Está en la página 1de 9

ASIGNATURA:

Seminario de Educación Básica

TEMA: 
Nueva estructura del currículo dominicano.

PARTICIPANTE:
Leonisia Leonardy Fernández Mosquea

Matricula:
15-6638

Facilitador:
Francis Santana de La Cruz   
INTRODUCCIÓN.

Un currículo es la acepción singular en español del latín curriculum. En plural


currícula… Refiere al conjunto de competencias básicas, objetivos, contenidos,
criterios metodológicos y de evaluación que los estudiantes deben alcanzar en un
determinado nivel educativo

  La palabra curriculum es un verbo de origen latino: "curro", que en español se


traduce como "correr". Marco Tulio Cicerón, metafóricamente, emplea la locución
curriculum vitae, que significa carrera de la vida. A partir de la década del setenta
y ochenta con el fin de evitar errores ortográficos los países hispanohablantes
basados en la etimología sintetizan la el uso de este término en número singular y
plural en latín, con su respectiva traducción al español.

Currículo es el itinerario formativo que dota de sentido y otorga direccionalidad a


un sistema educativo, para que, año a año, los niños y niñas, adolescentes,
jóvenes y personas adultas que acuden a cada centro educativo adquieran, con
orden y coherencia, las competencias necesarias para la vida ciudadana.

El propósito que preside el nuevo diseño, éste está llamado a impactar


positivamente la escuela dominicana, pues "responde a la necesidad de contribuir
al fortalecimiento de la calidad de la educación dominicana, adecuándola a las
condiciones y a los retos de la sociedad y del conocimiento en el siglo XXI", tal
como se lee al inicio del documento Bases de la Revisión y Actualización
Curricular.

a) Un resumen que refiera la nueva estructura del currículo dominicano y


cuáles ventajas proporciona para la población en la etapa de escolaridad.

Ante un nuevo diseño curricular en la educación dominicana.

Como resultado de un intenso proceso de revisión y actualización del currículo


vigente desde 1995, en el presente año 2013 el Ministerio de Educación de la
República Dominicana ha puesto en manos de maestros, maestras y de la
comunidad educativa en general un nuevo diseño curricular para fines de
retroalimentación y validación durante año escolar 2013-2014.

Según el propósito que preside el nuevo diseño, éste está llamado a impactar
positivamente la escuela dominicana, pues "responde a la necesidad de contribuir al
fortalecimiento de la calidad de la educación dominicana, adecuándola a las
condiciones y a los retos de la sociedad y del conocimiento en el siglo XXI", tal como
se lee al inicio del documento Bases de la Revisión y Actualización Curricular.

Es de esperarse, pues, el inicio de un período en la educación del país, de un nuevo


contexto educativo, inaugurado no sólo por la puesta en vigencia del nuevo diseño
curricular, sino sobre todo por el hecho que en este año por primera vez la inversión
en educación alcanza el nivel de un 4% del Producto Interno Bruto, y que en estos
momentos se trabaja en la elaboración de un pacto educativo con la participación de
amplios sectores de la sociedad.

En ese marco se sitúa la mayor innovación en términos psicopedagógicos del nuevo


diseño curricular: la educación por competencias. Y desde este momento, todos los
actores han de ocuparse en la aplicación efectiva de ese enfoque, pues
concretamente sobre él descansan las promisorias perspectivas de mejorar la
calidad de la educación y así cumplir con el propósito que sirvió de motivación a la
reforma curricular.

La educación por competencias es una novedad oficializada en nuestro país desde


este año, pero es un enfoque ya en uso en números países, no sólo en la educación
técnico-profesional, sino también en la educación general y básica. No viene al caso
referirse a la historia del concepto y de su aplicación, baste por decir que desde hace
años, todos los países de la Unión Europea adoptaron ese enfoque en sus sistemas
educativos.

En nuestro país, el currículo vigente desde 1995 se apoyaba en el enfoque de


aprendizaje de contenidos en todas las áreas curriculares, salvo en Lengua Española
y en las lenguas extranjeras, inglés y francés, que compartían las mismas
orientaciones: el enfoque funcional y comunicativo y el aprendizaje por
competencias.

La principal novedad del diseño curricular actual es la adopción del concepto de


competencia como componente principal válido para todas las áreas, los niveles, los
sistemas y los subsistemas, el cual sustituye los conceptos de propósito y de
contenido, los cuales eran los componentes principales del diseño de 1995.

La educación por competencias en República Dominicana es una decisión que


celebramos quienes desde hace años somos partidarios de ese enfoque.
Entendíamos y entendemos que ese enfoque es mejor que el anterior: el aprendizaje
girará en torno al desarrollo de las capacidades de los estudiantes y al desempeño
de éstas en los diversos contextos de aplicación, escolar y social, adquiridas no solo
en base a las áreas curriculares sino como el resultado de la integración y
articulación de competencias más generales y transversales, así como de ejes,
grandes temas y proyectos.

Dicho eso, hay que entender que ningún documento curricular por sí solo tiene la
virtud de cambiar la educación de un país. El diseño curricular emanado del Plan
Decenal de Educación de los años 90 ha sido considerado por especialistas
nacionales e internacionales como una de las mejores propuestas educativas de
América latina.

Las ventajas del nuevo diseño curricular son:

1. Mayor significatividad y funcionalidad en los aprendizajes

2. Mayor creatividad e innovación en el proceso educativo

3. Mayor adecuación a las situaciones y a las necesidades de los alumnos y de la


sociedad

4. Mayor integración de las diversas capacidades, las destrezas y las habilidades así
como de las áreas disciplinares
5. Mayor equidad en la elevación de la calidad de los aprendizajes de los alumnos

Desventajas del diseño curricular

1. Mayor complejidad en la conceptualización y en la ejecución del modelo educativo

2. Más y mejores actitudes de todos los participantes en el proceso educativo

3. Mayores condiciones a satisfacer en término de capacidades y recursos

4. Mayor integración y articulación de todas las instancias

5. Más eficacia en el seguimiento y la evaluación de cada uno de los actores y en las


diferentes etapas del proceso para garantizar el resultado final esperado.

El nuevo diseño curricular basado en competencias se inaugura en una situación que


se caracteriza, en cuanto a la calidad, por el bajo rendimiento de los estudiantes. Los
diagnósticos y las evaluaciones nacionales e internacionales de estos últimos años
concluyen en el bajo nivel de aprendizaje del estudiantado dominicano en lectura,
matemáticas, ciencias y formación cívica y ciudadana.

Entre las variables principales causantes de esos resultados el diseño curricular


ocupa un lugar insignificante.

Las principales son: El ambiente escolar, la baja formación de los maestros; las
deficiencias de los materiales educativos; y las deficiencias de la gestión educativa, y
particularmente pedagógica: falta de planificación o de programación, de ejecución o
aplicación del currículo, de supervisión o acompañamiento, monitoreo y evaluación.

En realidad, si no se conjugan los diversos factores decisivos del proceso educativo,


comenzando por la gestión, no existe posibilidad de que el nuevo diseño curricular
contribuya a la mejoría de los aprendizajes de los estudiantes. En ese sentido,
proponemos priorizar las siguientes medidas:

1. Fortalecer la gestión curricular en los centros educativos, dotándolos de directivos


y docentes capaces, planificación y proyectos de centros y recursos suficientes y
apropiados de diversas índoles: financieros, físicos, didácticos, de manera que se
pueda crear un ambiente escolar propiciador de un aprendizaje digno y eficiente.

2. Divulgar el nuevo currículo en la comunidad educativa, principalmente entre los


maestros, a fin de que se conozca y pueda servir de referente normativo para las
acciones en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

3. Proceder sin tardanza a la formación y la capacitación de los maestros en las


competencias, los contenidos y las metodologías del nuevo currículo; a la
elaboración y aplicación de programas de clase; y a la confección de nuevos libros
de texto y otros materiales educativos adecuados al currículo.

4. Establecer una rigurosa supervisión en las escuelas para dar seguimiento a la


aplicación del currículo, identificar y sistematizar las necesidades, los problemas, los
logros y resultados y tomar oportunamente las acciones pertinentes de mejora del
proceso educativo.

El éxito en la educación no se debe a fórmulas maravillosas. En otros países y en el


nuestro, ayer y hoy, los logros obtenidos, pocos o muchos, no han sido el fruto, en lo
esencial, de las bondades del currículo, sino de la buena gestión del sistema
educativo en su conjunto.

Los enfoques curriculares por ser nuevos o modernos, viejos o antiguos, no están
dotados de un poder encantador, no producen resultados, sin una voluntad de
gestión que logre su concreción pura y simple y su eficaz aplicación.

2) Revisa el Manual Operativo de Centro Publico y explica su importancia y


cambios que se suscitaran en las escuelas con la entrada en vigencia del
mismo.

El Manual Operativo del Centro Educativo Público, con el propósito  de que  las
escuelas  se conviertan  en ambientes adecuados para  alumnos y docentes durante
el proceso de enseñanza- aprendizaje. Con esta Orden Departamental  No. 03-2014 
se pretende  lograr resultados  positivos  para la escuela y  la comunidad, ya que  el
objetivo de la educación  son los aprendizajes y su sujeto y razón de ser los
estudiantes. Los objetivos de este manual son  dotar al centro educativo de un
espacio  seguro para la interacción productiva entre directores, profesores,
estudiantes,   padres, tutores, personal administrativo   y demás miembros de la
comunidad educativa.

Establece, además,  pautas claras para el funcionamiento de la escuela;


comportamiento idóneo para situaciones imprevistas; fungir como instrumento
orientador de los gestores y ejecutores de los procesos de la escuela.

Se considera que es  necesario transformar al centro educativo en un espacio de


gestión apropiado, eficiente, eficaz  en sus ejecutorias y con niveles altos de
seguridad para la integridad física y psicológica de sus miembros. Para lograr esto se
necesitan  recursos técnicos normativos  que  pauten  sus  procesos y patrones de
interacción productiva.

Otro interés de la Orden Departamental es ofrecer pautas para estandarizar los


procesos, sin menoscabo de las particularidades de cada uno de los centros  y con
especial  atención a las normas  generales que condiciona al sistema educativo
preuniversitario.

Para establecer este requisito se ha considerado imprescindible un ambiente donde


prevalezca la coordinación de los procesos, la concentración de esfuerzo, la
optimización de recursos, y la delimitación  de funciones.

A través de la orden se instruye a los directores de  escuelas y a los  directores


distritales correspondientes,  liderar el fiel cumplimiento de lo establecido en el
manual. Para esas acciones  contarán  con el apoyo y asesoría de la Dirección de
Desarrollo Organizacional de la Oficina de Planificación  y Desarrollo Educativo y la
Dirección de Recursos Humanos.

El manual  determina que si es necesario  se  reubicará a las personas en los


puestos para una función más idónea, de acuerdo a  la formación y trabajo que
realizan, lo cual deberá hacerse tal como  lo sugiere el artículo 227 de la Ley General
de Educación “sin  perjuicio  de los mismos, respetando los derechos de los
servidores y procurando mantener en todo caso su nivel y categoría vigentes”.

En tanto, los  directores de centros deberán instruir al personal de sus respectivas


dependencias sobre su importancia, así como supervisar su íntegra y correcta
aplicación. Los demás funcionarios  deberán facilitar  su implementación.   “Es
inminente que la escuela y sus actores se aboquen hacia un nuevo   modelo de
gestión de mayor eficacia en la búsqueda y aplicación de soluciones exitosas”, indica
la ordenanza.

CONCLUSION

El nuevo diseño curricular basado en competencias se inaugura en una situación que


se caracteriza, en cuanto a la calidad, por el bajo rendimiento de los estudiantes. Los
diagnósticos y las evaluaciones nacionales e internacionales de estos últimos años
concluyen en el bajo nivel de aprendizaje del estudiantado dominicano en lectura,
matemáticas, ciencias y formación cívica y ciudadana.

La educación por competencias en República Dominicana es una decisión que


celebramos quienes desde hace años somos partidarios de ese enfoque.
Entendíamos y entendemos que ese enfoque es mejor que el anterior: el aprendizaje
girará en torno al desarrollo de las capacidades de los estudiantes y al desempeño
de éstas en los diversos contextos de aplicación, escolar y social, adquiridas no solo
en base a las áreas curriculares sino como el resultado de la integración y
articulación de competencias más generales y transversales, así como de ejes,
grandes temas y proyectos.

También podría gustarte