Está en la página 1de 6

ÍNDICE

1. Resumen…………………………………………………………………….
2. Estado de Arte…………………………………………………………….
3. Definición del problema………………………………………………
4. Justificación………………………………………………………………..
5. Objetivos……………………………………………………………………
1. RESUMEN

La Capsulitis Adhesiva (hombro congelado), Bursitis Subacomial y la Epicondilitis (codo de tenista) son
enfermedades musculo-esqueléticas degenerativas de las extremidades superiores que afectan del 3
al 5% de la población, más comunes en personas de entre 40 y 70 años de edad. Las causas y los
síntomas son diferentes entre cada una, pero sus tratamientos tienen una cosa en común, la
fisioterapia. Cuando una persona sufre de alguna de estas enfermedades, o inclusive algún otro
trauma como una fractura de brazo, clavícula, etc., generalmente pierde la movilidad en la o las
extremidades afectadas, esto les impide realizar acciones indispensables en la vida cotidiana como
conducir, cargar cosas y en algunos casos trabajar. En el tratamiento de estos casos es necesaria la
fisioterapia, en la cual los pacientes realizan diversos ejercicios para recuperar la movilidad de sus
extremidades. Algunas veces estos ejercicios deben hacerse durante algunos cuantos meses y en los
casos más graves, incluso años.

En las últimas décadas se han diseñado diversos exoesqueletos para diferentes propósitos en el área
médica. Ninguno de estos ha tenido gran impacto, ya que esta tecnología aún está en etapa
experimental y en proceso de perfeccionamiento. Con el afán de ser parte de esta mejora continua
hacia el camino de la perfección, presentamos el exoesqueleto “Yudar”, diseñado para la
rehabilitación de personas que han sufrido alguna de las enfermedades mencionadas y que han
perdido la movilidad en las extremidades superiores (hombro, codo y muñeca) que servirá como
asistente en la fisioterapia de los pacientes, con el fin de reducir el esfuerzo cíclico de los músculos a
rehabilitar, facilitar y amortiguar los movimientos de los mismos y reducir el tiempo de su
recuperación de los pacientes.

2. ESTADO DEL ARTE

Durante años se ha trabajado en la restauración de las funciones motoras de las extremidades


superiores, intentando conectar el sistema nervioso humano con dispositivos electrónicos
permitiendo así mejorar las condiciones de vida de los pacientes que han presentan lesiones por
accidentes cerebro vascular o aquellos que se han visto afectados por parálisis cerebral.
Es posible afirmar que el desarrollo alrededor de los exoesqueletos se ha enfocado en la asistencia de
problemas relacionados con las extremidades superiores del cuerpo humano.
En la actualidad, han aumentado las enfermedades que afectan la capacidad motriz de los individuos,
generando un incentivo en el desarrollo de prototipos que ayudan a pacientes a recuperar
progresivamente la movilidad y estabilidad de la extremidad superior afectada.
Así, la mayoría de los problemas de hombro son provocados por situaciones como:
El envejecimiento y otros cambios degenerativos.
Uso excesivo prolongado.
Uso y desgaste continuo (al realizar trabajo manual).
Lesiones y caídas.
Cabe mencionar que existen otros trastornos –como tumores, infecciones y problemas relacionados
con el sistema nervioso– que provocan enfermedades del hombro menos comunes.
Existen cuatro categorías generales de padecimientos del hombro:
Inflamación del tendón (bursitis o tendinitis) o desgarros
Cuando se inflaman las bolsas o “bursas” del hombro (almohadillas llenas de líquido que reducen la
fricción entre los músculos y el hueso), los tejidos y tendones adyacentes también se inflaman o
hinchan.
A esto se le conoce como bursitis acromial, debido a la cercanía de la bursa con el hueso del
omóplato conocido como acromion.
Este hueso realiza una “compresión” de los tendondes y la bolsa, en movimientos donde se mantiene
muy separado el brazo del cuerpo (ya sea al practicar basquetbol, béisbol o voleibol, o incluso en
tareas cotidianas como lavar o trapear).
Generalmente, la bursitis se presenta en combinación con tendinitis en la llamada Enfermedad del
manguito de los rotadores (estructura compuesta de cuatro músculos pequeños y sus tendones, que
cubren la cabeza del hueso del brazo y lo mantienen en la cavidad del hombro).
Sus síntomas son: inflamación, enrojecimiento y aparición de dolor agudo o crónico en la parte
superior del brazo.
Otras lesiones como el desgarre del manguito rotador, la ruptura del tendón del bíceps y la
separación (desgarro de ligamentos acromioclaviculares), también son comunes.
Inestabilidad (dislocaciones y subluxaciones)
Una inestabilidad ocurre cuando la cabeza del húmero (extremo del hueso superior del brazo en
forma de bola) es forzada a salirse de la cavidad del hombro, debido a una elevación extrema del
brazo. Esto se conoce como dislocación.
Las dislocaciones pueden ser parciales o completas. Cuando la parte esferoidal del brazo solo se sale
parcialmente de la cavidad se le conoce como subluxación.
Dolor, inflamación, adormecimiento, debilidad, moretones y un brazo fuera de posición, son los
principales síntomas.
Asimismo, cuando uno de los ligamentos, tendones o músculos en torno al hombro quedan flojos o
desgarrados, pueden ocurrir dislocaciones recurrentes que a su vez elevan el riesgo a desarrollar
osteoartritis en la articulación.
Fracturas (huesos rotos)
Principalmente se presentan en caídas, golpes fuertes en deportes de contacto o en accidentes de
tránsito. Generan dolor intenso.
Artritis
Enfermedad que se desarrolla lentamente y el dolor que produce empeora con el tiempo. Puede ser
de dos tipos:
Osteoartritis: ocurre cuando hay desgaste natural del cartílago en la articulación y los huesos se rozan
entre sí.
Artritis reumatoide: ocurre cuando el sistema inmunitario causa inflamación en la articulación.

Estudiantes mexicanos de la Universidad del Valle de México (UVM) diseñaron un exoesqueleto que
ayuda a las personas que han perdido la movilidad en sus brazos.
El invento fue creado por los estudiantes de ingeniería mecatrónica Diego Antonio Acosta y Eduardo
Daza, quienes explicaron el uso de este. "Puede ser usado como asistente en los movimientos de
flexión y extensión de codo en la rehabilitación basada en el método Kabat", explicaron. Este método
se enfoca en dos movimientos: de flexoestensión y de la mano. "Ayuda a que las neuronas sigan
funcionando y vuelvan a formar conexiones con el brazo, con el sistema nervioso central y se
recupere la memoria del brazo, el codo y el movimiento". La prótesis es movida por un motor que
dirige una tarjeta electrónica y busca simular el movimiento de flexoestensión del codo, informó la
institución en un comunicado. Está elaborada con aluminio en sus bases y nylon-carbono en las partes
que se adaptan al brazo para no lastimar a sus usuarios. El exoesqueleto está pensado para personas
que hayan sufrido un derrame cerebral o sufren de inmovilidad en sus brazos debido a la muerte de
neuronas. Con este aparato se reproduce la serie de ejercicios que brindan los fisioterapeutas, lo cual
ayudará a recuperar el movimiento de los brazos de manera más rápida y eficiente. “Cuando hay un
Accidente Cerebro Vascular (ACV), hay una etapa que se llama ventana terapéutica que dura un año,
es cuando el paciente tiene la posibilidad de recuperar su movimiento, ya sea en 90 o hasta 100%”,
comentaron los estudiantes de la UVM.
EXOSKELETON FORCE ARM MASTER.

Posee cinco grados de libertad motorizados para las articulaciones de hombro y codo, cuyo fin es
proveer realimentación aptica. El peso de este exoesqueleto supera los 10 kg.

TITÁN ARM

DESARROLLADO POR ALUMNOS DE LA UNIVERSIDAD DE PENNSYLVANIA, ESTE


BRAZO MECÁNICO PERMITE AL USUARIO TOLERAR UNA CARGA DE HASTA 18 KG.

3. DEFINICIÓN DEL PROBLEMA


En México se calcula que un 5% de la población sufre de Capsulitis adhesiva. En lo que se refiere a
Epicondilitis, investigaciones hechas por el IMSS informan que la incidencia y prevalencia anual de
esta patología es de 1 a 3 %. El 11 % involucra a trabajadores o profesionales que realizan
movimientos repetitivos, con contracciones de los músculos del codo en su ambiente laboral. El riesgo
aumenta con la edad y el número de años de exposición. La mayor incidencia se sitúa entre los 40 y
50 años de edad. Una pequeña proporción corresponde a los jugadores de tenis en 5 a 10 %, de éstos
18 a 50 % tiene más de 30 años.

México está muy atrasado en el diseño e implementación de exoesqueletos para rehabilitación.


¿Podrá nuestro exoesqueleto ser un pilar en el ámbito médico de la fisioterapia?

4. JUSTIFICACIÓN
México es uno de los países más atrasados en lo que se refiere a implementación de tecnología en el
área médica.