Está en la página 1de 1

Veamos con mayor detenimiento cuáles son las funciones del dinero.

En primer lugar el dinero


cumple la función de ser un medio de cambio, es decir, que debe ser aceptado por las
personas a cambio de los bienes y servicios que ellas venden; así, se elimina uno de los
problemas derivados del trueque: la necesidad de que coincida el interés de los que participan
en el intercambio con los respectivos objetos que tienen para intercambiar.

En segundo lugar, el dinero puede usarse como unidad de cuenta; esto significa que los
precios de los bienes y servicios pueden expresarse en unidades de dinero en vez de
expresarlos en términos de otros bienes. En una economía de trueque era necesario, por
ejemplo, establecer que dos bultos de trigo equivalían a diez metros de paño; así, el dinero es
un medio que sirve para expresar los precios y los valores de las demás mercancías.

En tercer lugar, el dinero tiene una función muy importante como depósito de valor. Para
poder cumplir esta función, el dinero debe mantener su valor durante el tiempo y, por tanto,
no es necesario intercambiarlo inmediatamente cuando se recibe —como pudo suceder
cuando en una economía de trueque se recibían productos perecederos como carne o frutas—

, un objeto que se usa como medio de cambio necesariamente debe ser depósito de valor.

La liquidez es lo que distingue al dinero de otros objetos que pueden ser depósitos de valor,
pues es una característica del dinero estrechamente relacionada con su aceptabilidad por
parte de los miembros de una sociedad.

Este concepto implica que el dinero es un objeto que en el intercambio tiene la capacidad de
ser convertido de inmediato en otros objetos, y para ello se requiere que haya un acuerdo
entre las personas involucradas en ese intercambio.

Además de la liquidez o aceptabilidad, el dinero debe tener otras características para poder
cumplir sus funciones de medio de cambio, unidad de cuenta y depósito de valor, éstas son:
durabilidad, divisibilidad y bajo costo de almacenamiento. La durabilidad significa que
físicamente el dinero debe mantener valor, es decir, que el material del que está hecho debe
ser durable a lo largo del tiempo; esto explica por qué el hombre rápidamente se dio cuenta de
que los metales, y en particular los metales preciosos, eran los objetos más adecuados para
usar como dinero. De otro lado, la divisibilidad y el bajo costo de almacenamiento del dinero
permiten que se pueda usar como unidad de cuenta y que las personas puedan llevarlo para
realizar sus transacciones en cualquier momento y lugar.

La dolarización tiene entre sus principales objetivos la generación de confianza y la búsqueda


de estabilidad macroeconómica, para asegurar la reducción de los niveles de inflación y de las
tasas de interés. Es necesario tener en cuenta que al no tener una moneda propia se reduce la
capacidad de las autoridades para manejar las variables monetarias; sin embargo, dado que las
políticas anteriores no habían surtido un efecto positivo, el gobierno ecuatoriano sacrificó
cierto grado de autonomía a cambio de lograr una mayor estabilidad, un mejor desempeño en
la economía y, de esta manera, mejorar las condiciones de vida de la población.

https://www.webyempresas.com/politica-monetaria/

También podría gustarte