Está en la página 1de 5

BREVE HISTORIA DEL ORIGEN DEL TALLER DE ARTES

PLÁSTICAS “RUFINO TAMAYO”

Este documento es un resumen de la tesis TALLER DE ARTES PLÁSTICAS


“RUFINO TAMAYO” 1974-1984 realizada por María de las Mercedes Caso
Valdés , para obtener el grado de Licenciada en Arte por la Universidad
Iberoamericana, México D.F. 2001. y tiene el fin de acercar a los interesados al
documento original, que puede ser consultado de manera electrónica en
eltallertamayo.blogspot.mx o de manera impresa en la biblioteca del taller.

A principios de los a ñ os setenta, quienes se - interesaban en estudiar artes


plá sticas en la ciudad de Oaxaca deb ían asistir a la Escuela de Bellas Artes de
la Universidad Autó noma "Benito Juá rez" de Oaxaca ( UABJO), fundada en
1956. Allí, divididas en secciones, se impart ían las asignaturas de teatro,
danza, m ú sica y artes pl á sticas. É sta era la ú nica opci ó n para los jó venes
oaxaqueñ os interesados en las artes.

En el inicio de la secci ó n de artes plá sticas se impartían clases de:


restauració n, escultura, dibujo con modelo, dibujo constructivo y dibujo de
paisaje, entre otras; es decir, eran materias que proporcionaban una
pre pa ra ci ó n pl á stic a estric tame nte aca d é mica.

A fines de los sesenta, Francisco Toledo se instaló de vuelta en Oaxaca tras


residir durante cinco añ os en París. Por su parte, Roberto Don ís regresaba de
una estancia en Nueva York de 1966 a 1969. Entonces, Toledo lo convenció
de establecerse en la ciudad de Oaxaca . En 1971, Rubé n Vasconcelos Beltrá n fue
nombrado Rector de la UABJO y se dio a la tarea de reorganizar la Escuela de
Bellas Artes por lo obsoleto de su funcionamiento, y e n 1 9 7 2 Donís tomó la
direcció n de la secció n de artes plá sticas. Rubé n Vasconcelos Beltrá n comenta
lo siguiente:

“Se estaba dando un movimiento en la pintura contemporá nea en el á mbito nacional.


Por alguna razó n platiqué con Roberto Donís, quien me presentó un programa en el que
se proponía apertura para que el alumno expresara su forma de sentir y de ver, sin la
estricta limitante de las primeras lecciones del dibujo tradicional. El contenido
bá sico del programa era abrirle las posibilidades al muchacho, jugar con los lá pices y
la pintura despué s llevar las cuestiones té cnicas.”

El nuevo sistema consistía en ofrecer al alumno la opci ó n de experimentar


en cualquiera de los talleres libres que se impart ían en la misma. No había un
horario fijo para las clases pero s í de apertura y cierre de la secció n. Hubo
quienes se enfocaron a una sola materia y otros que quisieron trabajar en las
distintas opciones que se le ofrec ían.

Con la idea de preparar algunos alumnos como maestros para las dis tintas
á reas, Roberto Donís invitó durante períodos cortos a maestros para que
impartieran cursos . Fue entonces cuando llegaron a Oaxaca los grabadores Leticia
Tarragó y Fernando Vilchis e impartieron un curso durante un mes, y
posteriormente se eligió a Juan Alcá zar para tomar un curso en el taller de estos
artistas en la ciudad de Jalapa, Veracruz. A su regreso, Alcá zar fue nombrado maestro
de grabado de la secció n y se dedicó a resolver los problemas té cnicos que
implicaba la elaboració n del grabado.

Cuando Roberto Donís toma la direcció n de la secció n intenta hacer una


selecció n de algunos de los alumnos de nuevo ingreso. Es as í como todo aqué l
que quisiera ingresar debía llevar sus trabajos previos, en el caso de tenerlos,
o hacer dibujos sin copiarlos de ninguna fuente sino de su propia imaginació n.
Donís los revisaba y permitía el ingreso del alumno a los talleres. Aú n así, el
candidato era sometido a prueba de uno a tres meses, impulsá ndolo a trabajar,
pero sin prestarle asesoría. En ese período, el alumno descubría sus
habilidades y debía integrarse al resto del grupo.

La primera exposició n en la ciudad de Mé xico de los estudiantes de la secció n de


artes plá sticas se inauguró bajo el nombre de "Arte de Oaxaca. Nueva generació n"; el
30 de octubre de 1973 en la Galería de Arte Misrachi con un total de 33
participantes y 120 obras. Enrique Beraha Mis rachi, director de la galería afirma
que el apoyo de Rufino Tamayo fue decisivo para la realizació n de la muestra.
Tras una visita a la Escuela de Bellas Artes acompañ ando a Tamayo, Beraha
comenta: "Fuimos a la presentació n de los muchachos que estaban ahí, vimos la
obra, nos llamó la atenci ó n y Rufino me dijo “A ver qu é inventas, pero haces
una exposi ció n”. Esa fue la razó n para la primera exposició n". Durante la
inauguració n, Tamayo dirigi ó las siguientes palabras:

“Roberto Donís está haciendo una labor muy importante en nuestro es tado; yo
quisiera que a este joven valor se le diera toda la ayuda y el apoyo posible.
Tambié n considero que los jó venes que está n exponiendo van a ser en el futuro
grandes artistas y que pronto han de ser dis tinguidos; por tanto, es de gran
necesidad e inmediata la ayuda para que estos muchachos sigan trabajando...
estos esfuerzos no deben quedar circunscritos a una localidad sino que hay que
universalizarse y claro, como principio, era necesario que vinieran a la ciudad de
Mé xico, y despué s cuando ya esté n má s maduros, yo me encargaré de que
expongan en otros lugares.”

En 1973, surgieron problemas dentro de la Escuela de Bellas Artes. Por


diversos factores, y finalmente los movimientos estudiantiles de la Escuela
provocaron un rompimiento con la secci ó n de artes plá sticas ya que ninguno
de sus miembros se interesó por participar en los conflictos políticos que se
vivían en la UABJO.

Para fines de 1973 ; Roberto Donís renuncia y c o n é l , sa l e u n gr u p o d e


a l u m n os de l a se c c i ó n de a r te s pl á s ti c a s. É l mismo comenta comentó en la
una entrevista que seleccion ó a los alumnos "con ta l e n to " p a r a q u e l o
s i g u i e r a n e n e l p ro ye c t o de fo rm a c i ó n d e u n ta l l e r li bre d e pi ntura y
gra ba do . Y para ello solicitó el apoyo de Rufino Tamayo con el fin de
establecer el contacto con el arquitecto Luis Ortiz Macedo, director de
INBA y hacer las gestiones necesarias que permitieron la fundaci ó n del
Taller de Artes Plá sticas "Rufino Tamayo". M i e n tr a s ta nt o, l os fu tu ro s
a l u m n os f u n da do re s de l Ta l l e r se d a ba n cita en casa de una de las
alumnas, Lilia Gonzá lez, donde Donís les informaba có mo iban los asuntos
con el INBA.
Finalmente, tras donar al pueblo oaxaqueñ o el Museo de Arte Prehispá nico
"Rufino Tamayo" y habiendo obtenido el apoyo del Ing. Víctor Bravo Ahuja,
Secretario de Educació n Pú blica, y ex gobernador del estado de Oaxaca, Rufino
Tamayo declaró en el perió dico local Oaxaca Gráfico, del día 3 de febrero de
1974, que con el apoyo otorgado a los j ó venes pintores del estado, en la
exposició n de la Galería Misrachi, se les reconocer ía su esfuerzo con la
creació n de un taller libre e independiente de pintu ra bajo la direcci ó n de
Roberto Donís. Tambié n señ aló que se contaba con una casa en la que
pronto se instalar ían.

El 15 de febrero de 1974 abrió sus puertas el Taller de Artes Plá sticas "Rufino
Tamayo" en una vieja casona ubicada en la calle de Murguía # 306 esquina con Avenida
Juá rez en el centro de la ciudad. A su llegada, los alumnos no contaban con
suficiente material para trabajar y poco a poco fueron adquiriendo el mobiliario
necesario. Instalaron la prensa de grabado que se encontraba en la Escuela de
Bellas Artes y mientras tanto, empezaron a trabajar sobre el suelo.

El nuevo espacio empezó a funcionar bá sicamente bajo los mismos pre ceptos
que Donís había implementado en la UABJ0. La diferencia esencial, residía en
que el grupo de alumnos era má s reducido, conocía el ritmo de trabajo y la
estructura del taller libre; adem á s de que el director ten ía mayor autonom ía
para continuar con el proyecto.

El papel del maestro consist ía en motivar y orientar al estudiante por l o s


c a m i n o s q u e p a u l a t i n a m e n t e i b a d e s c u b r i e n d o . El alumno empezaba a
tomar confianza en su trabajo y el maestro lo asesoraba y le enseñ aba el uso de
los distintos materiales para la aplica ció n de té cnicas. Se le daba libertad para
llevar su propio ritmo de trabajo, al mismo tiempo de inculcarle disciplina.

En un artículo periodístico de la é poca, Roberto Donís afirmaba:


...los muchachos se someten a una dura disciplina, a nivel de "obreros de la
pintura", el secreto está en el trabajo cotidiano, ininterrumpido, una especie de
templo de trabajo, no de "escuelita", sino de alto nivel profesional.

Notas:
El desarrollo del Taller' se puede dividir en tres etapas: la primera,
que comprende diez años desde su fundación hasta 1984, tiem po en
que estuvo bajo la dirección de Roberto Donís y en el que se man tuvo
un mismo sistema de enseñanza. A partir de 1984 a 1990, Atanasio
García Tapia se convierte en el director, período que constituye la
segunda etapa. Entre 1990 y 1992 el Taller tuvo dos directores:
Orlando Hernández Montes y más tarde Gonzalo Bautista Carreño.
Durante este lapso no se vieron grandes resultados. En 1993, con la
dirección de Juan Alcázar, se inicia la tercera etapa, la cual continúa
con Mariano Pineda Matus del 2005 al 2009. Y finalmente de 2010 a
2013 se inicia un replanteamiento del Taller con la entrada de Luis
Hampshire, proceso que actualmente continua bajo la dirección de
Moisés García Nava, en lo que pretende ser el inicio de la 4ª etapa del
taller.

Los alumnos fundadores del Taller fueron: Maximino Javier, Filemón


Santiago, Arnulfo Mendoza, Atanasio García Tapia, Ariel Mendoza, Cecilio
Sánchez, Laura Rojas Hernández, Alberto Vázquez, Emmanuel Rodríguez,
Abelardo López, María de los Ángeles Meixueiro, Irma Guerrero, Carlos
Vázquez Kauffmann, Lilia González, Alejandro Herrera Cruz, Antonio
Hernández, Jesús Ortíz y Gerardo de la Barrera . Los alumnos Emmanuel
Rodríguez, Irma Guerrero, María de los Ángeles Meixueiro y Lilia González,
estuvieron muy poco tiempo en el Taller. Trabajaron básicamente en el
área de restauración, que desapareció en 1975 y solamente Irma
Guerrero continúa dedicada a la pintura.