Está en la página 1de 106

EPÍLOGO EL VIAJE MÁS LARGO Javier Olivares

Hay un viejo proverbio chino que dice que... “El viaje pecialmente) personal que vengo arrastrando desde
más largo siempre empieza con el primer paso”. hace mas de diez años.

Aquí estoy yo, un agnóstico de la épica, enfrentán- Conocedor de la utilidad de los antiguos ritos funera-
dome a intentar poner sobre el papel la crónica de rios y de la importancia de la escenificación para asu-
un viaje que comenzó hace mucho tiempo y que mir nuestras pérdidas de una manera real, hace más
contiene tal cantidad de acontecimientos sorpren- de un año Santiago colgó en su blog “Mandorla” un
dentes que mi fe en lo racional se tambalea y de re- post que relataba toda la peripecia relativa al intento
pente me encuentro tecleando al final de esta frase, de llevar a cabo nuestra versión de Beowulf. Fue un
con una mezcla de bochorno y desfachatez, la pala- post mórtem en toda regla, cuya función era la de ce-
bra destino. rrar de una vez por todas y de forma pública ese acci-
dentado e inconcluso capítulo de nuestras biografías.
Destino que quedó sellado aquel día en el que es-
tábamos sentados Santiago y yo en el confortable Pero estaba claro que aquella idea que había sido
salón de su casa hace ya más de diez años y en el una obsesión de infancia de Santiago y que me ha-
preciso momento en el que me propuso un proyecto bía derrotado de forma magistral (o sea con ense-
de nombre Beowulf. ñanzas de por medio) no iba a quedar varada dema-
siado tiempo y su potencia mítica iba a resonar otra
Ese guión, que Santiago me entregó con toda la ilu- vez, resurgiendo de la tierra como un Grendel alte-
sión de ser su primer intento de trabajo de alcance rado esta vez por el silencio, apresando por el cuello
profesional, se convirtió para mí en todo un reto, a un nuevo y prometedor adversario.
en un verdadero periplo heroico que inicié con un
entusiasmo tal que no fui capaz de vislumbrar la Para mí, el hecho de que fuera precisamente David
dificultad a la que me enfrentaba. Ya que estamos Rubín quien se ofreciera a retomar la idea de adap-
y relatándolo en forma de cantar de gesta digamos tar el antiguo poema épico terminó de darle un sen-
que el joven héroe preparó tan bien y de forma tan tido a todo el tiempo transcurrido. Ahora sé que no
concienzuda su viaje que agotó sus fuerzas antes de había sido un agonía, sino una espera.
salir del fiordo. Llegó agotado a batallar y el astuto
dragón del tiempo se lo zampó en dos bocados. De repente, no sólo se había resucitado el proyecto,
además el joven escudero era el lógico candidato
La moraleja estaba tan clara que me deslumbró, para sacar la espada de la piedra.
y cuando la vi ya era demasiado tarde. La lección
aprendida la llevo en forma de cicatriz y me recorre He seguido atentamente la trayectoria de David des-
todo el brazo con el que dibujo. de sus inicios, desde esos comienzos en los que be-
bió de algunas fuentes de las que yo también bebí, y
El hecho de que sea yo el que escriba finalmente este desde entonces le he visto crecer y convertirse en el
epílogo para la obra de Santiago y David me hace sólido autor que ahora es. Su trabajo exhibe ya desde
pensar que este texto puede ser una buena manera hace mucho tiempo su propia personalidad, pero el
de cerrar una vieja herida gráfica, profesional y (es- hecho de pertenecer por origen al mismo clan siento
que me hermana de una forma mágica y subterrá- El nuevo “Beowulf” exhibe ahora la fuerza visceral
nea a este nuevo proyecto, de manera que me siento de una bestia finalmente liberada tras años de ace-
un poco como ese antepasado que hace cientos de chante cautiverio.
años también batalló en las mismas landas.
Santiago contaba, en ese post del que os hablaba
Como oráculo privilegiado que soy os diré que sí, antes, que parte de la culpa de que ahora se dedique
que la historia de base es la misma: el poema épico a escribir guiones de tebeos se debe (imagino que
llamado Beowulf, pero ahí acaban los parecidos con entre otras cosas) a la confianza que yo deposité en
el libro que pretendíamos hacer hace más de una él en esos primeros pasos profesionales.
década.
David ha hablado también públicamente de cómo le
Como es lógico, el tiempo transcurrido ha modifi- gustaba mi trabajo cuando empezaba y siempre tie-
cado la visión que de este antiguo proyecto tenía ne la amabilidad de citarme cuando habla en alguna
Santiago. Su experiencia al frente de numerosos entrevista de sus primeras influencias.
proyectos y su aprendizaje profesional le han enri-
quecido extraordinariamente y ahora él ya no es el Yo creo que una de las mayores satisfacciones per-
mismo que escribió aquellas páginas. sonales que puede uno experimentar en su carrera
es precisamente ésa: que gente en la que has confia-
Y por supuesto el encargado de dibujarlas también do, a la que has apoyado o estimulado de cualquier
ha cambiado, así que este nuevo libro es lógicamen- manera se conviertan en profesionales admirables.
te muy diferente.
Que además dos de ellos vuelvan a levantar un viejo
Ambos se enfrentan a su particular viaje del héroe proyecto que finalmente no pudiste llevar a cabo mi-
con una mirada nueva y antigua a la vez, se intro- tiga mucho el escozor de tu propia herida y añade un
ducen en la ciénaga de la criatura con la soga bien poco de hidromiel al sabor amargo que deja algo así.
agarrada, la espada bañada en tinta ancestral y las
afiladas intenciones narrativas preparadas para salir Y que encima esos dos tipos sean amigos tuyos y
de allí con vida, contarnos el relato y empaparnos gente con la que ahora caminas hace que no me
con todo el barro y todo el sudor que han traído en avergüence para nada cuando al final de este tex-
sus cotas de malla. to me veo escribiendo el adjetivo resultante de este
viejo y nuevo proyecto.
Los dos autores proponen una analítica estructura
que desmenuza con mimo el mito para volver a en- Pues sí, escribiendo este epílogo me he sentido
samblarlo ante nuestros ojos. Las viñetas parecen orgulloso.
más que nunca barrotes incapaces de contener la des-
atada brutalidad que se produce dentro de ellas y el
rojo sangre es la base cromática sobre la que David ha
pintado toda esta ancestral historia, rojo que además Javier Olivares
parece querer traspasar la página a la menor ocasión. Madrid, 13 octubre 2013
BIBLIOGRAFÍAS DESTACADAS
Santiago García (Madrid, 1968) David Rubín (Ourense, 1977)

Como teórico: El circo del desaliento (2005)


La novela gráfica (2010) La tetería del oso malayo (2006)
Supercómic. Mutaciones de la novela gráfica contemporánea Corazón de tormentas (2006)
(2013), editor Cuaderno de tormentas (2008)
Panorama. La novela gráfica española hoy (2013), editor Romeo y Julieta (2008)
El monte de las ánimas (2009)
Como historietista: Uxío Novoneyra: A voz herdada (2010), con Kike Benlloch
El Vecino 1 (2004), con Pepo Pérez El héroe, Libro Uno (2011)
El Vecino 2 (2007), con Pepo Pérez El héroe, Libro Dos (2012)
La tempestad (2008), con Javier Peinado The Rise of Aurora West (2014), con Paul Pope y JT
El Vecino 3 (2009), con Pepo Pérez La Ficción (2015), con Curt Pires
Héroes del espacio (2009), con Javier Peinado Miguel EN Cervantes. El retablo de las maravillas (2015), con
Dr. Jekyll y Mr. Hyde (2009), con Javier Olivares Miguelanxo Prado
Las meninas (2014), con Javier Olivares Gran Hotel Abismo (2016), con Marcos Prior
¡García! (2015), con Luis Bustos Ether. La muerte de la última llama dorada (2017), con Matt
Yuna (2015), con Juaco Vizuete Kindt
¡García! 2 (2016), con Luis Bustos

AGRADECIMIENTOS
S. García:
A María le tengo que agradecer tantas cosas que finalmente le tengo que
agradecer todo, y todo incluye este libro. Gracias, moar.
A Javier Olivares le debo gratitud eterna por haber empezado este proyecto,
y a David Rubín le debo gratitud infinita por haberlo terminado. Gracias,
camaradas.
A David Aja por ser tan majo y tan buen compañero y ayudarnos tanto.
A los amigos Bernardo, Manel y Manolo por aguantarme en el día a día.
A John y Rebecca por todo lo que han hecho para que este libro llegue más lejos.
BEOWULF está dedicado a Anne Terry White y Alice y Martin Provensen,
cuya versión del poema en el libro Mitos y leyendas fue la primera que conocí
en mi infancia, y nunca me ha abandonado desde entonces.
También a Seamus Heaney, que hizo la traducción moderna al inglés que
hemos seguido en este libro.

D. Rubín:
A Sara, único ser en este mundo que consigue aplacar los monstruos que
llevo dentro, por amarme más de lo que merezco y permitir que la ame,
por ser el motor de mi vida.
A Alfonso y Bras, por recogerme con una sonrisa siempre que me caigo.
A Santiago, por confiarme este maravilloso texto, y a Astiberri, por confiar
tan ciegamente en nosotros.
A José Domingo, Javier Olivares, Pepo Pérez, David Aja, Guitián,
Xurxo G. Penalta, Miguel A. Robledo, Paul Pope y John Arcudi,
por sus ánimos, consejos y apoyo durante la gestación de esta obra.
A ti, por leernos.
BEOWULF
Una novela gráfica de Santiago García y David Rubín
editada por Astiberri.

© 2013 Santiago García y David Rubín


© 2017 Astiberri Ediciones por la presente edición
© 2013 Javier Olivares por el epílogo
Colección Sillón Orejero

Escaneado de páginas y trazado de calles de:


José Domingo y Sara Solano

Diseño: David Rubín


Maquetación: Manuel Bartual
www.estudiomanuelbartual.com

Revisión lingüística: Soraya Pollo

ISBN: 978-84-16525-90-4

Astiberri Ediciones
Apdo. 485
48080 Bilbao
info@astiberri.com
www.astiberri.com

David Rubín
daredeivid@gmail.com
www.detripas.blogspot.com
@davidrubin

Santiago García
mandorlablog@icloud.com
www.santiagogarciablog.blogspot.com
@mandorlablog

Más títulos digitales disponibles aquí: http://astiberri.com/digital

Este ejemplar pertenece a franciscatapiaalvarez@gmail.com <franciscatapiaalvarez@gmail.com>