Está en la página 1de 94

PRESENTACION DEL CURSO ELEMENTAL DE BIBLIA

Este curso, que la Animación Bíblica de la Pastoral ofrece sobre Las


Sagradas Escrituras, es un servicio para aquellas personas
deseosas de conocer más La Palabra de Dios y amar a Cristo El
Salvador y Señor.
Para iniciarlo y participar en él, requiere:
 Disposición para aprender a manejar, leer y meditar La Biblia
en el mismo espíritu en que ella fue escrita.
 Que Ud., estudie, lea y responda los cuestionarios en forma
ordenada y sistemáticamente.
Por eso le sugerimos:
 Tener una Biblia Católica completa; sin ella no hará nada,
(además según sus posibilidades) el Catecismo de La Iglesia
Católica (CDIC) y la Constitución Dogmatica Sobre La Divina
Revelación (DV) del Concilio Vaticano II.
 Programar el tiempo que va a dedicar al estudio de las
lecciones.
 Compartir con otras personas que están haciendo el curso para
ayudarse mutuamente (Hacer Equipos de Estudio).
 Asesorarse con alguien que le oriente el estudio (El Párroco, un
Religioso o Religiosa, un Catequista bien formado).
 Entregar sus cuestionarios al responsable del curso.
 Asistir puntual y regularmente al curso de acuerdo con el
horario acordado.
 Utilizar lo aprendido para alimentar su vida personal,
comunitaria, su trabajo pastoral…
 El propósito del curso no es tanto aprender para alimentar sus
conocimientos, más bien para enriquecer su relación con Dios que
tanto te ama.
1
PRIMERA LECCION
LA DIVINA REVELACION: DIOS AL ENCUENTRO DEL HOMBRE

Los Cristianos proclamamos que La Biblia es “La Palabra de Dios”,


pero, ¿Cómo llegó hasta nosotros? En esta lección se expondrá
brevemente el por qué, para qué y cómo la Palabra de Vida Eterna
llega hasta nosotros.
Dios es eterno e inmutable, ajeno al tiempo y al espacio humano. Sin
embargo, Él mismo ha decidido irnos revelando poco a poco todo
sobre su persona y su plan de salvación para el hombre.
Es cierto que el ser humano desde sus comienzos ha estado en
busca de Dios, pero esa búsqueda los ha llevado a una visión
imperfecta de Dios. Las culturas antiguas atribuían lo desconocido a
la luna o el sol; pero era una actitud que estaba reconociendo algo
superior a ellos.
Dios había creado todo el Universo y al ser humano, y era posible
por medio de esto reconocer la existencia de Dios (Rom 1, 20-23)
Las culturas antiguas: egipcia, cananea, siria, babilonia eran
politeístas; muchos dioses conformaban sus templos sagrados.
Israel en cambio fue monoteísta y cada vez fue perfeccionando su
conocimiento de Dios.
De igual manera: se indicará cual debe ser nuestra respuesta frente
a La Palabra de Dios revelada.

I.-DIOS SE REVELA. Por una decisión de amor enteramente libre


Dios se da a conocer al hombre (CDIC. 50-51).
A.- ¿PARA QUE?
1. Para responder definitiva y abundantemente las grandes
interrogantes y… “cuestiones que el hombre se plantea sobre el
sentido y la finalidad de la vida.” ¿Quién soy? ¿De dónde vengo?
¿Cual es mi destino? (CDIC68).
2. “Al revelarse a si mismo, Dios quiere hacer a los hombres
capaces de responderle, de conocerle y de amarle mas allá de lo
que ellos serian capaces por sus propias fuerzas” (CDIC52).
B.- ¿CÓMO LO HIZO?
Dios inicia su revelación valiéndose de “vías”. “Estas vías para
2
acercarse a Dios tienen como punto de partida la creación: el mundo
material y la persona humana”. (CDIC 31). La misma Biblia nos lo
muestra en Rom 1, 18-20. Esto se confirma por la misma búsqueda 
del hombre como ser espiritual tratando de responder a las cosas
que no entienden.
1. “En la revelación, Dios…, movido por el amor, habla a los
hombres como amigos (cf. Ex 33,2), trata con ellos (Bar. 3,38) para
invitarlos y recibirlos en su compañía” (DV2).
2. “Dios se ha revelado al hombre comunicándole gradualmente
su propio Misterio mediante obras y palabras”(CDIC69).
3. No solamente se reveló en la creación, sino también se
manifestó a nuestros primeros padres. Aun a pesar de la caída (el
pecado original) continuó comunicándose, prometiendo una
salvación y ofreciendo su alianza (CDIC 70).
4. “Una vez rota la unidad del género humano por el pecado, Dios
decide desde el comienzo salvar a la humanidad a través de su Hijo.
5. Primero “Dios selló con Noé una alianza eterna entre él y los
seres vivientes (cf. Gn.9, 16). Esta Alianza durará tanto como dure el
mundo (CDIC 71).
Luego “Dios elige a Abraham y selló una Alianza con él y su
descendencia. De él formó a su pueblo, al que reveló su Ley por
medio de Moisés. Lo preparó por los profetas para acoger la
Salvación destinada a toda la humanidad. (CDIC 72).
Dios empieza a mostrarse cuando llama a Abrahán para que lo siga:
Dios lo llama, tal vez valiéndose de los mismos dioses que seguía
Abram. Pudo el Señor valerse de esa creencia para empezar un
proceso de llamado personal y de transformación en la concepción
religiosa del patriarca. Se muestran tres conceptos muy comunes en
las retribuciones divinas al accionar del hombre: Bendición,
Protección y Promesa. En este punto vemos a Yahvé actuando
como los orientales veían las acciones de los otros dioses. Incluso el
pasaje del sacrificio de Isaac muestra como los hombres ofrecían a
sus hijos, pero Yahvé muestra su poder para no necesitar de una
vida humana para bendecir al hombre.
Gen 12, 3: Bendición. Gen 15, 18: Promesa. Gen 14, 20:
Protección.
3
Moisés: En Moisés empieza Yahvé a revelar a un Dios de pacto,
pero a la vez un Dios que empieza a exigir fidelidad a su pueblo. El
Señor entrega una ley para cumplimiento como muestra fidedigna
del merecimiento de las bendiciones de Dios:
“Si escuchan mi voz y observan mi pacto serán para mí, entre todos
los   pueblos la porción escogida. Y serán para mí un reino
sacerdotal y una nación santa” (Ex 19, 5-6).
Con Moisés, Yahvé empieza a revelar que El es el único Dios.  
Enfrentando el concepto de otros pueblos de tener varios dioses.
Con los profetas se empieza a mostrar cualidades únicas de Dios.
Isaías: Dios es santo: (Is. 6, 3). Oseas: Dios es esposo fiel (Os 2, 19)
Amos: Dios es justo (Am 5, 24). Jeremías: Dios es interior
(Jer. 24, 6).
6. Pero al final de los tiempos “Dios se ha revelado plenamente
enviando a su propio Hijo, en quien ha establecido su alianza para
siempre. El Hijo (Jesucristo) es la Palabra definitiva del Padre, de
manera que no habrá ya otra Revelación de Él” (CDIC73).
Jesucristo como hijo de Dios viene a culminar y perfeccionar la
imagen de Dios. No se puede pensar que venga a contradecir a los
profetas. Muchos han querido anteponer la justicia con la
misericordia; sin embargo en el Antiguo Testamento encontramos las
muestras de misericordia de Dios.
Gen 18, 20-33. Abrahán intercede por Sodoma y el Señor le muestra
que con unos pocos que se conviertan Él tendrá misericordia de todo
el pueblo. Igual revela Jesús cuando reconoce la conversión final del
corazón en los publicanos y prostitutas frente a la actitud de las
autoridades.
Ez 18, 21-31. Ezequiel proclama el anuncio del Señor invitando a la
conversión del pecador. Es la misma actitud de Jesús cuando
dice: “Hay gozo entre los ángeles de Dios por un solo pecador que
cambie de corazón y de vida”.
Zac. 7, 9-10. En Zacarías, Yahvé revela lo que quiere del hombre:
sinceridad, bondad y compasión. Es el hombre quien se desvía.
Jesús revela lo mismo del hombre en la comparación del buen
samaritano en donde lo que prima es la compasión o misericordia.
Os  6, 6. En este texto, el Señor nos enseña el anhelo que tengamos:
4
misericordia y no sacrificios. Jesús reafirmará lo mismo.
Podemos observar que el designio del Padre está muy bien
expresado en la Antigua Alianza. Su amor infinito ya estaba latente,
aun cuando fue el hombre quien llenó a Dios de ritos y lo empezó a
alejar. Jesús viene a mostrarnos que Dios es nuestro “papito
querido”. Un Dios personal, intimo, que nos habla al corazón; un Dios
que está totalmente reflejado en Cristo Jesús.
De igual modo, el Señor ha ido poco a poco revelando su plan de
salvación. Este plan ha sido trazado desde su eternidad.
“En Cristo, Dios nos eligió antes de que creara al mundo para estar
en su presencia santos y sin mancha” (Ef. 1, 4).
“Ahora nos ha dado a conocer, mediante dones de sabiduría e
inteligencia, este proyecto misterioso suyo” (Ef. 1, 8).
Vemos que el plan de Dios está trazado desde antes de habernos
creado. Pero ¿qué iba salvar Dios? Al hombre. El hombre cayó en
desobediencia y por tal motivo el pecado entró en la humanidad.
Dios sentenció al hombre y a la mujer, y maldijo a la serpiente. Al
mismo tiempo anunció su plan.
Este anunció de Dios que aplicaba a todo el linaje humano tuvo un
pueblo escogido para llevar la bendición a los demás (Deut. 7, 6-8).
Este pueblo tuvo unos padres: Abrahán, Isaac y Jacob. Y la promesa
de salvación vendría del descendiente de un patriarca:
“El cetro no será arrebatado de Judá ni el bastón de mando de entre
sus piernas hasta que venga aquel  a quien le pertenece y a quien
obedecen los pueblos”.
Esa promesa de salvación se fue enriqueciendo y ya Israel la tomaba
para sí. Textos alusivos a la revelación del plan de Dios.
Is. 66, 18-24. Anuncia como los paganos entrarán en el Reino.
Prefigurando (Gal 3, 26-29).
Is. 11, 1: Anuncia el nacimiento del Mesías Jer. 23, 5: Anuncia como
descendiente de David al Mesías.
Ya el Evangelio viene a completar o perfeccionar las prefiguraciones
del Antiguo Testamento.
Jesús anuncia: “El Reino de Dios está ahora cerca” (Mt 10, 7).
Se anuncia como la Puerta, el Camino, Luz, todo esto confirma la
forma en que Dios nos salva a través de Cristo.
5
Finalmente Jesús deja su Iglesia con una misión: (Mt 28, 1-20) y con
una promesa (Mt 16, 18)¸ y una presencia divina para velar por el
cumplimiento del plan (Jn. 15, 26); (Lc 24, 49); el anuncio de su
regreso (Mt 25, 31-33)¸ y la vida eterna para todos (Jn. 10, 28).

II.- ¿CÓMO DEBE RECIBIR EL HOMBRE (VARON-MUJER) LA


REVELACION DE DIOS? “Cuando Dios se revela, el hombre tiene
que someterse con la Fe (Cf. Rom. 16,26; 1,5; 2Cor. 10,5-6).Por la
Fe el hombre se entrega entera y libremente a Dios, ofrece el
homenaje total de su entendimiento y voluntad”, asintiendo
libremente a lo que Dios revela. Para dar esta respuesta de la Fe es
necesario la gracia de Dios, que se adelanta y nos ayuda, junto con
el auxilio interior del Espíritu Santo; que mueve los corazones, lo
dirige a Dios, abre los ojos del Espíritu y concede a todos el gusto
en aceptar y creer la verdad. Para que el hombre pueda comprender
cada vez más profundamente la Revelación, el Espíritu Santo
perfecciona constantemente la Fe con sus dones (DV5).

III.- ¿CÓMO LLEGA A NOSOTROS LA PALABRA DE DIOS? Ante


todo debemos señalar que “Dios quiere que todos los hombres se
salven, y lleguen al conocimiento de la verdad” (Cf. 1Tim. 2,4) es
decir, el conocimiento de Cristo Jesús. Es preciso pues, que Cristo,
sea anunciado a todos los pueblos y a todos los hombres y que así
la plenitud de la Revelación (Jesucristo) llegue hasta los confines del
mundo… (CDIC74).
Por otra parte, la Palabra de Dios llega a nosotros mediante dos
vías concretas:
1. LA SAGRADA ESCRITURA: “Es la Palabra de Dios, en cuanto
escrita por inspiración del Espíritu Santo” (CDIC81).
2. LA SAGRADA TRADICION APOSTOLICA:”Recibe la Palabra
de Dios, encomendada por Cristo y el Espíritu Santo a los apóstoles
y la transmite integra a los sucesores…” (CDIC81), es decir, “los
Apóstoles, con su predicación, sus ejemplos, sus instituciones,
transmitieron de palabras lo que habían aprendido de las obras y
palabras de Cristo y lo que el Espíritu Santo les enseñó”
(CDIC76, 83).
6
IV.- ¿QUIÉN INTERPRETA EL DEPOSITO DE LA FE CONTENIDO
EN LA PALABRA DE DIOS? El depósito de la FE contenido en la
Palabra de Dios (Escritura y Tradición) se ha confiado a la Iglesia y
solo Ella puede interpretarlo de manera auténtica (CDIC 84, 100).
Este servicio de interpretación recibe el nombre de “MAGISTERIO
DE LA IGLESIA”. Este Magisterio es ejercido por el Papa y los
Obispos en Comunion con él, quienes, al servicio de la Palabra de
Dios, evitan errores y deformaciones en su lectura y aplicación.
El Magisterio de la Iglesia, asistido por el Espíritu Santo, escucha
con devoción la Palabra de Dios, la custodia celosamente y la
explica fielmente.(CDIC84-87).

V.- DIFERENCIAS ENTRE LOS CATÒLICOS Y LOS


PROTESTANTES EN CUANTO A LA REVELACIÒN.
1. Los Protestantes aceptan la Sagrada Escritura como la única
fuente de La Revelación de Dios; olvidando que :
a. La Biblia antes de ser escrita fue Tradición viva y predicada
oralmente.
b. La Biblia, sobre todo el Nuevo Testamento, no contiene toda la
tradición sino las principales verdades de Ella. El mismo Apóstol San
Juan lo afirma al expresar, “Jesús hizo otras cosas. Si se escribiera
una por una, creo que no habría lugar en el mundo para tantos
libros” (Jn. 21,25).
2. Los Católicos aceptamos, valoramos y nos alimentamos de
ambas fuentes; La Sagrada Escritura y La Sagrada Tradición:
“La Tradición y La Sagrada Escritura están íntimamente unidas y
compenetradas. Porque surgieron ambas de la misma fuente, se
funden en un mismo modo y tienden a un mismo fin (DV9). Una y
otra hacen presente y fecundo en la Iglesia el misterio de Cristo que
ha prometido estar con los suyos para siempre hasta el fin del
mundo.”(cf. Mt.28, 20) (CDIC80)
El mismo Apostal San Pablo para evangelizar no usa solamente la
Palabra de Dios, sino recuerda de una manera especial la tradición o
predicación oral: “Todo lo que han recibido y oído de mí, todo lo que
me han visto hacer, háganlo” (Fil. 4,9).
7
3. Los protestantes poseen magisterio libre, es decir, cada cual
interpreta las Sagradas Escrituras según su punto de vista; olvidando
que La Biblia no es un cuento, que cada cual entiende a su modo, y
ahí termina todo. El mismo Apóstol San Pedro indica al respecto:
“Sépanlo: nadie puede interpretar por si mismo una profecía de la
Escritura, ya que ninguna profecía viene de una decisión humana,
sino que los hombres de Dios, movidos por el Espíritu Santo, dijeron
sus mensajes”(2Pe. 1, 20-21)

“La Palabra del Señor es sincera y todas sus acciones leales,


Él ama la justicia y el derecho, de su amor está llena la tierra”

8
RESUMEN DE LA PRIMERA LECCION
1. Dios quiso, por amor, darse a conocer a si mismo.
2. Esta Revelación se realizo por etapas por medio de hechos y palabras
íntimamente entrelazados.
3. JESUCRISTO es la plena y definitiva Revelación de Dios.
4. La Revelación llega a nosotros a través de dos fuentes: LA SAGRADA
ESCRITURA Y LA SAGRADA TRADICION.
5. EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA se encarga de escuchar, custodiar y
explicar ambas fuentes de La Revelación
6. La fe es la única respuesta que el hombre debe dar frente a Dios que se
revela.
Padre(CDIC234, Heb.1,1-5)

Hijo Espíritu Santo

Sagradas Escrituras Sagrada Tradición

ESCUCHAR
MAGISTERIO CUSTODIA
EXPLICAR
HOMBRE – FE (CDIC142-143)
CUESTIONARIO DE REPASO
1. ¿Qué es La Revelación y para que Dios se revela?
2. ¿Cómo se reveló Dios?
3. ¿Cómo debe recibir el hombre La Revelación de Dios?
4. ¿Cómo llega a nosotros La Revelación?
5. ¿Quién interpreta el depósito de La Fe contenido en La Palabra de Dios?

SEGUNDA LECCION
9
LA BIBLIA “PALABRA DE DIOS”
En la lección anterior consideramos cómo La Palabra de Dios llega
hasta nosotros a través de dos fuentes: La Sagrada Escritura (La
Biblia) y La Sagrada Tradición.
En esta lección nos detendremos a señalar algunos aspectos
generales de La Biblia como: ¿Qué es?, ¿Quién es el autor principal
y quiénes son sus autores secundarios?, ¿Las principales partes? y
¿Cómo buscar una cita bíblica?

1. ¿QUÉ ES LA BIBLIA?
La Biblia más que un libro es un conjunto de libros que se desarrolló
durante varios siglos y corresponde a la historia de un pueblo
oriental. Muchos otros pueblos de la antigüedad como
mesopotámicos, egipcios, babilonios, tienen su propia literatura y
forma de narrar su historia; la diferencia consiste en que la Biblia
narra la historia de la salvación de la humanidad a través del pueblo
escogido por el verdadero y único Dios: El pueblo judío.
Debemos considerar que para estudiar la Biblia es importante
entonces, estudiar la historia del pueblo judío y de los pueblos que
se mencionan en la Biblia para poder tener un mejor contexto de lo
escrito.
CONTENIDO DE LA BIBLIA
En la Biblia se desarrolla la Historia de la Salvación de Dios al
hombre. En toda ella hay una línea conectora que une todo:
Jesucristo. Es el personaje principal de la Biblia y el cual trae la
Revelación definitiva de Dios.
Podemos aproximar el tiempo narrado en la Biblia a unos 2000 años.
Todo desarrollado dentro del pueblo judío que es el pueblo escogido
por Dios para revelar su plan de amor al hombre.
a. El Concilio Vaticano II la define como una colección de libros
sagrados, “que escritos bajo la inspiración de El Espíritu Santo,
tienen por autor a Dios, y como tales han sido entregados a La
Iglesia” (DV11).
b. El Catecismo de la Iglesia Católica (CDIC) indica: La Sagrada
Escritura es la Palabra de Dios, en cuanto escrita por inspiración del
Espíritu Santo” (CDIC81).
10
c. Por otra parte el término “biblia” es de origen griego –BIBLION-
(LIBRO), En castellano es usado en su forma plural: “Biblia” (para
indicar los 73 libros que la componen). La Biblia se presenta al lector
como una gran biblioteca, cuyos textos se han ido formando a través
de un tiempo histórico que se inicio en el siglo octavo, antes de
Cristo (AC), y termino después de la Resurrección de Jesús. La
palabra “Biblia” que significa “los libros” puede tener referencia a la
ciudad fenicia Biblos en donde se comercializaba el papiro. También
puede mencionarse que a las Escrituras se les llama Ta agia en el 2°
libro de Macabeos (8, 23). Por usarse la lengua griega en la Iglesia
primitiva, la expresión Ta Biblia se convirtió en una denominación
generalizada entre los cristianos.

2. ¿QUIÉN ES EL AUTOR PRINCIPAL DE LA BIBLIA? El autor


principal de La Biblia es Dios. Que nos habla a través de los
hombres, utilizando el lenguaje humano de un pueblo en diferentes
épocas. Al respecto el Catecismo de la Iglesia Católica apunta “Dios
es el autor (principal) de Las Sagradas Escrituras. Las verdades
reveladas por Dios, que se contienen y manifiestan en Las Sagradas
Escrituras, se consignaron por inspiración del Espíritu Santo”.
(CDIC81). La Biblia es el libro sagrado de los cristianos porque es
verdadera Palabra de Dios. “Toda Escritura es Inspirada por
Dios” (2 Tim 3, 16). Es Dios mismo el autor principal que nos
transmite su Revelación de amor; pero no podemos pensar que la
Biblia la escribiera Dios mismo.

3. ¿QUIENES SON LOS AUTORES SECUNDARIOS DE LA


BIBLIA? Los escritores sagrados son los autores secundarios de la
Biblia. El Catecismo de La Iglesia Católica indica lo siguiente: “Dios
ha inspirado a los autores humanos de los libros sagrados. En la
composición de los libros sagrados, Dios se valió de hombres
elegidos, que usaban de todas sus facultades y talentos; de este
modo, obrando Dios en ellos y por ellos, como verdaderos autores,
pusieron por escrito, todo y solo lo que Dios quería” (DV11).
(CDIC106).

11
4. PARTES DE LA BIBLIA
La Biblia está dividida en dos grandes partes. Esta división ocurre
por la venida al mundo de Jesucristo.
4.1. ANTIGUO TESTAMENTO
4.2. NUEVO TESTAMENTO
El término “Testamento” debe ser entendido como “Alianza” (pacto)
que es una experiencia que recorre toda La Biblia y que expresa el
vinculo muy particular que une a Dios con los hombres.

4.1. ANTIGUO TESTAMENTO (AT). Se compone de 46 libros


escritos en hebreo y griego. En ellos se narra la antigua alianza de
Dios con su pueblo; Israel. A través de diversos personajes
(Abraham, Moisés,), acciones, acontecimientos, lugares, épocas…
Su presencia es imprescindible tal como lo apunta el Catecismo de la
Iglesia Católica: “El Antiguo Testamento es una parte de La Sagrada
Escritura de la que no se puede prescindir. Sus libros, son
divinamente inspirados y conservan un valor permanente”
(CDIC121). Estos libros fueron definidos por la Iglesia Católica,
debido a la autoridad recibida de Cristo en diferentes Concilios y
Sínodos tales como:
Concilio de Laodicea. Año 363 D.C
Sínodo de Roma. Año 383 D.C
Concilio de Hipona. Año 393 D.C
Concilio de Cartago. Año 397 D.C
Definiéndolos dogmáticamente en el Concilio de Trento en 1547.
Pero no todos los creyentes reconocen la misma cantidad de libros.
Por ejemplo:
Los Samaritanos sólo reconocen 5 libros. Los judíos sólo reconocen
39 libros. Los protestantes sólo reconocen 66 libros.
Mientras existen grupos como los mormones que utilizan otros libros
importantes para ellos como el Libro del Mormón.

4.2. NUEVO TESTAMENO (NT). Está compuesto de 27 libros


escritos en griego y arameo. En ellos se narra la nueva y definitiva
alianza de Dios con el hombre, realizada a través de la Pasión,
Muerte, Resurrección y Glorificación de Jesucristo.
12
5. ¿COMO SE BUSCA UNA CITA BIBLICA?
a. Los libros de La Biblia están divididos en capítulos, y los
capítulos están divididos en versículos. Todo esto con el fin de
facilitar la ubicación de una frase o espacio citado.
b. Cuando Ud. Lee por ejemplo, la cita Mc. 4,1-5, le están
indicando: Mc.: Nombre abreviado el libro (Evangelio según San
Marcos). 4: El numero del capítulo (Capitulo cuarto del Evangelio). ,
La coma indica que los números que vienen corresponden a los
versículos a buscar.
1-5: Los versículos a leer (del 1 al 5) (el guion indica de donde a
donde se leerá).
c. En las Biblias, el numero que corresponde a los capítulos
aparece en números grandes (al comienzo de cada capítulo) y los
versículos aparecen con números más pequeños (generalmente
están colocados dentro del texto)
d. Cuando aparece citado por ejemplo Mc. 1,1.5, se lee: Evangelio
según San Marcos, capitulo 1, versículo 1 y 5 (el punto indica leer
solamente los dos versículos).
e. Otro ejemplo podría ser Mc. 1, 1-5; 6, 1-3. Esta cita se lee:
Evangelio según San Marcos, capitulo 1, versículos 1 al 5 y el
capitulo 6, del versículo 1 al 3 (Cuando se citan al mismo tiempo dos
o más capítulos de un mismo libro los capítulos se separan con el
signo punto y coma (;)).
f. Y también Ud. Podría encontrarse con este caso:
1Cor. 10, 14-22a.). Se lee así: Primera carta a los Corintios, capitulo
10, versículo 14 hasta la primera parte del versículo 22 (existen
libros con el mismo nombre o destinatario por eso se le antepone un
número antes de la abreviatura del libro para indicar a cuál de ellos
se refiere).
Por otra parte existen algunos versículos que contienen dos o más
ideas o acontecimientos; para su separación se utilizan letras a, b, c.
En el caso de la cita bíblica indica que se leerá del versículo 22 tan
solo la primera idea. Estas letras no aparecen por lo general en las
Biblias.

13
RESUMEN DE LA SEGUNDA LECCION

1. Los 73 libros que conforman la Biblia contienen y manifiestan las


verdades reveladas por Dios para nuestra salvación, por tanto:
a. La Biblia es “Palabra de Dios”.
b. Dios es el autor principal de La Biblia.
2. En la elaboración de los libros de La Biblia, Dios se valió de hombres
elegidos (Autores Sagrados) para poner por escrito (cada uno según su estilo
de escribir) sólo lo que Dios quería, por lo tanto los autores sagrados son los
autores secundarios de La Biblia.
3. La Biblia está dividida en dos grandes partes: Antiguo Testamento (46
libros) y Nuevo Testamento (27 libros).
4. Ambos Testamentos son Palabra autentica de Dios y tienen como eje y
centro El Misterio de Salvación de Dios.
5. Cuando se busca una cita bíblica primero se localiza el libro que vamos a
leer, luego pasamos a buscar el capitulo (entre los números grandes) y por
ultimo buscamos los versículos (entre los números pequeños que trae cada
capítulo).

CUESTIONARIO DE REPASO
1. ¿Qué ES La Biblia?
2. ¿Quién es el autor principal y quiénes son los autores secundarios de La
Biblia? Explique brevemente.
3. ¿En qué consiste el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento y cuál
de los dos es el más importante?
4. ¿Cómo se busca una cita bíblica? Explique con sus propias palabras.
5. ¿Cómo se lee las siguientes citas bíblicas? a) Mt. 5, 1-10; b) Mt. 10, 1-3;
c) 2Cor. 8,9; d) 1Cor. 8, 1b-7; 11-13.

Para alimentar su Oracion lea el Salmo 33

14
LOS LIBROS DE LA BIBLIA

TERCERA LECCION

15
EL PAIS DE LA BIBLIA - PALESTINA
Difícilmente se podrá conocer bien La Biblia si no se tiene al menos
una visión general del ambiente geográfico e histórico de la tierra
donde La Palabra de Dios se hizo Tradición y Escritura.
La arqueología de estos últimos años se ha encargado de ponernos
al día de lo que fue el pasado bíblico.
Vamos a estudiar globalmente la geografía de Palestina.

1. PALESTINA En el Deuteronomio, Capitulo 8, versículos 7 al 10


(Dt 8, 7-10), se nos presenta una descripción maravillosa de esta
tierra prometida por Dios a Abraham y su descendencia.
En un estilo poético se nos presenta como una tierra maravillosa. Es
un lugar que Dios tiene especialmente preparado para su Pueblo,
por eso lo dotó de arroyos, grandes vertientes, aguas subterráneas,
trigo, cebada, viñas, higueras, granados, olivos, aceite y miel,
piedras preciosas, hierro, cobre, etc. Dios cuida de este sitio desde
el comienzo del año hasta el final porque sus ojos están puestos
constantemente sobre la tierra santa. (Cf. Dt 11,10-12).
Con distintos nombres: Palestina es el nombre más común con
que la conocemos, pero sabemos que tiene otros nombres. Se llama
Filistea, por los pueblos “incircuncisos” que provenían de Creta y
que solo en tiempos de David se unieron al pueblo judío.
Se le llamo Canaán, por el pueblo primitivo que la habitó,
descendente de Cam (Gen. 10,6). Se le llamó Israel, porque estuvo
habitada por los hijos de Israel, Jacob (Gen. 32, 29; Ez. 7,2) Se le
ha llamado Tierra Santa, porque fue santificada por El Hijo de Dios,
Jesucristo. Se le llama Tierra de Promisión porque la prometió
Dios a los descendientes de Abraham.

2. PALESTINA ES UN PUERTO: Lo fue para los israelitas que


venían de pueblos nómadas y para los imperios orientales que
quisieron poner en ella sus tiendas y cuarteles y lo es para el actual
Estado de Israel. Palestina es, por lo tanto, una tierra de paso,
porque es el puente que une los grandes pueblos antiguos y
conecta con las grandes vías de comunicación.
Todos los viejos imperios ansiaron poseer este paso estratégico,
16
tanto en la paz como en la guerra. Palestina fue el punto céntrico
del llamado “Fértil Creciente” o “Fértil media luna”, por ocupar el
centro de esta región.

3. PALESTINA UN LUGAR ESTRATEGICO


a. Palestina está ubicada en el oriente medio (entre los
continentes de Asia y África)
Norte: Asia Menor y los montes de Armenia.
Este: Montañas de Irán.
Sur: Mar Indico (Golfo Pérsico y Mar rojo) y Arabia.
Oeste: Montes de Libia y el mar Mediterráneo.
Palestina era el centro del mundo antiguo. Tal vez por eso “le llamó
Ezequiel 38, 12”. “El ombligo de la tierra”, blanco en las miradas de
los Hititas, Asirios, Medos, Persas y Egipcios.
De todos los pueblos que miraban a Palestina, fueron Asiria,
Babilonia y Egipto los que más se la disputaron. Porque estos dos
imperios dominaron a Palestina. Mesopotamia (Asiria-Palestina) y
Egipto fueron la patria forzosa de Israel durante algunos años.
Al inicio de su historia, Egipto, en La Biblia, ha quedado con el
nombre “Casa de la esclavitud”, cuando Israel estuvo en el Delta del
Nilo.
En Babilonia, prototipo de la “ramera” en La Sagrada Escritura,
también tuvo que pasar otras generaciones el pueblo hebreo, como
desterrado. Allí, a orillas del Tigris y Éufrates, aprendió ese su
espíritu aventurero y comercial.
b. ¿Qué tenía palestina que no tuvieron los otros pueblos,
para acudir todos hacia ella, como sobre una buena presa?
Tenía sobre todo, su situación geográfica estratégica que une varios
continentes y abre camino al mar, obligando tanto a Egipto, como a
Babilonia a buscar este puerto para transportar sus comercios y
defender sus posiciones militares.
La misma disposición física de Palestina hacía de este país un buen
lugar para defenderse de las invasiones sobre todo de las
sorpresivas. Una gran fosa recorre de norte a sur, por donde corre
el Jordán, dividiendo el país en dos partes: La Oriental o
Transjordanica y la Occidental o Cisjordanìca.
17
4. PALESTINA UNA TIERRA QUE TAMBIEN EXIJE
ESFUERZO:
a. Clima: Posee dos estaciones: Invierno (noviembre-abril) y
verano (mayo-octubre).
b. Hidrografía: Posee poquísimos ríos, el suelo es muy reseco
absorbiendo el agua con facilidad, favoreciendo de esta manera la
excavación de pozos.
c. Economía: Sustentada en la agricultura, el pastoreo, en
algunas regiones en la pesca y en los últimos tiempos en el turismo
a los lugares santos.

5. PALESTINA CON UNA POLITICA CAMBIANTE. La división


política de Palestina sufrió muchos cambios en el decurso de los
siglos. En sus orígenes, fue conquistada por Josué, y quedo dividida
en doce partes, una para cada tribu. Luego en el periodo
monárquico, con el rey David y el rey Salomón, alcanzo su mayor
extensión y dominio. Salomón dividió el reino en doce prefecturas
administrativas, que coincidían poco más o menos con la división
anterior por tribus. A la muerte de Salomón quedo el reino separado
en dos: Israel (parte norte) y Judá (parte sur). Luego, ambos
reinados fueron invadidos y dominados (Judá por los Asirios e Israel
por Babilonia), comenzando de esta manera la época del exilio o
deportación. Hacia el año 538 a.c. Ciro, rey de persa, conquista a
Babilonia y permite que los judíos regresen a Palestina para
reconstruir esta tierra prometida (periodo persa).
En el año 333 a.c. los ejércitos griegos de Alejandro Magno
conquistan el imperio Persa pasando Israel a manos de los nuevos
conquistadores (periodo griego), Pocas décadas antes del
nacimiento de Cristo, el imperio Romano conquista todo el oriente
medio, pasando Palestina nuevamente a manos de otros
conquistadores y fue dividida en provincias romanas: Judea,
Samaria, Galilea, Iturea, Decapolis y Perea (periodo romano). Y así
sucesivamente fue pasando a manos de otros imperios como el de
los árabes y los otomanos.
En la actualidad la tierra prometida está dividida entre los actuales
18
estados de Israel, Palestina, Jordania y Sur de Siria con grandes
conflictos políticos-religiosos.

6. PALESTINA TIERRA DE LOS LUGARES SANTOS


a. Galilea (de los gentiles): Provincia del norte, con mucha
población pagana (no judía), provenientes de las invasiones de los
sirios (cf. Mt. 4,15), por eso se decía que el Mesías no podía venir de
galilea (cf. Jn. 7,41-52). En esta región se encuentran ciudades
como Nazaret, Cafarnaúm, Caná, y Betsaida.
b. Nazaret Pequeña aldea de Galilea; residencia de la Virgen
María y San Jose antes del nacimiento de Jesús, lugar de La
Anunciación.
c. Belén (de Judea) Pequeña ciudad a unos 8 Km de Jerusalén,
lugar del nacimiento de Cristo (Encarnación) (Cf. Lc. 2, 5-6), (Lc. 2,
4), (Jn. 7,42).
d. Cafarnaúm. Situada a la orilla norte del lago de Galilea o
Tiberìades. Jesús la convirtió en el principal centro de operaciones
de su Ministerio Salvador durante su recorrido por Galilea, por ser un
pueblo bien comunicado en todas las direcciones y situado en una
zona densamente poblada. Es más, Jesús fijó su residencia allí en
la casa de San Pedro (Cf. Mt. 4,13. Mt. 8,14). En esta ciudad Jesús
hizo muchos milagros (Cf. Mc. 1, 23-26; 1, 21-22.34: Jn. 4,46; Mt.
8,5; Mc. 2,1). En la sinagoga fue donde pronuncio el Discurso
Eucarístico (Cf. Jn. 6, 59)
e. Mar de Galilea, Lago de Genesaret o de Tiberìades: Allí
Jesús desarrollo su mayor actividad misionera: Atravesó muchas
veces sus orillas (Cf. Mc. 5,1; Lc. 8, 22; Jn. 6, 1. 25), desde allí
enseñaba parábolas (Cf. Mt. 13, 1-3) multiplicó los panes (Cf. Jn. 6,
1.15), llamó a los primeros discípulos (Cf. Mc. 1, 16-17); Lc. 5, 10-
11), apareció resucitado y confirió el primado a San Pedro (Cf. Jn.
21,15), caminó sobre sus aguas (Cf. Mt. 14,25-26).
f. Betania: Se localiza aproximadamente a unos tres Km. al este
de Jerusalén. Lugar de habitación de tres hermanos muy amigos de
Jesús: Lázaro, Marta y María. Entre los acontecimientos cabe
destacar la resurrección de Lázaro (Cf. Jn. 11, 1 SS.).
g. Samaria: Fue la capital del reino del norte después de la
19
muerte del Rey Salomón. Es una provincia central entre Galilea y
Judea. Después del exilio los samaritanos eran considerados por
los de la Provincia de Judea como impuros porque muchos de sus
habitantes habían cruzado sangre con otros pueblos extranjeros.
Allí Jesús tuvo el encuentro con la Samaritana en el pozo de Jacob
(Cf. Jn. 4, 7-9).
h. Jerusalén: Desde los tiempos del Rey David es la capital de
Palestina, centro cultural religioso y símbolo de la nación,
considerada como la ciudad santa porque en ella se construyo el
único templo para realizar los sacrificios a Dios. Jesús de niño fue
presentado en este templo (Cf. Lc. 2, 22). En el Evangelio se
mencionan cuatro viajes de Jesús a Jerusalén. En su último viaje
celebró la “Ultima Cena”, fue condenado a muerte, crucificado y
resucitó Y también, allí descendió el Espíritu Santo para dar
nacimiento a La Iglesia (Pentecostés).

20
CUESTIONARIO DE REPASO

1. ¿Por qué es importante conocer el entorno geográfico del país de La


Biblia?
2. Lea Dt 8, 7-10 y resuma las características que tenia esta tierra.
3. ¿Qué nombres tuvo Palestina y por qué?
4. ¿Por qué todos los imperios orientales querían dominar a Palestina?
5. Cuando Ud. Estudia la geografía de Palestina y observa como Dios
coloca a su pueblo en este país. ¿Qué características lo distinguen de los
demás pueblos?

21
PALESTINA EN LA EPOCA DE JESÙS

22
23
CUARTA LECCION
INSPIRACION, INERRANCIA, GENEROS E IMÁGENES LITERARIAS
EN LA “SAGRADA ESCRITURA
En esta lección estudiaremos la Inspiración, la Inerrancia (ausencia
de error), los Géneros y la Imágenes Literarias en La Sagrada
Escritura.
La Inspiración, la Inerrancia junto a la Revelación (estudiada en la
Primera Lección), son elementos claves que conviene tener muy
claros; para evitar confusiones y ambigüedades. Estos tres
elementos son los que diferencian fundamentalmente La Biblia de
cualquier otro libro. El Sello Divino hace de los Libros Sagrados total
y radicalmente distintos a los demás libros. Por apariencia La Biblia
pareciera ser obra solamente del hombre; sin embargo, no lo es, el
hombre tan solo es un instrumento para comunicar el mensaje de
Dios.

1. LOS LIBROS INSPIRADOS POR DIOS. Todo lo que contiene


y manifiesta La Sagrada Escritura es inspiración del Espíritu Santo
tal como lo declara el Magisterio de La Iglesia: “La santa Madre
Iglesia, según la fe de los Apóstoles, reconoce que todos los libros
del Antiguo y del Nuevo Testamento, con todas sus partes, son
Sagrados y Canónicos, en cuanto que, escritos por la inspiración del
Espíritu Santo, tienen a Dios como autor, y como tales, han sido
confiados a La Iglesia”(CDIC. 105)

2. ¿QUÉ ES LA INSPIRACION? En la Biblia se recopilan los


escritos de distintos hombres en distintas épocas teniendo en
cuenta:
Sus capacidades naturales
Sus capacidades literarias
Sus capacidades espirituales
Época de redacción del texto
Pero ¿Estos hombres sabían que eran inspirados por Dios?
No. Estos hombres escribieron narrando los acontecimientos que
vivieron según el lenguaje de su época y anunciando
acontecimientos que eran trascendentales, pero en este acto, Dios

24
mismo los impulsaba a consignar una verdad divina. “Él les revela o
sugiere librándoles de error, moviendo por la inspiración  su voluntad,
pero respetando su cultura, ambiente, temperamento, estado
psicológico en que se encuentran.” Miremos por ejemplo a Lucas
cuando empieza a escribir su evangelio (Lc 1, 1-2) o al autor del
segundo libro de Macabeos (2 Mac 15, 38). Notemos que ellos no se
sienten que estén inspirados para escribir lo que escriben.
De todos modos encontramos en la Biblia libros con un contenido
más profundo que otros, sin embargo todos son inspirados. Esto
quiere decir que la inspiración no es uniforme en todos los autores.
La Iglesia establece que es el Espíritu Santo quien infunde la
inspiración en los autores sagrados. Teniendo en cuenta que en el
proceso de formación de un libro participan varias personas: el autor
primario, el transcriptor y hasta el redactor final. En todas estas
partes participa el Espíritu Santo iluminando.
Dios inspiró a los autores humanos de los Libros Sagrados
(CDIC 106) pero, ¿Qué es La Inspiración?
La Inspiración Divina, es el influjo sobrenatural del Espíritu Santo:
Que ilumina la inteligencia y mueve la voluntad de los autores
humanos de los Libros Sagrados, con el fin de que escribieran
solamente las cosas que Dios quiere comunicarnos, para nuestra
salvación, a través de ellos.
Esta influencia del Espíritu Santo, es positiva sobre las facultades de
los autores sagrados, es decir, Dios respeta en ellos la época, la
cultura, el lenguaje… y todas sus facultades y talentos en la
composición de los Libros Sagrados (CDIC 106)
De tal manera que en Las Sagradas Escritura los elementos divinos
y humanos se conservan y se conjugan; así La Biblia resulta a la
vez Obra de Dios y obra del hombre.
El Apóstol San Pedro se refiere a esta Acción Divina cuando señala:
“No por voluntad humana, sino por Divina Voluntad escribieron
los profeta” (2Pe. 1, 21).
En la inspiración hay tres elementos:
a. EL AUTOR PRINCIPAL: DIOS COMO INSPIRADOR.
b. EL AUTOR SECUNDARIO: EL ESCRITOR SAGRADO
c. EL LIBRO: OBRA FINAL DE LA INSPIRACION.
25
La importancia de La Inspiración en La Biblia, está en que sin este
factor Ella dejaría de ser en realidad lo que es, “Palabra de Dios”.
La inspiración es la única razón por la cual la Biblia está por encima
de cualquier otro libro que se le llame “sagrado”.

3 INERRANCIA O VERDAD BÌBLICA. El término “INERRANCIA”


significa ausencia de todo error en verdad religiosa.
El Catecismo de La Iglesia Católica, en relación a la inerrancia de los
Libros Sagrados, apunta lo siguiente: “Los libros inspirados enseñan
la verdad. Como todo lo que afirman… los autores humanos
inspirados, lo afirma el Espíritu Santo, se sigue que los Libros
Sagrados, enseñan sólidamente, fielmente y sin error la verdad que
Dios hizo consignar en dichos libros para la salvación nuestra”
(CDIC 107; DV11)
Esta afirmación conlleva a dos verdades:
a. Que siendo toda la Biblia inspirada por Dios, por lo tanto, toda
su enseñanza o mensaje es también “Palabra de Dios”, ya que de
una u otra forma expresan el pensamiento de Dios, y por
consiguiente, no puede haber error religioso o falsedad de ninguna
clase.
b. Entre La Biblia y la ciencia no puede haber real oposición. A
pesar que en las Sagradas Escrituras se presentan pasajes que
aparecen como enfrentados con las ciencias humanas, en realidad
no lo están. La Biblia en ningún momento intenta darnos
directamente enseñanzas científicas, sino que trata de comunicarnos
un mensaje religioso, la verdad que Dios quiso comunicarnos para
nuestra salvación (Cf. CDIC 107).
LA INTERPRETACIÓN BÌBLICA
“Sépanlo bien: nadie puede interpretar a su gusto una profecía de la
Escritura, ya que ninguna profecía proviene de una decisión
humana, sino que los hombres de Dios hablaron movidos por el
Espíritu Santo” (2 Pe 1, 20)
Si hay un tema de cuidado cuando nos adentramos en el estudio de
la Palabra de Dios es el de la interpretación. No es lo mismo
interpretar un artículo de la Constitución Política o interpretar una
26
opinión personal de alguien; que interpretar LA PALABRA DE DIOS.
Se requiere de mucho cuidado porque no podemos hacer decir al
Señor cosas que El no ha expresado.
El mismo hecho que la Escritura se fuera formando en forma
progresiva, durante diversas épocas y por diferentes autores nos
tiene que llevar a una visión crítica a la hora de interpretar lo que allí
está consignado.
Jesucristo nunca mandó a escribir nada. Todo el Evangelio que
tenían los Apóstoles en su corazón fue escuchado de viva voz del
Maestro. Ellos mismos eran el Evangelio hecho carne, por decirlo
figuradamente: ellos eran el Nuevo Testamento. Con el tiempo,
cuando se empezaron a escribir los libros del Nuevo Testamento, los
mismos Apóstoles sí sabían cómo interpretar lo que estaba escrito,
ya que ellos mismos tenían el mensaje en su corazón. Por este
motivo, la interpretación de la Palabra no podía quedar
exclusivamente en los Apóstoles; si morían moría la vivencia del
Evangelio. Ellos transmitieron las enseñanzas a sus sucesores: los
obispos. Así que la manera de interpretar las Escrituras quedaría en
mano de estos varones de Dios.
Hoy en día la Iglesia no interpreta la Escritura a la luz de ella misma,
pues la misma Biblia nunca ha expresado su autosuficiencia El
mismo caminar de la Iglesia ha mostrado las pautas que se deben
seguir para poder interpretar las Escrituras.
Son herramientas que tenemos hoy en día para el correcto
entendimiento de la Biblia
EXÈGESIS: Se basa en entender lo que el autor quiso decir
realmente en su momento. Para poder penetrar en este sentido los
exegetas deben valerse de:
a) FECHA DE NARRACIÓN DEL PASAJE: Indica la cronología
que narra el texto. Por ej.: El nacimiento de Cristo ocurre durante el
reinado de Augusto.
Isaías profetiza el nacimiento de Cristo durante el reinado de Ajaz en
Judá.
b) FECHA DE REDACCIÓN DEL PASAJE: Corresponde a la
época en que se escribió el texto. Por ej.: La creación del mundo en
seis días corresponde al siglo V a.c.
27
El Apocalipsis, durante las primeras persecuciones romanas.
c) HISTORIA DEL AUTOR: Corresponde a quien escribió el libro.
Su lugar de nacimiento, su clase social, su visión. Por ej. Mateo le
escribe a los judíos para mostrar a Jesús como Mesías
El autor de la carta a los hebreos debía ser un sacerdote de Leví.
Isaías era de clase adinerada.
d) FORMAS LITERARIAS DE LA ÉPOCA: Es entender las
formas típicas de narración de la época de redacción. Por ej. El
relato del Diluvio es tomado de los poemas babilónicos y sumerios
de un diluvio anterior.
e) LENGUA DE LA ESCRITURA: Conviene estudiar el idioma
original del texto, ya que hay palabras que en español pierden parte
del sentido original. Por ej.: En la anunciación el ángel le dice a
María: llena de gracia. Esta palabra en su lengua original encierra un
sentido mucho más profundo que simple gracia.
Con la Exégesis no corremos el riesgo de hacer decir al texto lo que
no quiso decir.
HERMENÈUTICA
Otra herramienta que poseemos es la Hermenéutica. Es su oficio:
Establecer el sentido de la Sagrada Escritura en toda la Biblia
Hallar en cada pasaje de la Biblia el sentido exacto del mismo
Proponer el sentido de la Biblia en forma adecuada a la verdad.
En la hermenéutica debemos tener a Cristo como mensaje central de
la Biblia. Desde el Génesis al Apocalipsis, Jesús y el plan de
salvación es la línea que atraviesa cada libro de la Biblia.

4 DIOS HABLA CON UN LENGUAJE HUMANO Usualmente


observamos que cuando expresamos algo lo hacemos de muy
distintas maneras que otra persona. Otras veces nos sorprendemos
cómo cambia el lenguaje, aun en el mismo idioma, de una región a
otra. Por ejemplo, no se habla igual en los Andes que en el Oriente
del país.
Igualmente ocurre en La Biblia. Por circunstancias de múltiples
autores humanos se presenta diversidad de expresiones, épocas,
costumbres… Al respecto el Catecismo de la Iglesia Católica señala:
a. “En la Sagrada Escritura, Dios habla al hombre a la manera de
28
los hombres. Por lo tanto, para interpretar bien la Escritura, es
preciso estar atento a lo que los autores humanos quisieron
verdaderamente afirmar, lo que Dios quiso manifestarnos mediante
sus palabras”(CDIC 109)
b. “Para descubrir la intención de los autores sagrados, es preciso
tener en cuenta las condiciones de su tiempo y de su cultura, los
Géneros Literarios” usados en aquel tiempo. “Pues la verdad se
presenta y se anuncia de modo diverso en obras de diversos
índoles históricas, en libros proféticos o poéticos, o en otros géneros
literarios” (CDIC 110).

5 GÈNEROS LITERARIOS Por “Géneros Literarios” se entiende


como las distintas maneras o estilos de narrar o comunicar un
mensaje.
Los podemos clasificar, según su estructura en dos tipos:
Prosa (Párrafo) y Verso (Poema).
Y según su estilo en:
Novela, Cuento, Epístola (Carta), Mitos, Leyenda, Ensayo…
Un escrito o texto dispone de diversas posibilidades de géneros
literarios según el objetivo que se propone el autor o según las
orientaciones de su temperamento o el contenido de su obra. Un
historiador no escribe como un poeta, ni un novelista como un autor
de obras teatrales (dramaturgo).
Cada género tiene sus normas y sus costumbres, por eso es
necesario e indispensable conocer los géneros que emplea el autor
para poder penetrar en su pensamiento, en su postura o visión frente
a los hechos o acontecimientos.
La inspiración de Dios no altera estas condiciones normales de toda
literatura. Si Dios se dirige al hombre en lenguaje humano, cualquier
modo de expresión es capaz de comunicar tal enseñanza.
Un poema o una narración histórica, o una novela o una homilía
puede ser medio o vía para la inspiración divina.
Estudiar las formas literarias en que escribieron los autores sagrados
nos ayudará a entender mejor lo que nos quisieron transmitir. La
Iglesia ha recalcado mucho esto en diferentes ocasiones. El Papa
Pío XII en su encíclica Divino Afflante en 1943 nos escribe:
29
“Así pues, para satisfacer debidamente a las exigencias actuales de
los estudios bíblicos, el exegeta católico ha de usar también
prudentemente de este recurso para exponer la Sagrada Escritura y
mostrar y comprobar su absoluta Inerrancia: Investigue hasta qué
punto la forma o el género literario empleado por el autor sagrado
pueda conducir a una verdadera y genuina interpretación”.

6 GÈNEROS LITERARIOS EN LA BIBLIA. Existen muchos


géneros o formas literarias que podemos encontrar en la Biblia pero
vamos a mencionar las más importantes:
Historia. La historia para los judíos no es como para nosotros hoy
día, en donde es más importante la precisión de hechos, cantidades
y fechas. Para los escritores sagrados es más importante la
relevancia de los hechos, el por qué sucedieron y su proyección para
el futuro. Es como aprender de lo que les sucede.
Podemos distinguir varias historias escritas: la patriarcal, que relata
la vida de los patriarcas; la Deuteronomista, que relata el
asentamiento en Canaán hasta el destierro de ambos pueblos; la
historia cronística, que relata después del destierro.
También podemos encontrar novelas históricas: relatos que utilizan
elementos históricos verdaderos pero con personajes didácticos:
Judith, Tobías.
Ley. La ley como género literario tiene sus raíces mucho más allá de
Israel teniendo sus primeros esbozos en códigos anteriores como los
textos de Nuzi, el Código de Hammurabi, Textos de Ugarit, Textos de
Mary.
Principalmente la ley en la Biblia son colecciones de normas de una
comunidad enfocada al culto a Dios. Se pueden distinguir varios
bloques: Los diez mandamientos (Ex. 20, 2-17); El decálogo cultico
(Ex 34,14-26); el código deuteronómico (Dt. 12-26). La ley como
género literario se presenta en dos formas:
* Apodíctico. Hace referencia al mandato como tal. (Ex 20)
* Casuístico. Se presenta en forma de caso con las palabras: si....
entonces... Ej: (Ex 21, 18), (Ex 21,2), (Ex 22)
Profecía. El género profético es muy peculiar en el Antiguo
30
Testamento. Podemos distinguir dos tipos de profetismo: el oral y, el
oral y escrito. En el oral simple distinguimos Abraham, Moisés,
Samuel, Elías y Eliseo.
En el escrito están los que pertenecen a los libros proféticos: Isaías,
Ezequiel, Zacarías, Ageo, entre otros. Estos libros recogen las
palabras de los profetas, las cuales las manda a decir el mismo Dios.
Ellos son entonces los transmisores de las palabras de Yahvé. Son
muy comunes las expresiones: Oráculo de Yahvé, Esto dice el
Señor.
Lírica. Este género lírico corresponde al estilo poético oriental
antiguo. En este género encontramos tres libros específicos: Los
Salmos, El Cantar de los cantares y Lamentaciones.
En estos libros encontramos: acciones de gracias (Sal 138), himnos
de Bendición (Sal 81), Lamentaciones (Lam 3), Elogio al amor (Cant.
2)
Sapiencial. Este género ya es propio de libros como Proverbios,
Sirácides, Sabiduría. Se encarga de máximas o reflexiones que
llevan al ser humano a mejorar su condición humana en diferentes
aspectos de la vida. “Versa sobre las realidades diversas de la vida,
comportamientos humanos, actitudes, situaciones, relaciones.”
Proverbios nos trae sentencias; Eclesiastés reflexiona sobre diversos
valores, entre otros.
Apocalíptico. Este lenguaje está expresado en simbolismos y
siempre tiende a mostrar el inminente fin de las cosas. Este tipo de
literatura aparece condensada en el Antiguo Testamento en Daniel y
algunos pasajes como Is. 24-27, Ez. 38-39, Zac. 9-14. En el Nuevo
Testamento tiene su mayor expresión en el Apocalipsis y en pasajes
como Mateo 24.
Existen otros géneros como parábolas Mc. 4,34. Epistolar, Usado en
las cartas, tiende a la exhortación. El mito, como en los relatos del
Génesis.
En La Biblia se observan diversos tipos de géneros literarios, como
por ejemplo:
a. Relatos populares y anecdóticos al estilo de cuentos o leyendas
(libros de Judith, Tobías, etc.).
b. Formas poéticas (Salmos Lamentaciones, etc.).
31
c. Relatos con elementos de libreto teatral (Cantar de los
Cantares).
d. Relatos con tono histórico (Samuel, Macabeos, etc.).
e. Enseñanzas con estructura epistolar (Las cartas de San Pablo y
las Cartas Católicas).
En definitiva, la mayoría de los géneros comúnmente admitidos en
nuestras literaturas actuales se encuentran utilizadas en La Biblia.
Pero, es necesario advertir que no podemos analizar y evaluar
rígidamente los géneros de literatura bíblica por los géneros
actuales; aunque tienen sus semejanzas no podemos olvidar que
también existen profundas diferencias entre los métodos, los
objetivos y el espíritu de los autores sagrados, especialmente los de
la literatura actual. Por ejemplo:
a) El evangelio según San Marcos no está compuesto según las
reglas o normas de la ciencia histórica moderna, sino en un estilo
muy propio de cómo se narraba en la época en que se escribió el
libro y, además, el propósito del autor sagrado no es realizar un
trabajo científico sino mas bien la Proclamación y Enseñanza de
La Buena Noticia de Jesús a las primeras comunidades cristianas;
un fin didáctico, es decir, para evangelizar y catequizar.
b) En el libro del Génesis se narra la creación del cosmos y del
hombre de una forma poética. Quizás nosotros acostumbrados a
decir las cosas de una manera más directa comunicaríamos esta
verdad: Dios creador del universo, en cinco líneas. Pero el autor
sagrado, según su estilo de narrar, utilizó imágenes o símbolos que
se refieren a hechos reales. sin querer en ningún momento hacer
precisiones o leyes científicas sobre la prehistoria humana.

7. IMÁGENES LITERARIAS EN EL LENGUAJE BÌBLICO


En la Literatura además de los géneros literarios nos encontramos
con las llamadas “Imágenes Literarias”. Los libros de La Biblia no
son la excepción, por el contrario presentan hermosas y excelentes
imágenes literarias.
Las “Imágenes Literarias” son recursos literarios empleados para
darle belleza, estilo, musicalidad o ritmo y múltiples significados al
lenguaje.
32
Definamos las más comunes y observemos algunos ejemplos:
7.1. EL SÍMIL: cuando dos o más imágenes a través de un enlace o
nexo comparativo:
a. Tus ojos imagen 1 son como enlace comparativo dos luceros
imagen 2.
b. Hermosa eres imagen 1, amiga mía... Como enlace
comparativo “Jerusalén” imagen 2 (Cantar de Los Cantares 6,4).
7.2. LA METÀFORA: Cuando fundimos dos o más imágenes (sin
nexo):
a. Tus ojos Imagen 1 son unión o fusión dos luceros Imagen 2.
b. Ustedes imagen 1 son sal unión de la tierra imagen 2(Mt. 5,
13).
7.3. LA HIPÈRBOLE: Cuando comparamos imágenes de manera
exagerada.
a. Tú eres más metido que una gaveta y más salido que un
balcón.
b. Entonces Sansón. “encontró una quijada de asno todavía
fresca, alargo la mano y mato con ella a mil hombres” (Jueces
15,15).
7.4. EL SÍMBOLO: Es un signo o acción que representa otra cosa o
realidad
a. La bandera representa a la Patria, su tierra, su gente, su
historia…
b. “…habla un cordero… y con el ciento cuarenta y cuatro mil que
llevaban escrito en la frente el nombre del cordero…” (Ap. 14,1). El
144.000 bíblicamente representa gran cantidad.
7.5. LA PARÀBOLA: Comparación en forma de narración breve
con fines de enseñanza:
a. La Parábola del Sembrador (Mt. 13, 1-8; Mc. 4, 3-9; Lc. 8, 5-8)
b. La Parábola de La Levadura (Mt. 13. 33; Lc. 13, 20-21)

33
RESUMEN DE LA CUARTA LECCION

1. Todos los 73 libros que contiene La Biblia son inspirados por El


Espíritu Santo.
2. La Inspiración es la acción o influjo positivo del Espíritu Santo
sobre la inteligencia y la voluntad de los autores con el fin de que
ellos escribieran únicamente lo que Dios quiere comunicar para
nuestra salvación.
3. En la Inspiración Divina hay tres elementos; Dios, El Autor
Sagrado y El Libro.
4. La Inerrancia es la ausencia de todo error en La Biblia en cuanto a
verdades de fe que Dios quiso comunicar para nuestra salvación.
5. Dios se reveló a través del lenguaje humano de los autores
sagrados, por lo tanto, para interpretar La Biblia es preciso estudiar y
conocer Los Géneros e Imágenes Literarias que ellos emplearon.
6. Los Géneros Literarios son las distintas maneras de narrar o
comunicar un mensaje. Entre ellos tenemos La Prosa y el Verso o
las Novelas, Cuentos, Poesías, Cartas, Mitos, Leyendas, Ensayo…
7. Las imágenes literarias son un recurso para darle belleza, estilo,
ritmo y múltiples significados al lenguaje. Entre las más comunes
tenemos: El Símil, la Metáfora, la Hipérbole, el Símbolo y la
Parábola.
8. La Inspiración de Dios no altera ninguno de los Géneros e
Imágenes Literarias. Cualquier modo de expresión es capaz de
servir de vía o medio para comunicar La Palabra de Dios.

CUESTIONARIO DE REPASO
1. ¿Todo lo que contiene y manifiesta La Biblia es Inspiración del
Espíritu Santo? Explique brevemente.
2. ¿Hay errores en La Biblia? Explique Brevemente.
3. ¿Para qué es necesario tener en cuenta Los Géneros e Imágenes
Literarias, el Tiempo y la Cultura de los Autores Sagrados? Explique
brevemente.
4. Dé cuatro ejemplos, tomados de La Biblia, de Géneros Literarios.
34
5. Dé dos ejemplos, tomados de La Biblia, de Imágenes Literarias.
Para alimentar su Oración, lea el Salmo 119 y Mt. 6, 25-34

35
QUINTA LECCION
EL CANON DE LAS ESCRITURAS

I PARTE
Después de haber estudiado los elementos claves, como la
Revelación, la Inspiración, la Inerrancia. Consideraremos, en esta
lección, otro elemento fundamental dentro del estudio bíblico; EL
CANON DE LAS ESCRITURAS O LISTA DE LOS LIBROS
SAGRADOS.

1. ¿QUÉ ES EL CANON?
El “Canon” era una caña que servía de metro o regla, de allí su
significado de modelo o norma.

2. ¿QUÉ SE ENTIENDE POR CANONICIDAD DE LA BIBLIA?


La “Canonicidad” de La Biblia consiste en la autenticidad de los
libros que ella contiene, es decir, el canon de la Biblia es la lista de
los libros sagrados que están en ella y que son verdaderamente
inspirados por El Espíritu Santo. Al respecto el Catecismo de la
Iglesia Católica señala; “La Tradición apostólica hizo discernir a la
Iglesia que escritos constituyen la lista de los libros santos. Esta
lista integral es llamada “Canon” de las escrituras (CDIC 120)
Comprende para el Antiguo Testamento 46 libros (45 si se cuenta
Jeremías y Lamentaciones como uno solo) y 27 para el Nuevo
Testamento. (CDIC 120).
El Canon CRISTIANO-CATOLICO fue determinado en el Concilio de
Hipona, en el año 393 y confirmado más tarde solemnemente en el
Concilio de Trento en el año 1547.

3. EL CANON DE LOS PROTESTANTES. El canon utilizado por


los protestantes se compone de 39 libros en el Antiguo Testamento
y, 27 en el Nuevo Testamento, para un total de 66 libros. La
diferencia con el Canon Cristiano-Católico está en el Antiguo
Testamento. Ellos tan solo aceptan 39 libros escritos en hebreo,
porque para ellos el hebreo es la única lengua sagrada. A estos
36
libros en hebreo se les conoce con el nombre de los
“Protocanónicos”. Los otros siete libros (Tobías, Judit, Sabiduría,
Eclesiástico, Baruc y los dos de los Macabeos) no los aceptan tan
solo porque fueron escritos en griego. A estos siete libros se les
denomina “Deuterocanónicos·

4. OTROS CANONES También existe el Canon Judío-


Palestinense, usado por los judíos residentes en Palestina. Este
canon solo acepta 39 libros en hebreo del Antiguo Testamento. De
igual manera existe el Canon Judío-Alejandrino, usado por los judíos
residentes fuera de Palestina; solo aceptan los 46 del Antiguo
Testamento.

5. LOS LIBROS APÒCRIFOS. Además existen los llamados


libros “Apócrifos”. Estos son algunos libros, no inspirados por Dios,
que personas con intereses determinados, quisieron introducir, en el
canon bíblico. Sin embargo La Iglesia Católica, asistida por el
Espíritu Santo, después de detallado estudio no los aceptó como
Revelación Divina.
Los Apócrifos del Antiguo Testamento casi siempre fueron escritos
por judíos con el deseo de agregar nuevas leyes, tradiciones o con
el deseo de completar la Historia de La Salvación.
En el Nuevo Testamento, también existen escritos apócrifos hechos
por cristianos como complemento de los Evangelios, narrando la
infancia de Cristo, su vida pública o hablándonos de La Virgen
María. No obstante, la Iglesia determino que no eran inspiración
divina, por eso, no puede asegurarse que es cierto todo lo que allí
está escrito.

6. LIBROS EXTRAVIADOS. Por otra parte en La Biblia se


menciona algunos libros que posiblemente fueron de inspiración
divina pero se perdieron. Por ejemplo; en el Antiguo Testamento en
el libro primero de Crónicas 29, se mencionan tres libros de los
cuales hoy no tenemos ninguna evidencia: “Libro del vidente
Samuel”, “Palabra de Natan” y “el Vidente Gad”,
También en el Nuevo Testamento se presenta este caso
37
Colosenses 4, 16 nombra una de sus cartas dirigidas a la Iglesia de
Laodicea. De igual manera escribió otras cartas a los Corintios,
aparte de las que conocemos. (Cf. 1Cor. 5, 6; 2Cor. 2, 4)
Si estos libros fueran encontrados y su inspiración divina
comprobada por La Iglesia Católica, serian incorporados a La Biblia.
Para cualquier otro libro supuestamente inspirado, hay que tener en
cuenta que la Revelación y la Inspiración Bíblica se cerraron con la
muerte del último Apóstol directo de Cristo, con San Juan.

7. ESTRUCTURA DEL CANON DE LA BIBLIA CATOLICA


Cuando presentamos las distintas partes de La Biblia y cada uno de
sus libros no se quiere suponer que existe división alguna en La
Sagrada Escritura. A pesar que en La Biblia existen 73 libros, hay
un elemento fundamental que le da la unidad, la continuidad y un
dinamismo significativo: EL PLAN DE DIOS Y DE SU
REVELACION.
Al respecto el Catecismo de La Iglesia Católica apunta: “En efecto,
por muy diferentes que sean los libros que la componen, la Escritura
es una en razón de la unidad del designio de Dios, del que Cristo
Jesús es el centro y el corazón abierto desde su Pascua (CDIC 112;
234).
Por otra parte tenemos hilos conductores que van desde el primero
hasta el último libro. Temas como El Amor Misericordioso de Dios,
El Pecado y La Promesa de un Salvador, La Alianza, La Pascua… le
dan una unidad admirable a los 73 libros, a tal punto, que aunque La
Biblia significa “Biblioteca”, es un solo libro en razón a su autor
principal y a la unidad de su mensaje y de la obra redentora.

8. PARA ENTENDER MEJOR LA BIBLIA, OBSERVEMOS SU


ESTRUCTURA EN PARTES, BLOQUES Y LIBROS:
8.1 PRIMERA PARTE: ANTIGUO TESTAMENTO (AT)
En esta primera parte los libros podemos agruparlos en cuatro
grandes bloques:
8.1. a. EL PENTATEUCO.
8.1. b. LIBROS HISTORICOS.
8.1. c. LIBROS POETICOS O SAPIENSALES.
38
8.1. d. LIBROS PROFETICOS.

8.1. a. EL PENTATEUCO: Así se llaman los cinco primeros libros de


la Biblia: Génesis, Levítico, Números y Deuteronomio. El término
“Pentateuco” viene de los cinco rollos de La Tora (la ley) que se
guardaban en cinco estuches. Estos libros no se elaboraron como
los libros de hoy en día, ni en breve tiempo, ni con orden. La
redacción final que poseemos es el resultado de un proceso que
duro siglos. Ellos recogen Cuatro tradiciones orales tales como:
Yahvista. Se llama así porque llaman a Dios con el nombre de
Yahvé. Se puede ubicar su composición hacia el siglo X A.C, justo
durante el reinado de Salomón. Su objetivo es mostrar a la
monarquía davídica como parte del Plan de Dios. Se dirigía al pueblo
del sur. A esta tradición se le atribuye el relato de Gen. 2, 4-25, Gen.
4, 25-26, Gen. 11,1-9.
Elohista. Se llama así porque llama a Dios con el nombre de Elohim.
Se puede ubicar su composición en el siglo VIII A.C, justo antes de la
caída del Israel por los asirios. Su objetivo es mostrar que la
verdadera alianza no es con la casa de David sino la alianza en el
Sinaí. Se dirigía al Reino del Norte. A esta tradición se le atribuye el
relato de Ex. 24,3.6-8, Deut. 27, 1-26, Gen 1,1-2.4a.
Deuteronomista. Nos habla de una nueva alianza, de un cambio
interior. Esta tradición se desarrolla entre los siglos VIII – VII – VI
A.C... Busca reinterpretar tanto la alianza davídica, como la mosaica,
y abrir una nueva esperanza más hacia lo social. A esta tradición
corresponden los libros de Josué, Jueces, Samuel y Reyes.
Sacerdotal. Recibe ese nombre por ser desarrollada por los
sacerdotes después del destierro. Su idea era volver a reorganizar al
pueblo en torno a los elementos religiosos:
*El Templo *La Ley *Los sacrificios
Con esto buscaban reflexionar sobre el verdadero culto a Dios. A
esta tradición pertenecen las genealogías y el libro del Levítico.
Entre los acontecimientos que contienen estos libros podemos
mencionar los siguientes:
 El origen del cosmos y del hombre.
39
 El origen del pueblo de Israel con Abraham.
 La época de Los Patriarcas hasta la salida de la esclavitud en
Egipto.
 La etapa del desierto y La Alianza de Dios con su pueblo.
 Los discursos de Moisés.
En estos libros Dios se hace presente tras las figuras de: Abraham,
Moisés...
8.1. b. LIBROS HISTORICOS: Son libros que nos manifiestan a
Dios en la acción, que interviene, sin manipular, en la historia del
hombre convirtiéndola en “Historia de Salvación”.
Los historiadores bíblicos más que resaltar acontecimientos paso a
paso, tal como ocurrieron, narraron más bien como Dios se hace
presente en el acontecer humano, proyectando así una visión
distinta de la historia de su época.
Cada uno, bajo la inspiración del Espíritu Santo, relató los
acontecimientos salvíficos de acuerdo a su estilo, lenguaje, cultura,
época, talentos y conocimientos.
Los libros de carácter o tono histórico son: Josué, Jueces, Ruth,
I y II Samuel, I y II Reyes, I y II Crónicas, Esdras, Nehemías, Tobías,
Judith, Ester, I y II Macabeos.
Entre los acontecimientos generales que contienen estos libros
tenemos:
 La conquista de la tierra prometida.
 La organización del Pueblo de Israel; inicio de la monarquía con
Saúl y David.
 El esplendor de la monarquía de Salomón.
 La división del reino a la muerte de Salomón.
 El exilio del pueblo de Israel por reinos invasores.
 El retorno del pueblo a la tierra prometida y la reconstrucción
del templo y el culto.
 La lucha de Israel contra pueblos invasores en defensa de su fe
y fidelidad a La Ley de Dios.
 La acción de Dios se hace presente en estos acontecimientos a
través de personas claves como: Josué, Los Jueces, Samuel, David,
Salomón, Los Profetas Elías, Eliseo, Isaías, Ezequiel, Jeremías,

40
Esdras, Nehemías, Los Macabeos.

8.1. c. LIBROS POETICOS O SAPIENSALES. La literatura


sapiensal existió en todo el oriente antiguo, sobre todo en
Mesopotamia y Egipto. El propósito fundamental de esta literatura es
presentar reflexiones profundas sobre cómo saber vivir con relación
a Dios, a la sociedad y a la naturaleza. Esta literatura penetró en
Israel bajo el reinado de Salomón. Pero a diferencia de otros
pueblos los libros sapiensales de Israel presentan sabiduría como
privilegio de Dios y muestra de su divinidad, es decir, La Sabiduría
es Dios y toda sabiduría viene de Dios. (Cf. Sap. 7, 25-26; Ecl. 1, 1-
6).
Los libros sapiensales son: Proverbios, Job, Eclesiastés o Qohelet,
Eclesiástico o Sirácides, Sabiduría, Salmos y Cantar de Los
Cantares.
Entre los temas generales que recogen estos libros tenemos:
 Todos los aspectos de la sociedad, lo malo: pereza, soberbia…
lo bueno: la amistad (Los Proverbios).
 El hombre ante Dios (Los Proverbios).
 El problema del mal (El libro de Job).
 La existencia del hombre (Eclesiastés).
 Enseñanzas sobre la Oración, la limosna, la muerte… (Tobías).
 Toda la sabiduría viene de Dios (Eclesiástico).
 La amistad (Eclesiástico).
 La mujer (Eclesiástico)
 La idea de Dios (Sabiduría)
 La inmortalidad del alma (Sabiduría).
 La Sabiduría (Sabiduría).
 El amor fiel de Dios (Cantar de Los Cantares).
 Dialogar con Dios en diversas circunstancias (Los Salmos).
8.1. d. LIBROS PROFETICOS. Dios eligió a los profetas con una
vocación especial: Anunciar su mensaje y denunciar las injusticas
de los poderosos y la infidelidad del pueblo para con Él y su alianza.
Se distinguen los profetas oradores de Natan, Elías, Eliseo, de los
41
profetas escritores (no porque estos últimos no fueran también
oradores, sino porque ellos u otros han transmitido sus profecías por
escrito).
En este bloque nos referimos a los profetas cuyos libros se han
conservado y están en el canon de los libros sagrados: Los Libros
Proféticos son:
Profetas Mayores: Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Baruc,
Ezequiel, Daniel (6 en total).
Profetas Menores: Oseas, Joel, Amos, Abdías, Jonás, Miqueas,
Nahúm, Habacuq, Sofonías, Ageo, Zacarías y Malaquías (12 en
total).
La distinción entre profetas mayores y menores hace referencia
exclusivamente a la extensión de los escritos, no a su importancia.
Estos libros recogen por ejemplo la siguiente temática:
 LA Alianza de Dios con su Pueblo (Jeremías, Ezequiel).
 La infidelidad de Israel y su destrucción (Isaías, Jeremías,
Lamentaciones, Oseas…)
 El Mesías esperado (Jeremías, Isaías, Daniel, Zacarías,
Miqueas, Nahúm, Malaquías…)
 El exilio de Israel en tierras extranjeras (Lamentaciones, Baruc,
Amos…).
 El Amor y El Perdón de Dios para con su pueblo (Oseas, Joel,
Amos, Jonás, Ageo…).

42
RESUMEN DE LA QUINTA LECCION
1. La lista integral que comprende todos los libros sagrados es llamado
“Canon de La Sagradas Escritura”.
2. El Canon cristiano católico está conformado por 46 libros en el Antiguo
Testamento (45 si se toma como uno solo los libros de Jeremías y
Lamentaciones) y 27 libros en el Nuevo Testamento.
3. El canon de los protestantes está conformado por 66 libros. No aceptan
como inspirados los libros de Tobías, Judith, Sabiduría, Eclesiástico, Baruc y
los dos de los Macabeos, por no estar escritos originalmente en hebreo, sino
en griego (para ellos solo el hebreo es la única lengua sagrada).
4. Los libros apócrifos son los libros que la Iglesia Católica no considera
inspirados por El Espíritu Santo.
5. Los libros perdidos son los que en La Biblia se mencionan (Cf. Cron. 29,
29; Col. 4, 16) pero, no se han conseguido todavía. Si se localizan y la Iglesia
comprueba su inspiración divina se incorporan a La Biblia.
6. La inspiración y La revelación divina se cerraron con la muerte del último
apóstol directo de Jesús: San Juan (año 105 d.c.).
7. La escritura es una sola a pesar de poseer muchos libros. La unidad se
la da el designio de Dios, del que Cristo es el centro y corazón abierto desde la
pascua.
8. La primera parte de La Biblia la denominamos Antiguo Testamento.
Contiene 4 bloques: El Pentateuco (5 libros), Libros Históricos (16 libros),
Libros Poéticos o Sapiensales (7 libros) y Libros Proféticos (18 libros).
CUESTIONARIO DE REPASO
1. ¿Hay diferencias entre el canon de la biblia católica y la protestante en
cuanto al Antiguo Testamento? Explique brevemente.

2. ¿Hay diferencia entre el canon de La Biblia Católica y La Protestante en


cuanto al Nuevo Testamento? Explique brevemente.

3. ¿Qué elemento le da unidad a La Biblia? Explique brevemente.

4. Explique brevemente con sus propias palabras cada bloque del Antiguo
Testamento.

Para alimentar su Oración, lea el Salmo 51; Gen. 12; Jr. 1, 4-1

43
SEXTA LECCION
EL CANON DE LAS ESCRITURAS

II PARTE
En esta sexta lección describiremos, en líneas generales, la segunda
parte del canon católico: El Nuevo Testamento.
8.2. SEGUNDA PARTE. EL NUEVO TESTAMENTO.
La segunda parte de La Biblia está dividida en cinco grandes
bloques:
8.2. a.- LOS EVANGELIOS.
8.2. b.- EL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APOSTOLES.
8.2. c.- LAS CARTAS DE SAN PABLO.
8.2. d.- LAS CARTAS CATOLICAS.
8.2. e.- EL LIBRO DEL APOCALIPSIS.
8.2. a. LOS EVANGELIOS.
 COMPOSICIÒN Y TEMÀTICA
Los Evangelios no son ninguna biografía de Cristo, ni la grabación
de sus escritos puesta por escrito. Nacen de la necesidad y el
quehacer de la Evangelización y La Catequesis.
El proceso de composición fue largo y podrían resumirlo en etapas:
 La vida y las enseñanzas de Jesús: Los Evangelios
comunican lo que Jesús hizo y enseño para la Salvación
(CDIC 126).
 La tradición oral: Los Apóstoles después de Pentecostés
predicaron a sus oyentes lo que habían recibido del mismo Jesús
(CDIC 126).
 Los Evangelios Escritos: Luego los autores sagrados
escribieron los cuatro Evangelios, poniendo por escrito algunas
cosas transmitidas por los Apóstoles (CDIC 126).
Los Evangelios se fueron formando alrededor de un núcleo inicial;
que consistía en el anuncio de la pasión, muerte, resurrección y
glorificación de Jesús (El Kerigma de los Apóstoles). Luego se van
agregando otros elementos como las profecías sobre El Mesías, el
bautismo de Juan, los milagros, la conversión, el juicio final, las
44
parábolas y discursos de Jesús… por ultimo las noticias de la
infancia de Cristo (Cf. Hech. 2, 14-40; 10, 36-43).
Según la Constitución sobre La Divina Revelación (DV), los autores
sagrados escribieron Los Evangelios escogiendo algunas cosas de
las muchas que ya se transmitían de palabra o por escrito,
sintetizando otras o explicándolas, atendiendo a la condición de La
Iglesia (DV 19).
Desde el siglo II d.c., los Evangelios se atribuyeron a San Mateo,
San Marcos, San Lucas y San Juan.
El Evangelio según San Marcos es el más antiguo y fue escrito hacia
el año 65 o 70 d.c.; de él dependen en parte los Evangelios según
San Mateo y según San Lucas. Este ultimo encuentra su natural
continuación en el libro de Los Hechos de los Apóstoles (ambos
tienen por autor a San Lucas).
Los tres primeros Evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son llamados
SINÒPTICOS ya que por sus resaltantes semejanzas; los podemos
colocar paralelamente en tres columnas y leerlos de un solo vistazo.
El cuarto Evangelio, el de San Juan, fue escrito al final del siglo I
d.c., por el mismo Apóstol San Juan. Para elaborar su evangelio, él
utilizo traducciones distintas a la de los sinópticos, por eso la
estructura de su Evangelio es tan diferente.
Pero veamos otros detalles más concretos de cada Evangelio:
 EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO: Fue escrito para los
cristianos judeocristianos. Escrito después del año 70 d.c. en
Palestina o Siria. El objetivo de este Evangelio es testimoniar que
Jesús es El Mesías prometido. Por eso, frecuentemente se alude a
citas de reflexión del Antiguo Testamento con el fin de mostrar que el
A T se cumple en Jesus y que Él es el Rey, el Mesías prometido. En
la estructura de este Evangelio se encuentra que el mensaje va
dirigido primeramente al pueblo de Israel (Cf. Mt. 10, 5 ss.; 15, 24);
éste se niega a aceptarlo, la salvación pasa a los paganos (Cf. Mt.
21, 43): Solo un pequeño resto, los discípulos, se integran en el
nuevo pueblo de Dios (Cf. Mt. 12, 46-50); con el que Dios concluye,
en la sangre de Jesús, una nueva alianza (Mt. 26, 28). El Jesús de
este Evangelio es un evangelizador que se abre a todos los
hombres, hace descubrir que el pueblo de Dios no solo son los
45
Judíos, sino también los samaritanos, los romanos, los paganos…
Además, en este Evangelio se presenta a Jesús como el nuevo
Moisés, como el Maestro, el Mesías, el Hijo del Hombre, el Señor,
Hijo Predilecto del Padre y el Dios con nosotros.
 EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS: Fue escrito para los
romanos. El objetivo de este Evangelio es el anuncio de Jesús
como Mesías y como el Hijo del Hombre, La estructura del Evangelio
consiste en presentar las palabras y hechos de Jesús en orden
sistemático; a saber: Encuentro inicial de Jesús con Juan Bautista
(Cf. 1, 2-11), su actuación en Galilea (milagros, parábolas,
discusiones, elección de los doce…), luego Jesús caminó hacia
Jerusalén, hasta relatar su pasión y muerte; por ultimo un breve
relato sobre La Resurrección (San Mateo y San Lucas siguen este
mismo esquema). Marcos es el único que utiliza la Palabra
Evangelio (Buena Noticia). Por último en este Evangelio se observa
con frecuencia a Jesús con sus discípulos (eligiéndolos,
enseñándolos, corrigiéndoles, enseñándoles lo necesario y esencial
para seguirlo…) es por eso que también se le conoce como El
Evangelio del Discipulado.
 EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS Fue escrito para los
gentiles (todos los pueblos), hacia el año 80 d.c., aproximadamente.
Algunos de los planteamientos fundamentales de ese Evangelio son:
a) En Jesús el AT no solo halla su cumplimiento, sino que queda
también ampliamente superado.
b) Jesús es presentado insistentemente como ayuda y salvador.
c) Toda la vida, obra y acción de Jesús esta bajo la acción
continua de El Espíritu Santo (por eso también se le conoce como El
Evangelio del Espíritu Santo).
d) La ayuda de Jesús se dirige ante todo a los menospreciados y
marginados, publicanos y pecadores.
e) Las mujeres se encuentran mucho más próximas a Jesús que
en los otros Evangelios.
f) Jesus es presentado como un hombre de oración. Todos sus
momentos más significativos están sustentados en la oración.
También se ofrece una mitología de Jesús sobre la oración.
g) San Lucas es el único que llama a Jesús “El Señor” cuando
46
habla de Él.

 EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN: Destinado a todos los


pueblos. Al igual que los demás Evangelios en él se busca prestar
un servicio a la fe por medio de su testimonio sobre Jesús. Pero se
diferencia de ellos en la exposición, en el contenido y en el lenguaje.
Fue escrito hacia el año 100 d.c.
Entre los planteamientos presentados en este Evangelio tenemos:
a. Jesús es presentado como el gran revelador de sí mismo, para
ello se acentúa la humanidad de Jesús (Cf. Jn. 4. 6; 11, 5.35)
Pero no es su humanidad la que está en el centro del Evangelio,
sino la relación singular de Jesús con El Padre, que se hace
presente en sus milagros y palabras (Cf. Jn. 5, 17 ss.; 8, 42. 54; 10,
30, 37 ss.)
b. Son propios de San Juan las expresiones en la forma “Yo soy:
Camino, Verdad, Vida, Luz, Mesías, Pastor, Vid, Amigo, Pan de
Vida”.
c. Se presenta a Jesús como La Palabra hecha carne, el Proyecto
Salvador de Dios, la Luz del mundo, el Rey de Israel, el Hijo del
Hombre, el Maestro.
d. Es el Evangelio de los encuentros (con Nicodemo, la
Samaritana, la mujer adultera. (Cf. Jn. 3, 16-17; 10, 8. 10-11,
15, 12-13)
 LOS EVANGELIOS: EL CORAZON DE LA BIBLIA: Los
Evangelios son el núcleo central de las Sagradas Escrituras, tal
como lo afirma el Catecismo de La Iglesia Católica: “Los Evangelios
son el corazón de todas las Escritura, por ser el testimonio principal
de la vida y la doctrina de La Palabra hecha carne, nuestro Salvador
(DV 18; CDIC 15).
8.2. b. EL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APOSTOLES:
Separado posteriormente del Evangelio según San Lucas, este libro
fue escrito por el mismo autor (San Lucas). Narra los
acontecimientos que dieron origen a La Iglesia y sus primeros años
de vida. El gran protagonista de este libro es el Espíritu Santo
prometido por Jesús, que se derrama sobre los Apóstoles y luego los
orienta y dirige, dando así continuidad, a la obra Salvadora de Cristo
47
por medio de La Iglesia.

Entre los acontecimientos fundamentales que narra este libro


tenemos; por ejemplo:
 La venida de El Espíritu Santo.
 La formación de la primera comunidad cristiana.
 La Conversión de San Pablo.
 El Concilio de Jerusalén.
 Los primeros viajes de San Pablo.
 El martirio de Esteban.
8.2. c. LAS CARTAS DE SAN PABLO: A San Pablo se le atribuyen
13 cartas que en orden cronológico son:
 LAS DOS CARTAS A LOS TESALONICENSES: Redactadas
probablemente entre los años 50 y 52 d.c. Exponen
fundamentalmente la segunda venida de Cristo y cómo esperarla.
 LAS CARTAS A LOS CORINTIOS: (De cuatro solo
conservamos dos).
Se escribieron hacia el año 56 d.c. aproximadamente, Su finalidad
es corregir a una comunidad muy inestable. La primera carta corrige
los abusos como la desunión, los escándalos, la ausencia de la
caridad. También enseña cosas vitales sobre el matrimonio, la
virginidad, la Eucaristía, la resurrección de los muertos, y la caridad.
En la segunda carta nos presenta sobre todo sus luchas, angustias y
su gran confianza en Dios (es como su autorretrato).
 LA CARTA A LOS GALATAS: Es un escrito apasionado
dirigido a una Iglesia en crisis, hacia el año 56 d.c. La controversia
era si los gentiles (los no judíos) debían aceptar las costumbres de
los judíos para poder hacerse cristianos. San Pablo después de
exponer el pasado glorioso de la Historia de La Salvación, iniciada
dentro del pueblo judío, culmina afirmando que en Cristo se cumple
plenamente todas las promesas hechas a Abraham; por lo tanto la fe
en Cristo le abre gratuitamente las puertas de la Salvación a todos
los pueblos sin necesidad de someterse a las normas rituales de la
antigua alianza.
 LA CARTA A LOS ROMANOS: Se remonta hacia el año 57 o

48
58 d.c. Es la obra cumbre de San Pablo, todo un tratado en que el
Apóstol expone a Jesucristo, “el Evangelio Viviente”, es la Salvación
para todos los que lo acepten con Fe. (judíos o no).

 LA CARTA A LOS FILIPENSES: Pudo estar ya escrita en el


año 57 d.c., pero puede datar entre los años 61 y 63 d.c. Es una
carta de gratitud, alegría y fortaleza en Cristo.
Entre los años 61 y 63 d.c. el Aposto envía cartas llamadas “de la
cautividad”. Estaba San Pablo prisionero en Roma.
 LA CARTA A LOS COLOSENSES: En ella expone la
verdadera fe (en Cristo) oponiéndose a una serie de corrientes
anticristiana o herejías.
 LA CARTA A FILEMON: Es un poema de ternura y tacto;
donde San Pablo le pide a Filemón que perdone a su esclavo
fugitivo y ladrón (Onésimo). Le comunica que ya el esclavo se
convirtió y se bautizó y va a regresar a su lado y al llegar le pide lo
trate “como un amado”. Filemón no pudo resistir la petición.
 LA CARTA A LOS EFESIOS: Es como una circular a varias
Iglesias. Escrita en Roma. Completa la temática de la de Los
Colosenses. Expone en ella aspectos como: La Iglesia prolonga la
existencia de Cristo, Cristo Cabeza, plenitud y esposo de La
Iglesia…
Por otro lado están las llamadas “Cartas Pastorales”, su finalidad
es transmitir consejos de comunidades. Datan de los años 66-67 o
80 d.c.
 LA CARTA A TITO: Tito es Obispo de Creta; en esta carta le
aconseja sobre los falsos profetas, la verdad y la elección de los
sucesores. También toca temas como: Jesucristo, Dios Salvador, el
Bautismo, y la virtud de la esperanza.
 LAS DOS CARTAS A TIMOTEO: Timoteo era Obispo de
Éfeso, en estas cartas le da consejos prácticos para ser “modelo de
los fieles”, para las asambleas y las buenas costumbres. Además
trata temas como: la elección de los Obispos, la asistencia del
Espíritu Santo, la Iglesia como columna y cimiento de la verdad, la
utilidad e inspiración de Las Sagradas Escrituras, la Tradición
Apostólica y la unidad a través de la oración y la caridad mutua.
49
 POR ULTIMO TENEMOS LA CARTA A LOS HEBREOS:
Algunos se la atribuían a San Pablo, pero, ciertamente no la escribió
él. Es de un autor desconocido. No se puede datar con seguridad,
lo mismo pudo ser escrita antes del año 70 que entre los años 80 o
90 d.c. Sin embargo, su contenido es como un eco de San Pablo,
una nueva manera de exponer los grandes temas favoritos del
Apóstol, tales como: la persona de Cristo y su sacerdocio, la fe y la
perseverancia y nuestra participación en la santidad de Dios.

8.2. d. LAS CARTAS CATOLICAS: Son llamadas así por estar


dirigidas a todos los cristianos en general: Estas cartas son siete:
 LAS DOS CARTAS DE SAN PEDRO: La primera desarrolla
dos puntos fundamentales:
a. Jesus. El divino Maestro.
b. Jesús, el Redentor.
La segunda carta trata, entre otras cosas, sobre el valor de la
Inspiración en Las Sagradas Escrituras y advierte la dificultad en
interpretarla. Además de normas y aclaratorios sobre la fe, la
segunda venida de Cristo y los falsos doctores.
 LA CARTA DE SAN JUDAS: Su propósito es prevenir contra
las falsas doctrinas que adulteran la fe recibida por los Apóstoles.
 LA CARTA DE SANTIAGO: Santiago era Obispo de Jerusalén,
escribe esta carta en un estilo de homilía intima a sus fieles
cristianos. Tiene una enorme actualidad para nuestro mundo actual
y trata fundamentalmente de la fe vivida desde la Caridad. Puede
ser casi contemporánea a las cartas a los Gálatas y a los romanos.
 LAS TRES CARTAS DE SAN JUAN: La primera puede servir
como introducción a su Evangelio; además contiene y eclipsa a las
otras dos cartas. La primera carta se ignora cuando y donde la
escribió; es una síntesis de su Evangelio. En ella después de
presentarse como testigo presencial de la Buena Noticia de Cristo,
expone qué Dios es Luz, Santidad y Amor (según lo revelado por
Jesús) y Jesucristo es presencia; prueba y garantía plena de Dios.
Finaliza sintetizando que el Amor que Dios nos tiene nos obliga a
amarle. Y ese amor solo podemos expresarlo debidamente amando
a cada uno de nuestros hermanos. Por otra parte, la segunda y la
50
tercera carta de San Juan recogen los temas del amor, la verdad y la
fe centrada en Cristo.

8.2. e. EL APOCALIPSIS O LIBRO DE LA REVELACIÓN: Se


acepta como autor del Apocalipsis o Libro de La Revelación al
Apóstol San Juan. Lo escribió hacia el año 97 d.c., cuando La
Iglesia era perseguida y acosada por Roma (parecía que era el fin
del cristianismo). Fue escrito en la isla de Patmos, a la orilla del mar
Egeo, allí estaba San Juan, ya anciano, desterrado:
El propósito de este libro no era atemorizar sino mas bien consolar,
es decir, renovar la fe y confortar los valores cristianos.
Está redactado en genero apocalíptico, es decir, con personajes,
números, objetos, nombres simbólicos; también relatos de visiones
ultra terrenales expresados con símbolos. Hoy resulta su lectura
más oscura que a sus primeros lectores (cristianos del año 97 d.c.).
La clave para entender el mensaje es traducir los símbolos e ideas
centradas en la persona, obra, mensaje…de Jesucristo. Los
primeros destinatarios de estas revelaciones son las siete Iglesias
locales de Asia Menor. Hay siete mensajes de advertencia,
represión, de esperanza… El número siete se repite con frecuencia;
significa universalidad, por lo tanto el mensaje de este libro se hace
universal (para toda la Iglesia). Temas como: La Grandeza de Dios,
la lucha entre el bien y el mal, la gloria y la victoria de Cristo, la
resurrección y la ciudad Santa.

51
RESUMEN DE LA SEXTA LECCION

1. La palabra Evangelio quiere decir Buena Noticia.


2. Los evangelios son: Mateo, Marcos, Lucas y Juan.
3. Los Evangelios son el corazón de La Escritura, “por ser el testimonio
principal de la vida y la doctrina· de Jesús (CDIC 125)
4. El núcleo central de los Evangelios es el Misterio Pascual de Jesús:
pasión, muerte, resurrección y glorificación.
5. El libro de los Hechos de los Apóstoles cuenta los sucesos más
importantes de los 30 primeros años de la Iglesia. Escrito por San Lucas, y
tiene como personaje principal al Espíritu Santo.
6. San Pablo escribió varias cartas a las comunidades cristianas que el
mismo había fundado. Conservamos 13 de ellas; Romanos, 1 y 2 de
Corintios, Gálatas, Efesios, Colosenses, 1 y 2 de Tesalonicenses, 1 y 2 a
Timoteo, Tito y Filipenses. Estas cartas tenían como fin dar consejos, resolver
problemas y explicar cómo ha de vivir el ser humano renovado por Cristo y
guiado por El Espíritu Santo.
7. La carta a los Hebreos es de autor desconocido pero ella es como un
eco del pensamiento y del espíritu de San Pablo, es decir, es una nueva
manera de exponer los temas favoritos del Apóstol Pablo.
8. La carta de Santiago, las tres de San Juan, las dos de San Pedro y la
carta de San Judas tienen como destinatarios a todos los cristianos, es por
eso que se les llaman “Cartas Católicas” (Universales).
9. El Apocalipsis o libro de la Revelación fue escrito por San Juan al final
del siglo primero d.c., en el tiempo de las primeras persecuciones de la Iglesia.
Está lleno de símbolos e imágenes difíciles de entender. Es un libro de
esperanza en la lucha de la vida: Cristo ha vencido, los fieles cristianos
vencerán.

CUESTIONARIO DE REPASO

1. ¿Cuál es el acontecimiento clave del Nuevo Testamento?


2. Señale las etapas de composición de los Evangelios.
3. ¿Qué son los Evangelios Sinópticos? Y menciónalos.
4. Explique brevemente, con sus propias palabras los bloques que contiene
el Nuevo Testamento.

52
Para alimentar su Oración lea Ef. 1, 1-14; 5, 1-21 y el Salmo 40 o 96

53
SEPTIMA LECCION
LA BIBLIA Y LA HISTORIA DE LA SALVACIÒN

Después de conocer en líneas generales, las partes y bloques del


contenido de La Biblia. Es necesario, consideremos una gran línea
conductora y unificadora de ambos Testamentos: LA HISTORIA DE
LA SALVACIÒN.

1. ¿QUÉ ES LA HISTORIA DE LA SALVACIÒN? La Biblia


recoge gran parte de La Historia de la Salvación, es por eso, que
conviene señalar algunas nociones de esta historia: TU HISTORIA.
El Catecismo de La Iglesia Católica la define de la siguiente manera:
“Toda la Historia de la Salvación no es otra cosa que la historia del
camino y los medios por los cuales el Dios verdadero y único, Padre,
Hijo y Espíritu Santo, se revela, reconcilia consigo a los hombres,
apartados por el pecado, y se une con ellos”(CDIC234).
En otras palabras, Dios, con amor misericordioso, se encarnó (se
metió, por decirlo así) en la historia (en el camino) del hombre. Allí
se reveló, se dio a conocer progresivamente hasta llegar la plenitud
o revelación definitiva con Jesucristo (Palabra de Dios hecha carne).
Lo hizo con el fin de reconciliar a los hombres apartados por el
pecado, social y personal, y a la vez unirse con ellos (restablecer la
Comunion perdida).
Dios se encarna en la historia del hombre y la convierte en Historia
de Salvación.
Sin embargo, aunque esta historia empezó en la creación y llegada a
su plenitud al final de los tiempos, no es una historia estática
(pasiva), sino dinámica, pues cada día marcha hacia una perfección
mayor.
Hoy la Historia de La Salvación se sigue viviendo y haciendo
presente de manera especial a través de la Iglesia, la Liturgia, el
Servicio caritativo, etc.

2. PARTES DE LA HISTORIA DE LA SALVACION: Aunque la


Historia de La Salvación es una sola, en ella podemos distinguir dos
54
partes: Antes (a.c.) y después de Jesús (d.c.).

Jesucristo es el eje, centro y culmen de la Historia de Salvación. El


Mesías esperado de la Antigua Alianza y a su vez es la promesa
hecha realidad de la Nueva Alianza. Es el Alfa (principio) y la Omega
(fin) de todo.
Por otra parte hay dos ideas fundamentales que están presentes en
cada una de las etapas: LA PROMESA Y LA ALIANZA.
La Promesa de Dios al hombre de salvarlo y la materialización de
esa Promesa en una Alianza de Dios con la humanidad.

3. PRINCIPALES ETAPAS DE LA HISTORIA DE LA


SALVACION: Dentro de esas dos grandes etapas, podemos
distinguir algunas etapas que expresan la Misericordia de Dios en el
cumplimiento de La Promesa-Alianza. Estas etapas son:
 LA CREACION DEL COSMOS.
 LA CREACION DEL HOMBRE, EL PECADO Y LA PROMESA.
 LA VOCACION DE ABRAHAM.
 ALIANZA DE DIOS CON SU PUEBLO.
 LA TIERRA PROMETIDA.
 EL REINO.
 EL DESTIERRO.
 EL RESTO.
 EL RETORNO: -MARIA-.
 JESUCRISTO.
 MARIA.
 IGLESIA APOSTÒLICA.
 IGLESIA QUE SE EXTIENDE AL IMPERIO ROMANO.
 IGLESIA QUE SE EXTIENDE A TODO EL MUNDO.
 POR MEDIO DE LA IGLESIA LA SALVACION LLEGA A
TODOS LOS HOMBRES Y AL COSMOS.

4. LINEAS GENERALES DE CADA ETAPA


4.1. LA CREACION DEL COSMOS. Dios creó el universo por
sabiduría y amor. El cosmos no es “producto de una necesidad
55
cualquiera, de un destino ciego del azar. Procede de la voluntad
libre de Dios que ha querido hacer participar a las criaturas de su
ser, de su sabiduría y de su bondad” (CDIC 295). “Solo Dios ha
creado el universo, libremente, sin ninguna ayuda” (CDIC318). lo
creo con el fin de manifestar y comunicar su gloria, es decir, para
que todo y todos tengamos parte en su verdad y su belleza (CDIC
319).
4.2. LA CREACION DEL HOMBRE, EL PECADO Y LA
PROMESA: La cumbre de su obra creadora es el hombre porque de
“todas sus criaturas visibles, solo él es capaz de conocer y amar a su
Creador (Gs. 12, 3); es la única criatura en la tierra a la que Dios ha
amado por si misma (Gs. 24, 3); solo El está llamado a participar, por
el conocimiento y el amor, en la vida de Dios. Para este fin ha sido
creado y ésta es la razón fundamental de su dignidad (CDIC 356).
Para realizarse plenamente el hombre tenía que mantenerse en 4
armonías:
a. En armonía con Dios, como hijo suyo.
b. En armonía con sus semejantes, como hermano.
c. En armonía con la creación, como administrador inteligente y
como un artista para mejorarla.
d. En armonía consigo mismo, en equilibrio interior.
Desgraciadamente, el hombre “dejo morir en su corazón la confianza
hacia su Creador y, abusando de su libertad, desobedeció el
mandamiento de Dios” (CDIC 397). El hombre se prefirió a sí
mismo, despreció a Dios y “quiso ser como Dios” (CDIC 398).
Entonces toda esa bella armonía se rompió, y el hombre se quedo
en 4 guerras: Con Dios, con los otros hombres, con la creación y
consigo mismo (CDIC 400-406). Esta actitud del hombre se llama
pecado, es decir, “una desobediencia a Dios y una falta de confianza
en su bondad” (CDIC 397). Pero. Como Dios ama tanto al hombre
no lo abandona en su pecado. “Al contrario, Dios lo llama (Cf. Gen.
3, 9) y le anuncia de modo misterioso la victoria sobre el mal y el
levantamiento de su caída (Cf. Gen. 3, 15). Le promete un Mesías
para liberarlo y salvarlo.(CDIC 410-411)
4.3. LA VOCACION DE ABRAHAM: Para llevar adelante su Plan
de Salvación, Dios escoge a Abraham. Le exigió grandes sacrificios
56
y le hizo maravillosas promesas. La más grande de éstas fue que
de su sangre nacería un pueblo, y de ese pueblo saldría el Mecías,
liberador de los hombres: Jesucristo. Abraham respondió a este
propósito de Dios con un sí grande y generoso hasta tal punto que
es llamado el Padre de la Fe (CDIC 59-61).
4.4. ALIANZA DE DIOS CON SU PUEBLO: Después de Abraham,
Dios eligió a Moisés para realizar una Alianza con su Pueblo. Por
eso a través de Moisés sacó, con mano fuerte y brazo extendido, a
Israel de la esclavitud de los egipcios.
En el desierto, al pie del monte Sinaí, Dios le propuso al pueblo
hebreo un pacto, una alianza de Amor; donde Dios sería el único
Señor de Israel y ellos serían su pueblo amado. El pueblo aceptó y
se comprometió a guardar los Diez Mandamientos, escritos en dos
tablas de piedra. Esta alianza se firmó con sangre de un sacrificio
de animales (CDIC 62).
4.5. LA TIERRA PROMETIDA: Al morir Moisés, fue Josué quien le
sucedió al frente del pueblo. Después de fuertes luchas con los
pueblos que dominaban la tierra que Dios les había dado en
herencia, Israel se estableció como pueblo. Se organizaron en doce
tribus y distribuyeron la tierra de manera justa y según sus
necesidades. Vivieron cerca de 200 años fieles a la alianza sin
ningún rey o ejercito que los dominara. Eran los jefes de las tribus
(llamados jueces) los que gobernaban.
4.6. EL REINO (LA MONARQUÌA): La organización del pueblo de
Israel en tribus, al final del tiempo de los Jueces, entró en crisis
fundamentalmente, porque, poco a poco, el pueblo una vez más fue
abandonando el Plan de Dios; rompiendo así su amistad con Él (La
Alianza). Algunas de las causas de la infidelidad fueron la
corrupción de los jueces y la idolatría (sustitución del único Dios
Verdadero por otros dioses). También externamente el pueblo sufría
los ataques de pueblos vecinos que querían arrebatarles algunas
tierras buenas para el cultivo o porque tan solo deseaban un paso al
mar para poder comercializar.
Toda esa situación conllevó al pueblo a solicitar un rey para que
gobernara. Dios se opuso porque; los reyes hacían padecer mucho a
los pobres, exigían fuertes impuestos, derrochaban el dinero del
57
pueblo en construcciones lujosas…Sin embargo, como Israel quería
un rey, Dios respetó su decisión y el pueblo tuvo su rey (1Sam. 8,6).
Esta etapa de la historia se le conoce como la época de la
Monarquía.

El primer rey fue Saúl, luego lo sucedió David y posteriormente


Salomón. Al morir Salomón el pueblo se dividió en dos reinos: El
reino del norte y el del sur.
Durante la Monarquía el pueblo tuvo un rey y muchos más, pero
lamentablemente, este sistema de gobierno fue desastroso para el
pueblo de Dios, ya que los reyes se preocupaban más de sus
intereses que de servir a la gente y el peor de los males fue
aumentar más la idolatría arrastrando así a muchos al abandono de
la fe en el único Dios Verdadero.
Pero Dios, que siempre es fiel a la alianza, no abandonó a su
pueblo. Suscitó en medio de Israel a los Profetas. Los Profetas
fueron personas escogidas por Dios, cuya misión era recordarle al
pueblo que habían hecho un pacto con Dios, que se habían
comprometido a tenerle COMO UNICO DIOS y a vivir como
hermanos.
En nombre de Dios, les decían a los reyes y al pueblo lo que estaba
equivocado y como debían vivir la alianza que habían hecho con
Dios (CDIC 64).
4.7. EL DESTIERRO: La época de la Monarquía duró en el reino del
norte hasta el año 722 a.c., fecha en que fueron invadidos por el
reino asirio. Mientras que en el reino del sur, duró hasta el año 587
a.c.; año en que los de Babilonia destruyeron a Jerusalén y se
llevaron muchos al exilio, especialmente a los más notables, los
técnicos, los artesanos, etc. Algunos campesinos quedaron
esclavos en su propia tierra para trabajar la agricultura y la
ganadería.
4.8. EL RESTO: La vida en el exilio fue muy dura. Lo habían
perdido todo, hasta casi la fe y la esperanza. Pero un grupo
pequeño y pobre, el “RESTO” conservó la fe, la esperanza y la vida
del pueblo. Este grupito, entre los que había profetas y sacerdotes,
trabajó para animar a la comunidad. Reunieron escritos del pasado y
58
los fueron completando y ordenando. Con ellos nacieron las
narraciones de la creación, que tenemos en el libro del Génesis.
Dios acompaña en esta etapa dura a través de los profetas. De
manera especial, lo hizo por medio de Isaías y Ezequiel.
4.9. EL RETORNO: MARIA: En el año 538, el Imperio Persa
invadió a Babilonia y dejo al pueblo de Israel regresar a su tierra. Al
encontrarse de nuevo en la tierra prometida se organizó la
reconstrucción del templo, de la moral y del culto a Dios. Pero se
olvidaron de las necesidades que el pueblo tenia: “hambre, desunión
familiar”.
Luego fueron invadidos por el Imperio Griego (hacia el año 333 a.c.)
y posteriormente, hacia el año 63 a.c., pasaron al dominio del
Imperio Romano.
Durante esta larga invasión militar, cultural y religiosa el pueblo se
resistió. Unos lo hicieron por las vías de las armas. Otros se
resistieron en el silencio, pero dando testimonio de su fe en el único
Dios verdadero.
En medio de este clima de conflictos Dios hizo surgir la flor de la
esperanza: MARIA (la mujer del Gen. 15, 3). Elige a una hija del
pueblo de Israel, una joven de Nazaret, a “una Virgen desposada con
un hombre llamado Jose, de la estirpe de David” (Lc. 1, 26-27) para
cumplir e inaugurar al nuevo Plan de Salvación (CDIC 489).
De esta flor nacería el fruto de la salvación y la liberación, no solo del
pueblo de Israel sino de toda la humanidad: JESUCRISTO.
4.10 JESUCRISTO: Con la venida de Jesucristo llegamos al centro
de toda la Historia de la Salvación tal como lo apunta el Catecismo
de la Iglesia Católica: “Pero al llegar a la plenitud de los tiempos,
envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para
rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibiéramos la
filiación adoptiva, “ser hijos de Dios Padre” (Gal. 4, 4-5). He aquí la
Buena Nueva de Jesucristo, Hijo de Dios (Mc. 1,1). Dios ha visitado
a su pueblo (Lc. 1, 68), ha cumplido la promesa hecha a Abraham y
a su descendencia (Lc. 1, 55); lo ha hecho más allá de toda
expectativa: Él ha enviado a su “Hijo Amado”” (Mc. 1,1) (CDIC 422).
Todo el Antiguo Testamento (Alianza) que es Promesa, esperanza y
preparación culminan en Jesucristo. El Señor, Salvador y Mesáis,
59
que con su muerte, resurrección y glorificación realiza la obra de
salvación de todos los hombres y de todo el hombre.
4.11. MARIA: Una vez que El Señor sube a los cielos y envía al
Espíritu Santo la figura de la Madre acompaña a la Iglesia naciente
en su caminar hasta que Ella también es llevada a los cielos en
cuerpo y alma.

4.12. LA IGLESIA APOSTÒLICA: Con la fuerza del Espíritu Santo,


de la Palabra de Dios y de la Eucaristía; se formaron las primeras
comunidades cristianas, bajo el ministerio de los Apóstoles.
La Salvación dada por Jesucristo ya no se percibe como algo
exclusivo para el pueblo de Israel, sino para todos los hombres, sin
importar distinción de raza, color, edad, etc.
La Iglesia es el nuevo Pueblo de Dios, preparada en la antigua
Alianza, instituida por Cristo, manifestada por El Espíritu Santo y
edificada sobre los Apóstoles(CDIC 781-768. 857).
4.13. LA IGLESIA QUE SE EXTIENDE AL IMPERIO ROMANO:
Esta Iglesia, sacramento y presencia de Jesucristo en el mundo,
entra en el Imperio Romano, lo transforma con la fuerza y la acción
del Espíritu Santo. Después de tres siglos de fuerte persecución
romana contra el cristianismo, el emperador Constantino se convierte
y le abre las puertas del Imperio para que se lleve a todos sus
rincones la Buena Noticia de Jesucristo.
4.14. LA IGLESIA SE EXTIENDE A TODO EL MUNDO: Desde
Jerusalén y más tarde desde Roma los misioneros, los testigos de la
fe, bajo la acción del Espíritu Santo, salieron al mundo entero a
llevar la Buena Nueva del Reino, según el mandato de Jesús.
(cf. Mt. 28, 16-20).
Como una comunidad profética, sacerdotal y pastoral la Iglesia ha
comunicado y comunica el Evangelio. En nuestro continente llegó
este anuncio hace más de 500 años.
4.15. POR MEDIO DE LA IGLESIA LA SALVACION LLEGA A
TODOS LOS HOMBRES Y AL COSMOS: Jesucristo, “Luz de Los
Pueblos” ha iluminado es cierta forma, a todos los hombres y al
cosmos, por medio de su sacramento universal que es la Iglesia.
Ciertamente no todos conocen y aman a Cristo pero, su presencia
60
está en los 5 continentes. Esta Iglesia, nuevo pueblo de Dios,
espera la vuelta de Cristo Jesús, tal como él lo prometió. Con
nuestros ojos lo veremos venir glorioso a hacer justicia a cada
hombre y a cada nación. Solamente entonces todos los que supieron
amar como Jesús entrarán en la comunidad perfecta de Amor (La
Trinidad) donde un día salimos todos.

5. PASOS DE LA HISTORIA DE LA SALVACION: Después de


haber visto, en líneas generales, las grandes etapas de la Historia de
la Salvación vamos a presentar los pasos de esta misma Historia.
No podemos detenernos a estudiarlos, los nombraremos
simplemente y daremos algunas citas donde cada uno puede leer, en
la Biblia y en los libros sobre la Historia de la Iglesia, las secuencias
de esos pasos y tenga una visión general de ellos. Estos pasos son:
1. LA CREACIÒN (Gen. 1, 1-27)
2. EL PECADO ORIGINAL Y LA PROMESA (Gen. 3, 1-22)
3. ABRAHAM (Gen. 15, 3-5)
4. ISAAC (Gen. 21, 1-7)
5. JACOB (Gen. 25, 19-34)
6. EGIPTO (Gen. 37, 1-36; 39, 1-6; 46, 1-7)
7. MOISÈS (Ex. 2, 1-25; 3, 1-15)
8. MAR ROJO (Ex. 14, 15-31)
9. ALIANZA (Ex. 19, 1-25)
10. DESIERTO (Ex. 32, 1-35)
11. JORDAN (Jos. 1, 1-18; 3, 14-17)
12. PALESTINA (Jos. 13, 1-33)
13. JUECES (Jue. 2, 16-19)
14. SAMUEL (1Sam. 1, 9-28; 3, 1-19)
15. DAVID-SALOMÒN (1Sam. 11, 12-15; 16. 1-13; 1R. 1,28-40)
16. REYES Y PROFETAS (1R. 12 en adelante)
17. DESTIERRO (2Cr. 36, 14-21)
18. RETORNO (2Cr. 36, 21 ss.)
19. RESTO (Libros de Esdras y Nehemías)
20. MARIA (Lc. 1, 26-55)
21. EL BAUTISTA (Lc. 1, 5-25)
22. JESUCRISTO (Lc. 2, 1-20)
61
23. PENTECOSTES (Hch. 2, 1-36)
24. MARIA-APOSTOLES (Hch. 1, 12-14)
PASOS DE LA HISTORIA DE LA SALVACION:
25. APOSTOLES-DISPERSION (Libro de los Hechos de los
Apóstoles)
26. ESTEBAN (Hch. 6, 5)
27. SAN PABLO (Hch. 8, 1-3)
28. PERSECUSIONES (Hch. 8, 3)
29. CONSTANTINO ( Historia de la Iglesia)
30. IGLESIAS DEL SIGLO III AL SIGLO XX (Historia de la Iglesia)
31. JUAN XXIII (Historia de la Iglesia)
32. CONCILIO VATICANO II (Historia de la Iglesia)
33. PABLO VI (Historia de la Iglesia)
34. JUAN PABLO I (Historia de la Iglesia)
35. JUAN PABLO II (Historia de La Iglesia)

6. RELACION ENTRE LA BIBLIA Y LA HISTORIA DE LA


SALVACION: Apoyados en la definición Historia de la Salvación que
ya conocemos, podemos establecer la relación que hay entre la
Biblia y la Historia de la Salvación.
 La Biblia contiene gran parte de la Historia de la Salvación. La
escritura es un testimonio vivo de cómo un pueblo vivió la Historia de
la Salvación.
 Sin la Biblia no se comprende el sentido real y profundo de la
Historia de la Salvación.
 La Biblia, como Palabra de Dios proclamada (de manera
especial en la Liturgia), permite continuar viviendo la Historia de la
Salvación.

62
RESUMEN DE LA SEPTIMA LECCIÒN

1. “Toda la Historia de la Salvación no es otra cosa que el camino


y los medios por los cuales el Dios, ser verdadero y único, Padre,
Hijo y Espíritu Santo, se revela, reconcilia consigo a los hombres,
apartados por el pecado, y se une con ellos” (CDIC 234)
2. Jesucristo es el eje y culmen de toda la Historia de la Salvación.
3. Las principales etapas de la Historia de la Salvación, son:
a) La creación del cosmos. b) La creación del Hombre, el Pecado
y la Promesa. c) La vocación de Abraham. d) La alianza con su
Pueblo. e) La Tierra prometida. f) El Reino. g) El Destierro. h) El
Resto. i) El Retorno – María. j) JESUCRISTO. k) María. l) Iglesia
Apostólica. m) Iglesia que se extiende al Imperio Romano. n) Iglesia
que se extiende al mundo. o) Por medio de la Iglesia la Salvación
llega a todos los hombres y al cosmos.
4. La Biblia contiene gran parte de las etapas de la Historia de la
Salvación, sin la Escritura no se comprende el sentido profundo de la
historia de la Salvación.
Además ella permite seguir viviendo esta Historia hoy en la Iglesia.

“TU PALABRA ES ANTORCHA PARA MIS PASOS Y LUZ PARA


MIS CAMINOS”(Sal. 1, 14)

CUESTIONARIO DE REPASO
1. Copie textualmente la Definición de Historia de la Salvación que
trae el Catecismo de la Iglesia Católica, luego explíquela con sus
propias palabras.
2. Nombre las principales Etapas de la Historia de la Salvación.
3. Nombre los principales Pasos que están dentro de las Etapas
de la Historia de la Salvación.
4. ¿Qué relación existe entre la Biblia y la Historia de la
Salvación?
5. ¿Por qué Jesús es el centro de la Historia de la Salvación?

63
PARA ALIMENTAR SU ORACIÓN LEA Hch. 7, 1-26; Heb. 11, 1-ss.
OCTAVA LECCION
EL FUNDAMENTALISMO
UNA LECTURA INADECUADA DE LA BIBLIA

Después de considerar un modo novedoso y solido de leer la Biblia


vamos a estudiar, en esta lección, una manera de leerla e interpretar
la lectura fundamentalista.
1. EL FUNDAMENTALISMO: El fundamentalismo consiste en
considerar como fundamental (básico).
a. Que Cristo viene ya.
b. La Biblia debe ser leída o interpretada al pie de la letra en sus
detalles, es decir, “tal como está escrita”.
Este fenómeno o movimiento empezó en el campo protestante a
principios del siglo XX como una reacción y protesta a los estudios y
esfuerzos para comprender mejor aun las Sagradas Escrituras.
Pertenecen a la línea fundamentalista los mormones, los bautistas,
los adventistas del séptimo día, los testigos de Jehová, los
pentecostales, etc.
También algunos “católicos” de deficiente formación doctrinal caen
en los errores del fundamentalismo que presentaremos más
adelante.
Seguramente, ya nos hemos encontrado con algunos
fundamentalistas.
Es gente que sólo admite su propia manera de entender el texto
bíblico y quiere desconocer los aportes y avances que se han
obtenido en los estudios e investigaciones bíblicos. Por lo general,
las personas que no coinciden con sus posiciones son consideradas
por ellos como enemigos de la Palabra de Dios e incrédulos. Este
tipo de personas se defienden comentando más o menos lo
siguiente:
¡No vengan con esa historia de que Dios habló en un lenguaje
humano! ¡La Biblia es la Palabra de Dios! Si está escrito allí es
porque es así y punto.
Solo discute quien no tiene fe.
64
Si asumimos estas posturas podría ocurrir por ejemplo “Jesús se
bautizo en el rio a los 30 años” Consecuencia; también nosotros
tenemos que bautizarnos a los 30 años. Esto es aparentemente
más fácil y lógico, pero ¿Si uno muere a los 25 años? ¿Y si otro se
convierte a los 40 años? ¿Y si en algún lugar no hay rio? Además
¿Por qué aplicar este principio solamente al bautismo de Jesús en el
rio y no a toda su vida? ¿Por qué después del bautismo no ayunar
cuarenta días y cuarenta noches como lo hizo Jesús? ¿Por qué no
morir todos como Jesús en la cruz, a los 33 años? ¿Por qué no
llevar todos túnicas como Jesús?
En la lectura e interpretación de la Biblia no debemos tomar las
cosas a la ligera. Es un grave error desconocer el contexto cultural,
literario, social, político, económico….donde Dios revela su Palabra.
Al respecto el Apóstol San Pedro refiriéndose a las Cartas de San
Pablo y a toda la Biblia en general expresa: “Hay en ellas algunos
puntos difíciles de entender, que las personas ignorantes y poco
firmes en su fe tuercen, lo mismo que las demás Escrituras, para su
propio prejuicio” (2Pe. 3, 16).
El Magisterio de la Iglesia en su misión de escuchar, custodiar y
explicar las Sagradas Escrituras señala las fallas graves de una
lectura fundamentalista de la Biblia en un documento titulado “La
interpretación de la Biblia en la Iglesia”.
En el capítulo 1, letra F, de este documento, nos encontramos:
1.1. LA LECTURA FUNDAMENTALISTA NO ADMITE LOS
GÈNEROS E IMÁGENES LITERARIAS: El fundamentalismo bíblico
no admite que la Palabra de Dios Inspirada se ha expresado en
lenguaje humano y que ha sido escrita, bajo el influjo del Espíritu
Santo, por autores humanos, cuyas capacidades y posibilidades
eran limitadas. Es por eso que tienden a tratar el texto bíblico como
si hubiera sido dictado palabra por palabra por el Espíritu Santo, y
no llega a reconocer que la Biblia ha sido escrita en un lenguaje
condicionado por tal o cual época.
Por ejemplo en el libro de Josué 10, 13 se expresa: “Se detuvo el
sol…. hasta que el pueblo hubo tomado desquite de sus enemigos”.
Esta narración es una manera popular de hablar, más no científica; o
mejor dicho, se trata de una forma de hablar de acuerdo a los
65
conocimientos científicos de la época. ¿Por qué? Porque si lo
tomamos al pie de la letra nos encontramos con dos situaciones: o
aceptamos que el sol gira alrededor de la tierra, como se creía en
épocas anteriores, o afirmamos que la tierra detuvo su movimiento
de rotación. Pero esto último sería imposible aceptar porque si la
tierra se detuviera, todo quedaría destruido por efecto de la
velocidad.
Entonces hay que señalar que el autor sagrado esta narrando en
forma práctica y popular y no a la manera de los historiadores o
científicos.
Este pasaje bíblico quiere decir que Dios ayudo a su pueblo para
que derrotara a sus enemigos. ¿Cómo? A la gente de aquel tiempo
le pareció que el día se había hecho más largo o que fue un gran
día, etc. Basta con que Dios haya dado más fuerza y valor a los
soldados, de manera que en un día lucharon como si se hubiese
tratado de dos días, venciendo así al enemigo.
Por otra parte, los fundamentalistas no saben leer lo que hay de
simbólico y figurativo en la Biblia. No olvidemos que el lenguaje
simbólico y figurativo es la mejor forma de hablar de las cosas de
Dios; ya que son cosas que en nuestro lenguaje común no caben.
Por este motivo se usan los géneros y las imágenes literarias. Quien
lee todo al pie de la letra pierde la riqueza del lenguaje y por tanto su
mensaje, llegando a conclusiones bien absurdas. Veamos el
siguiente ejemplo: Algunas sectas dicen que el numero 666, que
encontramos en el libro del Apocalipsis 13, 18, se refiere al Papa.
Frente a esta afirmación habría que aclarar dos aspectos:
a.- El numero 666 se refiere a un personaje conocido en el tiempo en
que el Apóstol escribe el libro del Apocalipsis. Posiblemente se
refiere al emperador Nerón. En efecto, dándole el valor numérico a
cada letra que compone le nombre Nerón Cesar en hebreo, resulta
el numero 666:
Latín: Nerón Cesar; en hebreo NRWN, QSRN (50) + R (20) + W (6)
+ N (50) = 306 Q (100) + S (60) + R (200) = 360 (306 + 360 = 666).
b.- Los adventistas del séptimo día. Inventaron el cuento que el 666
(la bestia) era el Papa. Argumentan que el “Vicarius Filii Dei”
(Vicario del Hijo de Dios) como se llama el Papa representa el
66
numero 666 (La bestia del Apocalipsis). En realidad “Vicarius Filii
Dei” no da 666, sino 924:
VI (6)+ C (100) + A (0) + R (200) + IU (4) + S (60) = 370.
F (0) + I (1) + LII (52) + D (500) + E (0) + I (1) = 554
(370 + 554 = 924)
Por otra parte nunca al Papa se le ha llamado “Vicario del Hijo de
Dios”, sino “Vicarius Christi” (Vicario de Cristo) que tampoco da
666 sino 732:
VI (6)+ C (100) + A (0) + R (200) + IU (4) + S (60) = 370.
C (100) + H (0) + R (0) + I (1) + S (60) + T (0) + I (1) = 362
(370 + 362 = 732)
Además San Juan no conocía el latín sino el hebreo y el griego. Y
por último, esa mentira se volvió contra los mismos adventistas,
porque en efecto, el nombre de la cofundadora, Helen Gould White,
da el 666.
1.2. LA LECTURA FUNDAMENTALISTA ADMITE QUE TODOS
LOS DETALLES SON CORRECTOS POR SER PALABRA DE
DIOS: Los fundamentalistas dicen que la Biblia no es un libro de
historia, o de geografía, o de anatomía…. Dios no corrigió las
imperfecciones de la ciencia de la época para dejarnos su mensaje.
El permite también que aparezcan las actitudes del pueblo ante los
hechos. La Biblia no es solo un libro que nos dice quien es Dios, ella
nos dice, también quienes somos nosotros, con nuestras grandezas
y debilidades, aciertos y limitaciones.
Por ejemplo, la Biblia presenta claramente una mentalidad machista:
“Por la mujer comenzó el pecado y por causa de ella morimos todos.
Si no camina según tus deseos sepárate de ella” (Sir. 25, 24).
Esto es un reflejo de la mentalidad general de la época y no una
enseñanza de Dios: “Y creo Dios al hombre a su imagen, a imagen
de Dios los creo, varón y mujer los creo (Gen. 1, 27). “En efecto,
todos los bautizados en Cristo han sido vestidos de Cristo, ya no hay
judío ni griego, ni esclavo ni libre, ni hombre ni mujer, ya que todos
ustedes son uno en Cristo Jesús (Gal. 3, 28).
Al interpretar los hechos o detalles aislados y al pie de la letra, en
este caso puede justificarse la marginación y la explotación de la
mujer.
67
1.3. LA LECTURA FUNDAMENTALISTA CONSIDERA COMO
HISTORICO LO QUE DE HECHO NO LO ES: Nosotros muchas
veces tenemos la manía de creer que un texto da solo un mensaje
verdadero si cuenta hechos que “sucedieron realmente”. Pero
olvidamos que hay otras maneras de enseñar cosas verdaderas.
Muchas enseñanzas profundas y ciertas han sido y pueden ser
presentadas en forma de poesías, leyendas, símbolos, metáforas,
historias románticas, basadas en personajes reales o en parábolas,
tal como lo presentamos en la lección cuatro.
Lo más importante no es saber lo que de hecho sucedió, sino
percibir lo que Dios nos quiere comunicar.
1.4. LALECTURA FUNDAMENTALISTA ESTA ATADA A IDEAS
SUPERADAS RESPECTO AL MUNDO: Los fundamentalistas
impiden un dialogo franco entre la fe y la ciencia, al interpretar todo
al pie de la letra, que los ata a ideas ya superadas en cuanto a la
creación del universo. Por ejemplo algunos afirman que el mundo
fue hecho exactamente en seis días como lo apunta la Biblia. Pero,
por la ciencia sabemos que el mundo tardo millones de años para
formarse y está en continuo cambio (creación dinámica, en vías de
su plenitud)
Como ya lo hemos indicado: la Biblia no es un libro de verdades
científicas, sino de las verdades de fe necesarias para nuestra
salvación. Y además Dios respetó, al revelarse, la cultura y la época
de los autores sagrados. De hecho, el libro del Génesis, en los
capítulos 1 y 2, recoge dos formas distintas de la creación; narradas
en un lenguaje y estructura diferente cada uno.
Ambas son consideradas por los protestantes, como Palabra
autentica de Dios; porque los dos recogen el mensaje: “Dios es el
autor y dueño de la vida”.
Y ésta verdad no entra en contradicción con la ciencia, porque más
bien en el campo científico se busca conocer como fue el proceso de
la vida en el tiempo (CDIC 283-286). Por otra parte, si comparamos
el conocimiento científico de la época donde se escribió el Génesis
hasta nuestros tiempos, observamos que este conocimiento ha
68
sufrido varias y grandes transformaciones. Y de hecho las ciencias
como tal se desarrollan a partir del siglo IXX d.c.
1.5. LA LECTURA FUNDAMENTALISTA PERJUDICA LA
COMPRENSION DEL EVANGELIO: Este tipo de lectura olvida, o
hace que no sabe, que los Evangelios no son un reportaje
periodístico cronológico; en vivo y directo, de lo que Jesús dijo e
hizo, sino un testimonio de las primeras comunidades cristianas,
especialmente el de la Resurrección. Además, están narrados
teniendo como núcleo y eje el Misterio Pascual: Pasión, Muerte,
Resurrección, Ascensión y Pentecostés.
Por ejemplo el evangelio según San Lucas se inicia expresando:
“Varias personas han tratado de narrar las cosas que pasaron entre
nosotros a partir de los datos que nos entregaron aquellos que
vieron y fueron testigos desde el principio…. Siendo así, también yo
he decidido investigar hasta el origen de esta historia y componer….
un relato ordenado de todo” (Lc. 1, 1-3).
Y el Evangelio según San Juan culmina: “Este es el mismo discípulo
que dio aquí testimonio y escribió todo esto, y nosotros sabemos que
dice la verdad. Jesús hizo otras muchas cosas, si se escribieran una
por una, creo que no habría lugar en el mundo para tantos libros.
(Jn. 21, 24-25).
1.6. LA LECTURA FUNDAMENTALISTA ALEJA DE LA
ORIENTACIÒN DEL MAGISTERIO Y DE LA TRADICIÒN DE LA
IGLESIA: Los fundamentalistas mantienen su fijación sobre el
principio que “solo la Biblia es válida”. Ignorando y separándola de la
tradición de la Iglesia Católica, es decir, que el Nuevo Testamento es
tradición de la Iglesia Católica puesta por escrito; los
acontecimientos, hechos y mensajes…., que narra el NT antes de
ser escritos fueron vividos en el seno de las primeras comunidades
cristianas. De igual manera el fundamentalismo se presenta como
una “interpretación privada de la Biblia”, que no reconoce que la
Iglesia Católica ha sido fundada sobre las Escrituras y ella nutre su
vida e inspiración en la Biblia.
En definitiva, al rechazar el fundamentalismo, la influencia de la
historia (social y personal), la cultura de cada época en la formación
del texto bíblico, la tradición viva de la Iglesia de donde nacieron los
69
libros sagrados; rechazan a su vez el método que Dios eligió para
comunicarse con nosotros: el método de la Encarnación.
El usó nuestro propio lenguaje y se reveló a través de los hechos
humanos de la vida. De esa forma los libros Sagrados recogen la
Palabra de Dios, de la manera como ella fue vivida en la experiencia
de muchos siglos y de personas diferentes.

70
RESUMEN DE LA OCTAVA LECCION
1. La lectura fundamentalista de la Biblia consiste en:
a.- No admite los géneros e imágenes literarias.
b.- Admitir que todos los detalles son correctos por ser Palabra de
Dios.
c.- Divorciar el dialogo entre la fe y la ciencia a través del
mantenimiento de ideas o postulados ya superados.
d.- Perjudicar la sana y correcta comprensión de los Evangelios.
e.- Considerar como histórico lo que de hecho no lo es.
f.- Divorciar el texto bíblico de la orientación del Magisterio y de la
Sagrada Tradición de la Iglesia.
2. El documento Pontificio apunta en síntesis que “el
acontecimiento fundamentalista es peligroso porque seduce a las
personas que buscan respuestas bíblicas a sus problemas vitales
(respuestas de forma mágica). Puede engañarles, ofreciéndoles
interpretaciones piadosas e ilusorias, en lugar decirles que la Biblia
no contiene–necesariamente una respuesta inmediata a cada uno de
sus problemas-. El fundamentalismo invita tácitamente a una forma
de suicidio del pensamiento, ofrece una certeza (verdad) falsa,
porque confunde inconscientemente las limitaciones humanas del
mensaje bíblico con sustancia (verdad) divina
CUESTIONARIO DE REPASO
Responda con sus propias palabras:
1. ¿Qué es el fundamentalismo?
2. ¿Por qué el fundamentalismo no admite los Géneros e
Imágenes literarias?
3. ¿Por qué el fundamentalismo provoca un divorcio entre la fe y
la ciencia?
4. ¿Por qué el fundamentalismo perjudica la comprensión de los
Evangelios?
5. ¿El fundamentalismo acepta la Sagrada Tradición y el
Magisterio de la Iglesia?
Para alimentar su oración lea Mt. 7, 15-20; 2Pe. 2, 1-3; Gal. 1, 6,24
Señor, ¿A quién acudiremos?, solo tú tienes la palabra de
71
vida eterna…. (Jn. 6, 6-8)

NOVENA LECCION
EN QUE ORDEN LEER LA BIBLIA

La cocina se aprende cocinando y la Biblia se conoce leyéndola.


Pero la Biblia no es un libro que se empieza por la primera página
del primer capítulo. Recuerde que la Biblia es una biblioteca; y nadie
comienza a leer los libros de una biblioteca empezando por el primer
libro. Sino que hablamos de pronto con alguien y le pedimos que nos
recomiende un libro. Y cuando lo terminamos, le pedimos que nos
recomiende el siguiente. No agarramos los libros a ciegas. Así
tenemos que hacer con la Biblia.
PLAN DE LECTURA PERSONAL DE LA BIBLIA: A un ritmo de
unas 20 páginas al mes, se puede leer la Biblia en seis años. Los
mas metódicos leerán un capitulo diario. Los más espontáneos
leerán una o dos páginas diarias, o cinco a la semana. Habrá
algunos que se animaran a leer más rápido, y terminaran la lectura
en menos tiempo.
Lo importante es leer con una hoja de papel al lado, y apuntar en ella
el número del capítulo y del versículo que nos ha gustado
especialmente, o el que nos ha chocado por algún motivo o en el
que hemos encontrado algo que no hemos entendido. Y luego
llevarlo a quien hemos seleccionado para que nos asesore u oriente
en esta tarea, para hacerle nuestras preguntas o compartir nuestras
reacciones y/o también investigar por nuestra propia cuenta en
diccionarios o comentarios sobre la Biblia.
En el orden a proponer, se trata de ir de lo más fácil a lo más difícil
de entender, de lo más entretenido a lo menos entretenido, para que
no decaiga el interés de leer toda la Biblia.
Es por eso que en esta lección daremos unas propuestas en qué
orden leer la Biblia y algunas orientaciones sobre las distintas
ediciones bíblicas.
No existe un orden estricto o universal para leer la Escritura, pero si
hay modelos y propuestas que se han expuesto, con el fin de tener
una mejor comprensión de todo el mensaje. A continuación les
72
presentamos unas que nos pueden servir:

1. EVANGELIOS. Por ser Cristo el centro de la Biblia debemos


empezar por los Evangelios para conocer de su vida, de su mensaje
y de su misión. De todos ellos se debe empezar por el de Marcos,
para conocer mejor a Jesús, dejando de último al de Juan.

2. HECHOS DE LOS APÓSTOLES. Luego se procede con los


Hechos; ya que narra la vida de la Iglesia primitiva en el siglo I. A
partir del capítulo 13, que empieza el ministerio de Pablo, luego  se
deben leer las CARTAS PAULINAS. Alternando las grandes cartas
con las de la cautividad. Dejar de último las pastorales y
escatológicas.

3. CARTAS APOSTÓLICAS. Luego, procedemos con las cartas


atribuidas los apóstoles. Son universales, hablando de temas
diversos que atañe a todos los cristianos. Leer también la carta a los
Hebreos.

4. APOCALIPSIS. Este libro se lee de último pero con una base de


historia, para comprender la situación que vivía el imperio Romano
en el siglo I. De igual modo se debe tener una base sobre el
lenguaje apocalíptico.

5.  GENESIS 12 en adelante,  EXODO,  LEVÍTICO,  NUMEROS Y


DEUTERONOMIO. Estudiar el Pentateuco a partir de Abraham
hasta el momento en que Josué los va a introducir en la tierra
prometida.

6. JOSUE, JUECES, SAMUEL. REYES. Estos libros nos muestran


la historia de Israel y Judá desde la entrada a Canaán hasta después
de Salomón y la caída de Samaria por Asiria.

7. 2 REYES, CRÓNICAS, ISAIAS, OSEAS, AMOS, MIQUEAS. A


partir de 2 Reyes aparece Isaías, por tal motivo se debe alternar con
Oseas y Amos, ya que son los profetas del siglo VIII a.c.
73
8. DEUTERONOMIO, ISAÍAS, JEREMÍAS, ISAÍAS, NAHUM,
HABACUQ, SOFONIAS.  Estos libros narran los acontecimientos del
siglo VII y todas las advertencias de Dios a su pueblo

9. EZEQUIEL, DANIEL, AGEO, ZACARÍAS, MALAQUÍAS 


ESDRAS, NEHEMÍAS BARUC, LAMENTACIONES. Estos libros
narran la vida después del destierro y la reconstrucción del culto.

10.   GENESIS 1-11. Visión del hombre a la luz del destierro.

11.  JONAS, JOB, JUDITH, RUTH, TOBIAS, DANIEL. Estas


historias son de edificación.

12.   MACABEOS. La historia de la rebelión final contra los


invasores griegos.

13. PROVERBIOS, SALMOS, SABIDURÍA, SIRACIDES,


ECLESIASTÉS, CANTAR DE LOS CANTARES.

También les presentamos la del P. Jean Pierre Wyssenbach por


considerarla muy pedagógica, sistemática y gradual. Cada año se
alterna el Nuevo con el Antiguo Testamento, y los diversos géneros
literarios, las diversa formas de escribir en ambos testamentos, para
irlos conociendo mejor.
a. PRIMER AÑO: Se propone en el NT el Evangelio de San
Marcos, para conocer mejor a Jesús. Los Hechos de los Apóstoles,
para conocer las primeras comunidades cristianas. La Carta a los
Filipenses, los “consentidos” de San Pablo. Y las tres Cartas de San
Juan, para ver la unión entre nuestro amor a Dios y el amor al
prójimo. Del AT se propone el libro del Eclesiástico, que reflexiona
nuestras preocupaciones diarias. El libro del Éxodo (solo los
capítulos 1 al 24; para ver que Dios no quiere opresiones). Los
Salmos, para ir uniendo lectura y oración personal.
74
b. SEGUNDO AÑO: Se sugiere del NT el Evangelio de San
Lucas, las dos Cartas a los Corintios y la Carta de Santiago. En el
AT el libro del Génesis, los dos libros de Samuel, el Profeta Isaías y
el Cantar de los Cantares.
c. TERCER AÑO: Se pueden leer del NT el evangelio de San
Mateo y las cartas a los Gálatas y a los Romanos. Y en el AT se
pueden leer las narraciones de Rut, Tobías, Judit y Ester, el libro de
la Sabiduría, el profeta Jeremías y sus lamentaciones , los doce
profetas menores (Amos, Oseas, Miqueas, Sofonías, Nahúm,
Habacuc, Ageo, Zacarías, Malaquías, Abdías, Jonás y Joel) y el
profeta Baruc.
d. CUARTO AÑO: Se propone para leer en el NT el Evangelio de
San Juan y las tres Cartas de la cárcel de San Pablo (Filemon,
Colosenses y Efesios) y las cartas a los Hebreos. Del AT se podrían
leer, el libro del Deuteronomio, los libros de la conquista de la tierra
(Josué y Jueces), los dos libros de los Macabeos y el libro de Job.
e. QUINTO AÑO: Se propone que lean del NT las dos cartas a los
Tesalonicenses, las dos cartas de Pedro y la de Judas, así como el
libro del Apocalipsis. Y en el AT el libro de Daniel, el de los
Proverbios, los dos libros de los Reyes y el de los Números.
f. SEXTO AÑO: Se dejo los que parecen de lectura más difícil.
En el NT las cartas pastorales a Timoteo y Tito. Y en el AT el
profeta Ezequiel, Levítico, Crónicas (1 y 2), Esdras, Nehemías y el
libro del Eclesiastés

EDICIONES BIBLICAS: Ya se ha visto suficientemente que el


mensaje revelado en la Biblia no siempre puede captarse a simple
vista, por lo que se hace indispensable leerla con METODO y así
obtener mejores resultados.
Un aspecto de especial importancia lo constituyen las ediciones de
la Biblia que se lean. Y es indispensable, primero, que se lea una
Biblia Católica (puede conocerse fácilmente una Biblia protestante,
porque no contienen los libros que ya fueron citados con
anterioridad) y luego, que posean comentarios explicatorios de los
textos; ya que con ellos, la Iglesia pone a consideración de los fieles
la interpretación que Cristo confió a su Magisterio, tomando en
75
cuenta profundos estudios hechos en los textos de acuerdo a las
circunstancias que rodearon al autor secundario; cuestión esta, que
es más difícil de determinar para nosotros.
Muchas son las traducciones de la Biblia que existen. En la
actualidad hay más de 1500; y de ellas, una de las más completas,
es la Biblia de Jerusalén que se recomienda aquí.
El Concilio Vaticano II dice al respecto de las traducciones Bíblicas:
“Pero como la Palabra de Dios tiene que estar disponible en todas
las edades, la Iglesia procura con cuidado materno que se hagan
traducciones exactas y adaptadas en las diversas lenguas, sobre
todo partiendo de los textos originales”.
Los Obispos, como transmisores de la doctrina apostólica, deben
instruir sus fieles en el uso recto de los libros sagrados,
especialmente del Nuevo Testamento y de Los Evangelios,
empleando traducciones de La Biblia provistas de comentarios que
realmente expliquen; así podrán los hijos de la Iglesia manejar con
Seguridad y provecho la Escritura y penetrarse de su espíritu”
(DV 22 y 25).
Hay que tratar de leer la Biblia bajo la orientación de un sacerdote,
para que él, como representante del Magisterio de la Iglesia, dé el
sentido de lo que Dios revela en su Palabra escrita, tal como señala
el Vaticano II. “El oficio de interpretar auténticamente la Palabra de
Dios, oral o escrita, ha sido encomendado solo al Magisterio vivo de
la Iglesia, el cual la ejercita en el nombre de Jesucristo.
Pero el Magisterio no está por encima de la Palabra de Dios, sino a
su servicio, para enseñar puramente lo transmitido, pues por
mandato divino y con la asistencia del Espíritu Santo, lo escucha
devotamente, lo custodia celosamente, lo explica fielmente; y de
este único deposito de la fe saca todo lo que propone como revelado
por Dios para ser creído”( DV 7-10)
“Que de este modo, por la lectura y estudio de los Libros Sagrados,
se difunda y brille la Palabra de Dios (2Tes. 3, 1); que el tesoro de la
revelación encomendado a la Iglesia vaya llenando el corazón de los
hombres. Y como la vida de la Iglesia se desarrolla por la
participación asidua del Misterio Eucarístico, así es de esperar que
recibirá nuevo impulso de vida espiritual con la redoblada devoción a
76
la Palabra de Dios, que dura para siempre (Is. 40, 8; 1Pe. 1, 23-25)
(DV 26)

CUESTIONARIO DE REPASO DE LA NOVENA LECCION

1. Señale cuales son las Líneas Generales del Plan para leer la
Biblia.

2. ¿Qué condiciones debo tener en cuenta para escoger una


Biblia?

3. ¿Por qué es importante leer la Biblia bajo la orientación de la


Iglesia?

4. Lea el Evangelio según San Marcos, señale por capítulos, que


hechos se narran.

Para alimentar su Oración, lea el Evangelio según San Marcos.

77
DECIMA LECCIÒN
COMO LEER Y ORAR CON LA BIBLIA

SENTIDOS EN LA BIBLIA
Siempre se han distinguido en la Biblia dos sentidos a la hora de
interpretar un texto: el Literal y el Espiritual
El sentido Literal enmarca lo que realmente significa el texto a la luz
del contexto que lo rodea. Es el sentido sobre el cual se basan los
demás.
El sentido Espiritual se refiere a los textos como signos del plan de
Dios. Hay tres sentidos:
Alegórico. Nos hace ver los acontecimientos por su significación en
Cristo.
Moral. Los hechos narrados nos conducen a un buen actuar
Anagógico. Podemos ver las realidades hacia nuestro fin y de
nuestra patria celestial.
De todos modos, es la Iglesia la única fuente autorizada para
interpretar las Escrituras. Y en la Iglesia es el Magisterio de la Iglesia
el encargado de salvaguardar el mensaje contenido en la Escritura.
Este Magisterio está fundado en la Escritura en diferentes pasajes:
1 Tim 3, 15; 6, 14. 2 Tim 1, 14; 2 Tim 2, 2

DISPOSICIONES ANTE LA BIBLIA


La Biblia no es un libro que sólo interese a los cristianos. De por sí
ha sido objeto de estudio de científicos, historiadores, ateos y
curiosos. Es el libro más antiguo del mundo y el libro que ha sido
traducido al mayor número de lenguas en el mundo.
Podemos acercarnos de un modo humano o de un modo espiritual:
Actitudes humanas:
 Por su valor cultural. Sabemos que la Biblia encierra la cultura
de muchos pueblos antiguos. Podemos conocer el modo de vida del
pueblo judío, sus costumbres, sus leyes, sus ritos. Por ejemplo:
celebraban tres tipos de fiestas (Núm. 28 -29)
 Por su valor científico. Muchos se acercan a la Biblia para
78
responderse interrogantes de valor científico, sucesos que en la
Biblia se muestran como poder de Dios en momentos difíciles de
ocurrir. Por ej: La apertura del Mar Rojo, la aparición del maná en el
desierto.
 Por su valor histórico. La Biblia no aislada del mundo antiguo.
Por eso es un libro que desarrolle una historia, una fuente importante
para conocer la historia de pueblos antiguos como el judío.
Acontecimientos sobre Egipto, Babilonia, Grecia o Asiría son
narrados en la Biblia. Por ej.: (Mac. 1; Jer. 46, Dan. 7)
 Por su valor literario. Esto ya se estudió en el tema de los
géneros literarios. La Escritura es una mezcla de los diferentes
estilos literarios de la época. Por ej: El Canto de Moisés o la Toma de
Jericó son relatos épicos con muchos elementos ficticios pero eran
los usados en esa época.
 Por curiosidad o con mala intención. Muchos se acercan para
buscar alguna contradicción y justificar su falta de fe. Esto sólo lo
hacen los que ignoran el sentido de la Escritura.
 Actitud espiritual: Esta es la verdadera actitud de un cristiano.
Nos acercamos a la Biblia por el mensaje espiritual que encierra, por
ser el mismo Dios hablándonos. Debemos ver la Biblia como un libro
de salvación
AL ACERCARNOS A LA PALABRA
1. Cuando tengamos enfrente la Santa Biblia debemos tener el
mismo respeto que tendríamos ante El Sagrario. Esta no es la
presencia real de Dios, pero es su misma PALABRA, hablándonos al
corazón de un modo permanente.
Esta Palabra del Señor es una semilla esparcida en la tierra fértil de
nuestra vida.
No es un libro como los de auto superación que te sirven para
superar complejos o fortalecer virtudes, no es un libro de sabiduría
china con simples máximas; es el libro en el que está escrito el
mensaje de SALVACIÓN, y esto lo hace único.
PODEMOS DISTINGUIR:
Un mensaje personal: Es Dios mismo hablándole a mi vida, es un
mensaje a mí como creación directa de Él; todo su amor vertido en
mí para darme a conocer su plan conmigo. (Is. 49, Ib. -3). La vida del
79
ser humano ha sido estudiada por la filosofía, la antropología pero
sólo en Cristo encuentra su verdadera plenitud. Como dice Juan en
una de sus cartas: "Este es el testimonio: que Dios nos ha dado la
vida eterna, y dicha vida está en su Hijo.  El que tiene al Hijo, tiene
la vida, el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida" (1 Jn. 5,11-
12)
Un mensaje comunitario: Teniendo en cuenta el mensaje personal
que Dios le da a cada uno, también hay un mensaje comunitario. Es
el plan de Dios para la humanidad. Este plan fue prefigurado con el
pueblo de Israel y cumplido con la Iglesia como el verdadero pueblo
de Dios. (Is. 66, 18-24), (1 Pe 3-6). Dios nos ha hecho partícipes de
su plan divino al revelarnos la forma en que procederá en nuestra
vida y eternidad a través de Cristo:
"Ustedes están en Cristo Jesús, y todos son hijos de Dios,
gracias a la fe, todos se han revestido de Cristo, pues todos
fueron entregados a Cristo por el Bautismo. Ya no hay
diferencia entre judío y griego, entre esclavo y hombre libre; no
se hace diferencia entre hombre o mujer, pues todos son uno
solo en Cristo Jesús" (Gal 3, 26-28)

CUANDO NOS DISPONGAMOS A LEER LA PALABRA


DEBEMOS:
1. Orar antes de leer. La oración debe ir acompañada de la
lectura. Lo que buscamos es una comunión con Dios. No la leemos
con las actitudes humanas, sino esperando que El Señor nos hable
al corazón. Y el personaje central debe ser el Espíritu Santo pues fue
él quien la inspiró y por tanto nos dará las luces para entender lo que
Dios dice a mi interior. Muchos dicen no entender cuando leen un
pasaje, pero lo que sucede en estos casos es que por no orar y no
pedir la unción del Espíritu Santo se hacen ciegos y sordos a lo que
Dios quiere decir.
2. Meditar el texto. Es necesario leer varías veces un pasaje y
aplicar las reglas de la exégesis y la hermenéutica para poder
interpretarlo correctamente Analizar cada personaje, lugar o fecha
mencionada en el texto
3. Reflexionar en mi vida a la luz del texto. Qué relación
80
encuentro entre lo que narra el texto y mi vida propia. Qué problema
vivo actualmente que encaje con el texto, o que respuesta estoy
esperando de Dios que pueda tener cabida en este mensaje.
4. Llevar la reflexión a la realidad. Esto es lo más importante.
Además de meditarla y reflexionarla, debemos ponerla en práctica.
Vivirla e imitar a Cristo a la luz de su Palabra.
1. ¿Por qué la Lectio Divina?
Presentaremos este método de leer la Biblia por varios motivos.
1.1. El propósito de la lectura de la Biblia es capacitarnos para
descubrir el Plan de Dios hoy en medio de nosotros y responder a él
adecuadamente.
1.2. Al leer la Biblia debemos permitir que la Palabra de Dios ilumine
nuestra realidad. Esto llevaría consigo, de nuestra parte, una atenta
escucha de Dios que habla a través de las Escrituras, la Tradición y
de las situaciones humanas. Esta manera de leer la Biblia nos daría
el verdadero rostro de Dios: No el Dios de la filosofía abstracta que
permanece pasivo frente a los acontecimientos del mundo, sino el
Dios que se ha vuelto con amorosa solicitud y compasión hacia todos
aquellos que sufren en cada época y que tratan de encontrar el
sentido de sus vidas.
1.3. Hemos de leer la Biblia en ambiente de oración. La Biblia es la
Palabra de amor dirigida por un Dios de Amor. Su Palabra no es
primeramente una descripción de sí mismo, sino una comunicación
de sí mismo a su Pueblo. Para entender esta Palabra es necesario
crear una actitud de apertura en el amor a Dios; solo entonces
podemos entrar dentro del mensaje que se comunica.
1.4. Por otra parte debemos evitar el peligro de una lectura
fundamentalista de la Biblia que ya hemos tratado en la novena
lección. Sin embargo recordar que para evitar una lectura
fundamentalista debemos tener en cuenta:
a. La Biblia es un libro que trata de nuestras relaciones con Dios
en el contexto de una comunidad que cree (la Iglesia) y no un libro
que nos da una explicación científica de este mundo.
b. En la Biblia tenemos una Revelacion gradual de la Pedagogía
de Dios; por consiguiente, al interpretar los textos se deben tener en
cuenta el contexto total y el dinamismo global del Plan de Dios o la
81
Historia de la Salvación que culmina y tiene su centro y eje en la
persona de Jesucristo.
c. Puesto que en la Biblia se emplean gran variedad de recursos
literarios en la interpretación de la misma, tendría que explicarse
utilizando una metodología apropiada que busque descubrir la
intención de los autores secundarios.
d. No es posible leer la Biblia y entender su mensaje sin relación
con la comunidad y el contexto en que nació y con el Misterio
Pascual de Jesucristo.
e. Finalmente hay que leer la Biblia en la tradición viva de toda la
Iglesia Católica (donde ella nació).

2. PASOS PREVIOS ANTES DE LEER Y ORAR CON LA


BIBLIA:
2.1. El silencio interior: “El maestro está allí y te llama”. Para
escuchar a otros, primero hay que bajar el tono de voz, hacer
silencio, concentrarse. El clima ideal para orar con la Biblia es lo que
Juan de la Cruz llamo “soledad sonora”, es decir, callar el ruido de
tantas voces que nos invaden para captar la voz del Espíritu Santo
en las Sagradas Escrituras. Podemos considerarnos preparados
cuando hayamos logrado entrar en este silencio receptivo, atento,
consciente de la presencia poderosa de Dios que viene
amorosamente a nuestro encuentro con el don de su Palabra.
Muchas veces este momento se hace un verdadero combate
espiritual, especialmente en aquellos días en que tenemos muchos
compromisos o tenemos algún problema o estamos cansados o
venimos de alguna actividad agitada.
Cada uno a partir del conocimiento y del control que tenga de sí
mismo y de su experiencia personal con Dios, podrá encontrar la
manera de realizar esta preparación previa.
Debemos pacificar nuestro interior como en la parábola de la semilla.
Para escuchar la Palabra se necesita un terreno preparado: “Las
preocupaciones del mundo, la seducción de las riquezas y la
concupiscencia ahogan la Palabra y esta queda sin frutos” (Mc.4,
15).
Es el mismo Señor que nos invita amablemente como lo hizo con
82
Marta: “Marta, Marta, te preocupas y te inquietas por muchas cosas,
cuando una sola es necesaria (Lc. 19, 41-55). Su instrucción es clara
“entra a tu cuarto” (Mt. 6, 6), o sea, en el espacio de tu intimidad, en
el lugar de tu corazón.
Esta exhortación del Señor podríamos presentarla en breves
imperativos didácticos que nos ayudarían a nuestra preparación
antes de leer la Biblia.
a. ¡Entra en tu cuarto! Conoce el espacio donde vive tu intimidad,
refúgiate allí, busca el silencio interior.
b. ¡Delimita tu tiempo! No muestres la mezquindad de tus
afanes, sé generoso porque tu tiempo es de Dios.
c. ¡Ayúdate de algo! Si es que lo consideras necesario, por
ejemplo: de una imagen, de la luz de la vela, de música. Recuerda
que apenas es una ayuda.
d. ¡Interroga tu corazón! Toma conciencia de la manera como te
presentas ante Dios, cómo estás ahora y a que estás dispuesto en la
lectura de la Biblia. Entra en dialogo con Dios a partir de tu propia
realidad, con todo lo que eres.
e. ¡Hazte acompañar por los tres ángeles!; Estos son:
-La paciencia: Acepta con paz lo que tú no puedes solucionar.
Cuando sientas sequedad o aridez, piensa que puede tratarse de
pruebas divinas o emergencias de la naturaleza. No hagas violencia
para sentir, hazte acompañar por la PACIENCIA.
-La Perseverancia: sigue orando a pesar de no sentir nada.
-La Esperanza: Todo pasará, mañana será mejor.
f. ¡Mantén una actitud de Fe! Nunca olvides que la vida de Dios es
una vida de Fe. Y la Fe no es sentir sino saber. No es emoción sino
convicción. No es evidencia sino certeza.
g. ¡Suplica! Como el rey Salomón; “dame un corazón que sepa
escuchar… para discernir” (1R. 3, 9).
h. Por último, pacificar el corazón: especialmente cuando este
muy agitado, realiza algunos ejercicios prácticos de respiración lenta
y profunda, de relajación mental… pero recuerda que tan solo son
una ayuda.
2.2. Invocacion al Espirita Santo: No basta tan solo silenciar
nuestro mundo interior, es necesario invocar la acción del Espíritu
83
Santo, porque es él quien nos conduce a la “Verdad completa” (Jn.
16, 13) (CDIC 1100 ss.).

a. Nos recuerda el acontecimiento de salvación que vamos a leer


en la Biblia, para que la recibamos y la vivamos como Palabra de
Vida Eterna.
b. Nos da, según nuestra disposición interior, la inteligencia
espiritual de la Palabra de Dios a fin de que podamos darle sentido,
en nuestras vidas, a lo que leemos y contemplamos.
c. Con la invocación al Espíritu Santo se marca el punto de partida
correcto porque es así como la Palabra de Dios comienza a ser
Palabra de Vida Eterna en nosotros. La mejor invocación al Espíritu
Santo es la que Dios mismo inspira a cada cual. Todos estamos
capacitados para crear muestra propia invocación, pero, bien
sabemos que las oraciones hechas por otros son también escuela
de oración, especialmente, aquellas que están avaladas por la
Iglesia.
También en lugar de una oración elaborada se puede hacer una
jaculatoria simple o recitar algún Salmo.

LECTIO DIVINA (en latín: Lectura Divina, “Lectura Orante”).


Es una metodología de reflexión y oración de un texto bíblico
utilizado por católicos desde los primeros años del Cristianismo. El
primero en utilizar esta expresión fue Orígenes (aprox. 185-254),
teólogo, quien afirmaba que para leer la Biblia con provecho es
necesario hacerlo con atención, constancia y oración. En el centro
de la práctica de la Lectio Divina se encuentra una actitud receptiva
y reflexiva de lo que Dios dice por medio de la palabra. Daremos
unas ideas prácticas y sencillas que después pueden
perfeccionarse.
La Lectio Divina es una forma de tener un encuentro con Dios a
través de la Sagrada Escritura, y se hace normalmente tomando un
pasaje determinado de la Biblia para hacer la oración. Hay diversos
métodos para la Lectio Divina, pero el más fácil es dividir la oración
en cuatro pasos: Lectura, Meditación, Oración y Actuar.
Éstas deben realizarse en silencio y contemplativamente.
84
Con el texto ya elegido y abierto ante nuestros ojos dispongámonos
para comenzar el itinerario espiritual de la Lectio Divina suplicando
venga sobre nosotros el Espíritu Santo.
Debemos pedir el Espíritu con la certeza de que somos escuchados,
así como nos enseñó Jesús: «Pues si ustedes, que son malos,
saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial
dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!» (Lucas 11,13)
La súplica del Espíritu debe realizarse dentro de un espacio de
oración muy amplio.

3. PASOS PARA LA LECTURA Y MEDITACION DE UN TEXTO


BIBLICO (LECTIO DIVINA): Para orar con la Biblia se necesita un
método, orden, disciplina y también flexibilidad (porque el Espíritu
Santo puede soplar en el momento menos pensado). La gente se
estanca en la meditación de la Biblia por falta de muchas veces de
método. El que ora con la Biblia de cualquier manera, llega a ser
cualquier cosa.
Paso 1. Lectura: ¿Qué dice el texto? En primer lugar, se lee el
texto. Al nivel más básico, uno se pregunta: ¿Qué sucede en este
pasaje? Contexto, Personajes, Sentimientos, Acciones, Verbos
contenidos en el texto.
Este paso nos pide una LECTURA atenta y pausada de la Palabra
escrita del Señor, es la base y el corazón de la Lectio Divina. Sin un
conocimiento claro y preciso del texto, será imposible realizar los
siguientes pasos de la metodología. La LECTURA es determinante
para todo el método, pues si no se conoce lo que dice y transmite el
pasaje, si no se entiende lo que dice la Escritura, es imposible hacer
la meditación o la contemplación, como tampoco ver el actuar,
aquello que se debe poner en práctica. Requiere atención y
conciencia de escuchar a Alguien. La persona que habla es Dios
mismo.
A veces, conviene usar un comentario bíblico o leer la explicación de
la propia Biblia para entender mejor el contexto
Una LECTURA de fe, con espíritu de discípulo, con corazón abierto
y disponible, buscando conocer y profundizar aquello que el Señor
85
nos transmite es la base para cualquier reflexión bíblica. Para
nosotros que creemos, nuestro acercamiento al texto es la de un
creyente y un discípulo, de ahí, que nuestra lectura no es neutra,
sino la de un creyente, que encuentra en ella una revelación del
Señor y una propuesta de vida.
Actitudes y disposiciones para la lectura:
Hacerla desde la Biblia y con la Biblia. Si no se tiene el texto
escrito de la Biblia, será simplemente imposible hacer la Lectio
Divina
Tener el corazón abierto y disponible para escuchar al Señor. La
lectura es una experiencia de encuentro con el Señor que nos habla
por medio de su Palabra escrita, que nosotros lo debemos escuchar
con atención, pues es Dios mismo. el que nos está hablando.
OTROS RECURSOS PARA LA LECTURA:
Recomponer el texto. Es simplemente recontar aquello que fue
escuchado. Existe la posibilidad de que uno del grupo recuente,
relate aquello que fue leído, y el grupo va completando lo que no fue
dicho.  También es posible que todo el grupo en conjunto vayan
recomponiendo paso a paso el contenido de la lectura. De esta
manera, es fundamental el rol del animador, para ir dando la palabra
e ir recomponiendo paso a paso todo el pasaje.
Lectura en Eco. Es una manera informal de asumir lo que fue leído,
donde cada uno va repitiendo libre y espontáneamente aquello que
más le tocó y que más le gustó de lo que fue leído. La mejor manera
es repetir la frase, o versículo más significativo y que el grupo
escuche, pero en algunos casos el grupo repite aquello que fue
compartido.
Riesgo o cuidado para la LECTURA: Algunos presuponen que ya
se conocen el pasaje, que ya se lo han escuchado, cayendo en la
rutina, haciendo una lectura superficial, sin prestar atención a cada
palabra que está escrita, que en sí es siempre nueva. De ahí, la
importancia de hacer lectura consiente, sabiendo que aquello que se
está leyendo es Palabra de Dios.
Requiere atención y conciencia de escuchar a Alguien” La persona
que habla es Dios mismo”.
Debemos leer y releer atentamente, hasta que hayamos entendido
86
bien todo su contenido Se trata de poner de relieve las partes más
importantes: el contexto, los personajes, el ambiente, los
sentimientos, las imágenes, los símbolos, los verbos, los paralelos,
el mensaje central...
Paso 2. Meditación: ¿Qué me dice el texto? ¿Qué me dice Dios
a mí en este texto? En este punto, uno ve si hay algo que Dios
quiere darle a conocer en este pasaje. Casi siempre uno puede
relacionarlo con algún suceso o experiencia de su vida. ¿Por qué es
importante para mi vida? ¿Con cuál Personaje me identifico?
¿Cuáles sentimientos me trasmite?
La meditación subraya el esfuerzo que hacemos para actualizar el
texto e insertarlo en el horizonte de nuestra vida y nuestra realidad,
tanto personal como comunitaria. ¿Hay algo en tu vida que te pide
adoptar una postura muy firme e incluso arriesgada? Quizás algo
como esto es lo que Dios quiere comunicarte.
Aquel texto que ha sido escuchado posee muchas palabras.
Es momento para razonar ¿Qué me dice Dios?
Paso 3. Oración-Rezar: ¿Qué le quiero decir yo a Dios sobre el
texto? ¿Qué me hace decir el texto? Después de meditar en este
pasaje, tal vez uno sienta temor por lo que cree que el Señor le pide
hacer. Si esto significa defender a alguien que ha sido maltratado, o
incluso defenderse uno mismo, quién sabe si la idea pueda
asustarle. Tal vez uno tema ser rechazado, y más aún, ser
rechazado por los conocidos y amigos cercanos, como lo fue Cristo.
Inspirado en la Palabra del Señor, ¿Qué le digo al Señor?
¿Alabanza?, ¿Agradecimiento?, ¿Súplica?, ¿Arrepentimiento?…
Pero también uno puede sentirse animado por el ejemplo de la
confianza de Jesús, y recordar que todos los profetas probablemente
sintieron algo de temor cuando tuvieron que cumplir una misión
profética. Así y todo, tanto Jesús como los profetas actuaron a pesar
del miedo, siempre confiando en Dios. Usa esta parte de tu oración
para decirle al Señor cómo te sientes al respecto. Sé honesto y no te
preocupes: ¡A Dios no le sorprende ninguna emoción!
Es el momento para dialogar con Él. Darle gracias. Agradecerle el
amor que te ha manifestado, suplicarle perdón porque te has alejado
de lo que Él te ha querido comunicar, pedirle que te ayude en el
87
camino de forma concreta, ya que sin Él no podemos hacer nada.
Luego de haberle escuchado soy yo quien se dirige a Él. La oración
no es un método, es un “anhelo de Dios”.
Es el momento de permitir a nuestro corazón hablar con Dios.
Escribo una breve y sencilla oración personal.
Saborear y escuchar. Hay otro modo de rezar la Lectio Divina
ligeramente diferente, en el cual uno se queda meditando sobre una
idea, una sola palabra o una frase que uno escoge del pasaje leído.
De esta manera uno puede “saborear” el texto, como decía San
Ignacio de Loyola. Esto resulta muy bien con los salmos.
Por ejemplo, uno puede leer el Salmo 23, que comienza con la frase
“El Señor es mi pastor”. Cuando llegue a la frase “En verdes
praderas me hace descansar”, quizá se sienta inclinado a meditar en
lo agradable que sería experimentar un apacible descanso en
aquella verde pradera. Si usted es una persona muy ocupada, tal
vez aproveche la oportunidad simplemente para reposar junto a
Dios, o bien puede pensar en aquellos lugares o situaciones que en
su vida podría comparar con “verdes praderas” y darle gracias a
Dios por ellos. De esta forma, su Lectio Divina se limitaría nada más
que a una oración concentrada o un descanso apacible, una gratitud
sin palabras.
Dios tiene muchos modos de actuar en la vida de sus hijos y muchos
modos de comunicarse con nosotros. La oración de la Lectio Divina
es apenas uno de ellos.
Paso 4. Actuar: ¿Qué hacer como resultado de la oración?
Finalmente, uno actúa. La oración debe movernos a actuar, aunque
esto solamente signifique ser más compasivos y fieles.
Ahora que uno ha leído la narración, ha reflexionado sobre lo que
Dios le dice y le ha dicho a Dios lo que piensa, es hora de entrar en
acción. Tal vez se decida a realizar alguna acción concreta para
defender con más decisión y valentía a quien se encuentre oprimida.
O bien decida que quiere perdonar a alguien que le ha hecho algún
mal, o incluso piense que quiere rezar más sobre lo que ha de hacer.
Sea lo que sea, es hora de dejar la oración y pasar a la acción.
COMPROMISO O CONTEMPLACIÓN es el momento del silencio,
de adoración, de mirar con ojos de admiración el misterio de
88
Dios-Padre, el de Jesús-Amigo y el del Espíritu-Amor.
CONTEMPLACIÓN Inspirar la vida en la Palabra.

Ahora que le hemos respondido a Dios a través de la Oración.


¿Cómo debes actuar en adelante? ¿Qué obras concretas a realizar?
¿Qué cambios asumir en mi vida? La finalidad de la Lectio Divina no
es solo leer y conocer la Palabra de Dios, sino también que sea
PRACTICADA Y VIVIDA ¿Cuál será mi propósito para vivir esta
Palabra de ahora en adelante, durante mi vida?
Todo aquel que se ha encontrado con El Señor en La Palabra no
queda igual, cambia. La Palabra se hace fecunda en su vida. Para
transformar y hacer de si mismo TESTIGO DE LA ALEGRIA DEL
EVANGELIO.
¿Cuál es el don que me ofrece esta Palabra y que uso haré de él?
Escojo una frase de la lectura que buscare recordar y repetirla para
recordarme de la presencia de Dios en mi vida.

VEAMOS ADEMÁS OTRO MÉTODO PARA LA LECTIO DIVINA:


PRIMER PASO: Tomo el texto seleccionado con mucho respeto, es
decir, asumo las actitudes de escucha y silencio. Renuncio a toda
idea previa, a querer quitarle o acomodarle nada al texto que voy a
leer aún a pesar de haberlo leído en otras oportunidades, Queremos
que este brille solo: que hable primero el texto. Lo que hay que hacer
es leer lentamente desde el comienzo hasta el final respetando las
respectivas pausas (comas, puntos, signos…) si al final de una
primera lectura no se ha captado el texto en toda su dimensión,
entonces lo leo otra vez y vuelvo a hacerlo tantas veces lo considere
necesario.
SEGUNDO PASO: RELECTURA (observamos y seleccionamos)
a. Retengo las palabras (verbos, adjetivos, sustantivos…) fuertes
del texto (subrayo con lápiz las que mas me impacten).
b. Subdivido el texto en escenas o ideas. Mientras más subdivido
mejor. Es como un pan que se come en pequeños trozos.
c. Distingo quién o quiénes hablan y de quién o de que cosas
hablan; si es un narrador o un actor; y quién es o quiénes son esos
89
personajes. Además cuáles son sus características. Nunca será lo
mismo cuando habla Jesús que cuando habla otro.
d. Observo el tiempo donde se dan los hechos (fecha, en la
mañana, en la tarde…) y el espacio donde ocurren (región, en una
casa, en el mar…).
e. Observo los objetos que aparecen (lámpara, perla…).
TERCER PASO: ESTUDIAR (investiguemos)
a. Leo las notas de pie de página que trae mi Biblia u otra edición
de la Biblia.
b. Consulto los posibles textos paralelos que aparecen en el texto
u otra referencia que indican.
c. Si tengo a mano un diccionario o comentario bíblico puedo
ampliar el significado de las palabras que me impactaron o ignoro.
Nota. El propósito de este paso es entender, aún más el o los
significados que tienen en el contexto los personajes, las escenas,
las palabras, las ideas....
CUARTO PASO: PONDERAR (Sentimos) Estudiados y entendidos
los personajes, las ideas, las escenas, las acciones, las palabras de
todo el texto, me detengo en los sentimientos y las actitudes que
asumen los personajes o expresan las ideas principales. Para esto
leo en voz alta el texto, así podré sentir mejor la emoción de las
palabras, su ritmo, su respiración, su énfasis, sus silencios.
Al terminar, tomo a cada personaje o idea principal y describo los
sentimientos expresados (compasión, perdón, alegría…) o las
actitudes asumidas (autoridad, celo, misericordia…). Esta
descripción la puedo realizar por escrito o mentalmente.
QUINTO PASO: APLICAR (Asumimos) Después de la descripción
aplico a mi propia realidad esos mismos sentimientos y actitudes
para revisar en qué momento de mi vida he asumido esas mismas
actitudes o he expresado esos mismos sentimientos (es como
meterse en los zapatos de los personajes para medir nuestra propia
temperatura espiritual)
SEXTO PASO: INTERIORIZAR (Entramos en un dialogo con
Dios). Después de haber revisado mi realidad, a partir de los
sentimientos y actitudes de los personajes, leo de nuevo el texto con
calma y entro en un diálogo sincero y humilde con Dios. De acuerdo
90
a como haya sido mi revisión de vida, el diálogo podrá ser acción de
gracias, de suplica, de perdón, de intercesión o de alabanza.
Puedo buscar un Salmo que exprese todo lo que estoy viviendo.
En el caso de que el texto meditado sea un Salmo, entonces, en este
paso puedo repetir, al ritmo de la respiración, la palabra, frase o idea
que mas me impacto. (Este dialogo debe llegar a un momento en
que las palabras sobren). Me sumerjo en un silencio profundo para
contemplar y experimentar el amor de Dios o como dice San Juan de
la Cruz: “estar amando al amado”.
Nota: En este caso se deben tener en cuenta los siguientes
aspectos:
a.- La oración es relación con Dios. La acción es movimiento de
Comunion con Dios. Es, pues, normal que se produzca en la alma
emoción o entusiasmo. Pero ¡Cuidado!, es imprescindible que ese
estado emotivo quede controlado por el sosiego y la serenidad.
b.- Ilusión, no; esperanza, sí. La ilusión se desvanece; la esperanza
permanece. Esfuerzo, si. Violencia, no. Una fuerte agitación por
sentir devoción sensible produce fatiga mental y desaliento.
c.- Piensa que Dios es gratuidad. Por eso su pedagogía para con
nosotros es desconcertante; debido a eso, en la oración no hay
lógica humana: A tales esfuerzos, tanta reacción; a tal causa, tal
efecto. Al contrario, normalmente no habrá proporción entre
esfuerzos en la oración y los “resultados”. Sabe que la cosa es así,
y acéptala con paz.
SEPTIMO PASO: COMPROMISO (respuesta de fe a la Palabra
recibida). Puedo concluir expresando, por escrito o mentalmente, el
compromiso que te sugiere la lectura meditada. Lo resumo en una
frase u oración para llevarla durante todo el día.

91
Nota: Recuerda.
a.- No pretendas cambiar tu vida; basta con mejorarla. No busques
ser humilde; te basta hacer actos de humildad. No pretendas ser
virtuoso; te basta hacer actos de virtud.
b.- Con las recaídas no te asustes. Recaída significa actuar según
tus rasgos negativos. Cuando estas descuidado o desprevenido, vas
a reaccionar según tus impulsos negativos. Es normal, ten
paciencia. Cuando llegue la ocasión, procura no estar desprevenido,
sino despierto, y trata de actuar según los impulsos de Jesus.
c.- Toma conciencia de que puedes muy poco.
Piensa que el crecimiento en Dios es sumamente lento y lleno de
contrariedades. Acepta con paz estos hechos. Después de cada
recaída, levántate y anda.
d.- La Santidad consiste, primero en estar con el Señor, y de tanto
estar con él, su figura se graba en el alma. Y en segundo lugar,
consiste en caminar a la luz de su figura.

92
RESUMEN DE LA DECIMA LECCIÒN

“Es tan grande el poder y la fuerza de la Palabra de Dios que


constituye sustento y vigor de la Iglesia, firmeza de fe para sus hijos,
alimento del alma, fuente límpida y perenne de vida espiritual; los
fieles han de tener fácil acceso a la Sagrada Escritura.”
“La Iglesia” recomienda insistentemente a todos los fieles la lectura
asidua de la Escritura para que adquieran “la ciencia suprema de
Jesucristo” (Flp 3, 8), “Pues desconocer la Escritura es desconocer a
Cristo (San Jerónimo) (CDIC 133).
-Debemos leer y orar con la Biblia unida a la Tradición y al
Magisterio de la Iglesia.
-Los pasos previos antas de leer la Biblia son: El silencio interior y la
invocación al Espíritu Santo.
-Los pasos para leer y orar con la Biblia, son:
1- LEER.
2- RELEER (Observar y seleccionar).
3- ESTUDIAR (Investigar).
4- PONDERAR (Sentir).
5- APLICAR (Asumir).
6- INTERIORIZAR (Orar).
7- COMPROMISO (Actuar).

CUESTIONARIO DE REPASO;

1. Explique brevemente los Pasos previos antes de leer la Biblia.

2. Explique brevemente los Pasos para la Lectura y Meditación de


la Biblia.

3. Elabore una Lectio Divina (Pasos para leer y orar con la Biblia)
93
a partir del pasaje Mc. 1, 19-21.

94