Está en la página 1de 38

PROYECTO: “DESASTRES NATURALES”

ALUMNA: JASSO RUIZ ADRIANA VALENTINA.

PROFESORA: VERÓNICA NAVARRO PÉREZ

ASIGNATURA: ÉTICA

GRADO Y GRUPO: “3 B”

TURNO: MATUTINO

ESCUELA: CENTRO DE BACHILLERATO


TECNOLÓGICO INDUSTRIAL Y DE SERVICIOS No.
29 “JOSÉ MARÍA MORELOS Y PAVÓN”
¿Qué son los desastres naturales?
El término desastre natural hace referencia a las enormes pérdidas materiales y
vidas humanas ocasionadas por eventos o fenómenos naturales, como
terremotos, inundaciones, tsunamis, deslizamientos de tierra, y otros. De acuerdo
con la United Nations Office for Disaster Risk Reduction (UNISDR), los desastres
no son naturales, sino que son el resultado de las omisiones y la falta de
prevención y planificación ante los fenómenos de la naturaleza.

Desde esta perspectiva, los desastres no suelen ser naturales pues mientras que
los fenómenos son naturales, los desastres se presentan por la acción del hombre
en su entorno. Por ejemplo: un huracán en la mitad del océano no es un desastre,
a menos que pase por allí en un navío.

Los fenómenos naturales, como la lluvia, terremotos, huracanes o el viento, se


convierten en desastre cuando superan un límite de normalidad, medido
generalmente a través de un parámetro. Este varía dependiendo del tipo de
fenómeno, pudiendo ser el Magnitud de Momento Sísmico (Mw), la escala de
Richter, la escala Saffir-Simpson para huracanes, etc. Los efectos de un desastre
pueden amplificarse debido a una mala planificación de los asentamientos
humanos, falta de medidas de seguridad, planes de emergencia y sistemas de
alerta provocados por el hombre se torna un poco difusa.

Por otra parte, algunos desastres son causados únicamente por las actividades
humanas. Algunos de estos son la contaminación del medio ambiente, la
explotación irracional de recursos naturales renovables como los bosques y el
suelo no renovables como los minerales; también, la construcción de viviendas y
edificaciones en zonas de alto riesgo, este varía dependiendo del tipo de
fenómeno, pudiendo ser el Magnitud de Momento Sísmico (Mw), la escala de
Richter, la escala Saffir-Simpson para huracanes, etc.

La actividad humana en áreas con alta probabilidad de desastres se conoce como


de alto riego. Zonas de alto riesgo sin instrumentación ni medidas apropiadas para
responder al desastre o reducir sus efectos negativos se conocen como zonas de
alta vulnerabilidad. A fin de la capacidad institucional para reducir el riesgo
colectivo de desastres, estos pueden desencadenar otros eventos reducirán la
posibilidad de sobrevivir a este debido a carencias en la planificación y en las
medidas de seguridad. Los desastres naturales son causados por la naturaleza y
pueden ser de carácter inesperado o recurrente,

La reducción del riesgo de desastres para proteger a la población debe contemplar


un constante sistema de monitoreo junto con un plan de emergencia y crisis viable
y eficiente.
CARACTERISTICAS DE LOS DESASTRES NATURALES:
Los desastres naturales se caracterizan por ser originados por la naturaleza
causando situaciones que afectan a la humanidad como, por ejemplo:

 Damnificaciones de viviendas y caminos

 Destrucción de estructuras y servicios básicos

 Pérdidas de vidas

 Cortes de servicios básicos

TIPOS DE DESASTRES NATURALES:


1.- Hidrológicos: Los desastres hidrológicos son aquellos causados por
fenómenos relacionados con el comportamiento de las masas de agua. Algunos
ejemplos de este tipo de desastre natural son:

 Inundaciones: Se refiere a la ocupación por parte del agua de zonas que


por lo general están libres de esta. Las causas de las inundaciones pueden
ser el desbordamiento de ríos, fuertes lluvias, etc.

 Tsunami: También es conocido como maremoto, es una ola de gran


tamaño que se forma debido a una explosión volcánica o a un sismo y
avanza con gran velocidad por la superficie del mar.

2.- Meteorológicos: Los desastres meteorológicos son provocados por cambios


climáticos que supieran el límite esperado como, por ejemplo:

 Fenómeno del niño: El fenómeno del niño, o simplemente El niño, es un


acontecimiento meteorológico, oceánico y atmosférico, causado por el
cambio en el movimiento de las corrientes marinas definido como parte de
un ciclo llamado Oscilación del Sur- El Niño (ENSO).

 Tormenta eléctrica: Una tormenta eléctrica es un fenómeno meteorológico


que se produce cuando se conjugan las condiciones de humedad y calor
creando una fuente de energía que se traduce en relámpagos y truenos.

3.- Geofísicos: Los desastres geofísicos son originados por fenómenos


geológicos y movimientos de tierra como, por ejemplo:
 Terremoto: Es el movimiento brusco de la tierra como resultado de factura
o deslizamiento de la corteza terrestre, es un producto de los movimientos
de las placas tectónicas, es decir, cuando las mismas se superponen o
chocan.

 Sismo: Se denomina como una sacudida de la tierra que consiste en una


serie de vibraciones en la superficie como consecuencia del movimiento de
las capas interiores de la tierra.

4.- Biológicos: Los desastres biológicos afectan directamente a la población en


forma de pestes, epidemias y pandemias. Son propagaciones de bacterias, virus y
parásitos que causan enfermedades difíciles de controlar como, por ejemplo:

 Epidemia: Una epidemia es una enfermedad que se extiende durante un


determinado tiempo en una zona afectando a un gran número de personas.
Para hablar de una epidemia también se utiliza la palabra brote, en especial
para referirse a la aparición de una enfermedad infecciosa en un
determinado lugar.

 Pandemia: Pandemia es la propagación a nivel internacional de una nueva


enfermedad donde la mayoría aún no tienen inmunidad contra él. La
pandemia es una emergencia de salud pública. Se caracteriza por causar
muchos casos graves, que a pesar de que sea un porcentaje pequeño de la
población, indica una vulnerabilidad constante y sin solución.

La gravedad de un desastre se mide en pérdidas de vidas, pérdidas económicas,


y la capacidad de la población para la reconstrucción. Los eventos que se
producen en zonas despobladas no se consideran desastres. Así, una inundación
en una isla desierta no contaría como un desastre, pero a una inundación en una
zona poblada se le llama desastre natural.

FECHA DE ACTUALIZACIÓN: 16/06/2017. CÓMO CITAR: “DESASTRES NATURALES”. EN:


SIGNIFICADOS.COM. DISPONIBLE EN: https://www. Significados.com/desastres-naturales/
Consultado: 22 de septiembre de 2018
COMENTARIO:
Todos los desastres naturales causan perdidas de alguna u otra manera.
Dependiendo de la gravedad, cualquier número de vidas pueden perderse debido
a los desastres naturales. La caída de edificios o árboles, la congelación, ser
arrastrados por avalanchas o los golpes de calor, son solo algunos de los efectos
mortales de tales desastres.

Algunos desastres causan más pérdidas de vidas humanas que otros, y la


densidad de población afecta a la cifra de muertos también. Luego está la perdida
de la población que afecta a sectores de la población, transporte, medios de
subsistencia y medios de vida. Los campos saturados de agua salada después de
tsunamis tardan años para poderse cultivar de nuevo.

Las casas destruidas por las inundaciones, huracanes, ciclones, etc., toman
mucho tiempo para convertirse en habitables de nuevo. Los artículos de uso
personal y documentos también son destruidos después de muchos desastres
naturales.
DESASTRES NATURALES QUE AFECTAN A NUESTRO PAIS
CAUSAS Y CONSECUENCIAS:
Los desastres naturales es un tema que actualmente se hace más común y que a
pesar de que el mundo ya los ha vivido en diversas ocasiones, sigue sin estar
preparado y sin darle la importancia debida para hacerles frente a los siguientes
desastres e incluso para tratar de evitarlos o tratar de que perdamos menos como
sociedad en cuanto a vidas humanas y recursos naturales y económicos se
refiere.

En los últimos años hemos sido testigos de diversos huracanes que han
devastado varias zonas de nuestro planeta, pero estos no son los únicos
desastres naturales a los que ha sucumbido la tierra, sino que son varios que
toman lugar en diferentes ambientes y con diferentes consecuencias, tres de los
más conocidos en México son los terremotos, huracanes e inundaciones.

Las inundaciones son grandes avenidas de agua que cubren amplias extensiones
de terrenos, especialmente si están explotados o habitados. Cuando llueve, parte
del agua que cae es retenida en el suelo. Las inundaciones se producen cuando,
al no poder absorber el suelo y la vegetación toda esa agua, ésta mana sin que los
ríos sean capaces de canalizarla ni los estanques naturales o pantanos artificiales
creados por medio de presas que puedan detenerla.

Loa terremotos son manifestaciones de la superficie de la tierra mediante


vibraciones. Estas vibraciones son causadas por el paso de ondas a través de las
placas de la tierra. Se producen están ondas sísmicas cuando una cierta forma de
energía almacenada, tal como la tensión elástica, energía química, o energía
gravitacional, se liberan repentinamente.

CAUSAS DE UN DESASTRE NATURAL:

Las principales causas que dan origen a los desastres naturales es el cambio de
las placas tectónicas y el cambio del clima, es decir, los cambios mismos de la
naturaleza, pero las actividades antinaturales que tiene el hombre en su desarrollo
tanto como individuo como sociedad también han traído que el clima cambie pero
de manera descontrolada.

Por lo que es de vital importancia hacer un análisis de estas dos para poder ver
cómo están preparados para el siguiente desastre natural que se aproxime,
además de ver que es lo que nosotros podemos hacer para evitar que este haya
sido provocado por la intervención humana.
El universo esta constante movimiento, y la Tierra no es la excepción, por lo que
desde sus orígenes nuestro planeta ha sufrido diversos cambios que han afectado
su estructura, su clima y sus habitantes.

Entre los agentes de cambio más comunes nos encontramos el movimiento de las
placas tectónicas de la tierra y el incremento o decremento natural de la cantidad
del dióxido de carbono.

En relación con el movimiento de las placas tectónicas, lo que estas causan


básicamente es que los continentes y los océanos estén continuamente
cambiando de forma y de posición, lo que a su vez afecta al clima ya que
dependiendo del acercamiento o alejamiento de los continentes a los polos, la
temperatura tiende a ser más elevada o ser más baja.

Otro fenómeno que es consecuencia del movimiento de las placas tectónicas es la


separación de los continentes y la creación de nuevas montañas, cañones, islas,
montañas submarinas llamadas dorsales, volcanes, etcétera, además de la
repentina aparición de terremotos, tsunamis, entre otros.

En cuanto a la cantidad de dióxido de carbono éste es capaz de retener el calor


por lo que juega un papel importante en la regulación de la temperatura globlal, si
este aumenta, la Tierra va a tener un clima más cálido y viceversa. Sin
intervención de los seres humanos, nuestro planeta es capaz de regular la
cantidad de dióxido que se encuentra en él, y de esta manera poder seguir
alojando seres vivos.

1. Cambio natural de la tierra


2. Contaminación, Calentamiento Global y Efecto invernadero.

La Tierra por si sola produce grandes cantidades de dióxido de carbono debido


principalmente a las erupciones volcánicas, pero también tiene la capacidad de
controlarlas, en cambio, gracias al uso de diversos contaminantes, las actividades
del ser humano han favorecido al aumento del dióxido de carbono en el ambiente,
sobrepasando de esta manera la capacidad de regulación que posee nuestro
planeta y por lo tanto ayudando al calentamiento global.

Los principales efectos del calentamiento global son el llamado efecto invernadero,
que es la acumulación de gases que atrapan la radiación solar cerca de la
superficie terrestre, que esto a su vez provoca un calentamiento de la tierra y el
deshielo de los casquetes polares, incrementando así la cantidad de agua y
provocando que el área de la corteza continental disminuya, un sistema de
tormentas más intenso y una distribución diferente en las precipitaciones, que a su
vez pueden causar desde sequias hasta inundaciones.
Otro de los efectos que trae el descontrol de los productos contaminantes, es la
destrucción de la capa de ozono, ya que esta, al ser destruida permite que los
rayos solares entren con mayor facilidad a nuestro planeta y de esta forma
incrementar la temperatura y por consecuencia, hacer que la tierra cambie de
clima súbitamente; entre estos contaminantes destaca el uso de los
clorofluorocarbonos o CFC, que se encontraban en los refrigerantes y en algunos
aerosoles y que tienen la capacidad de contaminar el aire con cloro y así dañar la
capa de ozono.

Prueba de que el calentamiento de la tierra es un factor de vital importancia en la


aparición repentina e incremento de los desastres naturales son las opiniones de
diversos científicos, como por ejemplo los de la UNAM pertenecientes al Programa
de Naciones Unidas para el medio ambiente (PNUMA) de las Naciones Unidas, ya
que ellos creen que los desastres naturales vinculados con eventos
meteorológicos extremos concuerdan con un aumento generalizado de la
temperatura de la tierra, además de que esto ya lo habían predicho los científicos
desde hace cuatro años.

Los 15 huracanes y tormentas tropicales registrados desde junio en el océano


atlántico y el mar Caribe y los 2 tifones ocurridos en el mismo período en Japón y
Taiwán respaldan las previsiones hechas en 2001 por el Panel Intergubernamental
sobre Cambio Climático (IPCC), de la Organización de Naciones unidas (ONU),
según el cual la intensidad y frecuencia de estos fenómenos aumentara en las
primeras tres décadas de este siglo.

Lo que esto también nos demuestra es que la contaminación provocada por el


hombre, que al mismo tiempo provoca el calentamiento global y el efecto
invernadero, puede provocar desastres naturales.

Un ejemplo de cómo afecta la intervención humana en la naturaleza es el reciente


paso del huracán “Stan” por el sureste mexicano, ya que los investigadores de la
UNAM creen que se pudo haber evitado tanta devastación; “Entre el 50 y 60% del
agua que inundo los estados de Chiapas, Oaxaca y Veracruz por el paso del
huracán “Stan” hubiera sido absorbida por los bosques y selvas de la región, si
estos no estuvieran desapareciendo por la deforestación.”

Es de esta forma, en la que podemos observar que las consecuencias de la


contaminación no serán dentro de algunos milenios, sino se está dando ahora, en
el presente y necesitamos hacer algo para evitarlo.

L. Fernando (2005) https://www.es.m.wikipedia/desastres-Naturales-que-afectan-a-nuestro-


pais-causas-y-consecuencias/
COMENTARIO:
La tierra posee un ambiente regulado, el aumento en la cantidad de dióxido de
carbono no provoca grandes cambios en el clima de la tierra en un período corto
de tiempo, pero debido a la intervención humana, la cantidad de dióxido de
carbono ha aumentado considerablemente.

Provocando así diversos desastres naturales en cuanto al efecto invernadero esté


es algo natural, pero se convierte en amenaza cuando las actividades humanas
ayudan al incremento de CO2 y al decremento de la capa de ozono.

Por otro lado no hemos llegado a ningún acuerdo efectivo para frenar este efecto y
sino lo hacemos seguirán los cambios climáticos que provocarán desastres
naturales como tsunamis, huracanes, terremotos, etc. Y con ellos muchas más
pérdidas tanto humanas como económicas.

CONSECUENCIAS DE UN DESASTRE NATURAL:


A pesar de la innumerable tecnología que el ser humano ha sido capaz de
desarrollar a lo largo de su historia, sigue siendo completamente vulnerable a los
desastres naturales, ya que, debido a su magnitud, cada vez que ocurren.

Se pierde gran cantidad de recursos tanto humanos como económicos y


materiales que en ocasiones pueden ser totalmente irrecuperables para los países
afectados.

PÉRDIDAS HUMANAS:

En cuanto a las pérdidas humanas, los recuentos de los daños arrojan cifras de
muertos muy grandes, heridos y desaparecidos, no tan solo durante el desastre
natural, sino también después de que esto ocurre debido a que los brotes de
enfermedades incrementan y la comida y el agua, principalmente esta última,
escasean.

Entre más tiempo se tardan una comunidad o un país en recuperarse, más


expuesto se ve a que esto ocurra, debido a que muchas familias se quedan sin
empleo y por lo tanto sin comida.

Además de que otras en ocasiones pierden todas sus posesiones materiales y los
lugares en los que antes vivían, después de que ocurría el desastre, ya no existen
o están completamente destruidos y por último la inseguridad va en aumento y las
provisiones donadas en decremento.

Por ejemplo, sobre lo ocurrido recientemente en el sureste del país, una de las
cifras que se reportó días después de que el huracán “Stan” azotara a la zona fue
de 1 millón 954 mil personas afectadas, entre las que se encontraban 15 muertos,
miles de damnificados, y 1233 refugios temporales.

Por otro lado un caso muy partículas fuel el del 19 de Septiembre de 1985 en el
que un sismo sacude a la ciudad de México y afecto principalmente el Centro
Histórico de México donde cobró la mayor cantidad de víctimas.

Sin embrago, el sismo dejo muerte en zonas lejanas a la capital, tales como
Ciudad Guzmán en Jalisco y el Puerto de Lázaro Cárdenas en Michoacán.

Al principio no se tenían datos oficiales porque los centros de información habían


sido afectados también, y tardaron varias horas en retomar las transmisiones.

Aún sin saber la cifra exacta de muertos se estiman en listas oficiales que 10 000
personas murieron, y otras 5 000 se reportaron como desaparecidas.

Padres de niños y jóvenes murieron en el sismo, personas que fueron rescatadas


de entre los escombros, los bebés que nacieron ese día y pasaron hasta más de
una semana sepultados entre toneladas de hierro retorcido.
DESASTRES NATURALES QUE AFECTAN A NUESTRA
COMUNIDAD CAUSAS Y CONSECUENCIAS:
En nuestra comunidad de Ecatepec se pueden dar algunos desastres naturales,
tales como terremotos, huracanes, inundaciones e incendios.

Algunos los podemos detectar de las siguientes maneras:

TERREMOTOS: Los perros comienzan a aullar, las vacas se arrodillan, comienzas


a salir las cucarachas y ratones, etc.

HURACANES: Se oscurece mucho el cielo, hay fuertes vientos, lluvia y truenos.

INUNDACIONES: Crecimiento del caudal del río, acumulación de basura,


desbordamiento de presa de agua.

INCENDIOS: circuitos, humo, llamas y explosiones.

En nuestras casas debemos tener un plan de emergencia con la familia para cada
tipo de desastre, porque es importante que todos sepan cómo deben actuar y
entre ellos tener un sitio de fácil acceso y conocido por todos los miembros.

Además de algunos recursos como un botiquín de primeros auxilios, linternas,


radio de pilas, pilas, también algunos alimentos no perecederos y agua
embotellada en recipientes de plástico.

Los posibles riesgos que debemos tomar en cuenta son, desconectar la luz, el
agua y el gas. También conocer los números de teléfono de emergencias:
Protección Civil, Policía, Cruz Roja.

Debemos asegurar firmemente los objetos que pueden ocasionar daños al


desprenderse, como cuadros, espejos, lámparas, etc.

Cuando estemos en el momento del desastre debemos mantener una actitud


serena y constructiva, está actitud en una situación de emergencia es primordial y
procure que los demás estén en calma.

Piense en las consecuencias de cualquier acción que realice.

Los desastres naturales son hoy un importante foco de noticias. Ocupan muchos
minutos en los noticieros.

En la práctica totalidad, la atención se centra en los afectados directamente, los


muertos, los atrapados, etc. Se pone especial acento en aquellas “hazañas” donde
la acción de un equipo de rescate extranjero, principalmente del país del noticiero,
logra salvar una vida. Pero ¿después qué?

Los desastres naturales son más que eso, los desastres naturales, además de los
muertos se llevan el esfuerzo de años, a veces de varias generaciones.

Millones de personas ven como desaparece, en unos segundos, todo su pasado.

Este es la gran tragedia de los desastres naturales y muy especialmente en países


con pocos recursos donde las pocas infraestructuras públicas existentes
desaparecen pero también lo hacen los emprendimientos privados.

En general esto no se tiene en cuenta salvo cuando nos afecta directamente.

El impacto de los desastres naturales es miles de veces superior en un país pobre


que en un país rico y esto tan solo en el aspecto puramente económico.

¿Son predecibles los desastres?

Esta pregunta es muy habitual y en general se contesta que hay algunos que sí y
otros que no.

Pero la experiencia demuestra que esto no es verdad y que los desastres


naturales son predecibles, al menos en el espacio.

¿Esto qué significa? Significa que sabemos dónde va a ocurrir un desastre aunque
no sepamos cuando.

Los humanos sabemos que antes o después vamos a morir aunque no sepamos
cuándo.

Nuestra muerte es una certeza, la fecha de la misma no. Los desastres naturales
son iguales.

Como sabemos que vamos a morir tomamos medidas de muy diverso tipo, desde
hacer una vida saludable hasta hacernos un seguro de vida, pasando por
ponernos el cinturón de seguridad cuando vamos en un coche.

Ninguna de estas medidas hará que no nos muramos finalmente, pero así
mitigarán los efectos o al menos alejara la fecha.

Para prevenir los desastres naturales no queda más remedio que conocer a la
naturaleza.

Cualquier predicción de un desastre natural pasa por una recogida sistemática de


datos del medio físico y su posterior análisis.
Estos análisis darán cuales son las zonas donde pueden ocurrir ciertos desastres,
desde terremotos hasta inundaciones.

Una vez conocidos los riesgos se tendrá que actuar en consecuencia.

Esto parece trivial es habitualmente olvidado y así en las inundaciones, por


ejemplo, se ve como nos extrañamos que las denominadas llanuras de inundación
se inunden.

En nuestra comunidad la mitigación de desastres implica tres puntos importantes


que son:

El desarrollo disminuye los efectos de los desastres naturales.

Los desastres naturales no son impredecibles, hoy se tiene información suficiente


para determinar los riesgos naturales de cualquier país del mundo.

Hay que saber escuchar a la naturaleza, y no intentar luchar contra ella sin respeto
alguno. Las actuaciones del hombre complican de forma importante los riesgos
naturales potenciando sus consecuencias.

Si se está en una zona sísmica la construcción se debe hacer de acuerdo a ello,


aunque esto no implica copiar las normas antisísmicas dede otro país.

Por último, hay muchos desastres naturales que dan una segunda oportunidad y
son predecibles con plazos de tiempo suficientemente largos para actuar aunque
solo sea con la evaluación de la comunidad.

Para que esto sea viable, se necesita nuevamente vigilar a la naturaleza de forma
continua y tener una red de alerta temprana a la población que funcione
adecuadamente.

Esto se ha demostrado muy eficaz para evitar pérdidas de vidas humanas, pero
implica en general un nivel de organización muy difícil de conseguir en una
comunidad con pocos recursos materiales y económicos.

U. Franco (2002) https://www.es.m.wikipedia.org/desastres-naturales-que-afectan- a-nuestra-


comunidad-causas-y-consecuencias/
COMENTARIO:
Uno de los desastre más comunes en mi comunidad es la ola de calor es un
desastre caracterizado por un calor extremo e inusual en el lugar donde vivo.

Las olas de calor son extrañas necesitan combinaciones especiales de fenómenos


atmosféricos para tener lugar, y puede incluir inversiones de vientos catabáticos, y
otros fenómenos y pueden ser muy destructivas al momento de impactarse con
una casa.

Una tormenta de granizo es un desastre natural donde la tormenta produce


grandes cantidades de granizo que dañan la zona donde caen. Los granizos son
pedazos de hielo, las tormentas de granizo son especialmente devastadoras en
granjas y campos de cultivo, matando ganado, arruinando cosechas y dañando
equipos sensibles.

Una tormenta de estas características daño Múnich (Alemania) el 31 de agosto de


1986, destrozando árboles y causando daños por millones de dólares. El agua de
los esqueletos fue nombrado así después de que una tormenta de granizo matara
entre 300 y 600 personas en sus inmediaciones.

Una tormenta eléctrica es una poderosa descarga electrostática natural producida


durante una tormenta eléctrica. La descarga eléctrica precipitada del rayo es
acompañada por la emisión de luz (el relámpago), causada por el paso de
corriente eléctrica que ioniza las moléculas de aire.

La electricidad (corriente eléctrica) que pasa a través de la atmosfera calienta y


expande rápidamente al aire, produciendo el ruido característico del trueno del
relámpago.

Una inundación es un fenómeno natural causado por la acumulación de lluvias y


agua en un lugar concreto. Puede producirse por lluvia continúa, una fusión rápida
de grandes cantidades de hielo, o ríos que reciben un exceso de precipitación y se
desbordan, y en menos ocasiones por la destrucción de una presa.

En mi comunidad hace algunos años se desbordo una presa y causo muchos


daños materiales a la comunidad, además que de manera importante causo daños
importantes al estacionamiento de una tienda comercial.

Los habitantes tuvieron pérdidas materiales de artículos del hogar, además de


que varios animales murieron arrastrados por la corriente del agua entre ellos
hubo varios gatos y perro incluso hubo hasta ganado muerto, además de
automóviles.
DESASTRES NATURALES EN EL MUNDO CAUSAS Y
CONSECUENCIAS:
El término desastre natural hace referencia a las enormes pérdidas materiales y
en vidas humanas ocasionadas por eventos o fenómenos naturales, como
terremotos, inundaciones, tsunamis, deslizamientos de tierra, y otros.

De acuerdo con la United Nations Office for Disaster Risk Reduction (UNISDR),
los desastres no son naturales, sino que son el resultado de las omisiones y la
falta de prevención y planificación ante los fenómenos de la naturaleza.

CORRIMIENTO DE TIERRA:

Es un desastre estrechamente relacionado con las avalanchas, pero en vez de


arrastrar nieve, llevan tierra, rocas, árboles, fragmentos de casas, etc.

OLA DE CALOR:

Es un desastre caracterizado por un calor extremo e inusual en el lugar donde


sucede. Las olas de calor son extrañas y necesitan combinaciones especiales de
fenómenos atmosféricos para tener lugar, y puede incluir inversiones de vientos
catabáticos, y otros fenómenos y pueden ser muy destructivas al momento de
impactarse con una casa.

SEQUÍA:

Es un modelo meteorológico duradero consiste en condiciones climatológicas


secas y escasas o nula precipitación. Duran años y perjudican áreas donde los
residentes dependen de la agricultura para sobrevivir.

HURACAN:

Es un sistema tormentoso cíclico a baja presión que se forma sobre los océanos.
Es causado por la evaporación del agua que asciende del mar convirtiéndose en
tormenta.

SIMÚN:

Un simún es un temporal fuerte, cálido y seco de viento y arena, que sopla en el


Sahara, Palestina, Jordania, Siria, y los desiertos de Arabia. Su temperatura
puede sobrepasar los 54° C, con una humedad por debajo del 10%.
MANGA DE AGUA:

Es un fenómeno que ocurre en aguas tropicales en condiciones de lluvia. Se


forman en la base de las nubes tipo cúmulo y se extienden hasta la superficie del
mar donde recogen el rocío del agua.

TORNADO:

Es un desastre natural resultado de una tormenta. Los tornados son corrientes de


viento que pueden soplar hasta 500 km/h.

TORMENTA ELÉCTRICA:

Es una poderosa descarga electrostática natural producida durante una tormenta


eléctrica. Generalmente, los rayos son producidos por un tipo de nubes de
desarrollo vertical llamadas cumulonimbos.

ERUPCIONES LIMNICA:

Es una repentina liberación de gas asfixiante o inflamable de un lago. No se tiene


constancia de erupciones en el Lago Kivu, con concentraciones de metano y
dióxido de carbono, pero se cree que tienen lugar cada 1000 años.

INCENDIOS FORESTALES:

Es un desastre natural que destruye prados, bosques, causando grandes pérdidas


en vida salvaje y en ocasiones humanas. Los incendios forestales suelen
producirse por un relámpago, negligencia, o incluso provocados y queman miles
de hectáreas.

ERUCIÓN VOLCÁNICA.

Este desastre natural es producido por la erupción de un volcán, y estás pueden


darse de diferentes formas.

INUNDACIÓN:

Es un fenómeno natural causado por la acumulación de lluvias y agua en un lugar


concreto. Puede producirse por lluvia continua, una fusión rápida de grandes
cantidades de hielo. O ríos que reciben un exceso de precipitación y se
desbordan.
TERREMOTO:

Se da en las placas tectónicas de la corteza terrestre. En la superficie, se


manifiesta por un movimiento o sacudida del suelo, y puede dañar enormemente
las estructuras mal construidas.

TSUNAMIS:

Es una ola gigante de agua que alcanza la orilla generalmente de gran altura. Los
tsunamis pueden ser causados por terremotos submarinos como el terremoto del
Océano Índico de 2004, o por derrumbamiento como el ocurrido en la bahía
Lituya, Alaska.

CAUSAS DE LOS DESASTRES NATURALES:

Los desastres son causados por las actividades humanas, que alteran la
normalidad del medio ambiente.

Algunos de estos tenemos: La contaminación del medio ambiente, la explotación


errónea e irracional de los recursos naturales renovables como los bosques y el
suelo y no renovables como los minerales, la construcción de viviendas en zonas
de alto riesgo.

 CONTAMINACIÓN DE CUENCAS HIDRÍCAS

 DERRAMAMIENTO DEL PETROLÉO

 FUGA DE MATERIALES RADIOACTIVOS

CONSECUENCIAS DE LOS DESASTRES:

Sin ir más lejos el mundo ya sabe de dos fuertes terremotos en (Haití y Chile) y
México sufrió un sismo grado 6.1 Richter y de los vientos del Huracán Alex.

Para cada una de las muestras, los investigadores compararon el desempeño


económico en esos países con lo que habría sucedido en ausencia de desastres.

Para obtener este estimado, crearon grupos de comparación basados en datos de


países no afectados por desastres naturales.

J. Felipe (2009) https://www.es.m.wikipedia/desastres-en-el-mundo-causas -y-consecuencias/


COMENTARIO:
ANTES:

Algunas de las medidas de prevención ante todos los desastres naturales son que
antes se tiene que plantear cómo reaccionarían tú familia y tú, revisar los posibles
riesgos que pueden existir.

En relación a la estructura del edificio, revisa todo lo que primero pueda


desprenderse como chimeneas o balcones y las instalaciones que puedan
romperse (tendido eléctrico, conducciones de agua, gas y saneamientos).

Enseñarle a toda tu familia (sobre todo a los más pequeños y gente de la tercera
edad), como cortar la electricidad, el paso del agua y el gas.

Asegurar al suelo o a las paredes las cosas más pesadas (muebles, tv., etc.), y
coloca los cuadros lo más abajo posible.

Cuidarte bien de los productos tóxicos e inflamables ya que podrían combustir o


derramarse.

Tener a la mano una linterna y una radio a pilas, pilas de repuesto para ambos,
mantas, y cascos para cubrirte la cabeza.

Almacenar el agua en recipientes de plástico y los alimentos duraderos no


perecederos.

DURANTE:

Mantener la calma (es muy importante)

Alejarte de ventanas, cuadros, chimeneas y objetos que puedan caerte.

En caso de peligro, protégete debajo de algún mueble sólido como mesas,


escritorio o camas.

Si se encuentra en un edificio no hay que precipitarse hacia las salidas, ya que las
escaleras pueden estar congestionadas de gente.

No utilizar los ascensores

En caso de estar en el exterior manténgase alejado de los edificios

DESPUÉS:

No tratar de mover a los fracturados solo cuando esté en peligro de incendio o


inundación.
Si hay fuga de agua o gas, cerrar las llaves de paso y avisar a la compañía
correspondiente.

Limpiar urgentemente el derrame de medicinas, pinturas u otros materiales


peligrosos.

No andar donde haya vidrios rotos, cables de luz, ni tocar metales en contacto con
cables.

No encender fósforos, mecheros o artefactos de llama abierta.

No tomar agua de recipientes abiertos.


CONTROL DE LAS EMOCIONES EN DESASTRES NATURALES:
Sentir angustia o desesperación ante los desastres naturales es una respuesta
habitual de las personas ante situaciones anormales. Pero cuando esta angustia
dura por más tiempo, genera problemas de ansiedad y estrés post-traumático que
pueden afectar la salud mental de las personas.

Así lo indica el psicólogo Carlos Marchena Cárdenas, integrante de la Dirección de


Sal7ud Colectiva del Instituto Nacional de Salud Mental “Honorio Delgado -
Hideyo Noguchi”.

El psicólogo Marchena señala que una situación de emergencia, de cualquier


naturaleza, es un impacto psicológico muy estresante.

El sufrimiento, el miedo son condiciones que afectan al a mayoría de las personas


y se consideran respuestas ´psicológicas naturales y transitorias ante eventos
traumáticos significativos.

El especialista índico que inmediatamente después de una tragedia vienen dos


momentos: El primero de incertidumbre en el que no podemos creer lo que
estamos viendo y El segundo, de ansiedad, desorganización personal y
emociones fuertes.

“Lo normal es que las personas se sientan estresadas, angustiadas y temerosas,


no solo por las pérdidas materiales sino además, por el resquebrajamiento de su
familia y su vida diaria.

El hecho de no poder llegar a tiempo a su hogar, a su centro de estudio o de


trabajo ocasiona en la persona zozobra, tristeza afectando su estabilidad
emocional”, puntualizó el especialista.

Marchena preciso que las situaciones de desastres, puede desencadenar en las


personas: Problemas en la alimentación y en la pérdida del sueño.

En la parte emocional puede ocasionar: tristeza, desesperanza, depresión,


cambios del estado de ánimo, ira, irritabilidad, enfado, nerviosismo, ansiedad y el
frustrarnos con facilidad.

Indico que las personas que tienen menos capacidad de afronte o respuesta ante
los desastres son las personas de la tercera edad porque su respuesta
psicomotora es más lenta; y en el caso de los niños porque no saben cómo actuar
ante esta situación.

Sin embargo hay personas resilentes (con mayores fortalezas) que pueden
motivar a estas personas para una reacción más adaptativa.
El especialista indica que los niños son especialmente vulnerables a los efectos de
los desastres. El impacto emocional a menudo se expresa por alteraciones de la
conducta.

Por ello es necesario que los padres estén atentos ante las reacciones y aprendan
a reconocer los signos de alarma qu3e pudiera demostrar el niño (retraimiento,
expresiones de temas, pérdida del apetito, pesadillas constantes, dificultades para
concentrarse o retomar sus actividades escolares).

Probablemente requiera una atención especializada. La devastación, el


sufrimiento de los damnificados y la preocupación por los seres queridos que
residen en las áreas afectadas pueden sumir a muchos en la ansiedad o
depresión.

Clínicamente se sabe que cualquier eventualidad negativa repentina altera el


estado emocional de quienes la experimentan, así como de las personas que
tienen familiares en las zonas afectadas o sim0plemente de quienes son testigos
del drama a través de las imágenes de la televisión, las redes sociales u otros
medios de comunicación.

Y precisamente esta alteración emocional es lo que se está dando en cientos de


personas al enterarse de las muertes y los daños materiales que han dejado los
huracanes Harvey, Irma, José y María a su paso por áreas como Texas, Florida,
Puerto Rico, Cuba, República Dominicana (por mencionar algunas) y los
devastadores terremotos ocurridos en México, tanto en Chiapas (7 de
Septiembre), en Ciudad de México, Puebla y Morelos (19 de Septiembre).

“Es normal que las víctimas de las catástrofes vivan una crisis emocional, como
también es normal que los familiares que se encuentran lejos de ellas se sientan
también ansioso, deprimidos o alterados”, dice la Dra. Ana Nogales, especializada
en psicología y con prácticas en los condados de Orange y los Ángeles, California.

El nivel de impacto emocional en las victimas varía de persona a persona. Está


sujeto al grado de peligrosidad al que estuvo expuesto, haber perdido o no aún ser
querido y al apego que se tenga a las cosas materiales que quedaron destruidas.

También es normal que, por naturaleza humana, las personas sensibles se


sientan emocionalmente alteradas ante el sufrimiento de los demás,
especialmente si han experimentado de primera mano una catástrofe similar.

Para tratar de evitar que este tipo de eventualidades cause un nivel de estrés que
pueda llegar a afectar la salud mental, la Dra. Nogales recomienda tener en
cuenta estos puntos:
LAS VICTIMAS:

Aceptar que contra los fenómenos de la naturaleza no se tiene el control y las


pérdidas de vida y u objetos materiales se pueden dar según el grado de su
intensidad.

El sufrimiento, la angustia y el sentirse impotente ante los daños provocados por


un desastre natural es normal, pero se debe evitar caer en una depresión profunda
que llegue a inmovilizar.

Ser consciente de que en un momento de crisis las cosas no operan bajo nuestro
control y se pueden presentar situaciones impredecibles que resultan
desagradables e incomodas, como puede ser el caso de tener que vivir en un
refugio o en la casa de un amigo o familiar por haber pérdido todo.

FAMILIARES, AMIGOS Y PÚBLICO EN GENERAL:

Aceptar que contra los fenómenos de la naturaleza no se tienen control, pero sí de


nuestras acciones y reacciones. “Los fenómenos naturales pasan y el ser humano
siempre es vulnerable ante la intensidad de estos”, resalta la psicoterapeuta. “Sin
embargo, de estar anunciados, el único control que se tiene es el prepararse lo
mejor posible para afrontarlos”.

Es normal que los familiares de los afectados que viven en Estados Unidos y no
pueden viajar a México por no tener documentos legales para ingresar de nuevo a
este país se sientan tristes e impotentes al no poder estar con los suyos.

Pero la Dra. Nogales dice que en lugar de caer en una tristeza profunda por la
inconveniencia, deben unirse a las campañas de recaudación de donaciones.

A veces se cree que por que no se tiene suficiente dinero no se puede ayudar con
una donación a las organizaciones que tradicionalmente auxilian durante este tipo
de catástrofes, pero en estos casos hasta uno o cinco dólares cuentan”, resalta la
psicoterapeuta.

“Estas acciones mantienen la mente ocupada y las personas sienten alivio y


retoman las esperanzas”.

L. Enrique (2004) https://es.m.wikipedia.org/ control-de-las-emociones-en-desastres-naturales/


COMENTARIO:
Según los expertos, las reacciones de estrés serán diferentes, según el tiempo
que haya pasado.

Durante las primeras 72 horas, se espera que:

-Las personas sufren crisis emocionales

-Las personas se sienten asustadas, confundidas, sin ganas de hacer cosas

-Existen excitación aumentada o “parálisis” por el temor

-Puede sentirse ansiedad o angustia sin saber por que

-Existe deseo y a la vez temor de conocer la realidad

-Las personas tienen dificultad para aceptar depender de otros, así como la
situación crítica en la que se encuentra.

-Se puede dar inestabilidad afectiva con crisis “nerviosas”

-Ocasionalmente puede presentarse un estado de confusión aguda

Durante el primer mes:

-Las personas siente pena y miedo; nerviosismo; tristeza

-Las personas experimentan el duelo ante la pérdida de familiares o amigos

-Se pueden producir síntomas orgánicos como: taquicardia, tensión muscular,


temblor de manos o piernas

-Las personas pueden sentir preocupación exagerada; irritabilidad, inquietud


motora, alteración en conductas diarias, pérdida del sueño y apetito

-Se pueden producir problemas en las relaciones interpersonales y en el


desempeño laboral

Durante los dos o tres primeros meses:

-La ansiedad se va reduciendo

-Existe tristeza que persiste por más tiempo

-Algunas personas pueden sentir tristeza o ansiedad pero las pueden ocultar bajo
conducta de agresividad (discusiones con familiares) o conductas evasivas (como
consumir bebidas alcohólicas).
PROTECCIÓN CIUDADANA EN DESASTRES NATURALES:
Enrique Peña Nieto instruyo a la SEGOB para crear y aplicar seis medidas de
protección civil para coordinar la respuesta ante emergencias y promover acciones
de prevención.

1.- SISTEMA NACIONAL DE ALERTA.

En primer lugar, el mandatario mexicano dispuso la creación del SISTEMA


NACIONAL DE ALERTA, con la finalidad de brindar tiempo a los mexicanos para
actuar en situaciones de inminente peligro.

2.- ESTRATEGIA “MEXICO SEGURO ANTE DESASTRES”.

En segundo lugar, Peña Nieto instruyó a Gobernación para que se inicie la


operación de la estrategia “México seguro ante desastres”.

Esto, a fin de contar con Infraestructura Nacional con mayor capacidad de


resistencia ante los fenómenos naturales.

3.- CAMPAÑA DE DIFUSION DE PREVENCION DE DESASTRES.

La tercera acción es arrancar una extensa campaña de protección civil en zonas


vulnerables.

4.- ACTUALIZAR ATLAS DE RIESGO.

La cuarta acción consiste en actualizar el Atlas de Riesgo para transformarlo en un


instrumento más útil en la planeación de desarrollo y ordenamiento territorial.

5.- IMPLEMENTAR PROGRAMA NACIONAL DE RESPUESTA A SINIESTROS.

Otra estrategia es implementar un programa nacional de respuesta a siniestros


que permita acción oportuna y coordinada de los tres órdenes de Gobierno.

Para ello, la Coordinación Nacional de Protección Civil diseñara los protocolos de


acción para la protección de desastres, en colaboración con las distintas unidades
de prevención gubernamentales.
6.- DIVIDIR EN CINCO REGIONES EL PAÍS.

Por último, la sexta acción anunciada por el presidente, consiste en dividir en cinco
regiones el país en materia de protección civil “para fortalecer la coordinación
interinstitucional”.

Todo esto quedara a cargo de la Coordinación Nacional de Protección Civil, que


deberá desarrollar protocolos para la atención, protección y prevención de
desastres.

Ante gobernadores e integrantes de su gabinete reunidos en el patio central de


Palacio Nacional, el Ejecutivo Federal destaco que estas seis medidas permitirán
consolidar la Protección Civil como una fuerza preventiva y con una mayor
capacidad de respuesta.

En su discurso, el presidente Enrique Peña advirtió que ante fenómenos naturales,


emergencias y situaciones de riesgo la Protección Civil se ha convertido en un
valioso mecanismo para tener una mayor capacidad de respuesta y así poner a
salvo a miles de personas.

La Defensa Civil es una organización con apoyo gubernamental, que ópera en la


mayoría de los países, y tiene como objetivo apoyar a las poblaciones que habitan
en zonas vulnerables para hacer frente a los desastres naturales o de carácter
androgiseno.

La Defensa Civil actúa en todos los Estados de la gestión integral de riesgo:

En la prevención, a largo plazo, a medio plazo y a corto plazo;

Es la encargada de la alerta, la emergencia;

Coordina las acciones destinadas a mitigar las situaciones de emergencia;

Participa en los programas de reconstrucción, una vez pasada la situación de


emergencia.

RECOMENDACIONES PARA SALVAGUARDAR SU INTEGRIDAD FISICA.


Asegure firmemente los objetos que puedan ocasionar daños al desprenderse,
como cuadros, espejos, lámparas, etc.
Supervise y si Ud. Lo considera necesario, refuerce la estructura de su vivienda:
chimeneas, aleros, balcones, etc.

Mantenga al día la vacunación de todos los miembros de su familia.

DURANTE EL TERREMOTO.

Mantenga una actitud serena y constructiva, esta Ud. En una situación de


emergencia.

Si el terremoto no es fuerte, no hay motivo de preocupación, pasara pronto.

Si el terremoto es fuerte, es primordial que este calmado y procure que los demás
lo estén.

EN EL INTERIOR DE UN EDIFICIO.

Nunca salga del edificio si encuentra un lugar seguro donde permanecer, las
salidas y escaleras pueden estar congestionadas.

Resguárdese bajo estructuras que le protejan de objetos que puedan


desprenderse como bajo una mesa, etc.

No use el ascensor, la electricidad puede interrumpirse y quedar atrapado.

Apague todo fuego, y sobre todo no encienda ningún tipo de llama.

EN EL EXTERIOR DE UN EDIFICIO.

Manténganse alejado de edificios, paredes, postes eléctricos y otros objetos que


puedan caer. Diríjase a lugares abiertos. No corra por las calles, provocará pánico.

Si se encuentra en un vehículo, pare en el lugar más seguro posible, no salga del


mismo y aléjese de puentes, postes eléctricos y zonas de desprendimiento.

EPIDEMIAS.

Son enfermedades infectocontagiosas que afectan a un número importante de


personas en determinado tiempo. Cuando la epidemia alcanza grandes
proporciones en cualquier país se le denomina pandemia.
PLAGAS.

Se refiere a flora y fauna dañina que afecta a la salud de las personas,


infraestructura urbana y el ambiente. Las plagas más comunes son:

CUCARACHAS

ROEDORES

MOSCAS

MOSQUITOS

ABEJAS

COMENTARIO:

Los sismos son fenómenos causados por movimientos de la corteza terrestre y


como resultado de esto, se producen vibraciones que se propagan en todas
direcciones y que la población percibe como sacudidas o balanceos.

México está ubicado en una zona de alta sismicidad que ha provocado situaciones
difíciles para el país, que han quedado registradas en la historia, como el temblor
de 1985.

México se ubica dentro del Cinturón de Fuego del Pacifico, que es la zona sísmica
más activa del mundo. Dicha actividad es causada principalmente por la movilidad
de cuatro placas tectónicas: Norteamericana, Cocos, Rivera y del Pacifico, ahí se
concentra el 80% de la actividad volcánica y tectónica, por ello, frecuentemente se
registran sismos en las costas del Océano Pacifico, en Guerrero, Michoacán,
Oaxaca, Colima, Jalisco y Chiapas, y en menos medida en el Estado de México,
Puebla, Veracruz y el Distrito Federal.

Los temblores en México se deben principalmente a dos tipos de movimientos:

El primero es de subducción, que se da a lo largo de la Proción costera de Jalisco


y Chiapas, donde las placas Rivera y Cocos penetran por debajo de la
Norteamericana; El segundo se da entre la plata del Pacifico y la norteamericana a
través de un movimiento de deslizamiento lateral, que es visible en la superficie
del terreno, esto se comprueba en la parte Norte de la Península de Baja
California y a lo largo del Estado de California, en años Estados Unidos de
América.

Con frecuencia nos enteramos de supuestas predicciones de grandes temblores


que llegan a intranquilizar a la población.

Hasta el momento, no hay ninguna institución o persona que haya establecido un


procedimiento confiable para predecir temblores.

Una herramienta importante para saber si ya tembló en las zonas sísmicas más
activas del país es el Sistema de Alerta Sísmica Mexicano (SASMEX), en donde
una red de sensores envían una señal de alerta por ondas de radio, de manera
que en función de la distancia entre el epicentro y la ciudad que recibe la alerta, se
contara con algunos segundos de anticipación a la llegada de las ondas sísmicas.

SASMEX no se activa con sismos de pequeña magnitud o con sismos que


sucedan en ciudades que no tengan sensores.

Los efectos de los temblores se miden por su intensidad, valor que se asigna en
relación con los daños causados en las personas, en las construcciones y en el
suelo; de modo que depende den lugar donde ocurre.
LOS DESASTRES NATURALES Y LOS DERECHOS HUMANOS.

Los llamados desastres naturales afectan gravemente el desarrollo social de un


país o región. De igual modo, constituyen situaciones que generan desafíos y
problemas de carácter humanitario. Sin embargo, se suele prestar “menos
atención a la protección de los derechos humanos que también se debe
proporcionar en este contexto particular” (IACS, 2007).

Entre los problemas que a menudo enfrentan las personas afectadas por los
desastres naturales se hallan: acceso desigual a la asistencia, discriminación en la
presentación de servicios, violencia de género, pérdida de documentación y de
propiedades, falta de acceso a la justicia y a la educación, determinaciones de
patronos que limitan el derecho al trabajo, etc.

Las situaciones que menoscaban los Derechos Humanos de personas afectadas


por eventos naturales no suelen ser planificadas ni intencionales pero con
frecuencia son resultado de políticas inadecuadas que rayan en negligencia.

También, consecuencias del oportunismo y de lo que denomino el “Desastre


después del desastre”.

Debemos tener presente que “La protección no debe limitarse a asegurar la


supervivencia y la seguridad física de las personas afectadas por los eventos
naturales, sino que tiene que ver con todas las garantías pertinentes – Derechos
Civiles y Políticos, así como económicos, sociales y culturales – que les brindan
los Derechos Humanos Internacionales y, cuando fuere aplicable, del Derecho
Humanitario” (IACS, 2007).

Muchos de estos derechos son violentados por una planificación y preparación


inadecuada de las respuestas del estado y la sociedad en caso de eventos
naturales.

La situación se agrava cuando no se parte de un enfoque basado en los Derechos


Humanos y cuando se trata de aquellos sectores de mayor vulnerabilidad social:
Mujeres, niñas, niños, personas con diversidad funcional, personas de edad
avanzada, las comunidades LGBTT, personas confinadas en instituciones
penitenciarias, sectores marginados y empobrecidos, entre otros.

De esto, da cuenta el informe presentado por un grupo multisectorial de la


Sociedad Civil ante la comisión Interamericana de Derechos Humanos:

Desastres Naturales, contaminación ambiental, pobreza y desigualdad social en


Puerto Rico (7 de diciembre de 2017).
A nivel internacional se ha reconocido que: “la respuesta en atención de
emergencias y crisis humanitarias no debe ser vista solo como una muestra de
solidaridad para con las comunidades afectadas, sino con el cumplimiento del
deber que los estados y la sociedad en general tienen para garantizar los
Derechos Humanos” (UNICEF, 20079.

Por eso, hay que dirigir los esfuerzos públicos y privados hacia la atención de las
personas afectadas por los huracanes que azotaron la isla, sin imponer nuevas
cargas o medidas fiscales de austeridad que atenten contra la protección de los
Derechos Humanos de todas las personas y en especial, proteger a los sectores
más vulnerables del país.

Las personas en situación de vulnerabilidad, entre ellas, las personas con


discapacidad, niños, niñas, adolescentes, mujeres y personas adultas mayores,
tienen los mismos derechos que el resto de la población; sin embargo, en
contextos como los desastres naturales es necesario resaltar aquellos cuyo
ejercicio pueden verse especialmente afectados, incrementando su situación de
vulnerabilidad, por lo que su atención debe ser prioritaria.

Nuestra Constitución Política, en sus artículos cuarto y séptimo, reconoce una


especial protección a dichos grupos poblacionales, por lo que, es necesario que
desde el estado se fortalezcan las medidas para que la gestión del riesgo de
desastres incorpore concretamente la intervención que se realizará en todas las
etapas (prevención, mitigación y preparación, respuesta de recuperación posterior,
incluidas la rehabilitación y la construcción) considerando las necesidades
específicas de cada grupo poblacional.

En una situación crítica como la generada por los desastres naturales, la


capacidad de respuesta del estado, además de inmediata, debe ser la adecuada a
la población a la cual va dirigida la intervención que se realice, por lo que, la
información estadística actualizada será un elemento clave en la toma de
decisiones.

Así tenemos que la población potencialmente vulnerable ante fenómenos


naturales de muy alta recurrencia lo constituyen los niños, niñas, personas adultas
mayores y mujeres en edad fértil, según el siguiente detalle;

Niñas, niños de 0 a 5 años, 20.8%

Niñas, niños de 6 a 11 años, 21.4%

Personas adultas mayores de 60 y más años, 13.9%

Mujeres en edad fértil de 15 a 49 años, 43.9%


Además, será valioso generar información a partir del registro de personas
damnificadas o afectadas por problemas que se presenten en el contexto de
desastres, por ejemplo:

Todo tipo de violencia abuso sexual, explotación, etcétera.

Por otro lado, en la intervención estatal será necesario incorporar los siguientes
enfoques:

Enfoque de Derechos Humanos: Se partirá de la premisa que las personas en


situación de vulnerabilidad son sujetos de Derechos y no objetos de protección o
caridad.

Enfoque de género: Se deberá garantizar condiciones de igualdad entre hombre y


mujeres.

Enfoque intercultural: Se deberá respetar la cultura y cosmovisión propia de cada


población de acuerdo al territorio, al fin de velar por que no se violenten las
costumbres y tradiciones.

Enfoque intergeneracional: Respetando los grupos etarios y promoviendo su


interrelación.

Niños. Niñas y adolescentes.

Los niños, niñas y adolescentes que se encuentren en una situación de


emergencia por desastres naturales son sujetos de derecho y no objetos de
caridad.

Por ello, deben estar implicados en los procesos de asistencia y recuperación, ser
escuchados e incorporar su opinión y sus necesidades en las actuaciones para
lograr una respuesta más efectiva.

Los principales riesgos que les afectan en situaciones de emergencia son:

Incremento de enfermedades, especialmente en los niños y niñas más peq2ueños.

Traumas psicológicos generados por el desastre,

Separación de sus familias (muerte de sus padres, desplazamiento de las


poblaciones).

Maltrato físico y psicológico explotación infantil y abuso sexual a causa de la


separación familiar, la precariedad de la economía y otras causas sociales que se
agudizan.
Pérdida de espacios educativos, debido al impacto del desastre de la
infraestructura educativa y o el uso de las escuelas como albergues o refugios.

INEI; UNFPA (2015). Estado de la población peruana 2015. Consulta: 21 de septiembre de 2015,
http://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1251/Libro.pdf.

COMENTARIO:

En un contexto de desastres naturales, los niños, niñas y adolescentes tienen los


siguientes derechos:

Recibir atención prioritaria de los servicios públicos, protección y socorro en


cualquier circunstancia.

Acceder a un lugar adecuado para vivir y recibir abrigo, calzado y vestido.

No ser separados de sus familias durante loa evacuación.

Participar en los refugios, tomando en cuenta su desarrollo físico, emocional y


social, transformando la concepción de damnificados a actores.

Ser informados con cuidado sobre la situación(es importante aclarar sus dudas,
darles seguridad y sobretodo hacerlos sentir parte del grupo).

Acceder a la atención de salud y vacunas (sarampión).

Acceder a apoyo nutricional adecuado, especialmente, a los lactantes, las niñas y


adolescentes gestantes, los enfermos crónicos, incluyendo persona con VIH/ SIDA
y personas con discapacidades específicas.

Acceder a agua potable.

Acceder a servicios adecuados de atención y protección, por ejemplo, para la


búsqueda de familiares, identificar niños y niñas, especialmente huérfanos, niños
trabajadores de la calle y aquellos con discapacidad.

Por otro lado, se requerirá la evaluación, en el menor tiempo posible de la


situación de los niños, niñas y adolescentes, siendo para ello necesario, vigilar,
informar y reportar los casos de violencia sexual, brindar servicio de atención de
salud y apoyo físico – PSICO- Social a las víctimas.

Los niños, niñas y adolescentes afectados o que han sido víctimas de algún tipo
de violencia, evitar la separación de sus familiares y o cuidadores, así como
facilitar la identificación, inscripción y examen médico de los niños, niñas t
adolescentes separados, en particular aquellos menores de 5 años y adolescentes
mujeres.

EL SER HUMANO COMO DEPREDADOR DE LA NATURALEZA:


EL SER HUMANO, EL DEPREDADOR POR EXCELENCIA:

Autor: Revista La Semana

El hombre ha sido el evento más problemático con el que la naturaleza ha tenido


que lidiar en su historia, aseguran expertos que estudian la evolución de nuestros
enemigos naturales. Los depredadores vagan por el mundo hace 500 millones de
años.

Se cree que los primeros fueron un tipo de organismos marinos simples, tal vez
gusanos o crustáceos, que se deleitaron con los trilobites antiguos. Mucho
después vinieron los famosos dinosauros depredadores como el T. Rex. Y más
tarde llegaron los grandes mamíferos con dientes, como los gatos con dientes de
sable o los lobos modernos.

Pero hace mil o dos mil años llego el peor de todos los depredadores en la historia
de los seres vivos, nosotros. No teníamos dientes grandes ni garras afiladas, o
enormes tentáculos ni mordeduras venenosas. Pero teníamos inteligencia, y la
astucia para fabricar herramientas y armas artificiales. Y, a medida que nos
convertimos e cazadores cada vez mejores, empezamos a matar animales a gran
escala.

Acabamos con la paloma mensajera, el dodo y las grandes manadas de bisontes


de América del Norte. El siglo pasado acabamos con grandes poblaciones de
ballenas. Hoy en día las flotas pesqueras del mundo recogen más peces de lo
que, según científicos, es sostenible. El hombre es la mayor causa de muerte de
mamíferos grandes en América del Norte. Pero más allá de nuestro consumo
masivo de la fauna que nos da el planeta aparece un curioso acertijo.

LA CADENA EVOLUTIVA:

Las presas y los depredadores están normalmente sumergidos en una carrera de


armamentos evolutiva. Como los depredadores evolucionan para correr más
rápido, sus presas también desarrollan pies más veloces. Como los depredadores
desarrollan dientes más filudos, los herbívoros desarrollan cuernos de protección.
Algunos carnívoros cazan en manada, por lo que sus presas crean rebaños
defensivos.
Pero no parece que los animales hayan desarrollado defensas contra nosotros,
¿Por qué?

¿Se tratará de que los animales simplemente no hayan tenido tiempo para
desarrollar defensas? ¿Será que no tienen ese tipo de variaciones en sus genes?
¿O tendrá que ver con la manera como nosotros los cazamos?

Estas preguntas son planteadas por el profesor Geerat Vermeij, de la Universidad


de California en Davis, Estados Unidos, en un ensayo científico que acaba de
publicar la revista académica Evolution. Vermeij estudia hace más de 30 años los
efectos de los depredadores en la evolución.

“Usualmente, cuando nuevos y más poderosos se desarrollan o llegan de otros


lados, las especies locales se pueden adaptar por si solos y quedar mejor
protegidos con una variedad de medios; pero esta opción parece no servir cuando
se trata de la evolución de los seres humanos como superdepredadores”, dice.

Primero estudia por qué los animales se adaptan a otros depredadores no


humanos. Demuestra como las presas animales, de manera exitosa y constante,
desarrollan cierto tipo de defensas. La primera es volviéndose grandes. Si eres
grande, es difícil, incluso para depredadores que cazan en manada, atacarte y
vencerte sin una eventual lesión.

Estudios científicos han demostrado que los herbívoros terrestres de gran tamaño
son hasta diez veces más grandes en peso que sus más grandes depredadores,
los cuales no pueden desarrollar las bocas lo suficientemente amplias como para
lidiar con el descomunal tamaño de sus presas. Estos estudios explican por qué
los leones, lobos y orcas tienden a evadir a los búfalos, alces y ballenas adultas y
saludables, respectivamente; prefieren dirigirse a los más pequeños y más
jóvenes.

Si las especies no pueden crecer más, desarrollan otras defensas, como la pasiva
armadura que ofrecen las conchas. Y cuando los depredadores desarrollan formas
de introducirse en las conchas, algunas presas se volvieron tóxicas. Son las
ramificaciones de la evolución. Un buen ejemplo, dice Vermeij, son los
cefalópodos, animales que incluyen a calamares y pulpos.

Versiones antiguas de estos animales tenían armaduras, pero, al ser vulnerables a


pescados y ballenas con dientes, fueron reemplazados por linajes más veloces,
agresivo, venenosos o tóxicos.
EL SUPERDEPREDADOR:

Pero tenían que llegar los seres humanos.

“La difusión de los humanos modernos representa una de las transformaciones


ecológicas y evolutivas más grandes de la historia de la vida”, escribe Vermeij.

Cazábamos y recogíamos en la tierra, pero pronto empezamos a explotar zonas


intermareales, tomando pescados y mariscos. Esas zonas intermareales eran
fuentes importantes de comida para los humanos prehistóricos que vivían en
lugares como Sur América, Sur África, California y Oceanía. Después empezamos
a tomar animales grandes. Y lo que ocurrió fue que, entre más armas de defensa
desarrollaban, más jugosos se volvían para nosotros: entre más grandes eran las
ballenas, más apetitosos eran para el ser humano, por ejemplo. El tamaño no era
una defensa contra el hombre.

Y otros mecanismos de defensa también se convirtieron en desventajas a medida


que los seres humanos se convirtieron en superdepredadores: los cuernos de los
elefantes, por ejemplo.

Volverse tóxico puede ser una mejor estrategia. Hay evidencias de que algunas
especies marinas se han vuelto venenosas al ser humano. Los peces de arrecife y
los cangrejos suelen ser tóxicos para ciertas personas debido a que contienen
desagradables, y a veces letales, dinoflagelados.

Pero los seres humanos también han encontrado formas de lidiar con esto.
Muchas toxinas se concentran en ciertos órganos, como el hígado. Y los seres
humanos han aprendido a retirar esos órganos para evadir sus efectos.

En pocas palabras, la manera como los seres humanos cazan parece ser el factor
principal para prevenir que los animales se defiendan. Los animales sí responden
a algunas presiones, y muchas especies han desarrollado defensas al hombre,
dice Vermeij.

Pero nosotros cazamos en cantidades demasiado grandes, con demasiada


sagacidad, y casi siempre enfocados en los animales más grandes.

“Nuestra llegada a la tierra y nuestra historia tecnológica ha generado un enorme


cambio en las evoluciones de la mayoría de las especies”, dice Vermeij.

J. Jesús. (2006) https://www.es.m.wiki.org/El-Ser-Humano-Como-Depredador-De-La-


Naturaleza/wikipedia/250487248/
COMENTARIO:
Sin duda alguna el hombre ha permanecido en la cima de la pirámide
depredadora y no existe en la actualidad ninguna criatura que le dispute este
puesto. El mayor asesino de la tierra es el hombre y hasta mata por deporte. El
depredador mata por sobrevivir. El hombre es auto destructor y es consciente del
asesinato que se está cometiendo.

El hombre es aquel que destruye su propia naturaleza, destruye su hábitat con


verdadera saña, como si odiara la bellísima morada en que vive, y a las criaturas
que le acompañan y viven con él. Acaba con las plantas que con su abrigo, su
alimento y medicina, sin el menor agradecimiento, sin la más mínima
consideración, destruye y aniquila.

Y así pudiéramos hacer una relación de cuanta cosa destruye y/o intenta destruir
el hombre en su paso por la tierra y cada generación, como si fuese la última que
fuera a existir. Tanto es el afán destructor del hombre, que intenta por igual
destruir su pasado y el pasado histórico, los patrimonios de la humanidad.

En Europa la naturaleza ya perdió la batalla frente al hombre, mientras que en


nuestra América Latina todavía hoy las fuerzas naturales se oponen y luchan al
avance de una civilización y que ahora muestra por todas partes su rostro
destructor y depredador.

Como dijo Friedrich Holderlin “Hay que tener respeto por la naturaleza esa es la
clave de la supervivencia de la humanidad y América Latina es todavía el reino de
la naturaleza y es por eso una región de resistencia y esperanza”.

Como nos dice también Pablo Neruda en su canto general “Esos pueblos
indígenas a los que fue tan difícil conquistar, hasta el punto de que muchos de
ellos prefieren la muerte en combate, a la sumisión, no son simplemente
habitantes de la tierra, huésped de la tierra, sino la tierra misma”.

También están los inconscientes que solo consideran vida, la única digna de
conservarse, la humana, como si la vida no fuera toda la naturaleza, de la que
apenas somos una entre billones de especies y formas de vida. A los humanos
nos tomó millones de años convertirnos en la especie dominante que hoy arriesga
su propia supervivencia si no se detiene el acelerado proceso de destrucción de la
biosfera. Nuestra raza humana, cada uno de sus grandes grupos y cada uno de
los individuos que lo formamos, deberíamos dejar llevarnos por el instinto de
supervivencia de la especie para prolongar su permanencia en el planeta. De eso
se ha tratado a lo largo de la existencia de la humanidad.
EL CONSUMISMO COMO FACTOR DE RIESGO EN DESASTRES
NATURALES:
Son 3 los principales factores que, de manera individual y conjunta, impulsa el
riesgo de desastres y contribuyen a las catástrofes, sobre todo en las
comunidades más pobres.

1.- Desarrollo urbano no planificado: El portal hacía la pobreza y la


marginación.

En 2008 más de la mitad de la población mundial vivía ya en zonas urbanas.


Siguiendo las proyecciones actuales, se espera que para el año 2010 cerca del
73% de la población no rural del mundo y la mayoría de las ciudades más grandes
estarán en países en desarrollo. La incapacidad de numerosas autoridades
municipales para garantizar la disponibilidad de terrenos seguros para viviendas,
infraestructuras y servicios adecuados a este crecimiento demográfico, o para
crear un marco normativo y de planificación con que gestionar los riesgos
medioambientales y de otra índole vinculados con la urbanización, ha propiciado la
proliferación de barrios marginales e infraviviendas denominados de manera
eufemística “asentamientos informales”.

Son casi mil millones de personas en el mundo las que viven en asentamientos de
este tipo, cifra que se estima carece al ritmo de 25 millones de personas cada año.

Las personas pobres que viven en asentamiento urbanos informales se ven


afectadas por mayores niveles de riesgo cotidiano. Las ciudades de países de
altos ingresos suelen mostrar una tasa de mortalidad de niños menores de 5 años
inferior a 10 por cada 100 nacimientos vivos.

Por contra, muchos países en desarrollo tienen unas tazas mucho más elevadas.
En la ciudad de Nairobi en Kenia, por ejemplo, en el año del 2002 la tasa de
mortalidad en niños menores de 5 años fue de 61,5 por cada mil nacimientos vivos
en la ciudad en su conjunto, pero de casi 150 por cada mil nacimientos vivos en
los asentamientos informales.

Datos de ciudades de África, Asia y América Latina demuestran que las personas
que viven en asentamientos informales sufren cada vez mayores riesgos por
amenazas de origen meteorológico.

La urbanización en si misma tiende a incrementar la intensidad de las escorrentías


de tormentas que provocan inundaciones, muchas veces ´por falta de inversión en
la construcción y mantenimiento de sistemas de alcantarillado.
De hecho, un gran número de inundaciones se debe tanto a unos sistemas
deficientes o inexistentes de alcantarillado como la intensidad de las propias
precipitaciones.

2.- Medios de vida vulnerables: Catalizador de pobreza y riesgo de desastres


en las zonas rurales.

Los medios de vida de gran parte de la población rural siguen dependiendo en


gran medida de la agricultura y otros recursos naturales, pero se encuentra muy
limitado el acceso a los activos de subsistencia necesarios, como son las tierras,
la mano de obra, los abonos, el regadío, la infraestructur a y los servicios
financieros.

Cerca de un 75% de las personas que vive por debajo del umbral internacional de
pobreza de 1, 25 dólares diarios se encuentran en el medio rural: 268 millones en
el África subsahariana, 223 millones en el este de Asia y el Pacifico y 394 millones
en el sur de Asía.

Las pérdidas por desastres afectan a un inmenso número de personas en las


zonas rurales pobres. Durante la sequía que afectó al África subsahariana entre
2001 y2003, se calcula que unos 206 millones de personas, un 32 % de la
población, sufrió desnutrición, es decir, poco menos del número total de personas
pobres del medio rural en la región.

Los patrones históricos de distribución y tenencia de la tierra tienden a discriminar


en contra de las personas empobrecidas que, como consecuencia de ello, es
posible que únicamente tengan acceso a tierras marínales y poco productivas,
propensas a las inundaciones y con lluvias erráticas o poco copiosas.

Los medios de vida rurales que dependen de la agricultura y otros recursos


naturales son vulnerables e incluso ante pequeñas variaciones meteorológicas y
por tanto especialmente sensibles al cambio climático, lo que puede llevar a una
productividad agraria a un más baja; unos vectores de enfermedades más
generalizados podría disminuir aún más la resiliencia como aspecto muchas veces
en el ineludible de la vida rural se encuentran unas infraestructuras inadecuadas
que pueden ser (entre otras) viviendas, escuelas y demás edificios públicos.

Este aspecto puede verse exacerbado por desastres: el derrumbamiento de


pesadas paredes de barro provoco la destrucción de 329, 579 viviendas en el
terremoto del 2005 en Cachemira, mientras que la falta de protección ofrecida por
construcciones Zarzo y barro y tejados de paja contribuyo a que el número de
muertes llegara a las 140 mil personas en el ciclón del 2008 en Myanmar.

También podría gustarte