Está en la página 1de 3

 

Debate sobre la existencia de Dios  
Joseph Ratzinger y Flores d'Arcais 

Zenit, 23.IX.00

El  debate  público  sobre  la  existencia  de  Dios  anunciado  entre  dos  destacados  personajes,  uno  del  mundo  cristiano  y  otro  de  la
esfera  laicista,  despertó  ayer  una  especial  expectación  en  esta  capital.  Los  dos  personajes  eran  el  cardenal  Joseph  Ratzinger,
prefecto  de  la  Congregación  para  la  Doctrina  de  la  Fe,  y  Paolo  Flores  d’Arcais,  filósofo  y  director  de  la  revista  de  pensamiento
«MicroMega». Moderaba la confrontación el periodista Gad Lerner, judío, y director de la cadena televisiva Rai Uno.

La  convocatoria  se  produce  a  raíz  de  la  reedición  del  número  especial  de  la  revista  «MicroMega»,  de  orientación  de  izquierda
dialéctica, curiosamente dedicado a «Filosofía y Religión», en el que colaboran los mismos Ratnzinger y D’Arcais. Inesperadamente
la  revista,  que  circula  en  ámbitos  intelectuales  laicistas,  ha  vendido  ya  nada  menos  que  cien  mil  ejemplares,  lo  que  da  idea  del
interés que suscita el tema.

Ayer, a las puertas del teatro Quirino, lugar del debate, se congregaba un buen número de personas que no había podido entrar
por falta de sitio. En el interior, atestado, la gente estaba incluso sentada en el suelo. Al público, que siguió el duelo dialéctico con
pasión, y aplausos a uno u otro de los ponentes, se le hicieron pocas las dos horas y cuarto de intenso debate y probablemente
hubiera querido continuar.

El  periodista  Lerner  se  preguntó  si  son  tan  netos  los  confines  entre  quien  cree  y  quien  no  cree  y  si  no  habría  algún  rasgo  en
común. Y respondió que el rasgo común que comparten los dos ponentes es «el rechazo de una religiosidad acomodaticia, con un
Dios  hecho  a  la  propia  medida,  sin  medirse  con  el  problema  de  la  verdad,  que  está  muy  difundida  hoy,  como  se  ve  en  la  "New
Age" y en cierta idea de budismo». Preguntó a los ponentes de qué nace la necesidad de discutir sobre el tema.

El  cardenal  Ratzinger  respondió  que  «nace  del  hecho  de  que  los  creyentes  creemos  que  tenemos  algo  que  decir  a  los  demás.
Estamos  convencidos  de  que  el  hombre  tiene  necesidad  de  conocer  a  Dios.  En  Jesús  ha  aparecido  la  verdad,  que  debe  ser
conocida. En esta época de crisis es necesario que no vivamos sólo hacia el interior».
Por su parte Flores d’Arcais indicó que «en un debate de este tipo hay una gran asimetría. El creyente está interesado en convertir.
El  ateo  no  tiene  esta  necesidad».  Y  se  preguntó  por  qué  un  ateo  está  interesado  en  la  fe.  Respondió  que  «ser  ateo  significa
mantener  que  todo  se  juega  aquí,  en  esta  existencia  finita.  Sobre  esta  base  se  establecen  las  alianzas,  las  solidaridades,  los
conflictos, los choques. La convivencia basada en la tolerancia no es indiferente al tipo de fe. Si la fe de un cristiano es la de las
primeras  generaciones  de  cristianos,  la  fe  escándalo  para  la  razón,  no  hay  ningún  conflicto  con  el  no  creyente.  Pero  si  la  fe
pretende  ser  el  resumen  y  el  cumplimiento  de  la  razón,  lo  que  es  más  característico  del  hombre,  se  comprende  que  tenga  la
tentación  de  imponerse.  ¿Por  qué  no  renunciáis  los  creyentes  a  la  demostración  de  la  verdad,  por  qué  pretendéis  la
racionalidad?».

El cardenal Ratzinger rebatió esta afirmación diciendo que «los creyentes de las primeras generaciones no creían en la absurdidad
de  la  fe.  Pablo  habla  en  el  Areópago.  Pablo  predica  una  fe  que  es  por  una  parte  escándalo  pero  estaba  convencido  de  que  no
anunciaba  nada  absurdo,  sino  un  mensaje  que  podía  apelar  a  la  razón,  una  religión  que  no  es  inventada  sino  que  está  en
consonancia con nuestra razón. Estoy de acuerdo con Flores d’Arcais en que esto no se debe imponer».

A la pregunta de si se puede vivir sin fe, Flores d’Arcais respondió que, «depende de lo que se entienda por fe». «Si se entiende
como  profunda  pasión  existencial  por  ciertos  valores  que  hagan  de  la  vida  algo  sensato,  no.  Pero  si  se  entiende  como  creencia
religiosa, sí se puede vivir sin fe», confesó ofreciendo su opinión íntima.

«La  fe  ­­añadió­­  es  algo  más  pero  también  algo  menos.  La  lucidez  de  lo  finito  permite  vivir  con  una  pasión  y  una  conciencia
crecida las vivencias de nuestra vida».

Respecto al tema de si hay algo común entre creyentes y no creyentes, el cardenal Ratzinger indicó que «hay un terreno común.
Puede haber coincidencias sobre valores que hacen digna la vida: combatir la intolerancia, los fanatismos, el compromiso por la
dignidad  del  hombre,  la  libertad,  la  ayuda  a  los  necesitados.  Es  un  terreno  en  el  que,  a  pesar  de  la  división,  tenemos  una
responsabilidad común. El amor contra el odio, la verdad contra la mentira, es innato en el hombre. La conciencia y el compromiso
por la dignidad humana es una presencia escondida de una fe más profunda, aunque no esté definida en términos teológicos. Es
una raíz común del bien contra el mal».

Siguió un animado debate sobre la Ilustración y el laicismo en el que Flores d’Arcais, que se considera orgullosamente uno de los
últimos jacobinos, al oír hablar al cardenal de tolerancia, le dijo: «¡cuánto os habéis dejado contaminar como Iglesia por el mundo
laicista!  El  término  tolerancia  es  un  término  iluminista».  El  cardenal  Ratzinger  respondió  que  el  laicismo  tiene  un  significado  en
Italia  diverso  en  otros  países.  Indicó  que  «el  cristianismo  quería  ser  una  Ilustración  en  un  cierto  sentido».  «Es  el  momento  ­­
añadió­­ de trascender estas oposiciones. La Ilustración se oponía al cristianismo pero había corrientes de Ilustración cristiana. El
cristianismo debería replantear sus raíces. Hay oposición sólo en ciertos modos de Ilustración. Yo no hablaría de contaminación.
Me  parece  positivo  que  estas  dos  corrientes,  que  estaban  separadas,  se  encuentren  y  que  cada  una  empiece  a  aprender  de  la
otra». Palabras estas subrayadas por un gran aplauso de los asistentes.

Respecto al terreno común entre un creyente y un ateo, Flores d’Arcais indicó que «el terreno común es el Evangelio y los valores
del  Evangelio.  Hay  dos  valores  fundamentales:  la  frase  de  Jesús:  "que  tu  decir  sea  sí,  sí,  o  no,  no",  es  la  idea  de  que  toda
diplomacia  exagerada  es  obra  del  demonio.  El  segundo  es  que  el  pecado  de  los  pecados  es  el  privilegio,  la  diferencia  en  las
riquezas.  Estos  dos  valores  a  veces  son  más  sentidos  por  muchos  que  no  son  creyentes  que  por  la  mayoría  de  los  cristianos».
También en este caso aplaudieron los asistentes.

El debate se prolongó con otras cuestiones que siguieron suscitando la apasionada intervención de los dos ponentes, defendiendo
cada uno su posición en una confrontación dialéctica que no perdió interés en ningún momento.