Está en la página 1de 5

Colegio Secundario para Jóvenes y Adultos

“JOSÉ GENARO PERUGORRÍA”

CICLO LECTIVO: 2020


NIVEL: Secundario
ÁREA: Lengua y Comunicación
CICLO: Modulares
CURSO: Módulo 4
TURNO: Noche
PROFESORA:
● Ingaramo, Graciela Beatriz

CRITERIOS DE EVALUACIÓN:
 Redacción clara y coherente.
 Interpretación de consignas.
 Lectura comprensiva de textos pertenecientes a diversas tipologías textuales.
 Cumplimiento en tiempo y forma respecto de la realización y entrega de los trabajos.
 Honestidad intelectual.

LENGUA Y LITERATURA

CONTENIDOS:
 El relato periodístico: Estrategias de persuasión

LECTURA PREVIA
El relato periodístico: Estrategias de persuasión

La tarea del periodista es observar la realidad presente. Lo esencial en su trabajo es una mirada atenta a los
hechos que lo rodean, como también una reflexión sobre los mismos, que ayuden al ciudadano a comprender
el mundo que lo rodea y a formarse su propia opinión respecto de él. Por lo que, ante la incertidumbre de la
realidad presente, su relato y evaluación de esos hechos se convierten en un desafío diario. Las cambiantes
circunstancias sociales, culturales y tecnológicas obligan al periodismo a modificar permanentemente la
manera en que mira dicha realidad y el modo en que desarrolla su trabajo para alcanzar sus objetivos.

Con los avances tecnológicos, ha surgido una nueva realidad comunicativa que descentraliza el debate y
le quita el monopolio a este sector. Pero, como deliberar y opinar es su tarea discursiva, el periodismo tuvo
que empezar a utilizar, además de las vías institucionales, los espacios simbólicos creados por los
medios de comunicación, en los que también el ciudadano común halla la oportunidad para dar su
punto de vista, implicándose en los diversos debates sobre temas de interés común.

Así, el interlocutor del periodismo pasa de ser un mero consumidor de información a ser un ciudadano que
colabora en la construcción de su comunidad social, participando activamente y discutiendo en una red de
discursos públicos, que permite visualizar las diferentes perspectivas sobre la actualidad.
(http://reader.digitalbooks.pro/book/preview/39882/ch00)

“De esta forma, los medios de comunicación, como mediadores, representan a sectores de opinión,
amplifican la voz de los ciudadanos y encauzan las propuestas de los actores políticos. […] Como mediador
entre la realidad y el lector, entre la sociedad y el poder, el periodismo tiene entre sus cometidos
fundamentales el de proporcionar comentarios y orientar las opiniones de los lectores para ayudar a
configurar la opinión pública.” (http://reader.digitalbooks.pro/book/preview/39882/ch01)
1
Dentro de los textos periodísticos está el relato periodístico, que, según el periodista y docente
uruguayo Héctor Borrat, está situado entre el relato cotidiano y el histórico, “porque «es historia
inmediata de una interacción o red de interacciones publicada (por la prensa), emitida (por la radio o por
la televisión)». El periodista es «narrador de una “realidad” previamente narrada por otros» (Borrat
2000: 57). Crea relatos periodísticos a partir de relatos cotidianos.”
(http://reader.digitalbooks.pro/book/preview/28793/Section0004.xhtml?1584730951575)

Sin embargo, en una era donde lo que sobra es comunicación, el relator periodístico debe armarse
de estrategias para gustar y convencer a sus lectores. Por eso, al igual que la retórica, hace uso de la
persuasión. Para ello, analiza y evalúa cada aspecto interviniente. Es decir, es un hábil estratega, que
rectifica o establece nuevas tácticas, según sus aciertos o desaciertos; persuade, para evitar las
confrontaciones.

Persuadir es la capacidad de convencer a alguien. La persuasión es un propósito consciente, pues


pretende formar o modificar actitudes de las personas. Según el Diccionario de la Real Academia (DRAE),
significan:

 Persuadir (Del lat. persuadēre).1. tr. Inducir, mover, obligar a alguien con razones a creer o hacer algo.
 Persuasión (Del lat. persuasĭo, -ōnis).1. f. Acción y efecto de persuadir 2.. f. Aprehensión o juicio que se
forma en virtud de un fundamento.

Entonces, si al comunicar, lo que se persigue es un cambio de actitud en el receptor, estaríamos frente a


lo que se denomina comunicación persuasiva.

ACTIVIDADES

 Te invito a que leas el relato de Miguel A. Delgado, titulado “María Tifoidea, la mujer que mataba con su
saliva”, disponible en el siguiente link:
https://www.elespanol.com/cultura/historia/20170602/220728090_0.html
 Te insto a que realices un glosario con las palabras que desconozcas, tanto de las presentes en las
consignas dadas, como también de aquellas que resulten de tu investigación y de la elaboración del presente
trabajo.
 Ahora, respondé en tu carpeta:
a) ¿Qué aspecto de Mary se destaca en el copete y da lugar a la noticia? Investigá en la WEB qué
acontecimiento histórico le antecede y sirve como referente.
b) ¿Qué estrategias utiliza para dar credibilidad y sustentabilidad a su relato? ¿Por qué lo hace? (Tené
en cuenta lo explicado en el inicio).
c) ¿A qué hace alusión y qué significado cobra dentro del contexto actual, la expresión “Esto, que no
nos extraña en los tiempos del SIDA y tantas otras enfermedades”? ¿Por qué pensás que subraya solo
una parte del enunciado?
d) La narración comienza con una denominación anecdótica hacia la señora Mallon, para finalizar con
una caracterización muy concluyente de ella. ¿De qué se trata y por qué creés que lo incluye como
remate de lo relatado?

2
Información del periódico que la bautizó como María Tifoidea.

Hacia 1900 se habían dado pasos de gigante para entender la dinámica de las epidemias, pero aún
quedaba trabajo por hacer. Sobre todo, se desconocían muchas de las conductas de riesgo. Aun así, el
caso de María Tifoidea sigue sobrecogiendo. Quizá por eso, BBC America va a realizar una miniserie sobre su
vida producida y protagonizada por Elizabeth Moss, la inolvidable Peggy Olson de Mad Men.

María Tifoidea (Typhoid Mary), claro, no se llamaba así. Antes de que la prensa la bautizara, era conocida por su
pequeño círculo por su verdadero nombre, Mary Mallon. Nacida en Irlanda del Norte en 1869, había emigrado
a los quince años a Estados Unidos, donde comenzó a trabajar como sirvienta. Pronto comprobó que salía
mucho más a cuenta emplearse como cocinera, y en 1900 consiguió su primer empleo como tal en la casa
de una familia de buena posición.

3
Mary (derecha) junto a la bacterióloga Emma Sherman hacia 1931 o 1932, durante su segunda y definitiva cuarentena. psb.org

En 1906 seguía siendo cocinera, pero esta vez en la casa de veraneo de la familia de Charles Henry Warren en
Oyster Bay (Long Island). Allí, el 27 de agosto, una de las hijas cayó enferma de fiebre tifoidea. El diagnóstico
causó estupor entre los Warren: ese terrible mal, que asolaba los barrios populares de Nueva York, afectaba en
mucha menor medida a los ricos, que tenían mejor acceso a alimentos en buenas condiciones y se manejaban
en entornos de mayor higiene.

Y sin embargo, fue sólo el principio: en el plazo de una semana, cinco personas más (la madre, otra hija, dos
doncellas y el jardinero) cayeron enfermas. Lo sorprendente era que no se había registrado antes ningún caso en
aquella localidad de veraneo, frecuentada incluso por el presidente Roosevelt. El casero, que temía no poder
volver a alquilar la casa si la noticia se extendía, acudió al afamado doctor George Soper para que investigara el
caso.

Así lo hizo, pero los resultados fueron negativos. Tras una exhaustiva comprobación, el agua y los alimentos,
vías habituales de transmisión, fueron descartados. Pero Soper descubrió algo sorprendente: cada vez que
Mary Mallon llegaba a trabajar a una casa, a los pocos meses aparecían casos de fiebre tifoidea que afectaban a
varias de las personas que vivían bajo el mismo techo. Pero la misma Mary nunca había enfermado ¿Cómo era
posible?

Soper fue a buscar a Mallon a su casa (ya no trabajaba para los Warren) para solicitarle una muestra de heces,
pero la cocinera se negó a atenderle. Finalmente, el médico tuvo que conseguir una orden municipal
y presentarse con cinco policías para, tras horas de forcejeo (según las crónicas, la mujer se enfrentó a la
fuerza policial indignada y enarbolando un cuchillo o un tenedor), conseguir su objetivo. Cuando las muestras
fueron analizadas, Soper no daba crédito: contenían las bacterias que transmitían la enfermedad. El
médico comprendió que Mary Mallon era una bomba biológica: difundía la fiebre, pero a ella no la afectaba.

Esto, que no nos extraña en los tiempos del SIDA y tantas otras enfermedades en los que el portador puede no
saber ni siquiera que contiene en su cuerpo el agente infeccioso, fue toda una revelación. Nunca antes se había
registrado algo así, y este caso abrió una nueva vía para enfrentar las epidemias. Se calculó que Mary
Mallon habría contagiado a decenas de personas en las siete casas en las que trabajó entre 1900 y
1907, con un fallecido. Fue aislada en cuarentena en la isla de North Brother durante tres años, al final de
los cuales María Tifoidea, como ya había sido bautizada por la prensa, fue liberada por un juez bajo la
promesa de no volver a trabajar de cocinera.

4
(en la primera cama) CC

En 1915, un brote de fiebre tifoidea asoló una maternidad de Nueva York. Las pesquisas condujeron, de nuevo,
hacia la cocinera, de nombre Mary Brown. Como pronto se demostró, no era otra que Mary Mallon, quien había
roto la promesa y se había cambiado de nombre para volver a su antiguo oficio, el único con el que podía ganar
suficiente dinero para subsistir. Ella nunca aceptó la acusación, y siempre proclamó su inocencia, aferrándose al
hecho de que nunca había enfermado.

Esta vez, la condena fue definitiva, y fue puesta en cuarentena durante más de dos décadas, hasta su muerte en
1938, por una apoplejía, con 69 años de edad. En la autopsia se confirmó la persistencia de las bacterias en el
interior de su cuerpo. Durante todo ese tiempo, se convirtió en la encarnación de la maldad para los
abundantes periodistas que la visitaban para oír su versión; eso sí, los reporteros eran advertidos de que no le
aceptaran ni siquiera un vaso de agua. Curiosamente, cuando murió, trabajaba de técnico de laboratorio en su
hospital de reclusión. La cuenta oficial habla de 53 infectados, de los cuales fallecieron tres. Muy probablemente
fueron más, imposibles de contabilizar.

Av. Ferré 2188- Corrientes - Pcia. de Corrientes - Mail: 1800834-00@secundaria.mec.gob.ar