Está en la página 1de 6

Música:

Los mayas tenían una escala musical muy diferente a la de cinco notas occidentales,
explicaron expertos que analizaron 125 instrumentos, entre flautas, ocarinas, trompetas,
cornos de cerámica y conchas de caracol.
La cultura maya se caracterizó por tener una música particular que acompañaba y
marcaba el ritmo de las danzas y rituales que interpretaban con el fin de la
adoración o petición a los dioses.

En este orden de idea, se destaca que la música usaba por los mata era
pentafónica, es decir, que era de cinco tonos, donde los instrumentos que se
empleaban tenía más ritmo que armonía y esta intensamente ligada al canto y
danza de los diversos rituales interpretados.

Los instrumentos que eran utilizados podían ser de viento, como las ocarinas y los
silbatos, y elementos de percusión como el Zacatlán, un tipo de tambor grande, el
tumkul de tronco de- zapote, que contaba con dos lengüetas en la parte superior.

Además se destacaban otros instrumentos que eran sonados durante la misma


danza maya como cascabeles, raspadores, conchas de mar, sonajas, frutos
secos, entre otros.

Pero el conocimiento de los mayas por la música y los ritmos no se limitaba solo a
interpretarlos, pues estos conocían toda la gama de sonidos y reservaban ciertos
tonos e intervalos para las interpretaciones religiosas y simbólicas en específico,
logrando distinguirlas de aquellas piezas que solo tenían un fin recreativo.

Y es que los mayas llegaron a crear su propia escala musical, la cual es muy
diferente a la occidental que conocemos hoy en día.
En la actualidad existen algunos grupos ceremoniales y artísticos que se enfocan
en el uso de instrumentos nativos como el caso del tun, tambores, chirimía, pito,
ocarinas y caracoles marinos con el fin de crear un ambiente ceremonial o para
coreografías que logran revivir aquel glorioso pasado.

Compañías de música y baile como Sot’zil, de Sololá, se han hecho a la tarea de


rescatar estas grandes riquezas sonoras a través de cofradías interpretadas en
diversas comunidades como por ejemplo la del palo volador.
Danza maya prehispánica.
La cultura mexicana está llena de diferentes grupos étnicos que se encontraban
en esta tierra antes de la llegada de los colonos españoles. Entre ellos destaca
como una de las más interesantes la cultura maya, llena de arte, arquitectura y
tecnología tan avanzada para la época que costaba creer.
Pero uno de los aspectos que despierta mucho interés de los pobladores es las
muchas variedades de danza maya que existen y que eran usadas en diferentes
eventos religiosos o rituales espiritistas que se realizaban con el fin de agradar a
los dioses.
Y es que durante muchos años, el baile ha sido un factor infaltable en cualquier
clase de ritual público que hacían los mayas y así lo comprueban las muchas
imágenes de esta época que han sobrevivido gracias a figurillas, cerámicas
pintadas, murales y esculturas donde se puede apreciar el gusto por el baile.

Incluso las figuras que se pueden observar en representación de los Reyes


Mayas, se puede apreciar que estos están ataviados con diferentes atributos y
vestiduras típicas de bailes que realizaban.

Cuando se estudia la cultura maya, se puede notar que existían 4 categorías de


bailes de carácter ritual que eran representados en la época prehispánica, los
cuales siguieron aun en los siglos posteriores a la colonización aunque de manera
modificada.

Entre estos bailes se pueden destacar, los bailes de nobles, reyes y dirigentes
mayas, para los que usaban sus vestidos más ricos elaborados con finas telas,
plumas y ataviados de jade. Durante la época colonial estos se denominaban
bailes Tocontin.

Bailes que usaban nombre de animales y eran interpretados por ciudadanos


primordiales. Estos aún siguen representándose aunque en una forma modificada,
en los municipios mayas como por ejemplo las danzas del venado o la danza de
los monos.

También existían bailes que contaban las historias de cómo se creó y se ordenó
tanto el mundo como la sociedad humana, en los que destaca aquel transcrito que
era la parte central del Popol Vuj. Cuando llegaron los misioneros trataron

Bailes coloniales.
Luego de la llegada de los primeros españoles, los misioneros comenzaron
también a aparecer con ideas sobre la religión en México, y tenían como objetivo
cambiar la creencia politeísta de los mayas por la religión católica imponente en
España.
Los misioneros asentados en las comunidades Mayas, especialmente los
Franciscanos y Dominicanos fueron los primeros en entender que los conceptos
religiosos que querían imponer a los indígenas podían ser trasmitidos y mejor
aceptado a través de la danza maya.

En función a esto pusieron considerables esfuerzos para crear bailes con drama
que lograran cambiar los conceptos o caracteres rituales de los bailes rituales de
la danza maya. A estas interpretaciones incluían dramas de la biblia que habían
sido traducidos a idioma maya.

Pero los misioneros no solo hacían nuevas producciones, también importaron


algunos bailes provenientes del viejo mundo como el caso del baile llamado de los
Moros y Cristianos, el cual trata sobre cómo se originó la sociedad Católica a
través de una guerra que se mantuvo con los musulmanes. De estos últimos su
líder muere asesinado y los demás son bautizados.

Música de la danza maya.


La cultura maya se caracterizó por tener una música particular que acompañaba y
marcaba el ritmo de las danzas y rituales que interpretaban con el fin de la
adoración o petición a los dioses.

En este orden de idea, se destaca que la música usaba por los mata era
pentafónica, es decir, que era de cinco tonos, donde los instrumentos que se
empleaban tenía más ritmo que armonía y esta intensamente ligada al canto y
danza de los diversos rituales interpretados.

Danzas mayas y su significado.


Como se dijo anteriormente, la danza maya era ejecutada en muchas ocasiones
en oportunidad de brindarles un tributo a los diferentes dioses de los que estaba
constituido la religión maya.

Y es que cualquier celebración era meritoria de un baile ritual que buscara


celebrar, pedir o agradecer a los diversos dioses como el sol, la lluvia o el fuego,
por las cosechas, los logros o en busca de un agrado dirigido a ellos.

Pero la danza maya también estaba unida directamente al tiempo y por ende a los
destinos de los ciudadanos. Es por ello que cualquier fiesta o ritual que era
celebrado comenzaba con ciertas abstinencias varios días antes, especialmente la
llegada del año nuevo.

Danza ritual maya.


Diversas interpretaciones con fines religiosos o recreativos eran llevado a cabo por
los maya, haciendo gala de diferentes y asombrosos disfraces, elementos
naturales y grandes coreografías que hacían parte de su cultura y se transmitían
de generación en generación.

Este es el caso de la danza a Kukulkan, la cual contaba con una procesión


ceremonial donde un hombre se convertía en el eje principal al disfrazarse de
Quetzal Caam, adornándose con una indumentaria que asemejaba a la serpiente.
La danza maya estaba conformada por una coreografía donde se marcaba el
movimiento, cuyo recorrido era acompañado por un grupo de músicos, danzantes
y mujeres que se dedicaban al culto.

Todas las personas participantes se untaban con copal, una resina proveniente de
árbol que al entrar en contacto con el calor se convertía en humo aromático.
Danza maya del fuego.
La danza maya del fuego nuevo era llevada a cabo cada 2, 8 y 52 año según
algunas tribus aunque algunas culturas como la de Teotihuacan, podían llegar a
celebrar esta danza todos los años para recibir el año nuevo.

Las interpretaciones de estas danzas se hacían en círculos o calpullis que estaban


integrados por cualquier tipo de persona que tenga deseos de danzar, así como
abrir su mente y corazón incluyendo niño, jóvenes, señoras y ancianos.

Los ensayos para realizar la danza correctamente se llevan a cabo en parques y


plazas en horas vespertinas o según la disponibilidad del grupo.

Para bailar se forma un circulo rodeando la ofrenda, también llamada tlalmanalli,


donde son colocados elementos como fuego y agua, conocidos como atecocolli y
huehuetl respectivamente.

Danza maya del sol.


Como bien pasa en muchas culturas latinoamericanas, la danza maya se ha visto
enriquecida gracias al aporte de diversos elementos de diferentes tribus o
ciudadanos.
En este orden de ideas, la radican lakota, tribu de indígenas nativos americanos
provenientes de Estados Unidos, ha sido una de las influencias más notables en la
danza maya teniendo un intercambio de costumbres considerable.

Y es precisamente de los indios lakota de quien se ha importado y representado la


danza del sol en México por diversos grupos culturales regionales

La danza del sol es un ritual que se hace con el fin de agradecer y ofrendar para la
fuerza vital que ocupa en el universo, el cual es llamado por los lakota como
Wakantanka, lo que significa el Gran Espíritu en lenguas indígenas de México.
Danza maya del maíz.
Esta danza es también conocida por el nombre de “La Paach”. Era una ceremonia
de agradecimiento dirigida a esta deidad por haber proporcionado una buena y
abundante cosecha que se espera que se repita el próximo año.

Un baile originario de la época precolombina, que con la llegada de los españoles


adquirió unos nuevos matices católicos, pero siguió llevándose a cabo en honor de
una buena cosecha y abundancia del producto para todo el año.

Este baile es ejecutado para agradecer a la Santa Madre Mario o Santa Paach
como era conocida por los indígenas, por haber dado y terminado un buen ciclo de
cosecha. Esta celebración marca el inicio del periodo de descanso de las
siembras, funcionando también como una recreación comunitaria y el signo del fin
del ciclo vital del maíz.
Danza maya de la lluvia.
Los sacerdotes que regían la cultura maya tenían una conciencia colectiva basada
en el que cree, crea y hace. Es debido a esto que se dio un mayor culto al Chac, la
cual era el dios de la lluvia y todos los elementos relacionados con ella como el
rayo, el relámpago y el trueno.

Con el Chac, o dios de la lluvia, se relaciona Kukulkan también denominada


Quetzal Caam para la cultura maya, y que se representaba como una gran
serpiente emplumada. Los dos dioses se relacionaban con lo que se aspira en
cuestión de materia y espíritu, siendo también un símbolo de sabiduría y de la
Madre Tierra.

Además era asociado también con la Señora de Itzamná, llamada también Ixchelm
siendo esta la diosa de la medicina y de la procreación que se decía habitaba en
los lagos, lagunas y ceñotes.

Esta era llevada a cabo por doncellas vírgenes, las cuales se ataviaban con
vestiduras que marcaran la fertilidad y la prosperidad que esta diosa atribuía. Esta
danza maya está ligada a Kukulkan debido a que representa un  símbolo de la
tierra que recibe a la lluvia para ser capaz de crear una nueva vida.

Danza maya de Guatemala.


La cultura maya, quiché y la tradición española se han unido hoy en día, para
celebrar la feria municipal de Joyabaj, en el departamento de Quiché, siendo esta
una comunidad indígena que está ubicada al noroeste de Guatemala.

Desde temprano, se reúnen en estos espacios muchos danzantes que ejecutan


diferentes tradiciones y bailes de la tradición Quiché como es el caso del Baile de
“Torito” que se ejecuta al ritmo de la marimba.

En este baile se reúnen a tres traviesos toros que se encargan de retar a los
conquistadores españoles en diferentes tipos de travesuras. Los aludidos armados
con látigos, tratan de calmar a los animales mientras también molestan  los
observadores con empujones y bromas.

También podría gustarte