Está en la página 1de 5

HISTORIA DEL REVOLVER

El revólver (del inglés revolver; to revolve: "dar vueltas") es un arma de fuego que se caracteriza
por llevar la munición dispuesta en un tambor o cilindro,

Sin embargo, las ventajas del revólver son:

 Su facilidad de uso.
 La posibilidad de emplear munición más potente (como los cartuchos magnum, e incluso
cartuchos de fusil como el .223 Remington).
 Mayor precisión.
 No se suelen atascar.
 No posee un botón para extraer el cargador, lo que hace imposible descargar el arma de
manera accidental.

Por sus anteriores ventajas, todavía los prefieren los civiles para la defensa personal, la cacería y el
tiro deportivo. Varias fuerzas policiales del mundo todavía utilizan el revólver, pero está en
proceso de desuso común por sus desventajas. La única actividad policial en que todavía se
mantiene necesario es en el rescate de rehenes, usando calibres muy potentes. No obstante,
puede servir como arma reglamentaria auxiliar en caso de que falle el arma principal.
Historia

En el siglo XIX existieron varios revólveres primitivos. Elisha Collier creó uno, probablemente en
1814, del que se fabricaron varios en 1819 para las fuerzas armadas británicas de la India. En 1822
se fabricó un número significativo de éstos en Londres.

En 1833 el italiano Francesco Antonio Broccu inventó el primer revólver de percusión con tambor
de cuatro recámaras y después de dos cañones. En comparación con las armas en uso hasta
entonces, tenía un tambor más corto, lo que permitía alinear la recámara cargada con el cañón y
el martillo gracias a la rotación alrededor de su eje. Su revólver fue examinado por el rey Carlos
Alberto de Saboya durante su segundo viaje a Cerdeña en 1843. Invitado a Cagliari para mostrar su
invento y explicar cómo funcionaba, se le entregó un premio de 300 francos, pero nunca solicitó
una patente para su invención.

Dos años más tarde, en 1836, en los Estados Unidos, Samuel Colt creó un arma que patentó y
comercializó.

La munición se aloja en recámaras que giran alrededor de un eje, paralelo al cañón, situadas en un
cilindro metálico llamado tambor, que, a medida que se dispara, coloca la siguiente recámara en
posición de disparo, alineada con el cañón. Según su tamaño permite cinco, seis, siete, ocho y
hasta diez disparos sin recargar el arma. Existen tambores que pueden alojar más de 10 cartuchos,
pero son de pequeño calibre, por ejemplo de 5,5 mm o menos. Tradicionalmente el calibre de los
revólveres viene expresado en centésimas o milésimas de pulgada y, antes aún, en partes de una
onza de plomo, según el número de esferas iguales que podían hacerse con dicha cantidad de
metal.

Clasificación:

 Los revólveres se clasifican según el mecanismo de disparo en:


 Acción Simple (AS): El gatillo realiza sólo una acción, liberar el mecanismo percutor.
 Doble Acción Única (DAU): El gatillo realiza dos acciones, amartillar el mecanismo percutor
y liberarlo.
 Doble Acción (DA): Pueden trabajar indistintamente de las dos formas.

Otras Como semiautomáticos y automáticos. Este tipo de revólveres suele ser del tipo (DA), pero
además cuentan, por lo general, con un tambor y cañón especial. Como el caso del antiguo
revólver automático Webley-Fosbery, capaz de disparar los 6 tiros de su tambor con una sola
presión del gatillo, lo que lo convierte en un revólver automático. Otro ejemplo son algunos
revólveres fábrica.
REVOLVER AUTOMATICO:
Un revólver automático (más precisamente, revólver semiautomático) es un tipo de revólver que
emplea la energía del disparo para armar el martillo y girar el tambor, en lugar de operaciones
manuales para estas acciones. Los ejemplos de verdaderos revólveres semiautomáticos son
escasos y el término es frecuentemente aplicado a revólveres de apertura vertical con sistemas de
eyección automáticos para extraer los casquillos disparados al abrirlos.

Descripción

Un revólver estándar es un arma accionada manualmente, que emplea la acción de armar el


martillo para girar el tambor en acción simple, o la presión del gatillo para girar el tambor y armar
el martillo en doble acción. La idea detrás de un revólver automático es de automatizar ambas
acciones, retirando la necesidad de armar manualmente el martillo entre cada disparo y
conservando la ligera presión del gatillo en acción simple.

Esto se logra empleando una corredera en la parte superior del armazón, cuyo movimiento es
empleado para girar el tambor y armar el martillo casi de la misma forma que en la mayoría de
pistolas semiautomáticas.

El Revólver automático Webley-Fosbery


Fue el primer modelo comercial, introducido en 1901. Era accionado por retroceso, por lo que el
cañón y el tambor retrocedían para armar el martillo y girar al segundo. Se distinguía por los
entalles de la parte externa del tambor, que eran necesarios para que éste de una media vuelta al
retroceder y otra media vuelta al avanzar. Las versiones de 9 mm (.38) tenían un tambor de 8
recámaras y las de 11,55 mm (.455) uno de 6 recámaras. En total se fabricaron unos 4.750.

El Webley-Fosbery fue un inusual revólver automático accionado por retroceso diseñado por el
Teniente Coronel George Vincent Fosbery, VC y producido por la compañía Webley & Scott desde
1901 hasta 1924. El arma es fácilmente reconocible por las estrías en zig-zag del tambor.

Historia

Las pistolas semiautomáticas habían empezado a surgir, cuando el Coronel Fosbery (1832-
1907) ideó un revólver que amartillaba el martillo y giraba el tambor al jalar hacia atrás el
conjunto de la corredera, el tambor y el cañón, que iban sobre el armazón. El prototipo fue un
revólver Colt Single Action Army modificado. Fosbery patentó su invento el 16 de agosto de
1895, mientras que otras mejoras fueron patentadas en junio y octubre de 1896.1
Fosbery llevó su diseño a la empresa P. Webley & Son de Birmingham. Ésta se había
fusionado en 1897 con las empresas W. C. Scott & Sons y Richard Ellis & Son para formar la
Webley & Scott Revolver and Arms Co., que fue el principal fabricante de pistolas de servicio
para el Ejército Británico, así como armas de fuego para el mercado civil. Webley continuó
desarrollando el diseño y el Revólver Automático Webley-Fosbery fue introducido a las
competencias de tiro de Bisley de junio de 1900.1

Cartucho .455in SAA Ball, junto a dos casquillos.

El revólver fue inicialmente fabricado en calibre 11,55 mm para emplear el cartucho militar
estándar británico, y posteriormente en 9 mm. Mientras que la versión de 11,55 mm tiene un
tambor estándar de 6 recámaras, la versión de 9 mm (.38 Colt ACP) tiene un tambor de ocho
recámaras que puede cargarse con un peine circular. La versión de 9 mm tiene un tambor
más corto, por lo que tiene un menor retroceso. Se fabricaron algunos revólveres de 11,55 mm
con armazón corto. Una variedad de modificaciones llevó a la producción de 6 modelos
diferentes, del Mark I al VI.
En manos civiles, el Webley-Fosbery fue popular con tiradores deportivos. Ya que el
mecanismo del gatillo no giraba el tambor, los disparos eran suaves y consistentes,
permitiendo efectuar disparos rápidos y precisos. Walter Winans, un famoso tirador deportivo
contemporáneo, prefería el Webley-Fosbery, empleándolo en 1902 para hacer seis disparos
en un blanco de 7,62 cm a una distancia de 12 pasos en siete segundos. Empleando un
cargador rápido Prideaux fue capaz de efectuar doce disparos en un blanco de 7,62 cm en
aproximadamente 15 segundos.2 Pruebas recientes en Suiza con un modelo de 11,55 mm con
armazón corto obtuvieron una agrupación de cinco disparos en 203,2 mm a una distancia de
10 metros en 1,27 segundos.[cita requerida]
El Webley-Fosbery estaba disponible en varias configuraciones estándar con cañones de
190,5 mm (7,5 pulgadas) 152,4 mm (6 pulgadas) y 101,6 mm (4 pulgadas), además de
fabricarse a pedido. También podía encargarse con estriado Metford (poligonal). El revólver
además podía comprarse con un adaptador monotiro calibre .22 para competencias de tiro al
blanco; se retiraba el tambor y se insertaba el adaptador en el cañón.