Está en la página 1de 3

LA COMPETENCIA MATEMÁTICA FORMAL EN LA ENSEÑANZA DEL TEOREMA DEL PITÁGORAS

El presente documento tiene la intención de mostrar que el dominio del contenido matemático es la
parte fundamental para llevar a cabo una buena metodología en las clases de matemáticas, por lo
tanto, se pretende que esté bien caracterizado en las planeaciones de clase para alumnos de
secundaria, la finalidad es visualizar si existen problemáticas, errores y/o dificultades en los alumnos al
trabajar las matemáticas escolares.

Se considera a las matemáticas disciplina difícil de aprender para algunos estudiantes, a través de
pláticas con alumnos de secundaria, prácticas docentes y observaciones de clases, se detecta que en
ocasiones no les entienden a los profesores, ya que casi nunca se le da la importancia necesaria o el
énfasis en poner atención a las necesidades de los alumnos, esto se menciona porque regularmente las
matemáticas se trabajan siguiendo el enfoque que utilizan los planes y programas de estudio, que son
muy generales, en una de las pláticas mencionadas se hace referencia a que algunos profesores no
centran las clases en el interés del alumno, sino que realizan el proceso en el pizarrón para que los
alumnos lo hagan de la misma manera. Lo anterior concuerda con la idea de Rico (1997), quien afirma
que el Currículo actual de Matemáticas en España evita los objetivos vinculados al aprendizaje de
conceptos y procedimientos concretos y utiliza objetivos generales, muy similar al Programas de
Estudio 2011. Guía para el Maestro. Educación Básica. Secundaria. (SEP, 2011), y al tener objetivos
generales, no se puede diferenciar el tratamiento matemático entre unas unidades didácticas y otras,
creyendo qué si no se propone una metodología, es más complicado considerar los conocimientos
matemáticos que están en acción en cada tema.

La idea que ha surgido es buscar otro enfoque para enseñar matemáticas, no con la intención de
contradecir a lo establecido, sino complementándolo con nuevas teorías que han surgido, intentando
fortalecer la enseñanza y aprendizaje de las matemáticas, especialmente se hace referencia a la
Competencia Matemática Formal (CMF), una herramienta teórica que considera a la matemática desde
su fenomenología, epistemología y funcionalidad, dándole un carácter científico intentando
comprender la ciencia desde su esencia para que sea más fácil enseñarla y comprenderla.

El objetivo es que el aprendizaje de las matemáticas en realidad sea significativo para los alumnos, por
aprendizaje significativo se entiende aquel aprendizaje que el alumno puede aplicar en su vida
cotidiana. Como mencionan García y Martinón (1998), partiendo de la idea de Anthony (1996), el
aprendizaje tiene que ser un proceso de construcción del conocimiento y no de mera retención y
absorción del mismo; es decir, el alumno tiene que tener un papel activo para asegurar que interactúe
con el conocimiento y hacer conexiones con los conocimientos previos que posee, pues utiliza estos
conocimientos para construir nuevos.

Se parte de la idea
La mente del alumno no es una página en blanco, el alumno tiene un conocimiento anterior
que le parece suficiente y establece en su mente cierto equilibrio. Por ello, la principal razón
para que se produzca la asimilación del nuevo conocimiento es que éste debe tener
significado para el alumno, para lo cual, ha de responder a las preguntas que él mismo se ha
formulado. En ningún caso el nuevo conocimiento se añade al antiguo, al contrario, le crea
un conflicto al alumno, porque le provoca una reestructuración nueva del conocimiento total,
produciéndose posteriormente una acomodación de la estructura anterior, que le permite
recobrar el equilibrio perdido. (Socas, Ruano y Palarea, p. 312, 2003)

Para promover que el conocimiento en acción sea capaz de cambiar el equilibrio que poseen los
alumnos y puedan reequilibrarlo, los alumnos de secundaria deben de tener la posibilidad de aprender
matemáticas formalmente, ya que es derecho de todo ciudadano, se tendría que analizar el impacto
que tiene una nación en la que sus ciudadanos tengan bien fundamentada la matematización de la
cultura. Para definir matematización de la cultura se hace referencia a la idea establecida por Socas
(2010), quien menciona que la matemática cumple con una función fundamental en todas las ciencias y
se puede considerar como elemento de la cultura en un aspecto social y público, por lo tanto debe
haber un mínimo de conocimiento matemático accesible a los ciudadanos, al menos hasta los 16 años,
edad en la que se termina la educación básica.

Se diseñarán secuencias de actividades didácticas que no obedezcan solamente a cuestiones


administrativas, sino que intenten propiciar un verdadero aprendizaje. Por eso es tan trascendental que
la sociedad tenga bien fundamentado un conocimiento matemático, pueda y sepa manejar cuando sea
necesario para construir nuevos conocimientos.

¿Cómo relacionamos el contenido matemático para la enseñanza?

El conocimiento matemático para la enseñanza (matematización de la cultura) se pretende caracterizar


por medio de la herramienta teórica denominada “Competencia Matemática Formal” (CMF), contenida
dentro del Enfoque Lógico Semiótico (ELOS) desarrollado por el Dr. Martín Manuel Socas Robayna y
algunos otros colaboradores.

La finalidad de utilizar la CMF es detectar la mayor cantidad de elementos que nos permitan desarrollar
una buena clase de matemáticas. Para considerarla buena, necesitamos contar con consideraciones
previas centradas en los conocimientos matemáticos previos, los conocimientos contextuales de la
Matemática y los conocimientos de los alumnos, intentando que exista la menor cantidad de
situaciones problemáticas que causen la no asimilación del nuevo conocimiento en ellos, por lo tanto,
se hará un análisis de los conocimientos requeridos para aprender el Teorema de Pitágoras. El análisis
con la CMF puede resultar productivo para identificar y fortalecer elementos matemáticos presentes en
dicho tema.

Después del análisis se pretende caracterizar y enlistar la mayor cantidad de elementos propicios para
una buena enseñanza y desarrollar secuencias de situaciones problemáticas adecuadas para el
conocimiento de los aprendices. Además, al considerar el conocimiento contextual de la CMF, se
proporcionarán algunos elementos que pueden ser de utilidad para una reformulación de la secuencia
de situaciones problemáticas. La misma secuencia se puede analizar las veces que sea necesario,
después de que ya se llevó a la práctica y se detectaron fortalezas y debilidades, para fortalecer la
secuencia didáctica.

El tema a desarrollar en las secuencias de actividades es el Teorema de Pitágoras, como se mencionó


anteriormente, la idea es proponer una forma de enseñanza en la que los alumnos se involucren en el
trabajo y por medio de distintos métodos (gráfico, analítico, aritmético…) descubran una manera de
justificar dicho teorema.
Se han analizado algunas investigaciones con base en dos aspectos, la relación objeto/proceso que
existe en el tratamiento del conocimiento matemático y el proceso didáctico detectado en el cambio de
los registros de representación que hacen los alumnos en la construcción de dicho conocimiento.

LA ENSEÑANZA DEL TEOREMA DE PITÁGORAS: UNA EXPERIENCIA EN EL AULA CON EL USO DE


GEOGEBRA, SEGÚN EL MODELO VAN HIELE

Los artículos examinados denotan que existen problemáticas al trabajar las matemáticas escolares
porque no se les da un enfoque centrado en los conocimientos matemáticos, sino que se pide que se
tome en cuenta la forma en que ellos aprenden matemáticas, pero eso es algo un poco complicado de
caracterizar porque en un aula existen alrededor de 35 alumnos y cada uno aprende de diferente
manera, ¿debemos de tratar con los alumnos 35 maneras de aprender matemáticas? Se plantea la
pregunta anterior suponiendo que cada estudiante tenga maneras de aprender distintas, el trabajo en
los salones de clase será exhaustivo porque se tienen que desglosar varias maneras de interpretar el
conocimiento matemático. Con la idea de la cual parte esta investigación no tendrían que diseñarse tan
variadas maneras de exponer el conocimiento matemático a los alumnos, simplemente se considerarán
los conocimientos matemáticos que están en juego al momento de trabajar las matemáticas escolares y
que conocimientos deben de poseer los alumnos, así como los conocimientos que van a adquirir y hasta
donde pueden llegar en cada tema. Además, es indispensable marcar los conocimientos posteriores
que generarán al aprender el tema que está en acción.

Se revisaron propuestas didácticas para la enseñanza del teorema de Pitágoras que muestran diversos
métodos para llegar a su demostración, intentando que los estudiantes puedan relacionar el
establecimiento del teorema con procesos matemáticos que lo justifiquen.

También podría gustarte