Está en la página 1de 9

BLOQUEO DE LA CAPACIDAD REPRODUCTIVA DE LA PERRA

I. Factores:

1.1 Hormonal:

LOS QUISTES OVÁRICOS


Son una de las afecciones más comunes en las perras geriátricas y pueden ser detectados
como hallazgos accidentales, o tras consulta por celos persistentes, alteraciones
hematológicas, o cualquier otra causa relacionada con el aumento de esteroides reproductivos.
También descritos como folículos quísticos provienen de la reabsorción parcial del líquido de un
folículo con desarrollo incompleto.
Estos tienen la capacidad de elaborar hormonas esteroides reproductivas, pero en ocasiones
pasan inadvertidos, principalmente cuando estas concentraciones en suero están dentro de los
valores normales, en estos casos los quistes se consideran afuncionales (no producen
hormonas).
Sintomatología; Los quistes funcionales producen estrógenos y provocan un estro
permanente o una mayor metrorragia (sangrado más profuso a través de la vulva). A veces,
estos quistes pueden sufrir atresia de manera espontánea. Por otro lado, se dan con más
frecuencia en perras de edad avanzada y tenemos que saber que, a pesar de envejecer, no
dejan de ciclar.
Hay que tener en cuenta que las perras jóvenes en sus primeros ciclos pueden presentar
irregularidades sin ser patológico. Una vez regulado, el celo (no estacional) se debe dar dos
veces al año, aunque en algunas perras puede darse una sola vez, con un intervalo entre ciclos
de unos seis o siete meses.
 Cambios en el comportamiento.
 Alteraciones hematológicas (anemia).
 Hiperplasia vulvar.
 Alteraciones dermatológicas de origen endocrino

Diagnostico; pasa por la realización de una analítica completa, y un método de diagnostico


por imagen que apoye la teoría de quistes ovaricos (o ovarios poliquisticos), En este caso
aunque pueden ser detectados mediante radiología, el método de elección seria la ecografía.
El tamaño y número de quistes puede ser variado, y pueden llegar desde los pocos centímetros
a 10 cm.

PIOMETRAS

El complejo hiperplasia endometrial quística - piómetra, es una enfermedad hormonal


progesterona dependiente del útero de la perra que cursa con una complicación infecciosa.
Durante la fase lútea del ciclo estral, la progesterona alcanza altos niveles sanguíneos, siendo
la principal responsable de esta entidad patológica. Esta afección compromete no sólo el
potencial reproductivo de la perra, sino que puede también conducirla a la muerte. Este
complejo presenta una elevada prevalencia y se observa frecuentemente en hembras de edad
media y viejas, o bien en hembras jóvenes que han recibido tratamientos hormonales

Clasificación de la piómetra

De acuerdo a los signos clínicos locales pueden distinguirse 2 tipos de piómetras:

 Piómetra a cuello cerrado: debido a que el cuello del útero permanece cerrado, no se
observa descarga vulvar. Comúnmente se acompaña de distensión abdominal. La
palpación es dificultosa y evidencia una masa pastosa ocupando gran parte del
abdomen. Los signos generales asociados son generalmente graves.
 Piómetra a cuello abierto: debido a la permeabilidad del cuello uterino se observa
descarga vulvar, la cual puede variar en su aspecto macroscópico (sanguino/purulento
o purulento) y cantidad (abundante o escasa, dependiendo generalmente del grado de
apertura cervical). Dicha descarga puede a su vez ser continua o intermitente. Los
signos generales asociados, frecuentemente, son menos alarmantes que en la
piómetra a cuello cerrado. La progesterona sérica parece ser la responsable de la
apertura o no de la cérvix

De acuerdo a su evolución se la puede clasificar en:

 Aguda: la forma aguda es de rara presentación en la perra. Se asocia con septicemia,


hipertermia y evoluciona hacia la muerte en pocos días. Generalmente se produce
inmediatamente post estro.
 Subaguda o crónica: la forma subaguda o crónica es la más frecuente. Puede
producirse en cualquier momento del diestro. Generalmente se instala una insuficiencia
renal aguda, siendo esta última la complicación mas grave, y la que origina
normalmente la muerte del animal.

Diagnóstico

Reseña y anamnesis: hembras en diestro, generalmente de edad media o avanzada.


Antecedentes de administración de estrógenos (por preñez no deseada) o progestágenos (para
supresión del celo).

Signos clínicos: abatimiento, anorexia, abdomen dilatado, síndrome poliuria-polidipsia (PP),


descarga vulvar. Generalmente el diagnóstico clínico es suficiente para contar con un fuerte
presuntivo de piómetra. El resto de exámenes complementarios permiten arribar al diagnóstico
definitivo.

Tratamiento

El tratamiento tradicional de este complejo es el quirúrgico (ovariohisterectomía). Este


procedimiento señala desde ya, el final de la vida reproductiva de la hembra, situación
especialmente frustrante cuando se trata de una perra reproductora

METRITIS
La metritis es en realidad el término médico utilizado para describir la inflamación aguda del
útero en los perros. Esta condición es causada principalmente por infecciones bacterianas en
perros y es una de las condiciones después del embarazo. La metritis generalmente se
desarrolla en el post-parto inmediato, es decir, justo después de la entrega. También puede
ocurrir después de un aborto.

Causas de la metritis

El cuello del útero abierto facilita la entrada fácil de las bacterias en el útero del perro, esta
condición se asocia a menudo con la retención de la placenta o fetos, después de la entrega de
una gran camada de cachorros.

Por lo general ocurre dentro de un período de una semana después de dar a luz. El proceso de
parto difícil o prolongado es una causa común de infecciones bacterianas uterinas las bacterias
que causan estas infecciones son bacterias coliformes como Escherichia Escheria.
 En ocasiones puede ser visto después de un aborto involuntario o médico o procedimientos no
estériles de inseminación artificial. La retención de la placenta, fetos y otros tejidos en el útero
proporciona un medio de crecimiento para las bacterias.

Síntomas de la metritis
Los síntomas pueden variar de leves a severos. La perra con esta condición puede tener un
olor desagradable debido a la secreción fétida de la vulva. La descarga de la vulva
generalmente aparece de color verde oscuro y es una combinación de sangre y pus. Otros
síntomas de la metritis canina incluyen fiebre, taquicardia, deshidratación, vómitos, falta de
apetito, diarrea, encías rojas oscuras, abdomen hinchado y la reducción en la producción de
leche.

Diagnóstico
La metritis es diagnosticada por un número de pruebas realizadas por el veterinario. Las
pruebas simples, como una radiografía o un ultrasonido pueden mostrar el tejido o líquido
retenido en el útero. El veterinario le realizará un análisis de sangre completo, perfil químico,
análisis de orina y un recuento completo de sangre para confirmar la enfermedad. El tipo de
bacterias causantes de la infección puede ser determinado por análisis de una muestra de
secreción vaginal de la hembra infectada.

Tratamiento de la metritis canina


La metritis es una de las enfermedades de perro grave y si no se trata, puede llevar a un shock
séptico y la muerte de la perra infectada.

En caso de una infección leve del útero, el veterinario puede prescribir ciertos antibióticos para
tratar la condición. Sin embargo, el tratamiento médico inmediato es necesario si la enfermedad
es grave. La perra puede requerir hospitalización y líquidos intravenosos y electrolitos pueden
ser administrados. El tratamiento también puede requerir la extracción del contenido uterino.
Esto se puede hacer con la ayuda de las drogas, tales como la oxitocina o prostaglandinas, que
ayudan en la estimulación de las contracciones uterinas. Estos medicamentos pueden ayudar
en la expulsión de los contenidos del útero. Las infecciones crónicas pueden requerir un
proceso quirúrgico para la limpieza uterina. A veces, si la infección es muy severa, puede ser
necesario retirar todos los órganos reproductivos de la perra. La ovariohisterectomía a menudo
se recomienda, ya que resulta ser la mejor opción para una recuperación exitosa en estos
casos.

HIPOTIROIDISMO CANINO

Signos reproductivos Estas alteraciones están inadecuadamente documentadas en la


bibliografía. Así, en ocasiones, se sobrediagnostican alteraciones reproductivas asociadas al
hipotiroidismo, tales como infertilidad, acortamiento del estro, prolongación del anestro y
galactorrea por hiperprolactinemia, en las hembras, y atrofia testicular, oligospermia e, incluso,
azoospermia, en los machos.

Generalmente, durante la anamnesis y exploración, se detectarán signos sistémicos


compatibles con hipotiroidismo: cierto grado de letargia, intolerancia al ejercicio y una
propensión a ganar peso que no se corresponde con un aumento del apetito o de la ingesta.
Estos signos clínicos, unidos a alteraciones de los sistemas reproductivo y neuromuscular, y las
modificaciones cutáneas descritas, permiten una primera aproximación diagnóstica al proceso.
No obstante, el diagnóstico definitivo sólo se logrará con una serie de pruebas laboratoriales.
En este sentido, la biopsia cutánea puede revelar un gran número de alteraciones no
específicas, pero compatibles con endocrinopatías.
Bioquímica hemática

La característica de la bioquímica hemática del hipotiroidismo es la hipercolesterolemia (260-


1000 mg/dl), encontrándose con menor frecuencia hipertrigliceridemia. El hemograma clásico
revela una anemia normocítica, normocrómica no regenerativa, que no siempre está presente.
La concentración sérica de los niveles de hormona tiroidea es fundamental para el diagnóstico
de esta enfermedad, siendo más precisos los valores de T4 que los de T3, puesto que esta
última tiene una localización predominantemente intracelular y es secretada en reducidas
cantidades por el tiroides, en comparación con la T4. Si los valores de T4 se encuentran dentro
de la normalidad, se puede afirmar que el animal no es hipotiroideo. Sin embargo, el hecho de
que las concentraciones de T4 en suero sean bajas no permite afirmar, de forma tajante, el
diagnóstico de hipotiroidismo, pues diversas enfermedades no tiroideas (insuficiencia renal,
diabetes mellitus, hepatitis, hiperadrenocorticismo) y el tratamiento con ciertos fármacos
(glucocorticoides, furosemida, antiepilépticos, fenilbutazona, entre otros) provocan bajas
concentraciones séricas de hormona tiroidea.

Tratamiento LEVOTIROXINA SÓDICA (T4)

Es el suplemento tiroideo inicial de elección. Este suplemento se debe dar como resultado
niveles séricos normales de T3 y T4. En el perro, la dosis inicial es de 22 ug/ Kg. vía oral dos
veces al día. Una vez que se observe una respuesta, se da 22 ug/kg vía oral una vez al día. Si
aparecieran los signos clínicos otra vez, se da otra vez dos veces al día. En el gato, la dosis es
de 0.05-0.1mg vía oral una vez al día. Dentro de las respuestas al tratamiento se debe de
observar una mejoría en actitud, actividad y apetito dentro de una semana. Las alteraciones
dermatológicas mejorarán en unas 4-6 semanas. Las alteraciones reproductivas o
clinicopatológicas pueden requerir de varios meses de tratamiento para poder resolverse.

NEOPLASIAS

Los tumores vaginales se presentan aproximadamente en el 5 % de los casos, y por lo general


en perras viejas. En algunos estudios realizados, se ha informado que, en la mayoría de los
casos, las neoplasias llamadas o consideradas benignas, se presentan en perras intactas,
mientras que las malignas en perras que han sido ovariohisterectomizadas, lo que ha
provocado una seria polémica, porque no ha sido aclarado en su totalidad el efecto de las
hormonas esteroides sobre la producción de tumores. Entre los tumores malignos se
encuentran el leiomiosarcoma y el carcinoma de las células transicionales. Al grupo de los
benignos pertenecen el fibroma, el leiomioma, los polipos y el lipoma. Según la opinión del
doctor Feldman, el tumor venéreo transmisible sólo es catalogado como una masa que se
presenta en la vagina, por lo que resulta difícil, decir si es benigno o maligno. Para el
diagnóstico, los puntos importantes a considerar, además de la obviedad de la presencia de la
masa tumoral, son signos tales como el lamido constante, la secreción vulvar, la atracción de
los machos, y en ocasiones la estranguria, el tenesmo y la inflamación de la región perineal. Es
importante utilizar métodos como la biopsia, la citología y la obtención de la pieza mediante
cirugía, para identificar el tipo de tumor y así poder plantear el tratamiento(en caso de que
pueda usarse), y el pronóstico de recuperación de la paciente. Entre los tumores más
frecuentes se encuentra el tumor venéreo transmisible (TVT).

Fallas hipoficiarias hipotalamicas

Variaciones en el ciclo estral anormal: Son aquellas que rebasan los parámetros
considerados como normales.

Diagnóstico de problemas hormonales: El diagnóstico de padecimientos en los que el


sistema endócrino está involucrado, se basa principalmente en la detección de la concentración
anormal en sangre de la hormona implicada. Sin embargo, es pertinente decir que no existe un
sistema de detección que sea infalible, por ejemplo, los dos más comúnmente utilizados son el
radioinmunoanálisis (RIA) y las pruebas de ELISA, debido a que son ensayos de alta
sensibilidad y especificidad; sin embargo, estas características varían de manera importante
dependiendo de la especie que se estudie, por lo tanto, una muy buena recomendación es que
al mandar un estudio al laboratorio, se debe tener la seguridad que ambas pruebas estén
perfectamente validadas y estandarizadas para ser utilizadas en caninos y felinos. Otro aspecto
necesario es conocer las unidades en las cuales se presentarán los resultados:

a) Para la testosterona, las unidades se expresan en miligramos por decilitro (mg/dl donde
mg = 1x10-6 gramos/dl).

b) Para la progesterona, las unidades se expresan en nanogramos por mililitro (ng/ml


donde ng = 1x10-9 gramos/ml).

c) Para los estrógenos, las unidades se expresan en picogramos por mililitro (pg/ml donde
pg = 1x10-12 gramos/ml).

Como se sabe, las hormonas relacionadas con la reproducción, se producen en pulsos y su


secreción se ve afectada por factores como la edad, el sexo, la raza y los ciclos circadianos
(horas del día), por eso es muy importante no basar el diagnóstico exclusivamente en el
resultado obtenido de una sola muestra, ya que, en este caso, el margen de error en la
interpretación es muy elevado, por lo tanto, es necesario tomar varias muestras para poder
detectar posibles fluctuaciones, a partir del nivel basal de la hormona. Algunos autores
coinciden en afirmar que las principales causas de enfermedad endócrina son las siguientes :

a) Hiperfuncionamiento de la glándula: Hiperestrogenismo a consecuencia de un quiste o


tumor ovárico (así como un tumor testicular).

b) Hipofuncionamiento de la glándula: Hipoestrogenismo a causa de una disfunción


gonadal.

c) Falla en la destrucción del receptor y de la hormona

d) Iatrogenia: Por exceso en la aplicación de algunas hormonas. Ésta quizás sea una de
las causas más comunes.

Por lo general, las manifestaciones clínicas de problemas endócrinos son la presentación de


alopecia bilateralmente simétrica, hiperpigmentación, hiperqueratosis, sin evidencia de prurito,
el que aparece cuando el cuadro se complica por ejemplo con pioderma o seborrea.

Hormonas implicadas: Básicamente, las dos hormonas principalmente involucradas son los
estrógenos y los andrógenos de los que a continuación se describe el mecanismo de acción.

Estrógenos: Pertenecen al grupo de los esteroides. Se producen en las células de la


granulosa, en las células de Sertoli y en la zona reticular de la glándula adrenal. Tienen efectos
de retroacción negativa en la etapa prepuberal y positiva cuando el animal es púber.

Su receptor se localiza en el citoplasma de la célula y al ser moléculas que derivan de grasa,


pueden atravesar las membranas celulares, a diferencia de las hormonas de origen peptídico
cuyo receptor se localiza en la membrana celular.

Se ha informado que estas hormonas estimulan la mitosis de la epidermis y producen


engrosamiento de esta. En estudios realizados en perros se ha demostrado que se puede
inducir atrofia epidérmica cuando se aplican estrógenos en exceso. Por otro lado son capaces
de estimular la pigmentación de la piel, debido a que provocan un incremento en la síntesis de
melanina dentro de los melanocitos, y a nivel de las glándulas sebáceas, reducen
considerablemente la producción de sebo. Éste es un signo clínico muy común cuando hay
enfermedad endócrina.
En el ciclo de formación del pelo, la fase inicial de crecimiento del folículo piloso conocida como
"anágeno" se ve muy afectada por los estrógenos. En algunas especies de mustélidos como el
hurón, es notoria la alopecia durante la etapa reproductora. En forma general, se piensa que
hay zonas específicas en la piel que contienen un gran número de receptores para estrógenos,
lo que quizás pueda explicar que en estos casos, la alopecia sea de tipo bilateral. Causas de
hiperestrogenismo:

a) Quistes foliculares
b) Desbalance ovárico tipo I
c) Tumor de las células de Sertoli
En estos padecimientos la signología clínica es muy similar, con las excepciones obvias
para cada caso, por ejemplo, prepucio péndulo en el macho.

En diversas investigaciones ha quedado claro que en perros(as) a los que se les ha retirado la
fuente de producción de estrógenos (ovario, testículo y la zona reticular de las adrenales), el
pelo no presenta cambio alguno, lo que sugiere que los esteroides no son totalmente
necesarios para el metabolismo de la piel. Sin embargo, de manera contraria, cuando en un
paciente se sospecha de hipoestrogenismo, se ha formulado la hipótesis de que una deficiencia
severa de esteroides puede producir alteraciones en le piel. Esta situación parece
contradictoria, por lo que se piensa que estas hormonas deben tener alguna conexión con otras
para que un nivel equilibrado en la concentración de las mismas, mantenga la salud de la piel.

Andrógenos: Son esteroides que se producen en las células de la teca, de Leydig y de la zona
reticular de la glándula adrenal. Al igual que los estrógenos, estimulan la mitosis de la
epidermis, pero se ha visto que este grupo hormonal no produce hiperpigmentación
generalizada, ya que en especies de roedores como el cuyo y el hámster, se han detectado
zonas altamente sensibles a la estimulación androgénica. Al contrario de los estrógenos, los
andrógenos incrementan el tamaño de la glándula sebácea, lo que se ha observado al aplicar
altas dosis de estos compuestos en especies como el ser humano, manifestando una
hipersecreción de sebo. También participan de la misma forma que los estrógenos sobre la
fase de anágeno en el ciclo de crecimiento del pelo. Sin embargo, la controversia con respecto
a su deficiencia, todavía persiste entre los investigadores.

I.2 INFECCIOSO

Brucelosis: Generalmente el signo clínico asociado a este problema es el aborto, el cual


ocurre en el último tercio de la gestación. En ocasiones puede haber pérdida embrionaria, si la
muerte del producto ocurre antes de los 30 días de gestación, y una tercera opción es el
nacimiento de cachorros infectados que mueren al poco tiempo después del nacimiento. La
presencia de una secreción vulvar de color verdoso obliga al veterinario a enfocar su
diagnóstico hacia Brucella. El diagnóstico puede hacerse a través del cultivo de esta secreción,
de placenta o de sangre. También pueden utilizarse pruebas de aglutinación (2 - mercapto-
etanol); sin embargo, en esta prueba la cantidad de falsos positivos es muy grande, por lo
tanto, si el resultado es positivo, se recomienda repetir el estudio 20 días después del estudio
para confirmarlo. El riesgo de zoonosis debe tenerse en cuenta, y la perra debe ser aislada del
resto de los animales con quienes conviva. Esta enfermedad no pone en riesgo la vida de la
perra, salvo en caso de una momificación fetal que no pudo ser expulsada, con el consiguiente
riesgo de ruptura o torsión uterina.

Herpes: Este problema se presenta comúnmente en criaderos. La muerte espontánea de


neonatos sugiere la aparición de este virus. En la perra, esta infección por lo general es de tipo
subclínico, aunque puede producir descargas mucopurulentas por ojos o nariz y lesiones
vesiculares en vagina. En cachorros, produce la muerte porque provoca hemorragias y necrosis
generalizadas. Se adquiere de forma venérea, transplacentaria, por contacto del cachorro
durante su paso por el canal del parto, y por vías respiratorias. El diagnóstico se realiza ya sea
por el aislamiento del virus, lo cual en ocasiones no está disponible en los laboratorios, por lo
que otra opción es la realización de pruebas de suero - neutralización. No se ha informado del
uso de fármacos para controlarlo, por lo que sólo se recomienda tener cuidado en el manejo,
sobre todo cuando se tienen varios perros, de tal forma que sólo 6 se puede prevenir (hacer
pruebas periódicas). Se puede intentar el uso de antiherpéticos aplicados en el humano; sin
embargo, no hay información disponible al respecto.

Toxoplasmosis: Ésta es una causa poco común de aborto en la perra. La infección se


adquiere por la ingestión de materia fecal de gato contaminada con oocistos de Toxoplasma
gondii o por el consumo de carne contaminada. El diagnóstico se hace a través de la
identificación de anticuerpos en el suero de la perra sospechosa (IgG y IgM).

NEOSPOROSIS: Este problema es causado por un protozoario llamado Neospora caninum


que es parecido al anterior. Produce aborto en el ganado bovino, por lo que su papel para
producir aborto en perras es desconocido, pero se piensa que se puede adquirir cuando la
perra vive en un rancho y consume fetos o placentas abortadas.

Micoplasmosis y ureaplasmosis: Estos microorganismos han sido considerados como


habitantes normales en la vagina de la perra, sin embargo, se los ha relacionado con
problemas de vaginitis, infertilidad, muerte embrionaria temprana, aborto y mortalidad neonatal.
Generalmente, en los criaderos aumenta la concentración de estos organismos, lo que facilita
la contaminación. Su diagnóstico es relativamente sencillo, ya que se puede hacer a través del
cultivo vaginal, sin embargo, es necesario avisar al laboratorio que se están buscando a estos
agentes, ya que la técnica para su cultivo es diferente a la utilizada para un cultivo rutinario de
muestra vaginal. El tratamiento indicado es con cloranfenicol o tetraciclinas por 10 a 15 días.
Estos antibióticos no deben darse en neonatos, ni en perras lactantes. Para el tratamiento de la
perra gestante, se puede administrar eritromicina, pero puede producir problemas
gastrointestinales. Se recomienda pedir antibiograma, además del cultivo, para determinar qué
otras opciones existen.

Diabetes de la gestación: Es un problema común en la perra gestante, o en la perra vacía


durante la etapa del diestro, ya que como se sabe, no hay diferencia significativa en las
concentraciones de P4 de ambas. Se debe a elevaciones en los niveles de P4 la cual, es un
potente antagonista de la insulina, lo que provoca que la perra aumente su resistencia a dicha
hormona y no pueda utilizar a la glucosa. Es muy importante el seguimiento de la gestación, lo
que implica que el propietario lleve la perra en varias ocasiones al veterinario para la revisión
tanto de los productos como de la madre. La hiperglicemia puede producir aborto, y produce un
ambiente (excedido en glucosa) en el que el feto tiende a crecer más de lo normal, siendo un
riesgo al momento del parto (distocia). Así mismo, el páncreas del producto trabaja
constantemente (produciendo insulina) debido a la estimulación de la glucosa presente en la
madre. Cuando el cachorro nace, este mecanismo se mantiene y puede producirle la muerte
por hipoglicemia. Tratamientos con dosis de insulina deberán ser considerados cuando la perra
presente este problema.

Acromegalia del diestro: Al igual que la diabetes, este problema también es provocado por la
P4, la cual estimula la producción de somatotropina (hormona del crecimiento), ocasionando un
crecimiento del tejido de la región orolingual, orofaríngea y oronasal, dando como resultado la
aparición de problemas respiratorios. Por otro lado, las perras afectadas presentan crecimiento
del abdomen, polidipsia, poliuria (ambos procesos asociados con diabetes), incrementos en los
espacios entre dientes, y excesivos pliegues de la piel en cara y cuello. Para su tratamiento se
recomienda la aplicación de fármacos que reduzcan los niveles de progesterona, por ejemplo:
bromocriptina, 0.1 mg/kg /24 h /8 días /vía oral, o PGF2, 0.50 mg/kg /24 a 48 h /SC /5 a 7
días. Si este protocolo no da resultado, la ovariohisterectomía está indicada. Hallazgos de
laboratorio pueden incluir incrementos en los niveles de fosfatasa alcalina e hiperglicemia.

I.3 GENETICAS:

Hermafrodita

El término hermafroditismo, hace referencia a aquellos individuos que presentan unos genitales
ambiguos, es decir, poco desarrollados y sin evidencia clara genética e histológica sobre el
origen de los mismos, por lo tanto, son sujetos con diferencias anatómicas desde el inicio del
desarrollo embrionario, se hace difícil el diagnóstico del sexo por poseer diversos grados de
variación en la diferenciación de los órganos reproductivos, o por ser de un sexo genético
distinto al sexo fenotípico.3 Por tal motivo, la diferenciación sexual (macho y hembra o
masculino y femenino) comparte tres niveles biológicos muy marcados: el sexo genético,
gonadal y genital. El sexo genético, hace referencia a los gonosomas (XX, XY) también
llamados “cromosomas sexuales”

Clasificación de las anomalías relacionadas con la diferenciación gonadal y genital

Al acatar del origen genético y las manifestaciones fenotípicas expresadas, los animales
mamíferoscon anomalías relacionadas con la diferenciación gonadal y genital, se pueden
clasificar en: hermafroditas verdaderos, hembra pseudohermafroditas, macho
pseudohermafrodita y las quimeras. Por ello, podemos encontrar animales con tejido gonadal y
órganos genitales masculinos y femenino juntos, los que poseen gónadas y órganos genitales
distintos al sexo genético (anomalías de la diferenciación gonadal y genital) y losque tienen
poblaciones celulares XX/XY en distintos tejidos, llamadas “quimeras y/o quimerismo”.7 Los
animales con hermafroditismo verdadero, pueden ser XX o XY y poseen tejido gonadal de
ambossexos y pueden ser de tres tipos:

 Bilateral: cuando presenta ovotestis (tejido ovárico y testicular juntos) en ambos lados.
 Unilateral: cuando tiene un ovotestis de un lado y tejido ovárico o testicular del otro lado.
 Lateral: cuando presenta tejido ovárico de un lado y testicular del otro lado.8 Esta entidad
sexual, ha sido reportada en perros y bovinos.

bruseca, erpes virus, candida albicans, micoplasma, campilo bacter

Geneticas: intersexos hermafroditismo, problemas de formación de las gonadas (aplacia),


restos de los conductos sexuales (quistes de gartner),

Otras : glucocorticoides, exeso de vitamina y calcio, antibióticos (nitrofluranos), uso de


atomisadores a base de clorofila ( región peri anal y peri bulbar, enmascara el olor de las
Feromonas

Quirúrgicos: ovario histerctomia (ovh), histerrectomia,ligadura de trompas, vasectomía


(mach,os), uso de pañales

Fisicos : perros con deformaciones aparentes

Métodos quimico farmaseuticas: prostangalndinas estrógenos, glococorticoides,


progestagenos

Manejo: mala determinación para el momento pala la monta o inseminación.

Nutricionales: deficienca de vitaminas minerales y proteínas

Macho: calidad del semen, perros con deformaciones aparentes, leciones musculares y
esqueléticas (posición incompatible con la penetración ), leciones en la columna, sobrepeso
del macho, alteraciones prostáticas

Livido reducido

Bibliografía
https://www.expertoanimal.com/quistes-ovaricos-en-perras-sintomas-y-tratamiento-
22824.html
Tratamiento médico de la piómetra canina: una nueva opción para un viejo problema
(Colegio de Veterinarios de la provincia de Buenos Aires)

DE PERROS http://perrito.info/metritis-en-perros.html

Hipotiroidismo canino (vibac al dia N°16)

ALTERACIONES DEL APARATO REPRODUCTOR DE LA PERRA MVZ, MPA Carlos Esquivel Lacroix

Revista Cubana de Investigaciones Biomédica 2015;34(4):378-383 http://scielo.sld.cu 378


COMUNICACIÓN BREVE Causas genéticas relacionadas con anomalías en la diferenciación
sexual en animales mamíferos

También podría gustarte