Está en la página 1de 13

Poemas de Jorge Locane

de la ópera dispersas esporas

quedan de horas hechas de una

coreografía tatuada en rojo:

rojo por ejemplo el mantel y la salsa

en el diminuto italiano

pero ante todo rojo

el destello hermoso

de la mujer en la escalera conservado


la destrucción de hamburgo ocurre dos veces

una como tragedia la otra como repliegue

de las fábricas y los semáforos

de las oficinas

res plan y decientes

de los hilitos intermitentes desflecados

que coronan una enmienda torpe o

una manga desgastada

de las grúas y el lento oxidarse

de los comensales que comen fischbrötchen

del diptongo de la cerrada con la abierta del cuerpo

del st. pauli

y las garúas

sobre adoquines y las ostentaciones

del trepidar creciente de un tren que se aproxima


de los ladrillos del cemento y los dinteles

del marinerito impostado y la puta for export

la destrucción total de hamburgo

de la ruta hacia sus quimeras

ocurre dos veces

los sentidos sabemos vienen sin backup

las formas entonces se descomponen

de componen

de ponen

d o nen

y de lo que fue una noche simbiótica

queda solo rotundo un verde lorquiano


que se desvanezca viena que no sea

que desaparezca no me extraña

si nunca fue más

que paredes arañadas por gemidos

cuatro paredes blancas cuatro

interrumpidas por muebles blancos modernos

una cama blanca

donde fermentaba el secreto indiferente

a la euforia señorial de esa galería

que sepultó en el depósito

la efeméride de trakl. que viena


se tambalee en la red que se sostiene:

el trazo de una farmacia esquinera

la arista punteada de un restaurante

y un desodorante caro nunca adquirido

no me inquieta no me extraña, si nunca fue

más que un secreto embalsamado

quien no vea esa grieta secreta

en viena

no ve viena, pues es la esquirla

que le da sentido

es la vehemencia que enciende escenas

donde pasar la noche al abrigo

de acaso la única evidencia


mirar de reojo donde hay sangre

la sangre que muerde la cama

y saber que no hay suerte

que son huellas de una noche calada

remontar el reacio río del tiempo

para llegar a la comisura blindada

y no encontrar nunca el olor del cuerpo

sino sangre diestra en la cama

portada indes
nunca la ausencia fue tan contundente

como ese hueco en las obras

completas de arno

una hilera sistemática

y regular de libros

militante

y en el espacio donde

deberían estar las gedichte

y kleinere erzählungen

un negro insondable

que habla de otras épocas

nunca las obras estuvieron más incompletas


una tarde

los derrelictos de tomás gonzález

dan que hablar

eduardo

el de quiero escribir y me sale espina

habla sobre los usos en inglés y

su etimología

k informa sobre los usos jurídicos y

su etimología

todos hablan desde su

autobiografía

yo derrelicto quedo suspendido

en una imagen

bajo un puente
en bangkok

en si phaya u orietal

donde flotaban

derrelictos

septiembre y un invierno

inclemente se anuncia ya

altivo en el horizonte

lo espero como espero

el milagro del encuentro y del poema

tras 1 mg de alprazolam escudado

rodeado por su anillo triazol

invencible
el canal que protege la tierra

bordea la escena:

donde hubo fiestas

grilles

y borracheras

botellas vacías

un silencio redondo

y un fogón muerto

se retira el día se inclina

y la palabra letal todavía

espera ser pronunciada


no hay persistencia en las cuadras

de este pueblo

se desdibujan las torres

que enmarcan la ruta

se descompone y debilita

se apaga el beso

vacilan las luces al llegar al descampado

el cielo huye mortecino

se lo traga la noche invadida por la nieve

son minúsculas hasta las letras

no hay puntos

no hay comas
queda el letargo de un anillo

que se repite

y se repite

y sin embargo mi amor está intacto

sobrevive en esta

poesía indestructible

*(Buenos Aires). Licenciado en Letras por la Universidad de Buenos Aires. Desde el 2008 reside en
Berlín donde obtuvo un Máster en Estudios Latinoamericanos. Es cooeditor de la revista bilingüe
de literatura alba. lateinamerika lesen, dedicada a la mediación cultural entre Alemania y América
Latina. Trabaja como docente, investigador y asistente editorial en el Instituto de Estudios
Latinoamericanos de la FU Berlín. Ha publicado el poemario Poesía indestructible (2014).

**(San José, 1969) Su obra incluye poesía, narrativa y crónica. Entre sus libros, Historias Polaroid
(2000), Chan Marshall (2005) y La máquina de hacer niebla (2012). En narrativa, el libro de prosas
reunidas 300 páginas (2010), la crónica El Mundial 2010 – apuntes (2010) y las novelas Asfalto
(2006) y Salvapantallas (2014).