Está en la página 1de 4

ÁSENTIMIENTO INFORMADO

Pinto y Gulfo, lo consideran como “un proceso de inclusión y promoción de la


autonomía del niño en los procesos de toma de decisiones” 1.

Sus características principales son:

 Centra la atención en el respeto y la promoción de la autonomía en el


paciente menor.
 Aplica para niños(as) entre 14 años y menores de 18 años
 interpreta al niño como un sujeto activo en ejercicio de derechos.
 Se fundamenta en el concepto jurídico del menor maduro.
 se encarga que el menor conozca que se le va a realizar, como y él porque
del procedimiento.
 La participación del menor es voluntaria y se le explica las consecuencias
de tipo personal, social, familiar, emocional, moral o económico que estas le
pueda traer.
 Se le explica al menor paso a paso el procedimiento al que será expuesto,
el tiempo de duración y los términos médicos, técnicos o científicos en
lenguaje simple y comprensible.
 En él se manifiesta al menor riesgos o molestias que podrían o no
ocasionar algunos de los procedimientos y se le explica al niño que en caso
de que experimente molestia o dolor debe comunicárselo al investigador y a
sus padres.
 Describe al niño los beneficios individuales o colectivos del estudio.
Explicándole claramente los beneficios de tipo científico, social cultural o
educativo que se esperan a partir de la investigación.
 Presenta al niño la posibilidad de negarse a participar o retirarse, la posible
compensación y el informe de resultados de la investigación.
 Se solicita el consentimiento del tutor para evitar que este tome riesgos
irrazonables

1. Pinto, B and Gulfo R, Asentimiento y consentimiento informado en pediatría:


aspectos bioéticos y jurídicos en el contexto colombiano, Colombia, 2013.p 144.
HISTORIA

El asentimiento informado se ha convertido en el tema de mayor actualidad, en


materia de responsabilidad médica. Este concepto define el proceso de
autorización que debe anteceder a cualquier actuación terapéutica en un paciente
menor de edad.

Diversas jurisdicciones en el mundo han definido el umbral de los 12 años como la


edad a partir de la cual el menor es capaz de “entender la información y sopesar
los riesgos”2. En Estados Unidos, a partir de tal edad, se ha propuesto la figura del
asentimiento, que busca promover el respeto por la autonomía del menor, si bien
puede no generar un efecto vinculante, al requerirse el consentimiento de su tutor
o representante legal con el fin de proteger al niño de asumir riesgos
irrazonables3. En España, “cuando es mayor de 12 años y tiene suficiente juicio,
la decisión deberá o no tomarla el menor, según las situaciones, pero en cualquier
caso siempre deberá ser oído con antelación”4. “Otros autores han propuesto la
figura del asentimiento desde los 6 ó los 7 años de edad” 5, “fundamentados en
que, en este rango de edad, los niños y las niñas están en capacidad de
comprender los procesos biológicos o de reflexionar sobre su identidad” 6.

Este concepto ha persistido con el fin de preservar la libertad del menor y surgió
con el fin de que este fuese capaz de decidir por si mismo frente a procedimientos
médicos no urgentes y en la inclusión de menores en protocolos de investigación.
A nivel mundial se ratifica el conjunto de derechos que el propio menor puede
disfrutar y ejercer tales como: la libertad de expresión, incluyendo la libertad de
buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo, sin embargo en países
como Colombia ha sido muy complejo instaurar el asentimiento informado debido
2. GÓMEZ CÓRDOBA, Ana Isabel y SUÁREZ ACEVEDO, Daniel. Consentimiento
informado en pediatría. Aplicaciones en psiquiatría. Rev. Colomb. Psiquiat. 2010, 39 (4),
766.
3. ROSSI, W. C; REYNOLDS, W and NELSON, R. M. Child assent and parental
permission in pediatric research. Theor Med Bioethics. 2003, 24 (2), 131–48.
4. GOBIERNO DE ESPAÑA – JEFATURA DEL ESTADO. Ley No. 14 del 4 de junio de
2002. Boletín Oficial del Estado. número 135 de 6 de junio de 2002
5. BERRO ROVIRA, Guido. El consentimiento del adolescente: sus aspectos médicos,
éticos y legales. Arch Pediatr Urug [en línea]. Uruguay. 2001, vol. 72 (1), 45.
6.DORN, LD, SUSMAN, EJ and FLETCHER, JC. Informed consent in children and
adolescents: age, maturation and psychological state. J Adolesc Health. 1995, vol. 16 (3),
185–190.
al desarrollo de practicas medicas convencionales y creencias culturales y
sociales asociadas con el poder de decisión de los menores de edad, los cuales
están coaccionados por las decisiones de sus padres.

“en la práctica clínica en Colombia, el asentimiento se ha desarrollado no como un


documento que exhiba legitimidad en términos jurídicos; sino que su validez se
fundamenta en el contenido moral del proceso, en el cual, se fomenta en el niño
su participación en la toma de decisiones con respecto a los procesos de salud y
enfermedad”7.

ASPECTOS LEGALES

“En Colombia, la primera consagración normativa específica se encuentra en la ley


23 de 1981, conocida como Ley de Ética Médica, en la cual se consagra el
principio general de que ningún médico intervendrá, ni clínica ni quirúrgicamente a
un paciente, sin obtener su previa autorización”8. En nuestro país existen normas
que buscan la protección de los derechos de los pacientes. En cuanto al
asentimiento informado que tiene en cuenta las decisiones del menor se han
emitido varias sentencias de la corte constitucional entre ellas la Sentencia de la
Corte Constitucional T–477 de 1995, la cual establece que “a partir de esta
premisa, es labor del médico corroborar que el niño sea considerado como un
agente activo en el proceso de la toma de decisiones, considerando que la
información ofrecida a ambas partes, sea clara, precisa y completa” 9. a través de
la Sentencia T–411 de 1994 de la corte constitucional. a propósito de un caso en
el que los padres de la niña en cuestión no autorizan la hospitalización de su hija
por cuanto su confesión de fe evangélica no lo permitía. En este caso, la Corte
ejemplifica la colisión de obligaciones morales entre el derecho a la libertad
religiosa de los padres y el derecho a la vida y la salud de la menor, protegiéndose
los de la niña por la naturaleza y prevalencia de los derechos comprometidos. Por
lo cual el asentimiento informado, aunque no tiene una base jurídica en nuestro
país a partir de las leyes, decretos y resoluciones que buscan el bienestar de los

7. NEVELOFF DUBLER, Nancy and LIEBMAN, Carol B. Op. cit., p. 113.


8.  De Brigard, A. Consentimiento informado del paciente. Colombia, 2004.
9. REPÚBLICA DE COLOMBIA – CORTE CONSTITUCIONAL. Sentencia T–477/95.
Bogotá: octubre 23 de 1995.
niños y adolescentes se ha ido cambiando su percepción legal así como también
con la ayuda de las sentencias

2. GÓMEZ CÓRDOBA, Ana Isabel y SUÁREZ ACEVEDO, Daniel. Consentimiento


informado en pediatría. Aplicaciones en psiquiatría. Rev. Colomb. Psiquiat. 2010, 39 (4),
766.
3. ROSSI, W. C; REYNOLDS, W and NELSON, R. M. Child assent and parental
permission in pediatric research. Theor Med Bioethics. 2003, 24 (2), 131–48.
4. GOBIERNO DE ESPAÑA – JEFATURA DEL ESTADO. Ley No. 14 del 4 de junio de
2002. Boletín Oficial del Estado. número 135 de 6 de junio de 2002
5. BERRO ROVIRA, Guido. El consentimiento del adolescente: sus aspectos médicos,
éticos y legales. Arch Pediatr Urug [en línea]. Uruguay. 2001, vol. 72 (1), 45.
6.DORN, LD, SUSMAN, EJ and FLETCHER, JC. Informed consent in children and
adolescents: age, maturation and psychological state. J Adolesc Health. 1995, vol. 16 (3),
185–190.