Está en la página 1de 4

Ensayo análisis de caso

El interés sexual hacia menores se ha convertido en un fenómeno social que arraiga consigo

gran preocupación entre la población, este fenómeno surge de un nivel de excitación

intenso ante deseos y fantasías sexuales relacionadas con uno o más niños, con una

duración de al menos 6 meses, según el DSM5. Sin embargo cabe resaltar el hecho de que

no puede generalizarse tal trastorno al decir que todos los que abusen de menores sean

pedófilos o ya bien aquellos que sientan deseos sexuales hacia menores, sean abusadores

sexualmente activos, de este modo las muestras obtenidas de abusos de personas con este

diagnóstico es de aproximadamente el 50%, siendo de esta forma influyente en el área, la

industria de la pornografía infantil con un incremento del 60% y las población restante del

50% manifestando motivaciones distintas relacionadas a rasgos antisociales,

desinhibiciones u oportunismos.

Así mismo suele usarse el nombre de pederastia relacionado en este modo al interés sexual

hacia menores como la comisión de un abuso real, en base a esto se han implementado

medidas de auto informe para evaluar a los abusadores, centrándose de este modo en las

creencias, actitudes y distorsiones cognitivas que apoyen el contacto sexual hacia los

menores. Aunque bien no se han desarrollado instrumentos muy precisos relevantes de la

causa de este fenómeno social, bien se ha logrado dar a conocer que los consumidores de

pornografía infantil presentan distorsiones cognitivas diferentes a los abusadores sexuales

de menores, así de esta manera los abusadores establecen 5 teorías implícitas relacionadas

a la naturaleza de sus víctimas, que consisten en ver a los niños como objetos sexuales, el

derecho de los adultos por sobre los niños, el mundo como un sitio peligroso, la falta de

control y la naturaleza el daño.


Algunos autores además han considerado el hecho de que los abusadores de menores

tienden a relacionarse más con niños, en el hecho de que siente mayor comodidad al

relacionarse con menores que con adultos, esto obtenido en base a resultados de pruebas

que arrojaban índices de fiabilidad relacionados al hecho de sentir deseos por iniciar de

nuevo la vida, inmadurez, aislamiento, disfrute de actividades infantiles, empatía hacia los

niños e historias de abusos.

En base a este fenómeno han surgido gran cantidad de pruebas objetivas psicométricas que

buscan acercarse a una causa más precisa referente a lo que sucede con este fenómeno y por

qué adultos se sienten sexualmente atraídos hacia niños. Se han desarrollado pruebas como

la pletismografia que es una técnica encargada de medir el flujo sanguíneo del pene en

respuesta a estímulos visuales y auditivos en relación al contenido sexual, en base a esto

existen dos pruebas falo métricas, las que miden los cambios en el volumen del pene a

través de un manguito inflable cilíndrico y hermético que se coloca en su base y las que

miden la circunferencia del pene con una galga extensiométrica de mercurio (Coric et al.,

2005). Adicional resalta el hecho de que la técnica encargada de medir la circunferencia del

pene es más utilizada ya que resulta más fácil de manejar y es más asequible a nivel

comercial.

Existe una amplia variedad de estímulos, desde fotos, audios o vídeos con diferentes

temáticas sexuales en función de los objetivos de la evaluación y son aplicados a todo tipo

de casos como relaciones heterosexuales o homosexuales consentidas, relaciones ya sean

forzadas, casos de abuso en personas mayores o pedofilia en casos heterosexuales y

homosexuales a su vez.
En cuanto a la carencia de una base teórica sólida, hay autores que afirman que las

preferencias sexuales son un concepto holístico que no puede ser medido exclusivamente a

través del nivel de excitación sexual (Gaither, 2000). Por otro lado se cuestiona la creencia

de que en las preferencias sexuales puede influir el entorno social del individuo y algunos

autores proponen utilizar una combinación de estímulos auditivos y visuales, ya que los

estímulos visuales permiten identificar la edad y género del menor y los auditivos permiten

describir diferentes tipos de actividad sexual logrando de esta forma evaluar una amplia

gama de situaciones.

También es de resaltar que en varias oportunidades puede presentarse que el individuo

arroje unos resultados menores a los esperados durante la prueba, esto en base a que hay

individuos que presentan una baja aurosal ante estímulos sexuales que no les producen

excitación, presentando de este modo puntuaciones más bajas, ya sea porque no les excitan

o bien están manipulando las pruebas, adicional se usan pruebas de entrevistas

cuestionarios de evaluación que busquen medir la atención del sujeto, pruebas sorpresas

que busquen captar la atención cognitiva y también el enfocarse hacia las respuestas

eréctiles que son las más complejas a disimular por parte del individuo.

Es habitual que los abusadores tengan preferencia por niñas en edad adolescente. Cuando se

presentan estímulos con estas facetas, es más difícil diferenciar entre abusadores y los que

no lo son debido a que son estímulos más comunes a los perfiles normativos. También se

establecen pruebas visuales donde se muestran fotografías de perfiles ya sean atractivos o

no, allí puede verse como los perfiles atractivos suelen ser observados mayormente por

sobre los no tan atractivos, además existe evidencia experimental de que los pedófilos

centran de forma automática su atención en los rostros y las regiones púbicas de los niños
En base a lo mencionado anteriormente cabe resaltar el hecho de que existen muchos

aspectos influyentes en el campo del área sexual y como tal en el área del interés hacia los

menores, se han desarrollado gran cantidad de ítems, pruebas que midan respuestas

cognitivas y fisiológicas, incluyendo emocionales, se han establecido gran variedad de

estímulos, entrevistas, test de mediciones psicométricos y más. Y adicional a ello puede

darse a conocer Existe un número importante de auto informes que abordan esta área de

evaluación obteniendo garantías psicométricas apropiadas, sin embargo como punto final es

de aclarar que también estos instrumentos ofrecen limitaciones en su capacidad

discriminativa, por lo que es necesaria mayor investigación. En especial es importante

aclarar qué procesos cognitivos son los que se están evaluando. La investigación

neuropsicológica en pedofilia ha mostrado que existen déficits en la función ejecutiva y en

la velocidad de procesamiento que podrían estar interfiriendo en el rendimiento de las

pruebas.

Referencias

file:///C:/Users/Camila/Downloads/Evaluaci%C3%B3n%20del%20inter%C3%A9s%20sexual

%20hacia%20menores%20(2).pdf