Está en la página 1de 47

Contents

Portada
Página del titulo
Uno
Dos
Tres
Cuatro
Cinco
Seis
Siete
Ocho
Sobre el Autor
Libros de Tahereh Mafi Back Ad
Derechos de autor
Sobre el editor
Uno
Ya estoy despierto cuando suena la alarma, pero todavía no he abierto los ojos. Estoy
demasiado cansado. Mis músculos están tensos, aún dolorosamente doloridos por una
sesión de entrenamiento intenso hace dos días, y mi cuerpo se siente pesado. Muerto.
Me duele el cerebro.
La alarma es aguda y persistente. Lo ignoro Estiro los músculos de mi cuello y gimo
silenciosamente. El reloj no dejará de chirriar. Alguien golpea, fuerte, contra la pared
cerca de mi cabeza, y escucho la voz apagada de Adam gritándome que apague la alarma.
"Cada mañana", grita. "Haces esto todas las mañanas. Te lo juro por Dios, Kenji, uno de
estos días entraré y destruiré esa cosa”.
"Está bien", murmuro, sobre todo para mí. "Todo bien. Cálmate. "" Apágalo ".
Respiro hondo, entrecortado. Bofetada ciegamente al reloj hasta que deje de sonar.
Finalmente conseguimos nuestras propias habitaciones en la base, pero todavía parece
que no puedo encontrar la paz. O la privacidad. Estas paredes son finas como el papel, y
Adam no ha cambiado nada. Todavía de mal humor. No tiene sentido del humor.
Generalmente irritado. A veces no recuerdo por qué somos amigos.
Con un poco de esfuerzo, me arrastro hacia arriba, a una posición sentada. Me froto los
ojos, haciendo una lista mental de todas las cosas que tengo que hacer hoy, y luego, de
repente, con una carrera horrible...
Recuerdo lo que pasó ayer.
Jesús.
Tanto drama en un día que apenas puedo mantener todo en orden.
Al parecer, Juliette tiene una hermana perdida hace mucho tiempo. Al parecer, Warner
torturó a la hermana de Juliette. Warner y Juliette se separaron. Juliette salió corriendo
gritando. Warner tuvo un ataque de pánico. La ex novia de Warner apareció. Su ex novia
lo abofeteó. Juliette se emborrachó. No, espera... J se emborrachó y se afeitó la cabeza. Y
luego vi a Juliette en su ropa interior, una imagen que todavía estoy tratando de borrar de
mi mente
—Y luego, como si todo eso no fuera suficiente, después de la cena de la noche anterior,
hice algo muy, muy estúpido.
Dejo caer mi cabeza en mis manos y me odio a mí misma, recordando. Una nueva oleada
de vergüenza me golpea fuerte y respiro hondo otra vez. Me obligo a mirar hacia arriba.
Para aclarar mis pensamientos.
No todo es horrible.
Ahora tengo mi propia habitación, una habitación pequeña, pero mi propia habitación con
una ventana y una vista de las unidades de aire acondicionado industriales. Tengo un
escritorio Una cama. Un armario básico. Todavía tengo que compartir el baño con
algunos de los otros chicos, pero no puedo quejarme. Una habitación privada es un lujo
que no he tenido en mucho tiempo. Es bueno tener espacio al final de la noche para estar
a solas con mis pensamientos. En algún lugar para colgar la cara feliz, me obligo a
ponerme incluso cuando tengo un día de mierda.
Estoy agradecido.
Estoy agotado, con exceso de trabajo y estresado, pero estoy agradecido.
Me obligo a decirlo, en voz alta. Estoy agradecido. Me tomo unos momentos para
sentirlo. Reconócelo. Me obligo a sonreír, a aflojar la opresión en mi rostro que de otra
manera haría que el enojo sea demasiado fácil. Susurro un rápido agradecimiento a lo
desconocido, al aire, a los fantasmas solitarios que escuchan mis conversaciones privadas
con nadie. Tengo un techo sobre mi cabeza y ropa en la espalda y comida esperándome
cada mañana. Tengo amigos. Una familia improvisada. Estoy solo, pero no estoy solo.
Mi cuerpo funciona, mi cerebro funciona, estoy vivo. Es una buena vida. Tengo que
hacer un esfuerzo consciente para recordar eso. Elegir ser feliz cada día. Si no lo hiciera,
creo que mi propio dolor me hubiera matado hace mucho tiempo.
Estoy agradecido.
Alguien llama a mi puerta, dos golpes agudos, y me levanto de un salto, sobresaltada. El
golpe es inusualmente formal; La mayoría de nosotros ni siquiera nos molestamos con la
cortesía.
Me saco un par de pantalones deportivos y, tentativamente, abro la puerta.
Warner.
Mis ojos se abren cuando lo miro de arriba abajo. No creo que haya aparecido en mi
puerta antes, y no puedo decidir qué es más raro: el hecho de que esté aquí o el hecho de
que se vea tan normal. Bueno, normal para Warner. Se ve exactamente como siempre lo
hace. Brillante. Pulido. Tranquilamente calmada y reunida para alguien cuya novia lo
dejó el día anterior. Nunca sabrías que él era el mismo tipo que, como consecuencia, me
encontré tirado en el suelo teniendo un ataque de pánico.
"Uh, hey." Me quité el sueño de la garganta. "¿Qué está pasando?" "¿Acabas de
despertarte?" Dice, mirándome como si fuera un insecto.
"Son las seis de la mañana. Todos en este ala se despiertan a las seis de la mañana. No
tienes que verte tan decepcionado”.
Warner mira a mi lado, a mi habitación, y por un momento, no dice nada. Luego, en voz
baja: "Kishimoto, si considerara las normas mediocres de otras personas como una
métrica suficiente para medir mis propios logros, nunca habría ascendido a nada".
Levanta la vista y me mira a los ojos. "Deberías exigirte más de ti mismo. Eres
completamente capaz”.
"¿Estás...?" Parpadeo, aturdida. "Lo siento, ¿fue esa tu idea de un cumplido?"
Él me mira fijamente, su rostro impasible. "Vestirse."
Yo levanto mis cejas. “¿Me llevas a desayunar?”. “Tenemos tres invitados inesperados
más. Acaban de llegar. "" Oh. "Doy un paso inconsciente hacia atrás. "Oh, mierda."
"Sí."
“¿Más hijos de los comandantes supremos?” Warner asiente.
“¿Son peligrosos?” Pregunto. Warner casi sonríe, pero se ve infeliz. "¿Estarían aquí si no lo
estuvieran?" "Correcto". Suspiro. "Buen punto."
"Nos vemos abajo en cinco minutos, y te informaré".
“¿Cinco minutos?” Mis ojos se abren. "Uh-uh, de ninguna manera. Necesito tomar una ducha.
Ni siquiera he desayunado...
"Si te hubieras levantado a las tres, habrías tenido tiempo para todo eso y más". "¿Las tres de la
mañana?" "¿Estás loco?"
Y cuando dice, sin una pizca de ironía: "No más de lo habitual".
—Me queda muy claro que este tipo no está bien.
Suspiro con fuerza y me doy la vuelta, odiándome por haber notado siempre este tipo de cosas y
odiándome aún más por mi constante necesidad de seguir. No puedo evitarlo. Castle me lo dijo
una vez cuando era un niño: me dijo que era inusualmente compasivo. Nunca lo había pensado
así, con palabras, con una explicación, hasta que me lo había dicho. Siempre lo odié por mí
mismo, no podía ser más duro. Odié haber llorado tanto cuando vi un pájaro muerto por primera
vez. O que solía llevar a casa todos los animales callejeros que encontré hasta que Castle
finalmente me dijo que tenía que parar, que no teníamos los recursos para mantenerlos a todos.
Yo tenía doce Me hizo dejarlos ir, y lloré durante una semana. Odiaba que llorara. Odiaba no
poder evitarlo. Todo el mundo piensa que no se supone que me importe una mierda, que no
debería, pero lo hago. Siempre hago.
Y me importa una mierda este gilipollas, también.
Así que respiro hondo y digo: "Oye, hombre, ¿estás bien?" "Estoy bien". Su respuesta es rápida.
Frío.
Podría dejarlo ir.
Él me está dando una salida. Debería tomarlo. Debería tomarlo y fingir que no noto la tensión en
su mandíbula o la mirada cruda y roja alrededor de sus ojos. Tengo mis propios problemas, mis
propias cargas, mi propio dolor y frustración, y además, nadie me pregunta sobre mi día. Nadie
me sigue, nadie se molesta en mirar debajo de la superficie de mi sonrisa. Entonces, ¿por qué
debería importarme?
No deberia
Déjalo en paz, me digo.
Abro la boca para cambiar de tema. Abro la boca para seguir adelante y, en cambio, me oigo
decir:
"C'mon, hermano. Ambos sabemos que eso es una tontería”. Warner mira hacia otro lado. Un
músculo salta en su mandíbula.
"Tuviste un día duro ayer", le digo. "También está bien tener una mañana difícil". Después de
una larga pausa, él dice: "He estado levantado por un tiempo".
Dejo escapar un suspiro. No es nada que no estuviera esperando. "Lo siento", le digo. "Lo
entiendo." Él mira hacia arriba. Se encuentra con mis ojos "¿Vos si?"
"Sí. Hago."
"No creo que lo hagas, en realidad. De hecho, espero que no. No quisiera que supieras cómo me
siento ahora. No me gustaría eso para ti”.
Eso me golpea más fuerte de lo que espero. Por un momento no sé qué decir. Decido mirar al
suelo.
“¿La has visto ya?” Pregunto.
Y luego, tan silenciosamente que casi lo extraño.
"No."
Mierda. Este niño está rompiendo mi corazón.
"No sientas pena por mí", dice, sus ojos brillan cuando se encuentran con los míos. "¿Qué? Yo
no... no estoy ...
"Vístete", dice Warner bruscamente. "Te veré abajo." Parpadeo, sobresaltada. "Correcto", le
digo. "Guay. Bueno."

Y luego se va.
Dos
Me quedo en la puerta por un minuto, pasándome las manos por el pelo y tratando de
convencerme de que me mueva. He desarrollado un dolor de cabeza repentino. De alguna
manera, me he convertido en un imán para el dolor. El dolor de otras personas. Mi propio
dolor. La cosa es que no tengo a nadie a quien culpar sino a mí mismo. Hago las
preguntas de seguimiento que me aterrizan aquí. Me preocupo demasiado. Lo hago de mi
negocio cuando no debería, y parece que solo me sale una mierda por ello.
Sacudo la cabeza y luego... me estremezco.
Lo único que Warner y yo parecemos tener en común es que a los dos nos gusta
desahogarnos en el gimnasio. Puse demasiado peso el otro día y no me estiré después, y
ahora lo estoy pagando. Apenas puedo levantar mis brazos.
Respiro hondo, arqueo la espalda. Estira mi cuello Intenta resolver los nudos en mi
hombro.
Escucho a alguien silbar en el pasillo y levanto la vista. Lily me guiña un ojo de una
manera obvia, exagerada, y pongo los ojos en blanco. Realmente me gustaría ser
halagada, porque no soy lo suficientemente modesta como para negar que tengo un buen
cuerpo, pero Lily no podía hacer menos mierdas sobre mí. En su lugar, hace esto, se burla
de mí por caminar sin camisa, casi todas las mañanas. Ella y Ian. Juntos. Los dos han sido
citas discretas desde hace un par de meses.
"Luciendo bien, hermano." Ian sonríe. “¿Eso es sudor o aceite de bebé? Eres tan
brillante”. Le dí la vuelta.
"Esos boxeadores morados realmente están trabajando para ti", dice Lily. "Buena
eleccion. Se adaptan a tu tono de piel”.
Le disparo una mirada incrédula. Puede que no esté usando una camisa, pero
definitivamente, miro hacia abajo
- vistiendo pantalones de chándal. Mi ropa interior no está a la vista. "¿Cómo podrías
saber el color de mis boxers?"
"Memoria fotográfica", dice, tocándose la sien. "Lil, eso no significa que tengas visión de
rayos X".
"¿Estás usando ropa interior de color púrpura?" La voz de Winston, y una clara bocanada
de café, lleva por el pasillo. "Eso está inspirado".
"Está bien, a la mierda, todos ustedes".
"Hey ... Whoa ... pensé que no se te permitía usar lenguaje grosero". Winston aparece a la
vista, sus botas pesadas en el piso de concreto. Se está conteniendo una carcajada cuando
dice: "Pensé que usted y Castle tenían un acuerdo".
"Eso no es cierto", le digo, señalando a él. "Castle y yo estuvimos de acuerdo en que
podía decir una mierda todo lo que quisiera".
Winston levanta las cejas.
"De todos modos", murmuro, "Castle no está aquí ahora, ¿verdad? Así que mantengo mi
declaración original. Vete a la mierda, todos ustedes”.
Winston se ríe, Ian niega con la cabeza y Lily finge estar ofendida cuando...
"Definitivamente estoy aquí ahora mismo, y escuché eso", dice Castle desde su oficina.
Me estremezco.
Solía jurar profusamente cuando era adolescente, mucho peor que ahora, y realmente
solía molestar a Castle. Dijo que le preocupaba que nunca encontraría una manera de
articular mis emociones sin ira. Quería que me detuviera cuando hablaba, que usara
palabras específicas para describir cómo me sentía en lugar de gritar enojado las
obscenidades. Parecía tan preocupado por eso que accedí a suavizar mi lenguaje. Pero
hice esa promesa hace cuatro años, y por mucho que amo a Castle, a menudo lo lamento.
"Kenji?" Castillo de nuevo. Sé que está esperando una disculpa.
Miro por el pasillo y veo su puerta abierta. Todos estamos apretados unos contra otros,
incluso con los nuevos alojamientos. Warner básicamente tuvo que reinventar este piso, y
tomó mucho trabajo y sacrificio, así que, de nuevo, no me quejo.
Pero aún.
Es difícil no sentirse molesto por la abrumadora falta de privacidad. "Mi mal", grito de
nuevo.
De hecho, puedo escuchar a Castle suspirar, incluso desde el otro lado del pasillo. "Una
conmovedora muestra de remordimiento", dice Winston.
"Está bien, se acabó el programa". Los agito a todos. "Tengo que ducharme". "Sí, lo
haces", dice Ian, levantando una ceja.
Sacudo la cabeza, exhausta. "No puedo creer que te aguanten los gilipollas".
Ian se ríe. "Sabes que estoy jugando contigo, ¿verdad?" Cuando no respondo, él dice: "En
serio, te ves bien. Deberíamos ir al gimnasio más tarde. Necesito que alguien me vea.
Asiento con la cabeza, solo un poco apaciguada, y murmuro un adiós. Regreso a mi
habitación para tomar mi carrito de ducha, pero Winston me sigue y se apoya contra el
marco de la puerta. Es justo en ese momento que me doy cuenta de que está sosteniendo
una taza de papel para llevar.
Mis ojos se iluminan. "¿Eso es café?"
Winston se aleja de la puerta, horrorizado. "Es mi café". "Entrégalo".
"¿Qué? No."
Estrecho mis ojos hacia él.
"¿Por qué no puedes conseguir el tuyo?", Dice, empujando sus gafas por el puente de su
nariz. "Esta es sólo mi segunda taza. Sabes que se necesitan al menos tres antes de que
esté medio despierto”.
"Sí, bueno, tengo que bajar las escaleras en cinco minutos o Warner va a matarme y aún
no he desayunado y ya estoy agotado y realmente...”
"Bien." La cara de Winston se oscurece cuando se la entrega. "Tú monstruo". Tomo la
copa. "Soy una maldita alegría".
Winston murmura algo asqueroso por lo bajo.
"Oye", tomo un sorbo de café, "por cierto... ¿Lo hiciste, eh?" El cuello de Winston se
puso rojo de repente. Él desvía sus ojos. "No."
Levanto mi mano libre. "Oye, sin presión ni nada. Me estaba preguntando "." Todavía
estoy esperando el momento adecuado ", dice. "Guay. Por supuesto. Estoy emocionado
por ti, eso es todo”. Winston mira hacia arriba. Me dispara una sonrisa incierta.
Winston ha estado enamorado de Brendan durante mucho tiempo, pero soy el único que
lo sabe. Winston nunca pensó que Brendan estaría interesado, porque por lo que
sabíamos, solo había salido con mujeres, pero hace unos meses Brendan estaba
vinculado, brevemente, a este otro tipo de Point, y fue entonces cuando Winston se abrió
ante mí. sobre todo el asunto. Me pidió que lo guardara para mí, dijo que quería ser el
único que hablara de eso cuando se sentía bien, y desde entonces ha estado tratando de
reunir el valor para decirle algo a Brendan. El problema es que Winston cree que es un
poco viejo para Brendan, y le preocupa que si Brendan lo rechaza, eso podría arruinar su
amistad. Así que él ha estado esperando.

Para el momento adecuado.


Le aplaudo en el hombro. "Estoy feliz por ti, hermano".
Winston deja escapar una risa entrecortada y nerviosa que no se parece a él. "No seas
demasiado feliz todavía", dice. Y luego sacude la cabeza como para aclararla. De todos
modos, disfruta del café. Necesito ir por otro.
Levanto la taza de café en un gesto que dice gracias y adiós, y cuando me doy la vuelta
para recoger mis cosas para una ducha rápida, mi sonrisa se desliza. De alguna manera,
no puedo dejar de ser recordado, todo el tiempo, de mi propia soledad.
Mato el café en un par de tirones rápidos y profundos, y tiro la taza. En silencio, me dirijo
a la ducha, mis movimientos son mecánicos cuando abro el agua. Tira. Espuma.
Enjuague. Lo que sea.
Estoy congelado por un momento, mirando la piscina de agua en mis manos hacia arriba.
Suspiro, presiono mi frente contra la baldosa fría y resbaladiza mientras el agua caliente
me golpea la espalda. Siento un poco de alivio cuando mis músculos comienzan a
relajarse, el calor y el vapor liberan nudos de tensión debajo de mi piel. Intento
concentrarme en el lujo de esta ducha, en mi gratitud por este milagro de agua caliente,
pero mis pensamientos menos graciosos me siguen dando vueltas, picoteando mi corazón
y mi mente como buitres emocionales.
Estoy muy feliz por mis amigos. Los amo, incluso cuando me hacen enojar. Me preocupo
por ellos Quiero su alegría. Pero todavía me duele un poco cuando siento que,
dondequiera que miro, todos parecen tener a alguien.
Todos menos yo.
Es una locura lo mucho que desearía que no me importara. Desearía, tanto, todo el
tiempo, que no me importara este tipo de cosas, que pudiera ser como Warner, una isla
congelada e implacable; o incluso como Adam, quien encontró su felicidad en la familia,
en su relación con su hermano, pero yo tampoco lo soy. En cambio, soy un corazón
grande, crudo y sangrante, y paso mis días fingiendo no notar que quiero más. Que
necesito más.
Tal vez parece extraño decirlo, pero sé que podría amar la mierda de alguien. Lo siento,
en mi corazón. Esta capacidad de amar. Ser romántico y apasionado. Como si fuera una
superpotencia que tengo. Un regalo, incluso.
Y no tengo a nadie con quien compartirlo. Todos piensan que soy una broma.
Pasé mis manos por mi cara, cerrando los ojos mientras recordaba mi interacción con
Nazeera la noche anterior.
Ella se me acercó, trato de recordarme.
Nunca me acerque a ella. Ni siquiera traté de hablar con ella de nuevo, no después de ese
día en la playa cuando dejó en claro que no estaba ni un poco interesada en mí. Aunque
no es como si hubiera tenido la oportunidad de hablar con ella después de eso, de todos
modos; todo se volvió loco después de eso Le dispararon a J y todos estaban
tambaleándose, y luego toda esa mierda con Warner y Juliette cayó, y ahora aquí
estamos.
Pero anoche me estaba ocupando de mis propios asuntos, aun tratando de averiguar qué
hacer con el hecho de que nuestro comandante supremo se estaba marinando lentamente
en medio litro del mejor whisky de Anderson, cuando Nazeera se me acercó.
Inesperadamente. Fue justo después de la cena, demonios, ella ni siquiera estaba presente
en la cena, y ella simplemente apareció, como una aparición, acorralándome cuando salía
del comedor. Literalmente me apoyó en una esquina y me preguntó si era verdad, que
tenía el poder de la invisibilidad.
Ella se veía tan enojada. Estaba tan confundido. No sabía cómo lo sabía y no sabía por
qué le importaba, pero allí estaba, justo delante de mí, exigiéndome una respuesta, y no vi
el daño en decirle la verdad.
Así que dije que sí, era cierto. Y ella se vio repentinamente más enojada.
"¿Por qué?" Dije.
"¿Por qué qué?" Sus ojos brillaron, grandes, anchos y eléctricos de sentimiento. Llevaba
una capucha de cuero, y las luces de un candelabro cercano destellaban en el diamante
perforado cerca de su labio inferior. No podía dejar de mirar su boca. Sus labios estaban
ligeramente separados. Completo. Suave.
Me obligué a mirar hacia arriba. "¿Qué?"
Ella entrecerró los ojos. "¿De qué estás hablando?"
"Pensé... lo siento, ¿de qué estamos hablando?"
Se dio la vuelta, pero no antes de que viera la expresión de incredulidad en su rostro.
Puede que también haya habido indignación. Y luego, a la velocidad del rayo, se dio la
vuelta. "¿Estás fingiendo ser tonto todo el tiempo? ¿O siempre hablas como si estuvieras
borracho? "
Me quedé helada. Dolor y confusión se arremolinaron en mi cabeza. Dolor por el insulto
y confusión por... Sí, no tenía idea de lo que estaba sucediendo. "¿Qué?" Dije de nuevo.
"No hablo como si estuviera ebrio". "Me estás mirando como si estuvieras ebrio".
Mierda, ella era bonita.
"No estoy borracho", le dije. Estúpidamente. Y luego negué con la cabeza y recordé estar
enojada, después de todo, me había insultado y me dijo: "De todos modos, tú fuiste quien me
siguió, ¿recuerdas? Comenzaste esta conversación. Y no sé por qué estás tan enojado...
Demonios, ni siquiera sé por qué te importa. No es mi culpa que pueda ser invisible. Me
acaba de pasar."
Y luego se quitó la capucha de la cara y su cabello se sacudió, oscuro, sedoso y pesado, y dijo
algo que no escuché porque mi cerebro se estaba volviendo loco, como, debería decirle que
puedo ver su cabello? ¿Sabe ella que puedo ver su cabello? ¿Ella quería que yo viera su
cabello? ¿Se volvería loca, ahora mismo, si le dijera que puedo ver su cabello? Pero también,
por si acaso no se suponía que estuviera viendo su cabello en este momento, no quería decirle
que podía ver su cabello porque temía que lo cubriera de nuevo, y, si Estaba siendo honesto,
realmente estaba disfrutando la vista.
Ella chasqueó los dedos en mi cara.
Yo parpadee "¿Qué?" Y luego, al darme cuenta de que había usado demasiado esa palabra
esta noche, agregué un "¿Hmm?" "No me estás escuchando".
"Puedo ver tu cabello", le dije, y señalé.
Ella respiró hondo, irritada. Ella parecía impaciente. "No siempre me cubro el pelo, ya
sabes".
Negué con la cabeza "No", dije tontamente. "No lo sabía". "No podría, incluso si quisiera. Es
ilegal, ¿recuerdas?
Yo fruncí el ceño. "Entonces, ¿por qué has estado cubriendo tu cabello? ¿Y por qué me lo
diste tanto? "
Se quitó la capucha de los hombros y se cruzó de brazos. Su pelo era largo. Oscuro. Sus ojos
eran profundos. Eran claros, color miel, brillantes contra su piel marrón. Ella era tan hermosa
que me estaba asustando.
“Conozco a muchas mujeres que perdieron el derecho a vestirse así bajo el Restablecimiento.
Había una gran población musulmana en Asia, ¿lo sabías?
Ella no espera que yo responda.
“Tuve que mirar, en voz baja, cuando mi propio padre envió los decretos para que despojaran
a las mujeres. Los soldados los hicieron desfilar por las calles y arrancaron la ropa de sus
cuerpos. Arrancaron las bufandas de sus cabezas y las avergonzaron públicamente. Fue
violento e inhumano, y me obligaron a dar testimonio. Tenía once años ", susurró.
"Lo odiaba. Odiaba a mi padre por hacerlo. Por hacerme ver. Así que trato de honrar a esas
mujeres, cuando puedo. Para mí, es un símbolo de resistencia”.
"Eh".
Nazeera suspiró. Parecía frustrada, pero luego... se rió. No fue una risa graciosa, fue más
como un sonido de incredulidad, pero pensé que era un progreso. "Acabo de decirte algo
realmente importante para mí", dijo, "y todo lo que puedes decir es ¿eh?"
He pensado en ello. Y luego, con cuidado:
"¿No?"
Y de alguna manera, por alguna razón desconocida, sonrió. Ella puso los ojos en blanco
mientras lo hacía, pero su rostro se iluminó y se vio repentinamente más joven, más dulce, y
no pude dejar de mirarla. No sabía lo que había hecho para ganarme esa mirada en su cara.
Probablemente no hubiera hecho nada para ganarlo. Probablemente se estaba riendo de mí.
No me importaba
"Yo, uh, creo que eso es realmente genial", dije, recordando decir algo. Para reconocer la
importancia de lo que ella había compartido conmigo.
"¿Crees que es genial?" Ella levantó una ceja.
"Ya sabes." Asentí con la cabeza en dirección a su cabeza. "Toda tu... cosa. Esa historia. Ya
sabes."
Ahí es cuando ella se rió de verdad. En voz alta. Se mordió el labio para cortar el sonido y
negó con la cabeza cuando dijo suavemente: "No te estás metiendo conmigo, ¿verdad?
Simplemente eres muy malo en esto”.
Parpadeé hacia ella. No pensé que entendía la pregunta.
"Eres terrible para hablar conmigo", dijo. "Te pongo nervioso".
Me puse blanco "No... quiero decir, no diría que y-"
"Creo que tal vez he sido un poco duro contigo", dijo ella, y suspiró. Ella miró hacia otro
lado. Se mordió el labio de nuevo. "Pensé que la primera noche que te conocí
Pensé que estabas tratando de ser un gilipollas. ¿Lo sabes? Ella se encontró con mis ojos.
"Como, pensé que estabas jugando juegos mentales conmigo. Siendo caliente y fría a
propósito. Insultándome un minuto, invitándome al siguiente.
"¿Qué?" Mis ojos se ensancharon. "Nunca haría eso".
"Sí", dijo en voz baja. "Creo que me estoy dando cuenta de eso. La mayoría de los tipos que
he conocido han sido burlones condescendientes y manipuladores, incluido mi hermano, así
que supongo que no esperaba que fueras así. . . honesto."
"Oh." Fruncí el ceño. No estaba segura de si ella quería ser un cumplido. "¿Gracias?"
Ella se rió de nuevo. "Creo que deberíamos empezar de nuevo", dijo, y extendió la mano
como para sacudir la mía. "Soy Nazeera. Encantado de conocerte."
Tentativamente, tomé su mano. Contuve la respiración. Su piel era suave, suave contra mi
palma callosa. "Hola", le dije. "Soy Kenji".
Ella sonrió. Fue una sonrisa feliz y genuina. Tenía la sensación de que la sonrisa me iba a
matar. De hecho, estaba bastante seguro de que toda esta situación me iba a matar.
"Ese es un gran nombre", dijo, dejando caer mi mano. "Eres japonés, ¿verdad?" Asentí.
"¿Hablas? Negué con la cabeza
"Sí. Es duro. Hermosa pero resistente. Estudié japonés durante algunos años ", explicó,"
pero es un idioma difícil de dominar. Todavía tengo sólo una comprensión rudimentaria
de él. De hecho, viví en Japón, bueno, lo que solía ser Japón, durante un mes. Hice un
recorrido bastante extenso por el continente asiático re-mapeado, en realidad”.
Y luego creo que ella me hizo otra pregunta, pero me quedé sordo de repente. Me habia perdido la
cabeza Me estaba hablando sobre el país en el que nacieron mis padres, un lugar que realmente significa
algo para mí, y ni siquiera podía concentrarme. Se tocó mucho la boca. Pasó su dedo a lo largo del borde
de su labio inferior mucho. Ella tenía la costumbre de hacer tapping, a menudo, en la perforación de
diamantes allí, y no estoy segura de que ella siquiera fuera consciente de que lo estaba haciendo. Pero fue
casi como si me estuviera diciendo, dirigiéndome, que se mire la boca. No pude evitarlo. Estaba pensando
en besarla. Estaba pensando en muchas cosas. Poniéndola en la pared. Desnudándola lentamente. Pasando
mis manos por su cuerpo desnudo.
Y luego, de repente... Tomando una ducha fría.
De repente, su sonrisa se desvaneció. Su voz era suave, un poco preocupada cuando dijo: "Oye, ¿estás
bien?"
No esta bien.
Ella estaba demasiado cerca. Ella estaba demasiado cerca y mi cuerpo definitivamente estaba
exagerando y no sabía cómo calmarme. Apagar.
"Kenji?"
Y entonces ella me tocó el brazo. Ella me tocó el brazo y luego pareció sorprendida de haberlo hecho,
solo miró su bíceps y me obligué a permanecer quieta, me forcé a no mover un músculo mientras sus
dedos rozaban mi piel y una oleada de placer inundó mi cuerpo. Cuerpo tan rápido que me sentí
repentinamente borracho.
Ella dejó caer la mano y miró hacia otro lado. Me miró de nuevo. Ella parecía confundida.
"Mierda", dije en voz baja. "Creo que podría estar enamorado de ti".
Y luego, con una sacudida sísmica de terror, el sentido fue golpeado en mi cabeza. Me eché hacia
arriba en mi propia piel. Pensé que podría morir. Pensé que en realidad podría morir de vergüenza. Quería.
Quería fundirme en la tierra. Evaporar. Desaparecer.
Jesús, casi lo hice.
No podía creer que había dicho las palabras en voz alta. No podía creer que hubiera sido traicionado
por mi propia maldita boca así.
Nazeera me miró fijamente, aturdida y todavía procesando, y de alguna manera, a través de un
milagro, logré recuperarme.
Me reí.
Se rió. Y luego dije, con perfecta indiferencia, "estoy bromeando, obviamente. Creo que estoy agotado.
De todos modos, buenas noches."
Me las arreglé para caminar, no correr, de regreso a mi habitación, y pude aferrarme a lo que quedaba
de mi dignidad. Espero.
Por otra parte, quién demonios sabe.
Tendré que volver a verla, probablemente muy pronto, y estoy segura de que me informará si debo
hacer planes para volar directamente hacia el sol.
Mierda.
Apago el agua y me quedo allí, todavía empapado. Y luego, porque me odio a mí mismo, respiro
hondo y abro el agua fría durante diez segundos dolorosos.
Lo hace el truco. Despeja mi cabeza Refresca mi corazon

Me voy de viaje saliendo de la ducha.


Me arrastro por el pasillo, forzando a mis piernas a doblarse, pero todavía me estoy moviendo como si
estuviera herida. Miro el reloj en la pared y lo juro por lo bajo. Voy tarde. Warner me va a matar.
Realmente necesito pasar una hora estirándome, mis músculos todavía están demasiado tensos, incluso
después de una ducha caliente, pero no tengo tiempo. Y luego, con una mueca, me doy cuenta de que
Warner tenía razón. Un par de horas extra para mí esta mañana me habría hecho mucho bien.
Suspiro pesadamente y me muevo hacia mi habitación.
Estoy usando mis pantalones deportivos, pero solo tengo una toalla alrededor de mi cuello porque
tengo mucho dolor para ponerme una camisa sobre la cabeza. Me imagino que tal vez pueda robar uno de
los botones de Winston, algo que puedo poner y quitar más fácilmente que uno de mis suéteres, cuando
escucho la voz de alguien. Miro hacia atrás, distraída, y en esos dos segundos pierdo de vista a dónde voy y
me lanzo contra alguien.
Alguien.
Las palabras vuelan de mi cabeza. Así. Ido.
Soy un idiota.
"Estás mojada", dice Nazeera, arrugando la nariz mientras salta hacia atrás. "Por qué eres-"
Y luego la miro, observo mientras mira hacia abajo. Mira hacia arriba. Escanea mi cuerpo, lentamente.
La observo apartar la mirada y aclarar su garganta, y de repente no puede mirarme a los ojos.
La esperanza florece en mi pecho. Desbloquea mi lengua. "Oye", le digo.
"Oye". Ella asiente. Cruza sus brazos "Buenos días". "¿Necesitas algo?"
"¿Yo? No."
Lucho contra una sonrisa. Es extraño verla nerviosa. "Entonces, ¿qué estás haciendo aquí?"
Ella está entrecerrando los ojos en algo detrás de mí. "¿Tú... um, siempre caminas sin camisa?"
Yo levanto mis cejas. "¿Aquí arriba? Sí. Casi todo el tiempo”.
Ella asiente de nuevo. "Lo recordaré". Cuando no digo nada, finalmente se encuentra con mis ojos.
"Estaba buscando a Castle", dice en voz baja.
"Su oficina está abajo de esa manera", le hago un gesto con la cabeza, "pero probablemente ya ha
bajado las escaleras".
"Oh", dice ella. "Gracias."
Ella todavía me está mirando. Ella todavía me está mirando y está haciendo que mi pecho se contraiga.
Doy un paso adelante casi sin darme cuenta. Se pregunta, sólo se pregunta. No sé lo que está pensando. No
sé si logré arruinarlo todo anoche. Pero por alguna razón, ahora mismo, ella está mirando mi boca.
Sus ojos se mueven hacia arriba, se encuentran con los míos, y luego vuelve a mirar mi boca. Me
pregunto si ella sabe que lo está haciendo. Me pregunto si ella tiene alguna idea de lo que me está
haciendo. Mis pulmones se sienten muy pequeños. Mi corazón se siente rápido y absurdamente pesado.
Cuando Nazeera se encuentra con mis ojos otra vez, ella toma una respiración repentina y aguda.
Estamos tan cerca que puedo sentir su exhalación contra mi pecho desnudo y me siento abrumada por la
necesidad desorientadora de besarla. Quiero tirarla en mis brazos y besarla, y por un momento realmente
creo que ella podría dejarme. Con solo pensarlo me emociona la columna vertebral, una sensación
vertiginosa que me inspira a saltar demasiado rápido. Puedo imaginármelo con una claridad aterradora: la
fantasía de tenerla en mis brazos, sus ojos oscuros y pesados de deseo. Puedo imaginarla debajo de mí,
sus dedos clavándose en los omóplatos mientras grita...
Jesucristo.

Me obligo a dar la vuelta. Casi me doy una palmada en la cara.


No soy este chico No soy un niño de quince años que no puede mantener sus pantalones puestos. No
soy.
"Yo, uh, tengo que vestirme", le digo, e incluso puedo escuchar la inestabilidad en mi voz. "Te veré
abajo".
Pero luego la mano de Nazeera está en mi brazo otra vez, y mi cuerpo se pone rígido, como si
estuviera tratando de contener algo más allá de mí mismo. Es salvaje Deseo como nunca lo he sabido
antes. Trato de recordarme a mí mismo que eso es todo, que es lo que J dijo, ni siquiera conozco a esta
chica. Solo estoy pasando por algo. No sé qué, ni por qué, pero estoy como, claramente, enamorado. Ni
siquiera la conozco.
Esto no es real. "Oye", dice ella. Me quedo quieto.
"¿Sí?" Casi no estoy respirando. Tengo que obligarme a dar media vuelta, encontrar sus ojos. "Quería
decirte algo. Anoche. Pero no tuve la oportunidad”.
"Oh." Fruncí el ceño. "Está bien". Hay algo en su voz que suena casi como miedo, y me aclara la
cabeza en un instante. "Dime."
"No aquí", dice ella. "Ahora no."
Y de repente estoy preocupado. "¿Hay algo mal? ¿Estás bien?"
"Oh, no, quiero decir, sí, estoy bien. Es sólo... "Ella vacila. Me ofrece una media sonrisa y un
encogimiento de hombros. "Sólo quería decirte algo. No es nada importante”. Ella mira hacia otro lado,
se muerde el labio. Ella se muerde mucho el labio inferior, me doy cuenta. "Bueno, es importante para
mí, supongo".
"Nazeera", le digo, disfrutando el sonido de su nombre en mi boca. Ella mira hacia arriba
"Me estás asustando un poco. ¿Estás seguro de que no puedes decirme ahora?
Ella asiente. Me dispara una sonrisa tensa. "No hay necesidad de enloquecer, lo prometo. Realmente
no es un gran problema.
¿Tal vez podamos hablar más tarde esta noche? Mi corazón se contrae de nuevo. "Por supuesto."
Ella asiente una vez más. Decimos adiós.
Pero cuando miro hacia atrás, no un segundo después de que comencé a alejarme, ella ya se ha ido.
Desaparecidos.
Tres

Warner está definitivamente enojado.


Estoy muy tarde, y Warner me está esperando, posado con cuidado en una silla rígida en una
sala de conferencias en el piso de abajo, mirando a una pared.
Me las arreglé para enganchar un panecillo en mi camino hacia abajo, y me limpio rápidamente
la cara, esperando no haber dejado evidencia alrededor de mi boca. No sé cómo se siente
Warner acerca de los muffins, pero supongo que no es un fanático.
"Oye", digo, y sueno sin aliento. "¿Qué me perdí?"
"Esto es mi culpa", dice, agitando una mano alrededor de la habitación. Él ni siquiera me mira.
"Quiero decir, ya sé que es tu culpa", le digo rápidamente, "pero, simplemente para ser claros,
¿de qué estamos hablando?"
"Esto", dice. Finalmente, me mira. "Esta situación". Espero.
"Es mi culpa", dice, haciendo una pausa dramática, "por pensar que podría depender de ti". Me
esfuerzo por no poner los ojos en blanco. "Está bien, está bien, cálmate. Estoy aquí ahora "."
Llegas treinta minutos tarde ".
"Hermano"
Warner se ve repentinamente cansado. “Los hijos de los comandantes supremos de África y
América del Sur están aquí. Están esperando en la habitación contigua ".
"¿Sí?" Levanto una ceja. "Entonces, ¿cuál es el trato? ¿Que necesitas de mi?"
"Necesito que estés presente", dice bruscamente. "No estoy seguro de saber exactamente por qué
están aquí, pero todo pensamiento racional apunta a una guerra inminente. Sospecho que están
aquí para espiarnos y enviar un mensaje a sus padres. Han enviado a sus hijos a afectar el aire de
camaradería. Un sentimiento de nostalgia. Tal vez piensen que pueden atraer a nuestro nuevo y
joven comandante con otras caras jóvenes. En cualquier caso, creo que es importante para
nosotros mostrar un frente fuerte y unido”.
"Así que no J, entonces, ¿eh?"
Warner mira hacia arriba. Parece aturdido, y por un segundo veo algo como dolor en sus ojos.
Parpadeo y él es una estatua otra vez. "No", dice. "Todavía no la he visto. Y es más importante
que nunca que no lo sepan”. Él toma una respiración. "Donde está el castillo? Él también tiene
que estar aquí.
Me encogí de hombros "Pensé que ya estaba aquí abajo". "Lo vi hace un momento. Yo lo
recogeré”.
Me caigo en una silla. "Guay."
Warner camina hacia la puerta y luego duda. Lentamente, se vuelve hacia mí. "Estás teniendo
problemas otra vez".
Miro hacia arriba, sorprendido. "¿Qué?"
"Enamorado. Estás teniendo problemas en tu vida amorosa. ¿Es por eso que llegaste tarde?
Siento que la sangre drena de mi cara. "¿Cómo diablos sabrías algo así?" "Apestas a eso". Él
asiente con la cabeza hacia mí, mi cuerpo. "Prácticamente estás emanando una agonía amorosa".
Lo miro atónita. Ni siquiera sé si vale la pena negarlo.
"Es Nazeera, ¿verdad?", Dice Warner. Sus ojos son claros, libres de juicio. Me obligo a asentir.
"¿Ella te devuelve tus afectos?"
Le lanzo una mirada beligerante. "¿Cómo diablos se supone que debo saber?"
Warner sonríe. Es la primera emoción real que muestra toda la mañana. "Sospeché que ella
podría eviscerarte", dice. "Pero admito que pensé que ella usaría un cuchillo".
Forzo un humor sin palabras: "Ha".
“Ten cuidado, Kishimoto. Me parece necesario recordarte que ella fue criada para ser letal. No
la cruzaría”.
"Genial", murmuro, dejando caer mi cabeza en mis manos. "Me siento muy bien por esto.
Gracias por la charla."
"También deberías saber que hay algo que está escondiendo". Mi cabeza se levanta. "¿Qué
quieres decir?"
"No lo sé, exactamente. Sólo sé que ella está escondiendo algo. Todavía no sé qué es. Pero te
aconsejaría que siguieras con cautela.
Me siento repentinamente enferma, con la frente apretada por el pánico. Me pregunto acerca de
su mensaje críptico anterior.
Qué era lo que ella quería decirme anoche. Lo que aún podría decirme, esta noche.
Y entonces me doy cuenta...
"Espera un segundo." Frunzo el ceño. "¿Acabas de darme consejos sobre citas?"
Warner inclina la cabeza. Un destello de una sonrisa de nuevo. "Simplemente estoy devolviendo
el favor". Me río, sorprendida. "Gracias hombre. Soy consciente de que."
El asiente.
Y luego, con un elegante pivote, abre la puerta y la cierra detrás de él. El tipo se mueve como un
príncipe. Él siempre está vestido como un príncipe. Botas brillantes y trajes ajustados y mierda.
Suspiro, irracionalmente irritada.
¿Estoy celoso? Maldita sea, tal vez estoy celosa.
Warner siempre parece estar tan unido. Él siempre es frío y fresco. Siempre tiene una línea, una
remontada. Una cabeza clara. Apuesto a que nunca ha luchado como yo con una chica. Nunca
tuve que trabajar tan duro...
Guau.
Soy un idiota.
No sé cómo me las arreglé para olvidar que su novia, literalmente, rompió con él. Yo estuve ahí.
Vi las consecuencias. El tipo tuvo un ataque de pánico por todo el piso. Él estaba llorando.
Suspiro, fuerte, y paso ambas manos por mi cabello.
Sé que debería hacerme sentir mejor, pero solo me hace sentir peor al darme cuenta de que
Warner es tan propenso al fracaso en las relaciones como yo. Me hace pensar que no tengo una
oportunidad con Nazeera.
Ugh, odio todo. Castillo frunce el ceño, claramente desaprobando mi estado general, y pretendo
no darme cuenta. yo
Ola y trata de tragar lo último del muffin. Mis ojos están desgarrándose un poco.
Warner entra, cierra la puerta detrás de ellos. "¿Por qué insistes en comer como un animal?" Me
dice bruscamente.
Frunzo el ceño, comienzo a hablar, y él me corta con una mano. "No te atrevas a hablarme con
la boca llena".
Trago demasiado rápido y casi me ahogo, pero obligo al resto del panecillo a bajar. Me aclaro la
garganta antes de decir: "¿Sabes qué? Estoy cansado de esta mierda. Siempre te burlas de mi
forma de comer, y no es justo”.
Warner trata de hablar y lo interrumpo.
"No", le digo. "No como un animal. Me acaba de pasar hambre. Y tal vez deberías pasar algunos
años muriéndote de hambre antes de pensar en burlarte de la forma en que como yo, ¿vale?
Es sorprendente lo rápido que sucede, pero algo cambia en la cara de Warner. No la tensión en
su mandíbula o el surco en su frente. Pero por un momento, la luz se apaga de sus ojos.
Gira casi exactamente cuarenta y cinco grados lejos de mí. Y su voz es solemne cuando dice:
"Nos están esperando en la habitación de al lado".
"Acepto tus disculpas", le digo.
Warner me mira de nuevo. Mira hacia otro lado. Castle y yo lo seguimos fuera de la habitación.

Bueno, tal vez me perdí algo, pero estos nuevos niños no parecen ser tan aterradores. Hay un
conjunto de gemelos, un niño y una niña, que se hablan muy rápido en español, y un hombre
alto y negro con acento británico. Haider, Nazeera y Lena están notablemente ausentes, pero
todos están siendo educados y fingen no darse cuenta. Todos son muy bonitos, en realidad.
Especialmente Stephan, el hijo del comandante supremo de África. El parece genial Estoy
recibiendo menos vibras de asesino en serie de lo que tengo de los otros niños. Pero lleva una
pulsera en su mano izquierda, algo plateado con gruesas y pesadas piedras rojas que parecen
rubíes, y no puedo dejar de sentir que he visto algo así antes.
Sigo mirando fijamente, tratando de averiguar por qué me resulta familiar, cuando, de repente,
aparece Juliette.
Al menos, creo que es Juliette.
Ella se ve como una persona diferente.
Ella entra en la habitación con un atuendo en el que nunca la he visto, negra de pies a cabeza, y
se ve bien, hermosa, como siempre, pero diferente. Ella parece más dura. Más enojado No pensé
que me gustaría tener el pelo corto en ella, la noche anterior fue un trabajo descuidado y
descuidado, pero ella debe haberlo limpiado esta mañana. El corte es un cultivo uniforme en
todas partes. Un corte de zumbido simple y elegante.
Ella lo hace funcionar.
"Buenos días", dice ella, y su voz es tan hueca que, por un momento, estoy aturdida. Ella se las
arregla para hacer que esas dos palabras suenen malas, y es tan diferente a ella que me asusta.
"Maldita princesa", le digo en voz baja. "¿Eres realmente tú?"
Ella me mira solo por un segundo, pero se siente más como si me mirara, y algo sobre la
expresión fría y venenosa en sus ojos me rompe el corazón como nada más.
No sé qué le pasó a mi amigo.
Y luego, como si esta mierda no pudiera ser más dramática, Lena se rompe a través de la puerta
como una maldita debutante. Probablemente estaba esperando entre bastidores el momento
adecuado para hacer su entrada. Para sacar a Juliette de su juego.
No funciona
Miro, como a través del agua, cuando Juliette se encuentra con Lena por primera vez. Juliette es
rígida y superior, y estoy orgullosa de ella por ser fuerte, pero no puedo reconocerla en este
momento.
J no es así.
Ella no tiene frío así.
La he visto enojarse, demonios, la he visto perder la cabeza, pero nunca ha sido cruel. Ella no es
mala. Y no es que crea que Lena se merece algo mejor, porque yo no. No me importa una
mierda lo de Lena.

Pero esto, esta pantalla, está tan fuera de lugar para Juliette que debe significar que le duele
incluso más de lo que pensaba. Más de lo que podría haber imaginado. Como el dolor la ha
desfigurado. Me gustaría saber. La conozco.
Warner podría matarme si supiera que me sentía así, pero la verdad es que conozco a Juliette
mejor que nadie. Mejor que él.
La matemática es simple: J y yo hemos estado más cerca, más tiempo.
Ella y yo hemos pasado por más mierda juntos. Hemos tenido más tiempo para hablar de cosas
reales juntos. Ella es mi amiga más cercana
Castillo también ha estado ahí para mí, pero es como un padre para mí, y no puedo hablar con él
ni con nadie más como lo hago con Juliette. Ella es diferente Ella me atrapa Le doy mucha
mierda por ser emocional todo el tiempo, pero me encanta lo empática que es. Me encanta cómo
siente las cosas tan profundamente que a veces incluso la alegría logra herirla. Es quien es ella.
Ella es todo el corazón.
¿Y esta... esta versión de ella que estoy viendo ahora mismo? Es una mierda.
No puedo aceptarlo porque sé que no es real. Porque sé que significa que algo está mal. De
repente, una oleada de voces enojadas rompe mi ensueño.
Miro hacia arriba justo a tiempo para darme cuenta de que Lena ha dicho algo desagradable.
Valentina, una de las gemelas, se vuelve hacia ella y me obligo a prestar más atención cuando
dice:
"Debería haberte cortado las orejas cuando tuve la oportunidad". Mis cejas se dispararon en mi
frente.
Doy un paso adelante, confundido, y miro alrededor de la habitación en busca de una pista, pero
una tensión extraña e incómoda ha reducido a todos al silencio.
"Uh, lo siento", le digo, aclarándome la garganta. “¿Me estoy perdiendo algo?” Más silencio.
Es Lena quien finalmente ofrece una explicación, pero ya sé que no debo confiar en ella cuando
dice: "A Valentina le gusta jugar fingir".
Nicolás, el otro gemelo, la rodea en un instante, disparando furiosamente en español. Valentina
acaricia a su hermano en el hombro. "No", dice ella, "¿sabes qué? Está bien. Deja que hable.
Lena cree que me gusta fingir ", dice una palabra en español," No voy a fingir ", más palabras en
español.
La boca de Stephan se abre en lo que parece ser un shock, pero Lena solo pone los ojos en
blanco, así que no tengo idea de lo que acaba de pasar.
Arrugo la frente. Es una conversación frustrante a seguir.
Pero cuando miro a Juliette me doy cuenta, con un alivio bienvenido, que no soy el único que se
siente así; J tampoco entiende de qué están hablando. Ni tampoco el castillo. Y justo cuando
creo que Warner también debe estar confundido, él comienza a hablar con Valentina en español
fluido.
De repente mi cabeza da vueltas.
"Maldición, hermano", le digo. "Usted habla español, también, ¿eh? Voy a tener que
acostumbrarme a esto”.
"Todos hablamos muchos idiomas", me dice Nicolás. Todavía parece un poco irritado, pero
estoy agradecido por la explicación. "Tenemos que ser capaces de comunicarnos"
Juliette lo interrumpe enfadada. "Escuchen, chicos, no me importan sus dramas personales.
Tengo un dolor de cabeza masivo y un millón de cosas que hacer hoy, y me gustaría empezar”.
Decir ah.
Por supuesto. Juliette tiene resaca.
Apuesto a que nunca ha tenido resaca. Y si esto no fuera, como, una situación de vida o muerte,
creo que fue un poco hilarante. Nicolás dice algo suavemente en respuesta a ella, y luego deja
caer su cabeza en una mini reverencia. Yo cruzo mis brazos No confío en el
"¿Qué?" Juliette lo mira, confundida. "No sé lo que eso significa".
Nicolás le sonríe. Dice algo más en español, y ahora es obvio que está jodiendo con ella, y casi
le doy una patada en la cara.
Warner se acerca a él antes que yo. Él le dice algo a Nicolás, algo más que no entiendo, pero de
alguna manera esto hace que Juliette se enoje más.
Qué mañana tan rara.
Escucho a Nicolás decir: "Nos complace conocerlo", en inglés, y estoy oficialmente tan
confundido que creo que debería salir solo.
Juliette dice: "¿Supongo que todos asistirán al simposio hoy?". Otra reverencia de Nicolás. Más
palabras en español.
"Eso es un sí", traduce Warner.
Eso parece molestarla. Ella se gira, se vuelve para mirarlo.
“¿Qué otros idiomas hablas?” Dice ella, sus ojos brillan, y Warner se va tan repentinamente que
mi corazón duele por él.
Este momento es demasiado real.
Warner y Juliette están tan llenas de mierda hoy. Pretenden ser tan duros, tan geniales y serios, y
luego... esto. Juliette le dice una cosa y Warner se convierte en un idiota. Él la está mirando,
demasiado tonto para hablar, y ella está sonrojada, viéndose acalorada y molesta solo porque la
está mirando a ella.
Jesús.
Me pregunto si Warner tiene alguna idea de cómo se ve en este momento, mirando a Juliette
como si todas las palabras hubieran sido borradas de su cabeza, y luego, con una sacudida, me
pregunto si era así como me veía cuando hablaba con Nazeera. .
Un estremecimiento involuntario me recorre.
Finalmente, Stephan saca a Warner de su miseria. Se aclara la garganta y dice: “Nos enseñaron
muchos idiomas desde muy pequeños.
Fue crítico que los comandantes y sus familias supieran cómo comunicarse entre ellos”.
Juliette mira hacia abajo, se recoge. Cuando se vuelve hacia Stephan, su cara ha perdido la
mayor parte de su rubor, pero todavía se ve un poco manchada.
"Pensé que The Reestablishment quería deshacerse de todos los idiomas", dice Juliette. "Pensé
que estabas trabajando hacia un lenguaje único y universal...”
"Sí, señora suprema", dice Valentina. (Conozco la palabra sí. Significa que sí. No soy una
completa idiota). "Eso es cierto", dice ella. "Pero primero teníamos que poder hablar entre
nosotros, ¿no?"
Y entonces, no sé por qué, pero algo acerca de la respuesta de Valentina rompe algo abierto en
Juliette.
Ella se parece casi a ella misma de nuevo. Su cara pierde su tensión. Sus ojos están muy
abiertos, casi tristes. "¿De dónde eres?", Dice en voz baja, y su voz es tan descuidada que me da
esperanza, esperanza.
Que el verdadero J todavía está allí, en algún lugar. "Antes de que se reasignara el mundo", dice,
"¿cuáles eran los nombres de sus países?" "Nacimos en Argentina", dicen las gemelas. "Mi
familia es de Kenia", dice Stephan.
"¿Y se han visitado?" Juliette se da vuelta, escanea sus caras. "Usted viaja a los continentes del
otro?"
Ellos asienten.
"Wow", dice ella. "Eso debe ser increíble".
"Usted también debe visitarnos, señora Suprema", dice Stephan sonriendo. "Nos encantaría que
te quedes con nosotros. Después de todo ", dice," usted es uno de nosotros ahora”.
Y así, la sonrisa de Juliette se ha ido.
Su cara se cierra. Persianas cerradas. Ella vuelve a la cáscara fría de la persona que era cuando
entró, y su voz es grave cuando dice: "Warner, Castle, Kenji?"
Me aclaro la garganta. "¿Sí?"
Escucho a Castle decir: "Sí, señora Ferrars?"
Echo un vistazo a Warner, pero él no dice una palabra. Él solo la mira fijamente. "Si hemos
terminado aquí, me gustaría hablar con ustedes tres solos, por favor".
Miro de Warner al castillo, esperando que alguien diga algo, pero nadie lo hace.
"Uh, sí", digo rápidamente. "No, uh, no hay problema". Le lanzo una mirada a Castle, como,
¿Qué demonios? Y él salta con un "Ciertamente".
Warner todavía la está mirando. Él no dice nada Casi lo golpeo.
Juliette parece estar de acuerdo con mi línea de pensamiento, porque se aleja, viéndose
extremadamente enojada mientras va, y comienzo a seguirla por la puerta cuando siento una
mano en mi hombro. Una mano pesada.
Miro directamente a los ojos de Warner y no voy a mentir, es una experiencia desorientadora.
Ese tipo tiene unos ojos salvajes. Pálido, verde hielo. Es un poco desconcertante. "Dame un
minuto con ella", dice.
Asiento con la cabeza. Da un paso atrás. "Sí, lo que necesites".
Y se ha ido. Le oigo llamar a ella, y me quedo allí incómodamente, mirando la puerta abierta e
ignorando a los otros niños en la habitación.
Yo cruzo mis brazos Claro mi garganta
"Entonces es verdad", dice Stephan.
Me vuelvo, sorprendido. "¿Qué quieres decir?"
"Realmente se aman". Él asiente con la cabeza hacia la puerta abierta. "Esos dos". "Sí", digo,
confundido. "Es verdad."
"Hemos oído hablar de eso, por supuesto", dice Nicolás. "Pero es interesante presenciar en
persona". "¿Interesante?" Levanto una ceja. "Interesante, ¿cómo?"
"Es bastante conmovedor", dice Valentina, y suena como si lo dijera en serio. El castillo se me
acerca entonces. "Ha pasado al menos un minuto", dice en voz baja. Nicolás dice algo
suavemente en respuesta a ella, y luego deja caer su cabeza en una mini reverencia. Yo cruzo
mis brazos No confio en el
"¿Qué?" Juliette lo mira, confundida. "No sé lo que eso significa".
Nicolás le sonríe. Dice algo más en español, y ahora es obvio que está jodiendo con ella, y casi
le doy una patada en la cara.
Warner se acerca a él antes que yo. Él le dice algo a Nicolás, algo más que no entiendo, pero de
alguna manera esto hace que Juliette se enoje más.
Qué mañana tan rara.

Escucho a Nicolás decir: "Nos complace conocerlo", en inglés, y estoy oficialmente tan
confundido que creo que debería salir solo.
Juliette dice: "¿Supongo que todos asistirán al simposio hoy?". Otra reverencia de Nicolás. Más
palabras en español.
"Eso es un sí", traduce Warner.
Eso parece molestarla. Ella se gira, se vuelve para mirarlo.
“¿Qué otros idiomas hablas?” Dice ella, sus ojos brillan, y Warner se va tan repentinamente que
mi corazón duele por él.
Este momento es demasiado real.
Warner y Juliette están tan llenas de mierda hoy. Pretenden ser tan duros, tan geniales y serios, y
luego... esto. Juliette le dice una cosa y Warner se convierte en un idiota. Él la está mirando,
demasiado tonto para hablar, y ella está sonrojada, viéndose acalorada y molesta solo porque la
está mirando a ella.
Jesús.
Me pregunto si Warner tiene alguna idea de cómo se ve en este momento, mirando a Juliette
como si todas las palabras hubieran sido borradas de su cabeza, y luego, con una sacudida, me
pregunto si era así como me veía cuando hablaba con Nazeera. .
Un estremecimiento involuntario me recorre.
Finalmente, Stephan saca a Warner de su miseria. Se aclara la garganta y dice: “Nos enseñaron
muchos idiomas desde muy pequeños.
Fue crítico que los comandantes y sus familias supieran cómo comunicarse entre ellos”.
Juliette mira hacia abajo, se recoge. Cuando se vuelve hacia Stephan, su cara ha perdido la
mayor parte de su rubor, pero todavía se ve un poco manchada.
"Pensé que The Reestablishment quería deshacerse de todos los idiomas", dice Juliette. "Pensé
que estabas trabajando hacia un lenguaje único y universal...”
"Sí, señora suprema", dice Valentina. (Conozco la palabra sí. Significa que sí. No soy una
completa idiota). "Eso es cierto", dice ella. "Pero primero teníamos que poder hablar entre
nosotros, ¿no?"
Y entonces, no sé por qué, pero algo acerca de la respuesta de Valentina rompe algo abierto en
Juliette.
Ella se parece casi a ella misma de nuevo. Su cara pierde su tensión. Sus ojos están muy
abiertos, casi tristes. "¿De dónde eres?", Dice en voz baja, y su voz es tan descuidada que me da
esperanza, esperanza.
que el verdadero J todavía está allí, en algún lugar. "Antes de que se reasignara el mundo", dice,
"¿cuáles eran los nombres de sus países?"
"Nacimos en Argentina", dicen las gemelas. "Mi familia es de Kenia", dice Stephan.
"¿Y se han visitado?" Juliette se da vuelta, escanea sus caras. "Usted viaja a los continentes del
otro?"
Ellos asienten.
"Wow", dice ella. "Eso debe ser increíble".
"Usted también debe visitarnos, señora Suprema", dice Stephan sonriendo. "Nos encantaría que
te quedes con nosotros. Después de todo ", dice," usted es uno de nosotros ahora”.
Y así, la sonrisa de Juliette se ha ido.
Su cara se cierra. Persianas cerradas. Ella vuelve a la cáscara fría de la persona que era cuando
entró, y su voz es grave cuando dice: "Warner, Castle, Kenji?"
Me aclaro la garganta. "¿Sí?"
Escucho a Castle decir: "Sí, señora Ferrars?"
Echo un vistazo a Warner, pero él no dice una palabra. Él solo la mira fijamente. "Si hemos
terminado aquí, me gustaría hablar con ustedes tres solos, por favor".
Miro de Warner al castillo, esperando que alguien diga algo, pero nadie lo hace.
"Uh, sí", digo rápidamente. "No, uh, no hay problema". Le lanzo una mirada a Castle, como,
¿Qué demonios? Y él salta con un "Ciertamente".
Warner todavía la está mirando. Él no dice nada Casi lo golpeo.
Juliette parece estar de acuerdo con mi línea de pensamiento, porque se aleja, viéndose
extremadamente enojada mientras va, y comienzo a seguirla por la puerta cuando siento una mano
en mi hombro. Una mano pesada.
Miro directamente a los ojos de Warner y no voy a mentir, es una experiencia desorientadora.
Ese tipo tiene unos ojos salvajes. Pálido, verde hielo. Es un poco desconcertante. "Dame un
minuto con ella", dice.
Asiento con la cabeza. Da un paso atrás. "Sí, lo que necesites".
Y se ha ido. Le oigo llamar a ella, y me quedo allí incómodamente, mirando la puerta abierta e
ignorando a los otros niños en la habitación.
Yo cruzo mis brazos Claro mi garganta
"Entonces es verdad", dice Stephan.
Me vuelvo, sorprendido. "¿Qué quieres decir?"
"Realmente se aman". Él asiente con la cabeza hacia la puerta abierta. "Esos dos". "Sí", digo,
confundido. "Es verdad."
"Hemos oído hablar de eso, por supuesto", dice Nicolás. "Pero es interesante presenciar en
persona". "¿Interesante?" Levanto una ceja. "Interesante, ¿cómo?"
"Es bastante conmovedor", dice Valentina, y suena como si lo dijera en serio. El castillo se me
acerca entonces. "Ha pasado al menos un minuto", dice en voz baja.
"Correcto". Asiento con la cabeza. "Bueno, nos veremos niños más tarde", le digo a la habitación. "Si
aún no han desayunado, siéntanse libres de tomar algunos muffins de la cocina. Ellos son buenos. Yo
tenía dos”.
Cuatro

Casi tropiezo tratando de detenerme en el lugar cuando salimos al pasillo. Warner y Juliette no
han ido muy lejos y están muy juntas, claramente teniendo una conversación acalorada e
importante.
"Deberíamos salir de aquí", le digo a Castillo. "Necesitan espacio para hablar".
Pero Castillo no responde de inmediato. Él los mira con una mirada intensa en su rostro, y por
primera vez en mi vida, lo veo de manera diferente.
Como si no lo conozco.
Después de todo lo que Warner me contó ayer, acerca de cómo Castillo siempre supo que
Juliette tenía una historia complicada, sabía que ella era un activo crítico, sabía que había sido
adoptada, sabía que sus padres biológicos la habían donado a The Reestablishment y que él me
había enviado en una misión secreta para recogerla, me he sentido un poco extraño. No está mal,
exactamente. Simplemente extraño Todo esto no es una revelación suficiente para perder la fe
en Castillo por completo; Él y yo hemos pasado por mucho para dudar de su amor.
Pero me siento apagado. Inestable.
Quiero preguntarle por qué me ocultó todo esto. Quiero exigir una explicación. Pero por alguna
razón, no me atrevo a hacerlo. No todavía, de todos modos. Creo que quizás tenga miedo de
escuchar las respuestas a mis propias preguntas. Me preocupa lo que puedan revelar sobre mí.
"Sí," Castillo finalmente dice, el sonido de su voz reenfocando mis pensamientos. "Tal vez
deberíamos darles el espacio que necesitan".
Le disparo una mirada incierta. "No crees que estén bien juntos, ¿eh?"
Castillo se vuelve hacia mí, sorprendido. "Al contrario", dice. "Creo que tienen suerte de
haberse encontrado en este mundo infernal. Pero si quieren tener la oportunidad de ser felices,
tendrán que seguir curándose. Individualmente”. Se da vuelta otra vez, estudia sus figuras en la
distancia. “A veces me preocupa los secretos entre ellos. Quiero que hagan el duro trabajo de
chupar el veneno de su pasado”.
"Bruto."
El castillo sonríe. "De hecho." Él envuelve su brazo alrededor de mi hombro. Apretones "Mi
mayor deseo para ti", dice, "es que te veas a ti mismo como lo hago: como un joven brillante,
guapo y compasivo que haría cualquier cosa por las personas que ama".
Me alejo, sorprendido. "¿Qué te hizo decir eso?"
"Es solo algo que me he estado recordando decir en voz alta". Él suspira. “Quiero que entiendas
que Nazeera es una chica muy, muy afortunada de ser el objeto de tus afectos. Me gustaría que
te dieras cuenta de eso. Ella es hermosa y cumplida, sí, pero tú...
"Espere. ¿Qué? ”De repente siento náuseas. "¿Cómo y-?"
"Oh", dice Castillo, con los ojos muy abiertos. "Oh, ¿fue un secreto? No me di cuenta de que era
un secreto. Mis disculpas."
Yo murmuro algo asqueroso.
Él ríe. "Tengo que decir que, si estás interesado en mantenerlo para ti mismo, es posible que
desees cambiar tus tácticas".
"¿Qué quieres decir?"
Él se encoge de hombros. "No te ves a tu alrededor. Tus sentimientos son obvios para todos. De
donde sea."
Dejo caer mi cabeza en mis manos con un gemido.
Y cuando finalmente levanto la vista, lista para responder, la escena que tengo frente a mí me
distrae tanto que me olvido de hablar.
Warner y Juliette están teniendo un momento.
Un momento bastante apasionado, aquí mismo, en el salón. Me doy cuenta, mientras los veo,
que nunca los he visto besarse antes. Estoy congelado. Un poco aturdido. Y sé que debo, como,
mirar hacia otro lado, quiero decir, sé en mi cabeza que debo? ¿Qué es lo más decente qué
hacer? Pero estoy un poco fascinado.
Claramente tienen una química loca.
Su relación nunca tuvo mucho sentido para mí; no podía entender cómo alguien como Warner
podía ser un socio emocional para nadie, y mucho menos una persona como Juliette: una chica
que come, duerme y respira emociones. Rara vez lo vi entrar en algo. Me preocupaba que
Juliette le diera demasiado crédito, que ella aguantara demasiada de sus tonterías a cambio de ...
ni siquiera sé qué. ¿Un sociópata con una extensa colección de abrigos?
Sobre todo, me preocupaba que ella no estuviera recibiendo el tipo de amor que se merecía. Pero
ahora, de repente, su relación tiene sentido. De repente, todo lo que me ha dicho sobre él tiene
sentido. Todavía no creo entender a Warner, pero es obvio que algo sobre ella enciende un
fuego en él. Él parece vivo cuando ella está en sus brazos. Humano como nunca lo había visto
antes.
Como si estuviera enamorado.
Y no solo en el amor, sino más allá de la salvación. Cuando se separan, ambos se ven un poco
locos, pero Warner parece especialmente desquiciado. Su cuerpo está temblando. Y cuando de
repente sale corriendo por el pasillo, sé que esto no terminará bien.
Me duele el corazón. Para ambos.
Observo a Warner caer de espaldas contra la pared, hundiéndose en la piedra hasta que sus
extremidades ceden. Se desploma en el suelo.
"Voy a hablar con él", dice Castillo, y la mirada devastada en su rostro me sorprende. "Ve a
buscar a la Sra.
Ferrars. Ella no debería estar sola en este momento”.
Tomo una respiración fuerte. "Lo tengo". Y luego: "Buena suerte". Él solo asiente.

Tengo que golpear la puerta de Juliette unas cuantas veces antes de que ella finalmente la abra.
Ella lo abre un centímetro, dice: "No importa", y luego trata de cerrarlo.
Cojo la puerta con mi bota. “¿No importa qué?”. Inclino mi hombro en la puerta, y con un
pequeño empujón, me las arreglo para abrirme paso hacia adentro. "¿Qué está pasando?"
Ella camina a través de la habitación, tan lejos de mí como puede conseguir.
No entiendo esto No entiendo por qué me está tratando así. Y abro la boca para decir
exactamente eso cuando ella dice:
"No importa, no quiero hablar con ninguno de ustedes. Por favor vete. O tal vez todos puedan
irse al infierno. En realidad no me importa”.
Me estremezco Sus palabras aterrizan como golpes físicos. Ella me habla como si yo fuera el
enemigo, y no puedo creerlo. "¿Estás... espera, estás hablando en serio ahora?"
"Nazeera y yo nos vamos al simposio en una hora", me dice con brusquedad. Sin embargo, ella
todavía no me mira. "Tengo que prepararme."

“¿Qué?” En primer lugar, ¿cuándo diablos se convirtió en la mejor amiga de Nazeera? Y en


segundo lugar: "¿Qué está pasando, J? ¿Qué sucede contigo?"
Se da la vuelta, su cara es una caricatura impresionante. Ella se ve amotinada. "¿Qué pasa
conmigo?
Oh, como que no sabes? "
La fuerza de su ira me hace retroceder un paso. Me recuerdo a mí mismo que esta chica
probablemente podría matarme con el movimiento de su mano si quisiera. "Quiero decir, me
enteré de lo que pasó con Warner, sí, pero estoy bastante seguro de que los vi a ustedes en el
pasillo, así que, eh, estoy muy confundido...”
"Me mintió, Kenji. Me mintió todo este tiempo. De tantas cosas. Y también lo hizo Castillo.
Así que tú...
"Espera, ¿qué?" Esta vez le agarro el brazo antes de que ella tenga la oportunidad de alejarse de
nuevo. "Espera, no te mentí sobre la mierda. No me confundas en este lío. No tuve nada que ver
con nada de eso. Demonios, todavía no he descubierto qué decirle a Castillo. No puedo creer
que me haya ocultado todo esto”.
Juliette se queda súbitamente quieta. Sus ojos se abren, brillantes con lágrimas no derramadas. Y
luego, por fin, entiendo. Ella pensó que yo también la había traicionado.
"¿No estabas involucrado en todo esto?" Susurra ella. "¿Con el castillo?"
"Uh-uh. De ninguna manera. "Doy un paso adelante. "No tenía idea de nada de esta locura hasta
que Warner me lo dijo ayer".
Ella me mira fijamente, todavía insegura. Y no puedo evitarlo; Ruedo mis ojos
"Bueno, ¿cómo se supone que debo confiar en ti?", Dice ella con la voz quebrada. "Todos me
han estado mintiendo...”
"J", digo, "c’mon." Sacudo la cabeza con fuerza. No puedo creer que tenga que decir esto. No
puedo creer que ella dudara de mí, que no me había hablado de esto antes. "Tú me conoces", le
digo a ella. "Sabes que no soy una mierda. Ese no es mi estilo”.
Una sola lágrima se escapa por el costado de su cara y la vista es al mismo tiempo desgarradora
y tranquilizadora. Esta es la chica que conozco. El amigo que amo. Ella es todo el corazón.
Ella susurra: "¿Lo prometes?"
"Oye". Extiendo mi mano. "Ven aquí, niño".
Ella todavía parece un poco escéptica, pero toma los pasos necesarios hacia adelante y la
empujo, tirando de ella contra mi pecho y apretándola con fuerza. Ella es tan pequeña Como un
pajarito con huesos huecos. Nunca sabrías que ella era técnicamente invencible. Que ella
probablemente podría derretir la piel de mi cara si quisiera. Aprieto un poco más fuerte, paso
una mano arriba y abajo por su espalda en un gesto reconfortante y familiar, y siento que
finalmente se relaja. Siento el momento exacto en que la tensión abandona su cuerpo, cuando se
derrumba completamente contra mi pecho. Sus lágrimas empapan mi camisa, caliente e
implacable.
"Vas a estar bien", le susurro. "Lo prometo." "Mentiroso".
Yo sonrío. "Bueno, hay un cincuenta por ciento de posibilidades de que tenga razón". "¿Kenji?"
"¿Mm?"
"Si descubro que me estás mintiendo sobre algo de esto, te juro por Dios que arrancaré todos los
huesos de tu cuerpo".
Casi me ahogo con una repentina y sorprendida risa. "Uh, sí, está bien". "Hablo en serio".
"Uh-huh". Le acaricio la cabeza. Tan borrosa "Voy a."
"Lo sé, princesa. Lo sé."
Nos acomodamos en un cómodo silencio, los dos seguimos aguantando, y estoy pensando en lo
importante que es esta relación para mí, lo importante que es Juliette para mí cuando dice, de
repente:
"Kenji?"
"¿Mm?"
"Van a destruir el Sector 45". "¿Quién es?"
"Todo el mundo."
Choque endereza mi columna vertebral. Me alejo, confundido. "¿Todos quién?"
"Todos los demás comandantes supremos", dice Juliette. "Nazeera me lo contó todo". Y luego,
de repente, lo entiendo.
Su nueva amistad con Nazeera.
Este debe ser el secreto que Warner dijo que estaba escondiendo: Nazeera debe ser una traidora
al Restablecimiento. O es eso, o ella nos está mintiendo a todos.
Sin embargo, esto último no parece probable.
Tal vez sea estúpidamente optimista, pero Nazeera prácticamente me dijo lo mismo la otra
noche con todo su discurso acerca de usar un símbolo de resistencia y odiar a su padre y honrar
a las mujeres que avergonzó.
Tal vez el gran secreto de Nazeera es que ella realmente está aquí para ayudarnos. Tal vez no
hay nada que temer. Tal vez la mujer es simplemente perfecta.
De repente estoy sonriendo como un idiota. "Así que Nazeera es uno de los buenos, ¿eh? Ella
está en nuestro equipo?
¿Tratando de ayudarte?
"Oh, Dios mío, Kenji, por favor concéntrate...
"Solo lo digo." Levanto mis manos, retrocedo un paso. "La chica está bien porque el infierno es
todo lo que estoy diciendo". Juliette me está mirando como si hubiera perdido la cabeza, pero ella
se ríe. Ella huele, suavemente, y se quita unas lágrimas olvidadas.
"Entonces." Asiento, animándola a hablar. "¿Cuál es el trato? ¿Los detalles? ¿Quién está viniendo?
¿Cuándo?
¿Cómo? ¿Etcétera?
"No lo sé", dice Juliette, sacudiendo la cabeza. "Nazeera todavía está tratando de resolverlo. Ella
piensa que tal vez en la próxima semana más o menos? Los niños están aquí para monitorearme y
enviarme información, pero vienen al simposio, específicamente, porque los comandantes quieren
saber cómo reaccionarán los líderes de otros sectores al verme. Nazeera dice que cree que la
información ayudará a informar sus próximos movimientos. Supongo que tenemos tal vez una
cuestión de días”.
Mis ojos se abren dolorosamente. Una cuestión de días no era lo que esperaba oír. Esperaba por
meses. Semanas, como mínimo.
Esto es malo.
"Oh", le digo. "Mierda."
"Sí". Juliette me lanza una mirada asediada. “Pero cuando deciden destruir el Sector 45, su plan es
también hacerme prisionero. El Restablecimiento quiere que me devuelvan, aparentemente. Lo que
sea que eso signifique."
"¿Traerte de vuelta?" Fruncí el ceño. "¿Para qué? Más pruebas? ¿Tortura? ¿Qué quieren hacer
contigo?
"No tengo idea", dice Juliette, sacudiendo la cabeza. "No tengo ni idea de quiénes son estas
personas. Mi hermana aparentemente todavía está siendo probada y torturada en algún lugar. Así
que estoy bastante seguro de que no me traerán de vuelta para una gran reunión familiar, ¿saben? "

"Wow." Miro hacia otro lado. Sople un suspiro. "Eso es un drama de siguiente nivel". "Sí".
"Entonces, ¿qué vamos a hacer?", Digo.
Juliette me estudia por un segundo. Sus ojos se juntan. "Quiero decir, no lo sé, Kenji. Vienen a
matar a todos en el Sector 45. Realmente no creo que tenga una opción”.
Yo levanto mis cejas. "¿Qué quieres decir?"
"Quiero decir, estoy bastante seguro de que primero tendré que matarlos".
Cinco

Salgo de la habitación de Juliette aturdida. No parece correcto que tanta mierda horrible se
pueda dejar caer en tan poco tiempo. Debería haber una falla en el universo en algún lugar,
algo que se cierre automáticamente en caso de una estupidez humana extrema. Tal vez una
palanca de emergencia. Un botón, incluso.
Esto es ridículo.
Suspiro, sintiéndome repentinamente enfermo de mi estómago.
Supongo que tendremos que esperar para discutir todo esto esta noche, después del simposio,
que será su propio tipo de mierda. No parece que haya un punto para asistir al simposio ahora,
pero Juliette dijo que no quería abandonar la fianza, no tan tarde en el juego, así que se supone
que todos debemos ser amables y actuar como si todo fuera normal. Seiscientos líderes del
sector se reunieron en la misma sala y se supone que debemos ser amables y actuar como si
todo fuera normal. No lo entiendo No es ningún secreto para nadie que nosotros, como sector,
hemos traicionado a todo el establecimiento, por lo que no entiendo por qué nos molestamos
en fingir. Pero Castillo dice que mantener estas pretensiones significa algo para el sistema, así
que tenemos que seguir adelante. Saltar barco ahora es básicamente como voltear el resto del
continente. Sería una declaración de guerra.
Honestamente, la ridiculez de todo esto sería casi graciosa si no pensara que probablemente
todos moriríamos.
Que dia.

Veo a Sonya y Sara en mi camino de regreso a mi habitación y saludo con la cabeza, pero
Sara me agarra del brazo. "¿Has visto el castillo?", Dice ella.
"Hemos estado tratando de ponernos en contacto con él durante una hora", dice Sonya.
La urgencia en sus voces envía un repentino aumento de miedo a través de mi cuerpo, y el
agarre que Sara todavía tenía en mi brazo no ayuda. No es como si ninguno de los dos
estuviera tan ansioso; desde que los conozco, estos dos siempre han sido amables y
generalmente tranquilos, a través de todo.
"¿Qué está mal?" Digo. "¿Qué está pasando? ¿Algo que pueda hacer para ayudar? "Sacuden la
cabeza al mismo tiempo. "Tenemos que hablar con el castillo".
"La última vez que lo vi, estaba abajo, hablando con Warner. ¿Por qué no lo llamas? Siempre
lleva puesto el auricular”.
"Lo hemos intentado", dice Sonya. "Varias veces."
"¿Al menos puedes decirme de qué se trata? ¿Solo para que no tenga un ataque al corazón?
"Los ojos de Sara se abren. "¿Has estado experimentando dolores en el pecho?"
"¿Te has sentido inusualmente letárgico?", Sonya interviene. "¿Falta de aliento?" Sara otra
vez.
"¿Qué? No. Chicos, deténganse, lo dije como una forma de hablar. En realidad no voy a tener
un ataque al corazón. Estoy solo, estoy preocupado”.
Sonya me ignora. Rebusca en la bolsa de mensajero que lleva en caso de emergencias y
desentierra una pequeña botella de medicina. Ella y Sara son gemelas y nuestros curanderos
residentes, y son una combinación interesante de amables pero extremadamente serias. Son
médicos con la forma perfecta en la cama, y nunca dejan que se ignore ninguna mención de
dolor, enfermedad o lesión. Una vez, de vuelta en Point, dije casualmente que estaba enferma
y cansada de estar bajo tierra todo el tiempo, y los dos me obligaron a meterme en una cama y
exigieron que les diera una lista de mis síntomas. Cuando finalmente pude explicarle que
había estado bromeando, que "enfermo y cansado" era algo que la gente decía a veces, no
creían que fuera gracioso. Estuvieron irritados conmigo por una semana después de eso.
"Lleva esto contigo, como medida de precaución", dice Sonya, y presiona la botella azul y
cilíndrica en mi mano. “Como saben, Sara y yo hemos estado trabajando en esto por un
tiempo, pero esta es la primera vez que sentimos que podría estar listo para el campo. Eso ",
dice, asintiendo a la botella en mi mano," es uno de los lotes de prueba, pero no hemos tenido
ningún problema con eso. En realidad, creemos que podría estar listo para la producción ".
Eso llama mi atención.
Miro con asombro la botella en mi mano. Es pesado. Vaso. "De ninguna manera," digo
suavemente. "¿Lo hiciste?" Miro hacia arriba, les miro a los ojos.
Ellos sonríen exactamente al mismo tiempo.
Estos dos han estado trabajando en la creación de píldoras curativas desde que tengo memoria.
Querían darnos algo para llevar en el camino, en medio de la batalla, para que nos
mantengamos en movimiento cuando y / o cuando no estén cerca.
"¿James trabajó en esto en absoluto?" Sonya sonríe más. "El ayudo."
"¿Sí?" Yo también sonrío. "¿Cómo va su entrenamiento? ¿Todo bien?"
Ellos asienten. "Estamos a punto de ir a recogerlo, en realidad", dice Sara. Para su sesión de la
tarde. Él es un estudio rápido. Está creciendo en sus poderes muy bien”.
Casi sin darme cuenta, me levanto un poco más alto, me inflo el pecho como un pavo real. No
sé qué derecho tengo de sentirme propietaria de ese niño, pero estoy muy orgullosa de él.
Sé que tiene un gran futuro por delante.
"De acuerdo, bien", levanto la botella, "gracias por esto. Me lo llevaré conmigo, porque "agito
la botella", esto es increíble. Pero no te preocupes. Seriamente. No voy a tener un ataque al
corazón”.
"Bien", dicen los dos.
Yo sonrío "¿Así que quieres que le diga a Castillo que lo estás buscando?"
Ellos asienten.
"¿Y no vas a decirme de qué se trata la urgencia?"
Sara y Sonya intercambian miradas. Yo levanto una ceja. Finalmente, Sara dice:
"¿Recuerdas cuando le dispararon a Juliette?"
"Le dispararon hace tres días, Sara". Le ofrezco una mirada de incredulidad. "No es probable
que lo olvide".
Sonya interviene y dice: "Sí, pero, lo que no sabes, lo que nadie más que Warner y Castillo
saben, es que algo le sucedió a Juliette cuando le dispararon. Algo que no pudimos curar”.
"¿Qué?" Digo bruscamente. "¿Qué quieres decir?"
"Había algún tipo de veneno en las balas", explica Sara. "Algo que le estaba dando
alucinaciones".
Lo miro, horrorizada.
"Hemos estado estudiando las propiedades del veneno durante días, tratando de encontrar un
antídoto", dice ella. “En cambio, descubrimos algo. . . inesperado. Algo aún más importante”.

Después de un momento de silencio, no puedo soportarlo más.


“¿Y?” Digo, gesticulando con mi mano que deberían continuar.
"Realmente queremos contarte todo", dice Sonya, "pero primero tenemos que hablar con
Castillo. Él necesita ser el primero en saberlo. Ella vacila. "Solo puedo decirte que creemos
que hemos descubierto algo que se corresponde directamente con los tatuajes en el cuerpo
muerto del asaltante de Juliette".
"Ese tipo que mató Nazeera", le digo, recordando. "Ella salvó la vida de Juliette". Ellos
asienten.
Otra espiga de miedo me atraviesa.
"Está bien", le digo, tratando de mantener mi voz ligera, constante. No quiero asustarlos con
mis propias preocupaciones. "Bueno. Le diré a Castillo que venga a buscarte de inmediato.
¿Estarás en el ala médica?
Ellos asienten de nuevo.
Y luego, mientras me alejo, Sara me llama. Me doy vuelta
"Dígale..." Ella vacila de nuevo, y luego parece tomar una decisión. "Dile que se trata de
Sector
241. Dígale que creemos que es un mensaje. De Nouria”.
"¿Qué?" Me congelé en su lugar, incrédulo. "Eso es imposible". "Sí", dice Sara. "Sabemos."
Tomo las escaleras.
No tengo tiempo para esperar el ascensor y, además, mi cuerpo está demasiado lleno de
energía nerviosa en este momento para detenerme. Subo las escaleras dos, tres a la vez,
volando mientras mantengo una mano en la barandilla para estabilizarme.
No pensé que este día podría volverse más loco. Nouria.
Mierda.
No sé cómo reaccionará Castillo al escuchar su nombre. No ha oído una palabra de Nouria en
años. No desde... bueno, no desde que asesinaron a los niños. Castle me dijo que le dio
espacio a Nouria porque pensó que ella necesitaba tiempo. Se imaginó que volverían a
encontrarse una vez más después de que ella se recuperara. Pero después de que se erigieron
los sectores, se hizo casi imposible contactar a los seres queridos. Internet fue una de las
primeras cosas que The Reestablishment se llevó, y sin ella, el mundo se convirtió, en un
instante, en un lugar más grande y aterrador. Todo fue más difícil. Todos se sentían
impotentes. No creo que nadie se haya dado cuenta de lo mucho que confiamos en Internet
para literalmente todo hasta que se apagaron las luces. Las computadoras y los teléfonos
fueron retirados. Destruido. Los hackers fueron encontrados y ahorcados públicamente.
Las fronteras se cerraron sin espacio.
Y luego el restablecimiento destrozó familias. A propósito. Al principio fingieron que lo
estaban haciendo por el bien de la humanidad. Lo llamaron una nueva forma de integración.
Dijeron que las relaciones raciales estaban en su peor momento porque todos estábamos tan
aislados unos de otros, y que parte del problema era que las personas habían construido estas
extensas unidades familiares (el Restablecimiento se refería a las grandes familias como
dinastías) y que estas dinastías solo reforzaban la homogeneidad. Dentro de comunidades
homogéneas. Dijeron que la única manera de solucionar esto era separar esas dinastías.
Ejecutaron algoritmos que los ayudaron a fabricar diversidad mediante la reconstrucción de
comunidades con proporciones específicas.
Pero no pasó mucho tiempo antes de que dejaran de fingir que les importaba una mierda las
diversas comunidades. Pronto, solo las pequeñas infracciones bastarían para que te quiten de
tu familia. Llegas tarde al trabajo un día y, a veces, te envían, o peor, a alguien que amas, a
todo el planeta. Tan lejos, nunca podrías encontrar el camino de regreso.
Eso es lo que le pasó a Brendan. Fue arrancado de su familia y enviado aquí, al Sector 45,
cuando tenía quince años. Castillo lo encontró y se lo llevó. Lily también. Ella es de lo que
solía ser Haití. La tomaron de sus padres cuando solo tenía doce años. La pusieron en un
hogar grupal con una tonelada de otros niños desplazados. Eran orfanatos glorificados.
Me escapé de uno de esos orfanatos cuando tenía ocho años.
A veces pienso que por eso me preocupo tanto por James. Me siento conectado con él, de
alguna manera. Cuando estábamos juntos en la base, Adam nunca me dijo que su hermano
pequeño prácticamente vivía en uno de esos orfanatos. No fue hasta ese día cuando estábamos
huyendo, cuando James y yo tuvimos que escondernos juntos mientras Adam y Juliette
trataban de encontrar un auto, hasta que nos dimos cuenta de dónde estábamos. Eché un
vistazo alrededor de esos terrenos y vi ese lugar por lo que era.
Todos esos niños.
James fue más afortunado que los otros niños; no solo tenía un pariente vivo, sino que tenía
un pariente que vivía cerca, uno que podía permitirse el lujo de mantenerlo en un apartamento
privado. Pero cuando le pregunté a James sobre su "escuela" y sus "amigos" y sobre Benny, la
mujer que se suponía que debía llevarle sus comidas del gobierno con regularidad, obtuve todas las
respuestas que necesitaba.
James se durmió en su propia cama por la noche, pero pasó sus días en un orfanato con otros niños
huérfanos. Adam le pagó a Benny un poco más para vigilar a James, pero en última instancia, su
lealtad fue a un cheque de pago. Al final del día, James era un niño de diez años que vivía solo.
Tal vez todo esto es por lo que siento que entiendo a Adam. Por qué lucho por él, incluso cuando es
un imbécil. Se presenta como un tipo furioso y explosivo, y a veces realmente es un imbécil, pero
debe ser difícil ver a su hermano pequeño vivir solo en un recinto para niños torturados y
abandonados. Poco a poco mata a tu alma ver a un niño de diez años sollozar y gritar en mitad de la
noche porque sus pesadillas siguen empeorando, y no importa lo que hagas, parece que no puedes
mejorarlo.
Viví con Adam y James durante meses. Vi el ciclo todas las noches. Y miré, todas las noches,
mientras Adam trataba de calmar a James. Cómo mecía a su hermanito en sus brazos hasta que
saliera el sol. Creo que James finalmente lo está haciendo mejor, pero a veces no estoy seguro de
que Adam se recupere de los golpes que recibió. Es obvio que tiene trastorno de estrés
postraumático. No creo que ni siquiera duerma más. Creo que está perdiendo la cabeza lentamente.
Y a veces me pregunto...
Si tuviera que vivir con eso todos los días, me pregunto si eso también me volvería loco. Porque no
es el dolor lo que es insoportable. Es la desesperanza. Es la desesperanza lo que te hace temerario.
Me gustaría saber.
Solo pasaron dos horas en el orfanato antes de que me diera cuenta de que ya no podía confiar en
los adultos, y para cuando Castillo me encontró huyendo, un niño de nueve años que intentaba
mantenerse abrigado en un carrito de la compra al costado del camino, estaba tan desilusionado con
el mundo que pensé que nunca me recuperaría. Le tomó mucho tiempo a Castle ganarme mi
confianza por completo; al principio, pasaba todo mi tiempo libre recogiendo puertas cerradas y
escabulléndome entre sus cosas cuando pensé que no estaba mirando. El día que me encontró,
sentado en su armario inspeccionando el contenido de un álbum de fotos viejo, estaba tan seguro de
que me llevaría un bate a la espalda que casi me arruiné los pantalones. Estaba aterrorizada,
inconscientemente parpadeando dentro y fuera de la invisibilidad. Pero en lugar de gritarme, se
sentó a mi lado y me preguntó sobre mi familia; Solo le había dicho que estaban muertos. Quería
saber ahora si le contaría lo que pasó. Sacudí la cabeza repetidamente. No estaba listo para hablar.
No pensé que alguna vez estaría lista para hablar.
Él no se enojó.
A él ni siquiera le importaba que hubiera saqueado sus pertenencias personales. En su lugar, tomó el
álbum de fotos en mi regazo y me habló de su propia familia.
Era la primera vez que lo veía llorar.
Seis

Cuando finalmente encuentre a Castillo, él no está solo. Y él no está bien.


Nazeera, Haider, Warner y Castillo están saliendo de una sala de conferencias al mismo tiempo,
y solo los hermanos parecen no estar a punto de vomitar.
Todavía sigo respirando con dificultad, acabo de correr seis tramos de escaleras, y parezco sin
aliento cuando digo: "¿Qué está pasando?" Asiento a Warner y Castillo. "¿Por qué ustedes dos se
ven tan asustados?"
"Vamos a discutirlo más tarde", dice Castillo en voz baja. Él no me mirara
"Me tengo que ir", dice Warner, y los pernos. Al final del pasillo y lejos, muy lejos. Lo veo irse.
Castillo también está a punto de escabullirse, pero le agarró del brazo. "Oye", le digo,
obligándolo a encontrarse con mis ojos. Las chicas necesitan hablar contigo. Es crítico”.
"Sí", dice, y suena tenso. "Acabo de ver todos sus mensajes. Estoy seguro de que puede esperar
hasta después del simposio. Necesito un minuto para...
"No puedo esperar". Mantengo su mirada. "Es crítico".
Finalmente, Castillo parece captar la gravedad de lo que estoy tratando de transmitir. Sus
hombros se ponen rígidos. Sus ojos se estrechan.
"Nouria", le digo.
Y Castillo se ve tan aturdido que me preocupa que pueda caerse.
"No le traería un mensaje de mierda, señor. Ir. Ahora. Están esperando en el ala médica”. Y
luego él también se ha ido.
"¿Quién es Nouria?"
Levanto la vista para ver a Haider estudiándome con curiosidad. "Su gato", le digo.
Nazeera contesta una sonrisa. "Castillo recibió un mensaje urgente de su gato?"
"No sabía que tenía un gato", dice Haider, frunciendo el ceño. Tiene un ligero acento, a
diferencia de Nazeera, pero su inglés es impecable. "No he visto ningún animal en la base. ¿Se te
permite tener animales como mascotas en el Sector 45?
"Nah. Pero no te preocupes, es un gato invisible”.
Nazeera lo intenta y no logra hacer retroceder una carcajada. Ella tose, fuerte. Haider la mira,
confundido, y lo observo hasta el momento en que se da cuenta de que lo he estado jodiendo. Y
entonces-
Me mira fijamente. "Hemar". "¿Decir qué?"
"Simplemente te llamó asno", explica Nazeera. "Guau. Bonito."
"Hatha shlon damaghsiz", le dice Haider a su hermana. "Vamos." "Bien, espera, eso suena como
si fuera un cumplido". "No". Nazeera sonríe. "Él acaba de decir que eres un idiota".
"Guay. Bueno, me alegro de haber aprendido todas estas palabras importantes en árabe”. Haider
sacude la cabeza, indignado. "Esto no fue una lección".
Lo miro por un momento, genuinamente desconcertado. "Tu hermano no tiene sentido del
humor, ¿eh?", Le digo a Nazeera.

"No es bueno con la sutileza", dice ella, todavía sonriéndome. "Tienes que golpearlo en la
cabeza con una broma o él no lo entiende".
Pongo una mano sobre mi corazón. "Wow, lo siento mucho. Eso debe ser muy difícil para ti”.
Ella se ríe pero rápidamente se muerde el labio para matar el sonido. Y ella suena seria cuando
dice: "No tienes idea".
Haider frunce el ceño. "¿De qué estás hablando?" "¿Ves lo que quiero decir?", Dice ella.
Me río, mirándola a los ojos durante un segundo demasiado tiempo. Haider me lanza una
mirada asesina. Tomo eso como mi señal para irme.
"Está bien, sí", le digo, y respiro rápidamente. "Será mejor que me vaya. El simposio comienza
en... —Echo un vistazo a mi reloj; mis ojos se ensanchan, treinta minutos Mierda. "Miro hacia
arriba. "Adiós."

Esta cosa es una escena.


Hay alrededor de seiscientos comandantes y regentes, oficiales al mismo nivel que Warner, en
la audiencia, y el lugar está repleto. La gente todavía se está acomodando, tomando asiento, y
Juliette está en el podio. El grupo de nosotros estamos detrás de ella, en el escenario con ella, y no
voy a mentir, se siente un poco arriesgado. Somos objetivos perfectos para cualquier psicópata que
pueda aparecer con un arma. Por supuesto, hemos tomado precauciones, no se debe permitir que
nadie entre aquí con ningún tipo de arma, pero eso no significa que no pueda suceder. Pero todos
estuvimos de acuerdo en que unirnos así enviaría el mensaje más fuerte. Las chicas se quedaron en
la base (decidimos que sería mejor para ellas mantenerse a salvo el tiempo suficiente para salvarnos
si nos lastimamos), y James y Adam son MIA. Castillo dijo que Adam ya no quiere participar en
nada ni remotamente hostil. No a menos que él tenga que hacerlo.
Lo entiendo.
En mis momentos menos caritativos podría llamarlo cobarde, pero lo entiendo. Yo también
optaría por salir, si pudiera. Simplemente no siento que pueda.
Todavía hay demasiado por lo que estoy dispuesto a morir.
De todas formas. Juliette es bastante invencible, por lo que mientras mantenga su Energía
encendida, debería estar bien. El resto de nosotros somos vulnerables, pero a la primera señal de
peligro se supone que debemos dispersarnos. Estamos demasiado superados en número para luchar;
nuestra mejor oportunidad de supervivencia es extenderse, extenderse lejos.
Ese es el plan.
Ese es todo el maldito plan.
Casi no tuvimos tiempo de hablar sobre el plan, porque últimamente todo está tan loco, pero
Castillo nos dio una charla rápida antes de que J subiera al escenario, y eso fue todo. Eso era todo lo
que íbamos a conseguir. Una buena suerte y espero que no mueras.
Definitivamente estoy nervioso.
Cambio de peso, sintiéndome repentinamente inquieto, mientras la multitud se detiene. Es un
mar de rostros militares, las icónicas franjas rojo / verde / azul de The Reestablishment en cada
uniforme. Sé que son personas normales, sangre, tripas y huesos, pero se parecen a las máquinas. Y
giran sus cabezas hacia arriba al mismo tiempo, sus ojos parpadean al unísono cuando Juliette
comienza a hablar.
Es espeluznante como el infierno.
Siempre supimos que nadie fuera del Sector 45 aceptaría voluntariamente a Juliette como su
nuevo comandante supremo, pero es escalofriante dar testimonio en persona. Claramente no tienen
respeto por Juliette, y mientras habla sobre su amor por la gente, por los hombres y mujeres
trabajadores cuyas vidas fueron despojadas por partes, puedo ver que se esfuerzan por contener su
ira. Hay una razón por la que muchos siguen siendo leales al Restablecimiento, y la prueba de ello
está aquí, en esta sala. Estas personas se pagan mejor.

Se les dan beneficios, privilegios. Nunca lo hubiera creído si no lo hubiera visto con mis propios
ojos, pero una vez que vea las cosas que la gente está dispuesta a hacer para un tazón de arroz
adicional, no puede dejar de verlo. El Restablecimiento mantiene felices a sus superiores. No tienen
que mezclarse con las masas. Consiguen mantener sus mejores galas y viven en casas reales en un
territorio no regulado.
Estos hombres y mujeres se burlan de Juliette mientras habla, no quieren su versión del mundo.
No quieren perder su rango y los privilegios que el rango ofrece. Todo lo que dice sobre los
fracasos de The Reestablishment, sobre la necesidad de comenzar de nuevo y devolver a las
personas sus hogares, sus familias, sus voces.
Sus palabras son una amenaza para su sustento.
Así que no me sorprende en absoluto cuando la multitud decide que ya ha tenido suficiente.
Siento que su inquietud se vuelve más salvaje a medida que ella habla, y cuando alguien de repente
se levanta y le grita, se burla de ella, me preocupa que esto no termine bien. Juliette se mantiene
fresca, sigue hablando incluso cuando más de ellos se ponen de pie y gritan. Agitan los puños y
piden que la saquen del podio, pidiendo que la ejecuten por traición, exigiendo que la encarcelen,
por lo menos, por hablar en contra del Restablecimiento, pero su voz no puede ser escuchada entre
la multitud.
Y entonces ella comienza a gritar.
Esto es malo. Esto es realmente malo, y mis instintos me dicen que entre en pánico, que esto
solo terminará en un derramamiento de sangre. Estoy tratando de mirar a mi alrededor y seguir
manteniéndome fresco, pero cuando Warner me llama la atención, sé de inmediato que lo entiende.
Los dos estamos pensando lo mismo:
Abortar la misión.
Salgan de aquí lo antes posible. Y entonces-
"Esto fue una emboscada. Dile a tu equipo que corra. Ahora."
Me doy vuelta en un movimiento exagerado, tan asustado que casi pierdo el equilibrio. Estoy
escuchando a Nazeera. Estoy escuchando a Nazeera. Estoy seguro de que estoy escuchando su voz.
El problema es que no la veo en ninguna parte.
¿Me estoy muriendo? Debo estar muriendo. "Kenji. Escúchame."
Me congela en su lugar.
Puedo sentir el calor de su cuerpo contra el mío. Puedo sentir su boca en mi oreja, el suave
susurro de su aliento contra mi piel. Jesús. Sé cómo funciona esto. Yo inventé esta mierda.
"Eres invisible", le digo, tan silenciosamente que apenas muevo mis labios.
Siento el cosquilleo de su pelo contra mi cuello cuando ella se inclina más cerca, y tengo que
reprimir el impulso de temblar. Es tan extraño. Qué extraño sentir tantas emociones a la vez. Terror,
miedo, preocupación, deseo. Es confuso. Y su mano está en mi brazo cuando dice: "Esperaba
explicarlo más tarde. Pero ahora ya sabes. Y ahora tienes que correr.
Mierda.
Me dirijo a Ian, que está de pie a mi izquierda, y le digo: "Es hora de rescatar, hermano.
Vamonos."
Ian me mira, sus ojos se ensanchan por una fracción de segundo, y luego agarra la mano de Lily
y grita: "Corre, corre...”
El sonido de un disparo abre un momento de silencio.
Se siente como en cámara lenta. Se siente como si el mundo se ralentizara, girara sobre un lado
y girara de nuevo. De alguna manera creo que puedo ver la bala mientras se mueve, rápida y fuerte,
justo en la cabeza de Juliette.
Golpea su marca con un ruido sordo.
Apenas estoy respirando. Estoy más allá de fingir que no estoy aterrorizado. La mierda se
volvió real, súper rápida, y no tengo idea de lo que está por suceder. Sé que necesito moverme,
necesito salir de aquí antes de que las cosas empeoren, pero... No sé por qué, pero no puedo
convencer a mis piernas para que trabajen. No me puedo convencer de mirar hacia otro lado.
Nadie puede.
La multitud se ha ido mortalmente aún después de todo. La gente mira a Juliette como si no
creyera los rumores. Como si quisieran saber si era realmente cierto que esta niña de diecisiete años
podría asesinar al déspota más intimidante que haya conocido esta nación, y luego pararse frente a
una multitud y quitarle una bala de la frente después de un intento de asesinato. Buscando todo el
mundo como si la experiencia no fuera más molesta que aplastar una mosca.
Supongo que ahora saben que los rumores eran ciertos.
Pero Juliette se ve repentinamente más que molesta. Se ve sorprendida y furiosa mientras mira
la bala en ruinas en la palma de su mano. Desde este punto de vista parece una moneda mutilada. Y
luego, disgustada, la tira al suelo. El sonido de la piedra de golpe de metal es delicado. Elegante. Y
entonces-
Eso es. Todos se vuelven locos.
La gente pierde sus malditas mentes. La multitud está de pie, rugiendo amenazas y
obscenidades, y todos sacan las armas de sus cuerpos y estoy pensando, ¿de dónde diablos los
sacaron? ¿Cómo llegaron tantos de ellos? ¿Quién es nuestro lunar?
Más disparos parten el aire.
Lo juro en voz alta y me muevo para enfrentar a Castillo en el suelo, y luego lo oigo. Lo
escucho antes de verlo. El sorprendido jadeo. El pesado golpe. Las reverberaciones del escenario
bajo mis pies.
Brendan está en el suelo.
Winston está sollozando. Desesperadamente, empujo a mis compañeros de equipo, cayendo de
rodillas para evaluar la herida. Brendan ha recibido un disparo en el hombro. El alivio me hunde el
cuerpo. Él estará bien
Le lanzo el frasco de pastillas de vidrio a Winston y le digo que fuerce un poco la garganta de
Brendan, le pida que ejerza presión sobre la herida y le recuerde que Brendan va a estar bien, que
solo necesitamos llevarlo a Sonya y Sara, y entonces me acuerdo
Recuerdo.
Conozco a esta chica.
Miro hacia arriba, me asusté y grité, "Juliette, NO..." Pero ella ya perdió el control.
Siete

Ella está gritando


Ella solo está gritando palabras, creo. Son solo palabras. Pero ella grita, grita a todo pulmón,
con una agonía que parece casi una exageración, y está causando una devastación que nunca
supe posible. Es como si ella... implosionó.
No parece real.
Quiero decir, sabía que Juliette era fuerte, y sabía que no habíamos descubierto la profundidad
de sus poderes, pero nunca imaginé que ella sería capaz de esto.
De esta:
El techo se está abriendo. Las corrientes sísmicas están trulando por las paredes, a través de
los pisos, chirriando mis dientes. El suelo retumba bajo mis pies. Las personas se congelan en
su lugar incluso mientras se agitan, la habitación vibra a su alrededor. Los candelabros giran
demasiado rápido y las luces parpadean siniestramente. Y luego, con una última vibración,
tres de los enormes candelabros se desprenden del techo y se rompen cuando golpean el piso.
El cristal vuela por todas partes. La habitación pierde la mitad de su luz y, de repente, es
difícil ver exactamente lo que está sucediendo. Miro a Juliette y la veo mirándola,
boquiabierta, congelada al ver la devastación, y me doy cuenta de que debe haber dejado de
gritar hace un momento. Ella no puede parar esto. Ella ya puso la energía en el mundo y
ahora...
Tiene que ir a alguna parte.
Los escalofríos se ondulan con renovado fervor a través de las tablas del piso, rompiendo
nuevas grietas en las paredes, los asientos y las personas.
En realidad no lo creo hasta que veo la sangre. Parece falso, por un segundo, todos los cuerpos
flojos en asientos con sus cofres abiertos con mantequilla. Parece puesta en escena, como una
mala broma, como una mala producción teatral. Pero cuando llega la sangre, pesada y viscosa,
filtrándose a través de la ropa y la tapicería, goteando las manos congeladas, sé que nunca nos
recuperaremos de esto.
Juliette acaba de asesinar a seiscientas personas a la vez. No hay recuperación de esto.
Ocho

Me abrí paso a través de los cuerpos tranquilos, aturdidos y sin respiración de mis amigos. Escucho
los suaves e insistentes gemidos de Winston y la respuesta constante y tranquilizadora de Brendan de
que la herida no es tan mala como parece, que va a estar bien, que ha pasado por algo peor que esto y
que sobrevivió...
Y sé que mi prioridad en este momento tiene que ser Juliette.
Cuando la alcanzo, la atraigo hacia mis brazos y su cuerpo frío e insensible me recuerda la vez que la
encontré de pie sobre Anderson, una pistola apuntada a su pecho. Estaba tan aterrorizada, tan
sorprendida, por lo que había hecho que apenas podía hablar. Parecía que había desaparecido dentro
de sí misma en algún lugar, como si hubiera encontrado una pequeña habitación en su cerebro y se
hubiera encerrado dentro. Le tomó un minuto convencerla de que volviera a salir.
Ella ni siquiera había matado a nadie esa vez.
Intento volver a inculcarle algo de sentido, rogándole que regrese a sí misma, que vuelva rápidamente
a su mente, al momento presente.
"Sé que la mierda es una locura en este momento, pero necesito que salgas de esto, J. Despiértate. Sal
de tu cabeza Tenemos que salir de aquí."
Ella no parpadea.
"Princesa, por favor", le digo, sacudiéndola un poco. "Tenemos que irnos, ahora...”
Y cuando ella todavía no se mueve, me imagino que no tengo más remedio que moverla yo misma. Empiezo
a arrastrarla hacia atrás. Su cuerpo flácido es más pesado de lo que esperaba, y hace un pequeño y sibilante
sonido que es casi como un sollozo. El miedo chispea en mis nervios. Asiento a Castillo y a los demás para
que vayan, para seguir adelante sin mí, pero cuando miro a mí alrededor, buscando a Warner, me doy
cuenta de que no puedo encontrarlo en ninguna parte.
Lo que sucede a continuación quita el viento de mis pulmones.
La habitación se inclina. Mi visión se oscurece, se aclara y luego se oscurece solo en los bordes en un
momento vertiginoso que dura apenas un segundo. Me siento fuera de centro. Me tropiezo
Y luego, de repente, Juliette se ha ido.
No figurativamente. Ella se ha ido literalmente. Desaparecidos. En un segundo está en mis brazos, y
al siguiente, estoy agarrando el aire. Parpadeo rápido, convencido de que estoy perdiendo la cabeza,
pero cuando miro alrededor de la sala veo que la audiencia comienza a moverse. Sus camisas están
rotas y sus caras rasguñadas, pero nadie parece estar muerto. En su lugar, comienzan a ponerse de
pie, confundidos, y tan pronto como comienzan a barajar, alguien me empuja con fuerza. Levanto la
vista para ver a Ian jurándome, diciéndome que me mueva mientras aún tenemos una oportunidad, y
trato de retroceder, tratar de decirle que perdimos a Juliette, que no he visto a Warner
—Y no me escucha, solo me obliga a avanzar, fuera del escenario, y cuando escucho que el
murmullo de la multitud se convierte en un rugido, sé que no tengo otra opción.
Tengo que ir.
About the Author

Photo by Tana Gandhi

TAHEREH MAFI is the New York Times and USA Today bestselling author of the Shatter Me series,
Furthermore, and Whichwood. She can usually be found overcaffeinated and stuck in a book.

You can find her online just about anywhere @TaherehMafi or at www.taherehbooks.com.

Discover great authors, exclusive offers, and more at hc.com.


Books by Tahereh Mafi

Shatter Me
Unravel Me
Ignite Me

Destroy Me
Fracture Me

Shatter Me Complete Collection

Restore Me
Defy Me

Shadow Me

A Very Large Expanse of Sea


Back Ad

DISCOVER
your next favorite read

MEET
new authors to love

WIN
free books

SHARE
infographics, playlists, quizzes, and more

WATCH
the latest videos

www.epicreads.com
Copyright

SHADOW ME. Copyright © 2019 by Tahereh Mafi. All rights reserved under International and Pan-American Copyright Conventions.
By payment of the required fees, you have been granted the nonexclusive, nontransferable right to access and read the text of this e-
book on-screen. No part of this text may be reproduced, transmitted, downloaded, decompiled, reverse-engineered, or stored in or
introduced into any information storage and retrieval system, in any form or by any means, whether electronic or mechanical, now known
or hereafter invented, without the express written permission of HarperCollins e-books.

Digital Edition MARCH 2019 ISBN: 978-0-06-290626-7

10 9 8 7 6 5 4 3 2 1

FIRST EDITION
About the Publisher

Australia
HarperCollins Publishers Australia Pty. Ltd.
Level 13, 201 Elizabeth Street
Sydney, NSW 2000, Australia
www.harpercollins.com.au

Canada
HarperCollins Publishers Ltd
Bay Adelaide Centre, East Tower
22 Adelaide Street West, 41st Floor
Toronto, Ontario, Canada
M5H 4E3
www.harpercollins.ca

India
HarperCollins India
A 75, Sector 57
Noida
Uttar Pradesh 201 301
www.harpercollins.co.in

New Zealand
HarperCollins Publishers New Zealand
Unit D1, 63 Apollo Drive
Rosedale 0632
Auckland, New Zealand
www.harpercollins.co.nz

United Kingdom
HarperCollins Publishers Ltd.
1 London Bridge Street
London SE1 9GF, UK
www.harpercollins.co.uk

United States
HarperCollins Publishers Inc.
195 Broadway
New York, NY 10007
www.harpercollins.com

También podría gustarte