Está en la página 1de 293

Manual completo del ajedrez

COLECCIÓN
HUMOR, JUEGOS Y PASATIEMPOS
. Marco Iudicello

MANUAL COMPLETO
DEL AJEDREZ

EDITORJAL DE VECCHI, S. A.
© Ed.irorial De Vecchi, S. A. 1991
El Código Pen:al vigente S2nciona :t •... qwen
imencionadamentc reprodujere, p!agi:tre, dis·
tribuyere o comuniC<lre públicameme, en codo
o en p:trce, una obra literaria, arcística o cien·
cífica o su uansformación o una interprela·
ción o ejecución ardstica fijada en cualquier
tipo de soporce o comunicada a través de
cualquier medio, sin la autorización de los ti·
tulates de los correspondientes derechos de
propiedad intclecrual o de sus cesionarios.
La misma pena se impondrá a quien intencio·
nadamente importare, exportare o almace·
nare ejemplares de dichas obras o produc·
ciones sin la referida autorización.• (Arcículo
534 bis, a).

Editorial De Vecchi, S. A.
Balmes, 247. 08006 BARCELONA
Depósito legal: B. 9.545-1991
ISBN: 84-315-0749-7
Impreso en España por
UMPERGRAF, S. A.
CaUe del Rio, 17. Nave 3
RipoUet (Barcelona)
Sumario

Primera parte
GENERALIDADES

Las reglas del juego ................... ..... .. ............ 11


Notaciones y simbología ... .... ..... . .. ........... ........ 17
Lección 1.El tablero.Las piezas.La posición inicial .... ..... . .. 23
Lección 2.Las pi�zas: Torre y Alfil.Movimientos y capturas ... .. 27
Lección 3.Las piezas: Dama y Rey.Movimientos y capturas ...... 33
Lección 4. Las piezas: Caballo y Peón.Movimientos y capturas .... 39
Lección S. Movimientos y capturas especiales: enroque- promoción
captura al paso .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4S
Lección 6.El jaque mate- el bloqueo .... .................... 53

Segunda parte
MOVIMIENTOS Y ACCI ON ES DE LAS PIEZAS

Lección 7.Radio de movimiento y radio de acción .... ..... .... 65


Lección 8. Las zonas del tablero ................ ....... . .... 71
Lección 9.El ataque - la defensa .... .... ............. ....... 77
Lección 1 O. Ataque directo.Defensa directa.Ataque indirecto.
Defensa indirecta .. ................................... 8S
Lección 11. El plan de ju�go más simple: el jaque mate . ......... 93
Lección 12. Más sobre el jaque mate ......................... 101

5
Tercera parte
. COORDINACIÓN TACTICA

Lección 13. Valor absoluto y valor relativo de las piezas . . . . . . . . . 109


Lección 14. Las ventajas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
Lección 1 5. Qué es una combinación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
Lección 16. Todavía más sobre ataque y defensa . . . . . . . . . . . . . . . 129
Lección 1 7. Los motivos de la combinación: el ataque doble . . . . . . 133
Lección 18. Los motivos de la combinación: la defensa inadecuada 143
Lección 1 9. Una estructura defensiva: el enroque . . . . . . . . . . . . . . . 1 51
Lección 20. Los motivos de la combinación: el ataque contra el
enroque . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. 1 57

Cuarta parte
LAS BASES DE LA ESTRATEGIA DEL JUEGO

Lección 2 1 . Los tipos de posición en una partida . . . . . . . . . . . . . . . 1 67


Lección 22. Tiempo, espacio, material . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 73
Lección 23. E l desarrollo - el centro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
Lección 24. Los diferentes tipos de acción de las piezas .. . . . . . . . . 189
Lección 25. Las líneas abiertas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. 19 3
Lección 26. Séptima y octava transversal . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203
Lección 27. Las casillas débiles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
Lección 28. La cadena de peones: la delimitación de territorios . . . . 219
Lección 29. Las cadenas de peones: estabilidad para el dominio del
espac1o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. 229
Lección 30. Las cadenas de peones: solidez de las estructuras
defensivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235
Lección 31. Las cadenas de peones: posibilidades dinámicas . . . . . . 239
Lección 32. Las cadenas de peones: líneas semiabiertas - ataque de
las minorías . . . . . . . . . . .. ...
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245
Lección 33. Enroques homogéneos- enroques heterogéneos . . . . . . 253
Lección 34. El peón pasado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. 26 1

6
Quinta parte
LA APERTURA

Lección 35. Cómo estudiar la apertura: las tres grandes clases 269
Lección 36. Apertura de juego abierto: la partida italiana . . . . . . ... 273
Lección 37. Apertura de juego abierto: la partida española . . . . . . . . 285
Lección 38. Apertura de juego semiabierto: la defensa francesa . ... 299
Lección 39. Apertura de juego cerrado: las defensas indias . . . . ... 307
Lección 40. Un consejo final . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... 311

APÚNDICE

Breves notas sobre algunas particularidades del juego . . . . . . . . . . . . 3 1 5

7
Primera parte

GENERALIDADES
Las reglas del juego

El ajedrez se practica entre dos Por norma, el tablero se coloca


jugadores que mueven por turnos entre Jos dos jugadores, de tal
las piezas sobre un campo de jue­ modo que la casilla colocada en
go llamado tablero. el ángulo derecho de cada uno,
La finalidad del juego consiste en sea de color blanco (véase diagra­
matar al Rey del jugador adversa­ ma n.o 1).
no.

El tablero

Como ya hemos dicho, es el lugar Diagrama 1


en donde se realiza el juego. Con­
8
siste en una tabla cuadrada en la
cual hay representadas 64 casillas 7
cuadradas de igual tamaño y de 6
color alternativamente claro (ca­
sillas blancas) y oscuro (casillas 5
negras). 4
Las filas de casillas verticales re­
3
ciben el nombre de columnas} las
filas horizontales el de transversa­ 2
les y las filas de casillas del mismo
1
color que se tocan por los ángu­
los se denominan diagonales. a b e d e f 9 h

11
Las piezas El movimiento de las piezas

Al iniciar el juego, cada jugador Los dos jugadores mueven sus


posee 1 6 piezas (blancas para uno piezas alternativamente, por tur­
y negras para el otro). Las piezas no, siguiendo las normas que
son las siguientes: más adelante describiremos y que
regulan el movimiento de cada
una de ellas.
Cuadro A El primer movimiento lo realiza
NOMARE SíMBOLO CANTIDAD el jugador que posee las piezas
Rey
� • 1 blancas -y que por comodidad,
Dama
•• 1 nos referiremos a él como «las
Torre
l:. • 2 Blancas»-; después será el turno
Alfil
� .i. 2
del jugador con piezas negras
Caballo
� • 2
(«las Negras»).
Peón
8 A 8
Atención: exceptuando el enro­
que -que veremos más adelante-,
Diagrama 2
no se permite mover más de una
8 pieza en cada jugada. Veamos en­
tonces de qué modo pueden mo­
7
verse las piezas.
6 Cada pieza se mueve llevándola
5 de la casilla en la que se encuen­
tra a otra que esté libre u ocupa­
� da por una pieza del adversario
'
3 (no puede colocarse una pieza en
una casilla que esté ocupada por
)
otra del mismo color).
Ninguna pieza, exceptuando el
Caballo y la Torre en el caso del
a b e d e f g h
enroque (véase más adelante)
La posición inicial de las piezas puede saltar una casilla ocupada
sobre el tablero, está representa­ por otra (sea del mismo color o
da en el diagrama n.o 2. del contrario).

12
Una pieza que se coloque en una otra casilla en sentido diagonal.
casilla ocupada por una contraria, El conjunto de los pasos consti­
la mata, eliminándola del juego. tuyen un único movimiento y no
Cada pieza puede moverse sólo puede ser descompuesto.
según el tipo de movimiento que e El Peón se mueve avanzando
le es propio. solamente una casilla cada vez y
e El Rry se mueve de su casilla en la dirección vertical del table­
a otra inmediatamente contigua y ro, a lo largo de las columnas. El
que no esté amenazada por una peón que rio se ha movido desde
pieza contraria. el inicio de la partida, puede em­
e La Dama se mueve una o más pezar su movimiento avanzando
casillas en línea recta. Este movi­ dos casillas en lugar de una.
miento puede realizarse en senti­ Atención: ya hemos dicho que
do vertical por las columnas y en solamente se puede mover una
sentido oblicuo a lo largo de la pieza cada vez (excepto en el en­
diagonal. roque), por tanto es totalmente
e La Torre se mueve una o más falsa la regla, usada por muchos
casillas en línea recta, pero sólo a jugadores, según la cual al empe­
lo largo de las transversales o· de zar la partida se pueden mover
las columnas; nunca por las dia­ dos peones con un solo paso en
gonales. vez de uno con dos pasos.
e El A!fil se mueve una o más El Peón es la única pieza que no
casillas en línea recta y única­ puede matar con el mismo movi­
mente a lo largo de las diagona­ miento con el que avanza. A dife­
les; nunca por las transversales o rencia de todas las demás piezas,
las columnas. que matan a las contrarias que
e El Caballo tiene un movimien­ encuentran en su trayectoria de
to formado por dos pasos dife­ avance, el Peón puede matar so­
rentes: realiza un solo paso a lo lamente las piezas que se encuen­
largo de la columna o la transver­ tran en la primera casilla en dia­
sal sobre la que se encuentra, y gonal y hacia adelante (por la
seguidamente alejándose de la ca­ derecha y por la izquierda) res­
silla en la que se encontraba al pecto a la casilla en la que se en­
iniciar el movimiento, y avanza cuentra. Nunca puede matar una

13
pieza contraria que se encuentre dor puede realizar una sola vez
enfrente, por lo que una pieza co­ en toda la partida, sólo se puede
locada delante de un Peón, lo in­ hacerse a condición de que ni el
moviliza. Rey ni la Torre implicada en el
enroque, se hayan movido nunca
desde el inicio del juego.
Movimientos y mates Además, no se puede enrocar,
característicos cuando:
- Se encuentran amenazadas por
e El Enroque es el movimiento una pieza contraria, la casilla
simultáneo del Rey y una Torre. ocupada por el Rey, la que
Este cuenta como una sola juga­ debe saltar o la que va a ocu-
da y se realiza moviendo el Rey p ar finalmente. .
lateralmente dos casillas en direc­ - entre el Rey y la Torre hacta la
ción a la Torre con la cual se que se dirige hay otras piezas.
quiere hacer el enroque, colocan­ e Mate en passant o al salto: un
do ésta al otro lado del Rey, en la Peón que amenace una casilla sal­
casilla que éste ha saltado (véase tada por un Peón contrario que,
diagrama n.o 3). desde su posición inicial, se mue­
Este movimiento, que cada juga- va dos casillas, puede matarlo
Diagrama 3 Diagrama 4

8 • 8
7
• • 7

6 • • • 6

S • • • • S

4 • • • 4
3
2
- • Enroque
· Enroqu:�
- 3

2
• corto
1 1

a b e d e f 9 h a b c d e f 9 h

14
como si el adversario· hubiese Si no hay manera de parar el ja­
avanzado una sola casilla. Esto se que al Rey, entonces se llama ja­
puede hacer en caso de que la res­ que mate. La partida la gana el
puesta sea inmediata. El diagra­ jugador que ha hecho el jaque
ma n.o 4 muestra cómo se realiza mate al rey adversario, ya que
esta jugada. este último no tiene ninguna po­
e Promoción del Peón: el Peón que sibilidad de defenderse.
llega al otro extremo del tablero, La partida también puede finali­
debe cambiarse inmediatamente zar en tablas. Esto sucede en los
por una Dama, una Torre, un siguientes casos:
Alfil o un Caballo del mismo co­ e Cuando el Rey del jugador
lor, según la elección del jugador. que tiene que mover no está en
Esta acción es inmediata. jaque, pero no puede realizar nin­
gún movimiento sin transgredir
las reglas del juego. Se dice en­
El éxito final de la partida
tonces que dicho jugador se en­
La finalidad del juego es matar al cuentra ahogado.
Rey contrario. e Por mutuo acuerdo entre am­
Se dice jaque al Rry cuando la ca­ bos jugadores.
silla ocupada por éste está ame­ e A petición de uno de los juga­
nazada por una pieza contraria. dores, cuando la posición de am­
En este caso, la pieza realizajaque bos se repite o se ha dado ya
al Rry. durante tres veces. La posición se
El jaque al Rey se debe parar in­ considera idéntica si las piezas del
mediatamente con un movimien­ mismo color y tipo ocupan las
to rápido: no se permite mante­ mismas casillas o si los posibles
ner al propio Rey en jaque. Una movimientos de todas las piezas
pieza que intercepte el jaque al son siempre los mismos.
Rey del propio color, puede, al e Cuando el jugador que tiene
mismo tiempo, dar jaque al Rey que mover demuestra que de una
contrario. parte o de la otra se han jugado
Recordemos que no se permite por lo menos 50 movimientos
mover al Rey a una casilla ame­ sin que se hayan realizado mates
nazada por una pieza contraria. ni movimientos de peones.

15
Nütaciones y simbología

Para que se puedan reproducir hasta el punto que 'la misma


partidas ya jugadas, o simplemen­ FIDE (Fédération Internationale
te para poder leer cualquier libro des Échecs), desde 1981, no lo
de ajedrez, es necesario conocer admite como sistema de notación
la notación ajedrecística y la sim­ (el sistema descriptivo hoy en día
bología utilizada. Además, como es usado únicamente en los países
control, es obligatoria la trans­ de lengua hispana y en algunos
cripción de los movimientos de de lengua anglosajona, aunque
la partida jugada en todos los cada vez más se tiende al sistema
campeonatos y torneos oficiales. internacional). La notación inter­
Existen varios tipos de notacio­ nacional para el juego por corres­
nes ajedrecísticas: d sistema alge­ pondencia se utiliza, y no siem­
braico, el sistema internacional (o pre, en los torneos internaciona­
lenguaje del Informador Ajedre­ les por correspondencia (en Ita­
cístico), el sistema descriptivo, la no­ lia, para estos torneos, se usa el
tación internacional para el juego sistema algebraico).
por correspondencia. El sistema que nosotros utilizare­
Mientras que los dos primeros mos en este texto será únicamen­
sistemas son los más utilizados te el algebraico, aunque, debido a
(el sistema internacional es el que el lector puede encontrarse
más moderno y el más utilizado en sus manos con un libro escri­
por su fácil lectura), el sistema to en otro sistema, será conve­
descriptivo se considera ya supe­ niente verlos detalladamente
rado por otros y poco práctico, todos.

17
Sistema algebraico coordenadas de cada casilla del
tablerq.
Con este sistema, cada casilla del Recordemos que para indicar una
tablero se localiza mediante dos casilla, la letra que indica la co­
coordenadas que corresponden a lumna precede siempre al núme­
las columnas y a las transversales ro que indica la transversal.
sobre la que se encuentra la casi­ Cada pieza se indica con la pri­
lla en cuestión. mera letra de su nombre · y en
Las columnas se indican de iz­ mayúsculas. Por lo que tenemos:
quierda a derecha, con las letras
minúsculas de la a a la h. Rey = R
Dama = D
Diagrama S Torre = T
Alfil = A
8 Caballo = e
Peón = Para éste no se utiliza
7
ningún símbolo.
6
5 Así pues, la jugada Cg1-f3 indica
el movimiento del Caballo desde
4 la casilla g1 a la f3. En cambio,
3 e2-e4 es el movimiento del Peón
(no hay ninguna letra mayúscula
2
que indique la pieza) desde la ca­
1 silla e2 a la e4.
a b e d e t g h Normalmente la notación . alge­
braica se usa de forma abreviada,
Las transversales se indican, em­ sin indicar la casilla de salida de
pezando por el lado del tablero la pieza. Por tanto, el movimien­
en el cual están colocadas inicial­ to Cgl-f3, en forma abreviada,
mente las Blancas y hacia el que será Cf3, mientras que el movi­
están colocadas las Negras, con miento e2-e4, será simplemente
los números del 1 al 8. e4.
El diagrama n.o S muestra las Hay veces en que vanas p1ezas

18
del mismo tipo pueden . ir a la
misma casilla. Por ejemplo, con­ Rey
sideremos el tablero ocupado Dama
únicamente con dos caballos
blancos situados uno en g 1 y el Torre
otro en d2. Un movimiento con Alfil
notación abreviada que indique
Cf3 no nos proporciona suficien­
Caballo 4J �
te información de cuál es el Ca­ Peón 8 A
ballo que se sitúa en f3, ya que
Cuadro B
ambos, desde la casilla en la que
se encuentran, pueden colocarse
con un solo movimiento en f3.
Así pues, con el fin de distinguir
si se trata del Caballo que esté en En el sistema internacional se eli­
g 1 , será conveniente escribir minan los símbolos que indican
Cgf3 (o incluso, C1f3), mientras el mate de una pieza (véase Sim­
que si el Caballo jugado es el que bología, pág. 21 ) .

está en d2, se tendrá que escribir


Cdf3 (o también C2f3).
Sistema descriptivo

Sistema internacional En el sistema descriptivo, las


ocho columnas se indican con el
Muy utilizado en las más conoci­ nombre de la pieza que esté colo­
das publicaciones de ajedrez, es la cada al empezar la partid�.
forma abreviada de la notación Así, de izquierda a derecha, será:
algebraica. Sólo difiere en que las
Columna de Torre de Dama TD
piezas en vez de indicarse con la CD
Columna de Caballo de Dama
inicial de su nombre en mayúscu­ Columna de Alfil de Dama AD

la, se anotan con el símbolo de la Columna de Dama D


Columna de Rey R
pieza, que también se utiliza en AR
Columna de Alfil de Rey
los diagramas. Columna de Caballo de Rey CR
Así tendremos: Columna de Torre de Rey TR

19
Las transversales están numera­ La jugada Cg1-f3, traducida en
das del 1 al 8; esta numeración sistema descriptivo será, si se tra­
tiene doble sentido, ya sea para ta de un Caballo blanco, C1CR-
las Blancas o para las Negras. 3AR (en forma abreviada:
Por ejemplo, la casilla que con C3AR) y si el Caballo es negro,
notación algebraica está indicada será C8CR-6AR (abreviado:·
con c4, en notación descriptiva C6AR).
será 4AD si se considera del lado
de las Blancas mientras que será
SAD por el de las Negras. Notación internacional para
También con este sistema las pie­ el juego por correspondencia
zas se indican con la primera: le­
tra del nombre en mayúsculas (el Cada una de las casillas del table­
Peón se indica con la letra P). ro se indica con un número de
dos cifras, como puede verse en
Diagrama 6
el diagrama n.o 7.

Diagrama 7

El diagrama n. 6 muestra las in­


0

dicaciones de todas las casillas del


tablero con sistema descriptivo
(para cada casilla la indicación
superior es la de las Negras y la
inferior la de las Blancas).

20
Cada movimiento está designado o-o enroque corto (enroque
por el número de la casilla de con la Torre por el lado
partida y por el número de la ca­ del Rey)
silla de llegada, formando en o-o-o enroque largo (enroque
conjunto un número de cuatro ci­ con la Torre por el lado
fras. En el enroque se indica so­ de la Dama)
lamente el movimiento del Rey :,x mate
(para los otros tipos de notación, + jaque al Rey
véase Simbología). Así, volvien­ buena jugada
do otra vez al movimiento ? mala jugada
Cg1-f3, tendremos simplemente !? jugada interesante
7163 (la pieza no se indica). ?! jugada dudosa
?? error grave
+ ligera ventaja Blanca
Simbología + clara ventaja Blanca
+ ligera ventaja Negra
Todos los tipos de notación se + clara ventaja Negra
completan con la siguiente sim­ = tablas
bología: #- jaque mate

21
Lección 1 . El tablero. Las piezas.
La posición inicial

El juego del ajedrez consiste en nes inapropiadas, puede conver­


una verdadera batalla entre ejérci­ tirse en un enemigo mayor y más
tos opuestos que intentan matar peligroso que el mismo contrin­
al Rey enemigo. cante.
La batalla se desarrolla sobre un
terreno determinado que se llama
tablero y que tiene dos caracterís­ El tablero
ticas muy precisas. Quienquiera
que tenga que guiar un ejército El tablero es una tabla cuadrada
en una batalla, antes de cualquier dividida en 64 casillas alternati­
duelo, intenta conseguir la máxi­ vamente blancas y negras (véase
ma información posible del terre­ diagrama n.o 8).
no en el que tendrá que batirse Estas casillas están situadas en fi­
con su enemigo. Lo mismo suce­ las. horizontales llamadas transver­
de con quien quiera jugar una sales y filas verticales llamadas co­
partida de ajedrez. Si no se cono­ lumnas. Además, las casas, tocán­
cen bien las características del ta­ dose por los ángulos, forman fi­
blero se corre el riesgo de mover las oblicuas denominadas diagona­
piezas equivocadas durante el de­ les (véase diagrama n.o 8).
sarrollo del juego: realizar movi­ Las transversales y las columnas
mientos incontrolados o posicio- se componen de 8 casillas. En

23
cambio, las diagonales están for­ El tablero está bien colocado si la
madas por un número diferente casilla. blanca queda en el ángulo
de casillas, según de la diagonal derecho del jugador.
de que se trate. Dada la característica alternancia
de casillas blancas y negras, por
lo que cada una tiene sus lados
8 en común con otros de color
opuesto, se puede constatar que,
mientras las transversales y las
columnas se componen de casi­
llas de ambos colores alternados,
las diagonales, cuyas casillas no
tienen lados comunes entre sí, es­
tán siempre formadas por casillas
de un mismo color.
El diagrama n.o 1 O muestra un
1 ejemplo de diagonal blanca y otra
b e d e h
negra.
a f g
Diagrama 8
Diagrama 9 Diagrama 10

8 8
7 7
6 6
5 5
4 4
3 3

2 2
1 1

a b c d e f g h a b c d e f g h

24
De todo ello se entiende que una cará con la letra de la columna y
pieza que se mueva a lo largo de el número de la transversal (véa­
las columnas o las transversales, se diagrama n.o 1 1 ).
puede alcanzar indistintamente
casillas de ambos colores, mien­
tras que las que se mueven a lo Las piezas
largo de las diagonales solamente
pueden alcanzar casillas de uno Las piezas en su conjunto, consti­
de los dos colores; blancas o ne­ tuyen el ejército que tiene que lu­
gras. char contra el enemigo sobre el
Finalmente, para poder distinguir campo ·¿e batalla que ahora esta­
una casilla de otras, se acostum­ mos tratando.
bra a numerar las transversales Los dos ejércitos, uno blanco y el
del 1 al 8, mientras que las co­ otro negro, se componen por un
lumnas se indican con las letras mismo número y tipo de piezas.
del alfabeto de la a a la h. De he­ Estas se mueven sobre el tablero
cho, cada casa es el punto de en­ según las reglas que rigen el mo­
cuentro entre una transversal y vimiento de cada una de ellas y
una columna, por lo que se indi- que, por tanto, determinan para
cada tipo de piezas, característi­
Diagrama n.o 11 cas peculiares.
Las piezas son:

Cuadro C

NOMilRE StMilOLO CANTIDAD


Rey � • 1

Dama
•• • 1
Torre
: • 2
Alfil
A .A. 2

Caballo � • 2

a b c d e f g h Peón
8 & 8

25
La posición inicial

Al empezar la partida, las piezas


se colocan sobre el tablero de la
forma que se muestra en el dia­
grama n.o 1 2.

7
6
5
4
3

a b c d e f g h
Diagrama 12

26
Lección· 2. Las piezas: Torre y Alfil.
Movimientos y capturas

La Torre
8
La Torre solamente se puede mo­
ver en sentido horizontal o verti­
7
• •

cal, es decir, a lo largo de las
6
• •®.
transversales o las columnas que 5 • • • � •
pasan por la casilla en la que se 4 e·
�e·� !I ·
�e
encuentra, y sin ningún límite en
el número de casas que puede sal­
3
• •� •
tar con un solo movimiento.
En el diagrama n.o 13, la Torre
2 • •®.
1
puede, desde la casilla en la que
se encuentra, alcanzar con un a b e d e f g h
solo movimiento cualquier otra Diagrama 13
casilla marcada, por el asterisco. Así pues, la posibilidad de movi­
Puesto que las columnas y las mientos de la Torre estará limita­
transversales del tablero se com­ da por la presencia de otras pie­
ponen de casillas de ambos colo­ zas. Esta limitación será diferente
res (véase lección 1), la Torre según, sea el color de la pieza si­
puede jugar sobre ambos tipos de tuada en la trayectoria de la to­
casas. rre. Si es de su _rnismq color no
La Torre no puede saltar otras podrá ir más lejos de la pieza
p1ezas que se encuentren en su «aliada», mientras que si es de co­
camrno. lor contrario, ocupará su posi-

27
ción, capturándola. Las casillas y eliminándola así del juego. No
que estén después de estas piezas, puede ir a a4, ya que no puede
aun encontrándose en la columna saltar la pieza que está en b4.
o transversal en donde está la
Torre, no podrán ser alcanzadas.
El diagrama n.o 14 nos muestra El Alfil
un ejemplo.
El Alfil sólo se puede mover a lo
largo de las diagonales que pasan
8
por su casilla y sin ningún límite
7 en el número de casillas que pue­
6 de saltar con un sólo movimien­
to.
5 En el diagrama n.o 15, el Alfil
4 puede, desde la casilla en que se
encuentra, alcanzar con un solo
3
movimiento cualquiera de las ca­
2 sillas marcadas con un asterisco.
1

a b c d e f g h Diagrama 15

Diagrama 14
8 .@
La Torre blanca situada en e4 se
7 .0.
puede mover con una sola jugada
6 . 0.
a las casillas e 1, e2, e3, eS, e6, 5 0. ® • •
f4, g4, h4, d4, c4; no puede ir a
la . casilla e 7 porque está ocupada
4 -� •
por una pieza de su mismo color; 3 ®.® • •
no puede ir a la casilla e8 porque
no puede saltar la pieza en e7. La
2 ®. .®.
1
Torre en e4 también puede ir a
b4, matando a la pieza contraria a b e d e f g h

28
Y a que las diagonales se compo­
8
nen de un solo tipo de casillas,
un Alfil que se encuentre inicial­ 7
mente en una casilla blanca, juga­ 6
rá solamente sobre las blancas: es
por este motivo que se le deno­ 5
mina Alfil en diagonal clara; asi­ 4
mismo, un Alfil situado inicial­
3
mente en una casilla negra jugará
siempre sobre las negras, por lo 2
que recibirá el nombre de Alfil en 1
diagonal oscura.
En la posición inicial de las pie­ a b c d e f g h
zas existe, para cada uno de los Diagrama 16
dos «ejércitos», un Alfil en diago­ El Alfil en d4 puede ir con un
nal clara y no en diagonal oscura. solo movimiento a las casillas a 1 ,
(véase lección 1 : La posición ini­ b2, c3, g1, f2, e3, eS, eS; no pue­
cial). de ir a la f6 porque está ocupada
Tampoco al Alfil se le permite por una pieza de su mismo color;
saltar otras piezas que se encuen­ no puede ir a g7 y h8 porque no
tren en su camino. De ello se de­ puede saltar la pieza que está en
rivan limitaciones en el movi­ f6. También puede ir a b6 matan­
miento, iguales a las ya vistas do la pieza contraria, pero no
para la Torre: el diagrama n.o 1 6 puede ir a a 7 porque no le está
muestra un ejemplo. permitido saltar a la pieza de b6.

29
Ejercicios Ejercicio 2

Ejercicio Indicar con el sistema algebraico,


todas las casillas que el Alfil en
Indicar con el sistema algebraico, f3 puede alcanzar con un solo
.. . _orre en
todas las casillas qL'e ¡, 'Ta movimiento.
e2
�ue.de alcanzar con un solo
movtmtento.

5
4
5
3
4
2
3
1
2
d e t 9 h
1
Diagrama 18

Diagrama 17

Ejercicio 3 Ejercicio 4

Indicar con el sistema algebraico Indic�r con el sistema algebraico


..

(forn: a no abreviada), todos los abrevtado' todos los movtmten-


.
movtmtentos posibles para laTo­ tos posibles para el Alfil blanco.
rre blanca.

30
8

7.
6

4
3

'2
1

a b c d e f 9 h a b e d e f 9 h
Diagrama 19 Diagrama 20

Soluciones Ejercicio 3

Td5-d1 ; Td5-d2; Td5-d3;


Ejercicio 1 Td5-d4; Td5-d6; Td5-c6;
TdS-bS; TdSxaS (o tdS:aS indica
a2, b2, d2, e2, f2, e 1 (matando al que ha matado al Peón negro en
Caballo negro), c3, c4, eS, c6 aS); TdS-eS; TdS-fS; TdSxgS+ (o
(matando al Alfil negro); no se TdS:gS+ indica que ha matado al
puede matar al Rey negro porque Peón negro en gS con el consi­
la Torre no puede saltar al Alfil guiente jaque al Rey negro).
negro de c6.

Ejercicio 4
Ejercicio 2
Ad6; Af4; Ag3; Ah2; Ad4; Axc3
e2, g2, h 1 , e4, dS, c6, b7 (matan­ (o A:c3 indica que ha matado el
do la Torre negra). Peón negro en c3); Af6; Ag7;
Axh8 (o A:h8 indica que ha ma­
tado la Torre negra en h8).

31
Lección 3. Las piezas: Dama y Rey.
Movimientos y capturas

La Dama
8 0
También llamada impropiamente 7
Reina, la Dama puede moverse
6
en línea recta a lo largo de las
transversales, las columnas o las
diagonales que pasen por la casi­ 4
lla en la que se encuentre, sin
ninguna limitación en el número 3
de casillas que puede correr en 2
un solo movimiento. En el dia­
1
grama n.o 2 1 , la Dama puede,
desde la casilla donde se encuen­ a b e d e f g h
tra, alcanzar con un solo movi­
Diagrama 21
miento cualquier casilla marcada
con el asterisco.
Se puede decir por ello, que los de otras piezas, de la misma for­
movimientos de la Dama son el ma que sucede para la Torre y el
resultado de la unión de posibles Alfil. Por ejemplo, la Dama en el
movimientos de Torre y Alfil. diagrama n.o 22, puede moverse
También a la Dama, como a la hacia b1, c2, d3, e3, en cualquier
Torre y al Alfil, le está prohibido casilla de la 4.a transversal, en
saltar otras piezas que encuentre dS, c6, b7, a8, eS, e6, e7, fS;
en su camino. Sus movimientos también puede ir a e2 matando la
quedan limitados por la presencia pieza contraria que se encuentra

33
en esa casilla, pero no puede ir a El Rey
e 7 porque no puede saltar esta
pieza. Tampoco puede ir a f3 ya El Rey solamente puede mover
que está ocupada por una pieza una casilla cada vez, a través de
del mismo color de la Dama, ni a las columnas, las transversales y
g2 o h 1 porque tendría que saltar las diagonales.
la pieza en f; también le está pro­ Como se ve en el diagrama 23, el
hibida la casilla e8 debido a la Rey sólo puede alcanzar las casi­
presencia de una pieza de su mis- llas inmediatamente adyacentes a
la suya y con un solo movimien­
to. Los límites a los posibles mo­
vimientos del Rey son diferentes
8 a los ya vistos para las piezas has­
7 ta ahora consideradas. Está pro­
hibido . ilevar al Rey a una casilla
6 _
amenazada por una pieza contra­
5 ria. También el Rey puede ir a
4 una �a�illa ocupada por el adver­
sario;· · matando la pieza, pero a
3 condición de que él no sea captu­
2 rado (esta condición no es nece­
saria para las ott:as piezas).
1 '
Tampoco al Rey le está permitido
a b c d e f g h ir a otra casilla que ya esté ocupa­
Diagrama 22
da por una pieza de su mismo co­
lor (la hipótesis de saltar casillas
no es posible, ya que el Rey sola­
mente puede correr una casilla
mo color, mient.ras que puede cada vez). Veamos un ejemplo en
matar a la pieza contraria en g6 y el diagrama n.o 24.
por tanto alcanzar esta casilla, El Rey blanco en d4 puede ir a
pero no puede ir · a h 7 ya que en d3 y e3; no puede ir a c4 ya que
g6 hay una pieza del color con­ hay otra · pieza de su mismo co­
trario. lor.

34
8 8
7 • • 7

m
6 • • • 6

5
• @• � • 5
._._.� •
4 · @�@ · 4 ·
� liJ�� •
3 .� <!) •
� • 3
• •
2 • • • 2 • • •
1 1

a b e d e f g h a b e d e f g h

Diagrama 23 Diagrama 24

Puede ir a eS matando la Torre pectivamente en la columna y la


enemiga; y no puede ir a dS ma­ transversal que pasan por la casi­
tando al Alfil contrario porque lla en donde está colocada la To­
iría a parar a una casilla en donde rre negra: de hecho, la presencia
puede ser matado por la Torre de· ·la pieza blanca en la columna
qüe está en eS (esta casilla se · en­ y de la negra en la transversal,
cuentra en la misma transversal interrumpen la acción . de la To­
que la Torre negra). Tampoco rre que, no pudiendo saltar, no
puede ir a e4 porque el Alfil ne­ puede alcanzar las casillas situa­
gro en dS lo puede matar.· El Rey das detrás y que, por lo tanto,
blanco puede, finalmente, ir a c3 quedan disponibles para el Rey
y eS aunque se encuentran res- blanco.

3S
Ejercicios Ejercicio 2

Ejercicio 1 Indicar con el sistema algebraico,


(forma no abreviada) todos los
Indicar con el sistema algebraico movimientos posibles de la
todas las casillas que la Dama en Dama blanca.
f3 puede alcanzar con un solo
movimiento . 8

8 7
6

6 5

5 4

4 3

3 2

2 1

1 a b c d e f g h
Diagrama 26
a b e d e f g h
Diagrama 25
Ejercicio 4
Ejercicio 3
Indicar con el sistema algebraico
Indicar con el sistema algebraico (forma abreviada), todos los mo­
todas las casillas a las que puede vimientos posibles del Rey blan­
ir el Rey blanco. co.

36
8 8

7
• • 7
• •
6 • • • 6 • • •
5
• • • • •
5 •• [j •
4 • a • V.
4 • o�•
3 • =� • 3
• • • •
2 • • • 2 • • •
1 1

a b e d e t � h a b c d e t g h
Diagrama 27 Diagrama 28

Soluciones Dd4-c5; Dd4-b6; Dd4:a7 (o


Dd4xa7 indica que ha matado a
Ejercicio 1 la Torre negra); Dd4-d5;
Dd4-d6.
h3, g3, e3, d3, c3 (matando al
Alfil negro), d1, e2, g4, hS, e4,
dS, c6, b7, a8, f4, fS, f6. Ejercicio 3

Ejercicio 2
d2, e2, f2, f3, f4.

Dd4-c3; Dd4-e5; Dd4-f6; Dd4:g7


(o Dd4xg7 que indica que ha ma­ Ejercicio 4
tado al Caballo negro); Dd4-a4;
Dd4-f4; Dd4:g4 (o Dd4xg4 indi­ Rd3; Rf3; Rxf4 (o R:f4 indica
ca que ha matado al Peón negro); que ha matado al Alfil en f4);
Dd4-g1 ; Dd4-f2; Dd4-e3; RfS.
37
Lección 4. Las piezas: Caballo y Peón.
Movimientos y capturas

El Caballo
8
A diferencia de lo que sucede con
las otras piezas, el movimiento
7
• •
del Caballo no se realiza en línea
6 •
recta . (diagonal, transversal, co­ 5

lumna), sino como resultado de 4
la suma de una componente orto­
gonal (hoá�ontal o vertical) y 3
una diagonal. 2
En la práctica, el Caballo se mue­
1
ve una casilla a lo largo de la
transversal o la columna que pa­ a b c d e f g h
san por la casilla en que se en­
Diagrama 29
cuentra, y luego otra casilla en
diagonal, alejándose de la casilla
en la que ha empezado el movi­ muestra el diagrama n.o 30, las
miento (véase diagrama n.o 29). casillas a las que puede ir a parar
Hemos dicho que el movimiento el Caballo son la unión de los
del Caballo es discontinuo: de he­ componentes de su movimiento.
cho, las casillas por las que se Observando el diagrama n.o 30
mueve para alcanzar otra son sal­ se puede constatar cómo las casi­
tadas, existan o no otras ptezas llas a las que el Caballo puede
en su camino. Así pues, como trasladarse con un solo movt-

39
pieza de su mismo color, mien­
8 tras que sí puede hacerlo ante
7
• • una pieza contraria, matándola.
Por ejemplo, en el diagrama n.o
6
®. 31, el Caballo en e4 puede ir a
5
• @ . .® • d2, c3, d6, gS; también a eS y a
4
• � • f2, matando las piezas enemigas
que se hallan en estas casillas,
3 ®• •®. pero no puede situarse en g3 ni
2 •® ®• en f6, ya que éstas están ocupa­
das por piezas de su mismo co­
1
lor. La presencia de otras piezas
a b e d e f g h en posiciones adyacentes a aque­
Diagrama 30
lla en la que se encuentra el Ca­
ballo que estamos considerando,
no limita sus posibilidades de
movimiento, ya que, como indi­
miento, son todas de color con­ camos, el Caballo puede saltar.
trario respecto a aquella en la que
se inicia el movimiento: un Caba­
llo situado en una casilla blanca, Diagrama 31
al moverse se sitúa en una negra;
de aquí irá a parar de nuevo a
una casilla blanca, etc. 8
Como indicábamos, el Caballo 7
salta las casillas colocadas entre
6
las que se encuentra él y aquélla a
la que se dirige, independiente­ 5
mente de la presencia en ellas de 4
otras piezas. Así pues, el Caballo
es la única pieza que puede saltar 3
sobre las otras, ya sean blancas o 2
negras, pero no puede ocupar
1
una casilla ya ocupada por otra
a b c d e f g h
40
El Peón bilidad de avanzar dos casillas en
su primer mov)miento. El diagra­
El Peón se mueve una casilla ma n.o 32 muestra cuatro ejem­
cada vez a lo largo de· la columna plos (2 para el Blanco y 2 para el
en la que se encuentra y en direc­ Negro) de movimientos del
ción al lado opuesto del tablero Peón.
de ajedrez. El Peón en c2, aunque todavía se
Un Peón que no se ha movido en encuentre en su casilla de partida
toda la partida, puede avanzar, si (al inicio del juego, los Peones de
lo desea, dos casillas. Después de las Blancas están en la 2.a trans­
este primer movimiento «doble», versal y los de las Negras en la
y posible para cada Peón que no 7.a), puede ir con un solo movi­
haya sido todavía movido, et miento a c3 o a c4; de modo aná­
logo, el Peón negro de g7 puede
ir a g6 o a gS.
El Peón blanco en e3, que ya ha
sido movido (de hecho ya no está
en la transversal sino en la 3.a),
puede ir solamente a e4, así
como el Peón negro de a4 que
sólo puede ir a a3 (no olvidemos
que los Peones · negros parten de
la 7. a transversal y se dirigen a la
l.a; en cambio, las Blancas salen
de la 2. a y proceden en dirección
a la 8.a).
a b c d e f g h El Peón puede avanzar siempre y
Diagrama 32 cuando no se encuentre el obs­
táculo de cualquier otra pieza: a
Peón avanzará solamente una ca­ diferencia de lo que sucede con
silla cada vez. Es oportuno acla­ las otras piezas estudiadas hasta
rar que un Peón ya jugado debe ahora, el movimiento y el mate
avanzar una sola casilla cada vez, no están relacionados. Con el
aunque no haya utilizado la posi- Peón solamente se pueden matar

41
piezas que se encuentran en la 1.a adelante); el Peón en f4 no puede
casilla en diagonal hacia delante avanzar debido a la presencia de
(ya sea a la derecha o a la izquier­ otra pieza en fS: aunque en este
da) respecto a la casilla en la que caso se trate de una pieza contra­
se encuentra éste. Una pieza co­ ria no la . puede matar porque su
locada en la misma columna que movimiento y modo de matar no
el Peón, en la casilla que éste ten­ coinciden� El Peón negro en b7
dría que ocupar según su mov1- puede ir a b6 o bS (está en la 7.a
transversal) o sino puede matar
la pieza opuesta en a6; el Peón
que está en d7 puede ir sólo a d6
pero no· a dS debido a la presen­
cia de otra pieza contraria. Final­
mente, el Peón en g7 solamente
tiene la posibilidad de matar la
pieza contraria que está en h6.

Ejercicios

a b c d e f g h Ejercicio 1
Diagrama 33
Indicar por el sistema algebraico
miento de avance, le impide el todas las casillas a las que puede
paso. El diagrama n.o 33 muestra ir el Caballo blanco.
algunos ejemplos de todo lo di­
cho anteriormente.
Ejercicio 2

El Peón blanco en c3 tiene la po­ Indic3:r por el sistema algebraico


sibilidad de ir a c4 o matar las (forma abreviada), todos los mo­
piezas contrarias de b4 y d4 (pri­ vimientos posibles para el Caba·
mera casilla en diagonal hacia llo blanco en f4.

42
8 8
7
• • 7
• • •
6 • 6
• • -�
5 • • .
5
• • • •
4 BAB
� liJ B� �
4
• • ��
3 D • • 3
• • • .

2 • • a .
2 • -� - �
1 1

a b e d e f 9 h a b e d e f 9 h
Diagrama 34 Diagrama 35
Ejercicio 3 Ejercicio 4

Indicar por el sistema algebraico Algunos de los peones dibujados


(forma no abreviada), todos los en el diagrama no pueden mover-
movimientos posibles para todos se: indicar cuáles son y el motivo
Jos peones presentes en el d.iagra- de su inmovilidad.
ma.
Diagrama 36 Diagrama 37

8 • 8
7
• • 7 * � - B B:
6
- �·
� •
� .
6
-� � ·
� •
5
� - B liJB 5
• -�
4
��o
• �
4 • • -�
3
• •• • 3 • • • '

2 • D� 2 D�D •
1
• 1

a b e d e f g h a b e d e f g h
43
Soluciones Ejercicio 4

Ejercicio 1 Los peones blancos que no se


pueden mover son: c2, porque
d2, eS, d6 (matando al Alfil ne­ está bloqueado por el Caballo ne­
gro), f6, gS (matando al peón ne­ gro en c3; d2, porque el movi­
gro), g3. miento de éste dejaría al Rey
blanco al descubierto en la diago­
nal que va de el a h6 en la que se
Ejercicio 2 encuentra un Alfil negro que rea­
lizaría un jaque al Rey (las reglas
Cd3, CdS, Ce6, Cxg6 (o C:g6), del juego no permiten dejar al
ChS, Ch3. propio Rey en jaque).
Los peones negros que no pue­
den ser movidos son: gS, porque
Ejercicio 3 está bloqueado por el Peón blan­
co en g4; c6, porque el Alfil haría
Peones blancos: b5xc6 (o b5:c6); jaque al Rey negro (cuidado con
d2-d3; d2-d4; e2-e3. Peones ne­ el Alfil blanco de h 1 ); d7, porque
gros: b6xc5 (o b6:c5); c6xb5 (o la Torre blanca en h 7 haría jaque
c6:b5); e4-e3; g7-g6; g7-g5. al Rey negro.

44
Lección S. Movimientos y capturas especiales:
enroque - promoción-captura al paso

El enroque cia el que se quiere hacer el enro­


que; seguidamente se pone dicha
Es un movimiento defensivo Torre al otro lado del Rey, en la
cuya finalidad es defender al Rey casilla inmediata.
de posibles ataques enemigos. Este doble movimiento consti­
Con este movimiento, el Rey se tuye uno solo. El diagrama n.o
encuentra protegido por una sóli­ 38 muestra esquemáticamente los
da pared de peones de su mismo dos tipos posibles de enroque:
color. Las características de este
Diagrama 38
movimiento, las ventajas y las
desventajas que ocasiona el reali­
8
zarlo, así como la estructura de­
fensiva (la ya mencionada pared 7
defensiva) detrás de la cual queda 6
el Rey, se estudiarán más tarde.
Por el momento, nos limitaremos 5
a ver cómo se realiza el enroque 4
y en qué condiciones. 3
El enroque se efectúa moviendo
al Rey dos casillas lateralmente, 2
es decir a lo largo de la transver­ 1
sal en donde se encuentra y en
dirección a la Torre del lado ha- a b c d e f g h

45
El enroque con la Torre de la co­ siempre moviendo primero éste.
lumna h se llama enroque corto ya Es por tanto el único caso en que
que la Torre debe moverse dos la Torre salta a otra pieza, ya que
casillas (el Rey desde e 1 se lleva a se coloca al lado del Rey pero al
g1 y la Torre de h1 va a f1), y el otro lado respecto . de la posición
enroque de la columna a es el lla­ inicial.
mado enroque largo ya que ésta se Pero, para poder hacer el enro­
mueve tres casillas (el Rey desde que, es absolutamente necesario
e1 va a c1 y la Torre de a1 va a que se verifiquen al unísono las
.
d1). siguientes condiciones:
En el diagrama n.o 39 se mues­ e Que el Rey y la Torre entre
tran las posiciones del Rey y de los cuales se quiere hacer el enro­
que no se hayan movido previa­
mente;
8 e que no haya ninguna pieza, ni
7
• • blanca ni negra, entre el Rey y la
. Torre que participan del enroque;
6
• e que el Rey no sea atacado di­
5 rectamente por otras piezas con­
4 trarias, es decir que no se en­
cuentre en jaque, en el momento
3 en que se quiere hacer el enro­
2 que;
e que ninguna de las dos casillas
1
que el Rey debe . atravesar en la
a b e d e f 9 h realización del enroque, estén
Diagrama 39
amenazadas por otra pieza enemi­
ga.
Consideremos, por ejemplo, la
la Torre después del enroque lar­ partida del diagrama n.o 40.
go (subdiagrama A) y después del El Rey negro no puede hacer
enroque corto (subdiagrama B). ningún tipo de enroque. De he­
El enroque, por ser una jugada cho el enroque corto le está total­
realizada por el Rey, se hace mente prohibido, ya que la To-

46
rre, que inicialmente estaría en la no existe ninguna otra pieza; el
columna h, ya ha sido movida (se Rey no es objeto de jaque y nin­
encuentra en f8), mientras que el guna de las casillas por las que
enroque largo está momentánea­ tiene que pasar está atacada por
. .

mente impedido debido a la pre­ ptezas enemigas.


sencia del Alfil en c8. El hecho de que la Torre en h 1
esté amenazada por el Caballo
negro en f2, no tiene mayor im­
8 portancia y, por lo tanto, no im­
pide el enroque.
7
6
5 La promoción
4
3 El peón solamente se puede mo­
ver hacia adelante, en dirección
2 al lado opuesto del tablero.
1 Así pues, en el momento en que
llegue al margen del tablero, al fi­
a b c d e f g h
nal de su avance, habrá realizado
Diagrama 40
su función.
En este momento, se promueve
al peón: es decir, se sustituye por
El Rey blanco en cambio, no cualquier otra pieza (naturalmen­
puede hacer el enroque largo te sin contar al Rey), indepen­
porque tendría que pasar por la dientemente de las piezas que se
casilla d 1 que está amenazada por encuentren en el tablero.
el Caballo en f2; pero sí puede Por lo tanto es posible, después
realizar el enroque· corto ya que de la promoción de algún Peón,
se verifican conjuntamente las contar con más piezas del mismo
condiciones necesarias previstas: tipo que las que iniciaron la parti­
ni el Rey, ni la Torre en h1 se da (por ejemplo: 2 damas blafl:­
han movido todavía; entre ellas cas, 3 álfiles negros, etc).

47
La captura al paso blanco que todavía está en su ca­
silla inicial y que se mueve dos
La captura al paso es un determi­ casillas; de este modo se encon­
nado tipo de mate que realiza un trará al lado de un Peón adversa­
Peón sobre .otro Peón contrario rio. Con este «doble paso)) el
que se mueve por pnmera vez Peón blanco «salta» la casa ame­
con un movimiento de dos casi­ nazada por el Peón negro, y por
llas (véase lección 4: El Peón). lo tanto, no tiene ninguna posibi­
lidad de matarlo.
En (2) se ve cómo el doble paso
8
del Peón blanco se considera
compuesto de dos tiempos: en el
7 primero, el Peón blanco se en­
6 cuentra en la casilla amenazada
por el Peón negro. Así pues, éste
5
puede matar al Peón blanco
4 como si se encontrase en la casi­
3 lla aparentemente saltada (3).
En (4) se muestra la posición que
2 el Peón negro ocupa después de
1 matar al blanco. Atención: este
tipo de mate se puede hacer con
a b c d e f g h
la condición de que el movimien­
Diagrama 41 to de captura, constituya la inme­
diata respuesta al avance doble
del peón contrario; si antes de la
El diagrama n.o 41 muestra el captura al paso se realiza otro
modo en que se realiza la captura movimiento, la captura afecta al
al paso. Peón en la segunda fase de su
En (1) hay dibujado un Peón movimiento.

48
Ejercicios Ejercicio 2

Ejercicio 1 Discernir para cada uno de los


dos reyes el enroque posible y el
Para cada uno de los dos reyes que no lo es y explicar en este úl­
solamente es posible un tipo de timo caso el porqué.
enroque: ver cuál es y explicar
por qué no es posible el otro.

a b c d e f 9 h a b c d e f 9 h
Diagrama 42 Diagrama 43

Ejercicio 3 Ejercicio 4

Las Blancas juegan el movimien­ Las Blancas juegan el movimien­


to c2-c4. ¿De qué modo las Ne­ to c2-c4. ¿De qué modo las Ne­
gras pueden matar al Peón blan­ gras pueden matar al Peón blan­
co en c4? co en c4?.

49
8 I 8
7
•• 7
• •
6 ,• • • 6 • •
5
,• • • 5 •
4
•� • 4 •
3 . ... • • 3

2 8.
� 8 0. 7. • 2 •
1 :a: 1

a b e d e f g h a b e d e f g h

Diagrama 44 Diagrama 45

Soluciones amenace la casilla b8 no influye


en las posibilidades del Rey ne­
Ejercicio 1 gro para realizar el enroque lar­
go, ya que dicha casilla no está
Al Rey blanco sólo le es posible comprendida entre aquellas que
realizar el enroque corto, ya que él debe atravesar para hacer el
el largo es imposible por encon­ enroque largo.
trarse la casilla e 1 (a donde el
Rey se trasladaría si se hiciese el
enroque largo) amenazada por el Ejercicio 2
Alfil negro situado en gS; el Rey
negro sólo puede hacer el enro­ El Rey blanco puede hacer el en­
que largo porque el Caballo blan­ roque largo pero no el . corto ya
co en d 7 ataca la casilla f8 (que el que la casa f1, que d Rey tiene
Rey negro tendría que atravesar que atravesar para el enroque,
para consumar el enroque corto). está amenazada por la Dama ne­
El hecho de que el Caballo en d7 gra en bS. El Rey negrp sólo

50
puede hacer el enroque corto; el lumna b a la columna e para cap­
enroque largo le está totalmente turar al Peón blanco, el Rey ne­
vedado ya que la Torre de aquel gro quedaría amenazado por la
lado ya ha sido movida previa­ Torre blanca b 1 .
mente (se encuentra en b8).

Ejercicio 4
Ejercicio 3
Las Negras pueden matar al
Las negras pueden matar al Peón Peón c4 sólo con b5xc4; la cap­
c4 sólo con la captura al paso: tura al paso (d4xc3 e.p.) no se
d4xc3 e.p. o d4:c3 e.p.). El mate puede hacer ya que dejaría al Rey
b5xc4 no es posible ya que mo­ negro amenazado por la Torre en
viendo el Peón negro de la co- dl.

51
Lección 6. El jaque mate - el bloqueo

El jaque mate Rey (desaparece así el ataque di­


recto al Rey).
Como. ya hemos indicado, el jue­ e Interponiendo una pieza entre
go del ajedrez consiste en el desa­ el Rey y la pieza que realiza el ja­
rrollo de una batalla entre dos que, de tal modo que la pieza in­
ejércitos que intentan capturar al terpuesta sostenga el ataque.
Rey enemigo. El ejército y, como Este tipo de defensa se aplica so­
consecuencia, el jugador que sea lamente cuando la pieza atacante
el prir.nero en dicha captura, gana es la Dama, un Alfil o una Torre,
la partida.
Las reglas del juego obligan a que
cada vez que el Rey esté amena­
Diagrama 46
zado no pueda permanecer bajo
amenaza, solamente será posible
matarlo realizando un jaque mate, 8
con lo cual el Rey no tiene esca­ 7
patoria. Hay tres sistemas con los
cuales el Rey puede escapar del
6

ataque enemigo (véase diagrama S •
n.0 46):
e Huyendo a otra casilla que no
4 • -�
se encuentre a su vez amenazada 3
• •
por o.tras piezas (donde no pueda
ser capturado).
2 • • •
1
e Matando directamente (o con
otras piezas) la pieza que ataca al a b c d e f g h

53
es decir, una pieza que actúa en En el caso representado en el
línea recta (columna, transversal diagrama n.o 4 7, el Rey negro en
o diagonal); no es aplicable para hS está atacado por la Torre
defenderse del ataque de un Ca­ blanca en h 7; ninguna pieza ne­
ballo, cuya acción no se realiza gra, entre las presentes en el ta­
en línea recta sino saltando las blero, tiene la posibilidad de ma­
casillas intermedias. tar la Torre que ataca al Rey, ni
En el diagrama n.o 46 hay un de interponerse entre éstos para
ejemplo de los tres tipos de de­ evitar el ataque; no queda más
fensa mencionados anteriormen­ que considerar la posibilidad de
te: la Torre blanca en c8 ataca al fuga, pero todas las casillas a
Rey negro en g8 que puede ser donde puede ir el Rey negro es­
defendido con: 1) fuga: Rg8-h7; tán amenazadas por piezas con­
2) captura de la pieza atacante: trarias; las casillas h4 y h6 están
Ah3:c8; 3) interposición de otra dominadas por la Torre blanca
pieza: Cg6-f8. en h 7, mientras que las casillas
Veamos ahora los siguientes g4, gS y g6 lo están por la Torre
ejemplos. blanca en g8. Por lo tanto, el Rey
negro está en jaque mate.
Es importante hacer notar que la
Diagrama 47 casilla h4 no está dominada por
la Torre en h 7, por hallarse el
8 -� Rey negro en la casilla en la que
7
• � B :tí es atacado (hS). Pero, en el mo­
mento en q1¡1e el Rey negro va a
6
• • • h4, la acción de ataque de la torre
5 • • •• en h 7 se extiende hasta h4, man­
4 • • • teniendo al Rey negro bajo el
propio ataque.
3
• • . En el diagrama n.o 48, el Rey ne­
2 • • gro en h8 es atacado por la
Dama blanca en d8. Este no pue­
1
de huir, ya que la casilla h 7 está
a b e d e f 9 h amenazada por el Caballo blanco

54
8 8 •
7 • •
� .t .
� 7 .t
6 . . . .. 6 • • .t
5 • •• • [] 5 • •• •
4 • • • 4 • • •
3 • • -� 3 • -�·
2 • • • 2 � • ••
1 1

a b e d e f 9 h a b e d e f 9 h

Diagrama 48 Diagrama 49

en g5 y tampoco es posible colo­ (en este caso se dice que el Alfil


car en medio cualquier otra pieza. en b2 defiende a la Torre en
Pero la Torre negra en a8 puede h8).
matar a la Dama blanca (como se Asf pues, el Rey negro, matando
indica con la flecha), por lo que a la Torre, se colocaría bajo el ja­
en este caso es la única forma de que del Alfil (lo cual no está per­
defender al Rey del ataque ene­ mitido por las reglas del juego).
migo. Además, al no poder huir a la ca­
El caso representado en el dia­ silla g7, también amenazada por
grama n.o 49 tiene una caracterís­ el Alfil, ni a la f8 o h 7, amenaza­
tica: la pieza que ataca al Rey (la das por la Torre, el Rey negro se
Torre blanca en h8) es a su vez hallaría en jaque mate.
atacada por el Rey negro. ¿p uede El diagrama 50 nos muestra otro
matarla el Rey para salvarse del caso: las Negras, para salvar a su
jaque? La respuesta es no, ya que Rey del ataque de la Torre en d8,
la Torre blanca está en una casilla sólo pueden trasladarlo a h 7. No
atacada por el Alfil blanco en b2 les está permitido interponer el

55
8
7
6
S
4
3
2
1

a b c d e f 9 h a b c d e f 9 h

Diagrama 50 Diagrama 51

Alfil (Ag7-f8), ya que entonces el negro no se puede mover de


Rey negro se vería atacado por la donde está, ya que de lo contra­
Torre en g3. rio, ocuparía una casilla amena­
zada.
Al no poder moverse el Rey ne­
El bloqueo gro, las Negras tienen que reali­
zar otro movimiento. En el caso
El caso representado en el dia­ considerado, el Rey negro no tie­
grama n.o 5 1 , es diferente a los ne alternativa y por no estar per­
anteriores. En esta posición les mitido el «suicidio» del mismo
toca mover a las Negras. Rey, no tiene posibilidad de reali­
El Rey negro no está amenazado zar ningún movimiento «legal».
. . .
por nmguna pieza enemiga, ya Se verifica así una determinada
que no se encuentra bajo el radio condición llamada de bloqueo.
de acción de la Dama blanca ni Cuando el jugador que tiene que
tampoco del Rey blanco. Pero to­ mover se encuentra bloqueado
das las casillas alrededor del Rey (es decir, no tiene la posibilidad
negro están amenazadas por pie­ de realizar ningún movimiento
zas contrarias, por lo que el Rey «legal»), entonces la partida se da

56
por terminada con el resultado de de la presencia de otras piezas
tablas, independientemente del blancas (el Peón en g4) las Blan­
hecho de que el adversario pueda cas no pueden hacer ningún mo­
tener una ventaja (por ejemplo, vimiento legal porque el Peón
en la posición considerada, las blanco está bloqueado por el
Blancas tienen una Dama de más Peón negro en g5. Así pues, tam­
y si le tocase a él mover daría el bién en este caso la partida termi­
jaque mate al Rey negro jugando na en tablas.
Dc6-d7 o Dc6-a8; pero como el En la posición del diagrama n.o
turno es de las Negras, la partida 53, el Rey negro no puede mo­
termina en tablas). verse porque todas las casillas

8 8

7 7
• • •
6 6 • =A· •
5 5 • • • •
4 4
• • •
3 3
• • •
2 2 • • •
1 1

a b e d e ·t 9 h a b e d e f 9 h

Diagrama 52 Diagrama 53

También el diagrama n.o 52 re­ contiguas están amenazadas por


presenta una situación de blo­ piezas enemigas. Además, el Alfil
queo. El Rey blanco no se puede negro en e8 no puede moverse
mover po.rque se encuentra en las porque de lo contrario dejaría al
mismas condiciones del Rey ne­ descubierto al Rey negro y sería
gro del diagrama n.o 5 1 y a pesar atacado por la Torre en h8. Por

57
lo que se presenta la situación de
8
.. bloqueo y la partida termina en
7 . .. .. .. tablas.

6 .. - �·
T//.. .. .. ..
W.
5 Para finalizar, el caso representa­
do en el diagrama n.o 54 es, por
4
.. .. el contrario, un ejemplo de cómo
3 .. .. .. las Negras, aun teniendo a su
2 .. .. .. Rey en situación de bloqueo, dis­
ponen de la ayuda del Peón (de
1
aS a a4) por lo que pueden seguir
a b c d e f 9 h jugando (de este modo las Blan­
cas pueden ganar moviendo
Diagrama 54
Dd6-e7 o Dd6-b8; en ambos ca­
sos consiguen hacer jaque mate al
Rey negro).

Diagrama 55

8 •
7
.. - � · Ejercicios
6 .. - � · · Ejercicio 1
5 - � · .. El Rey blanco está en jaque. ¿Hay
4 .. .. .. posibilidad de defenderse o se
3 .. D .. trata de una situación de jaque
2 .. . LtJD mate?
1
.. .a:
a b e d e f 9 h

58
Ejercicio 2 Ejercicio 3

En la posición del diagrama mue­ En la posición reflejada en el dia­


ven las Blancas. Encontrar la ju­ grama, mueven las Blancas. En­
gada con la que las blancas dan contrar el movimiento con el
jaque mate. Considerar la misma cual las Blan<\as hacen jaque
posición si movieran primero las mate. Considerar la misma posi­
Negras. ¿Tienen las Negras posi­ ción pero moviendo primero las
bilidad de jugar, o se trata de una Negras. ¿Tienen las Negras posi­
situación de bloqueo? bilidad de moverse o se encuen­
tran en posición de bloqueo?

Di�grama 56 Diagrama 57

8
7
6
5
4
3
2
1

a b c d e f 9 h a b c d e f 9 h

59
Ejercicio 4
8
Según el diagrama mover prime­ 7
ro las Blancas. ¿con qué jugada 6
se puede hacer jaque mate a las
Negras? Considerar la misma po­ 5
sición moviendo primero las Ne­ 4
gras. ¿Con qué movimiento pue­
3
de realizarse jaque mate a las
Blancas? 2
1

a b c d e f g h

Diagrama 58

Soluciones mover b6-b5, que permite a las


Blancas jugar después (por lo que
Ejercicio 1 debe hacerse el movimiento con
el que se hace jaque mate al Rey
El Rey blanco es atacado por la negro).
Torre en g6; la única defensa po­
sible es la interposición del Caba­
llo, Ce2-g3. Ejercicio 3

Las Blancas hacen jaque mate


Ejercicio 2 con Tf8-d8. De hecho, las Ne­
gras no pueden matar a la Torre
Si las Blancas juegan primero, ha­ ni con la Torre en d7, ya que si
cen jaque mate con Tf1-f8. En se moviera dejaría al propio Rey
cambio, si lo hacen las Negras, bajo el ataque del Alfil blanco en
aunque el Rey esté inmovilizado g4, ni con el Rey, ya que la casi­
y el Peón aS bloqueado, pueden lla d8 está amenazada por el Alfil

60
en aS. Además, la casi1la c7 es de lo contrario dejarían a su Rey
atacada por el mismo Alfil en aS a merced de la Torre en f8 y del
mientras las casillas b 7 y b8 lo Alfil en g4. Así pues, las Negras
están por la Torre en b2. no pueden hacer ningún movi­
Por el contrario, si mueven pri­ miento «legal».
mero las Negras, se verifica una
situación de bloqueo: el Rey ne­
gro no puede moverse de su casi­ Ejercicio 4
lla ya que las que le rodean están
amenazadas por piezas contrarias. Las Blancas pueden dar jaque
El Peón negro en c6 está blo­ mate a las Negras solamente con
queado por el Rey blanco en cS. la jugada CgS:f7. Las Negras pue­
El Caballo y la Torre de las Ne­ den dar jaque mate a las Blancas
gras no se pueden mover, pues sólo con el movimiento CbS-a3.

61
MOVIMIENTOS Y ACCIONES DE
LAS PIEZAS
Lección 7. Radio de movimiento y radio
de acción

Radio de movimiento
8
Ya hemos visto cómo cada pieza 7 . @• • �
tiene unos movimientos determi­
nados según las reglas del juego.
6 •
� •� • �

Si colocamos una pieza en el cen­ 5 .


� ®• � •
tro del tablero y estudiamos to­ 4 ® • ® •� @
das las posibles casillas a las que
puede ir con un solo movimien­
3 .®. �
to, obtendremos lo que se llama 2 •
� •
� •

«máximo radio de movimiento» 1
para una pieza. Este se caracteri­
za también por las direcciones en a b e d e f 9 h
que se puede dirigir. Diagrama 59
Tomemos, por ejemplo, el radio
de movimiento de la Dama re­
presentada en el diagrama n.o 59. sibilidad de movimiento de la
Está compuesto por 27 casillas pieza considerada (no olvidemos
en ocho direcciones diferentes. que, a excepción del Caballo, nin­
Así pues, puede, con gran rapi­ guna pieza puede saltar sobre
dez, alcanzar cualquier casilla del otras).
tablero. También hemos visto Si, por ejemplo, consideramos la
cómo la presencia de otras piezas posición del diagrama n.o 60, ob­
en el tablero puede reducir la po- servamos que las piezas presentes

65
las casillas a las que la pieza pue­
8 de acudir sin peligro de ser ataca­
7 AB • �
da, de aquellas en las que la ame­
naza es evidente. En el primer
6 •

.•� •
� caso, desempeña un papel activo
5 ®•� • (de hecho, ésta las ataca y puede
4 D.®B® � �
matar), ejerciendo una verdadera
acción de control,· en el segundo, en
3 ®• � • cambio, la acción de control con­
2 r1 • �
trasta con otra igual y contraria
por parte del adversario.
1
Veamos, por ejemplo, la posición
a b e d e f 9 h del diagrama n.o 61.
Diagrama 60
8

limitan el movimiento de la 7 • •.•


Dama en las transversales y en 6 •.® •
las columnas. Así pues, dismi­
nuyen las posibilidades de ésta
5 ®• •
para alcanzar las casillas coloca­ 4 r1.•-*-•
das detrás de ella. 3 ®• •
2 •®. •
Radio de acción 1

a b e d e f 9 h
Todas las piezas atacan a las con­
trarias que encuentran en las casi­ Diagrama 61
llas en las que pueden situarse;
por ello, a una pieza no le con­
viene ir a una casilla amenazada El Caballo blanco en b4 tiene un
por otra pieza contraria. radio de movimiento de 6 casi­
Considerando el radio de acción llas: a6, c6, dS, d3, c2, a2; pero
de una pieza, debemos distinguir las casillas c6, dS, d3 y c2 están

66
atacadas también por el Alfil ne­ tan Ae4:c6, las Blancas, gracias al
gro en e4, cuyos radíos de movi­ segundo control sobre c6, pue­
miento están constituidos por a8, den matar al Alfil negro jugando
b7, c6, dS, f3, g2, h 1 , b1, c2 d3, b5:c6. De todo ello resulta el
fS, g6, h 7. Si moviésemos el Ca­ cambio de un Caballo por un Al­
ballo blanco a una de las cuatro fil.
casillas sobre las que el Alfil ne­ Del mismo modo, si las Negras
gro también ejerce su acción de llevan � su Alfil a dS, gracias al
control, no haríamos otra cosa segundo control sobre dicha casi­
que permitir al Alfil matar a lla que ejerce el Peón negro en
nuestro Caballo. Lo mismo ocu­ e6, pueden matar al Caballo bl<\n­
rriría si, invirtiendo el caso, mo­ co, siempre y cuando éste mate la
viésemos el Alfil negro llevándo­ pieza negra (la secuencia de los
lo a una de las cuatro casillas movimientos es la siguiente: 1.
controladas por el Caballo blan­ Ae4-d5; 2. Cb4:d5, e6:d5).
co. Así -pues, si bien ambos ejer­
cen una acción de control sobre
las cuatro casillas consideradas,
ninguno de los dos puede situar­
se allí. Esto ocasiona una dismi­
nución en el radio de movimien­ Diagrama 62
to de ambas piezas.
En el diagrama n.o 62 -que difie­ 8
re del anterior debido a la pre­
sencia del Peón blanco en bS y el
7
• • • a
negro en e6, que constituyen un
6 • ® ,. .
nuevo control para las Blancas en 5 � ®. •
c6 y las Negras en dS respectiva­
mente-, las Blancas pueden colo­
4
rzl. •-*-•
car en c6 a su Caballo, ya que no 3
• • •
pierde el control sobre esta casilla
(atacada también por el Peón
2 •
1
bS). Así pues, si las Blancas jue­
gan Cb4-c6 y las Negras contes- a b e d e f 9 h

67
Gracias al control «suplementa­ junto de casillas sobre las que
rio» de otras piezas, la casilla c6 ejerce su control, constrastado o
vuelve a formar parte del radio no por otras piezas enemigas.
de movimiento del Caballo en Esto no concuerda necesariamen­
b4, así como dS lo hace del Alfil. te con su posibilidad real de mo­
Así pues, podemos definir como vimiento, sobre la que influye la
radio de acción de. una pieZft al con- acción de las piezas contrarias.

Ejercicios Ejercicio 2

Ejercicio 1 En la posición del diagrama, las


fuerzas en juego están equilibra­
En la posición del diagrama, in­ das. Pero debido a la acción de
dicar el radio de acción de cada cada pieza (en particular de la
pieza, así como las posibilidades
de movimiento de cada una.
Diagrama 63 Diagrama 64

8 •
7
..t.. ' '
6 . ,.
��

5
• ••
4
• • •
3
• D. D '

2 a • ��

a b e d e f 9 h

68
Torre y del Alfil blanco); es más lo largo de la diagonal h 1-a8;
ventajosa para las Blancas, ya que e Las Negras defienden al Alfil
la Torre b2 ataca al Alfil b 7 y las jugando l...Td6-d7;
Negras no disponen de defensa e Las Negras intentan matar al
alguna para este ataque. Razonar Alfil blanco a cambio del Alfil
porqué las Blancas tienen ventaja negro, jugando Td6-a6;
y dan jaque mate al Rey negro en e Las Negras mueven el Alfil a
cada uno de los siguientes movi­ lo largo de la diagonal a6-c8
mientos: (particularmente l...Ab 7-c8).
e Las Negras mueven el Alfil a

Soluciones acción excluida la e2, ya que está


controlada por dos piezas negras
Ejercicio 1 (Alfil y Rey). El Alfil negro pue­
de ir a todas las casillas de su ra­
Acción de las piezas blancas: dio de acción menos a c4 y d3,
Rey: b2, c2, d2, b3, d3, b4, c4, ambas controladas por el Rey y el
d4; Caballo blancos. El Rey negro
Alfil: e8, f7, g6, g4, f3, e2, d 1 ; equilibra la acción del Alfil blan­
Caballo: a4, c4, d3, d 1 ; co en la casilla e2, permitiendo al
Acción de las piezas negras: Alfil trasladarse a esa casilla (si
Rey: d 1, f1, d2, e2, f2; l...Aa6-e2; 2.Ah5:e2, Rel:e2 y
Alfil: c8, b7, bS, c4, d3, e2, f1; el resultado es un cambio de Al­
Caballo: a8, c8, d7, dS, c4, a4; files). El caso de c4 es diferente
El Rey blanco sólo puede ir a las ya que las Blancas ejercen dos
casillas b3, b4, d4 y c2, ya que controles (Rey + Caballo) y si
todas las otras de su radio de ac­ una de las dos piezas negras (Al­
ción están controladas por piezas fil o Caballo) van a parar allí, de­
enemigas; el Rey negro sólo a fl saparece entonces uno de los dos
y f2. El Alfil blanco puede ir a controles ejercidos sobre esa casi­
todas las casillas de su radio de lla por las Negras (una pieza no

69
controla la casilla en la que se en­ a4: por lo tanto, si 1...Td6-d7;
cuentra sino a las que puede ir): así 2.Aa4:d7 y las Blancas ganan una
pues, 1...Aa6-c4 (o 1...Cb6-c4), se­ Torre sin que las Negras hayan
guiría 2.Cb2:c4, Cb6:c4 (o Aa6:c4); resuelto su problema.
3.Re3:c4, y las Blancas una pie­ Si 1 . . . Td6-a6, las Blancas matan
za. al Alfil negro con 2.Tb2:b7 y ob­
El Caballo blanco dispone sólo tienen así el control sobre la casa
de las casillas d 1 y d3 (no dispo­ b8; en este momento las Negras
ne de c4 por los motivos mencio­ no pueden matar al Alfil blanco
nados anteriormente: si Cb2-c4 con 2... Ta6:a4 para compensar la
las Negras matan con el Alfil o pérdida de su Alfil, ya que segui­
con el Caballo y el Rey blanco no rfa al jaque mate 3.Tb 7-b8. Así
puede defenderse ya que cae bajo pues, teniendo que protegerse las
el ataque de una pieza enemiga; Negras del jaque mate, pierden el
no a4 ya que está controlada por Alfil.
el Caballo negro). El Alfil hS Este último caso es el más com­
equilibra el control del Rey negro plejo y resultará más claro des­
sobre la casilla d 1 y el Rey blan­ pués de estudiar las combinacio­
co al Alfil negro en d3. nes. Por el momento, nos limita­
El Caballo negro puede ir a: a8, remos a decir que la única casilla
c8, d7, dS; no a c4 (véase arriba) a la que el Alfil puede ir para ob­
ni a a4 debido al control que ejer­ tener un efecto diferente del pri­
ce Cb2 blanco sobre esta casilla. mero,. es la casilla c8; así pues,
1.:.Ab7-c8; 2.Tb2-b8 (ataca al
Alfil que no se puede mover, de
Ejercicio 2
lo contrario dejaría al Rey negro
Si las Negras mueven el Alfil por en jaque), 2...Td6-d8 (único
la diagonal h 1-a8, la acción de la modo para defender al Alfil);
Torre blanca se extiende hasta la 3.Aa4-d7!. Con este movimiento
casilla b8, por lo que seguiría el las Blancas atacan por segunda
jaque mate Tb2-b8. vez al Alfil: st 3... Td8:d7,
Las Negras no pueden jugar 4.Tb8:c8+ y mate en la siguiente;
Td6-d7 ya que esta casilla está si 3... Ac8:d7, 4.Tb8:d8+ y mate
controlada por el Alfil blanco en en la sucesiva.

70
Lección 8. Las zonas del tablero

Hemos visto que las posibilidades dades reales de movimiento de la


de movimiento de una pieza en el pteza.
tablero dependen de la presencia Más adelante veremos los moti­
y acción de las demás piezas. En vos «tácticos» que modificarán
teoría, cada pieza puede ir indife­ parcialmente esta conclusión (un
rentemente a cualquier casilla que general puede enviar su tropa a
pueda alcanzar según las reglas una misión «suicida>>, siempre y
que rigen su movimiento. Tener cuando se asegure la victoria fi­
presente la acción de las otras nal) o, mejor, proporcionarán
piezas antes de realizar el moví- otros criterios de valoración so­
• 1 • • •

mtentb, aporta un pnmer cnteno bre la conveniencia de una juga­


para valorar si la jugada elegida da.
es la más conveniente o no: nin­ Veamos ahora de qué modo el
gún general que esté en sus caba­ «campo de batalla>> (el tablero),
les, mandaría a sus soldados a influye en el movimiento de las
morir sin ningún motivo, po­ ptezas.
niéndolos a tiro de las armas ene­ Si colocamos una pieza en el cen­
mJgas. tro del tablero, por ejemplo un
Así pues, el radio de acción de Alfil (véase diagrama n.o 65), po­
un movimiento «teórico» (que no demos afirmar que éste controla
es más que el radio de acción de un cierto número de casillas, en
la pieza considerada) no coincide total 13, situadas en varias direc­
necesariamente con las posibili- ciones, en este caso 4. respecto a

71
8
7 • •® 7 •
6 • ®• • ® 6 • ®• •
5 • · ®·®· 5 •®. • •
4
• -�· 4 lL• • • •
3
· ®·0· 3 0. • •
2 . ®. • ® 2 . 0•
1
a b c d e f g h a b c d e f 9 h

Diagrama 65 Diagrama 66

8
la casilla central en donde está si-
tuado. 7 0. • •
Consideremos ahora la misma
iz o n a
6 • ®• •
; :: h�� ��! �:�: � ��: � �:��
r ( s 5 • •® •
grama n.o 66). Ahora, el número 4 • • • . 0
de casillas que controla ha dismi-
nuido sensiblemente, así como el
3
• •0•
número de direcciones. 2 • •
Si colocamos la pieza en un ángu- 1
lo (véase diagrama n.o 6 7), pode- �'-----=�--=��=-___,
a b e d e f 9 h
mos fácilmente constatar cómo
queda sensiblemente reducido el Diagrama 67
control de direcciones, de casi­
llas, o de ambas. Puesto que en los ción de movimientos es debido a
tres ejemplos lo único que ha va­ la posición de la pieza, es decir, a
riado es la posición de la pieza, es la zona del tablero en donde se
evidente que el motivo de reduc- encuentra.

72
Observando las diversas mamo­ primero en el ángulo, después a
bras que las piezas pueden tener un lado y finalmente en la zona
en base a su colocación en el ta­ intermedia y en el centro, podrá
blero, distinguiremos las siguien­ constatar que cada pieza tiene
tes zonas (véase diagrama n.o una acción tanto más amplia
68). cuanto más cerca esté del centro
del tablero.
8 Además, si la acción, y por ende
las posibilidades de movimiento,
7 de una pieza disminuye cuanto
6 más se aleje del centro, será más
fácil reducir sus posibilidades de
5
movimiento por parte de las pie­
4 zas contrarias, que tendrán que
3 posición del diagrama n.o 69. El
Caballo negro en a4 se encuentra
2 en una casilla situada a un lado.
1 Sus posibilidades de movimiento,
a b c d e f g h

Diagrama 68 Diagrama 69

8
e El centro, formado por las casi­ 7
llas d4, e4, dS, eS. 6
e Las casillas de los ángulos, a1,
a8, h1, h8. 5
e Los lados, formados por las ca­ 4
sillas al extremo de cada columna
3
y de cada transversal.
e Las zonas intermedias, compren­ 2
didas entre los lados y el centro. 1
Si el lector intenta colocar todas
las piezas, una a una, poniéndolas a b c d e f g h

73
-menores respecto a las que ten­ giladas por la Torre, la casilla bS
dría si se encontrara en el cen­ por el Peón negro en c6, la b4
tro-, están totalmente anuladas por el Peón negro en eS, la b3
por la acción del Alfil blanco en por el Alfil en dS, así como tam­
d4 que consigue, él solo, contro­ bién la c4 y la e4. Además, el
lar todas las casillas a las que Peón en eS controla también la
puede ir el Caballo, quedando casilla d4, mientras que el Rey
éste, por tanto, inmovilizado. blanco y el Peón blanco limitan
Veamos otro ejemplo, esta vez el movimiento a la Dama, respec­
un poco más complicado. La tivamente sobre la diagonal
Dama blanca en a4 se encuentra d 1-a4 y sobre la 4.a transversal.
en una casilla lateral y es atacada La Dama blanca es una trampa,
por la Torre negra en a6. Todas ya que si ésta se hubiese encon­
las casillas a las que la Dama trado en el centro del tablero hu­
blanca puede acceder están con­ biese sido mucho más difícil
troladas por piezas enemigas. Las -sino imposible- para las Negras,
casillas de la columna a están vi- conseguir, con tan pocos medios
a su disposición, encerrar a la
Dama enemiga.
Diagrama 70

7
• •
6 • • ,. • •
5
._¡_•
� • �

4 vw • • D
3
• •
2 -�· •
1

a b e d e f 9 h

74
Ejercicios Ejercicio 2

Ejercicio 1 Las Blancas tienen desventaja


material frente a las Negras (las
Entre las piezas negras del dia­ Negras tienen un Alfil y un Peón
grama, solamente una y con un de más). ¿Pueden, las Blancas,
solo movimiento, puede inmovi­ equilibrar de nuevo las fuerzas
lizar al Caballo blanco en la posi­ matando a la Torre negra en a8
ción en donde está, gracias a la sin ningún Problema?
acción de control que puede ejer­
cer sobre las casillas en las que
dicha Caballo podría acceder. In­ Diagrama 72
dicar de qué pieza se trata y cuál
es la jugada que debe realizar. 8
7
Diagrama 71 6

8
5
·�·
� �

7
4
• •
6
3
.l{j .
5
2 � D�
4
1 :S.
a b e d e f 9 h
3

2
1

a b c d e f 9 h

75
Soluciones des de movimiento de la Dama
se han reducido sensiblemente
después de matar a la Torre. Si
Ejercicio 1
observamos la situación que se
pre�enta después del mate
Las casillas a las que puede ir el
( 1 .DdS:a8), resulta que sólo la
Caballo blanco son f7 y g6; ya
casilla dS, entre las que la Dama
que se trata de casillas blancas,
blanca puede ir desde a8, no está
un Alfil en eS (que juega en las
controlada por piezas contrarias
casillas negras) no puede hacer
(la Dama negra vigila las casillas
nada. La Torre puede controlar
b7, b8 y c6 y defiende al Peón en
estas casillas sólo si se desplaza a
a7 y al Caballo en c8; la e4 está
f6 o g7, pero no puede alcanzar a
_ controlada por el Alfil en g6).
una de éstas en un solo movi­
Pero, tanto la a8 como la dS,
miento. El Caballo en g4 está en
pueden ser atacadas por un solo
una casilla blanca; si se mueve,
movimiento: Cc8-b6 (el Caballo,
alcanzará necesariamente una ca­
desde una casillas negra, controla
silla negra desde la cual vigilará
al mismo tiempo las dos casillas
solamente casillas blancas. Las
blancas sin ser atacado). El movi­
posiciones f7 y g6 pueden ser
miento del Caballo desde c8 de­
controladas simultáneamente por
termina una extensión de la ac­
el Caballo negro en eS; así pues,
ción de la Dama blanca a lo largo
la jugada para realizar el plan es:
de la 8.a transversal, hasta la casi­
Cg4-eS.
lla e8; pero c8 y d8 están vigila­
das por la Dama negra en e7 y el
Caballo e8 está protegido por el
Ejercicio 2 Alfil negro en g6.
Así pues, después de 1 .Dd5:a8 y
La casilla a8 en donde está la Cc8-b6, la Dama blanca no ten­
Dama negra, se encuentra en un dría escapatoria: ila Torre negra
ángulo. Vemos que las posibilida- en a8 está «envenenada»!

76
Lección 9. El ataque - la defensa

Al referirnos al control que las


piezas ejercen sobre las casillas a
las que pueden ir, hemos comen­
tado brevemente los ataques y las
defensas que se derivan de este
control ejercido por las piezas.
Veamos el ejemplo del diagrama
n.o 73. La Torre negra en b4,
con su acción sobre la 4.a trans­
versal, ataca al Caballo blanco en
e4; a las Negras les es posible
capturar este Caballo jugando
1...Tb4:e4. a b e d e f g h
También la Torre blanca actúa Diagrama 73
sobre la 4.a transversal y a pesar
de no poder ir a e4 (de estar ocu­ gras han matado al Caballo, pero
pada por otra pieza de su mismo han perdido la Torre.
color), ejerce sobre dicha casilla
una acción contraria respecto a la
de la Torre negra. Si la Torre ne­ El ataque
gra ataca al Caballo en e4, la To­
rre blanca lo defiende. De hecho, Una pieza ataca a todas las con­
1...Tb4:e4; 2.Tg4:e4, y las Ne- trarias que se encuentran en las

77
casillas que ésta controla. En la tuadas en 4 direcciones diferentes.
posición del diagrama n.o 74, el Puesto que la acción de una pieza
Caballo blanco en d5 ataca simul­ no está determinada sólo por su
táneamente a la Torre c7, la Da­ posición en el tablero, sino tam­
ma b4, el Alfil e4 y el Peón f6. bién por su característico tipo de
movimiento (por ejemplo, una
Dama controla un número de ca­
sillas mayor de las que lo hace el
8
Alfil que se encuentra en la mis­
7
• • •• .
ma posición), podemos afirmar
6 • • •� que una pieza es más fuerte que
otra por tener un mayor radio de
5 • .LZJ • • acción, bajo unas mismas condi­
4 • • ciones de juego. En base a tales
condiciones es posible establecer
3
• • • � una graduación de fuerzas entre
2 • • las piezas.
1

a b e d e f 9 h La defensa·
Diagrama 74
Cada vez que una pieza es ataca­
da, es conveniente velar por su
Cuanto mayor sea el radio de ra- · defensa. De hecho, la pérdida de
dio de acción de una pieza y el una pieza (cualquiera de ellas,
número de direcciones hacia las desde el más miserable Peón a la
que pueda moverse, mayores se­ potentísima Dama) desequilibra
rán sus posibilidades de ataque. las fuerzas y constituye una ame­
En la posición anterior, por naza para el jugador que. ha sufri­
ejemplo, el Caballo blanco dispo­ do dicha pérdida.
ne de su máximo radio de acción Esto no quiere decir que cada vez
por encontrarse en el centro del que una de nuestras piezas sufra
tablero, por lo que ataca, simultá­ un ataque debamos huir, sino que
neamente, 4 piezas contrarias si- es muy conveniente que durante

78
toda la partida las fuerzas estén No se puede dar ningún valor al
muy equilibradas, por lo que, si Rey, ya que su muerte representa
nuestro adversario ataca y captu­ la pérdida de la partida. Por esta
ra una de nuestras piezas, será razón, se podría afirmar que su
conveniente hacer lo mismo, ma­ valor es infinito.
tando una pieza suya de igual Se considera que el Caballo y el
fuerza. Más adelante veremos Alfil tiene una fuerza similar,
cómo la coordinación táctica de puesto que a pesar de que el Alfil
las piezas corrige parcialmente tenga generalmente un radio de
este concepto de equilibrio, y que acción mayor, en igualdad de
es básica para un desarrollo co­ condiciones, la acción del Caballo
rrecto de la partida. es más difícil de obstaculizar por
En este punto es oportuno estu­ la posibilidad que tiene de saltar
diar la graduación de fuerza que otras piezas del tablero. Además,
hemos mencionado anteriormen­ mientras que el Alfil puede ac­
te, considerando que se trata de tuar sólo sobre las casillas de un
una graduación absoluta que no único color, el Caballo lo hace
considera a la pieza en el contex­ sobre blancas y negras a la vez.
to en que se encuentra (y por lo
tanto, Ja· importancia de la acción
Diagrama 75
que se está desarrollando en un
determinado momento), sino que
se basa únicamente en una rela­ 8
ción aproximada, entre la pieza a
la cual se atribuye un valor unita­
7

rio de fuerza (el Peón), y todas
6
•� . t2J
las otras: 5
•• �

Peón 1
4 • •
Caballo 3 3
• D '

Alfil
Torre
3
S
2 • gvwn
� �

1
Dama 9 (hay quien le da el
valor de 10) a b e d e f g h

79
Esta graduación nos permite va­ (Dama 9; Caballo 3; 9-3=6).
= =

lorar qué piezas debemos defen­ Así pues, las Negras deben preo­
der y de qué modo. Veamos la cuparse de llevar a su propia
posición de las piezas en el dia­ Dama fuera del radio de acción
grama n.o 75. del Caballo enemigo, y defender
En base a lo visto anteriormente, a su propio Alfil de forma que la
las fuerzas en el campo están per­ pérdida de éste suponga la captu­
fectamente equilibradas. El Caba­ ra de una pieza blanca de igual
llo blanco en e6 ataca simultánea­ valor. La jugada de las Negras
mente a un Alfil negro en g7 que que responde a estas exigencias
no está defendido, y a la Dama es 1 Dc5-c3, con la cual las Ne­
...

negra en eS que está defendida gras defienden a la Dama del ata­


por el Peón negro de b6. Pero si que del Caballo y al Alfil en g 7
la Negras perdiesen a la Dama a (no nos detendremos en todas las
cambio del Caballo blanco, se ve­ otras posibilidades, ya que nos
rificaría un desequilibrio de fuer­ alejaríamos de los conceptos que
zas a favor de las Blancas supe­ estamos tratando aquí, con la ine­
rior que si las Negras perdiesen vitable y perjudicial pérdida del
al Alfil sin obtener nada a cam­ tema).
bio; de hecho la pérdida del Alfil Si ahora las Blancas matasen al
corresponde a una pérdida de va­ Alfil con 2. Ce6-g7, las Negras
lor 3, mientras que el cambio de matarían al Caballo 2... Dc3:g7 y
la Dama por el Caballo corres­ el equilibrio de fuerzas no se alte­
ponde a una pérdida de valor 6 raría.

80
Ejercicios Ejercicio 2

Ejercicio 1 En el diagrama, las Blancas ata­


can con 3 piezas (Alfil, Torre y
Mueven las Blancas que juegan Dama) al Caballo negro en d7
l.Aa3-d6 ¿cuáles son las conse­ que está defendido también por
cuencias de este movimiento? un Alfil, una Torre y una Dama.
¿Cuál es la respuesta más apro­ ¿p ueden las Blancas hacer un
piada. para las Negras? cuarto ataque al Caballo situado
en d7? ¿con qué movimiento? Si
las Blancas jugaran l.Aa4:d7, ¿¿e
8
qué modo tendrían que contestar
7 las Negras para defenderse ade­
6 cuadamente?

2
1

a b c d e f g h
Diagrama 76

a b c d e f g h
Diagrama 77

81
Soluciones ésta atacada por el Peón blanco
en c4. Entonces las Negras mue­
Ejercicio 1 ven 2 ... Db4:b2, atacando a la
Dama blanca. Si ahora 3.Ad6:b8,
Con la jugada ( 1 . Aa3-d6) las Db2:c1, las Negras han perdido a
Blancas atacan a la vez a la Dama la Torre pero han ganado a la
y a la Torre negras. Ante todo, Dama blanca (cuyo valor es muy
las Negras tienen que defender a superior al de la pieza perdida).
la Dama del ataque del Alfil in­ Si juegan 3.Dc1:b2, Tb8:b2, las
tentando, además, sufrir el me­ Negras han salvado a la Torre del
nor daño posible en el próximo ataque del Alfil blanco y ganado
movimiento de las Blancas (que un Peón.
será el mate de la Torre negra A las Negras no le convienen de­
con 2.Ad6:b8). Moviendo la fensas diferentes de l ...DeS-bS.
Dama, la Torre queda atacada Si por ejemplo, 1...De5-e4, que
por el Alfil; las Negras deberán también ataca a la Torre blanca,
atacar a la Torre blanca para ma­ las Blancas responden con
tar así una pieza blanca del mis­ 2.Td3-e3 (o también con
mo valor de la pieza perdida. Td3-d4), mientras que si
El me¡or movimiento es 1 ...De5-f5, las Blancas juegan
1...De6-b5. Si ahora las Blancas 2.Td3-f3 y en ambos casos las
juegan 2.Ad6:b8, las Negras con­ Blancas defienden a su Torre.
testan con 2.Db5:d3 y las fuerzas Las Negras atacan de nuevo a la
quedan perfectamente equilibra­ Dama blanca, que tiene que de­
das. Si, por el contrario, las Blan­ fenderse de la captura por parte
cas mueven la Torre, las Negras del Alfil en d6 evitando que las
tienen la posibilidad de capturar Negras tengan oportunidad de
la Torre al atacar las Blancas. salvar a la Torre en b8.
La tercera posibilidad de las
Blancas es 2. c3-c4. Con esta juga­
da la Torre blanca ya no es ataca­ Ejercicio 2
da por la Dama negra (las Negras
no pueden jugar 2... Db5:c4 por­ Las Blancas pueden atacar con
que seguiría 3.Dc1:c4), siendo una cuarta pieza, Cd 7 jugando

82
1 .Cc4-b6. Los cuatro ataques de después 2.Td3:d8+ y Rg8-h7.
las Blancas, contra las tres defen­ Las Negras han perdido una To­
sas de las Negras, permiten a las rre a cambio de un Caballo.
Blancas obtener, con pocos mo­ Si las Blancas jugasen inmediata­
vimientos, una superioridad de mente 1.Aa4:d7, las Negras de­
fuerzas respecto a las Negras. De berían responder con 1...Td8:d7.
hecho, las Blancas amenazan con No puede ser 1...Df5:d7 porque
jugar 2.Cb6:d7, Cf6-d7; 3.Aa4:d7 después 2.Td3:d7, Td8:d7 y
y si ahora 3 ... Td8:d7, 4.Td3:d7, 4.Dd1-e1; las Blancas han mata­
las Negras no puedtn jugar do la Dama cediendo a cambio
Df5:d7 porque la Torre está pro­ su Torre. Tampoco puede ser 1...
tegida por la Dama en d2. Así, si Cf6:d7, porque después
las Blancas consiguen su ataque, 2.Cc4-b6, las Negras se encontra­
ganan como mínimo una pieza rían en una situación parecida a
(2.Cb6:d7 y para las Negras no es la que se verifica en 1.Cc4-b6,
conveniente tampoco jugar como forma de evitar ataques
2... Cf6:d7). Por este motivo, des­ posteriores (las Blancas no pue­
pués de 1 . Cc4-b6 la mejor defen­ den jugar ahora 2.Cb4-c6 porque
sa de las Negras es 1 ...Cd7:b6 y seguiría 2... Td7:d3).

83
Lección 1 O. Ataque directo. Defensa directa.
Ataque indirecto. Defensa indirecta

Ataque directo Se establece al instante una rela­


ción directa entre la pieza atacan­
Hemos dicho que una ficha ataca te y la atacada llamando a este
a todas las enemigas que encuen­ tipo de ataque «directo».
tra en su radio de acción. El diagrama n.o 78 muestra un
ejemplo de ataque directo. La To­
rre blanca en d 1 ataca directa­
Diagrama 78
mente al Alfil negro en d6.

8
7
• • Defensa Directa
6
• • • La defensa directa es aquella que
5 • • • afecta directamente a la pieza ata­
cada. Se pueden distinguir dos ti­
4
• • pos de defensa directa:
3
• • • • - Movimiento: la pieza atacada
2 • • se mueve para evitar el radio de
acción de la atacante.
1
- Aguante: la pieza atacada se
a b e d e f 9 h queda en la posición en que se

85
encontraba y queda defendida tra la defensa de movimiento. La
por otra de su mismo color, que Torre blanca en el ataca al Alfil
se mueve de tal modo que la pie­ negro en eS el cual se aleja del ra­
za atacante queda en su radio de dio de acción de la Torre.
acción. Así, esta pieza desarrolla El subdiagrama B muestra una
una función de defensa, y ejer­ defensa mediante el aguante.
ciendo sobre sí misma una acción La Torre blanca en g l ataca al
contraria respecto a la de la pieza Alfil negro en gS, que se mantie­
atacante. Esta defensa es eficaz ne en su posición con la ayuda
cuando, después de que el atacan­ del Caballo negro en f7. Si la To­
te mate a la pieza atacada y él rre blanca matase al Alfil, sería
también muera gracias al defen­ capturada por el Caballo negro y,
sor, el equilibrio de fuerzas en el por tanto, si la relación de fuer­
tablero queda inalterado o inclu­ zas anterior a las dos capturas era
so, favorable al atacado respecto 6:5 a favor de las Negras, des­
a la posición anterior al ataque. pués se transformaría en 3:0,
El diagrama n.o 79 muestra un siempre a favor de las Negras.
ejemplo de ambos tipos de defen­ Así pues, la defensa de las Negras
sa. El subdiagrama A nos mues- en este caso es eficaz, y las Blan­
cas no tienen ningún mconve­
Diagrama 79 niente en matar al Alfil.
8
7 Ataque indirecto
6
Cuando una pieza atacada puede
5 aguantar con la ayuda de un de­
4 fensor, un ataque al defensor que
tenga lugar sin interrumpir el
3
ataque sobre 1� primera, consti­
2 tuye un ataque indirecto a la pri­
1
mera pieza atacada.
El diagrama n. 0 80 muestra un
a b e d e f 9 h ejemplo de ataque indirecto.

86
lidad del ataque indirecto es neu­
tralizar la defensa con la técnica
del aguante.
Consideremos por ejemplo, la hi­
pótesis de que el defensor está a
.1_. su vez defendido por otra pieza
(véase diagrama n . o 81 ). En este

• · '·
• • 8

a b c d e f g h
7
••
Diagrama 80
6
• • •
5
• •-*-
La Torre blanca está practicando
4
• •
un ataque directo en relación al 3
• - �·
Alfil negro en fS, que está defen­
dido con la técnica de aguante
2 • • •
1
por el Caballo negro en e7. Este
último, es atacado por el Alfil a b e d e f 9 h
blanco en b4. De este modo, el
Alfil blanco está atacando indi­ Diagrama 8 1
rectamente al Alfil negro. De he­
cho, si las Negras defienden al
Caballo apartándolo del radio de caso, las Negras no tienen que
acción del Alfil blanco, el Alfil preocuparse por defender al Ca­
negro queda indefenso, pudiendo ballo en e 7, atacado por el Alfil
ser capturado por la Torre blan­ en b4, ya que está defendido por
ca. Además, si las Negras . no la Torre en a 7; pero sí tienen que
mueven el Caballo, las Blancas lo preocuparse en defender al Alfil,
capturarán evitando la defensa ya que las Blancas amenazan con
dH Alfil. Es evidente ,que la fina- la jugada 1.Ab4:e7 y después

87
1 . ..Ta7:e7, y las Blancas. pueden defensa. Es eficaz únicamente si
matar tranquilamente al Alfil ne­ no conduce a situaciones desfa­
gro con 2.Tf3:f5, ganando una vorables en el equilibrio de fuer­
p1eza. zas.
El cüagrama n.o 82 nos muestra
un ejemplo para cada uno de los
Defensa indirecta tres tipos de defensa indirecta.

La defensa indirecta es aquella que 8


en su ejecución, no mezcla direc­
tamente a la pieza atacada. 7
Se distinguen tres tipos de defen­ 6
sa indirecta:
5
e Interposición: se interpone una
pieza entre el at�cante y el ataca­ 4
do con el fin de interrumpir el 3
racüo de acción del primero. Este
tipo de defensa incürecta es posi­ 2
ble sólo si la pieza atacante actúa 1
en línea recta·(columna, transver­
a b e d e f g h
sal o diagonal). No es posible de­
fenderse del ataque de un Caballo Diagrama 82
con el sistema de la interposi­
ción.
e Contraataque: se ataca a la pieza
contraria de igual o mayor valor, En A aparece un caso de defensa
a fin de obtener, a cambio de la por interposición (ya habíamos
pieza atacada, una pieza de valor visto este tipo de defensa cuando
similar, o para obligar al adversa­ en la lección 6 se hablaba de ata­
rio a defenderse. ques al Rey).
e Captura del atacante: este tiF La Dama blanca en c6 ataca al
de defensa por obra de la pie-¿a Rey negro en a6; el Alf.tl negro se
atacada o de otra pieza, resuelve interpone (1 ... Ad8-b6) interrum­
radicalmente el problema de la piendo la acción de la Dama

88
blanca y protegiendo así al Rey debido a su gran eficacia; obliga
negro. B es un ejemplo muy es­ al adversario a defenderse invir­
quemático de contraataque: la tiendo así los papeles. Se puede
Torre blanca en f2 ataca al Alfil afirmar que una defensa de este
negro en fS. Las negras se de­ tipo es muy activa, mientras que
fienden contraatacando a la las otras (excluyendo la captura
Dama blanca ( 1 . . .Te3-h3). Si las que en cierto sentido es una for­
Blancas matasen ahora al Alfil, las ma de contraataque) son defensas
Negras capturarían la Dama. Así pas1vas.
pues, las Blancas que eran las ata­ El contraataque será tanto más
cantes, se han convertido en ata­ eficaz cuanto más importante sea
cadas. Finalmente en C, la Torre la pieza enemiga hacia la cual está
negra en d 1 , matando a la Torre dirigido y cuanto menores sean
blanca en b 1 , elimina el ataque las posibilidades de contraataque
de ésta contra el Alfil negro en b4. del adversario. Por ejemplo, un
La defensa con un contraataque contraataque al Rey contrario,
es a menudo, la mejor elección obliga al adversario a defenderse.

Ejercicios
Diagrama 83
Ejercicio 1
8
En la posición del diagrama, ¿qué 7
ataques están realizando las Blan­ 6
cas? ¿(uáles son las defensas de
que disponen las Negras? ¿(uál 5
es para las Negras la defensa más 4
eficaz?
3

2
1

a b c d e f g h

89
Ejercicio 2
8 •
En la posición del diagrama, 7
. ... . •
¿cuáles son los ataques que están
realizando las Blancas? ¿De qué
6
-�· •
defensas disponen las Negras? 5
• • •� •
¿cuál es para las Negras la defen­
sa más eficaz?
4 A. - � ·
3
� -l{j ·
2 • •
1

a b e d e f g h
Diagrama 84

Soluciones un ataque indirecto a la Torre ne­


gra, ya que neutraliza al defensor,
Ejercicio 1 que por sí solo no está protegido.
Las defensas de las que disponen
El Alfil blanco está atacando a la las Negras son:
Torre negra en e6 y ésta no pue­ e Aguante del Caballo por me­
de moverse porque de lo contra­ dio del Alfil (quedando eliminado
rio dejaría al Rey Negro bajo el del radio de acción de la Dama
ataque del Alfil blanco. El Caba­ blanca): 1 . ..Ae7-d8; la Dama
llo negro defiende con la técnica blanca no puede ahora matar al
del aguante a la Torre negra. Caballo porque si 2.Dc5:g5, las
La Dama blanca ataca directa­ Negras contestan con 2. . Ad8:g5+,
.

mente al Alfil negro en C7 y al ganan la Dama blanca a cam­


caballo negro en gS. Hemos di­ bio del Caballo y tienen tiem­
cho que este último defiende a la po de aguantar a la Torre ne­
Torre con la técnica del aguante. gra con su propio Rey, gracias
El ataque a la Dama constituye al jaque al Rey blanco. Las

90
Blancas en lugar de DcS:gS, pue­ Ejercicio 2
den jugar 2.Ab3:e6, limitándose
a matar una Torre a cambio del Las Blancas están realizando los
propio Alfil, lo cual resulta muy siguientes ataques:
conveniente para las Blancas. e El Caballo en f3 ataca directa­
La situación no cambia después mente al Peón en eS, defendido
de 1 ... Ac7-f4+ con lo cual las con aguante por el Caballo en c6.
Negras aguantan a su Caballo y e El Alfil en a4 ataca directa­
obligan al Rey blanco a defender­ mente al Caballo en c6, atacando
se. De hecho, y puesto que las indirectamente también al Peón
Negras no pueden mover a la eS.
Torre, las Blancas podrán matar­ e El Caballo negro en c6 está
la con su propio Alfil en un se­ defendido, con la técnica del
gundo movimiento. aguante, por el Peón negro en
e Las Negras realizan un con­ d7; pero en el momento en que
traataque con relación al Rey este Caballo desaparece de la po­
blanco y atacando al mismo tiem­ sición en que estaba, el Peón eS
po a la Dama blanca: 1 ...CgS-e4+! no tiene defensas. Así pues, las
Las Blancas tienen que defender Negras tienen que procurar de­
a su Rey y de este modo las Ne­ fender ese Peón. No se puede de­
gras pueden matar a la Dama fender al Peón eS con 1.. .d7-d6
blanca (2...Ce4:cS) utilizando los ya que, de este modo, el Caballo
ataques de ésta a las piezas ne­ c6 quedaría indefenso y las Blan­
gras y volviendo a aguantar a la cas ganarían una •pieza con
Torre en e6. Si ahora las Blancas 2.Aa4:c6. No es la mejor solu­
juegan 3.Ab3:e6 y las Negras ción contraatacar 1 ...Cc6-b4 para
contestan con 3... CcS:e6, las Ne­ conseguir el Peón d3 de las Blan­
gras han perdido la Torre a cam­ cas, a cambio del Peón eS, ya que
bio de la Dama y el Alfil blanco. después de 2.Cf3:eS el Peón
Sin duda, esta es la defensa más blanco está aguantado por el Ca­
eficaz. ballo (por lo que, si 2 ... Cb4:d3,
las Blancas ganan una pieza con
3.Ce5:d3). Tampoco soluciona
mucho la acción 1 . . .Cc6-d4 que

91
ataca al Caballo blanco, ya que sario que el Caballo c6 esté pro­
las Blancas con 2.Cf3:e5, ganan tegido por otro Caballo
un Peón y llevan a su Caballo (1 ... Cg8-e7) y así, después .de per­
fuera del radio de acción del Ca­ der al primer Caballo por la ac­
ballo negro. El problema de las ción del Alfil banco (2.Aa4:c6),
Negras consiste en hacer que en las Negras matarán al Alfil con el
c6 quede un Caballo que defienda segundo Caballo (2 ... Ce 7:c6), re­
al Peón eS, no siendo posible de­ servando este último para defen­
fenderlo de otro modo. Es nece- der al Peón en eS.

92
Lección 1 1 . El plan de juego más simple: el
Jaque mate

Ya hemos visto de qué modo se que se desea; es decir, formular


mueven las piezas sobre el table­ una linea de acción, un plan en el
ro, así como los movimientos de que basar la elección de nuestros
ataque y de defensa que éstas rea­ movimientos, que constituyen la
lizan. actuación práctica del mismo
Todo lo estudiado hasta ahora re­ plan.
presenta solamente la descripción
del «funcionamiento» de los me­
dios de que dispone el jugador El plan
para alcanzar la finalidad del jue­
go. Pero, del mismo modo que un El plan es un programa que defi­
general no tiene suficiente con ne los medios y el tiempo de ac­
conocer la fuerza y las dimensio­ tuación para determinado fin;
.
nes de su ejército para poder so­ por este motivo, la idea funda­
portar una batalla, tampoco, mental para la formulación de un
quien quiera jugar al ajedrez con plan es su finalidad. Un arquitec­
un mínimo de posibilidades de. to antes de proyectar una casa, ha
victoria, tiene suficiente con co­ establecido la idea de querer
nocer el movimiento de las pie­ construir la casa, por lo que ésta
zas. Es necesario saber utilizar es­ será la finalidad de su proyecto.
tos medios en el momento opor­ Del mismo modo, en una partida
tuno, para conseguir el resultado de ajedrez, antes de formular el

93
plan de juego, es necesario esta­ Objetivo: jaque mate
blecer el objetivo a alcanzar.
La finalidad del desarrollo de una Analicemos la situación del día­
partida es dar jaque mate al Rey grama n.o 85.
contrario, por lo que, indudable­
mente, éste es nuestro punto de
partida. 8
Es absurdo pensar que ya en el
primer movimiento de la partida 7
se puede conseguir matar al Rey 6
contrarío. Durante una partida,
5
el jugador tiene que formular una
serie de planes de juego para con­ 4
seguir una serie de objetivos par­ 3
ciales que una vez alcanzados, le
aporten el resultado perseguido. 2
Aclaremos mejor este concepto. 1
El jugador que tiene las Blancas
a b c d e f g h
mueve primero e intenta atacar al
Rey negro, pero las Negras, que Diagrama 85
disponen de medios idénticos a
los de su adversario, se opondrán
al ataque defendiéndose con el Las Negras tienen únicamente al
enroque para salvar a su Rey y li­ Rey, mientras que las Blancas
mitando de este modo la acción disponen, además, de una Torre.
del contrario, contraatacando o Es evidente que las Blancas, para
matando las piezas que le aporten ganar, tienen que matar al Rey
un mayor beneficio. De todo ello negro. De hecho, la posición
se deducen una serie de situacio­ considerada no deja ninguna po­
nes que cada jugador intentará sibilidad de salvación al jaque
desarrollar a su favor para conse­ mate.
guir con la mayor facilidad posi­ Por lo tanto, las Blancas tienen
ble, el jaque mate al Rey contra­ que formular un plan para conse­
no. guir su objetivo, teniendo en

94
cuenta las piezas de que dispone
y el tipo de acción que éstas pue­ 8
den realizar contra el Rey negro. 7
El Rey blanco no puede atacar
6
nunca directamente al Rey negro
ya que para hacerlo, debería en­ 5
trar en su radio de acción. Por 4
consiguiente, el ataque mortal al
Rey lo tendría que hacer la To­ 3
rre, mientras que el Rey blanco 2
debería limitar las posibilidades
1
de movimiento del Rey blanco,
controlando el mayor número a b c d e f g h
posible de casillas a las que éste
Diagrama 86
tiene acceso en su huida del ata­
que de la Torre.
La Torre actúa en las columnas y está en el hecho de que en A la
en las transversales, por lo que su Torre ataca al Rey negro encon­
ataque al Rey negro tendrá que trándose sobre la misma línea (en
ser a través de estas líneas. En el e·ste caso en la misma columna)
diagrama n.o 86 hay dos ejemplos en la que se encuentra el Rey
de acciones coordinadas de Rey y blanco. Al Rey negro le quedan 4
Torre contra Rey. posibilidades de movimiento.
La Posición de los dos Reyes a En cambio en B, el Rey blanco y
una casilla de distancia y en la la Torre no están en la misma lí­
misma columna, permite al Rey nea, por lo que cada uno controla
blanco controlar 3 casillas del ra­ diferentes casillas (en A, tanto el
dio de acción del Rey negro (lo Rey blanco como la Torre con­
mismo se obtiene con una situa­ trolaban la casilla b4). De este
ción análoga en las transversales). modo, se consigue reducir las
Este es el máximo control que un posibilidades de movimiento del
Rey puede alcanzar con relación Rey negro, que dispone ahora de
al Rey enemigo. 3 casillas situadas todas en la
La diferencia entre los dos casos misma linea. Si esta línea estuvie-

95
se totalmente controlada, el Rey transversal a la 7.a. De este modo
negro estaría en jaque mate. se le obliga a acercarse a un lado
Puesto que en la posición consi­ del tablero (8.a transversal)
derada no hay más piezas para 1. ..Rd6-e7; 2.Rd4-e5, Relp,·
controlar las casillas de fuga del 3. Tg6-g5! (véase diagrama n.o
Rey negro, será necesario, obli­ 88).
gar al Rey negro a dirigirse a un
lado del tablero a fin de conse­
guir el jaque mate. 8
Veamos cómo las Blancas reali­ 7
zan su plan: 1. Tg4-g6+ (véase
diagrama n.o 8 7). 6
5

8 4

7 3

6 2

5 1

4 a b c d e f 9 h

3 Diagrama 88

2
1
Con el último movimiento de las
a b e d e f 9 h Blancas, al Rey negro le quedan
Diagrama 87 solamente dos posibilidades: 1 . ir
a la 8.a transversal (e8 o f8) o 2.
ir a e 7, encontrándose de nuevo
frente al Rey blanco. 3. . .Rj7 -e 7
Este movimiento produce una si­ (si 3 . . . Rf7-f8; 4.Re5-e6 y las Ne­
tuación similar al tipo B del dia­ gras pueden jugar sólo 4... Rf8-e8;
grama n.o 86. El Rey negro sólo S.Tg5-g8 jaque mate; si, en cam­
puede huir pasando de la 6.a bio, 3... Rf7-e8; 4.Re5-e6, Re8-f8;

96
S.Tg5-g6, Rf8-e8; 6.Tg5-g8 jaque mate); todavía una vez más se
mate, o sino 4... Re8-d8; presenta una posición del tipo B
S.TgS-cS, Rd8-e8; 6.Tc5-c8 jaque (diagrama n.o 86): 4.Tg5-g7+,
Rel-f8; 5.Re5 j6, Rj8-e8;
6.Rf6-e6, Re8-d8 (si 6... Re8-f8;
8
7.Tg7-g6, Rf8-e8; 8.Tg6-g8 jaque
7
• • mate); 7.Tg7-h7 con este movi­
miento las Blancas impiden defi­
6 • • nitivamente que el Rey pueda
5 • • volver atrás (si ahora 7.Rd8-e8;
4 • • 8.Th7-h8 jaque mate) 7. . Rd8-c8;
.

8.Re6-d6, Rc8-b8 (si 8 .. . Rc8-d8;


3
• • • 9.Th7-h8 jaque mate); 9.Rd6-c6,
2 • • • Rb8-a8 (si 9 ... Rb8-c8; 10.Th7-h8
jaque mate); 10.Rc6-b6 y ahora el
1
Rey no puede evitar colocarse
a b e d e f g h frente al Rey blanco: 1 O. ..Ra8 -b8;
Diagrama 89 1 1.Th7-h8 jaque mate (véase dia­
grama n.o 89).

Diagrama 90

Ejercicios 8
7
Ejercicio 1
6

Las Blancas dan jaque mate al 5


Rey negro con dos jugadas. 4
3

2
1 *
'a b e d e f g h

97
Ejercicio 2 Ejercicio 3

Las Blancas dan jaque mate al Las Blancas dan jaque mate al
Rey negro con dos movimientos. Rey negro con dos movimientos.

8 8
7
- •
• • 7
• •• •
6
• • • • •
5 • • •• 5 • =� . II
4
• • = �
4
• • •
3
• • 3
• • •
2 • • • 2 • • •
1 1

a b e d e f g h a b e d e f g h
Diagrama 91 Diagrama 92

Diagrama 93
Ejercicio 4
8
Las Blancas dan jaque mate al 7
Rey negro con tres movimientos.
6
5

2
1

a b e d e f g h

98
Soluciones Ejercicio 3

Ejercicio 1 1.Th5-h7+, Rd7-c8; 2.Ta6-a8 ja­


que mate. En este momento la
l .b7-b8=T!, Rh1-h2; 2.Tb8-h8 Torre h 7 realiza la misma fun­
¡ague mate. ción de control desarrollada por
Si 1 .b7-b8=D? las Negras están el Rey atacante en el caso de
en situación de bloqueo. Rey+Torre contra el Rey.

Ejercicio 2 Ejercicio 4

l .Tc1-c6, Rh5-h4; 2.Tc6-h6 ¡a­ 1 .Rd3-c4, Ra4-a5; 2. Tg3-g6,


que mate. Ra5-a4; 3.Tg6-a6 jaque mate.

99
Lección 1 2. Más sobre el jaque mate

Veamos otro plan de ataque que Las Blancas disponen de 2 Alfi­


tiene como único fin el jaque les, cada uno de los cuales, mo­
mate. viéndose por las diagonales, ac­
túa solamente sobre casillas de
un único color. Así pues, las
Rey + 2 Alfiles contra el Rey Blancas para poder hacer jaque
mate al Rey negro, deberán utili­
Analicemos las posiciones del zar los 2 Alfiles y el Rey. Si las
diagrama n.o 94 Blancas, dispusieran de un solo
Alfil, las Negras sólo tendrían
Diagrama 94 que colocar a su Rey en las casi­
llas de color contrario respecto a
8 las que actúa el Alfil. Evitando
7
• de este modo el ataque y la posi­
ción de jaque mate (Rey + 1 Alfil
6
• contra Rey no puede terminar
5 •• nunca en jaque mate, por lo que
sería tablas). El Rey blanco,
4
• como ya sabemos, no puede ata­
3
= . car directamente al Rey negro,
2 • sólo puede reducir su capacidad
de movimiento, realizando una
1
operación de control sobre las ca­
a b e d e f 9 h sillas de su radio de acción. Si-

101
multáneamente puede tener a sus del lado. Con este movimiento
Alfiles en acción de ataque. las Blancas obligan al Rey negro
También ahora, para realiza el ja­ a acercarse al ángulo a 1 donde
que mate, las Blancas tendrían también está, muy cerca, el pro­
que obligar al Rey negro a situar­ pio Rey y cuya función es la fun­
se en una zona del tablero en la damental en la realización del
que tenga menores posibilidades plan. 2...Ra5-a4; 3.Af2-b6 impi­
de movimiento. diendo al Rey negro volver sobre
Pero, mientras que en el caso del sus pasos. 3...Ra4-a3; 4.Ac4-b5
Rey + Torre contra Rey era sufi­ que controla también la casilla
ciente que el Rey negro se encon­ a4; 4...Ra3-a2; 5.Rc3-c2, este mo­
trase en una casilla a un lado del vimiento del Rey blanco impide
tablero, para que las Blancas pu­ al negro huir a la casilla b 1 .
dieran atacar todo un lado con su 5... Ra2-a3; si S. . . Ra2-a1 ; 6.Ab6-
Torre, en el caso del Rey + 2 Al­ c5, Ra1-a2; 7.Ab5-c4+, Ra2-a1,·
files contra Rey, será oportuno 8.Ac5-d4 jaque mate. 6.Ab6-c5+,
que las posibilidades de movi­ Ra3-a2; 7.Ab5-c4+, Ra2-a 1;
miento dd Rey al cual se quiere 8.Ac5-d4 jaque mate.
dar jaque mate estén limitadas ya .
que no es posible, con las piezas
en juego, controlar una transver­ El bloqueo: un peligro que
sal o una columna enteras. Esta se debe evitar
condición se verifica en el án­
gulo. Los planes del juego, podían rea­
1.Ag8 -d5 con este movimiento lizarse gracias a la gran ventaja de
las Blancas dejan a disposición que disponía uno de los dos juga­
del Rey negro sólo las casillas dores (en los casos anteriores, las
que están a un lado del tablero Blancas tenían una o dos piezas
(columna a). Desde aquí conti­ de ventaja).
nuará su acción de limitar los La situación de sensible desequi­
movimientos del Rey negro, para librio entre fuerzas es, indudable­
empujarlo hacia el ángulo. mente, el motivo principal de la
1 ... Rb5-a5; 2..Ad5-c4 impide defi­ relativa sencillez de las maniobras
nitivamente al Rey negro alejarse necesarias para la realización del

102
plan. Cuanto mayor sea el dese­ Veamos pues, a título de ejem­
quilibrio, tanto más fácil será la plo, la realización de un plan
realización del plan en cuestión. para el jaque mate en donde apa­
Llegados aquí, se podría pensar recen con frecuencia .situaciones
que en una situación del tipo de de bloqueo.
las vistas hasta ahora, ya nada
puede impedir la victoria del ju­
gador que tiene ventaja y, efecti­ Rey + Dama contra Rey
vamente, suele suceder así.
El único peligro puede llegar Analicemos la situación del dia­
sólo por la excesiva prisa en res­ grama n.o 95. Esta vez las Blan­
tringir las posibilidades de movi­ cas tienen una Dama más que las
miento del Rey enemigo. Esto Negras.
puede provocar una situación de Siendo la Dama la pieza que reú­
bloqueo, la situación más odiada ne en sus jornadas los posibles
por quien, después de haber con­ movimientos de la Torre y el Al­
seguido una gran ventaja, como fil, podrá ejercer sobre el tablero
sería el tener una o dos piezas de una mayor acción que la ejercida
más, quiere ganar la partida. Ya por la Torre o por una pareja de
sabemos que la situación de blo­
queo conlleva el fin de la partida Diagrama 95
con el resultado de tablas.
Podéis imaginaros la desespera­ 8
ción de quien, teniendo única­ 7
mente que matar al Rey adversa­
6
rio, reducido a la completa sole­
dad, y quizás disponiendo de un 5
par de Alfiles aparte del propio 4
Rey, se equivoca y provoca la si­
tuación de bloqueo, obteniendo 3
entonces únicamente el empate 2
en vez de la victoria. Es parecido
1
a la alegría del adversario por ha­
berse escapado del peligro. a b e d e f 9 h

103
Alfiles, Además, las posibilidades niobra de Rey + Torre contra
de movimiento de la Dama le Rey (véase lección 11, diagrama
permiten una maniobra mucho n.o 86 B) diferenciándose por el
más rápida. hecho de que la Dama controla
Será tarea de la Dama realizar el una de las tres casillas que, en
ataque final contra el Rey negro aquel caso, estaban controladas
después de haber contribuido a por el Rey. También aqui el Rey
restringir sus movtmtentos, negro 6ene que moverse de la 4.a
mientras que el Rey blanco, desa­ a la S.a transversal.
rrollará nuevamente una acción
de control (y por lo tanto de li­
mitación) sobre las casillas del ra­ 8
dio de acción del Rey negro, y 7
ayudará a la Dama, si es necesa­ 6
rio, en el desarrollo de su fun­
ción. 5
También ahora será necesario 4
obligar al Rey negro a ir hacia las
3
zonas del tablero en donde sus
posibilidades de movimiento es­ 2
tán más limitadas. Teniendo en 1
cuenta que la Dama puede actuar
igual que la Torre, será suficiente a b c d e f g h
empujar al Rey negro hacia un
Diagrama 96
lado. Una vez realizada esta pri­
mera parte del plan, será oportu­
no poner atención en la acción
que la Dama desarrolla sobre las 2...Re4-e5; 3.Rf2f3, ' Re5f5;
diagonales, para evitar caer en 4.Dc5-e4+, Rf5f6; las Negras in­
una situación de bloqueo. tentan mantener a su Rey lo más
1.Da 1-c3, Rd5-e4; 2.Dc3-c4+ alejado posible de los lados del
(véase diagrama n.o 96). La situa­ tablero.
ción que se verifica en este pun­ 5.Rj3j4, Rf6 -P; 6.Rj4j5, Rj7-g1;
to, es muy parecida a la de la ma- 7.De4-e7+, Rg7-h6; y ahora aten-

104
ción: si las Blancas jugasen
8.De7-f7 el Rey negro estarían 8
en bloqueo (véase diagrama n.o 7
97), ya gue la casilla hS, que es la
6
única libre para el Rey, estaría
controlada por la Dama. 5
Las Blancas tienen que dejar al 4
Rey negro la posibilidad de ir a
3
hS, por lo tanto, jugará
8.De7-d7� Rh6-h5; 9.Dd7-h7, ja­ 2
que mate.
1

a b e d e f g h
Diagrama 97

Diagrama 98
Ejercicios
8
Ejercicio 1
7

Las Blancas dan jaque mate al 6 = • • �
Rey negro con 6 movimientos. 5 • • • •
4
• -�-
3
• •
2 • •
1

a b e d e f g h

105
Ejercicio 2
8

Las Blancas dan jaque mate al 7


Rey negro con 3 movimientos. 6

4
3

2
1

a b e d e f g h
Diagrama 99

Soluciones encuentra, a cualquier casilla de


la diagonal h2-b8, para poder ha­
Ejercicio 1 cer jaque al Rey negro, obligán­
dole a ir a a8), Rb8-a8; 6.Ad7-c6
1 .Ae4-c6, Rd8-c8; 2.Ad6-e7 (si jaque mate.
2.Ad6-c7 las Negras están en
bloqueo), Rc8-b8; 3.Ac6-d7 (si
3.Ac6-b7 las Negras están en Ejercicio 2
bloqueo), Rb8-a8; 4.Ae7-d8 (o a
cualquier otra posición mientras l.DgS-cS, Rd7-d8 (si 1...Rd7-e8;
que no controle · a la casa b8, ya 2.Dc5-c8 jaque mate); 2.Rf6-e6,
que el Rey negro se encontraría Rd8-e8; 3.Dc5-c8 (o también
en bloqueo), Ra8-b8; S.Ad8-c7+ DeS-e7) jaque mate.
(o, desde la posición en que se

• l
1· \'
Tereera parte

COORDINACIÓN TÁCTICA
Lección 1 3. Valor absoluto y valor relativo
de las piezas

Observemos la siguiente partida: 1 O.Db3, A:a 1; 1 1.Aj7+, Rj8;


1.e4, e5; 2.Cj3, Cc6; 3.Ac4, Ac5; 12.Ag5, Ce7; 13.Ce5, A:d4;
4.c3, Cf6; 5.d4, e:d4; 6.c:d4, Ab4+; 14.Ag6, d5,· 15.Df3+, Af5;
7.Cc3, C:e4; 8.o-o, c:c3; 9.b:c3, A:c3; 16.Af5, A:e5; 1 7.Ae6+, Af6;
(véase diagrama n.o 1 00). 1 8.Af6, gf6; 19.Df6+, Re8;
20.Dpjaque mate.
Diagrama 100

Dejando aparte lo que dice la


moderna teoría acerca de la aper­
tura del juego, veamos cómo las
Negras, a pesar de haber obteni­
do una clara ventaja material en
la primera parte de la partida
arriba indicada (después de la
10.a jugada las Negras tienen 2
peones y una Torre de ventaja),
han perdido la partida tras el vio­
lento ataque que las Blancas han
a b e d e f g h realizado contra el Rey negro y

109
contra su defensa. ¿Qué es lo que Consideremos la situación del
ha determinado este resultado? diagrama n.o 101.
La Dama negra está atacando a la
Torre blanca en b4, pero las
La importancia de la Blancas no tienen por qué preo­
posición en la formulación cuparse, puesto que amenazan ja­
del plan que mate jugando Df6 # Así .

pues, las Negras no pueden ma­


Cuando indicamos que, previo a tar a la Torre; tienen que defen­
formular un plan, debemos esta­ derse del ataque de las Blancas.
blecer nuestros objetivos, tam­ En dicha situación el valor de la
bién vimos que la situación de las Torre es prácticamente nulo para
piezas sobre el tablero constituye las Blancas (que por el momento
el punto de partida del plan. Las no tienen necesidad de defender­
piezas presentes, la acción que se y pueden permitirse el lujo de
desarrollan y la posición en que perderla sin disminuir su· ventaja)
se encuentran, son los elementos e incluso negativo para las Ne­
que debe utilizar el jugador en la gras (que matando a la Torre per-
realización del plan. derían la partida). .
Pero atención: despué s que las
Diagrama 101 Negras se han defendido de la
amenaza . de jaque mate con
8 1...Td8-d7, la captura de la Torre
7 blanca por parte de la Dama ne­
gra sería perjudicial para las Blan­
6
cas, ya que entonces tendría que
5 luchar contra un adversario con
4 superioridad de fuerzas. La situa­
ción ha cambiado después de mo:
3
ver las Negras y con ella también
2 el valor de la Torre blanca. Del
1 mismo modo, en la partida vista
al principio de esta lección, las
a b e d e f 9 h Negras se habían dedicado a ma-

1 10
tar piezas blancas sin ningún va­ cho. observemos la posición del
lor y no habían considerado el diagrama n.o 1 02.
valor decididamente mayor de las Las blancas tienen una Torre y
Blancas, que habrían atacado al las Negras un Alfil y un Peón. Si
rey negro. nos limitamos a calcular el valor
absoluto de las fuerzas en el cam-

Valor relativo de las piezas


8
A la luz de todo lo que hemos di­ 7
cho, se puede afirmar que cada 6
pieza tiene un valor atribuible, en
base a la función que desarrolla 5
en la actuación del plan de juego. 4
Así pues, según el valor absoluto
3
de cada pieza� basado en la fuerza
que cada una puede ejercer en el 2
tablero, es necesario saber valo­ 1
rar la importancia de cada una
según el plan que se quiera reali­ a b e d e f g h
zar. Diagrama 102
Quede claro que con esto ilo se
quiere afirmar que se pueda olvi­
dar la defensa de las piezas ataca­ po, obtenemos como resultado la
das cuando no estén contribuyen­ ventaja de las Blancas (la Torre
do a la realización de nuestro tiene el valor absoluto 5, el Alfil
plan. Nos referirnos a que no 3, el Peón 1 ; por ello: Blancas =

siempre es necesario guardar una 5; Negras 3+1


= = 4). De todos
relación de fuerzas. En otras pa­ modos, el Peón negro está a pun­
labras, es necesario que el juga­ to de ser promocionado. Si el
dor esté dispuesto a valorar la turno fuera para las Negras, él
posibilidad de «sacrifican> una podría jugar 1 ...d 1=D y por lo
parte de su «tropa», siempre y tanto podría tener una Dama y
cuando compense el sacrificio he- urt Alfil contra una Torre blanca.

111
Así pues, el éxito de la partida se­ c1on en que las fuerzas sean las
ría de las Negras. El Peón negro mismas que en la situación ante­
en esta posición, tiene un valor rior, pero colocadas de forma
mucho mayor que el de la Torre distinta (véase diagrama n.o 103).
blanca: y las Blancas, para asegu­ También ahora las Negras ame­
rarse por lo menos el empate, de­ nazan con promocionar a un
berían jugar 1. T:d2, para que, Peón. Las Blancas podrían, en
después de 1 ...A:d2 (o también este caso, ceder su Torre jugando
1 ... R:d2), la partida quedase igua­ 1.Ta7 y después 1 . ..a1=D, conti­
lada (Re+ 1 Alfil contra Rey no se nuar con 2.T:a1, A:al, con el re­
puede ganar nunca, véase lección sultado de empate. Pero en este
12). caso la situación es diferente, ya
Consideremos ahora una posi- que las Blancas disponen de una
alternativa: 1. Te2!
Diagrama 103 Con esta jugada las Blancas . de­
muestran cómo el Peón negro
8 vale menos en la situación ante­

• • a�
7
rior. De hecho, la amenaza real
de las Blancas, no es la captura
6
• • • del Peón, sino el jaque mate del
5
• • • Rey negro: si 1 ...a1=D, 2.Th2 #
y la Dama que tienen de más las
4
• •• Negras, no ha servido para nada.
3
• • • Por lo tanto, las Negras tendrán
que defender a su Rey con
2 • • 1.. Rh6 y las Blancas podrán ma­
.

1 tar al Peón con 2. T:a2 mante­


a b e d e f 9 h niendo en juego a su Torre.

112
Ejercicios Ejercicio 2

Ejercicio 1 Las Negras atacan con dos piezas


(Alfil y Caballo) al Alfil blanco
¿Qué sucede si las Negras matan en e4, que está defendido por la
al Peón blanco en c3? ( L.T:c3). Torre en e l . Mueven las Negras.
¿Qué pasa si éstas quieren ganar
una pieza? L.A:e4; 2.T:e4, C:e4;
o 2 .. .C:e4 .

8
•• 8 I •
7
• -��- ��
7
-*-•
6
• • • 6
•� • • �

5
• • • • .
5 • . l{J •
4 • • • 4 • -� ·
3
D .'lW. [j 3
�- • D
2 • • -� 2 . !J • B .

1 � =
� 1 �
a b e d e f 9 h a b e d e f 9 h

Diagrama 104 Diagrama 105

Soluciones pueden jugar 2... D:c3 debido a 3


Td8 # .
Ejercicio 1

Si las Negras matan al Peón blan­ Ejercicio 2


co con 1...T:c3 y después 2.D:c3,
pierden a la Torre, ya que no Para las Negras es imposible ga-

113
nar una pieza: después 1...A:e4; lo tanto, después de l ...A:e4;
.
2.T:e4, las Negras no pueden ju­ 2.T:e4, las Negras tienen que ju­
gar 2... C:e4 porque seguiría gar 2... g6 y conseguir una casilla
3.Ce7+e4. Thl # . Lo mismo su­ por la que su Rey pueda huir.
cedería después de 1...C:e4. Por

114
Lección 1 4 . Las ventajas

Hasta ahora hemos hablado de una fuerza superior, en valor ab­


ventajas refiriéndonos a una su­ soluto, respecto al otro.
perioridad de fuerzas de uno de Esta superioridad puede ser de
los dos jugadores respecto al otro tipo cuantitativo o cualitativo. En el
y utilizando, como parámetro, la primer caso, la ventaja se mani­
fuerza absoluta de las piezas. fiesta con la presencia de un nú­
También hemos visto cómo la mero superior de piezas (por
superioridad de fuerza se tiene ejemplo, un Alfil y un Caballo
que valorar en función de la posi­
ción presente en el tablero y del Diagrama 106
plan que se quiere realizar (véase
lección 1 3).
8
Hay varios tipos de ventaja, que 7
pueden definirse A - ventaja ma­
6
terial; B ventaja de posición.
-

5
4
Ventajas materiales
3
Considerando globalmente la 2
fuerza de cada jugador, se verifica
1
una situación de ventaja material
cuando uno de ellos dispone de a b c d e f g h

1 15
contra un solo Alfil); en el segun­ gún algunos, la Dama tiene el va­
do caso, el número de piezas es lor absoluto 1 0). Además, tanto
igual para ambos jugadores, pero las Blancas como las Negras po­
varía el tipo de éstas y su valor seen el Rey y un Peón. Con todo,
absoluto.
En el diagrama n.o 1 06 las Blan­
cas tienen el mismo número de
piezas que las Negras pero, mien­
tras que las últimas poseen un
Alfil, las Blancas, que disponen
de una Torre, poseen una clara
ventaja cualitativa, una «cualidad
de ventaja», utilizando una co­
rrecta terminología ajedrecística.
Cuando el desnivel cualitativo,
calculable por la diferencia de va­
lor absoluto de las piezas relacio­
nadas, es muy grande (por ejem­
plo, una Torre con relación a un a b c d e f g h
Peón o una Dama contra un Alfil
Diagrama 107
o una Torre), motiva una ventaja
que tiene todas las características
de la ventaja cuantitativa. Nor­
malmente ésta tiene una consis­
tencia mayor que la ventaja cuali­ la presencia de tres piezas contra
tativa. una favorece a las Blancas. Lo
Para entender mejor todo esto, demuestra el hecho de que, gracias
observemos la situación en el dia­ a esta situación, las Blancas pueden
grama n.o 1 0 7. ejercer un triple ataque (Torre,
Las Blancas tienen una Torre, un Alfil y Caballo atacan al Peón eS)
Alfil y un Caballo (valor absoluto y las Negras pueden defenderse
total 1 1 ), mientras que las Negras con un máximo de dos jugadas
poseen la Dama y un Peón (valor (Dama y Rey después de jugar
total 1 1 , si se considera que, se- 1...Rg6-f6).

1 16
Ventajas de posición · La situación del diagrama n.o
108 nos muestra un ejemplo de
Mientras que la ventaja material neta ventaja de espacio de las
se basa en la diferencia en el va­ Blancas.
lor absoluto de las piezas de que
dispone cada jugador, la ventaja
de posición se basa en la diferen­
cia de valor relativo, es decir, en
la diferencia de «potencia» que las
piezas adquieren en virtud de su
posición en el tablero y de la ac­
ción que ejercen gracias al lugar
que ocupan. Los factores que de­
terminan esta «variación de po­
tencia» de las piezas son: el espacio
y el tiempo.
Un jugador tiene una ventaja de
a b c d e f g h
espacio cuando la situación en el
tablero es tal que sus piezas dis­ Diagrama 108
ponen de un espacio para manio­
brar superior al que disponen las
adversarias. Ello está determina­
do por el hecho de que el radio Las Blancas ya se encuentran en
de acción de sus piezas realiza un· la mitad del campo con un Caba­
control sobre amplios sectores llo en eS (trazad una hipotética lí­
del tablero. Una situación de este nea de demarcación entre la 4.a y
tipo «sofoca» la acción de las pie­ la S.a transversal de modo que el
zas contrarias que, debido al tablero quede dividido en dos mi­
poco espacio de que disponen, tades iguales). De este modo po­
acaban limitando su propia ac­ dréis individualiza una zona de las
ción. Las propias piezas adquie­ Blancas constituida por las pri­
ren mayor potencia y pueden, de meras transversales y una zona
este modo, desarrollar mejor su de las Negras constituida por las
función. otras cuatro transversales. Desde

117
su posición, esta pieza, actúa en­ turas defensivas (enroque). Antes
tre dos filas enemigas (por ejem­ de hablar de las v.entajas en el tiem­
plo, controla la casilla d7). po, será oportuno aclarar que, con
Las piezas Blancas tienen la posi­ la palabra tiempo, definimos la
bilidad de moverse en un sector sucesión de movimientos en el
dentro del tablero (columnas e, f, curso de una partida. Así pues,
g, h); es posible para las Blancas los movimientos constituyen la
realizar, por ejemplo, la jugada unidad de tiempo.
Df3-g3-h4, seguida de Tf1-f3-h3 En el tablero vacío colocamos
y de Cd2-f3-g5, o de g2-g4-g5. una Torre en el. Ésta, para ir a
Todo ello demuestra las notables a8, deberá realizar un solo movi­
posibilidades de maniobra de las miento. Quitemos la Torre y
Blancas y que, en cambio, son pongamos un Rey en el. Para
prácticamente inaccesibles a las llevarlo a e8 serán necesarios sie­
Negras, debido al fuerte control te movimientos: el Rey ha necesi­
que ejercen las otras y al cierre de tado más tiempo.
líneas (en la parte cuarta de este Cada plan precisa para su realiza­
libro se clarificarán mejor los ción un cierto número de movi­
conceptos de línea abierta y linea mientos. La realización de un
cerrada) realizada por el Peón d4, plan será tanto más rápida cuan­
el Caballo eS y el Peón f4 que to menor sea el número de movi­
impiden por ejemplo, a los Alfi­ mientos. El jugador que para
lés Negros, desplazarse al sector conseguir su propio plan necesita
derecho del tablero. un número de movimientos infe­
Además, también las posibilida­ rior al de su adversario, diremos
des de movimiento de las Negras que está en ventaja de tiempo.
en el sector izquierdo están sensi­ Observemos la posición del dia­
blemente limitadas, ya que los grama n.o 109.
peones blancos en a3 y b3 ejer­ Las Blancas, para poder ganar la
cen un eficaz control. En defeni­ partida, deben promocionar a su
tiva, la acción de las piezas ne­ Peón transformándolo en una
gras, no consigue traspasar la Dama (o como mínimo en una
línea; mientras que las Blancas, Torre). Después de ello podrá
han preparado incluso sus estruc- realizar los movimientos necesa-

1 18
gras, cuando han llegado a la S. a
8 transversal han conseguido su
7 plan (atacar al Peón antes de que
sea promocionado), mientras que
6 • • las Blancas necesitan todavía un
5 • • movimiento. A las Blancas ya no
les sirve jugar ahora 6.b8=D+ ya
4 • que las Negras igualan la partida
3
• •. con 6 R:b8.
...

2 • • En el segundo caso, después del


primer movimiento, el Peón
1
blanco está en b4: 1.b4, Rg4; 2.b5,
a b e d e · f g h RJ5; 3.b6, Re6; 4.b7, Rdl; 5.b8=D
Diagrama 109 y el Rey negro ya no puede fina­
lizar su plan. Las Blancas han
rios para hacer jaque mate al Rey acelerado la realización de su
negro. Si las Negras consiguen plan utilizando un número me­
impedir la realización de la pri­ nor movimientos, sin dejar tiem­
mera parte del plan de las Blan­ po a las Negras para realizar su
cas (la promoción), no se produ­ plan. En el primer caso, las Blan­
cirá nunca el jaque mate. Así cas habían perdido tiempo; jugan­
pues, el objetivo de las Blancas es do primero 1. b3 y después 2. b4
promocionar a su Peón y e·l de utilizaron dos movimientos en
las Negras capturarlo, antes de una accion en que la que un solo
que llegue a,l otro lado del table­ movimiento hubiera sido sufi­
ro. Se verificará entonces, una ciente, (como hemos visto en el
«carrera de velocidad» entre el segundo caso con 1. b4). Con ello
Peón blanco y el Rey negro. Las perdieron la posibilidad de ganar.
Blancas mueven primero y tienen
la posibilidad de elegir entre dos
movimientos: 1 .b2-b3 y 1 .b2-b4. La ventaja de mover primero
Veamos lo que sucede en el pri­
mer caso: 1.b3, Rg4; 2.b4, Rj5; 3.b5, Reconsideremos la posición del
Re6; 4.b6, Rdl, 5.b7, &7; las Ne- diagrama n.o 1 09, pero dando

119
preferencia de movimiento a las primera jugada de las Blancas
Negras: 1...Rg4; 2.b4, Rf5; 3.b5, para escoger su movimiento de
Re6; 4.b6, Rd7; 5.b7, Rc7 y las respuesta:.
Negras consiguen impedir la pro­ Si por ejemplo, las Blancas juga­
moción. Se verifica una situación sen 1 .Cf3, las Negras no tendrían
idéntica al primero de los dos ca­ ningún inconveniente en contes­
sos anteriores, distinguiéndose tar con 1 ...e5 o con 1...g5 ya que
sólo por el hecho que hemos mo­ perderían a su Peón inútilmente.
vido primero las Negras en lugar Por lo tanto, la respuesta de las
de las Blancas. Negras resulta, aunque mínima­
La sucesión y alternancia en el mente, condicionada por el pri­
movimiento aventajan siempre al mer movimiento de las Blancas.
que juega primero, a menos que La ventaja de la salida, con el
no exista una diferencia real de consiguiente condicionamiento
tiempo necesario para los dos ju­ en la respuesta del adversario,
gadores en la realización de los permite desarrollar un papel acti­
respectivos planes, de modo que vo, es decir, la posibilidad de di­
dicha ventaja influya negativa­ rigir primero la realización de su
mente. propio plan.
Esta ventaja consiste en empezar Esta ventaja debe conservarse el
antes que el contrincante a reali­ máximo tiempo posible, y se de­
zar los planes, de esta forma te­ bería renunciar a ella sólo para
nemos la posibilidad de condicio­ obtener otro tipo de ventaja (ma­
nar la respuesta del adversario. terial o de posición) que equili­
Por ejemplo, al empezar una par­ brase la pérdida de la primera.
tida, las Blancas disponen de 20 Por ejemplo, observando las fases
posibilidades diferentes para a través de las cuales se desarrolla
hacer el primer movimiento: 2 una partida, podemos constatar
por cada Peón + 2 por cada Ca­ que, al empezar, las Blancas tie­
ballo. Las Negras, que inicial­ nen tendencia a jugar sus piezas
mente están colocadas en modo con la máxima rapidez, intentan­
análogo a las Blancas y que por do, al mismo tiempo, obstaculi­
tanto disponen de las mismas po­ zar el desarrollo del adversario,
sibilidades, deberán considerar la atacándo siempre que sea posible

120
y obligándole a realizar un papel a sus piezas y, por lo tanto, la po­
pasivo. Si consigue obtener ven­ sibilidad de conseguir una ventaja
taja ya en la salida, que es una material. Este tipo de ventaja es
ventaja de tiempo, obtendrá tam­ la única que le permitirá resistir
bién una ventaja de espacio que una vez perdida la ventaja de la
dará una mayor potencia ofensiva salida.

121
Lección 1 5.· Qué es una combinación

Hemos mencionado el hecho de


que, en el curso de una partida, 8 I
uno de los dos jugadores puede
asumir un papel activo si consi­
7

gue con su propia iniciativa, con­
6

dicionar el juego del adversario, 5 • • •
cuyo fin es intentar impedir al
otro la realización de su plan.
4 • -�
Hablamos de «tentativo» puesto 3
que puede suceder que incluso 2
realizando los mejores movimien­
1
tos, el jugador pasivo no consiga
impedir la realización del plan de a b e d e f 9 h
su adversario. Diagrama 110
Por ejemplo, veamos lo que suce­
de en la posición del diagrama
n.o 1 10. las Blancas s1guen con 2.Ce7+,
Después del movimiento de las Rh8; (si 2... Rh7; 3.Th1+);
Blancas 1.Dj8+, las Negras tienen 3. Th 1+, Ch7; 4.T:h7=J:..
que jugar 1 Tj8 (si 1...Rh7;
... A pesar de que las Negras hayan
2.Th1+ y mate en la sucesiva) realizado las mejores jugadas, las
que representa la mejor respuesta Blancas han conseguido hacer ja­
de que disponen las Negras; pero que mate. Hay que decir que las

1 23
jugadas de las Negras no sólo dan como resultado una ventaja
eran las mejores, sino además, las al jugador que la ha iniciado y
únicas que podía jugar; es decir: que por lo tanto� desarrolla en la
eran movimientos forzados. combinación un importante pa­
La primera jugada de las Blancas pel. Es oportuno aclarar que la
( 1 .Df8+) ha provocado una serie ventaja conseguida por el jugador
de movimientos forzados en las activo después de la combinación
Negras; pero observad que tam­ puede ser, en relación a la situa­
bién las blancas han realizado ción anterior, la combinación
movimientos forzados después de misma. Un jugador puede hacer
la primera jugada. De hecho, si una combinación para conseguir
las Blancas, después de 1...T:f8, una pieza de ventaja, pero tam­
hubiesen hecho otros movimien­ bién puede hacerla para recuperar
tos o en otro orden, el sacrificio una ventaja anterior y volver a
inicial de la Dama no hubiese una situación de igualdad.
sido compensado y las Negras Al inicio de la partida no se pue­
hubiesen obtenido una ventaja de hacer ninguna combinación,
.
material que les hubiese permiti­ ya que la misma situación no lo
do ganar fácilmente la par6da. permite. Para que sea posible ha­
cer una combinación será necesa­
ria una primera fase de prepara­
La combinación ción en la cual, las piezas que da­
rán lugar a la combinación, se
La secuencia anterior de movi­ colocan en «puntos claves» que
mientos se llama combinación. Una dependen de la situación que se
condición fundamental de la crea durante esta fase preparato­
combinación es que, al finalizar na.
ésta, el jugador «activo» haya Sólo cuando haya finalizado esta
conseguido una ventaja concreta, fase y la posición conseguida per­
es decir, una ventaja material o el mita realizar la combinación, será
jaque mate del Rey contrario. posible iniciarla con el primer
Por lo tanto, podemos definir la movimiento (es el movimiento
combinación como una secuencia que provoca la secuencia forzada)
de movimientos forzados que que llamaremos movimiento forzan-

1 24
te: en la combinación anterior movimiento forzante, tendremos
(véase diagrama n.o 1 1 O de esta que reconocer la posición opor­
lección) el movimiento forzante tuna. Ello es posible sabiendo in­
era 1 .Df8+. dividualizar las características.
Así pues, podemos decir que la La posición forzante (aquella con la
preparación de una combinación que se puede hacer el movimien­
constituye el objetivo de la fase to forzante), está caracterizada
preparatoria y que representa la por la presencia de verdaderas
actuación de un plan. Que quede «señales de ataque»: son los lla­
bien claro que no es nada fácil mados motivos de la combinación. Se
llevar a buen término la fase pre­ trata de determinados tipos de
paratoria ya que, el adversario, ataque que las piezas que desem­
hará lo posible para que esto no peñen el papel activo, podrán
suceda. ejercer gracias a determinadas
Si consideramos una partida bajo condiciones de las piezas pasi­
el aspecto de una serie de posi­ vas.
ciones (la ejecución de un movi­ Más adelante veremos los princi­
miento a una determinada posi­ pales motivos que la práctica aje­
ción hace variar la situación pre­ drecística ha permitido indivi­
sente en el tablero: después de dualizar.
cada movimiento se verifica una Es oportuno precisar que siendo
nueva posición con característi­ imposible realizar una combina­
cas diferentes a las anteriores) ción con una total ausencia de mo­
podemos decir que, mientras la tivos, la presencia de uno o más de
fase preparatoria está constituida éstos no es suficiente para tener
por la toma de posiciones en las la certeza de encontrarse frente a
que no es posible o conveniente, una posición forzante. La presen­
hacer ningún movimiento forzan­ cia de motivos debe empujar a
te, la posición en la que final­ un análisis más profundo, ya
mente será posible ejecutarla ten­ que la posición forzante puede
drá necesariamente unas caracte­ estar presente o cercana, pero
rísticas diferentes de las otras. sólo un cuidadoso análisis y un
Así pues, para no dejar escapar el preciso cálculo de los movimien­
momento adecuado para hacer el tos que siguen al movimiento

125
forzante constituyen los elemen­ mos un ejemplo en el diagrama
tos definitivos para establecer si n.o 1 1 1 :
la posición considerada es forzan­
te o no. 8
Concluyamos diciendo que la
7
combinación, por su carácter for­
zante, debe calcularse con la má­ 6
xima exactitud en cada variante.
5
De hecho, no es una sola la res­
puesta que el adversario puede 4
dar a un movimiento forzante. 3
Es errónea una jugada que podría
parecer forzante sin haber calcu­ 2
lado todas las consecuencias. La 1
situación que se verificaría al fi­
a b e d e · t g h
nalizar, podría ser muy diferente
a la esperada. Además la limita­ Diagrama 1 1 1
ción en la posibilidad de respues­ Pelic - Beloustein, URSS 1 975
tas de un movimiento forzante
hace extremadamente mas fácil el
cálculo del desarrollo sucesivo de
las posibilidades -aunque conlle­ Las Negras han individualizado los
van un discreto número de varia­ motivos combinativos presentes
ciones-, de lo que pueda suceder en la posición y después de haber
en las respuestas a los movimien­ efectuado sus cálculos, han podi­
tos no forzantes en posiciones no do establecer que la posición es
combinativas. Se puede afirmar forzante ante el papel activo de
que una posición es tanto más las Negras. Así pues, pueden ha­
forzante cuanto menores sean las cer la jugada 1 . C:d4+ porque,
..

posibilidades de elección en la después de este movimiento, las


respuesta del jugador pasivo al Blancas tienen que volver a ata­
movimiento forzante, o las va­ car a d4 para no quedarse en des­
riantes de que dispone en el cur­ ventaja. Si, por ejemplo, jugasen
so de la secuencia forzada. Vea- 2.f4 para poder atacar el mayor

1 26
número de piezas negras, éstas vimiento las Negras cubren la ac­
contestarían con 2... D:g3+, se­ ción de su Alfil g7 atacando al
guido de 3 ... Cec6, defendiendo y Alfil blanco en d4. Las Blancas,
conservando su ventaja material. que tienen que defender a su Rey
Tampoco sería útil 2.h4 porque y no pueden proteger al Alfil, tie­
después de 2... Dh6, el movimien­ ne que matar al Caballo negro si
to 3.f4 (a razón de esto las Blan­ no quieren quedarse con una pie­
cas habían jugado antes 2�h4) no za menos (por ejemplo, si 3.Rf1 ,
resuelve nada a causa de 3 ... Cec6, A:d4; y después 4.D:d3 o 4.e:d3,
que permite una vez más a la� las Negras ganarían una Torre
Negras defender su ventaja. Para con 4... A:a 1 ). Para ello dispone
recuperar la desventaja, las Blan­ en este caso de dos variantes:
cas tienen dos posibilidades de e 3.D:d3, que le sigue 3 .. Dc1+;
.

matar al Caballo negro en d4: 4.Dd 1 (las Blancas no tienen otra


con la Dama o con el Alfil. Vea­ posibilidad de defender a su
mos lo que sucede en cada caso: Rey), 4 ...D:d+; 5.R:d1, A:d4; y las
a) 2.D:d4: con este movimiento Blancas para no quedarse con
las Blancas han igualado momen­ una Torre de menos, preferirán
táneamente la desventaja mate­ perder un Caballo: 6.Cc3.
rial, ya que después de 2... Cj3+! e 3.e:d3; también con esta
las Negras les obligan a defender variante las Negras obtienen una
a su Rey y a dejar a l a Dama bajo ventaja con 3 ..A:d4; 4.Cd2, A:a 1;
.

el ataque del Alfil g7 (después de 5.D:a 1. Esta vez la ventaj_a conse­


3.A:f3 o 3.e:f3 las Negras conti­ guida por las Negras es material.
núan con 3 .. . A:d4 obteniendo así Y éste será también el propósito
una notable ventaja debido a que de las Blancas. Las Negras han
las Blancas tienen un Alfil y un calculado muy bien sus movi­
Caballo contra la Dama negra). mientos antes de jugar 1. . .C:d4, y
El resultado de esta variante es ha sido posible, por las limitadas
totalmente favorable a las Ne­ posibilidades de respuesta de las
gras. Blancas. Respuestas diferentes a
b) 2.A:d4; también en este caso las ya vistas habrían dado a las
la igualdad de las Blancas es sólo Blancas una ventaja supenor en
temporal: 2... Cd3+! Con este mo- calidad material.

1 27
Lección 1 6. Todavía más sobre ataque y defensa

Antes de analizar sistemática­ El contraataque


mente los motivos de la combi­
nación, es oportuno analizar al­ Antes hemos definido el contraa­
gunas consideraciones acerca del taque como una defensa indirec-
papel activo de quien ejerce la
combinación y el papel pasivo de
quien la recibe. Parece claro, por
todo lo dicho en la lección ante­
rior, que la combinación es una
forma compleja de ataque. Cuan­
Diagrama 112
do veamos los motivos de la
combinación podremos constatar Süer - Nünhert, BRD 1973
cómo se manifiestan las varias
formas de ataque directo e indi­ 8 •
recto que ya hemos tratado en la 7 j.
� rJ j.
j. . ¡f .
primera parte de este libro (véase
6
lección 1 0). Allí mencionábamos �

el hecho de que existe un tipo de 5


•� � o� •
defensa capaz de invertir los pa­
peles, obligando al atacante a de­
4 • D �
fenderse y, por lo tanto, a aban­
3
� - . li:J .

donar su papel activo para con­
vertirse en pasivo, permitiendo al
2 D • D�
defensor convertirse en activo: se
1 �
trata del contraataque. a b e d e f 9 h

129
ta. Esta definición no se refiere al A la luz de estas variantes el
contraataque que se deriva de las movimiento forzante jugado por
amenazas del adversario, ya que las Blancas ( 1 .T:h7) parecería
éste representa en definitiva una aportarles la victoria, pero no
fase sucesiva de la defensa, sino han tenido en cuenta la posibili­
al contraataque que se desarrolla dad de contraataque de las Ne­
simultáneamente al ataque reali­ gras: 1...Dc2+!, 2.R:c2} C:e3+;
zado por el adversario. Observe­ 3f:e3} R:hl y las Negras consi­
mos el diagrama n.o 1 1 2. guen el doble resultado de neu­
Las Blancas consideran interesan­ tralizar el ataque de las Blancas y
te la posibilidad de atacar a las capturar a una Torre a cambio de
Negras con 1.T:h7; después de un Caballo y un Peón. Peor hu­
este movimiento la amenaza del biese sido para las Blancas si no
jaque mate es evidente (las Ne­ hubiesen matado a la Dama ne­
gras no pueden matar a la Dama gra después de 1 . . .Dc2+; de
blanca que está atacando al Caba­ hecho, después de 2.Ra2 (si
llo, porque si 1...C:e3; 2.Th8 =1 ). 2.Ral, Ddl+; 3.Ra2, Cb4+;
No es suficiente para las Negras 4.Ra3, Cc2+ seguido de
defenderse con 1 . ..R:h7, ya que S ... Da 1 =1= ), las Negras continúan
después de 2.Cg5+, Rg8 (si con 2... Cb4+; 3Ra3 (si 3.Ra l ,
2... Rh6; 3.Dh3 =1 ); 3.Dh3, las Ddl+; 4.Dcl, D:cl =1 ) Cd3+ y el
Negras no pueden evitar el jaque jaque mate es inevitable (si
mate. Tampoco 1...C:f6 es sufi­ 4.Ra4, C:b2 =1: ; si 4.Ra2, D:b2 =1= ;
ciente ya que después de 2.e:f6, si 4.b4, A:b4+; S.Ra2, D:b2=1= ).
las Negr�s no pueden impedir la Como se ve, el movimiento
jugada 3.Cg5 seguida de 4.Dh3. 1 ... Dc2+, con el que las Negras
Por ejemplo, si 2... R:h7, las Blan­ empiezan su contraataque sin
cas continúan con 3.Cg5+, Rh6 defenderse previamente, invierte
(si 3 ... Rh8 o 3 ... Rg8; 4.Dh3 y el totalmente las partes anulando la
jaque mate es imparable); 4.Ce4+, posibilidad de ataque de las Blan­
Rh7; S.Dh3+, Ah6 (si S... Rg8; cas. Este movimiento se llama
6.Cg5 y el jaque mate es impara­ movimiento intermedio y tiene todas
'
ble); 6.Cg5+, Rg8; 7.D:h6 y el ja­ las características de un movi­
que mate es inevitable. miento forzante. Habiendo dicho

130
que el movimiento forzante es el forzante, ni después de realizado
que ha dado inicio a una combi­ éste. De hecho, un movimiento
nación, podemos conclujr dicien­ intermedio presente en cualquier
do que el contrataque inmediato momento de la combinación,
(que hemos visto arriba) es una puede anular la eficacia de la mis­
especie de contracombinación que, ma. Observemos, por ejemplo, el
teniendo todas las características diagrama n.o 1 1 3.
típicas de la combinación, dará
como resultado una ventaja obje­
tiva (ventaja material o jaque
8
mate), anulando al mismo tiempo
los efectos de la combinación.
En el ejemplo visto, el movi­
7
• .\
miento intermedio se realizaba
6 A • • .\
como respuesta inmediata al mo­ 5
�-
vimiento forzante. La posibilidad
de efectuar el movimiento inter­
4 • • :a: •
medio demuestra que el que se
3
D. � WlD.�
consideraba un movimiento for­
zante no era tal, ya que había la
2 �- D.
1
posibilidad de contestar con un
movimiento diferente del calcula­ a b e d e f g h
do anteriormente. Así pues, el Diagrama 113
movimiento intermedio denota
claramente un error de cálculo
por parte de quien ha realizado lo Tanto las Blancas como las Ne­
que se podría llamar ahora movi­ gras tienen un enroque particu­
miento pseudoforz¡¡nte. Por ello, en larmente débil (véase lección 20).
el cálculo que se debe realizar an­ Las casillas negras más débiles en
tes de iniciar una combinación, el enroque están controladas por
es necesario asegurar que nuestro el Alfil blanco en h6; sobre esta
adversario no disponga de movi­ base, las Blancas intentan realizar
mientos intermedios como res­ jaque mate a través de una com­
puesta inmediata al movimiento binación: 1. T:e5} A:e5; 2.C:d5}

131
T:d5; 3.Df6! Las Negras consi­ de la primera transversal debido
guen el empate en el jaque reali­ a la acción de la Dama negra; se­
zado después de 3.T:e5, T:eS; ría por lo tanto forzada S.A:c1;
4.Df6, Dbl+; S.Rg2, De4+; de lo contrario, después de
6.Rg1, Del+ etc. Las Blancas S.T: c1, las Negras ganarían una
amenazan 4.Dg7+,A:g7; S.Te8+, pieza con S ... A:h6 que pondría
Af8; 6.T:f8 # . 3 ..Dc1!! Con este
. fin al ataque de las Blancas. Así
movimiento intermedio las Ne­ pues, si 4.A:c1 o también 4.T: c 1 ,
gras consiguen frenar la combi­ las Negras continuan con 4. . . A:f6
nación de las Blancas. De hecho y consiguen parar el jaque mate.
no es posible para las Blancas En cambio si 4.D:e5, las Negras
realizar tal amenaza ya que, des­ contestarán con 4... D:h6 consi­
pués de 4.Dg7+, A:g7, la Torre guiendo, de todos modos, una
blanca no puede ser movida des- defensa muy satisfactoria.

1 32
Lección 1 7. Los motivos de la combinación:
el ataque doble

Hemos dicho que una posición Esto provocará que se defienda


forzante se caracteriza por la pre­ solamente a la pieza más impor­
sencia de «motivos de combina­ tante, mientras que la otra queda­
ción» y que no son otra cosa que rá a merced del atacante. Se pue­
típos particulares de ataque que den distinguir más tipos de ata­
las piezas realizan gracias a la si­ que doble:
tuación presente en el tablero e El ataque simultáneo: consiste
(véase lección 1 5). en el ataque directo de dos piezas
Empezamos ahora a ver con más enemigas. El diagrama n.o 1 14
detalle los motivos de combina­ Diagrama 114
ción que la práctica ajedrecística
ha permitido codificar. 8
7

El at'aque doble 6
5
El tipo más simple de combina­
ción está basado en el ataque doble. 4
Se trata de atacar simultáneamen­ 3
te dos objetivos como mínimo,
2
de tal modo que el adversario no
pueda defenderse al mismo tiem­ 1
po. a b e d e f 9 h

133
muestra varios tipos de ataque si­ mente a la Dama (por ejemplo:
multáneo. Una condición necesa­ 1 ...D:g3; 2.f:g3; o 1. . .Rf4;
ria para que dé resultado, es que 2.T:g1).
su finalidad directa sea la ventaja He aqui un ejemplo de combina­
material. ción basada en el ataque simultá­
El primer caso del diagrama neo (diagrama n.o 1 1 S):
n.o 1 14 muestra un ejemplo eficaz
de ataque simultáneo: tin Peón
ataca al mismo tiempo a una To­ 8
rre y a un Caballo adversarios. El 7
jugador atacado intentará defen­
der a la pieza de mayor importan­ 6
cia (la Torre) dejándose matar el 5
Caballo.
4
En el segundo caso, un Caballo
blanco ataca a la Dama y a un 3
Alfil negro. Las Negras pueden
2
mover a la Dama y al mismo
tiempo defender al Alfil (por 1
ejemplo: l ...DeS, y después a b c d e f g h
2.C:e8, D:e8; el cambio de un
Diagrama 115
Caballo por un Alfil es un cam­
bio muy igualado, ya que no da a
las Blancas una ventaja material).
En el tercer caso, una Dama Las Blancas', con una clara venta­
blanca ataca a un Alfil y al Caba­ ja material (tienen un Caballo y
llo que los defiende. Si las Negras dos peones contra la Dama ne­
tienen la posibilidad de defender gra), tienen la posibilidad de ata­
al Caballo, el ataque simultáneo car al mismo tiempo al Rey y a la
de las Blancas se neutraliza. Dama de las Negras a través de
Finalmente, el cuarto caso es, por 1.e5+. Las Negras están obliga­
eficacia, similar al primero: las das a matar al Peón (de lo con­
Negras tienen que defender al trario las Blancas continúan con
Rey, por lo que pierden forzosa- 2.e:d6), pero con esto corren el

1 34
peligro de que el Caballo blanco valor. Al tenerse que mover for­
les haga un ataque simultáneo. zosamente, por resultar imposible
De hecho, si 1 . ..D:e5, las Blancas otro tipo de defensa, deja descu­
juegan 2.Cg4+ y 3.C:e5; si en bierta la segunda pieza que tam­
cambio, 1 . ..R:e5, las Blancas con­ bién será capturada. El diagrama
testarían con 2.Cc4+ y 3.C:d6. n.o 1 1 6 muestra algunos ejemplos
En ambos casos, las Blancas, ce­ de la enfilada.
diendo un Caballo y un Peón a Aparte del caso n . o 3 del diagra­
cambio de la Dama blanca con­ ma, en el cual la pieza que debe­
traria, han obtenido como resul­ ría quedarse al descubierto (la
tado de la combinación una ven­ Torre) está defendida (por el Al­
taja material. fil), con lo cual la enfilada no
e La enfilada: es el ataque procura ninguna ventaja, en to­
simultáneo de dos piezas contra­ dos los otros casos se muestran
rias en una transversal, una co­ enfiladas eficaces.
lumna o una diagonal, de tal Un ejemplo de este tipo de com­
modo que la pieza atacada direc­ binación, está representado en el
tamente resulta ser la de mayor diagrama n.o 1 1 7.

Diagrama 117
Diagrama 116 Byrne - Tarjan, Cleveland 1975

8 8 • ••
7 7
• . ¡( •
� V.

6 6 �- · I- �
5 5 • • • �
4 • • •
3 3
� -�-
2 2 � �� • •
1 1

a b c d e f 9 h a b e d e f 9 h

ns
Las Blancas juegan 1.Dh3! Con es­ En el primer caso se puede ver a
te movinúento amenaza 2Dh7=1= . un Alfil blanco que enclava a una
Las Negras sólo tienen un modo Torre negra y que no puede mo­
para salvarse del jaque mate: ma­ verse ya que, de lo contrario,
tar a la Torre blanca. Por lo tan­ descubriría a la Dama negra. De
to juegan 1. .Rj7 y las Blancas ga­
. todos modos, si las Blancas mata­
nan con 2.Dh7+, Re8; 3.Dh8+, sen a la Torre, perderían, a cam­
Rdl; 4.D:b8 matando a la Dama bio, sólo un Alfil: la ventaja serfa
negra y perdiendo su Torre. la misma.
e La clavadura: se parece mu­ En el segundo caso, una Dama
cho a la enfilada. Las dos piezas blanca enclava a un Caballo ne­
contrarias son atacadas en se­ gro con una Torre del mismo co­
cuencia a lo largo de una línea lor. A las Blancas no les convie­
(columna, transversal o diago­ ne matar al Caballo porque de lo
nal), pero esta vez la pieza ataca­ contrario tendrían que ceder su
da directamente es la de menor Dama. El Caballo negro no pue­
valor. En el diagrama n.o 1 1 8 se de moverse, puesto que las Blan­
muestran algunos ejemplos. cas podrían matar gratuitamente
a la Torre.
En el tercer caso, una Torre
Diagrama 118 blanca ataca a un Alfil negro que
está totalmente indefenso y que
8 además no se puede mover sin
7 descubrir a su Rey.
6
Entre la enfilada y la clavadura
no hay una distinción formal sino
5 una diferencia sustancial. De he­
4 cho, en la enfilada el atacado,
para evitar mayores daños, con­
3
cede rápidamente al atacante la
2 ventaja que éste quería conseguir
1 con su ataque (el atacado aparta
la pieza de mayor vaJor y pierde
a b e d e f g h la otra). En la clavadura en cam-

1 36
bio, la pieza de mayor valor que­
da protegida por la de menor 8
(que es la atacada directamente).
Todo ello origina la inmovilidad
7
• •
de esta última mientras sea nece­
6
,. • • . •
sario limitar los daños o por lo
menos, proteger a la pieza que
5
• •
queda cubierta.
4
-�-
� . •
Solamente existe un caso en el 3
• -�
que la pieza enclavada no se pue­
de mover: cuando la pieza a la
2 • -�
1
que cubre es el Rey. Así pues,
podemos distinguir: a b e d e f 9 h
a) clavadura absoluta: cuando la
Diagrama 119
pieza enclavada no puede mover­
Bründtrup - Budrich, Berlín
se porque cubre al Rey (es el 3.er
1954
caso en el diagrama n.o 1 1 8).
b) clavadura relativa: cuando la
pieza enclavada no cubre al Rey
sino a otra pieza y por lo tanto sí que intentan neutralizar la ame­
puede ser movida. En este caso naza de las Blancas enclavando al
sería necesario valorar si la des­ Alfil blanco sobre el Rey blanco,
ventaja material será compensada ya que las Blancas, gracias a la in­
por una iniciativa tan fuerte que movilidad absoluta de la Dama
pueda · suplir suficientemente el negra, pueden jugar 2.Dj4+! y
desequilibrio en las fuerzas del 3.D:d6.
Juego. El famoso mate de Légal repre­
He aquí un ejemplo de combina­ senta, en cambio, el ejemplo más
ción basado en la clavadura abso­ clásico de cómo una pieza encla­
luta (diagrama n.o 1 19). vada relativa no está inmoviliza­
Con el movimiento 1.Ac5! las da totalmente sino que puede
Blancas enclavan a la Dama ne­ realizar contraataques. Coloque,
gra sobre el Rey. Ya no sirve la el lector todas las piezas sobre el
respuesta de las Negras 1. Ab6,
.. tablero en la posición inicial y

137
realice la siguiente partida: 1.e4, de S .. . Ah; 6.C:e5 es correcta ya
e5; 2.Cj3, Cc6; 3.Ac4, d6,· 4.Cc3, que después de 6 ...C:e5 las Blan­
Ag4; (véase diagrama n.o 1 20). cas pueden continuar con
7.D:h5, C:c4; 7.Db5+ seguido
por 8.D:c4 y las Blancas consi­
8 I guen la pieza quedando con la
ventaja de un Peón.
7 e El descubrimiento: se trata de un
6 ataque doble que relaciona dos
piezas atacantes: una pieza que se
5
mueve y que, por tal movimien­
4 to, deja al descubierto otra pieza
3 que podrá, liberada del obstáculo,
atacar a una pieza enemiga. El
2 ataque doble se verifica porque
1 .: por una parte la pieza movida de­
sarrolla un ataque contra un pri­
a b e d e f a h
mer objetivo y al mismo tiempo,
Diagrama 120

Diagrama 121
Con la última jugada, las Negras
hacen una clavadura relativa: el 8
Caballo f3 está enclavado por la 7
Dama blanca y está aparentemen-
6
te inmóvil.
5.C:e5 (era me¡or ¡ugar antes 5
S.h3); 5...A:d1??; 6.Af7+, Rel; 4
7.Cd5 =1= . Las Negras tendrían
3
que haber continuado con
5... C:d5 quedándose así con una 2
pieza de ventaja; por este motivo
1
las Blancas tendrían que haber
movido S.h3. De hecho, después a b e d e f 9 h

1 38
la pieza que ha quedado al descu­ Con el movimiento 1 ... Td 1 las
bierto realiza otro contra un se­ Negras dejan al descubierto la ac­
gundo objetivo. ción de su Dama que puede ata­
El diagrama n.o 1 2 1 nos muestra car así a la Dama y a la Torre
dos ejemplos de descubrimiento. blancas en e 1 . Si ahora 2.D:c6, las
En el primer caso, las Blancas Negras dan jaque mate con
con 1 .Tb6+, descubren la diago­ 2... T:e 1 i= , mientras si 2.T:d1, las
nal del Alfll atacando la Dama Negras ganan fácilmente después
adversaria mientras, al mismo de 2...Df3. Ya no sirve el movi­
tiempo, atacan al Rey con la To­ miento de las Blancas 2.D:h3, ya
rre. que después de 2... T:e 1; 3.Df1
En el segundo caso, con 1.Ce1 o (forzada), Tf1; 4.Rf1, D:h 1, las
con 1.Cd4, las Blancas cubren la Negras tienen una Dama de ven­
acción de la Dama dando jaque al t�ja.
Rey negro y atacando al mismo Obsérvese que las Blancas no
tiempo a la Dama negra. Veamos pueden defender la Torre el con
un ejemplo de este tipo de com­ la Dama, ya que ésta está encla­
binación. vada en la casilla g2 (si 2.De3,
Dg2 i= ). Ello demuestra que no
Diagrama 122 sólo las piezas sino también las
Wexler - Bazan, Mar del Plata casillas, pueden ser un objetivo
1 960 para realizar un ataque doble.
De hecho, algunas casillas pue­
8 den tener una importancia vital
7 • en ciertas jugadas (incluso más
que una pieza) para utilizarlas
6 if como defensa o interposición.
5 ••• La Dama Blanca en f3 se inter­
pone entre la Dama negra y la
4 • • casilla g2, para defender a ésta de
3 • la acción de la primera.
2 D
1 �
a b e d e f 9 h
1 39
Ejercicios Ejercicio 2

Ejercicio 1 El Cf6 de las Negras está bajo


una clavadura relativa. Demos­
La Negras mueven y ganan una trar cómo las Negras pueden ga­
pieza. (El motivo de la combina­ nar piezas gracias a la no definiti­
ción es la tenaza). va inmovilización del Caballo.

a b c d e f 9 h a b e d e f 9 h
_
Diagrama 123 Diagrama 124

Ejercicio 3 Ejercicio 4

Las Negras mueven y ganan. Los Las Blancas juegan y ganan. Los
motivos de la combinación son la motivos de la combinación so� la
enfilada y la tenaza. clavadura y la tenaza.

1 40
8 8
7
• a • �
7
6
• • ••
� .
6
5 • • 5
4 �
Dv., . 4
3
� D
D . �
3

2 �-
� 'ifD�
1 <;t> 1

a b e d e f 9 h a b e d e f 9 h
Diagrama 125 Diagrama 126

Soluciones Ejercicio 3

Ejercicio 1 1 ... Td 1 +; 2.D: d 1 (forzada),


Th1+; 3.Re2, T:d1; 4.R:d1,
1 ...Dg1+; 2.R:g1 (forzada), C:e2+ Dd6+ y después S ... D:e7.
seguida por 3 ...C:c1 y las Negras
se quedan con un Caballo de más '

(Tolus - Simagin, URSS 1 952). Ejercicio 4

1 .Da3+, De7 (si 1...Rg8 origina


Ejercicio 2 el descubrimiento de 2.A:h7+ se­
guida por 3.T:e6); 2.Ac6! si aho­
l. . C:dS!; 2.A:d8, Ab4+!; 3.Dd2
. ra 2 ... D:a3; 3.T:e7 =1= .
(forzada), A:d2+; 4.R:d2, R:d8 y
las Negras han ganado un Caba­
llo.

141
Lección 18. Los motivos de la combinación:
la defensa inadecuada

Otro grupo de combinaciones es que sobre este último constituye


el basado en la defensa inadecua­ un ataque indirecto al primero.
da al ataque que se está realizan­ El socavamiento no es otra cosa
do. A diferencia de lo visto en el que el ataque indirecto, es decir,
doble ataque, que no es más que el mate del defensor. En el dia­
la aplicación del ataque directo, la grama n.o 127 se muestra un
defensa inadecuada se basa en el ejemplo de este tipo de combina­
ataque indirecto. Así pues, se ción.
aconseja al lector repasar, antes
de continuar, todo lo visto ante­ Diagrama 127
riormente sobre el ataque indi­
8
recto '(véase lección 10).
7
••••
La defensa inadecuada
6 •
Son tres las maneras de realizar 4
5

•� •� * •
un ataque aprovechando una de­ • • . l{j
fensa inadecuada: · 3
• D
e Socavamiento (o eliminación de la . 2
defensa): hemos dicho qtie cuando
D D-�

J
una pieza atacada está protegida
por un defensor, entonces un ata- a b e d e f g h

143
Las Blancas jugando 1. T:d4 elimi­ Las Torres blancas están atacan­
nan todo tipo de defensa sobre la do a dos piezas negras diferentes
casilla eS, permitiendo de este (la Tb2 ataca al CbS y la Te2 ata­
modo a la Torre blanca en e l ir a ca al Ae4), ambas protegidas por
esa casilla y amenazar al Rey ne­ una misma pieza (Cd6), Si las
gro con un jaque mate: 1 ... e:d4 (o Blancas obligan a Cd6 a centrar
también 1 . . .T:d4 o 1 ...c:d4); su defensa únicamente sobre una
2. Te5+1 R:g4 (forzada); 3.h3 =1= (o de las dos piezas, entonces la otra
también 3.f3 =1= ). quedará indefensa: 1. T:b51 C:b5;
· e Sobrecarga: si una pieza soporta 2. T:e4 y las Blancas han matado
simultáneamente un número ex­ · un Caballo y un Alfil negro a
cesivo de defensas cuando tiene cambio de una sola Torre.
que poner en práctica uno de
ellos es posible que no pueda rea­
lizar la otra o las otras. En este
caso se dice que la pieza conside­
rada está sobrecargada. En el dia­
grama n.o 128 se muestra un
ejemplo.

Diagrama 128

8
7
• •
6
• ' • a b e d e f 9 h
5
. 1¡ . • • Diagrama 129
4
• •..a..• Kocobov - Gureev, URSS 1978
3
• • •
2 a - �- •
'
El diagrama 1 29 muestra un
ejemplo de este tipo de combina­
1
ción. Como se puede ver, la To­
a b e d e f 9 h rre blanca en b 1 tiene la doble

1 44
función de defender a la Dama
en p7 (atacada por la Dama ne­ 8
gra) y la primera transversal (si 7
las Blancas moviesen la Torre de
6
la primera transversal jugando,
por ejemplo, 1 .Tb2, las Negras 5
podrían hacer rápidamente jaque 4
mate con 1.. .Dd 1 # ).
Las Negras pueden aprovecharse 3
de la sobrecarga de la Torre blan­ 2
ca jugando 1...Tc1+! Si ahora las
1
Blancas contestan con 2.C:c1, las
Negras hacen jaque mate al Rey a b c d e f g h
blanco con 2... Dd 1 # (el Caballo Diagrama 130
interrumpe la acción de la Torre Füster - Balogh, Debrecen 1964
en la transversal). Si, en cambio,
las Blancas juegan 2. T:c1 (única
alternativa para matar al Caballo
si se quiere defender al Rey), la tampoco 2.T:a2 a causa de
Dama queda indefensa y puede 2.. . D: b 1. Además no sirve de
ser capturada con 2... D:b7. nada 2.De4 (o 2.Df5) a través de
e Desviación -o engaño: con esta 2 ... T:a1, mientras que después de
combinación e l defensor es lleva­ 2.Db7 la Torre blanca �n b1 que­
do a una casilla con el fin de neu­ daría sobrecargada (2... D: b 7 y las
tralizar su función defensiva. Blancas no pueden jugar 3.T:b7 a
Veamos dos ejemplos: causa de 3 ...T:a 1 Gaque mate). La
En el diagrama n.o 130 las Ne­ única posibilidad que les queda a
gras juegan 1...Db2! Con este mo­ las Blancas para defender su S.a
vimiento se anulan las defensas transversal es 2.Dd1, pero enton­
de las Blancas. De hecho, amena­ ces ya no le queda escapatoria a
zan con jugar 2 ... T:a 1 Y. después f2, por lo que 2. Df2+; 3.Rh1,
..

3.T:a1, D:a1 #. Las Blancas no D:g2 # . La Dama blanca ha sido


pueden jugar 2.T:b2 debido al forzosamente «desviada» de su
Jaque mate en 2 ... T:a1+, m función defensiva de f2.

145
bien 2 . . c 1=0+; 3.D:c l , D:d4 y
.

8 ••• en ambos casos las Negras ganan


7
• -�- � - � una Torre; tampoco puede ser
2.Dd4 debido a 2 ... c l =D+ etc),
6 • • • � 2 .. c1=D+; 3.D:c1 y de este modo
.

5 • • • • ha desaparecido la defensa sobre


la casilla h5 y las Negras ya pue­
4 - � · fj · den realizar la tenaza: 3. Db5+ ..

3 • • . fj • seguido por la captura de la To­


2 - � - . fj rre blanca.
A pesar de que se considera
1
como un solo motivo, la desvia­
a b c d e f 9 h ción se diferencia del engaño por
Diagrama 131 el hecho de que éste último se
Euwe - Y ates, Kissingen 1 928 realiza atrayendo al Rey adversa­
rio a una casilla mortal para él
En este segundo ejemplo, la des­ (dcsv iándolo ele donde se en-
viación ha terminado siendo una
tenaza. Las egras juegan
1 .. Db6+ (no sirve para nada
.
Diagrama 132
1 ... Da 1 + ya que después de Ustinov - llivickij, URSS 19S9
2.Rf2, las Negras tienen que de­
fender f7, de lo contrario las
Blancas ganarían con 3.D:f7+,
etc. y tienen . el tiempo justo para
matar al Peón negro en c2),
2.Rf1 (forzada; no puede ser
2.Rh1 a causa de 2 ... Db1 y jaque
mate, ni 2.Td4, y.2. que la Dama
blanca, teniendo que proteger a
la Torre en d4 e impedir la pro­
moción del Peón negro en c2 re­
sultaría sobrecargado; por ejem­
plo: 2 ... D:d4+; 3.D:d4, c 1 =0+; o a b c d e f 9 h

1 4ó
cuentra y en donde estaría a sal­ Después de 1.g5+; las Negras
vo), mientras que la desviación se pueden defender a su Rey sola­
realiza con relación a piezas que mente matando al Peón que lo
defienden al Rey. La siguiente ataca y llevando al Rey a una ca­
combinación es un ejemplo de silla en la que no pueda huir del
engaño propiamente dicho (véase ataque de la Dama blanca:
diagrama n.o 132). 1 ... R.;g5; 2.Df4 =1= .

Ejercicios Ejercicio 2

Ejercicio 1 Las Blancas mueven y ganan (la


combinación se basa en el sobre­
Las Negras mueven y ganan (la cargamiento de las ptezas Ne­
combinación se basa en el soca­ gras).
vamiento y la clavadura).

Diagrama 133 Diagrama 134

8 8

7 7 -�
6 �- • 6 • -�
S • S •
4
• '
4
• B-*-D
� �
3 ·3
• • -�
2 2 D 11 · · � '

1 1

a b e d e f 9 h a b e d e f 9 h

147
Ejercicio 3 Ejercicio 4

Las Blancas juegan y ganan (la Las Negras juegan y ganan (la
combinación se basa en la desvia­ combinación se basa en el enga­
ción). ño y el descubrimiento).

8
•• 8

7
•� 7
6 • ' •
5 8 5
4 -�· • 4
3
• .. • 3

2 • • -�
1 1¡ 1

a b e d e f 9 h a b e d e f 9 h
Diagrama 135 Diagrama 136

Soluciones 2 ... T:g2+, etc. 2.Db8+, Rh7;


3.D:b7, Tf3!. Si ahora 4. D:f3,
Ejercicio 1 D:f3; mientras que si 4.g3,
Tf:g3+; S.f:g3, D:g3+; 6.Rh1,
1 ... T:e3! Con este movimiento Dh3 =1= . Después de 2.D:h3 las
las Negras, habiendo obligado al Negras ganan una pieza y prosi­
Caballo a retirar la defensa que gue su ataque con 2... T:h3; 3.f3,
ejercía sobre el Peón g2 enclava­ Thg3; etc. (Franz - Móhring,
do, amenazan jaque mate con DDR 1965).

148
Ejercicio 2 2.T:d8; 3.D:f6+ seguido por
D:d8 (Mihajlov - Sokolov,
1.Td7 (las Blancas amenazan URSS 1975).
2.D:h 7 #- ). Las Negras no pue­
den matar a la Torre blanca con
1 ...T:d7 ya que seguiría 2.D:f8 #­ Ejercicio 3
y la Torre negra en f8 no tendría
más defensas. El único modo de 1 .Tg8+, T:g8 (forzada). De este
que disponen las Negras para pa­ modo las Negras ya no defienden
rar el jaque mate es l ...gS, por Jo al Peón f6; 2.A:f6+, Tg7;
que protegen al Peón h 7 con el 3.A:g7#- (Denker - Becker,
Alfil en e4. Pero de este modo la New Yqrk 1 94 7).
Tf8 resulta sobrecargada ya que·
defiende la Td8 atacada por la
Torre blanca y Af6 que, después Ejercicio 4
del último movimiento de las Ne­
gras, es atacado por la Dama 1...Dh1+, 2.R:h1 (forzada), Af3+;
blanca. Así pues, las Blancas jue­ con este movimiento las Negras
gan 2.T:d8 obligando a la Torre descubren la acción de la Torre
sobrecargada de las Negras a po­ que puede de este modo alcanzar
ner en práctica una de las dos la 1. a transversal, en la casilla de­
funciones defensivas y por lo tan­ jada libre por el Alfil. 3.Rg1,
to a dejar indefenso a Af6 Tdl+; 4.Te1, T:e1 #- .

149
Lección 1 9. U na estructura defensiva: el enroque

Todas las acc10nes de ataque y gras) en donde se coloca el Rey


defensa estudiadas hasta ahora que tiene que ser defendido. A
hacen referencia a las piezas. Ata­ menudo este pasillo es cerrado
que y defensa directa y ataque y por la Torre que se encuentra al
defensa indirecta son el resultado lado del Rey (véase diagrama n.o
de relaciones directas entre las 1 37).
piezas atacantes y las atacadas.
Pero las piezas, coordinadas entre
sí, pueden constituir verdaderas
estructuras defensivas. Entre és­ Diagrama 137

tas la más conocida es sin duda,


el enroque. 8
7
6
Estructura del enroque
5
El enroque es una estructura de­ 4
fensiva cuya función es la defensa
del Rey. Está constituida por una 3
muralla de peones (normalmente 2
tres) que limitan un pasillo (la La
1
transversal en el caso de las Blan­
cas y la 8.a en el caso de las Ne- a b e d e f 9 h

151
La función de la muralla es impe­
dir ataques directos al Rey por 8
parte de piezas que actúan a tra­
vés de las linea� (Alfil, Dama,
7
• •
Torre) y hacer más difícil a las
6
• • •
piezas del enroque el ataque al 5
• • •
Caballo.
Las características de la estructu­
4
• • •
ra del e�roque no dependen del 3

tipo de · enroque, que puede ser
corto (enroque por el lado del
2 • •
1
Rey) o largo (enroque por el lado
de la Dama), sino· de la disposi­ a b c d e f g h
ción de la muralla de peones y de
Diagrama 138
la presencia de la Torre en el pa­
sillo.
Antes de ver las diferentes carac­ pasillo al lado del Rey (véase dia­
terísticas de esta estructura, es grama n.o 138).
oportuno especificar que llamare­ Puede verse cómo los peones de
mos Peón central al Peón de la mu­ la muralla, aparte de eliminar to­
ralla que está más cerca del cen­ dos los ataques hacia el Rey a tra­
tro del tablero, Peón lateral al que vés de las columnas y las diago­
está más cerca del fado y Peón inter­ nales, controlan las casillas inme­
medio al que se encuentra entre diatas a la muralla haciéndolas
ambos. intransitables para las piezas ad­
versarias. Además, la Torre con­
trola todo el pasillo.
Finalmente, el Rey es la base de
Estructura de base
todas las piezas de la estructura.
El punto más débil está constitui­
Ante todo, analicemos la estruc­ do por el Peón lateral. De hecho,
tura de enroque que tienen los éste solamente está defendido por
peones de la muralla en las res­ el Rey y no puede ser defendido
pectivas casillas y la Torre en el por otros componentes de la es-

1 52
tructura sin modificar la estructu­ convierte en invulnerables a los
ra misma. Esto no sucede con el ataques de piezas cuyo valor es su­
Peón central ni con el interme­ perior (excepto en las combina­
dio, ya que pueden ser defendi­ ciones de que hablaremos en la
dos por el Rey y la Torre sin por próxima lección) debido a la des­
ello modificar las características ventaja material que podría supo­
de la estructura (véase diagrama ner. Es más fácil atacar a la To­
n.o 139). rre, ya que su alto valor absoluto
la hace vulnerable a los ataques
8 de muchas piezas (Torre, Alfil,
Caballo, peones).
7
• • • De todos modos, la estructura de
6 • • • base resulta más sólida que las
otras. Esta solidez tiene como
5
• • • • contrapartida la falta de movili­
4 • • • dad del Rey: si por un lado esta
3
• • • estructura es muy sólida, por el
otro puede suponer una trampa
2 • • D� mortal para el Rey.
1 �
a b c d e f g h
Otras estructuras
Diagrama 139

Las estructuras de enroque que


no tienen todos los peones en las
casillas de origen, ofrecen al Rey
El otro punto en que esta estruc­ mayor espacio pero menor segu­
tura resulta fácil de atacar es el ridad. Esta menor seguridad se
pasillo y la Torre que lo defiende. ongma por:
Puede parecer extraño el hecho e ejercer los peones un menor
de que el punto en que el defen­ control sobre las casillas cercanas
sor es más fuerte sea el más dé­ a la muralla. Como consecuencia,
bil. De todos modos, el bajo va­ se ofrece a las fichas contrarias,
lor absoluto de los peones los una mayor transitabilidad por es-

1 53
tas casillas. En el diagrama n.o central, colocar cualquier pieza al
140 se muestran algunos ejem­ abrigo del enroque.
plos de las consecuencias de un En el diagrama n.o 141 observa­
menor control. mos otras consecuencias de la fal­
En el ejemplo 1 se representa el ta de solidez en la muralla.

8 8
7 7
6 6
5 s·
4 4
3 3

2 2
1 1

a b e d e f g h a b e d e t g h
Diagrama 140 Diagrama 141

caso más trágico: un jaque mate El ejemplo 1 muestra cómo la


debido a la falta total de control falta del Peón central en la casilla
'
sobre dos de las casillas inmedia­ de origen puede ser la causa de
tas al enroque y determinado por una posterior limitación de las
el avance del Peón intermedio. posibilidades de movimiento del
El ejemplo 2 muestra cómo el de­ Rey.
ficiente control de la casilla situa­ En el ejemplo 2 es evidente que
da delante del Peón intermedio, la falta de uno cualquiera de los
determinado por el avance del peones permite a las piezas con­
Peón lateral, puede permitir por trarias amenazar directamente al
una simple clavadura del Peón Rey.

1 54
e Una menor estabilidad de El punto de ruptura es, en este
toda la estructura debido a puntos ejemplo, la casilla g4 y por ella
de ruptura. las Negras empiezan a destruir la
Observemos, por ejemplo, el dia­ muralla.
grama n.o 142: Para evitar el debilitamiento de la
muralla de peones, será necesario
recurrir a otras piezas. En el dia­
8
grama n.o 143 se representan al­
7
• • gunos ejemplos de este tipo de
«uso auxiliar».
6
• •
5

4
• • -� 8
3
• • -� 7
2 • • u� � 6
1 11 5
a b e d e f 9 h 4 1
Diagrama 142 3
• •
2 • •
Aquí se muestra muy esquemáti­ 1
camente una situación que deter­
a b e d e f 9 h
minará la ruptura de la muralla:
el Peón lateral ha avanzado una Diagrama 143
casilla y es atacado por otro Peón
contrario. El cambio que se pro­
ducirá entre peones, supondrá la
desaparición de la muralla defen­ En el ejemplo 1 , el Alfil controla
siva y la apertura de la línea so­ las dos casillas inmediatas a la
bre el Rey. Ahora las piezas po­ muralla y que no son controladas
drán atacar al Rey, que se ha por ningún Peón, aunque de to­
quedado indefenso. dos modos siguen siendo transi-

155
tables para las piezas adversarias ciéndolo más inaccesible a las
de igual o menor valor absoluto piezas �nemigas. De todos mo­
que el Alfil. Además, la persis­ dos, se puede constatar que, en
tencia de los puntos de ruptura casos de este tipo, la defensa es
(en el caso específico las casillas más «cara»: en la estructura de
f4 y h4) nos demuestran cómo base, eran suficientes 3 peones y
esta estructura es más débil que una Torre, mientras que en las
la estructura base. otras son necesarias más fuerzas
En el ejemplo 2, un Caballo con­ que de este modo se relevan de
trola el punto de ruptura gS, ha- otras funciones.

156
Lección 20. Los motivos de la combinación:
el ataque contra el enroque

Vistas las diferencias entre la es­ tén exentos de correr el peligro


tructura de base del enroque y las de una combinación, sino que es
otras estructuras, es evidente que, mucho más fácil atacar un punto
a pesar de que la primera no ca­ débil de una roca fuerte que un
rece totalmente de puntos flacos punto sólido. El diagrama n.o
sobre los que se puedan realizar 144 nos muestra una combina-
las combinaciones, la mayor par­
te de éstas se presentan en estruc­
turas de enroques débiles.
Los tipos posibles de combina­ Diagrama 144
ción ante las diversas estructuras Dalkó - Négyesy, Budapest 1963
se basan en los motivos ya vistos
(ataque doble, defensa inadecua­ 8 •
da, véase lecciones 1 7 y 18) y no
son más que elaboraciones.
7
. �. �

� . �. .

6
5
� ,. o
. 1'1,

Combinación contra la
estructura de base
4
• •
3
liJ B
Tienen como objetivo principal
el peón lateral y el pasillo. Ello
2 D�
no quiere decir que los otros
1 :S
componentes de la estructura es- a b e d e f 9 h

157
ción basada en el ataque al peón
lateral del enroque. 8
Las Blancas juegan 1.A:h1, R:hl 7
(las Blancas ganan después de
6
1 ...Rh8, continuando con 2.Cg5,
f6; 3.Dh3 etc.); 2.Cg5+. Ahora el 5
Rey negro ya no puede volver al 4
pasillo porque las Blancas, des­
pués de 2... Rg8, continuarían 3
con 3.Dh3, obligando a las Ne­ 2
gras a ceder a su Dama por el
1
Caballo blanco, única opción de
que disponen las Negras para pa­ a b e d e t g h
rar el jaque mate.
Diagrama 145
2.. . Rg6; 3.Dh3. Las Blancas ame­
nazan con hacer jaque mate al
Rey negro con 4.dh 7 =1= . El único da); 2.Aa3+ que sirve para des­
modo que tienen las Negras para viar al Rey del control sobre la
salvarse es 3...D:g5; 4.A.;g5, R.;g5. casilla e8, lo que aprovechan las
De este modo, las Negras han Blancas para completar su ataque
conseguido tres piezas a cambio en el pasillo, 2...Rg8; 3. Te8 =1= .
de la Dama, aunque la situación, Hemos dicho que a pesar de que
extremadamente peligrosa no da los dos puntos considerados son
posibilidades al Rey de salvarse: los más débiles, también los otros
5j4+, Rg6 (si 5... C:f4, las Blancas puntos que forman parte de la es­
ganan fácilmente con 6. Dg3 tructura de base, pueden ser ata­
etc.); 6.g4 y el mate es inevitable. cados.
La siguiente combinación es un El ejemplo que sigue a continua­
ejemplo de ataque en el pasillo ción es una combinación entre el
(véase diagrama n.o 145). ataque del pasillo y el socava­
Las Blancas juegan 1.Df8+ apli­ miento del peón intermedio (véa­
cando un recurso de socavamien­ se diagrama n.o 1 46).
to sobre las defensas de las Ne­ Las Blancas juegan 1.([6+ y las
gras en el pasillo. 1. .Rf8 (forza-
.
Negras tienen que matar movien-:

1 58
estructura fundamentalmente en
8 tres:
7 � e Demolición de la muralla a través
de los puntos de ruptura: la elimina­
6 • �-
• ción de los peones que constituyen la
5 � - D B l2J muralla deja totalmente al descubierto
al Rry y lo exponen a los ataques de
4
• • • las pez¡¡
i s enemigas.
3
• • • Veamos dos ejemplos de aplicación de
2 �o � ¡v i!� �
& este tipo de combinación.
1 .a:
8
a b e d e f 9 h
7
Diagrama 146
6
5
do de su columna al Peón inter­ 4
medio de la muralla del enroque.
3
1 gf6; (si 1...Rh8; 2.D:f8 # )
...

2.ef6 y las Negras no pueden pa­ 2


rar al mismo tiempo la doble 1
amenaza de las Blancas: 3.Dg3+ y
3.Dj8+. a b e d e f 9 h
Diagrama 147
Fischer - Miagmasuren, -Sousse
Combinación contra otras 1967
estructuras
En este primer ejemplo los pun­
Según lo dicho acerca de las debi­ tos de ruptura utilizados son los
lidades que presentan las estruc­ originados por el movimiento del
turas del enroque diferentes a las Peón intermedio de la muralla:
de base, podemos clasificar los ti­ 1.D:h7+!, R:h7,· 2.h:g6+, R.�ó; (si
pos de combinación contra esta 2 ... Rg8; 3.Th8 # ) 3.Ae4 =¡f .

1 59
En el siguiente ejemplo en cam­ lumnas. Las piezas enemigas, ac­
bio, la demolición se realiza apro­ tuando a través de estas líneas
vechando el punto de ruptura de­ pueden atacar directamente al
terminado por el movimiento del Rey.
Peón lateral (véase diagrama n.o En el siguiente ejemplo, el ataq�e
148). se realiza aprovechando una dta­
gonal (véase diagrama n.o 149).
8

6
5
4
3

2
1

a b e d e f 9
Diagrama 148
Manshini - Detchov' Sao Paulo a b e d e f 9 h
1962 Diagrama 149

t.A:h6, g:h6; 2.Tg3+, Rh8 (si


z. Cg6; 3.A:g6, f:g6; 4.D:g6 y
..

gana) 3.Ce5 y las Negras no pue­ 1.D:h7+! R:hl (forzada); 2. Th3+,


den evitar que el Caballo blanco Rg8; 3. Th8 =1=

vaya a f7. Como se ha visto, la combtna­


e Ataques a fas fú1eas abiertas: un ción ha sido posible gracias a la
desplazamiento de los peones de acción del Alfil blanco que con­
la muralla diferente de la estruc­ trolaba las casillas g7 Y h8, detrás
tura de base, abre agujeros a lo de la muralla.
largo de las diagonales y las co- He aquí un ejemplo de ataque

1 60
realizado gracias a la apertura de 1.Dg7+, R.;g7; 2.Cj5+, Rg8;
una columna (véase diagrama n.o 3.Ch6 =1= . El Caballo blanco con­
1 50). sigue d�r jaque mate gracias a la
falta de control sobre la casilla
h6.
8 J: . • I
7
• . ,. . ,. 8
6
• • •� . 7
5 • g B liJ B 7. 6
4
• .� _t.•
� 5
3
• • �� 4
2 n • � 3
1
2
a b e d e f g h 1
Diagrama 150
Henneberger - Bernstein, Zurich a b e d e f g h
1934 Diagrama 151

1.Ag7+!, T:g7; 2. Tc8+, Tg8,· 3.Dg4


y el mate es inevitable. Concluyamos con un ejemplo en
e Transitabilidad de las casillas el que se aprovecha la transitabi­
situadas al lado de la muralla: el lidad de la casilla situada antes
menor control ejercido por los del Peón intermedio, (en el caso
peones de la muralla colocados espedfico sustituido por ún Alfil)
de modo diferente a la estructura determinada por el avance del
base, permite a las piezas contra­ Peón lateral (véase diagrama n.o
rias acercarse más a la muralla y 1 52).
actuar más directamente. He aquí 1.Dg6! Con esta jugada las Blan­
un ejemplo (véase diagrama n. o cas amenazan a 2.Cf6+; si ahora
1 5 1 ). las Negras juegan 1. ..f: g6, las

161
Blancas hacen jaque mate con
8
2.Cf6 =1= En cambio, después de

1 A:d5; 2.A:d5, Del (para prote-


... 7
ger al Peón f7 atacando tres ve-
6
ces), las Blancas ganan con
3.Tf7, Tf7; 4;Tj1. 5

2
1

a b c d e f 9 h
Diagrama 152
Romanishin - Poutiainen, Ere­
van 1976

Ejercicios

Ejercicio 1 Diagrama 153

Las Blancas juegan y ganan (ob- 8 I


servad atentamente las posibilida- 7
des de ataque en el pasillo).
6
5
4
3

2
1

a b c d e f 9 h

1 62
Ejercicio 2 Ejercicio 3

Las Blancas juegan y ganan (a pe­ Las B)ancas juegan y ganan (las
·sar de que el enroque de las Ne- Blancas, que ya están amenazan­
gras sea muy so'l.d
1 o, las Blancas do con atacar el pasillo del enro­
,
ya están atacando su punto mas que de las Negras a través de la
débil). cast· ¡1 a e8 , pueden acrecentar su
.

ataque sobre ésta gractas a la ac­


ción del Alfil en a2).
8
Diagrama 155
7
8
6
7
5
6
4
5
3
4

a b

Diagrama 156

Ejercicio 4

Las Negras juegan y ga�an (la


. b'lt. _
transtta 1 dad de las castilas Sl-
.
tuadas antes del enroque permtte
a las Negras realizar una combt­ _
a b c d e f g h nación de jaque mate).

1 63
Soluciones Ejercicio 3

Ejercicio 1 1.A:f7+!, Rh8 (si 1...R:f7;


2.De6 =1= ); 2.d7! Si ahora
1.D:f8+, R:f8; 2.Td8+, Re7; 2... D:d7; 3.Ae6 y ganan; s1
3.Cc6 =1= . 2... Tc5; 3.De8 y ganan; SI
2... Ta8; 3.De8+ y ganan.

Ejercicio 2
Ejercicio 4
1.A:h7+!, R:h7 (si 1...Rh8; 2.Ce4
seguido de 3 ...Th3); 2.Ce4!, 1.D:h2+, R:H2; 2.Cg4+, Rg1;
D:dS; 3.Th3+, Rg8 (si 3... Rg6; 3.Ch3+, Rf1; 4.Ch 2 =1= . (Em­
4.Dg4+); 4.Dh5 y ganan (Belka­ mrich-Moritz, Bad Oeynhausen
di-Littleton, Olimpiadas de Luga­ 1 922).
no 1968).

1 64
Cuarta parte

LAS BASES DE LA ESTRATEGIA


DEL JUEGO
Lección 2 1 . Los tipos de posición en una partida

Como ya indicamos para formu­ bajo el aspecto de una serie de


lar un plan de ataque no pode­ posiciones que se suceden en el
mos prescindir de la situación tablero. Cada vez que ejecutamos
presente en el tablero. De ésta el un movimiento desde una posi­
jugador tiene que obtener los ele­ ción cualquiera en el tablero, la
mentos base para la actuación de posición cambia y puede asumir
su plan. Se puede afirmar que la características diferents a las de la
posición a partir de la cual se for­ posición anterior al movimiento.
mula un plan contiene indicacio­ Ello determina la necesidad de
nes acerca de los objetivos que se verificar el plan a la luz de la
quieren conseguir y las varias nueva situación que se presenta
modalidades para obtenerlos. después del movimiento, para
No siempre resulta fácil formular comprobar entonces si es posible
planes con características netas y continuar por el mismo camino o
modalidades de desarrollo ele­ si es necesario formular un nue­
mentales, ya que las posiciones vo pl án basado en las característi­
que se presentan en el curso de cas que la nueva posición pre­
una partida son casi siempre senta.
complejas y difícilmente interpre­ Vimos que, en el curso de una
tables. partida, la presencia de determi­
En la tercera parte de este libro nadas tácticas nos permite indivi­
(véase lección 1 5) hemos empe­ dualiza, después de un profundo
zado a considerar una partida análisis, algunas posiciones parti-

1 67
culares que hemos indicado como finidas de modo preciso. En las
posiciones-forzantes y en las cuales posiciones forzantes el plan for­
es posible actuar con una combi­ mulado tiene como objetivo la
nación. También dijimos que no obtención de una ventaja concre­
es posible dar lugar a alguna ta, mientras que, en las otras, el
combinación sin tener una táctica plan tiende a la obtención de una
concreta; su presencia nos lleva posición considerada ventajosa.
necesariamente a una posición Aclaremos este concepto obser­
forzante y a la consiguiente com­ vando, por ejemplo, este inicio
binación. de partida: 1.e4) e6; 2.d4) d5; 3.e5
Podemos ahora definir como po­ (véase diagrama n.o 1 5 7).
siciones nojorzantes todas las posi­
ciones en las que no es posible
provocar una combinación. No ol­
videmos que por definición, las
combinaciones tienen que tener
como finalidad una ventaja acti­
va; por lo tanto, para determinar
una combinación, no es suficien­
te la ejecución de un movimiento
forzante y de una sucesiva se­
cuencia forzada de movimientos.
Mientras que la elección del mo­
vimiento en las posiciones (que
a b e d e f g h
constituye el inicio de la actua­
ción del plan) está determinado ' Diagrama 157
por la táctica vista, en las otras
posiciones los criterios de elec­
ción del movimiento serán otros.
En las posiciones no forzantes es El último movimiento de las
necesario actuar con el plan. A Blancas, a pesar de responder al
diferencia de lo que sucede en las hecho de que las Negras, con su
posiciones forzantes, el objetivo 2. o movimiento, han atacado al
no podrá tener características de- Peón e4, no es una respuesta for-

1 68
zada: las Blancas hubiesen podido vos diferentes, han querido alcan­
defender a su Peón de otra mane­ zar la misma posición y que cada
ra (por ejemplo: 3.Cc3, o 3.Cd2, uno de ellos considera que la po­
o también 3.e:d4). sición alcanzada le aportará algu­
El movimiento elegido por las na ventaja. De otro modo, no se
Blancas responde a las exigencias explicaría porqué han hecho tales
del plan formulado para la fase jugadas.
inicial de la partida: alcanzar una En este punto cabe preguntarse
posición en la que el centro del cómo es posible que ambos juga­
tablero quede bloqueado y don­ dores quieran alcanzar una mis­
de las Blancas dispongan de cier­ ma posición ya que cada uno,
ta ventaja de espacio para manio­ desde el inicio de la partida, de­
brar con sus piezas en el lado de­ bería obtener una situación que
recho del tablero (ala del Rey). fuera máximamente favorable
Ciertamente, no se puede decir para sí y máximamente desfavo­
que ello constituya una ventaja rable para el adversario.
objetiva para las Blancas, ya que La respuesta se encuentra en la
de lo contrario deberíamos dedu­ valoración subjetiva que cada uno
cir que las Negras, que no han hace de la posición obtenida, que
sido obligadas a jugar de tal es el resultado del balance de los
modo, sino que lo han hecho por elementos positivos y los negati­
su propia voluntad, han cometi­ vos. El objetivo de un plan naci­
do algunos errores. En cambio, do de una posición no forzante
también las jugadas de las Negras se vale de criterios de valoración
están determindas por un plan: subjetivos, mientras que los de
preparar la acción de sus piezas un plan originado en una posi­
en el lado izquierdo del tablero ción forzante tienen que ser taxa­
(ala de la Dama) y amenazar con tivamente objetivos. Por lo tanto,
abrir el centro, atacando los peo­ la capacidad de aprovechamiento
nes d4 y eS de las Blancas con el de las armas tácticas de las que
avance de los peones en las co­ cada jugador dispone será mayor
lumnas e y f. a la hora de decidir cuál de las
De todo lo visto se puede afirmar dos estrategias es mejor. De he­
que ambos jugadores, por moti- cho, las posiciones no forzantes

1 ó9
necesitan un trato que no es to­ ción, están siempre subordinadas
talmente táctico (sí lo era el de a un plan estratégico general que,
las posiciones forzantes), pero si en último término, confiere a
estratégico. todo el desarrollo de la partida
Mientras que la táctica es el «arte una innegable y apreciable cohe­
de guiar el ejército en la batalla», rencla.
es decir, de saber aprovechar la
capacidad de realización del plan
(momento de la combinación en Schlechter - John, Barmen
que las piezas realizan un plan 1905
gracias a su acción, representa la
actuación más clara), la estrategia 1.d4, d5; 2.c4, e6; 3.Cc3,j5; 4. Cj3,
en cambio, es el arte de «preparar c6; 5.Aj4, Ad6; 6.e3! El juego de
a las tropas para la ejecución de las Blancas está claramente dirigi­
los planes prefijados». Es ·decir, do hacia el aprovechamiento de
fija los objetivos y formula los la debilidad que las Negras pre­
planes individualizado y realizando sentan en sus casillas. Las Blan­
los preparativos necesarios. Así cas controlan totalmente la casilla
pues, se puede afirmar, en la for­ eS y si las Negras· jugasen
mulación de su plan, la existencia 6... A:f4, después 7.e:f4 el Peón
de dos momentos: un momento estra­ negro en e6 estaría en condicio­
tgico
é en el que se determinan los nes extremadamente peligrosas,
líneas generales del juego y al que ya que las torres blancas lo po­
están subordinadas todas las ma­ drían atacar y que además ejerce­
niobras, incluidas las tácticas; y rían una notable presión, obli­
i en el que se esta­
un momento táctco, gando a las Negras a defender
blecen las modalidades de actua­ este Peón · (nunca lo podrían de­
ción de aquellas maniobras nece­ fender con otros peones).
sarias para la realización de la es­ 6...Cj6; 7.Ad3, Del; 8.g3, 0-0;
trategia elegida. 9.0-0, Ce4; 10.Db3, Rh8; 1 1.Tac1,
La siguiente partida constituye Af4 (véase diagrama n.o 1 58).
un ejemplo de cómo las manio­ Las Negras realizan este cambio
bras tácticas, a pesar de no pre­ totalmente desfavorable para ellas
sentarse en forma de combina- desde un punto de vista de posi-

1 70
.
1 1.Da3, Rg8; 18.Tf3, Ca6,· 19.b3,
8
Dd1; 20.e5, Cel,· 2 1.Db2, Ad2;
7 22.De2, Del; 23.Tej1, Tae8; 24.g4,
6
Ae8; 25.Th3.
Con este movimiento las Blancas
5 obligan a las Negras a debilitarse,
4 25 ...g6; 26.b4. Gracias a su supe­
rioridad de posición, las Blancas
3
pueden atacar en dos frentes.
2 Después las circunstancias deter­
1
minarán la elección de la manio­
bra de ruptura por el lugar más,
a b c d e f g h apropiado.
Diagrama 158 26...Df6; 21.Thj3, Tel; 28.a4, a6,·
29.Cd1; las Blancas están prepa­
rando la siguiente maniobra:
ción, debido a la amenaza de las Cd 1-e3; g4-g5; Ce3-g4; para poder
Blancas 1 2.c:d5 seguido de llevar después el Caballo a h6 o a
13.Cb5. f6 aprovechando de este modo el
12.ef4, Dp; 13.Ce5, Del; insuficiente control que las Ne­
14.A:e4. gras ejercen sobre sus casillas.
La continuación táctica adoptada 29... Tg1; 30.Ce3, Del; 3 1.g5,
por las Blancas les permite elimi­ Adl; 32.C3g4, Ae8; 33.Ch6+,
nar la doble fila de peones en la Rh8; 34.De2, Dd8,· 35.Ceg4, Adl;
columna f. Las Blancas también 36.De5.
podrían haber continuado con La casilla eS permite a las piezas
1 4.f3, capturando al Caballo ne­ blancas penetrar en las posiciones
gro y empezando su acción en la de las Negras.
columna e. 3 6... Ce8; 31.Th3, Del; 38.Cj6,
14..f:e4; 15f3, ef3; 16.Tee1, Del. D:e5; 39f:e5, Cel; 40.Thf3, ef6;
Las Blancas amenazan con 4 1.Tf6, Tf6; 42.ef6, Te8;
1 7.c:d5, c:dS; 1 8.C:d5 y las Ne­ 43.CP+, Rg8; 44.Ce5, Td8;
gras no han podido salvarse con 45.Rg2, Rj8; 46.h4, Ae8,·
18 ...e:d5 debido a 1 9.Cg6+. 41.Rj3, Ap; 48.Rf4, Re8; 4 9.Tb1,

171
Rj8; 50.b5 y las Negras abandonan. Blancas les han permitido realizar
De hecho, después de SO ... a:bS; el plan estratégico que se habían
5 1 . a:b5, Ae8; 52.b:c6, A:c6; 53. propuesto: aprovechamiento de
C:c6, b:c6; 54.Re5, la posición de las casillas negras no controladas
las Negras es insostenible. y penetración a través de éstas,
Como ya se ha vi.sto, a pesar de en las estructuras defensivas de
no haberse realizado ninguna las Negras, con la consiguiente
combinación en el curso de la ruptura de la cadena de peones
partida, las armas tácticas de las de estas últimas.

1 72
Lección 22. Tiempo, espacio, material

En una posición forzante formu­ combinación. También existen


lamos un plan de juego basado en las llamadas ventajas de posición
los aspectos tácticos que la posi­ (véase lección 14): a la consecu­
ción presenta. ción de una de éstas estará dirigi­
Una posición no forzante en do el plan estretégico formulado
cambio, tiene que intentar consti­ en una posición no forzante. Ob­
tuir una situación ventajosa. servemos la siguiente partida:
Hemos dicho que, en la formula­
ción del plan que nace de una po­
sición no forzante, los objetivos Veliminovic - Donner, Hau­
se resienten de una componente gue 1966
subjetiva de valoración. No obs­
tante, cada plan intentará obtener 1.e4, e5; 2.CJ3, Cc6; 3.d4, e:d4;
una ventaja lo más consistente 4.c3.
posible. Las Blancas sacrifican un Peón
La ventaja más concreta que se para poder alejar del centro al
puede conseguir en el curso de Peón cercano al Rey de las Ne­
una partida es la ventaja material gras, abrir sus piezas con ahorro
que, si ninguno de los dos juga­ de tiempo y desplegar velozmen­
dores comete errores triviales te algunas líneas para beneficio
(como por ejemplo, olvidarse de de su Dama y torres.
defender una pieza atacada), será 4 d3;
...

únicamente el resultado de una Las Negras no admiten el Peón

1 73
sacrificado por las Blancas e in­ ja de espacio: los peones e4 y f4
tentan continuar con una línea de controlan con eficacia un notable
juego que consideran menos fa­ número de casillas centrales res­
vorable para las Blancas de lo tringiendo sensiblemente las po­
que había ocurrido después de sibilidades de movimiento de las
4... d:c3 Negras. Además, las piezas Blan­
5.A:d3, d6; 6.h3. cas, gracias al control central rea­
Con el fin de evitar que el Alfil lizado por los peones, disponen
negro vaya a g4; 6... Cf3; 7.0-0, de un mayor espacio de manio­
Ae7; 8.Cd4, 0-0; 9.Cd2, Te8; bra, mientras que las piezas ne­
1 0j4! (véase diagrama n.o 159). gras están obligadas a operar en
ámbitos más restringidos. Es una
prueba de ello Af8-e7. 0-0,
8
Tf8-e8, Ae7-f8, que las Negras
7 tienen que realizar para permitir
6 a su Torre actuar sobre la única
columna abierta (la columna e).
5
1 O . Af8; 1 1.Dc2, g6;
..

4 El último movimiento de las Ne­


gras tiene la finalidad de prevenir
3
posibles sorpresas en la diagonal
2 b 1-h7, aparte de facilitar al Alfil
1 la diagonal negra una nueva vfa
de acción sobre su diagonal
a b e d e f g h a1-h8.
Diagrama 159 12.C2j3, Cd7;
Una última prueba de la disminu­
ción del espacio en que las Ne­
gras tienen que hacer sus manio­
Observando la posición se puede bras.
apreciar · cómo las Blancas han 13.Ac4;
traducido su ventaja de tiempo, Con esta táctica (que tiende a ata­
originada en la salida por el tipo car el punto f7) las Blancas impi­
de apertura jugada, en una venta- den a las Negras jugar 1 3. .. Cc5;

1 74
de todos modos habrían podido 1 8.Db3+ y las Negras abandonan.
proseguir con 1 3.Ae3, ya que Las Blancas están a punto de
después de 1 3 ... Cc5, la continua­ convertir · su ventaja de espacio
ción 14.C:c6, b:c6; 15.A:c5, d:cS; en ventaja material, paso decisivo
habrían originado en las Negras para decidir la suerte de la parti­
la gran debilidad que suponen da: 18 ... Rh8, las Blancas conti­
tres peones sobre una misma co­ núan con 1 9.Ce5!! (una descu­
lumna. bierta que amenaza 2 (tenaza:
13... Cb6; 14.Ad:, Cb8; 20.A:fd6+ y 20.Cf7+), mientras
La� Negras con esta última juga­ que si 18 . . . Rg7; 1 9.e5, d:eS;
da, amenazan con ganar. una pie­ 20.C:e5, T:eS; 21.A:f6+ y las
za con 1 S... c5 ya sea después de Blancas ganan.
16.Ce2 como depués de 1 6.Cb3, En esta partida se ha evidenciado
1 6 ...c4. bien el paso gradual de la forma
15f5; de ventaja más ligera (la ventaja
Con este movimiento neutralizan de la apertura) a la forma más
la amenaza de las Negras. Ahora consistente (la ventaja material) a
si 1 5... c5, las Blancas continúan través de un progresivo aumento
con 1 6.f:g6, h:g6; 1 7.e5, c:d4; de la ventaja en el tiempo y suce­
1 8.A:g6 y las Blancas, gracias al sivamente, de la ventaja de espa­
gran número de piezas que pue­ cio. Es extremadamente improba­
den utilizar para atacar al Rey ne­ ble, si el juego se realiza correcta­
gro, puesto al descubierto, tienen mente, que el modo de conseguir
un ataque seguro. Ello también una ventaja sea diferente del ya
les está permitido porque las pie­ visto en el ejemplo y además, el
zas de las Negras están bloquea­ acrecentarse la ventaja inicial has­
das en el lado de la Dama. ta la conclusiva, es el resultado
15 . C8d7; 1 6f'g6,j'g6;
.. del perfecto aprc0vechamiento de
Después de 16 ... h: g6, las Blancas la mayor acción que las piezas del
continúan con 1 7.Cg5 y después jugador con ventaja han conse­
1 7 ... Ce5; 18.Df2 y 19.Dh4. guido obtener con respecto a las
1 7.Ag5, Cf6; de su adversario (debida primero
Las Negras no pueden jugar a la ventaja de tiempo y después
1 7... Ae7 ya que seguiría 18.Ce6. a la de espacio).

1 75
El aprovechamiento de esta ven­ asteriscos después de la jugada de
taja deriva directamente de saber vuestro adversario, indican que
aplicar cada vez, las necesarias es­ en la linea sucesiva se muestra
trategidas que constituyen la base vuestro movimiento).
del tratamiento estratégico de las Una vez hecha vuestra jugada,
posiciones no forzantes, así como comparadla· con la del libro y da­
los motivos tácticos en las posi­ ros una puntuación según lo que
ciones forzantes constituían la
base del plan que se realizaba con
la combinación. 8 I
Se puede afirmar que, siendo las 7
posiciones no forzantes la mayo­
ría de las posiciones que se pre­ 6

sentan en el curso de una partida, 5


los temas estratégicos constituyen
4
en último término, la base funda­
mental para el desarrollo de toda 3
la partida.
2

1 :S.
Ejercicio - Test ajedrecístico a b e d e f 9 h
Diagrama 160
En la siguiente partida y después
de los primeros movimientos que
caracterizan la base de la apertu­
ra, encontraréis el color que se os
ha adjudicado. A partir de ese se indique al lado de cada movi­
momento, tendréis que jugar vo­ miento (los movimientos que no
sotros (natura�ente después de estén indicados en el libro no tie­
haber visto el último movimiento nen puntuación).
de vuestro contrincante deberéis Al final, sumad todos los puntos
evitar ojear el movimiento que y obtendréis la valoración de
hubiéseis tenido que realizar; los vuestra partida.

1 76
Borgo - Lanzani, Caorle 1985.

1.e4, c5,· 2.c3, d5; 3.e:d5, D:d5;


4.d4, jugad con las Negras.

4...e6 2 puntos por esta jugada que, en vistas de


S.d:cS, prepara al Alfil negro en f8.
1 punto para 4.. . Cf6, que concede ventaja en el
desarrollo (S.d:cS, .D:cS; 6.Ae3) o material
(S . . . D:d1+; 6.R:d1) a las Blancas.
5.Cj3 ***

5... Cj6 2 puntos


6.Ad3 ***

6...Ae7 2 puntos: las Negras se mueven de modo tran­


quilo pero rápido.
7.0-0 ***

7.. . 0-0 2 puntos


8.Te 1?! Un fallo que permite a 'las Negras tomar iniciati­
vas. Hubiese sido mejor continuar con 8.De2
(no 8.d:c5?!, Td8) y después 8 ... Cc6; 9.d:c5,
mientras que si 8... c:d4; 9.c:d4, Cc6; 10.Cc3,
Dd6; con iguales posibilidades.
***

8... Cc6 2 puntos por este movimiento que permite a las


Negras ejercer una discreta presión contra el ad­
versano.
9.Ce5 ***

9... c:d4 3 puntos por esta jugada que hace inútiles los
intentos de las Blancas para disminuir la tensión
con el cambio del Cc6. Si ahora 10.Ac4, Dd6;
1 1 .C:c6, b:c6; 1 2.D:d4, D:d4; 13.c:d4, Td8;
14.Ae3, Cg4; y las Negras han ganado posicio­
nes.
10.C:c6 ***

1 77
10... b:c6 1 punto
1 1.c:d4 ***

1 1... Td8 2 puntos. Representa el dominio de las Negras


en el centro del tablero y en la columna d
12.Ae3 ***

12... c5 2 puntos: aprovecha la clavadura del Peón d y


las Negras hacen peligrar el éxito de la partida.
13.Ae2 Las Blancas hubiesen tenido que jugar 1 3.Cc3,
Dd7; 14.Ab5, Dc7, pero incluso así hubiese
sido ventajoso para las Negras. Por ejemplo,
1 5.Da5, Cg4; 1 6.g3, C:e3; 1 7.f:e3, c:d4;
18.e:d4, T:d4; 19.D:d4, Ac5 y gana.
***

13...c:d4 4 puntos por este movimiento con el que las


Negras dan inicio a una brillante combinación.
14.Af3 ***

14... d:e3!! 5 puntos: es el movimiento clave de la combi­


nación y tiene la finalidad de atraer al Rey blan­
co hacia el centro del tablero.
15.A:d5 ***

15 ..ef2+
. 3 puntos
16.Rf2 ***

16...Ac5+ 3 p1:1ntos: en poco tiempo las Negras podrán


utilizar todas sus piezas para atacar y aprove­
charse del notable retraso de desarrollo de las
piezas Blancas.
1 7.Re2 Si 1 7.Rf3, T:d5; 18.Db3, Tf5+; 19.Re2, Aa6;
20.Rd 1, Td8+;_ 21. Rc2, Tf2+; 22.Rc3, Tc8 y
ganan; si 1 7.Rg3, T:d5; 18.Db3, Aa6; 19.Cc3,
Td3+; 20.Rf4, Ad6+; 21.Rg5, h6+; 22.Rh5,
gS # ; finalmente si 1 7.Rf1, Aa6; 1 8.Te2, T:d5
y ganan.
***

1 7... Aa6+ 2 puntos

1 78
1 8.Rf3 ***

1 8... Td5 ·2 puntos


19.Dc2 ***

19...Ad3 4 puntos por este movimiento que indica la san­


gre fría de las Negras, ya que permite recuperar
la Dama en una posición extremadamente favo­
rable. 2 puntos por 1 9 ... Td3+ (después 20.Rf4?,
Ad6+; 21 .Rg5, h6+; 22.Rh4, g5 =f. ) y también
por 1 9... Tf5+ (después 20.Rg3?, Ad6+; 2 l .Rh3,
Th5 =f. ).
20.Dd2 ***

20... Tj5+ 3 puntos . No puede jugar 20... Ae4+ ya que pro­


duce la total desaparición del ataque de las Ne­
gras.
2 1.Dj4 Prácticamente forzada.
***

2 1... Tf4 2 puntos: este movimiento no representa toda­


vía la conclusión de la combinación de las Ne­
gras.
22.Rf4 ***

22... Cd5+ 2 puntos


23.Rf3 ***

23...Ad4! 3 puntos. Las Blancas abandonan.

Puntuación máxima: 5 1
- de 45 a 5 1 puntos: magistral
- de 40 a 44 puntos: excelente
- de 32 a 39 puntos: bueno
- de 26 a 31 puntos: suficiente

1 79
Lección ·23. El desarrollo J, el centro

La primera posición no forzante mente considerar como dos «na­


que se presenta en el curso de ciones>> (una blanca y una negra),
una partida es aquella en que to­ cuya frontera es dicha línea. Las
das las piezas están colocadas en tropas que tienen que hacer una
las casillas iniciales. invasión tendrán que enfrentarse
Se trata de la posición de partida, previamente sobre la línea fronte­
que precede a la ejecución del riza, para hacer así un ataque ma­
primer movimiento. sivo. Imaginaos lo que ocurriría
Los planes estratégicos sobre los si un ejército, queriendo invadir
que se basa el plan del juego ha­ un país enemigo, intentase pene­
cen referencia a la movilización trar cada vez con una patrulla.
de las fuerzas y a la conquista de El desarrollo es el avance de las
las zonas más convenientes del tropas hacia la línea fronteriza.
campo de batalla. Solamente cuando el desarrollo
sea completo se intentará hacer la
invasión.
El desarrollo Naturalmente ello no significa
que no podemos sobrepasar esta
Si. trazamos sobre el tablero una línea antes de realizar un deter­
hipotética línea horizontal entre minado número de movimientos,
la 4.a y la S.a transversal, dividi­ sino que ello puede ser bastante
remos el tablero en dos mitades aconsejable en la primera fase del
opuestas que podemos inicial- juego, a menos que las piezas que

181
hayan penetrado no estén eficaz­ con este término el inicio de la
mente protegidas o no se encuen­ partida) se mueve varias veces,
tren en zonas que podríamos lla­ dificulta la movilización de las
mar «tranquilas». otras piezas y por consiguiente,
El desarrollo necesita un deter­ retrasa el desarrollo. He aquí un
minado número de movimientos ejemplo de rápido desarrollo por
y obviamente, como cualquier parte de ambos jugadores (partida
plan de juego, cuanto menor sea de los 4 Caballos):
el número de jugadas necesarias 1.e4, e5; 2.Cj3, Cc6; 3.Cc3, Cf6;
para realizarlo, menor será el 4.Ab5, Ab4; 5. 0-0, 0-0; 6.d3, d6;
tiempo que el adversario dispon­ (véase diagrama 1 6 1 ).
drá para contrarrestar la inmi­
nente invasión.
Además, como el desarrollo es 8
anterior a la invasión, éste tiene 7
que preocuparse por conseguir el
mayor número posible de piezas. 6
Así pues, una regla fundamental, 5
que es conveniente respetar en lo
4
posible, es evitar mover más de
una vez la misma pieza en las pri­ 3
meras jugadas de la partida (en
2
las 8-1 O primeras). Naturalmente
esta regla puede ser transgredida 1
si ello es necesario para ganar a b c d e f g h
más ventaja o para evitar que la
Diagrama 161
gane el otro. Pero una condición
de este tipo sólo se puede deber a
un plan erróneo. De hecho, la
movilización de las tropas hacia Como se puede comprobar, cada
la línea fronteriza, se ha de hacer jugador ha movido cada pieza
·

de modo que éstas se vean obli­ una sola vez y sólo con 6 jugadas
gadas a una rápida retirada: una ha movilizado ambos Caballos,
pieza que en la apertura (se define un Alfil, está a punto de dcsarro-

1 82
llar al segundo Alfil, ha hecho ya Finalmente, en el ejemplo, ningu­
el enroque (el enroque, aparte de na pieza ha estado en peligro y
ser una jugada defensiva es tam­ tanto menos como para motivar
bién una jugada de desarrollo su retirada. La regla de no mover
para la Torre) y tiene un Peón en más veces una misma pieza en la
el centro y además protegido. apertura ha sido respetada. Una
Esta posición es perfectamente rápida movilización de las piezas
simétrica y par. Con el próximo obliga a una respuesta rápida por
movimiento se elimina la apertu­ parte del adversario. Un retraso
ra e inicia el medio juego: 7.Ag5 puede motivar una desventaja de
realiza una primera amenaza tác­ espacio como consecuencia de la
tica (las Blancas amenazan con aplicación del segundo tema es­
aprovechar la clavadura del Cf6 tratégico de la apertura: la con­
sobre la Dama negra para rom­ quista del centro.
per la muralla de peones de enro­
que negro; la idea es continuar
con 8.Cd5). El centro
En este ejemplo también se pue­
de constatar el mínimo número Y a hemos visto que el centro del
de movimientos del Peón en la tablero es una zona en la que las
apertura: sólo 2 que han servido piezas pueden manifestar al máxi­
para abrir las diagonales a lo lar­ mo su acción (véase lección 8).
go de las cuales se han movido En la primera fase de la partida,
los Alfiles. el desarrollo de las piezas está re­
Los movimientos de peones, en lacionado con la lucha por la
la apertura, más que movimien­ conquista del centro, que consti­
tos de desarrollo, son movimien­ tuye un objetivo estratégico.
tos que tienen que ayudar al desa­ Conquistar el centro significa es­
rrollo del mismo, facilitando la tar cerca de la realización de la
posibilidad de jugar a otras pie­ «invasión», pero también limitar
zas, ocupando, si es posible, zo­ extremadamente las posibilidades
nas importantes del tablero, de movimiento del adversario.
como por ejemplo el centro, o De hecho, el jugador acosado,
controlándolas. para el movimiento de sus piezas,

183
dispondrá únicamente de difíciles que distinguen a la defensa Phili­
zonas laterales que, debido a la dor. Las Blancas ocupan el cen­
proximidad de los márgenes, no tro (e4 y d4) liberando inmedia­
permiten maniobrar con tanta tamente las diagonale.s a través de
agilidad, mientras que el jugador las cuales pueden mover a sus
que domina el centro dispone de Alfiles. Las Negras en cambio,
notables posibilidades de manio­ sólo defienden al Peón central eS
bra y de un rápido desplazamien­ con el Peón d6. La intención de
to de un lado a otro del tablero. las Negras es conservar a sus
Hemos mencionado el hecho de peones en una formación más só­
que en la apertura los movimien­ lida que la de las Blancas. Pero
tos del Peón no son verdaderas esta mayor solidez la consigue a
jugadas de desarrollo, sino que cambio de un� reducción de es­
sirven para ayudar al mismo a con­ pacio para su piezas, facilitando
quistar zonas del tablero de fun­ mayores posibilidades tácticas
damental importancia estratégica. para las Blancas.
La ocupación del centro por me­ 3... Cf6; 4.Cc3, Cbdl; Las Negras
dio de los peones, aparte de reali­ consolidan el punto eS y mantie­
zar un control eficaz sobre las ca­ nen bloqueado el centro. Actuan­
sillas cercanas del otro lado de la do de este modo disminuye las
línea fronteriza, constituye tam­ posibilidades de movimiento de
bién el mejor modo de preparar sus piezas. De todos modos no
la centralización de las piezas. De podían continuar defendiendo al
hecho, los peones centrales apor­ Peón eS con 4 ... Cc6, porque des­
tan a las otras piezas la defensa y pués S.d:eS, d:eS (o si no S...C:eS;
el apoyo necesario. Veamos un 6.C:e5, d:eS, d:eS; 7.D:d8+,
ejemplo: R:d8); 6.D:d8+, las Negras pier�
den el enroque y dejan a su Rey.
sobre una columna abierta (la co­
Castaldi - Tartakower, Esto­ lumna d), en donde las Blancas
colmo 1937 pueden rápidamente colocar a sus
torres. 5.Ae2, Ael; 6.0-0, h6;
1.e4, e5; 2.Cj3, d6; 3.d4. Estos · l.b3, c6; (véase diagrama n.o
pnmeros movimientos son los 1 6 2).

184
8 I maniobra táctica: 1 1.d:e5, d:e5;
7
12.C:e5!, Ae6; si 1 1 ... D:e5;
6 1 2.Cd5, Db8 (no 12 ... D:c2 por
13.Cc7#); 13.C:f6+, A:f6+;
5
1 4.A:f6 y ganan.
4 13.Cb5!, Db8;
3 Si 1 3... c:b5; 14.A:b5+ y después
de una serie de cambios en d7,
2 las Negras perderían la Th8 debi­
1 do a la acción de Ab2.
14.Da5
a b e d e f 9 h
Amenazando 1 S.Cc7+;
Diagrama 162
1 4... Ad8; 1 S.T:d8+1, D:d8;
La menor posibilidad de movi­ 1 6.Cc7+ y las Negras abandonan.
miento de las Negras es evidente:
ello es debido al retraso de sus 8 I *
posiciones en el centro con la
consiguiente proximidad de las
7
� - - � -� �.
Blancas en la línea fronteriza.
6 - �·
8.Ab2, Del; 9.Dd2, g5; las Ne­ 5 �o •
gras, debido a la fuerte presión
que las Blancas ejercen en el cen­
4 • D. -�
tro, (que está próxima a aumen­ 3
D D � • �

tar después de jugar Ta 1-d 1 ) y la


apertura de la columna d, inten­
2. � o� �

tan el contrajuego sobre los la­


1 I;I
dos. Pero les faltará tiempo. a b c d e f 9 h
10.Tad1, Cj8? Diagrama 163
Este último movimiento con el Ejercicio - Test ajedrecístico:
cual las Negras intentan desblo­ Stein - Farago, Lugano 1985
quear sus piezas constituye un
grave error ya que el campo de 1.e4, e6; 2.d4, d5; 3.Cc3, Ab4;
acción que ejercen las Blancas en 4.e5, Ce7; 5.a3, A:c3; 6.b:c3, c5;
el centro les permite la siguiente 7.Dg4, jugando con las Negras;

185
7...Dc7 2 puntos para este movimiento con el cual las
Negras intentan defenderse del ,ataque de las
Blancas sobre el flanco del Rey con su contra­
juego en el flanco de la Dama.
2 puntos también por 7... 0-0 del cual se puede
producir un juego bastante complejo como
muestra 8.Ad3, Cbc6; 9.Cf3, ; 10.e:f6, T:f6;
1 1 .Ag5, Tf7; etc.
8.D:g7 ***

8... Tg8 1 punto


9.D:h7 ***

9... c:d4 · 2 puntos: ahora corresponde a las Negras recu­


perar su material.
10.Rd1 La jugada respecto a 1 O. Ce2 sería: por ejemplo
1 0 ... Cc6; 1 1.f4, d:c3; 12.Dd3, Ad7; con juego
activo.
***

10... Cbc6 2 puntos: las negras desarrollan una pieza


y mantienen inalteradas sus posibilidades en
el centro y sobre el ala de la Dama. No puede
jugar: 1 0... De5 porque 1 1 .Cf3 seguido de
1 2.c:d4 y las Blancas se quedan con un Peón de
más.
1 1.Cj3 ***

1 1...d:c3 2 puntos
También 2 puntos para 1 1...C:e5 ya que origi­
na interesantes desarrollos, como por ejemplo
1 2.Af4, D:c3; 13.C:e5, D:a1+; 14.Ac1, Tf8;
15.Ad3, etc.
12.Cg5 ***

12... C:e5 2 puntos para esta defensa activa del punto f7.
2 puntos también para 1 2... Tf8, mucho menos
activa.
13f4 ***

186
13... T:g5! 3 puntos: las Negras eliminan de este modo la
única pieza activa de las Blancas.
14fg5 ***

14 ... C5g6 2 puntos: las Negras limitan con esta jugada las
posibilidades de ataque de las Blancas sobre el
ala del Rey.
15.h4 ***

15...e5 2 puntos: la finalidad de las Negras es comple­


tar la activación de sus piezas aprovechando al
mismo tiempo la posición del Rey blanco.
1 6.h5 ***

1 6... Cj8 1 punto


1 7.Dg7 Mejor que 1 7.Dd3, AfS; seguida por 1 8. . . 0-0-0.
1 7...Ag4+ 1 punto.
18.Re1 ***

18... 0-0-0 2 puntos: las Negras han protegido a su Rey y


han completado el desarrollo de sus piezas.
1 9.Dj7 ***

1 9...Af5! 3 puntos por este movimiento con e l cual las


Negras, que tienen que tener cuidado con los
peones de las Blancas, intentan aprovechar dos
importantes ventajas posicionales de que dispo­
nen: la del Rey blanco, y la de la Dama blanca
que resulta estar prácticamente fuera de juego.
20.Th4 ***

20... Ce6 3 puntos: las Negras están a punto de realizar


un poderoso juego en el centro.
2 1.g4 ***

2 1...e4! 3 puntos para esta interesante defensa indirecta.


Si ahora 22.g:f5, Dg3; 23.rD 1 , Cd4; 24.Tf4,
Cf3; 25.T:f3, etc.
22.Rf2? ***

22. . Tf8
. 3 puntos: también l a Torre entra en acción con­
tra el Rey blanco.

187
23.Df8 ***

23... Cf8 1 punto


24.gf5 ***

24... Cf5 1 punto


25.Tj4 ***

25...De5 1 punto
26.Ah3 ***

26...e3+ 3 puntos por este movimiento que, sin contar al


Alfil sobre diagonal negra de las Blancas, resul­
ta ser resolutivo.
27.Rj3 ***

27... Ce6! 3 puntos: este movimiento es l a lógica conti­


nuación de la jugada anterior.
28.Tf5 ***

28... Cd4+ 2 puntos


29.Rg2 ***

29... Cf5 1 punto


30.Af5+ ***

3 0...Df5 1 punto
3 1.A:e3 ***

3 1 ...d4! 3 puntos. Las Blancas abandonan: si 32.A:d4,


De4+; si 32.Ac1, D:c2+; si 32.Af2, D:gS+.

Puntuación máxima: SO puntos


- de 4S a SO puntos: magistral
'
- de 39 a 44 puntos: excelente
- de 32 a 39 puntos: bueno
- de 26 a 3 1 puntos: suficiente

188
Lección 24. Los diferentes tipos· de acción de
las piezas

Ya hemos tenido ocasión de ver Piezas de acción continua:


cómo cada pieza, por su caracte­
rístico movimiento, puede reali­ Son el Alfil, la Torre y la Dama.
zar el tipo de acción que le es Su acción aumenta al disminuir
propio. las piezas del tablero. Esto es de­
Por ejemplo, mientras el Alfil bido a que la presencia de un
sólo puede actuar en diagonal y gran número de piezas obstaculi­
ejerciendo su control únicamente za los movimientos y, además, el
sobre casillas de un mismo color, gran control sobre las casillas en
la Torre en cambio, realiza su ac­ las que se podrían realizar movi.­
ción sobre columnas y transver­ mientos, impide la eficacia de la
sales, controlando casillas de am­ acción, y ello a pesar de que dos
bos colores. de estas piezas (la Torre y la
En base al tipo de acción que Dama) tengan un alto valor abso­
ej�rcen las piezas, las podemos luto (por ello se las llama piezas
dividir en dos grandes grupos: pesadas, mientras que el Caballo y
- Piezas de acción continua: realizan el Alfil son piezas ligeras).
una acción sobre una o más lí­ En definitiva, se puede decir que
neas rectas (transversales, colum­ las piezas de acción continua ne­
nas o diagonales). cesitan, para una mayor eficacia
- Piezas de acción discontínua: ac­ de su acción, la apertura de algu­
túan sobre una única casilla que nas líneas del tablero (columnas,
no está en línea recta. transversales, diagonales) lo que

189
es posible solamente moviendo ataque (una pieza de valor supe­
las piezas propias o las del adver­ rior deberá huir ante el ataque
sario que se encuentra sobre esta del Caballo) reduciendo al mismo
linea. tiempo las posibilidades de movi­
miento de las piezas enemigas y
controlando las casillas a las que
Piezas de acción discontinua: pueden ir.
El Peón, en cambio, es una pieza
Son el Caballo y el Peón. con movimiento y acciones muy
Sobre ellos no puede hacerse, un limitadas, pero la presencia inicial
comentario común como sucedía de un peón sobre cada columna
con las piezas de acción continua del tablero determina desde las
ya que las características de la ac­ primor�s jugadas de la partida,
ción de cada una de estas piezas características conformaciones de
son sustancialmente diferentes. peones que son conocidas como
El Caballo actúa siempre sobre un cadenas.
conjunto de casillas que no están Cada cadena, según su función,
colocadas sobre la misma línea asume características diferentes.
sino sobre una especie de circun­ Una cadena de peones que ya he­
ferencia. mos visto en la muralla del enro­
La cantidad de casillas sobre" las que, que de::.cmpeña un papel to­
que actúa depende exclusivamen­ talmente defensivo.
te de la zona del tablero en que La cadena de peones ejerce un
se encuentra y no de la cantidad importante papel en el reparto de
de piezas presentes. De ello se espacio sobre el tablero, especial­
desprende la óptima eficacia de la mente en la apertura y en el me­
acción del Caballo en situaciones dio juego.
en que hay muchas piezas sobre Finalmente, mientras todas las
el tablero y en las cuales escasean piezas tienen siempre, en el curso
o están ausentes las líneas abier­ de la partida, la misma función
tas. de ataque y defensa, los peones
Además, su bajo valor absoluto asumen funciones muy diferen­
(el Caballo es una pieza ligera) le tes. Tienen la obligación de co­
otorga una discreta eficacia en el rrer al otro lado del tablero en

1 90
donde serán cambiados por otra liberar las diagonales y columnas
pieza. Esto es muy difícil que para poder jugar los alfiles y las
ocurra en las otras dos fases de la torres, hace imprescindible el
partida. movimiento de los peones. En
Vistos ya los diferentes tipos de cambio, los caballos pueden ser
acciones que las piezas pueden utilizados debido a su escaso va­
realizar y trazadas las condiciones lor absoluto y a su acción discon­
más óptimas para que cada una tinua que en las primeras fases de
pueda actuar, podemos afirmar, la partida les permiten maniobrar
considerando también el modo mejor de lo que lo harían otras
en que se desarrollan las fases de piezas. La presencia de todas las
la partida, que existe una especie piezas (y por lo tanto el gran nú­
de «orden de aparición>> según el mero de casillas controladas) y de
cual las piezas llegan al campo, es grandes cadenas de peones (que
decir, se desarrollan de su posi­ limitan sensiblemente el espacio
ción inicial y empiezan su activi­ disponible) dificultan los movi­
dad. mientos de las piezas de acción
Naturalmente, la utilización de continua.
una pieza u otra depende de la Casi paralelamente a los caballos
elección del jugador para la reali­ entran en juego también los alfi­
zación de su plan de juego. Pero les que, a pesar de ser piezas de
considerando la mayoría de las acción continua, pueden desarro­
partidas que aportan una gran ex­ llar su papel antes que otras, gra­
periencia, podemos notar cómo cias a la apertura de las diagona­
éstas presentan características co­ les (casi siempre es anterior a la
munes en este «orden de apari­ apertura de las columnas, el bas­
ción». tarles a las primeras el avance de
Podemos constatar cómo en las peones, mientras que para las se­
primeras fases de la apertura, las gundas, es necesario que el Peón
primeras piezas que entran en colocado sobre la columna desa­
juego son los peones y los caba­ parezca, ya sea porque mata o
llos. De hecho, la necesidad de porque es matado).
conquistar espacio a través de las La apertura de las columnas per­
cadenas de peones, así como de mitirá la entrada en juego de pie-

191
zas pesadas, hecho que caracteri­ siempre manifiestan toda su capa­
za casi siempre el fin de la aper­ cidad táctica. Es en esta fase don­
tura y el inicio del medio juego. de se realiza la mayor liquidación
Generalmente, al principio, las de las fuerzas del campo. Combi­
piezas pesadas empiezan a actuar naciones o cambios de materia­
desde atrás del tablero ( aprove­ les, determinan la desaparición
chando su largo radio de acción), de la mayor parte de las piezas.
dejando a los peones y a las pie­ Se llega así a la fase final (siem­
za¡; ligeras la tarea de la lucha en pre que ninguno de los dos juga­
primera línea. El alto valor abso­ dores, en las fases anteriores,
luto de las piezas pesadas, que haya sufrido daños considerables
viene determinado por la «poten­ que no le permitan alcanzar esta
.
cia» de su acción, las hace al mis­ fase), en la cual se verifica la
mo tiempo vulnerables a los ata­ transformación de la función de
ques de piezas con menor valor los peones (que ahora tendrán
absoluto. Sólo cuando se deter­ que dirigirse hacia la 8.a transver­
mine una discreta apertura del es­ sal para ser cambiados por otras
pacio, debido al empequeñeci­ piezas y reponer así «tropas fres­
miento o al fraccionamiento de cas») y la activación, como uni­
las cadenas de peones, las piezas dad táctica, de los Reyes que
pesadas, que en estas nuevas con­ guardados hasta el momento con
diciones tendrán la posibilidad de la mayor protección posible, pue­
moverse con mayor desenvoltu­ den ahora salir al campo de bata­
ra, podrán empezar a presentarse lla, ya que prácticamente han de­
en primera fila. saparecido los peligros de ataque
En el medio juego, las piezas casi en masa.

192
Lección 25. Las líneas abiertas

La mayoría de las estrategias fi­


nalizan con la ruptura de las fuer­ 8 • •x
zas de que se disponen para la
realización de un ataque o de una
7
• ._t. •
defensa.
6

� • �
Las condiciones que permiten la 5
• - �- �
realización de dicho fin consti­
tuyen verdaderos objetivos para
4
- �· � ·
los planes formulados en posicio­ 3
B . • fJ
nes no forzantes. Veámoslo en
orden.
2 • • •
Por linea abierta se entiende una
1 li
columna o una diagonal (líneas a b e d e f 9 h
dirigidas hacia el territorio ene­ Diagrama 164
migo) o una transversal (que per­
mite el movimiento de piezas de cuentra sobre la diagonal abierta
un lado a otro del tablero) no c1-h6; la Torre blanca en b1 se
obstaculiz?-da por piezas del mis­ encuentra sobre una columna en
mo color o de color contrario. la que no hay piezas de su mismo
El diagrama n.o 1 64 muestra la color sino del contrario.
columna g abierta para la Torre A este tipo de lfnea se le llama se­
blanca y la columna d para la To­ miabierta. Lo mismo podemos de­
rre negra. El Alfil blanco se en- cir para la columna en donde está

193
la Torre negra en e8, para la dia­ La apertura de una linea permite
gonal a2-g8 en donde se encuen­ a las piezas de acción continua
tra el Alfil negro y para la diago­ (Dama, Torre� Alfil) actuar direc­
nal g1-a7 sobre la que actúa el tamente sobre un punto del cam­
Alfil blanco. Además, la falta de po contrario o sobre una pieza.
otras piezas diferente a las torres Por consiguiente, el dominio de
sobre la l.a transversal permite a una linea abierta con una pieza
las torres blancas moverse rápi­ de acción continua es el modo
damente de un lado a otro del ta­ más eficaz de aprovechar la ac­
blero. También lo pueden hacer ción de ella misma, y cuanto más
las torres negras sobre la 8.a larga sea la linea dominada
transversal. Las torres blancas mayor será la acción que desarro­
pueden hacer el mismo movi­ llará la pieza.
miento sobre la segunda trans­ Hemos visto la importancia de
versal, mientras que todas las una línea abierta para los ataques
otras lineas se consideran cerra­ contra el enroque (véase leccio­
das. nes 1 9 y 20). Estratégicamente,
El tipo de obstrucción más estáti­ la línea abierta es el preámbulo
ca que puede presentarse sobre para la entrada rápida de piezas
las lineas (columnas, transversa­ pesadas entre las filas enemigas.
les o diagonales) está constituido Las líneas de mayor importancia
por la presencia de los peones, desde este punto de vista, son sin
debido a su limitada movilidad duda las dos diagonales mayores
respecto a las otras piezas. (a 1-h8 y h 1 -a8), así como las dos
Cómo último análisis, se puede columnas centrales (d y e) a las
concluir diciendo que una línea que también se les pueden aña­
es abierta cuando sobre ésta no dir las columnas inmediatamente
hay peones de ningún color y se­ adyacentes (e y f) ya que se trata
miabierta cuando los peones son de las líneas que desde el princi­
de color contrario a los de las pio del juego, debido a la lucha
piezas que pueden actuar sobre la por la conquista del centro, tie­
línea. En definitiva, una línea se nen tendencia a abrirse.
abre cuando desaparece un Peón De todo ello se puede constatar
de su mismo color. una vez más la importancia estra-

194
tégica del centro como zona que el resultado del aprovechamiento
permite una amplia posibilidad de un punto de ruptura de una
de control del tablero (véase dia­ cadena de peones. Las siguientes
grama n.o 165). partidas nos muestran un ejemplo
para cada uno de estos dos casos.
8
7
Chapochnikov - Estrin, Cam­
6 peonato Soviético por Corres­
pondencia 1966
5

4
• 1.e4, e5; 2.Cf3, Cc6; 3.Ab5, a6;
3
• 4.Aa4, d6;5.c3,j5;
(véase diagrama n.o 166).
2
1

a b e d e f 9 h
Diagrama 165

Por medio de la apertura de las


columnas las piezas que actúan
sobre éstas (Dama y Torre) ten­
drán tendencia a ejercer más rápi­
damente su acción hacia la. 7.a y
a b c d e f g h
la 8.a transversal (y l .a y 2.a), que
son las transversales en donde se Diagrama 166
pueden presentar un mayor nú­
mero de objetivos de ataque. He­
mos dicho que la apertura de las Con este movimiento la lucha
líneas puede ser el resultado de la por la conquista del centro em­
lucha por el centro, pero también pieza a intensificarse. Las Blancas

195
estaban preparando el avance no solucionan sus problemas y
d2-d4 para atacar a la pieza negra obligan a las Negras a proteger a
del centro; las Negras por su par­ su Rey.
te, se defienden de éstas aprove­ 12... Rj8; 13.h3, g4!,·
chando la acción de su Alfil en (véase diagrama n.o 167).
c8, que dispone ya de la apertura
de su diagonal de desarrollo.
6.ef5, Af5; 7.d4, 8
Como se puede constatar, la
apertura de las líneas centrales es 7

el resultado inmediato de la lucha
por el centro.
6
� � ·.
�-
7...e4; 8.Cg5, d5; 9j3,
5
-�
Las Blancas intentan eliminar los 4 • D -�
peones negros del centro; para
ello utilizan la acción de una pie­
3
D • -�
za (CgS) que se encuentra prote­ 2 �n - �- �
gida en el campo de las Negras y 1 (2J
que no tiene muchas posibilida­
a b e d e f g h
des de movimiento.
9...h6; 1 Ofe4, h:g5, Diagrama 167
Las Negras han estropeado la es­
tructura de sus peones en el ala
del Rey, pero de todos modos la
Torre h podrá realizar una buena Las Blancas han de sacrificar a
jugada. sus peones ya que de lo contrario
1 1.ef5, Ad6, las Negras pueden realizar un rá­
La acción de las piezas Negras pido ataque, gracias a la fácil mo­
sobre las líneas abiertas, empieza vilización de sus Torres después
a notarse. Además, las Blancas de 1 4... Dh4+.
tienen una gran ventaja de desa­ 14.D:g4, Th4!,· 15.Dg5,
rrollo. Si 1 5.Df3, Te4+; 1 6.Rf1 (si
12.De2+, 1 6.Rd 1 , C:d4!), Dh4; 1 7.Ad2,
Con este movimiento las Blancas Tae8 con un fortísimo ataque.

1 96
15... Te4+,· 16.Rd1, Ae7,· 17.Dg6, Iudicello - Salvetti, Milán
C:d4; 18.Cd7, 1983
Si 18.c:d4, T:d4+ seguido de
19 ... T:a4. 1.e4, c5; 2.Cc3, e6; 3.g3, d6,·
1 8... b5,· 19.c:d4, b:a4; 20.Cj3, 4.Ag2, Ce7,· 5.d3, g6; 6.Ae3, Ag7;
Si 20.C:e4, d:e4; 21 .Ae3 (si 7.Dd2, Cbc6,· 8.Ah6,
21 .Re2, D:d4), eS; 22.Re1, C:d4; (véase diagrama n.o 1 68).
con ataque decisivo de las Ne-
gras.
Si las Blancas en cambLo de
8 I · _j_· · · •
�-
22.Re1, juegan 22.d5, las Negras
7 & -A & & A A
continúan con 22 . . . D:d5+; 6 • mA
.,.. - &•&A&n
H
23.Re2, Dd3%; 24.Rf2, Tb8!; 5 - m v. - � ,
25.Tab1, o también 25.The 1, � - �
�• •
-• M•
Ah4+!: como se ve, la Dama 4
3 -
��-
Blanca ha quedado totalmente R
. - U
fuera de ¡uego .
20... Af6; 21.Ag5, Tb8; 2 A �- � •- o.-- �
a g
� �-U,,.,

También la segunda Torre de las


.

Negras entra en ¡uego sobre una


1 a -
- .
�=
.


��
V.
;;... =

�- ___,;:
""'"'= . -�
:-' M
IR'
--:. ��----:
= -__,

a b e d e f 9 h
línea semiabierta.
22.Af6, Cf6; 23.Tc1, Diagrama 168
Si 23.Ce5, T:d4+; 24.Rc2, Tc4+;
25.Rd1, Dd7; si en cambio
23.Tb1, De7! Con el último movimiento las
23... Tb2, 23.Dg3, T4e2 y las Blan­ Blancas intentan debilitar la es­
cas abandonan. tructura de enroque de las Ne­
La entrada en juego de la Torre gras haciendo mover a Ag7 y
negra en la 2. a transversal anula bloqueando al Peón h 7 para
completamente las posibilidades aprovechar mejor el punto de
de defensa de las Blancas que ruptura hS (creado gracias al
no pueden hacer nada contra la avance del Peón g6) y ganarán la
amenaza. de las Negras de jugar apertura de la columna h.
Ce4. 8... 0-0;

197
El mejor modo que tienen las que amenaza ya sea a 22.e5 o a
Negras para proteger a Ag7. Las 22.Df7.
Negras no pueden tocar a su Al­ 18.Th7,· T:hl; 19.C:h7, Dp;
fil, de lo contrario, corren el peli­ 20.D:g8, D:g8; 2 1.Cf6+, Rel;
gro de no poder hacer el enro­ 22.C.g8+, Rj7; 23.Ch6+, Rgl;
que. 24.Cf5+, ef5; 25.C:d6 y las
9.h4j5; 1 O.h5, Tp; 1 1.h:g6, h:g6; Blancas; con dos peones de más,
12.Cj3, Df8; 13.A:g7, Tg:l; ganan la partida.
Si 1 3 .. . D:g7, las Blancas consi­
guen penetrar en la 7.a transver­
sal con 1 4.Cg5 seguida de Ejercicio - Test ajedrecístico:
1 5.Th7, mientras que si 1 3... R:g7 Zubertort - Blakbume, Lon­
las Blancas ganan después de dres 1883
1 4.Dh6+, Rf6; 1 5.Dh4+, Rg7;
1 6.Cg5. 1.c4, e6; 2.e3, Cf6; 3.Cj3, b6;
14.Dh6, 4.Ae2, Abl; 5.0-0, d5; 6.d4, Ad6;
Ahora las Blancas tienen el com­ 7.Cc3, 0-0; 8.b3, Cbdl; 9.Ab2,
pleto dominio dQ la columna h. Del. Vosotros jugáis con las
14... Rp; 15.Cb5, Blancas.
Las Blancas pueden atacar sobre
dos frentes gqcias a la dificultad Diagrama 169
con que se encuentran las Negras
al tener que frenar el avance de 8
las Blancas en la columna h. 7
15 ... Cg8; 16.Cg5+, Rel; 1 7.Dh8,
6
Rd7;
Las Negras ya no tienen posibili­ 5
dad de frenar a las Blancas: si 4
1 7... a6; 1 8.Th7, T:h7; (si
1 8... Rf6 las Blancas ganan con
1 9.Tg7, D:g7; 20.Ch7+!, Rf7; 2
21 .C:d6+!) 1 9.D:h7+, Rf6 (no
1
1 9 ... Rd8 por 20.Dc7+, Re8;
21 .C:d6+); 20C:d6, D:d6; 2 1 . f4! .
a b e d e f g h

198
10.Cb5 2 puntos: la Blancas aprovechao. la posibilidad
de quedarse con la pareja de Alfiles.
1 punto para 1 O.CeS, menos eficaz al darse la
continuación 10... Aa3; 1 1 .A:a3, D:a3; 12.f4,
d:c4; 13.A:c4, De7 y las Negras pueden hacer
un buen contrajuego después del avance c7-c5.
10... Ce4 ***

1 1.C:d6 1 punto
1 1... c:d6 ***

12.Cd2 2 puntos por esta jugada con la cual las Blancas


empiezan la propia expansión hacia el centro.
12... Cdf6 ***

13f3 2 puntos
13... C:d2 ***

14.D:d2 1 punto
14...d:c4 ***

15.A:c4 2 puntos. Sería un error jugar con el Peón ya


que después 1 5.b:c4, Aa6! y el Peón en c4 se
convierte rápidamente en un válido objetivo de
ataque para las Negras.
15...d5 ***

16.Ad3 1 punto
1 6... Tjc8 ***

17.Tae 1! 3 puntos por este movimiento que prepara el


avance blanco hacia el centro. 1 punto para
1 7.Tac1 que permite a las Negras cambiar las
piezas pesadas y acelerar la aproximación a una
igualdad en el juego.
1 7... Tc7 ***

1 8.e4 2 puntos: las Blancas empiezan la ejecución de


su plan de expansión.
1 8... Tac8 ***

1 9.e5 2 puntos
1 9... Ce8 ***

1 99
20j4 2 puntos para esta . jugada que intenta llevar la
acción de las Blancas hacia el lado del Rey.
20...g6 ***

2 1.Te3! 3 puntos: las Blancas para suplir l a falta de co­


lumnas abiertas y poder mover a su Torre,
aprovechan la 3.a transversal para llevarla frente
a los peones.
2 1 ..f5 ***

22.ej6 2 puntos
22...Cj6 ***

23/5 3 puntos: las Blancas aumentan la presión sobre


los inestables peones negros.
23... Ce4 ***

24.A:e4! 3 puntos: las Blancas dentro de poco demostra­


rán cómo las Negras no tienen modo alguno de
defenderse.
24...d:e4 ***

25f'g6! 3 puntos
25... Tc2 ***

26.g:h7+ 1 punto
26...Rh8 ***

27.d5+ 2 puntos: todas las piezas blancas actúan contra


el Rey negro.
27...e5 ***

28.Db4!! 4 puntos: las Blancas aprovechan l a imposibili­


dad de la Dama negra para alejarse de la defensa
del Peón eS.
28... T8c5 ***

29.Tj8+ 3 puntos
29...R:h7 ***

30.D:e4+ 3 puntos: el Rey negro está completamente a


merced de las Blancas.
30...Rg7 ***

3 1.A:e5+! 3 puntos por este brillante final.

200
3 1... Rf8 ***

32.Ag7+ 3 puntos y las Negras abandonan.

Puntuación máxima: 53 puntos


- de 4 7 a 53 puntos: magistral
de 4 1 a 46 puntos: excelente
- de 36 a 40 puntos: bueno
- de 30 a 36 puntos: suficiente

20 1
Lección 26. Séptima y octava transversal

La consecuencia directa del juego Blancas), tanto más sólida será su


sobre las líneas abiertas es la en­ posición y por lo tanto mejor
trada en el campo enemigo y par­ cumplirán su acción defensiva.
ticularmente en la 7.a y 8.a trans­ Así pues, un ataque a la 7.a trans­
versal (o en la 1 .a y la 2.a). versal realizado horizontalmente,
De hecho éstas son las transver­ es decir, a lo largo de toda la
sales en donde se encuentran las transversal o en parte de ella,
estructuras defensivas más im­ tiende a eliminar todas las estruc­
portantes o las bases de la instala­ turas de base y por tanto, a perju­
ción enemiga. dicar las defensas.
La base de toda la posición en su Además, ya que es típica la posi­
conjunto está en las piezas colo­ ción del Rey en la 8.a transversal
cadas más cerca de la posición de casi siempre hasta el final, el do­
partida y sobre todo en los peo­ minio de la 7.a transversal tiene
nes, cuya recíproca dependencia tendencia a aislar al Rey contra­
da lugar a cadenas de peones con rio, poniéndolo en una situación
funciones preferentemente defen­ extremadamente precaria debido
sivas. a los límites de su falta de movi­
Cuanto más atados a los peones miento (y por tanto de posibili­
de base se encuentren los peones dad de eludir a los ataques).·

de las cadenas (los colocados en Hemos hablado de ataque a la 7.a


las casillas de salida, 7.a transver­ transversal en sentido horizontal:
sal para las Negras y 2. a para las esto solamente lo pueden realizar

203
las piezas pesadas, Torre y Dama. eS, aislados y protegidos por las
Asf pues, un ataque de este tipo torres, que se encuentran en una
será la consecuencia directa de la condición de total pasividad, son
apertura de columna. un buen objetivo de ataque para
Finalmente, es oportuno señalar las Blancas y todavía más al estar
que el dominio de la 7.a transver­ el Peón eS sobre una columna
sal (y también de la 8.a) permite abierta por las Blancas.
atacar por la espalda a los peones Así pues, las Negras intentan ga­
enemigos en avance. He aquí un nar la posibilidad de entrar en la
ejemplo de ataque sobre la 7.a 2.a transversal con las torres con
transversal (véase diagrama n.o el fin de ganar puntos sobre los
1 70): peones de las Blancas. Intentar
defender a sus peones en el lado
8 • de la Dama sería prácticamente
imposible. Es más conveniente
7 • ��·
- �
sacrificarlos para conseguir así la
6 • • 'l iniciativa.
3 1...a4; 32.b:a4, Tb2; 33.a3, Cel;
5 � •
• •� • • 34.T:c5, Td3; 35.Af2.
4 • • B� Las Negras amenazan con Jugar
3S ...CdS.
3
�B • u� �
'
35... T3d2;
2 �- • Con esta jugada las Negras atacan
1 a M2 que defiende a los peones
de base g3-f4. Además, el ataque
a b e d e f 9 h horizontal continúa después de
Diagrama 170 esta jugada hasta las casillas g2 y
h2. El movimiento del Alfil per­
Esta posición se ha verificado en mite un ataque a la 2.a transversal
el 3 1 . movimiento de la partida
o (análoga a la 7.a) y un consi­
Donati - Indicello, Marina Ro­ guiente ataque al Rey blanco co­
mea 1977. La situación en que se locado sobre la l. a transversal
encuentran las Negras es muy pe­ (análoga a la 8. a), así como a los
ligrosa porque los peones aS y peones g3 y h3. Por este motivo

204
las Blancas hacen todo lo posible dicho ataque (el Rey blanco y los
para defender la posición del Al­ peones de la muralla del enroque)
fil en f2. ha resultado suficientemente pro­
3 6. Tj1, Cd5; tegido, las Negras han ruúgido su
Las Negras amenazan con jugar ataque a los peones blancos del
3 7... Ce3, debilitando la defensa lado de la Dama, cuya defensa
de Af2 y aprovechando el hecho era totalmente imposible por el
de que las Blancas no pueden hecho de que todas sus piezas es­
mover al Alfil ya que las Negras taban obligadas a defender el Al­
harían jaque mate en 3 jugadas (el fil en f2.
lector puede por sí mismo encon­
trarlas fácilmente).
37. Tc8+, Rhl; 38. Te8. Ejercicio - Test
Neutralizando la amenaza de las Ajedrecístico: - Vasiukoy ­
Negras;. Goldberg, Moscú 1955
38... Ta2;
Ahora las Negras pueden recupe­ 1.e4, e5; 2. Cj3, Cc6; 3.Ab5, Cd4;
rar el material que habían perdi­ 4.C:d4, e:d4; 5.0-0, Cel. Vosotros
do para conseguir la iniciativa. jugáis con las Blancas.
3 9.T8e1, T:a3; 40.Ta1, Tda2;
Diagrama 171
4 1.T:a2, T:a2; 52.Td1, Cc3;
4 3. Te 1, T:a4;
La partida finaliza con el resulta­
do de tablas.
Como se ha visto, el ataque a la
7.a transversal ha servido a las
Negras para estabilizar una situa­
ción precaria motivada por la dé­
bil situación de los peones en el
lado de la Dama. La eliminación
de dichos peones ha permitido la
apertura de líneas cuyo aprove­
chamiento se ha verificado con la
conqujsta de la 7.a transveral de a b c d e f g h

205
6.d3 2 puntos para este movimiento natural que per­
mite a las Blancas . desarrollarse y al mismo
tiempo conservar las limitaCiones contra el
avance d7-dS de las Negras.
2 puntos también por 6.Te1.
***
6...g6
7.Ag5! 3 puntos: las Blancas inmovilizan al Caballo ne­
gro en e7. Por lo 1:anto las Negras estarán obli­
gadas a debilitar el lado del Rey con el avance
h6 y gS para facilitar la clavadura.
2 puntos por 7.c3, al que las Negras pueden
contestar con 7... Cc6; 8.Cd2, Ag7; 9.Cf3!, d:c3;
10.b:c3, A:c3; 1 1 .Ah6, dando lugar a una com­
plicada variante del gambito.
7...Ag7 ***

8.Cd2 2 puntos: una jugada de desarrollo


***
8...h6
9.Ah4 1 punto: las Blancas mantienen la clavadura lo
máximo posible con el fin de empujar a las Ne­
gras a un posterior debilitamiento.
9...c6 ***

10.Ac4 1 punto
10...g5 ***

1 1.Ag3 1 punto
***
1 1...d5
12.e:d5 1 punto
***
12...c:d5
13.Ab3 2 puntos
***
13...Ae6
14.De2 2 puntos: la actividad de las piezas Blancas em­
pieza a notarse también en la columna e.
***
14... 0-0
15.Ae5 2 puntos por esta jugada cuya finalidad es des-

206 .
· truir totalmente la estructura defensiva del en­
roque negro.
15... Cg6 ***

16.A.;g7 2 puntos
16...R.;g 7 ***

17.Tft1 2 puntos,. ya que acentúa la acción blanca en la


columna 2.
1 7... Te8 *** '

18.Cf1 3 puntos: el movimiento de la Torre permite a


las Blancas llevar al Caballo al lado del Rey, es
decir, en el flanco en que las Negras ya se están
debilitando.
1 punto a 18.Cf3 que en cambio, habría permi­
tido a las Negras replicar con 1 8 ... Df6, con la
idea de continuar con 19 . .. Ag4.
1 8...a5 ***

19.a4 1 punto
19...Dd7 ***

20.Cg3! 3 puntos por esta jugada que es la lógica conti­


nuación de la maniobra empezada en el 18.0
movimiento. Las Blancas amenazan con atacar
al Rey negro a través de la casilla hS, pero las
Negras no pueden evitar esta amenaza ya que al
mismo tiempo· está defendiendo a los peones en
la columna d.
20...Ag4 ***

2 1.Df1 2 puntos
21...T:e 1 ***

22.T:e 1 1 punto
22...b5 ***

23f3! 3 puntos para este movimiento que produce


graves daños a la defensa negra.
23...Ae6 ***

�4.Dj2 2 puntos

207
24...Da7 ***

25.Ce2 2 puntos: prácticamente las Negras ya han per­


dido al Peón d4.
***
25... b:a4
26.A:a4 1 punto
26... Tb8 ***

27.C:d4 3 puntos para esta jugada con la cual las Blancas


deciden atacar el lado del Rey.
1 punto para 27.D:d4 que concede a las Negras
mayores posibilidades.
27...Rf6 ***

28.b3 1 punto
28... Tc8 ***

29.De3 2 puntos por este movimiento cuya finalidad es


evidente.
29... Tc3 ***

30.g3 2 puntos
30...h5 ***

3 1.Rh 1' 2 puntos: las Blancas quieren proteger a sus pie­


zas de posibles clavaduras y limpiar las líneas
para que la Torre pueda abrir definitivamente
las líneas en el lado del Rey.
3 1... Tc8 ***

32.h4! 4 puntos: la presión que ejercen sobre el punto


gS acelera la victoria de las Blancas: las Negras
no pueden matar dos veces sobre h4 ya que de­
jarían de controlar la casilla eS.
32...g:h4 ***

33.g:h4 2 puntos
33...Db6 ***

34.Dg5+ 2 puntos: las Blancas atacan el ala del Rey gra­


cias a la apertura de la columna g.
34...Rg7 ***

35.Ce6+ 3 puntos

208
35 ..je6 ***

36.Tg 1 2 puntos
36... e5 ***

37.Ad7 3 puntos
1 punto. para 37.D:h5 que de todos modos, per­
.
mite a las Negras 37 ... D:f6.
37... Tj8 ***

38.Af5 2 puntos
38... Tf6 ***

3 9.D:h5 3 puntos y las Negras abandonan.

Puntuación máxima: 68 puntos


- de 60 a 68 puntos: magistral
- de S 1 a 59 puntos: excelente
- de 4 2 a SO puntos: bueno
- de 35 a 4 1 puntos: suficiente

209
Lección 27. Las casillas débiles

Hemos visto cómo la apertura de estructura de la muralla del enro­


lineas permite a las piezas la ac­ que y sus posibles variantes. En
ción contra el campo enemigo. el diagrama 1 72 se muestra un
En cambio, las piezas con acción ejemplo de casilla débil en el en­
discontinua, no necesitan la aper­ roque.
tura de lineas para poder actuar a El Caballo blanco en f6 aprove­
espaldas de las estructuras defen­ cha la falta de control de las Ne-
sivas contrarias (las cadenas de
peones). A éstas les es suficiente
con colocarse en una casilla al Diagrama 172
abrigo de dichas estructuras y
quedarse allí sin ser molestadas.
Esta necesidad queda determina­
da por su corto radio de acción.
Además, cuanto menores sean las
posibilidades de control que el
enemigo pueda ejercer sobre esta
casilla, tanto más duradera y efi­
caz será la acción realizada por la
pteza.
Y a hemos tenido ocasión de con­
siderar algunos tipos de casillas
débiles cuando analizábamos la a b c d e f g h

211
gras para permanecer en la casilla capturar al Caballo sin ongmar
en que se encuentra situado y ata­ una .desventaja material (véase
car así al Rey negro que está de­ diagrama n.o 1 73).
trás de las estructuras defensivas.
La muralla de peones del enro­
8
que es uno de los muchos tipos
de cadenas de peones que se pre­ 7
sentan en el curso de una partida. 6
El Peón intermedio, avanzado,
ya no controla las casillas f6 y 5
h6, que se convierten en casillas 4
débiles.
3
Por analogía con todo lo ante­
rior, podemos definir como casi­ 2
llas débiles a todas aquellas situa­ 1
das detrás de una estructura de­
fensiva cualquiera y que no son a b c d e f g h
controlables ni controladas por Diagrama 173
los peones.
La importancia de la falta de con­
trol que han de realizar los peo­
nes, está determinada por el po­
bre valor absoluto de las piezas Sería poco ventajoso suplir la fal­
contrarias que intentarán aprove­ ta de control de los peones con
char estas casillas débiles. Un Ca­ cualquier otra pieza de acción
ballo colocado en una casilla y continua. Incluso el Alfil dificil­
mantenido, sólo puede ser captu­ mente puede cazar un Caballo
rado por un Peón o como máxi­ desde una casilla débil. De hecho,
mo por otro Caballo. El control ya que todas las posiciones tienen
que pueda hacer la Torre sobre tendencia a abrirse y a conceder
dicha casilla no sería muy eficaz un mayor espacio de maniobra a

ya que excepto en los casos deter­ las piezas de acción continua, és­
minados por motivos tácticos, la tas con su gran radio de acción,
Torre no puede amenazar con realizarán su papel con mayor efi-

212
cada de lo que lo haga una pieza sólo si puede ser aprovechada
de acción discontinua. como tal y además es necesario
As! pues, la presencia de casillas que para que ésta sea duradera
débiles de una estructura defensi­ exista sobre ella un control pre­
va permite a las piezas de acción ventivo por parte de un Peón
discontinua realizar su ataque con que «fija la debilidad». En el dia­
el mayor rendimiento, sobre todo grama n.o 1 74, se muestra un
si ello se verifica en un momento ejemplo esquemático: la casilla eS
en el que la falta de líneas abier­ es para las Negras una casilla dé­
tas determina una pobre acción bil (se encuentra en el territorio
de las piezas de acción disconti­ de las Negras) y está fijada por el
nua. Por lo tanto, se puede com­ control del Peón blanco en d4.
parar la casilla débil para la pieza
de acción discontinua con la línea
abierta para la pieza de acción Smyslov - Golombek, Vene­
discontinua. da 1950
Antes de ver un ejemplo que nos
aclare mejor todo lo visto ante­ 1.e4, c6; 2.Cc3, d5;
riormente, es oportuno decir que Estas primeras jugadas son carac­
una casilla es realmente débil terísticas de la defensa Caro-Kann:
Diagrama 174 Diagrama 175

8 8 I
7
.t B 7
6
B .t 6
5
B .t 5
4 • 4
3 3

1 1

a b e d e f 9 h a b c d e f 9 h
213
está basada en el inmediato ata­ Con esta jugada las Blancas han
que a e4. colocado un Caballo en una casi­
3.Cf3} d:e4; 4.C:e4} Cd7; 5.Ac4} lla débil de las Negras. Ningún
Cgf6; 6.Ceg5} e6; 7.De2} Cd5; 8.d4} Peón negro puede controlar esta
h6,· 9.Ce4} Ae7; 10.0-0} Del,· casilla. La casilla dS, en la que hay
1 1.Ab3, 0-0; 12.c4} C5f6; 13.Ace, un Caballo negro no controlado
Td8; 14.Cc3} Ad6; 15.Te1} Af4? por ningún Peón, se encuentra
(véase diagrama n.o 1 75). en el territorio de las Negras (la
Las Negras cambian su único Al­ casilla dS no está en el territorio
fil activo (el Alfil en c8 todavía de las Blancas, por lo que en CdS
no está desarrollado y debido a la realiza una acción de control en
estructura de los peones negros, la zona central del tablero mien­
sólo lo conseguirá después de tras que Cd6 hace un control en
grandes maniobras) con .un Alfil el centro de las líneas enemigas).
blanco que tampoco está desarro­ La posición de Cd6 provoca una
.
llado (las Blancas todavía no se inmovilidad casi completa de las
han preocupado por Ac1). piezas negras que, a pesar de es­
16.Ce5} A:c1; 1 7.Ta:c1} CJ8; tar en su casa, están sensiblemen­
18.Tcd1} Ad7; 1 9.c5} Cd5; te obstaculizadas en sus movi­
20.Ce4, Ae8; 2 1.C46 (véase dia­ mientos.
grama n.o 176). 2 1... b6;
Diagrama 176 Con el fin de sacar al intruso, las
Negras intentan atacar al que
a I mantiene la posición.
22.Df3} Tab8; 23.Cec4} b:c5;
24.d:c5} Cd7; 25.De4} C7f6;
6
26.Dd4} Cd7;
5 La danza del Caballo negro es la
4 demostración de la inmovilidad
de las piezas negras.
3 27.a3} CJ8; 28.b4, Ce7; 29.Dg4}
2 f5;
Las negras intentan liberar a sus
1
piezas (principalmente al Alfil de
a b e d e f g 'tl
214
las lineas blancas) aunque se esté Las Negras han jugado la defensa
perjudicando. este-india (véase 307) que se basa
30.Dg3; en el bloqueo del centro con el
Amenazando 3 1.C:f5. fin de entorpecer la movilidad de
30... Cd5; 3 1.Ca5, Ah5; 32.Tc1, las piezas blancas. Por tanto, el
f4; 33. Dh4, Ae8; 34.Ae4, T:d6,· juego se desarrollará principal­
Un sacrificio necesario. De he­ mente en las dos alas: las Negras
cho, las Blancas amenazaban con intentarán la expansión por el ala
jugar 35.C:e8, T:e8; 36.C:c6, con del Rey con el movimiento temá­
la idea de realizar la maniobra tico f7-f5, mientras que las Blan­
Cc6-d4-f5-d6, prácticamente ine­ cas intentarán su acción por el
vitable. No hubiese servido para ala de la Dama con b2-b4-b5.
nada 34 ... Ad7 debido a 35.Dh5.
35.c:d6, D:d6; 3 6.A:c6, Cf6;
37.A:e8, T:e8; 38.Cc4, Dd5;
Si 38 ...Db8; 39.Ce5, CdS;
40.Dh5 y las Negras no pueden
evitar que las Blancas entren en Diagrama 177

f7 con la Dama.
39.Df4, Cg6; 40.Dg3, Rhl; 8
4 1.Ce5 y las Negras abandonan. 7
6

Ejercicio - Test ajedrecístico: 5


Flores - Najdorf, Buenos 4
Aires 1939
3
1.d4, Cf6; 2.c4, g6; 3.Cc3, Agl; 2
4.Cj3, O-O; 5.e4, d6; 6.Ae2, Cbdl; 1
7.0-0, e5/ 8.d5, jugad con las Ne­
gras. a· b e d e f 9 h

215
8.. Cc5
. 2 puntos por esta jugada que permite a las Ne­
gras presionar el centro de las Blancas.
2 puntos también por 8 . a5 que previene el
. .

movimiento b4.
9.Dc2 ***

9...a5 2 puntos: este movimiento, aparte de entorpe­


cer el juego de las Blancas por el lado de la
Dama, permite una mayor duración a la posi­
ción CeS.
10.b3? Las Blancas quieren preparar la maniobra a3,
b4 para poder mover CeS y luego jugar al lado
de la Dama.
Hubiesen tenido que jugar 10.AgS .
***

10... Ch5! 3 puntos por este movimiento con el que las


Negras demuestran estar preparadas para entrar
en el territorio enemigo con Cf4 y al mismo
tiempo preparando el ataque por el lado del
Rey.
1 1.g3? Las Blancas quieren impedir al Caballo negro
llegar a f4, pero de este modo debilitan su enro­
que.
***

1 1..f5 2 puntos: las Negras realizan su primer plan.


12.Cd2 ***

12..f4! 4 puntos: las Negras ya pueden atacar el enro­


que blanco gracias a los puntos de ruptura crea­
dos por el avance del Peón intermedio de la
·

muralla.
13.Dd1 Si 13.g4 f3!; 1 4 A:f3 Cf4 con juego favorable
, . ,

para las Negras. Si en cambio 13.A:hS, g:hS,


con la sucesiva ruptura de toda la estructura del
enroque de las Blancas.
***

21 6
13...Ah3 3 puntos por esta jugada que deja tiempo a las
Blancas de defenderse del ataque.
14.Te 1 ***

14..f:g3 3 puntos: las Negras abren la columna f y a tra­


vés de ella moverán sus piezas pesadas.
15.h:g3 ***

15.Cj4! S puntos y demuestra la debilidad (por motivos


tácticos) de la casilla f4. Restar 2 puntos por
1 5 ... C:g3 a causa de 1 6.f:g3, DgS; 17.Rh2,
Tf2+; 18.R:h3, Dh6+; 19.Ah5 y las Blancas
consiguen salvarse.
16.Af3 Si 16.g:f4, e:f4 con la doble amenaza 1 7...Dg5+
e 1 7... A:c3.
***

1 6... Cfd3 3 puntos: las Negras pueden entrar en territorio


enemigo.
1 7.Te2 ***

1 7...Df6 2 puntos para esta jugada que realiza el aprove­


chamiento de la columna f.
18.Rh2 ***

1 8...Ad7 2 puntos: el Alfil de lineas blancas ha terminado


su función, aunque será de utilidad más tarde.
1 9.Ca4 Las Blancas intentan aflojar el ataque de las Ne­
gras.
***

19... C:a4 2 puntos


***
20.b:a4
20...Ah6 3 puntos: las Negras con este movimiento, debi­
litan las últimas posibilidades de defenderse de
las Blancas en la columna f.
2 1.Aa3 ***

2 1...A:d2 2 puntos: coherente con la jugada anterior.


22.T:d2 ***

22...Df3 2 puntos

217
23.T:d3 ***

23...Df2+ 1 punto
24.Rh1 ***

24...Ah3 2 ·puntos: es el momento de utilizar de nuevo el


Alfil de lineas blancas.
25.Td2 Si 25.Dgl, Dc2 seguido de 26...Tf2, y las ne­
gras realizan un ataque horizontal a la 2.a trans­
versal.
25. . .p:g3 1 punto
26.Db3 ***

26... Tf3 1 punto


Las Blancas abandonan: no pueden evitar que
las Negras lleven a la Torre a8 a f8, que les per­
mitirá conducir de modo decisivo su ataque al
Rey blanco.

Puntuación máxima: 45 puntos


- de 4 1 a 45 puntos: magistral
- de 36 a 40 puntos: excelente
- de 3 1 a 35 puntos: bueno
- de 26 !1 30 puntos: suficiente

218
Lección 28. La cadena de peones: la delimitació�--
de territorios < -.

/
1•
&

Cuando hemos definido el valor nas de peones constituyen el


absoluto de las piezas, hemos uti­ principal obstáculo para la obten­
lizado como parámetro el núme­ ción de este espacio.
ro de casillas que cada una puede
controlar. También hemos podi­
do confirmar cómo el control La estructura de los peones
realizado por cada pieza sobre
cada casilla del tablero que se en­ Si observamos el conjunto de
cuentra en su radio de acción, li­ peones en una partida, podemos
mita la acción de otras piezas. constatar cómo I.a cadena que
Además, hemos observado en forman constituye verdaderas di­
otras ocasiones que los peones vtstones.
pueden ser un obstáculo para la Ya hemos podido observar este
acción de las piezas. El cierre de fenómeno en otras ocasiones (ha­
líneas o el efecto de las murallas blando de la ocupación del cen­
defensivas son los ejemplos más tro, de la apertura de líneas, de la
concretos. 7.a y 8.a transversal, del enroque).
De los temas estratégicos vistos La subdivisión realizada en el ta­
hasta ahora, resulta claro que una blero por las cadenas de peones
de las principales finalidades de la es tangible: se puede decir que de
estrategia es la búsqueda de espa­ ello resulta la delimitación de
cios necesarios para que cada pie­ verdaderas zonas de influencia de
za pueda expresar al máximo su uno y otro color.
potencialidad. Así pues, las cacle- En el diagrama n. 0 1 78 se mues-

219
cer avanzar indiscriminadamente
por su zona de influencia, sino
que sólo determinados movi­
mientos permiten a las piezas te­
ner espacios satisfactorios para su
acción y al mismo tiempo una re­
lativa protección del ataque ene­
migo. Observemos el siguiente
ejemplo:

Lasker - Tarrasch, Mahrisch


a b c d e f g h - Ostrau 1923
Diagrama 178
1.e4, Cf6; 2.e5, Cd5,· 3.c4,
tra la división del tablero como Cb6; 4.d4, d6 (véase diagrama n.o
resultado de los primeros movi­ 1 79).
mientos de la defensafrancesa.
Cuando hemos hablado del desa­
rrollo, hemos dicho que consistía
en la movilización rápida y total Diagrama 179
de las fuerzas hacia las líneas
fronterizas. a I
Ahora podemos perfeccionar este
concepto añadiendo que análoga­
6
mente a lo que sucede en el enro­
que, en el que los peones consti­ 5
tuyen un escudo (la muralla) para 4
el Rey, éstos expandiendo la zona
de influencia que delimitan, for­
man un escudo para las piezas en
desarrollo, protegiéndolas así del
ataque de peones enemigos. Ello
no significa que se les pueda ha- a b c d e f g h

220
Esta primeras jugadas son carac­ 8.Cc3, e6; 9.Cj3, Ab4;
terísticas de la defensa Alekhine Las Negras neutralizan el intento
en la cual las Negras atacan in­ de las Blancas de hacer la ruptura
mediatamente al Peón e4 de las en centro d4-d5, preparando ade­
Blancas ( 1 ...Cf6) obligándole a más el contrajuego Cc6-a5 y fina­
defenderse con 2.Cc3 o 2.d3 o a lizando su desarrollo.
penetrar velozmente y sin protec­ 10.Ad3?
ción en el campo de las Negras. Era mejor jugar 10.Ae2 seguido
Según el diagrama n.o 1 79, en la de 10.0-0.
mayor parte del juego se realiza­ 10...Ag4!
rán los siguientes objetivos: las En cambio del Alfil daría a las
Blancas intentarán consolidar la Blancas un final mejor.
ocupación inicial del espacio con­ 1 1.Ae2
seguido y para ello tendrán que Después,
utilizar principalmente la acción 1 1 . 0-0, C:d4; 1 2.A:d4, A:f3;
de las piezas; en cambio, las Ne­ 13.D:f3, D:d4+; 14.Rh1, 0-0-01;
gras intentarán desmantelar los 1 5.Tad1 , A:c3; 1 6.b:c3, D:c3; las
peones que han avanzado con Negras están sensiblemente me­
gran rapidez y sin protección al­ JOr.
guna.
En definitiva, se verifica un rápi­ Diagrama 180
do cambio de papeles: las Blanc�s
tendrán que defender la propia
iniciativa.
5f4, d:e5; 6je5, Cc6; 7.Ae3.
Si 7.Cf3, Ag4; con desarrollo
ideal del Alfil en línea blanca y
sin pérdida de tiempo.
1 ..Af5
.

Una óptima posición para el Alfil


que ya actúa a espaldas de los
peones centrales de las Blancas:
su rápido avance deja grandes es­
pacios vacíos y sin defensa. a b c d e f g h

221
1 1 ...Af3. grosos contraataques ya sea de
Desaparece una de las mejores 1 6... D:d4; 1 7.D:d4, C:d4;
defensas en el centro de las Blan­ 18.Tc1, Td7 que da 1 6... Dh6;
cas. 1 7.T:f7, C:d4; 18.Dc1!, Dg6;
12.gf3. 1 9.Tf6, Dh7; 20.Rf1. Con dicha
No 1 2.A:f3 por 1 2... C:c4. jugada, las Negras amenazan
12... Dh4+; 13.Aj2, Dj4 (véase A:c3+, Dg1+ y C:d4.
diagrama n.o 1 80). 1 7.Aj2, A:c3+; 18.b:c3, D:c3+;
Como se puede ver, el centro de 19.Rf1, C:d4; 20.Tc1, C:e2;
las Blancas está sufriendo una 21.T:c3, T:d 1; 22.R:e2, Td7;
gran presión por parte de las pie­ Las Negras tienen un peón más.
zas negras. Dicho ejemplo realmente no
14.Tg 1; muestra el error del planteo (se
Las Blancas intentan apartar a las define de este modo la estructura
Negras de su principal objetivo de los peones en la apertura) ele­
(la destrucción del centro) y lo gido por las Blancas, muestra los
lograrán gracias a la ayuda de su riesgos con los que se puede en­
adversario. contrar una expansión excesiva
Prosigamos ahora observando el de la zona de influencia no sufra­
análisis de Tartakower sobre los gada inmediatamente por el desa-.
desarrollos de las posiciones así rrollo de los peones.
obtenidas. Las cadenas de peones tienen que
14...h5! delimitar la zona de influencia y
Este avance controla la casilla g4 al expansionarse aumentar el es­
limitando las posibilidades de ata­ pacio para sus piezas. Este desa­
que de Tgl. rrollo ha de ser paralelo a la es­
15. T:g7, 0-0-0; pansión de la zona y a la defensa
Ahora las Negras tienen un juego de sus límites.
muy supenor. He aquí un ejemplo de todo lo
16.Ag3; dicho:
Si 1 6.Dd2, D:d2; 1 7.R:d2, C:d4; 1.e4, e6; 2.d4, d5; 3.Cc3, Ab4;
si en cambio 16.Dc1; D:h2. 4.e5, c5; 5.a3, A:c3+; 6.b:c3, Ce7;
16...De3! 7.a4, Cbc6; 8.Cj3, Da5; 9.Ad2,c4
Las Blancas pueden realizar peli- (véase diagrama n.o 1 8 1 ).

222
8
7
6
5
4
3

2
1

a b c d e f g h a b c d e f g h
Diagrama 181 Diagrama 182

Ejercicio - Test ajedrecístico: La última jugada de las Negras es


Liang - Kosanski, Lugano un error de estrategia. De hecho
1982 permite a las Blancas cerrar la
diagonal a Ab7, sobre cuya ac­
1.e4, a6; 2.d4, b5; 3.Cj3, Ab7; ción está basado en el planteo
4.Ad3, e6; 5.0-0, Cf6; 6.De2, d5?! de apertura escogido por las Ne­
Jugad con las Blancas *** gras.

7.e5 1 punto por esta jugada que consigue el bloqueo


del centro y el cierre de la diagonal a8-h 1 .
7. Cjd7
.. ***
8.Cg5?! 1 punto. Con este movimiento las Blancas quie­
ren probar la capacidad de las Negras para no
dejarse llevar por respuestas instintivas, como
puede ser, por ejemplo, la continuación 8 ... h6?
que permite ganar a las Blancas después de

223
9.C:e6, f:e6; 10.Dh5+, Re7; 1 l.Dh4+, gS;
12.A:g5+, h:gS; 13.D:g5+.
Las mejores jugadas son 8.c3 (2 puntos) y
8.Ag5 (2 puntos), ambas muy sólidas.
8...g6 ***

9.c3 2 puntos ya que estabiliza con bastante eficacia


el centro.
9.. .c5 ***

10.Cj3 2 puntos: las Blancas aparte de defender al Peón


d4, liberan la línea al Alfil de línea negra des­
pués que las Negras han debilitado las casillas
negras en el lado del Rey.
No puede ser 1 O.Df3 (con la idea de 1 1.Ch3 y
1 2.Ag5) ya que después 10... De7; l l .Ch3, c:d4;
12.c:d4, Cb6; las Negras tienen la posibilidad de
presionar sobre el punto d4.
10... Cc6 ***

1 1.Ag5 1 punto por esta lógica continuación del desa­


rrollo de las Blancas.
1 1...Dc7 ***

12.Cbd2 1 punto
12...h6 ***

13.Ae3 1 punto
13...Ag7 ***

14.h3 3 puntos. Se está preparando una interesante


maniobra que quiere aprovechar la debilidad de
la casilla f6.
14... Ce7 ***

15.Ch2 2 puntos: las Blancas continúan con su plan.


15...h5? Un gran error de posición que permite a las
Blancas aprovechar la casilla gS.
***

16.Chf3 2 puntos
16... Cj5 ***

224
1 7.Ag5 2 puntos
1 7...Db6 ***

18.Af5! 4 puntos por esta jugada que, aparte de permitir


a las Blancas aligerar la tensión del Peón · d4,
motiva la ruptura de la estructura de los peones
negros en el flanco del Rey. Ahora se percibe la
debilidad de las casillas negras.
18...gf5 ***

19.Tjc1 2 puntos por esta jugada que libera la casilla con


el movimiento del otro Caballo al flanco del
Rey.
1 9...Ah6 ***

20.De3 2 puntos
20...A.g5 ***

21.D.g5 2 puntos; inferior es 21 .C:g5.


2 1...Dd8 ***

22.Dg7 3 puntos por esta jugada que mantiene altas las


posibilidades de las Negras de llevar a su Rey a
buen recaudo.
22...Re7 ***

23.Dg5+ 2 puntos: las Blancas tienen que oponerse a


cambiar las Damas, ya que evitarían muchos
problemas a las Negras. Además, se impide de­
finitivamente que las Negras hagan el enroque.
23... Rj8 ***

24.De3 1 punto
24...De7 ***

25.h4 2 puntos: las Blancas fijan una casilla débil y útil


para ellas y bloquean el Peón hS.
25...Rg7 ***

26.Cj1 2 puntos: las Blancas empiezan a desplazar sus


piezas por el ala del Rey.
26... Tac8 ***

27.Cg3 1 punto

225
27... Cj8 ***

28.Ce2 2 puntos: la finalidad es atacar al Peón hS.


28... Cg6 ***

29.g3 1 punto
29...a5 ***

30.Cg5 2 puntos. El fln es desdoblar los Caballos en f4.


30...Aa6 ***

3 1.Ch3 1 punto
3 1...b4 ***

32.Cef4 1 punto: no se puede permitir A: e2.


32... b:c3 ***

33.b:c3 1 punto
33... Da7 Impidiendo a las Blancas 34.Df3.
***

34.C:g6! 3 puntos: la posterior debilitación de las casillas


negras debido al movimiento de la Dama per­
mite un juego más duro a las Blancas.
34..f:g6 ***

35.Dg5 3 puntos
35...Dj7 ***

36.Cj4 2 puntos
36...Rh7 ***

38.Tab 1 2 puntos: los problemas de las Negras se hallan


a ambos lados del tablero.
3 7... Tc6 Con el ftn de evitar 38.Tb6, pero esta Torre
está sobrecargada.
***

38.d:c5! 3 puntos: las Negras ya no pueden sobreponerse


a causa de 39.Tb6.
38... Thc8 ***

39.Tb6 2 puntos
39.T:b6 ***

40.c:b6 ningún punto


40...d4 ***

226
4 1.c4 3 puntos: el Peón no puede ser capturado: st
4... T:c4; 42.T:c4, A:c4; 43.b7!
4 1...a4 ***

42.a3 1 punto; 1 punto también por 42.c5.


42...Ab7 ***

43.Rh2 2 puntos; 1 punto por 43.c5.


43...Ae4 ***

44.c5 2 puntos; antes las Blancas se han protegido


contra cualquier posibilidad de contraataque de
las Negras.
44... d3 ***

45.c6 2 puntos
45... d2 ***

46.Td1 4 puntos: una jugada decisiva.


46... T:c6 ***

47.Dd8! S puntos: las Blancas salvan al Peón b y amena­


zan 48.T:d2, Tc1; 49.Cg2 con la intención de
llevar después la Torre a d7.
47...Dg8 ***

48.Dd7+ 1 punto
48...Dg7 ***

49.D:d2 2 puntos
49... T:b6 ***

50.Dd8 3 puntos: las Blancas atacan a la Torre y amena­


zan de nuevo Td7.
50... Tb7 ***

5 1.C:e6 2 puntos
5 1 ...D:e5 ***

52.Cg5+ 2 puntos
52...Rh6 ***

53.Td7 2 puntos y después 53. . .T:d7; 54.D:d7, y las


Negras abandonan.

227
Puntuación máxima: 94 puntos
- más de 80 puntos: magistral
- de 70 a 80 puntos: excelente
- de 56 a 69 puntos: bueno
- de 46 a 55 puntos: suficiente

228
Lección 29. Las cadenas de peones: estabilidad
para el dominio del espacio

Hemos visto que los peones de­


terminan la delimitación de la 8 • •-*-• • ,.
zona de influencia en la cual pue­
den maniobrar las piezas para
7
�- � - �.
realizar su plan.
6 - �- �. .
La expansión de esta zona reduce
la del adversario. Ya hemos podi­
5
•�o •
do observar en otra ocasión el
4
• D •
dominio del espacio en el tablero 3
• D . 4] .
(véase lección 23). Pero para
conseguir el dominio en el centro
2 �o • D�
es necesaria su ocupación a tra­
1
l2J VIII .S:
vés de las cadenas de peones que a b e d e f 9 h
respondan a un requisito funda­ Diagrama 183
mental: la estabilidad. Ésta sólo se
puede realizar mediante el enlace
entre peones de modo que dicha
ocupación perdure también des­ 1.e4, e6; 2.d4, d5; 3.e5, c5; presio­
pués de los ataques de peones ad­ nando a los peones centrales de
versarios a las columnas que deli­ las Blancas y probando su estabi­
mitan la zona. lidad.
La siguiente partida es un ejem­ 4.c3, Cc6; 5.Cj3, Db6;
plo de lo que sucede en un cen­ La mayor presión de las Negras
tro inestable: se ejerce contra el punto d4 que

229
enlaza eS a los peones de base, si­ 15.g4, Ch6,· 16.h3,je5; 1 7.d:e5,
tuados todavía en las casillas ini­ Cj7; (véase diagrama n.o 184)
ciales o cerca de éstas. La desapa­
rición de este enlace debilitará el
centro blanco y abrirá líneas úti­ 8
les a las piezas negras. 7
6.Ae2, c:d4,· 7.c:d4,
6
Las Negras han roto el enlace
que existía entre los peones del 5
centro y los del lado de la Dama 4
que los protegían. En cambio, los
peones negros del centro, aparte 3
de no estar presionados, están 2
perfectamente ligados a los del
1
lado del Rey.
l... Cgel; 8.b3, Cf5; 9.Ab2, a b c d e t g h
Las Negras están demostrando la Diagrama 184
pobre estabilidad de los peones
centrales de las Blancas que con­
tinúan bajo presión. Las Blancas
están obligadas a defenderlos con El centro de las Blancas está de­
las piezas. sapareciendo. Además, los ata­
9...Ab4+; 1 O.Rj1, ·; ques negros contra los peones
Cualquier interposición produci­ centrales blancos, mediante el
ría la pérdida del peón d4. avance a la columna e y f les ha
10...Ae7; 1 1.g3, Adl; 12.Rg2, permitido la apertura de varias lí­
Tc8; 13.a3, 0-0; 14.b4,j6,· neas para sus p1ezas.
Las Negras quieren romper com­ 18.Tj1, Cg5;
pletamente la formación de peo­ Las Negras intentan atacar el
nes blancos que ocupan el centro. peón eS también indirectamente.
Ello les permitiría una mayor li­ 19.Cbd2, a6; 20.Db3, Ae8;
bertad de movimientos para sus 2 1.Ce1, Ag6; 22j4;
piezas con el resultado de una Las Blancas intentan defender al
mayor potencialidad ofensiva. peón eS con el peón f4 que no

230
está protegido por otros peones y
además se halla en una columna 8
semiabierta. Ello motivará una
mayor defensa de las piezas blan­
7
•� A
cas para protegerlo. Además, la
6 .
�A. �

estructura defensiva del Rey S . A• •


blanco ha desaparecido.
22... Ce4;
4 .
� L\ 0V.
Las Negras aprovechan las casi­ 3
r1 0 '2J.�
llas de apoyo (casillas débiles de
las Blancas) originadas por la es­
2 L.\ O • D �
tabilidad de sus peones centrales.
1 Wl
23.C:e4, A:e4+; 24.Rg3, Cd4; a b e d e f 9 h
Estamos ante una invasión de Diagrama 185
piezas negras en campo blanco.
25.Dd1, Cc2; 26.C:c2, T:c2; tentan desarrollar a su Alfil en lí­
27.Ad4, T:e2; las Blancas aban­ nea blanca a b 7 o a a6 conser­
donan. vando intactas las posibilidades
En el siguiente punto incluimos de avance para la ruptura del
otro ejemplo de aprovechamiento centro en las columnas e y e.
de la inestabilidad de peones en Las Blancas disponen de varias
el centro. jugadas para evitar la realización
del plan negro: eliminación del
Caballo, defensa del enroque, de­
Fischer - Spassky, Reykjavik sarrollo de las piezas pesadas, do­
1972, 6.a partida del Campeo­ minio de la columna e para con­
nato del Mundo: trarrestar o impedir el avance
c7-c5 y simplificación en el cen­
1.c4, e6; 2.Cf3, d5; 3, d4, Cf6; tro para limitar al máximo la ac­
4.Cc3, Ael,· 5.Ag5, 0-0; 6.e3, h6; ción del Alfil en diagonal oscura
7.Ah4, b6; (véase diagrama 185) de las Negras.
La última jugada de las Negras 8.c:d5,
caracteriza el sistema Tarkower de Las Blancas simplifican en el cen­
la defensa ortodoxa. Las Negras in- tro para obstruir la diagonal

231
h 1-a8 con el fin de esterilizar el La idea de las Blancas es cambiar
desarrollo del Alfil negro en dia­ el Alfil por el Caballo, con el fin
gonal blanca en esta línea y abrir de debilitar al máximo las defen­
la columna e, presionando así so­ sas negras en favor de la fuerte
bre el peón de las Negras. presión que las Blancas ejercerán
· 8... C:d5; 9.A:e7, D:el; 10.C:d5; sobre el peón eS.
Obligando a las Negras a una si­ 14...a6,
tuación en la cual su posición en Las Negras quieren hacer mover
el centro queda prácticamente al incómodo Alfil blanco, pero si
suspendida. Después de 10.Tc1, lo hacen debilitarán sus peones
Ab7; 1 1 .C:d5 las Negras habrían del lado de la Dama. E11a mejor
contestado con 1 1...A:d5. jugar 14... Db7 con la idea de
10... e:d5, continuar con c5-c4 y a 7-a6.
Este peón negro podrá ser prote­ 15.d:c5, b:c5;
gido solamente por piezas y por Si 1 5 ... T:c5; 1 6.0-0!
el peón que se encuentra en una 16. 0-0, Tal; 1 7.Ae2,
columna semiabierta y que ade­ Las Blancas parece que pierden el
más no puede Ser defendido por tiempo: las Negras tienen un
otros peones. peón débil en a6 y está «subdesa­
1 1.Tc1, Ae6, rrollado» en el lado de la Dama.
Las Negras desarrollan a su Alfil 1 7... Cd7; 18.Cd4,
del mejor modo; 1 1 .. .Ab 7 hubie­ Creando nuevas amenazas . contra
ra terminado con obstaculizar la los peones protegidos de las Ne­
acción de las piezas pesadas ne­ gras.
gras que tendrán que oponerse a 1 8...Dj8,
la acción de las Blancas en el Si 18 ... Cf6; 1 9.Cb3, c4; (si
flanco de la Dama. 1 9 ... Cd7; 20.Tc3) 20.D:e7; T:e7;
12.Da4, c5; 13.Da3, Tc8; 21 .Cd4 con un final supenor
Ésta es la situación crítica del para las Blancas.
planteo jugado por las Negras: si 19.C:e6,je6; 20.e4!
consiguen desarrollar a su Caba­ Las Blancas intentan evitar defi­
llo sin grandes peligros habrán nitivamente cualquier tipo de en­
resuelto el problema de apertura. lace entre los peones. negros en el
14.Ab5!, centro.

232
20... d4, Las Blancas abren la columna f
Debilitando las casillas blancas. para hacer llegar las piezas pesa­
Si 20... d:e4; 21 .Tc4 y los peones das sobre el Rey negro.
negros están destinados a caer. Si 26... ef5; 27.Tf5, Chl; 28.Tcf1,
20... Cf6; 21.e5, Cd7; (si 21...Ce4; Dd8; 29.Dg3,
22.f3) 22.f4. Prepara el mate y la centraliza­
2 1j4, ción de la Dama.
Controlando eS y amenazando 29... Tel; 30.h4, T8b7; 3 1.e6, Tbcl;
22.Ac4. 32.De5, De8,
2 1...De7?; 22.e5?, Si 32. . . d3; 33. T5f3 con final de­
Fijando la debilidad e6. sesperado para las Negras.
22... Tb8, 33.a4, Dd8; 34.T1j2, De8;
Si 22... Cb6; 23.Db3!, CdS; 24.f5! 35.T2j3, Dd8; 36.Ad3, De8;
con fuerte ataque. 37.De4!
23.Ac4, Amenazando 38. Tf8+.
Ahora el Alfil es muy fuerte gra­ 37... Cf6,· 38.Tf6� gf6; 39.Tf6,
cias a que las Negras no pueden Rg8; 40.Ac4,
sacarlo de donde está. Si Amenazando 41.Tf7.
23 ... Cb6; 24.Db3. 40... Rh8; 4 1.Df4
23...Rh8; 24.Dh3, Cj8; 25.b3, a5; y las Negras abandonan.
26j5,

233
Lección 30. Las cadenas de peones: solidez de
las estructuras defensivas

Ya hemos hablado d� las cadenas casas colocadas en los alrededo­


de peones como estructuras de­ res. Naturalmente todo ello sin
fensivas (la muralla del enroque que aparezcan huecos o debilida­
es un ejemplo típico). des, ya que de lo contrario el ene­
El hecho de que la invasión del migo aprovecharía para instalarse
territorio enemigo sea posible en los espacios intermedios o
sólo después de haber abierto posteriores a la muralla formada
una brecha entre las cadenas de por dicha cadena de peones. En
peones, nos demuestra el impor­ otras palabras, la acción de las
tante papel que desempeñan los piezas enemigas debe topar con
peones en la defensa. la muralla de peones.
Pero para que esto se pueda reali­
zar es necesario que durante la
confrontación, no se produzcan Fischer - Larsen, Interzonale
roturas en las cadenas ni haya di Portorose 1958
casillas débiles (o por lo menos
mínimamente): en otras palabras, 1.e4, c5; 2.Cj3, d6; 3.d4, c:d4;
el requisito fundamental de una 4.C:d4, Cf6; 5.Cc3, g6; (véase dia­
estructura defensiva, es la solidez. grama n.o 186)
La mayor solidez defensiva se Esta jugada se llama Variante del
obtiene cuando los peones pue­ Dragón de la defensa siciliana.
den controlar un gran número de Las Blancas se preparan para ha-

235
8 I 6...Ag7; 7j3, O-O;
El enroque detrás del jianchetto
7 constituye una estructura bastan­
6
te sólida, aunque representa algu­
nos puntos débiles en las casillas
5 fS y hS, que son puntos de ruptu­
4 ra. Determinados movimientos
de los peones blancos hacia estas
3
casillas pueden motivar la com­
2 pleta destrucción de la estructura
defensiva. De todos modos, la
1 : realización de dicha idea no es fá­
a b e d e f g h cil, ya que las piezas que comple­
Diagrama 186 ten la estructura defensiva (Caba­
llo y Alfil) pueden constituir un
eficaz baluarte de defensa.
cer un enroque largo y realizar 8.Dd2, Cc6; 9.Ac4, C:d4; 1 O.A:d4,
un violento ataque por el lado del Ae6; 1 1.Ab3, Da5; 12.0-0-0, b5;
Rey con f4, g4, gS, h4, etc. Al Después 1 2... A: b3, cb3!. Las Ne­
mismo tiempo, tendrán que fre­ gras no pueden atacar debido a la
nar el contraataque de las Negras configuración de los peones blan­
en el centro y en el lado de la cos.
Dama, en donde ya dispone de la 13.Rb 1, b4; 14.Cd5, A:d5;
columna e abierta. No puede ser 14... C:d5 por
6.Ae3, 15.A:g7, R:g7; 16.e:d5, Ad7;
El plan de las Blancas es preparar 1 7.Tde1, con neta ventaja de las
su ataque con la máxima rapidez Blancas (Suetin - Koctschnoi,
para que las Negras no tengan URSS 1953).
tiempo de contraatacar. Por ello 15.A:d5,
la maniobra utilizada es f2,-f3, Las Blancas hubiesen podido no
0-0-0, g2-g4, h2-h4. Las Negras atacar jugando 15.e:d5 y empe­
no pueden atacar inmediatamente zando su acción aprovechando la
a Ae3 con 6...Cg4 debido a debilidad del peón y de las Ne­
7.Ab5+ y las Blancas ganan. gras.

236
15... Tac8, si 1 7... hS; 18.g4!, h:g4 (si
Si 1 S ... C:dS; 16.e:dS, D:dS; 18 ...Tfc8; 1 9.Tdg1, h:g4; 20.hS!,
1 7.D:b4 (Fisher). g:hS; 21.f:g4, C:e4; 22.Df4, eS;
. 1 6.Ab3 23.D:e4; eS; 23.D:e4; e:d4;
Las Blancas no dan una segunda 24.g:hS, Rh8; 2S.h6, Af6;
posibilidad a las Negras para 26.Tg7! y ganan. 19.hS!, g:hS; (si
cambiar el Alfil. 1 9... C:h5; 20.A:g7=, R:g7;
16... Tc7, 21.f:g4, Cf6; 22.Dh6+ y mate en
Las Negras preparan el avance la siguiente) 20.f:g4, C:e4; (si
del peón a y al perder este tiem­ 20...h:g4; 21 .Tdg1, eS; 22.Ae3,
po, las Blancas aprovechan para Td8; 23.Ah6 etc. o si no, si
empezar su ataque. 20... C:g4; 21.Tdg1, A:d4;
1 7.h4, Db5; (véase diagrama n.o 22.T:g4+, h:g4; 23.Dh6 y mate
187) con pocas jugadas) 21.De3, Cf6;
(si 21...A:d4; 22.D:e4, Ag7;
23.T:hS) 22.g:hS, eS; 23.h6 y ga-
8 • nan.
1 8.h5, Tjc8;
7
Las Negras intentan contestar
6 con un contraataque por el lado
de la Dama el ataque blanco por
5
el lado del Rey. Con 1 8... g:hS las
4 Negras habrían ::�,celerado la des­
3 trucción de su enroque: 19.g4,
=h:g4; 20.F:g4, C:e4; 21.Dh2,
2 CgS; 22.A:g7, R:g7; 23.TdS,
1 � TeS; 24.Dh6+, RgS; 2S.T:gS+,
T:gS; 26.D:h 7 (Fischer).
a b c d e f g h
19.h:g 6, h.g6; 20.g4, a5; 2 1.g5,
Diagrama 187 Ch5,·
Si 21...Ce8; 22.A:g7, C:g7;
Según Fisher no hay modo algu­ 23.Th6, e6; 24.Dh2, ChS;
no de evitar el ataque de las 25.A:e6, f:e6; (si 2S ... D:gS;
Blancas: 26.T:a6+, D:a6; 27.A:c8 con idea

237
28.Tg1); 26.T:g6+, Cg7; 27.Th1 24.gj7+, Rj8; 25.Ae3, d5;
(Fischer). Ya no hay restos del enroque de
22. T:h5, g:h5; 23.g6, e5; (véase las Negras, mientras que el enro­
diagrama 188). que blanco todavía no ha sido
atacado. Ello se debe a que el en­
roque negro tenía puntos de rup­
8 tura en posiciones más avanzadas
hacia el centro con respecto a los
7
de las Blancas, por lo que ha sido
6 alcanzado y eliminado rápida­
5 mente.
El enroque de las Blancas en
4 cambio, debido a la falta de pun­
3 tos de ruptura y a que los peones
estaban en una posición más re­
2 trasada, debe ser atacado con ma­
1 niobras más lentas, por lo que no
pueden desequilibrar eficazmente
a b e d e f g h
el ataque de las Blancas.
Diagrama 188
Si las Negras hubiesen jugado
25 ... a4, las Blancas hubiesen con­
tinuado con 26.D:d6+, Te7;
Si 23... e6; 24.g:f7+, R:f7; 27.Dd8+, T:d8; 28.T:d8+, Te8;
25.A:g7, R:g7; 26.Tg1+, Rh7; 29.Ac5+, D:cS; 30.T:e8 1= (Fis­
27.Dg2, DeS; 28.Dg6+, Rh8; cher).
29.Tg5, Tg7; 30.T:h5+, Rg8; 26.e:d5, Tf7; 27.d6, =Tj6;
3 1 .A:e6+, Rf8; 32.Tf5+, Re7; 28.Ag5, Db 7; 29.Af6, Af6;
33.Tf7+ y las Blancas ganan (Fis­ 30.d7, Td8; 3 1.Dd6+, y las Ne­
cher). gras abandonan.

238
Lección 3 1 . Las cadenas de peones: posibilidades
dinámicas

Después de considerar las princi­ gía combinatoria cuya base radica


pales características de las cade­ en su minima importancia como
nas de peones bajo el aspecto es­ pieza táctica: ila fuerza del- peón
tático (murallas defensivas, deli­ es su debilidad!.
mitación de espacios, ocupación La función del avance del peón
de zonas estratégicas importantes es abrir brechas aprovechables
y apoyo a la acción de las piezas), por las fuerzas que hay a sus es­
analizaremos ahora algunas de las paldas. U na masa de peones que
más importantes características di­ penetra en territorio enemigo
námicas de las cadenas de peones. provoca a menudo grandes des­
De algunas ya hemos visto sufi­ trucciones de la estructura defen­
cientes ejemplos: la expansión de siva, debido a que las piezas que
las zonas de influencia, la lucha están bajo su ataque han de reti­
por la conquista del centro, el rarse. Si el avance de los peones
aprovechamiento de los puntos se realiza por las columnas cen­
de ruptura y la apertura de líneas, trales (e, d, e, f), entonces la de­
resultan de una utilización diná­ fensa se hace imposible ya que las
.nUca de las cadenas de peones. piezas, para protegerse, estarán
Hemos visto la importancia del obligadas a minimizar su campo
peón como punta de lanza en el de acción en un solo sector del
avance y en el ataque a las posi­ tablero, con el consiguiente peli­
ciones enemigas. El peón, en su gro de una disminución de fuer­
avance, acumula una gran ener- zas para la defensa.

239
El centro móvil Esta apertura es la variante Ta­
rrasch, retrasada por el gambito
.

La siguiente partida nos muestra de Dama. Las Negras inician la


un buen ejemplo de aprovecha­ conquista del centro realizando
miento de la movilidad de los una de las jugadas en que se basa
peones centrales para conseguir este tipo de defensa: el avance del
el debilitamiento de las defensas peón e (c7-c5) aprovechando que
contrarias. Ello permitirá un ello no le produce ninguna debi­
fuerte ataque contra el Rey, facili­ lidad. El cambio S.c:dS realizado
tado también por la acción de por las Blancas sirve para elimi­
aislamiento a que se le ha forza­ nar parte de las tensiones existen­
do, no pudiendo por tanto sus tes en el centro, con el fin de ob­
piezas acudir en su ayuda. tener un claro dominio de sus
peones. De hecho, después de
S... C:dS; 6.e4 las Blancas consi­
Keres - Fine, Ostende 1937 guen un centro de peones bastan­
te fuerte, pero permitiendo a las
1.Cf3, dS; 2.d4, Cf6; 3.c4, e6; Negras tener una mayoría de
4.Cc3, eS; S.c:dS, =C:dS; 6.e4, peones en el lado de la Dama.
(véase diagrama n.o 18 9). 6 C:c3; 7.b:c3, c:d4;
...

Diagrama 189 La serie de cambios realizados


por las Negras tiene la doble fi­
nalidad de ofrecer un amplio es­
pacio a su Alfil en diagonal negra
y de definir claramente su mayo­
ría en el lado de la Dama.
8.c:d4, Ab4+,
Obligando a las Blancas a que­
darse sin su pareja de Alfiles,
simplificando la posición para
acelerar su enroque y acercarse al
final de la partida.
9.Ad2, A:d2+; (véase diagrama
a b e .d e f g h n.o 190)

240
tein - Schlechter, San Sebastián
1 9 1 2), y las Blancas son superio-
res.
1 O.D:d2, 0-O;
Las Blancas consiguen una fuerte
iniciativa después de 1 0... Cc6;
1 1 .Ab5, Ad7; 12.0-0, 0-0;
1 3.Tab1, Tc8; 14.d5 (Shamko­
vich - Debrovolitzky, URSS
1961 ).
1 1.Ac4,
Esta jugada es útil para cada uno
a b c d e f g h de los dos planes formulables por
Diagrama 190 las Blancas en esta posición: va­
lorización de la superioridad en
el centro forzando el avance
Las Negras
. hubiesen podido for­ d4-d5 y ganando un peón libre o
zar el cambio de la Dama con concentrando todas las fuerzas
9 ... Da5, pero habrían estropeado para un ataque contra el Rey ne­
el final debido a 10.Tb1l que gro.
pone a las Blancas en condicio­ 1 1...Cd7,
nes de bloquear a las Negras gra­ Las Negras quieren llevar el Ca­
cias a la acción sobre la columna ballo al flanco del Rey para que
b y la rápida activación de su pueda ayudar en la defensa del
Rey. Por ejemplo: 1 0 ... A:d2+; enroque contra un posible ata­
1 1 .D:d2, D:d2+; 1 2.R:d2, 0-0 (o que.
1 2... Re7; 13.Re3, Td8; 14.Ab5, 12.0-0, b6,
a6; 1 5.Ad3, Cc6; 16.Thc1!, La alternativa 1 2...Cf6 otorga a
-Muratov - Yurkov, URSS 1967); las Blancas una fuerte iniciativa
13.Ab5 (o 1 3.Ad3, Td8; después de 13.e5, CdS; 1 4.Cg5.
14.Thc1, Cc6; 1 5.Re3!, 13.Tad 1, (véase diagrama n.o
-Antoshin - Kortschnoi, URSS 191)
1957-), a6; 14.Ad3, Td8; Con la intención de colocar la
15.Thc1, bS; 1 6.Tc1!, (Rubins- otra Torre en e 1 para defender el

241
Blancas han conseguido una ópü­
8 I ma posición incluso después de
7
• �
16.d5, e:dS; 17.e:d5, TeS; 18.d61.
16...Dc7; 1 7.Dh4, Tfd8;
6 • -�· � � � El plan de las Blancas es prose­
5 • • • guir con su ataque en el flanco
del Rey apoyado por el avance de
4 •�o � • los peones en el centro (con un
3 • . l2J • posible sacrificio de peones). Por
2 �- • o � �
su parte, las Negras tienen dos
posibilidades: intentar aument �
1 � � sus ptezas en el flanco de la
a b e d e f 9 h
Diagrama 191
8 *
7
��-
-*-• - � �
avance de los peones centrales.
Resulta una situación de equili­
6 • - ��· V.

brio después de 13.e5, Ab7; 5 • • •


14.De3, Tc8; 1 5.Ad3, a6;
1 6.Tac1, T:c1; 1 7.T:c1, Db8!
4
• o�•
� V.

(Kuzmin - Tal, URSS 1970), 3


D l2J m

mientras que en la partida Pe­
trosjan - Tal, Moscú 1972, se ha
2 • o�
verificado lo siguiente 13.a4!,
1 :S:
Ab7; 14.Tfe1, Tc8; 1 5.Ad3, a b e d e f 9 h
Cb8; 16.a5, (Cc6; 1 7.a:b6, C:d4; Diagrama 192
1 8.C:d4, D:d4; 19.b:a7, Tfd8;
20.Ta3! con ventaja material y de
posición. Dama o defender por precaución
13...Ab7; 14. Tfo 1, Tc8; 15.Ab3, el lado del Rey con el avance
Cf6,· 1 6.Dj4, h7-h6.
En la partida Olafsson - 1 8.Te3? (véase diagrama n.o 192)
Unzkker, Lugano 1968, las El mismo Keres, en sus análisis,

242
ha dudado de la validez de este
movimiento. Era mejor jugar en­ 8 I •
..._. �- �
seguida 18.e5, Cd7 (si 1 8 ... A:f3?; 7
1 9.e:f6, A:d1; 20.Dg5, Rf8;
21.D:g7+, Re8; 22.T:e6+! y el
6
• • •
mate es imparable; si en cambio
1 8 ... Cd5; 1 9.Cg5, h6; 20.Ce4,
5 •��n • �

Cc3; 2 1 .Cf6+, con un violento


4 � -�
ataque) 1 9.Cg5, Cf8; 20.Ce4, 3 .A. li. tiJ .

A:e4; 2 1 .D:e4, ahora las Blancas
ya están mejor.
2 •• • B� � D�
18...b.5!,· 19. Tde 1, a5;
1
=�
Era mejor jugar 19 ... h6. a b e d e f g h
20.a4, b4?, Diagrama 193
Las Negras hubiesen conseguido
una ligera ventaja con 20... b:a4;
21.A:a4, h6; sacando a Ab3 de la
diagonal a2-g8 e impidjendo asf
22.d5 con la continuación
22... e:d5; 23.e5, Ce4; el movi­ continuar su ataque con 23.T:e4!
miento realizado por las Negras (o con 23.e6!, f:e6; 24.T:e4, d:e4;
que desde un punto de vista es­ 25.Cg5, Dc3; 26.A:e6+, Rf8;
tratégico, resulta correcto, no tie­ 27.Tf1!), d:e4; 24.Cg5! De aquf
ne en cuenta la fuerte iniciativa se entiende la necesidad de sacar
de las Blancas en el centro y en el al Alfil blanco de la diagonal
lado del Rey. a2-g8.
2 1.d5!, e:d5; 22.e5, 23.Cg5, Cf8;
Un peón sacrificado que de he­ Si 23... h6; 24.e6, h:gS; 25.e:f7+,
cho ya estaba perdido y que sirve R:f7; 26.Te7+.
para impedir a Cf6 ir a la casilla 24.C:h7!, C:h7; 25.Th3, Dc1;
central dS. 26.D:h7+, Rf8,· 27.Te3, d4;
22... Cd5,· (véase diagrama n.o El intento de contraataque es
1 93) inútil y permite a las Blancas una
Si 22... Ce4, las Blancas pueden mayor actividad de su Alfil.

243
28.Dh8+, Re?; 29.D:g7, Tj8; abandonan: de hecho, st
Si 29 ... Ad5; 30.Df6+, Rd7 (si 3 1 .. .d:e3; 32.e:f7+, T:f7 (si
30... Re8; 3 1 ,e6). 32 ... Rd7; 33.De6+, Rc7;
31.A:d5 34.T:c1); 33. De6+, Rc7;
30.Df6+, Re8; 3 1.e6! y las .Negras 34.T:c1+.

244
Lección 32. Las cadenas de peones: líneas
semiabiertas - ataque de las minorías

Cuando hemos hablado de la Líneas semiabiertas


apertura de lineas, no hemos
aclarado bien la diferencia entre Analicemos esquemáticamente
línea abierta y semiabierta. las posibles situaciones en las que
Línea abierta es aquella en la que se pueden encontrar Jos peones
no existe ningún peón, mientras en las líneas semiabiertas.
que en la semiabierta hay un peón
de color contrario respecto a las Diagrama 194
piezas que en ese momento tie­
nen que actuar en esa línea. En el 8
primer caso, las piezas realizan 7
una acción en todo el campo, no
6
interfiriendo ninguna cadena de
peones; en el segundo, la acción 5
de la pieza se realiza contra una 4
cadena de peones contrarios. Las
diferentes condiciones en que se 3
encuentra el peón atacado por la 2
pieza que aprovecha la línea se­ 1
miabierta, determinan una mayor
o menor eficacia de dicha acción. a b c d e f g h

245
La situación del diagrama n.o En el diagrama n.o 1 9 S la acción
194, es un ejemplo de acción so­ de la Torre es anulada, ya que si
bre un Peón no protegido pero no existen condiciones que per­
que puede serlo. La Torre blanca miten la eliminación de las defen­
actúa sobre un Peón negro que sas del Peón que obstaculiza la lí­
puede avanzar, siendo entonces nea considerada, no será posible
protegido por los otros peones (excepto para determinadas tácti­
de la cadena a la que pertenece. cas) conseguir la apertura de la lí­
A pesar de que se verifiquen des­ nea.
pués del avance puntos de ruptu­ Como se puede confirmar, el
ra en la estructura de los peones punto de ruptura no da ningún
negros, es necesario decir que la resultado debido a las pobres po­
acción que la Torre consigue so­ sibilidades de aprovechamiento
bre dicho Peón es bastante débil de que disponen las Blancas (un
en comparación con la actividad solo Peón puede romper la cade­
de que dispone el Peón amenaza­ na, pero después de 1 .f:e5, f:eS,
do gracias al apoyo de sus «com­ la situación no ha variado mu­
pañeros de cadena>>. cho).

Diagrama 195 Diagrama 196

8 8

7
• • 7
B .t B •
6
• •� 6
.t B .t B
5
-� 5
D •
4
• B� 4
� B 8B

3
g. 3
- �· •
2 •
- 2 • • •
1 1

a b e d e f g h a b e d e f g h

246
Extremadamente precana es en como se ve en el ejemplo, existe
cambio la situación en la que se la posibilidad de ocluir la línea de
encuentra el Peón sobre línea se­ modo relativamente cómodo
miabierta como se muestra en el (1...Cc7-d5).
diagrama 196: de hecho, no está
protegido ni lo puede estar y ade­
más, la casilla inmediatamente El ataque de las minorías
anterior es débil y está controlada
por un Peón blanco. Observemos el siguiente esquema
El peón negro considerado se de­ (ver diagrama n.o 198). La Torre
fine como Peón retrasado y su de­ está en una columna semiabierta
fensa es extremadamente difícil,
ya que necesita fuerzas que en la
economía de defensa resultan Diagrama 198
muy caras.
Quizás sea menos grave la situa­ 8
ción del diagrama n.o 197 si
7
�-
6.
-� •
Diagrama 197 5 . .l • •
8
4
�D� e •
3
• •
7
·�·
� • �
2 • • •
6 ·�·�· 1
5 D D� a b e d e f g h
4 • • •
3 . li • • que termina con un Peón prote­
2 • gido.
Pero este Peón está bloqueado
1
por el control de los peones blan­
a b e d e f g h cos sobre la casilla eS y además el

247
punto de ruptura bS permite ata­ el ataque de las minorías tiende al
car eficazmente al Peón c6 con el debilitamiento de una estructura
avance del Peón b (b4-b5), po­ defensiva prácticamente inmovili­
niendo en dificultades la cadena zada y no excesivamente sólida, o
de peones negros. Así se crean bien a la completa apertura de lí­
dos posibles y diferentes desarro­ neas que permita a las piezas ac­
llos: o las Negras capturan al tuar a espaldas de la estructura
Peón blanco (l.bS, c:bS) determi­ defensiva.
nando la completa apertura de la La siguiente partida nos muestra
columna e, o esperan que captu­ un ejemplo de aplicación de este
ren las Blancas ( 1 .b5, otro movi­ tipo de ataque.
miento de las Negras, 2.b:c6,
b:c6) con el resultado de ganar
un Peón retrasado en c6 y de ha­ Capablanca - Golombek,
ber abierto la columna b. Margate 1939
Este tipo de ataque que, en el
ejemplo visto, las Blancas reali­ 1 .d4, Cf6; 2.c4, e6; 3.Cc3, Ab4.
zan con relación a las cadenas de La apertura determinada por es­
peones negros, se llama ataque de tos primeros movimientos se lla­
las minorías. Se trata de un ataque ma India de Nimzowitsch (véase
realizado por una minoría de pág. 309), se basa en una acción
peones blancos con relación a la conjunta de piezas y peones en el
mayoría negra. Se basa en el blo­ centro que se oponen al avance
queo de la punta de la cadena y e2-e4: ello origina a menudo un
en el control de la casa inmediata desarrollo del juego que hace que
al Peón en la columna semiabier­ las Blancas ataquen sobre el flan­
ta, así como al aprovechamiento co del Rey y las Negras contraa­
del punto de ruptura determina­ taquen en el centro por el flanco
do por la situación de inmoviliza­ de la Dama.
ción de este Peón y del hecho de 4.Dc2,
que el Peón que lo defiende no Con este movimiento las Blancas
puede avanzar, ya que determina­ dominan la casilla e4 y evitan
ría su inmediata captura. una cadena de peones en la
Podemos concluir diciendo que columna o después de un posi-

248
ble movimiento de las Negras 6 . c6; 7.e3, Cbdl; (véase diagrama
. .

4... A:c3. n.o 200).


4...d5; 5.c:d5, e:d5; 6.Ag5 (véase Si 7... Ag4; 8.Ce2, Cbd7; 9.Cg3,
diagrama 199) h6; 10.Af4, gS; 1 1 .AeS, C:eS;

a b c d e f 9 h a b c d e f 9 h

Diagrama 199 Diagrama 200

Las Negras consiguen simplificar 1 2.d:eS, Cd7; 1 3.f3, Ae6;


rápidamente el juego después de 14.0-0-0 y las Blancas están en
6.Cf3, eS; 7.Ag5, h6; 8.A:f6, mejores condiciones (Alekhine -
Df6; 9.a3, o 9 ... A:aS; las Blancas Gygli, Berna 1932); las Blancas
consiguen una ligera ventaja des­ también consiguen una ligera
pués de 6.a3, A:c3+; 7.b:c3, eS; ventaja despues de 7... Ae6;
8.Cf3, Dc7; 9.Ta2 (con el fin de 8.Ad3, Cbd7; 9.Cg2, Ad6;
ocupar la columna o con la Torre 10.0-0-0, h6; 1 1.Ah4, De7;
después del posible 9... c:d4; 1 2.f3.
1 O.c:d4, D:c2), h6; 1 O.e3, 0-0; 8.Ad3, h6; 9.Ah4, 0-0; 1 O.Cj3,
1 1.Ae2, b6. La alternativa para las Blancas

249
puede ser 1 0.Ce2, Te8; 1 1 .0-0, 20... C:e5; 21.A:e5, A:d6; 22.A:d6,
Cf8; 12.a3, Ae7; 1 3.b4, a6; D:d6,
14.Ca4, Ce4; 1 5.A:e7, D:e7; Se están dirigiendo hacia una si­
1 6.Cc5, con una ligera ventaja tuación en la que están presentes
para las Blancas. piezas pesadas y dando a las
10... Te8; 1 1.0-0, Ae7; 12.Ag3� Blancas la posibilidad de utilizar
Las Blancas mantienen activo a eficazmente su ataque de
su Alfil de diagonal negra. Ahora 23.b5!, c:b5; 24.D:b5, (véase dia­
las Negras no pueden jugar grama n.o 20 1 ).
1 2... Ch5 debido a 1 3.C:d5! (si
1 3... C:d5; 14.Ac7 y ganan a la
Dama, mientras si 13 ... C:g3; 8 I
14:C:e7+ seguido de 1 S.h:g3, con 7
ventaja material).
6
12.. .Cf8; 13.h3, Ae6,· 14.Tab1,
Las Blancas empiezan a preparar S
su ataque de las minorías por el 4
flanco de la Dama. De hecho, el
flanco del Rey de las Negras es 3
prácticamente inatacable ya que 2
son muchas las defensas concen­
1
tradas allí. Pero han dejado des­
protegido el lado de la Dama, a a b e d e f 9 h
donde las Blancas están dirigien­ Diagrama 201
do su atención.
14 ... Ch5,· 15.Ah2, g6; 16.Ce5,
Cg7,· 1 7.b4, A/5, 18.Ca4,
Como se puede ver, la presión Las Blancas dominan la columna
que las Blancas ejercen sobre la b semiabierta y controlan la cade­
cadena de peones negros del lado na abierta c.
de la Dama es muy poderosa. 24... Ce6,
1 8...A:d3; 19.D:d3, Cd7; 20.Tfc1, Si 24 ... b6; 25.Tc6 con clara ven­
Empiezan a dominar la columna taja Blanca.
e, ya casi próxima a la apertura. 25.Cc3!

250
No puede ser 25.D: b7 debido a
25...Teb8 y la Dama blanca no
tiene escapatoria.
25... Ted8; 26.D:b7, Da3,· 27.C:d5,
D:a2,· 28.Cb4, Da4; 29.Cc6! y las
Negras abandonan: no pueden
evitar la amenaza 30.Ta1.

25 1
Lección 33. Enroques homogéneos - enroques
heterogéneos

En todas las partidas hasta ahora obligado a abandonar su iniciati­


examinadas hemos podido ver va pasa a desempeñar un papel
que mientras un jugador desarro­ totalmente pasivo.
lla el papel de atacante en una Las condiciones en que se verifi­
zona del tablero, su adversario ca esta situación de «ataque y
no se limita únicamente a defen­ contrataque» varían según los ob­
derse sino a realizar un contraata­ jetivos a los cuales estén dirigidos
que en el otro lado del tablero, los ataques.
respondiendo así al principio de Hemos visto en otras ocasiones
defensa activa. Cuando hablába­ que si un jugador ataca por el
mos de los diferentes métodos de flanco del Rey, el otro contrataca
defensa, hemos visto que el con­ por el flanco de la Dama y que el
trataque era la mejor de todas las centro se utiliza para dar soporte
defensas. estratégico a la efectividad del
En la práctica se realiza una espe­ ataque.
cie de «carrera de velocidades»: el Pero la situación es muy diferen­
primero de los dos jugadores que te si ambos ataques se dirigen a la
en la zona en que está atacando, zona en la que se encuentra el
consiga hacer abandonar a su Rey adversario (en este caso cada
contrario los planes que tenía jugador ha hecho un enroque en
pensados, habrá recorrido ya una un lado diferente al de su adver­
buena parte del camino que lo se­ sario, por ejemplo, las Blancas
para de la realización de su plan han hecho un enroque largo y las
de juego. El jugador que se ve Negras uno corto, llamándose a

253
esta situación enroques heterogéneos, ausencia de dichas condiciones,
a diferencia de lo que sucedería si hacer. avanzar los peones de la
sólo uno de los jugadores atacase muralla defensiva significa expo­
la zona en donde está el Rey con­ ner, de una manera sucidia, al
trario, (situación con enroques ho­ Rey a los posibles ataques de las
mogéneos: ambos jugadores han piezas contrarias. La siguiente
realizado el mismo tipo de enro­ partida es un ejemplo de ataque y
que, corto o largo). contrataque con enroques homo­
géneos.

Enroques homogéneos
Spassky - Hort, Alemania
Como ya es evidente, las posibili.:. del E:::�� 1981
dades de ataque se basan en la
movilidad de los peones en su 1.e4, c5; 2.Cc3, Cc6,· 3.g3, g6;
zona. En una partida con enro­ 4.Ag2, Ag7; 5.d3, d6; (véase dia­
ques homogéneos la tendencia de grama n.o 202).
ambos jugadores será la de no al­
terar la estructura defensiva de la
muralla, el desarrollo del juego se
dirigirá hacia el centro o hacia el Diagrama 202
lado contrario a aquel en que se
han realizado los enroques. 8
De todos modos, es posible movi­ 7
lizar los peones que constituyen
6
el enroque, primero para expan­
sionar la propia zona de influen­ 5
cia y después para utilizarlos 4
como arma de ruptura de las es­
tructuras defensivas del adversa­ 3
rio, siempre y cuando el centro 2
esté bloqueado y no permita rápi­
1
dos movimientos de p1ezas de
una zona a otra. De hecho, en a b e d e f 9 h

254
Estas primeras jugadas represen­
tan la defensa siciliana. Las Blancas 8
renuncian al juego abierto que se 7
realiza con 2. Cf3 seguido de
6
3.d4, para entrar en un juego po­
sicional en el que se intenta limi­ 5
tar la acción de las piezas contra­ 4
rias e impedir reacciones en el
centro. Así pues, las Blancas in­ 3
tentan atacar por el flanco del 2
Rey con el avance de los peones f
1
y g. Además tendrán que frenar
el contraataque de las Negras por a b e d e f g h
el flanco de la Dama.
Diagrama 203
6f4,
Las Blancas empiezan su ataque
por el flanco del Rey (la idea es
avanzar, en el momento oportu­ Es prematuro 8 ... d5 para 9.Ch4
no a fS) y conservan la posibili­ (para forzar a las Negras a avan­
dad de desarrollar su Caballo a zar el peón f), fS; 1 O.eS, a6;
e2, f3 o h3. Las posibilidades de 1 1 .Ce2, Ad7? 1 2.c3, 0-0; 13.Ae3
las Negras están principalmente con mejor juego para las Blancas,
en el flanco de la Dama. Las Ne­ (Knezevic - Tot, Campeonato
gras podrán luchar por el domi­ Yugoslavo 1960). La variante
nio del centro con el avance de principal la constituye 8... 0-0 que
los peones f y e. lleva a una posición en la que se
6...e6; ramifican las diferentes posibili­
Con la idea de desarrollar Cg8 a dades de las Blancas. En la parti­
e 7 y poder preparar en el mo­ da Nicevsky - Bukic, Yugosla­
mento oportuno el avance a dS o via 1981, se ha verificado la con­
fS, cuyo fin es contestar al ataque tinuación 8 ... 0-0; 9.Ae3, Cd4;
de las Blancas sobre el enroque. 10.Tb1, Tb8; 1 1 .Ce2, C:f3;
7.Cf3, Cgel; 8.0-0, Adl; (véase 1 2.A:f3, b6; 1 3.g4, fS; 14.Cg3,
diagrama n.o 203). Ab7; 1 5.c3, Dd7; 16.De2, Tbe8;

255
1 7.Tbe1, Aa6! con una ligera 2 1.b4, c:b4; 22.c:b4, Da4; 23.bS!
ventaja para las Negras. Si 23.d4, D:d 1 con la idea de
9.Ae3, Cd4; 10.Tb1, Tc8; 1 1.Aj2, 24... Ab5. .

Cec6; 12.Ce2, DaS; 23...AbS; 24.D:a4, A:a4; 2S.T:b7,


Como se puede ver el juego de T:e6; 26.gS!
las Blancas por el flanco del Rey Las Blancas, después de anular la
y el de las Negras por el de la iniciativa de las Negras, vuelven
Dama avanza paralelamente. El a atacar por el flanco del Rey.
dominio en el centro es decisivo 26... TeS?
para ambos y en él practicamente Después de 26 ...Tf8 las Blancas
no existen líneas abiertas. consideran que es mejor atacar
13.Ce:d4, C:d4; 14.c3!, con 27.Ad4.
Con el fin de hacer mover el Ca­ 27.T:a7, AbS; 28.gf6, Af6;
ballo central de las Negras. 29.Ad4, Ah4; 3 O.A:e5, d:eS;
14 ... Cf3; 1S.Df3, Ac6; 1 6.g4! 3 1.Ah3, Tc6; 32.Tb 1, TeS;
Las Blancas están preparadas 33.TaS, y las Negras abandonan.
para el avance hacia fS.
1 6... 0-0?
Ahora las Negras tendrían que Enroques heterogéneos
haber jugado 1 6... fS para frenar
el ataque de las . Blancas por el En las partidas con enroques he­
lado del Rey. terogéneos, desaparece el ataque
1 7fS,j6; 1 8f:e6, D:a2; 1 9.b3, y el contrataque del ejemplo ante�
Las Blancas intentan evitar que la rior y en cambio aparecen. ata­
Dama negra vaya en defensa del ques mucho. más agresivos y es­
enroque de su Rey. pectaculares. Ambos jugadores
1 9... Tfe8; 20.Dd1!, DaS; atacan decididamente sin abando­
Las Negras no pueden jugar nar su objetivo principal. Para
20... T:e6 debido a 21.Ta1, Db2; ello realizan a menudo sacrificios
22.Ae 1 con la intención de jugar materiales. El motivo de esta
24.Tf2. mayor violencia, en la cual se
De este modo, las Blancas han exalta la táctica, se debe a que
frenado a las Negras en el lado ambos jugadores düigen su ata­
de la Dama. que contra el enroque contrario.

256
Así pues, el objetivo es el Rey y
no la obtención de una ventaja de 8
posición. La «carrera de veloci­ 7
dad» que hemos mencionado an­
6
teriormente no permite ir más
despacio ni pérdidas de tiempo. 5
La siguiente partida presenta un 4
ejemplo muy espectacular de lo
dicho hasta ahora. 3

2
1

Tal - Koblenz, partida de a b c d e f g h


entrenamiento para el 25.o Diagrama 204
Campeonato URSS, Riga
1956.
1 7.Ad3,b5; 18.Ae4, Ta7 con una
1.e4, c5; 2. Cj3, Cc6; 3.d4, c:d4; ligera ventaja para las Blancas.
4.C:d4, Cf6; 5.Cc3, d6; 6.Ag5, e6; 9.Cb3
7.Dd2. A las Blancas no les interesa ga­
Estos primeros movimientos ca­ nar un Peón con 9.C.c6, b:c6;
racterizan la variante Rauzer del 10.A:f6, A:f6; 1 1.D:d6, debido a
sistema Anti-Dragón de la defen­ la continuación de las Negras
sa siciliana. Las Blancas harán un 1 1...Db6! que amenazan
enroque largo y prepararán un 1 2... Tb8; 1 2... Td8; 1 2... A:c3 y
ataque de piezas y peones contra 1 2... D:f2.
el Rey negro. El movimiento jugado por las
l...Ael; 8.0-0-0, 0-0; (véase dia­ Blancas (9.Cb3) con la consi­
grama 204) guiente amenaza de continuar
También es posible jugar con 1 O.A:f6, les ofrece mayores
8 ... C:d4; 9.D:d4, 0-0; 10.f4, h6; posibilidades.
1 1.Ah4, DaS; 12.e5, d:e5; 9...Db6; (véase diagrama n.o 205)
1 3.D:e5, D:eS; 1 4.f:e5, Cd5; La alternativa está constituida
1 5.A:e7, C:e7; 16.Ab5, a6; por 9 ... a6; 10.A:f6, g:f6 (si

257
13.h4, b5; 14.g5, Cdl; 15.g6!
8 I Las Blancas han conseguido ata­
7 car la muralla del enroque adver­
6 sario antes que las Negras.
15...h:g6;
5 En la partida Spassky -
4 Boleslavsky, 1958, se continuó
con 1 5... f:g6; 16.h5, g:hS;
3
1 7.T:h5, Cf6; 1 8.Tg5, CeS;
2 19.Dg2, Af8; 20.f4, Cc4;
2 1 .A:c4, b:c4; 22.Cd4, Tb8;
1 :a: 23.Tg1, Tb7; 24.Cf3, con buenas
a b e d e f 9 h perspectivas de ataque para las
Diagrama 205 Blancas.
16.h5, g:h5; 11.T:h5, Cf6; 18.Th1,
d5!,· 10.e5!, C:e5; 20.Aj4, Ad6;
1 0.. . A:f6;
1 1 .D:d6, Db6; Db6; 21.Dh2, RJB; 22.Dh8+, Cg8;
1 2.f4 y las Negras no pueden Hubiese sido más fuerte el movi­
continuar con 1 2... A:c3; 13.b:c3, miento 22... Re7, pero las Negras
De3+; 14.Rb2, D:e4; debido a quieren conseguir que la Dama
1 5.Ad3 y 1 6.A:h7+); 1 1 .Ae2, blanca quede encerrada en el án­
Rh8; 1 2.Ah5, Ad7; 1 3.f4, bS; gulo.
14.Rb1, Db6; 1 5.f5 con iguales 23.Thl,
posibilidades. (Tal-Larsen, 1 969). Las Blancas ya tienen mucho ga­
10f3, nado, con lo que las Negras ya
No puede ser 1 O. A:f6, A:f6; no disponen de tiempo para reali­
1 1 .D:d6 a causa de 1 1 ...D:f2; y zar un contraataque.
lo mismo se puede decir para 23..f5; 24.Ah6, Tdl; 25.A:b5,
1 1 .Ca4, Dc7; 1 2.D:d6, AgS+; Tft;
13.Rb1 , Td8! Si 25... a:b5; 26.C:b5 con la idea
El movimiento jugado es de pre­ de 27.C:d6.
paración para el ataque de peones 26.Tg1, Tal;
contra el enroque de las Negras. Tal, comentando esta partida
10... a6; 1 1.g4, Td8; 12.Ae3, Del; dijo: «Las fichas blancas no están

258
colocadas de manera muy apro­ contraataque de 30.b:c3, a:bS;
piada y si el punto g7 no cae y 31 .C:a7, D:a7;. Pero las Blancas
las Negras consiguen realizarse, tienen escondida una sorpresa.
las Blancas no podrán salvar a su 30.Ae3!, d4; 3 1.Tgh 1!
Rey debido a la lejanía de sus pie­ Amenazando 32.D:g8+ y
zas». 33.Th8 =1= .
27.Cd4, Cg4!,· 28j-g4, Ae5; 3 1. . Td7; 32.Ag5, a:b5; 33.T1h6!,
Las Negras tienen una pieza_ de d3; 34.b:c3, d2+; 35.Rd1, D:c6;
menos, pero las otras tienen tres 36.Tj6+, Tj7;
piezas casi capturadas. Si 36... g:f6; 37.Ah6+;
29.Cc6!, A:c3; 3 7.D.;g7+, y las Negras abando­
Las Negras intentan conseguir un nan.

259
Lección 34. El peón pasado

La última estrategia que veremos, El bloqueo de este Peón por par­


consiste en la amenaza al Peón te de una pieza enemiga no es es­
que está a punto de llegar al otro table, ya que una pieza puede ser
lado del tabiero y e� el desequili­ relevada de una función defensi­
brio de fuerzas en el campo que va (en el caso específico de impe­
se originarán de la realización de dir el avance del Peón) mas fácil­
este plan. mente que un peón, y ello se pue­
A un Peón se le llama pasado de realizar con determinadas tác­
cuando su avance no puede ser ticas que tienden a hacer mover
obstaculizado por un Peón adver­ una defensa aprovechando la in­
sario que se encuentre en la mis­ suficiencia de la misma defensa:
ma columna o en las columnas engaño, socavamiento, sobrecar­
adyacentes. La ausencia de peo­ gamiento.
nes que puedan obstaculizar el Además, las piezas que tienen
avance del Peón pasado (y por que vigilar o bloquear este Peón,
tanto la falta de un obstáculo vá­ en la práctica tienen que sacrifi­
lido a la marcha de éste hacia la car una parte de su fuerza, por lo
8.a transversal) le convierte en un que ésta disminuye sobre otras
peligro debido a sus mayores po­ piezas mucho más fuertes que el
sibilidades de promoción que de­ Peón.
rivan de su condición de «privile­ De los peones del diagrama n.o
giado». 206, el único Peón pasado es eS.

261
de peones en un flanco (del Rey
8 o de �a Dama).
7 Al inicio de la partida todos los
peones están repartidos del mis­
6
mo modo. Después de una serie
5 de cambios en el centro, puede
verificarse una mayor acumula­
4
ción de peones. Ejemplo:
3 1.e4, e5; 3.d4, e:d4; 3.D:d4; (véase
2 diagrama n.o 207).
1

a b c d e f g h 8
Diagrama 206 7
6
Todos los demás tienen en su ca­
5
mino otros peones adversarios
que obstaculizan su camino desde 4
una casilla de la misma columna 3
o desde una adyacente.
La potencia del Peón pasado se 2
debe a la posibilidad de avance, 1
reduciendo así las de ataque o de­
fensa del adversario. Además, a b c d e f g h
ello constituye una ruptura real Diagrama 207
de la estructura contraria de los
peones (sobre todo si el Peón pa­
sado está en una posición central) En el diagrama n.o 207 se han
y por lo tanto un debilitamiento eliminado todas las piezas para
de dicha estructura. mostrar más claramente los peo­
La mayoría de las veces el Peón nes: de este modo se puede con­
pasado es el resultado de la acu­ firmar que las Blancas tienen cua­
mulación de una gran cantidad tro peones en el lado del Rey

262
contra los tres de las Negras, La siguiente partida es un ejem­
mientras que las Negras tienen plo de los efectos originados por
cuatro contra los tres de las Blan­ un Peón pasado en la mitad de la
cas en el flanco de la Dama. Esto partida.
es más evidente todavía después
de un cambio del Peón blanco en
la columna e, por el negro de la Mariotti - Savon, Venecia
columna f. 1974
Cada mayoría cuyo movimiento
no está comprometido, tiene que 1.e4, c6; 2.d4.d5; 3.e:d5, c:d5; 4.c4,
dar lugar a un Peón pasado. De Cf6;
los peones de una mayoría, el que Contra la apertura de Rey de las
tenga más posibilidades de con­ Blancas, las Negras han elegido la
vertirse en pasado estará lógica­ defensa Caro-Kann, que normal­
mente liberado de contrarios en mente produce un sólido juego
la misma columna. de posición con muchas piezas y
Para que un Peón pueda pasar, es una elástica estructura de peones
necesario que el primero en que permite, en dichas ocasiones,
avanzar sea el Peón que no tenga tomar la iniciativa.
antagonistas, constituyendo de Las Blancas contestan con el ata­
este modo la punta del avance. que Panov (4.c4), que intenta anu­
Los otros peones serán la «fuerza lar los efectos típicos de la Caro­
propulsiva» del avance. Kann para dar al juego un carác­
Mientras que en la mitad de la ter más amenazante y parecido a
partida, o incluso en la apertura, situaciones del Gambito de Dama
el Peón pasado constituye un pe­ de la defensa siciliana o de la defensa
ligro si es colocado en formación Grü'![eld (véase pág. 309).
de ataque, obligando a las fichas La idea del avance 4.c4 se basa
contrarias a vigilarlo y, por lo en que los dos alfiles blancos es­
tanto, creando un efecto parali­ tán ya desarrollados, mientras
zante en las fuerzas enemigas, al que las Negras tienen algún pro­
final el peligro que constituye blema para Ac8 (incluso debido a
este Peón es la real amenaza de la posibilidad de las Blancas de
promoción. jugar Dd 1-b3). Las posibilidades

261
de contraataque de las Negras Mejor que 8.Cf3 ya que está basa­
pueden estar dirigidas sobre todo do en la idea de proteger no solo
hacía el Peón d4. al Peón d4, sino también a Cc3,
5.c5, evitar una posible clavadura con­
Las Blancas intentan valorizar su tra la Dama y permitir una más
mayoría en el flanco de la Dama. rápida movilización de este Caba­
5...g6,· (diagrama n.o 208) llo en el lado de la Dama.
8. . 0-0; 9.0-0, Ag4?!
.

Era mejor 9 ... Ad7.


8 I * 1 Oj3, Adl; 1 1.Ag5, e6; 12. Tb 1,
h6; 13.Ae3, a6; 14.A:c6, A:c6;
7
. ,. .
� ... Las Negras no pueden matar con
1 4... b:c6 debido a la casilla débil
6 l. b6 que podría ser rápidamente
5 U!ij, .t. •
� • ocupada por las Blancas con 1 5.
4
u •'
Ca4!, con una clara ventaja de
posición.
3
• •• • 15.b4,
2 • u� Las Blancas empiezan a aprove­
1 'el� � char su mayoría en el lado de la
Dama empujando a los peones
a b e d e f g h que la forman.
Diagrama 208 15... b5; 1 6.a4, b:a4?
Era mejor para las Negras jugar
1 6... Dd7 con la intención de
Resulta un juego poco claro de continuar con la maniobra
S ... b6; 6.b4, e6; 7.Ae3, b:cS; Cf6-e8-c7. El Peón pasado de las
8.d:c5 (la mayoría de las B.lancas Blancas hará sentir su peso den­
está bien definida), aS; 9.Da4+, tro de muy poco.
Cfd7; 1 0.Cd2, Ab7; 1 1.Cb3, 1 7.C:a4, Cdl; 18.Cac3, Cb8,
a:b4; 12.D:b4, Dc7; además, se Las Blancas están preparando el
puede decir que S ... eS; 6.d:e5, avance b4-b5. A las Negras no
Ce4. les va bien la continuación
6.Cc3, Agl; 7.Ab5+, Cc6; 8.Cge2, 1 8... e5 debido a 19.d:e5, C:eS;

264
20.Ad4, Cc4; 2 1 . A:g7, R:g7; Si 3 1 ...Db7; 32.Da4! con neta
22.Dd4+ y las Blancas ya están ventaja Blanca.
mejor (las Negras tienen una 32.D:c6, De3+,· 33.Rh 1,J4/
gran debilidad en dS). 34.C:d5,·
1 9.Dd2, Rh7/ 20.Dd3, Ab7,· Las Negras no podían defender
2 1.Tfd1, Cc6,· al Peón con 33... De4 debido a
El mejor bloqueo para detener el 34.Da4 con la idea de 3S.c6.
Peón pasado lo constituye el Ca­ 34...Df2,· 3 5. Tj1, D:d4/ 3 6.Cf4,
ballo. Tc8,·
22.Ca4, Una vez movido el Caballo blo­
Si 22.bS?, a:bS; 23.D:bS, Aa6! queador, las Negras tienen que
22...De8,· 23.Cb6, Td8,· 24f4! utilizar todas sus fuerzas para evi­
Las Negras consiguen un cierto tar el avance del Peón blanco.
contraataque de 24.bS, a:bS; 3 7.Db 7, Dc4,· 3 8, Tbc 1, Dp,· 3 9.c6!,
2S.D: bS, 2S! Tcl,·
24..f6,· Si 39 ... D:b7; 40.c:b7, Tb8;
La . intención de las Negras es 41 .Tc7 con clara ventaja para las
conseguir debilitar las defensas Blancas.
del Peón eS y para ello están pre­ 40.Db5, Td8,· 4 1.Tfd1, T:d1,·
parando el avance a eS. 42.T:d1, De8,· 43.Tc1, De3/
25j5!, ef5?! 44.Cd3,j5,· 4 5.Dd5, Ad4,· 46.Dc4,
Las Negras consideran que la co­ Si 46.Dd6, Ab6;
lumna e abierta puede proporcio­ 46 ...Ab6/ 47.Cb4, Te7,·
narles un cierto contrajuego, pero Si 47... Tc8; 48.CdS con ventaja
era mejor 2S ... g:fS; 26.Cf4, Df7; blanca.
27.Af2 con la idea de 28.Te1, 48.Cd5, De1+,· 49.Dj1, Df1,·
con compensación por el mate­ 50.Tf1, Te6/ 5 1.C:b6, y las Blan­
rial cedido. cas ganarán. (La partida finaliza
26.Cc3, Dp,· 27.b5!, a:b5,· 28.C:b5, con la victoria de las Blancas en
Aa6,· 29.Db3, A:b5,· 30.D:b5, Del,· la jugada 77).
Ahora se puede ver el trabajo que Después de este ejemplo de in­
representa para las Negras el blo­ movilización de fuerzas contra un
queo de Peón pasado en cS. Peón pasado, veamos otro de
3 1.AJ4!, Df4,· promoción del Peón ya al final.

26S
44. Rf2, Te7; 45.A:h3, Te4 y un
8 fmal bastante difícil.
7 • •• 44...Ag4+; 4 5.Rf2, Rf5;
La lentitud de las Blancas permi­
6 • .l . • �
te al Rey negro, que al fmal de­
5 · .l ·_i_· sempeña un papel activo, pene­
4 D B� D trar en el campo blanco y atacar
a los peones adversarios.
3 �- .l 46.A:h3, A:h3; 47.T:h3, Re4!
2 • Si 4 7... R:f4; 48.Th4+ y la manio­
bra que las Negras tienen que
1
realizar para ganar se complica y
a b e d e f g h se alarga demasiado.
Diagrama 209 48.Te3+, R:d4; 49.Rf3} Rc4;
50.a3, d4!
Las Negras disponen de otro
Peón pasado cuya marcha está
La posición del diagrama n.o 209 protegida esta vez por el Rey.
se verificó después del movi­ 5 1. Te4, Rd5?!
miento 4 2 de las Negras en la Era mejor 5 1.. .Rc3.
partida Pecci - Indicello, Salso­ 52/5} d3; 53.Te1;
maggiore 1984. Cada jugador po­ No puede ser 53.Re3? debido a
see un Peón pasado. Naturalmen­ 53... Tg3+; 54.Rf4, d2!
te, resulta más peligroso el Peón 53...Rd4; 54.Td1, Rc3; 55/6} Td7;
negro en h3, cercano a la promo­ 56.Re3, d2; 57.R2} Td6!,· 58.Tj1,
ción y que bloquea todas las pie­ Si 58.f7, 59.Rf2, Te6+; 60.Re2,
zas blancas. Pero las Blancas tie­ T:f7; 6 1.T:d2, Rf2+!; y las Blan­
nen la posibi�dad de realizar un cas ganan.
tercer ataque sobre este Peón. 58 ... Rc2; 59j7, Te6; 60.Rf3} Tj6+;
43.Rg3, Tg7+; 44.Rf3? 6 1.Rg2, Tf1; 62.Rf1} d1=D+.
Las Blancas hubiesen tenidq Las Blancas abandonaron des­
mayores posibilidades jugan�p pués de algunas jugadas más.

266
Quinta parte

LA APERTURA
Lección 3S. Cómo estudiar la apertura:
las tres grandes clases

Cómo estudiar la apertura para individualizar los objetivos


hacia los que se dirigen los planes
Después de todo lo que hemos ya formulados. Los motivos tác­
visto hasta ahora, todavía no he­ ticos, acompañados del análisis y
mos resuelto un problema de de un adecuado cálculo, nos ofre­
gran importancia: ¿cómo se em­ cen los medios para establecer el
pieza la partida?. modo de realizar los planes esta­
No hay nada más difícil que la blecidos. El ejercicio y la práctica
elección del primer movimiento nos · darán con el tiempo la técni­
y de la sucesiva secuencia de mo­ ca suficiente para conseguir re­
vimientos que responden a los sultados satisfactorios.
requisitos fund�entales de la A la luz de todo esto, podemos
apertura: concluir diciendo que todos los
e Coherencia en los movimien­ medios para desarrollar correcta­
tos que constituyen la secuencia mente una partida están a dispo­
según un plan determinado. sición del principiante. Hablando
e Coherencia de los mismos de ejercicio y práctica, y necesa­
movimientos entre sí. riamente de tiempo, no podemos
e Adecuación a las necesidades ignorar la experiencia de quien
del juego del adversario. ha juzgado antes que nosotros.
Los diferentes puntos estratégi­ Los conocimientos de los demás
cos nos proporcionan los medios han dado como resultado todo lo

269
que se sabe sobre el juego del aje­ motivos tácticos o los temas es­
drez (incluso este libro no es otra tratégicos, significa atesorar la
cosa que el resultado de años de experiencia conseguida por los
práctica). Las reglas que hemos demás.
presentado hasta ahora no exis­ Para que ello se realice del modo
tían antes de que alguien las des­ más provechoso, es necesario que
cubriese a través de muchas par­ este estudio se haga de una ma­
tidas de ajedrez reales, y todos los nera completa.
libros y publicaciones existentes Existen muchas publicaciones so­
no son otra cosa que una codifi­ bre el ajedrez. Las más divulga­
cación y generalización de las ex­ das son las monografías que ha­
periencias y del análisis relativo. cen referencia a determinadas
Prueba de ello es el hecho de que aperturas. Existen libros que es­
no en todas las situaciones que se tudian exclusivamente la defensa
presentan durante una partida se francesa, la defensa siciliana, otros la
pueden aplicar las mismas reglas. defensa italiana, la espanofa etc.
Por ejemplo, al final de una parti­ También hay monografías mas
da es esencial el uso activo del especializadas que describen de­
Rey, que se convierte en una uni­ terminadas variantes de cada
dad táctica de relieve, mientras apertura. Quien quiera estudiar
que en el juego medio, y más to­ las variantes de cada apertura ha
davía en la apertura, es aconseja­ de tener, no sólo el tiempo, sino
ble no utilizarlo como pieza acti­ también el dinero suficiente para
va, ya que correría el riesgo de adquirir la documentación nece­
ser atacado por otras con un sana.
aporte táctico superior. Otro Existen tambÍén publicaciones
ejemplo lo constituye, como ya menos especializadas pero más
hemos dicho al hablar de las aptas para dar al principiante una
combinaciones, la presencia de información general sobre las
diferentes tácticas en la posición aperturas a través del análisis de
presente en ese momento en el partidas realizadas por grandes
tablero que conlleva la posibili­ maestros del pasado y del presen­
dad de realizar una combinación. te, las líneas estratégicas genera­
Estudiar la apertura, así como los les que caracterizan la base inicial

270
del juego y las aplicaciones de las «novedad teórica» en vosotros
tácticas en el juego medio y en el (que también haría perder a un
final. jugador de alto nivel) o no cono­
Nosotros aconsejamos al princi­ ce la teoría de la apertura de me­
piante dirigirse a este tipo de es­ moria pero considera que el mo­
tudios. El examen sistemático y vimiento realizado es bueno, os
específico quedará para más tar­ obligará a utilizar vuestra capaci­
de, cuando ya las características dad de análisis y no vuestra me­
generales del juego estén bien cla­ moria: si vuestra capacidad no ha
ras, así como las grandes líneas sido cuidadosamente estimulada
estratégicas de la partida. Si el y acrecentada, os encontraréis
principiante empezase enseguida con serios problemas.
con un estudio sistemático corre­ En las próximas lecciones no
ría ties grandes riesgos: podría queremos tratar todas las apertu­
aburrirse tanto que incluso aban­ ras (no sería la mejor manera de
donaría el juego antes de empezar enseñar un método de estudio)
a estudiarlo; una vez superado sino que nos limitaremos sola­
este peligro podría empezar a me­ mente a describir, a través del
morizar un determinado número análisis de algunas partidas y las
de variantes sin entender ni su líneas generales de sus aperturas,
significado ni los motivos que las un sistema de estudio . que pueda
determinan y por tanto, sin ad­ ser válido para conseguir un
quirir la capacidad suficiente para aprendizaje razonado de las aper­
escoger las respuestas mas idó­ turas.
neas a las situaciones que se pre­ Después será problema del estu­
senten después, y finalmente, el diante elegir las aperturas que
riesgo más común está determi­ considere mejores en base al esti­
nado por un moyimiento impre­ lo de juego que habrá adquirido
visto: vuestro contrincante reali­ con la práctica y profundizar con
za una jugada que no está en los medios que ya hemos mencio­
ninguno de los libros que mate­ nado.
rialmente · habéis devorado. Si
vuestro adversario es un buen
observador, y ha apreciado una

271
Las tres grandes clases cen situaciones posicionales po­
bres de motivos tácticos. Ade­
U?a división muy útil para su es­ más, mientras · que en el juego
tudio es clasificar las aperturas en abierto las Negras se limitan a
tres grandes clases: elegir el mejor sistema defensivo
e Apertura de juego abierto, ca­ según determinadas condiciones
racterizadas por el primer mo- estratégicas impuestas por las
vimiento l.e2-e4, e7-e5. Se basan Blancas, en, el juego semiabierto
en realizar lo antes posible la las Negras tienen mayores posibi­
apertura de líneas para conseguir lidades de contraataque, a pesar
enseguida una posición de ata­ de que ello les cueste una menor
que. disponibilidad de espacio en la
La lucha por la conquista del primera fase de la partida.
centro toma inmediatamente ca­ e Aperturas de juego cerrado, ca­
racterísticas tácticas amenazado­ racterizadas por cualquier primer
ras que se manifiestan antes de movimiento de las Blancas ex­
que el desarrollo de todas las fi­ cluido l.e2-e4. Se verifica una lu­
chas sea completo. cha por el centro cuyo fin es ase­
e Aperturas de juego semiabierto, gurar a sus piezas la máxima
caracterizadas por el primer mo­ capacidad de maniobra y ponien­
vimiento de las Blancas 1 .e2-e4, do al mismo tiempo al Rey en
al cual las Negras no contestan­ condiciones de máxima seguri­
con 1...e7-e5. dad. Las escaramuzas tácticas
Aquí las Negras consiguen llevar en estas aperturas, sólo se reali­
la delantera en el juego y en la zan con un desarrollo ya estable­
primera parte de éste se produ- cido.

272
Lección 36. Apertura de juego abierto:
la partida italiana

Esta apertura se basa en: Partida n.o 1: Schiffers -


e Ataque directo al punto f7 Harmonist, Frankfurt 1887
que constituye el punto más débil
del enfrentamiento inicial de los 1.e4, e5; 2.Cf3, Cc6; 3.Ac4, Ac5;
peones negros, y que es defendi­ 4.c3, Cf6; (véase diagrama
do solamente por el Rey. n.o21 0).
e Desarrollo de las piezas meno­
res y avance de los peones cen­
Diagrama 210
trales para conseguir el inmediato
y completo dominio en el centro 8 .1
y posiblemente un centro móvil.
7
Las Negras por su parte, además
de la defensa de f7, intentan el 6
ataque al Peón central e4 de las
5
Blancas y por lo tanto proteger el
centro. 4
Los primeros movimientos, que
caracterizan esta apertura son:
1.e4, eS; 2.Cf3, Cc6; 3.Ac4, AcS;
4c3 (con la idea de continuar con 1
S.d4).
a b c d e f g h

273
Esta continuación constituye la Ab4+ ( 6... Ab6; 7.Cc3, Cf6;
variante clásica de la Partida Ita­ 8.Ae3, Ag4; 9.Ab3, 0-0; 10.0-0,
liana: Las Negras consiguen un Te8; 1 1 .Dd3, con clara superiori­
eficaz control de las casillas dS y dad de posición de las Blancas
e4 contratacando el centro de las que están a punto de desarrollar
Blan.cas. Pero ello no impide a un fuerte ataque por el flanco del
las Blancas avanzar hacia el cen­ Rey); 7.Cc3, Cf6; 8.0-0, A:c3;
tro con 5.d4, ya que de este 9.bc3, C3e4; 10.Te1, dS;
modo atacarán también al Alfil 1 1 .T:e4+!, d:e4; 1 2.Cg5 con la
negro en cS. Ahora las Negras intención de 13.Dh5 con un ata­
tienen que cambiar su Peón cen­ que muy fuerte de las Blancas.
tral haciendo que el centro sea 5.d4) e:d4;
mas móvil para los peones blan­ Si 5... Ab6; 6.d:e5, C:e4?; 7.Dd5
cos. y ganan.
La principal alternativa del 4.o 6.c:d4
movimiento de las Negras está No puede ser 6.e5 debido a
constituida por 4... De7 (véase la 6... d5; 7.Ab5 (si 7.e:f6, d:c4;
partida n.o 3). Otro tipo de conti­ 8.De2+, Ae6; 9.f:g7, Tg8;), Ce4;
nuación, aunque no tan buena
para las Negras es: .
e 4 ... f5, en el que las Blancas Diagrama 211
consiguen una buena ventaja de
espacio y de desarrollo con 5.d4, 8
f:e4 (si 5... e:d4; 6.Cg5); 6.C:e5, 7
C:eS; 7.d:e5, De7; 8.Af4.
6
e 4...Df6; 5.d4, Ab6 (las Blan­
cas consiguen una buena iniciati­ 5
va después de 5... e:d4; 6.e5 etc.); 4
6.0-0, h6; 7.a4, a6; 8.a5, Aa7;
9.d:e5, C:eS; 10.C:e5, D:eS; 3
1 1 .Db3, DhS; 1 2.Af4, d6; 13.e5, 2
con ventaja posicional de las
1
Blancas.
e 4 ... d6; 5.d4, e:d4; 6.c:d4, a b e d e f 9 h

274
8.c:d4, Ab4+; y las Negras no Con este movimiento las Negras
tienen un buen contraataque. intentan romper el centro blanco
6...Ab4+ y colocar un Caballo en dS. Las
(véase diagrama n.o 2 1 1 ) Negras también pueden jugar
Es la mejor jugada de las Negras. 7 ... C:e4 o 7... d5, pero en ambos
Si 6... Ab6; 7.d5, Ce7 (no 7... Ca5 casos las Blancas tienen la posibi­
debido a 8.Ad3 que amenaza lidad de crear complicaciones tác­
9.b4; después 8 ... c5; 9.d6!); 8.e5, ticas basadas en el sacrificio de
Cg4; 9.d6!, c:d6 (si 9 ... A:f2+; f7, como se demuestra a conti­
10.Re2 mientras que después nuación:
9... C:f2; 1 0.Db3, C:h 1 ; 1 1 .A:f7+, e 7... C:e4; 8.A:b4, C:b4;
Rf8; 12.Ag5 con una ventaja de
9.A:f7+, R:f7; 10.Db3+, dS;
posición de las Blancas); 10.e:d6;
1 1.Ce5+, Re6; 1 2.D:b4, eS;
Cc6; 1 1 .Ag5 con clara superiori­
1 3.Da3, c:d4; 14.Cf3, Db6;
dad de las Blancas.
1 5.0-0, Rf7; 16.Td1.
7.Ad2,
e 7... d5; 8.e:d5, C:dS; 9.A:b4,
Para la alternativa 7.Cc3, ver la Cc:b4; 10.Db3, De7+; 1 1.Rfl y
partida n.o 2. las Negras no pueden jugar ni
7...A:d2+ (véase diagrama n.o
1 1...Cb6 (debido a 1 2.A:f7+) ni
2 1 2)
1 1 ...c6 (debido a 1 2.a3).
Diagrama 212 8.C:d2, d5;

8
Este movimiento de las Negras
es mejor que 8 ... C:e4, ya que des­
7 pués de 9.d5, C:d2; 10.D:d2,
6 Ce7; 1 1.d6, c:d6; 1 2.0-0 (o tam­
bién 1 2.D:d6) las Blancas, a cam­
S bio del Peón perdido, disponen
4 de una discreta iniciativa.
9.e:d5, C:d5; 10.Db3, Ccel;
3
Parece favorable a las Blancas la
2 continuación 10 ... Ae6; 1 1 .D:b7,
1 CaS; 1 2.Ab5+, Rf8; 1 3.Da6, c6;
14.Aa4, Ac8; 1 5.Dd3, Cb4;
a b e d e f g h
275
16.De3, Aa6; 1 7.Ce5, AbS; captura en d4 y st ahora
1 8 ... Dc3. 1 4 ... Ae6; 1 5.Cg5.
1 1.0-0, 0-0; 12.Tje1, c6; 14... Cj4?
Es aconsejable que las Negras Las Negras tienen que Jugar
conserven su CdS: en la partida 14... Df4 para dominar las casas
Rossolino-Portisch, 1968, des­ en el lado del rey.
pués de 1 2... Cb6, las Blancas 15.Cg5!, Ceg6; 16. Te8!
consiguieron una posición supe­ Dando inicio a una larga combi­
rior con 1 3.Ad3, Cc6; 14.Tac1, nación que terminará por ser
Rh8; 1 S.Ab 1. vencedora.
13.a4, 16... T:e8; 1 7.Aj7+, Rh8;
Con este movimiento, que ante­ Si 1 7... Rf8; 18.C:h7+, Re7;
cede a una posterior jugada a aS, 1 9.Te1+.
las Blancas intentan impedir a las 18.A:e8, Ce2+; 19.Rh 1, C:c 1;
Negras la posibilidad de utilizar 20.Cj7+, Rg8; 2 1.Ch6+, Rj8;
la casa b6 y aprovechar la rigidez 22.Dg8+, Rel; 23.A:g6, h:g6;
de la formación de los peones ne­ 24.D:g7+, Rd8; 25.Dj8+, Rdl;
gros, las Blancas también hubie­ 26.Ce4!
sen podido tener otra continua­ En este movimiento se basa toda
ción: la combinación iniciada en la ju­
gada 1 6. Las Blancas amenazan
e 13.Tac1, impidiendo a la
27.Cc5 i= .
Dama negra colocarse en e7 y
26...Dd8;
obligando a las Negras a jugar
Si 26 ... b6 (o también 26 ... Cd3);
1 3.Cb6.
27.Dg7+, Rd8; 28.Cf7+, Rd7;
e 1 3.Ce4, centralizando el Caba­
29.Cfd6+.
llo, ya que desde esta posición
27.Dd6+, Re8; 28.Cj6+, y las Ne­
puede desarrollar un papel más
gras abandonan.
activo.
e 1 3.Ce5, que parece amenazar
el punto f7, aunque en realidad
Partida n.o 2: Estrin -
es muy poco eficaz.
Klamann, Leningrado 1951
13...Dc7; 14.Tac1!
Las Blancas amenazan la doble 1.e4, e5; 2.Cj3, Cc6; 3.Ac4, Ac5;

276
4.c3, Cf6; 5.d4, e:d4; 6.c:d4, Ab4+; do a la acc10n que las Blancas
7.Cc3, pueden realizar enseguida en la
Con esta continuación las Blan­ columna e que se abre, mientras
cas sacrifican el Peón e4 con el que en ella todavía está el Rey
fin de organizar peligrosos ata­ negro. Por ejemplo: 8.e:d5, C:dS;
ques por el centro y el flanco del 9.0-0, Ae6; 10.Ag5, Ae7;
Rey, gracias a la apertura de la 1 1.A:d5, A:dS; 12.C:d5, D:dS;
columna e. 13.A:e7, C:e7; 14.Te1, f6;
7.. C:e4;
. 1 5.De2, Dd7; 16.Tad1, Td8 (si
(véase diagrama n.o 2 1 3) 1 6 . . . Rf7; 1 7.Dc4+, . CdS;
1 8.Ce5+, f:eS; 19.d:e5 con la do­
ble amenaza 20.e6+ y 20.T:d5);
8 1 7.Dc4, Rf8; 18.Db4! c6; 19.d5!
e 7... 0-0, las Blancas pueden
7
contestar con 8.0-0 (con la inten­
6 ción de preparar el avance d4-d5
5 y dar un carácter agresivo a la
partida) o con 8.e5, Ce4; 9.0-0,
4 1¡ A:c3 (no 9 ... C:c3 debido a
3
. {J. 10.b:c3, A:c3; 1 1 .Cg5!, A:a1;

B�
12.Dh5!); 10.b:c3, dS; o también
2
con 8.d5 y el juego se complica
1 después de 8 ... C:e4; 9.d:c6, C:c3.
e 7.. A:c3; 8.b:c3, dS (este últi­
f
.

a b e d e g h
mo movimiento sirve para pene­
Diagrama 213
trar en el centro de las Blancas);
9.e:d5, C:dS; 10.0-0 y las Negras
tienen problemas relacionados
Las Negras pueden renunciar al con la precoz apertura de la co­
sacrificio adoptando en lugar del lumna e y . con la. defensa del Ca­
movimiento del libro, los si­ ballo en dS.
guientes: 8.0-0, C:c3 (véase diagrama n.o
e 7... d5; esto puede ocasionar a 214).
las Negras serios probelmas debi- Las Negras pueden hacer el cam�

277
das las piezas negras: las Blancas
8 .1 pueden continuar con 10.Ad3!;
7 en cambio 9 ... Cd6 presenta una
vez más los problemas relaciona­
6
dos con la apertura de la colum­
S na e después de 1 O.d:c6, C:c4;
4
1 1 .De2+, De7; 1 2.D:c4, AaS;
1 3.Ag5 con la intención de
3 14.Tae1. Tampoco 9... Ce7, con
2 el cual las Negras intentan cerr�r
la columna e, resuelve el proble­
1
ma de las Negras, que en este
a b e d e f 9 h caso se debe a que las Blancas se
quedan con dos Alfiles y pueden,
Diagrama 214
después de 10.b:c3, presionar so­
bre las casillas negras. Con
9 ... Aa5, las Negras intentan fre­
bio en c3 también con el Alfil, nar la posibilidad de las Blancas
permitiendo de este modo a las de aprovechar la columna. Así
Blancas realizar el ataque de Mif- pues, controlando la casa e 1 , des­
1/er. 8... A:c3; 9.d5! (si 9.b:c3, dS! pués de 1 O.d:c6, las Blancas pue­
permite a las Negras conservar el den realizar ataques tácticos con­
Peón de ventaja siempre y cuan­ tra f7. Finalmente 9 ... Ce5 simpli­
do las Blancas retiren Ac4; en fica el juego después de 1 0.b:c3,
cambio, si las Blancas juegan C:c4; 1 1 .Dd4, fS!; 1 2.D:c4, d6,
10.Aa3, las Negras conservarán con iguales posibilidades; 10.Te1,
el Peón de ventaja y conseguirán Ce7; (a las Negras no les interesa
una mejora en su posición con jugar enseguida 1 0... 0-0 debido al
10 ... d:c4; 1 1 .Te1, Ae6; 1 2.T:e4, hecho de que después de 1 1 .T:e4
DdS;), Af6 (el mejor sistema de­ las Negras tienen que defender
fensivo ya que las Negras conser­ Cc6 concediendo a las Blancas el
van el Alfil de diagonal negra y tiempo para jugar 1 2.d6, que crea
pueden finalizar su desarrollo; serios problemas al desarrollo del
9 . . . Ca5 expone excesivamente to- Alfil de diagonal negra de las Ne-

278
gras); 1 1 .T:e4, d6 (con el fin de R:e7; 1S.Dc2, f6; (las Negras
impedir definitivamente a las previenen la amenaza 16. TeS se­
Blancas avanzar a d6); 1 2.AgS, guida de 1 7.dS y facilitan al Rey
A:gS; 13.C:gS, 0-0; 14.C:h7, una casilla para escapar; las Blan­
R:h7; 1 S.DhS, Rg8; 1 6.Th4, fS; cas tendrán que seguir presionan­
17.Dh7+, Rf7; 18.Th6, Tg8; do si quieren evitar que las Ne­
19. Te 1 , Df8; con la idea de gras prosigan con Rf7 y conser­
20... Th8. ven su ventaja material) 1 6. CgS!,
9.b:c3, d5; f:gS; 1 7.TeS, D:d4; 18.Tae1,
A las Negras no les interesa jugar Tae8; 19.T:e6+, Rd7; 20.Td1 (no
9... Ae7 debido a 10.dS, CaS; 20.T:e8, T:e8; 21 .Td 1 , por me­
1 1 .d6! con un fuerte ataque de dio de 2 1 .. .Rc8!), D:d1+;
las Blancas. Lo mismo se puede 21.D:d1+, R:e6; 22.Dg4+ dando
decir · para 9 ... A:c3 debido a lugar a un final difícil con iguales
10.Aa3. Sobre esta variante con­ posibilidades para ambos.
tamos con un análisis realizado 12..f6; 13.De2, Ag4;
por Keres: 1 0... Ce7 (o lO... dS; Las Blancas atacan con fuerza
1 1.AbS, A:a1; 1 2.Te1+, Ae6; después de 1 3 ... f:gS, D:c4.
1 3.Da4 o también 1 0 ... d6; 14.Aj4, Dd7;
1 1 .Tc1, AaS; 1 2.Da4, a6; Era mejor para las Negras conti­
13.AdS, Ab6; 14.T:c6!, Ad7; nuar 14 ... Rf7; 1 S.D:c4+, CdS; y
1 S.Te1+, Rf8; 16.T:d6!) 1 1.Db3, después 1 6.A:c7?, Tc8!;
dS; 1 2.D:c3, d:c4; 1 3.Tfe1, Ae6; 1 7.A:d8, T:c4; 18.AaS, b6; y las
14.A:e7, R:e7; 1 S.dS, D:dS; Negras ganan una pieza.
16.Tad1, DeS; 1 7.TeS, Db6; Las Blancas tienen que Jugar
18.T:e6+! 1 6.Cd2.
10.c:b4, d:c4; 1 1.Te 1+, Ce7; 15.D:c4, .Af3; 16.gf3, c6;
12.Ag5, Las Blancas ganan piezas después
Las Blancas están realizando un de 1 6... 0-0-0; con 17.A:c7, D:c7;
plan basado en el sacrificio de 18.D:c7+ y 19.T:e7.
una pieza para impedir a las Ne­ 1 7. Tac1, Rf8;
gras hacer un enroque. La conti­ Las Negras no tienen tiempo de
nuación mas normal es 1 2.De2, mover su Caballo a dS. Después
Ae6; 1 3.AgS, Dd7; 14.A:e7, de 1 7... Td8; 18.bS, D:d4;

279
19.De6, Dd7; 20.b:c6 con venta­
ja para las Blancas. 8
1 8.b5, c:b5; 19.Db4, a5; 20.Dd6, 7
Td8; 21.Tc7, D:d6; 22.A:d6, Td6;
6
23.T1; el;
Las Negras pueden defenderse 5
con eficacia contra 23.T7:e7 4
(amenaza a 24.Te8+) . con
23 ... Td8; 24.d5, hS; 25.d6, Rg8; 3
con la idea de 26. .. Rh7. 2
23...h5; 24.Tft+, Re8; 25.Tce7+,
1
Rd8; 26.T:b7, Rc8; 27.Tjc7+, Rd8;
28.T:g7, Rc8; 29.T:b5, T:d4; a b c d e f g h
30.T:a5, Rb8; 3 1.T5a7, Thd8; Diagrama 215
3 2.a4, h4; 3 3.Rg2, Tf4; 34.a5,
Tg8; 35.T:g8,. R:al; 36.Tg4
y las Negras abandonan. guiente: 4... De7; S.d4, Ab6; el
resultado no cambia) con el fin
de impedir a las Blancas desblo­
Partida n.o 3: Tarrasch - quear, con ventaja para ellas, el
Alekhine, Baden-Baden 1925 centro y conseguir la movilidad
del Peón e4. Además, del movi­
1.e4, e5; 2.Cj3, Cc6; 3.Ac4, Ac5; miento De 7, las Negras tienen la
4.c3, Ab6; 5.d4, De 7; posibilidad de presionar sobre el
(véase diagrama n.o 21 5). Peón e4 de las Blancas gracias a
En las partidas anteriores hemos que éstas no pueden desplazar la
podido constatar que las Blancas Dama negra de su posición reali­
basan su juego en la posición de zando maniobras del tipo
AcS y en el ataque al Peón cen­ Cb1 -c3-d5.
tral negro. · Si consideramos la secuencia mo­
La idea de las Negras en esta par­ derna de estos primeros movi­
tida es defender, colocando la mientos, las Negras pueden ganar
Dama en e7, al Peón eS (la se­ un Peón: 4... De7; S.d4, e:d4;
cuencia de movimiento es la si- pero después de 6.0-0, las Negras

280
tienen problemas graves· debido a Negras han de intentar que sus
que su retraso en el desarrollo no rivales no consigan apoderarse de
les permite realizar con eficacia b6 (cosa que puede suceder, por
un ataque combinado de piezas ejemplo, después de una conti­
ligeras y Dama contra el Rey nuación de este tipo: 10... Cf6;
enemigo. Por ejemplo: 6... d:c3; 1 1 .Ca3, Ce6; 1 2.Cc4, Ac7;
7.C:c3, d6; 8.Cd5, Dd7 (si 13.Ae3, con la intención de
8 ... Dd8; 9.b4, Ab6; 10.Ab2, con 14.Ab6 y 1 S.a5).
clara ventaja blanca); 9.b4!, C:b4; Por otra parte las Negras no pue­
(si 9 ... A:b4; 10.Ab2, Rf8; den matar enseguida al Alfil en
1 1 .C:b4, C:b4; 1 2.Cg5, Ch6; dS de las Blancas porque después
1 3.Dd4, f6; 14.Ce6+; si en cam­ de la captura por medio del Peón
bio 9... Ab6; 10.Ab2, f6; 1 1 .Db3, e (e:dS), la presencia de este últi­
Cge7; 12.A:f6); 1 0.C:b4, A:b4; mo en dS bloquearía definitiva­
1 1.Cg5, Ch6; 1 2.Ab2, Rf8 (no mente �s posibilidades de desa­
1 2... 0-0; a través de 13.Dd4, con rrollo de las Negras. Con el fin
mate imparable; si en cambio de finalizar el propio desarrollo,
1 2... f6; 13.A:f6, g:f6; 14.Dh5+ las Negras tienen que considerar
Rd8; 1 S.Ce6+ o también que pueden perder la ventaja ma­
1S.D:h6); 13.A:g7+! R:g7; terial: 1 O.. Cc6; 1 1 .Ca3, Ac7;
.

14.Dd4+, Rg8; 1 S.Df6 y ganan. 1 2.Cc4, Cce7; 1 3.b3!, Cf6;


6.0-0} 14.Aa3, Ce:dS; 1 S.e:dS, C:dS;
La alternativa más interesante de 1 6.0-0-0!, bS; 1 7.C:d6+, A:d6;
que disponen las Blancas a la ju­ 18.A:d6, Ab7; 19.C:e5, f6; con
gada del libro, es sacrificar un iguales posibilidades.
Peón para frenar e incluso blo­ 6... Cj6; 7.Te1}
quear el desarrollo de las Negras Las Blancas renuncian a avanzar
en el flanco de la Dama: 6.d5, a dS y a realizar cambios en el
Cd8; 7.a4, a6; 8.d6, D:d6; centro (d4:e5), manteniendo la
9.D:d6, c:d6; 10.Ad5! Ahora las tensión existente entre Jos peones
Blancas tienen que evitar que las del centro.
Negras cambien su Alfil de dia­ 7 .. d6; 8.a4} a6; 9.h3}
.

gonal oscura y conserven la ven­ Este movimiento es una prepara­


taja material, mientras que las ción para la maniobra Cb 1-a3-c2

28 1
con la que las Blancas quieren rar la columna e para colocar
proteger el Caballo con el Peón Tf8. Esta jugada es coherente
central d4 y posteriormente ata­ con la idea en la que se basa el
car la casa e3; para que ello sea movimiento 4... De7: consolida­
posible es necesario un control ción del Peón central de las Ne­
previo de g4 a fin de evitar el gras y consiguiente fijación del
ataque del Caballo negro. Peón blanco e4, para continuar
9... 0- O; 1 O.Ag5, con la amenaza de liquidación del
U na clavadura que sólo sirve centro blanco.
para que las Negras debiliten su 12.Ad3, Te8; 13. Cbd2, Aa7!
enroque. Previniendo 14Cc4.
Resulta mucho mas enérgica la 14.Dc2, e:d4;
continuación 10.Ca3 (o 10.b4, Las Negras empiezan a romper el
Rh8; 1 1. Aa3, e:d4; 1 2.C:d4, centro blanco y al utilizar la ac­
C:e4, con posibilidades de con­ ción a distancia de sus piezas,
traataque; es peligroso para las pueden actuar sin ser molestadas
Negras aceptar en esta variante la gracias a la preventiva inmovili­
oferta del Peón blanco del 1 O. o zación del centro.
movimiento con 1 0... e:d4; 15.C:d4,
1 1.c:d4, C:b4; 1 2.e5), Rh8; Si 1 5.c:d4, las Negras pueden sa­
1 1.Ad5 (o también 1 1.Cc2), e:d4; car a las Blancas el Alfil de línea
1 2.c:d4, Cb4; 13.Ag5 y las Blan­ blanca con 1 5 ... Cb4, debilitando
cas tienen una posición muy acti­ así el centro blanco: 16.Dc3,
va. C:d3;
1 O... h6; 1 1.Ae3, 1 7.D:d3, c:e4!; 1 8.C:e4, AfS;
Si 1 1.Ah4, Rh8, con la idea de 19.Cfd2, dS; 20.f3, d:e4; 21.f:e4,
1 2... g5 (no 1 1 . ..g5 debido a Ag6; los dos alfiles negros ejer­
1 2.C:g5, h:gS; 13.A:g5, y las cen una fuerte presión sobre el
Blancas disponen de peligrosas centro blanco.
posibilidades de ataque). 15... Ce5; 1 6.Af1, d5!,· 1 7.TAd1,
1 1...Dd8! No puede ser 1 7.f4 debido a
El fin de este movimiento es pre­ 1 7... Cg6; 18.e5, ChS!; y las Ne­
parar la maniobra e5:d4 seguida gras ganan un Peón.
de d6-d5 y al mismo tiempo libe- 1 7... c5,· 1 8.C4b3, Del; 1 9.Aj4,

282
Las Blancas intentan prepararse A:d4; 28.c:d4, Db4! (Alekhine).
para frenar la acción que las Ne­ La respuesta al movimiento de
gras están a punto de ejercer en las Negras impide a las Blancas
la diagonal b8-h2 que, después de defender a su Rey colocando el
la liquidación del centro, se ha Alfil de línea blanca en g2, des­
abierto. Era mejor jugar 19.e:d5, pués del sacrificio de las Negras
C:dS; 20.Cc4, C:c4; 2 1.A:c4, en h3.
C:e4; 22.T:e3, T:e3; 23.f:e3,. sim­ 22...A:h3!,· 23.g:h3,
plificando la posición, pero las Prácticamente forzada: las Negras
Negras siguen con ventaja des­ amenazan 23... c4; 23 ... A:g2;
pués de 23... De7 (análisis de 23 ... D:a4; y 23 ... Ag4.
Alekhine). 23...Df3; 24.T:e8+?!, T:e8; 25.Af1,
1 9... Cj3+!,· 20.Cf3, Df4; 21.e:d5?, Te8; 26.c4, Tg5+; 27.Rh2, Cg4+;
Af5!,· 22.Ad3, 28.h:g4, T:g4, y las Blancas aban­
Si 22.Dd2, D:a4; donan. (No pueden evitar
23.Cc 1, Ac2; 24.T:e8+, T:e8; 29... Th4+).
25.Te1, Ce4; 26.Df4, c4; 27.Cd4,

283
Lección 37. Apertura de juego abierto:
la partida española

Caracterizada por los movimien­ después, tendrán que desarrollar


tos l .e4, eS; 2.Cf3, Cc6; 3.AbS, a su Alfil de diagonal oscura y
esta apertura ha sido creada con por lo tanto deberán hacer avan­
el fin· de atacar indirectamente al zar el Peón d (d7-d6), entonces,
Peón eS de las Negras (las Blan­ AbS enclava a Cc6 sobre el Rey,
cas atacan a las piezas que lo de­ así que a la presión que se realiza
fienden). De todos modos, la en el centro le sigue la amenaza
amenaza de captura del Peón eS de limitación de movimiento de
. .

es ficticia, por lo menos en un in­ una pteza enemtga.


mediato desarrollo del juego, ya Posteriormente las Blancas inten­
que después de 4.A:c6, d:c6; tarán conseguir el control de las
S.C:eS, las Negras consiguen de casas dS y fS y gracias a ello pre­
nuevo su Peón jugando S ... Dd4! pararán un ataque táctico por el
El planteamiento inicial de las flanco del Rey. Las Negras, por
Blancas se debe considerar en su parte, para contrarr�star los
una perspectiya más amplia: la planes de las Blancas intentarán
posición de AbS es una latente con la ayuda de la movilidad de
amenaza ya que si las Blancas re­ sus peones por el flanco de la
pentinamente defienden a su Dama, un fuerte contrajuego en
Peón e4, entonces el ataque so­ este sector. Además, equilibrarán
bre eS se convierte en real. Ade­ la posición aprovechando la aper­
más, ya que las Negras, antes o tura de la columna d, creada por

28S
dicho avance para conseguir en - capturar el Caballo negro con
esta línea el cambio de las piezas 4.C:d4 y después de 4... e:d4 la
pesadas. posición del Peón negro frena­
rá el desarrollo natural de
Cb 1 ) pero necesitará una con­
Partida n.o 1: Neustadt - Mi­ tinua defensa, por ejemplo:
liutin, 6.° Campeonato URSS 4.C:d4, e:d4; 5.0-0, c6; 6.Ac4,
por correspondencia, 1963-64 Cf6; (esto no preocupa a las
Negras 7.e5 por 7... d5) 7.Te1.
1.e4, e5; 2.Cj3, Cc6; 3.Ab5, a6; d6; 8.d3, Ae7; 9.Cd2, 0-0;
(véase diagrama n.o 21 6). 10.Cf3! y las Blancas tienen
una ligera ventaja de posición
debido al ataque al Peón d4;
8 I - retirar el Alfil permitiendo a
7 las Negras simplificar el juego:
4.Ac4, C:f3; S.D:f3; Df6;
6 6.Dg3, d6; 7.Cc3, c6; 8.0-0,
5 Ae6!
e 3 ... f5 (la variante jaenisch): es
4
un interesante sistema de con­
3 traataque que conduce a un juego
rico en elementos tácticos. Por
2
ejemplo: 4.Cc3, f:e4; S.C:e4, dS;
1 !I 6.C:e5, d:e4; 7.C:c6, DdS; 8.c4,
a b e d e f g h Dd6; 9.C:a7+, Ad7; 10.A:d7,
Diagrama 216
D:d7; 1 1 .Dh5+, g6; 12.De5+,
Posición después de 3...a6.
Rf7; 1 3.Cb5, c6; 14.Dd4!, De7;
1 5.Cc3, Cf6; 1 6.0-0, Td8;
1 7.De3, DeS!
Las Negras disponen de sistemas e 3 ... Cf6; 4.0-0, C:e4; S.d4,
defensivos: Ae7; 6.De2 (si 6.d5, Cd6; 7.Aa4,
e 3...Cd4; Las Blancas como e4!), Cd6; 7.A:c6, b:c6 (no
respuesta a este movimiento, dis­ 7... d:c6 por 8.d:e5, CfS; 9.Td1,
ponen de dos alternativas: Ad7; 1 0.Cc3, 0-0; 1 1 .Ce4, con

286
ventaja de las Blancas);· 8.d:e5, de la Dama, empuja a las Blancas
Cb7; 9.Cc3, 0-0, preparando el a tomar una decisión acerca del
avance de Jos peones d y c. Alfil de diagonal clara.
e 3 ... d6 (la variante Steinitz): las 4.Aa4
Negras, en esta línea de juego in­ (Para la variante de cambio
tentan efectuar una serie de cam­ 4.A:c6 véase la partida n.o 2 pág.
bios en la apertura, consiguiendo 293).
una posición simplificada pero 4... Cj6 (véase diagrama n.o 2 1 7).
sólida; pero ello reduce sensible­
mente las posibilidades tácticas y a I
permite a las Blancas mantener
7
su iniciativa. Por ejemplo: 4.d4,
Ad7; S.Cc3, e:d4; 6.C:d4, Cf6,
7.0-0, Ae7. 5
e Hay otras jugadas que no son
muy aconsejables para las Negras:
3 ... AeS no es muy aconsejable ya
que Cc6 ya está atacado · y la posi­
ción que asume el Alfil de línea 2
oscura puede hacer más eficaz el 1
a• ..tnce de los peones centrales
a b e d e f g h
úlancos (c2-c3, y d2-d4), como
Diagramana 217
sucede en la partida italiana.
Posición después de 4 Cf6
3...Cge7 impide el desarrollo del ...

Alfil de diagonal oscura de las


Negras. Finalmente, en contra de
los principios de la apertura va
3...Df6 (como demuestra 4.Cc3, Las negras podrían jugar 4... d6,
Cge7; S.d3, y ahora las Blancas con la llamada variante Steinitz
se sitúan mejor). retardada: S.c3, Ad7; 6.d4, Cf6;
El movimiento realizado en el li­ 7.0-0, Ae7; 8.Cbd2, 0-0; 9.Te1,
bro, que está hecho en función e:d4; 10.c:d4, Cb4; 1 1 .A:d7,
de la preparación del avance de D:d7; 12.Cf1, eS; 13.a3, Cc6;
los peones negros por el flanco 14.d5, CeS; l S.C:eS, d:eS; con

287
posibilidades superiores para las
Blancas. 8 I
Otra alternativa es el sistema Mü- 7
1/er: 4... Ac5; 5.0-0, Cf6; 6.c3,
6
Aa7; 7.d4, bS; 8.Ab3, De7;
9.Ad5!, e:d4; 10.Ag5, h6; 5
1 1.A:f6, D:f6; 12.e5, con neta 4
ventaja de posición para las Blan­
cas. 3
El movimiento 4... f5 hace refe­ 2
rencia a la variante Jaenisch, a la
1
cual puede seguir S.d4, e:d4;
6.e5, AcS; 7.0-0; Cge7; 8.Ab3, á b e d e f g h
dS; 9.e:d6, D:d6; 10.Te1, h6; Diagrama 218
1 1.Cbd2, bS; 1 2.a4, Ab7; Posición después de 5.0-0
13.Ab5, a:bS; 1 4.T:a8, A:a8;
1 5.Te6, Dd7; 1 6.De2, d3;
1 7.c:d3, Rd8; 18.d4!, C: d4; e S.De2 (amenazando con ma­
1 9.C:d4, A:d4; 20.Cf3, con ven­ tar un Peón después de ir a c6),
taja blanca. bS; 6.Ab3, AcS; 7.a4, Tb8;
Finalmente la variante Leningrado, 8.a:b5, a:bS;
caracterizada por 4... b5 y está de­ e S.Cc3, bS; 6.Ab3, Ae7; 7.0-0,
terminada por la intención de las d6; 8.Cd5, Ab7; 9.C:f6+, A:f6;
Negras de eliminar el «Alfil Es­ 10.Ad5, Dc8; 1 1 .Te1, 0-0; 12.c3,
pañoh>. Por ejemplo: S.Ab3, CaS; CaS; 1 3.A:b7, D:b7; con juego
6.d4, e:d4; 7.D:d4, C:b3; 8.a:b3, muy igualado).
Ce7; 9.0-0, Cc6; lO.DdS, Ab7; e S.d3 variante Andersen: en
1 1 .c4, Ae7; 1 2.Td1, 0-0; 1 3.Cc3, ella las Blancas tienden a consoli­
CaS; 14.D:d7, C:b3; 1 5.Tb1, dar el centro y a llevar Cb 1 en el
D:d7; 1 6.T:d7, Ad6 con ventaja lado del Rey; d6; 6.c3, g6; 7.0-0;
negra. Ag7; 8.Te1, 0-0; 9.Cbd2, Cd7;
5.0-0 (véase diagrama n.o 2 1 8). 10.Cf1, Cb6; 1 1 .Ac2, dS; con po­
Las Blancas también disponen de sición sólida.
otras continuaciones: e S.A:c6, con características si-

288
milares a las de la vaiiante de
cambio (véase partida n.o 2 pág. 8 I
293). 7
e S.d4, e:d4; 6.0-0, Ae7 (si
6
6... C:e4; 7.Te1, dS; con desarro­
llo típico de la variante abierta, 5
(ver partida n.o 3) 7.e5, Ce4; . 8. 4
C:d4, 0-0; 9.Cf5, dS; 1 O.A:c6;
b:c6; 1 1 .C:e7, D:e7; 1 2.Te1, con 3
iguales posibilidades. 2
5...Ae7;
1
5...Ac5 conduce al sistema Mótler
(para S... C:e4, que da lugar a una a b e d e f g h
variante abierta; véase partida n.o Diagrama 219
3 pág. 294). Posición después 7 d6
...

6. Te 1, b5; 7.Ab3, d6; (véase dia­


grama n.o 2 19). He aquí las principales líneas de
La alternativa más .importante al desarrollo del contraataque Mar­
7.0 movimiento de las Negras es sha/1.-
7... 0-0, como preparación a la 7... 0-0; 8.c3, dS; 9.e:d5 y ahora
variante del gambito (se llama así las Negras tienen dos posibilida­
al sacrificio de un Peón en la des.
apertura) que se denomina con­ e 9... C:d5; 10.C:e5, C:eS;
traataque Marsha/1. 1 1.T:e5, c6; 1 2.d4, Ad6; 13.Te1,
Las Blancas pueden intentar es­ Dh4; 14.g3, Dh3; 1 5.Ae3, Ag4;
quivar este ataque con 8.d4 (o 1 6.Dd3, Tae8; 1 7.Cd2, Te6;
8.a4, Ab7; 9.d:, CaS; 10.Aa2), al 18.a4, fS; 19.Df1, DhS; 20.f4,
que puede seguir 8 ... e:d4 (si Tfe8; y como se puede ver, la ini­
8 ...C:d4; 9.A:f7+, T:f7; 10.C:e5, ciativa de las Negras compensa el
Cc6; 1 1.C:f7, R:f7; 12.e5, Ce8; Peón perdido.
13.Dd5+, Rf8; 14.Te3, y las e 9... e4; 10.d:c6, e:f3; 1 1.d4,
Blancas ganan); 9.e5, Ce8; Ad6; 1 2.Ag5, A:h2+; 13.R:h2,
10.Ad5, Tb8; 1 1.A:c6, d:c6; Cg4+; 14.Rg1, D:gS; 1 5.D:f3,
1 2.C:d4, Tb6! hS; 1 6.Ca3! y las Blancas conser-

289
van su ventaja material, por ejem­ Las principales alternativas son:
plo: 16 ... Dh4; 1 7.Dg3; si en e 9 ... h6 (sistema Smyslov: las Ne­
cambio 1 6 ... Ae6 (o también gras consiguen una posición sóli­
16 . . . Af5), 1 7.Te2; mientras si da pero ligeramente pasiva; pre­
1 6 ... h4; 1 7.Te8 o simplemente paran la maniobra · Tf8-e8 y
1 7.Te2. Ae7-f8 después de evitar que las
8.c3, 0-0; 9.h3, Ca5; (véase dia­ Blancas lleven a su Caballo a gS.
grama n.o 220). Así pues, empezarán el contraata­
que por el centro y el flanco de la
dama; 10.d4, Te8; y ahora la
8 I continuación principal de las
7 Blancas es:
- 1 1 .Ae3, Af8; 1 2.Cd2, Ab7,
6
(las Negras preparan su con­
5 traataque en el centro abando­
4 nando el control de fS; la otra
alternativa es totalmente
3 opuesta: 12 ... Ad7; 1 3.Db1.
2 Tb8; 14.a3,a5; 1 5.Da2, Oe7;
1 6.a4, b4; 1 7.d5, Cd8;
1
18.c:b4, T:b4; 19.Cc4, C:e4;
a b e d e f 9 h 20.C:a5, con ligera ventaja de
Diagrama 220
las Blancas) 1 3.Db1, Od7;
Posición después de 9 Ca5
...
14. a3, dS; 1 5.C:e5, C:eS;
1 6.d:e5, C:e4; con juego muy
igualado.
Este es el sistema defensivo Cigorin. - 1 1 .Cbd2, Af8; 12.Cf1, Ab7
En él, aparte de los temas estraté­ (menos activa es la continua­
gicos en los que se basa y de los ción 1 2... Ad7; 13.Cg3, CaS;
que ya hemos hablado al princi­ 14.Ac2, eS; 1 5.b3, Cc6; 16.d5,
pio de esta lección, se pueden en­ Ce7; 1 7.Ae3, g6; 18.Dd2,
contrar notables posibilidades Rh7; 1 9.Ch2, Ag7; 20.f4, con
tácticas ofensivas y defensivas mejores posibilidades para las
para ambas partes. Blancas o sino 14 ... Cc4; 1 5.b3,

290
Cb6; 1 6.Ch2, eS; 1 7: f4, c:d4; Las Negras intentarán conseguir
18.c:d4, Tc8; 19.Cf3, Dc7; un buen control del centro y un
20.Ad3, e:d4; 21.Ab2, y las fuerte contraataque por el flanco
Blancas en este caso están en de la Dama.
mejores condiciones); 1 3. Cg3, 12... Ae6; (véase diagrama n.o
CaS; 14.Ac2, Cc4; y las Blan­ 221).
cas pueden continuar con
1 S.a4, 1 S.Ad3 o también con
1 S. b3, pero de todos modos el
juego está muy equilibrado.
e 9 Cb8 (el sistema Breyer: las
...

Negras preparan el movimiento


del Caballo a d7 para defender el
Peón eS; el Alfil de diagonal os­
cura irá a b7; las características
de este sistema son muy pareci­
das a las del sistema Smyslov.
Pero el defecto de éste, radica en
el hecho de que las Negras pier­
den tiempo, haciéndolo entonces a b e d e t g h
inferior al sistema Cigorin); Diagrama 221
1 0.d4, Cbd7; 1 1 .Cbd2, Ab7; Posición después de 12 .. .Ae6
1 2.Ac2 y las Blancas tienen un
buen desarrollo, conservando
además la iniciativa. Esta no es la mejor continuación
10.Ac2, c5; 1 1.d4, Del; ya que da a las Blancas la ocasión
Las Negras confirman el Peón eS para continuar con 13.dS, Ad7;
y se preparan para dominar la co­ 14.b3!
lumna e, próxima a la apertura. Las principales líneas de Juego
12. Cbd2; consideradas en la teoría hasta
La maniobra de las Blancas tien­ ahora son:
de a realizar un dominio total en e 1 2... Cc6; 1 3.d:c5, d:cS;
las casas dS y fS, mediante el mo­ 14.Cf1, Ae6; 1 S.Ce3, Tad8;
vimiento del Caballo a e3 o a g3. 1 6.De2, c4; 1 7.CfS, Tfe8;

291
1 8.Ag5, Cd7; 19.A:e7, C:e7; ver la pieza jugando 23.Ad3 para
20.Cg5 con una fuerte presión de frenar el peligroso Peón de las
las Blancas en el flanco del Rey. Negras.
e 1 2... Ab7; 1 3.a4, c:d4; 14.c:d4, 19... Tp; 20.Ce3, Cc6; 2 1.Cg4,
b4; 1 5.b3, Tac8; 16.Ab1, dS; con Ac5; 22.Ae3, Cd4!,· 23.c:d4, e:d4;
iguales posibilidades. 24.Ch6+, Rg7; 25.Cf7, d:e3!,·
e 1 2... c:d4; 1 3.c:d4, Ab 7; 26.C:d8, ef2+, 27.Rh 1, D:g3;
14.Cf1, Tac8; 1 5.Ab1, dS; A las Negras no les iba bien con­
1 6.e:d5, e:d4; 1 7.Ag5, Tfe8; tinuar con 27.. .f:e1=D+ debido a
1 8.c:d4, c:dS; 19.A:e7, T:e7; con 28.D:e1 , D:d8; 29.g4! y las Ne­
juego igualado. gras ganan un Peón, mientras
e 1 2... Td8; 13.Cf1, c:d4; que las Blancas han solucionado
1 4.c:d4, dS; 1 5.C:e5, d:e4; gran parte de sus problemas y
1 6.Cg3; con mayores posibilida­ mejorado su posibilidad de éxi­
des para las Blancas. to. Tampoco puede ser
e 1 2 ... Ad7; 13.Cf1, Tfe8; 27... C:g3+ porque después de
14.Ce3, g6; 1 5.d:e5, d:eS; 28.Rg2, las Negras no pueden ju­
16.Ch2, Tad8; 1 7.Df3, Ae6; gar 28 ... C:e2 debido a 29.C:e6+.
1 8.Chg4, C:g4; 19.h:g4, Cc4; 28.Df1; de5!,· 29.C:e6+?
20.Cd5, A:dS; 2 1 .e:d5, Cb6; Era mejor jugar 29.Rg2 y si aho­
22.Td 1 , con iguales posibilida­ ra 29 ... Dg3+; 30.Rh 1; si en cam­
des. bio 29 ... Cg3; 30.C36+, Rh6;
13.d:e5, d:e5; 14. Cg5, Tad8; 31 .C:c5, C:f1 ; 32. T:f1.
15.C:e6; 29...D:e6; 30.Dg2, De5;
Era mejor jugar De2, Ac8; Por ahora el Peón f2 sirve para
16.Cf1, g6; 1 7.Ce3, Ab7; 18.a4! defender del ataque de las Ne­
(Altschuler - Miliutin, Campeo­ gras.
nato URSS por correspondencia 3 1.Dg4, Ad6; 32.Rg2, Dh7+;
1 963-64). . 33.Rj3,fe1=D; 34.T:e 1, Ag3;
15..fe6; 16.De2, g6; 1 7.Cf1, Ch5; 35.Te2, Dh1+; 36.Re3, Dc1+;
18.g3, c4; 1 9.Ah6 3 7.Rf3, Df1; 38.Re3, Af4+;
Si 1 9.Ce3, Cc6; 20.Cg4, AcS; 39.Rd4, Cg3!,· 40. Th2, Dc1;
21.Rg2, Cd4; 22.c:d4, e:d4; y 4 1.Dd1, D:b2+; 42.Rc5, C:e4+;
ahora las Blancas han de devol- 4 3.A:e4, Ae3+,· 44.Rc6, D:h2;

292
45.Dd7+, Rh6; 46.Dg4, De5;
47.Dj3, Dc5+; 48.Rd7, Ag5;
4 9.Re6, a5 y las Blancas abando­
nan.

Partida n o 2: Lasker - Capa­


.

blanca, San Petersburgo 1914

1.e4, e5; 2.Cj3, Cc6; 3.Ab5, a6;


4.A:c6;
La idea de esta variante está basa­
da en el hecho de que al final las a b c d e f g h
Blancas, que disponen de ventaja Diagrama 222
en el flanco d.el Rey, están favo­ Posición después de S.d4
recidas, mientras que a las Ne­
gras se las puede frenar fácilmen­ Negras tienen una posición satis­
te. Pero las Negras se quedan con factoria.
la pareja de alfiles y como en el e 5.0-0, Ag4; (si 5.f6; 6.d4,
enfrentamiento éstas no tienen Ag4; 7.d:e5, D:dl; 8.T:d1, f:eS;
puntos particularmente débiles, 9.Td3, Ad6; 1 0.Cbd2, Cf6;
les será posible realizar un eficaz 1 1.Cc4, C:e4; 1 2.Cc:e5, A:f3;
contraataque en el flanco de la 1 3.C.f3, 0-0; 14.Ae3, b4; con
dama. iguales posibilidades, lo siguien­
4...d:c4; te conduce a una situación com­
Favorece la iniciativa de las Blan­ pleja: S... Dd6; 6.d4, e:d4; 7.C:d4,
cas la continuación 4... b:c6; 5.d4, Ad7; 8.Cc3, 0-0-0; 9.Ae3, Ch6;
e:d4; 6.D:d4. 10.h3, gS!?; 1 1 .Dh5, g4;) 6.h3,
5.d4 (véase diagrama n.o 222). hS!; 7.d3, (las Blancas no pueden
Las principales alternativas de aceptar el sacrificio debido a la
este movimiento son: apertura de la columna h en su
e 5.Cc3, f6; 6.d4, e:d4; 7.D:d4, enroque) Df6; 8.Ae3, A:f3;
e:d4; 8.C:d4, A:d6; 9.Ae3, Ce7; 9.D:f3, . D:f3; 1 0.g:f3, Ad6; con
10.0-0-0, 0-0; 1 1 .Cb3, Cg6; y las iguales posibilidades.

293
5...e:d4; 6.D:d4, D:d4; 7.C:d4, 18.Tj2, b5; 19.Tfd2, Tdel; 20.b4,
Ad6; Rft; .21.a3, Aa8;. 22.Rj2, Tal;
El mejor planteamiento defensivo 23.g4,
es 7 ... Ad7?; 8.Ae3, 0-0-0; 9.Cd2, Las Blancas no pierden tiempo y
Ce7; 10.0-0-0, Te8. se dan prisa en abrir las colum­
8.Cc3, Cel; 9.0-0, 0-0; 10j4, Te8; nas g y h para atacar por el lado
Las Negras amenazan 1 1.. .AcS; del Rey.
12.Ae3, CdS! 23...h6; 24.Td3, a5; 25.h4, a:b4;
1 1.Cb3,j6; 12j5, 26.a:b4, Tael;
Este movimiento, que a primera Las Negras no deberían haber
vista no parece muy bueno debi­ abierto la columna a para después
do a la casilla débil eS, tiene cederla.
como compensación la posibili­ 28.Rj3, Tg8; 28.Rj4, g6; 29.Tg3,
dad de reducir sensiblemente la g5+; 30.Rj3, Cb6; 3 1.h:g5, h:g5;
movilidad de las piezas negras y 32.Th3!
además fijar la casa débil e6 (que No puede ser 32.T:d6 debido a
es más importante que eS ya que 32. .. Cc4; 33: Td1, CeS+; 34.Rg2,
se encuentra en pleno campo ad­ Ta 7; con contraataque.
versario). 32... Td7; 33.Rg3, Re8; 34.Tdh1,
12... b6; 13.Aj4, Abl? Abl; 35.e5!, d:e5; 36.Ce4, Cd5;
Las Negras tenían que jugar 37.C6c5, Ac8; 38.C:d7, A:dl;
1 3 ... A:f4; 14.T:f4, eS; 1 S.Td 1 , 39.Th7, Tj8; 40.Ta1, Rd9;
Ab7; 1 6.Tf2, Tac8; consiguiendo 4 1.Ta8+, Ac8; 42.Cc5, y las Ne­
buenas posibilidades de contraa­ gras abandonan.
taque.
14.A:d6, c:d6, 15.Cd4, Tad8;
16.Ce6, Tdl; 1 7.Tad1, Cc8; Partida n.o 3: Zaitchev - Sa­
Las Negras hubiesen tenido que von, Moscú 1969.
continuar con 1 7... eS para cam­
biar el Alfil con Cc3: 1 8.CdS (de 1 . e4, eS; 2.Cf3, Cc6; 3.AbS, a6;
lo contrario las Negras juegan 4.Aa4, Cf6; S.0-0, C:eS;
1 8 ... dS), A:dS; 1 9.e:dS, bS (y su­ Esta es la variante abierta. En ella
cesivamente realizarán la manio­ se verifican desarrollos complejos
bra Ce7, c8, b6, c4, eS). y muy diferentes entre sí, aunque

294
siempre están enmarcados en las 12.D:d2, f6; 13.e:f6, T:f6;
líneas estratégicas de la partida 14.Cd4, C:d4; 1 5.c:d4, Ab6;
española. 1 6.a4, Tb8; 1 7.a:b5, a:bS
6.d4, 18.Dc3, Dd6; 1 9.Ae3 (Lasker -
Las Blancas se aprovechan de Rubinstein, San Petersburgo
que las negras tienen todavía el 19 14), o sino 1 1 ...f5; 1 2.Cb3,
Rey en el centro, para abrir la lf- Aa7; 13.Cfd4, C:d4; 14.C:d4,
nea. A:d4; 1 5.c:d4, f4; 16.f3, Cg3;
6... b5;
No puede ser 6... d5 debido a
7.C:e5 (si ahora 7... Ad7; 8.C:f7!). a I
Después de 6... e:d4; 7.Te1, dS;
8.C:d4, Ad6; 9.C:c6, A:h2+;
10.Rh1, Dh4; 1 1 .T:e4+, d:e4;
1 2.Dd8+, D:d8; 1 3.C:d8+, R:d8;
14.R:h2, Ae6; 1 5.Ae3, fS;
1 6.Cc3, Re7; 1 7.g4, g6; 18.Rg3 y
el final es ventajoso para las 3
Blancas.
7.Ab3, d5; 2
No puede ser 7... e:d4 debido a 1
8.Te1, dS; 9.Cc3!
a b c d e f g h
8.d:e5, Ae6; 9.a4 (véase diagrama
n.o 223). Diagrama 223

El movimiento de las Blancas no Posición después de 9.a4

es muy normal. La continuación


más frecuente está constituida
por la variante clásica 9.c3 y por la
··

variante moderna 9.De2. 1 7.h:g3, f:g3; 18.Dd3, AfS;


Después de 9.c3, las Negras pue­ 19.D:f5, T:fS; 20.A:f5, Dh4;
den seguir con las siguientes lf­ 21.Ah3, D:d4+; 22.Rh1, D:eS;
neas de juego. 23.Ad2, D:b2; 24.Af4, d4;
e 9 ... Ac5; 10.Cbd2, 0-0; 25.A:g3, eS; 26.Tae 1, d3;
1 1 . Ac2, y ahora 1 1 . . .C:d2; 27.Te7, d2; 28.Ae6+, Rh8;

295
29.Td7, c4; 30.Td1, Df6! amena­ 1 2.T:a8, D:a8; 1 3.Cd4 (Simagin
zando 3 1 . ..c3; también es intere­ - Taimanov, 1 94 7); pero la con­
sante la continuación 1 1...C:f2, tinuación elegida por las Negras
que asegura a las Negras una pro­ no es coherente con el 9. movi­
o

longada iniciativa: 12. T:f2, f6; miento.


1 3.e:f6, D:f6; 14.Cf1, A:f2; 1 1.Cd4, Ac5,-
1 S.R:f2, CeS; 1 6.Rg1, Tae8; Las Negras sacrifican un Peón
1 7.Ae3, C:f3+; 18.D:f3, D:f3; pensando en poder conseguir una
19.g:f3, T:f3; 20.Af2, Ah3; cierta iniciativa después de
21 .Cg3, g6. 12.C:b5, 0-0;
e 9 ... Ae7, con claros intentos de 12.c3!
posición. Por ejemplo: 1 O.Cbd2, Las Blancas prefieren conservar
0-0; 1 1 .C:e4, d:e4; 1 2.A:e6, f:e6; su propia posición de superiori­
1 3.Cd4, DdS; 14.Db3, Cd8! dad.
e 9 ... Cc5; 10.Ac2, Ag4; 1 1 .Te 1 , 12...Ab6,-
Ae7; 1 2.Cbd2, d4; 1 3.Cb3, d3; No puede ser 1 2... C:b3 debido a
14.Ab1, c:b3; 1 5.a:b3, AfS; 1 3.T:a8, D:a8; 14.D:b3 y las Ne­
1 6.Ae3, DdS; y las Negras tienen gras no pueden hacer el enroque
un juego suficientemente activo. por las amenaza de 1 5.f3.
La principal línea de juego que se 13.Ac2, Cc4,- 14. T:a8, D:a8,- 15j3,
verifica después de 9.De2, es la Las Blancas gracias a su superio­
siguiente: 9 . . . Ae7; 10.Td1, 0-0; ridad de peones en el centro y a
1 1 .c4; 12.�:c4, Dd7; 1 3.Cc3, la acción de sus piezas en el flan­
C:c3; 14. b:c3, f6; 1 5.e:f6, A:f6; co del Rey, están a punto de rea­
1 6.Cg5, A:gS; 1 7.A:g5, Tae8; ·lizar su ataque aprovechando la
18.Dd2, d:c4; con juego iguala­ . dispersión de las piezas negras y
do, o sino 1 0... Ce5; 1 1 .Ae3, de la imposibilidad de las Negras
C:b3; 12.a:b3, Dc8; 13.Ag5, de. hacer el enroque.
Ag4; 14.A:e7, c:e7; 1 5.b4! y las 1 r.Cc5, 16j4, Ce4,-
Blancas están en mejores condi­ Las Blancas amenazan 1 7. b3,
ciones. CaS; 18.b4.
9... Ca5,- 1 O.a:b5, a:b5,- 1 7.b3, Ca5,- 18j5, Ac8; 19.Dg4,
Las Blancas tienen ventaja des­ Rj8;
pués de 1 0 ... C:b3; 1 1 .c:b3, a:bS; Si 1 9... g6; 20.e6, g:f6; 21 .Dg7,

296
Tf8; 22.Ah6, A eS; 23: b4 y ga­ 24.Ce6+! A:e6; 25fe6, c4+;
nan. 26.Rh 1, D:e5; 27.ej7, Re7; 28. Tj5,
20.A:e4, d:e4; 2 1.Aa3+, b4; De6; 39. D:gl y las Negras aban­
22.A:b4+, c5,· 23.A:a5, D:a5; donan.

297
Lección 38. Apertura de juego semiabierto:
la defensa francesa

Se distingue por los pnmeros Partida n.o 1: Spassky -


movimientos 1.e4, e6; 2.d4, dS. Kortschnoi, Final del Torneo
Tiene como característica pecu­ de los Candidatos, 1977.
liar una sólida estructura de las
Negras en el flanco del Rey y una 1.d4,e6; 2.e4, d5; 3.e5,
mayor fluidez en el lado de la Con el avance inmediato, las
Dama, que le permite contraata­ Blancas ganan enseguida un espa­
car de un modo bastante eficaz cio en el flanco del Rey, ponien­
en el momento oportuno. Pero, do de este modo las bases para
para ello, las Negras están obliga­ un ataque en este sector.
das a sacrificar las posibilidades 3 . c5; (véase diagrama n.o 224).
. .

de desarrollo ·del Alfil de diago­ Diagrama 224


nal clara debido al cierre de la Posición después de 3 . c5
. .

diagonal c8-h3 por parte del


Peón negro e e6, permitiendo de
este modo a las Blancas realizar
un buen intento de ataque en el
flanco del Rey.
Al movimiento 2... d5, las Blan­
cas pueden contestar haciendo
avanzar el Peón e4 atacado y de­
fendiéndolo en e4 de varías ma­
neras o cambiándolo con el Peón
dS.

a b e d e f g h

299
Con este movimiento, las Negras 1 2.Ce2, 0-0; o también 1 2. . . g6,
empiezan a atacar el centro blan­ con juego equilibrado.
co en d4 a fin de aislar el Peón 4.c3 (véase diagrama 225).
en eS de los demás, debilitándolo.
Con este movimiento las Blancas
La principal alternativa a este protegen los peones centrales.
movimiento es 3... b6, con la in­
Las principales líneas de juego al­
tención de cambiar rápidamente
ternativas son:
el Alfil de diagonal clara
e 4.d:cS, Cc6; S.Cf3, A:cS;
(4 ... Aa6). Pero ello frena en par­
6.Ad3, f6, 7.De2, f:eS; 8.C:e5,
te las posibilidades de juego de
Cf6; y las Negras desarrollan un
las Negras en el flanco de la
juego muy satisfactorio gracias a
Dama debido al cierre de la dia­
la desaparición del centro blanco.
gonal d8-aS.
e 4.Cf3, c:d4; S.Ad3, Cc6;
Veamos los desarrollos de esta li­
6.0-0, f6; 7.AbS (si 7. Af4, gS;
nea de juego: 3 . . . b6; 4.c3, Dd7;
con la idea de 8...g4), Ad7;
(no 4... Aa6 a través de S.A:a6,
8.A:c6, b:c6; 9.D:d4, Db6, y
C:a6; 6.Da4+) S.a4!, aS; 6.f4, hS;
también en este caso las Negras
7.Cd2, C37; 8.Cdf3, Aa6; 9.A:a6,
se sitúan bien.
C:a6; 10.Ae3, CfS; 1 1 .Af2, Ae7;
e 4.Dg4, c:d4; S.Cf3, Cc6;
Diagrama 225 6.Ad3, C37; 7.0-0, Cg6; 8.Te 1 ,
Posición después de 4.c3 Dc7; 9.Dg3, AcS; 10.h4, Rf8;
1 1 .hS, Cg3 7; 1 2.h6, g6; 13.a3,
aS; 14.Ag5, Cg8; 1 S.Cbd2, con
ventaja blanca.
4... Cc6; 5.Cf3, Adl (véase diagra­
ma n.o 226).
Esta jugada constituye la prepara­
ción para la activación del Alfil
de diagonal clara a fin de llevarlo
a bS tras colocar la Dama en b6.
La principal línea de juego para
las Negras es en cambio, S... Db6;
con las siguientes posibilidades
a b e d e f g de desarrollo:

300
nas posibilidades para el avance
8 .K f7-f6.
7 6.Ae2) Cge7; 7.Ca3) c:d4;
Normalmente las Negras no tie­
6
nen que realizar un cambio en el
5 centro tan pronto, pero en este
4 caso sirve para preparar la si­
guiente maniobra basada en la
3 debilidad del centro blanco.
2 8.c:d4) Cf5; 9.Cc2) Cb4; 1 O.Ce3)
1 � Si 1 0.C:b4, A:b4; 1 1 .Ad2, Db6;
y las Negras pueden cambiar su
a b e d e f 9 h Alfil de diagonal clara llevándolo
Diagrama 226 a bS.
Posición después de 5 Ad7
...
10... C:e3; 1 1fe3)
e 6.a3, c4; 7.Cbd2, CaS; 8.Ae2, En esta posición hay posibilida­
Ad7; 9.0-0, Cge7; 10.Cg5, h6; des para ambos: las Blancas pue­
1 1.Ch3, 0-0-0; 12.Cf4, g6; den desarrollar un fuerte ataque
1 3.Tab1, con un juego que ofrece en el flanco del Rey gracias a la
iguales posibilidades para ambos. apertura de la columna f y a la
e 6.Ad3, c:d4; 7.c:d4, Ad7; estabilización de su centro; en
8.0-0, C:d4, 9.C:d4, D:d4; cambio, las Negras pueden desa­
10.Cc3, a6; (si 1 0... D:e5; l l.Tel rrollar una buena iniciativa en el
con la idea de 1 2.Cb5); 1 1.De2, flanco de la Dama, pudiendo do­
Tc8; 12.Rh1, AcS; 1 3.Ag5, h6; minar la columna e y teniendo la
14.Ad2, Ce7; 15.Tac1, Dh4; posibilidad de pasar a través de
16.f4, CfS; 1 7.A:f5, e:fS; 18.b4, las casas blancas después de ha­
Aa7; (si 1 8 ... A:b4?;19.C:d5, ber cambiado los alfiles de diago­
A:d2; 20.T:c8+, A:c8; 2 1 .Cc7+ y nal clara.
ganan) 19.C:d5, 0-0; con equili­ 1 1. ..Ae7; 12.a3) Cc6; 13.b4) a6;
brio. 14.Tb1) Cal; 15.a4) Cc6; 1 6.Ad2)
e 6.Ae2, Cge7; 7.b3, c:d4; a5; 1 7.b5) Cb4;
8.c:d4, CfS; 9.Ab2, Ab4+; Las Blancas han evitado el cam­
10.Rf1, y las Negras tienen bue- bio de los Alfiles de diagonal da-

301
ra, pero las Negras disponen de Las Blancas podrían defender in­
la casilla débil b4. directamente y de un modo más
18. 0- O, 0-O; 19.De 1, Rh8; activo el Peón d4, jugando
Las Negras podían jugar 1 9 ... fS; 33.Ac1, A:f3; 34.A:f3, C:d4;
20.Dg3, Ae8; con la idea de 3S.Ae3, AcS; 36.g6 y ganan.
21...AhS. 33... C:e3; 34.R:e3, Del; 35.g6,
20.Dg3,j6; Si 3S.D:e6, Aa3; amenazando
También en este caso era mejor 36... Dc3.
jugar 20... fS, porque las Negras 35...A.:g6; 36.D:e6, Aa3; 38.D:d5,
no pueden matar a eS, de lo con­ Ac1+; 38.Rf2, Af4; 3 9.Dc4, Dg7;
trario esta casilla se convertiría 40. Tg 1, Dh6; 4 1.Dc3 y abando­
en débil ocupada por un Caballo nan sin esperar la respuesta de su
(después de ... fS:eS; Cf3:eS). adversario.
2 1.Tbc1, Después de 41.. .Ad2; 42.Da3,
La intención de las Blancas es ju­ Ae4; las Blancas no pueden dete­
gar 22.e:f6, seguido de 23.Dc7. ner la amenaza 43 ... Dh4+ y el
2 1 . .f5; 22.h4, Tc8; 23.h5, consiguiente mate en pocas juga­
Era mejor 23.Dh3 seguido de das.
24.g4 para conseguir la apertura
de la columna g, sobre la cual las
Blancas hubiesen podido colocar Partida n.o 2: Alekhine -
las torres después de mover el Fahmi, Mannheim 1914.
Rey.
23... T:c1; 24.T:c1, Ca2; 25.Ta 1, 1.e4, e6; 2.d4, d5; 3.Cc3 (véase
Cb4; 26.Dh3, Ae8; 27.Rf2, Db6; diagrama n.o 22 7).
28.g4, g5; 29.h:g6, e.p., A.:g6; Este es uno de los modos en que
J O.g5,f4; las Blancas pueden defender al
Las Negras sacrifican un Peón Peón e4. Otro sistema lo repre­
para activar su Alfil de diagonal senta la variante Tarrasch, con el
clara. movimiento 3.Cd2. He aqui las
3 1.ef4, Cc2; 43.Td1, Ae4; principales líneas de desarrollo:
No puede ser 32 ... C:d4 debido a e 3 ... Cc6 (defensa moderna);
33.Ae3. 4.Cgf3, Cf6; S.eS, Cd7; 6.Cb3,
33.Ae3, Ae7; 7.AbS, aS; 8.a4, Ca?;

302
8 I 7.0-0, Cge7; 8.d:cS, A:cS; 9.Cb3,
Ab6; 10.Ae3, 0-0 o 10... A:e3;
7 1 1 .A:c6+, b:c6; 1 2.f:e3, 0-0;
6 1 3.Dd2, Dd6; 14.Dc3, aS; y la
ventaja de las Blancas es mínima.
S Iguales posibilidades se crean en
4 la continuación 9 ... Ad6;
10.Cbd4, 0-0; 1 1 .b3, Ag4;
3
1 2.Ab2, Db6.
2 3 ...Cf6; (véase diagrama n.o 228).
1 1:(
a b e d e f g h
Diagrama 227
8
Posición después de 3.Cc3 7
6
9.Ae2, b6; 10.h4, h6; 1 1.c3, eS;
1 2.Ae3, Cc6; 13.AbS, Dc7; S
14.Cbd2, Aa6 con ligera ventaja 4
blanca.
3
e 3.. . Cf6 (defensa cerrada); 4.eS,
Cfd7; S.Ad3, (es interesante tam- 2
bién la continuación S.f4, eS; 1
6.c3, Cc6; 7.Cdf3, Db�; 8.g3!,
c:d4; 9.c:d4, Ab4+; 1 0.Rf321) eS; a b e d e f g h
6.c3, Cc6; 7.Ce2, Db6; 8.Cf3, Diagrama 228
c:d4; 9.c:d4, Ab4+; 10.Ad2, Posición d �spués de 3...Cf6
A:d2+; 1 1 .D:d2, Db4; 1 2.Tc1,
D:d2; 1 3.R:d2. Para este plantea­ Otras continuaciones son:
miento de las Negras es preferi- e 3 ... d:e4; 4.C:e4, Cf6;
. S.C:f6+,
ble 9 .. . f6; 10.e:f6, C:f6; 1 1 .0-0, g:f�; (a las Neg� s no l s convie­
� e
A:d3. ne continuar con S ... D:f6 a tra­
e 3... cS (defensa abierta); 4.e:dS, vés de 6.Cf3, h6; 7.Ad3, eS;
e:dS; 5.Ab5+, Cc6; 6.Cgf3, Ad6; 8.Ae3, con ventaja de las Blan-

303
cas) 6.Cf3, b6; 7.Af4, Ab7; ·- 4.eS, eS; S.a3, A:c3; 6.b:c3,
8.Ac4, c6; 9.De2, Ad6; 1 0.Ag3, Ce7; 7.Dg4 (si 7.Cf3, DaS;
De7; 1 1.0-0-0, Cd7; con una po­ 8.Ad2, c4; 9.Ae2, Cbc6;
sición preferente para las Blan­ 10.0-0 con un juego muy com­
cas. plejo) Dc7; 8.D:g7, Tg8;
e 3... Ab4; con este movimiento 9.D:h7, c:d4, 10.Rd1, Cbc6;
la Negras enclavan al Caballo y 1 1 .Cf3, d:c3; 1 2.CgS, Tf8; (o
preparan su ofensiva para el flan­ 1 2... C:eS; 1 3.Af4, Db6;
co de la Dama por medio del 14.A:eS, T:gS; 1 S.h4, Tg8;
avance del Peón c. 1 6.Re 1 , Ad7) 13.f4, Ad7; con
Las Blancas dirigen todas sus iguales posibilidades.
fuerzas hacia el flanco del Rey. A 4.Ag5, Ael;
continuación veremos los princi­ Es interesante la alternativa
pales desarrollos de esta variante: 4... Ab4 (contraataque Mac Cut­
- 4.a3, A:c3; S.B:c3, d:e4; cheon) S.eS, hS; S.Ad2, A:c3;
6.Dg4, Cf6; 7.D:g7, Tg8; 7.b:c3, ceS; 8.Dg4 y ahora las
8.Dh6, eS; 9.Ce2, Tg6; Negras tienen que continuar con
1 0.De3, Cc6; 1 1.d:cS, Da! y 8... Rf8 o con 8 ... g6, creando un
las Negras se sitúan en mejores juego muy complejo para ambos
condiciones. jugadores.
- 4.Ad3, eS; S.e:dS, D:dS; 5.e5, Cdl; 6.h4, A.;g5;
6.Ad2, A:c3; 7.A:c3, c:d4; Según Alekhine es mejor la conti­
8.A:d4, D:g2; 9.Df3, D:f3; nuación 6 ... cS; 7.CbS, f6; si en
1 O.C:f3, f6; y a pesar de que cambio las Blancas juegan
las Blancas tengan una mejor 7.A:e7, R:e7.
posición, las Negras están en 7.h.;g5, D.;g5; 8.Ch3, Del;
condiciones muy estables. Si 8 ... Dh6; 9.g3 seguido de
- 4.Ad2, d:e4; S.Dg4, D:d4; 1 O.Ag2· con buena p6sición para
6.0-0-0, fS; 7.Dg3, Ad6; las Blancas.
8.Af4, A:f4; 9.D:f4, DeS; y las. 9.Cj4, Cj8;
· Blancas consiguen una com­ Si 9... A6; 10.Dg4, g6; 1 1.0-0-0,
pensación por el sacrificio de Cb6; 1 2.Ad3, y las Blancas pue­
sus peones, gracias al ataque y den sÍtuarse mejor; si en cambio
a la ventaja.en el desarrollo. 9 ... g6; 10.Ad3, Cf8; 1 1.Cf:dS,

304
e:dS, C:dS con un fuerte ataque. ción extremamente equilibrada, a
10.Dg4,j5; la cual se llega a través de desa­
El único movimiento que res­ rrollos normalmente faltos de
ponde eficazmente a las amenazas motivos tácticos. El principal
1 1 .D:g7 y 1 1 .C:d5. efecto negativo de esta variante
1 1.ef6 e.p., gf6; 12.0-0-0, c6; es que en la práctica las Blancas
13. Te 1, Rd8; 14. Th6, e5; 15.Dh4, renuncian a la ventaja del movi­
Cbd7; 16.Ad3, e4; 1 7.Dg3! miento. Esta partida representa
Amenazando 18.C:d5. un buen ejemplo de cómo las Ne­
1 7...Dp; gras pueden aprovechar la sumi­
Si 1 7'. .. Dd6, 18.A:e4, d:e4; sión de las Blancas en la apertu­
19.T:e4 seguido de 20.Dg7. ra.
1 8.A:e4, d:e4; 19. C.e4, Tg8; 3...e:d5; 4.Ad3,
Si 19 ... D:a2; 20.C:f6, C:f6; Con esta continuación las Blan­
21.Dg7. cas se reservan las posibilidades
20.Da3, Dg7; de desarrollar Cg1 a e2 (aparte de
Si 20 ... De7; 21.Da5+, b6; af3).
22.Dc3 con fuerte ataque. 4... Cc6
21.Cd6, Cb6; 22.Cd8, Djl; Las Negras, aprovechando que el
23.Dd6+, y mate en dos movi­ Peón d4 está temporalmente in­
mientos. defenso, intentan tomar la inicia­
tiva.
5.c3,
Partida n.o 3: Kovacs -­ Las Negras tienen la posibilidad
Kortschnoi, Sarajevo 1969 de continuar de diferentes mane­
ras:
1.e4, e6; 2.d4, d5; 3.e:d5, S.Cf3, Ag4; 6.c3, Ad6; 7.0-0,
En esta partida las Blancas han Cge7; 8.Te1, Dd7; con la inten­
elegido la variante de cambio. ción de hacer un enroque largo y
Con ella desaparecen las tensio­ provocar que los peones ataquen
nes existentes en el centro, facili­ por el lado del Rey. Respecto a
tando notablemente el desarrollo esta variante es preferible S.Ce2.
de ambos jugadores con el resul­ 5...Ad6; 6.Dj3,
tado casi automático de una posi- Después de 6.Ce2, las Negras

305
pueden continuar con 6 ... Dh4, abierta permite a las Negras bue­
Ímpicliendo de este modo a nas perspectivas de ataque por el
7.Af4, con un juego activo de las flanco del Rey. Las Blancas hu­
Negras: después de 6.Cf3, Cge7; biesen tenido que jugar 1 1 .Dc1
con la idea de 7... Af5. para no dejar a su Dama fuera de
6... Cce7; ¡uego.
Este mÓvimiento es más activo 1 1... Te8; 12.0-0, Af5; 13.Af5,
que 6... Ae6, ya que permite a las T:e2; 14.b3, Del; 15.Ad3,
Negras desarrollar Cg8 a f6 y Ahora las Blancas tienen graves
aprovechar la posición arriesgada problemas de desarrollo ya que
de la Dama Blanca con movi­ no disponen de casillas para Cb 1 .
mientos como Ac8-g4 o también 1 5... Tb2; 16.Dg3, Te8; 17.Dg5,
Ce7-g6-h4, contribuyendo a in­ La maniobra que las Blancas in­
crementar la acción de ataque de tentan realizar demuestra lo muy
las Negras por el flanco del Rey. necesario que hubies·e sido jugar
7.Aj4, 1 1.Dc1. Ahora ya no tienen
Era mejor para las Blancas la tiempo para salvarse ya que las
continuación 7.Ce2, y si 7... Cf6; Negras han entrado en su campo.
entonces 8.Ag5. Si en cambio, 17... Ce4; 18.Dc1, Tf2; 19. Tf2,
7.Ag5, h6; 8.Ah4, Ae6; con la Cf2; 20.Rf2, Dj6+; 21.Rg1, Cf4;
idea de 9 ... Dd7, y 1 0... 0-0-0. 22.Aj1, Te2; 23.Cd2, C:h3;
7... Cj6; 8.h3, 24.Rh2, Cf4; 25.Rg3, Cd3;
Para evitar 8 ... Ag4; pero era me­ Las Blancas abandonaron segUI­
jor 8.Ce2, Ag4; 9.Dg3, A:e2; damente después de ¡ugar
10.A:e2, A:f4; 1 1.D:f4, 0-0; con 26.Ce4.
ligera ventaja de las Negras. Además, no pueden detener la
8...Af4; 9.Df4, 0-0; 1 O.Ce2, Cg6; amenaza 26... Df4+ seguido de
1 1.Dh2, 27... Cf2 # , si no es cediendo
Si 1 1 .A:g6, f:g6; y la columna f también la Dama.

306
Lección 39. Apertura de juego cerrado:
las defensas indias

De concepción hipennoderna, las lecciones. A tal fin, sugerimos re­


defensas ndi
i as se basan en que las currir a la ayuda de libros espe­
Negras desarrollan un Alfil en cializados o, mejor si es posible,
ftanchetto después de colocar de un interlocutor competente.
Cg8 en f6. Las Negras no ocupan
inmediatamente el centro sino
que intentan desmantelar el cen­ Defensa est-india
tro blanco a través del avance de
los peones laterales. Se caracteriza por el desarrollo
Las principales defensas indias son: del Alfil de línea negra de las Ne­
A) -est-india (o India del Rey); B) gras en ftanchetto en el flan�o del
ovest-india (o India de la Dama; C) Rey y por la defensa del centro a
india de Nimzowitsch; D) defensa través del avance d7-d6. Con este
Grünftld. planteamiento, las Negras inten­
A continuación expondremos el tan ejercer una fuerte presión so­
fundamento de cada una de estas bre el Peón d4 de las Blancas,
aperturas, así como una partida utilizando también el avance
que muestre la aplicación de estas e7-e5 o c7-c5. Las Blancas inten­
ideas, dejando a cada uno de vo­ tarán oponerse a estos planes de
sotros la tarea de realizar un pro­ las Negras para utilizar su centro
fundo análisis de cada partida del ahora ya bastante fuerte.
modo descrito en las anteriores En el momento en que el Peón

307
d4 de las Blancas se vea obligado 7.0-0, Cc6; 8.dS, Ce7; 9.b4, ChS;
a avanzar, el centro se estabiliza­ 10.Cd2, Cf4; l l.a4, fS; 12.Af3,
rá y las Negras quedarán libres de gS; 1 3.e:fS, C:fS; 14.g3, Cd4!;
las amenazas sobre su desarrollo -1 S.g:f4, C:f3+; 16.D:f3, g4;
debidas al centro blanco. 1 7.Dhl, e:f4; 18.Ab2, AfS;
Las jugadas que determinan este 1 9.Tfel, f3; 20.Cde4, Dh4;
planteamiento son: 1 .d4, Cf6; 2 1.h3, AeS; 22.Te3, g:h3;
2.c4, g6; 3.Cc3, Ag7; 4.e4, d6, o 23.D:f3, Ag4; 24.Dh 1 , h2+;
3.g3, Ag7; 4.Ag2. 2S.Rg2, DhS; 26.Cd2, Ad4!;
27.Del, Tae8; 28.Cce4, A:b2;
29.Tg3, AeS; 30.Tla3, Rh8;
Petrosjan - Glicoric, Yugosla­ 31.Rh1, Tg8; 32.Df1 , A:g3;
via 1970 33.T.g3, T:e4; y las Blancas
abandonan.
l.c4, g6; 2.Cf3, Ag7; 3.d4, Cf6;
4.Cc3, 0-0; S.e4, d6; 6.Ae2, eS;
(véase diagrama n.o 229) Defensa este-india

Está caracterizada por los SI­


guientes movimientos:
Diagrama 229 l.d4, Cf6; 2.c4, e6; 3.Cf3, b6; y
se basa en el aprovechamiento
8 parcial de la debilidad de la casi­
7 lla e4 después del movimiento
l.d4.
6
Con tal fin, las Negras desarro­
5 llan a su Alfil de línea oscura en
4 fianchetto y si es posible, evita­
rán el avance d7-dS, que dará
3 una debilidad a eS análoga a la de
2 e4.
Es muy importante en este plan­
1
teamiento que las Blancas hayan
a b e d e f g h jugado Cf3 para que no puedan

308
contrarrestar los planes de las clavadura de Cc3. Este sistema
Negras con el avance e2-e4 de­ está determinado por los movi­
fendido por el previo avance del mientos l.d4, Cf6; 2.c4, e6;
Peón f3. 3.Cc3, Ab4.
También en este caso las Negras
retrasan el avance d7-dS o si. es
Romanishin - Nikokic, Sochi posible, lo impiden completa­
1982 mente.

1.d4, Cf6; 2.Cf3, e6; 3.g3, b6;


4.Ag2, Ab 7; S.c4, Ab4; 6.Ad2,
Keres - Taimanov, Moscú
A:d2; 7.D:d2, 0-0; 8.0-0, Cc6;
1955
9.Cc3, CaS; 10.Dd3, dS; 1 1 .c:dS,
e:dS; 1 2.Cd2, eS; 13.d:cS, b:cS;
14.Ca4, c4; 1 S.Da3, Te8; 16.e3,
1.d4, Cf6; 2.c4, e6; 3.Cc3, Ab4;
Tb8; 1 7.Tfd1, Ac6; 1 8.Cc3,
4.Cf3, b6; S.AgS, Ab7; 6.e3, h6;
Db6; 19.Cf3, Db4; 20.Cd4;
7.Ah4, gS; 8.Ag3, Ce4; 9.Dc2,
D:a3; 21.b:a3, Tb2; 22.Tab1,
A:c3+; .10.b:c3, d6; 1 1.Ad3, fS;
Tab8; 23.T:b2, T:b2; 24.C:c6,
12.dS, e:dS; 13.c:dS, A:dS;
C:c6; 2S.C:dS, CeS!; 26.h3, Rf8;
14.Cd4, Cd7; 1 S.f3, C:g3;
27.Cb4, c3; 28.f4, Cc4; 29.Td8+,
1 6.h:g3, Df6; 1 7.A:fS, 0-0-0;
Re7; 30.Cc6+, Re6; 3 1.Cd4+,
1. 8.Da4!, aS; 19. Rf2, hS;
Re7; 32.Cc6+, Re6; 33.Cd4+, y
20.Tab1, h4; 2 1.e4, Ab7;
empate.
22.g:h4, g:h4; 23.Ce6, CeS;
24.Dd4, Tdg8; 2S.C:c7+, Rb8;
26.D:b6, Cd3+; 27.Rf1, Cb4;
Defensa india de Nimzo­
28.T:b4, A:b4; 29.CbS, y las Ne­
witsch
gras abandonan.
Tiene su origen en un tema estra­
tégico que intenta oponerse, con
una acción conjunta de piezas y Defensa Grünfeld
peones en el centro, al avance del
Peón e2 a e4, y que se basa en la Este planteamiento se constgue

309
después de los siguientes movi­ to de ir a e4 protegidas por Cc3.
mientos: 1.d4, Cf6; 2.c4, g6; Después de qqe las . Blancas han
3.Cc3, dS; y se considera deriva­ hecho el cambio (c:dS), las Ne­
ción directa de la defensa est­ gras vuelven a empezar con el
india. Caballo (C:dS) y después del
Los principales estratégicos en avance de las Blancas a e4, tienen
que se basa són: en el caso de que la posibilidad de realizar el cam­
las Blancas cambien a dS (c:dS) bio C:c3.
para realizar el avance e2-e4, la
Dama negra en d8 y el Alfil de
diagonal oscura de las Negras en Geller - Smyslov, Torneo de
fianchetto, pueden desarrollar Candidatos, Moscú 1965
una notable actividad presionan­
do fuertemente sobre las casillas 1.d4, Cf6; 2.c4, g6; 3.Cc3, dS;
centrales con el fin de limitar 4.c:d5, C:dS; S.e4, C:c3; 6.b:c3,
·

sensiblemente la eficacia del cen­ Ag7; 7.Ac4, eS; 8.Ce2, 0-0;


tro blanco. Si, en cambio, las 9.0-0, Cc6; 10.Ae3, De?;
Blancas no hacen nada para eli­ 1 1 .Tc1, Td8; 12.f4, e6; 13.Rh1,
minar el Peón negro en dS, en­ b6; 1.4.f5!, CaS; 1 S.Ad3, e:fS;
tonces las Negras pueden elegir 1 6.e:f5, Ab7; 1 7.Dd2, Te8;
según el caso, entre la apertura 18.Cg3, Dc6; ·1 9.Tf2, Tad8;
de la columna e con el avance 20.Ah6, Ah8; 2 1 .Df4, Td7;
c7-c5 y la de la columna d, o sino 22.Ce4, c4; 23.Ac2, Tde7;
defender al Peón dS con . c7-c6, 24.Tcf1 , T:e4; 2S.f:g6, f6;
pasando de este modo a un es­ 26.Dg5, Dd7; 27.Rg1, Ag7;
quema típico de la difensa eslava 28.T:f6, Tg4; 29.g:h7+, Rh8;
del gambito de Dama. El avance 30.A:g7+, D:g7; 31 .D:g4! y las
d7-d5 de las Negras están a pun- Negras abandonan.
Lección 40. Un consejo final

El estudioso ya se habrá dado Si ello fuera así, el ajedrez haría


cuenta de que el juego del ajedrez mucho tiempo que no podría
es fácilmente esquematizable. Las ofrecer nuevos motivos de inte­
experiencias de juego y las con­ rés, y cualquier persona o cosa ca­
clusiones sacadas de cada situa­ paz de esquematizar, memorizar
ción que se verifica durante una o elaborar calculadoramente, se­
partida permiten hacer una lista ría invencible por su memoria.
de todas las parecidas entre sí y Pero afortunadamente no es así.
de formular, entre los casos con Naturalmente la práctica, la expe­
características comunes, juicios riencia y la especialización, son
del mismo tipo o planes de desa­ elementos fundamentales para
rrollo que se basan en los mis­ convertirse en jugadores de un
mos pnnc1p1os. buen nivel, pero para ello . es ne­
Así pues, se podría creer que el cesario también el razonamiento,
ajedrez se puede resumir en el es­ la capacidad de análisis, la sínte­
quema elemental que aquí hemos sis y la comparación del propio
presentado, y que para convertir­ razonamiento con el de otros, y
se en un buen jugador, sólo será particularmente con el del adver­
necesario practicar, jugar y espe.­ sano.
cializarse en una serie de plantea­ El momento más útil para descu­
mientos de aperturas a utilizar brir los propios defectos y para la
como armas contra cualquier ad­ adquisición de un conoCimiento
versano. más completo del juego es la

31 1
«post-partida>), cuando junto a rior desarrollo de la partida, te­
vuestro adversario, intentéis ana­ niendo siempre en cuenta que es­
lizar las variantes que habéis pre­ táis realizando un análisis y no
ferido no jugar en la partida y va­ una revancha de la anterior par­
loréis todas las alternativas que se tida.
os han presentado. Todavía más Naturalmente, la base de este
útil es la búsqueda ya sea de -los análisis no debe ser el estudio de
motivos que han determinado el las consecuencias de cada movi­
resultado de la partida, o de los miento, sino la valoración y la
medios utilizados para solucio­ verificación global del plan elegi­
narlos. Será ocasión para estudiar do. Si el plan es correcto, enton­
todas las jugadas realizadas y ello ces será fácil encontrar el .camino
constituirá un estímulo para una para ·su realización, pero si éste es
mayor profundización de análisis, erróneo, no existe ninguna tácti­
tanto durante la partida como en ca que sea capaz de desarrollar el
la fase previa a ésta. juego (a menos que haya ulterio­
Aunque hayáis perdido una parti­ res errores por parte del adversa­
da sólo por haberos olvidado de rio).
defender una pieza, reconsidera­ Con tiempo y paciencia, podréis
réis la situación precedente al llegar a sacar todo el provecho de
error y realizando el movimiento estas lecciones prácticas, que os
correcto, analizaréis, con la ayuda permitirán jugar al ajedrez razo­
de vuestro adversario, el poste- nando.

312
APÉNDICE
Breves notas sobre algunas particularidades
del juego

Ataque Moller gras, con adecuadas defensas,


pueden conseguir el empate.
Contituye la continuación de la
partida italiana inventada por el
danés Moller hacia fines del siglo Ataque Panov
pasado. En aquella época parecía
que la teoría de esta partida hu­ Más conocido como variante Pa­
biese desaparecido, siendo prueba nov de la defensa Caro-Kann, nació
de ello los intentos sin éxito de en los años 30 y contribuyó sen­
Steinitz para encontrar nuevas lí­ siblemente a hacer decaer por
neas de juego en esta partida. mucho tiempo dicha defensa, e
La idea de Mqller de hacer avan­ incluso en las grandes competi­
zar el Peón d4 a dS (1 .e4, eS; C!Ones era muy raro su uso.
2.Cf3, Cc6; 3.Ac4, AcS; 4.c3, Esta variante, ligada al nombre
Cf6; S.d4, e:d4; 6.c:d4, Ab4+; del juegador soviético Vasilij Pa­
7.Cc3, C:e4; 8.0-0, A:c3; 9.d5) a nov, muy conocido en el ambien­
pesar de que las Blancas estén te ajedrecístico por sus estudios
con una pieza y un Peón de me­ teóricos sobre las aperturas, ha
nos, da lugár a interesantes desa­ empezado a ser utilizada práctica­
rrollos tácticos con buenas posi­ mente en el juego en la época de
bilidades de ataque para las Blan­ la partida Botvinnik-Flohr. En
cas. Según los análisis teóricos 1935 Botvinnik consiguió gracias
más recientes, parece que las Ne- al ataque Panov, una rapidísima

315
victoria contra Spielmann en el Gracias al análisis de Spassky,
torneo de Moscú. este contraataque que por mucho
tiempo se había considerado fácil
de neutralizar, ha sido revalora­
do, y la teoría moderna exige a
Contraataque Mac Cutcheon
las Blancas la máxima precisión
en las continuaciones si no quiere
1.e4, e6; 2.d4, d5; 3.Cc3, Cf6;
correr el riesgo de encontrarse en
4.Ag5, Ab4; interesante contra­
condiciones de grave pasividad.
ataque creado por Mac Cutcheon
(1875-1905) a principios de si­
glo. Las Negras reaccionan a la
clavadura sobre Cf6 realizando Defensa Alekhine
también una clavadura sobre
Cc3, aprovechando la lejanía del Fue adoptada oficialmente por
Alfil de linea oscura de las Blan­ primera vez por Alexandre Ale­
cas del lado de la Dama para ata­ khine (Moscú 1892 - Lisboa
car en esta zona. 1946) en Budapest en 1921 con­
Grandes jugadores como Lasker, tra el húngaro A. Steiner. Se trata
Capablanca, Alekhine, Reti y To­ de una apertura de juego semia­
rre han contribuido notablemen­ bierto (l.e4, Cf6) en la que las
te a desarrollar la teoría de esta Negras provocan el avance de los
variante. peones blancos con la intención
de que sean menos fáciles de de­
fender y por lo tanto, debilitar la
estructura de sus peones centra­
Contraataque Marshall
les, pero las Blancas consiguen
inicialmente una consistente ven­
Es el sacrificio de peones en el
taja de espacio en el centro.
8. o movimiento de la partida espa­
no/a jugado por primera vez por
Frank Marshall (Nueva York
1 8 77-1944) contra Capablanca Defensa Caro-Kann
en el torneo de Nueva York de
1 9 1 8. Defensa contra 1.e4 propuesta a

316
fines del siglo pasado pOr Hora­ Defensa Philidor
tío Caro (Newcastle 1862 - Lon­
dres 1 920) y Markus Kann (Vie­ Creada pOr Franc:;ois André Phili­
.na 1866). Caracterizada pOr el dor (Dreux 1 726 - Londres
primer movimiento 1.e4, c6; se 1 795) y teorizada solamente en la
basa en realizar el avance d7-d5 primera década de nuestro siglo
para cerrar la diagonal c4-f7 al gracias al análisis de Marco,
Alfil de diagonal clara de las Nimzowitsch, Alekhine y Tarta­
Blancas y atacar al Peón e4. kower.

Gambito de Dama
Defensa francesa
Se llaman Gambitos algunas aper­
Caracterizada pOr el primer mo­ turas en las que se produce el sa­
vimiento 1.e4, e6; al que las Ne­ crificio de un Peón en·· las prime­
gras continuan con 2... d5, esta ras jugadas, con el fin de · ace.lera.r
defensa fue realizada por primera el desarrollo de las fichas y con­
vez en 1497 pOr Lucena (jugador seguir la iniciativa. Generai men­
español del siglo XV que fue el te, las realizan las Blancas. En
primer teórico del ajedrez) y pos­ cambio, cuando lo hacen las Ne­
teriormente utilizado pOr Phili· gras se le llama con�raga:mbito.
dor (jugador y músico francés, El Gambito de Dama es uno de
Dreux 1 726 - Londres 1 795). los más impOrtantes · y . la teoría
El primer éxito impOrtante en la que lo estudia engloba una gran
utilización de esta apertura fue en gama de variantes que en su con­
1834 durante la partida pOr co­ junto constituyen la base princi­
rrespOndencia París-Londres. pal de las partidas de Dama.
Desde entonces, todos los juga­
dores más impOrtantes han con­
tribuido notablemente a desarro­ Sistema Cigorin de la Partida
llar la teoría de esta partida, que Española
es hoy en día una de l,as principa­
les en el juego semiabierto: Es una clásica continuación, muy

317
frecuente en la práctica de la par­ 1922 y que posteriormente utili­
tida española, en la que las Negras zó con asiduidad en torneos ma­
crean las bases para un juego acti gistrales contra adversarios como
vo por el lado de la Dama. Alekhine, Enwe, Rubinstein, et­
Creado por Michail Ivanovic cétera.
Cigorin (San Petersburgo
1850-1 908), se considera hoy
uno de los principales sistemas Variante del Dragón de la
de partida española. Ha sido y es Defensa Siciliana
todavía hoy objeto de un profun­
do análisis por parte de los teóri­ El nombre de este sistema tiene
cos. su origen en el parecido que la
coloc-:�rlón de los peones negros
en d6, e7, f7, g6, h7, tiene con su
Sistema Moller dragón. Es uno de los sistemas
principales de la defensa siciliana.
Introducido por el danés Moller
en 1903, no ha suscitado mucho
interés por parte de los �eóricos a Variante Jaenisch
pesar de los muchos intentos de
Alekhine para contribuir a desa­ Propuesta por Karl von Jaenisch
rrollar la variante que se determi­ (Vyborg 1 8 1 3 - San Petersburgo
na después de 1.e4, eS; 2.Cf3, 1 872) en 1848, ha sido conside­
Cc6; 3.Ab5, a6; 4.Aa4, AcS. rada por mucho tiempo como
una continuación satisfactoria
para las Negras. En los últimos
Sistema Tartakower de la 20 años, ha sido revisada y pro­
Defensa Ortodoxa puesta en partidas de alto nivel, e
incluso ha interesado a muchos
Sistema defensivo de Savieli Tar­ importantes teóricos modernos.
takower C Rostow del Don 1887- Pero a pesar de ello, continúa la
París 1 956) ad9ptó por primera opinión de que los desarrollos de
vez corttra Capablanca (La Haba­ esta variante a pesar de las com­
na 1888-1 942) en Londres en plicaciones tácticas a las que con-

318
duce, tengan que favorecer a las En esta variante, las Negras, que
Blancas. renuncian a contrastar el domi­
nio de las Blancas en el centro,
están obligadas durante una larga
Variante de Rauzer del Siste­ fase inicial de la partida, a manio­
ma Antidragón de la Defensa brar en un espacio bastante redu­
Siciliana cido.

Se originó en el intento de las


Blancas por evitar el desarrollo Variante Tarrasch
del Alfil de línea oscura de las
Negras en fianchetto. Fue creada Introducida a finales del siglo pa­
por el soviético V sevolod Alfre­ sado por Siegbert Tarrasch (Bres­
dovic Rauzer ( 1908-1 941 ). lavia 1862 - Mónaco 1934) y
más tarde cuestionada por él mis­
mo ya que consideraba que la po­
Variante Steinitz sición de las Blancas conseguida
después de los desarrollos origi­
Se trata de una variante de la par­ nados por 1.e4, e6; 2.d4, dS;
tida espanola analizada en detalle 3.Cd2, eS, no podía ser satisfac­
por Wihelm Steinitz (Praga 1836 toria. Hoy, · esta variante ocupa
- Nueva York 1900) en 1899 y un lugar muy importare en la
todavía hoy considerada válida. teoría de la defensafrancesa.

319
Man ual com p l eto del ajed rez
* ¿En qué consiste la defensa francesa?
* ¿A qué situaciones se les llama <<Casillas débiles»?
* ¿Qué es una combinación?
* ¿Cuáles son las tres grandes clases de apertu ras?
* ¿Cuál es la técnica del enroque?

El lector interesado por aprender no sólo a jugar, sino a ganar en e l


ajedrez, encontrará en este libro una orientación clara y eficaz, que
le llevará paso a paso a las más complejas estrategias, aperturas,
finales de partida, etc.

Siguiendo este didáctico método de aprend izaje y ayudándose con


una práctica continuada, llegará sin duda a convertirse en u n
excelente jugador d e ajedrez.

9 788431 507497