Está en la página 1de 3

usaba para designar la habilidad que exigía representar el mundo fenoménico de tal mo-

la producción de tales artefactos. Con el do que resulte un sistema Iógico y coheren-


Traducciones desarrollo de la ciencia moderna, la palabra
*arte. se fue limitando progresivamente al
te- persiste en nuestras propias organiza-
ciones, y muy particularmente en nuestra ac-
caso de los artefactos que no dependían de titud hacia los objetos de factura humana
las leyes de las ciencias naturales, sino que, que hay en nuestro entorno.
Tipología y por el contrario, continuaban basándose en
la tradición y en la idea de la forma final Ejemplo del modo de aplicar esto al hombre
método de diseño de la obra entendida como ideal fijado.
Pero esta distinción ignora hasta qué grado
contemporáneo es la creación de los Ilama-
dos esquemas socioespaciales. Nuestro sen-
los artefactos no son sólo valores ade uso., tido de la situación y las relaciones en, di-
en el sentido más crudo del término, sino gamos, un entorno urbano o un edificio no
Alan Colquhoun también valores .de cambio.. depende de ningún hecho objetivo y medible;
es fenoménico. El propósito que persigue la
El artesano tenía in mente una imagen del organización estética de nuestro entorno es
Trad. Justo G. Berarnendi objeto cuando empezaba a hacerlo. Tanto si capitalizar esta esquematización subjetiva y
se trataba de una imagen de culto [por ejem- lograr que esté socialmente disponible. La
plo, una escultura) como de un utensilio de organización resultante no corresponde a una
cocina, era un objeto de intercambio cultural relación unívoca con los hechos objetivos,
y formaba parte de un sistema de comunica- sino que es un constructo artificial que re-
En los últimos años se ha prestado mucha ciones interior a la sociedad. Su valor como presenta esos hechos de un modo socialmen-
atención al problema de la. metodología del .mensaje. encarnaba precisamente en esa t e reconocible.
diseño y al proceso del diseño en cuanto imagen de la forma final que el artesano te-
nía en su mente mientras lo hacía y a la De aquí se deduce que los sistemas repre-
rama del más amplio proceso de la resolu- sentacionales que se elaboran son indepen-
ción de problemas. que su artefacto debía corresponder con la
mayor fidelidad posible. Pese al desarrollo dientes. en un sentido muy real, de los he-
del método científico, todavía tenemos que chos cuantificables del entorno.
Muchas personas creen, y no sin razón, que
los métodos intuitivos de diseño utilizados atribuir estos valores sociales o icónicos a
los productos de la tecnología, y admitir Sin embargo, ningún sistema de representa-
tradicionalmente por los arquitectos son in- ción, ningún metalenciuaie. es totalmente in-
capaces de abarcar la complejidad de los que juegan un papel esencial en la génesis
y el desarrollo de las herramientas físicas dependieñte de los hechos que constituyen
problemas a resolver, y que el diseñador, el mundo obietivo. El movimiento arauitectó-
si no cuenta con herramientas de análisis y de nuestro entorno. Es fácil ver que la clase
de artefactos que se sigue produciendo con nico modernó fue un intento de modificar los
clasificación más aguzadas, tiende a remi- sistemas representacionales heredados del
tirse a ejemplos anteriores para la solución métodos tradicionales (como las pinturas y
las composiciones musicales) tienen un pro- pasado preindustrial Y que ya no Darecían
de nuevos problemas, es decir, a soluciones operativos en el maico ' de -una tecnología
tipo. Tomás Maldonado es uno de los dise- pósito predominantemente icónico; sin em-
bargo, no se suele reconocer la existencia que cambiaba rápidamente. Una de las prin-
ñadores y educadores que se ha preocupado cipales doctrinas que estaban en la raíz de
más sistemáticamente por este problema. de este propósito en la creación del entorno
como un todo. Este hecho se nos oculta por- esta transformación se basaba esencialmen-
que las intenciones del proceso de diseño te en un retorno a la naturaleza, actitud que
En un reciente seminario celebrado en la procedía del movimiento romántico, pero sus-
Universidad de Princeton, Maldonado admi- están uescondidas. en los' detalles aparentes
de la especificación de la realización. tituía el deseo de imitar la superficie de las
tió que podía ser necesario utilizar una tipo- formas naturales o de operar a un nivel ar-
logía de las formas para llegar a una solu- tesanal por la fe en la capacidad de la cien-
ción en aquellos casos en que no era posi- La idolización del hombre aprimitivo~ y la cia para revelar la esencia del modus ope-
ble clasificar todas las actividades observa- actitud fundamentalista a que dio lugar han randi de la naturaleza.
bles en un programa arquitectónico. Pero obstaculizado la aceptación de estos valores
añadió que esas formas eran como un cán- icónicos. Desde el siglo XVlll ha habido una Bajo esta doctrina subyacía una creencia im-
cer en el cuerpo de la solución y que había tendencia a considerar la época del hombre plícita en el determinismo biotécnico. De esta
que procurar eliminarlas por completo a me- primitivo como una especie de edad de oro teoría procede también la actual creencia en
dida que nuestras técnicas de clasificación en la que el hombre vivía próximo a la na- la suprema importancia de los métodos cien-
se fuesen sistematizando. turaleza. Por ejemplo, durante muchos años, tíficos de análisis y clasificación. La esencia
la choza primitiva o cualquiera de sus deri- de la doctrina funcionalista del movimiento
Ahora bien, yo creo que bajo la aparente ob- vados se ,ha tomado como el punto de par- moderno no estaba en creer que la belleza
jetividad de estas ideas yace una doctrina tida de la evolución arquitectónica y ha sido del orden o del significado era innecesaria,
estética. El objetivo de este artículo es pre- el tema de estudio de los programas de pri- sino en afirmar que esta belleza ya no podría
cisamente mostrar que éste es el caso y, mer curso, por lo que no sería exagerado encontrarse mediante la búsqueda deliberada
además, probar que resulta insostenible sin afirmar que se supone frecuentemente la de formas finales. Se consideraba que el pro-
una modificación sustancial. existencia de una línea evolutiva directa que ceso de formalización cortocircuitaba la vía
va del noble salvaje a la ciencia y la tecno- por la que el artefacto afectaba estéticamen-
Uno de los argumentos esgrimidos con más logía modernas pasando por la artesanía uti- t e al observador. La forma no era más que
frecuencia contra los procedimientos tipoló- litaria. A menudo se piensa que todo el edi- el resultado de un proceso Iógico gracias al
gicos en arquitectura ha sido que son un ficio del arte -y, desde luego, toda la evo- cual convergían necesidades operacionales y
vestigio de la época artesanal. Se afirma lución artística desde finales del período me- técnicas operacionaies. Finalmente, ambas se
que el uso de maquetas por los artesanos dieval- es algo corrupto y antinatural, algo fusionarían en una especie de prolongación
es cada vez más innecesario a medida que basado en un sofisticado ahorror v a c u i ~o en biológica de la vida; función y tecnología Ile-
el desarrollo de técnicas científicas capacita la necesidad de engrandecer a la clase domi- garían a ser totalmente transparentes. La teo-
al hombre para descubrir las leyes generales nante. Esta concepción carece totalmente de ría de Buckminster Fuller es un ejemplo ex-
que subyacen bajo las soluciones técnicas fundamento en la medida en que se basa en tremo de esta doctrina.
de la era rei industrial. la idea del noble salvaie. Los sistemas cos-
mológicos del hombre primitivo eran muy in- La relación de esta noción con la teoría evo-
Las vicisitudes de las palabras .artes y telectuales y muy artificiales. Si nos fijamos lutiva de Spencer es muy clara. Según esta
.ciencia. indican claramente que es preciso en los sistemas de parentesco, la siguiente última, el propdsito de prolongar la vida y
establecer una distinción válida entre aque- cita de Claude Levi-Strauss dejará claro este ampliar las especies hay que atribuirlo al
llos artefactos que son el resultado de apli- punto: .Desde luego, la familia biológica está proceso en su conjunto, pero en ningún mo-
car las leyes de las ciencias naturales y presente y existe en la sociedad humana. mento concreto de este proceso es posible
aquellos otros que son el producto de la ml- Pero lo que da al parentesco su carácter de considerar que ese propósito es consciente.
mesis' y la intuición. Antes del auge de la hecho social no es lo que pueda conservar El proceso es, pues, teleológico. Del mismo
ciencia moderna, los métodos empleados de la naturaleza, sino el paso esencial por modo, el determinismo biotécnico del movi-
para la producción de artefactos, tanto si el que se separa de la naturaleza. Un sis- miento moderno era también teleológico, ya
éstos eran principalmente utilitarios o prin- tema de parentesco no consiste en lazos ob- que veía la estética de la forma arquitectó-
cipalmente religiosos, eran la tradición, el jetivos de sangre; existe únicamente en la nica como algo que se lograba sin la inter-
hábito y la imitación. La palabra .arte* se conciencia de los hombres; es un sistema ferencia consciente del diseñador, aunque no
arbitrario de representaciones, no el desarro- por ello se dejaba de postular ese algo como
llo espontáneo de una situación fácticalpl su finalidad última.
Este articulo, publicado por prlrnera vez en la revts-
ta .Arena. [19671. forma parte del libro La crlsi del Parece existir un estrecho paralelismo entre Está claro que esta doctrina niega cualquier
funclonalisme en e l món modern, dentro de la colec- tales sistemas y el modo en que el hombre teoría que dé prioridad a una forma icónica
ción aouaderns Tres i Ouatre~.que aparecerá próxlma- moderno se sigue aproximando al mundo; y e intencional, y que pretende reducir el pro-
mente editado por la ~LlibrerlaTres 1 Oustren. Valen-
cia, a los que agradecemos las facilidades dadas para lo que era cierto para el hombre primitivo ceso por el que el hombre intenta represen-
su publicación en nuestra revlsta. en todas las ramificaciones de su vida prác- tar el mundo de los fenómenos a un proceso
tica y emocional -a saber, la necesidad de de evolución inconsciente. ¿Hasta qué punto
ha tenido éxito y hasta qué punto puede mos- Aunque esta declaración es una defensa de mas del diseño, menos necesario es tener i
trarse posible? la nueva arquitectura contra la imitación aca- una imagen mental de la forma final. Pero
démica de formas pasadas, y aunque el de- este nunca es el caso, ni siquiera aunque pu- .
En primer lugar, parece evidente que esta terminismo que niega es más el académico diéramos postular un estado ideal en el que
teoría da por sentada toda la cuestión de la que el científico, pone de manifiesto, no obs- esas leyes correspondieran exactamente al
significación icónica de las formas. Aquellos tante, la liberación a que dan lugar las con- mundo objetivo. Las leyes no están en la na-
diseñadores que predicaban -y predican- sideraciones funcionales, más que el poder turaleza. Son constructos de la mente huma-
la tecnologfa pura y el llamado método obje- de éstas para determinar la solución. na; son modelos, válidos únicamente mien-
tivo de diseño como medios necesarios y su- tras los hechos no demuestren lo contrario.
ficientes para producir mecanismos ambien- Una de las declaraciones más claras en este Y no sólo esto. La tecnología se enfrenta
tales atribuyen persistentemente un poder sentido se debe a Moholy-Nagy. Al describir frecuentemente a problemas que no tienen
icónlco a las creaciones de la tecnología y el curso de diseño del lnstitute of Design de consistencia Iógica. Todos los problemas de
las reverencian hasta un punto inconcebible Chicago, defiende así la libertad de acción la configuración de un avión, por ejemplo,
en un científico. Ya dije antes que todos los de la intuición: =El adiestramiento está orien- serían insolubles si no hubiera un toma y
artefactos tienen la capacidad de convertirse tado hacia la imaginación y la inventiva, con- daca en la aplicación de las leyes físicas.
en iconos, estén o no creados específicamen- dición básica para un escenario industrial en La posición de los motores es variable, como
te para este fin. Puedo mencionar ciertos ob- continuo cambio, para una tecnología fluida. lo es la configuración de las alas y la cola.
jetos de la tecnología decimonónica dotados El último paso de esta técnica es el énfasis La posición de unos puede afectar a la for-
con este poder, como los vapores y las lo- en la integración a través de la búsqueda ma de las otras. La aplicación de las leyes
comotoras, por poner sólo dos ejemplos. Pese consciente de relaciones. Los intuitivos mé- generales es un ingrediente necesario de la
a que estos objetos eran producidos con pro- todos de trabajo de los genios dan la clave forma, pero no es suficiente para determinar
pósitos ostensiblemente utilitarios, se con- de este proceso. La capacidad única del ge- la configuración real. Y en un mundo de tec-
vertían rápidamente en entes gestalt que re- nio puede estar al alcance de todos si cap- nología pura, este área de elección libre es
sultaba muv difícil descomponer mentalmen- tamos uno de sus rasgos esenciales: el acto tratada invariablemente adaptando soluciones
t e en sus élementos constkuyentes. Esto es de conectar, como a la luz de un relámpago, anteriores.
iauaimente aplicable a los inaenios técnicos elementos cuya relación no es obvia. Si usá-
posteriores, como el avión o "el automóvll. ramos en general la misma metodología en En el mundo de la arquitectura. este proble-

1
todos los campos, podríamos tener la clave ma es aún más grave porque aquí las leyes
El hecho de que estos objetos estén imbui- de la época: ver todas las cosas en relación generales de la física y los hechos empíri-
dos de una unidad estética y se hayan trans- mutua..' cos son todavía menos capaces de fijar la
formado en portadores de tanto significado Ahora estamos en condiciones de trazar un configuración final que en el caso de un
indica que ha tenido lugar un proceso de se- cuadro completo del cuerpo teórico general avión o un puente. Por ello aumenta la pro-
lección y aislamiento totalmente redundante incrustado en el movimiento moderno. Este babilidad de que sea necesario recurrir a al-
desde el punto de vista de sus funciones par- cuerpo está dominado por la tensión entre gún tipo de modelo tipológico. Cabe argüir
ticulares. Por tanto, debemos considerar las dos ideas aparentemente contradictorias: el que, aunque exista un área de elección libre
cualidades, estoicas e icónicas de los arte- determinismo biotécnico por un lado, y la li- más allá de la operativa, esta libertad afec-
factos como debldas, no tanto a una propie- bre expresión por otro. Lo que ocurrió, al pa- tará sólo a los detalles (en los que es legí-
dad inherente, como a una especie de dispo- recer. fue que, al dar una nueva validez a las tima la intervención del -gusto. personal).
nibilidad o redundancia de esas cualidades demandas de la función en cuanto prolonga- Probablemente podría demostrarse que esto
en relación con los sentimientos humanos. ción del modus operandi de la naturaleza, se es cierto en objetos tecnológicamente tan
dejó un vacío donde antes había un cuerpo complejos como los aviones, en los que las
La literatura de la arquitectura moderna está de valores tradicionales. Todo el campo de relaciones topológicas vienen determinadas
plagada de declaraciones que indican que, la estética, con sus fundamentos ideológicos en gran parte por la aplicación de las leyes
una vez satisfechas todas las nuevas necesi- y su fe en la belleza ideal, fue barrido. Y lo físicas. Pero no es necesariamente cierto en
dades operacionales, quedan aún amplias po- único' que quedó en su lugar fue la tolerancia el caso de la arquitectura. Aquí, al contrario
sibilidades de elección respecto a la configu- expresiva, la total libertad del genio que, aun de lo que ocurría en los ejemplos anteriores,
ración final. Citaré a dos diseñadores que han sin saberlo, reside en todos nosotros. Lo que las relaciones topológicas rara vez están ri-
usado métodos matemáticos para llegar a so- aparece en la superficie como una disciplina gurosamente determinadas, dada la natura-
luciones arquitectónicas. El primero es Yona de diseño rígida y racional, resulta paradóji- leza relativamente sencilla de las presiones
Friedmann, que utilizq estos métodos para camente una fe mística en el proceso intui- ambientales que operan sobre los edificios.
establecer úna jerarquía organizativa del pro- tivo. En el caso del Pabellón Philips, por ejemplo,
yecto.-En una conferencia reciente en la que la configuración básica no se estableció úni-
describió ciertos métodos para computar las Pero me gustaría volver a la declaración de camente en función de las exigencias acús- +
posiciones relativas de las diversas funciones Maldonado que cité al comienzo de este ar- ticas. sino también por la necesidad de con-
en un refículo urbano tridimensional, Fried- tículo. Decía él $que, en la medida en que seguir un edificio que produjera una sensa- 3
mann reconoció que el diseñador, tras hacer nuestras técnicas de clasificación fuesen in- ción de vértigo y fantasía. Las leyes natura-
el cómputo, se enfrenta siempre a la elec- capaces de establecer todos ,los parámetros les se muestran estrictas, no en la disposi-
ción entre una serie de alternativas, todas de un problema, podría ser necesario recurrir ción general, sino precisamente en los deta-
igualmente buenas desde un punto de vista a la tipologia de formas para tapar la brecha. lles del proyecto o del equipamiento. Siem-
operacional. Todas las declaraciones de diseñadores mo- pre que el diseñador decide dejarse guiar
dernos que hemos reproducido aquí parecen por los factores operacionales, tiende a tra-
M i segundo eJemp1.0 es Yannis Xenakis, quien, indicar que, en realidad, nunca es posible bajar dentro de un racionallsmo absolutamen-
al diseñar el ~~abelión Philips cuando trabaja- determinar todos los parámetros de un pro- te decimonónico. Tal es el caso, por ejemplo,
ba en el despacho de Le Corbusier, utilizó blema. Los criterios auténticamente cuantifi- de los edificios de oficinas de Mies y SOM,
procedimientos matemáticos para determinar cables dejan siempre al diseñador ante la en los que la planificación pragmática y las
la ,forma de la estructura de cierre. Xenakis disyuntiva de decidir lo que ha de hacer. En consideraciones económicas convergen en
afirma que el cálculo suministra la forma ca- la teoría arquitectónica moderna se ha consi- una estética neoclásica recibida para crear
racterística de la estructura pero que, des- derado generalmente que esta necesidad de cubos simples y entramados y núcleos re-
pués, la lógica deja de actuar y hay que de- elegir había de satisfacerse mediante una in- gulares.
cidir la distribución de los componentes ba- tuiclón que funcionaba en un vacío cultural.
sándose en la intuición; A l mencionar la tipologla, Maldonado propone Interesa sefialar que en la mayoria de los
algo totalmente nuevo, algo que los teóricos proyectos vanguardlstas en los que, según
A luzaar por estas declaraciones, una lnter- modernos han rechazado una y otra vez. Su- dicen, los determinantes de la forma son pu-
prétadón 'puramente teleológica .de las for- giere que el área de la Intuición pura debe ramente técnicos u operacionales, el raclo-
mas t6cnico-estéticas es insostenible. Al Da- Gasarsé en el~conoclmientode soluciones pa- nalismo y el cálculo. de costes son posterga-
recer, en cualquier etapa del proceso de 'di- sadas a problemas afines. v aue la creación dos en favor de formas de tipo expresionista
sefio, el diseñador se ve obligado a tomar es un proceso de adaptación de formas, pro- o fantástico. Frecuentemente, como ocurre
decisiones voluntarias y las configuraciones cedentes de necesidades pasadas o de ideo- con ~Archigram~, esas formas se toman pres-
a que Ilegasontel.~resultadode una intencidn, logías estéticas del pasado, a las necesida- tadas de otras disclpllnas, como la lngenleria
y no slmplemente,tie un proceso determinis- des del 'presente. Aunque esto es para él una espacial o el arte pop. Con todo lo validas
ta: La slguiente~declaraolónde Le Corbusier solución provisional '-=un cáncer en el cuer- gue puedan ser como procedimientos Icono.
%corrobora es'ta7.-opinión: .MI Intelecto no po de l a solución- reconoce, sin embargo, grdficos - antes de rechazarlas se debería
acepta la adopci6nt de*106 módulos de Vigno- que éste es el~procedlmientoque sigue real- investigar ya relación que guardan con las
la en el cuerpo del ediflc10.~Aseguro que mente el disefiador. obras de Le Corbusler y los constructlvistas
existe una armonla entre los objetos que tra- rusos, que se inspiraron en las formas de
tamos. La capllla?de~~Ronahamp ~muedtraqul En m1 oplnión, esto es cierto, y además lo los barcos y las estructuras mecánicas-, di-
zá. que la arquitectura#-nolss cuestión de. co- es' en todos los campos del dlseíio, no sólo ficilmente pueden ser compatibles con una
lumnas, sltío de'suoesva tpjástl~osiY ~losl~su- en el,~dela arquitectura. Ya me he referldo doctrlna basada en el determinismo, si es
cesos plásticos no vienen gregldos-.por :fórmu- a ese argumento según el cual cuanto más que consideramos a éste como un modus
las escolásticas o ~acrad6mlcas;soni liIbresr e rigurosamente se a lican las leyed geherales operandl v ,. como un id-1 ranioto y utó-
ihnumerables~? 'fi: u ,; ' i
l[+i+~,.2+~l de la F k i c a ~ olas &atetnátlcas a los proble- pico.
' l.$,\.F,l . - ,,>
- f? .??..-.
:,,-,.!.
52 ~
<
- Y .
L

%
2

.. *
>,
5.

,.
"'*
. 't
La exclusión de las tipologías por parte de cos e inductivos, el funcionalismo deja un de una teoría reduccionista, según la cual el
, la teoría arquitectónica moderna y su creen- vacío en el proceso de creación de formas, proceso problema/solución puede reducirse a
cia en la libertad de la intuición pueden ex- vacío que rellena con su propia estética re- una especie de esencia. Podríamos postular
plicarse parcialmente recurriendo a la teoría duccionista: la estética que pretende que la que el proceso de cambio se lleva a cabo.
general de la expresión que prevalecía a ~ ~ i n t u i c i ó con
n ~ , una dimensión histórica, pue- no mediante un proceso de reducción, sino
principios de siglo. Para comprender con cla- de llegar espontáneamente a formas que son mediante un proceso de exclusión, y ia his-
ridad esta teoría es conveniente estudiar la el equivalente de operaciones fundamentales. toria del movimiento moderno en todas las ar-
obra y los escritos de ciertos pintores, espe- Este procedimiento postula una especie de tes parece apoyar esta idea. Si nos fijamos
cialmente de Kandinsky, quien, tanto en sus relación onomatopéyica entre las formas y su en la pintura y la música, y concretamente
cuadros como en su libro Del punto y la li- contenido. En el caso de la teoría determi- en las obras de Kandinsky y Schonberg, ve-
nea al plano, esboza el cuerpo teórico en que nista-biotécnica, el contenido es el conjunto remos que no abandonan completamente los
se basa su pintura. La teoria expresionista de funciones relevantes -funciones que re- tradicionales artificios formales, sino que los
rechazaba todas las manifestaciones históri- presentan en sí mismas una reducción de to- transforman y les dan un nuevo énfasis me-
cas del arte, del mismo modo que la teoria das las operaciones socialmente significati- diante la exclusión de elementos icónicos
arquitectónica moderna rechazaba todas las vas que se realizan dentro de un edificio- ideológicamente repulsivos. En el caso de
formas históricas de la arquitectura. Para y se supone que el complejo funcional se Kandinsky, se excluye el elemento represen-
ella, estas manifestaciones eran una osifica- plasma en formas cuya significación icono- tacional; en el de Schonberg, el sistema de
ción de actitudes técnicas y culturales que gráfica no es más que la estructura racional acordes ternarios basado en la serie armó-
habían perdido su razón de ser. La teoria del com~leiofuncional mismo. Los hechos nica.
estaba basada en la convicción de que las existentes de la situación objetiva son en el
formas tienen un interés fisiognómico o ex- funcionaiismo el eauivalente de los hechos El valor de lo que he llamado proceso de ex-
presivo que se nos comunica directamente. existentes de la sifuación subjetiva (fisiog- clusión está en que nos permite ver la po-
Esta opinión se ha visto sometida a numero- nómica] del expresionismo. En ambos casos tencialidad de las formas como si lo hiciéra-
sas críticas; en el libro Meditation on a Hob- se supone que las formas resultantes obede- mos por primera vez, con cierta ingenuidad.
by Horse, de E. H. Gombrich, aparece una de cen a leyes naturales que en el primero son Esta es la justificación del cambio radical del
las refutaciones más convincentes. Gombrich físicas y en el segundo psicológicas. sistema icónico de representación, y éste es
demuestra que una disposición de formas el proceso que hemos de adoptar si quere-
como las que se encuentran en un cuadro Sin embargo, en el mundo del arte, los he- mos conservar y renovar nuestra conciencia
de Kandinsky o de Paul Klee tiene. en reali- chos naturales existentes, fuesen objetivos o de los valores que pueden llevar consigo las
dad, un contenido muy bajo, a menos que subjetivos, han tenido tradicionalmente me- formas. Los desnudos huesos de nuestra
atribuyamos a esas formas un sistema de sig- nos significación que los valores que atribui- cultura -una cultura con su propia tecnolo-
nificaciones convencionales que no son inhe- mos a esos hechos, o que el sistema de re- gía característica- deben hacerse visibles
rentes a las formas mismas. Su tesis es que presentación que encarnan esos valores. Al para nosotros. Y para que esto ocurra es
r.1 las formas fisiognómicas son ambiguas, aun-
que desde luego no están exentas de valor
igual que en el lenguaje, las significaciones
atribuidas a los elementos que constituyen
esencial cierto distanciamiento científico res-
pecto a nuestros problemas y, con él, la
expresivo, y que sólo son interpretables en el sistema no pueden derivarse exclusiva- aplicación de las adecuadas herramientas ma-
un determinado medio cultural! mente de los elementos mismos. En cual- temáticas a nuestra cultura. Pero estas he-
quier corte que demos a la historia nos en- rramientas son incapaces de suministrar una
Uno de los ejemplos que escoge para ilus- contraremos con que es imposible reducir solución total a nuestros problemas. Unica-
trar esto son las pretendidas cualidades afec- un sistema de signos a un conjunto en el que mente proporcionan el marco, el contexto en
tivas de los colores. Gombrich señala, en su pueda demostrarse que todos sus elementos el que hemos de operar.
ahora famoso ejemplo de las señales de trá- son resultado de fuerzas naturales.
fico, que estamos ante una significación con-
vencional, no fisiognómica; y asegura que se- He de reconocer que la analogía entre un sis-
ría igualmente lógico invertir el sistema de tema como la arquitectura y otro como el
significaciones de modo que el rojo indicase lenguaje no es exacta porque en el caso de
acción y movimiento hacia adelante, y el ver- la arquitectura hay hechos naturales (técni-
de, inacción, quietud y cautela: cos y expresivos] que no están presentes en
el lenguaje. Pero estos'hechos no bastan para
La teoría expresionista ejerció probablemente explicar todo el sistema de significaciones,
una intensa influencia sobre el movimiento sistema que depende menos de la naturaleza
arquitectónico moderno. Su aplicabilidad a la intrínseca de los signos que de la conven-
arquitectura es aún más obvia que a la pin- ción y de la serie de expectativas que tal
/ tura, dada la ausencia en la primera de for- convención hace posible? De aquí se deduce
/ mas con significaciones abiehamente icóni- que un sistema plástico de representación
cas. La arauitectura. como la música. ha sido como la arquitectura presupone la existencia
considerada siempre un arte abstracto, por de un sistema determinado. El problema no
lo que la teoría de las formas fisiognómicas es más reductible que en el caso del len-
podía aplicársele sin tener que superar el guaje a una especie de esencia exterior al
obstáculo de la representación directa y la sistema mismo, del que la forma es un sim-
anécdota, como ocurre en la pintura. ple reflejo. En ambos casos es necesario pos-
tular un sistema arbitrario y convencional
1 Ahora bien. si son válidas las objeciones he-
chas a la teoría expresionista, entonces re-
sultan tan aplicables a la arquitectura como
que quede englobado en el complejo solu-
ción/problema.
lo son a la pintura. Si es cierto, como sugiere M i propósito al insistir en este hecho no es
Gombrich, que las formas en sí mismas están abogar por la vuelta a una arquitectura que Notas:
relativamente vacías de significado, se dedu- acepte la tradición irreflexivamente. Esto im-
1 ce que las formas que intuimos tenderán. en
el subconsciente, a atraer hacia sí ciertas
plicaría la existencia de una relación fija e
inmutable entre formas y signlflcados, y uno
1. Empleamos aqul esta palabra en el sentido de
imitación de una tradiclón, y no en la acepción arls-
tot6llca de Imltaclón de la naturaleza.
de los objetivos principales de este artículo 2. Claude Levi-Strauss, Stnicniral Anthmpologl, Basic
asociaciones de significado. Y esto Books, Nueva York, 1963.
1 implicar no sólo que no estamos I l b e r a g % es refutar tal cosa. El cambio es la caracte- 3. *Le Pohme Electronique de Le Corbuslers, en Le
las formas del pasado ni de la dlsponibilldad rística de nuestra Bpoca, y precisamente por Collectlon Force Vive, Editlons du Minuit, Jean Petit.
de estas formas como modelos tipológicos, ello es necesario investigar el papel que jue- Parla.
sino que, si suponemos que somos libres, gan las modificaciones del estereotipo en re- 4. D. Moholy-Nagy. Vlslon In Motlon, Paul Theobald
and Company, Chicaao.
hemos perdido el control sobre un sector lación con problemas que no tienen prece-
5. ~ s r o s -pr¡ncipios i o n similares a los formulados ,
muy activo de nuestra imaginación y de nues- dente en la tradición recibida. El proceso de por F. de Saussure para los sistemas de slgnos en
tra capacidad para comunicarnos con los de- cambio entraña una relación dialéctica entre general; v6ase su Curso de Lingüística General, Ed.
más. Parece, pues, que debemos aceptar un aquellas partes del sistema que se resisten Losada, Buenos Aires, 1945.
sistema de valores que tenga en cuenta las a cambiar (porque3son convencionales) pero 6. Despu6s de la publlcaclón de su Ilbro, loa chinos
han lnvertldo por razones Ideológicas los slgnlflcados
formas y las soluciones del pasado, si es que son cambiables (porque son arbitrarias), y de sus sefiaies de tr8flco.
queremos conservar clerto control sobre con- aquellas otras partes que dependen de leyes 7. m... cuando la semlologla este organizada se ten-
ceptos que, de todos modos, se introducirán naturales que progresivamente salen a la luz dr8 que averlguar sl los modos de expresión que se
en el proceso creador, seamos o no cons- bajo la presión de la evolución tecnológica. basan en slgnos enteramente naturales - c o m o la pan-
tomlma- le ertenacen de derecho, (...) En efecto,
cientes de ello. Subyacentes a ambas, hay Indudablemente todo medlo (Pe expresión reclbldo de una aocledad
constantes pslcofísicas, pero estas constan- se apaya en prlnclplo en un h8blto colectivo. (...)
De hecho, parece existir una estrecha rela- tes están .siempre medlatizadas tanto por el Los slgnoa de corteala, por ejemplo, dotados' con fre-
cuencla de cierta expreslvldad natural (pi6nsase en
ción entre la teoría teleológica o funclonalls- lenguaje existente como por los progresos los chlnos que saludan a su emperador prosternhn-
ta pura, que ya he descrito, y el ex resio- tecnológicos. dose nueve veces hasta el suelo], no esten menos
P
nismo, tal como lo deflne Gombrich. A Insis-
tir en el uso de métodos de diseno analíti- He intentado probar el carácter insostenible
fijados por una regla; esa regla es la que obllgs e
emplearlos, no su valor Intrlnseco.. F. de Saussure,
OP. cit., PP. 130-131.