Está en la página 1de 9

La teoria de la norma de conflicto y el régimen jurídico de los bienes

Factores de conexión y clasificación de las normas del derecho inter priv

Principios generales del derecho internacional privado aplicables: la lex rei sitaevy el domicilio del
propietario

Especial referencia a los derechos sobre bienes corporales e incorporales y el patrimonio

Bienes muebles sometidos a régimen especial

Soluciones propuestas en el sistema venezolano

La Norma de Conflicto:

La mayoría de las normas de Derecho Internacional Privado son formales, a diferencia de las
normas materiales, Las normas formales señalan la norma jurídica competente o aplicable para
regir un conflicto específico, y las normas materiales resuelven concretamente la situación dada.

La norma de conflicto, es la indicadora de la disposición competente o aplicable ante un conflicto


de leyes y la norma material es la que establece la conducta a seguir en la situación concreta.

Entre los elementos que componen la norma de conflictos debe aparecer siempre la referencia a
una institución, o categoría jurídica específicamente señalada, como son:

El Estado.

La capacidad de las personas.

La herencia.

La forma de los actos o las obligaciones convencionales.

La indicación del elemento de conexión que servirá para conectar esa institución o categoría
jurídica con un determinado ordenamiento jurídico, como puede ser, La Ley del lugar de ejecución
del acto, la de celebración del contrato, la ley del domicilio o de la nacionalidad.

Las reglas para la solución de conflictos de leyes deben constar de dos partes: La Primera, que
contiene el presupuesto que le sirve de fundamento y la segunda, que señala la ley a la cual estará
conectada o referida.
De ese modo vemos como se establece una serie de reglas de conflictos, o categorías
fundamentales comos son las siguientes:

El Código Internacional Privado establece que los estatutos que se aplican a las personas en razón
de su domicilio o de su nacionalidad y las siguen aunque se trasladen a otro país, son denominadas
personales o de orden público interno.

El articulo No. 3 del Código Civil Dominicano establece que " Las leyes que se refieren al Estado y a
la capacidad de las personas, obligan a todos los dominicanos, aunque residan en país extranjero"

"Art. 3.- Las leyes de policía y de seguridad obligan a todos los habitantes del territorio. Los bienes
inmuebles, aunque sean poseídos por extranjeros, están regidos por la ley dominicana. Las leyes
que se refieren al estado y capacidad de las personas, obligan a todos los dominicanos, aunque
residan en país extranjero.

Esto quiere decir que, el estatuto personal se rige por la ley nacional.

El articulo no. 9, del Código Internacional Privado (Código de Bustamante) establece que, Cada
Estado contratante aplicará su propio derecho a la determinación de la nacionalidad de origen de
toda persona individual o jurídica y de su adquisición, pérdida o reintegración posteriores, o sea,
que todo lo concerniente a la nacionalidad de las personas será regido por la ley nacional de cada
Estado.

En cuanto al domicilio de la personas, el Código de Bustamante establece en su articulo no. 22


que, El concepto, adquisición, pérdida y recuperación del domicilio general y especial de las
personas naturales o jurídicas se regirán por la ley territorial.

El Estado y la capacidad de las personas " estatuto personal", se rigen por la ley nacional o por la
ley del domicilio.

Algunas legislaciones no hacen distinción de la naturaleza de los bienes para aplicar esta regla,
pero el Código Civil Dominicano en su articulo no. 3, párrafo segundo señala que " Los bienes
Inmuebles aunque sean poseídos por extranjeros, están regidos por la ley dominicana".

Los bienes, sea cual fuere su clase, están sometidos a la ley de la situación, La propiedad industrial,
la intelectual y los demás derechos análogos de naturaleza económica que autorizan el ejercicio de
ciertas actividades acordadas por la ley, se consideran situados donde se hayan registrado
oficialmente.

A falta de toda otra regla y además para los casos no previstos en el Código de Bustamante, se
entiende que los bienes muebles de toda clase están situados en el domicilio de su propietario, o,
en su defecto, en el del tenedor.

Regimen jurídico de los bienes

En el Derecho Internacional Privado el régimen de los bienes depende de la diferente


consideración de los mismos, según sean tratados como singulares o como integrantes de
una universalidad sin referencia a especies determinadas.

Los bienes tienen relación con el interés general del Estado y con el interés particular de los
ciudadanos, en función de todos los cuales debe ser concebido el estatuto real. En lo que
concierne a la relación con el interés general, los bienes deben ser regulados por las leyes
del país donde están situados, sin distinguir entre muebles e inmuebles.

Los Bienes "estatuto real", son sometidos a la ley de su situación.

Las obligaciones que nacen de los contratos tienen fuerza de ley entre las partes contratantes y
deben cumplirse al tenor de los mismos, las obligaciones que se derivan de estos se rigen por el
derecho o la legislación que se haya establecido.

Las obligaciones que son originadas por delitos o faltas se sujetan al mismo derecho que el delito o
falta de que procedan.

También son de reglas de orden público internacional las obligaciones que impiden establecer
pactos, cláusulas y condiciones contrarias a las leyes, la moral y el orden público.

En cuanto a las obligaciones generadas por los contratos, s e aplicará la ley territorial al error, la
violencia, la intimidación y el dolo, en relación con el consentimiento. Es también territorial toda
regla que prohíbe que sean objeto de los contratos, servicios contrarios a las leyes y a las buenas
costumbres y cosas que estén fuera del comercio.
En los contratos se aplicará en primer término la ley personal común a los contratantes y en su
defecto la del lugar de la celebración.

Los Contractos se rigen por la ley escogida por las partes, por la ley donde se celebro el contrato o
por la ley donde se ejecuta o produce sus efectos.

Los Hechos Jurídicos son regidos por la ley del lugar en donde se producen "ley local".

Las forma de los actos son regido por la ley del lugar en donde se ejecutan.

El procedimiento es regido por la ley del tribunal que conoce el caso.

La ley de cada Estado determina la competencia de los tribunales, así como su organización, las
formas de enjuiciamiento y de ejecución de las sentencias y los recursos contra sus decisiones.

La norma de conflicto recibe esta denominación por el papel que se le atribuye: dar una solución
al llamado «conflicto de leyes». Con esta última expresión se hace referencia tradicionalmente al
problema de la determinación de la ley aplicable a aquellas situaciones o relaciones jurídicas de
carácter privado que, por estar en contacto con dos o más ordenamientos, pueden calificarse
como internacionales. En la actualidad se considera poco preciso hablar de la existencia de un
conflicto para describir el mencionado problema, pero la terminología, al menos en lo que afecta a
la denominación de la norma, se puede considerar asentada tanto en las legislaciones como en la
doctrina y en la práctica judicial. La propia Constitución Española hace uso de la misma cuando
atribuye competencia exclusiva al Estado en lo relativo a la elaboración de las «normas para
resolver los conflictos de leyes»

En el método neoclásico, propio del Derecho Internacional Privado actual, la norma de conflicto,
llamada también indirecta o formal juega un rol preponderante debido a las características de
nuestra disciplina, a la utilidad para la solución del caso concreto y a la vasta tradición en la
evolución del derecho conflictual.

La estructura de la norma de conflicto contiene dos elementos comunes a toda norma jurídica: el
supuesto de hecho, tipo legal o factor conectable y la consecuencia jurídica o factor receptivo.

El factor conectable está basado en una relación de la vida real, que se transforma en una relación
jurídica en virtud de la consecuencia jurídica atribuida por la norma. Por ejemplo, el hecho real es
el fallecimiento de una persona, la consecuencia jurídica se refiere a la determinación de los
herederos y de sus derechos, siendo ando elementos inseparable, ya que el hecho puede
influenciar la relación jurídica: el momento del fallecimiento puede ser determinante para el orden
de suceder, o para el pago de la póliza del seguro, etc. El factor conectable siempre contendrá
elementos extraños.
La consecuencia jurídica de una norma de conflicto consiste siempre en la aplicación de un
derecho propio del juez, esta aplicación no presentará mayores problemas. Pero en la mayoría de
los casos, el juez tendrá que aplicar un derecho extranjero, lo cual constituye la mayor dificultad
práctica del Derecho Internacional privado.

Las normas de conflicto pueden ser unilaterales o bilaterales. Son unilaterales las que se limitan a
determinar el ámbito de aplicación del propio ordenamiento jurídico: precisan los supuestos en
que se aplica el Derecho del foro; no designan, para los demás casos, la ley extranjera aplicable. El
artículo 9 del Código Civil español, en su primitiva redacción, constituye un ejemplo destacado de
norma unilateral. Si las normas de conflicto contienen uno o varios criterios, de acuerdo con los
cuales se determina con carácter general la ley aplicable, sea ésta la del foro o una ley extranjera,
se consideran bilaterales. A esta técnica responden las normas que recoge el vigente artículo 9 de
nuestro Código.

La Teoría de la Norma, considera al Derecho Internacional Privado de naturaleza especial, es decir


como una norma formal distributiva en donde la metodología utilizada está íntimamente
relacionada con el tipo de norma que se emplea, para solucionar casos con elementos de
extranjería donde entran en conflicto dos o más ordenamientos jurídicos.

Durante épocas pasadas se creyó que la norma de conflicto, y con ella el método conflictual, era la
única vía para resolver casos con elementos foráneos. La evolución del Derecho Internacional
Privado ha demostrado la existencia de tres vías, en ningún modo excluyentes, sino
complementarias.

El clásico y tradicional método savigniano dispone de normas de conflicto, indicadoras o


indirectas, que determinan el ordenamiento jurídico aplicable, dejando a una fase posterior la
solución material del caso. Ambos métodos no pueden renunciar a ciertos mecanismos de defensa
que se reflejan en las normas imperativas o de aplicación necesaria o inmediata, que son también
de carácter material, pero de aplicación obligatoria para resguardar la regulación jurídica de
ciertos sectores vulnerables del país.

Factores de conexión

Factor de conexión o punto de conexión: es un elemento esencial de la norma de conflicto y su


misión consiste en localizar la relación jurídica con elementos extranjeros, en uno de los
ordenamientos jurídicos con los cuales se encuentra conectada. El factor de conexión expresa la
relación de las personas, las cosas o los actos con un determinado ordenamiento jurídico estatal,
tomando en cuenta la circunstancia que sirve para evidenciar la vinculación entre el supuesto de
hecho y la consecuencia jurídica.

Clasificación de los factores de conexión:


1. De acuerdo a su contenido:

v Personales: Son aquellos que tienen que ver con los atributos de las personas naturales o
jurídicas ejemplo; Nacionalidad, domicilio o residencia.

v Reales: En relación a los bienes; lugar de situación bandera de naves o aeronaves. En relación a
los actos; lugar de celebración , lugar de ejecución, lugar donde se cometió el delito y luegar del
proceso.

v Voluntario: Mediante el ejercicio de la autonomía de la voluntad se puede introducir la forma


expresa o presunta la ley aplicable a los contratos.

2. Por su naturaleza:

v Hechos reales: Lugar del un inmueble.

v Mixto O combinado: Combino conceptos jurídicos son hechos reales, ejemplo; un bien inmueble
está ubicado en tal sitio pero su propietario es un extranjero, la propiedad está vinculada con un
factor de conexión mixto o combinado.

v Susceptible de una u otra clasificación jurídica: El lugar de la celebración de un contrato cuando


el desplazamiento de las partes sea realizado dentro de un territorio y el resultado se ha
producido en otro territorio

clasificación de las normas de derecho internacional priv

La clasificación de la norma de conflicto presenta una variedad, pues la doctrina distingue entre
normas internacionales o convencionales, emanadas de la voluntad de dos o varios Estados y
consagradas en los tratados internacionales; norma nacionales o estatales, emanadas del poder
legislativo de un Estado e incluidas en una Ley.

En este sentido la norma de conflicto se puede clasificar de acuerdo a los siguientes criterios:

A) Normas simples: que responde a la determinación del derecho aplicable mediante una sola
norma.

B) Normas complejas: Es aquella que puede presentar algunas variedades con relación a la simple,
es decir que la determinación del derecho aplicable atiende a varias normas.

C) Unilaterales: Se limita a señalar la aplicación de un solo derecho ya sea interno o extranjero

D) Bilaterales: Toma en cuenta los supuestos relacionados con varios ordenamientos jurídicos.

E) Acumulativo: Es aquella que contempla varios factores de conexión, por lo tanto es indicadora
de varias leyes.
Principios generales del derecho internacional privado aplicables: la lex rei sitae y el domicilio del
propietario

A lo largo de la historia del DIP se han esgrimido distintos argumentos que justifican desde
distintas perspectivas la sumisión de los bienes al derecho del lugar de su situación. Solía
decirse -y aún hoy es posible reconocer resabios de este tipo de argumentos - que los bienes
deben ser regulados por la ley del lugar de situación porque en ello está interesada la
soberanía del país de la situación, y porque en ello está interesado el orden público del país
de la situación.

La primera afirmación incurre en el error de identificar el régimen de los bienes, que es de


derecho privado, con el de la soberanía, que es de derecho público. La soberanía territorial
se manifiesta en el poder del Estado de expropiar las tierras, también se pone de relieve en
el ejercicio del poder impositivo, pero de ninguna manera la soberanía exige que la
constitución, modificación y cancelación de los derechos relacionados con los bienes
situados en un territorio se rijan necesariamente por el

Ha de tenerse en cuenta que la aplicación de un derecho privado extranjero sobre el territorio de


un país no implica el ejercicio de una soberanía extranjera sobre ese suelo, donde permanece
incólume la soberanía nacional. De lo contrario jamás podría pensarse en la aplicación de derecho
privado extranjero fuera de los límites del territorio nacional. El recurso al orden público por otra
parte suele confundir los supuestos de aplicación de las normas de Derecho internacional privado

La lex rei sitae, como principio rector de los bienes inmuebles ofrece ventajas desde el punto de
vista del interés general del estado, de la protección del tráfico jurídico y de los intereses
particulares. Desde la primera óptica resulta que, dada la importancia política, social y económica
de los derechos que se establecen sobre los bienes, en especial el derecho de propiedad
inmobiliaria, se impone su sometimiento a la soberanía del Estado donde están situados dichos
bienes.

La norma de Derecho Internacional Privado contenida en el artículo 10 del Código Civil establece el
régimen jurídico de los bienes, cualquiera sea su clase, mediante el sistema lex rei sitae:

“Los bienes muebles o inmuebles situados en Venezuela se regirán por las leyes venezolanas,
aunque sobre ellos tengan o pretendan derechos personas extranjeras.”

De acuerdo a esta regla de la legislación interna, no caben excepciones a la aplicación de la ley del
situs a todos los bienes que estén en la república. Sin embargo, la doctrina y la interpretación
jurisprudencial le han dado un mayor sentido y alcance a esta disposición, hasta llegar a , puesto
que se reconoce que los bienes poseídos por los venezolanos en territorio extranjero se rigen por
el correspondiente Derecho extranjero

Especial referencia a los derechos sobre bienes corporales e incorporales y el patrimonio

1-Cosas corporales:

Son aquellas que pueden ser percibidas por cualquiera de los sentidos (aunque no sea
precisamente el tacto) o a través de elementos idóneos y estas cosas deben estar determinables y
valorables económicamente y las percibidas o medidas por maquinas. La doctrina nos explica que
por su naturaleza los bienes corporales: son cosas sólidas, líquidas o gaseosas, perceptibles por los
sentidos. Ej. Una casa, un pupitre, un lápiz, etc.

2-Cosas incorporales:

Son aquellas que solo pueden ser percibidas a través del intelecto, es decir que sean
intelectualmente perceptibles (el raciocinio, la persección humana) y que sea determinada y
valorada económicamente.

Según la doctrina las cosas incorporales son aquellos derechos de los cuales una persona es titular
y que no son percibidos por los sentidos.

Enumeración de las principales cosas incorporales:

1.) Las obras de Ingenio que constituyen el objeto de los derechos de autor, todo lo relacionado
con la edición de obras, divulgación de obras, fotografías, reproducciones o impresiones similares.
El basamento legal de los derechos intelectuales los encontramos en el art. 98 de la Constitución
de la República Bolivariana de Venezuela la cual establece la creación cultural es libre. Esta
libertad comprende el derecho a la inversión, producción y divulgación de la obra creativa, ciencia,
tecnología y humanista, incluyendo la protección legal de los derechos del autor o de la autora
sobre sus obras. El estado reconocerá la propiedad intelectual sobre las obras científicas, literarias
y artísticas, inversiones; innovaciones, denominaciones, patentes, marcas y temas de acuerdo con
las condiciones y excepciones que establezcan la ley y los tratados internacionales suscritos y
ratificados por la República en esta materia.

2.) Las manifestaciones o atributos objetivados de la persona que constituyen el objeto de los
derechos de la personalidad tales como la vida, la identidad o el honor.
3.) El nombre, la reputación, el derecho a la vida, la libertad, (que están consagrado como
derechos en la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela), los cuales pueden sustituir
objeto de derecho como cosa incorporal y que generalmente pasa a ser delimitable
económicamente en la medida que son lesionados, es decir en la medida que son violentados
surgen como cosa incorporal. Ej. La injuria contra una persona.

Bienes muebles sometidos a régimen especial

Soluciones propuestas en el sistema venezolano

El sistema de derecho internacional privado de Venezuela se origina del proyecto de ley de normas
de Derecho Internacional Privado elaborado por los Profesores Roberto Goldschmidt, Joaquín
Sánchez-Covisa y Gonzalo Parra-Aranguren a solicitud del Ministerio de Justicia venezolano entre
los años 1958 y 1963. Las soluciones del proyecto fueron a menudo consideradas como principios
generalmente aceptados de Derecho Internacional Privado y, como tales, aplicados en
concordancia del artículo 8 del C.P.C, respecto a solución de los problemas con elementos de
extranjería.

El método plural: consiste en la aplicación a los supuestos con elementos extranjeros, de tres tipos
de normas: las normas materiales de carácter necesario o imperativo, las normas materiales y
especiales, y finalmente las normas de conflicto.

Flexibilidad del método conflictivo: es el eje metodológico del derecho internacional privado, la
respuesta a las críticas formuladas, especialmente por las escuelas norteamericanas
especialmente del siglo XX,y también la auto-crítica de la escuela europea, que hoy constituye el
tema de discusión en los foros nacionales e internacionales.

Codificación internacional e interna: resalta que la importancia de la unificación regional de


normas de derecho internacional privado, para los procesos de integración, debido a que la
doctrina es escasa, salvo a algunas excepciones, en cualquier proceso de integración , el derecho
internacional privado cobra una relevancia especial. Fernando rozas expresa ‘’… constituye una
unidad funcional que se vincula muy estrechamente a los principios y a las libertades que genera
el establecimiento y funcionamiento de un ente gubernamental o, en algunos casos un agente
supranacional…’’ y es por esto que cualquier proceso de integración regional afecta la regulación
del tráfico privado externo, y es por ello necesario que esta regulación encuentre modelos propios
para cada etapa del proceso.