Está en la página 1de 4

Servicio Penitenciario de la Provincia de Santa Fe

Organismo Técnico Criminológico

CONSIDERACIONES PARA LA IMPLEMENTACIÓN DEL NUEVO


PROTOCOLO DE INTERVENCIÓN PARA LOS PSICÓLOGOS AFECTADOS
AL ORGANISMO TÉCNICO CRIMINOLÓGICO.

Atentos a la reorganización de los recursos humanos con los que


cuentan los EARS para dar respuesta al nuevo diseño con el que se crea el
OTC, a continuación se incluirán consideraciones dirigidas especialmente al
área de psicología.
Dado que los profesionales que conformarán el OTC provienen de los
EARS, se estima que resulta conveniente considerar los aspectos que puedan
condicionar la orientación de los dictámenes que sobre los internos producen
los profesionales para aportar a determinar en cada caso la dinámica en la
progresividad en el cumplimiento de la pena de prisión.
Luego de la contemplación y consideraciones que pudieran hacerse
alrededor de estos aspectos, resultará imprescindible encontrar unas
coordenadas comunes a todos los profesionales, cuya utilización permita
elaborar los informes técnicos criminológicos que incluyan elementos a partir
de los cuales se establezcan particularidades que en cada caso darán cuenta
de las distintas trayectorias de las personas condenadas, a propósito de las
singularidades y el modo con el que, en cada una, se fue determinando el
diseño del componente penal en su trayectoria vital: si resultara ser primaria en
condena o reincidente, su edad, si violó instancias superiores de la
progresividad y si en esas circunstancias cometió un nuevo delito, etc. Se trata
de la adecuación al Decreto Nº 4127; hacer uso del mismo para evaluar
aspectos objetivos del comportamiento de las personas en relación al estilo con
que cada una se adecua a las normas que deben respetar para ser
incorporadas a las instancias superiores que estén en condiciones de alcanzar
en la progresividad, sin dejar de evaluar cómo sostuvo (en casos de
reincidentes o primarios en condena que ya hayan estado incorporados a
regímenes de salidas transitorias que violaron y hayan sido posteriormente
recapturados para terminar de cumplir la pena que se les impusiera) con
anterioridad otras incorporaciones por el estilo, para contar con elementos
comprobados a partir de los que podrán establecerse diferencias en cada caso
que servirán posteriormente para diseñar una planificación en la trayectoria del
Servicio Penitenciario de la Provincia de Santa Fe
Organismo Técnico Criminológico

cumplimiento de la pena de prisión, que se ajuste a las exigencias legales y a


las condiciones normativas establecidas en el referido decreto. De modo que
se harán propuestas para cada caso que estarán condicionadas por la
singularidad con la que cada una de las personas ha recorrido la constelación
del Sistema Penal.
Para poder realizar esta tarea se deberán privilegiar los contactos con
los profesionales de los EARS, en la dimensión que resulte necesaria en cada
caso y, en todos los casos, la carpeta criminológica que conformarán los
profesionales de los EARS deberá ser una fuente relevante de información
para los profesionales del OTC. Como así también resultará fundamental
trabajar articuladamente entre las áreas profesionales afectadas al OTC, para
que los informes tengan un carácter integral, guardando las particularidades
discursivas de cada profesión.
Los profesionales que realicen informes relativos a la promoción en la
progresividad de personas condenadas, también incluirán aspectos de la
historia subjetiva de cada persona y, de resultar pertinente para quien informa,
también serán considerados los efectos institucionales carcelarios, positivos y
negativos, cuya inclusión se justifique para ceñir los aspectos singulares en
cada caso a las evaluaciones posteriores que motivan la confección de estos
informes y arribar a una opinión que se encuentre avalada por
argumentaciones inclusivas de los aspectos recientemente señalados que,
pasadas por el tamiz propio de la formación profesional, permitan arribar a una
opinión: favorable o desfavorable. Arribar a esta instancia significa contar con
una primera definición que con posterioridad será tratada por otras miradas y
discursividades inherentes a las procedencias de sus actores: Consejo
Correccional, Juez de Ejecución Penal, Fiscales y Defensores.
Estos últimos elementos son los que permitirán que cada dictamen
elaborado por los profesionales tenga un carácter único que responderá a la
relación de una multiplicidad de factores, que servirán para ceñir el objeto de
los informes: determinar el grado de responsabilidad con que cada persona se
desempeñó en las esferas del sistema penal concerniente a la ejecución de la
pena.
Se entiende justificado el uso de los datos objetivos del decreto
mencionado en la elaboración de informes porque permite establecer
Servicio Penitenciario de la Provincia de Santa Fe
Organismo Técnico Criminológico

diferencias entre cada uno de los casos de los internos que se aborde;
diferencias que serán utilizadas como parámetros de la responsabilidad con
que cada individuo condenado administró sus acciones. Se trata de diferenciar,
discriminar, a las personas por estos aspectos que también resultan ser una
modalidad de reconocer en todas ellas la dimensión de sujeto responsable de
sus actos. Podrán evitarse así las consideraciones mecánicas que sólo
focalizan a las personas condenadas en su condición de víctimas del Sistema
Penal y, junto con ello, se deberá tener especial cuidado en estas
construcciones escritas para no terminar dando cuenta de lo que las personas
son (delincuentes, marginales, transgresores) sino de lo que hicieron en
relación a los compromisos asumidos con las condiciones exigidas en la
experiencia de verse privados legalmente de la libertad.
La necesidad de implementación de este nuevo Protocolo que
reemplazará al Protocolo puesto en vigencia en el año 2008 por Resolución N°
1670, se fundamenta en los efectos que el uso del Protocolo a reemplazar tuvo
en la disminución de la calidad de muchos de los informes elaborados por los
psicólogos penitenciarios de la Prov. de Santa Fe. Merece ser indicada la
calidad académica y conceptual del Protocolo del 2008 que fue utilizada para
fundamentar un cambio en las prácticas de los profesionales de los EARS;
prácticas dirigidas a hacer efectiva la reducción de daños a las personas
privadas de la libertad que se reconocen como inherentes a toda institución
carcelaria. Una de las propuestas centrales en la intervención de los EARS fue
la de encontrar una salida para evitar responder a la demanda legal de elaborar
diagnósticos y pronósticos de cada interno; resulta ser esta una exigencia
sobredimensionada. Para el caso del diagnóstico, se puede argumentar que la
gran mayoría de las personas que delinquen no padecen una patología mental
con suficiente entidad como para poder ser diagnosticada; resultaría más
pertinente para esta demanda una óptica sociológica. Para el caso del
pronóstico, resulta sumamente errática la pretensión de contar con un
conocimiento previo de los actos que ejecutará una persona en el futuro.
No obstante este escollo conceptual de procedencia legal con el que se
encuentra el psicólogo penitenciario, resulta pertinente considerar, para
responder la demanda del pronóstico, un plano probabilístico que en cada caso
se verá enmarcado por los registros de acciones transgresoras voluntarias a
Servicio Penitenciario de la Provincia de Santa Fe
Organismo Técnico Criminológico

las disposiciones normativas legales; de esta manera en cada caso se podrán


establecer consideraciones en cuanto a la coherencia trazada entre los
compromisos asumidos por el interno con las instancias administrativas
superiores que ameritan la morigeración de la pena, por ejemplo, y los
posicionamientos subjetivos asumidos por el interno, producto de su grado de
responsabilidad por mantener esas condiciones pautadas (con estas
operatorias propuestas intentan evitarse las consideraciones que se tornan
hegemónicas del interno como víctima del sistema penal. Esta evitación no
considera desentenderse de los procesos socio-culturales que vulnerabilizan
las potencialidades de las personas, sino incluirlos en los planos de análisis
junto a la dimensión de responsabilidad de la subjetividad).
En síntesis, el objetivo de este nuevo Protocolo se propone ordenar las
prácticas de los psicólogos penitenciarios a una mayor adecuación al escenario
al que son convocadas; una alternativa que contempla la posibilidad de
aumentar la calidad del trabajo producido por estos profesionales, lo que podrá
redundar el grado de autoridad (actualmente disminuido) que se le asigna a
estos; objetivo de adecuación que de ninguna manera contempla la sumisión
de la práctica del psicólogo frente al resto de los actores del Sistema Penal, por
el contrario se entiende aquí que alcanzando suficiente coherencia en sus
intervenciones, expuestas en sus informes, se fortalecerá la condición de la
discursividad que aporte.