Está en la página 1de 3

FUNDACIÓN EDUCACIONAL MATER DEI

Colegio Mater Dei


Depto. De Lenguaje y Filosofía Profesor: Carlos Miguel Olmos Acuña

 Objetivo: conocen y comprenden en qué consisten los procesos cognitivos: Percepción, Memoria, Pensamiento, Lenguaje, Inteligencia,
Aprendizaje.
 Instrucciones: Lea el siguiente material junto a su profesor, comprensivamente. Realice las actividades propuestas en forma ordenada y
completa.

PROCESOS COGNITIVOS

PERCEPCIÓN
• Proceso constructivo a través del cual organizamos y damos sentido a los estímulos o datos (externos e
internos) provenientes de los sentidos.
• Fluye continuamente, focalizándose de tanto en tanto en ciertos datos, en forma selectiva, haciendo
imperceptible otros datos.
• La focalización de la percepción –atención– está influida por características del estímulo y por factores del
individuo, como sus intereses y voluntad.
• Organiza y da sentido a los datos sensoriales, influida por otros procesos psicológicos, tales como la memoria,
el pensamiento, las emociones.
• La ilusión es un caso normal de percepción distorsionada, en el cual cierto arreglo de datos es interpretado por
el individuo de una manera errónea.

DEFINICIONES RELEVANTES PARA LOS PROCESOS DE PERCEPCIÓN Y ATENCIÓN

• Habituación: La persona, de tanto permanecer percibiendo un estímulo, se acostumbra a él y finalmente deja


de percibirlo.

• Invisibilización: El estímulo se hace total o parcialmente “invisible” para la persona, en tanto su atención no
lo focaliza.

• Atención selectiva: Es la capacidad del sistema nervioso que permite diferenciar lo central de lo accesorio.

MEMORIA
• Facultad de gran importancia que participa en el funcionamiento de otros procesos psicológicos, como la
percepción, el pensamiento, el aprendizaje.
• Proceso que consta, al menos, de dos momentos o etapas distintas: almacenamiento (o registro) de
información y recuperación de la información.
• La memoria reconstruye los datos alguna vez percibidos y almacenados, pero también construye o modifica
datos almacenados, por la influencia de otros procesos cognitivos y afectivos.
• Facultad que puede funcionar más o menos eficientemente, dependiendo del uso de estrategias de
almacenamiento y recuperación de información.

• Codificación: Ordenamiento o clasificación de la información, requisito para poder guardarla. La codificación


consiste en utilizar algún procedimiento para organizar la información dándole algún significado,
principalmente ordenar los datos de la percepción y relacionarlos con los mapas cognitivos que cada uno tiene.
La información que no ingresa con algún tipo de conexión significativa es difícil de recuperar.

• Almacenamiento: Proceso de guardar la información, en el que influye la repetición de la información y la


posibilidad de ejercitarla.

• Recuperación: Capacidad de traer la información guardada para usarla en el presente. La posibilidad de


recuperar dependerá de cuán bien se codificó, cuán bien se almacenó y de los factores afectivos que estuvieron
presentes en la experiencia registrada.
• Memoria de corto plazo o memoria de trabajo: Es la memoria activa, aquella que tiene la información que
estamos usando en este momento. La memoria de trabajo incluye la información que estamos usando a partir de
la memoria sensorial y lo que hemos recuperado de la memoria de largo plazo. La memoria de corto plazo
selecciona sólo la información que le será de utilidad para una determinada actividad, desechando la restante.
Sería imposible para nosotros abocarnos a una tarea o a una conversación si se nos agolparan todos los
recuerdos que hemos guardado a lo largo de la vida.

• Memoria de largo plazo: Memoria que almacena la información más permanente y es de dónde recupera su
información la memoria de trabajo. Las experiencias significativas son parte de la memoria de largo plazo.

PENSAMIENTO
• Facultad que procesa información (imágenes, sonidos, símbolos, ideas, emociones), estableciendo relaciones
entre los datos.
• El análisis y la síntesis, la asimilación y la acomodación, son algunas de las operaciones del pensamiento más
fundamentales y corrientes.
• El razonamiento es un tipo de pensamiento discursivo, que sigue determinadas secuencias de operaciones.
• El pensamiento llamado “de resolución de problemas” es un tipo especial de estrategia de pensamiento que
surge cuando hay que dar una respuesta apropiada a una situación problemática.
• Es una facultad que puede ser más o menos eficiente, dependiendo del cuidado, interés y tipo de estrategia
para pensar.

LENGUAJE
• El lenguaje, como un sistema de signos vocales, es el sistema de signos más importante de la sociedad
humana, puesto que permite la acumulación del significado y de la experiencia, que puede preservarse a través
del tiempo y transmitirse a las generaciones futuras.
• El lenguaje es posible por las capacidades biológicas del ser humano.
• Lenguaje y pensamiento se posibilitan mutuamente.
• Permite la expresión y comunicación de pensamientos
• Posibilita el pensamiento, no hay pensamiento sin lenguaje.

APRENDIZAJE
• Consiste en una modificación o cambio relativamente permanente en el repertorio de conductas y/o de
pensamientos y/o de las emociones, como resultado de la experiencia.
• Mecanismos más corrientes de aprendizaje: imitación de modelos, condicionamiento, procesamiento de
información a través del pensamiento.
• Es un proceso que está presente desde que nacemos en todos los dominios de la vida, no sólo en el dominio
escolar.

Se entiende por aprendizaje un cambio relativamente permanente en el repertorio de comportamientos,


pensamientos, y/o sentimientos de un individuo (no sólo humano). Este cambio se entiende como resultado de
la experiencia o interacción con el medio, para distinguirlo de cambios que son consecuencia de la maduración
biológica o de daños externos. La noción de repertorio alude por una parte a la adquisición (y eliminación)
progresiva de conductas, pensamientos y emociones desde que nacemos, por una parte, y al carácter potencial
que tienen cuando no se manifiestan a la observación, por otro.

INTELIGENCIA
• Consiste en la capacidad de aprender, interpretar y aplicar, en diversos dominios de la vida, y no se reduce al
pensamiento racional.
• La medición y evaluación de la inteligencia tiene un contexto sociocultural que le da sentido y supuestos
discutibles.
La inteligencia se ha definido como la capacidad de aprender a partir de la experiencia y la capacidad para
adaptarse creativamente a las condiciones del ambiente. Ya sea adecuando el comportamiento o cambiando el
entorno. También se la define como la capacidad de adquirir conocimientos y de usarlos en situaciones
novedosas. Puede discutirse, sin embargo, qué se entiende por adaptación creativa, pues el concepto de
adaptación es seguro y pertinente cuando se refiere a las especies más que a los individuos. Las condiciones del
ambiente, por otra parte, no son siempre las mismas para todos los individuos. Algunos autores consideran que
la inteligencia es una agregación de habilidades específicas, que se manifiesta mejor en ciertas situaciones.
Desde esta perspectiva, la inteligencia se entiende como un conjunto múltiple de capacidades concretas; otros la
conciben como una capacidad general que los sujetos pondrían a funcionar en cualquier situación.
En las últimas décadas han aparecido teorías que nos hablan de inteligencias múltiples (Gardner, 1983, 1993) e
inteligencia emocional (Goleman, 1996). La teoría de las inteligencias múltiples plantea que no existe un solo
tipo de inteligencia, sino varios tipos, que serían relativamente independientes. Estos tipos serían: inteligencia
verbal, inteligencia lógico-matemática, inteligencia espacial, inteligencia corporal-kinestésica, inteligencia
musical, inteligencia personal (intrapersonal e interpersonal). La inteligencia emocional se refiere a la capacidad
de integrar las emociones al razonamiento lógico, y a la resolución de problemas, lo que es central en la
relaciones interpersonales y en la adecuación a la situaciones sociales. Un aspecto central de la inteligencia
emocional es la capacidad de sintonizar con las propias emociones y con las de los otros. Se relaciona con el
bienestar subjetivo y la adecuación social, que son puntos centrales al analizar el nivel de salud mental y la
calidad de vida de un individuo. La inteligencia emocional se ha relacionado con las experiencias de apego y la
formación de vínculos tempranos, así como la oportunidad de aprendizaje que la persona ha tenido en la
conexión emocional consigo mismo y con otros.
Inteligencia y memoria. Si consideramos la inteligencia como la capacidad de adaptarse con éxito a situaciones
nuevas, la memoria es una función que es básica para el comportamiento inteligente. Encontrar en el momento
preciso la información precisa es lo que marca la diferencia entre quienes tienen una mejor adaptación y quienes
no la logran. En ese sentido la inteligencia se relaciona con cada uno de los procesos de la memoria: con
discriminar a qué prestar atención, en cómo codificar la información percibida, en cómo organizarla para su
almacenamiento y en cómo acceder a ella cuando la necesitamos.