Está en la página 1de 4

Lee el siguiente texto y posteriormente contesta las preguntas:

Canto V. El infierno de los tormentos.


El infierno de los tormentos: Minos el examinador de las culpas. Segundo Círculo. El viento infernal:
los prisioneros del amor carnal. La historia de Paolo y Franchesca.

Descendimos al círculo segundo, éste —dijo mi Guía—, ve a tu oficio,


de más estrecho cerco y doloroso. que tú no sabes nada.
Allí Minos, terrible y espantoso,
analiza las culpas e infecundo, No existía
ordena el puesto que en el ciego mundo luz en aquel lugar. Vientos contrarios
se asigna a cada alma. Temeroso, desgarraban su espacio, adversarios
confiesa el ser sus faltas. Sin reposo, mares siempre sin tregua. Se sentía
él dispone el tormento en el inmundo el rumor del gemir en agonía
hueco. en el aire, tristes itinerarios
Inmisericorde, frío, duro, de dolor, puñales sanguinarios
marca el sitio preciso, tan seguro, en dura lucha y en tenaz porfía.
que nada queda al alma examinada;
y, mísera, al huir de la Justicia Y supe que allí estaban los que niegan
del Amor, se somete a la inmundicia a la razón, siguiendo el apetito
de la sentencia hostil y despiadada. de la pasión del cuerpo al que se entregan.
Y su pasión, sin rumbo ni sentido,
Secas, de pie, las almas, una a una, se ha convertido en vendaval maldito,
Minos las analiza, clasifica muerto el placer y el corazón perdido.
y decide. Duramente despotrica
y rechinan sus dientes. No hay ninguna ¡Como las bandas de los estorninos
esperanza. Implacable tribuna llegado el tiempo frío y el desdeño,
de soberbia, silogismo que se aplica y el terrible huracán!... El blando sueño
a analizar miserias, no se implica ya no tiene lugar: secos espinos
en el dolor. ¿Piedad?.., ¡si hubiese alguna…! aguardan la carnaza, desatinos
Pero él no sabe qué es, él, desalmado, de sangre y plumas, y el que fue dueño
ignora al alma y mide su pecado. de su volar, hoy gime en el empeño
de evitar el puñal. Los dulces trinos
—Tú, que vienes al doloroso hospicio hoy son gritos de horror.
—me gritó—, no te fíes, no te engañe Así llevaban
lo amplio de la entrada. los vientos a las almas que en hilera,
—No te atañe sollozaban, gemían, blasfemaban,
y sus llantos se tornan en aullidos “¡No hay mayor dolor, en la miseria,
sobre la horrenda sima, bramadera que recordar el tiempo de la dicha!”,
donde se sorben todos los gemidos. tu Maestro conoce esta desdicha,
y bien lo sabe… Triste, la materia
—Maestro, yo querría conversar muere…, la vida, fulgurante feria,
con ésos que al mirarlos, me parecen se apaga... El alma se encapricha
vilanos en el aire, cuando crecen y se resiste a abandonar la ficha
los cardos y es el tiempo de soñar... de su juego. Ignora cuán seria
¡tan leves son!… ¿qué han hecho para estar es su elección:
aquí?... tan tiernos que enternecen... “Un libro, aquel pasaje
cuando el hombre, mudo de embeleso,
—Llámalos —dijo—, tu piedad merecen. besa como nadie hizo jamás.
mira, no su pecado, su pesar. Solos..., mi casto amigo, dulce paje,
Ellos se acercarán cuando les llegue puso en mis labios su encendido beso…
el remolino que les encadena, Y aquella tarde no leímos más”
escucha de sus labios triste historia
y sabrás cómo, a veces, una pena “Aún me tiembla la sangre derramada
hace que, ciego, el corazón se niegue, por injusto puñal que nos dio muerte,
encerrada en un punto su memoria. en venganza de honor. Fue nuestra suerte
pasión ante la ira arrebatada.
—¡Vosotros! que miraros me estremece, Pero más triste y dolorosa espada,
enredados, no heridos, triste vuelo aquel instante, dulce, que tan fuerte
teñido de dolor y desconsuelo, nos enredó. Aquí somos inerte
¡venid!, si el viento oscuro no lo empece. recuerdo, donde el alma, atribulada,
nada quiere esperar. Porque, imborrado,
Ellos se me acercaron, enmudece siempre lloramos el placer perdido
ver dos palomas en ausente cielo que nos azota en viento yermo y yerto.” 
empañados sus ojos por un velo
que impide al corazón y entenebrece —¡Qué sutil es la tela del pecado!
el alma.
Y lleno de piedad, perdí el sentido
Tú, que miras nuestra herida, y caí en tierra como un cuerpo muerto.
dijo ella — él sólo sollozaba—,
“Divina Comedia”. Dante Alighieri.
un instante nos ata, es imposible
borrarlo, no tenemos otra vida
que él. Todo allí empieza y acaba
para nosotros. Y oye lo indecible:

1. ¿Qué idea se desprende del texto?


a) Para las almas es mayor el sufrimiento en el primer Grado.
b) Para las almas, el sufrimiento es menor, puesto que tienen uso de razón sobre su pecado.
c) Minos fue condenado por tener la cola tan larga como sus pecados.
d) En los Círculos del abismo existe la misma magnitud del dolor.

2. ¿Cuál de los siguiente nombres se adapta al contexto del segundo círculo del infierno?
a) Círculo de los pecadores.             b) Círculo del pecado carnal.           
c) Círculo pasional. d) Todas las anteriores.

3. ¿Qué se infiere de la lectura?


a) Las almas y sus culpas hacían rechinar los dientes de Minos.
b) Los gritos de Minos lo causaba la presencia de muchos pecadores.
c) El infierno estaba determinado por tres círculos punzantes.
d) En el infierno hay zonas específicas según la magnitud de los pecados.
e) Ninguna de las anteriores.

4. ¿Qué palabra se opone a 'punzante', según el texto?


a) Perdón           c) Dolor                        b) Manso           d) Absolución

5. ¿Qué implicancia tiene la pregunta del guía?


a) Amenazar a Minos para que se ciña la cola en torno a su cuerpo.
b) Decir a Minos que no tiene poder para detener al personaje principal.
c) Averiguar cuántos Círculos hay en el abismo donde reina Minos.
d) Saber de dónde vienen las voces plañideras que hirieron sus oídos.

6. ¿Cuál de los siguientes temas abarca el canto V?


a) Lujuria. b) Pasión. c) Amor sin razón. d) Todas las anteriores.
e) Ninguna de las respuestas es correcta.

ACTIVIDAD DE EVALUACIÓN
Lee el siguiente fragmento de “Siete noches” de Jorge Luís Borges y halle la característica de la
humanización en el canto V de la Divina Comedia.

… “Hay algo que no dice Dante, que se siente a lo largo de todo el episodio y que quizá le da su
virtud. Con infinita piedad, Dante nos refiere el destino de los dos amantes y sentimos que él envidia
ese destino. Paolo y Francesca están en el Infierno, él se salvará, pero ellos se han querido y él no ha
logrado el amor de la mujer que ama, de Beatriz. En esto hay una jactancia también, y Dante tiene que
sentirlo como algo terrible, porque él ya está ausente de ella. En cambio, esos dos réprobos están
juntos, no pueden hablarse, giran en el negro remolino sin ninguna esperanza, ni siquiera nos dice
Dante la esperanza de que los sufrimientos cesen, pero están juntos. Cuando ella habla, usa el
nosotros: habla por los dos, otra forma de estar juntos. Están juntos para la eternidad, comparten el
Infierno y eso para Dante tiene que haber sido una suerte de Paraíso.

Sabemos que está muy emocionado. Luego cae como un cuerpo muerto” …