Está en la página 1de 2

El neoliberalismo –también llamado nuevo liberalismo o liberalismo

tecnocrático– es la corriente económica y política capitalista, inspirada y


responsable del resurgimiento de las ideas asociadas al liberalismo
clásico o primer liberalismo desde las décadas de 1970 y 1980.
Los defensores del neoliberalismo apoyan una amplia liberalización de la
economía, el libre comercio en general y una drástica reducción del gasto
público y de la intervención del Estado en la economía en favor del sector privado,
que pasaría a desempeñar las competencias tradicionalmente asumidas por el
Estado. Más concretamente, ese sector privado, conformado principalmente
por consumidores y empresarios serían, en el caso de estos últimos, quienes
podrían pasar a desempeñar roles que en determinados países asume y financia
el Estado con impuestos del contribuyente. Sin embargo, el uso y definición del
término ha ido evolucionando en las últimas décadas9 y no hay un criterio
unificado para determinar qué es «neoliberalismo».
Originalmente el neoliberalismo era una filosofía económica acuñada por el
economista alemán Alexander Rüstow en 1938 que trataban de encontrar un
«tercer camino» o un «camino entre medias» de la disputa que en ese momento
se libraba entre el liberalismo clásico y la planificación económica. El impulso de
desarrollar esta nueva doctrina surgió del deseo de evitar nuevos fracasos
económicos tras la Gran Depresión y el hundimiento económico vivido en los
primeros años de la década de 1930, fracasos atribuidos en su mayoría al
liberalismo clásico. En las décadas siguientes la teoría neoliberal tendió a estar en
contra de la doctrina laissez-faire del liberalismo, promoviendo una economía de
mercado tutelada por un Estado fuerte, modelo que llegó a ser conocido como
la economía social de mercado.
En la década de 1960, el uso del término disminuyó en gran medida. El término se
introdujo de nuevo en la década de 1980, debido a las reformas económicas
realizadas en Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet y que fueron
impulsadas y supervisadas por economistas de la llamada Escuela de Chicago,
los Chicago Boys. A partir de aquí, el término empezó a adoptar connotaciones
peyorativas y a ser empleado por los críticos de estas reformas, al tiempo que el
neoliberalismo pasó de defender una postura liberal moderada a una más radical
que incluía la defensa a ultranza del laissez-faire y el capitalismo en general. El
término es a menudo asociado a los trabajos de los economistas
liberales Friedrich Hayek y Milton Friedman.9 También representa y se asocia al
conjunto de políticas económicas introducidas por Margaret Thatcher en el Reino
Unido y Ronald Reagan en los Estados Unidos.1 Una vez que se estableció el
nuevo significado del término entre los estudiosos de habla hispana, pronto
empezó a ser habitual en los estudios económicos de autores anglosajones.
El uso y definición del término ha ido cambiando con el paso del tiempo y en la
actualidad no hay un criterio unificado para determinar qué es «neoliberalismo»,
por lo que generalmente se lo utiliza como un término asociado a la derecha y es
empleado de manera coloquial para englobar una gran diversidad de ideas muy
dispares presentes dentro de los espectros
del liberalismo, conservadurismo, feudalismo o fascismo. En la actualidad el
término mantiene sus connotaciones negativas y es utilizado por sus críticos como
una condena general al liberalismo económico y sus políticas, esto es,
la privatización de empresas estatales y la apertura y desregularización de los
mercados. La adopción de las políticas neoliberales y la aceptación de su teoría
económica desde la década de 1970 por la mayoría de los países desarrollados se
ven como la causa del hundimiento del sistema financiero internacional del año
2007 y 2008 que más tarde se manifestó en la llamada Gran Recesión.