Está en la página 1de 2

abril de 2008 / número 10

abril de 2008 / número 10

8 9

nómada
nómada


Gabriel Noel: Educación bajo la lupa

Violencia, autoridad, frustración


Hugo Montero

Distintas miradas atraviesan a la escuela de hoy, pero todas parecen acordar en definirla “La escuela argentina tiene una
como violenta y conflictiva. Sin embargo, pocos se detienen a observar el contexto que la

Foto / Iván Mantero


imposibilidad de repensarse a sí misma”.

rodea, el problema de la autoridad cuestionada y el nuevo mapa de actores sociales que se


integran y conviven allí. El antropólogo Gabriel Noel analiza el presente de la institución y
propone pensar un nuevo diseño del sistema escolar.

D
esde el asesinato de tres estudiantes por parte de de la escuela como lugar de riesgo, cuando en realidad
uno de sus compañeros de aula en septiembre de hoy es el lugar más seguro socialmente. En ella, los he-
2004 –incidente bautizado como “Masacre de chos de violencia son mínimos, más aún si observamos
Carmen de Patagones”–, los medios de comunicación el barrio donde se inserta. En realidad, datos estadísticos
definieron a la escuela argentina como un espacio peli- referidos al tema recién se empezaron a producir en los truye y
groso y de conflictividad constante. Sin embargo, a par- últimos cinco años. Por lo tanto, en los medios circula recons-
tir de un relevamiento de campo de cinco años en cole- una colección de lugares comunes sobre una supuesta truye a los
gios del conurbano bonaerense, el antropólogo Gabriel “juventud violenta” que no tiene ningún fundamento. sectores po-
Noel desarrolló una tesis que refuta la interpretación pulares en Ar-
impuesta desde el lugar común mediático. Doctor en –Usted plantea en su trabajo que la perspectiva gentina, que tam-
Ciencias Sociales, investigador y docente de la UNSAM, de clase diferencia a los actores: docentes y di- poco son los de medio
Noel analiza el problema de la autoridad, el fenómeno rectivos de clase media ante estudiantes de sec- siglo atrás: no están en vías de ascenso social y no es-
de la frustración de los actores y los efectos del cambio tores populares. tán integrados por el trabajo asalariado en las fábricas.
social en la institución, para concluir su tesis doctoral –En este sentido, hay una expresión que es clave: la Por eso, si bien el sistema educativo tiene una concien-
invirtiendo de plano la conclusión: los episodios violen- escuela argentina tiene una imposibilidad de repensar- cia nebulosa de que las cosas han cambiado, no saca las
tos ocurren con una frecuencia excepcional en el ámbi- se a sí misma. La mayor parte de los agentes del siste- conclusiones correctas.
to escolar, tomando como referencia el alto grado de ma están atravesados por esa narrativa nostálgica de El eje del problema es que no se sabe muy bien qué
conflictividad social que lo rodea. “la educación ya no es lo que era”. Y si bien todos tie- hacer con estos nuevos alumnos, porque no son los
nen en claro que tampoco la sociedad es lo que era, si- que se espera recibir a partir de esta formulación nos-
–¿Qué cambió en su investigación a partir del guen tratando de poner en práctica el mismo diseño, tálgica. Tampoco es cuestión de culpabilizar a nadie en
estallido mediático que generaron los crímenes con la esperanza de que esta vez sí funcione. Lo que no particular, pero lo que es cierto –y los mismos docen-
de Carmen de Patagones? se termina de asimilar es que la población que hoy se tes lo admiten– es que nadie les dice qué hacer. Los ins-
–A partir de ese momento los medios “descubren” de recibe no está socializada de igual modo que la de cin- titutos de formación docente siguen partiendo de una
repente el problema de la violencia escolar. Empiezan a cuenta años atrás. No sólo hay una diferencia de clase; pedagogía que naturaliza la experiencia de clase de los
surgir allí cuestiones como, por ejemplo, la construcción también existe un proceso histórico que redefine, des- sectores medios de hace cuarenta años, y ese niño uni-
 
Gabriel Noel: Educación bajo la lupa Gabriel Noel: Educación bajo la lupa

abril de 2008 / número 10


abril de 2008 / número 10

versal no existe más. Por esa razón, la formación no va del etnocentrismo de clase sobre qué es violencia y
prepara en general y no dice qué hacer respecto de es- qué no lo es, porque se trata de un modo de etiquetar.
tas nuevas situaciones. La regla no escrita para los sectores medios es que no
puede haber contacto con el cuerpo del otro sin un per-
–¿Por qué no se pudo concretar esta adaptación miso explícito o implícito. Si alguien toca a otro sin per-
a los cambios? miso, eso es definido como agresión. Pero esta regla no trabajan en condiciones
10 –La escuela en Argentina se pensó como proyecto existe en todas las porciones sociales por igual, más sumamente precarias, 11
una sola vez, hace 160 años. Ese diagrama fue exitoso aún cuando en ocasiones las formas de mostrar afecto son victimizados cons-

nómada
nómada

en sus propios términos, que no son los que se deman- implican empujones, insultos, zarandeos, que para cier- tantemente por los
dan en este momento. Por caso, ahora se universaliza tos parámetros representan actitudes violentas. alumnos quienes, por
el secundario, se hace obligatorio, decisión con la que Otro elemento nuevo es que el concepto de violencia otro lado, son con-
acuerdo completamente. Pero lo que no se plantea es ha cambiado en los últimos años. Hay una tendencia a cientes que el colegio
que en realidad el dispositivo llamado colegio secunda- considerar cada vez más cosas como violentas. Por no les agrega nada a
rio no fue diseñado para incluir, sino para todo lo con- ejemplo, yo llegué a vivir el final de la época del punte- sus vidas, no les da
trario: se elaboró para seleccionar a los hijos de la eli- ro. En ese momento, el maestro era la autoridad y a na- un horizonte de ascen-
te. Hay allí un problema de diseño. Es excelente uni- die se le hubiese ocurrido denunciar o siquiera cuestio- so social y se pregun-
versalizar el secundario, pero lo absurdo es mantener nar al docente que golpeara a un alumno con un punte- tan por qué habrían de
“La escuela es muchísimo
el mismo formato. Eso es lo que sucede en el trabajo ro. Ahora eso significa un sumario administrativo y una menos violenta que su afuera”. permanecer en él.
con los sectores populares: nadie les dice a los docen- denuncia penal. De veinte años a esta parte, el concep-
tes qué hacer, nadie los forma, y entonces hacen lo que to de violencia para los sectores medios cubre cada vez –En muchos casos, el do-
pueden. Y lo que pueden, en muchos casos, es diluirlo más cosas, y obviamente hay una mayor sensibilidad a cente es criticado cuando inter-
en una especie de institución de retención forzosa que, partir de experiencias históricas como la última dicta- viene, pero también cuando no lo hace.
en lugar de darle más formación a los que tienen me- dura militar, que rutinizó la violencia como forma de re- –Porque no tiene opción. Entre las dos posibilidades
nos capital cultural familiar, hace lo inverso. El siste- gular las relaciones sociales. –hacer o no hacer–, la estrategia más segura es no ha-
ma que durante mucho tiempo funcionó para algunos cer nada. La escuela hoy es una de esas burocracias que
sectores de la sociedad como un mecanismo de ascen- –A partir de este proceso donde más conductas se han vuelto locas, una especie de caricatura de sí mis-

Foto / Iván Mantero


so social, hoy es un engranaje más en el aparato de re- son definidas como “violentas”, ¿cuál es el nuevo ma donde es más importante el cumplimiento formal de
producción de las diferencias sociales. El rico va a un lugar de la autoridad? los requisitos burocráticos que preguntarse qué se está
colegio privado o a uno público de elite; el pobre va a –En este caso surge una de esas fatalidades en la que haciendo. No es culpa de docentes ni de directivos, si-
otro, donde se relajan los criterios pedagógicos y edu- se cruzan dos procesos en sentido contrario. Al mismo no un error de diseño que tiene que ver con la imposi-
cativos hasta casi su desaparición, y lo peor es que to- tiempo que tenemos el ascenso de la cultura del “aguan- bilidad de replantear el dispositivo escolar en una situa-
do se hace bajo un argumento compasivo: “Qué le voy te” en los sectores populares, se acelera en la escuela ción que no es aquella para la cual fue proyectado.
a exigir, pobre chico”. –aunque no sólo allí– el fenómeno de la autoridad ob-
La escuela no hace lo que debería en una sociedad ge- servada como sospechosa, incluso como otra forma de –En síntesis, se invierte la ecuación: al obser-
nuinamente democrática, que es equiparar las diferen- violencia. Allí surge una trampa peligrosa, porque lo funcionan mayormente sobre la base de un complejo var el contexto social, resulta realmente extra-
cias de origen social. No ha surgido un planteo para que los gobiernos militares llamaban autoridad en rea- equilibrio ajedrecístico de coacciones, y muy poco en ño que surjan tan pocos casos de violencia en
analizar qué significa escolarizar, y ahí aparece una pa- lidad era su contrario: la coacción. relación con la autoridad. las escuelas.
radoja. Porque en lugar de garantizar una inserción Es posible dividir en dos las formas de ejercer poder: –Claro que sí. El sistema escolar argentino tiene millo-
igualitaria en la sociedad sin importar las condiciones la autoridad como dominación más consentimiento; o –Una conclusión interesante de su trabajo esta- nes de alumnos, ¿y de cuántos casos de violencia habla-
de origen y pensar qué elementos permiten asegurar el poder sin consentimiento, y ahí es donde aparece la blece que en el sistema escolar todos los actores mos? Antes, el “te espero a la salida” era un clásico, y
ese derecho, la respuesta es preservar el formato y coacción. Ahora, el discurso y el accionar del gobierno están frustrados, con lo cual la tensión es cons- hoy eso sale en los diarios. Hay una inflación del pro-
abandonar los objetivos. militar hicieron colapsar la distinción entre autoridad y tante y el conflicto pende de un hilo. blema donde casi todo es leído como violencia, y cuan-
coacción. Por eso a partir de ese momento y sobre to- –Lo que me pareció extraño es que es un juego de su- do hay algún evento todo llega a los medios. Y con sólo
–Usted señala que las diferencias culturales en- do durante los años de la transición democrática, los ma negativa: todos pierden. Uno está más acostumbra- detenerse en los barrios, uno saca la conclusión de que
tre los actores escolares inciden en aquello que argentinos leemos muy fácilmente la autoridad como do a encontrar situaciones de explotación en las que los colegios son una especie de monasterio medieval
se considera “violencia”. forma de coacción. Este es un problema, porque poste- uno gana y el otro pierde; pero el problema es que en el donde reina la paz y la concordia. Esto es interesante,
–Todo funcionaba bien en tanto el sistema recibía a riormente un discurso pedagógico se va a dedicar a ero- colegio nadie obtiene lo que quiere. Todos están discon- porque así como existe la idea de la escuela opaca, ais-
aquellos alumnos para los cuales estaba diseñado. Aho- sionar el concepto de autoridad impulsando una espe- formes y sin embargo siguen reproduciendo el mismo lada del contexto social, hay otra concepción que la de-
ra cambió y esto también es testimonio de su éxito por- cie de vínculo horizontal entre el alumno y el docente, mecanismo con una precisión de relojería. Eso es trági- fine como reflejo directo de la situación externa, cuan-
que en el presente alcanza a porciones que nunca se ha- cuando resulta imposible cualquier relación educativa co, nadie gana y pese a ello el sistema funciona a la per- do es muchísimo menos violenta que su afuera. Este es
bían escolarizado, lo que confirma una democratiza- que no implique asimetría. Allí está la paradoja, porque fección, se reproduce día tras día. un elemento para el optimismo, porque confirma que
ción del acceso al sistema educativo. De todos modos, la institución erosiona su propia autoridad pensando Lo que demuestra esta situación es que, en definitiva, incluso en condiciones desfavorables, se puede interve-
estos sectores no están socializados de igual modo que que lo que hace es eliminar una forma de violencia y lo todos son víctimas y el sistema es el que funciona como nir aunque sea en forma mínima, en la regulación de las
sus docentes. Por eso aparece la generalización abusi- que eso implica es imponer coacción. Hoy las escuelas victimario, porque los docentes se viven enfermando, relaciones sociales.