Está en la página 1de 6

PROTOCOLOS DE PRÁCTICA ASISTENCIAL

Protocolo diagnóstico y terapéutico de la


neumonía adquirida en la comunidad en
Urgencias. Criterios de ingreso
V.M. Mora Cuesta, R. Agüero Balbín, C. Ciorba, A. Martínez Meñaca y J.A. Espinoza Pérez
Servicio de Neumología. Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. Santander. España.

Palabras Clave: Resumen


- Neumonía adquirida en la La neumonía adquirida en la comunidad (NAC), definida como una infección aguda del parénquima
comunidad pulmonar, es una enfermedad frecuente y potencialmente grave. Es importante identificar a estos
- Escala de FINE pacientes a su llegada a los Servicios de Urgencias médicas, y clasificar a los pacientes en dife-
- Escala CURB-65 rentes subgrupos de gravedad para poder decidir el lugar en el que poder hacer el tratamiento co-
rrespondiente, pudiendo ser el entorno extrahospitalario, el ingreso en salas de hospitalización o la
- Criterios ATS-IDSA
necesidad de ingreso en la UCI. Las dos escalas más utilizadas son el Pneumonia severity index
- Tratamiento empírico (PSI) o escala de Fine, y la escala CURB-65. Los criterios de la normativa ATS-IDSA de 2007 son los
más utilizados para valorar el ingreso del paciente con NAC en la UCI. Esta clasificación en dife-
rentes grupos es importante por las posibles diferencias etiológicas y evolutivas, y requerirán di-
ferentes pruebas complementarias y tratamientos antibióticos empíricos, aumentando en intensi-
dad a medida que aumenta la gravedad de la neumonía.

Keywords: Abstract
- Community-acquired
Diagnostic and therapeutic protocol of community-acquired pneumonia in
pneumonia
the emergency department. Admission criteria
- Fine’s score
- CURB-65 score The community-acquired pneumonia (CAP), defined as an acute infection of the pulmonary paren-
- ATS-IDSA criteria chyma is a common and potentially serious illness. It is important to identify these patients upon
- Empirical treatment arrival at the Emergency Medical Services, and to classify them into different subgroups depending
on the gravity in order to decide the appropriate treatment, which may be outside the hospital envi-
ronment, inside hospitalization rooms, or in the ICU. The two most commonly used scores are the
Pneumonia severity index (PSI) or Fine score, and CURB-65 score. The ATS-IDSA 2007 criteria are
best used to assess the patient's admission to the ICU with CAP. This classification into different
groups is important for the possible etiological and developmental differences, and requires diffe-
rent empirical antibiotic treatments and complementary tests, increasing in intensity as a result of
increasing severity of each pneumonia.

Definición tes dados de alta en los 14 días previos, así como a los pacien-
tes que han tenido relación con el entorno sanitario en los
meses previos1. Esta distinción es importante, porque las
La neumonía adquirida en la comunidad (NAC) se define neumonías nosocomiales o relacionadas con los cuidados sa-
como una infección aguda del parénquima pulmonar de ori- nitarios requieren una aproximación diagnóstica y terapéuti-
gen extrahospitalario, excluyendo, por lo tanto, a los pacien- ca diferentes.

3966 Medicine. 2014;11(66):3966-71


PROTOCOLO DIAGNÓSTICO Y TERAPÉUTICO DE LA NEUMONÍA ADQUIRIDA
EN LA COMUNIDAD EN URGENCIAS. CRITERIOS DE INGRESO

Epidemiología Neumonía atípica

En España hay una incidencia de 1,6-1,8 casos por 1.000 Representa aproximadamente el 15 % de las NAC. Está ori-
habitantes al año, siendo más frecuente en invierno, en los ginada por bacterias atípicas como Legionella spp., Mycoplas-
extremos de la vida (niños y ancianos), en varones2 y en aque- ma spp. y C. pneumoniae, así como por virus respiratorios, y
llas personas con factores de riesgo como el alcoholismo, la cursa con tos generalmente seca, febrícula o fiebre baja, dis-
desnutrición, el tabaquismo, la insuficiencia renal o la enfer- nea y síntomas extrapulmonares como artralgias, mialgias o
medad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)3. sintomatología gastrointestinal como náuseas, vómitos y/o
Las tasas de hospitalización en Europa aumentan de for- diarrea. En la radiografía de tórax suelen presentar infiltra-
dos de predominio intersticial. Además, la mayoría de los
ma progresiva con la edad, con 1,29 casos por 1.000 habitan-
pacientes presenta anomalías en la auscultación pulmonar.
tes al año entre personas de 18 a 39 años y 13,21 casos entre
Sin embargo, hay que tener en cuenta que los pacientes an-
la población de 55 o más años4. Además, el 6-10 % de las
cianos pueden tener formas paucisintomáticas y presentarse
neumonías requieren de ingreso en una Unidad de Cuidados en forma de alteraciones del nivel de conciencia, empeora-
Intensivos (UCI). miento de la enfermedad de base y negativa a la ingesta, en-
La NAC es una enfermedad grave con elevada mortali- tre otras, lo cual puede conllevar a un retraso en el diagnós-
dad y morbilidad, siendo la causa infecciosa más frecuente de tico7.
defunción. Como es lógico, la tasa de mortalidad va en au-
mento a medida que incrementa su gravedad, con tasas en
torno al 5 % en los pacientes tratados ambulatoriamente, del Diagnóstico
5,7-14 % en los pacientes hospitalizados y del 34-50 % en
aquellos ingresados en la UCI5. Manifestaciones clínicas

Para establecer el diagnóstico sería, por lo tanto, necesaria la


Etiología presencia de síntomas de infección respiratoria de las vías
bajas, junto con anomalías en la radiografía de tórax de re-
El patógeno más frecuente en todas las edades y en todos los ciente aparición. A la hora de hacer una primera aproxima-
ámbitos es Streptococcus pneumoniae, seguido de las bacterias ción al paciente con sospecha de neumonía, es necesario
atípicas. Entre aquellos que precisan ingreso en una UCI, los hacer una recogida de los signos vitales básicos, como la ten-
microorganismos responsables más frecuentes son Staphylo- sión arterial, frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria,
coccus aureus, Legionella spp. y el neumococo resistente. In- temperatura y saturación de oxígeno. Es preciso también
fluenzae es el virus responsable más frecuente de NAC. Las hacer una detallada exploración física, prestando atención a
infecciones por bacilos gramnegativos entéricos, que son signos de mal pronóstico como puede ser la sudoración pro-
causa frecuente de neumonías nosocomiales, son causa rara fusa, la hipoperfusión tisular o las alteraciones de la colora-
de NAC. Los microorganismos causales varían en función de ción cutánea como la cianosis. Se recomienda también hacer
los diferentes grupos de riesgo. De cualquier modo, hasta en una exploración sistémica detallada, prestando atención a la
el 50 % de los pacientes con NAC no se identifica el mi- auscultación pulmonar.
croorganismo responsable6.

Pruebas complementarias
Clínica Se aconseja en todo paciente con sospecha de neumonía
La forma de presentación clínica puede ser muy variable, que acude a los Servicios de Urgencias realizar de forma
temprana una radiografía de tórax en proyección antero-
desde pacientes que presentan formas leves en las que se pue-
posterior y lateral para confirmar el diagnóstico de neumo-
de realizar un tratamiento ambulatorio, hasta pacientes gra-
nía, así como para descartar la posible afectación bilateral o
ves que requieren ingreso en la UCI e incluso ventilación
la presencia de complicaciones como derrame pleural. Asi-
mecánica. Tradicionalmente se han clasificado las neumonías mismo, se debe realizar un hemograma junto con determi-
en dos grupos en función de su forma de presentación. naciones bioquímicas (glucosa, urea, creatinina y electroli-
tos), que permiten estratificar mejor los diferentes niveles
de gravedad1. En los pacientes que presenten una satura-
Neumonía típica ción de oxígeno por pulsioximetría menor del 90-92 %, se
recomienda la realización de una gasometría arterial, e in-
Representa en torno al 85 % de los pacientes con NAC, y dividualizar la decisión de determinación de forma inme-
está causada generalmente por S. pneumoniae, Hemophilus in- diata de reactantes de fase aguda como la proteína C reac-
fluenzae o Moraxella catarrhalis. Cursa con fiebre elevada, tos tiva (PCR) o procalcitonina8.
con expectoración purulenta, disnea, dolor pleurítico y con- En cuanto al estudio microbiológico, variará dependien-
densaciones alveolares en la radiografía de tórax. do de la gravedad del cuadro, por lo que no se considera

Medicine. 2014;11(66):3966-71 3967


ENFERMEDADES RESPIRATORIAS (IV)

necesaria su realización en los casos de menor gravedad que TABLA 1


Escala CURB-65
pueden ser tratados en su domicilio1, y se deberá profundizar
en aquellos casos que precisan ingreso hospitalario, y más Confusión +1
aún en los pacientes que requieren ingreso en la UCI con la Urea > 7 mml/l +1
intención de posteriormente pautar un tratamiento dirigido Frecuencia respiratoria ≥ 30 respiraciones/min +1
en caso de que el tratamiento empírico no resulte eficaz. En Presión arterial sistólica < 90 mm Hg o diastólica ≤ 60 mm Hg +1
los pacientes que requieren ingreso hospitalario, se reco- Edad ≥ 65 años +1
mienda realizar hemocultivos que deben hacerse mediante Tomada de Lim WS, et al9.
venopunción aséptica en dos extracciones diferentes, con
cultivos en medio aerobio y anaerobio, previos al inicio del
variables presentes, con un rango posible de 0 a 5 puntos
tratamiento antibiótico, así como la determinación de antí-
(tabla 1).
genos urinarios de neumococo y Legionella7. Es recomenda-
En el estudio inicial de Lim y colaboradores9 entre 718
ble también recoger muestras de derrame pleural cuando
pacientes con una edad media de 64 años, utilizando la esca-
está presente mediante toracocentesis, para realizar una tin-
la CURB-65 se observó una mortalidad a 30 días del 0,7%,
ción de Gram, cultivos aerobios y anaerobio y bioquímica del
2,1%, 9,2%, 14,5%, y 40% para la presencia de 0, 1, 2, 3, o
mismo para descartar complicaciones como derrame pleural
4 factores respectivamente. Muy pocos pacientes tuvieron 5
complicado o empiema. A pesar de sus limitaciones, se reco-
puntos, por lo que no se pudieron obtener resultados fiables
mienda recoger una muestra de esputo para realizar una tin-
en cuanto a mortalidad. Además, se clasifica a los pacientes
ción de Gram y visión directa cuando es posible, así como un
en diferentes grupos de riesgo (tabla 2): los enfermos del
cultivo de esputo. En los pacientes con NAC que requiere
grupo I, que corresponde a 0 y 1 puntos, tienen una proba-
ingreso en la UCI, se recomienda, siempre que sea posible,
bilidad de mortalidad baja (1,5 %), por lo que se recomienda
la recogida de muestras respiratorias de vías bajas mediante
su tratamiento extrahospitalario. Los pacientes del grupo II,
aspirado traqueal o fibrobroncoscopia. Se aconseja también
que corresponden a los pacientes con 2 puntos, tienen una
la realización de frotis nasofaríngeo si se sospecha virus gri-
mortalidad intermedia (9,2 %), por lo que se recomienda una
pal y está indicado el tratamiento, fundamentalmente en
hospitalización corta y, finalmente, en los pacientes del gru-
épocas epidémicas.
po III (3-5 puntos), con una mortalidad elevada (22 %) se
recomienda su ingreso hospitalario e incluso en la UCI para
Evaluación de la gravedad y escalas los pacientes más graves. Se aconseja de igual modo el ingre-
so hospitalario en aquellos pacientes que aun teniendo pun-
pronósticas tuaciones bajas presentan insuficiencia respiratoria o afecta-
ción multilobar en la radiografía de tórax.
Después de hacer un diagnóstico de NAC, es necesario eva-
luar la gravedad de la misma, para lo cual, además de una
adecuada valoración clínica, se ha demostrado muy útil la
utilización de escalas pronósticas que, utilizando diferentes
Escala de Fine o Pneumonia Severity Index
parámetros, permiten establecer de forma objetiva la proba-
Es mucho más completa que el CURB-65, utiliza 20 varia-
bilidad de fallecimiento de un paciente con NAC, y así esti-
bles e incluye diferentes parámetros que valoran de forma
mar la posibilidad de ingreso hospitalario e iniciar diferentes
global al paciente10 (tabla 3), atendiendo a la edad, el sexo, las
tipos de tratamiento según la gravedad. Las dos escalas pro-
comorbilidades, los signos vitales y las alteraciones analíticas
nósticas que aportan mejores resultados en su aplicación en
y radiológicas. Sumando los valores obtenidos de las 20 va-
urgencias hospitalarias y que están más ampliamente valida-
riables se obtiene una puntuación final, y estratifica a los pa-
das y recomendadas son: la escala de Fine o PSI (Pneumonia
cientes en 5 grupos en función de la probabilidad de falleci-
Severity Index) y el CURB-65.
miento en 30 días. En función de la puntuación obtenida se
clasifica a los pacientes en 5 grupos de riesgo (tabla 4): los
pacientes de la clase I (menores de 50 años y sin factores de
Escala CURB-65 riesgo) y II (menos de 70 puntos), tienen una mortalidad
muy baja, lo que justifica que puedan ser tratados de forma
CURB659 es el acrónimo de confusion (confusión), urea (urea
ambulatoria; los pacientes de la clase III, con puntuación en-
superior a 7 mml/l), respiratory rate (frecuencia respiratoria
tre 71-90, requieren una hospitalización corta en áreas de
igual o mayor a 30 respiraciones/min), blood pressure (presión
arterial diastólica igual o menor a 60
mm Hg o sistólica inferior a 90 TABLA 2
mm Hg) y age (edad) igual o mayor a Grupos de riesgo de la neumonía adquirida en la comunidad según la escala CURB-65
65 años. La escala CURB fue diseña-
Grupo de riesgo Puntuación Probabilidad de mortalidad Actitud
da inicialmente por la British Thoracic
1 0-1 <3% Tratamiento extrahospitalario
Society y posteriormente Lim y cola-
2 2 9,2 % Ingreso de corta estancia
boradores añadieron la edad, consti-
3 3-5 31 % Ingreso hospitalario/UCI
tuyendo finalmente el CURB-65. Se
UCI: Unidad de Cuidados Intensivos.
suma un punto por cada una de las Tomada de Lim WS, et al9.

3968 Medicine. 2014;11(66):3966-71


PROTOCOLO DIAGNÓSTICO Y TERAPÉUTICO DE LA NEUMONÍA ADQUIRIDA
EN LA COMUNIDAD EN URGENCIAS. CRITERIOS DE INGRESO

TABLA 3 TABLA 4
Escala de Fine o PSI Grupos de riesgo de la neumonía adquirida en la comunidad según la
escala de Fine
Edad
Mortalidad
Varones Años Clase Puntuación Actitud
a 30 días (%)
Mujeres Años - 10
Si < 50 años y sin neoplasia, ni
Asilo o residencia + 10 Tratamiento
I insuficiencia cardíaca, enfermedad 0,1 ambulatorio
cerebrovascular, hepática o renal
Comorbilidades
Tratamiento
Enfermedad neoplásica activa + 30 II < 70 0,6 ambulatorio
Enfermedad hepática + 20 III 71-90 0,9 - 2,8 Ingreso corto
Insuficiencia cardiaca congestiva + 10 IV 91-130 8,2 - 9,3 Ingreso hospitalario
Enfermedad cerebrovascular + 10 Ingreso hospitalario/
V > 130 27 - 29,2
Enfermedad renal + 10 UCI
Exploración física UCI: Unidad de Cuidados Intensivos.
Tomada de Fine MJ, et al10.
Alteración del estado mental + 20
Frecuencia cardiaca ≥ 125 lpm + 10
TABLA 5
Frecuencia respiratoria ≥ 30 rpm + 20 Criterios de la American Thoracic Society y la Infectious Diseases
Presión sistólica < 90 mm Hg + 20 Society of America (ATS/IDSA) de ingreso en la UCI
Temperatura < 35 ºC o ≥ 40 ºC + 15
Criterios mayores Criterios menores
Alteraciones de laboratorio
BUN ≥ 30 mg/dl (11 mmol/l) + 20 Shock séptico que requiere soporte Frecuencia respiratoria ≥ 30 rpm
vasopresor
Sodio < 130 mmol/l + 20 PaO2/FiO2 ≤ 250
Insuficiencia respiratoria que requiere
Glucosa ≥ 250 mg/dl (14 mmol/l) + 10 ventilación mecánica Infiltrados multilobares
Hematocrito < 30 % + 10 Confusión
pH arterial < 7,35 + 30 BUN ≥ 20 mg/dl ( > 7 mmol/l)
PaO2 arterial < 60 mm Hg o saturación de O2 < 90 % + 10 Leucopenia
Alteraciones radiológicas Trombocitopenia
Derrame pleural + 10 Hipotermia
Tomada de Fine MJ, et al10. Hipotensión que require fluidoterapia

alta resolución hospitalaria si se dispone de ellas y, por últi- Tratamiento


mo, los pacientes agrupados en la clase IV (91-130 puntos) y
los de la clase V (más de 130 puntos) deben ser ingresados en Se recomienda el inicio de tratamiento antibiótico de forma
el hospital, dada su mayor probabilidad de mortalidad, y va- temprana, a ser posible en las primeras 4-6 horas de su llega-
lorar su ingreso en la UCI en los pacientes más graves. da al Servicio de Urgencias, por haberse demostrado una
La principal limitación de la escala PSI es el peso que se menor mortalidad cuanto más pronto se recibe la primera
le da a la edad, de modo que puede infraestimar la gravedad dosis. Se recomienda que la primera dosis de antibiótico
en pacientes jóvenes sin comorbilidades, por lo que de igual debe administrarse en Urgencias y antes de que el paciente
manera se recomienda el ingreso hospitalario en pacientes sea trasladado a una planta de hospitalización. Puesto que no
con insuficiencia respiratoria, afectación multilobar o derra- existen en la actualidad métodos diagnósticos con sensibili-
me pleural. dad y especificidad del 100 %, el tratamiento antibiótico ini-
cial debe ser empírico en la mayoría de los pacientes en fun-
ción de la gravedad del cuadro (tabla 6)7.
Criterios de ingreso en la Unidad de Cuidados
Intensivos
Neumonía adquirida en la comunidad tratada
En un intento de identificar a aquellos pacientes que preci- de forma ambulatoria
san de ingreso en la UCI, se han desarrollado diferentes es-
calas pronósticas, como la SMART-COP11, por sus iniciales Dada su alta prevalencia global, el tratamiento debe ir dirigi-
en inglés y que engloba 8 parámetros, y la escala SCAP (Se- do a cubrir el neumococo, así como los otros microorganis-
verity Community Acquired Pneumonia)12 que predicen el de- mos más frecuentes como M. pneumoniae, C. pneumoniae y L.
sarrollo de eventos adversos graves (ventilación mecánica, pneumophila. Hay que tener en cuenta que en nuestro país las
shock y/o fallecimiento) y que podrían justificar el ingreso en resistencias de S. pneumoniae a macrólidos son alrededor de
la UCI, pero precisan de validación en diferentes cohortes. un 25 %, por lo que no se recomienda su uso en monotera-
Por otro lado, sí se ha validado otra escala desarrollada por la pia. Por otra parte, aunque las resistencias de S. pneumoniae a
American Thoracic Society y la Infectious Diseases Societyof Ame- betalactámicos han ido disminuyendo con el tiempo, se sigue
rica (ATS/IDSA)13,14 que incluye 2 criterios mayores y 9 me- recomendando administrar dosis elevadas de penicilinas o
nores (tabla 5). betalactámicos que permitan alcanzar niveles séricos adecua-
Se recomendaría el ingreso en la UCI cuando esté pre- dos del antibiótico que actúen eficazmente en caso de dichas
sente un criterio mayor o, al menos, 3 criterios menores. resistencias. Los estudios clínicos demuestran claramente

Medicine. 2014;11(66):3966-71 3969


ENFERMEDADES RESPIRATORIAS (IV)

TABLA 6
Antibioterapia empírica según la clasificación pronóstica de la neumonía adquirida en la comunidad

Escala pronóstica Tratamiento antibiótico Lugar de tratamiento


PSI Clase I-II Monoterapia: levofloxacino 500 mg/24 h (7-10 días) o moxifloxacino 400 mg/24 h (7-10 días) Alta hospitalaria
CURB-65 grupo 1 (0-1 puntos) Terapia combinada: amoxicilina 1 g/8 h + macrólido (azitromicina 500 mg/24 h 3-5 días) o claritromicina Control en 48 horas
500 mg/12 h (10 días)
PSI Clase III Monoterapia: levofloxacino 750 mg/24 h, moxifloxacino 400 mg/24 h Hospitalización corta
CURB-65 grupo 2 (2 puntos) Terapia combinada: cefalosporina 3ª generación (cefotaxima 2 g/6-8 h o ceftriaxona 2 g/24 h) o amoxicilina-
ácido clavulánico y macrólido (azitromicina o claritromicina)
PSI Clase IV Terapia combinada: cefalosporina 3ª generación (cefotaxima 2 g/6-8 h o ceftriaxona 2 g/24 h) y macrólido o Hospitalización
levofloxacino.
CURB-65 grupo 3 (3-5 puntos)
Sospecha de aspiración: amoxicilina-ácido clavulánico 2 g/8 h o ertapenem
PSI Clase V Cefalosporina 3ª generación (cefotaxima 2 g/6-8 h o ceftriaxona 2 g/24 h) o amoxicilina-ácido clavulánico Hospitalización/UCI
más macrólido (azitromicina 500 mg/24 h o claritromicina 500 mg/12 h) o fluoroquinolonas (levofloxacino
CURB-65 grupo 3 (3-5 puntos) 750 mg/24 h)
Factores de riesgo de Pseudomonas aeruginosa cefepime o carbapenem (imipenem/meropenem) o
piperacilina-tazobactam + fluoroquinolonas(ciprofloxacino/levofloxacino)
PSI: Pneumonia Severity Index; UCI: Unidad de Cuidados Intensivos.

que la administración de un betalactámico más un macrólido cino 750 mg/día o moxifloxacino 400 mg/día). En caso de
o una quinolona sola tienen la misma eficacia clínica. Por lo existencia de factores de riesgo de padecer infecciones por
tanto, se recomienda la asociación de amoxicilina o amoxici- Pseudomonas aeruginosa (pacientes con bronquiectasias,
lina-ácido clavulánico más azitromicina o claritromicina, o EPOC, haber recibido tratamiento antibiótico durante 7 o
bien levofloxacino o moxifloxacino en monoterapia, hacien- más días en los últimos 3 meses, corticoterapia, hospitaliza-
do así una adecuada cobertura frente a neumococo y bacte- ción reciente) se recomienda la combinación de un betalac-
rias atípicas. El uso de una cefalosporina oral (cefditorén) támico anti-Pseudomonas (piperacilina-tazobactam, imipe-
sería una alternativa para asociar a los macrólidos. La dura- nem, meropenem, cefepima, ceftazidima) junto con quino-
ción de los tratamientos sería por un máximo de 10 días, lonas (ciprofloxacino o levofloxacino); en pacientes que pre-
salvo con azitromicina (3-5 días)7. sentan alergia a betalactámicos, se aconseja administrar az-
treonam junto con quinolonas. Si se sospecha que la NAC se
debe a una aspiración, se recomienda el uso de amoxicilina-
Neumonías adquiridas en la comunidad que ácido clavulánico, con dosis elevadas de amoxicilina (2 g/8
precisan hospitalización horas), o bien clindamicina asociada a una cefalosporina de
tercera generación e incluso monoterapia con moxifloxacino
Dada la mayor gravedad de estos pacientes, se suele reco- o ertapenem; para los pacientes más graves con sospecha de
mendar una terapia antibiótica más agresiva y se aconseja aspiración, se recomienda la asociación piperacilina-tazobac-
administrar una combinación de antibióticos en lugar de la tam más clindamicina7.
monoterapia. Se recomienda cubrir con el tratamiento empí-
rico tanto neumococo (con mayores probabilidades de ser
resistente) como bacilos gramnegativos, así como tener pre- Otras medidas terapéuticas
sente Legionella pneumophila. Así pues, para los pacientes con
NAC que requieren hospitalización, el tratamiento empírico Además del tratamiento antibiótico, se recomiendan otras
recomendable sería el siguiente: a) administración de una medidas terapéuticas como el uso de oxigenoterapia para
quinolona en monoterapia (levofloxacino o moxifloxacino mantener una pO2 igual o mayor de 60 mm Hg o una
por vía oral o intravenosa) o b) combinación de una cefalos- SaO2 igual o mayor al 90 %, así como ventilación mecáni-
porina de tercera generación (cefotaxima o ceftriaxona) o ca invasiva o no invasiva según la gravedad del paciente.
amoxicilina-clavulánico con un macrólido7. Para los pacientes con hipotensión arterial, se requiere
hidratación adecuada en las primeras horas mediante flui-
doterapia intensa, e incluso la perfusión de aminas vasoac-
Neumonía adquirida en la comunidad que tivas para conseguir unas cifras adecuadas de tensión arte-
precisa ingreso en la Unidad de Cuidados rial en aquellos pacientes que lo precisen. Además se
Intensivos deben emplear analgésicos, antitérmicos, broncodilatado-
res ante episodios de obstrucción bronquial, profilaxis de
enfermedad tromboembólica venosa, así como una nutri-
La administración de una combinación de antibióticos, con-
ción adecuada1.
cretamente un betalactámico con un macrólido, disminuye la
mortalidad, por lo que se recomienda iniciar un tratamiento
por vía intravenosa combinado con una cefalosporina de ter-
cera generación en dosis elevadas (cefotaxima 2 g/6-8 horas
Conflicto de intereses
o ceftriaxona 2 g/día) acompañado de un macrólido (azitro-
Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
micina 500 mg/día) o una quinolona respiratoria (levofloxa-

3970 Medicine. 2014;11(66):3966-71


PROTOCOLO DIAGNÓSTICO Y TERAPÉUTICO DE LA NEUMONÍA ADQUIRIDA
EN LA COMUNIDAD EN URGENCIAS. CRITERIOS DE INGRESO

Bibliografía ✔
7. rr Menéndez R, Torres A, Aspa J. Neumonía adquirida en la co-
munidad. Nueva normativa de la Sociedad Española de Neumología
y Cirugía Torácica (SEPAR). Arch Bronconeumol. 2010;46(10):543-
r Importante rr Muy importante 58.

8. Huang DT, Weissfeld LA, Kellum JA. Risk prediction with procalcitonin
✔ Metaanálisis ✔ Artículo de revisión and clinical rules in community-acquired pneumonia. Ann Emerg Med.

✔ ✔ Guía de práctica clínica


2008;52:48-58.
Ensayo clínico controlado

9. Lim WS, Van der Eerden MM, Laing R. Defining community-acquired

✔ Epidemiología pneumonia severity on presentation to hospital: an international deriva-


tion and validation study. Thorax. 2003;58:377-82.

10. Fine MJ, Auble TE, Yealy DM. A prediction rule to identify low-risk pa-
tients with community-acquired pneumonia. N Engl J Med.

1. rr Blanquer J, Sanz F. Neumonía adquirida en la comunidad. Arch 1997;336:243-50.
Bronconeumol. 2010;46Supl7:26-30. ✔
11. Charles PG, Wolfe R, Whitby M. SMARTCOP: A tool for predicting the

2. Almirall J, Bolíbar I, Vidal J. Epidemiology of community-acquired pneu-
monia in adults; a population-based study. Eur Respir J. 2000;15:757-63.
need for intensive respiratory or vasopressor support in community-
acquired pneumonia. Clin Infect Dis. 2008;47:375-84.

3. Almirall J, Bolíbar I, Balanzó X. Risk factors for community-acquired
pneumonia in adults: a population-based case-control study. Eur Respir J.

12. Capelastegui A, Gorordo I, Esteban C. Development and validation of a
clinical prediction rule for severe community-acquired pneumonia. Am J
1999;13:349-55. Respir Crit Care Med. 2006;174:1249-56.

4. Trotter CL, Stuart JM, George R. Increasing hospital admissions for
pneumonia, England. Emerg Infect Dis. 2008;14:727-33.

13. Mandell LA, Wunderink RG, Anzueto A. Infectious Diseases Society of
America/American Thoracic Society consensus guidelines on the mana-

5. Fine MJ, Smith MA, Carson CA. Prognosis and outcomes of patients
with community-acquired pneumonia. A meta-analysis. JAMA.
gement of community-acquired pneumonia in adults. Clin Infect Dis.
2007;44:S 27-72.
1996;275:134-41. ✔
14. Phua J, See KC, Chan YH. Validation and clinical implication of the

6. Mandell LA, Wunderink RG, Anzueto A. Infectious Diseases Society of
America/American Thoracic Society consensus guidelines on the mana-
IDSA/ATS minor criteria for severe community-acquired pneumonia.
Thorax. 2009;64:598-603.
gement of community-acquired pneumonia in adults. Clin Infect Dis.
2007;44Suppl2:S27−72.

Medicine. 2014;11(66):3966-71 3971