Está en la página 1de 467

 

Relación de participantes
Alberto Acosta Mesas
Universidad de Granada
Beatriz García Rodríguez
Universidad Nacional de Educación a Distancia
Enrique G. Fernández-Abascal
Universidad Nacional de Educación a Distancia
Francisco Javier Domínguez Sánchez
Universidad Nacional de Educación a Distancia
Itziar Etxebarria Bilbao
Universidad del País Vasco
María Dolores Martín Díaz
Universidad Nacional de Educación a Distancia
María Pilar Jiménez Sánchez
Universidad Nacional de Educación a Distancia
CONTENIDO

Capítulo 1. Psicología de la emoción........................................................... 17

1. Introducción................................................................................................ 18
2. Antecedentes filosóficos............................................................................. 21
2.1. Racionalismo. El conocimiento como dominio de pasiones ............ 22
2.2. Los primeros mecanicistas, hedonismo y empirismo....................... 23
2.3. El renacimiento................................................................................. 24
3. Darwin y la evolución ................................................................................ 24
4. Mecanismos fisiológicos ............................................................................ 26
4.1. La activación .................................................................................... 26
4.1.1. Las teorías de James-Lange y Cannon ................................ 27
4.1.2. Activación como proceso único .......................................... 31
4.1.3. Activación multidimensional .............................................. 33
4.2. La regulación de la activación.......................................................... 35
4.2.1. La homeostasis como mecanismo de regulación estático ... 35
4.2.2. El estrés ............................................................................... 36
4.2.3. La alostasis como mecanismo de regulación dinámico ...... 37
5. Definición de emoción ............................................................................... 38
6. Orientaciones en el estudio de la emoción ................................................. 41
6.1. Orientación conductual..................................................................... 41
6.2. Orientación biológica ....................................................................... 47
6.2.1. Cerebro y emoción. Primeras teorías .................................. 48
6.2.2. La amígdala y el condicionamiento de la respuesta de
miedo ................................................................................... 50
6.2.3. La amígdala y la emoción humana...................................... 53
6.2.4. El córtex prefrontal y la respuesta emocional ..................... 54
6.2.5. El córtex cingulado anterior ................................................ 60
6.3. Orientación cognitiva ....................................................................... 61
6.3.1. Interpretación cognitiva y arousal fisiológico .................... 62
6.3.2. Teorías cognitivas de la valoración (appraisal) .................. 64
7. Inteligencia emocional ............................................................................... 71
8. Conclusiones .............................................................................................. 74

CONTENIDO 7
Capítulo 2. Procesamiento emocional......................................................... 75

1. Introducción................................................................................................ 76
2. Concepto de emoción ................................................................................. 77
3. Características de las emociones ................................................................ 80
3.1. Funciones de las emociones ............................................................. 81
3.2. Tareas de las emociones ................................................................... 84
3.3. Leyes de las emociones .................................................................... 85
4. Tipos de emociones .................................................................................... 86
4.1. Emociones dimensionales................................................................. 87
4.2. Emociones discretas ......................................................................... 90
4.2.1. Emociones primarias ........................................................... 91
4.2.2. Emociones secundarias........................................................ 92
5. Proceso emocional...................................................................................... 94
6. Desencadenantes emocionales.................................................................... 95
7. Evaluación y valoración emocional............................................................ 96
7.1. El sistema de análisis........................................................................ 97
7.1.1. La evaluación de la situación .............................................. 98
7.1.2. La valoración de la situación............................................... 99
7.2. Estilos de procesamiento .................................................................. 106
7.3. Actitudes emocionales cognitivas .................................................... 107
8. Activación emocional................................................................................. 110
9. Manifestación emocional............................................................................ 116
10. Dinámica emocional................................................................................... 117
11. Conclusiones............................................................................................... 120

Capítulo 3. Métodos de investigación en Psicología de la emoción .......... 123

1. Introducción................................................................................................ 124
1.1. Datos de emoción y emoción como constructo ................................ 125
1.2. Afectos, estados de ánimo y emociones ........................................... 129
2. Componentes y/o procesos relevantes en la generación de estados emo-
cionales ....................................................................................................... 132
2.1. Aspectos expresivos ......................................................................... 133
2.1.1. Estudios transculturales sobre expresión y reconocimiento
facial de emociones ............................................................. 135
2.1.2. Modulación de la intensidad afectiva a través de cambios en
la apariencia facial............................................................... 137
2.2. Cambios fisiológicos periféricos ...................................................... 142
2.2.1. Investigaciones sobre especificidad autonómico-visceral... 143
2.2.2. Estudios sobre percepción autonómica ............................... 145
2.3. Interpretación cognitiva y valoración (appraisal) ............................ 150
2.3.1. Validación de los planteamientos bifactoriales ................... 151
2.3.1.1. El estudio de Schachter y Singer de 1962 ........... 152

8 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
2.3.1.2. El paradigma de transferencia de excitación ....... 156
2.3.1.3. El paradigma de feedback fisiológico falso ......... 158
2.3.2. Validación de dimensiones de valoración ........................... 161
2.3.2.1. Estrategias de investigación................................. 163
2.3.2.2. Ilustración de recogida de datos sobre el modelo
de Lazarus............................................................ 164
3. Relaciones emoción-cognición................................................................... 169
3.1. Lanzamiento preatencional de la reacción de miedo........................ 170
3.2. Memoria y emoción.......................................................................... 175
3.3. El redescubrimiento de los procesos afectivos desde la neurofisio-
logía .................................................................................................. 180
4. Conclusiones............................................................................................... 183

Capítulo 4. Emoción y procesamiento cognitivo........................................ 185

1. Introducción................................................................................................ 187
2. La hipótesis de independencia entre emoción y cognición ........................ 189
2.1. La hipótesis de la independencia afectiva: la “vía rápida” de proce-
samiento............................................................................................ 189
2.2. La hipótesis de la primacía afectiva ................................................. 191
3. La interacción entre emoción y cognición.................................................. 192
3.1. El conocimiento racional versus afectivo......................................... 193
4. La medida del procesamiento emocional ................................................... 195
4.1. Procesamiento simple vía múltiples canales .................................... 195
4.2. Procesamiento de un canal y múltiples modos de procesamiento.... 197
4.3. Procesamiento múltiple vía múltiples canales.................................. 197
5. Emoción y cognición: principales formulaciones teóricas ......................... 197
5.1. Modelo de redes asociativas ............................................................. 198
5.2. El afecto como información ............................................................. 200
5.3. Modelo de infusión del afecto .......................................................... 201
6. La influencia de la emoción sobre los procesos de atención y memoria.... 205
6.1. Emoción y atención .......................................................................... 205
6.2. Emoción y memoria.......................................................................... 206
6.2.1. Codificación congruente con el estado de ánimo ................ 207
6.2.2. Recuerdo congruente con el estado de ánimo ..................... 208
6.2.3. Memoria dependiente del estado de ánimo ......................... 210
7. Emoción y procesos de pensamiento.......................................................... 213
7.1. Emoción y categorización ................................................................ 213
7.2. Emoción, solución de problemas y toma de decisiones ................... 216

Capítulo 5. La sorpresa, el asco y el miedo ................................................ 221

1. Introducción................................................................................................ 222

CONTENIDO 9
2. La emoción de sorpresa.............................................................................. 223
2.1. Definición ......................................................................................... 224
2.2. Características................................................................................... 224
2.2.1. Antecedentes ....................................................................... 225
2.2.2. Procesamiento ..................................................................... 225
2.2.3. Funciones de la sorpresa ..................................................... 228
2.3. Activación ........................................................................................ 229
2.3.1. Efectos subjetivos................................................................ 229
2.3.2. Actividad fisiológica ........................................................... 229
2.3.2.1. Sistema nervioso central...................................... 229
2.3.2.2. Sistema nervioso autónomo................................. 230
2.3.2.3. Sistema nervioso somático .................................. 230
2.3.3. Expresión corporal .............................................................. 230
2.3.4. Afrontamiento ..................................................................... 232
2.3.5. Medida de la sorpresa.......................................................... 233
2.4. Consecuencias de la sorpresa ........................................................... 233
3. La emoción de asco .................................................................................... 234
3.1. Definición ......................................................................................... 234
3.2. Características................................................................................... 235
3.2.1. Antecedentes ....................................................................... 235
3.2.1.1. Aprendizaje de la aversión al sabor en humanos. 236
3.2.2. Procesamiento ..................................................................... 237
3.2.3. Funciones del asco .............................................................. 239
3.3. Activación ........................................................................................ 241
3.3.1. Efectos subjetivos................................................................ 241
3.3.2. Actividad fisiológica ........................................................... 242
3.3.2.1. Sistema nervioso central...................................... 242
3.3.2.2. Sistema nervioso autónomo................................. 243
3.3.2.3. Sistema nervioso somático .................................. 243
3.3.3. Expresión corporal .............................................................. 244
3.3.4. Afrontamiento ..................................................................... 246
3.3.5. Medida del asco................................................................... 247
3.4. Consecuencias del asco .................................................................... 247
3.4.1. Consecuencias de la sensibilidad a la emoción de asco ...... 248
3.4.2. Asco y miedo....................................................................... 249
4. La emoción de miedo ................................................................................. 249
4.1. Definición ......................................................................................... 250
4.2. Características................................................................................... 250
4.2.1. Antecedentes ....................................................................... 250
4.2.2. Procesamiento ..................................................................... 252
4.2.3. Funciones del miedo............................................................ 254
4.3. Activación ........................................................................................ 255
4.3.1. Efectos subjetivos................................................................ 255
4.3.2. Actividad fisiológica ........................................................... 255
4.3.2.1. Sistema nervioso central...................................... 255

10 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
4.3.2.2. Sistema nervioso autónomo................................. 258
4.3.2.3. Sistema nervioso somático .................................. 259
4.3.3. Expresión corporal .............................................................. 260
4.3.4. Afrontamiento ..................................................................... 262
4.3.5. Medida del miedo................................................................ 263
4.4. Consecuencias del miedo ................................................................. 264

Capítulo 6. La alegría, la tristeza y la ira................................................... 267

1. Introducción................................................................................................ 268
2. La emoción de alegría ................................................................................ 269
2.1. Definición ......................................................................................... 269
2.2. Características................................................................................... 270
2.2.1. Desencadenantes de la alegría............................................. 270
2.2.2. Factores moduladores de la alegría ..................................... 272
2.2.2.1. Patrón de personalidad ........................................ 272
2.2.2.2. Consumo de sustancias........................................ 273
2.2.2.3. Contexto sociocultural......................................... 274
2.2.3. Procesamiento cognitivo de la alegría................................. 274
2.2.4. Funciones de la alegría ........................................................ 276
2.3. Activación ........................................................................................ 279
2.3.1. Efectos subjetivos de la alegría ........................................... 279
2.3.2. Correlatos psicofisiológicos de la alegría............................ 280
2.3.3. La expresión facial de la alegría.......................................... 282
2.3.3.1. Tipos de sonrisa................................................... 282
2.3.4. La expresión vocal de la alegría .......................................... 286
2.3.5. Afrontamiento de la alegría................................................. 287
2.4. Medida de la alegría ......................................................................... 288
2.5. Consecuencias de la alegría ............................................................. 289
2.5.1. Efectos cognitivos de la alegría........................................... 289
2.5.2. Conducta social y alegría .................................................... 290
2.5.3. La alegría patológica ........................................................... 291
3. La emoción de tristeza................................................................................ 292
3.1. Definición ......................................................................................... 292
3.2. Características................................................................................... 293
3.2.1. Desencadenantes de la tristeza ............................................ 293
3.2.2. Factores moduladores de la tristeza .................................... 294
3.2.2.1. Patrón de personalidad ........................................ 295
3.2.2.2. Determinantes cognitivo-conductuales ............... 296
3.2.2.3. Contexto sociocultural......................................... 298
3.2.3. Procesamiento cognitivo de la tristeza ................................ 299
3.2.4. Funciones de la tristeza ....................................................... 301
3.3. Activación ........................................................................................ 304
3.3.1. Efectos subjetivos de la tristeza .......................................... 304

CONTENIDO 11
3.3.2. Correlatos neurobiológicos y psicofisiológicos de la tristeza 304
3.3.3. Expresión facial de la tristeza.............................................. 307
3.3.4. Expresión vocal de la tristeza.............................................. 308
3.3.5. Afrontamiento de la tristeza ................................................ 309
3.4. Medida de la tristeza......................................................................... 312
3.5. Consecuencias de la tristeza ............................................................. 313
3.5.1. Efectos cognitivos de la tristeza .......................................... 313
3.5.2. Conducta social y tristeza.................................................... 315
3.5.3. La tristeza patológica .......................................................... 315
4. La emoción de ira ....................................................................................... 316
4.1. Definición ......................................................................................... 317
4.2. Características................................................................................... 318
4.2.1. Desencadenantes de la ira ................................................... 318
4.2.2. Factores moduladores de la ira............................................ 320
4.2.2.1. Patrón de personalidad ........................................ 320
4.2.2.2. Contexto sociocultural......................................... 321
4.2.3. Procesamiento cognitivo de la ira ....................................... 322
4.2.4. Funciones de la ira............................................................... 324
4.3. Activación ........................................................................................ 326
4.3.1. Efectos subjetivos de la ira.................................................. 326
4.3.2. Correlatos neurobiológicos y psicofisiológicos de la ira ... 327
4.3.3. Expresión facial de la ira ..................................................... 330
4.3.4. Expresión vocal de la ira ..................................................... 331
4.3.5. Afrontamiento de la ira ....................................................... 332
4.4. Medida de la ira ................................................................................ 334
4.5. Consecuencias de la ira .................................................................... 336
4.5.1. Efectos sobre la conducta .................................................... 336
4.5.2. Efectos cognitivos de la ira ................................................. 336
4.5.3. La ira patológica.................................................................. 337

Capítulo 7. La ansiedad ............................................................................... 339

1. Introducción................................................................................................ 340
2. Definición................................................................................................... 342
3. Características ............................................................................................ 343
3.1. Desencadenantes............................................................................... 344
3.2. Procesamiento cognitivo .................................................................. 346
3.2.1. Sesgos en el procesamiento de la información.................... 348
3.2.2. Priorización y compensación de la información ................. 353
4. Activación .................................................................................................. 354
4.1. Efectos subjetivos............................................................................. 354
4.2. Correlatos neuroanatómicos y fisiológicos ...................................... 355
4.3. Comunicación no verbal................................................................... 358
4.4. Afrontamiento .................................................................................. 358

12 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
5. Consecuencias de la ansiedad..................................................................... 362
5.1. Ansiedad estado y ansiedad rasgo .................................................... 363
5.2. Ansiedad y vulnerabilidad................................................................ 365
5.3. Ansiedad patológica ......................................................................... 367
6. Medida de la ansiedad ................................................................................ 369
7. Conclusiones .............................................................................................. 371

Capítulo 8. La hostilidad, el humor, la felicidad y el amor ...................... 373

1. Introducción................................................................................................ 374
2. La hostilidad ............................................................................................... 375
2.1. Definición ......................................................................................... 376
2.2. Características................................................................................... 377
2.2.1. Antecedentes ....................................................................... 378
2.2.2. Procesamiento ..................................................................... 379
2.2.3. Funciones de la hostilidad ................................................... 381
2.3. Activación ........................................................................................ 382
2.3.1. Efectos subjetivos................................................................ 382
2.3.2. Actividad fisiológica ........................................................... 383
2.3.2.1. Sistema nervioso central...................................... 383
2.3.2.2. Sistema nervioso autónomo................................. 383
2.3.2.3. Sistema nervioso somático .................................. 384
2.3.3. Expresión corporal .............................................................. 384
2.3.4. Afrontamiento ..................................................................... 384
2.3.5. Medida de la hostilidad ....................................................... 385
2.4. Consecuencias de la hostilidad......................................................... 388
3. El humor ..................................................................................................... 391
3.1. Definición ......................................................................................... 391
3.2. Características................................................................................... 392
3.2.1. Antecedentes ....................................................................... 392
3.2.2. Factores moduladores.......................................................... 393
3.2.3. Procesamiento ..................................................................... 395
3.3. Activación ........................................................................................ 395
3.3.1. Actividad fisiológica ........................................................... 395
3.3.2. Expresión corporal .............................................................. 396
3.4. Medida del humor ............................................................................ 398
3.5. Consecuencias del humor ................................................................. 399
4. La felicidad................................................................................................. 400
4.1. Definición ......................................................................................... 400
4.2. Características................................................................................... 402
4.2.1. Desencadenantes ................................................................. 402
4.2.2. Factores moduladores.......................................................... 402
4.2.2.1. Patrón de personalidad ........................................ 402
4.2.2.2. Relaciones interpersonales .................................. 405

CONTENIDO 13
4.2.2.3. Elección y logro de metas personales.................. 406
4.2.2.4. Disponibilidad de bienes y recursos .................... 408
4.2.2.5. Variables demográficas ....................................... 409
4.2.2.6. Factores genéticos ............................................... 411
4.2.3. Procesamiento cognitivo ..................................................... 411
4.3. Activación ........................................................................................ 414
4.3.1. Efectos subjetivos................................................................ 414
4.3.2. Bases neuroanatómicas y fisiológicas de la felicidad ......... 414
4.3.3. La expresión facial de la emoción de felicidad ................... 417
4.3.4. La expresión vocal de la felicidad....................................... 418
4.3.5. Afrontamiento ..................................................................... 419
4.4. Consecuencias de la felicidad........................................................... 420
4.4.1. Efectos cognitivos ............................................................... 420
4.4.2. Conducta social ................................................................... 422
5. El amor ....................................................................................................... 423
5.1. Definición ......................................................................................... 423
5.2. Características................................................................................... 426
5.3. Activación ........................................................................................ 427
5.3.1. Efectos subjetivos................................................................ 427
5.3.2. Activación fisiológica ......................................................... 427
5.3.3. Expresión facial................................................................... 428
5.4. Medida del amor............................................................................... 428
5.5. Consecuencias del amor ................................................................... 429

Capítulo 9. Las emociones autoconscientes: culpa, vergüenza y orgullo 431

1. ¿Por qué hablamos de “emociones autoconscientes”? ............................... 432


2. Olvido y progresivo interés del estudio de las emociones autocons-
cientes......................................................................................................... 433
3. Rasgos generales de las emociones autoconscientes.................................. 434
3.1. Las emociones autoconscientes son emociones “secundarias”, “de-
rivadas”, “complejas” ....................................................................... 434
3.2. Las emociones autoconscientes son emociones “sociales”, “morales” 435
4. Rasgos específicos de las distintas emociones autoconscientes................. 437
4.1. Emociones provocadas por autoevaluaciones negativas: vergüenza y
culpa ................................................................................................. 438
4.2. Emociones provocadas por autoevaluaciones positivas: orgullo y
hubris ................................................................................................ 439
5. ¿Estos rasgos concretos son generalizables a todas las culturas? .............. 440
6. Cuestiones a debate en la actualidad .......................................................... 442
6.1. Sobre la culpa y la vergüenza........................................................... 442
6.1.1. ¿En qué se defierencian la culpa y la vergüenza? ............... 442
6.1.2. Implicaciones de la culpa y la vergüenza en el ámbito inter-
personal ............................................................................... 445

14 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
6.1.3. Implicaciones de la culpa y la vergüenza en el ajuste psi-
cológico ............................................................................... 446
6.1.4. ¿Son tan positivos los sentimientos de culpa?, ¿son tan ne-
gativos los de vergüenza?.................................................... 447
6.2. Sobre el embarrassment ................................................................... 450
6.2.1. ¿Designa el término embarrassment una emoción diferente
de shame? ............................................................................ 451
6.2.2. Rasgos fundamentales del embarrassment.......................... 451
6.3. Sobre el orgullo ................................................................................ 453
6.3.1. ¿Existen otras emociones provocadas por autoevaluacio-
nes positivas?....................................................................... 453

Referencias Bibliográficas .............................................................................. 455

Índice Analítico................................................................................................ 493

Índice de Autores............................................................................................. 499

CONTENIDO 15
Capítulo 1
1
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
Enrique G. Fernández-Abascal y María Pilar Jiménez Sánchez

COMENTARIO-RESUMEN

A) La Emoción es un proceso psicológico que nos prepara para adaptarnos


y responder al entorno. Su función principal es la adaptación que es la clave para
entender la máxima premisa de cualquier organismo vivo: la supervivencia.
B) Como tal proceso psicológico, no puede observarse directamente, sino
que se deduce de sus efectos y consecuencias sobre el comportamiento. Su com-
prensión nos lleva a explicar qué nos pasa cuando reaccionamos ante determi-
nados estímulos, sean éstos externos o internos y por qué lo que hacemos.
C) La Emoción como proceso implica una serie de condiciones desenca-
denantes (estímulos relevantes), diversos niveles de procesamiento cognitivo
(procesos valorativos), cambios fisiológicos (activación), patrones expresivos y de
comunicación (expresión emocional). Además, la Emoción tiene efectos moti-
vadores y su función primordial es la adaptación del individuo a un entorno en
continuo cambio.
D) Para la explicación de este proceso se ha originado una extraordinaria
proliferación de modelos y planteamientos teóricos. Las distintas aportaciones
proceden de la utilización de diferentes niveles de análisis: conductual, biológico
y cognitivo. Por tanto, cada perspectiva se ha interesado por estudiar aspectos
parciales, lo que ha dado origen a una terminología, metodología y principios
explicativos propios. Las principales orientaciones atienden a los principios que
las sustentan y al nivel de análisis predominante en cada una de ellas.
E) En la orientación conductual, la contribución de los psicólogos del
aprendizaje ha sido decisiva en la Psicología de la Emoción, ya que en su seno
se han desarrollado las conceptualizaciones fundamentales que basan el pro-
ceso emocional en el propio proceso de aprendizaje. Las aportaciones más
importantes se centran en el estudio del miedo y la ansiedad.
F) La orientación biológica tiene sus antecedentes en principios evolucio-
nistas y fisiologistas. Los principios evolucionistas se contemplan, respecto a la
emoción, en el estudio del componente expresivo del proceso emocional y el ele-
mento clave relacionado con la fisiología es la activación.
G) El estudio de los sistemas cerebrales implicados en el procesamiento de
la información emocional se lleva a cabo desde un área multidisciplinar de
investigación reconocida como neurociencia afectiva, cuyo objetivo es delimitar

PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 17
los fenómenos emocionales, analizar los elementos diferenciados del proceso
emocional y establecer los circuitos cerebrales asociados.
1 H) La amígdala es una de las estructuras cerebrales implicadas en el pro-
cesamiento de la información emocional. Las contribuciones más significativas de
la amígdala se han observado en los trabajos de investigación realizados en
ratas sobre el condicionamiento de una respuesta de miedo.
I) Los estudios realizados en humanos confirman la participación de la
amígdala en la adquisición del miedo condicionado y en los procesos de apren-
dizaje emocional implícito. La amígdala desempeña también un papel relevante
en la evaluación afectiva de estímulos relacionados con la amenaza y el peligro
y actúa como un sistema muy rápido que nos alerta y nos permite responder de
forma rápida y eficaz ante cualquier amenaza.
J) Las emociones humanas son fruto de una acción más deliberada que,
además del estado emocional inmediato de nuestro organismo, tiene en cuenta
otros factores, como la situación externa, el conocimiento previo adquirido, el
repertorio de conductas emocionales y sobre todo nuestra habilidad para antici-
par, hacer planes y tomar decisiones sobre nuestra conducta futura. Estos fac-
tores tienen mucho que ver con nuestras capacidades cognitivas y, por tanto, con
la participación de sistemas localizados en la corteza cerebral y más concreta-
mente en las áreas que conforman la corteza prefrontal.
K) La disposición anatómica del córtex prefrontal, estrechamente conec-
tado con regiones corticales de integración sensorial y con estructuras subcorti-
cales emocionalmente relevantes, especialmente con la amígdala, ha llevado a
suponer que determinados sectores del córtex prefrontal podrían ejercer un
efecto modulador o inhibitorio sobre la actividad amigdalina. El córtex orbitofrontal
y el córtex ventromedial son las regiones de la corteza prefrontal que están
especialmente implicadas en la emoción.
L) La orientación cognitiva comparte la asunción de que la emoción es el
resultado de los patrones subjetivos de evaluación de un antecedente o acon-
tecimiento. La emoción, por tanto, será el resultado de los patrones evaluativos,
fruto del procesamiento cognitivo de estímulos relevantes.
M) La comprensión global del proceso emocional debe hacerse desde la
integración de los datos aportados por los diferentes niveles de análisis.

1. INTRODUCCIÓN
Las emociones son procesos psicológicos que nos prestan un valioso servicio,
al hacer que nos ocupemos de lo que realmente es importante en nuestra vida.
Como si fuera un sistema de alarma, nos señalan las cosas que son peligrosas o
aversivas, y que por lo tanto debemos evitar, y las cosas que son agradables o ape-
titivas, y a las que por lo tanto debemos acercarnos.
Pero las emociones pueden ser también consideradas como uno de los proce-
sos psicológicos más complejos y difíciles de explicar. Así, en los inicios de la
18 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
Psicología científica, William James en 1884 se preguntó:
“¿Qué es una emoción?”, pregunta para la que hoy tenemos
cientos de contestaciones y, que como indicador de la com- 1
plejidad de este proceso, ninguna de ellas es considerada
como una definición aceptada y consensuada para la mayoría
de los investigadores en el área (Ekman y Davidson, 1994;
Oatley y Jenkins, 1996). Ciertamente, “casi todo el mundo
piensa que sabe lo qué es una emoción, hasta que intenta
definirla. En ese momento prácticamente nadie afirma poder
entenderla” (Wenger, Jones y Jones, 1962, pág. 3).
William James
Desde sus inicios, la psicología ha estado interesada por
el estudio de la emoción, si bien este interés ha sufrido suertes muy diversas a lo
largo de la historia de la psicología. Por un lado, la emoción hasta muy reciente-
mente no ha formado parte de los grandes temas sobre los que se han focalizado
los estudios psicológicos, tales como el aprendizaje, la atención, la percepción o
la memoria. Por otro lado, la primacía del conductismo durante la primera mitad
del siglo XX y los enfoques cognitivistas desarrollados durante la década de los
setenta, influyeron en su marginación, bien por las connotaciones mentalistas que
han acompañado al estudio de la emoción, en el caso del conductismo, o porque
en el seno del cognitivismo se ignoraban las interferencias generadas por la emo-
ción al emular el funcionamiento limpio de la inteligencia artificial. Sin embargo,
la mayoría de los estudiosos de estos otros procesos psicológicos, antes o después,
de forma más directa o tangencial, han topado en sus trabajos con la emoción y a
ellos les debemos muchas de las aportaciones que ha recibido la Psicología de la
Emoción que provienen del estudio de otros campos de interés, y no solo de los
estudios básicos que se han centrado exclusivamente en estos procesos.
Esta realidad ha propiciado que el estudio de la emoción se haya realizado
desde perspectivas y orientaciones dispares que han generado múltiples formas de
entender y conceptualizar estos procesos. Así pues, podríamos calificar con “la
metáfora de la torre de Babel” (Fernández-Abascal, 1995a) a las aportaciones de
la psicología al estudio de la emoción, debido a la diversidad terminológica y con-
ceptual en la que su estudio se encuentra inmerso.
Para hacer una primera aproximación al estudio de la Psicología de la Emoción,
si realizamos una revisión de la literatura científica, nos encontramos con cuatro
elementos que, de forma consensuada, se consideran esenciales para entenderla.
El primero de estos elementos es la presencia en las emociones de cambios
fisiológicos. Cada emoción parece tener su propio modo de reacción fisiológica,
que puede incluir desde cambios en el sistema nervioso autónomo (como por
ejemplo, el aumento en el ritmo del corazón, el enrojecimiento de la piel de la
cara o el erizamiento del vello), cambios en el sistema nervioso central (activan-
do o inhibiendo determinadas estructuras neuronales) y en la secreción hormonal
(epinefrina y norepinefrina –adrenalina y noradrenalina–). En este contexto, hay
cambios fisiológicos que tienen una relevancia adicional y son los que tienen
lugar fundamentalmente en la cara, ya que además de formar parte de la expe-
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 19
riencia emocional como el resto de los cambios, al ser manifiestos comunican a
los demás nuestros estados emocionales (Cacioppo y Gardner, 1999; Ekman y
1 Rosenberg, 1997; Levenson, Ekman, Heider y Friesen, 1992).
Un segundo conjunto de variables es la denominada “tendencia a la acción” o
afrontamiento, que incluye acciones tales como la agresión, la evitación, la curio-
sidad o la adopción de una determinada postura corporal, lo que sugiere un tipo de
respuesta concreta de afrontamiento. Una de las funciones principales de la emo-
ción es precisamente el dar respuesta a las situaciones del entorno que nos son
emocionalmente importantes, por ello todas las emociones incluyen una movili-
zación de acciones encaminadas a resolverlas (Lazarus, 1991).
El tercer elemento, se asocia a la experiencia subjetiva de la emoción o senti-
miento. Se refiere a lo que la gente experimenta cuando se sienten irritado, ansio-
so u orgulloso (Vallerand y Blanchard, 2000). Se trata de las señales de aviso que
las emociones hacen conscientes para reclamar nuestra atención. Este componente
subjetivo de las emociones humanas es probablemente el más estudiado de todos,
como una señal convincente de que la persona se enfrenta a un tipo de emoción
particular (Smith, 1989).
Una cuarta aproximación, se refiere a la emoción como un sistema de análisis
y procesamiento de información. Ortony, Clore y Collins (1988) propusieron
que las emociones se producen a través de procesos cognitivos y que, por lo
tanto, van a depender de la interpretación que cada persona haga de las distintas
situaciones. Se asume que las emociones ocurren debido a una valoración (posi-
tiva o negativa) de las situaciones y así, una misma situación puede provocar en
distintas personas emociones diferentes. Además, algunas emociones como por
ejemplo el asco, son menos cognitivas que otras como por ejemplo la vergüenza.
Aunque como hemos indicado existe un cierto consenso sobre estos cuatro
componentes, la aquiescencia no es general. La “necesidad” de la aparición de
cambios fisiológicos en todas las emociones, por ejemplo, parece plantear pro-
blemas con la identificación de algunos cambios en las emociones (por ejemplo
en la tristeza o el orgullo) e incluso pueden ser necesarias para admitir la posibi-
lidad de que algunas emociones se caractericen por cambios fisiológicos, mientras
que otras no (Lazarus, 1999). Además, aunque algunos autores sostienen que la
tendencia a la acción es la parte central o núcleo de una emoción (por ejemplo,
Frijda, 1986), otros no le conceden mucho valor, e incluso hay quienes consideran
innecesaria la identificación de la tendencia de acción en todas las emociones (por
ejemplo, Ortony, Clore y Collins, 1988). La tendencia de acción se puede ocultar
o simplemente puede no ser particularmente evidente (por ejemplo, en el caso de
la tristeza o la alegría), o puede ser limitada por reglas informales de comporta-
miento social que consideran inapropiado un comportamiento en una situación
determinada (Vallerand y Blanchard, 2000). También sobre la “experiencia sub-
jetiva” parece haber algunas reservas por parte de algunos científicos sobre la vali-
dez de los autoinformes que describen la experiencia emocional de la persona, ya
que hay circunstancias en las que puede ser severamente distorsionada. Y por últi-
mo, respecto a la emoción como un sistema de análisis se ha cuestionado tanto
20 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
donde se localiza éste (la emoción es pre o postcognitiva) y sobre el propio papel
que juega la emoción (Fernández-Abascal y Martínez, 2008).
El desarrollo de este capítulo nos sirve de plataforma desde la que 1
emprender el estudio de los diferentes contenidos de la asignatura de Psicología
de la Emoción. En primer lugar trazaremos un recorrido muy breve por la heren-
cia que la psicología actual ha recibido del pensamiento filosófico, la biología y
concretamente el evolucionismo y la fisiología. Sus aportaciones han sido fun-
damentales para la comprensión actual de la emoción. En segundo lugar nos
acercaremos a la delimitación conceptual de la emoción y las dificultades para
encontrar una definición consensuada debido a la profusión de modelos teóricos
propuestos para explicar el proceso emocional.
Tal profusión se debe fundamentalmente a dos circuns-
tancias. Por un lado, durante el desarrollo de la Psicología
como ciencia, el concepto de emoción ha evolucionado para-
lelamente a los paradigmas teóricos dominantes, por cuanto la
interpretación de nuestro objeto de estudio se enmarca nece-
sariamente en las coordenadas espacio-temporales en las que
se gesta, en un intento por dar respuestas a las demandas
sociales y científicas que en cada momento se plantean. Cada
uno de los modelos teóricos propuestos a lo largo de la historia
de la psicología explica e incluso predice considerablemente George Mandler
alguna dimensión de la emoción. Mandler (1979), señala que
en la Psicología de la Emoción se ha producido el fenómeno contrario al de otros
procesos como el aprendizaje o la memoria, y es que, en lugar de aparecer las teo-
rías como producto de la investigación experimental, los modelos teóricos han ido
en la mayoría de las ocasiones por delante de las evidencias empíricas; e incluso, en
ocasiones, alejados de la comprobación y el sustento empírico.
Por otro lado, las distintas aportaciones proceden de que se han utilizado
diferentes niveles de análisis y, por tanto, cada perspectiva se ha interesado por
estudiar aspectos parciales, lo que ha dado origen al desarrollo de su propia ter-
minología, metodología y unos principios explicativos en los que se fundamentan.
En nuestra exposición, lejos de dar cuenta de todas las teorías propuestas, sí
haremos referencia a las principales perspectivas de estudio e identificaremos los
conceptos más relevantes para el estudio de la emoción desde las orientaciones
conductual, biológica y cognitiva.

2. ANTECEDENTES FILOSÓFICOS
Nuestra cultura occidental remite a Grecia y sus pensadores dan las primeras
concepciones, de las que se tiene constancia, sobre la naturaleza humana, consi-
derándolas como precursoras de lo que hoy, más allá del ámbito de la especula-
ción, constituye el quehacer en el ámbito de la ciencia. En la historia del pensa-
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 21
miento se han dado diversas concepciones sobre la naturaleza humana y algunas
incompatibles entre sí. Se concibe al hombre como esencialmente racional, un ser
1 que escoge y quiere, un ser que conoce las fuentes de su comportamiento, y que
es consciente de las razones que a este comportamiento concreto le empujan, y
por ello plenamente responsable del mismo. O se sostiene a veces que el hombre
es por naturaleza un ser irracional que se ve empujado y arrastrado por las fuerzas
de su propia constitución y las tensiones que le rodean y, por tanto, en gran
medida, inconsciente en lo que a las fuentes de su acción se refiere (Cofer, 1972).
Dedicaremos unas pocas palabras a trazar los cambios más significativos
en la historia del pensamiento que han tenido implicaciones en el pensamiento
psicológico en general y respecto a la comprensión de la emoción en particular.

2.1. Racionalismo. El conocimiento como dominio de pasiones

El racionalismo es la concepción que prevaleció a lo largo de siglos en los


grandes sistemas filosóficos y religiosos que dominaron el pensamiento occiden-
tal, y que se remonta a Platón (428-348 a.c.) y Aristóteles (348-323 a.c.). En la
concepción racionalista del comportamiento los factores emocionales no ocupan
apenas lugar, toda vez que según ésta es la razón humana el factor predominante
en la determinación de lo que el hombre hace. Su voluntad es libre de elegir lo
que la razón le dicta. Como hombre no está determinado en su comportamiento ni
por las condiciones externas ni por los impulsos irracionales internos (como
emociones o pasiones). Esta teoría de que el hombre es libre en su pensamiento y
en su acción y, por tanto, responsable, tuvo una influencia extraordinaria durante
muchos siglos, influencia que se deja sentir todavía hoy en la doctrina moral teo-
lógica y en los textos legislativos (Bolles, 1967; Cofer y Apply, 1964).
Bajo el presupuesto racionalista de que el hombre tiene la capacidad de razo-
nar, las emociones –pasiones en el mundo clásico– tendrían poco que ver con la
conducta humana, pues éstas quedarían sometidas a la capacidad de razonar. La
relación entre razón y pasión se ve reflejada en la metáfora del “amo y el escla-
vo”: a la razón le compete el firme control de los “peligrosos impulsos emocio-
nales”, o idealmente, la consecución de la armonía entre ambas (Solomon, 1993).
Esta metáfora contrapone al amo, es decir la razón y el control, frente al esclavo,
es decir, la emoción relegada a la dependencia del cuerpo. Supone por lo tanto un
reduccionismo, que descarga sobre los aspectos racionales todo el peso del control
de estos procesos, infravalorando o eliminando las influencias de los compo-
nentes ambientales y biológicos.
Este presupuesto implica, además, que el hombre es capaz de elegir sus accio-
nes. Dicha metáfora determina dos características, ampliamente asumidas por la
filosofía, que han permanecido casi inalteradas hasta nuestros días. Primero, la
emoción representa un papel jerárquicamente inferior con relación a la razón
(es más primitiva, menos inteligente, más animal y, por tanto, más peligrosa que
22 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
la razón), por lo que debe ser controlada por la razón. Segundo, la distinción
razón-emoción responde a la existencia de las distintas naturalezas que las com-
ponen, dos facetas antagónicas del alma. 1
Otra importante y duradera contribución de la psicología de Platón fue su división
de la mente o alma en los dominios cognitivo, apetitivo y afectivo (la trilogía básica
de la mente comenzó con Platón que dividió la mente –a la que llamó alma-razón,
apetito y espíritu–). En la actualidad los clasificamos como cognición, motivación y
emoción. Platón utiliza de nuevo una metáfora en la cual el aspecto racional es
comparado con un auriga y los elementos afectivos con dos caballos. Un caballo es
bueno (el aspecto afectivo), mientras que el otro es malo (el aspecto apetitivo).
Debe hacerse notar que a partir de Platón la teoría racionalista ha aceptado los
aspectos irracionales de la mente como una parte integral de la psicología raciona-
lista. Lo racional y lo irracional son las dos caras necesarias de una misma moneda.
Para Aristóteles, al contrario que Platón, las dos dimensiones del alma,
racional e irracional, forman una unidad, y entiende que las
emociones conllevan elementos racionales como creencias y
expectativas; razón por la que es considerado un precursor
de las teorías cognitivas de la emoción (Lazarus, 1993,
Lyons, 1980, 1999). La inclusión de los elementos cogniti-
vo-valorativos en Aristóteles aparece en su obra “La Retóri-
ca”, al definir la ira como “una creencia de que hemos sido
ofendidos, lo que nos produce tanto sentimientos dolorosos
como un impulso o deseo de venganza”. Será Magda Arnold
en su obra “Emotion and Personality” (1960) quien hace
mención expresa a la deuda que toda teoría cognitiva tiene Magda Arnold
con la versión clásica aristotélica.

2.2. Los primeros mecanicistas, hedonismo y empirismo

Con el empirismo inglés se rompe con el pasado. La importancia dada al


asociacionismo y el hedonismo fueron los instrumentos que marcaron esa ruptu-
ra patente en las obras de Hobbes, Locke, Hume, Mill y tantos otros. Así, para
Thomas Hobbes (1588-1579), las emociones están regidas por principios hedo-
nistas; por tanto, la conducta está motivada por la búsqueda del placer y la evita-
ción del dolor. El asociacionismo defendido por John Locke (1632-1704), consi-
derado el fundador del empirismo, instituye uno de los principales axiomas de la
psicología, ya que la asociación entre estímulos, o entre estímulos y respuestas,
son la base del aprendizaje y de muchas respuestas emocionales.
David Hume (1711-1776), un escéptico de la escuela empirista escocesa, rea-
liza un análisis de las emociones que entra en conflicto con la posición común-
mente aceptada: “el origen y juego de las pasiones están sometidos a un mecanis-
mo regular; y de esta manera son tan susceptibles de un análisis exacto como lo
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 23
son las leyes del movimiento” (Hume, 1739, pág. 7). En la obra de Hume, ideas y
creencias representan un destacado papel en la génesis de la emoción, que es
1 entendida como un tipo de sensación caracterizada por la agitación física, que él
denominó “impresión”, causada por la agitación de los “espíritus animales”. Estas
impresiones pueden ser plácidas como los sentimientos morales, o bien agitadas
como la ira. Especial interés despierta para nosotros el origen de las emociones en
la obra de Hume, al entender que éstas pueden derivarse tanto del dolor como del
placer causado por acontecimientos presentes y directos; mientras que otra cate-
goría se produciría de manera “indirecta” por dolor o placer con el concurso de
ciertas creencias sobre el objeto que las causa. De este modo, Hume añade, junto a
la dimensión fisiológica (agitación física) de la emoción, una dimensión cognitiva.

2.3. El renacimiento

Especial repercusión tuvo la obra de Descartes (1596-1650), cuyo dualismo


mente-cuerpo ha impregnado el pensamiento occidental hasta nuestros días. Para
Descartes, la conducta humana es el resultado del alma racional, así como de los
procesos irracionales del cuerpo; por el contrario, la conducta animal es automá-
tica y carente de alma. Cuerpo y alma interactúan a través de la glándula pineal y
podía influir sobre el movimiento de los espíritus en los nervios. Según Cofer y
Apley (1971), la concepción cartesiana sobre la conducta animal era mecanicista,
influencia debida al comienzo de la moderna era científica y los grandes descu-
brimientos en la física y la astronomía. En el dualismo de Descartes los animales,
que no tienen alma racional, son puros autómatas, dependiendo su conducta de las
fuerzas externas e internas que actúan sobre ellos; en el hombre, en cambio,
interviene el pensamiento, determinando su conducta.
Descartes aborda detenidamente las emociones en su obra “Las Pasiones del
Alma”, entendidas como el fruto de la interacción entre alma y cuerpo. El alma, al
interactuar con el cuerpo, produce la agitación de los llamados “espíritus anima-
les” –pequeñas partículas sanguíneas– que podían mover los músculos y producir
las emociones, y sus manifestaciones físicas. Es la percepción de la activación del
organismo, debida a esos espíritus animales, lo que da lugar a la emoción. A jui-
cio de Solomon (1993), 250 años después, William James y René Decartes com-
parten muchos presupuestos teóricos.

3. DARWIN Y LA EVOLUCIÓN
La obra de Charles R. Darwin, “El origen de las especies” (Darwin, 1859),
supuso un cambio decisivo en la investigación del comportamiento. La orienta-
ción de Darwin centrada en el hecho de que los animales sobrevivían y se repro-
24 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
ducían porque ciertas estructuras permitían a las especies adap-
tarse al medio ambiente, supuso que dentro de la biología, el
interés se desplazará de la clasificación de los organismos a la 1
especulación sobre cómo habían aparecido las diversas estruc-
turas en los organismos y cómo funcionaban para sobrevivir.
Los planteamientos evolucionistas sobre la negación de una
diferencia específica entre el hombre y los animales influyeron
en la psicología, de tal manera que su interés sobre la mente
derivó en explicar para qué sirve la mente, al tiempo que se
abrieron interrogantes sobre la “conducta inteligente de los ani- Charles Robert
Darwin
males” y la “conducta instintiva del hombre”. Aunque Darwin
había presentado un apoyo convincente a favor de la evolución biológica, el ámbi-
to científico del momento necesitaba pruebas sobre cómo la mente había evolu-
cionado. La repuesta de Darwin a este reto se dio en “La expresión de las emocio-
nes en el hombre y los animales” (Darwin, 1872) cuya tesis esencial es que la
emoción es una manifestación de la mente y que, puesto que tanto los animales
como el hombre expresan emociones de naturaleza semejante en situaciones seme-
jantes, este hecho debería probar la continuidad evolutiva de las expresiones emo-
cionales desde las especies inferiores al hombre.
En su obra “La expresión de las emociones en el hombre y los animales”, Dar-
win ofrece tres principios a manera de interpretaciones comprensivas de las expre-
siones emocionales, que son considerados vigentes en la actualidad. Su primer
principio “hábitos útiles asociados” reconoce en la expresión emocional su función
adaptativa, desarrollada inicialmente por aprendizaje, para convertirse finalmente
en un rasgo heredado y transmitido de generación en generación. Su segundo
principio, de “antítesis”, entiende la expresión conformada por categorías expre-
sivas morfológicamente opuestas (así la expresión de alegría se caracteriza, entre
otros rasgos por la elevación de la comisura de los labios, mientras que la tristeza
muestra un patrón expresivo antitético, descenso de las comisuras labiales); por
último, el principio de “acción directa del sistema nervioso”, se refiere a la coor-
dinación de los principios anteriormente expuestos, así como una asociación a mar-
cados cambios fisiológicos que posibilitan la secuencia adaptativa-expresiva (para
una exposición más amplia, ver Fernández-Abascal y Chóliz, 2009).
Las formulaciones de Darwin supusieron, por tanto, un incremento en el
interés por el estudio de la emoción. Así resalta su carácter eminentemente fun-
cional: la conducta emocional (principalmente la expresiva) tiene un valor y una
función adaptativa para la supervivencia. De esta premisa se derivan numerosos
postulados implícitos en esta tesis, a saber: 1) La expresión emocional (funda-
mentalmente facial) es universal; 2) Está determinada genéticamente; 3) Responde
a un mecanismo que cumple una función comunicativa que favorece la adaptación
del organismo ante situaciones de emergencia, incrementando sus posibilidades de
supervivencia.
Sobre estas premisas, la tradición evolutiva se desarrolló constituyéndose
como una fecunda línea de investigación, representada por las posturas neodar-
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 25
winistas (Izard, 1977; Ekman, 1984; Plutchik, 1980, 1984; Tomkins, 1984). Estas
teorías sostienen básicamente que las emociones: 1) Son reacciones adaptativas
1 para la supervivencia; 2) Heredadas filogenéticamente y desarrolladas ontogené-
ticamente siguiendo procesos de maduración neurológica; 3) Con unas bases
expresivas y motoras (en especial faciales) propias, 4) Universales, esto es, gene-
ralmente compartidas por todos los individuos de todas las sociedades; y 5) Con-
sideran que existe un número determinado de emociones discretas que varía
según los diversos autores (véase el capítulo 2, para una revisión más detallada).

4. MECANISMOS FISIOLÓGICOS
A lo largo del siglo XIX se produjeron notables avances científicos en la
fisiología que contribuyeron decisivamente al desarrollo de la psicología en gene-
ral y de la emoción en particular. Se adopta el método experimental que dio
como fruto importantes descubrimientos sobre los mecanismos de control y pro-
cesamiento del sistema nervioso, como el potencial de acción muscular de Du
Bois-Reymond, quien plantea que el impulso nervioso es una onda eléctrica; la
teoría de la membrana o de la conducción nerviosa de Bernstein, que explica la
transmisión nerviosa en términos de despolarización eléctrica; o los estudios de
Helmholtz para medir la velocidad del impulso nervioso. A estos importantes tra-
bajos en el ámbito de la fisiología habría que sumar los primeros estudios sobre
las funciones cerebrales, como los trabajos de Broca y Wernicke, por citar los más
representativos (Fernández-Abascal, 1995a).
Más próximo en el tiempo y en nuestro interés por señalar los conceptos cla-
ve en la investigación de los procesos emocionales, dedicaremos un espacio al
concepto de activación.

4.1. La activación

La noción de que en toda manifestación conductual puede identificarse un com-


ponente motivacional como fuerza o energía básica para realizar o ejecutar la con-
ducta, estuvo presente en la psicología experimental desde sus inicios, por ejemplo
en los trabajos de Woodworth en 1918. Esta fuerza biológica o energía que impulsa
la conducta desde el interior se concretó en el concepto de activación. La compleji-
dad del concepto hizo que desde los primeros momentos la controversia estuviera
presente y fueran sucediéndose diferentes supuestos en relación con la activación.
La activación es considerada de múltiples formas, valga como ilustración la
reseña de Fernández-Abascal y Palmero (1995) de algunas de las peculiaridades
que impiden una consideración homogénea del concepto de activación. Así, es
considerada como “fuente de estimulación” (para mantener el tono apropiado del
26 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
organismo), “estado o rasgo” (variable que determina el umbral de respuesta),
“respuesta a la estimulación” (reflejo de orientación, o secreción de catecolami-
nas), “variación endógena” (ciclo menstrual, ciclos sueño-vigilia), “estado indu- 1
cido” (por efecto de drogas, estresores o incentivos), “experiencia” (estado de
alerta, de ira, etc.), “consecuencia de acciones” (feedback sobre el rendimiento,
fatiga, búsqueda de sensaciones), “intensidad de la acción” (esfuerzo empleado),
“impulso o motivador de la conducta” (nivel óptimo de activación). Además, los
contextos psicológicos en los que se ha utilizado el concepto de activación son
diferentes y, a su vez, diferentes también las medidas de activación utilizadas.
Referencias más o menos explícitas al concepto de acti-
vación pueden encontrarse en las primeras teorías psicológi-
cas, como la clásica teoría tridimensional del sentimiento de
Wundt o en las argumentaciones de Freud sobre la tensión
psicosexual. Los autores considerados pioneros en la utiliza-
ción del concepto de activación en el ámbito de la Psicología
de la Emoción son James (1884) y Cannon (1927, 1929,
1931). Más tarde autores como Lindsley (1951, 1957), Hebb
(1955), Malmo (1959) y Duffy (1962) plantean amplias teo-
rías acerca del concepto de activación y su relación con la
conducta en general. Wilhelm Maximilian
Wundt
El concepto de activación hace referencia a un proceso
corporal general y continuo que puede ser considerado como necesario para enten-
der la conducta. La activación se refiere a un proceso complejo relacionado con la
movilización general del organismo en el que están implicados múltiples sistemas.
En el contexto que nos ocupa, revisaremos brevemente la activación a partir
de sus primeras formulaciones en relación con la emoción propuestas por James-
Lange y Cannon. Ambas propuestas son marcos teóricos de referencia, a partir de
los cuales se ha desarrollado la investigación de la activación y que coinciden en
parte con las dos posiciones tradicionales sobre el papel de las respuestas fisio-
lógicas en las emociones, defendidas respectivamente, por Willian James (1842-
1910) y Walter Cannon (1871-1945): la especificidad y la dimensionalidad (o uni-
dimensionalidad y multidimensionalidad).

4.1.1. Las teorías de James-Lange y Cannon

Hace más de un siglo, William James1, argumentó que el sentimiento emo-


cional era una consecuencia más que un antecedente de los cambios fisiológicos

1
“The Principles of Psychology” (James, 1890). Una traducción de esta obra está disponible en:
James, W. (1947). Principios de Psicología. Buenos Aires: EMECE Editores.
“What is an emotion? Publicada en la revista Mind en 1894. Una traducción de este trabajo pue-
de consultarse en: James, W. (1985). ¿Qué es una emoción? Estudios de Psicología, 21, 57-73, 1985.
“The physical basis of emotion” (James, 1894). Una reimpresión de este trabajo apareció en:
James, W. (1994). The physical basis of emotion. Psychological Bulletin, 101(2), 205-210.

PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 27
periféricos ocasionados por algunos estímulos, lo que le llevó a afirmar también
que las únicas emociones que considera son aquellas que tienen una expresión
1 corporal distinta. Sus argumentos supusieron una ruptura con la concepción ante-
rior de la activación vinculada a la emoción y como tal considerada como el
último paso de un proceso que se iniciaba en la percepción de un estímulo, que
llevaba a la experiencia de una emoción y culminaba con la ejecución de una con-
ducta entendida como sinónimo de activación.
En contra de la teoría clásica imperante en aquel momento, James postula:
“Para el sentido común, cuando perdemos nuestra fortuna nos sentimos
abatidos y lloramos; si tropezamos con un oso, temblamos y echamos a correr;
si un rival nos insulta, nos encolerizamos y lo golpeamos. La hipótesis que
defendemos considera incorrecto este orden; sostiene que uno de los estados
de ánimo no es inmediatamente inducido por el otro, sino que entre los dos se
interponen los cambios corporales y que la tesis más racional es la de decir
que estamos tristes porque lloramos, irritados porque reñimos, medrosos por-
que temblamos, y no en orden inverso [...] sin los estados corporales conse-
cutivos a la percepción, esta última sería un mero estado cognoscitivo, pálida,
incolora, desprovista de calor emocional” (1890, pág. 1068).

W. James nos propone que la percepción de un estímulo o situación biológi-


camente significativa genera una serie de respuestas o cambios corporales (fisio-
lógicas y motoras), siendo la percepción contingente de éstos lo que genera la
experiencia emocional (ver Cuadro 1.1). La emoción es –desafiando el punto de
vista predominante en la época–, un proceso en el que la experiencia afectiva pri-

CUADRO 1.1. Activación y emoción según W. James y C. Lange.

28 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
maria propicia el posterior proceso de toma de conciencia de la existencia de una
emoción.
Un año más tarde, el fisiólogo danés, Carl Lange (1834-1900), propuso de for- 1
ma independiente una teoría periférica similar a la de James (Lange, 1922) al con-
siderar las emociones como fruto de la propiocepción, de la aferencia de los
cambios fisiológicos. De ahí que tradicionalmente se conoce esta teoría como de
James-Lange.
Sin entrar a considerar las diferencias entre las propuestas de James y Lange
(ver Izard, 1977, 1991; Lang, 1994). La teoría de James-Lange se asienta sobre
cinco supuestos teóricos –la mayoría de ellos permanecen actualmente en debate–
a saber: 1) Cada experiencia emocional posee un patrón fisiológico específico de
respuestas somato-viscerales y motórico-expresivas; 2) La activación fisiológica
es condición necesaria para la existencia de una respuesta emocional; 3) La pro-
piocepción de la activación fisiológica ha de ser contingente con el episodio
emocional; 4) La elicitación de los patrones de activación característicos de una
emoción podría, al menos teóricamente, reproducir la experiencia emocional y,
por último; 5) Existiría un patrón idiosincrásico propio de respuestas somato-vis-
cerales emocionales.
Varios años después, Walter R. Cannon (1915) realizó un
análisis crítico de la teoría de James-Lange en torno a cinco
áreas de objeciones sobre esta teoría.
• La separación total de las vísceras y el sistema nervio-
so central a través de simpatectomías o vagotomías,
no hace desaparecer la conducta emocional.
• Los mismos cambios viscerales se producen en emo-
ciones aparentemente diversas, así como en estados no
emocionales –ejercicio físico, calor, frío, etc.–
Walter R. Cannon
• Las vísceras son estructuras relativamente insensibles
con pocas terminaciones nerviosas y, por tanto, incapaces de proporcionar
una diferenciación precisa de los procesos fisiológicos.
• Las respuestas en el sistema nervioso son lentas, mientras que las respuestas
emocionales ante estímulos apropiados son rápidas, no pudiendo aquellas
ser la causa de éstas.
• La inducción de cambios viscerales de forma artificial –mediante inyec-
ciones de adrenalina– no provocan reacciones emocionales, a pesar de que
los cambios inducidos artificialmente son los mismos que los que acompa-
ñan a las reacciones emocionales2.
Cannon defiende, por tanto, que las emociones anteceden a las conductas y
que los cambios corporales no son determinantes en la experiencia emocional,

2
En este punto Cannon alude a los trabajos de Gregorio Marañón (1924) argumentando que los
cambios viscerales inducidos experimentalmente no evocan emociones “calientes”, esto es, verda-
deras emociones.

PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 29
proponiendo una teoría alternativa, conocida como la “teoría emergentista de las
emociones”. Su nueva teoría postula que los cambios corporales que serían idén-
1 ticos en las distintas emociones, cumplen la función general de preparar al orga-
nismo para actuar en situaciones de emergencia, función que se realiza por la
acción combinada del Sistema Nervioso Simpático (movilización de los recursos
del organismo para la acción vigorosa) y Parasimpático (conservación de los
recursos del organismo). Los cambios autonómicos y somáticos son considerados
no como antecedentes causales sino como concomitantes homeostáticos con la
función de preparar metabólicamente al organismo para enfrentarse de una forma
adaptativa a las situaciones de peligro: “reacción de lucha o huida”.
Cannon propone, además, un modelo neurofisiológico –basado en parte en los
experimentos de Bard (1928)– sobre el control cerebral de las emociones. Este
modelo, con la denominación genérica de Teoría de Cannon-Bard, plantea que la
activación que ocurre en la emoción depende de una cadena de eventos que se ini-
cia con la incidencia de un estímulo ambiental sobre los receptores, los cuales
transmiten esta estimulación, a través del tálamo, hasta la corteza. Ésta por su par-
te, estimula de nuevo al tálamo, que por una parte mandará impulsos a la corteza
cerebral que originará la experiencia cualitativa emocional, y, por otra parte,
mandará impulsos al sistema nervioso periférico, con el fin de poner en marcha la
energía necesaria para la acción (ver Cuadro 1.2).
En la teoría de Cannon-Bard se propone la existencia de centros específicos en
el sistema nervioso central responsables de la experiencia emocional, dando
lugar al inicio de la investigación neurológica en el estudio de las emociones.
CUADRO 1.2. Activación y emoción según W. Cannon.

30 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
En conjunto, la tradición psicofisiológica realizó numerosas aportaciones a la
Psicología de la Emoción. En general, el haber contribuido al desarrollo de métodos,
técnicas y procedimientos de estudio, lo que permitió también estimular el conoci- 1
miento de las bases biológicas de la conducta, del papel de las estructuras cerebra-
les, y en general, conferir a las emoción un estatuto capital en la psicología cientí-
fica. De forma particular, las ideas de Cannon han contribuido al desarrollo de los
conceptos motivacionales relacionados con los aspectos energetizadores de la con-
ducta: activación, impulso; y las teorías de James-Lange y Cannon representan el
marco de referencia de dos importantes líneas de investigación psicológica sobre la
conducta emocional, aquella que postula la existencia de patrones específicos de res-
puesta asociados a cada emoción y la que postula cambios fisiológicos inespecíficos.

4.1.2. Activación como proceso único

El concepto de activación general inespecífica surgió a mediados del siglo XX


en el marco de la Teoría General de Activación, en la que confluyeron para su apa-
rición tres hechos fundamentales: 1) Los estudios de Cannon3 (1929) sobre el
papel del sistema nervioso autónomo en los estados emocionales que tienen la fun-
ción de preparar al organismo desde el punto de vista energético para actuar de for-
ma adaptativa según las demandas de la situación; 2) La teoría del impulso de Hull
(1943) que considera la motivación como impulso inespecífico no asociativo; 3) El
desarrollo de las técnicas electroencefalográficas y los trabajos de Moruzzi y
Magoun (1949) sobre la formación reticular que demostraron que la estimulación
eléctrica del sistema de activación reticular troncoencefálico provocaba la res-
puesta cortical de activación (desincronización del ritmo alfa).
Influida por las ideas de Cannon, Elizabeth Duffy (1904-1970) fue la primera
investigadora que utilizó el término de activación para referirse a los cambios
fisiológicos periféricos. Según Duffy (1930), el registro de tales cambios permi-
te medir el nivel de activación entendido como la cantidad de movilización de
energía presente en el organismo en un momento dado. Estos cambios fisiológicos
periféricos que incluyen dos tipos generales de respuestas, mediadas por el Sis-
tema Nervioso Autónomo y por el Sistema Nervioso Somático, reflejan los dife-
rentes niveles de “movilización de energía” o activación que acompañan a los
estados motivacionales y emocionales.
El concepto de activación periférica o arousal, tal como es propuesto inicial-
mente por Duffy, responde a una concepción de la activación que supone la

3
Las respuestas fisiológicas variarán sólo en función de las demandas de movilización de los
recursos energéticos en cada situación. Según Cannon, el control de esta función se realiza a través de
la acción combinada de las ramas simpática y parasimpática del sistema nervioso autónomo. La rama
simpática se supone que es la principal responsable de los cambios fisiológicos presentes en las emo-
ciones y en los estados motivacionales. La rama parasimpática, por el contrario, sería dominante en
los estados vegetativos de tranquilidad y quiescencia –función de conservación de energía. Las
ideas de Cannon expuestas en su libro Bodily changes in pain, hunger, fear and rage, publicado en
1929, fueron el punto de arranque del estudio de la activación.

PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 31
existencia de una única dimensión de activación general del organismo que se
manifiesta a través de indicadores somáticos, autonómicos y corticales, y sugiere,
1 además, un continuo de activación que va desde el sueño a la excitación extrema.
En 1962, Duffy llega al punto de proponer el abandono de términos como “impul-
sos”, “motivos” o “emociones”, ya que todos ellos se distinguen únicamente por
el grado de activación. El concepto de “emoción” designa, según Duffy (1962),
estados en los que la activación es excepcionalmente alta (excitación), o excep-
cionalmente baja (depresión no agitada), estando la conducta dirigida hacia algo
o alejándose de algo. Según la concepción de la activación como no específica, el
comportamiento variaba a lo largo de una dimensión de actividad, con el coma y
la muerte en el final de un extremo, y la excitación emocional en el otro. El grado
de activación, por otra parte, estaría relacionado con la disposición a la acción y
no necesariamente con la conducta manifiesta. La teoría de la activación vinculó
el incremento en la activación a un aumento unilateral en la fuerza de respuesta de
varios sistemas, incluyendo el sistema nervioso central, el sistema nervioso autó-
momo (frecuencia cardiaca, presión sanguínea, etc.) y el sistema nervioso somá-
tico (tensión muscular, actividad motora, etc.).
En este contexto, las aportaciones más destacadas a la teoría General de Acti-
vación corresponden a Lindsley (1951, 1957), Hebb (1955), Malmo (1959) y
Duffy (1972) y en todas ellas está presente la relación entre activación y actua-
ción/rendimiento, propuesta por Yerkes y Dodson (1908) mucho antes de la teo-
ría de activación general (ver representación en el Cuadro 1.3). Se encontró que el

CUADRO 1.3. Relación entre activación y rendimiento según Yerkes y Dodson (1908).

32 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
aprendizaje de discriminación en animales de laboratorio era una función de la
cantidad óptima de descarga y esta cantidad óptima difería en función de la difi-
cultad de la tarea. En relación con la activación, la relación establecida considera 1
que el mejor rendimiento se consigue con niveles medios de activación. Así,
cuando el nivel de activación es reducido o inferior al nivel medio, el rendi-
miento disminuye porque el sujeto no tiene suficiente “energía” para rendir ade-
cuadamente; por el contrario cuando el nivel de activación es excesivamente
intenso o superior al nivel medio, el rendimiento también disminuye, porque, en
este caso el sujeto tiene dificultad para canalizar tanta energía.
Para Lindsley (1951), la activación es sinónimo de desincronización cortical,
que oscilaría entre los mínimos valores de la fase IV del sueño (ritmo delta) y la
elevada frecuencia de descarga neuronal cortical de ciertos estados de excitación
máxima en estado de vigilia (ritmo beta), siendo la formación reticular la encar-
gada de mantener la activación cortical en los niveles apropiados en cada estado.
Este es básicamente el argumento asumido por Hebb (1955) y Malmo (1959),
con la peculiaridad de que añade elementos que puedan explicar el hecho de por
qué niveles muy altos de activación producen descenso en el rendimiento. En este
aspecto Hebb (1955) añade como elemento relevante la propiedad informativa del
estímulo, información que podría verse alterada en el caso de que la activación
cortical fuera excesiva (mediante un bombardeo de información no relevante).
Aunque los diferentes teóricos de la activación presentan diferencias en sus
posiciones teóricas (para una revisión más extensa ver Fernández-Abascal y Pal-
mero, 1995), consideradas en conjunto, se constatan características comunes: la
activación se concibe como inespecífica –no existen patrones específicos carac-
terísticos que se asocien a determinadas emociones–; unidimensional, lo que sig-
nifica que el grado de activación está en función del grado de movilización ener-
gética general; y unidireccional, lo que supondría una correlación entre la
intensidad de la experiencia subjetiva y los índices fisiológicos.

4.1.3. Activación multidimensional

A partir de los trabajos de John I. Lacey (1967) cobraron importancia los


modelos específicos de activación que cuestionan el concepto unitario de activa-
ción: “el arousal electrocortical y autonómico pueden considerarse como dife-
rentes formas de arousal, complejas en sí mismas (...) ninguna de ellas puede uti-
lizarse como más válida que otra” (Lacey, 1967, pág. 16-17). De este modo se
acepta que el arousal somático y conductual pueden estar disociados, que los indi-
cadores comúnmente aceptados de activación pueden correlacionar pobremente
entre sí (fraccionamiento direccional), así como que ciertas situaciones tienden a
elicitar el mismo patrón de reactividad psicofisiológica (especificidad estimular o
estereotipia situacional).
El punto central de las críticas de Lacey se refiere a la disociación observada
entre diferentes índices de activación, al reconocer que en muchas ocasiones las
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 33
diferentes medidas de activación pueden variar simultáneamente de forma inte-
grada. Esto, como señalan Vila y Fernández (1990), se debería al hecho de que
1 determinadas condiciones experimentales provocan respuestas concomitantes
(estímulos físicos dolorosos, estímulos fóbicos, tareas intelectuales complejas,
etc.); mientras que otras condiciones experimentales menos extremas provocan
respuestas disociadas, demostrando la independencia básica de los distintos sis-
temas de activación.
En un intento de resolver parte de las dificultades del concepto unidimensio-
nal de la activación, han sido varios los autores que han propuesto modelos mul-
tidimensionales. Así, Eysenck (1967) propuso dos sistemas diferentes de activa-
ción: uno relacionado con los aspectos energéticos de la conducta y otro
relacionado con los aspectos directivos de la misma. Hans J. Eysenck (1916-1997)
defiende la existencia de un sistema de activación fisiológico de tipo emocional o
autonómico vinculado a las estructuras límbicas del cerebro y otro sistema de acti-
vación fisiológico cortical vinculado al sistema activador reticular.
Otro de los modelos propuestos y más ampliamente aceptado es el modelo de
Gray (1982). Su modelo de la activación, basado en estudios sobre el aprendiza-
je animal, sostiene que el sistema nervioso de los mamíferos está compuesto por
tres sistemas de activación. Cada uno de ellos vinculado con respuestas discretas
a los acontecimientos reforzantes que, además, están mediados por estructuras
cerebrales diferentes y que procesan tipos específicos de información. Estos sis-
temas son: 1) El sistema de aproximación conductual (Behavioral Approach Sys-
tem, BAS), considerado como un sistema de feedback positivo, activado por estí-
mulos asociados al reforzamiento y al cese u omisión del castigo; 2) El sistema de
inhibición conductual (Behavioral Inhibition System, BIS), activado por estímulos
condicionados asociados al castigo, a la omisión o cese del refuerzo, así como a
los estímulos novedosos; y 3) El de lucha-huída (Fight-Flight System, SLH) que
responde a los estímulos condicionados e incondicionados aversivos, e igual que
el BIS responde con la secuencia “parar, mirar, escuchar y prepararse para la
acción” (para un estudio del modelo ver Gray, 1994a y 1994b).
Finalizamos estos breves apuntes sobre el concepto de activación, haciendo
una referencia a la metodología de investigación en el estudio de la activación.
Los procedimientos han sido diversos, en función del objeto de estudio y de los
ámbitos de investigación. En la investigación experimental con animales, desde
los originarios trabajos de Bremer (1935) y Moruzzi y Magoun (1949), las técni-
cas neuroanatómicas y electrofisiológicas han permitido estudiar las estructuras
cerebrales, como el sistema reticular, implicadas en la activación. En la experi-
mentación con participantes humanos, uno de los más representativos ha sido la
medición de los correlatos fisiológicos centrales y autónomos de los procesos
emocionales, especialmente mediante registros de la frecuencia cardiaca, actividad
electrodérmica, actividad muscular y actividad bioeléctrica cerebral.
El propósito de tales mediciones, en relación con la emoción ha sido la bús-
queda de patrones de activación específica para cada categoría de emoción. Estos
aspectos serán tratados extensamente en el capítulo 3.
34 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
Otras aproximaciones estudian la implicación de diferentes estructuras y cir-
cuitos neuronales en la activación como ponen de manifiesto, entre otros, los tra-
bajos de Carlson, Charlin y Miller (1988) y Swerdlow y Koob (1987). Estos 1
modelos se basan en las actuales aportaciones de la neuropsicología cada vez más
prometedoras por la utilización conjunta con los procedimientos de neuroimagen
como la tomografía por emisión de positrones, la medida del flujo sanguíneo cere-
bral regional, la resonancia magnética funcional, los nuevos procedimientos de
electrofisiología computarizada y los potenciales evocados.

4.2. La regulación de la activación

4.2.1. La homeostasis como mecanismo de regulación estático

El concepto de homeostasis ha sido referido a la estabilidad del medio interno


como condición necesaria para el funcionamiento de un organismo, fue original-
mente propuesto por el fisiólogo francés Claude Bernard (1856) y retomado para
el campo de la psicología por Walter Cannon (1939). Este último, en su libro “The
wisdom of the body”, defendió la idea de que todos los organismos luchan por
mantener una constancia relativa en los estados fisiológicos. Esta función se rea-
liza de tal manera que cada vez que el equilibrio se ve amenazado por circuns-
tancias ambientales o por factores internos, se desencadenará inmediatamente la
acción correctora necesaria para devolver al organismo su estado de equilibrio
perdido.
En este contexto, la investigación se centró inicialmente en las orientaciones
primarias de todos los organismos (alimentarse, aparearse o evitar el dolor). Can-
non propuso una teoría local que situaba el origen de las sensaciones displacen-
teras en la estimulación de puntos periféricos. Así, Cannon explicaba por ejemplo
el hambre por las contracciones gástricas y la sed por la sequedad de la boca, que
actuarían como señales elicitadoras de la conducta orientada al mantenimiento de
la homeostasis o equilibrio interno del organismo.
La evidencia experimental en contra de esta teoría local (como en los anima-
les a los que se había extirpado el estómago pero que seguían teniendo interés por
la comida) dirigió la investigación apelando a mecanismos centrales, pero consi-
derando estas conductas como actividades reguladoras orientadas al manteni-
miento de la homeostasis. Duffy (1934), que define la emoción como la movili-
zación de la energía del organismo para llevar a cabo una actividad intensa, nos
presenta a una persona que se enfrenta a un entorno constantemente cambiante y
que por lo tanto, su organismo se ve envuelto en constantes cambios en su nivel
de activación, para poder adaptarse a las demandas del medio. Cuando terminan
estas demandas, la activación del organismo tiende a retornar a los valores previos
mediante mecanismos de retroacción homeostáticos.
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 35
4.2.2. El estrés
Adaptarse es dar respuesta a los cambios y exigencias del
1 entorno, y precisamente el estrés es un proceso psicológico
que se activa cuando se percibe algún cambio en las con-
diciones ambientales y su función es la de preparar al orga-
nismo para dar una respuesta adecuada a tales cambios. El
estrés es un proceso activante íntimamente relacionado con
las emociones, aunque no es una de ellas. El estrés carece
de tono afectivo, aunque se lo puede proporcionar una
emoción, ya que en caso de ser necesario ésta será activada
Hans Selye por el propio estrés.
El trabajo de Cannon y especialmente de Hans Selye (1907-1982) ha sido muy
importante para determinar el papel de la emoción en la adaptación corporal y de
la homeostasis del medio interno. Según Cannon, el sistema nervioso simpático
prepara al organismo para soportar el estrés. Selye profundizó más en el estudio
del estrés y señaló la coordinación existente entre tres sistemas para responder, en
lo que definió como el Síndrome General de Adaptación. Durante la primera fase
se produce la reacción de alarma, en la cual la resistencia del organismo dismi-
nuye en un primer momento (fase de choque) para después empezar a movili-
zarse (fase de contra choque). En esta fase se activan los ejes neural y neuro-endo-
crino, la activación del eje neuro-endocrino hace que la médula suprarrenal
provoque la liberación de grandes cantidades de noradrenalina y adrenalina hacia
la sangre circulante. La segunda fase es el estado de resistencia, al que se llega
cuando las condiciones estresantes se mantienen en el tiempo y el organismo se
encuentra ante la imposibilidad de mantener de forma continuada la activación
que implica una reacción de alarma ante un estresor. La activación que se produ-
ce durante esta fase se debe al eje endocrino, este eje puede subdividirse en cua-
tro subejes donde el más importante es el eje hipófiso-córtico-suprarrenal. Por
último, si la situación estresante se prolonga demasiado o es demasiado intensa se
llega a la tercera, fase de agotamiento. Si persiste el mantenimiento de las condi-
ciones estresoras, el seudo-equilibrio obtenido en la fase de resistencia se pierde,
produciéndose el agotamiento del propio organismo por falta de reservas para
seguir manteniendo estos niveles de activación, llegando en sus últimos extremos
al estado de coma y muerte del mismo.
Cuando una situación es ambigua, desbordante, requiere la movilización de
recursos psicológicos adicionales e incluso es amenazante o dañina; es cuando se
moviliza el proceso de estrés. En tales condiciones es necesario movilizar recur-
sos adicionales para decidir si se trata de una “falsa alarma” o, por el contrario, de
una situación que realmente requiere una respuesta rápida y eficaz; incluso anti-
ciparse a los acontecimientos, para lo cual es útil movilizar anticipativamente
emociones. Uno de los principales efectos del estrés es prevenir las consecuencias
emocionales negativas, atenuando los recuerdos conscientes, pero manteniendo su
registro para futuras condiciones. Para ello, la respuesta hormonal al estrés, en
especial el cortisol, tiene tendencia a inhibir el hipocampo y a excitar la amígda-
36 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
la. Así pues, como consecuencia de esto la amígdala se verá facilitada para res-
ponder emocionalmente y formar recuerdos emocionales no conscientes; mientras
que el hipocampo, al estar inhibido, se verá impedido en la formación de recuer- 1
dos conscientes de esos mismos acontecimientos. Además, y al mismo tiempo, al
estar activada la amígdala, puede influir en el procesamiento de la información en
la corteza desde los primeros estadios en adelante; cosa que no ocurre al revés, ya
que el procesamiento cortical solo puede afectar a la amígdala en los últimos esta-
dios. Pero el proceso de estrés, también activa determinadas emociones que anti-
cipan condiciones que requieren de una actuación adaptativa, como es el caso de
la ansiedad, la hostilidad, etc. y en general las emocionales anticipativas con las
que mantiene una estrecha simbiosis.
En la actualidad el término estrés se utiliza para referirse a cualquier condición
que perturba la homeostasis o, más exactamente la alostasis (equilibrio dinámico
del organismo), tanto fisiológica, como psicológica (McEwen y Winfield, 2003).

4.2.3. La alostasis como mecanismo de regulación dinámico

Tanto Claude Bernard como las posteriores aportaciones de Cannon, que


hemos visto en epígrafes anteriores, entendieron la regulación fisiológica en tér-
minos de homeostasis, es decir, de la estabilidad a través de la constancia o lo
que es lo mismo que el propósito de la regulación fisiológica es el mantener
cada parámetro del organismo en un “nivel óptimo” fijo, corrigiendo las desvia-
ciones mediante mecanismos de retroalimentación negativa.
Pero los parámetros fisiológicos no son constantes y sus variaciones no sig-
nifican desviaciones o pérdida del supuesto nivel óptimo, sino que estas varia-
ciones se producen precisamente para alcanzar el nivel óptimo que se necesita en
cada momento.
Por contra Sterling y Eyer (1988) acuñaron el con-
cepto de alostasis, para hacer referencia a dos aspectos
cruciales en la regulación fisiológica: los parámetros
fisiológicos varían y la variación anticipa las deman-
das. Es un modelo de regulación alternativo, basado en
la alostasis, es decir, en la estabilidad a través del
cambio o lo que es lo mismo, que los mecanismos que
controlan los cambios en la actividad fisiológica predi-
cen qué nivel será el necesario basándose en la retroa-
limentación local y en la anticipación de las demandas. Peter Sterling
Y es que la finalidad de la regulación fisiológica
no es el mantener unos parámetros constantes, sino la supervivencia y la repro-
ducción. Así, los sistemas de regulación y activación fisiológica se asemejan más
a un sistema caótico, que a una balanza (Fernández-Abascal y Palmero, 1995). El
espejismo de la homeostasis es ver la existencia de un nivel óptimo, donde lo que
hay es demandas más frecuentes que requieren un determinado nivel de activa-

PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 37
ción. Así pues, una vez que el cerebro predice las demandas futuras más proba-
bles, ajusta los parámetros para responder a las mismas.
1 Los principios de este mecanismo alostático (Sterling, 2003), son:
– El organismo está diseñado para ser eficaz.
– La eficiencia precisa intercambios recíprocos.
– La eficiencia requiere predecir lo que será necesario.
– La predicción requiere que cada sensor adapte su sensibilidad para el rango
esperado de entrada.
– La predicción requiere también que cada efector adapte su salida para el
rango esperado de demanda.
– La regulación predictiva depende de comportamientos cuyos mecanismos
neurales también se adaptan.
Como veremos a lo largo de toda esta obra, los organismos deben funcionar
eficientemente, lo cual implica no sólo escapar de los depredadores, sino también
el competir eficazmente con otros miembros de la misma especie. Esta eficiencia
requiere que los recursos sean compartidos entre los distintos sistemas, incluso en
el cerebro los recursos tienen que compartirse recíprocamente. Todo esto implica
a su vez la necesidad de un mecanismo central que analice continuamente las
prioridades, la disponibilidad de recursos de cada órgano y un sistema de predic-
ción muy rápido, ya que de otra manera se optimizaría para una condición pasada
y nunca para la entrada que más probablemente encontrará a continuación.
Hay dos niveles de predicción: la condición más probable en el próximo
momento, que generalmente es la capturada por la condición actual y su tasa de
cambio y el curso temporal más probable de la nueva condición, que general-
mente es el captado por la longitud de tiempo en la condición actual. Las predic-
ciones consecuentemente, están basadas en la historia forjada por la evolución.
Esta regulación fisiológica humana depende de una multitud de mecanismos
neurales de alto nivel: recuperación de conocimiento anterior, emociones, moti-
vos, percepción, planificación, etc. Y son precisamente los procesos emocionales
los que, en función de la anticipación de la respuesta necesaria, anticipan las nece-
sidades de activación fisiológica. Así, por ejemplo, si el lector anticipa que estos
contenidos pueden ser objeto de examen, probablemente se producirá una res-
puesta emocional de ansiedad y ello conllevará unos cambios fisiológicos que le
prepararán para dar la respuesta más adecuada a esta anticipación.

5. DEFINICIÓN DE EMOCIÓN
La psicología se ha aproximado a su estudio desde posiciones teóricas muy
diferentes, condicionadas por los paradigmas dominantes en el desarrollo de la psi-
cología científica y que han abordado la emoción en función de las variables
38 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
intervinientes que pueden describirla mejor, pero falta esa teoría que de forma inte-
grada pueda dar cuenta de los elementos implicados en la emoción y sus relaciones
y lo haga de una manera descriptiva, explicativa y predictiva (Cano, 1995). 1
En su clásico trabajo, Kleinginna y Kleinginna (1981), recopilaron más de
cien definiciones de emoción que aluden a este proceso en función de sus efectos
funcionales organizativos vs desorganizativos, de sus aspectos afectivos, psicofi-
siológicos, motivacionales, etc. Como resultado de este análisis, los autores han
perfilado once categorías en las que se pueden agrupar las diferentes formas de
conceptualizar la emoción y que brevemente señalamos a continuación.
1. La categoría afectiva enfatiza los aspectos subjetivos o experienciales y
engloba definiciones que acentúan la importancia del sentimiento, la per-
cepción del nivel de activación fisiológica y su dimensión hedónica (con-
tinuo placer-displacer). La conceptualización afectiva hace referencia a
los cambios corporales que siguen directamente a la percepción de un
hecho excitador y a que el sentimiento de tales cambios es la emoción.
2. La categoría cognitiva4 reúne aquellas definiciones basadas en los aspec-
tos perceptivos, de valoración situacional y de catalogación de las emo-
ciones. Son, por tanto, los aspectos cognoscitivos, los elementos capitales
de la emoción. Una definición típica de esta categoría sería la realizada
por Schachter (1964), “... un estado emocional puede ser considerado
como una función de un estado de activación fisiológico y de una cogni-
ción apropiada de ese estado de activación. [...] La cognición determina
si un estado fisiológico de arousal puede ser etiquetado como rabia,
alegría o cualquier otro”. (pág. 50-51). En esta categoría se ubicarían así
mismo, las definiciones de los principales representantes. Por ejemplo,
Lazarus (1986) la define como “los productos de la interpretación por
parte del individuo de los aspectos cambiantes de un momento a otro de
sus valores y compromisos más apreciados” (pág. 375).
3. La categoría basada en los estímulos elicitadores, comprende un conjun-
to de definiciones que acentúan el papel de la estimulación externa como
factor desencadenante de las emociones.
4. La categoría fisiológica pone de relieve la vinculación y dependencia
de los procesos emocionales de sistemas fisiológicos cerebrales. Asisti-
mos en la actualidad a un desarrollo importante de la neurociencia en la
investigación de tales mecanismos.
5. La conceptualización emocional/expresiva pone de relieve la dimensión
expresiva, que incluye las respuestas emocionales externamente observables,
los patrones expresivos musculoesqueléticos faciales, gestualización, etc.
6. La categoría disruptiva contiene definiciones que conceptualizan la emo-
ción como un proceso disruptivo, remarcando los efectos desorganiza-
4
Las definiciones cognitivas no plantean que los procesos cognitivos son los únicos aspectos de
la emoción, sino, simplemente que son los más importantes.

PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 39
dores y disfuncionales de la emoción, en función de los fenómenos vis-
cerales y vegetativos que comúnmente son reconocidos como caracterís-
1 ticos de la condición emocional.
7. La categoría adaptativa, por contra de la anterior, resalta la importancia
del papel organizador y funcional de las emociones. La idea fundamental
en este tipo de definiciones se basa en los planteamientos darwinistas,
según los cuales las emociones han contribuido considerablemente a la
supervivencia de las especies.
8. La categoría multifactorial incluye el mayor número de definiciones.
Subrayan la multidimensionalidad del proceso emocional y los fenóme-
nos afectivos, cognitivos, fisiológicos y conductuales que lo determinan.
9. La conceptualización restrictiva define la emoción por contrastación y
diferenciación de este proceso frente a los restantes procesos psicológicos
con los que interactúa, especialmente con la motivación.
10. La categoría motivacional, que es en algunos aspectos contraria a la
anterior, plantea el solapamiento que existe entre los procesos emocio-
nales y los motivacionales. En este tipo de definiciones se argumenta que
las emociones son el principal agente motivador. Esto no quiere decir que
las emociones sean completamente idénticas a la motivación, sino que las
emociones activan los procesos motivacionales.
11. Por último, la categoría escéptica cuestiona la importancia y utilidad del
concepto de Emoción. Estas definiciones se basan en el enorme desa-
cuerdo que existe en el seno de la psicología a la hora de establecer una
definición que consensúe las ideas de todas las distintas orientaciones
existentes en el estudio de la emoción.
Del trabajo de Kleinginna y Kleinginna se deduce, fundamentalmente, el
carácter multidimensional de las emociones, como se recoge en la definición
propuesta por estos autores, al entenderlas como:
“Un complejo conjunto de interacciones entre factores subjetivos y obje-
tivos, mediadas por sistemas neuronales y hormonales que: (a) pueden dar
lugar a experiencias efectivas como sentimientos de activación, agrado-
desagrado; (b) generar procesos cognitivos tales como efectos perceptuales
relevantes, valoraciones, y procesos de etiquetado; (c) generar ajustes fisio-
lógicos...; y (d) dar lugar a una conducta que es frecuentemente, pero no
siempre, expresiva, dirigida hacia una meta y adaptativa” (Kleinginna y
Kleinginna, 1981, pág. 355).

Esta multidimensionalidad, hoy no cuestionada, nos lleva a entender las


emociones como un proceso que implica una serie de condiciones desencade-
nantes (estímulos relevantes), la existencia de experiencias subjetivas o senti-
mientos (interpretación subjetiva), diversos niveles de procesamiento cognitivo
(procesos valorativos), cambios fisiológicos (activación), patrones expresivos y
de comunicación (expresión emocional), que tiene unos efectos motivadores

40 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
(movilización para la acción)y una finalidad: que es la adaptación a un entorno
en continuo cambio.
1

6. ORIENTACIONES EN EL ESTUDIO DE LA EMOCIÓN


Apuntábamos en la introducción que el conocimiento sobre la emoción ha
evolucionado conforme ésta ha sido objeto de interés de los paradigmas teóricos
dominantes en la historia de la psicología y a los que responden cada uno de los
modelos teóricos propuestos para explicar alguna dimensión de la emoción.
Como el lector podrá comprobar a lo largo de los contenidos del libro, la emo-
ción se torna escurridiza cuando es objeto de análisis científico. No cabe duda de
que hoy sabemos un poco más sobre las emociones y que asistimos en la actua-
lidad a un florecimiento en la investigación empírica sobre la Psicología de la
Emoción que podríamos calificar de espectacular. El proceso psicológico de la
emoción es objeto de interés por parte de la comunidad científica, se cuenta con
procedimientos cada vez más sofisticados que permiten su estudio tanto en con-
textos naturales como en el laboratorio y hay un empeño cada vez mayor por
integrar los datos aportados por las distintas perspectivas desde las que se con-
templa la emoción.
En el desarrollo de este epígrafe y como recurso didáctico, hemos optado por
presentar estas perspectivas recurriendo a las orientaciones más clásicas en el estu-
dio de la emoción; porque, a sabiendas de sus limitaciones, consideramos que
ofrecen claves importantes para comprender las emociones al lector que se acer-
ca por primera vez a su estudio.

6.1. Orientación conductual


Las escasas aportaciones realizadas desde la orientación conductual están
basadas en los principios del aprendizaje y dentro de ella existen dos conceptua-
lizaciones fundamentales; por un lado las que basan el proceso emocional en el
propio proceso de aprendizaje y por otro, las que se centran en el estudio del mie-
do/ansiedad. El concepto de emoción basado en el aprendizaje entiende que la
base de las emociones se encuentra en las respuestas emocionales incondiciona-
das, que a través del aprendizaje transmiten sus propiedades afectivas. La mayor
parte de los teóricos del aprendizaje se han centrado en el estudio del miedo/ansie-
dad como emoción paradigmática para la compresión del proceso emocional.
Desde esta orientación, tanto los conceptos cognitivos (valoración) como los
biológicos (activación) son poco estudiados y las escasas formulaciones que
existen carecen de relevancia. Lo que interesa especialmente a la orientación
conductual son las leyes del aprendizaje de la conducta emocional (especial-
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 41
mente de las fobias o miedos a estímulos concretos) y desde esta orientación se
han desarrollado un buen número de modelos teóricos y de experimentos para su
1 contrastación que han llevado a importantes aportaciones por lo que se refiere a
nuevas técnicas de modificación de conducta.
Desde esta orientación el interés se centra en la llamada conducta emocional,
que es el conjunto de respuestas observables (motoras) y fisiológicas que se pue-
den condicionar al igual que cualquier otra respuesta. La conducta emocional pue-
de ser provocada por nuevos estímulos, que previamente no elicitaban respuesta,
siempre que se siga un procedimiento de condicionamiento clásico. Otros mode-
los de condicionamiento, como el instrumental, también se han aplicado al estudio
de la conducta emocional. Los modelos neoconductistas de los años sesenta
comienzan a estudiar las respuestas cognitivas emocionales como respuestas
encubiertas (no observables) que se pueden condicionar de la misma forma que
las respuestas abiertas (observables).
La emoción que más ha sido estudiada por los teóricos del
aprendizaje es el miedo, que mucha veces se operativiza como
una respuesta de evitación. El campo aplicado que más direc-
tamente ha recibido los frutos de estos estudios es el de la
eliminación de fobias, entendidas éstas como miedos intensos
a estímulos concretos, en general, fácilmente condicionables.
Estos estudios se han extendido también a otras emociones,
como la ansiedad, y a los trastornos emocionales (trastornos de
ansiedad y depresión).
John B. Watson
El primer modelo que explica la emoción humana como resul-
tado de un condicionamiento clásico apareció históricamente con el experimento
de Watson y Rayner (1920). Según Watson los niños nacen con una serie de res-
puestas incondicionadas (RI), o no aprendidas, como el miedo (llanto, respuestas
de evitación, etc.), que se emiten en presencia de determinados estímulos incon-
dicionados (EI), como un ruido intenso. Por asociación, se podría conseguir que
un estímulo inicialmente neutro (EN), que no provoca respuesta, llegue a provo-
car una respuesta similar a la RI y que se denominará respuesta condicionada
(RC). El EN pasaría a ser un estímulo condicionado (EC). En este experimento se
generó en un niño de once meses (el pequeño Alberto), una respuesta de temor a
estímulos previamente no temidos, mediante siete ensayos en los que se empare-
jaban un EC (rata blanca) con un EI (ruido intenso).
En el Cuadro 1.4 se presenta el procedimiento seguido por Watson y Rayner.
El niño estaba jugando con la rata blanca y no mostraba conducta de temor hacia
el animal, entonces se producía un ruido intenso a espaldas del niño, golpeando un
hierro con un martillo. El niño dejaba de jugar, lloraba y gateaba en dirección con-
traria a donde se había producido el ruido. Cuando volvía a estar jugando con la
rata blanca se volvía a producir el ruido (emparejamiento del EC con el EI). Al
cabo de siete emparejamientos el niño había adquirido un temor condicionado a la
rata blanca y este temor se había generalizado a objetos o animales de piel blanca,
que le producían una respuesta similar a la RC.
42 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
CUADRO 1.4. Procedimiento seguido por Watson y Rayner (1920).

Este experimento no siempre ha podido ser replicado, pero supuso la base para
la formulación del modelo del condicionamiento clásico de conducta emocional
en humanos.
Mowrer (1939) formuló un modelo sobre la ansiedad en términos de estímu-
los, respuestas y refuerzos. El miedo o ansiedad sería una respuesta aprendida que
podría actuar como impulso, cuya reducción inmediata serviría de recompensa.
“En resumen, la ansiedad (el miedo) es la forma condicionada de la reacción
de dolor, la cual tiene la muy útil función de motivar y reforzar la conducta
que tiende a evitar o prevenir la repetición del estímulo (incondicionado) que
produjo el dolor” (Mowrer, 1939, pág. 555, negritas en el original).
Según el modelo de los dos factores de Mowrer la conducta fóbica se apren-
dería en una secuencia de dos partes o estadios:
• Primero, por condicionamiento clásico, un estímulo neutro (EN) que no eli-
cita respuestas emocionales se asocia a un estímulo incondicionado (EI), lle-
gando a producir una respuesta emocional condicionada negativa (RC-); es
decir, se transforma en un estímulo condicionado.
• Segundo, este estímulo condicionado (EC) se convierte en un estímulo dis-
criminante (ED) de la respuesta de evitación que pone fin a la respuesta
emocional condicionada negativa, lo cual resulta reforzante.

PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 43
El modelo de los dos factores podría explicar muchas fobias adquiridas por un
suceso traumático, pero presenta una serie de problemas:
1 • Que a veces no hay tal suceso traumático.
• ¿Por qué persiste la fobia en los casos en que no se vuelven a asociar el estí-
mulo condicionado (EC) y el estímulo incondicionado (EI)? Es decir, ¿por
qué no se cumple la ley de la extinción?
• Las respuestas fisiológicas son más lentas de activar que la respuesta de evi-
tación, por lo que las primeras no pueden ser causa de la segunda. La ansie-
dad o respuesta emocional condicionada no jugaría un papel relevante en la
respuesta de evitación.
Los modelos neoconductistas han intentado explicar estos problemas, pero
parece necesario incluir variables no observables (cognitivas) que el enfoque
conductista radical no estaba dispuesto a considerar. Una explicación cognitiva de
por qué se siguen dando respuesta de evitación nos diría, por ejemplo, que no es
que el estímulo llegue a ser aversivo, sino que los individuos han aprendido a anti-
cipar consecuencias aversivas.
Es probable que en algunos casos las respuestas fóbicas sean reforzadas posi-
tivamente (condicionamiento instrumental), no sólo por la desaparición de la res-
puesta condicionada de miedo, sino por recompensas sociales. Tal vez sea el caso
de algunos miedos femeninos, o algunas “neurosis de renta” (trastornos emocio-
nales que se ven reforzados con más atención, más cuidados, etc.) Sin embargo, si
se impide al sujeto dar la respuesta de evitación su conducta se vuelve tan agitada
que no parece que el condicionamiento instrumental por si solo pueda explicar este
fenómeno. Pero, el condicionamiento instrumental no sólo modifica las respuestas
músculo-esqueletales sino también las autonómicas (se puede modificar la tasa car-
diaca por reforzamiento) y, por lo tanto, puede complementar al condicionamien-
to clásico en la explicación del aprendizaje emocional.
En algunos experimentos se ha demostrado cómo se pueden aprender res-
puestas autonómicas por aprendizaje vicario. Si el sujeto experimental observa a
un modelo que aparenta sufrir descargas eléctricas, se activan sus respuestas
electrodermales. El modelado pasó así a ser otro modelo explicativo de la adqui-
sición de fobias. El aprendizaje de una conducta fóbica podría incluso producirse
por instrucción verbal en ausencia de cualquier observación directa de un mode-
lo. No obstante, cuando se interroga a sujetos con fobias sobre el posible origen de
su problema son muy pocos los que relacionan sus miedos con el aprendizaje
vicario, frente a los que relacionan su adquisición con experiencias directas. Se
han realizado algunos trabajos sobre la importancia de los distintos tipos de
aprendizaje en relación a la adquisición de fobias, en los que mediante el informe
retrospectivo (preguntando cómo se ha aprendido a tener miedo, cuál ha sido la
primera vez, qué causa se atribuye) se suele encontrar que la mayor parte de las
fobias suelen ser aprendidas por experiencia directa traumática con el estímulo
fóbico (condicionamiento clásico), aunque existen diferencias según el tipo de
fobia que se estudie.

44 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
El problema de detectar la presencia de un estímulo incondicionado en una
experiencia natural de condicionamiento fóbico podría ser soslayado por la suge-
rencia de que una serie de estímulos interoceptivos difíciles de identificar podrían 1
elicitar fuertes respuestas de ansiedad. La mayor parte (más de un 80%) de los
pacientes agorafóbicos severos recuerdan un ataque de pánico en la situación que
posteriormente se transformaría para ellos en fóbica, mientras que sólo un peque-
ño número de estos pacientes recuerda estímulos incondicionados (EI) específicos
que pudieran haber provocado la primera reacción de pánico. Pero recurrir a
estímulos interoceptivos (internos al sujeto) que sólo el sujeto puede percibir
supone ya prácticamente adentrarnos en variables de tipo cognitivo que el con-
ductismo radical quería dejar fuera.
El modelo de la incubación de H.J. Eysenck pretende explicar la persistencia,
e incluso aumento, de respuestas fóbicas sin necesidad de un reaprendizaje sos-
tenido por la presencia de estímulos incondicionados. Propone una remodelación
de la ley de la extinción en el condicionamiento clásico. Al presentarse sólo el
estímulo condicionado (EC) pueden ocurrir dos cosas, bien que pierda fuerza para
elicitar la respuesta (formulación tradicional de la extinción), bien que la gane. El
que ocurra una cosa y no la otra depende del tipo de respuesta condicionada; esto
es, de si tiene propiedades motivacionales o no. Habría respuestas condicionadas
que no siempre podrían ser provocadas por un estímulo condicionado (haría falta
un estado de deprivación en el organismo, por ejemplo), mientras que otras res-
puestas condicionadas serían elicitadas siempre por un determinado estímulo
condicionado. Cuando el estímulo condicionado elicita una respuesta condicio-
nada motivacional, la sola presentación del estímulo condicionado genera una
mayor respuesta condicionada y no su extinción. Así, habría la misma motivación
para eludir el estímulo condicionado (EC) que para evitar el estímulo incondi-
cionado (EI).
Los primeros modelos cognitivos han intentado incluir variables no obser-
vables sobre los modelos ya existentes. Es decir, han considerado factores cog-
nitivos junto con las variables tradicionales (condicionamiento, respuestas obser-
vables, respuestas fisiológicas) para explicar el aprendizaje emocional. En
general, estos primeros modelos suponen que los pensamientos irracionales, las
autoinstrucciones, etc. pueden aumentar el arousal o activación fisiológica y
facilitar las respuestas de miedo. Así, por ejemplo, Bandura señala que para
que se produzca aprendizaje emocional debe haber conciencia de la relación
entre los estímulos asociados; pero, además, el sujeto debe autoactivarse median-
te procesos cognitivos.
Pero cada vez más los nuevos modelos han ido concediendo más importancia
a los factores centrales (pensamiento, representación, memoria, etc.), resaltando el
papel activo del sujeto en detrimento de la mera relación asociativa. Los procesos
simbólicos están en la base del modelado y del aprendizaje por transmisión de
información. Con el tiempo ha ido ganando en importancia el papel que el mode-
lado, la información, la imaginación y el lenguaje tienen sobre la activación
fisiológica emocional. Todo ello ha ido cambiando la concepción del aprendiza-

PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 45
je emocional, hasta llegar a considerar que las reacciones emocionales están con-
troladas centralmente, en lugar de pensar que son simplemente el resultado de un
1 condicionamiento pavloviano.
El enfoque conductual se encuentra con algunas dificultades a la hora de
explicar algunos fenómenos como los siguientes:
• En algunos sujetos no se han condicionado respuestas autonómicas, pero sí
se dan respuestas de evitación. Estos sujetos no responden al modelo bifac-
torial de Mowrer.
• En el laboratorio se requieren condiciones muy precisas para condicionar
una respuesta emocional. En la vida real no siempre se reúnen estos requi-
sitos y sin embargo las personas adquieren fobias.
• Muchos pacientes no recuerdan ningún suceso traumático relacionado con
su problema.
• Se pueden adquirir y reducir o eliminar miedos por observación.
• Intensos estímulos ambientales (como los bombardeos durante la guerra), no
siempre generan condicionamiento emocional.
• Notables fracasos al intentar generar respuestas emocionales condicionadas
en el laboratorio (por ejemplo, con choques eléctricos y respuesta de aver-
sión al alcohol).
• No se cumple el principio de equipotencialidad de los estímulos:
– Existen una serie de estímulos “preparados”, que resultan ser más fácil-
mente condicionables que otros (estímulos típicamente fóbicos)
– No todos los emparejamientos entre diferentes tipos de estímulos son
igualmente condicionables (algunos EC son más fácilmente condiciona-
bles con algunos EI que con otros).
• A veces no se da la extinción de la respuesta emocional condicionada. Se
han hecho muchas más objeciones a las teorías del aprendizaje, en sus
intentos de explicar la adquisición de trastornos emocionales. Por ejemplo,
se ha comprobado que en las situaciones de máximo peligro, como las vivi-
das durante los bombardeos en la II Guerra Mundial, las personas tienden
a desarrollar muy pocos miedos. Los datos sobre edad a la que se suelen
adquirir con mayor probabilidad fobias revelan la existencia de ciertas
edades críticas, fenómeno este difícil de explicar por leyes generales del
aprendizaje.
Parece que la pretensión de explicar la adquisición de cualquier conducta
emocional (y, por lo tanto, los trastornos emocionales), como cualquier otra con-
ducta, en base a teorías generales interespecie del aprendizaje, se encuentra no
solo con las limitaciones que han ido apareciendo en los últimos treinta años, refe-
ridas a la especificidad del condicionamiento humano, sino que además la con-
ducta emocional podría presentar otras peculiaridades añadidas, una serie de
fenómenos que no pueden ser explicados por principios generales, sino que han de
46 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
ser explicados por hipótesis más concretas. Algunas de las peculiaridades a las
que nos estamos refiriendo son:
• Estímulos preparados que resultan más fácilmente condicionables. 1
• Ausencia de trauma en muchos casos clínicos.
• Fracasos en la adquisición y en la extinción de miedos.
• Distribuciones inexplicables de las poblaciones fóbicas.
Pero a pesar de estas dificultades, estas teorías cuentan a su favor con el
mérito de haber sometido a contrastación empírica sus postulados y haber desa-
rrollado técnicas eficaces de tratamiento, desde una metodología experimental.

6.2. Orientación biológica

Señalar las claves que desde la orientación biológica contribuyen al conoci-


miento que hoy se tiene de la emoción requiere reconocer los trabajos pioneros de
Charles Darwin y William James, ya mencionados en este capítulo. El primero
nos dejó en su obra La Expresión de las emociones en los animales y en el hom-
bre dos importantes contribuciones: sus ideas sobre la continuidad evolutiva de
los patrones de expresión emocional desde las especies inferiores al hombre y la
propuesta de que se pueden diferenciar un grupo de emociones primarias, aquellas
que tienen un referente expresivo propio y universal, como la ira, el miedo, la sor-
presa, la alegría o la tristeza. Estas dos ideas tuvieron su influencia en el desarrollo
de la investigación actual porque promovieron la investigación en animales para
comprender las emociones humanas y fueron, además, el germen de la investi-
gación cuyo objetivo era identificar los sistemas cerebrales responsables de las
diferentes emociones. El segundo, William James, en su célebre ensayo sobre las
emociones, plantea a la comunidad científica que la experiencia emocional sub-
jetiva deviene de la percepción consciente de los cambios corporales que se pro-
ducen en nuestro organismo ante determinadas situaciones y estímulos. Su tesis
pone de manifiesto que comprender la emoción requiere prestar atención a sus
distintos componentes y a las relaciones existentes entre ellos.
¿Qué datos ciertos podemos establecer hoy sobre las bases neurales de la
emoción? Antes de tratar de responder a esta pregunta conviene situar al lector en
el área de investigación comprometida en tal empeño y reconocida con el término
de neurociencia afectiva (Panksepp, 1998; Davidson, Scherer y Goldsmith, 2003).
Su objetivo es delimitar los fenómenos emocionales y analizar los elementos dife-
renciados del proceso emocional, con la pretensión, además, de establecer los
circuitos cerebrales asociados. Su enfoque es multidisciplinar e integra datos apor-
tados por diferentes aproximaciones de estudio, ya sea utilizando los métodos
tradicionales de lesión en animales, el estudio en pacientes con daño cerebral, o las
técnicas de neuroimagen funcional que ofrecen la posibilidad de obtener datos en
vivo sobre la función cerebral vinculada al procesamiento afectivo.
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 47
El objetivo de la neurociencia afectiva es pues similar al perseguido en el
ámbito de la neurociencia cognitiva, aunque dirigida al estudio de los procesos
1 afectivos: la descomposición del proceso afectivo en elementos más simples
para que éstos puedan ser estudiados en términos neurales. En este sentido, hoy se
reclaman para el estudio de la emoción los procedimientos empleados por la
neurociencia cognitiva con la intención de revelar funciones más elementales y,
así, conceptos globales de emoción dan paso a componentes más específicos y
elementales que pueden ser examinados con medidas objetivas de laboratorio. Sin
pretender establecer teorías generales de la emoción ni explicaciones definitivas
que no puedan ser desconfirmadas por nuevos datos, la investigación contempo-
ránea sobre la emoción intenta discernir la naturaleza exacta de cada componen-
te, así como explicar los mecanismos a través de los cuales éstos se influyen
mutuamente.
En el desarrollo de este epígrafe, en primer lugar se hará referencia a las pri-
meras teorías que durante la primera mitad del siglo XX establecieron con sus
explicaciones los fundamentos del estudio actual de las relaciones entre cerebro y
emoción. En segundo lugar, se presentarán los datos más relevantes en cuanto a la
participación en el procesamiento emocional de la amígdala y la corteza prefrontal.

6.2.1. Cerebro y emoción. Primeras teorías

Los estudios realizados por Walter Cannon y su teoría sobre la


existencia de centros específicos en el sistema nervioso central
responsables de la experiencia emocional, pueden considerarse
como punto de inicio del estudio neurobiológico de las emo-
ciones y dieron lugar, durante la primera mitad del siglo XX, al
desarrollo de algunas propuestas teóricas de indudable influen-
cia en la investigación actual.
James Papez, expuso en 1937 una de las teorías más influyentes
James Papez sobre el cerebro emocional. Papez (1937) basándose en las
observaciones sobre la consecuencia de las lesiones cerebrales
en la corteza cingulada y la investigación sobre la función del hipotálamo en el
control de las reacciones emocionales en animales, propuso una teoría que dife-
renciaba dos aspectos fundamentales en la emoción: el canal del pensamiento, vía
por la que se transmiten los datos sensoriales a través del tálamo hacia zonas
laterales del neocortex, donde las sensaciones se convierten en percepciones, pen-
samientos y recuerdos, y el canal del sentimiento, vía a través de la cual se genera
la experiencia subjetiva que dota a los estímulos de propiedades afectivas. Según
Papez, el canal del sentimiento también dirige la información sensorial hacia el
tálamo y de ahí se dirige al hipotálamo, concretamente a los cuerpos mamilares
hipotalámicos, para llegar a la corteza cingulada de la que depende la experiencia
emocional. A partir de la corteza cingulada y a través del hipocampo, la informa-
ción llega de nuevo al hipotálamo. Papez describe las vías cerebrales de la emoción
como un flujo de información a través de un circuito de conexiones anatómicas que

48 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
van desde el hipotálamo hasta la corteza cingulada y que vuelven al hipotálamo,
conocido con el nombre de circuito de Papez, representado en el Cuadro 1.5.
1
CUADRO 1.5. Teoría del Circuito de Papez (Reproducido de LeDoux, 1996/1999, p. 98).

La información emocional que llega al tálamo se dirige al córtex (canal del pensamiento) y al
hipotálamo (canal del sentimiento). Existen una serie de conexiones del hipotálamo al tálamo (1) y
del tálamo al córtex cingulado (2). La experiencia emocional emerge cuando el córtex cingulado
integra estas señales del hipotálamo con la información procedente de córtex sensorial. La infor-
mación del córtex cingulado llega al hipocampo (3) y de éste al hipotálamo (4) que organiza el con-
trol de la respuesta emocional.

El mismo año de la publicación de la teoría de Papez, Heinrich Klüver y Paul


Bucy, realizando un estudio sobre las zonas cerebrales que participan en las alu-
cinaciones visuales provocadas por fármacos, observaron los efectos de las lesio-
nes en los lóbulos temporales de los monos de experimentación. Estos autores
(Klüver y Bucy, 1937) describieron un síndrome denominado “ceguera psíquica”
a partir de los síntomas observados en los animales. Los monos lesionados5 eran
“dóciles” en presencia de objetos anteriormente temidos, dejaban de percibir el sig-
nificado de muchos objetos que trataban de ingerir (objetos no comestibles) y su
conducta sexual les llevaba a copular con monos de su mismo sexo o con otras

5
Investigaciones posteriores han identificado el síndrome de Klüver y Bucy como consecuencia
de lesiones en la amígdala.

PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 49
especies. Las publicaciones de Klüver y Bucy (1937) tuvieron una resonancia
significativa en varias áreas de investigación sobre el cerebro, como los mecanis-
1 mos cerebrales de la percepción visual, la memoria a largo plazo y las emociones,
en cuyo contexto su influencia fue decisiva en la propuesta de Paul MacLean y su
teoría del sistema límbico del cerebro emocional.
MacLean (1949) quiso exponer una teoría global del cerebro emocional ins-
pirándose en los trabajos de Cannon, Papez, Klüver y Bucy. Propone que el
lóbulo límbico (partes evolutivamente más antiguas de la corteza media, el lla-
mado rinencéfalo) y determinadas estructuras subcorticales relacionadas consti-
tuyen un sistema funcional denominado cerebro visceral6. Según MacLean, los
analizadores cerebrales subyacentes en las emociones estaban situados en el
cerebro visceral, concebido como un sistema que integra las sensaciones del
exterior con las sensaciones viscerales. Especialmente importante es el hipo-
campo, lugar donde se realiza esa integración; así el hipocampo era para MacLean
lo que la corteza cingulada era para Papez: el área cortical de la emoción donde se
integra la experiencia emocional y se expresa a través de las conexiones con el
hipotálamo (LeDoux, 1996).
Tres años después de la publicación de la hipótesis del cerebro visceral,
MacLean (1952) introdujo la denominación de sistema límbico en el que incluye,
además de las estructuras cerebrales del circuito de Papez, regiones como los
núcleos amigdalinos, el septum y la corteza prefrontal. Sugirió también que las
estructuras del sistema límbico obedecen a un desarrollo filogenéticamente tem-
prano de las neuronas, que funciona de forma integrada para mantener la super-
vivencia de los individuos y de las especies. Este sistema evolucionó para ocu-
parse de las funciones viscerales (nutrición, defensa, reproducción) y constituye la
base del aspecto emocional y visceral del individuo.
Si bien el concepto general del sistema límbico ha sido adoptado por muchos
investigadores posteriores, ha quedado relegada la hipótesis específica que iden-
tificaba al sistema límbico con la integración de la información procedente de dis-
tintos órganos internos con la información proporcionada por los sentidos exter-
nos, como predica la teoría general de MacLean. Desde un análisis retrospectivo,
según LeDoux (1996, 2000a), el sistema límbico no es un concepto claramente
definido ni desde el punto de vista neuroanatómico ni mucho menos desde el pun-
to de vista funcional, por lo que actualmente no se mantiene la existencia de un
circuito único y general que explique el procesamiento emocional.

6.2.2. La amígdala y el condicionamiento de la respuesta de miedo

La amígdala ha pasado de ser una oscura región del cerebro a ser una estructura
de nuestro cerebro que nos es muy familiar (ver representación de la amígdala

6
Al observar que la estimulación de las zonas rinencefálicas, y no las del neocortex, elicita res-
puestas del SNA (como cambios en la respiración, presión sanguínea, ritmo cardiaco y otras fun-
ciones viscerales), MacLean denominó al rinencéfalo cerebro visceral.

50 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
humana en el Cuadro1.6). La mayor parte del interés que la amígdala ha desper-
tado en la investigación de los sistemas cerebrales implicados en el procesamien-
to emocional se debe a su protagonismo en el condicionamiento del miedo y en el 1
control de las respuestas de defensa que a él se asocian. Las contribuciones más
significativas se deben a los trabajos sobre el condicionamiento de una respuesta de
miedo en ratas (LeDoux, 1989, 1994, 1995, 1996, 2000a, 2000b; LeDoux y
Phelps, 2008). La investigación con ratas permite emplear técnicas de lesión o blo-
queo farmacológico en el cerebro de estos animales, lo que ha dado la posibilidad
de identificar las vías de transmisión sináptica a los diferentes núcleos amigdalinos
y conocer qué función desempeñan en el condicionamiento del miedo.

CUADRO 1.6. Representación de la amígdala humana. La amígdala, localizada bila-


teralmente en la base de los lóbulos temporales está compuesta de
diferentes núcleos.

AMÍGDALAS

El procedimiento de condicionamiento empleado es sencillo. Consiste en el


emparejamiento de un estímulo simple, como un tono, que es el estímulo condi-
cionado (EC) con la administración de una leve descarga eléctrica que es el estí-
mulo incondicionado (EI) que activa comportamientos defensivos. Tras varios
emparejamientos de los dos estímulos, el animal responde al EC con las res-
puestas típicas de miedo (paralización, cambios autonómicos y hormonales, con-
ducta refleja). Como se puede apreciar en el esquema del Cuadro 1.7, en el
núcleo lateral de la amígdala (NL) confluyen tanto las vías que transmiten la
información sensorial auditiva correspondiente al tono (EC), como las vías soma-
tosensoriales que transmiten la estimulación cutánea producida por la descarga
eléctrica (EI). La información sensorial llega a la amígdala a través de una doble
vía: desde los sistemas corticales de procesamiento perceptivo (corteza auditiva y
corteza somatosensorial) y a través de vías que directamente desde el tálamo
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 51
sensorial llegan a la amígdala. Los hallazgos más significativos en el contexto de
estas investigaciones son:
1
CUADRO 1.7. Representación esquemática del proceso del condicionamiento del miedo.

EC EI

Tono Shock

NL

NC

Parálisis Presión Hormonas


Sanguínea

a) La información que llega a la amígdala directamente desde el tálamo es


suficiente para que se forme la asociación entre el tono (EC) y el shock (EI). Aun-
que el tálamo procesa la información a un nivel más elemental se produce el con-
dicionamiento del miedo.
b) La información procedente de las dos vías llega en primer lugar al NL de la
amígdala (interfaz sensorial de la amígdala en el procesamiento del miedo) y des-
de allí es procesada por el resto de los núcleos amigdalinos, para, finalmente,
hacer estación en el núcleo central de la amígdala (NC). Este núcleo a través de
sus conexiones con el hipotálamo y el tronco cerebral contribuye a conformar las
respuestas conductuales y fisiológicas características del miedo (paralización,
activación simpática, respuesta hormonal y potenciación del reflejo de alarma).
c) El significado emocional del EC está determinado por el sonido y por el
contexto en que se produce, de tal manera que el solo hecho de colocar al animal
52 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
en el lugar donde había tenido lugar el condicionamiento hará que la rata exhiba
una respuesta de miedo –condicionamiento contextual– (LeDoux, 1994). La rata
tiene que aprender no sólo que un sonido o una señal es peligrosa, sino también 1
qué condiciones deben darse para que lo sean. El contexto está compuesto de
muchos estímulos, por lo que el condicionamiento contextual requiere que el
hipocampo integre los estímulos y envíe el resultado de su integración hacia la
amígdala. Las lesiones en la amígdala bloquean la respuesta de los animales tan-
to al tono como al contexto. En cambio, si se producen lesiones en el hipocampo
se impide sólo la respuesta al contexto.

6.2.3. La amígdala y la emoción humana

Las técnicas y los procedimientos empleados para examinar las funciones


cerebrales en humanos no permiten la exploración de los sistemas neurales con el
mismo nivel de especificidad que es posible en los modelos animales. Sin embar-
go, los estudios en humanos están aportando algunos datos complementarios
respecto al papel de la amígdala en el procesamiento emocional (Phelps y
LeDoux, 2005). Expondremos brevemente las líneas de investigación abiertas.

a) Condicionamiento de la respuesta de miedo


Estudios que han registrado la actividad cerebral mediante técnicas de neu-
roimagen confirman la participación de la amígdala en la adquisición del miedo
condicionado. En estos estudios (LaBar et al., 1998; Phelps, Delgado, Nearing y
LeDoux, 2004), la magnitud de la activación de la amígdala está relacionada
con la fuerza de la respuesta de miedo que ha sido condicionada. Pero, además,
cuando el EC se presenta subliminalmente, de tal forma que el sujeto no es cons-
ciente de su presentación (Morris, Öhman y Dolan, 1998), se ha observado la acti-
vación de la amígdala y otros núcleos subcorticales (colículo superior y núcleo
pulvinar). Estos datos apoyan la existencia de una vía subcortical para detectar
estímulos emocionales, hecho que converge con los datos procedentes de la
investigación animal que sugieren la doble vía por la que llega la información a la
amígdala.

b) La amígdala interviene en los procesos de aprendizaje emocional implícito


La amígdala desempeña un papel importante en el aprendizaje y control de las
reacciones de miedo y ansiedad, y concretamente en los procesos de aprendizaje
emocional implícito. Si bien, el hipocampo7 es necesario para el establecimiento
de memorias declarativas o explícitas, la amígdala interviene en la memoria
emocional.
7
La memoria declarativa almacena el contenido emocional de la experiencia como un hecho
frío, carente del componente afectivo, aunque una vez evocado, es capaz de activar, vía amígdala, la
respuesta emocional correspondiente.

PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 53
La clínica neuropsicológica ha aportado evidencias reve-
ladoras en apoyo de esta afirmación en un estudio sobre
1 la adquisición de miedo condicionado en tres pacientes
que presentaban diferentes lesiones, uno en la amígdala,
otro en el hipocampo y otro en ambas estructuras
(Bechara, Tranel, Damasio, Adolphs, Rockland y Dama-
sio, 1995). El objetivo de esta investigación sobre el
aprendizaje del miedo fue doble: estudiar el condiciona-
Antoine Bechara miento ante un EC (los cambios en la conductancia de la
piel fueron el índice empleado para evaluar si había teni-
do lugar el condicionamiento) y la adquisición de conocimiento explícito o decla-
rativo acerca de las contingencias del condicionamiento (es decir, el conoci-
miento de los estímulos que señalaban la aparición del EI). Los resultados
mostraron que resultaba afectado uno u otro tipo de aprendizaje dependiendo del
tipo de lesión. El paciente con lesión en la amígdala fue incapaz de aprender la
respuesta condicionada de miedo (memoria emocional implícita que se gesta en la
amígdala); sin embargo, el paciente podía informar verbalmente de la secuencia
en que se presentan el EC y el EI (memoria explícita que depende del hipocam-
po). Cuando el hipocampo está lesionado, el recuerdo explícito se deteriora (no
hay memoria declarativa de la relación EC-EI), pero el paciente sí muestra la res-
puesta condicionada de miedo ante el EC. En el paciente con lesión en ambas
estructuras no tuvo lugar ninguno de los procesos de adquisición.
Estos resultados sugieren que amígdala e hipocampo intervienen en la elabo-
ración de dos clases de representación de las propiedades aversivas de un evento:
emocional-implícita y declarativa-explícita, respectivamente. La amígdala parece
ser responsable del establecimiento de asociaciones dotadas de contenido afecti-
vo, activando a través de ella las respuestas fisiológicas dependientes del sistema
nervioso autónomo (podemos reaccionar afectivamente a un estímulo sin saber
explicar porqué). Por otra parte, el hipocampo parece ser necesario para la adqui-
sición de información explícita, consciente y verbalizable acerca de las relaciones
entre estímulos. A través de estos procesos, estímulos asociados a eventos o
experiencias aversivas se convierten en señales anticipatorias de peligro. No obs-
tante, ambos tipos de recuerdo no actúan por separado, sino que existe una estre-
cha interacción entre ellos para dar lugar a la experiencia emocional consciente.
Así, el conocimiento explícito de las propiedades aversivas de un evento puede
modular la actividad de la amígdala (Phelps et al., 2001). De forma paralela, la
activación de ésta puede facilitar o deteriorar la formación de recuerdos declara-
tivos por el hipocampo (LaBar y Phelps, 1998).

c) Procesamiento de la información emocional


La amígdala también desempeña un papel relevante en la evaluación afectiva
de estímulos relacionados con la amenaza o el peligro. Los estudios sobre el
papel de la amígdala en el reconocimiento de emociones suelen emplear fotogra-
fías de expresiones faciales que exhiben determinadas emociones. Es muy ilus-
54 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
trativo el trabajo de Adolphs, Tranel, Damasio y Damasio (1995) sobre un pacien-
te que, a consecuencia de una lesión completa y circunscrita a la amígdala, tenía
disminuida de forma selectiva y aguda su capacidad para reconocer las expresio- 1
nes prototípicas de miedo y para evaluar la intensidad de la emoción a través de la
expresión facial. Estos datos convergen con las observaciones en otro grupo de
pacientes con daño bilateral de la amígdala que muestran más dificultad para
detectar la intensidad de emociones negativas como el miedo y la ira cuando se
comparan con sujetos normales (Adolphs et al., 1999).
Los estudios en sujetos sanos han corroborado las conclusiones de los estudios
de lesiones y que involucran a la amígdala en el reconocimiento de señales nega-
tivas que producen activación. Mediante procedimientos de neuroimagen funcional
se ha podido constatar una mayor activación amigdalina en respuesta a rostros con
expresión de miedo frente a otro tipo de expresiones faciales emocionales (Breiter,
Etcoff, Whalen, Kennedy, Rauch y Buckner, 1996). La activación de la amígdala
se produce incluso cuando los sujetos veían expresiones faciales de miedo pre-
sentadas de forma tan fugaz que no podían reconocerse conscientemente; por lo
que se puede deducir que la amígdala participa en el procesamiento no consciente
de estímulos emocionales (Hamann, Ely, Hoffman y Kilts, 2002; Whalen, Rauch,
Etcoff, Mclnerney, Lee y Jenike, 1998) y que actúa como un sistema rápido que
nos alerta y nos permite responder eficazmente ante cualquier amenaza.

6.2.4. El córtex prefrontal y la respuesta emocional

Aunque la respuesta automática protagonizada por la amígdala puede ser


muy rápida y eficaz en algunas ocasiones, nuestras emociones se originan en
ambientes más complejos y tales reacciones podrían no ser siempre adaptativas.
Nuestras emociones son fruto de una acción más deliberada que, además del
estado emocional inmediato de nuestro organismo, tiene en cuenta otros factores,
como la situación externa, el conocimiento previo adquirido, el repertorio de
conductas emocionales y sobre todo nuestra habilidad para anticipar, hacer planes
y tomar decisiones sobre nuestra conducta futura. Estos factores tienen mucho que
ver con nuestras capacidades cognitivas y, por tanto, con la participación de sis-
temas localizados en la corteza cerebral y más concretamente en las áreas que
conforman la corteza prefrontal.
En 1848, Phineas Gage, un joven que trabajaba como capataz en
las obras de construcción de las vías del ferrocarril en Nueva Ingla-
terra (Estados Unidos) sufrió un aparatoso accidente cuando trataba
de dinamitar unas rocas. Al realizar una detonación, la carga explo-
ta y la barra con la que se ayudaba para colocar la pólvora penetra
por la mejilla izquierda de Gage, perfora la base del cráneo, atra-
viesa la parte frontal de su cráneo y sale a gran velocidad a través de
la parte superior de la cabeza. Sorprendentemente, Gage sobrevivió
al accidente y en menos de dos meses se considerará que está curado;
pero su médico, Harlow, se sorprende aún más por el extraordinario
giro que la personalidad de Gage experimentó. “Gage ya no era
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 55
Gage”. De ser una persona de hábitos moderados y una mente equi-
librada, pasó a convertirse en un hombre impulsivo y desconsiderado
1 con los demás, impaciente, caprichoso e incapaz de llevar a buen tér-
mino sus planes y propósitos.

Esta breve referencia del caso de Gage, extraída de la descripción más amplia
realizada por Damasio (1994) en El error de Descartes, sirve para ponernos en la
pista de la participación de la corteza prefrontal en los sistemas cerebrales impli-
cados en la emoción.
A los estudios neurofisiológicos y de lesión realizados fundamentalmente en
primates no humanos, se suman hoy los estudios realizados mediante procedi-
mientos de neuroimagen en sujetos sanos o en sujetos con lesiones localizadas en
la corteza prefrontal y todos ellos permiten afirmar con rotundidad que el córtex
prefrontal es un componente esencial del circuito neuronal responsable de la
funcionalidad tanto de los afectos positivos como de los negativos (Davidson, Piz-
zagali, Nitschke y Kalin, 2003). La disposición anatómica del córtex prefrontal,
estrechamente conectado con regiones corticales de integración sensorial y con
estructuras subcorticales emocionalmente relevantes, especialmente con la amíg-
dala, ha llevado a suponer que determinados sectores del córtex prefrontal podrían
ejercer un efecto modulador o inhibitorio sobre la actividad amigdalina (Miller y
Cohen, 2001; Ochsner, Bunge, Gross y Gabrieli, 2002). Es decir, más que una
función mediadora de las respuestas emocionales, el córtex prefrontal parece
modular el patrón de actividad de otros componentes del circuito que supervisa la
respuesta emocional primaria para que se ajuste a la situación particular y sea una
respuesta adaptativa.
La región prefrontal es la parte más anterior de la corteza cerebral, ubicada en
la parte inmediatamente anterior a la corteza motora y premotora. Comprende tres

CUADRO 1.8. Áreas corticales implicadas en la emoción. En la figura de la derecha se


representa el córtex prefrontal orbito frontal (verde) y el córtex prefrontal
ventromedial (rojo). En la figura de la derecha, la región coloreada en
amarillo corresponde al córtex cingulado anterior.

56 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
áreas diferenciadas tanto en su citoarquitectura como en su funcionalidad: dor-
solateral, orbitofrontal y ventromedial. De estas regiones las cortezas orbitofron-
tal y ventromedial están especialmente implicadas en el procesamiento emocional. 1
En el Cuadro 1.8 se representan las principales áreas de la corteza cerebral impli-
cadas en la emoción.

a) Significado emocional de las recompensas y regulación de los programas de


conducta
El córtex orbitofrontal (COF) parece estar implicado en el aprendizaje del
valor emocional y motivacional de los estímulos, ya que se encuentra involucra-
do en la respuesta emocional particularmente cuando ésta implica contingencias
aprendidas de refuerzo. Numerosos estudios neurofisiológicos han demostrado
que las neuronas del COF de primates no humanos se disparan en respuesta a la
presencia de refuerzos primarios como el alimento cuando el animal está ham-
briento (estímulos con valor de recompensa), pero dejan de hacerlo cuando éste ya
está saciado (Kringelbach, 2005). Específicamente Rolls (1999, 2000) sugiere que
las neuronas del COF junto con la amígdala aprenden las relaciones entre nuevos
estímulos (reforzadores secundarios) y los reforzadores primarios (la comida, la
bebida o el sexo), activándose siempre que los primeros se presentan y que esta
activación desaparece tan pronto como el estímulo deja de ser recompensante.
Este hecho se explica porque el COF inhibe a otras áreas cerebrales cuando un
estímulo deja de predecir el refuerzo. Si se produce la desconexión del COF, tal
como ocurre en estudios de lesión en monos, las neuronas subcorticales (situadas
en la amígdala o en los ganglios basales) continúan disparándose sin atender a los
cambios en el valor dado al estímulo (Rolls, 1999). Es decir, mientras que los cen-
tros subcorticales siguen manteniendo información sobre las propiedades refor-
zantes del estímulo, el COF codifica el valor afectivo actual del mismo, modifi-
cándolo en función de las variaciones que se producen en la relación
estímulo-refuerzo. Si se altera el control emocional inhibitorio ejercido por el
COF, como ocurre en los casos de lesión, se incapacita a los monos para cambiar
su conducta cuando el significado emocional de los estímulos cambia. De acuer-
do con Rolls (1999), las neuronas del córtex prefrontal pueden detectar cambios
en el valor de la recompensa de estímulos aprendidos y adaptar las respuestas con-
forme a estas variaciones; por tanto, el COF está relacionado con el control emo-
cional inhibitorio permitiendo el cambio de conducta en función del significado
emocional de los estímulos.
Además de constituir un depósito de representaciones afectivas de los estí-
mulos externos y de las contingencias asociadas a ellos, tanto el COF como la cor-
teza ventromedial (CVM) desempeñan una función clave en la regulación de
los patrones de conducta. Si recordamos la breve descripción del caso de Gage, su
lesión, aunque no parecía haber afectado a sus capacidades cognitivas sí derivó en
graves alteraciones emocionales de personalidad, como apatía, accesos de ira y
conducta social inapropiada, entre otros síntomas. El estudio de personas que han
sufrido lesiones del COF y del CVM revelan también síntomas de desinhibi-
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 57
ción, impulsividad y un comportamiento social inapropiado, como si existiera una
disociación entre sus habilidades cognitivas y la capacidad para emplear dichas
1 aptitudes en la práctica real (Damasio, 1994).
Se ha sugerido que tal disfunción tiene origen en la interrupción de la influen-
cia recíproca entre los córtex prefrontal orbital y ventromedial, y el córtex dor-
solateral8 (Eslinger y Damasio, 1985). La acción bidireccional entre estas áreas de
la corteza permite, por una parte, la modulación de las motivaciones más prima-
rias por las reglas ambientales (culturales) y por las contingencias del momento.
De este modo, los planes de acción y los patrones de respuesta se llevan a la prác-
tica de forma adaptada y pertinente. El daño o disfunción temprana en estas
regiones corticales impide un desarrollo normal de conductas sociales y afectivas,
dando lugar a cuadros sociopsicopáticos (Rolls, 1999).

b) Emoción y toma de decisiones


La investigación actual en el campo de la neurociencia afectiva está siendo fir-
me a la hora de plantear que las emociones juegan un papel crítico en el razona-
miento, la planificación de la conducta y la toma de decisiones. Tal interés tiene,
sin duda, su origen en la investigación del grupo liderado por Antonio Damasio,
quien en su obra El error de Descartes (Damasio, 1994) enfatizó el vínculo
entre la emoción y la razón, y destacó sobremanera el papel funcional jugado por
la emoción en la toma de decisiones.
El análisis del caso de Phineas Gage, al que hacíamos referencia, a la luz de
los conocimientos actuales y tras el estudio sistemático de otros casos que pre-
sentan lesiones similares, ha llevado a presumir que las lesiones sufridas por
Gage afectaron de forma dramática al COF y a la CVM. Entre los síntomas que
presentan estos pacientes se observa una incapacidad para planificar sus acciones
y tomar decisiones en el ámbito personal y social.
Damasio (1994) ha presentado una teoría neuroanatómica sobre el papel cru-
cial de las emociones en el razonamiento y la toma de decisiones: la hipótesis del
marcador somático. Esta teoría propone que los estados corporales elicitados
por experiencias pasadas de recompensa y castigo guían los procesos de toma de
decisiones de un modo adaptativo para el organismo. La anticipación de las posi-
bles consecuencias de una elección genera respuestas somáticas de origen emo-
cional que se traducen en cambios vegetativos, musculares, neuroendocrinos o
neurofisiológicos que actúan como señales inconscientes que preceden a una
elección (Bechara, Damasio, Damasio y Anderson, 1994). De este modo, la

8
La región dorsolateral del córtex prefrontal desempeña un papel central en la recuperación y
activación de la información almacenada en la memoria semántica. El conocimiento semántico de las
emociones se refiere a todo el bagaje afectivo que vamos adquiriendo a lo largo de la vida, por ejem-
plo en relación con las situaciones que se asocian a situaciones particulares, las sensaciones corpo-
rales que las acompañan, el tipo de expresión vinculada a un estado emocional o los efectos que las
emociones producen en otras personas.

58 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
situación quedaría calificada o “marcada somáticamente” como agradable o desa-
gradable según los resultados positivos o negativos con los que la situación ha
sido previamente asociada. Por tanto, cuando nos enfrentamos a situaciones que 1
implican condiciones de incertidumbre o riesgo, estas señales marcarán positiva o
negativamente los distintos cursos de acción posibles facilitando la toma de deci-
siones. Hay que señalar, además, que este proceso se desarrolla de forma no
consciente, en tanto en cuanto la persona tiene una sensación acerca de la con-
ducta a realizar o a evitar, pero en forma de intuición, más que de certeza (Becha-
ra, Damasio, Tranel, y Damasio, 1997).
Según la hipótesis del marcador somático, el procesamiento de estas señales
somáticas, de naturaleza emocional tiene su sustrato neuroanatómico en el CVM9
y en el sector medial de la COF. Tales estructuras son las encargadas de asociar
determinadas situaciones con las emociones generadas por las consecuencias de
situaciones pasadas, debido a que juegan un papel crítico en la evaluación de la
información externa acerca de los acontecimientos nuevos y de la información
interna referida al estado emocional y las sensaciones corporales. Por tanto,
dichas estructuras proporcionan el sustrato para la integración de las relaciones
aprendidas entre situaciones complejas y estados internos, incluyendo las emo-
ciones asociadas con tales situaciones en experiencias anteriores (Bechara, Dana-
sio y Damasio, 2000; Bechara, Damasio y Damasio, y Lee, 1999).
El estudio experimental que apoya tal hipótesis procede de los datos aportados
por el grupo de investigación de la Universidad de Iowa mediante la tarea Iowa
Gambling Task (IGT) o tarea de apuestas (Bechara et al., 1994; Bechara at al.,
1999). En la tarea propuesta, el participante elige entre cuatro montones de cartas
y dependiendo del montón seleccionado en cada ensayo, recibe recompensas
(ganancias) o castigos (pérdidas) monetarios simbólicos; de forma que a la larga
dos de los montones son más ventajosos porque llevan a ganar, mientras que los
otros dos montones ofrecen mayor ganancia inmediata, pero también generan pér-
didas mayores (a la larga reportan pérdidas).
Al comparar la ejecución de grupos de personas normales y pacientes con
lesiones en el CVM (Bechara, 2004; Bechara, Damasio y Damasio, 2000; Becha-
ra et al., 1997; Bechara, Tranel y Damasio, 2000; Bechara, Tranel, Damasio y
Damasio, 1996; Oya, Adolphs. Kawasaki, Bechara y Damasio, 2005), los autores
postulan que, antes de aprender conscientemente cuáles son los mazos ventajosos,
el sujeto normal debería ir adquiriendo una sensación positiva (una intuición)
hacia éstos, y una sensación negativa hacia los mazos más arriesgados. Esta
intuición sería resultado del funcionamiento de los marcadores somáticos. Aque-
llos sujetos con lesión en el CVM fracasan en esta tarea. Al descubrir una carta,
en ambos grupos de participantes se da un incremento en la respuesta electroder-

9
El córtex prefrontal ventromedial es un área de asociación secundaria que integra la informa-
ción procedente de diversas modalidades sensoriales y somatosensoriales, de áreas encargadas de
mantener el equilibrio bioregulatorio del organismo, de áreas implicadas en el procesamiento de las
emociones y de áreas relacionadas con la memoria de trabajo.

PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 59
mal (efecto mediado por el sistema nervioso autónomo que es utilizado como
índice del estado de activación periférica), pero después de acumular unas cuan-
1 tas pérdidas (generalmente en la carta número diez), las personas normales
comienzan a generar respuestas electrodermales anticipatorias a las elecciones rea-
lizadas en los montones que conllevan más pérdidas de dinero. Ninguno de los
pacientes reveló esta respuesta anticipatoria.
La interpretación de estos resultados es que si el sistema de los marcadores
somáticos falla por una lesión de las áreas implicadas, el sujeto no podría sentirse
“como si” viviera las consecuencias de una acción. El análisis de las consecuencias
antes de la acción no sucede, la persona no podría aprender de la experiencia y rea-
lizaría las acciones inadecuadas una y otra vez. La alteración de este sistema tiene
especial relevancia en las situaciones sociales en las que los procesos de razona-
miento y toma de decisiones se asocian frecuentemente a las consecuencias posi-
tivas o negativas que se traducen en estados emocionales concretos.

6.2.5. El córtex cingulado anterior

La corteza cingulada anterior (CCA) forma parte de la banda cortical que se


extiende sobre el cuerpo calloso a lo largo de la línea media del cerebro en la cara
interna de ambos hemisferios cerebrales (ver Cuadro 1.8). Como centro que inte-
gra información visceral, atencional y emocional, la CCA está involucrada en la
expresión de la emoción y parece estar relacionada con la experiencia consciente
de la emoción10. Más concretamente, para comprender el papel que juega la
CCA en el procesamiento emocional se establece una distinción entre la porción
más anterior de la CCA, sección afectiva y el segmento posterior al que se le atri-
buye funciones cognitivas (Bush, Luu y Posner, 2000; Davidson et al., 2002).
La sección afectiva parece desempeñar una función importante en el control de
la activación del sistema nervioso autónomo asociada a acontecimientos emocio-
nales, por cuanto recibe aferencias de estructuras cerebrales emocionalmente rele-
vantes, como la amígdala, el hipotálamo, el núcleo accumbens y núcleos de control
autonómico del tronco encefálico. En estudios de neuroimagen se ha observado la
activación de la sección afectiva del CCA en respuesta a diferentes estímulos
emocionales y situaciones experimentales. De dichos estudios se puede concluir
que la sección afectiva es crucial para la evaluación de situaciones de discrepancia
o conflicto entre el estado funcional del organismo y la recepción de información
con consecuencias potencialmente relevantes a nivel motivacional y emocional.
La sección cognitiva se halla estrechamente conectada con el córtex prefron-
tal dorsolateral, el cingulado posterior y el parietal, así como con el área motora
suplementaria y la médula espinal. Esta región desempeña un papel relevante en

10
La corteza cingulada anterior ya fue señalada en el Circuito de Papez como estructura rela-
cionada con la experiencia emocional consciente.

60 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
la selección de la respuesta y en el procesamiento cognitivo de las demandas de
información ante tareas o situaciones que resultan ambiguas o generan algún
tipo de conflicto. 1

6.3. Orientación cognitiva

Una de las cuestiones más relevantes en la Psicología de la Emoción y que ha


despertado mayor interés en la comunidad científica es la siguiente: ¿Cuáles
son los prerrequisitos cognitivos mínimos para que se produzca una emoción?
¿Es la cognición una condición necesaria para la activación de una emoción? Las
respuestas a estas preguntas por parte de autoridades relevantes en el estudio de
los fenómenos emocionales son diferentes y tienen muchos matices según quien
sea el interlocutor que responda11. Pero si hay algo de lo que no cabe duda es que
la actividad cognitiva humana no está segregada de nuestras emociones y desde
el punto de vista psicológico, los estudiosos de la emoción insisten en la natura-
leza compuesta de los afectos y destacan el rol fundamental de los aspectos
cognitivos en la determinación cualitativa y cuantitativa de una respuesta emo-
cional determinada.
Volviendo a las preguntas anteriores, la falta de consenso en las respuestas se
puede explicar (Davidson y Ekman, 1994) por el significado que se dé al término
cognitivo cuando calificamos como tal a un fenómeno psicológico, en nuestro
caso a las emociones. Si el término cognitivo alude a procesamiento activo de la
información12, la mayor parte, si no todas las emociones, requieren algún tipo de
procesamiento cognitivo. Nos emocionamos en respuesta a acontecimientos, ya
sean externos o internos (un recuerdo puede evocar una emoción); por tanto
ejercemos algún tipo de actividad cognitiva sobre esos acontecimientos.
Las orientaciones que se encuadran dentro del enfoque cognitivo comparten la
asunción de que las emociones son desencadenadas por un tipo especial de acti-
vidad cognitiva cuya función es evaluar los acontecimientos externos en términos
de su relevancia personal. El significado que otorgamos a los acontecimientos en

11
Esta cuestión es una de las planteadas por Ekman y Davidson (1994), editores del interesante
volumen The nature of emotion: Fundamental Questions, en el que se plantean diversos interrogan-
tes sobre la emoción y a los que responden, mediante breves ensayos, autores destacados y con pers-
pectivas distintas en la investigación de los fenómenos emocionales.
12
La psicología cognitiva estudia cómo las personas conocen el mundo en el que viven (expe-
riencia sensorial- procesamiento activo de la información); por lo cual, desde un enfoque cognitivo,
se abordan las cuestiones relativas a cómo los seres humanos, a partir de la información sensorial
entrante, la transforman, sintetizan, elaboran y finalmente hacen uso de ella (Neisser, 1967; Ander-
son, 1980). En el proceso de transformación y organización de la información entrante radica el cono-
cimiento que a su vez se emplea para construir las consecuencias cognitivas, a saber –planes, metas,
disonancia, esquemas, expectativas, evaluaciones, atribuciones–. Las personas utilizan el conoci-
miento para valorar y escoger sus posibilidades de acción.

PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 61
virtud de sus implicaciones para nuestro bienestar y para el logro de nuestras
metas, constituyen los determinantes primarios en la mayoría de las emociones.
1 En este sentido, la emoción es el resultado de los patrones evaluativos, fruto del
procesamiento cognitivo (tanto consciente como no consciente) en presencia de
estímulos relevantes (Scherer, 1997).
Por otro lado, si el término cognitivo se restringe al significado de percepción
consciente, los procesos de evaluación como antecedente fundamental de las
emociones no implican necesariamente percepción de conciencia. Algunos de los
procesos críticos implicados en la emoción son automáticos y no conscientes,
hecho que se explica por el tipo y el nivel de procesamiento implicado en la infor-
mación emocional, aspectos a los que el lector se acercará a través de los conte-
nidos desarrollados en el capítulo 4.
En el desarrollo de este epígrafe, en primer lugar se hará referencia a un gru-
po de investigaciones cuyo objetivo era explicar cómo surge el sentimiento emo-
cional (cualidad emocional) y en los que se apela a algún tipo de actividad cog-
nitiva que interpreta la activación fisiológica, trabajos que recogemos en el
subepígrafe sobre interpretación cognitiva y arousal fisiológico. En segundo
lugar abordaremos los planteamientos generales de las Teorías cognitivas de la
valoración (appraisal), para desarrollar de la mano de Richar Lazarus y Klaus
Scherer el concepto de valoración, eje del procesamiento cognitivo. (El procesa-
miento cognitivo será un elemento clave del procesamiento emocional como se
verá en el capítulo 2).

6.3.1. Interpretación cognitiva y arousal fisiológico

La dimensión cognitiva de la emoción se encontraba de alguna forma ya


implícita en la formulación teórica de William James (1884), al entender que la
emoción se produce tras la percepción subjetiva de la activación fisiológica en
respuesta a un estímulo. Al contrario de lo que hasta esta fecha se defendía,
James nos deja claro que sin el concurso de la experiencia afectiva primaria
–constitutivamente subjetiva– y la evaluación posterior o toma de conciencia de la
reacción somato-visceral, no puede acaecer la emoción.
Si trazamos una ruta de las contribuciones más significativas sobre la rele-
vancia de los procesos cognitivos en la aparición de la emoción, el trabajo de Gre-
gorio Marañón (1924) supuso el inicio de las denominadas teorías basadas en la
interacción entre la actividad fisiológica y los procesos cognitivos (Ferrándiz,
1986, 1996). Este grupo de teorías sostienen que la activación fisiológica es una
condición necesaria, aunque no suficiente, para que se produzca una emoción.
Dicho de otro modo, para que se produzca una emoción es necesario, por parte del
sujeto, tanto la valoración del estado de activación como de la valoración del con-
texto en que se produce.
62 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
Marañón llevó a cabo una investigación en la que inyectó adrenalina a 210
participantes y comprobó que aproximadamente un tercio del total manifestaron
experimentar emociones “vegetativas” o “frías”. Las personas decían que no se 1
sentían temerosos o alegres, sino “como si lo estuvieran”. Estos sujetos no cali-
ficaban los efectos producidos por la adrenalina como verdaderas emociones;
mientras que los sujetos que se encontraban en un “contexto emocional” si mani-
festaron haber experimentado emociones “psíquicas”.
Los resultados de su investigación, publicados en el artículo “Contribución al
estudio de la acción emotiva de la adrenalina”13, alertan de la importancia de los
factores cognitivos en la experiencia emocional, y de ellos se derivan relevantes
implicaciones teóricas: (1) que puede disociarse el componente fisiológico –emo-
ción fría–, del subjetivo –emoción psíquica o caliente– de la emoción; (2) que el
efecto de la activación adrenalínica induce un estado de inminencia afectiva que
requiere la presencia de elementos cognitivos (recuerdos o imágenes) que le per-
mitan explicar su estado de activación fisiológica; (3) que no puede haber emoción
sin activación fisiológica, ni emoción sin componente cognitivo; y (4) que el esta-
do emocional es fruto de la interacción de ambos componentes (Ferrándiz, 1986).
Aunque el trabajo de Marañón apenas tuvo repercusión en las teorías psico-
lógicas de la emoción de la época, años más tarde sirvió de base para que
Schachter y Singer (1962) formulasen “La teoría bifactorial de la emoción”.
Los postulados de esta teoría defienden que la activación fisiológica es necesaria
para que se produzca una emoción, pero la percepción de la activación no es sufi-
ciente. La activación indiferenciada determina la intensidad de la emoción, mien-
tras que la cualidad de la emoción estará determinada por la interpretación (las
creencias, etiquetas verbales o indicadores del contexto –componente cognitivo–)
que el sujeto haga del estado de hiperactivación. Según esta teoría, conocida
también como “del arousal (activación) más cognición”, la intensidad de la acti-
vación fisiológica se corresponderá con la intensidad emocional, pero esta activa-
ción fisiológica será inespecífica en sí misma en ausencia del elemento evaluati-
vo-cognitivo. Una descripción más detallada de la investigación realizada por
Schachter y Singer para poner a prueba los postulados teóricos de “la teoría
bifactorial de la emoción” la encontrará el lector en el capítulo 3.
A Schachter y Singer se les atribuye la inclusión de los procesos cognitivos
para comprender cómo se produce una emoción y sus ideas han tenido una enor-
me influencia sobre las teorías actuales de la emoción (Leventhal y Tomarken,
1986). Su trabajo tuvo un mayor impacto teórico que experimental y sirvió para
generar una importante línea de investigación centrada sobre la importancia que
tiene la interpretación de la situación y los elementos provenientes del contexto,
como elemento responsable de la emoción.
Años más tarde, Mandler (1979) en su teoría de la “evaluación-discrepancia”
también atribuye un carácter indiferenciado a la activación fisiológica fruto de la
13
Una traducción del trabajo original de 1924 puede consultarse en: Contribución al estudio de
la acción emotiva de la adrenalina. Estudios de Psicología, 21, 75-89, (1985).

PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 63
interrupción cognitiva, entendiéndola como un prerrequisito, no suficiente, para el
desarrollo de la experiencia emocional. Serán los continuos procesos interpretati-
1 vos (tanto situacionales como de la activación) quienes confieran la cualidad a la
emoción. Para Mandler, el proceso emocional se inicia con la interrupción cogni-
tiva (desconfirmación de una expectativa o la obstaculización de una acción en cur-
so); es decir, la discrepancia entre pensamiento y acción ante un conflicto, produ-
cirá activación indiferenciada del sistema nervioso autónomo. Tras esto se produce
un proceso de evaluación cognitiva que definirá la calidad de la emoción resultante.
En última instancia, las emociones se asociarían a reorganizaciones del sistema
cognitivo a partir de estos conflictos. Sin evaluación no hay, por tanto, emoción.
Hasta la aparición de las teorías de la valoración cognitiva, se entendía que la
interpretación de la activación fisiológica determinaba la cualidad emocional,
mientras que la intensidad emocional estaba determinada principalmente por la
magnitud de la activación fisiológica.

6.3.2. Teorías cognitivas de la valoración (appraisal)

El concepto de valoración constituye el núcleo de la aproximación cognitiva


en la comprensión de las emociones, siendo Magda Arnold, Nico Frijda, Richard
Lazarus, Andrew Ortony y Klaus Scherer algunos de sus representantes más sig-
nificativos. Desde este planteamiento, la valoración por parte del sujeto de diver-
sos aspectos del ambiente sería un elemento clave del proceso emocional que per-
mitiría entender qué hace a una emoción diferente de otra y por qué se dan
diferencias individuales en respuesta a idénticas situaciones; en definitiva aspec-
tos relativos a la cualidad e intensidad de las emociones.
Como ya mencionamos anteriormente, en la concepción filosófica de Aristó-
teles14 queda explícito que los juicios o cogniciones, concretamente las creencias
sobre los acontecimientos, son elementos clave para comprender las emociones.
Pongamos el ejemplo de la ira, sobre la que Aristóteles nos dice: “… la ira es un
apetito penoso de venganza por causa de un desprecio manifestado contra uno
mismo o contra los que nos son próximos, sin que hubiera razón por tal despre-
cio” (Libro II, 1378a, pág. 32). En sus palabras, se puede reconocer además,
como señala Lyons (1980) el concepto de valoración porque Aristóteles no se
limita a indicar que la persona enojada cree que otro ha dicho o ha hecho algo,
sino que cree que lo que ese otro ha hecho debe entenderse como un desprecio. Y
este aspecto evaluativo de la emoción no es de naturaleza desinteresada, sino más
bien todo lo contrario, es de un carácter marcadamente subjetivo y propio de
alguien al que esa situación le afecta. Sirva esta breve referencia al pensamiento

14
Aristóteles no trata el tema de las emociones en De anima, como quizá cabría esperar, sino en
la Retórica, dado que su interés por las mismas se restringiría a la posibilidad de manipulación y, en
consecuencia, a la utilidad que para el orador, el político y otros tenían como instrumentos de mani-
pulación de las gentes.

64 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
aristotélico para ponernos en la pista del concepto de valoración como concepto
nuclear en las teorías cognitivas actuales y cuya primera formulación nos remite
a Magda Arnold y su trabajo Emotion and Personality (1960). 1
Arnold fue la primera autora en proponer la primacía de los procesos valorati-
vos situacionales en la aparición de la emoción, acentuando la dimensión hedóni-
ca de los estímulos como elemento clave para la aparición de la cualidad emocio-
nal. El sujeto continuamente realiza valoraciones del entorno, evaluaciones que lo
aproximan a lo agradable y alejan de la estimulación aversiva, y que comple-
mentan los procesos perceptivos. “La emoción parece incluir no sólo la aprecia-
ción de cómo esta cosa o persona me afectará, sino también un poder de atracción
definido hacia esta cosa o persona” (Arnold, 1960, vol. I, pág. 172). La autora uti-
liza el término apreciación para designar un juicio evaluativo directo e inmediato
sobre un objeto en cuanto “bueno o malo, placentero o peligroso para nosotros”.
En la secuencia causal, este proceso está ubicado con anterioridad a la activación
fisiológica y la posterior emoción. En su exposición subraya, además, la dimensión
adaptativa de la emoción, por cuanto los cambios fisiológicos preparan al orga-
nismo para la aproximación o evitación (disposición motivadora), fruto de la
valoración situacional. Su teoría desarrolla también el concepto de sentimiento que
surge tras la determinación valorativa de las consecuencias de la emoción. Por tan-
to, la emoción sólo es posible tras la percepción y evaluación estimular.

6.3.2.1. Dimensiones de valoración


Aunque las teorías de la valoración en su conjunto comparten el hecho de que
las valoraciones que las personas hacen de las situaciones son un elemento clave
para comprender las distintas emociones, se pueden identificar diferentes apro-
ximaciones. Un criterio que puede utilizarse para clasificar los distintos enfoques
teóricos a la valoración es el que Scherer (1999) nos propone. Pueden diferen-
ciarse cuatro grupos principales de aproximaciones teóricas atendiendo a cual sea
la naturaleza y el tipo de las dimensiones de valoración postulados por los teóricos
respectivos, a saber: criterios, atribuciones, temas y significado.
• Criterios: Las personas utilizamos un conjunto fijo de dimensiones o cri-
terios para evaluar el significado de los acontecimientos que nos suceden:
1) Las características intrínsecas de los objetos o acontecimientos, tales
como la novedad o agradabilidad. 2) El significado que el acontecimiento
tiene para las necesidades o las metas de la persona. 3) La habilidad que
cada persona tiene para hacer frente a las consecuencias de ese aconteci-
miento, incluyendo la evaluación sobre el agente causal. 4) La compatibili-
dad del acontecimiento con los estándares personales y sociales o los valo-
res. En esta aproximación teórica se encuadran los trabajos de autores ya
clásicos en el campo como Frijda (1986), Roseman (1984, 1991), Scherer
(1984) o Smith y Ellsworth (1985).
• Atribuciones: Otro grupo de teorías se focaliza exclusivamente en la natu-
raleza de las atribuciones causales que están involucradas en la valoración
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 65
que antecede a la emoción. Weiner (1986) como autor más relevante de esta
perspectiva, enfatizó la naturaleza motivacional de la emoción y que ciertas
1 emociones, tales como la ira, el orgullo o la vergüenza pueden distinguirse
en función de las atribuciones (internas vs. externas) de responsabilidad
sobre el acontecimiento que elicita la emoción (aspecto que será desarro-
llado en el capítulo 2).
• Temas: Caracteriza los modelos que llevan a cabo un análisis molar de la
valoración (Lazarus, 1991; 1999; 2001; Smith y Lazarus, 1993), lo que
significa que cada emoción se caracteriza por un significado específico
que resume el significado general que se deriva de la configuración de los
distintos componentes moleculares de la valoración (criterios de valoración)
y constituyen los núcleos temáticos relacionados para cada emoción.
• Significado: Incluye las teorías interesadas en identificar qué representacio-
nes cognitivas diferencian una emoción de otra; es decir, intentar caracterizar
las diferencias entre las emociones de acuerdo con las diferentes clases de
cogniciones que consideran responsables de ellas. Parten del supuesto de que
las emociones surgen como resultado de la manera en que las situaciones que
las originan son elaboradas por el sujeto que las experimenta. Ortony, Clore
y Collins, (1988), representantes más destacados de este grupo de teorías
hablan de estructura de la valoración. En los elementos de tal estructura
(metas, normas y actitudes) es donde radica el origen de los aspectos cuan-
titativos de la valoración de aspectos significativos para las emociones.
A pesar de la diversidad de aproximaciones teóricas al estudio de la valoración
y la emoción, en el desarrollo de los distintos modelos se aprecia una alta con-
vergencia con respecto a la naturaleza de las dimensiones de valoración. Y este ha
sido precisamente uno de los objetivos por parte de la ingente investigación
desarrollada para dar validez empírica a las diferentes propuestas teóricas, o
dicho de otra manera, para tratar de identificar la estructura elemental del proce-
so de valoración (Smith y Kirby, 2001). Los aspectos relacionados con la inves-
tigación de las dimensiones de valoración serán desarrollados en el capítulo 3.

6.3.2.2. Teoría cognitiva –motivacional– relacional de las emociones


Las propuestas de Magda Arnold permitieron el desarrollo, por parte de
Richard Lazarus de una teoría sobre la valoración cognitiva, el estrés y la emo-
ción. Lazarus (1966) propone un modelo cognitivo de interpretación de la emo-
ción en el contexto del estudio del estrés, al atribuir las diferencias individuales en
la respuesta al estrés a la mediación de diversos procesos psicológicos que expli-
can la continua interacción sujeto-entorno. Estos procesos son la valoración cog-
nitiva y el afrontamiento. La necesidad de incluir los procesos de valoración
cognitiva como mediadores en la susceptibilidad individual al estrés viene deri-
vada por la constatación obvia de que las personas difieren en su grado de sensi-
bilidad, vulnerabilidad, interpretación y reacción a los distintos acontecimientos
derivados de su relación con el medio ambiente.
66 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
Fruto de numerosas investigaciones (Lazarus, 1966, 1969, 1977, 1982, 1984),
su obra se sistematiza en l984, en cuyo trabajo se define la valoración cognitiva
como “aquel proceso que determina las consecuencias que un acontecimiento 1
dado provoca en el individuo“ (Lazarus y Folkman, 1984; pág. 56); en otras
palabras, será la interpretación subjetiva de un acontecimiento el principal deter-
minante de la emoción.
En el contexto de la su teoría transaccional del estrés, Lazarus (1991, 1999)
propone su “teoría cognitivo-motivacional-relacional de las emociones” cuyo
supuesto es que las emociones se diferencian en función de patrones característi-
cos de procesos de valoración cognitiva. Lazarus identifica los componentes
básicos de valoración, y establece la diferencia de valoración primaria, cuya
función general es determinar la relevancia personal de los acontecimientos y los
componentes de valoración secundaria que es el proceso cognitivo que media en
la respuesta emocional de acuerdo a las opciones de afrontamiento que la perso-
na cree que tiene para hacer frente a la situación. En el Cuadro 1.9 se definen los
componentes básicos de valoración.

CUADRO 1.9. Componentes del proceso de valoración.

PROCESOS DE VALORACIÓN PROCESOS DE VALORACIÓN


PRIMARIA SECUNDARIA
Relevancia de la meta: Adjudicación de la culpa o el mérito:
Determina si una relación es o no significativa Se refiere al tipo de control que tiene el
para el individuo. De hecho no hay emoción si sujeto sobre los acontecimientos y si existe
no hay implicada una meta. una atribución de intenciones malévolas o
benévolas.
Congruencia o incongruencia de la meta: Potencial de afrontamiento:
Se refiere hasta qué punto las condiciones de Es el resultado de valorar si es posible, o no,
una relación facilitan u obstaculizan lo que el aminorar o eliminar un daño, o una amenaza,
individuo desea. o de superar un reto, o alcanzar un beneficio.
Implicación del yo: Expectativas futuras:
Pone en relación la situación evaluada con los Se refiere a las expectativas de cambio en la
compromisos y valores que son importantes en transacción entre la persona y el ambiente.
la identificación de uno mismo, por lo que este
componente es fundamental para determinar las
diferentes emociones (en las emociones de ira y
orgullo estaría implicada la estimación propia o
la estimación social; en la culpa los valores
morales; en la vergüenza los ideales del yo; en
la ansiedad el significado vital.

Para comprender el proceso emocional, Lazarus (1991, 2001) propone, ade-


más de las dimensiones señaladas, un nivel superior de análisis (molar). A partir
de los procesos de valoración se construye un significado específico o prototípico
para cada emoción que resume el significado personal de cada acontecimiento o
situación emocional y que constituye los “temas relacionales nucleares para
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 67
cada emoción” (las dimensiones de valoración que definen el procesamiento
cognitivo en el modelo de Lazarus se contextualizarán en el capítulo 2).
1 En uno de sus últimos trabajos, Lazarus (2001) señala algunas características
como distintivas de su teoría con respecto a otras teorías de valoración: el énfasis
en la faceta motivacional de cada emoción discreta e identificar un núcleo temá-
tico fundamental para cada emoción. Señala, además, la relevancia del afronta-
miento como proceso integral del proceso emocional y asume que de acuerdo al
significado, todas las emociones responden a una lógica, incluso cuando sean
poco adaptativas o irracionales. Su modelo ha generado una importante línea de
investigación no exenta de dificultades, como se verá en el capítulo 3.

6.3.2.3. Modelo de proceso de sincronización de componentes. Más allá


de una teoría de la valoración
El modelo propuesto por Scherer (1984, 1993, 1997) parte de un supuesto: las
emociones forman parte de los mecanismos de un continuo filogenético que faci-
litarán la adaptación a los cambios producidos por el ambiente y son definidas
como procesos dinámicos, complejos y multicomponenciales. Para comprender la
emoción se requiere, por tanto, conocer los sofisticados cambios que suceden en
cada uno de sus componentes. En cada episodio emocional participan los dife-
rentes componentes o elementos de respuesta universales: cognitivo, neurofisio-
lógico, motivacional, expresivo-instrumental y de sentimiento, vinculados a dife-
rentes sistemas orgánicos y cuya intervención en conjunto explicaría el proceso
emocional.

CUADRO 1.10. Relación entre funciones, componentes y sistemas orgánicos


(Scherer, 2001).

SISTEMAS DEL ORGANISMO


FUNCIÓN EMOCIONAL COMPONENTE EMOCIONAL
(Sustratos orgánicos)

Evaluación de eventos Componente Cognitivo Procesamiento Información (SNC)


Regulación de sistemas Componente neurofisiológico Soporte (SNC, SNA, SNE)
Preparación y dirección Componente motivacional
de la acción (Tendencias de acción) Ejecutivo (SNC)

Comunicación Componente de expresión


de la reacción motora (Expresión facial Acción (SNS)
e intención conductual y vocal)
Monitorización del estado Componente de sentimiento
interno e interacción subjetivo (Experiencia Monitorización (SNC)
organismo-ambiente emocional)
SNC = Sistema nervioso central. SNA = Sistema nervioso autónomo. SNE = Sistema neuroendocrino.
SNS = Sistema nervioso somático.

68 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
Su “modelo de chequeos secuenciales para la diferenciación de emociones”,
en términos generales, pretende explicar cómo los distintos episodios emociona-
les son resultado de una secuencia de chequeos de evaluación de estímulos espe- 1
cíficos que implica la organización de distintos sistemas orgánicos. La emoción se
considera como un episodio dinámico en la vida de los organismos que supone un
proceso de cambio continuo en todos los subsistemas (cognición, motivación,
reacciones fisiológicas, expresión motora y sentimiento), que permiten una adap-
tación flexible a los acontecimientos que son relevantes y cuyas consecuencias
son potencialmente importantes (ver Cuadro 1.10).
Los componentes de este procesamiento evaluativo secuencial de la informa-
ción, de cuyo resultado dependerá la naturaleza e intensidad del episodio emo-
cional, son los siguientes:
1. Subsistema de procesamiento de la información. Determina la probabilidad
de ocurrencia de un estímulo, así como la novedad del mismo. Este sistema
compara, de forma constante, las señales de entrada con señales de retroa-
limentación internas, para valorar si hay cambios que son significativos
para el organismo. El estado del sistema es el resultado de procesos de per-
cepción, memoria, anticipación o valoración de las situaciones, relaciones,
acontecimientos o acciones, en suma de procesos cognitivos (componente
cognitivo). El primero de los componentes es, por tanto, el cognitivo, vin-
culado al procesamiento de la información. El substrato orgánico es el
sistema nervioso central y su función fundamental es la evaluación de los
eventos, objetos y situaciones que se presentan al organismo.
2. Subsistema de soporte. El segundo de los componentes son las eferencias
periféricas que cumplen la función de regulación homeostática del orga-
nismo y la producción de la energía necesaria para llevar a cabo la acción
instrumental de soporte. Involucra, por tanto, estructuras del sistema ner-
vioso central, sistema nervioso autónomo y sistema neuroendocrino (com-
ponente neurofisiológico). Su función principal es la de valorar si la esti-
mulación es placentera (induciendo tendencias de aproximación), o
displacentera (induciendo la evitación). Se supone que este proceso eva-
luativo está basado en detectores innatos y en asociaciones aprendidas.
3. Subsistema ejecutivo. El tercer componente es de carácter motivacional y,
de acuerdo a un funcionamiento de tipo ejecutivo, está vinculado al sistema
nervioso central. Su finalidad es decidir, preparar y dirigir las diferentes
acciones; así como la mediación entre motivos y planes conflictivos. El
subsistema evalúa si los estímulos son relevantes y cumplen objetivos
importantes para el organismo, si finalmente conducen u obstaculizan la
consecución de la meta para la satisfacción de una necesidad.
4. Subsistema de acción. Está al servicio de la expresión y con ello de la
comunicación de reacciones e intenciones, así como de la ejecución de
acciones voluntarias (componente expresivo-instrumental). Con el soporte
del sistema nervioso somático, cumple una función comunicativa infor-
mando sobre la reacción y las intenciones conductuales.
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 69
5. Subsistema de monitorización. Se expresa principalmente como senti-
miento subjetivo. Alude a la valoración de la compatibilidad entre las nor-
1 mas sociales y personales. Determina cuando un acontecimiento, espe-
cialmente una acción, es conforme con las normas sociales, culturales o
con el significado esperado por los otros; así como su consistencia con las
normas internalizadas y los estándares del yo-ideal. Este componente de
sentimiento subjetivo cumple la función de monitorizar el estado interno
del organismo y las interacciones constantes que éste mantiene con el
ambiente.
En este marco la emoción se define “como un acontecimiento de cambios
interrelacionados, sincronizados en el estado de todos o la mayoría, de los cinco
subsistemas del organismo activados en respuesta a la evaluación de un evento
externo o interno, relevante al organismo” (Scherer, 2001, pág. 93).
El antecedente que pone en marcha el proceso emocional es la percepción de
un cambio en las condiciones estimulares tanto externas como internas del orga-
nismo. Los estímulos capaces de elicitar una emoción varían fundamentalmente
en función de las demandas de adaptación (significación psicobiológica), así
como de sus características propias.

Componente cognitivo: Comprobaciones secuenciales de los estímulos


Nos detendremos en el componente cognitivo del proceso del que depende los
sistemas de análisis, evaluación y valoración de las situaciones estimulares. El
modelo partió originalmente de la propuesta de un grupo de criterios de valora-
ción, chequeos de evaluación de estímulos –SEC’s–, que evalúan el significado
que para el organismo tiene un determinado estímulo o evento (Scherer, 1984). En
una formulación posterior del modelo (Scherer, 2001), estos chequeos o com-
probaciones secuenciales del estímulo se organizan en torno a cuatro objetivos de
valoración, en función de la información que contiene el evento o acontecimien-
to emocional: 1) Detectar la relevancia que tiene el evento. 2) Evaluar las impli-
caciones o consecuencias que dicho evento acarrea; es decir, este objetivo de valo-
ración hace referencia a la implicación que la situación tiene para el organismo y
determina en qué medida el estimulo o la situación favorece la adaptación al
medio; además de estimar la capacidad que los acontecimientos tienen para satis-
facer nuestras necesidades y lograr nuestras metas. 3) Determinar el potencial de
afrontamiento del que se dispone para responder a un acontecimiento y valorar
qué consecuencias pueden estar asociadas con las diferentes opciones de res-
puesta. 4) Evaluar su significado personal (Scherer, 2001).
Estos cuatro estadios de valoración están sujetos a la estructura de procesa-
miento cognitivo. Así, la identificación de la relevancia del evento puede verse
afectada por los procesos de atención, memoria o por la motivación. En la eva-
luación de las implicaciones que el evento tiene para la persona intervendrán la
memoria, la motivación y el razonamiento; en la determinación del potencial de
afrontamiento intervendrán el razonamiento y el autoconcepto; y la identificación
70 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
del significado que el evento posee, vendrá determinada por los procesos de
razonamiento y por el autoconcepto.
La enumeración realizada sobre los distintos chequeos de valoración, aten- 1
diendo a los objetivos o dimensiones generales de valoración, se ha hecho de
acuerdo al orden que siguen en el proceso de valoración, asumiendo que cualquier
cambio situacional o personal (interno) puede generar nuevos ciclos de valora-
ciones a través de la monitorización de los subsistemas que en ellos intervienen.
Como puede apreciarse, los estímulos externos e internos se evalúan de forma
jerárquica y organizada. El resultado final de estos mecanismos secuenciales de
control determina la cualidad y la intensidad de la emoción, y todo el proceso
sigue un curso temporal en el que el desarrollo de las capacidades evaluativas
sigue una secuencia ontogenética:
1. Un estímulo activa el reflejo de orientación y focaliza la atención. La eva-
luación es muy rápida, el proceso es automático, sin necesidad de inter-
vención del córtex cerebral. En esta fase aparecen emociones poco dife-
renciadas tales como la sorpresa.
2. Tiene lugar un proceso evaluativo precognitivo que analiza el carácter
placentero-displacentero de la estimulación. En este nivel aparecen las
emociones que cursan con la aversión-atracción.
3. El sujeto evalúa su capacidad de control sobre la situación estimular, sur-
giendo emociones más complejas como la ira o la tristeza.
4. Finalmente se produce una pugna con las normas o expectativas sociales,
así como con los diversos aspectos de la autoimagen, real o ideal, sur-
giendo las emociones secundarias y complejas, como la culpabilidad, el
orgullo, la vergüenza o el desprecio.
El modelo propuesto por Klaus Scherer permite la integración de las secuen-
cias de valoración con los diferentes niveles de procesamiento cerebral imple-
mentados por sistemas con topografías neurales específicas, al entender que el
proceso habría de seguir una secuencia evaluativa que se va haciendo más com-
pleja y simbólica.

7. INTELIGENCIA EMOCIONAL
El concepto de inteligencia emocional aparece por primera vez desarrollado en
un artículo publicado en 1990 por Peter Salovey y John Mayer. Sin embargo, su
propuesta y el propio concepto quedó relegado al olvido durante cinco años has-
ta que Daniel Goleman, psicólogo y periodista con una gran capacidad de seduc-
ción, lo convirtió en objeto de moda al publicar su libro Inteligencia emocional
(Goleman, 1995). La tesis primordial de este libro es que necesitamos una nueva
visión del estudio de la inteligencia humana más allá de los aspectos cognitivos e
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 71
intelectuales que resalte la importancia del uso y gestión del mundo emocional y
social para comprender la marcha de la vida de las personas. Goleman afirma que
1 existen habilidades más importantes que la inteligencia académica a la hora de
alcanzar un mayor bienestar laboral, académico, social y personal.
A partir de ese momento, diferentes autores como Bar-On (1997), Cooper y
Sawaf (1997), Shapiro (1997) o Gottman (1997) realizaron aproximaciones al
concepto de lo más heterogéneas, proponiendo diversos componentes de la
inteligencia emocional y elaborando variados instrumentos para evaluar el con-
cepto. El resultado es que la mayoría de ellos discrepa en las habilidades que
debe poseer una persona emocionalmente inteligente, aunque prácticamente
todos están de acuerdo en que estos componentes hacen que su vida sea más
fácil y feliz.
La inteligencia emocional no es una teoría más sobre cómo funcionan las
emociones, sino que es un desarrollo sobre cómo utilizar óptima y adaptativa-
mente las emociones. Como hemos comentado, el estudio de la inteligencia emo-
cional se ha desarrollado desde diversas perspectivas, aunque aquí solo nos inte-
resa su acepción procesual o de metahabilidades, ya que es la que entronca
directamente con la Psicología de la Emoción, sin hacer uso de características de
personalidad o sociales. Desde esta perspectiva, la inteligencia emocional hace
referencia al conocimiento tácito sobre el funcionamiento de las emociones, así
como a la habilidad para usar este
conocimiento en la propia vida
(Salovey y Pizarro, 2003).
Se entiende por inteligencia emo-
cional la habilidad para percibir,
valorar y expresar las emociones
adecuadamente y adaptativamen-
te; la habilidad para comprender
las emociones; el uso de los recur-
sos emocionales; y la habilidad
para regular las emociones en uno
mismo y en los demás (Mayer y
Jack D. Mayer, Peter Salovey y David Caruso Salovey, 1997 y Mayer, Caruso y
Salovey, 2000a y 2000b).
Las personas que poseen una alta inteligencia emocional tienen una estructu-
ra de pensamiento flexible, adaptan sus modos de pensar a las modalidades de las
diferentes situaciones, se aceptan a sí mismas y a los demás, suelen establecer
relaciones gratificantes y generalmente tienden a conceder a los otros el beneficio
de la duda (Epstein, 1998).
El modelo teórico de estos autores está compuesto por cuatro habilidades
básicas fudamentales:
a) Percepción de las emociones, es decir la habilidad para percibir las propias
emociones y las de los demás, así como percibir emociones en objetos,

72 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
arte, historias, música y otros estímulos. A su vez esta habilidad se com-
pondría de las siguientes subhabilidades:
– La identificación de las emociones en los estados subjetivos propios. 1
– La identificación de las emociones en otras personas.
– La precisión en la expresión de emociones.
– La discriminación entre sentimientos y entre las expresiones sinceras y
no sinceras de los mismos.
b) Facilitación emocional, es decir la habilidad para generar, usar y sentir las
emociones como necesarias para comunicar sentimientos, o utilizarlas en
otros procesos cognitivos. Las principales subhabilidades asociadas serían:
– La redirección y priorización del pensamiento basado en los senti-
mientos.
– El uso de las emociones para facilitar la toma de decisiones.
– La capitalización de los sentimientos para tomar ventaja de las pers-
pectivas que ofrecen.
– El uso de los estados emocionales para facilitar la solución de proble-
mas y la creatividad.
c) Comprensión emocional, es decir la habilidad para comprender la infor-
mación emocional, cómo las emociones se combinan y progresan a través
del tiempo y saber apreciar los significados emocionales. Estaría com-
puesto por las siguientes subhabilidades:
– La comprensión de cómo se relacionan diferentes emociones.
– La comprensión de las causas y las consecuencias de varias emociones.
– La interpretación de sentimientos complejos, tales como combinación de
estados mezclados y estados contradictorios.
– La comprensión de las transiciones entre emociones.
d) Y por útimo, la regulación emocional, es decir la habilidad para estar
abierto a los sentimientos, modular los propios y los de los demás, así
como promover la comprensión y el crecimiento personal. Esta habilidad
incluiría las siguientes subhabilidades:
– La apertura a sentimientos tanto placenteros como desagradables.
– La conducción y expresión de emociones.
– La implicación o desvinculación de los estados emocionales.
– La dirección de las emociones propias.
– La dirección de las emociones en otras personas.
De alguna manera, el desarrollo de esta obra y su propia estructura pretenden
dar al lector la información que permita el desarrollo de estas habilidades, poten-
ciando así su inteligencia emocional.
PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN 73
8. CONCLUSIONES
1 Para terminar, también hay que señalar que a pesar de la gran dispersión teórica,
que como hemos visto existe en el estudio de este proceso psicológico, en los últimos
años se está produciendo una integración entre todas estas orientaciones. En ésta nue-
va visión emergente de las emociones, el papel predominante lo aporta las orientacio-
nes biológica y cognitiva, enmarcadas en una perspectiva la evolucionista.
Así, se entiende la emoción como un mecanismo de adaptación primordial y sin
esta premisa no es posible su comprensión. Si bien todos los procesos psicológicos jue-
gan un importante papel para lograr la adaptación, es este proceso el que parece tener
una primacía tanto filo como ontogenética para desarrollarla. Las emociones son par-
te del legado de años de evolución para enfrentarse con éxito a un mundo cambiante y
lleno de demandas. Demandas que no solo provienen de unas ancestrales especies ame-
nazantes, sino del propio entorno social en que vivimos cotidianamente y de nuestro
propio mundo interno.
La aportación desde la orientación conductual, a esta función principal de la adap-
tación, es la de la tendencia en el comportamiento. Una parte muy importante de
nuestro comportamiento se debe al hecho de haber sido seleccionado evolutivamente
por su valor adaptativo. Así, ante la adaptación compartimos con otras especies
sistemas funcionales similares, las emociones, que dan como consecuencia
comportamientos también similares. Aunque nuestras capacidades sean mayores, en
situaciones de emergencia aparecen esas tendencias en el comportamiento, que se
han mostrado válidas a lo largo de muchos siglos de evolución. Y no solo hay
tendencias en el comportamiento de especie, sino que el proceso de desarrollo y
maduración personal, dan lugar también al establecimiento de tendencias personales de
comportamiento.
Por último, con esta premisa de la función adaptativa, desde la orientación cogni-
tiva se ha comenzado a ver las emociones como mecanismos de emergencia o progra-
mas de orden superior, que cuando es necesario paralizan o reducen otras actividades,
reclutan recursos de otros procesos psicológicos y guían el comportamiento. Es decir,
no se trata de unos elementos de aparato psíquico que actúan al mismo nivel que los
demás, sino que están permanentemente en acción a bajo nivel, permitiendo el desa-
rrollo de otras actividades, pero en cuanto detectan o prevén una condición significativa
para nuestra adaptación, toman el control de todo el sistema hasta dar una respuesta
adecuada a las demandas.

74 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
pensable_ en la nuestra como personas individuales. De hecho. cuando nacemo:-,

1
nuestra capacidad de sobrevivir depende totalmente de las emociones. Sin capa-
cidad de pensamiento lógico/simbólico, sin un lengu<\ie de comunicación y sin
capacidad de planificación de nuestro comportamiento. sólo los programas de
acción emocional genéticamente detenrlinttdos son los recursos con que hemo:-,
umtado para juzgar que lo que nos acontecía era ''bueno'" o ··malo'". comunicarlo
a lo" demás con una sonrisa o un llanto. y realizar rudimentarias conductas de
acercamiento o alejamiento adecuadas a cada situación. Es más. en esos momen- ,
to:-, de nuestra vida en los que dependemos totalmente del cuidado de otras per-
solws. la \"isión de nuestra cara de bebés -con ojos grandes y formas redonde~t-
da~~ ha puesto también en marcha programas emocionales en nuestros
progenitores, que les ha llevado a cuidarnos y atender toLlas nuestras necesidades.
Pero las emociones son mucho más que programas de acción genéticamente
duUtdos. lo que les podría hacer rígidos y eslereotipados. Como procesos adapta-
tivo:, por excelencia que son. tienen una alta plasticidad y capacidad para evolu-
cionar, desarrollarse y madurar. Así aprendemos desde un amplio elenco de nue-
\·as situaciones con significación personaL a la modulación de nuestras propias
respuestas emocionales. el desarrollo de nuevas emociones c. incluso. a anticipm·
respuestas para prevenir situaciones emocionales no deseadas. Así pues, las emo-
ciones no son procesos estáüeos. sino que van cambiando en función de las
demandas del entorno, por acción de la experiencia personal y social.
En resumen. la principal función de las emociones es la organización de toda
nuestra actividad. Organización del entorno y de nuestras experiencias, y organi-
nKión de complejas actividades que en muchos de los casos debemos n:alizar en
un lapso muy breve de tiempo. no solo como reacción a las propias exigencias de
las situaciones, sino con la finalidad de anticiparse a consecuencias 4uc aún no
han ocurrido. Para ello las emociones reclutan a los restantes procesos psicológi-
cos como la percepción, la atención. la memoria. el pensamiento. la comunicación
vcrh~tl y no verbaL y la moti\'ación. Así pues. las emociones son un .sistema de
pron::samiento de información prioritaria para la supervivencia y la adaptación al
medio. y se convierten en el proceso que coordina a los restantes recursos psico-
lógicos necesarios para dar la repuesta más rúpida y puntual ante una situación
concreta.
/\ !o largo de este capítulo intentaremos desaJToliar las earacterísticas más des-
tacadas del proceso emocional, así como plantear aquellas cuestione~ que han
condicionado la forma en que se plantea el posterior desarrollo del estudio de 1as
emociones en los siguientes capítulos.

CONCEPTO DE EMOCIÓN

En una primera aproximación a! concepto de emoción. debe evitarse un error


yue se presenta frecuentemente, y es el confundir lo que es la emoción humana en
sí misma para una persona y lo que es la compresión de la emoción por parte de la
Psicología. Esta diferenciacíón Jlcva a discriminar entre una aproximación mera-
mente descriptiva de los procesos emocionales y una más prcscriptiva, que inten-
ta desarrollar una serie de conceptos científicamente válidos que aglutinen todos
los eventos y fenómenos emocionales (Russell y Lemay, 2000).
EnwcirJn ('S t'/ conccp!O que mifi::.a la Psicnlngiu ¡mm dcscrihir .'~' c.\plicar los
(/á-ros ¡Jroducidos ¡mr un proc(-'so nwllidimensiono/. cncorgildo de:
• El anri/i.<.,-ís de situaciones especialmente significativas.
La inlcrrrewcián su/~jctim de las m.lsmas, en función de la historia personnl.
La exprcsirín emacionu/ o comunicación de todo el proceso.
La prcpomcitin ¡wra in accirin o movilización de comportamiento.
Los camhio:·; en /(/ octiridadffsúJ/ágica.
La emoción es estudiada desde enfoques e intereses muy distintos. así la
neurociencia se interesa por el conocimiento de los mecanismos cerebraJes, hor-
monas y neurotransmisores implicados en la emoción; la psicología evolutiva se
centra en el desarrollo delimitando cuáles son los cambios emocionales que se
producen a lo largo de la vida de una persona; la psicología social pone de relie-
ve la importancia comunicativa de la expresión emocional; la psicología cogniti-
va acentúa la importancia de la relación entre emoción y cognición: la psicología
de la personalidad se centra en el estudio de los rasgos desde el punto de vista de
emociones discretas; y la psicología clínica se interesa por la relación entre
desórdenes psicológicos y tipos de experiencia emocional.
Es preciso diferenciar el proceso emocional en sí, es decir, el cambio puntual
que se produce en un determinado momento y con una duración delimitada en el
tiempo. del rasgo o trndcncia emocional, es decir. de las formas habituales de res-
ponder emoclonalmente de una determinada manera o la tendencia a tener casi
siempre la misrnq respuesta emocionaL la cuaJ hace referencia más a estructuras
relativamente estables en el tiempo (temperamento), que a procesos. y que se
escapa de Jos temas que son de interés por lo que no será abordado aquí.
También es preciso diferenciar el concepto de emoción de otros, que en el len-
guaje coloquial se utilizan como sinónimos, pero que tienen otra signiflcación
dentro de este campo. Estos conceptos son los de afecto, humor (tono emocional
de base) y sentimiento.
Si consídenunos conjuntamente los conceptos de afecto, tono emocional de
base y sentimíento. podemos resaltar que c1 primero es el más general de los tres.
Además. desde un punto de vista filogenético y ontogcnético. es el más primitivo.
El afecto es una condición ncurofisiológica accesible conscientemente. como en
sentimíentos más simples (no reactivos), evidente en el tono emocional de base y
en las emociones. El afecto posee tono o valencia. que puede ser tanto positiva
como negativa. e intensidad. que a su vez puede ser baja o alta. Pnicticamente
toda~ las especies poseen un proceso afectivo. Corno indica Buck ( 1985 ). se
especula con la posibilidad de que el tono o valencia esté directamente relacio-
78 PS!COLOGÍf\ DE LA EMOCIÓN
nado con algunas estructuras dicncefálicas (hipotálamo) y la intensidad con la for-
mación reticular. El afecto tiene que ver con la preferencia y permite el conoci-
núrnto de! ralor que tú:ncn para fa persona las distintas situaciones a las que se
Cl?{i·enta. El afecto es primitivo. un] versal y simple (irreducible en el plano men-
ta]). Puede existir sin estar etiquetado. interpretado o atribuido a cualquier causa.
Existe una tendencia innata hacia el afecto positivo, de tal suerte que la meta de

1
toda persona es obtener placer.
Por su parte. el humor que es un ténnino de uso coloquial ambiguo al que nos
referiremos técnicamente como estado de ánüno o "tono emocional de hase'' (ya
que induce a equivoco con la emoción denominada "humor'·. ver capítulo X). es
unn forma específica de estado afectivo, la cual también implica la existencia de
tono e intensidad. El tono emocional de base implica la existencia de un conjunto
de creencias acerca de la probabilidad que tiene la persona de experimentar placer
o dolor en el futuro. esto es. de experimentar el afecto positivo o el afecto negati-
vo. Un tono emocional de hase concreto puede durar varios días, variando según lo
haga la expectativa de futuro de la persona. La emoción, que también es una for-
m;_¡ concreta de afecto. por el contrario, suele durar muy poco tiempo. refiriéndo-
se a una relación concreta de la persona con su medio ambiente en el momento
presente. Schv/arz )/ Clore ( 1988) distinguen el estado de ánimo o tono emocional
de base de la emoción. perfilando el estado de ánimo como más djfuso y genera-
lizado. mientras que la emoción es una reacción específica a eventos particulares.
Por otra parte. también se diferencian ambos conceptos en la proximidad de la
causa. ya que el estado de ánimo tiene una causa que es más remota en el tiempo
de )p que lo es la de la emoción. En definitiva, <'1 fmw emocionu! de h(/sc r(;/h)a la
¡tr huhilidad de que la persono nhtcnga placer o dofor a partir de sus relaciones
1

co¡,· n' rncdio ambicntcf/sico y social en el que se cncucl1fra inserto.


Por último el sentimiento e~ la ex¡Jcricncia su!~jetiva de la cmocián. En este
sentido lzanL Kagan y Zajonc ( 199()) enfatizan la controversia que suscita, ya
que, muchas veces.la cuestión importante es determinar si se trata de un estado de
sentimiento. de un tipo especial de proceso cognitivo o una combinación de sen-
timiento y cognición. En cualquiera ele los casos. como indican Carlson .Y Hatfie1d
(1992). el término scnlimienru se rcJferc a la cntluacián, momcn!o o 11/0illCnto.
que un sr~jcJo rcah~o cada ve::: que se e1~jú·nta a ww situaciún.
De este modo. podemos plantear que las emociones son procesos intensos
pero muy hrcvc~. el tono emocional de hase es menos intenso pero más duradero.
mientras que los sentimientos son impresiones pasajeras. apenas perceptibles.
Ahora bien. el hecho de que la emoción se refiera a fenómenos transitorios.
caracterizados por un rápido inicio y una duración muy reducida, no implica
ncce.sariamente la rápida tnmsitoricdad de la experiencia emocional. L1 duraclón
de la experiencia emocional o sentimiento no puede ser deducída a partir de la
expresión emocional. ~13s bien. la duración de un sentimiento depende de diver-
sa;; -variable.<.. tales como las cogniü\'as y las fisiológicas.
Por su parte. el proceso emocional ÍlTlplica llll<l condición especial de proc<>
-"<il!W.'nW de información. mediante el cual se pone en relación algn ya cunocidP o

PROCE.SAívHENTO EMOCIONAL 79
que se perclbl' en ese momento. cou una c:-.cab de \';llores: anúlisi" del cu;d
depende tanto la cualidad como la inlensidad de la<., enHK:ione~ evocada:,. '(,
también. como consecuencia de tal procesamiento se producirft una apreciación
subjetiva. cambios en la activación fisiológica, así como !a po.sib!e movilízaci\ín
de comportamientos en relación con la propia valoración.

3. CARACTERÍSTICAS DE LAS EMOCIONES

Quizás la principal característica de las emociones es la de ser una modalidad


de operación para el conjunto de la arquitectura psicológica. Por lo tanto. su
carücterización es compleja, como la vida menta! a la que dan soporte.
Intentaremos delimitar las principales características de las emociones. n~co­
giendo las funciones que cumplen, las tareas que emplean para alcanzar estos
fines. y las leyes o principios que rigen su funcionamiento.

:u. Funciones de las emociones

En lo que se refiere a las funciones que todas las emociones deben curnpl ir.
que es lo que las hace útiles y beneficiosas. según Reeve ( 1994¡ son: la función
adaptativa. la función social y la función motivacional. En el Cuadro 2.1 se reco-
gen las principales funciones que cumplen las emociones.

CuADRO 2.1. Funciones que cumplen las emociones.

FVNCIÓ!\" EFECTO

Adaptatívn~

Sopia1
MotiváciOnaf

La.fúnciún adu¡Jfmim de las emociones fue puesta de manifiesto en primer


lugar por Darwin. quien m·gumentó que la emoción sirve para facii itar la conducta
apropiada a cada situación. lo cual k confiere un papel de extraordinaria rele-
vancia en la adaptación. Como hemos ,·isto en el primer epígrafe. la función
más importante de la emoción es precisamente la de preparar al organismo para
que ejecute eficazmente una conducta exigida por la~ condiciones ambientales.
que movillce la energía necesaria para ello y que dirija la conducta a un objetivo
80 PSICOLOGÍA- DE U\ Elv10C!ON
determinado. Esto estaría especialmente delimitado en el caso de las emocione::.
primaria::.. cuya::. funcione\ pueden ver~c resumidas en el Cuadro 2.2.

CUADRO 2.2. Funciones adaptativas de las emociones primarias.

EMOCIÓ'\

Sorpresa
Asco

Alegría
Miedo
FU~CIÚN ADAPTATIVA

1
Ira
Tristeza

Así pues. estas funciones adaptativas permiten desarrollar las respuestas ade-
cuadas a las condiciones que elicitaron cada una de las emociones concretas:
Por ejemplo_ en el caso de la emoción de SOJ]Jresa, su principal función
adaptativa es la opioracíún _que sirve entre otras cosas para:
Facíliuu· la aparición de la reacción emocional y comportamental apro-
piada ante situaciones nuevas. Para lo cual. elimina la actividad residual
en el sisterna nervioso central que pueda interferir con la reacción apro-
piada ante las nuevas exigencia~ de la situación sorpresiva.
Facilitar la dirección de los procesos atencionales, focalizándolos y pro-
moviendo conductas de exploración. curiosidad e interés por la ~ituación
nm·edosa.
Por último. reclutar recursos y dirigir los procesos cognitivos a la situa-
ción novedosa que se ha presentado.
En el caso de la emoción de oseo. su función adaptativa fundamental es la
del recha:.o, y sírve para:
Producír re ..:;puestas de escape o evitación ante estímulos desagradables o
que son potencialmente dañinos para la salud.
Potenciar d desarrollo de h<ibitos saludables. higiénicos y, por lo tanto,
altamenk adaptati\·os.
En el caso de la emoción de a/cgdo. su función es la de i!filiocián, qtte cnlrc
otros objetivos sirve para:
Incrementar la capacidad para dis[rutar de diferentes aspectos de la vida.
Generar actitudes positivas t<UJto hacia uno mismo, corno hacia los demús;
lo cual a su vez favorece la aparícíón del altruismo y lu cmpalía.

PROCESAM!EI\TO Etv10CiONAL.. 81
Establecer nexos ele unión entre las persmws y favorecer las relaciones
interpersonalcs.
Dotar a la persona de sensaciones de \'igorosidad. competencia. trascen-
dencia y libertad.
Favorecer los procesos cognitivos. de aprendiz<Jje y memoria. aumen-
tando la curiosidad y la tlexibilidad mental.
En el caso de la emoción de miedo. su función primordial es la de protec-
cián y sirve para:
Facilitar la aparición de respuestas de escape o eYitación ante situaciones
peligrosas.
Focaliza la atención casi exclusivamente en el estímulo temido, facilitan-
do de este modo que el organismo reaccione rápidamente ante el mismo.
Movilizar una gran cantidad de energía. lo que permitirá ejecutar re:-;-
puestas de manera mucho mús intensa y rápida. que como lo haríamos en
condiciones habituales.
• En el caso de la emoción de ira. la función fundamental es la de mltodc-
fensa. aunque puede llegar a la destrucción. sirve para:
La movilización de la energía necesaria en las reacciones de autodefensa
o de ataque.
La eliminación de obstáculos que impiden la consecuclón de los objetivos
y metas deseadas. y cuya obstrucción genera frustración.
Por último, la reaccíón de ira no siempre tiene que concluir en agresión
~verhal o física~. ya que una de sus funciones adaptativas es precis<l-
mente intentar inhibir las reacciones indeseables de otras personas y evi-
tar así la situación de confrontación.
En el caso de la emoción de tristeza. que es la emoción básica en la que
habitualmente resulta más difícil ver su función adaptativa. ésta es la de la
reintegración. que sirve para:
Aumentar la cohesión con otras personas. de manero especialmente mar-
cada con aquéllas que se encuentran en la mlsma situación.
La reducción del ritmo de actividad general del organismo. potenciando de
esta manera la posibilidad de valorar otros aspectos de la vida. a los cuales
antes de aparecer la respuesta emocional no se les prestaba atención.
Reclamar la ayuda de otras personas. mediante la comunicación a los
demás de que no se encuentra bien. Asf mismo. sirve para apaciguar la~
reacciones de agresión por parte de otros.
Por lÍltimo. fomenta la aparición de empatía y otros comportamientos
altrulstas.
Latímtirin social de las emociones. que se basa en la expresión de las mismas.
permite a las demás personas predecir el compmtamiento que vamos a desaJToliar:
a nosotros el suyo. lo que tiene un indudable valor en los procesos de relación ínter-
personal. La expresión de las emociones puede considerarse. por In tanto. como una
serie de estímulos discriminativos que facilittmla realización de conductas sociales.

82 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN
Estas funciones se cumplen mediante varios sistemas de comunkación dife-
rentes: la comunicación verbal, o información a los demás ele nuestros senti-
mientos. la comunicación artística y la comunicación no verbal. Esta última tiene
una impotiancia especial ya que. al menos las emociones primarias, tienen un
patrón específico y universal para su comunicación. configurado por la postura
corporal, la expresión faciaL y la prosodia del lenguaje. es decir el tono emocio-

1
nal del hahla.
lzard ( 1989) destaca varias subfunciones dentro de esta
función social, como son:
La de facilitar la interacción sociaL
La de controlar la conducta de los demás,
La de permitir la comunicación de los estados afCctivos o
La de promover la conducta prosocial.
Incluso la falta de comunicación o represión de las emo-
ciones. también puede cumpjjr una función social. En muchas
situaciones sociales es necesaria la inhibición de la manifes- Carro!l E. lzard
taclón de ciertas reacciones emocionales. ya que en caso de
no hacerse podrían alterarse seriamente las relaciones sociales y afectar al fun-
cionamiento de los grupos. Aunque de fonna general la inhibición emocional pro-
duce malos entendidos y reacciones indeseables. que no se hubieran producido en
el caso de que los demás hubieran conocido el estado emocional en el que se
encontraba (Pennebaker. !993).
El clá'to mofivacimw! de las emociones no se limita al hecho de que en toda
conducta motivada se produzcan reacciones emocionales. sino que una emoción
puede determinar la aparición de la propia conducta motivada, dirigirla hacia
determinada meta y hacer que se ejecute con un cierto grado de intensidad. Así
pues. !a conducta motivada produce una reacción emocional y. a su vez. la emo-
ción facilita la aparición de conductas motivadas.
La expansión filogenética de la corteza cerebral en el ser humano ha posibi-
litado una variedad creciente de interpretaciones, emociones y opciones de com-
portamiento. Las emociones, aunque aún motivan el comportamiento humano, tie-
nen su aportación más importante en la posibilidad de "desacoplar" la motivación
de la percepción del estímulo. para hacer de esta manera posible su reconsidera-
ción. Por ejemplo, el miedo crea una tendencia para escapar, pero una persona
rápidamente puede darse cuenta de que la amenaza va dirigida a otra persona
-rcinterpretación del acontecimiento- o que una postura ablJCsiva intimidará al
asaltante -reinterpretación de alternativas de respuesta-. De esta manera las emo-
ciones permíten flexibilizar tanto la interpretación de los acontecimientos, como
la elección de la respuesta más adecuada. Las emociones, desde este punto de vis-
ta. representan una alternativa evo!ucionistu muy importante.
De esta manera, las emociones se constituyen en el primer sistema motiva-
cional para la conducta humana. ya que juegan un papel crítico en la energización

PROCESAMIENTO EMOCIONAL 83
de la conducta motiYada. y en Jos procesos de percepción. razonamiento y acción
motivadora (Izard y Ackerman. 2000).
De hecho las principales emociones dibujan lo que son los dos grandes ejes de
rcgulaci6n del compmtamiento: b aproximación y la C\'itación o, si :-.e prefiere ape-
titivo y aversivo (Hamm, Schupp y \\t'cike. 2003). En el Cuadro 2.3 se representa
la distribución de las emociones y los ejes motivacionales que éstas configurarían.

CUADRO 2.3. Dimensión motivacional de las emociones.

r--
:
!

3.2. Tareas de las emociones


Según Stemmkr (2003), todas las emociones cumplen
una serie de tarea-'>. entre las que destacan:
• La de codificar las condiciones esümulmcs como positi-
vas o negativas. o altemativamente, como apetitivas o
aversivas.
• La de interrumpir las cogniciones y el comportamiento
en curso. refocalizando la atención.
La de escudrü'iar !a memoria emocionaL para localizar Gerhard Stemmler
contingencias estímulo-respuesta aprendidas y probadas
como exitosas en el pasado. tanto para la especie como para uno mismo.
Lt de influenciar tendencias Je respuesta comportamental hacia una dispo~
sición motivacional particular como la aproximación o la evitación. inclu~
.'"ienJo la modulación de circuitos reflejos.
n La de involucrar procesos explícitos e implícíto~ para la evaluación Je Jo.'-
cstímulos. el ambiente y la memoria. así como de los procesos imp!kitos de
e ,·aloración.
La de preparar clases de comportamiento. como la defensa. e! abatimiento o
a el ataque. a través de una coordinación ck tos sistemas autonómico. somá-
tico. hormonal e inmune.
' La de poner las intenciones de LUlO en conocimiento ele los demás. tanto oral-
mente como a través de la postura. el color deJa piel. la expresión facial. etc.
Lt de comunicar las actividades autonónlica y sornútica a las aferencias pa1~a
su integración en los centros cerebrales.
La de responder con extrema rapidez para contrarrestar amenazas de lesio-
nes o de integridad del organismo. es decir. protegiendo el cuerpo y sus
1
órganos rnás importantes de cualquier tipo de dafio.
En función de estas tareas, podemos considerar que las emociones funcionan
como programas de orden superior o módulos de la mente, que son responsables
de ajustar prioridades de procesamiento y de respuesta. AsL cuando una emoción
se dispara. activa algunos mecanismos subordinados como la atención. el proce-
samiento heurístico o la urgencia en !os programas de acción. y desactiva otros
como las metas de alto niveL el procesamiento sistemático. [a digestión. etc. Por
lo tanto, son una modalidad de funcionamiento del sistema psicológico (iv1ineka,
Rafacli y Yove!. 2003).

Leyes de las emocio11es


Por último tenemos las leyes de b emoción que rigen el proceso emocional
-aunque seria más preciso llamarlas principios-. Estas leyes fueron formuladas en
primer lugar por Frijda ( 1988) y recientemente reeditadas (Frijda, 2001 L Estas
·'leyes" han supuesto uno de los más impmtantes avances en Ja caracterización de
las condiciones y procesos que rigen el complejo mundo de las emociones. Estas
once leyes y su formulación son:
A. Leyes que afectan a los desencadenantes emocionales:
La ley del significado situacíonol. que formula que las emociones sur-
gen en respuesta a la estructura de significado que nos da la silUación.
La ley de lo concerniente. que fonnula que las emociones surgen en res-
puesta a situacíones que son importantes para las metas. deseos, moti-
vaciones o preocupaciones de las personas.
La ley de la realidad opa reme, que formula que las emociones van a ser
elicitadas por situaciones que son valoradas como reales y que la intcn-·
si dad de éstas se corresponderú con ei grado de realidad que se asume.
La ley del comhio. que formula que el cambio. la presencia de COIH1icio-
ncs favorables o desfavorables. facilitará la aparicjón de la respuesta
emocional, pero es necesario que esas condiciones se den como fruto de
cambios reales o esperados.
La ley de la habituación. que formula que los placeres o dificultades
continuadas tienden a desvanecerse o perder fuerza.
La ley del sentimiento comparativo, que fonnula que la intensidad de
una emoción dependerá de la relación entre el evento ante el que se tie-
ne esa emoción y el marco de referencia en eJ que es evaluado.
La ley de la asimetrfa hcdñnica. que formula que el placer es siempre
contingente con el cambio y que desaparece con la satisfacción continua,
mientras que el dolor puede persistir en el tiempo, si persisten las con-
diciones adversas.
La ley de la conservación del momento emocional, que formula que los
momentos emocionales retienen su capacidad para elicitar las emociones
indefinidamente a menos que sean contrarrestados por exposiciones
repetidas que podrían llegar a permitir que se dieran los fenómenos de
extinción o de habituación.
B. Leyes que afectan a la respuesta emocional:
• La ley final, que formula que !as emociones tienden a estar sujetas a jui-
cio, en término de relatividad, sobre el impacto y los requerimientos de
metas y objetivos. que van más allá de los que inicialmente se tenían.
La ley del cuidado con las consecuencias. que fonnula que cada impul-
so emocional elicita un segundo impulso que tlende a modificar esa pri-
mera respuesta emocional en relación con las posibles consecuencias
que tendría.
La ley de la menor carga y el mayor beneficio, que formula que cuando
una situación puede ser vista desde distintas alternativas, existe una
tendencia a verla desde aquella postura que minimice la carga emocional
negativa y/o que maximice una ganancia emocional.
En este punto, al menos debe quedar claro que nos encontramos ante uno de los
procesos psicológicos más complejos. Proceso que cumple imp01tantes funciones.
desarrolla múltiples tareas, y obedece a complejas leyes y principios de regulación.

4. TIPOS DE EMOCIONES

El estudio del proceso emocional ha seguido dos direcciones distintas. a la


hora de investigar corno se organizan las emociones concretas o especificas,
estos enfoques corresponden con:
El estudio dimension(l/ de las emociones, que tiene su fundamentación en la
existencia de importantes diferencias individuales en las emociones que

86 PSICOLOGÍA DE U\ EMOCION
las personas adultas llegan a desarrollar. por lo que se considera que el
empleo de categorías discretas no es la mejor forma de describir la realidad.

1
En su lugar. se utilizan dimensiones generales que definen el mapa de
todas las posibles emociones que pueden ser desplegadas.
El estudio de las emociones discrl'tos o específicas, por contra. parte de la
existencia de características lÍnicas y distintivas para cada categoría emo-
cionaL lo que permite hahlar de emociones discretas a pesar de las diferen-
cias individuales que surgen en el desarrollo personal de cada tmn de ellas.

4. L Emociones dimensionales
El estud.io dimensional de las emociones, tiene una larga tradición en la
investigación psicológica. siendo defendida en primer lugar por \Vundt 0896).
Entre los diferentes autores. parece existir un acuerdo bastante generaUzado a la
hora de jdentificar las dimensiones que delimitan el campo afectivo. Estas dimen-
siones tienen un carácter bipolar y estarían definidas por tres ejes:
El eje de nlfcncio L{/Cctiva que va del agradable al desagradable -placer al
displacer-. y que pem1ite diferenciar las emociones en función de que su
tono hedónico sea positivo o negatlvo.
El eje de oc!ivacián que va de la calma al entusiasmo. y que pennite dife-
renciar las emociones por la intensidad de los cambios fisiológicos entre las
condiciones de tranquilidad o relajación, y el de extrema activación o páni-
co incontrolable.
El eje de control que va del extremo controlador de la situación. al extremo
contTario de controlado por la situación. y que permite diferenciar las emo-
cíones en función de quién ejerza el dominio. hl persona o la situación
desencadenante.
De estas tres dimensiones. las dos primeras son las que proporcionan el
mayor nivel de discriminación, en torno al 850(- del total. De hecho !a tínica
diferenciación crítiéa con el eje de control es la que se produce entre la ansiedad
y la hostilidad. Por ello. habitualmente solo se utilizan los ejes de valencia afec-
tiva y activación.
En el Cuadro 2A se presenta el mapa emocional LJUC müs investigación ha
acumulado hasta el momento (Lang. Bradley y CuthbcrL 1999). Como puede
apreciarse la configuración emocional tiene una forma de cuarto de luna. Esta for-
ma viene determinada porque no hay ocurrencia de situaciones extremas en
valencia afectiva (tanto positiva como negativa) que presenten una baja activa-
ción. de] mismo modo que cuando hay una extrema activación las situaciones no
pueden ser neutras en valencia afectiva.
El principal atractivo de las propuestas dimensionale:-. es que pueden dar
explicación de un número infinito de estados emocionales y proporcionan un
esquema para delimitar similitudes J' diferencias entre !as emociones.
PROCESAMlENTO EMOCIONAL 87
CUADRO 2.4. Espacio emocional bidimensional.

ltl
>
:¡:;
(.)

....ltl
Q)

.!!!
(.)
t:: o
Q)
ltl
>

Activación +

;\pesar de todo lo dicho.las dimensiones bipolares no son la única propues-


tu dimensional que s¡: ha desarrollado. Gil boa y Revdlc ( !994) realizaron una
investigación para comprobar. entre otra:-.. la hipótesis de qut: la independencia de
!as emociones de tono hedórüco positivo y negativo podría ser demostrada no sólo
en la estructura, sino también en el patrón temporal de la\ respuestas emocionak~\.

88 PSiC.~OLOGiA DE Lf.\ EMOCIOH


Los di.liOS revelaron bastantes diferencias entre emociones positi\'as y negativas

1
con respecto a su característica temporaL e:::. decir. !a cantidad de tiempo durante
cJ l'ua! las personas experimentan la~ emociones: así la duración Je !a:-. emociones
asociadas con sucesos negativos fue mayor que la asociada con sucesos positivos.
En !o yue se refiere a la intensidad. es decir, al grado en que las emociones son
exp~.-'rimentadas: las emociones positivas presentaron un pico Jc intensidad que
estuvo asociado con un incremento promedio de una duracjón de cuarenta minu-
tos. mientras que en las emociones negativas fue de ciento diez minutos. Estos ,
resultados son coherentes a su vez con lo propuesto por Frijda (200! ) en !a deno-
minada "ley de la asimetría hcdónica··. que hemos visto en el epígrafe 2. Este
hecho. que sin duda es lamentable. está al mismo tiempo altamente conslatado)
no~ permite hacer una diferenciación entre emociones positiva.s y ncgatiYas basa~
do en la existencia de dos sistemas unipolares. diferentes y parcialmente inde-
pendit'ntes entre sí.
De este modo, tendríamos dos dimensiones unipolares para definir la valencia
afectiva. Por una parte, una dimensión formada por las emociones de tono hcd(i-
nico negulim que son emociones dcsogrwíahlcs, que se cxpcrimc111w1 cuando se
ww meta, se eroducr: una amnuco o sucede ww pérdidd; estas emo-
ciones también requieren la movilización de importantes recursos cognitivo:-; )
cumpo11amentales. para ser empleados en !a creación y daboración de planes que
resuelvan o alivien la situación. Y una segunda dimensión formada por las cmu-
ci(i!in de tono hu!iJnico ¡)()sftim que son [ac-. emociones ngmdabíc.>. (jl/C se cxpc-
nní· ·;Y un cumulo se o/can::.u ww meíu: de tal manera que en dla~ e:-. mulo::. pro-
bable que se necesite la revisión de planes y otras operaciones cognitivas. Por esta
razón se podría esperar que las emociones negativas sean más prolongadas en el
tiempo que las positivas.
De esta forma las emociones positivas y las negativas_ además de en su desi-
gual duración, también se diferencian con respecto a la necesidad y urgen..:ia de
mo\·ilizar afrontamientos. Ya que es en las emociones negativa~ en las que no se
alcanza una meta. en las únicas que es urgente movilizar planes y acciones para
intentar conseguir la citada meta; cosa que no ocurre en las positivas. frente a las
cuales. y dada su brevedad. solo nos queda e! recuerúo como forma de prolongar
su~ efectos gratificantes. Por otra parle. muchas emociones no son totalmente
negativas o positivas. sino que poseen en un cierto grado cualidades dt:' wnbab
dimensiones.
Desde este punto de vista. !a representación espacial de las emociones se
asemejaría mús a la que vimos en d Cuadro 2.3, en la que el eje de aproximación
correspondería con !as emociones de tono hedúnico positivo y la evitación con las
negativas. Es decir. los nuevos eje~ surgirían de girar 45" la valencia afectiva y la
ani\·ación. ver Cuadro 2.5. Pero sea cual sea la orientación que demos a los
ejes. en ello;.; pueden situarse las diferentes emocione~ discretas -lo que puede
Yersc también en el Cuadro 2..5 lo que hace que el estudio dL· las emocione~
dimensionales no sea incompatible con el de la~ emocione.'. discretas, que abor-
daremos en e! siguiente epígrafe.

PROCESi\fiiiiEi'..lTO El"/tOCICX\J/L 89
CUADRO 2.5. Emociones dimensionales vs. discretas.

4.2. Emociones discretas

El estudio de las emociones discretas o específicas tiene su origen en el


hecho de que. al menos, algunas emociones -las consideradas "primarias .. como
veremos más adelante-··. poseen características distintivas en alguno o valios de
sus elementos.
Entre estas características se han utilizado por ejemplo la correspondencia
entre el tipo de qji·omamicmo. es decir. la movilización para la acción que pro-
ducen. y la propia forma emocional. Por ejemplo. la movillzación típica del mie-
do es siempre una huida o evitación de la situacíón dcsencadenante. mientras gue
el resto de las emociones no presentan este afrontamiento. lo que le hace a ést¡¡
una característica distintiva de la emoción de miedo. Otras caracter.ísticas en las
que se han basado estas clasificaciones de las emociones. son por ejemplo el
hecho de que algunas emociones poseen una fmma de c.1prcsión facial concreta y
unívoca, y que ésfa sea reconocida a lo largo de diferentes culturas. es dccJr. que
su expresión tenga un carácter universal. O el que presenten un ¡;roccsalllienle
cognitivo propio y distintivo de las restantes emociones.
90 PSICOLOGIP.. DE L/\ EMOCION
No obstante, los criterios que han sido utilizados son muy diversos como puede
apreciarse en el Cuadro 2.6. Así, se han empleado c1iterios que relacionan las emo-
ciones con inytintos. que las emociones sean estados emocionales innatos. que no
rcqHicran cmucnidos proposiciouales. que se relacionen con procesos hiolóJ.<icos
adapWlii'OS. que produzcan una alta densidad de descargo nerviosa o que posean
independencia de procesos atrihucionales. etc. Esto hn dado corno consecuencia una

1
amplia dispersjón y variedad de emociones reconocidas como poseedoras de una
entidad propia, y al mismo tiempo una falta de criterios universalmente aceptados.

CuADRO 2.6. Criterios utilizados para diferenciar las emociones discretas.

CRITERIOS AUTORES Y EMOCIONES "BÁSICAS"

Sin duda. entre todas estas propuestas. la que es 1mÍS atractiva y ha tenido una
mnyor trascendencia. es la que proviene de la orientación cvolucjonista que pro-
pone la existencia de unas emociones prinwrias. que serían categorías emocio-
nales primitivas ~tanto fllogcnética como ontogcnéticamcnte- de carácter uni-
versal y a partir de las cuales se desarrollarían las demás emociones o emociones
secundarias.

4.2, 1. Emociones primarias

A nivel ontogenético. el desarrollo de la:-. emociones está ligado a la madura-


ción de los mecanismos y estructuras neurales que sustentan el proceso emocional:
así. es a lo lm·go del desarrollo evolutivo cuando se estructuran. con el concurso del
PROCESAMIENTO !::MOCiONJ\L 91
aprendizaje y la propia historia persona!. los patrones propios de evaluación valu-
rativa y de respuesta a las emociones. siguiendt) el curso madurativo propio de
nuestra especie (Dunn. 2003).
Unas cuantas emociones discretas emergen en los primeros momentos de la
\'ida. entre las que s.:- incluyen la 5,\njJrcsa. el usco. el miedo. la alegría. la lristc-
::,d y la ira (Ekman. l9Sl2. 2003): son las que se consideran emociones primarias.
aunque hay una tendencia cada vez mayor a hablar de ''bmilia" de emociones pri-
marias ~-como veremos en el epigrafc 7 .3~. Ya que hay constelaciones emocio-
nales que compmtcn recursos y funciones. que actúan de forma complementaria y
que tienen su origen precisamente en estas emociones primarias. Además. existe
otro conjunto de emociones que emergerán más tarde en la infancia intermedia,
fruto de la maduración y de los procesos sociales: esta.s emociones incluyen la
culpa. la vergüenza, el orgullo.los celos. etc.
Cada una de esta.s emociones primarias se corresponde con una función adap-
tativa ~ver epígrafe 3- y, además. poseen condiciones desencadcnantes especifi-
Gts y distintivas para cada una de ella.s, un procesamiento cognitivo propio. una
experiencia subjetiva caracteristica, una comunicación no verbal distintiva y un
afrontamiento diferente. En lo que se refiere aJa activación fisiológica, posible-
mente también se diferencien. aunque este punto aún no se en<:uenlra del todo
establecido (para una re\'isión exhaustiva sobre este último punto puede verse
Cacioppo et al., 2000).

4.2.2, Emociones secundarias

Además Ue !as actitudes emocionales cognitivas. que se desarrollarán en el


epígrafe 7 .2. y que se corresponden con desarrollos cognitivos más n menos
directos de las emociones primarias: existen otra serie de emociones secundarias
que no se derivan directamente de éstas y que son fruto de la socialización y del
desarrollo de capacidades cognitivas.
Estas emociones secundarias. también denominadas sociales. morales o auto-
conscientes. corresponden con la culpo. vergiien::a. orgullo. celos. azoramiento.
arrogancia. hochorno. etc. La gran mayoría de los autores silúan la aparición de
estas emociones en torno a los 2 años y medio de edad o Jos 3 años (Dunn. 2003),
aunque podemos enconu·ar alguna excepción a este hecho (ver Drag:hi-Lorenz.
Redd~i y Costall. 2001 ). Por lo generaL es a partlr de los 2 años de edad cuando los
niños comienzan a sonrojarse. a avergonzarse en público por haberse caído, a
intentar '·consolar·· a otro niño al que han pegado. etc. No en vano. son necesarias
tres condiciones primarias para la aparición de estas emociones:
En primer lugar_ es necesaria la aparición de la identidad personal.
En segundo lugar, e! niño debe estar iniciando la intcrnalización de cierta~
normas sociales (]o yue está bien y lo que está mal).
Y. por último. debe ser capaz de e\'aluar su identidad personal de acuerdo a
estas incipientes normas sociales.
)- Por lo tanto. como se ha indicado antes. estas tres condiciones s(Jlo pueden
e comt~nzarse a reunir en torno a los 2¡/ 2 ~3 años de edad.

CUADRO 2. 7, Desarrollo de las emociones en los 3 primeros ar1os de vida (Lewis, 2000a)

1
EMOCIONES PRIMARIAS
Satisfacción Interés Distess
y +
A /egna +
Sorpresa Tristeza, asco
e 1
1, '(

l, Ira, miedo
L------------------T----,_j
a
Conciencia, como en
, - - - - - - - - - - ' el comportamiento
autorreferente

En el Cuadro 2.7 puede verse una representación de la secucnci'-1 Icmporal de


clcs;UT(J]!o de las emociones primarias y secundarias.
Desde esta perspectiva las emociones primarias se asemejan a los colores
primarlos (azuL rojo y amarillo) a partir de cuy[! rnezcl<l se nhtendrían todos los
demás colores y matices. Además, las emociones secundarias no tienen porqué
presentarse en su estado ··puro". es decir. dependerán de la cultura en la que se
desarrolle la persona y de su propia historia personaL De este modo, la propia
reacción emocional es a su vez fruto de la mezcla personal de esas emociones pri-
maria:-:.. por ejemplo en ct caso de los celos. que suelen ser el resultado de una
mezcla de ira. tristeza y miedo: su manifestación emocional es también de cará~o>
ter personal y mezcla de sus componentes. Por ejemplo e! afrontamiento en unos
Ci.t'i-O\ lleva a destruir al ser amado. en otros a espiar sus mm'imientos, en otro~ a
intemar reconquistarle y en otros al llanto inconsolable.
Para concluir este epígrafe dedicado a los tipos de emociones. es necesario
hacer una bre\·e reflexión sobre las do:-; alternativa~ existentes para su estudio. !as
cnwciones dinwnsiona!esfl·cnle a ius díscretas. Siguiendo con el ejemplo de los
colores primarios. podemos considerar el azul. rolo \' amarillo como colores
"'discretos ... lo cual no es _incompatible con que al r~list~1o tiempo podamos rde-
rimo\ a los mismo~ estímulos en términos de brillo y longitud de onda. lo que nos

PROCESAMIE!\jTO EMOCIOt~PL 93
daría unos colores "dimensionales·'. Sin duda.lo que procesan nuestros conos y
bastones son radiaciones electromagnéticas continuas. pero solo ciertas propie-
dades de la luz contribuyen a la experiencia psicológica de la visión {el matiz. el
brillo y la saturación). y es la saturación de una longitud de onda la que da lugar a
los colores puros. De la misma manera podemos estuchar las emociones de fonna
dimensional y discreta, estaríamos estudiando lo mismo, pero la experiencia psi-
cológica de la emoción se corresponde con las emociones discretas. y las emo-
ciones "puras"' con las primarias. Por encima de las posibles diferencias indivi-
duales, las emociones p1imarias tienen características que las diferencian de los
restantes fenómenos afectivos, como son: la presencia de las mismas en otros pri-
mates. poseer señales universales distintivas, tener situaciones dcsencadenantes
particulares. una fisiología distintiva. un procesamícnto automático. una apa-
riencia distintiva de desarrollo. una aparición rápida, una duración breve. una ocu-
rrencia inesperada y tener una experiencia subjetiva característica (Ekman, 1999).

5. PROCESO EMOCIONAL

Antes de pormenorizar en cada uno de los componentes del proceso emoclo-


nal. es conveniente tener una visión global del mismo, que nos permita encajar
cada uno de los elementos que lo configuran. Para ello en el Cuadro 2.X se repre-
senta esquemáticamente los diferentes componentes que intervienen en el mismo
y su relación.

CuADRO 2.8. Representación del proceso emocional.

E Activación A Efectos observables


V :P
a r
~ ...... Experiencia-~,..,... Autoinforme
a subJetiva d
e í
~ z
6 Expresión ·~. Comunicación
Situación n...,... corporal -.J ...,... no vérbal
externa e ...... e
interna V
a y
1 .,...¡¡~·.•·~¡¡¡r¡¡¡-iJllliBY ·
o' w 1Ali~~1kU;;-:c
r u
a 1
t t
¡
V
a

94 PS!COLOGÍI\ DE Ll1 EMOCiOr~


Como puede apreciarse. el proceS(' tiene su inicio en la percepción de u1ws
can;i,;o:-, en las condiciones internas y/o externas (ver epígrafe 6. dedicado a los

1
descnL:adcnantes emocionales). que son procesadas por un primer filtro que supo-
ncnlos formado por un proceso dual de evaluación valorati\·a (ver epígrafe 7.
dedicado a la evaluación :y valoración emocional).
Como consecuencia de este procesamiento tiene lugar la reacción afectiva o
activación de la respuesta prototípica. la cual se compone de una experiencia sub-
jetiva o sentimiento. una expresión corporal o comunicación no verbaL una ten- A

·dencia a la <Jcción o afrontamiento y unos cambios fisiológicos. que son los res-
ponsables de dar el soporte físico a todas las actividades anteriores (ver epígrafe R.
dedicado a la activación emocional).
Sin embargo. las manifestaciones externas de la emoción, es decir los efectos
de esta respuesta que podemos observar externamente para su estudio, son fruto
de un segundo procesamiento o filtro que tamiza las mismas. Así. la cuhurización
,. el aprendizaje hacen que las manifestaciones emocionales se vean sensiblemente
;noJifícadas. de esta manera. las experiencias subjetivas que recogemos median-
te técnicas de autoinforme están moduladas y/o distorsionadas llegando a ampliar.
reducir o incluso negar las mismas. Y lo mismo ocurre con lo que observamos
mediante técnicas de observación de la comunicación no verbl:ll. la observación de
la conducta manifiesta o. incluso. en Jos registros de las respuestas fisiológicas
ivcr epígrafe 9. dedicado a la manifestación emocional).

6. DESENCADENANTES EMOCIONALES

El i!nll.:ccclcnte que pone en marcha el proceso emocional es la pcrccpci6n de


un (.d<Hhio en las condiciones estimulares tanto externas como internas al or¡;a-
nis;nn. Este cambio por. lo tanto, tiene como vías de acceso todos los sistemas
perceptivos del organismo ~vista, oído. olfato. gusto. tacto, propioceptívo-- y. adi-
cionalmente. la propia actividad mental. ya que un mínimo recuerdo puede servir
de dcsencadenante de todo el proceso.
Además. este cambio debe reclamar nuestra atención. aunque muchas veces es
detectado por procesos automático.s y tenemos un bajo nivel de conciencia de los
mismos, lo que ocurre especíalmente en el caso de las denominadas emociones
primarias. Pero si el mismo cambio ha aparecido de forma reiterada. perderá su
capacidad de elicitar la respuesta emocional -ley de ]a lwhituaciOn--.
El tipo de condiciones descncadenantes típicas. son por ejemplo, para el caso
de la sorpresa la aparición inesperada de estímulos nuevos, típicamente débiles o
moderadamente intensos: ln percepción de aconteclmícntos no esperados: el
cambio producido por unos incrementos hruscos en la cstimulación; o por la
íntcm1pción de la actlvldad que se está realizando en ese momento. En el caso del
asco d antecedente es la aparición de estímulos desagradables o molestos. Para la
PROCESAMIENTO EMOCIONf\l. 95
alegría !a obtención Je metas o cosas que se desean. El miedo ante la aparición de
situaciones peligrosa~. La ira por la aparición de condídones que generan frus-
tración. Y en el caso de la tristeza por cambios que implican pérdida, fl·ac;_lso o
separación física o psicológica.
Un punto importante es la verosimilitud de las situaciones. ya que buena
parte de [a intensidad de la respuesta emocional va a depender del grado de rea-
lidad o falsedad que la siluación proHK]Ue en la persona ~ley de la rcafidwf
aparente-. AsL por ejemplo, !as situaciones sirnuh.lclas en laboratorio presentan
típicamente una intensidad mucho menor que un acontecimiento real o que sim-
plemente recordar una situación emocional del pasado.
Por último, la condición dcsencadenante no Liene porqué ser la aparición de un
estímulo concreto, sino que puede ser un conjunto de condiciones estimulares que
aparecen simultáneamente en un momento dado y que presentan globalmente una
s;.diencia yue no poseen indi\·idualmentc.

EVALUACIÓN Y VALORACIÓN EMOCIONAL

Desde que Amnld ( l_í}6()) realizara la primera propuesta de un sistema devalo-


ración emocional, se¿..:ruida por el sístemútico desarrollo por pm1e de L. azarus ( 1966),
se !w. producido un importante progreso teórico y experimental, pm·a definir lo más
precisamente posible este componente de las emociones. Dos posturas han poltlrl-
zado históricamente este estudio. lo;.; modelos eYolucionistas que han enfatizado J~¡
"primacía del aft'Clo", frente a Jos modelos social-cognitivos que se han volcado en
la ··primacía de la cognición". La invesügación actual ha fusionado ambos acerca-
mientos mediante la propuesta de procedimiento:-; duales de análisis.
No obstante, siguen existiendo en la actualidad difcn:ntcs propuestas sobre
como se desarrolla la fase central del procesamiento emocional y e1 sistema de
valoración que lo configura, pero todas ellas comparten muchos puntos en común.
Roseman y Smith (200 1) han seüalado esos aspectos comunes a las dífercntcs for ..
mulaciones existentes:
Cada respuesta emocional es movilizada por un patrón distinto del sistema
de análisis. de modo que incluso las mismas valoraciones pero combinadas
de manera diferente participan en el desarrollo de distintas emociones.
Las diferencias en el sistema de análisis se suman a las diferencias indivi-
duales y temporales en el momento de definir la respuesta emocional ~l
mm'ilizar.
Todas las situaciones a las que se les asigua el mismo patrón de valoración.
e\·ocan iuevitablementc 1a misma emoción.
• El sistema ele análisis se conYierte en un procesamiento de la información,
que va a predecir qué respuestas emocionales específicas \'an a conseguir
una mayor capacidad adaptati\'a ante determinada situación.

96 PSiCOLOi.31A DE LA EMOCIÓ~~
le Los siswmas de análisis pueden explícar también la existencia de respuestas
S- emocionales inadaptativas. que serían resultado de ndoraciones inadecuadas
O o no ajustadas a la realidad.
Lo:-. cambios introducidos en el sistema de Yaloración para determinadas
situaciones y que tienen lugar en el desarrollo del niño. intervienen en su

1
1- desarrollo emocional futuro.
d En el Cuadro 2.9 se recogen a modo Lle ejemplo y de forma comparativa
ll otro.'- .sistem~L-> altcrnati\'OS a los que desanollaremos en d epígrafe siguiente.
1- Como pued..:: apreciarse. casi todos ellos hacen rcfCrencia básicamente a los mis-
mo:-, conceptos: la novedad. la valencia, las metas o neccsidaJes, el agente, y las
ll nonna." y ,-a lores.
e
a
CuADRO 2.9. Comparación de las dímensiones de diferentes sistemas de valoración.

l';müliw·idaú Famihandad

· ":Vat~íi~ia:'áieétiva
'-\¡itlC~¿¡¡j(tifé-ch ,;á-
1,
S

7.!. El sisterna de análisis


El proceso de evaluación va!oratív~t es el sistema de anú!isis emocional, LjUt-
actlí;_t como un primer fíltro en la detección y desencadenamiento emocional;
discriminando lo que tiene relevancia emocional de lo que no la tiene) dándole
un grado de intensidad. Aunque realmente hay muy pocas
cosas que nos sean totalment-: indiferentes o "frías·· desde el
pumo de vista emocionaL
Se trata. por lo tanto, de un sofisticado .sistema de extracción
) ¡wcK:csamiento J.e información enfocado a cumplir las fun-
ciones adaptativas. sociales y motivaciouales de las emociones.
Este filtro juega a su ve7 un doble papeL por una parte,
re¿¡Jiza una C\'aluación ¡_k• la situación en ftttH..:ión de caracte-
rística:-- arectivas y. por otra, realiza una valoración de la situa-
ción en !'unción de su significación pers¡_mal. Scherer ( 19))4)
c--,wb!ece una diferenciación entre el estadio afectivo subjeti- Kiaus R. Scherer

PROCESf-\tvHENTO Efv10CIONJ-\~ 97
voy el proceso de valoración cognitiva de estímulos. fundamentada en la diferen-
ciacJón que existe en sus mecanismos de regulación. Así. el estado afectivo sub-
jetivo estaría regulado por el sistema de registro. mientras que el proceso de valo-
ración cognitiva lo estaría por el sistema de información.
Cada uno de estos dos componentes emocionales cumphrá funciones distintas:
el prlmero permitíría evaluar el ambiente y su funcjón sería fundamentalmente
adapta! ira. mientras que el segundo lleva a cnho la ret1cxión y el registro, cum-
pliendo las funciones sociales y moüvacíonales.

7.1.1. La entluadón de la situadún

El primer componente de este doble proceso. que actÚ<l como filtro afectivo.
es el encargado de realizar la cl·o/uacirín de la .vituacirJn y se compondJÍa a su vez.
según Scberer (1988. 1990) de:

La norcdad
Una primera valoración es la nm·cdad de la situación. es decir. se determina-
rá si se ha producjdo algún cambio en el patrón estímular. tanto externo como
interno. valorando particularmente si ocun-e una situación que es nueva o por con-
tra es esperada. Es decir, analizará la probabilidad de aparición de la situación y
grado de predecihilidad de !a misma.
Puesto que vivimos en un entorno que no es estático. sino altameme cam-
biante. y los cambios pueden significar peligros para el organismo, es necesario
ser mu; sensible a la novedad. Una situación nueva reclama nuestra atención y
1110\'lliza recursos para determinar si la actividad habltual puede mantenerse o. por
contra, es necesario una acción por nuestra parte para adaptarse a esta nueva
situación: para lo cuaL motiva la búsqueda de la información apropiada en el
ambiente ~i en Ja memoria.
Potencialmente. cualquier acontecimiento improbable o no previsto, inclu-
yendo la ausencia de cambios previstos, requiere la atención del organismo para
determinar sus potenciales consecuencias,
Los criterios de detección de novedad pueden variar para diferentes especies.
personas y situaciones. al tiempo que pueden depender del es1ado motivacionaL
de la situación estlmular anterior o de las expectativas. Este análisis, en parte. es
realizado por mecanismos primítivos de detección. pero si es necesario. la cv<:~­
luación va müs allá de este nivel más primitivo: de este modo. ante ciertos acon-
tecimientos pueden llegar incluso a produclrse estimaciones de prohabilidad y
predictihilidad (Ellswortll y Scherer. 2003).

El agrado intrfnseco
Se trata de una valoración de la situación sobre su uttrmscco. es
decir. una determinación de si las condiciones estimulares son agradables o no:
incluyendo en ella tendencJas de acercamiento. en el caso de la valoración agra-
dable, y tendencias de evitación/huida en e] caso de ser desagradable.
El sentido de agrado intrínseco o Yalencia afectiva es lo que determina la reac-
ción fundamental del organismo de aceptación y acercamiento, frente a la :wer-
sión y· !a evitación. El placer es tan básico para tantas respuestas afectivas. que la

1
emoción está a menudo simplemente conformada por la reaccíón posítiva o nega-
tivu hacin un estimulo -tono hedónico--·.
L<!S criteríos utllizados por el organismo en la detección intrínseca de agrado,
parecen ser más innatos que adquilidos, dada nuestra naturaleza hedonista, ya que
probablemente hay tipos particulares de estímulos que son evaluados como inhc~
rentemente agradables o desagradables por mecanismos innatos de detección
-como la intensidad estimular o la frecuencia de exposición-. Incluso pare.ce
que existen circuitos específicos para algunos olores, sabores. etc. (Rozin. 1999).
De esta manera. el agrado o desagrado intlÍnseco es fundamentalmente una carac-
terística de la condición estimular. aunque estas preferencias pueden también
ser adquiridas, por ejemplo mediante condicionamiento.
Por último. no hay que confundir el agrado intrínseco con la valoración posi-
tiva de una situación que nos ayuda a cumplir una meta o a satisfacer una nece-
sidad. ya que esta valoración depende del significado del estímulo. y correspon-
der<Í al siguiente nivel de análisis y no a éste.
En resumen. esta primera evaluación de la situación se realizaría mediante
proce-sos automáticos. y con un bajo nível de conciencia (Óhman, 1994). Se traw
de una vía de anüllsis muy rápida, que írnplica pocos recursos psíquicos y que per-
mite dar una respuesta de urgencia ante las situaciones que así lo demandan. El
realizar este primer análisis mediante procesamiento automático. permite procesar
simultáneamente y en paralelo muchos canales sensoriales diferentes sin pérdida
dt: eficiencia. Por contra. es una vía imprecisa, rígida y estereotipada. Pero para la
adaptaCión es más valioso un sistema que, aunque dé falsas
alarmas. responda siempre que sea necesario; que no un sis-
tema más preciso pero que no llegue a responder a tiempo
una sola vez. Óhrnan. Flykt y Lundqvlst (2000) sostienen.
además. que ha:y un cierto número de estímulos para los cua-
les tenernos un patrón de evaluación evolutivamente prepa-
rado: por ejemplo, las im[lgenes de serpientes y anulas pro-
veen de seüalcs innatas de peligro y son así procesadas
automática y rápidamente. Estas señales. mediante procedi-
mientos de condicionamiento clásico. pueden otorgar la capa-
cidad de respuesta a nuevos objetos o situaciones. Arne 6hman

La Ya!oradón de !a situación
Por su parte. el segundo componente o filtro de significado. que es el encar-
g-ndo de realizar la ntlomcián de fu situoci1Jn se compondría a su vez. tamhién
scgtín Schcrer 119RR. 1990). de:
PROCESAMIENTO EMOC!UNt\_ 99
Lo s·ign~flcaci(Jn
En primer lugar tenemo~ una valoración de la signfjicaáán de la situación. en
la que se valora si la situación e~ peninentc a las metas importantes o necesidad~s
de la persona. e~ decir. si es relevante o no para la persona aquí y ahora -1t:y del
signfficadu siruucionaf.-. Sí el resultado es consistente o discordante con LtS
metas esperadas o planes de acción. es decir. si cumple las expectati\·as que
tenemos o no. Y si es conducente u obstructin) para alcanzar !as metas respecti-
vas o satisfacer las necesidades pertinentes. es decir. si sigue nuestrLt tendencia
motivacional actuul o no.
Como vimos en el epígrafe 3.1. hay una estrecha relación entre la naturaleza
del motivo y la emoción result<mte. y viceversa. La valoración de la relevancia
motivacional es. por lo tanto. esencial para determinar si una situación fomenta o
pone en peligro la supcn·ivcncia, la satisfacción de necesidades y el logro de
metas ·~-ley de fu conccrnicme~.
Parece que las personas tienen esquemas que rápidamente detectan clases
emeras de acontecimientos que merecen mús atención y análisis de la situación.
basados en mecanismos de detección incorporados y en el aprendizaje previo.
Aunque esta noción de deteccián rápida de rclcmncia parece razonable desde un
cierto nivel de abstracción. es difícil concebir cuCLi es el mecanlsmo subyacente
que lo sustenta (Ellsvvorth y Schcrer, 20031.
La relevancia como una dimensión continua con un extremo b<:.~jo y otro alto.
dependen:í de! número de metas o necesidades afectadas. su prioridad relativa en la
jerarquía y su estado en el momento actuaL Pm lo tanto. las prioridades de las
metas pueden alterarse. aunque algunas necesidades centrales. como la supervi-
vencia y la integridad corporaL probablemente tengan una localización prefcrentc
en la jerarquía y casi siempre asumirán esa prioridad cuando se vean amenazadas.
Para profundizar más en los aspectos de la relevancia y congruencia motiva-
cional de este segundo componente o filtro de signifkado. \'eamos los plantea-
mientos realizados desde la perspecÜ\'a de Smith y Lazarus ( 199~ ). La valoración
de la situación estaría formada por una valoración cogniti\'a de los com¡wncr¡fe.\
de lo t•aloracián y de! nú(/eo de temas rclocionm/o.l. Consiguientemente e! sig-
nificado subyacente a cada emoción tendría tres niveles de análisis. que repre-
sentarían complementariamente !as \'Ías
de la conceptualización. de la ntlora-
ción del significado y !as característi-
cas indi\'idualcs específicas.
El primer niYel de anúlisls. que e\ de
tipo molecular. recoge [os compon~n­
res de la propia valoración y describe
lo~ juicios específicos que hace una per-
sona para evaluar una situación de daño
o beneficio particular. Lo:- componentes
Craig Allen Smith Richard Lazarus implicadns en esta valoraciún del signi-

100 PSICOLOGIA DE LA EMOCION


ücaJo personaL son e! de la rele\'ancia motivacional y el de la congruencia o
incongruencia motivacional.
La rclcvoncio mori1·m·irmo! es una Yaloración que alude a lo:-. compromiso:..
person;lles y al grado en que la sítuación es relevante para la persona. Es el primer
re:-.ponsah!e de que se produzcan respuestas emocionales ~que pueden ser tanto
pusilints como negativa\-. cuando la situación implica rekvancia motivacional.
Por contra, si la situación es motivacional mente ineJevantc no se producirú nin-
guna respuesta emocional.
La congruencia moti\·ocio,wl se refiere a si la situación es consistente o
inconsistente con los deseos y las metas de !a persona. Cuando la situacíón es
motivacionalmemc congruente e! resultado serú una respuesta emocional positiva,
mientras que si la süuacíón es incongruente el resultado es un¿¡ respuesta emo-
1
cional negativa.
El segundo nivel de análisis.que es molar. recoge el núcleo de temas relacio-
nados y combina los componentes de la valoración individual dentro de "resú-
menes''. o qulzú más adecuadamente. configuraciones organizadas de significados
relacionados denominados nücleo de tema relacionado. Un núcleo de tema rela-
cionado es simplemente e! daño o beneficio central que subraya cada una de las
emociones negatin1s y positivas, es decir. cada tipo de emoción tiene un núcleo de
tema relacionado propio. Así. por ejemplo, el núcleo de terna relaclonado de la ira
es ··una ofensa degradante contra mí o los míos''_ o para el caso del miedo ''un
pe!lgro físico, inmediato, concreto y abrumaJor". En e! Cuadro 2.10 se recogen
los núcleos de temas relacionados de !as principales emociones (Lazarus, 1994).

CuADRO 2.1 O. Núcleo de temas relacionados para cada emoción.


~~~~-~----~-~-----

EW>CIÓ!\ NÚCLEO !lE TEMAS RELACIONAllOS

PROCESAMIENTO EMOCIONA_ 101


Por otra parte.los componentes de la segunda valoración del significado per-
sonal son la responsabilidad. d potencial de afrontamiento enfocado al problema.
el potencíal de afrontamíento enfocado a la emoción y las expectativas futuras.
La rc'.\ponsabiiidwí detennina quién o qué (uno mismo. otra persona o alguna
cosa) es el responsable del mérito (si es congruente motivacionalmentc) o de la
culpa (si es motivacionalmente incongruente) en función de los resultados de la
situación y. por lo tanto. quién o qué podría ser objeto del esfuerzo para enfren-
tarse a la situación.
Los dos componentes del potencial de afrontamiento se corresponden con los
dos tipos de recursos o medios para reducir las discrepancias entre las circuns-
tancias y. Jos deseos y motivaciones que uno tiene. El polcnciaf de r~fi·onrmnicn­
to C!!(oc(l(/o o! ¡Jrohlcm(/ o capacidad de enfrentarse al problema. implica eva-
luaciones acerca de la habilidad de la persona para actuar directamente sobre la
situación y solucionarla o para llegar a un acuerdo con los deseos de la persomL
El potencia! de ((fi·ontWIIÍcrllo c¡~f(wado a fa emoción se refiere a las pers-
pectivas percibidas de ajustarse psicológicamente a l<i situación modificando la
interpretación de la misma. los deseos o las propias creencias.
Las c.r¡Jcrtoti1·os futuras se refieren a las posibilidades de rcaüzar cambios en
la situación actual o psicológica.que podrían hacer que la situación pareciese más
o menos congruente motivacional mente.
Por último, habría que añadir un tercer nívcl de análisis. que recogería el
componente individual de valoración. en el cual se recogen las cuestiones espe-
cíficas evaluadas en la valoración. El núcleo de temas relacionados captura efi-
cientemente la relación central de signifJcado derivada de la configuración de res-
puestas a esa valoración de cuestlones. que difiere para cada emoción. Este
último nivel de análisis nos explicaría los sesgos en las valoraciones. es decir, las
actitudes cognitivas emocionales que preparan a una persona en particular para
dar preferentemente una respuesta emocional en concreto y no otras.

• El qfrontamiento
Así mismo. se valorará el a.fi·ontomienlo: se detemüna la causalidad de lo
sucedido. es decir. si se trata de algo que ha ocunido fortuitamente o de maner<l
intencionada por parte de alguien. El potencial de afrontamiento disponible en el
organismo. pmticularmente el grado de control que puede ejercer sobre la situa-
ción. es decir, si puedo hacer algo para controlar la situación o no. El ¡xKier rela-
tivo del organísmo para cambiar o evitar las consecuencias a través de lucha o hui-
da. es decir, puedo cambiar la situación o en caso contrario puedo evitarla. Y el
potencial para ajustarse al resultado final vía la reestructuración interior, es decir.
si no puedo hacer nada, podré aceptar las consecuencias que se deriven de tod<J la
situación o no.
La valoración del afrontamiento es una capacidad proactiva. ya que va más allá
de la situación inmediata, permitiendo evaluar las probabilidades futuras. teniendo

102 PSiCOLOGÍA DE: U\ EMOCIOI'0


en cuenta las habilidades para combíar la situación y sus posibles consecuencjas.
La habílidad para hacer frente a un acontecimiento puede ser vista como la capa-
cidad para liberar al sistema emocional de regirse por un acontecimiento particular
y para permitir establecer una nueva situaclón de equilibrio. Esto no significa
que el organismo logre siempre necesariamente alcanzar sus metas: pero las puede
modificar. las puede posponer o las puede relegar totalmente. La función principal

1
de la valoración de afrontamiento es determinar la respuesta apropiada para un
acontecimiento, dada la naturaleza del acontecimiento y los recursos disponibles.
La teoría de la atribución emocional de \Veiner ( 19R5 ). desanollada para dar
cuenta de la atribución en un contexto de logro. sugiere que las expectativas de
éxito y de fracaso. además de generar afecto positivo)' negativo ~·-emoción "'pri-
mitiva··_ (ver evaluación primaria en el Cuadro 2. J 1). generan emociones distin-
tas en función del resultado de la atribm.·jón de causalidad. Weiner propone tres
dimensiones fundamentales de atribución causal: interna-
externa. controlable-incontrolahlc y estable-inestable. La
valoración secundaria del Cuadro 2.11 nos presenta los resul-
tados emocionales de las diferentes atribuciones, tales como
la gratitud. la esperanza, la tristeza, la sorpresa. la ira, etc. Así
pues. según Weiner hay una dimensión agcmc -rcsponsabí-
lici<Jd o causalidad-. que es particularmente importante para
distinguir. por ejemplo, entre las emociones negativas de ira
(el agente es otro), culpabilidad (el agente es uno mismo) y
tristeza (el agente son las circunstancias). Ll atribución de
agente causal inlluencia en la valoración sobre la habilidad Bernard Weiner
para afrontar e] acontecimiento y sus consecuencias.

CuADRO 2.11. Influencia de la atribución en la emoción.


( ________._Evaluación
Vaioración:
] primaria de secundaria de
resultados resultados

Situación

Scherer ( 1988) ha sugerido distinguir entre el control. el poder y la aptitud de


ajuste como aspectos separados de la habilidad de afrontamiento. El control
guarda relación con la atribución de yue un acontecimiento puede ser influencia-
do y. si la situación es controlable. entonces el resultado depende de nuestra
capacidad para ejercer e! control o para reclutar la ayuda de otras persona\ para
que lo hagan en nuestro nombre. Aquí. el organismo evalúa los recursos para eli-
minar las consecuencias según sus intere\es. El poder se refiere a la atribución de
capacidad para desarrollar el control con éxito. Y la C\'aluaciún de (~jus!c se
refiere al potencial del organismo para adaptarse a los cambios en las condiciones
dd ambiente. Esto es particularmente importante si la atribución de control y de
¡;uder sugieren 4ue no es posible cambiar el resultado de un acontecimiento.

/..{ls nornws
El último aspecto dí: la \'aloración de la situación impLica a las nonrws, las
cuales se utilizan para analizar si la situaciún y panicularmentL· la acción a desa-·
rrnllar, es conforme con !as norn1as sociales. cotl\'enciones cultural e:.. o expecta-
tivas de otra~ personas significativas para la propía persona: es decir. tanto lo que
ha ocurriúo como nuestra respuesta ante ello se ajusta a !as nonnas sociales, úel
grupo. familiares, etc., en general reglas de compoltamiento externas a la persona
o. por contra, se considera inadecuado. Y si es consistente con normas interiori-
zadas o con las norrna~ que forman parte de su autoímagen, es decir, si se ajusta a
las normas personales y propias o no.
El ser humano \·ive socialmente y para la persona es importallle tener en
cuenta las reacciones de otros miembnJ~ del grupo. La organización social depen-
de de compartir normas, que están mantenidas por reacciones emocionales apro-
piadas de sus miembros con respecto a los comportamientos que violan las citadas
normas. Por consiguiente, Yalorar bs consecuencias sociales de una acción par-
tinllar es un paso importmlte antes de seleccionar la respuesta mC!s adecuada alma
situación.
En consecuencia, valoramos la compatibilidad de nuestro componamiento con
las normas de un grupo úe referencia ..Y de este modo la valoración se convierte en
una dimensión "mora!''. que e\ un ¡xxleroso factor de socialización y manteni-
miento del orden social.
Así mismo, valoramos la compatibiliúaJ de una acción con nuestras propias
normas internas, internalizadas en nuestro auto-concepto o yo social ideal. Aun~
que habitualmente las normas internas reflejan Jos valores y la ética socialmente
predominantes. algunas veces éstas pueden estar en desacuerdo entre ellas. lo que
puede ll('Var a la discrepancia con las normas internas lo que darú lugar a que juz-
guemos con desprecio el comportamiento de los olros y al sentimiento de culpa en
el caso de nuestro comportamiento.
En resumen. esta segunda valoración en su conjunto es una vía de análisis má:>
precisa. detallada y personal que la anterior. pero a cambio consume más recursos
psíquicos y es mús lenta en responder, por Jo que es menos adaptativa, pero por
contra se ajusta mejor a lns funciones sociales y rnotivacionalcs de la emoción.
Así mismo, este análisis se produce con un nivel mayor de conciencia y de expe-
riencia subjetiva. Se trata por !o tanto de un proceso más ajustado a las condicio-
nes personales. sociales y culturales de !a persona. y es la base para el desarrollo

104 PS!COLOGIA DE LA EMOC!Of-i


de las emociones secundarias. Pero también es la base de los sesgos cognitivos
inadaptativa~ las emociones.
que pueden llegar a hacer
Así pues. una de las características diferenciales entre la primera vía de aná-
lisis o e\·a!uación de la situación y la segunda. radica en que las primeras evalua-
cione-. se realizan fundamentalmente mediante procesos automáticos, frente a
l~t:-- segundas valoraciones que se realizan con procesos controlados. En el Cuadro
2. J 2 se recogen las características fundamentales que diferencian y Jcfínen los
procesos automáticos y los controlados

CuADRO 2.12. Características de procesos autom8ticos y controlados (Óhman, 1999).

CARACTERiS'l'ICA.S
l'R(ICESOS
ACTOM.,\TIC<IS
PROCESOS
CONTROLADOS
1

Desarrollar este doble proceso de análisis de la situación requiere la particí--


paci(Hl de estructuras neuroanatómicas diferenciadas. Por ejemplo, en el caso
dd miedo la vía r{tpida :..e establece directamente a la amígdala. mientras que la
vL.1 !enta transcurre por el córtex y el hipocampo hasta llegar a la amígdala, que
mediante sus eferencias dispara la respuesta prototípica (ver capítulo 5 para
mayor detalle).
En el Cuadro 2.13 se presentan de forma resumida los diferentes componentes
qttt' .1.:omo
hemos visto. pueden intervenir en el procesamiento de las emociones;

CUADRO 2.13. Componentes del procesamiento de las emocíones.

Evaluadún de la situación
Sigmf'l<:m:lóll
lk mew

,-rdcnmciu''
¡¡·,,_w/tmh>.,·'
,'I'Xf!l'i'/UC!Ij/1,"
¡ Iendo;cw ··
illl'f'e/I<'IU"

PROCESAMIENTO EMOCIONAL 105


aunque algunas emociones tienen una menor elaboración que otras y no implica-
rían a todas las dimensiones. Por supuesto. las personas realmente no se plantean
este proceso como serie de preguntas cada vez que tienen que valorar un aconte-
cimiento. ya que la evaluación valorativa no es un diálogo interno. sino un pro-
ceso de selección de información y de toma de decisiones (Kappas. 200 1) .
Es posible realizar una descripción de los elementos que configuran el sistema
de procesamiento emocional más detallada y minuciosa. e.<> decir comprendiendo
un mayor número de dimensiones de análisis. o más exactamente subdividiendo
las dimensiones que hemos visto. Sin duda e'so permitiría una más precisa discri-
minación entre un número mayor de emociones y con un mayor grado de preci-
sión. Todo ello hasta llegar a definir las infinitas emociones "'dimensionales"
posibles. Pero por las mismas razones que optamos por las emociones discretas. el
sistema de análisis expuesto es el que mejor se ajusta y describe éstas. y lo hace
de la forma más parsimoniosa posible.
Por último. en el Cuadro 2.14 puede verse una representación temporal del
proceso emocionaL que incluye los distintos procesos que interactúan con los
componentes del sistema de procesamiento.

CuADRO 2. 14. Representación temporal del procesamiento emocional.

Tiempo ------------------------------------------------~
~Aténd~ri'--- ~ Méiriórlá 'Motlv3Cióri

SituaCión ~ Novedad ~Agrado .....,._ Significación

~ * ~ '
~,

1 ...... Estilos de pr•OC<"amienlo

Dentro del filtro del sistema de valoración de la situación. también habría que
considerar !as disposiciones relativamente estables en el tono emocional de hase.
que preparan afectivamente en función de lo que se espera y que. por !o tanto.
condicionan los procesos de valoración que se realicen.
Tradicionalmente se ha venido considerando y sosteniendo que determinados
rasgos de personalidad influencian directamente el procesamiento emocional:
sin emhargo. la revisión actual de la evidencia existente no avala tal propuesta y.
106 PSiCOLOGÍf\ DE U\ EMOCiON
por contra, se acerca m.:is a unn consideración de lo~ rasgos de per~onalidad
como variables mediadoras o moduladoras del procesamiento emocional (ver
Rusting, 199XL
No obstante. una excepción a estos hechos viene marcada por los estilos
emocionales de represión y sensibilización. y su efecto sobre el procesamiento de

1
ln información emocional (Krohne. 1993): así:
Las personas represoras son las que intentan evitar o retirar !a atención de
los estímulos amenazantes.
Las personas sensibles son lns que continuamente supervisan el enlomo para
detectar la presencia de tales estímulos.
Tales estilos parecen guardar una alta relaclón con los rasgos ele ansíedad y de
dcscabilidad social (\Veinberger, Schwartz y Davidson, 1979).
Ademá~ existen otros estilos de procesamiento emocional. Así Forgas ( 1993)
nos señala cuatro estrategias básicas que configuran otros tantos estilos de pro-
cesamiento:
El estilo de acceso directo. que utiliza la estrategja más sencilla y que con-
siste en recuperar valoraciones y reacciones ya existentes previamente en el
sistema de análisis.
El estilo motirado. que utiliza estrategias que tienen como objetivo pri-
mordial el lograr metas específicas de forma autorregulada.
El estilo heurístico, que utiliza la estrategia de finalizar el proceso de aná-
lisis emocional, intentando llegar a una valoración definitiva con el menor
esfuerzo posible.
El estilo sustancial, que usa la estrategia de mantener un continuo procesa-
miento e interpretación de toda la infonnación que está disponible y que
pueda sobrevenir.
Estas aportaciones sobre los estilos de procesamiento emocional, aunque aún
escasas. complementan con aspectos dinámicos la visión fundamentalmente
estructural que se ha dado a los sistemas de análisis.

7..:,, Actitudes ernocionales cognitivas

En su conjunto. el sistema de valoración de la situación es el responsable del


reajuste de las emociones a nuevas condiciones adaptativas o demandas del
entorno y de la capacidad proactiva de las emociones. Pero también es el res-
ponsable de que las emociones puedan perder en un determinado momento su
carácter adaptativo y se tornen perjudiciales para la salud. Y, es precisamente el
segundo componente de este filtro o filtro de significado, el que hace que deter-
minadas personas desarrollen auirudcs cognifil'os en/O('innalcs que faYm'l'Ct.'-n
ic' <¡;-;;;nción de un lipo de emoción sobre otn\S. Así. estas actitudes emocionales

PRCJC2S.f\fv11ENTO Eiv1CJC!O!\Ii\L 107


funcionan reduciendo los umbrales necesarios para producir un tipo Je respuesta
emocional concreto (Ekman, 1994). De este modo.las actítudes se comportarían
como estados de hipervigilancia. que pennitirian un alto grado de exploración del
medio ambiente. pero que al mismo tiempo conllevarían una atcndón selectiva
ante un tipo de estímulos emocionales y una amplificación de detcrn!lnadas
informaciones del entorno, lo cual facilitará que se disparen respuestas emocio-
nales ante situaciones que en caso contrario serían consideradas como neutras )
no conlle\'arían respuesta emocional. Por lo tanto, estas actitudes cognitivas pro-
chJcen una focalización de la atención hacia ciertos estímulos considerados como
relevantes. dando prioridad a su procesamiento y prejuzgando el entorno. lo cual
prima la aparición de un tipo ele respuesta emocional frente a otras.
De igual forma. la actitud cognitiva emocional produce también sesgos en los
procesos de aprendizaje, los cuales facilitan una mayor retención de hechos rela-
cionados con la emoción irnpllcada. que la que se produce con otras situacione"
emocionales de diferente tono.
Sesgos en 'la activación de la memoria. q_uc producen una recuperación selec-
tiva de la misma. caracterizada por el recuen.lo de información asociada con la
condición emocional responsable Je la actitud.
Y sesgos interpretativos. que hacen que situaciones ambiguas sean procesadas
precisamente dándoles una significación emocional, de la que carecerían de no
existir tal actitud.
Una distinción importante en la literatura del procesamiento de información es
la que se realiza entre procesamiento de abajo-arriba. o predominio del estímulo
y el procesamiento de arriba-abajo, o predominio del procesamiento conceptual.
Pues bien. como hemos planteado, en el caso de actitudes emocionales cognitivas
se produce una preeminencia del procesamiento de arriba-abajo. fruto de un pro-
ceso símhólico de evaluación cognitiva.
Esto dota de nuevas capacidades a los procesos emocionales, mientras que las
emociones primarias eran reactivas a unas condiciones estimulares. las actitudes
emocionales cognitivas son procesos emocíonales proactivos, que permiten anti-
ciparse a las condiciones ambientales, en función de indicios que han ido acu-
mulando con la experiencia.
En resumen. las actitude~ emocionales cognitivas. son el fi'wo del c.vto/Jicci·
!J!icnro rlc uno serie de ses¿;o.'> que ucllíat1 sobre e! sisrcma de \'ulomciún de le
.vituocirÍJL (lltfici¡wndo y pn.pomndo los recursos psicológicos puru un flj}() Úi
.vituución emocional espcc(fico.
Ademús. por su carácter proactivo, al intentar modificar las consecuencias
antes de que éstas ocurran. su no ocurrencia puede ser interpretada como un éxito de
la acción emprendida, lo LJUC proporciona un falso sistema de retroalimentación. Lo
cual puede conducir al dcsan-ollo de comportamientos no adaptativos. Por ejemplo.
si valoramos que salir a la calle hoy puede ser muy peligroso e incluso activa
nuestro sistema fisiológico, porque hace mucho aire y nos puede caer una teja en la
ca11cza lesionúndonos o incluso mantándonos.la reacción serú no salir de casa. con
108 PSICOLOGÍA DE Lb, ElvlOCIÓN
Jo que habremos evitado el percance. Así pucs.la próxima vez que se !n·antt' una
corriente de aire. aunque sea menor. de nuevo tenderemos a evitar d salíL De esta

1
manc~ra nuestro sistema emocional nos lrá ··protegiendo·· cada vez más. hasta que no
sal~wnos nunca de casa. ya que aunque no haya aire las tejas pueden haberse t¡ue-
dado moYidas cuando lo hubo y pueden caérsenos en cualquier momento.
[;., la diferencia entre rcspond\.':r a una amenaza real y presente --rean.·ión de
rnicdo- y una amenaza potencial anticipada -proacción ansiosa--. No obstante.
(::;te sistema no necesariamente tiene que desembocar en comportamientos pato-
lógÍL'OS·, ya que en la inmensa mayoría de los casos se comporta corno un sistema
ad~!platiYo. que gracias a su capacidad dt: prow..:ción nos permite amiciparnos
con gran eficacia a! entorno.
Estas actitude.-. cognitivas emocionales parecen producirse preferentemente
antt: emociones de tono negaüvo frente a las positivas. Posiblemente por ··la ley de
asimetría hedónica'' que hace que las emociones de tono negativo tengan una
mayor duración temporal que las positivas y por lo tanto esto facilite su desarrollo.
Las actitudes cognitivas emoci01wles comparten muchos elementos comunes
con las emociones, especialmente en lo que se refiere al tono o !a valencia afec-
ti\·u tvcr Cuadro 2.15). pero tienen una duración temporal mucho mayor. Así,
mientras que las emociones son respuestas puntuales y sus efectos son fásicos.las
actitudes son estados más mantenidos en el tiempo y sus efectos son tónicos. La
especificidad de la reacción es alta en el caso de la emoción y está producida por
una;., :;ituaciones bien definidas y discretas. frente a las acti!udes que tienen una
espCL"ificidad má~ baja o intermedia y que están producidas por urw:-. situaciones
cunlcxtuales. El origen de las emociones es inmediato en el tiempo y el espacio.
mic:ntrar.; que la de la actitud es próxima pero más vago. Por último. y quizá la m{ts
import:.mte de las Jiferencias se encuentra en el umbral de disparo. que se ve :-;en~
siblemente reducido en las actitudes frente a las emociones.

CUADRO 2.15. Características de las emociones y sus actitudes cognitivas.

Así. en uno de los casos que nos interesan, el verse sometido en un lapso rela-
tiYamente breve de tiempo a repetidas situaciones que producen la respuesta
emo,__·ional de miedo, düría lugar al desaiTollo de una actimd cognitiva de ansiedad

PROCESAMIEI'JTO EMOCiONAL 109


(Rosen y Schulkin. 1998). De este modo, el nlicdo que está producido por un peli-
gro presente e inminente. por lo que se encuentra muy ligado al estimulo que lo
genera. pasa a desarrollar un estado mantenido de ansiedad. caracterizado por una
agitación. inquietud y zozobra parecidas a la producida por el miedo. pero caren-
te de un estímulo desencadenante concreto. También se ha definido la ansiedad
como un miedo sin objeto. aunque esto no siempre se cumple .Ya que a veces está
asociada a cstfmulos concretos. como ocurre en caso de la ansiedad social. La dis-
tinción entre ansiedad y miedo podría concretarse en que la reacción de miedo se
produce ante un pelígro real y la reacdón es proporcionada a éste ~es reactiva-.
mientras que la ansiedad es desproporcionadamente intensa con la supuesta peli-
grosidad del estímulo. es una respuesta mantenida en el tiempo y que se dispara
como anticipación a algo que no ha ocurrido -es proactiva-. Por ello cuando
hablábamos de emociones primarias hacíamos referencia al concepto de "fami-
lias" de emociones primarias. ya que en el ejemplo del miedo y la ansiedad.
estas son emociones con un alto grado de familiaridad.
Algo parecido ocune por ejemplo en lo que se refiere a la respuesta emocional
de ira. Su continua repetición en cortos períodos de tiempo da lugar al desanollo
de su actitud cognitiva que es la hostilidad. La respuesta de ira se produce pun-
tualmente cuando un organismo se ve bloqueado en la consecución de una meta o
en la satisfacción de una necesidad; mientras que la hostilidad implica una actitud
social mantenida de resentimiento, que conlleva respuestas verbales o motoras
implícitas mezcla de indignación, desprecio y resentimiento. Configuran otra
familia emocional. ya que comparten recursos y funciones. al tiempo que actúan
de forma complementaria.
lJn último ejemplo lo encontramos en la famiha emocional formada por la
emoción de tristeza y el desan·ollo de actitudes emocionales de depresión subcli-
nica. La tristeza es una respuesta emocional que se produce como consecuencia de
sucesos que son considerados como no placenteros y que denota pesadumbre o
melancolía; y. por su parte. la depresión conlleva pensamientos irracionales de
tipo negativo. dado que el contenido del pensamiento tiene una carga emocional
negatíva para la persona. y errores en el procesamiento de la información que le
llevan apercibirse como una persona poco valiosa y poco eficaz.

8. ACTIVACIÓN EMOCIONAL

En lo referente a la activación ernocíonal, como ya se ha expuesto anterior-


mente, la respuesta emocional es de carácter multifactorial e implica múltiples
efectos. Entre los cuales los más específicos son una experiencia o efecto subje-
tlvo. una expresión corporal o efecto sociaL un afrontamiento o efecto funcional
y un soporte fisiológico para la ejecución de todas las respuestas anteriores.
La nperiencio suJ~j!'tiva se refiere a las sensacionc,<; n scnúmienros que pw-
ducv \;! rcspucsra emocionaL cuya principal temática es el ¡J/acer o displacer
tono hedónico·~ que se desprende de la situación, seguida por la de activación o
110 PSICCLOGÍJ\ DE. L!\ Eiv10CiOr-,¡
intensidad. Así pues. el sentimiento sigue la misma estructura que presentábamos

1
al hablar de las emoóones dimensionales. no en vano la mayoría de los trabajos
con los que se han dibujado estas dimensiones se han basado en la información
subjctiYa proporcionada por las personas estudiadas. Aunque no son éstos los úni-
cos. contenidos de los sentimientos, como señala Scherer (200 1a) la experiencia
subjetiva consciente consta también. de la auto-percepción de la representación
integrada de los cambios en todos otros componentes de la respuesta emocional
{la evaluación valorativa. la fisiología. la expresión motora.la motivación, etc.).
Cah<inac (2002) propone que el sentimiento o experiencia emocional depende
de cuatro dimensiones: ~~ =f (x[r[,Y[r[.::[i]). Donde 4' es la citada experiencia sub-
jetiva resultante y las cuatro dimensiones son la duración temporal del evento (!L
la cualidad emocional (x). la intensidad de la situación (y) y el grado de placer-dis-
p!uccr o hedonismo C::).
"'r' . por supuesto. el sentimiento es ret1ejo de los cambios en la bioquímica y
fisiología del organismo: en este sentido. un papelmu;' especial parece ser el que
juega la expresión facial de las emociones. Existen dos conexiones entre Jos
müscuJos faciales y determinadas estructuras cerebrales. Una de ellas sirve para
transmitir impulsos cerebrales a los músculos de la cara . provocando las expre-
siones faciales. mientras que la otra se encarga de informm retroactinunente al
cerebro acerca de la activación de los músculos faciales. La información retroac-
tiva de estos músculos se procesa en el cerebro. dando lugar a parte de la expc-
Jicncia emocional-feedback facial-. En el Cuadro 2.16 se esquematizan las pro-
puc::-:tas de lzard ( !99 1l sobre este punto.

CUADRO 2.16. Sístema de "'feedback'' facial.

SISTEMA LiMBICO
Situación .....,..... 2. -Hipotálamo y
ganglios basales

3. -Impulsos generados en
la corteza motora y
enviados a la cara

Nervio facial
(7° nervio craneal)

PROCES!\Iv11E!V"TO EMOCIOI\i;\c 111


Por lo tanto. la ··experiencia subjetiva" se refiere a todo proceso generado por
e! cerebro, como una reacción a influencia:-. tanto externas como internas. La
dinámica de la ··experiencia interna" proviene de la interacción de la persona con
el medio inlemo y con el medio externo. Ambos medios son a su vez dinámicos y.
en consecuencia, si el '·medio subjetivo" es parte de estas jmeracciones b también
un proceso dinámico. Es la informaci6n proveniente de estos medios, la que
acti\"i.l. conjuntos de úreas receptoras específicas. las cuales se codifican en diver-
sos niveles del sistema neuroendocrino.
El sistema neuroendocrino es e! órgano regulador. armonizador de los proce-
sos subjetivos y viscerales. Sin embargo este sistema, como todo el organísmo.
tiene su base ontológica en fenómenos físico~. químicos. hiofísicos, bioquímico,'>
y su desarrollo funcional de ningún modo es autónomo, independiente de las fun-
ciones que desempeña en el proceso de adaptación individuaL Así pues, Jos pro-
cesos subjetivos son procesos reales. producto de! metabolismo neuronal. La
subjetividad es una neurofunción categorial e inregrativa. lo mismo que lo es por
ejemplo el aprendizaje (Santibañez. 19761.
Como los productos de la actividad neuroendocrimt son fenómenos aprendi-
dos. la experiencia subjetiva tiene un tiempo de génesis y cierta latencia para
entrar en acción. tiene una cierta duración fásica. es susceptible de ser activada o
inhibida, es modulada por los cambios de excitabilidad que afectan al :-;istcma
neuroendocrino. se altera si los grupos neuronales específicos implicados en su
producción sufren procesos patológicos. está modulada por lo:.. ciclos de activi-
dad-reposo, etc.
Los contenidos de estos procesos subjetivos son \'Ütuales, lo que significa que
aunque sean producto de la actividad neuroendocrina. son generados en el espa-
cio-tiempo reaL aunque sus contenidos pueden escapar Je este tíempo y Jel
espacio real (Knight y Grabmvecky, 1995 ).
Estos contenidos emocionales son. en el caso del miedo aprensión, desaso-
siego y malestar. su característica principal es la sensación de tensión, preocupa-
ción y recelo por la propia seguridad o por la salud. habitualmente acompaii.ada
por la sensación de pérdida de control. En el caso de la ira se producen senti-
mientos de irritación. enojo. furia y rabia; tmnbién suele ir acompañada de obnu-
bilación, incapacidad o dificultad para la ejecución eficaz de los procesos cogni-
ti\'OS y focalización de la atención. Por su parte. la tristeza produce sentimiento~
de desánimo, melancolía, desaliento y pérdida de energía: focaliza la atención en
las consecuencias de la situación en el ámbito interno y es una aflicción o una
pena que da lugar a estados de desconsuelo, pesimismo y desesperación que
desencadenan sentimientos de- autocornpasión.
La expresi{m corpuw! se refiere a la comunicación y exleriorizaciún Jc !a::o
emociones medianlt: la expresión facial y otra serie de procesos de comunicación
no verbal tales como Jo~ cambios pos!urales o la entonación. Además, la expre-
sión emocional cumple otras funciones como la de contro.lar !<J conducta del
receptor. ya que permite a éste anticipar las reacciones emocionales y adecuar su

112 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓN


comportamiento a tal situación. La expresión facial de la respuesta emocional de
miedo se caracteriza por la elevación y contracción de ceja:... de púrpados tamo
superior como inferior y tensión en los labios. En el caso de !a ira. su cxprcsi(m
facial :..e caracteriza por unas cejas hajas. contraídas y en disposición oblícua. ten··
sión Je! púrpado inferior y una mirada prominente. Por último. en el caso de la
tristeza, su expresión facial est<í caracterizada por úngulo-. inferiores de los ojos

1
hacia abajo. piel de ]as cejas en forma de triángulo y descenso de las comisuras de
los [ah íos.
Junto con la expresión faciaL la prosodia o tono emociona! del habla son las
comunicaciones no verbales que más informan sobre el estado emocional de una
persona. Globalmente se aprecia una relación entre el ritmo y ia valencia afectiv;_t.
de tal forma que las emociones positivas son expresadas con un ritmo mús regu-
lar que las emociones negativas. Pero cada emoción primaria tiene sus propia;:.
características prosódicas. así en el caso de la sorpresa. éstas son un tono medio
mayor que el de la voz normaL una vclocídad de habla igual ;_·¡ la normal y un ran-
go amplio. Para el caso del asco. un tono medio bajo. un rango amplio y la velo-
cidad de locución más baja. con grandes pausas. En el caso de la alegría. se pro-
duce un incremento en el tono medio y en su rango, así como un incremento en la
vdocidad de locución y en la intl:'nsidad. Para el miedo, el tono medio es el más
ele\·ado (_254 Hz). presenta el mayor rango de todas las emociones, un gran
número de cambios en la curva del tono y una velocidad de locución rúpida
(alrededor de 202 palabras por minuto). Para el caso de la íra. se aprecia un tono
medio alto (229Hz), un amplio rango de tono y una velocidad de locución nipida
(alrededor de 190 palabras por m.inuto).con un 320( de pausas. Por último. para el
caso de la tristeza se presenta un tono medio más bajo que el normaL un estrecho
rango y· una Yelocidad de locución lema.
El qf!·omamicnlo se refiere a lo:.. cambios comportamenta!es que producen la:-.
cmo~·!ones y que hacen que las personas se preparen para la acción, e~ decir. al
conjunto de esfuerzos cognitivos y conductualcs. yue están en un constante cambio
para adaptarse a las c:ondicioncs descncadenantes. y que se desatTollan para mane-
jar las demandas. tanto intcmas como extemas. que son valoradas como exceden-
tes o desbordantes para los recursos de !a persona (Laz~mJs y Folkrnan, ! 9X4). El
afrontamiento es, por lo tanto, un proceso psicológico que se pone en marcha
cuando en e! entomo se producen cambios no deseados o estresante:... o cu<mdo las
consecuencias de estos sucesos no son las deseables. Este afrontamiento es más
claro e inequívoco en el caso de las emociones primm·ias y se asemeja más a una
solución de problemas en el caso de las restantes emociones. Así el afrontamiento
típico del miedo es la huida o !a e\·itación. En el caso de la ira. la agresión o l:t
defensa. Para la sorpresa. la \'igihmcia y b curiosidad. Para el caso del Ztsco. la reti-
rada y la evitación. En el caso de la tristeza.la reflexión y la reintegración. Por últi-
mo. para la alegría su afrontamiento típico es el disfrute y el acercamiento.
U soportcfisiolúgico se refiere a los cambios y alteraciones que se producen
en~,¡ sistema nervioso central. periféricP y endocrino. De todos estos cambios.
lo:.- rnás estudiados son los que refieren a tos sistemas somático y autónomo

PROCESAMIENTO EMOCiONP\L 113


(Cacioppo. Klcin. Berntson y Hatfie!d. 1993: Cacioppo. Berntson. Larscn.
Poehlrnann e Ito. 2000). Los principales cambios fisiológicos de la respuesta
emocional de miedo tienen su efecto sobre el sistema nervioso autónomo. en for~
ma de respuestas fásicas. y se concretan en importantes elevaciones de la fre~
cuencia cardiaca, las mayores de todas cuantas se producen en respuesta a una
situación emocional; de la presión arterial sistólica y diastólica. también de
una gran magnitud: de la salida cardíaca: de la fuerza de contracción del cora-
zón: de la conductancia de la piel que es un indicador de descargas ele la rama
simpática del sistema nervioso autónomo. con incrementos tanto en su nivel
general. como en el número de fluctuaciones espontüneas. Reducciones muy
marcadas en el volumen sanguíneo)' la temperatura periférica. como indicado-
res de una importante vasoconstricción. lo que es especialmente evidente en la
palidez ele la cara. produdendo !a típica reacción de miedo de quedarse "helado,.
o "frío". Así mismo, se producen efectos sobre el sistema somático tales como
eleYacioncs fásicas en la tensión muscu1ar. que generalmente afecta a todo el
cuerpo. y aumentos de la frecuencia respiratoria, que son acompañados de
reducciones en su amplitud. es decir. se produce una respiración supeli'icial e
irregular. Todo ello favorece en un primer instante la sensación de "paraliza-
ción" o "agarrotamiento", y seguidamente proporciona el tono muscular ade-
cuado para iniciar una huida o evitación de la situación descncadenante. Por últi-
mo. el miedo puede desembocar en ataques de pánico que son condiciones
extremas de "bloqueo'· o de miedo profundo. que se muestran acompañadas ele
una actividad fisiológica inusual que implica hiperventilación. temblores. marc~
os y taquicardias. así como sentimientos altamente catastrofistas y de pérdida
total del control de la situación.
Los cambios fisiológicos que acompaflan a la respuesta emocional de ira se
producen sobre el sistema nervioso autónomo y se concretan en importantes ele~
vaciones de la frecuencia cardíaca; de la presión arterial sistólica y diastólica; de
la salida cardiaca. aunque en menor grado que el visto en el caso deltuiedo: y de
la fuerza de contracción del corazón. Elevaciones de la conductancia de la píel,
con incrementos en su nivel y especialmente marcados para el caso del número de
fluctuaciones espontáneas. siendo la emoción que más fluctuaciones produce. Así
mismo, produce reducciones tanto en el volumen sanguíneo como en la tempe-
ratura periférica. como consecuencia de una importante vasoconstrJcción. En lo
referente a los efectos producidos sobre el sistema somático. aparecen elevaciones
en la tensión muscular general y aumento~ de la fi·ecuencia respiratoria. sin que se
manifiesten cambios en la amplitud. La ira también produce aumentos en las
secreciones hormonales, especialmente en la noradrenalina.lo que proporciona un
incremento de la energía)'' posibilita el acometer acciones enérgicas. Por último,
se produce una elevación en la actividad neuronal, caracterizada por una elevada
y persistente tasa de descarga neuronal.
Por último. los efectos fisiológicos de la tristeza se producen sobre el sistema
nervioso autónomo y se concretan en moderadas elevaciones de la frecuencia car-
díaca. ligeros aumentos de la presión arterial tanto sistólica como diastólica.

114 PSICOLOGii\ DE U\ EMOCIOh


incrementos en la resistencia vascular. elevaciones de la conductancia de la piel
(con incrementos en el nivel mayores de los que se producen en el caso del mie-
do o la ira) y reducciones en la salida cardíaca. el volumen sanguíneo y modera-
dos descensos de la temperatura periférica (vasoconstricción). Así mismo. se
producen efectos sobre el sistema somático tales como elevaciones en la tensión
muse ular general y cambios en la amplitud de la respiración sin alteraciones en su
frecue.ncia. También. se produce una elevación en la actividad neurológica. que se
m<mtíene de forma prolongada.
Todos estos elementos que configuran la activación emocional, serán vistos
con más detalle. para cada una de las diferentes emociones. en los capítulos
conespondientes dedicados a ellas.
Pero. una emoción no es reducible a unas pocas categorías de productos
1
como los efectos fisio1ógjcos, de tendencia a la acción. de evaluación cognitiva.
los sentimientos, etc. Porque. además de implicar instrucciones desarrolladas
para controlar todos ellos de forma conjunta, también implican otros muchos
mecanismos distribuidos a lo largo de toda la arquitectura mental y física.
La mente humana se encuentra configurada por una larga serie de programas
desarrollados para dominios específicos. Cada uno de los cuales está funclo-
nalmente especializado para solucionar un tipo de problema adaptativo diferen-
te y que se desarrolló durante la historia evolutiva del ser humano. Pero la
existencia de todos estos programas genera en sí mismo un serio problema
adapt3tívo, ya que fueron desarrollados individualmente para solucionar pro-
blemas específicos y si fueran activados simultáneamente. podrían generar unas
s3!1das o acciones que entrarían en contlicto unas con otras. interfiriendo o
anulando sus efectos funcionales (por ejemplo, estudiar y dormir. requieren de
procesos incompatibles entre sí). Además. muchos problemas adaptativos son
solucionados más eficientemente por la activación simultAnea de muchos sub-
programas diferentes de la dotación mental. Así pues, son necesarios programas
de orden superior. que coordinen todos estos componentes. componiendo la
configuración correcta de respuesta para cada momento, situación y exigencia
concreta. Y las emociones son precisamente tales programas (Cosmides y
Tooby. 2000). Precisamente por ello. cuando se produce un mal funcionamien-
to emocional, se desarrolla una patología mental y se desorganiza buena parte
del comportamiento.
Así pues, la ac!ÍYiKÍCÍn emocional es un programa de orden superior, cuya fun-
ción es dirigir las actividades y 1as interacciones de los subprogramas que rigen la
percepción. la atención, el aprendizaje. la memoria. la elección de metas, las
prioridades motivacionales.las estructuras categoriales y conceptuales. las reac-
ciones fisiológicas. los reflejos. las reglas de decisión de comportamiento. el sis-
tema motor. los procesos de comunicación, la determinación del nivel de energía
Yde esfuerzo.la coloración afectiva de los acontecimientos v estímulos, la reca-
libración de probabilidades estimadas, la valoración de las sit~aciones. los valores,
las variables reguladoras, etc

PROCESJ\rvliEhJTO Efv10CiCli"0i\i 115


9. MANIFESTACIÓN EMOCIONAL

E! segundo filtro. que controla !a manilCstacióu de la\ emociones. estü basado en


el aprcndiLaje y la cultura. y es d responsable del control emocional mediante la
inhibición, exacerbación o distorsión que puede manifestar la respuesta emociona!
(Levenson. 1904). Este filtro ha sido denominado de formas diversas a lo largo de la
literatura antropo!ógíca. donde ha sido ampliamente estudiado: así, Le\')' ( 1973) io
denominó ··reglas regulativas·· para referirse a cómo se úehe manifestar o expresm·
una emoción como consecuencia de la in11ue1icia cultural en la persona. y Heider
( 1991 l usó el ténnino de ··reglas de despliegue·· para referirse a este mismo proceso.
En cualquier caso. parece que parte del proceso de socialización y maduracióu
incluye la adquisición de un autocontrol y un control externo sobre cómo pueden
manifestarse las emociones. y que actúa en dos direcciones. bien controlando cienos
efectos emocionales para que se produzca un incremento en la manifestación emo-
cionaL o bien un déficit en determinados componentes de la respuesta emocional.
Además de por los factores sociales. las personas aprenden que las reacciones
emocionales pueden tener consecuencias negati\·as, por ejemplo por entrar en
conflicto con otra persona. porque los recursos psicológicos que demanda la res-
puesta emocional pueden interferir en el desarrollo de otras tareas críticas, o
porque pueden proJucir consecuencias negativas en e! entorno. En tale:-. comli-
ciones el aprendizaje puede aconsejar el inhibir Ja manifestación emocional lo
máximo posible.
Estos mecanismos socioculturales de control emocional actúan sobre todos los
elementos que configuran la respuesta emocional: así. las experiencias subjetivas
que observamos mediante técnicas de autoinforme son influenciadas o filtradas
por diferentes sesgos e incluso por los estilos emocJonales de repres.ión y sensi-
bilización. De tal manera que en determinados contextm, se van a reprimir estas
manifestaciones emocionales. no siendo sinceros en Jos auto informes, y en otros
se \'an a exagerar para pedir ayuda, apoyo o por descahiliJaJ social. Estas dis-
torsiones pueden ser tanto controladas o voluntarias como involuntarias, pero en
cualquier caso ejercen un control emocional que es aprendido, como puede obser-
varse en los cambios que se producen en la manifestación emocional a Jo largo del
desarrollo desde un recién nacido hasta una persona madura.
Mediante el control emocional. la expresión corporal de [as emociones adquie-
re un papel funcional o social en lo que podemos observar mediante la comuni-
cación no verbal. La expresión de las emociones es en su origen una respuesta no
instrumentaL puesto que es respondiente. es decir. se produce de forma involun-
tarüt. No obstante. bajo los efectos del aprendízajc y la cultura. este papel puede
alterarse adquiriendo un carúcter instrumentaL cuando con ello se produce una
función comunicativa de las emociones. Acercándose en ese momento en su
funcionamiento al propio afrontamiento {Carnras, 1994 J.
En lo referente a la conducta motora que pock:mos observar como manifesta~
ción del afrontamit>nto. el filtro del aprendiz<~k). la cultura tamhién ejercen impnr-

116 PSICOLOGÍA DE LA EMOCIÓI\j


wntc_c, modificaciont:s. De tal manera que se produce un paso del afrontamiemo
automático u original, propio y característico de cada una de las emociones. a un
atJ·ontmniento extendido, más cercano a una so1ución de problemas l}UC a un
patnín de conducta automático. La base de este cambio está en que el afronta-
miento no garantiza la solución de la situación problemática que lo desencadenó.
por In mnto todo afrontamiento tiene que adaptarse a la~ condiciones de! entorno en

1
]a:-; qut' se desmTolla. Pero los procesos de afrontamiento extendidos así desarro-
llado:-. tienden a sobregcneratizarse. es decir. todo afrontamiento que ha sido utili-
zado t·on éxito en la resolución de una situución emocional. tiende a ser utilizado
con persistencia después de desaparecer el proh!ema que originó su movi!ízación
e incluso se mantiene ante nue\·as situaciones en las que no es funcional su utili-
zación. De forma equivalente. si un afrontami.ento fracasa, la sobrcgeneraJiza-
ción puede llevar¿¡ dejar de utilizarlo ante .situaciones Üultc a las que sí sería fun-
cional su uso. pudiendo llegar incluso a generar situaciones de indefensión. Es
preci;..<l!nente por este hecho de! afrontamiento. su tendenc-ia a la sobrcgeneraliLa-
ción. por lo que se desarrollan los estdos de C{jf·onwrniemo, es decir, formas per-
sonales características de afrontamiento. De taJ modo que todas las personas Jcsa-
rTollan sesgos o formas preferidas en su manera de responder ante las emociones.
En referencia al soporte fisiológico que podemos observar mediante el regis-
tro de respuestas fisiológicas. se pensó durante mucho tiempo que éste se modi-
ficarí'l de igual manera y sentido que los sesgos, que como hemos visto, se pro-
ducen en las otras manifestaciones emocionales. Así. se llega a desarrollar el
concepto de ''especificidades individuales de respuesta". que hace referencia a for-
mas características y persona! es en la activación fisiológica emocional, una espe-
cie de estilo o patrón de respuesta propio de cada persona. Los estudios recientes
de ('v1anvit7 y Stemmler ( 1998). ponen de manifiesto la debilidad de este concep-
to ya que la especificidad individual de respuesta aparece tan sólo en un 3YX d.e
las personas y. además, su estabilidad temporal sólo afecta a un J5fí( de las mis-
mas. La ma.voría de lm datos existentes parece señalar que esta actividad depen-
de má:, de la intensidad emocional y del tipo de afrontamiento movilizado. que de
la propia emoción o los sesgos a ella asociados. En este sentido. afrontamientos
dirigidos a modular la propia respuesta emocional, como la ·'supresión emocio-
nal .. han puesto de manifiesto que actúan selectivamente sobre cjcrtos parámetros
autonómicos. como el incremento de la actividad simpática del sistema cardio-
vascular. mientras que la "reevaluación de la situación'· conlleva una reducción de
la misma (Gross, 2002¡.

HL DINÁMICA EMOCIONAL

Para terminar la caracterización del proceso emocional. es necesario hacer


rdCr..:ncia a la dinámica emocional. La;., emociones presentan en su desarrollo
temporal dos procesos secuenciales y diferenciados:

PROCESAMIENTO EMOCIONAL 117


CuADRO 2.17. Dinámica del proceso oponente (Solomon y Corbit, 1974).

Tiempo

• En primer lugar. aparece el proceso emociona\ pr'nnario. que se caracteriza


por su brevedad temporal y por presentar una secuencia caracteristlca. Asf.
el desencadenante elicita la respuesta emocional de forma inmediata. la
cual tiene un tiempo de reacción mU)' corto, lle¡.;a a su máximo nivel Je
intensidad o amplilltd en un hreve espacio de tiempo y. una ve::. que desa-
parecen las condiciones desencadenantcs, la respuesta emocional se ate-
núa. Ver la representación gráfica de este proceso en la prjrnera parte del
Cuadro 2.17. trazado en rojo.
• Pero a cada proceso emocional primario le sigue un proceso oponente. que
es también parte del proceso emocional. y que se caracteriza por ser una res-
puesta emocional de propiedades contrarias a la respuesta inicial o proceso
emocional primario. Segunda pm1e del Cuadro 2.17. trazado
en azul. Este proceso oponente jugaría un papel homcostáti-
co. encargándose de devolver a la persona al estado prevlo al
de iniciarse la respuesta. Así. según Solomon (19~0) el pro-
ceso oponente tiene una secuencia caracterizada por poseer
un tiempo de reacción largo. que llega a su máxima intcnú-
dad lentamente y una vez que desaparecen las condicirmcs
dcsencadenanlcs, su atenuación es también lenta.
La respuesta emocional manifiesta, que es lo que se repre-
senta en el Cuadro 2.17. es el resultado de la activación suh-
Richard So!omon yaccntc de estos dos procesos. En e! lado izquierdo superior
del Cuadro 2..1 8 puede verse de nuevo Ja representación de esta manifestación
emocional en verde. pero bajo la misma se presentan los dos procesos subyacen-
te. el primario (a) en rojo y el oponente (b) en azul. Así la respuesta manifiesta
que hcmo:.: visto. es el resultado de substraer al proceso primario (a) el proceso
oponente (b).

CuADRO 2.18. Procesos subyacentes a la dinámica del proceso oponente


(Saloman y Corbit, 1974)

Primeras estimulaciones Tras muchas estimulaciones

a-b
Respuesta
afectiva
manifesta
:¡ ------------ ---- -----

a a

Procesos
subyacentes
[ b
b

Desencadenante [

Tiempo

En función de estas características.la secuencia temporal de la respuesta emo-


cional se manifiesta (Cuadro 2.17). en primer lugar, ante la aparición del desenca-
denante. se produciría un rá¡údo inicio del proceso emocional primario. El proceso
emocional primario alcanzaría rápidamente su má);imo nil'cl de intensidad y sería
e! responsable de ]as consecuencias emocionales que se manifestasen (_efectos sub-
jetivos. fisiológicos. afrontamiento y expresivos). Si se mantienen las condiciones
desencadenantes. el proceso primario se l'a adaptando mientras se inicia lentamente
un proceso de estahili::.acián. Con la desaparición del descncademmtc se inicia e/
proceso oponente. Cuando el proceso primario y oponente se igualan en h1tensidad,
se produce una ncurralizacián del proceso emocional. Posteriormente se inicia
rá¡JidmncJ/le el proce.s·o primario. cwmdo la imcnsidad del prorcso oponente supe-
ra a lo del proceso primario. será este proceso el que produzca sus consecuencias
emocionales. hasta que lentamente se produzca la adaptación y: caída del mismo.
Así por ejemplo. si nos encontramos en una calle solitaria ante un perro que
no . . ladra y amedrenta. experimentaremos nípidamente y con una alta intensidad

PROCESf\fv~IENTC EMOCIC)N!\L_ 119


"miedo''. Nuestro sentimiento, acti\·ación fisiológica, afrontamiento y expresión
serún las típica-" del miedo. El proceso oponente del miedo es la ··calma": así
cuando aparece el dueño de[ perro. lo sujera y le coloca la correa. el míedo desa-
parece rápidamente y se \'U tornando lentamente en calma.
La experiencia emocional suhjeti\·a que tiene lugar como consecuencia del
proceso oponente, es la sumad<:: la prodt1cida por la respuesta emocional primaria
y la proJucida por la propía respuesta oponente. Aunque esta experiencia emo-
cional presenta Yariacioncs en función de que las condiciones desencadenamcs
sigan o no presentes en cada momento dado -ley de la Jwhituacírín-.
Como consecuencia de esta dinúmica, la presencia repetida del desencaLle-
nante debilita la respuesta emocional primaria y fortalece la oponente. A.sL en el
ejemplo anterior del perro. cuantas más veces nos enfrentemos a la secut:ncia
perro que ladra y dueño que lo sujeta, menor serJ la intensidad del miedo y rnú~
fácilmente se producirá la calma. Por el contrario, las respuestas oponentes :.,e
debilitm1 por la ütlta de US(L En la parte superior úerecha del Cuadro 2Jg se repre-
senta ese proceso de habituación de la respuesta emocional. que como puede
verse en la representación de sus procesos subyacentes. no se debe reulmentt' a
una habituación de! proceso primario (a) en rojo. que sigue siendo el mismo, sino
u un fortalecimiento del proceso oponente (h) en azul: pero al ser la respuesta
manifiesta la substracción de ambos. ta activación primaria casi no aparece- y la
secundaria se ve potenciada.
A pesar de todo lo dicho. es preciso señlllar que existen excepciones a esla
dinámica. Asi.no toda:-; las emociones producen un proceso oponente y, ademú\,
no siempre el proceso oponente mantiene una dirección contraria a la de! proceso
primario.
En primer lugar. si la respuesta emocional inicial de la persona para una situ<i-
ciún concreta puede provocar un comportamiento que cambia la situación. por lo
que una nueva C\'aluación valoralíva es inevitable -ley del cuidado con las con-
sentencias·~. En segundo lugar, la respuesta emocional de la persona a la situacióu
también se convierte en una palte de la situación y también puede ser valorada, lo
que darú lugar a más emociones. Si mi respuesta de ira inicial me p~u·ece excesiva.
emonces puedo considerar que he sido injusto y percíbirme avergonzado de mi in1.
Finalmente. las emociones pueden influenciar más cogniciones facilitando la~
valoraciones co!Tcspondientes: así una persona uirada es más probable que Ytu a
otras personas como agente\ causales de nuevos acontecimientos de 1ra y una
persona feliz es más probable que vea resultados positívos probables.

11. CONCLUSIONES

Como hemos Yisto. el proceso emocional es un sistema de procesamiento de


información. pero de una información de especia! significación para la supex\'i~

120 PS!COLOGÍ/~ DE LA ElvlOCIÓN


\'t~ncüt. la obtención de metas \'itales y la \'ida social. Es también un sistema de
rcaL'ción frente a las demandas del entorno. para lo cual recluta todos los recurso;-,
dd organismo en una rápida preparación para la acción má~ adccuad~t a esa;-.
dt·m~uHlas. E;-, además. un sistema de proacción que permite anticipar posibks
siwa.:iuncs de demanda emocional y anticiparse a las mismas ponicnJo en marcha
la acL'ÍÓn apropiada.
E~ importante di!"erenciar entre la experiencia emocional y el proceso emo-
cionaL Así. la experiencia emocional -sentimiento- es consecuencia Jel pmce-
s::.unicnto emocional. Además, las emociones, en tanto que estados de conciencia
afccti\·amcntc cargados y subjetivamente experimentados requieren un cierto
11 ¡\-c! de conciencia. mientras que el procesamiento emocional puede no ser cons-
ciente
Lksdc esta conceptualización de! proceso emocionaL los dos filtros que pro-
ducen la modulación del patrón prototípico de las emociones. son los responsables
de b adaptación de éstas a nue\'as condiciones. desarrollando nuevas prioriJades
de análisis y ajustando las ya existentes.
Los ef¡;:ctos de la~ emociones o activacJón emocional es la movilización de un
amplio conjunto de subprogramas adaptativos. entre los que destacan los de la
e.xpericncia subjetiva. la comunicación no verbal, la preparación para la acción y
la acrivación fisiológica. Pero esta activación no sólo compromete a estas res-
puesta:-,. sino que lmplica a la totalü.lad de los recursos psicológicos.'{ para com-
portarse funcionalmente. todos estos subprogramas de la mente necesitan estar
coordinado:.;. a fin de que sus efecto:-. ~ean realmente adaptaÜ\'os y no caóticos o
conlraproducentcs. Esta coordinación es la realizada por un conjunto de progra-
ma:.. de orden superior, que son!;:~,-, emociones.

PROCESAMiENTO EMOCIOI\J/-\L 121