Está en la página 1de 1

COMENTARIO DECRETOS DE NUEVA PLANTA

Nos encontramos ante una fuente primaria y un texto jurídico de contenido político debido
a que se trata de unos decretos realizados por Felipe V entre el 1707 y el 1716.

En este caso, los destinatarios son las instituciones valencianas, catalanas, mallorquinas y
aragonesas, ya que son las instituciones afectadas por los decretos.

Este texto es importante debido a que menciona algunos de los Decretos de Nueva Planta,
que sometían a los reinos de Valencia, Aragón, Mallorca y al Principado de Cataluña a las
leyes castellanas.

La idea principal es la unión política de los territorios de los reinos de Valencia, Aragón y el
Principado de Cataluña y el resto de Castilla.

Podemos encontrar dos ideas secundarias son:

- La primera idea coincide con el primer decreto que encontramos en el texto y explica
que los fueros y privilegios, costumbres y prácticas de los reinos de Aragón y Valencia se
someterán a las leyes castellanas y que todos los fueros, privilegios, exenciones y
libertades de los reinos ya mencionados se reducirán a unas mismas leyes, usos,
costumbres y tribunales para toda España.

- La segunda idea corresponde con el segundo decreto que podemos encontrar en el texto
y explica que se creará una Audiencia presidida por un Capitán General o un Comandante
General para empezar el control castellano sobre el principado y, así, evitar sublevaciones.

La muerte de Carlos II sin descendencia provocó un gran problema político. Carlos II


nombró, en su testamento, rey a Felipe de Anjou (Felipe V), lo que suponía un cambio de
dinastía debido a que se sustituía la dinastía de Habsburgo por la de los Borbones. Esto
lleva a que Austria, Reino Unido, Holanda, Saboya y Portugal apoyen al candidato
austriaco, desarrollándose la Guerra de Sucesión (1701-1713) entre España y Francia.
Esta guerra también fue civil debido a que enfrentó a la concepción foralista de la Corona
de Aragón y a la centralista de Felipe V.

La guerra concluye con el Tratado de Utrecht (1713) que establecía un nuevo sistema de
relaciones internacionales y a Felipe V como rey de España, entre otras cosas.

La llegada de la dinastía borbónica propició cambios que contribuirán a una monarquía


centralista. Uno de esos cambios fueron los Decretos de Nueva Planta, cuya finalidad era
abolir los fueros e instituciones aragonesas, valencianas, mallorquinas y catalanas. En
esos territorios se nombró un capitán general y una Audiencia y se impuso el nuevo
sistema tributario. Solo se mantuvieron los fueros de las provincias vascas y Navarra.

También podría gustarte