Está en la página 1de 7

“La web está creando una economía gratis” Chris Anderson

La “Economía Gratis”, donde los empresarios regalan sus productos


para hacer dinero, está extendiéndose rápidamente gracias a la recesión
y el incremento de acceso a las tecnologías digitales., de acuerdo con el
autor, Chris Anderson.

Anderson, aclamó que su libro “The long tail” (la larga cola), es sobre
cómo la revolución digital permite negocios/empresas que se benefician
de vender pequeñas cantidades de productos relativamente
impopulares, dijo que los consumidores con menos en sus bolsillos
están viendo por negocios, haciendo de la “empresa gratis” una
estrategia mucho má atractiva.

La revolución digital de los últimos 10 años significa que la economía


en Internet creció allí donde el default de los precios fue cero para
los bienes/mercaderías digitales, desde videos en Huhu, al software de
servicios de Google, hasta la bancarización on line, afirmó.

El reciente proceso de poder, la baja de los precios del ancho de banda


y el almacenaje en linea, significa que la mayoría de los productos
puede ser producido y distribuido a millones de clientes con
ningún costo marginal en un entorno ultra competitivo. Esto fuerza
a bajar los precios… camino a la nada.

Anderson, el editor en jefe de “Wired”, su próximo libro “Free” será


publicado este año, dijo: “En un mercado competitivo, los costos están
cayendo al costo marginal.Tenemos el primer verdadero mercado
competitivo de la historia -internet- y compañías que competirán para
llegar a cero. Esta es la fuerza de la economía digial.”

Describió, que la versión del Siglo XXI de la libre economía, reemplazó


la versión del Siglo XX, y cómo en los últimos años estamos viendo la
carrera del modelo de negocios online “FREEMIUM”; donde la mayoría
de los consumidores, sin pagar nada, son subsidiados por una minoría
que compra la versión Premium.

En el Siglo XX, “lo gratis” estaba basado en un truco de marketing.


Nada era verdaderamente gratis, siempre tarde o temprano tendrías que
pagar algo. No vas a pagar las llamadas, pagarás los minutos; compra
uno y te llevas dos…es realmente la mitad de precio! Etc… En los
últimos 10 años uno puede ver que hay un nuevo tipo de gratuidad.
Dice en una conferencia en Austin Texas.

La mayor movida fue la extensión del modelo de negocio de la vieja


publicidad de tercero, donde los publicistas soportaban a las compañías
de medios, entonces esos clientes podían ser subsidiados con radio, tv o
diarios gratis. Los gigantes de Internet como Google, Yahoo! O MySpace,
fueron más allá previendo música, videos, software y algunos
beneficios; dijo.

“Google no es una empresa de medios –la mayoría de sus negocios son


servicios y software- pero usan el modelo de publicidad de los medios
para publicitar y asegurar que nunca aparecerá en tu tarjeta de crédito.”
Asegura.

Ahora, los negocios de juegos online, software, y algunos proveedores de


contenido, como diarios, están usando el modelo “FREEMIUM” para
atraer clientes. Esta es la inversión del viejo modelo “muestra gratis”
focalizado en dar alguna muestra física/material para atraer clientes,
una compañía brinda gratis sus servicios básicos a cualquiera y
después carga una cuota para suscribirse u obtener el servicio
Premium.

“La psicología de lo gratis es increíblemente poderosa. El marketing


tradicional dice que esto es imponente, vas a amarlos pero no puedes
intentarlo hasta no pagar. “Free” – gratis- dicen esto es lo que es, yo
pienso que te va a gustar pero debes intentarlo. Cuando llega el momento
de pagar estás insensible al precio, sos un cliente comprometido.”

Anderson dice que el modelo “FREEMIUM” trabaja con


aproximadamente el 5% de lo que pagan los clientes que generalmente
mantienen al resto. Dijo que la recesión y la baja en el ingreso
publicitario, significa que las compañías online se están orientando más
al modelo FREEMIUM, para proporcionar ingresos.

“Las compañías pueden usar el modelo “gratis” de diversas maneras”,


dijo.

Microsoft ahora ofrece software gratis para empresas a nuevas


compañías con un ingreso menor al millón de dólares a través de su
programa BizSpark, entonces cuando crecen comienzan a pagar para
seguir perteneciendo.

“Lo gratis, debería estar en todos los mercados/negocios como opción. O


competirá entre gratis y uso gratis,” dijo. La viabilidad del software de
código abierto y la crecida de l nube informática, hicieron de las barreras
de entrada a las compañías online, muy débiles aseguro Anderson, y los
negocios pueden quedar establecidos en un fin de semana a través de la
tarjeta de crédito. “FREE –gratis- es la mejor manera de maximizar tus
alcances”. Agregó.

Anderson insinuó que publicará gratuitamente su libro en alguna forma


digital, posiblemente en un PDF para descargar. Hacerlo de otra manera
lo transformaría en un hipócrita, el lo reconoce.
Ultimas imágenes de la ciencia I

Chris Anderson es el editor-jefe de la


revista Wired.

Un tipo al que se le ha dado por arrojar piedras cognitivas sobre


lugares conocidos, a la vista de todos.

El mas reciente de estos lanzamientos es la idea según la cual la


avalancha de datos y lo in-acotable de sus fuentes es en la actualidad
tal que el método científico ha quedado obsoleto. Voy a tratar en
este post de traducir el artículo y comentarlo.

El carozo del artículo de la Wired es que la posibilidad de recolección


de hechos y cifras crece hasta llegar a los llamados por los
estadísticos grandes números, haciendo que ahora más sea
diferente, es decir lo cuantitativo sea cualitativo.

"Todos los modelos están equivocados, pero algunos son


útiles" dijo el estadístico George Box hace 30 años y al decir esto
quizás se equivocaba, pero su idea si que sería era productiva.

Increíblemente para nosotros los argentinos, Google demuestra que


teníamos razón cuando atábamos todo con alambre: el asunto es que
así funciona.

Es decir que empresas como Google, que han crecido en (y


producido) una época de abundantes datos masivos, no tienen que
conformarse con modelos, independientemente si están equivocados
o no.

Hace sesenta años, dice la Wired, las computadoras apenas producían


Kilobytes de información legible. Hace veinte años tuvimos los
primeros Megabytes bajados de Internet. Hace diez años, el primer
motor de búsqueda que documentaba Terabytes de datos. Ahora
Google está llegando a la mayoría de edad: son los hijos de la Edad
petabyte.

En la escala petabyte, la información no es una cuestión de simples


de tres y cuatro dimensiones taxonómicas. Se requiere un enfoque
totalmente diferente: hay que ver los datos matemáticamente
primero y dejar el contexto para más adelante.

La filosofía de Google es que no sabemos por qué un sitio es mejor


que otro, pero las matemáticas sí. Confiamos en los enlaces
entrantes y los hits, no en la semántica.

En una intervención reciente, Peter Norvig, director de investigación


de Google, propuso una actualización a la máxima de George Box :
"Todos los modelos están equivocados, y sin embargo se puede tener
éxito sin ellos."

Pareciera que la propuesta es que en este mundo de grandes


cantidades de datos las matemáticas aplicadas pueden sustituir a las
herramientas de conversión de datos en información en las que
confiábamos hasta ahora. Primero los datos, despues los modelos y
no viceversa.

Y van más allá: cada teoría del comportamiento humano, desde la


lingüística a la sociología ya no pueden manejar tantos datos. La
taxonomía, la ontología o la psicología:¿ Que saben sobre por qué la
gente hace lo que hace? La cuestión es que hacen, y ahora podemos
analizar y medir todo esto con una fidelidad sin precedentes.

Profetizan: con suficientes datos, las cifras hablan por sí solas.

¿Y la ciencia? Pues está haciendo todo alrevés, dice Chris Anderson:


si el método científico se articula en torno a hipótesis comprobables
con lo único que nos encontraremos es con la mente de los
científicos.

Los modelos son lo que prueba entonces, y los experimentos


confirman o falsean los modelos teóricos de cómo funciona el mundo.
Esta es la manera de hacer ciencia ha trabajado durante cientos de
años, educando a su vez generaciones de científicos.

Los científicos están entrenados en reconocer causalidades o


determinaciones y comprender los mecanismos subyacentes que
conectan unos elementos con otros. Una vez que hay un modelo, se
pueden conectar a los conjuntos de datos con confianza.

Pero al enfrentarse a datos masivos, este enfoque de la ciencia


(hipótesis > modelo > pruebas) se está convirtiendo en obsoleto.

Por ejemplo Newton propuso modelos que fueron aproximaciones de


la "verdad". Hace un siglo, basados en estadísticas, contamos con
otro modelo, el de la física cuántica.

En la actualidad existe una mejor manera dice Chris Anderson. Los


Petabytes nos permiten decir: "La correlación es suficiente."
Podemos dejar de buscar modelos.

Podemos analizar los datos sin hipótesis acerca de lo que podría


mostrar. Podemos arrojar números en clusters y dejar que los
algoritmos encuentren patrones donde la ciencia clásica no puede.
Neoevolución

El mejor ejemplo práctico de que vivíamos equivocados es el


programa de secuenciación de genes de J. Craig Venter: usando
secuenciadores de alta velocidad y superordenadores analiza
estadísticamente los datos que le proveen inmensos ecosistemas. El
Océano, la atmósfera, en fin, cualquier lugar donde pueda haber vida
le sirve para descubrir miles de especies desconocidas de bacterias y
otras formas de vida, así como el DNA que las codifica.

No solo descubrir vida, también diseñarla, patentarla y en el futuro


facturar millones.

Es posible que Venter no pueda decir casi nada sobre las especies
que encuentra, no sabe a que se parecen, cómo viven, o cualquier
otra cosa acerca de su morfología.

Es más, ni siquiera conoce la totalidad de su genoma: todo lo que


consigue son secuencias que, a diferencia de cualquier otra secuencia
en la base de datos, deberían representar una nueva especie.

Matemáticas biológicas: cada secuencia nueva se puede correlacionar


con otras secuencias que se le asemejen. Venter puede hacer
conjeturas, pero las hace al modo google.

En esto se basa Chris Anderson para preguntarse: ¿Qué puede hacer


la ciencia para aprender de Google?

Publicado por lukasnet a las 22 de Julio 2008 a las 02:13 AM

Comentarios

Ahora entiendo. Pero lamento decirte nuevamente que, NO.

Publicado por: El ciego amigo a las 26 de Julio 2008 a las 01:45 AM

uy no entendí yo.
Publicado por: LuKas a las 28 de Julio 2008 a las 12:12 PM

Perdon, porque en lo escueto se esconde lo importante. En realidad


es casi como una afirmacion de lo que habiamos conversado antes.
Quiza no existe El metodo cientifico, sino muchos, varios, diversos y
por sobre todo, el mas apropiado para algo (ciencia dura!=ciencia
blanda). En realidad, mas allá de las bondades y debilidades de cada
método, quizás se acomoda mejor para tratar o sistematizar algun
estudio particular. El hecho de que la Duda Metódica no sea aplicable
a todos los campos, no lo convierte en un método menos valido para
algún tipo de investigacion. Si bien el enfoque del autor es muy
valioso y sin duda, sistematiza el algo que muchos vivimos y
pensamos a diario, no determina o invalida ninguno en particular. El
hecho de que existan Petabytes de información, tampoco asegura que
la respuesta sea necesariamente la mas correcta. Es decir, la
cantidad de datos no es condicion necesaria, sino que es un
aditamento que desde algun punto la convierte en mas valioso. En
Unix, en la filosofia original, existe un paradigma muy especial.
Menos es mas. Los comandos, eran algunas Pocas utilidades, con
pocas variaciones, que permitian hacer Muchas cosas. Pero en
conjunto, paradojicamente. Lo importante era la relacion. Quiza el
enfoque de la generacion masiva de datos, pueda ser útil para eso,
para generar masivamente datos, que en realidad esconden lo mas
importante. La o las relaciones que existen en esos datos. Generar
millones de números sin ton ni son es un ejercicio no muy complejo
de programacion, pero, que sirvan es algo a lo google. Quiza las
relaciones importantes son unas pocas que se esconden como
patrones, que se repiten una y otra vez. Patrones que, no son a
simple vista reconocibles. Probablemente, la neoevolución, sea
implocion sobre el pasado. Sobre un mensaje, que ya tenemos, pero
que perdemos de vista. Quiza la tendencia, o la vanguardia, no tenga
que ver con crecer sobre los mismos pilares, sino romperlos para
simplificar.