Está en la página 1de 4

Recopilación por: Ing. LUIS RAMOS ESPINOZA – orbirtel@gmail.

com 21/03/2020

mayo 31, 2012

Esta consideración o interpretación de la situación del extravío de la Factura, notas de crédito o


notas de débito origínales fueron motivadas por la Providencia Administrativa Nº 0071 emitida por
el Superintendencia del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria
(SENIAT) publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 39.795 de fecha
08 de noviembre de 2011, en su artículo 43.

El crédito y la autoría de este trabajo es propiedad del Lcdo. Gustavo A. Zambrano, al cual le doy las
gracias de ante mano por que gracias a su valioso aporte pude resolver la situación con una factura
extraviada, y para lograr el éxito de del propósito de la misma es necesario que obtengan dicha
gaceta Oficial o la Providencia del SENIAT al momento de acudir hablar con el Proveedor de Servicio,
ya que muchos no tienen el conocimiento de la existencia de dicha normativa.

EXTRAVÍO DE LA FACTURA, NOTAS DE CRÉDITO O NOTAS DE DÉBITOS POR PARTE DEL RECEPTOR
(CLIENTE) DE BIENES Y SERVICIOS

Por: Gustavo A. Zambrano M.


tavozam@gmail.com

Ocurre con relativa frecuencia, que los contribuyentes del impuesto sobre la renta (ISLR) y del
impuesto al valor agregado (IVA) por la dinámica que comporta las relaciones comerciales entre los
proveedores-clientes, las personas y unidades que intervienen en el flujo de la documentación que
respaldan las diferentes operaciones por ellos realizadas, se produzca la pérdida o extravío total o
parcial de la documentación que ampara las operaciones efectuadas, originando naturalmente,
preocupación para demostrar fiscalmente las erogaciones cometidas por el comprador o receptor
de los servicios, aunado a las vicisitudes que pudiera generarse mercantilmente para los casos de
garantías, devoluciones o reclamos posteriores a su recepción.

Nos señala la ley de ISLR, que los costos deducibles a los fines de la determinación de la renta bruta,
será el que conste en la factura legalmente emitida por el vendedor. Por otra parte, señala dicha
Ley, que sólo se aceptarán facturas o documentos fiscales como prueba de haberse efectuado el
desembolso, cuando aparezca en ellos el número de Registro de Información Fiscal del emisor y
sean emitidos de acuerdo a la normativa sobre facturación establecida por el SENIAT.

También, la Ley y el reglamento del IVA establece que el monto del débito fiscal deberá ser
trasladado por los contribuyentes ordinarios a quienes funjan como adquirentes de los bienes
vendidos o receptores o beneficiarios de los servicios prestados, quienes están obligados a
soportarlos. Para ello, deberá indicarse el débito fiscal en la factura emitido por el contribuyente
vendedor separadamente del precio o contraprestación. El débito fiscal facturado constituirá un
crédito fiscal para el adquirente de los bienes o receptor de los servicios. Asimismo, indica que el
Recopilación por: Ing. LUIS RAMOS ESPINOZA – orbirtel@gmail.com 21/03/2020

único ejemplar de la factura que da derecho al crédito fiscal deducible de los débitos, es el original
de dicho documento.

Con toda razón, al momento de extraviarse la factura o los documentos fiscales que modifican
elementos cuantitativos de la factura originalmente emitida, como lo son las notas de crédito o
débitos, los contribuyentes adquirentes de los bienes o receptor de los servicios se colman de
impaciencia al no poder aprovechar las deducciones de los gastos o costos, obligándolos a
conciliarlos para determinar su renta fiscal; igual situación ocurre para el IVA al no poder descontar
de sus débitos fiscales el crédito soportado en la compra de los bienes o servicios que fueron
reflejados en una factura que no posee por haberse extraviado o perdido, en muchos casos
involuntariamente o por fuerza mayor.

Esta realidad descrita, obligó a muchos contribuyentes formular cantidades de consultas al SENIAT
explicando cada uno de ellos, sus casos particulares y obligando a la Administración a sugerir algunas
salidas, ya que no existía una disposición legal o sub legal que resolviera dicha problemática.

Con la entrada en vigencia el 01 de febrero de 2008, de la Providencia Administrativa Nº 0591,


publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 38.759 de fecha 31 de
agosto de 2007, se pone fin a esta preocupación y se soluciona fiscalmente las pérdidas involuntarias
de estos documentos tributarios, manteniendo legítimamente los contribuyentes, su derecho a la
deducción de los costos y gastos en materia de ISLR y del crédito fiscal en materia del IVA.

El artículo 38 del mencionado instrumento señaló:

“En los casos en que la pérdida de la factura, nota de débito o nota de crédito, obedezca a
circunstancias no imputables al contribuyente receptor, tendrán el mismo valor probatorio que los
originales, las certificaciones de las copias que, bajo fe de juramento, emitan los proveedores de los
bienes y servicios.

El Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT), mediante


Providencia, podrá establecer el cumplimiento de determinados deberes y formalidades para la
emisión de las referidas certificaciones.

La emisión de las certificaciones a las que hace referencia este artículo no menoscaba el ejercicio de
las facultades de verificación, fiscalización y determinación de la Administración Tributaria.”

Como podemos apreciar de la letra de la norma transcrita, en caso de extravío de la factura o


cualquier documento fiscal original, podrá ser suplida por una copia debidamente certificada bajo
fe de juramento por el contribuyente emisor de las mismas. Esta copia certificada fingirá como
documento original a los fines tributarios, teniendo en consecuencia, la fuerza probatoria como si
se tratara del documento original.
Recopilación por: Ing. LUIS RAMOS ESPINOZA – orbirtel@gmail.com 21/03/2020

Esta norma, se mantiene vigente con la misma redacción originalmente concebida, en la Providencia
Administrativa Nº 0071 publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº
39.795 de fecha 08 de noviembre de 2011, en su artículo 43.

De acuerdo a la Providencia, el contribuyente comprador o receptor del servicio que extravió o


perdió la factura original o las notas de crédito o débito, deberá dirigirse por escrito a su proveedor
de bienes o prestador de servicio solicitándole la certificación de las facturas o notas extraviadas
conforme lo señala el artículo 43 de la Providencia 0071. Es importante resaltar, que esta solicitud
debe materializarse por escrito, debido a que el proveedor debe respaldar esa certificación con la
solicitud del cliente, ya que la norma exige, que será procedente dicha certificación cuando se pierde
la factura o documento fiscal por causa no imputable al comprador o receptor del servicio, es decir,
el proveedor debe evaluar las circunstancias expuestas por el cliente en su escrito que lo convenza
a determinar, que no se perdió el documento por causa imputable al comprador.

Es por ello, que el comprador o receptor debe motivar suficientemente los hechos que originaron
el extravío de los documentos originales y que esos hechos narrados no ocurran con la anuencia del
contribuyente solicitante, de esta manera se garantizan ambos (proveedor-cliente) del
cumplimiento de la norma contenida en el artículo 43 eisdem.

Otro elemento importante en esta certificación, lo constituye que debe realizarse “bajo fe de
juramento”, esto significa, que el proveedor está comprometiendo su responsabilidad civil, fiscal y
penalmente al certificar las copias de la factura original por él emitida. No se trata de cualquier
certificación, la norma exige que declare esa certificación bajo fe de juramento, es decir, si realiza
una certificación bajo fe de juramento sobre algo inexistente o que no corresponde a la realidad del
documento original, podrá ser juzgado y sancionado inclusive, penalmente.

Debe exigir el comprador o receptor de bienes y servicios que solicita la certificación, que la misma
se haga bajo fe de juramento, de lo contrario, no tendrá la fuerza probatoria del documento original,
y estará comprometido el gasto o crédito fiscal deducido.

Hasta la fecha, no existe una leyenda o solemnidades, así como tampoco requisitos que debe
contener esta certificación, solo existe la posibilidad que el SENIAT emita una providencia que la
establezca, la única exigencia es que sea bajo fe de juramento.

Otra de las exigencias que debe cuidar el solicitante, es que contenga la certificación la rúbrica o
firma de un gerente, administrador o representante que de acuerdo a las funciones que desempeña
en la empresa puedan emitir esas certificaciones. También debe vigilar que contenga el sello del
proveedor para de esta manera garantizar la identidad del certificador.

Reacciones:

Comentarios

La Nota a colocar en la factura que se certifica como Original.


Recopilación por: Ing. LUIS RAMOS ESPINOZA – orbirtel@gmail.com 21/03/2020

Certificación:
Bajo FE de juramento Declaro que esta Copia Certificada fingirá como Documento Original a los
Fines Tributarios.

Jimmy_Olano4/6/19 12:15

Al día de hoy martes 4 de junio de 2019 el SENIAT aún no ha emitido la dichosa providencia
normativa, seguirá siendo así, una certificación bajo fe de juramento (papel, sello, firma, fotocopia)
pero la LEY SOBRE MENSAJES DE DATOS Y FIRMAS ELECTRÓNICAS (13 de diciembre de 2000 Gaceta
Oficial Nº 37.076) debería ser la adecuada para estas situaciones; sin contar que algún día el SENIAT
apruebe la famosa factura electrónica (que deberá tocar obligatoriamente dicha ley de diciembre
de 2000).

Leer más

Con la tecnología de Blogger

Imágenes del tema: Veronica Olson

Gustavo A. Zambrano
Visitar perfil

PUBLICACIONES

Etiquetas

También podría gustarte