Está en la página 1de 22

Resumen para parcial uno de Formulación y Administración de Proyectos (FAP115)

El ciclo del proyecto

Son las etapas que recorre un proyecto desde la concepción de la idea hasta la materialización de la
obra o la acción en concreto.

1) Preinversión. Estudios adelantados para tomar la dedición de canalizar recursos hacia un


objetivo particular, incluye los siguientes procesos:
a. Identificación.
b. Selección.
c. Formulación.
d. Evaluación.
2) Inversión o ejecución o implementación. Es la movilización de los recursos humanos,
financieros y físicos con el propósito de garantizar los medios idóneos para el posterior
cumplimiento del objetivo social de la empresa.
3) Operación. En esta etapa se cumple el objetivo social de la empresa, como es la producción
de un bien o el préstamo de un servicio, de forma permanente y rutinaria.
4) Evaluación ex-post. Es el análisis de los proyectos ya en operación con el fin de contrastar
si las expectativas y planteamientos del estudio de preinversión se dieron en la ejecución y
si se están presentando en la operación.

En las etapas de ejecución y operación se desarrolla un ciclo básico administrativo (llamados


Administración de la Ejecución y Administración de la Operación del Proyecto, respectivamente)
en donde se realizan los siguientes procesos:

1) Planeación. Es la acción por seguir.


2) Operación. Es la traducción del plan a los hechos en concreto.
3) Seguimiento y control. Verificación de que lo ejecutado este en armonía con lo planeado y
de esta manera realizar revisión de los planes y corrección de las acciones.

Es muy importante la cronología y la magnitud de la salida/entrada de dinero en el análisis, por lo


cual se usa el termino de horizonte del proyecto.

En la etapa de ejecución se moviliza la mayor cantidad de recursos humanos, financieros, logísticos


y de toda índole, esto se expresa como salidas de dinero (flechas hacia abajo). La operación presta
atención a costos de producción, administrativos, de ventas y financieros, que también se expresa
como salidas de dinero (flechas hacia abajo), pero al mismo tiempo se generan ingresos derivados
de las ventas de los productos o servicios (flechas hacia arriba), cuando el proyecto deja de producir
beneficios sociales, económicos o financieros se tendrá que liquidar, lo que da como resultados
unos ingresos correspondientes a la venta de los activos que aún tienen algún valor económico.

El perfil de todas estas entradas y salidas de dinero en diferentes momentos del horizonte del
proyecto constituye el denominado flujo de caja, resultante cuantitativo de la formulación y
elemento básico para la evaluación del proyecto.
El proyecto constituye en la unidad operativa del desarrollo que puede ser nacional, regional, local
o institucional, y se expresa como medio para la solución de problemas.

La Preinversión.

Se analizan por separado cada uno de los componentes de la etapa de preinversión para
comprenderlo más detenidamente.

 Identificación del Proyecto. Es la explicación de los aspectos principales del problema o


necesidad y el planteamiento de las posibles alternativas de solución, o de qué manera
aprovechar una oportunidad. El problema puede ser:
 Aprovechar una situación favorable.
 Enfrentar la carencia de bienes y/o servicios.
 Suministro inadecuado de bienes y/o servicios, debido a mala calidad o para
garantizar la oferta por un tiempo prolongado.
La solución es en encontrar alternativas para aprovechar dichas oportunidades, o el estudio
de variantes para incrementar/mejorar la producción y calidad de los bienes y/o servicios ya
producidos o la reposición de estos debido a la finalización de su vida útil.
La identificación de proyectos puede surgir de diagnósticos sectoriales, regionales o
locales; estudios de consumo de productos; encuestas sobre establecimiento de industrias y
de servicios en existencia; estadísticas de bienes importados; estudios económicos.
Debido a que el nivel de recursos siempre es inferior a la magnitud de las necesidades, es
necesario el proceso de selección para garantizar la mejor utilización (optimización) de los
recursos disponibles.
 Selección del Proyecto. Para un empresario privado (inversionista, accionista, etc.) suele ser
una cosa simple, pero al plantearla en el contexto de la económica en una perspectiva de
conjunto si es algo complejo.
Para el empresario privado la selección se realiza de forma que maximice su beneficio,
tomando en cuenta las restricciones del capital y desde luego, la magnitud del riesgo. Se
utilizan indicadores de rentabilidad basados en el principio del costo-beneficio para cada
opción viable y finalmente se selecciona aquella que maximice su función objetivo (función
de ingreso bruto o ganancia). Esto es en forma simple, determinar y medir el impacto del
proyecto sobre el patrimonio del inversionista.
Para seleccionar un proyecto en el contexto de la economía global, el problema se complica
ya que los objetivos pueden no estar bien clarificados ni jerarquizados en los planes y
programas de desarrollo y también cuesta identificar los beneficiarios (o victimas), y
principalmente, los recursos son menores a las necesidades, por lo que se suponen el
sacrificio de algún otro proyecto en beneficio del más prioritario (es el costo de la
oportunidad). Existe gran dificultad al distinguir el agente entre diversas categorías
abstractas (individuos, familias, etnias, zonas, población carente, clases sociales, áreas
urbanas o rurales, regiones, etc.) sobre las cuales directa o indirectamente incidirá el
proyecto; de allí que es necesario homogenizar las categorías, con el fin de que los analistas
y las entidades de fomento de las inversiones parten de puntos de referencia idénticos. Otro
problema es la identificación de las perturbaciones o efectos, producidos por la instalación
o el funcionamiento del proyecto, estas pueden ser positivas como generación de nuevos
puestos de trabajo y el mejoramiento de los ingresos familiares y su capacidad de consumo,
la capacitación de la mano de obra; o negativas, como el crecimiento de los índices de
inseguridad, los procesos de deterioro del medio ambiente, estos por mencionar unos
ejemplos. Estas perturbaciones se establecen sobre determinados agentes, que se esperan de
la asignación de recursos hacia objetivos sociales, el valor agregado atribuible a un
proyecto; por ejemplo, si el objetivo es incrementar el ingreso nacional, todo lo que
signifique un ingreso para los agentes (asalariados, inversionistas, Estado), se considera
como beneficio, en tanto que cualquier disminución del ingreso cualquiera de dichos
agentes se considera como un costo.
 Formulación del Proyecto. En esta etapa se permite clarificar los objetivos del proyecto y
analizar en detalle las partes que lo componen.

Según los niveles de profundización de los diferentes aspectos, se denominan los estudios
como:
 Identificación de la Idea. Se obtiene amplia información sobre el sector económico
(condiciones económico-sociales) y geográfico (recursos naturales, técnicos y
humanos), esto se puede obtener de monografías, estudios regionales y diagnósticos
sectoriales. Una metodología recomendable, es plantear una serie de interrogantes
que deben ser respondidos antes de seguir adelante, entre estas pueden ser ¿cuál es
la principal actividad económica de la región?, ¿a cuantas personas directa o
indirectamente beneficia el proyecto?, ¿con que servicios y de que calidad cuenta la
región, zona o localidad?, ¿existen suficientes recursos humanos y físicos en la
zona?, ¿cuál es el nivel de ingresos de la población?, ¿cuál es la situación de
empleo de la región y su clasificación por sectores como industrial, agrícola,
ganadero, minero, turístico, servicios, comercio, etc.?
 Perfil Preliminar. Se plantean hipótesis en torno al producto o servicio frente a la
población objetivo; a la viabilidad técnica de la propuesta y sus posibles variantes
derivadas del tamaño, localización o procesos técnicos disponibles y de modelos de
organización en las etapas de instalación y operación; logrando así una primera
aproximación de la magnitud de las inversiones, costos e ingresos que permitan
identificar flujos de caja preliminares y permite la aplicación de ciertos criterios de
rentabilidad y sensibilidad conducentes a calificar, en principio, las bondades o
desventajas del proyecto. Se pueden resumir los aspectos que serían deseables
conocer cuando el proyecto se encuentra la esta fase de perfil:
 Situación general. Que hace referencia a identificar el agente promotor del
proyecto y la motivación de este (necesidad no atendida, oportunidad de
aprovechar alguna ventaja comparativa, inversión en algún renglón
floreciente de la economía, etc.), una reseña geográfica y socioeconómica
del ámbito donde se ubicara el proyecto, y referente a los objetivos de
planes o programas nacionales, sectoriales, regionales, locales o
empresariales que sean pertinentes a los objetivos del proyecto.
 Estudio de los propósitos del proyecto. Resultados esperados en plazos,
descripción de los diferentes estudios que se adelantaran con la
metodología prevista y su cronología aproximada, identificación de los
promotores del proyecto y los responsables si es posible en cada una de las
fases.
 Consideraciones de orden financiero. Inversiones necesarias, presupuesto
de costos de funcionamiento, presupuesto de ingresos previstos para cada
uno de los periodos del horizonte del proyecto, fuentes posibles de
financiamiento privadas o públicas para el periodo de instalación y
operación.
 Cronología de la etapa de ejecución del proyecto. Se tiene en cuenta
principalmente las actividades de creación del nuevo ente jurídico,
negociación y compra de terrenos, solicitud de autorizaciones,
construcciones y obras civiles complementarias, negociación y compra de
equipo, maquinaria, muebles y vehículos, montaje de equipos y
maquinaria, programas de capacitación, pruebas y puestas en marcha.
Hay que notar que en los estudios de perfil se trabaja preferiblemente con
información secundaria, debido a que la primaria es costosa y demorada.
Un estudio a nivel de perfil debe seguir en los posible, las siguientes pautas de
presentación:
 Introducción donde se dejen claros los objetivos, metas a corto, mediano y
largo plazo, eventuales beneficios, motivación del proyecto.
 Monografía característica del sector y la región donde se insertará el
proyecto.
 Resumen de las conclusiones de cada uno de los aspectos estudiados y
recomendaciones con argumentos claros para ejecutar, aplazar o pasar a la
fase de prefactibilidad. Los aspectos son:
 Estudio de mercado. Demanda insatisfecha, oferta actual y
proyectada, precios/tarifas, mecanismos de comercialización.
 Estudio técnico. Diferentes opciones de tamaño y su relación con el
mercado, localizaciones posibles, procesos técnicos utilizables,
aproximación al modelo administrativo para ejecución como
operación, definición de las actividades a desarrollar en la
ejecución y su cronología.
 Estudio financiero. Presupuesto y cronología de las inversiones
estimadas en forma agregada y basadas en cotizaciones
actualizadas. Los presupuestos de costos se clasifican según:
 Producción.
 Administrativos.
 Ventas.
Los presupuestos de ingresos se basan en los estimados de
producción y precios.
 Evaluación. Se estiman el flujo de los fondos según las inversiones,
costos e ingresos. En este punto se aplican indicadores para
determinar la bondad financiera del proyecto.
 Estudio de Prefactibilidad. Se depuran con mayor grado de detalle los aspectos de
consumo, técnicos, financieros, institucionales, administrativos y ambientales
elaborados en la fase anterior y aduciendo si es precioso a información primaria
para algunas variables consideradas como relevantes. Se debe incluir aspectos
generales del entorno socioeconómico, análisis de mercado identificando las
principales variables que afectan su comportamiento (producto, demanda, oferta,
procesos de comercialización, precios, etc.), definiendo en principio alternativas de
tamaño y localización con todas las restricciones que puedan incidir, seleccionando
un modelo técnico adecuado, diseñando una organización para las etapas de
instalación y operación, determinando las inversiones, costos y utilidades y
finalmente aplicando criterios de rentabilidad financiera, económica, social y
ambiental según el caso. El estudio de prefactibilidad se utilizará como instrumento
de negociación con instituciones financieras o con inversionistas potenciales, pero
no se incluyen precisiones respecto a las fuentes de financiamiento. Al final de este
estudio de prefactibilidad se espera mejorar el nivel de información para tomar una
decisión más ponderada y escoger entre:
 Pasar al estudio de factibilidad con una única alternativa,
 Proceder al diseño definitivo para ejecutarlo, o
 Abandonar el proyecto de forma temporal o definitiva.
 Estudio de Factibilidad. Este se da cuando aún existen dudas sobre la viabilidad del
proyecto y es necesaria una depuración mayor para obtener mejores y más
confiables soportes a los indicadores de evaluación. Este estudio implica grandes
costos/gastos financieros y consumo de tiempo y puede en muchos casos, acarrear
considerables costos políticos. Los estudios de preinversión se suelen dividir en dos
grandes partes: lo correspondiente a la formulación (organización y análisis de la
información disponible) y lo que tiene que ver con la evaluación (aplicación de
ciertas técnicas y criterios para determinar su conveniencia o no). Las instituciones
de financiamiento realizan estos estudios con grupos de expertos diferentes para
garantizar objetividad en el manejo de la información, en el uso de indicadores y la
aplicación de criterios.
El estudio factibilidad debe conducir a:
 Identificación plena del proyecto mediante los estudios de mercado,
tamaño, localización y tecnología apropiada.
 Diseño del modelo administrativo adecuado para cada etapa del proyecto.
 Estimación del nivel de las inversiones necesarias y su cronología.
 Identificación plena de las fuentes de financiamiento.
 Definición de los términos de contratación y pliegos de licitación de obras
para adquisición de equipos.
 Sometimiento del proyecto si es necesario a las respectivas autoridades de
planeación.
 Aplicación de criterios de evaluación financiera, económica, social y
ambiental que permita alegar argumentos para la decisión de la realización
del proyecto.
Del estudio de factibilidad se puede esperar, o abandonar el proyecto por no
encontrarlo suficientemente viable o conveniente; o mejorarlo, elaborando un
diseño definitivo, teniendo en cuenta las sugerencias y modificaciones que surgirán
de los analistas representantes de las alternas fuentes de financiamiento, o de
funcionarios estatales de planeación en los diferentes niveles (nacional, sectorial,
regional, local o empresarial). Los objetivos de cualquier estudio de factibilidad son
verificar la existencia del mercado potencia o de la necesidad insatisfecha,
demostración de la viabilidad técnica y de disposición de recursos humanos,
materiales, administrativos y financieros, y corroboración de las ventajas desde el
punto de vista financiero, económico y social de asignar recursos hacia la
producción del bien o la prestación del servicio. Se puede observar una relación
directa entre el tiempo y costos incurridos y la profundidad del estudio de
preinversión. Además, existe una relación indirecta entre la incertidumbre y los
niveles de profundidad.
 Diseño Definitivo. Usualmente los expertos y las firmas de consultores que
formulan y evalúan los proyectos no son las mismas que implementan su ejecución
y por esa razón y desde su propia perspectiva estos deben programar y planear
mediante la elaboración del diseño definitivo las acciones y actividades que
garanticen la operación oportuna del proyecto. El estudio de preinversión resulta
útil pero no suficiente para la planeación de la ejecución, puestas en marcha y
operación, por lo cual se precisa abordad en el diseño definitivo taras
fundamentales como la identificación y diseño del entre administrativo y gerencial,
la definición, organización y contratación de los servicios de ingeniería, la
selección y contratación de servicios auxiliares.
 Flujo de información en los estudios de preinversión. Por el interés de los
promotores o el sector económico donde se inserte el estudio de preinversión o de
las exigencias de las fuentes de financiamiento o por las autoridades de planeación
pertinentes se necesita un esquema de flujo informativo previsto para comprender
el estudio mencionado.

Desde el estudio de mercado al ambiental, proveen la información básica que


permite estructurar financieramente el proyecto al identificar los flujos de caja para
tener un elenco de posibles alternativas viables, y allí es el punto final de la
formulación del proyecto y es la antesala para el proceso de evaluación. La
evaluación permite determinar la conveniencia, pertinencia y oportunidad del
proyecto como respuesta a una necesidad sentida, o un problema identificado o a
una oportunidad aprovechable. De allí que el problema debe de observarse desde el
punto de vista financiero, económico, la órbita social y la afectación al medio
ambiente, de este análisis se puede desprender la decisión de ejecutar, aplazar,
adelantar un nuevo estudio o rechazar el proyecto de forma definitiva.
 Proceso inteligente de aproximaciones sucesivas. Ningún estudio de los iniciales es
de mayor relevancia que los otros, todos son absolutamente pertinentes y
necesarios, ya que estos se harán en grupos trabajo que de forma simultánea deben
mantener comunicación y así estar todos al tanto de cada detalle del tema abordado,
esto sin descuidar el asignado a un grupo específico. Los diferentes aspectos se
afectan mutuamente, es preciso ir refinándolos en la medida que se reciba
información de los otros, lo que determina un proceso de reciclaje de la
información en aproximaciones sucesivas hasta concretar los elementos básicos del
proyecto.

Los promotores del proyecto deben tener elementos de juicio suficientes con relación a
/tiempo, costo y grados de dificultada que les permita elaborar los términos de referencia
para posibles contrataciones de los estudios a diferentes niveles: perfil, prefactibilidad o
factibilidad.

Se puede ilustrar el contenido de los estudios de factibilidad según clasificaciones, aunque


un tanto arbitrarias, pero clarifican la forma en que se aborda cualquier proyecto para
captura, análisis y presentación de la información. Ya teniendo las características de
los productos o servicios a ofertar, los proyectos de inversión se pueden clasificar como:

1- Proyectos sociales. Su fin es satisfacer necesidades sociales de una comunidad.


Ejemplos son proyectos de salud, educación, recreación.
2- Proyectos productivos. Su fin es instalar y operar una capacidad transformadora de
insumos con para producir bienes con destino a atender necesidades de consumo.
Ejemplos son proyectos de transformación industrial, de producción agrícola o
agroindustrial, de explotación minera.
3- Proyectos de infraestructura. Su fin es crear condiciones que faciliten, induzcan,
impulsen o coadyuven (cooperen) para el desarrollo económico, mediante el cual las
comunidades y los agentes económicos realicen actividades productivas para mejorar
sus ingresos y condiciones de vida. Ejemplos son carreteras, centrales eléctricas,
distritos de riego, sistemas de comunicación, servicios públicos.
4- Proyectos-programas. Son orientados a producir o fortalecer una capacidad generadora
de beneficios directos a través de otros proyectos. Ejemplos son proyectos de
capacitación, campañas de vacunación, procesos de alfabetización, reformas internas de
instituciones de prestación de servicios.
5- Estudios básicos. No generan productos directamente aprovechables, pero permiten
identificar nuevas opciones de inversión o de aplicación tecnológica en beneficio de las
comunidades. Ejemplos son investigaciones básicas que permiten el desarrollo de
productos de beneficio social, como en el caso de detergentes, alimentos, vacunas,
medicinas.

En este punto es necesario hacer distinciones entre los promotores y los impulsadores de los
proyectos:
a) Proyectos promovidos por agentes privados (promotores). Se necesita adelantar un
estudio exhaustivo del subsector en que se insertara (cemento, hierro, textil,
agroindustria) el proyecto, con cifras como población, niveles de importación y
exportación, % del PIB; una monografía geográfica y socioeconómica es un
complemento adecuado; el estudio de mercado se oriente a determinar la demanda
interna insatisfecha, posible demanda internacional y las posibles competencias; luego
se determina la magnitud del proyecto, su mejor ubicación y las tecnologías adecuadas,
que garantice un modelo administrativo eficiente; el estudio financiero busca soportar la
bondad del proyecto, en su condición de generador de utilidades haciendo uso de
presupuestos de inversiones, costos e ingresos a través de flujos de caja para motivar el
interés de fuentes alternas de financiamiento disponibles; es necesaria la evaluación
económica y social debido a que los analistas o autoridades de planeación estatales
pueden requerir los posibles efectos positivos del proyecto como lo son la generación
de empleo, pago de impuestos, incremento del PIB, etc., o negativos como la polución,
el ruido, la inseguridad, etc.
b) Estudios de preinversión impulsados por empresas estatales (impulsadores). Posee los
mismos elementos que el caso anterior, pero con algunas características diferentes; el
estudio de mercado se orienta a establecer la magnitud de una necesidad con el fin de
satisfacerla a través del proyecto; el cálculo de la rentabilidad financiera no tiene el
objetivo de detectar la capacidad del proyecto para generar utilidades, sino que pretende
dotar a los gerentes públicos las herramientas básicas para garantizar el adecuado
funcionamiento del proyecto y su sostenibilidad, se trata que la misma empresa costee
su operación, pero debido al bajo nivel de ingresos de algunas comunidades se precisa
de subsidios para la sostenibilidad de ciertos proyectos; la evaluación financiera sigue
siendo importante puesto que permite establecer cuál es la medida del soporte que a
manera de subsidio, ayuda o transferencia tendrán que conseguir los promotores
estatales o las organizaciones cívicas y de esta manera constituir una herramienta
idónea para el mejoramiento de la gestión de la empresa pública; la evaluación
económica otorga a los analistas los instrumentos de decisión objetivos que permiten
analizar entre las diferentes alternativas de utilización de los recursos que son escasos,
el criterio de equidad debe estar siempre presenta en la asignación de los recursos de la
inversión pública.
 Evaluación Ex-ante. La etapa de evaluación consiste en determinar mediante la aplicación
de técnicas cuantitativas y/o cualitativas la conveniencia o no, de asignar unos recursos
hacia un uso determinado. En los proyectos de conveniencia se necesita racionalizar debido
al hecho que los recursos son limitados, por lo tanto, se precisa elegir entre los usos alternos
que compiten por ellos; la evaluación de proyectos es un método adecuado para analizar las
opciones en forma conveniente y objetiva, de esta forma se valoran los costos y beneficios
de un proyecto y reducirlos a un patrón de medida común. De esta forma se realiza una
comparación simple entre unos y otros para ver cuales tienen mayores beneficios que costos
y de esta manera el proyecto resulta conveniente, en caso contrario la decisión se invierte.
Existen distintos criterios o indicadores de evaluación que permiten medir la bondad de un
proyecto, de los cuales se presentan los más conocidos:
 Criterio del Costo-Beneficio. Permite determinar y comparar la rentabilidad de los
proyectos, contrastando el flujo de costos y beneficios actualizados, que se
desprenden de su implementación. Los costos corresponden al valor de los recursos
utilizados, en tanto que los beneficios son el valor de los bienes o servicios
producidos por el proyecto. Al considerar una unidad económica concreta la
evaluación se denomina evaluación financiera o privada, de esta forma los costos y
beneficios se miden a través de los precios de mercado. Si en cambio interesa el
efecto que produce el proyecto en el colectivo económico-social se denomina
evaluación económica y los costos y beneficios se estiman con los llamados precios
económicos o precios de cuenta o precios sombra, si además se pretende ponderar
el impacto que genera el proyecto sobre la redistribución del ingreso de la
comunidad afectada se suele denominar evaluación social. La evaluación
económica es una medida eficiencia que busca optimizar una función de utilidad o
bienestar económico nacional y que incorpora básicamente las variables consumo
agregado o producción, generación de empleos y divisas, ahorro nacional y
consumo de bienes meritorios (son los que generan utilidad sin ser vendidos o
comprados como la defensa nacional, la seguridad, la justicia, la pureza ambiental).
En tanto que la evaluación social tiene en cuenta criterios de equidad y de
redistribución de la riqueza.
 Análisis Costo-Efectividad. Compara los costos monetarios con la posibilidad de
alcanzar eficientemente ciertos objetivos que no pueden expresarse en términos
monetarios, supone que la determinación de objetivos es un problema de política
definido por las autoridades de planeación y se orienta exclusivamente a asegurar
que estos sean alcanzados con el uso mínimo de los recursos disponibles, con el fin
de lograr el mayor número de unidades de resultado. Se compara el grado de
eficiencia relativa, ya sea de proyectos diferentes que busquen similares objetivos o
variantes de un mismo proyecto. Es necesario definir dos conceptos, eficiencia: es
la relación entre los costos de los insumos aplicados y los productos obtenidos por
el proyecto; eficacia: se define en términos del grado en que el proyecto logra sus
objetivos en un periodo determinado, sin reparar en la magnitud de los recursos
aplicados.
 Evaluación de Impacto. Los focos principales de las acciones del Estado se deben
orientar a políticas sociales, poniendo en funcionamiento proyectos encaminados a
mejorar las condiciones de vida de la mayoría de los ciudadanos que viven en
pobreza y pobreza extrema, lo cual se necesita de instituciones encargadas de
implantación de políticas y aquellas montadas para su ejecución y el diseño de
procedimientos de monitoreo y seguimiento que permitan evaluar su verdadero
impacto en el corto y mediano plazo. La evaluación del impacto se orienta a
determinar en qué medida el proyecto ha alcanzado sus objetivos, que cambios se
han generado en la población beneficiada, sin importar la magnitud de los recursos
utilizados, esto comparando el antes y el después del proyecto corroborando los
efectos reales producidos por este.
 Evaluación de Proceso. Esta se orienta a verificar y corregir, cuando sea
conveniente, la forma en que se asignan los recursos. Esto es un proceso dinámico
que como toda evaluación encierra los términos: estudio, acción y análisis después
de la acción. Al contrario de la evaluación de impacto, que observa si se
cumplieron o no los objetivos y en qué medida, a mediano o largo plazo; la
evaluación de proceso mira hacia adelante para sugerir adecuaciones y
correcciones, en las propuestas de inversión social.
 Negociación. A nivel de prefactibilidad se constituye el instrumento idóneo para
ofrecer el proyecto a potenciales inversionistas o financiadores, lo que determina u
proceso ponderado de negociación donde el mejor argumento estada dado por la
calidad de los estudios allí contenidos, se deben aportar todas las interrogantes,
acotaciones y precisiones solicitadas por las personas naturales o jurídicas que se
interesan en el proyecto.

Ejecución o Inversión.

En esta etapa es en la cual se movilizan recursos humanos, físicos, financieros y administrativos


para las instalaciones de producción o de prestación de servicios; involucrando un gran numero de
profesionales y operativos de diferente perfil, vinculados con la empresa promotora y a la firma de
contratistas y subcontratistas, por lo tanto, esta etapa se torna mucho más variada y compleja desde
el punto de vista de su organización y administración.

Para esta etapa el proyecto ya ha sido muy estudiado y se ha determinado su conveniencia y esta
aprobada su inversión, y se supone además que todas las circunstancias de orden económico,
financiero y político, se procede a su ejecución, que no es otra cosa que la disposición de los
recursos antes mencionados para llevar a cabo la obra necesaria para la producción de un bien o de
prestación de un servicio. Según el estudio de preinversión se tienen argumentos para la
transferencia de recursos hacia objetivos determinados, y sirve además para estimular la aplicación
de medidas complementarias que permitan la realización y funcionamiento del proyecto en forma
efectiva.

La ejecución puede verse como una función de producción, pues existe un proceso de combinación
y transformación de recursos para lograr un producto final, ejemplos son conjuntos habitacionales,
un embalse con propósitos de energía, una campaña de seguridad estimulada por las autoridades,
etc.

También se realiza el movimiento de gran cantidad de insumos. El programa de ejecución considera


actividades como: consecución de créditos, solicitud de permisos a las autoridades, contrataciones
de obras, negociación de tecnología y condiciones de transferencia, compra de equipos, procesos de
instalación y montaje que garanticen la puesta en marcha y el adecuado funcionamiento del
proyecto.

Se puede desglosar la etapa de ejecución en tres categorías principales:

1- Obtención de recursos financieros. Se trata de la evaluación y ponderación de cada una de


las alternativas de financiamiento identificadas en la etapa de formulación (prefactibilidad o
factibilidad), teniendo en cuenta: tasas de colocación, garantías exigidas, avales adicionales,
plazos, mecanismos y condiciones de desembolso, etc., que permitan formalizar los
compromisos del caso. Esto es la consolación y estructuración de los recursos necesarios
que provienen de las diferentes fuentes para financiar el proyecto. Se necesita discriminar el
uso que se le dará a los recursos financieros, ya sea para compra de activos fijos o
contrataciones de servicios profesionales o capital de trabajo. Los prestamos internacionales
para proyectos públicos se condicionan mas por la eficiencia que por la solvencia del
prestatario, pues estas empresas suelen tener el aval de los gobiernos y a veces es requerida
la presencia o actuación de un funcionario publico o de confianza de los entes
internacionales en cargos estratégicos de la empresa.
2- Negociación y Contratación. Como la etapa de ejecución es temporal se requiere contratar
por periodos relativamente cortos la prestación de determinados servicios o el uso de ciertos
equipos, esto debido a que puede ser muy costoso mantener de forma permanente dichos
recursos. La contratación es un procedimiento que se da en la etapa de preinversión,
usualmente a través de los consultores, pero es mucho mas frecuente en la etapa de
ejecución, pues las obras de construcción de instalaciones y el suministro de una gran
variedad de servicios, equipos y materiales, dan origen a un buen número de distintos
contratos. Para contratar se dan tres actividades principales de discriminación: la obtención
de ofertas (se debe conocer el mercado de equipos, materiales y servicios), la selección de
proveedores y el establecimiento de compromisos o contratos (los mas comunes son de
precio fijo, en la cual el contratista debe prestar los servicios acordados o entregar las
mercancías al precio establecido por el contrato; y de precio comprobables o por
administración delegada, en donde el contratista se compromete a poner lo mejor de su
capacidad para ejecutar el trabajo contratado y los costos en que se incurrida le serán
reembolsados por el contratante, en caso que el contratista agrega a este un margen de
utilidad previamente acordad a manera de honorarios; ambas modalidades determinan
derechos y obligaciones de las partes pero difieren en los compromisos que asume el
proveedor).
3- Montaje del sistema de información. Es un sistema de información integral que auspicie la
coordinación entre las diferentes unidades participantes y permita el control y revisión de
las acciones y la toma de decisiones. Esto es un seguimiento para garantizar los
compromisos adquiridos por los contratistas con la firma organizadora (implementadora)
del proyecto.

Operación.

En la fase anterior (ejecución) se han adquirido la mayor parte de las inversiones necesarias. En esta
fase (operación) los recursos humanos, técnicos y administrativos son orientados hacia la
producción de un bien o hacia la prestación de un servicio, que constituye el objeto social
permanente de la empresa. Se presenta el ciclo típico de la acción administrativa:

1) Planeación. Se determina el mejor curso a seguir.


2) Acción. Este es el eje central del proceso operativo.
3) Control. Verifica la acción que se ejecute de acuerdo con el plan.

Administración de la ejecución y operación del proyecto.

Tanto en la etapa de ejecución del proyecto como en la de su operación se deben diseñar modelos
administrativos apropiados que garanticen el cumplimiento de los objetivos sociales de la empresa.

Evaluación Ex-post.

Son estudios retrospectivos sobre los proyectos en los que han participado (los financistas, carteras
del Estados, académicos y unidades de planeación de la empresa) a manera de ejecutores, asesores,
consultores o intermediarios financieros, con el fin de comprobara los resultados obtenidos con los
objetivos propuestos inicialmente al elaborar los estudios de preinversión. El objetivo de esta etapa
es verificar los impactos y resultados de la operación frente a lo programado inicialmente, con el fin
de guiar la formulación y elaboración de nuevos proyectos; es el análisis detallado de cada fase,
desde la identificación y determinación del perfil inicial, la formulación, la evaluación hasta los
resultados que se están obteniendo derivados de la operación, con el fin de plantear las primeras
recomendaciones que comprometen principalmente: la metodología y las técnicas de programación,
en comparación con los objetivos y los resultados alcanzados y la verificación del impacto logrado.

Algunos indicadores utilizados en la evaluación ex-post con el fin de racionalizar el uso de los
escasos recursos, medir del verdadero impacto de los proyectos y desde luego verificar la bondad de
los métodos empleados en la identificación, preparación, evaluación y ejecución con el de tener
criterios para calificar el fracaso o éxito del proyecto, en términos de costos, cumplimiento de
programas o funcionamiento, cobertura, eficiencia y déficit; todo esto calculado a la fecha inicial,
según el principio del Valor Presente Neto (VPN), son:

Nombre del Símbol


Descripción Formula Comentarios
indicador o
IC=0 :
Compara los costos entre la G. R . programa de
IC= −1
situación anterior y la G. P desembolsos
posterior, es la diferencia para la
porcentual entre los G.R. = Gastos ejecución
Indicador de
IC presupuestos previstos reales a valor estuvo bien
Costos
inicialmente y los presente. concebido.
desembolsos realmente G.P. = Gastos IC >0:
contabilizados para la previstos a valor sobrecosto.
ejecución del proyecto. presente. IC <0:
subcosto.
Indicador de ICT Establece la diferencia P.R ICT =0:
Cumplimient porcentual entre el plazo
ICT = −1
P.P proyecto bien
o Temporal programado inicialmente para programado.
ICT > 0: hubo
demoras en la
la ejecución del proyecto y el P.R. = Plazo real.
programación.
tiempo que finalmente se P.P. = Plazo
empleó. programado.
ICT < 0: se
adelantó la
programación.
IE=0:
Es un criterio de impacto, que VPN ep proyecto
IE= −1
resulta de la comparación VPN e a eficiente.
porcentual entre el VPN antes IE> 0: mayor
Indicador de
IE (flujos que aparecen en el VPN ep = VPN ex- eficiencia de
Eficiencia
estudio de factibilidad) y el post. la prevista.
VPN después (flujos VPN ea = VPN ex- IE< 0:
realmente contabilizados) ante. proyecto no
eficiente.
ICob=1 : el
proyecto
atendió al
número
previsto de
B ep personas.
ICob=
Establece la relación entre el B ea ICob>1:
número de personas que se B ep = atendio a mas
Indicador de pretendía beneficiar (ex-ante) Beneficiarios ex- personas de
ICob
Cobertura y el número de personas que post. las previstas
efectivamente se beneficiaron B ea = (gran
con el proyecto (ex-post). Beneficiarios ex- cobertura)
ante. ICob<1: se
atendió menos
personas de
las previstas
(precaria
cobertura)
¿ p sin at
ID= ID>1: las
Compara el porcentaje de ¿ p at personas sin
personas que carecen del atendidas
Indicador de #p sin at = número
ID servicio con el número de constituyen
Déficit de personas sin
beneficiarios realmente un numero
amparados por este. atender. mayor que las
#p at = número de atendidas.
personas atendidas.

Actualmente los organismos de financiamiento, fomento y planificación han venido haciendo


esfuerzos pioneros en torno a perfeccionar métodos y procedimientos encaminados a mejorar las
técnicas de asignación de recursos, utilizando las experiencias derivadas de los proyectos realizados
en el pasado. El Bando Interamericano de Desarrollo (BID) cuenta con una estructura institucional
independiente para este propósito, a través de su Oficina de Evaluación de Operaciones, mediante el
análisis sectorial y de proyectos, y teniendo en cuenta desde luego, los aspectos económicos,
financieros, técnicos, institucionales y sociales, elabora los estudios ex-post de sus proyectos. El
Banco Mundial (BM) a través del Informe de Término de Proyectos, que se hace durante la última
misión de supervisión y se envía al Departamento de Evaluación de Operaciones (DEO), nueve
meses después del termino del proyecto, este incluye la descripción del proyecto, incluyendo su
ejecución y operación; la opinión del prestatario; y un resumen de datos estadísticos para soporte de
los diferentes estudios. El BM registra en un informe anual las tendencias de los proyectos y hace
comparaciones entre sectores y países, y plantea hipótesis y explicaciones sobre los éxitos y
fracasos y se elaboran planteamientos sobre su sostenibilidad, es decir, el análisis que conduce a
estimar la posibilidad que tiene el proyecto de alcanzar un nivel adecuado de beneficios netos al
culminar la fase de inversión.

Ciclo de los proyectos-Nuevo enfoque del Banco Mundial.

Consciente de su importancia en del desarrollo de las naciones el BM no ha ahorrado esfuerzos


conducentes a mejorar sus operaciones, el nuevo enfoque se basa en los siguientes principios:

 Centrar la atención en los prestatarios y beneficiarios y no en los organismos asistenciales.


 Incorporar elementos de participación comunitaria y fortalecimiento de su capacidad de
negociación.
 Prever una gestión deliberada de los riesgos.
 Buscar reducir tiempos y recursos hasta el inicio de actividades en el terreno.
 Aceptar que el desarrollo actual tiene lugar en medios complejos e inciertos, que no
admiten una planificación precisa a largo plazo, ni tampoco una gestión centralizada.

En consecuencia, se tiene un ciclo de cuatro etapas:

1- Obtención de información. Se utiliza un sondeo abierto pero sistemático de las opiniones y


preocupaciones de todos los interesados.
2- Experimentación. Se cotejan las opciones identificadas en la fase anterior y se evalúan
objetivamente los riesgos. Los proyectos experimentales suelen ser pequeños y se financian
basados en procedimientos expeditos y de notable simplicidad. No se incurren en riesgos
importantes o grandes inversiones.
3- Demostración. Se ofrece la oportunidad de refinar y adaptar los distintos aspectos del
proyecto. Se podrán confirmar las hipótesis planteadas inicialmente en torno a los
beneficios alcanzables y confirmar la magnitud de los riesgos, a través de ensayos a escalas
modestas.
4- Incorporación de los resultados. Se logra el objetivo con la adaptación en gran escala de los
métodos y técnicas conocidas en las etapas previas de experimentación y demostración.

La aplicación practica del nuevo enfoque no significa necesariamente desechar el ciclo


convencional de los proyectos (identificación, formulación, evaluación, ejecución, administración
de la ejecución y operación y evaluación ex-post), sino el mejoramiento del mismo al explicitar y
considerar en forma deliberada como fundamental las opiniones de prestatarios y beneficiarios al
incorporar criterios de participación, y la medida de los riesgos mediante el sistema de
experimentación en pequeña escala.

Equipo profesional necesario.


Para la preinversión se requiere un equipo de profesionales interdisciplinarios con el objetivo de
abordad los diferentes estudios y con participación activa dependiendo de la secuencia y
programación de las diferentes actividades propias de cada proyecto, dicho equipo será integrado
por economistas, administradores, ingenieros, sociólogos, médicos, entre otros. La labor que hacen
estos profesionales se orientara a la consecución, organización, procedimientos, análisis de la
información y elaboración de informes parciales que, integrados con los otros estudios, permitan su
reciclaje y posibiliten la presentación de un estudio armónico y coherente que suministre los
elementos de juicio suficientes para la toma de decisiones.
La ejecución del proyecto precisa de fuerza de trabajo extensa y diversificada.

La operación de proyecto los modelos administrativos ofrecen un elenco bien variado de


posibilidades de organización de la empresa, en la tarea permanente y rutinaria de producir un bien
o prestar un servicio, por lo tanto, se requieren administradores, contadores o expertos en finanzas.

Para realizar una inversión ya sea privada o pública, de bienes o servicios, no se debe usar el
instinto de los promotores solamente, sino que es necesario recurrir a los procesos analíticos (los
estudios de preinversión que tiene estudios de clientes, necesidades comunitarias, análisis de
tendencia de la demanda, estudio del medio competitivo, estrategias de publicidad y promoción,
mecanismos de venta, evaluación y selección de equipos, manuales de operación técnica,
evaluación y selección de personal, manuales de funciones y procedimientos, marco legal para la
instalación, organización y funcionamiento, estudio y análisis de las cifras financieras tano para
inversiones como para las estimaciones de costos e ingresos, etc.) que están orientados a disminuir
el riesgo de dichas inversiones.

Identificación de Proyectos

El reconocimiento del problema/necesidad/oportunidad es el punto de partida para identificar el


proyecto, es necesario conocer las características especiales del mismo, sus causas y los aspectos
que lo rodean; identificar el problema puede ser el ejercicio más complejo en la preparación de un
estudio de preinversión, dada la cantidad de variables interrelacionadas que afectan el contexto de
este. La identificación del proyecto corresponde a la primera fase y por lo tanto es el soporte del
estudio de preinversión.

Las fuentes para identificar proyectos son:

 Planes de desarrollo nacional, regional, local o empresarial.


 Demandas de las comunidades.
 Desarrollos tecnológicos.

Es necesario tener una jerarquía descendente de tres niveles usando términos de “Plan”, “Programa”
y “Proyecto”. En la cúspide se tiene una vista amplia y panorámica expresada por medio de los
planes de desarrollo; en la base, una concepción clara, concreta, puntual, dimensionada en tiempo y
el espacio y, además especifica en términos de recursos y propósitos través del proyecto, que se
califica como la Unidad Operativa Menor. En medio de estos dos niveles, se ubican los programas
sectoriales (dimensión económica) o regionales (dimensión espacial), que permiten una lógica
conexión e intermediación entre os niveles extremos, tratando de conciliar lo abstracto y etéreo de
los planes, con el concreto y especifico de los proyectos.
Los organismos estatales de planeación y a nivel territorial tiene la responsabilidad de definir
políticas y diseñar estrategias conducentes al mejor aprovechamiento de los recursos disponibles, a
través de la estructuración de planes y programas, a partir de diagnósticos nacionales, territoriales, o
sectoriales, que develen, los problemas, las carencias, las necesidades, las limitantes, como también
las oportunidades.

En el núcleo de cualquier plan de desarrollo es donde se establecen los objetivos, las políticas y
estrategias y se pueden identificar proyectos de variado espacio sectorial; por otro lado, las
necesidades manifestadas por las comunidades, en torno a agua potable, comunicación, salud,
vivienda, vías, etc., determinan claramente los proyectos viables que, armonizados en objetivos
comunes, pueden dar origen a planes de desarrollo.

Se puede desglosar la Identificación del Proyecto en los siguientes pasos:

Descripción del Problema.

Hay que reconocer el problema o necesidad que se quiere solucionar, o la oportunidad que beneficie
a un grupo de ciudadanos o a una comunidad; este es el punto de partida para identificar el
proyecto. Hay que conocer las características específicas del problema, sus causas y lo que lo
rodean (repercusiones) y que pueden ser importantes para buscar una solución a través de un
proyecto. Se pueden formular las siguientes preguntas:

 ¿Existe el problema?
 ¿Cuál es el problema?
 ¿Cuáles son los elementos esenciales del problema?
 ¿Cuál es la magnitud actual del problema?
 ¿Se cuenta con toda la información relevante suficiente acerca del problema para hacer un
estudio completo?
 ¿Cuáles son las principales dificultades para enfrentar el problema?

Para describir el problema son posibles los siguientes aspectos:

 Descripción del problema.


 Aspectos sociales, económicos y políticos directamente relacionados con el problema o
necesidad.
 Condiciones socioeconómicas y ambientales.
 Aspectos administrativos y de gestión.
 Consideraciones tecnológicas especificas como parte del entorno de la situación
encontrada.
 Localización y área geográfica de la población afectada donde tiene influencia el problema.
 Antecedentes sobre la evolución del problema y posibles intentos de solución anteriores.
 Causas del problema.
 Consecuencias derivadas de la problemática actual.
 Consecuencias futuras de no resolver el problema.

Es necesario recolectar y analizar toda la información posible y disponible; y a su vez combinarla


para identificar la situación de la población objetivo.

El Diagnostico.

Este se hace al identificar el problema y cuando se establece el objetivo general. Tiene dos
propósitos claramente delimitados:

i. La descripción. Caracterización del problema, su incidencia y afectación sobre la población


objetivo.
ii. La explicación. Es la estructura casual de las variables o situaciones que determinan el
problema, para establecer la magnitud y dimensión de la solución.

Un proyecto entrega productos o servicios para generar el impacto que se planea. Si no se tiene
claro cuales son los productos o servicios y en que cantidad, para apalear la situación problemática,
es imposible formular adecuadamente el proyecto.

Hay que identificar los grupos relevantes o de interés para el proyecto que pueden influir positiva o
negativamente en el problema y en las posibles soluciones.

Selección del problema a resolver.

Se elabora un catalogo amplio de las necesidades y carencias de la población de referencia, el cual


se somete a un trabajo de organización y priorización, donde se identifican los problemas que
requieren una solución más urgente.

La Situación actual y su evolución.

La situación actual debe conducir a un análisis donde se establezcan las principales acciones a
realizar para solucionar el problema o necesidad. Se puede ubicar la causa o necesidad en las
categorías siguientes:

 Carencia absoluta de bienes o servicios.


 Baja disponibilidad de bienes o servicios.
 Baja calidad de los bienes o servicios producidos.
 Ineficiencia en la prestación del servicio actualmente suministrado.
 Necesidad de reposición de la infraestructura básica para continuar produciendo los bienes
o servicios.
 Necesidad de aprovechar una oportunidad para disminuir la participación en el mercado por
la carencia de competitividad.

Con todo esto se puede describir la situación existente, teniendo las consecuencias de la necesidad y
o problema y si este tiende a empeorar y en qué medida. Esto además sirve como una guía en el
proceso de ejecución y operación del proyecto, ya que desvela las condiciones favorables y
desfavorables que se expresan y se perciben en el medio donde se insertara el proyecto.

Población directamente afectada por el problema.

Al tener el problema o necesidad identificada, se puede determinar la población de referencia y el


área o zona directamente afectada. Es posible distinguir:

Población de referencia. Es una medida de la población global, que se toma como punto de
comparación para calculo y análisis de la magnitud de la carencia o necesidad.
Población afectada o carenciada. Es la parte de la población de referencia que requiere de
los servicios del proyecto para solucionar el problema identificado. Estableciendo el
numero de habitantes directamente afectados de ser posible, como en el caso de
comunidades, municipios; en otros casos es imposible por la extensión poblacional o la
dispersión.

Es necesario conocer en la fase de identificación:

 Las principales características de la población afectada que sean relevantes con la situación
analizada (aspectos físicos, socioeconómicos, culturales, etc.).
 Dimensión geográfica.
 Dimensión temporal, la tasa de crecimiento o decrecimiento de dicha población.

Zona de influencia.

Esta es el área donde se ubica la población afectada. Hay casos en que los problemas no están
asociados con la zona, como la seguridad o la justicia, sino con el desempeño de una entidad o
institución.

Cuantificación de la necesidad (estudio de oferta y/o demanda).

Es necesario describir y/o cuantificar la necesidad de bienes y/o servicios que se presenta, y eso se
refiere a:

 Calidad de los bienes o servicios ya producidos.


 La eficiencia en la producción de bienes o servicios.
 La necesidad de reponer insumos, maquinaria o equipos para continuar con la producción
de bienes actual.
Si el problema se refiere a la insuficiente producción de bienes y servicios:

 Se sugiere indicar el periodo para el cual se desea solucionar el problema o necesidad.


 Se sugiere estimar la cantidad de bienes y/o servicios necesarios para solucionar el
problema de la población objetivo previamente identificada (demanda). La demanda es
independiente de la producción actual.
 Es útil calcular la capacidad instalada y elaborar una proyección de los bienes o servicios
que será posible producir con esa capacidad.

Hay situaciones en las que solo es posible calcular en forma aproximada la cantidad de bienes y
servicios que es necesario producir para solucionar el problema, por lo que se sugiere:

 Elaborar proyecciones de los bienes o servicios necesarios para solucionar el problema en


cada uno de los años de operación del proyecto.
 Indicar el déficit actual y proyectado de los bienes y servicios, que se obtiene restando la
demanda de la oferta actual y la proyectada.

Objetivo general.

Este se relaciona con las estrategias de desarrollo previstas en los planes y programas
gubernamentales o sectoriales. Este se determina a partir de la identificación del problema, y es de
poner el problema en términos de una acción positiva con el fin de contar con un punto de
referencia cierto para la definición de propósitos más específicos y la búsqueda de posibles
alternativas de solución.

Objetivos específicos.

Son las soluciones concretas que el proyecto debe alcanzar en un tiempo terminando, es el logro de
una situación deseable. No implican que el proyecto en sí mismo, será suficiente para lograr el
objetivo, y no implica que se logrará poco después de que el proyecto este en funcionamiento.

Justificación.

Debido a que los recursos disponibles no son suficiente, es preciso presentar argumentos que
justifiquen en forma categórica la decisión tomada, teniendo en cuenta la medida en el proyecto
contribuya a solucionar el problema planteado, y quienes son los beneficiarios del proyecto y como
recibirán sus resultados.

Actividades.

Son tareas que realizar usando determinados insumos para producir resultados, a partir de los
objetivos específicos del proyecto.

Los insumos.

Son los recursos humanos, tecnológicos, logísticos, de infraestructura o de dotación que se


necesitan para realizar las actividades, producir los resultados y alcanzar los objetivos específicos.
Resultados.

Son secuela de las tareas que se realizan mediante la movilización de insumos en busca de objetivos
específicos, son los logros del proyecto y son medibles con indicadores verificables de forma
cualitativa y cuantitativa.
Indicadores y fuentes de verificación.

Los indicadores de resultados surgen a partir de los cambios atribuibles al proyecto y permiten
concertar los resultados en cantidad, calidad y tiempo. Las fuentes de verificación indican donde se
puede obtener información sobre los indicadores para verificar los resultados logrados.

Sostenibilidad del proyecto.

Se debe garantizar todos los mecanismos políticos, financieros, técnicos y ambientales para la
ejecución y operación del proyecto, lo cual necesita:

 Identificar los factores internos o externos que pueden ocasionar retrasos en su ejecución.
 Que fuentes de financiamiento tanto para la inversión como para la operación tengan
certeza razonable de conseguirse.
 Que la capacidad técnica, operativa y de gestión garantice el logro de las metas a mediano y
largo plazo.

Estudio de alternativas.

La primera alternativa a estudiar es la situación base optimizada, en la que solución al problema


resulta del mínimo costo en la gestión de la empresa responsable con medidas de tipo
administrativo o en una adecuada locación de las instalaciones, eso sin repara en la cantidad de
recurso comprometido. Esto conduce a variantes de solución al problema definido. Se determina en
primera instancia todas las alternativas compatibles que den los mismos beneficios al solucionar el
problema. Las alternativas se deben estudiar en función de su tamaño, localización, tecnología
usada y recursos disponibles; y descartas las que no son viables por razones técnicas, sociales e
institucionales. Para la descripción de cada alternativa se debe tener en cuenta:

 Los beneficios y beneficiarios que se esperan generar a través del proyecto.


 Su localización.
 La tecnología seleccionada e insumos empleado para su procesamiento,
 Los aspectos de organización, el nivel de producción o de prestación del servicio.
 La vida útil esperada.
 El valor de las inversiones necesarias, las fuentes de financiamiento, los costos de
operación.
 Las condiciones que hacen sostenible el proyecto.
 Demas especificaciones de la solución planteada.

Para cada alternativa plenamente identificada se debe adelantar el proceso de formulación y


evaluación respectivo, de cuyo resultado se deriva la selección de la mejor.
Los estudios económicos son fuentes inagotables de posibilidades de proyectos. Para identificar un
proyecto se puede seguir el siguiente esquema:

Consecuencias de inadecuadas identificaciones.

Algunas de las consecuencias derivadas de una equívoca identificación, determinan efectos


negativos en el estudio de preinversión, durante la ejecución y operación del proyecto y pueden ser:

 No se logran los objetivos.


 Se carece de precisión en la estructura de los objetivos específicos.
 Falta de precisión en los indicadores de desempeño.
 Suposiciones demasiado optimistas.
 Carencias de fuentes de verificación.
 Imprecisión en la definición del impacto a corto o mediano plazo en lo social, ambiental,
técnico, económico, etc.
 Cálculos inadecuados de costos, aparición de sobrecostos.
 Solicitud y aceptación permanente de prorrogas durante la ejecución del proyecto.
 Inadecuada asignación de funciones y responsabilidades.

También podría gustarte