   hoy   día   luchan   con   uno   de   los   aspectos   más  
importantes  de  la  comunicación:  saber  escuchar.  En  esta  era  tecnológica,  los  maestros  deben  definir  y  
modelar  la  forma  de  escuchar  activamente.    
   
Por   lo   anterior,   el   docente   es   un   modelo   a   seguir   para   sus   alumnos,   por   lo   que   debe   escuchar  
activamente   cuando   se   comunica   con   ellos,   haciendo   contacto   visual   y   asintiendo   con   la   cabeza  
afirmativamente  para  hacerles  saber  que  presta  atención  a  lo  que  dicen.  Responder  con  afirmaciones  
como  "entiendo",  "bien"  o  "continúa".  Cuando  el  estudiante  termine  de  hablar,  resumir  brevemente  
lo   que     ha   dicho   y,   luego,   responder   y   dar   su   opinión.   La   aplicación   de   esta   habilidad   hará   que   los  
alumnos  se  sientan  atendidos,  importantes  y  que  se  les  escucha  con  atención.  
Los  alumnos  necesitan  ser  escuchados  si  no,  no  hay  comunicación  
 
En  la  formación,  el  receptor  es  el  alumno;  éste  muchas  veces,  con  sus  preguntas,  respuestas  y  forma  
de  actuar  envía  mensajes  al  formador  (emisor).  
 
Ser   un   buen   formador   no   significa   sólo   “emitir”   mensajes   correctos   (según   los   principios   de  
comunicación   verbal   y   no   verbal)   sino   que   implica   de   manera   muy   importante   la   tarea   de   escuchar   al  
alumno.  
 
Solo  si  escuchamos  lo  que  el  alumno  dice  podremos  adecuar  nuestro  mensaje  como  formadores  a  sus  
necesidades.  

2.1  3    Ubicación  en  el  aula  


La   postura   de   permanecer   de   pie   en   frente   de   la   clase   es   un  
poderoso   indicativo   de   que   se   está   al   frente   del   aula   y  
requiriendo   la   atención   de   los   alumnos.   Para   demostrar   a   los  
alumnos    que  cada  uno  es  importante  y  no  únicamente  los  que  
se  sientan  en  las  primeras  filas,  es  elemental  moverse    por  toda  
el  aula.  Al  hacerlo,  se  estará  indicando  que  además  de  estar  al  
mando   de   todo   el   grupo,     todos   los   estudiantes   incluso   los   de   la  
última  fila  recibirán  su  atención.

34
 
 
 
 

2.1.4    Interacción  visual  


Los  profesores  suelen  dedicar  mucho  tiempo  a  la  preparación  
de  buenas  lecciones,  tareas  y  otras  actividades  encaminadas  a  
conseguir   el   éxito   de   sus   alumnos.   Una   buena   forma   de  
mejorar  habilidades  para  la  enseñanza  y  conseguir  un  aula  de  
alumnos   más   motivados   podría   ser   desarrollar   y   enriquecer    
herramientas   de   comunicación   no   verbal.   Un   profesor   puede  
comunicar   mucha   información   a   sus   alumnos   incluso   cuando  
no  está  hablando.  El  cuerpo,  la  cara  y  los  gestos  pueden  revelar  
cansancio   o   frustración   e   incluso   pueden   transmitir   ideas  
erróneas  a  los  estudiantes.    
 
El   contacto   visual   puede   actuar   estableciendo   o   rompiendo   la   comunicación   con   otras   personas.   Es  
algo   que   denota   interés   y   respeto   por   los   demás.   Normalmente,   los   profesores   están   de   pie   o  
sentados   en   frente   de   sus   alumnos.   De   esa   forma   se   tiene   la   capacidad   de   poder   mirar   a   todos   y   a  
cada   uno   de   ellos   a   lo   largo   de   toda   la   clase.   Al   establecer   contacto   visual,   los   alumnos   sabrán   que   es  
de  interés  lo  que  ellos  puedan  decir.  Se  debe  evitar  mirar  hacia  arriba  o  entrecerrar  los  ojos,  incluso  
aunque  se  sienta  molestia  con  ellos  por  algún  motivo.  

Es  de  suma  importancia    mantener  el  contacto  visual  con  todos  los  estudiantes  y  no  sólo  con  aquellos  
que  parecen  prestar  atención.  
 

2.1.5    Interpretar  señales  no  verbales  


 
Los   gestos   pueden   acentuar   o   subrayar   las   ideas   que  
se  estén  comunicando  verbalmente.  En  el  aula,  estos  
ademanes   pueden   ser   un   fiel   reflejo   de   los   gestos   que  
realizamos   al   mantener   una   conversación.   Al   asentir  
con  la  cabeza  y  gesticular  con  las  manos  se  muestra  a  
los   alumnos   el   interés   por   el   tema   del   que   se   esté  
hablando.  Cuando  un  profesor  no  utiliza  gestos,  suele  
dar  la  impresión  de  ser  rígido  y  aburrido.  

35
 
 
 
 
Cuando   se   observa   a   un   alumno,   o   a   un   grupo,   moviéndose   en   exceso   en   el   asiento,   mirando   hacia   lo  
que   están   haciendo   los   compañeros,   haciendo   ruido   con   los   materiales   de   trabajo   u   otro   tipo   de  
conducta   disruptiva   (que   produce   ruptura   brusca),   los   principios   de   la   docencia   motivadora   exigen  
que  el  profesor  tome  la  iniciativa.  Son  señales  no  verbales  que  pueden  interpretarse,  en  la  mayoría  de  
los   casos,   como   indicador   de   que   ese   estudiante   no   es   capaz   de   seguir   lo   explicado   (o   la   tarea   que   se  
esté   realizando)   o   que   no   entiende   la   información,   actividad   o   tarea   que   se   le   acaba   de   exponer;   o  
que  no  está  interesado  en  ello.  
 
En  nuestra  vida  cotidiana,  constantemente  estamos  enviando  mensajes  no  verbales  a  otras  personas  
(muecas,  señales  con  brazos,  manos,  dedos,  direcciones  de  pies,  miradas),  que  en  sí  mismos  emiten  
mensajes   de   gran   poder   comunicativo.   En   el   aula   esto   sucede   constantemente   y   el   profesor   debe  
saber  interpretarlas.  
 
Objetivos  específicos  
 
a)  Facilitar  la  comunicación  con  los  estudiantes.    
b)   Hacer   sentir   mejor   a   aquellos   alumnos   que   no   son   lo   suficientemente   asertivos   como   para  
preguntar   en   clase   o   a   aquellos,   que   cuando   tienen   que   hacerlo,   les   provoca   un   aumento   excesivo   su  
nivel   de   ansiedad   y,   por   lo   general,   no   lo   hacen   adecuadamente   (Knapp&Daly,   2002;   Babad,   Avni-­‐
Babbad&Rosenthal,  2004;  Ospina  y  González-­‐Agudelo,  2009).  
 
¿Cómo  actuar  ante  las  señales  no  verbales  enviadas  por  los  estudiantes?  
 
a)  Observación  repetida  de  señales  no  verbales  en  uno  o  más  alumnos.    
b)  Detener  la  explicación.    
c)  Preguntar  al  alumno  o  alumnos  que  es  lo  que  no  se  entiende.    
d)   Actuar   en   función   de   la   respuesta   del   estudiante:   si   es   algo   que   no   se   entiende,   por   ejemplo,  
utilizar  la  habilidad  didáctica  de  los  niveles  de  abstracción  (Román  et.  al.  2010),  en  el  supuesto  que  sea  
algo  que  no  se  ha  entendido;  si  es  otra  la  respuesta,  actuar  en  consecuencia.  

2.1.6    Sonreir  apropiadamente  


Una   de   las   expresiones   faciales   más   poderosas   es   la   sonrisa.   A  
través  de  ella,  además  de  demostrar  que  el  profesor  es  una  persona  
accesible,  los  alumnos  podrán  advertir  que  le  gusta  trabajar  con  la  

36
 
 
 
 
clase  y  que  se  siente  a  gusto  y  relajado.  Pero  se  debe  tener  cuidado  de  no  excederte  con  la  sonrisa,  ya  
que   las   consecuencias   de   hacerlo   podrían   ser   negativas.   Un   profesor   debe   mostrar   una   expresión  
receptiva   y  abierta.   Manteniendo   los   ojos   bien   abiertos,   los   labios   ligeramente   separados   y  
estableciendo  un  contacto  visual  directo,  los  alumnos  sabrán  que  son  aceptadas  de  buen  grado  sus  
ideas  y  preguntas.

Esta  habilidad  docente  básica  hace  referencia  a  otro  de  los  comportamientos  del  buen  profesor  según  
encuestas  a  alumnado:  ser  simpático,  optimista,  alegre.  
 
Comportamientos   todos   los   que   pueden   manifestarse   –entre   otras   formas   y   de   alguna   manera-­‐   a  
través  de  la  sonrisa  (García-­‐Monteagudo,  2007).  Hace  sentir  bien  a  los  estudiantes,  y  lo  que  es  más  
importante,  a  los  propios  profesores.  
 
Objetivos  específicos  
 
a)  Reforzar  el  comportamiento  y  las  intervenciones  positivas  del  alumnado  durante  las  explicaciones,  
con   la   intención   de   que   este   tipo   de   intervenciones   sean   frecuentes   en   las   clases   (se   necesitan    
alumnos  con  iniciativa  y  buena  comunicación  oral).    
b)  Hacer  sentirse  bien  al  estudiante  en  el  aula,  lo  que  crea  un  buen  clima  de  clase  que  a  su  vez  facilita  
condicionamientos  clásicos  positivos  entre  materia,  profesor,  alumno  y  asistencia.  
 
¿Cómo  sonreír  ante  los  alumnos?  
 
a)   Tras   la   intervención   del   estudiante   dirigirse   a   él   con   una   sonrisa,   con   cierta   demostración   de  
alegría.    
b)  Mantenerla  durante  todo  el  tiempo  que  dure  su  intervención  y  lo  que  dure  nuestra  respuesta.    
c)   Continuar   la   tarea   que   se   esté   realizando   con   un   equilibrio   adecuado   entre   seriedad   y   alegría  
(demostrable  con  una  sonrisa  adecuada).  

2.1.7    No  hablar  a  las  pizarras  


 
Esta   habilidad   didáctica   hace   referencia   a   otro   comportamiento   del   buen  
profesor   reiteradamente   solicitado   en   las   encuestas   que   se   hacen   al  
alumnado:   poder   oir   y   ver   bien   al   profesor   cuando   está   explicando.   Si  
profesores  no  son  conscientes  de  ello  cuando  están  explicando,  seguirán  
hablando  a  la  pizarra  o  a  la  proyección  del  PowerPoint  cuando  explican.    

37
 
 
 
 
Es  importante  controles  este  comportamiento  hasta  volverlo  automático,  porque  la  tendencia  natural  
impulsa  a  hablar  a  las  pizarras.  
 
Objetivos  específicos  
 
a)  Facilitar  la  comunicación  verbal  y  no  verbal.    
b)  Hacer  que  los  estudiantes  oigan  lo  que  estamos  escribiendo  en  la  pizarra.    
c)  Obviar  comportamientos  disruptivos  del  alumnado  al  no  escuchar  lo  que  el  profesor  está  diciendo  
ya  que,  en  realidad,  está  hablando  a  la  pizarra  o  a  la  presentación  electrónica.  
 
Recomendaciones  
 
a)   Al   acudir   a   la   pizarra   cuando   sea   necesario   para   hacer   alguna   anotación   verbal   o   algún   organizador  
gráfico,  hacerlo  en  silencio;  de  nada  sirve  hablar  a  la  pizarra;  ella  no  nos  va  a  entender.    
c)  Terminada  la  escritura  o  el  gráfico,  explicarlo,  pero  mirando  a  los  estudiantes.  Recordemos  que  la  
información   tiene   un   soporte   oral   y   también   gestual   y   ambos   están   cargados   de   afectividad.   La  
eficacia   comunicativa   de   estos   tres   elementos   se   pierde   si   hablamos   mirando   a   la   pizarra   (Bernad,  
1991;  Provitera-­‐McGlynn,  2007;  Ediger,  2009).  

2.1.8    Ser  ordenado  en  sus  explicaciones  


 
El   profesor   desarrolla   los   contenidos   en   forma   metódica   y   ordenada.   La   secuencia,   niveles   o   pasos  
están  claramente  diferenciados.  

Esta   habilidad   didáctica,   según     encuestas   hechas   al  


alumnado,   hace   referencia   a   uno   de   los  
comportamientos   del   buen   profesor:   ser   ordenado   en  
sus   explicaciones,   en   sus   prácticas,   en   sus   seminarios,  
en   sus   clases,   en   el   encargo   de   trabajos.   Es   decir,   que  
secuencia   la   presentación   de   la   información   según  
algún  criterio  observable  o  inferible.  
 
Las   estructuras   textuales   (descriptivas,   comparativas,  
problema-­‐solución,  causa-­‐efecto,  etc),  por  ejemplo,  son  
formas   de   secuenciar   la   información   según   un   criterio,  

38
 
 
 
 
fácilmente   observable   o   inferible   (Sánchez,   1993;   García   Madruga,   2006;   Román,   2005).   No   obstante,  
pueden  usarse  otros  criterios  de  ordenamiento.  
 
Objetivos  específicos  
 
a)   Ayudar   a   relacionar   la   información   nueva   con   la   almacenada   en   la   memoria   semántica   –o   de   la  
información   nueva   entre   sí-­‐   en   la   mayoría   de   los   estudiantes.   Se   dice   que   los   estudiantes   con   altas  
capacidades   o   los   alumnos   expertos   en   un   tema   disfrutan   más   en   una   clase   con   un   profesor  
desordenado,  pero  no  quiere  decir  que  no  disfruten  si  el  profesor  es  ordenado  en  sus  explicaciones.  
Es   decir   si   utiliza   una   secuenciación   de   la   presentación   de   la   información   según   algún   criterio  
subyacente  descubrible  por  los  estudiantes.    
b)  Tranquilizar  al  alumnado,  no  elevar,  por  el  desorden,  más  de  lo  necesario  el  nivel  de  ansiedad.  
 
¿Cómo  aplicar  (identificar)  esta  habilidad?  
 
a)  Decidir  un  criterio  de  presentación  de  la  información  durante  la  preparación  de  la  clase.    
b)  Seguirle  la  mayor  parte  del  tiempo  posible.    
c)   Si   se   detectan   señales   no   verbales   relacionadas   con   la   comprensión   de   las   explicaciones,  
preguntarse  si,  en  parte,  pueden  deberse  a  no  ser  ordenados  en  la  presentación  de  la  información.

2.1.9    Completar  con  organizadores  gráficos  


Los  organizadores  gráficos  son  herramientas  visuales  no  lingüísticas  que  permiten  al  alumno:  
 
Ø Conectar  la  información  nueva  a  sus  conocimientos.  
Ø Descubrir  cómo  los  conceptos  se  relacionan  e  integran  entre  sí.  
Ø Recordar  la  información  fácilmente.  

Los   organizadores   gráficos   tienen   su   origen   en   las   teorías   cognitivas  


del   aprendizaje,   que   lo   explican   en   función   de   los   procesos   de  
pensamiento.   Existe   la   presunción   entre   los   teóricos   cognitivos   de  
que   los   procesos   mentales   operan   de   manera   organizada   y  
predecible,   y   que   el   uso   de   organizadores   gráficos   durante   el  
proceso   de   aprendizaje   mejorará   la   funcionalidad   de   estos  
procesos,  así  como  la  capacidad  de  recordar  la  información.

39
 
 
 
 
Normalmente   cuando   se   pone   la   información   a   disposición   del   alumnado   se   hace   en   soportes  
verbales   (orales   o   escritos   en   las   diapositivas   del   PowerPoint)   siguiendo   un   orden   o   secuencia  
(ordenados).  Pero  si  requiere  facilitar  más  el  aprendizaje  deben  presentarse  gráficos  o  figuras  más  o  
menos   idosincrásicos   hechos   en   el   momento   en   la   pizarra   o   llevados   hechos   en   las   diapositivas   del  
PowerPoint.   Normalmente   resumen   y   hacen   más   comprensible   la   información   oral.   La   refuerzan.  
Activan   más   zonas   cerebrales,   o   asambleas   neuronales,   al   tener   que   procesar   otros   tipos   de   símbolos  
o  formas  de  representación  de  la  información  en  la  memoria  (niveles  de  procesamiento).  
 
Los   organizadores   gráficos   sirven   para:   ilustrar   y   explicar   las   relaciones   entre   los   contenidos   del  
aprendizaje;   ayudar   a   percibir   visualmente   ideas   abstractas;   asistir   a   los   estudiantes   que   tienen  
vocabulario   restringido;   ayudar   a   organizar   la   información;   utilizarlos   mejora   la   memoria   de   trabajo  
del  alumnado.  
 
Objetivos  específicos  
 
a)  Completar  -­‐y  profundizar-­‐  el  procesamiento  verbal,  analítico  y  secuencial  de  la  información  nueva,  
con  un  procesamiento  icónico,  estructural  y  global.    
b)  Ayudar  a  relacionar,  en  la  mayoría  de  los  estudiantes,  la  información  nueva  con  la  almacenada  en  la  
memoria   semántica   y/o   de   la   información   nueva   entre   sí   (Fuentes,   2006;   Bellanca,   2007;   Cowden,  
Cianca,  Hahn,  Brown,  Ciminelli,  Huang,  &  Vermette,  2009).  
 
¿Cómo  utilizar  los  organizadores  gráficos?    
 
a)  Terminar  de  explicar  una  parte  integrada  de  informaciones.  
b)  Presentar  o  hacer  el  organizador  gráfico  que  lo  resume  o  que  lo  hace  más  comprensible.    
c)  Continuar  con  la  explicación  (volver  al  primer  paso  y  así  sucesivamente).  

2.1.10    Utilizar  presentaciones  electrónicas  


 
En  una  sesión  de  clases,  es  importante  emplear  algún  apoyo  
visual,   como   una   presentación   electrónica   (PowerPoint).  
PowerPoint   es   un   programa   que   permite   el   diseño   de  
presentaciones   y   diapositivas.   Las   diapositivas   permiten  
transmitir  un  mensaje  a  través  de  una  computadora.  

40
 
 
 
 
PowerPoint   y   las   presentaciones   de   diapositivas   captan   y   mantienen   la   atención   de   los   alumnos  
mediante  el  uso  de  videos,  gráficos  y  música.  Debido  a  que  los  estudiantes  de  hoy  en  día  están  tan  
avanzados   a   nivel   tecnológico,   las   herramientas   que   implican   el   uso   de   tecnología   como   las  
presentaciones  de  diapositivas,  incrementan  la  participación  e  interacción  de  los  alumnos.  
 
Es  importante  mencionar  que  si  se  utiliza  una  presentación  electrónica,  se  debe  procurar  que  sea  solo  
el   resumen   de   los   puntos   a   desarrollar,   con   pocas   diapositivas   y   texto   en   cada   una   de   ellas.   No   se  
debe  escribir  todo  lo  que  se  pretende  que  los  alumnos  aprendan  para  que  no  pierdan  la  atención.  

2.1.11    Intercalar  "informaciones  funcionales"  

Esta   habilidad   didáctica   hace   referencia   a   otro   de   los  


comportamientos   del   buen   profesor   más   solicitados   en   las  
encuestas  que  se  hacen  a  los  estudiantes:  relacionar  la  teoría  con  la  
práctica.  
 
El  profesor  orienta  a  sus  estudiantes  a  analizar  temas  transversales,  
sin   imponer   verdades   únicas,   escuchando   las   opiniones   de   otros,  
estableciendo   semejanzas   con   situaciones   conocidas   por   ellos   y  
retomando   estos   temas,   en   diversas   ocasiones,   a   lo   largo   del   año  
escolar.  
 
 
Objetivos  específicos  
 
a)  Dotar  de  sentido  a  las  informaciones  que  se  estén  poniendo  a  disposición  del  alumno.  
b)   Hacer   enseñanza   con   sentido   (Lev   Semiónovich   Vigotsky:   1896-­‐1934)   a   la   vez   que   enseñanza  
significativa  (David  Paul  Ausubel:  1918-­‐2008)  ambas  altamente  motivadoras.    
c)  Facilitar  condicionamientos  clásicos  positivos  entre  materia,  profesor,  alumno  y  asistencia  a  clase.  
Los  contenidos  que  se  trabajan  se  cargan  de  afectividad  positiva.    
d)  Las  informaciones  funcionales  producen  motivación  intrínseca  (De  la  Fuente  Arias,  2005).  
 

41
 
 
 
 
¿Cómo  intercalar  informaciones  funcionales?  
 
a)   Explicar   con   metodología   convencional,   o   con   metodologías   innovadoras,   la   temática   que  
corresponda.    
b)  Se  pueden  utilizar  frases  como  :  “A  propósito:  esto  que  acabamos  de  trabajar  puede  ser  utilizado  
en…  O  sirve  para….  O  está  en  la  base  de  aquel  experimento…”,  es  decir  puede  usarse  cualquiera  frase  
que  sea  útil  para  enlazar  la  teoría  explicada  con  sus  aplicaciones  prácticas  en  cualquier  ámbito  de  la  
actividad   humana   (personal,   social,   profesional   o   académico).   O   bien,   preguntar   a   los   alumnos   dónde  
creen  ellos  que  puede  ser  utilizado  este  conocimiento  y  tener  iniciativa  (Sanz  de  Acedo  (2010).    
c)   Seguir   con   la   explicación   teórico-­‐conceptual   o   tecnológico-­‐instrumental   que   se   esté   trabajando   y  
volver  a  introducir  una  información  funcional  cuando  proceda.

2.1.12    Activar  "esquemas  inclusores"  


Del   grado   de   actividad   mental   del   alumno,   depende   que   haya   distintos   grados   de   aprendizaje  
significativo.   El   profesor   debe   facilitarla,   en   la   medida   de   lo   posible,   para   que   sea   lo   más   profunda  
posible.  Esto  es  especialmente  necesario  al  comienzo  de  cada  sesión  de  trabajo  o  clase.  Una  manera  
de   hacerlo   es   activando   los   conocimientos   que   el   alumno   pueda   tener   sobre   el   tema:   específicos,  
generales   e   incluso   erróneos.   En   la   teoría   de   aprendizaje   significativo   se   les   conoce   con   el   nombre   de  
conocimientos  previos  y  en  la  teoría  genética  del  aprendizaje  con  el  nombre  de  esquemas  inclusores.  
Si   se   enseña   orientándose   por   la   primera   de   las   teorías:   en   eso   consiste   el   paso   uno   (activación   de  
ideas  inclusoras)  de  una  clase  significativa.  Y  si  se  enseña  orientándose  por  la  segunda  teoría:  en  eso  
consiste  el  paso  dos  activación  de  esquemas.    
 

42
 
 
 
 
Objetivos  específicos  
 
a)   Ayudar   a   traer   a   la   memoria   de   trabajo   aquellos   esquemas   de   conocimiento   almacenados   en   la  
memoria  a  largo  plazo  para  que  lo  puedan  relacionar  con  la  información  nueva.    
b)   Ayudar   a   relacionar   la   información   nueva   con   la   almacenada   en   la   memoria   semántica  
(conocimientos  previos  o  esquemas  inclusores).  
 
¿Cómo  activar  esquemas  inclusores?  
 
a)  Utilizar  organizadores  previos:  dos  o  tres  frases  que  resuman  las  ideas  fundamentales  del  tema  que  
se  vaya  a  trabajar.    
b)  Repetirlas  varias  veces  con  las  mismas  o  parecidas  palabras.    
c)  Comenzar  la  diferenciación  progresiva  de  cada  una  de  las  ideas  presentadas;  al  ser  tan  generales  y  
al   haberlas   repetido   varias   veces   estarán   en   la   memoria   de   trabajo   de   los   estudiantes   y,   con   ellas,  
comenzarán  a  asociar  la  nueva  información  (motivación  intrínseca).    
 
Y  si  se  está  trabajando  orientada  por  la  teoría  genética  del  aprendizaje  entonces:    
 
a)   Visionado,   audición   o   manipulación   de   algún   material   relacionado   con   la   temática   que   se   va   a  
trabajar.    
b)  Tras  retirar  el  material,  activación  de  esquemas,  preguntar  a  los  alumnos  sobre  lo  que  han  visto,  
oído   o   manipulado,   o   sobre   experiencias   relacionadas   con   ello   (si   se   toma   nota   de   lo   que   los   alumnos  
van   diciendo,   se   podrán   conocer   sus   conocimientos   previos   específicos,   generales   y   erróneos)   y  
además  activarlos,  ya  que  los  tienen  en  estos  momentos  en  la  memoria  de  trabajo.    
c)   A   continuación,   el   profesor   relacionará   lo   que   explica   (que   puede   ser   significativa   y     funcional,  
elementos  que  la  hacen  altamente  motivadora)  con  lo  que  ha  oído.  
 

2.1.13    Hacer  preguntas  


Una  habilidad  didáctica  importante  es  formular  preguntas  y  problemas,  así  como  conceder  el  tiempo  
necesario  al  alumno  para  resolverlos.      
 
Es   importante   invitar   a   los   estudiantes   a   elaborar   sus   propias   respuestas,   desarrollando   así   el  
pensamiento   autónomo   y   creativo,   aceptando   y   promoviendo   que   los   estudiantes   utilicen   a   veces  
períodos   de   tiempo   en   indagar,   buscar   respuestas   a   través   del   ensayo   y   error,   de   consultar   a   diversas  
fuentes  y  de  interactuar  con  otros  en  la  búsqueda  de  respuesta.    

43
 
 
 
 
 
El   docente   debe   abordar   los   errores   no   como   fracasos,   sino   como   ocasiones   para   enriquecer   el  
proceso   de   aprendizaje,   evitando   penalizar   los   errores   de   los   estudiantes,   utilizándolos   como  
ocasiones   de   aprendizaje,   estimulándolos   a   fundamentar   sus   respuestas   y   a   analizar   las   de   los   demás  
estudiantes.  
 
Es   importante   promover   la   utilización   de   un   lenguaje   oral   y   escrito   gradualmente   más   preciso   y  
pertinente.   El   profesor   debe   crear   oportunidades   sistemáticas   para   que   los   alumnos   socialicen   sus  
aprendizajes  y  productos  a  través  de  diversas  formas  de  expresión  oral  y  escrita.    
 
Aunque  se  haga  una  exposición,  es  importante  propiciar  el  diálogo  con  los  estudiantes:  el  profesor  no  
debe  hablar  todo  el  tiempo.  Si,  por  ejemplo,  la  clase  es  de  matemáticas,  es  preferible  que  se  resuelva  
el   problema   junto   con   los   estudiantes   y   no   que   se   lleve   solucionado,   porque   de   esta   forma   se   da  
tiempo  a  que  ellos  procesen  la  información  y  hagan  preguntas  si  no  entienden.  

2.1.14 Utilizar los silencios

Si   el   profesor   ha   reflexionado   sobre   sus   propios  


procesos   de   aprendizaje   (autoconocimiento  
cognitivo,   metacognición),   necesariamente   será  
consciente   de   que   periódicamente   hay   que   dar  
tiempo   a   los   estudiantes   para   que   puedan   pensar   y  
reflexionar  sobre  la  información  que  se  está  poniendo  
a  su  consideración.  Y  para  ello  es  necesario  utilizar  los  
silencios,  administrar  adecuadamente  los  tiempos  de  
silencio   que,   por   otra   parte,   exigen   un   grado   de  
autocontrol  del  profesor.

La   velocidad   de   procesamiento   cerebral   de   información   que   entra   por   los   sentidos   es   limitada.   Se  
mide  en  milisegundos  (ms:  10-­‐3  segundos);  en  microsegundos  (μs:  10-­‐6  segundos)  o  en  nanosegundos  
(ns:  10-­‐9  segundos).  Las  investigaciones  de  laboratorio  (Gagné,  1991)  muestran  que  si  explicamos  a  
más  de  120  palabras  por  minuto  -­‐como  media-­‐  con  abundantes  términos  técnicos  en  el  lenguaje,  el  
cerebro   no   dispone   de   tiempo   suficiente   ni   para   relacionarlos   con   el   conocimiento   previo,   ni   para  
relacionar  los  conceptos  entre  sí.  
 

44
 
 
 
 
Cuando  los  alumnos  estén  distraídos  o  platicando,  es  recomendable  dejar  de  hablar  y  esperar  a  que  
escuchen.   No   sirve   de   nada   hablar   más   alto.   Así,   cuando   se   hace   una   pausa,   ellos   mismos   piden   a   sus  
compañeros  que  presten  atención.    
 
1. Objetivos  específicos:    
 
a)  Dar  tiempo  a  los  alumnos  para  que  procesen  la  información.  
b)   Hacer   que   descansen   los   mecanismos   atencionales   de   los   estudiantes   (Penna&Mocci,   2005;  
Nakane,  2007;  Long,  2008;  Ollin,  2008;  Reda,  2009).  
 
¿Cuándo  utilizar  los  silencios?  
 
a)  Tras  la  exposición  de  cada  concepto  o  principio  relevante.  
b)  Silencio  de  cuatro  o  cinco  segundos.    
c)  Continuar  con  la  explicación.    
 
Los  tres  pasos  anteriores  se  han  de  repetir  cuantas  veces  sea  necesario  a  juicio  del  profesor  que,  al  
dominar   la   materia   que   explica,   debe   saber   las   dificultades   de   comprensión   de   los   conceptos   o  
principios  que  explica.

2.1.15    Afrontar  quejas  


De   acuerdo   a   la   definición   de   la   Real   Academia  
Española,   quejar   significa:   "Manifestar  
disconformidad   con   algo   o   alguien";   otra  
definición  es  "Dicho  de  una  persona:  Manifestar  
el  resentimiento  que  tiene  de  otra".  

Cada   vez   que   surjan   estos   problemas,   una   regla  


general  en  el  manejo  de  las  quejas  y  reclamos,  es  
mantener   la   calma   en   todo   momento.   Siempre  
debemos   mantener   una   actitud   serena   y   por  
ningún  motivo  discutir  con  el  alumno.  
 
Una  queja  es  una  oportunidad  para  conocer  la  opinión  del  alumno:  algunos  alumnos  nunca  se  quejan,  
y  el  que  uno  lo  haga  es  una  oportunidad  para  saber  en  qué  se  está  fallando  y  qué  se  debe  corregir.  

45
 
 
 
 
También  es  una  oportunidad  para  que  el  alumno  se  sienta  escuchado  y  útil,  para  mostrarle  nuestro  
interés  por  su  bienestar.  
 
Veamos  a  través  de  los  siguientes  pasos,  cómo  debemos  proceder  ante  las  quejas  o  reclamos,  y  cómo  
se  puede  convertir  el  problema  en  una  verdadera  oportunidad:  
 
1.  Afrontar  el  problema  
 
El   primer   paso   para   manejar   las   quejas   y   reclamos,   es   afrontar   el   problema   y   atender   la   queja   o  
reclamo  tan  pronto  como  nos  sea  posible.  
 
En  caso  de  que  sea  el  docente  quien  haya  cometido  algún  error,  no  se  debe  esperar  a  que  el  alumno  
se  los  haga  saber,  sino  que  se  debe  anticipar  a  su  queja  o  reclamo,  acercándose  o  comunicándose  con  
él,  y  afrontar  el  problema.  
 
2.  Escuchar  atentamente  
 
En  segundo  lugar  se  debe  escuchar  atentamente  la  queja  o  reclamo  del  alumno,  y  hacer  las  preguntas  
que   sean   necesarias   para   asegurarse   de   haber   comprendido   bien   el   problema.   Ello   permitirá,   además  
de  poder  entender  el  problema,  poder  demostrar    interés  por  su  situación,  lo  que  a  su  vez  ayudará  a  
apaciguarlo.  
 
Por  el  contrario,  si  al  contar  su  queja  o  reclamo,  se  está  distraído,  por  ejemplo,  mirando  hacia  otro  
lado  mientras  él  nos  habla,  ello  podría  molestarlo  aún  más,  y  empeorar  la  situación.  
 
3.  Ofrecer  disculpas  
 
Una   vez   entendido   el   problema   se   recomienda   ofrecer   disculpas,   lo   que   permitirá   hacerle   saber   al  
alumno   que   se   ha     comprendido   el   motivo   de   su   queja   o   reclamo,   lo   que   también   ayudará   a  
apaciguarlo.  En  caso  de  que  el  problema  haya  sido  sólo  un  malentendido,  se  recomienda  simplemente  
podemos  dar  explicaciones  del  caso.  
 
4.  Resolver  el  problema  
 
El   siguiente   paso   es   resolver   el   problema   tan   pronto   como   nos   sea   posible.El   docente   puede   tomar   la  
iniciativa,  u  optar  por  preguntar  al  alumno  cómo  es  que  quisiera  que  se  resuelva  el  problema.  
 

46
 
 
 
 
En   caso   de   que   se   trate   de   un   problema   que   no   se   puede   resolver   inmediatamente,   se   puede  
prometer  que  se  va  a  solucionar  lo  más  pronto  posible,  empezar  inmediatamente  con  las  gestiones  
del  caso  y  hacer  seguimiento.  
 
Es   importante   mencionar   que   todas   las   quejas   y   reclamos   no   siempre   serán   válidas,   se   debe   en   lo  
posible   tratar   de   satisfacer   las   solicitudes   del   alumno,   pero   en   ocasiones   se   le   tendrá   que   hacer   saber  
serenamente,  que  esta  vez  no  tiene  la  razón.

2.1.16    Criticar  
Si   se   quiere   desarrollar   una   habilidad   es   necesario   practicarla:   para   aprender   a   escribir   es   forzoso  
redactar;   para   aprender   a   resolver   problemas,   se   deben   llevar   a   cabo   muchos   ejercicios;   para  
aprender  a  ser  crítico,  es  preciso  que  el  estudiante  practique  la  argumentación.  
 
Hacer  críticas  puede  ser  lo  que  impulse  un  proyecto  o  lo  que  mejore  un  resultado.  Sin  embargo,  se  
debe  realizar  estas  críticas  con  sumo  cuidado,  ya  que  pueden  ser  fácilmente  confundidas  con  ofensas.

Hay  ciertas  cosas  que  se  deben  tener  en  cuenta  a  la  hora  
de  hacer  críticas.  Por  ejemplo,  la  primera  es  recordar  que  
se   está   haciendo  una   crítica   constructiva,   y   no   una  
destructiva.  Es  decir,  no  se  debe    criticar  solo  para  señalar  
los  errores  de  los  alumnos,  sino  para  procurar  mejoras  en  
los   resultados   de   su   labor,   o   en   su   rendimiento   o   actitud.  
Por   ello,   se   debe   ser   sumamente   sensibles   y   respetuosos,  
tener   un   trato   amable   y   cordial,   y   expresarse   de   la   manera  
adecuada  al  emitir  una  crítica  a  un  alumno.  
 
 
Recomendaciones  al  realizar  crítica  constructiva  
 
• Cuando  se  brinde  una  crítica  constructiva  hay  que  reconocer  la  labor  del  alumno,  haciéndole  saber  
que  no  todo  lo  que  hace  está  mal,  quizás  incluso  señalar  algunas  de  sus  virtudes.    
• Cuando  se  brinde  una  crítica  a  un  alumno,  procurar  no  jugar  la  carta  del  rango  superior.  Esto  será  
muy  sencillo,  al  emitir  la  crítica  hay  que  explicar  adecuada  y  claramente  el  por  qué  de  la  misma,  y  
ofrecer  una  solución  al  conflicto  en  cuestión,  evitando  la  actitud  de  "porque  yo  lo  digo".  

47
 
 
 
 
• El   derecho   a   réplica:   una   cosa   muy   importante   para   recordar   a   la   hora   de   realizar   críticas  
constructivas:  la  persona  que  las  recibe  tiene  siempre  derecho  a  una  réplica,  o  a  explicarse  por  sus  
actos.  Esto  es  muy  valioso  también  cuando  se  esté  recibiendo  una  crítica:  la  humildad,  el  respeto  y  
la   proactividad,   quedarán   demostradas   y   evidenciadas,   según   la   manera   en   la   que   aceptes,  
niegues,  o  respondas  a  esa  crítica.    
 

2.1.17  Recibir  críticas  


La  crítica  es  una  de  las  herramientas  más  valiosas  para  mejorar  en  cualquier  aspecto  de  la  vida,  pero  
al  mismo  tiempo  es  difícil  de  procesar  con  el  mejor  ánimo.  
 
Todos   estamos   expuestos   a   ser   criticados   una   y   otra   vez   por   cualquier   persona   a   nuestro   alrededor,   y  
por   cualquier   actividad,   pensamiento   o   comportamiento   que   tengamos.   Como   ya   lo   mencionamos,   la  
crítica  puede  ser  constructiva  o    destructiva.  
 
La   autocrítica   no   es   algo   demasiado   habitual   entre   los   docentes.   Incluso   padecen,   en   muchas  
ocasiones,  de  cierta  autocomplacencia  en  el  trabajo  que  diariamente  realizan.  No  es  difícil  escuchar  
frases  sobre  lo  bien  que  están  haciendo  las  cosas  desde  siempre.  Pero  raramente  escuchan  que  sus  
prácticas  son  manifiestamente  mejorables.

Como   docente   se   ha   preguntado:   ¿Por   qué   no  


abrirse  a  recibir  críticas  de    alumnos  o  compañeros?  
¿No   mejoraríamos   ostensiblemente   sabiendo  
nuestras   debilidades   e   incluso   reconociéndolas  
públicamente?   ¿No   sería   además   un   buen   modo  
de  aprender   gracias   a   las   fortalezas,   percepciones   o  
conocimientos  de  nuestros  colegas  y  estudiantes?  
 
 
La  reflexión  personal  y  la  publicidad  de  nuestro  trabajo  es  fundamental  para  nuestro  progreso  como  
docentes.   Las   alabanzas   y   reconocimientos   son   necesarios,   pero   la  crítica  es   igualmente  
imprescindible  si  no  queremos  quedarnos  estancados  profesionalmente.  Para  ello  debemos  tomarnos  
de  buen  valor  las  críticas  hechas  desde  un  deseo  de  mejora.  

48
 
 
 
 
 
¿Por  qué  no  preguntar  abiertamente  a  compañeros  y  alumnos  su  opinión  sobre  nuestro  trabajo?  Tal  
vez  nos  llevemos  más  de  una  sorpresa.  Tal  vez  escuchemos  muchas  sugerencias  que  nos  motiven  y  
mejoren   nuestra   práctica   docente.   Tal   vez   nos   sienten   mal   algunos   comentarios,   pero   seguro   que  
valdrá  la  pena  si  se  logra    salir  de  lo  ordinario.  

2.1.18  Negociar  acuerdos  

Tan   importante   es   la   forma   en   la   que   se   resuelve   un   conflicto  


como   la   comunicación   entre   los   implicados.   Por   ello   es  
importante  conocer  algunas  técnicas  de  comunicación  y  algunas  
habilidades  para  la  negociación.    
 
La   comunicación   en   si   misma   puede   crear   el   conflicto,   expresar   el   conflicto   o   transformarlo.   El  
proceso   de   mediación   se   define   como   aquel   que   consiste   en   dotar   a   las   partes   de   recursos  
comunicativos   de   calidad   para   que   puedan   solucionar   el   conflicto.   La   comunicación   es   importante  
sobre   todo   por   ser   una   herramienta   necesaria   para   llegar   a   la   base   de   los   conflictos   y   encontrar  
soluciones  satisfactorias  para  las  partes.  Para  la  negociación  es  conveniente  conocer  normas  como:    
 
ü Iniciar  la  conversación  sin  atacar  
ü Enfatizar  los  valores  comunes  
ü Escuchar  al  interlocutor  
ü Ceder  para  encontrar  un  punto  intermedio  
ü Eliminar  posturas  extremas  
ü Llegar  al  acuerdo  por  unanimidad  
 
Ante   un   conflicto   podemos   actuar   de   forma   asertiva,   pasiva   o   agresiva.   Actuar   de   forma   pasiva  
significa;   evitar   decir   lo   que   se   piensa,   siente,   quiere   u   opina   todo   ello   porque   la   persona   tiene   miedo  
de   arriesgarse   a   obtener   consecuencias   indeseadas   o   molestas,   porque   no   se   sabe   manifestar   o  
porque  consideran  los  derechos  de  los  demás  más  importantes  que  los  suyos.  
 
Ser   agresivo   significa   decir   lo   que   piensas,   sientes   u   opinas   sin   respetar   el   derecho   de   los   demás   a   ser  
tratados  con  respeto,  usando  un  vocabulario  basado  en  insultos.    
 

49
 
 
 
 
Ser   asertivo   significa   decir   lo   que   se   piensa,   siente,   quiere   u   opina   sin   perjudicar   el   derecho   de   los  
demás   a   ser   tratado   con   respeto   de   manera   franca,   honesta   y   no   amenazadora   respetando   los  
propios  derechos  personales.    
 
También  se  puede  describir  la  asertividad  como  la  destreza  que  regula  el  manejo  y  comunicación  de  
los  sentimientos,  opiniones  y  puntos  de  vista  de  una  persona  en  relación  con  los  demás.  Por  un  lado  la  
asertividad   tiene   relación   con   ciertas   técnicas,   pero   se   relaciona   también   con   la   autoestima   y  
autoconcepto   personal,   para   ser   capaces   de   conocer   y   defender   los   propios   derechos   y   puntos   de  
vista.    
 
Comportarse  asertivamente  significa:  
 
ü Utilizar  un  lenguaje  no  verbal  adecuado:    
o Mantener  contacto  ocular  con  el  interlocutor    
o Mantener  una  posición  erguida  con  el  cuerpo    
o Hablar  de  forma  clara  y  firme    
o Evitar  las  lamentaciones,  los  tonos  y  las  amenazas    
o Utilizar  los  gestos  y  expresiones  del  rostro  para  dar  más  énfasis  a  las  palabras.      
ü Expresar  firmeza  en  el  mantenimiento  de  las  posiciones  
ü Respetar  los  derechos  del  otro  
ü Pactar  o  llegar  a  acuerdos  
ü Ser  firme  con  el  tema  y  respetuoso  con  las  personas  
ü Tomar  decisiones  propias  
ü Tener  confianza  en  uno  mismo  
ü Hablar  en  primera  persona  
ü Hacer  y  recibir  críticas  
ü Empatar  con  las  necesidades  del  otro  aunque  manteniendo  las  propias    
 
Un  mensaje  en  primera  persona  puede  ser  muy  útil  a  la  hora  de  ayudar  a  resolver  el  problema  ya  que  
contienen  información  sobre:      
 
ü Qué  situación  afecta  
ü Que  sentimiento  produce  esa  situación  
ü Porque  afecta  de  esa  manera  
ü Que  necesita  

50
 
 
 
 
 
Los   mensajes   en   primera   persona   reducen   las   posibilidades   de   malos   entendidos,   disminuyen   la  
temperatura  emocional  del  conflicto  y,  junto  a  otras  herramientas,  son  útiles  para  evitar  la  escalada  
del  problema.    
 
Utilizando  esta  herramienta  situamos  los  hechos  del  conflicto  en  su  sitio  de  forma  que  cuando  algo  
me  causa  un  problema,  lo  cuento  en  primera  persona  y  no  lo  pongo  en  otra  persona.  Por  lo  tanto,  no  
se  habla  de  cómo  es  o  no  es  tal  persona  con  quien  tenemos  un  conflicto,  sino  de  nosotros  y  cómo  nos  
afecta  lo  que  hace  la  otra  persona.  
 
Para  que  la  negociación  del  conflicto  finalice  con  un  acuerdo  por  ambas  partes  los  implicados  deben  
desear  llegar  a  su  término,  las  partes  deben  confiar  la  una  en  la  otra  y  deben  admitir  las  decisiones  
tomadas.   Es   importante   por   tanto,   escuchar   activamente   en   la   resolución   de   conflictos.   Conseguimos  
así  empatar  y  comprender  a  la  parte  contraria  y  llegar  a  un  entendimiento  por  ambas  partes.  De  los  
conflictos   también   podemos   aprender   y   convertirlos   en   elementos   favorecedores   del   aprendizaje.  
Esta   idea   potenciará   en   el   alumnado   actitudes   positivas   que   dejará   de   ver   los   conflictos   como   una  
situación  que  amenaza  el  proceso  de  enseñanza  -­‐-­‐  aprendizaje  y  la  propia  relación  entre  el  alumnado.  

2.1.19  Dar  instrucciones  claras  y  precisas  

En   cualquier   proceso   de   enseñanza   una   parte   fundamental  


del  éxito  reside   en   la   calidad   de  las   instrucciones   de   las  
actividades.

De   nada   nos   servirá   una   planificación   maravillosa   de  


actividades   atractivas   y   sugerentes   si   no   sabemos   transmitir  
adecuadamente  a  los  estudiantes  lo  que  tienen  que  hacer.  
 
Recomendaciones  para  realizar  instrucciones  claras  y  precisas:  
 
ü No  comenzar  a  dar  las  instrucciones  hasta  que  el  grupo  esté  en  completo  silencio.  
ü Explicar   claramente.   Cuando   nos   expresamos   con   claridad   nos   aseguramos   que   el   mensaje  
llegue   a   participantes   de   todas   las   características.   Es   de   agradecer   en   cualquier   situación  
comunicativa.  

51
 
 
 
 
ü Dar  instrucciones  simples.  Hay  que  transmitir  todo  lo  que  se  tiene  que  decir  de  la  manera  más  
concisa   y   clara   posible.   De   esta   manera,   se   evitarán   largas   oraciones   subordinadas   y  
estructuras  complejas.  No  olvidar  mencionar  el  objetivo  de  la  actividad,  la  dinámica,  el  tipo  de  
interacción  y  el  tiempo  necesario  para  realizarla.  
ü Ser   breves.   Con   este   principio   facilitamos   el   proceso   de   comprensión.   Repetir   y   alargar  
innecesariamente  el  mensaje  sólo  entorpece  el  entendimiento  y  obstaculiza  el  mantenimiento  
de  la  atención.  Emplear  más  minutos  de  los  necesarios  no  implica  mejorar  las  instrucciones,  ya  
que  en  la  mayoría  de  los  casos  el  efecto  es  el  contrario.  
ü Ejemplificar  y  aportar  modelos  que  faciliten  la  realización  de  la  tarea.  Para  muchos  estudiantes  
es  más  fácil  entender  qué  se  les  pide  cuando  lo  pueden  ver  en  un  ejemplo  claro.  
ü Comprobar  la  comprensión.  asegurarse  de  que  todo  el  grupo    sabe  lo  que  tiene  que  hacer.  Así  
se  ahorra  tiempo  y  evita  el  riesgo  de  desorganización  en  el  aula.  
 
Es   importante   reflexionar   sobre    sobre   la   importancia   que   tiene   para   todos   nosotros   recibir   unas  
buenas   instrucciones   en   nuestra   vida   cotidiana:   explicar   direcciones,   directrices   en   reuniones   de  
trabajo,  instrucciones  de  uso  de  electrodomésticos,  de  montaje  de  muebles,  de  plataformas  on  line,  
juegos,  recetas,  etc.  
 
Recordemos  cómo  nos  sentimos  (desorientados,  normalmente)  cuando  no  recibimos  unas  buenas  
instrucciones.  

2.1.20  Mantener  la  atención


Cada   vez   cuesta   más   que   los   estudiantes   presten   atención   en   el  
aula.   Algunos   docentes   lo   atribuyen   a   la   invasión   de   aparatos  
tecnológicos   que   distraen   y   sobreestimulan;   otros   sostienen   que  
es  consecuencia  de  la  falta  de  interés  que  los  chicos  reciben  en  sus  
casas.   Pero   todos   los   educadores   consultados   coinciden   en   que  
hay  estrategias  para  estimular  la  atención  de  los  alumnos.  
 
Mantener   a   los   estudiantes   interesados   en   la   clase   puede   ser   difícil.   No   sólo  las   clases  pueden   ser  
aburridas  a  veces,  sino  que  muchas  distracciones  pueden  hacer  que  los  estudiantes  pierdan  el  interés  
en   el   profesor   y   el   material   de   clase.   Si   los   estudiantes   no   están   comprometidos   en   el   aula,   van   a  
encontrar   algo   que   les   interesa.   Si   puedes   aprender   cómo   mantenerlos   ocupados   durante   la   clase,  
puedes  ayudarlos  a  tener  éxito  en  la  escuela.  Inicialmente,  esto  lleva  tiempo,  pero  la  recompensa  vale  
la  pena  a  medida  que  tu  manejo  de  la  clase  y  aprendizaje  mejoran.  

52
 
 
 
 
2.1.21  Administrar  el  tiempo  
Un   factor   estrechamente   ligado   a   los   aprendizajes   de   los   alumnos   y   alumnas   es   el   tiempo   que   dedica  
el   profesor   a   las   actividades   de   enseñanza.   En   tal   sentido,   este   criterio   se   refiere   a   la   utilización  
efectiva  del  tiempo  disponible,  evitando  perder  importantes  períodos  en  actividades  que  no  apuntan  
directamente  al  aprendizaje  de  los  alumnos.  A  menudo,  un  alto  porcentaje  del  tiempo  de  la  clase  está  
destinado   a   ordenar   a   los   alumnos,   a   que   éstos   se   apresten   para   trabajar,   busquen   y   preparen   sus  
útiles,  el  profesor  «pase  la  lista»,  etcétera.  
 
Estrategias  generales:  
 
1.   Crear   rutinas   de   inicio   rápido   en   clase:  Conviene   planificar   la   forma   de   iniciar   las   clases   y  
practicarla  hasta  hacer  de  ella  un  hábito  para  el  profesor  y  para  los  alumnos.  Es  necesario  habituarlos  
desde  principios  de  curso  a  un  inicio  rápido,  posponiendo  las  rutinas  distractoras  (pasar  lista,  hacer  
comentarios,..)   a   otros   momentos,   poniendo   especial   énfasis   en   cumplir   y   hacer   cumplir   todo   lo  
referente  a  puntualidad,  preparación  previa  del  material  que  se  va  a  utilizar  y  consecución  de  un  clima  
de  atención  generalizada  como  requisito  para  empezar.  
 
2.  Empezar  con  actividades  incompatibles  con  la  distracción:  una  forma  de  acelerar  la  concentración  
y   evitar   la   distracción   inter-­‐clases   es   empezar   con   actividades   incompatibles   con   la   distracción  
(preguntas  sobre  lo  tratado  el  día  anterior  o  interrogantes  que  provoquen  curiosidad  e  interés,  abrir  
el  libro  por  la  página..).  
 
3.   No   empezar   sin   la   atención   de   todos:  Hay   que   asegurar   la   atención   concentrada   de   todos   los  
alumnos  sin  excepción  como  requisito  previo  imprescindible,  si  se  empieza  permitiendo  que  algunos  
alumnos   prosigan   con   sus   distracciones,   se   estará   transmitiendo   la   idea   implícitamente   de   que   se  
puede  continuar  charlando/estando  distraído  mientras  el  profesor  se  esfuerza  por  arrancar.    
 
• Si   el   alumno   se   distrae   durante   las   explicaciones,   la   estrategia   a   utilizar   es   utilizar   todos   los  
recursos  metodológicos  de  que  dispongamos:    
• Podemos  apoyar  las  explicaciones  con  apoyos  visuales.  
• Cambiar  la  entonación  de  la  voz.  
• Plantear  al  alumno  preguntas  frecuentes  durante  las  explicaciones  y  ofrecer  una  retroalimentación  
inmediata  de  sus  respuestas  con  la  intención  de  mantenerle  activo.  
• Mantener  un  contacto  ocular  tan  frecuente  como  resulte  apropiado.  

53
 
 
 
 
 
• Utilizar   claves   o   señales,   no   verbales,   previamente   acordadas  
con   el   alumno,   para   redirigir   su   atención   sin   interrumpir   la  
clase.   Por   ejemplo,   gestos   con   la   mano,   señalarse   los   ojos  
para   indicar   "mira",   o   los   oídos   para   indicar   "escucha",   una  
palmada  en  el  hombro,  etc.  
• Controlar   los   distractores   y/o   estímulos   que   hay   en   el   aula  
para  que  el  alumno  no  se  despiste  con  ellos.  
 
Los  grupos  de  alumnos  que  muestran  aprendizajes  de  calidad,  revelan  una  planificación  consistente  
del   tiempo   disponible   y   una   utilización   eficiente   del   mismo.   Por   otra   parte,   cabe   señalar   que   la  
utilización   del   tiempo   debe   ser   flexible;   adaptando   los   períodos   dedicados   a   una   actividad,   a   las  
necesidades  derivadas  del  ritmo  de  los  estudiantes  y  de  la  complejidad  que  presenta  un  determinado  
contenido  o  el  interés  que  éste  despierte  en  los  alumnos  y  alumnas.  
 
Utilizar  el  tiempo  disponible  para  la  enseñanza  en  función  de  los  objetivos  de  la  clase.    
 
El   profesor   utiliza   su   tiempo   en   todas   las   actividades   que   implican   la   enseñanza,   en   función   de   los  
objetivos  de  la  clase.  El  diseño  de  la  enseñanza  propuesto  por  el  profesor  es  adecuado  al  tiempo  de  
clase   disponible.   Maximiza   el   tiempo   de   la   clase   por   medio   del   uso   de   rutinas   efectivas   y   transiciones  
fluidas.  Es  decir,  la  clase  comienza  rápidamente  y  las  actividades  y  materiales  están  preparados  para  
cada  momento  o  actividad.    
 
Organizar  el  tiempo  de  acuerdo  con  las  necesidades  de  aprendizaje  de  sus  estudiantes.    
 
El   profesor   utiliza   de   manera   flexible   el   tiempo   de   enseñanza   disponible,   en   función   del   nivel   de  
comprensión   de   los   estudiantes   frente   a   los   temas   abordados.   Se   muestra   flexible   frente   a  
requerimientos  de  los  estudiantes  durante  la  clase  (preguntas,  opiniones)  asignando  espacios  a  éstas  
demandas,  así  como  al  tiempo  que  requieren  las  actividades  a  los  estudiantes  para  lograr  los  objetivos  
de  aprendizaje.  
 
 

 
 

54
 
 
 
 
BIBLIOGRAFÍA  
 
• Acevedo,  A.  (2004).  Aprender  jugando  2.  México:  Limusa.    
• Dale,  E.  (1962).  Métodos  de  enseñanza  audiovisual.  México:  Reverti.    
• De  Camilloni,  W.  (1996).  Corrientes  didácticas  contemporáneas.  México:  Paidós.    
• Gerda,  H.  (1998).  Las  necesidades  educativas  especiales  en  las  aulas  ordinarias.  Profesores  de  
apoyo.  México:  Paidós.  
• Haney  y  Ullmer.  (1980).  El  profesor  y  los  medios  audiovisuales.  México:  Pax.    
• López,  M.  (2003).  Técnicas  de  enseñanza  en  grupo.  México:  Trillas.  
• Mattos,  A.  (1973).  Compendio  de  didáctica  general.  Argentina:  Kapelusz.    
• Nerci,  I.  (1978).  Hacia  una  didáctica  general  dinámica.  Argentina:  Kapelusz.    
• Rodríguez,  M.  y  Austria.  H.  (1999).  Formación  de  instructores.  Técnicas  didácticas  y  material  de  
apoyo.  México:  McGraw  Hill.  
• Scuorzo,  R.  (1970).  Manual  práctico  de  medios  audiovisuales.  Argentina  Kapelusz.    
• Wittich  y  Schuller.  (1965).  Material  audio-­‐visual.  México:  Galve.  

55

También podría gustarte