Está en la página 1de 3

Asignatura

Catedra Minuto de Dios

 Actividad 3: Mi momento más significativo

PRESENTA

Johan Steven Gamboa Díaz 703769

Fredy torres  mesa     641051   

Jhonn Vargas torres

Bogotá D.C,  7 de Marzo 2020


Frase: “Usted debe saludar a todos los habitantes de El Minuto de Dios que pasan a su
lado. En nuestra comunidad no podemos entrecruzarnos sin saludarnos.”

Momento: Durante mi crianza mis padres me enseñaron que el respeto es un valor


fundamental en la vida, lo cual ese respeto entraba en saludar y despedirse de las
personas ya que el que llega saluda y el que sale se despide. Y eso mismo lo resalte
cuando se va de viaje al pueblo de crianza de mi padre ya que todas las personas de
dicho lugar son muy amables y la mayoría saluda sin conocerse.

FRASE:” hay un deseo inmoderado de riqueza y de enriquecerse fácilmente y rápidamente


decían los griegos nadie se enriquece rápidamente con honradez”.

Cuando era pequeño siempre tuve una serie de dificultades económicas ya que mis padres
hacían todo lo que podían para darme lo necesario esto era un poco frustrante porque veía
como mis padres se sacrificaban por mí y mis hermanos esto siempre me genero la
necesidad de ayudarlos por eso trabaje desde mi juventud pero aunque fue algo duro que
tuve que aprender a soportar nunca fui y he sido deshonesto ni he ambicionado el dinero
porque sé que aunque hace y es necesario también ha dañado y corrompido los corazones
de los seres humanos por ello creo que con tener los necesario es más que suficiente y no
amontonar riquezas para los demás preferían mil veces amontonar riquezas pero en el cielo
no en la tierra.
FRASE: “no digas que hemos cumplido con nuestro deber hasta que hagamos cosas que
beneficien a los demás”

Desde pequeño me enseñaron a ayudar a mis semejantes en lo que más pudiera porque en la
vida diaria todos necesitamos de todos porque uno nunca sabe a qué se va a enfrentar o que
nos va a traer la vida por eso tenemos que ser conscientes de que somos polvo de la tierra y
un día retornaremos a ella y lo único bueno con lo cual nos van a recordar será con nuestras
obras así como lo hizo un día el padre Rafael García herreros.