Está en la página 1de 5

Reseña Académica

Capítulo 1 “Psicología Jurídica: una aproximación conceptual”

Presentado por
Paula Andrea Barrero Restrepo ID 345965

Docente
Ingrid Lorena Cruz Triviño
NRC 17810

Corporación Universitaria Minuto de Dios UNIMINUTO


Psicología Jurídica
Ibagué
2020
Reseña Académica
Capítulo 1 “Psicología Jurídica: una aproximación conceptual”

Este capítulo nos enseña una descripción práctica acerca de lo que en el transcurrir del
tiempo hasta hoy plantearon varios autores sobre qué es y que abarca la Psicología
Jurídica, donde por medio de los conceptos significativos nos dice que es la intersección
entre el conocimiento psicológico y el jurídico se denomina Psicología Jurídica” Hernández
& Tapias (2011, p.1). La psicología jurídica esta llamada a cooperar con la justicia, a darle
un toque humano al sistema judicial.

“Juzgar al hombre sin comprender sus móviles, las poderosas fuerzas que se mueven en las profundidades de
su psicología, es una grave forma de inequidad. De esta manera, premisa fundamental y necesaria de la justa
decisión, tiene que ser el conocimiento y la valoración en su justa medida, de los resortes motivacionales de la
acción”. Gómez (2004).

Los psicólogos jurídicos como expertos en el comportamiento humano, están llamados


a proponer soluciones factibles, integrales, eficaces, y no solamente restrictivas, a los
problemas conductuales con consecuencias jurídicas que presentan las personas naturales.
Según esto, la psicología jurídica es una subespecialización de la psicología, que como
ciencia describe, predice y controla el comportamiento humano, y cuyo objeto de estudio es
el comportamiento humano con consecuencias jurídicas.

La Psicología Jurídica es donde se retoma el pacto social donde nace la necesidad


de evitar un caos en la convivencia de los seres humanos que interactúan en sociedad que
desemboca en el control social.

De esta manera la Psicología Jurídica más que un hacer puede constituirse como un
pensar, como un posicionamiento social y filosófico que por su puesto se resume en un
actuar consecuente, por otro lado la psicología y el derecho parten que el ser humano elige
como comportarse y es responsable de ello. Además, los aspectos psicológicos y jurídicos
están fuertemente marcados por el elemento cultural, así las normas y los conflictos difieren
dependiendo el contexto sociocultural en el que se desarrollen.

La siguiente definición según lo leído en el capítulo para mí es la más completa y la


que tomo como referencia: Hernández (2010), la psicología jurídica es una subárea de la
psicología que describe, explica, predice y controla la conducta de las personas, conducta
esta que tiene implicaciones jurídicas. Desde esta posición, la psicología jurídica no es una
auxiliar del derecho, ni tampoco es una disciplina desde y para el derecho, si no que se
fundamenta desde y para la psicología, es una herramienta de la que se vale el derecho con
miras a formas más efectivas de equidad.

Además de todo lo expuesto podemos determinar que la psicología jurídica más


claramente se encarga de estudiar, evaluar y prevenir todo lo que son los fenómenos de
conducta, psicológicos y de tipo relacional que influyen en el comportamiento legal de las
personas.

De ahí que dentro de la psicología jurídica proceda a analizar, intervenir y estudiar


lo que es la victimología, la psicología penitenciaria, la psicología de la delincuencia, la
psicología policial y la mediación. Todo ello sin olvidar tampoco que también trabaja en
áreas como la psicología del menor, la familia y el derecho civil, penal y laboral.

Entre las funciones del psicólogo jurídico, se encuentran la evaluación y diagnóstico


de las condiciones psicológicas de los actores jurídicos; el asesoramiento a los órganos
judiciales en cuestiones propias de su disciplina; el diseño y realización de programas para
la prevención, tratamiento, rehabilitación e integración de los actores jurídicos en la
comunidad o el medio penitenciario; la formación de profesionales del sistema legal en
contenidos y técnicas psicológicas útiles en su trabajo; las campañas de prevención social
ante la criminalidad; y la asistencia a la víctimas para mejorar su calidad de vida.

En general y para concluir, la psicología jurídica es la psicología aplicada a los


casos de tribunales, al crimen y su tratamiento, al estado mental y los procesos mentales
tanto de agresores como víctimas. Se aplica para un mejor ejercicio del derecho y las leyes,
y estudia los propósitos, motivos, pensamientos y sentimientos de las personas que hacen
parte en los procesos de justicia. En otras palabras, investiga e interviene en la conducta
humana en los casos legales con el objetivo de defender los derechos humanos y alcanzar la
justicia.
Referencias

- Hernández, G. (2011). Psicología Jurídica: una aproximación conceptual en


Psicología Jurídica Iberoamericana (pp. 1-20).Bogotá: El Manual Moderno.