Está en la página 1de 10

lOMoARcPSD|3832911

Sistema cardiovascular

Fisiología del Ejercicio (Universidad Autónoma de Madrid)

StuDocu no está patrocinado ni avalado por ningún colegio o universidad.


Descargado por Gioconda Campos Caldera (giocondaisabelcaldera@gmail.com)
lOMoARcPSD|3832911

SISTEMA CARDIOVASCULAR
Principios del sistema cardio circulatorio:

El aparato circulatorio está compuesto por: el corazón, que bombea y aspira la sangre, y los
vasos sanguíneos, que conducen la sangre a los diferentes órganos.

El corazón envía la sangre desde el VI por la aorta hasta los órganos de la periferia. Allí, la
sangre cede el oxígeno y capta el dióxido.

La sangre vuelve al corazón por la vena cava hasta la AD. De ahí pasa al VD y va a los pulmones,
donde cede el dióxido y capta oxígeno.

Por último, la sangre es aspirada por la AI y enviada de nuevo al VI.

Presión arterial: 120 / 80 mm Hg normal, con pequeñas variaciones. La presión en un circuito


depende del volumen, del diámetro de los vasos (luz), de la viscosidad de la sangre, de la
fuerza con la que es bombeada, de la sístole y diástole (frecuencia cardiaca), y de la longitud
del circuito (espacio).

El aparato circulatorio también podría llamarse sistema de aporte de oxígeno y retirada de


dióxido, ya que esta es una de sus funciones principales. Tiene otras funciones:

- Mantenimiento de la temperatura corporal


- Aporte de defensa frente a las invasiones de gérmenes y enfermedades
- Aporte de nutrientes a los tejidos y retirada de las sustancias de desecho
- Distribución de hormonas desde los órganos que las secretan hasta los órganos diana

A su vez, el sistema cardiovascular en controlado por el SNC y por regulación hormonal.

El sistema tiene un compromiso con saber hacia qué lugar bombear la sangre según la
prioridad o necesidad del cuerpo. Los vasos sanguíneos tienen la capacidad de contraerse y
dilatarse a demanda, gracias al SNC o las hormonas.

El corazón:

Músculo que dispone de características propias del músculo liso y del estriado / esquelético.

- Tiene la capacidad de contraerse y excitarse rápidamente al igual que lo haría


cualquier músculo esquelético.
- Tiene el comportamiento “sincitio funcional” que permite que los miocitos se
contraigan simultáneamente, resultando muy eficaz en su función. El corazón puede
contraerse de forma simultánea, incrementando la eficiencia de la salida de la sangre.

Hay tres tipos de tejido miocárdico:

- Auricular: laxo y sometido a menos presión.


- Ventricular: más grueso y fuerte para tolerar mayor presión.
- Conducción: para ramificar y distribuir adecuadamente el impulso nervioso.

Descargado por Gioconda Campos Caldera (giocondaisabelcaldera@gmail.com)


lOMoARcPSD|3832911

Está dividido en cuatro cavidades, dos aurículas y dos ventrículos.

La aurícula y ventrículo derecho se encargan de la circulación pulmonar. Están separados


por la válvula tricúspide.

La aurícula y ventrículo izquierdo se encargan de la circulación sistémica. Están separados


por la válvula mitral.

Estas válvulas que separan las aurículas y los ventrículos impiden el reflujo o el retorno de
la sangre de los ventrículos a las aurículas (soplo: mal cierre de estas válvulas).

El tejido de conducción está formado por células musculares encargadas de iniciar el


impulso nervioso y transmitirlo.

El corazón no debe contraerse de una forma simultánea, de hecho debe contraerse de


forma alternada para favorecer la hemodinámica.

Para ello se dispone de:

- Nódulo sinusal (SA) o marcapasos: Origen del impulso nervioso hacia las aurículas.
- Nódulo auriculo-ventricular (AV).
- Haz de His y red de Purkinje: La red de Purkinje retrasa la contracción ventricular (los
ventrículos deben estar dilatados para su llenado desde las aurículas), para que
primero lo hagan las aurículas y luego los ventrículos.

A mayor frecuencia cardiaca, mayor volumen de sangre es bombeado. Aunque llega un


momento en el que por muy rápido que bombee el corazón, el volumen bombeado ya no
crece.

Los estímulos que generan la contracción del corazón surgen desde el nódulo sinusal. El
impulso se transmite primero a las aurículas y después a los ventrículos. El retraso en la
contracción de los ventrículos se produce por la red de Purkinje. Esta alternancia de la
contracción de las aurículas y ventrículos da lugar a los movimientos de sístole y diástole.
Esta sucesión de movimientos da lugar al llenado y vaciado de las cavidades. Las aurículas
son las responsables de llenar los ventrículos. Esta función es básica, especialmente en
situación de esfuerzo.

El corazón trabaja de forma aeróbica, por lo que la sangre oxigenada siempre va a llegar
antes al corazón y los músculos u órganos notarán antes la falta de oxígeno.

El llenado ventricular es tan importante como el vaciado de la sístole ventricular. Si el VI no


se llena adecuadamente, no impulsará el volumen de sangre adecuado.

La diástole ventricular es la fase de llenado del ventrículo:

- Hay una fase pasiva de llenado que se corresponde con la relajación del ventrículo.
- Hay una segunda fase de llenado activo debida a la sístole de la aurícula.

Descargado por Gioconda Campos Caldera (giocondaisabelcaldera@gmail.com)


lOMoARcPSD|3832911

La sístole ventricular es la fase de vaciado del ventrículo:

- Primero se contrae el ventrículo sin que se abran las válvulas de la aorta (aumenta la
presión intra-ventricular).
- Apertura de las válvulas sigmoideas y vaciado de la cavidad.

En el momento de la apertura de las válvulas se produce un incremento de la presión


arterial en la aorta de 80 mm de Hg a 120 mm de Hg. Estas cifras de presión se
corresponden con la presión diastólica (menos modificable) y sistólica.

Dinámica del corazón:

La condición cardiovascular es un parámetro que puede dar mucha información sobre el


estado de forma de una persona.

Gasto cardiaco: Volumen de sangre que el corazón bombea/expulsa por unidad de tiempo
(minuto). En reposo suele ser unos 5 L/min.

GC = Volumen latido x Frecuencia cardiaca

El corazón late unas 60 u 80 veces por minuto en reposo (F.R. = 60 u 80/min.). El volumen
de sangre en cada latido es de unos 70 cc (V.S. = 70cc). Son valores modificables.

Puesto que el tamaño corporal influye sobre el tamaño del corazón, se establece que el
índice cardiaco que considera parámetros relativos a la superficie corporal:

Índice cardiaco = GC / Superficie corporal

El volumen de sangre eyectado en cada sístole se denomina volumen sistólico.

El % de sangre que se expulsa del ventrículo, después de la sístole ventricular se denomina


fracción de eyección (60-80%). Siempre se queda algo de sangre en el ventrículo (20-40%)
del volumen total.

Ley de Frank y Starling: “Dentro de los límites fisiológicos, el corazón expulsa toda la sangre
que llega sin crear remanso excesivo de la misma en las venas”.

- Esto es debido a que la mayor elongación de la fibra muscular del corazón genera más
fuerza de contracción.
- Cuanto más se llena la cavidad, mayor cantidad de sangre se expulsa. Esto es por
varios mecanismos: Pre-elongación: fuerza con la que finalmente eyectamos un
volumen de sangre. Si previamente se producen un estiramiento la elongación es
mayor.

El concepto de precarga o elongación previa explica este concepto.

Por otro lado, hay que considerar la resistencia u oposición que ofrecen las arterias a que
la sangre sea expulsada. Postcarga.

- La resistencia que ofrece la aorta y los vasos de gran calibre.

Descargado por Gioconda Campos Caldera (giocondaisabelcaldera@gmail.com)


lOMoARcPSD|3832911

- Resistencias periféricas o de pequeñas arteriolas. Este es el factor que más influye en


la presión arterial.
- Características del fluido (sangre).

En general, mayor precarga genera mayor fuerza de contracción, pero: factores


emocionales, sustancias, hormonas, Pp de oxígeno, acidosis.

El consumo energético del corazón es básicamente aeróbico. El metabolismo aeróbico es


independiente del tipo de esfuerzo que se está realizando.

El miocardio puede utilizar casi cualquier substrato energético (siempre con oxígeno):

- HC, glucosa.
- Aa.
- Ácidos grasos (principalmente en reposo).
- Lactato (especialmente en situación de esfuerzos máximos): se secreta al realizar
esfuerzos de alta intensidad.
- Cuerpos cetónicos (raramente).

La velocidad de recuperación es directamente proporcional al descanso.

Transporte:

Podemos diferenciar entre circulación mayor o sistémica (lleva la sangre al corazón), y


circulación menor o pulmonar.

La presión a la que circula la sangre es mucho mayor en la sistémica.

El volumen y la presión son muy variables, aunque esta situación disminuye en zonas
distales.

En las arteriolas y capilares la variación es casi nula.

La circulación sistémica:

- La presión interior es elevada (que paulatinamente va disminuyendo).


- La pared de las arterias es gruesa y elástica para atenuar los cambios de presión
sistólica y diastólica.
- Las arterias disponen de musculatura lisa que permite modificar su calibre,
especialmente en las arteriolas.
- Así, ser regula de forma autónoma la irrigación de los órganos en función de la
demanda. Autorregulación del flujo de sangre.
- Las arteriolas terminan en capilares que carecen de músculos y son muy permeables.
- En estos vasos la presión es mínima.
- Su función es intercambiar sustancias con el líquido intersticial que baña las células.
- La permeabilidad de los capilares es diferente dependiendo del órgano que irriga. El
intercambio se realiza principalmente por difusión simple ósmosis, pero no siempre
(pinocitosis, presión hidrostática vs. oncótica).

Descargado por Gioconda Campos Caldera (giocondaisabelcaldera@gmail.com)


lOMoARcPSD|3832911

La circulación venosa:

- Las venas van recogiendo la sangre de los capilares.


- La vena cava superior y la vena cava inferior llevan la sangre hasta la AD.
- Estos vasos pueden modificar considerablemente su capacidad.
- El retorno venoso es un problema importante debido a nuestra posición.
- El retorno venoso al corazón se consigue mediante:
 La contracción de las venas
 Válvulas que impiden el reflujo
 Contracción de los músculos periféricos
 Disminución de la presión intratorácica
 Aspiración de la aurícula derecha
 Empuje del ventrículo izquierdo

Regulación local:

- Los diferentes tejidos tienen diferentes necesidades en cada situación.


- Por lo tanto, el flujo de sangre puede ser diferente en un órgano u otro.
- Incluso, un órgano puede tener diferentes necesidades en momentos distintos.
- Por ello, la irrigación debe ser modificable.
- El control de la irrigación se hace por la presencia de determinadas sustancias (K+, H+,
CO2, LH, adenosina para el corto plazo), y por vasodilatación y creación de nuevos
vasos.

Adaptaciones durante el ejercicio:

- El ejercicio físico modifica el equilibrio homeostático, el sistema cardiovascular


desempeña una función básica en su mantenimiento.
- El incremento de las necesidades del musculo en situación de esfuerzo puede
incrementarse hasta 50 veces con respecto al reposo.
- Por ello, el SAO (Sistema de Aporte de Oxígeno) debe adaptarse a estas necesidades.
- El parámetro más representativo de esta situación es el consumo de oxígeno VO2. En
deporte se utiliza o interesa el consumo máximo de oxígeno.

Consumo máximo de oxígeno:

Determina la capacidad de una persona para tomar (pulmones), transportar (corazón y


vasos) y liberar o captar oxígeno (hemoglobina) a los músculos (enzimas), así como la
capacidad de estos para utilizarlos. Se mide en ml/kg/min, y son valores relativos que
dependen de la persona. Cuando un sujeto supera los 60 ml/kg/min hablamos de personas
con un índice de condición física elevada. En cambio, en una persona que no llega a los 10
ml/kg/min hablamos ya de morbidad.

Volumen sistólico máx. → Gasto cardiaco máx. → Consumo de oxígeno máx.

Frecuencia cardiaca máx. → Gasto cardiaco máx. → Consumo de oxígeno máx.

(con Diferencia A-V de oxígeno máx.)

Descargado por Gioconda Campos Caldera (giocondaisabelcaldera@gmail.com)


lOMoARcPSD|3832911

Gasto cardiaco:

Conocido también como volumen por minuto. Es la cantidad de sangre que impulsa el
corazón hacia la circulación sistémica en un minuto. Aumenta cuando las necesidades
metabólicas aumentan:

- Este aumento es proporcional en ejercicios submáximos.


- La proporcionalidad se pierde en los ejercicios máximos.
- En los ejercicios de muy alta intensidad el GC puede llegar a disminuir, por lo que el
ejercicio se tiene que detener por fatiga.

Puede multiplicarse por cuatro o cinco veces en un sedentario, mientras que en un


deportista puede aumentarse hasta ocho veces.

Volumen sistólico:

- Tiene la capacidad de aumentar en función de la demanda del ejercicio.


- Normalmente, el aumento es proporcional hasta llegar a una meseta (esfuerzo
submáximo).
- La meseta suele encontrarse entre el 40 y el 60% del VO2 máx.
- En este punto, el VS se acerca al volumen telediastólico. Al final de la sístole ya no hay
casi sangre en los ventrículos.
- Ley de Frank y Starling: a mayor elongación mayor fuerza de contracción. Esto sucede
dentro de unos límites 90% del VO2 máx. por dos razones: límite de elongación de la
fibra muscular, y menor tiempo de llenado de ventrículo.

Adaptación del corazón:

- El trabajo prolongado de resistencia aeróbica aumenta el gasto cardiaco.


- Este tipo de entrenamiento incrementa el grosor de las paredes y el tamaño de las
cavidades del corazón.
- En un deportista entrenado, el GC por minuto pasa de 5L/min. A 30 o 40L/min.
Durante el ejercicio y con ello, un aumento del consumo de oxígeno (VO2).
- Un corazón grande posee una elevada concentración de mitocondrias y de enzimas
oxidativas en el miocardio. Por lo tanto, puede aclarar mayores cantidades de ácido
láctico y ayudar a compensar la acidosis producida por un esfuerzo intenso.

La reserva cardiaca da información sobre la capacidad de aumentar el esfuerzo con


respecto a la situación de reposo.

Un corazón que consume rápidamente el ácido láctico se recuperará más rápidamente del
ejercicio físico.

La intensidad del descanso influye en el tiempo de recuperación.

Frecuencia cardiaca:

- Depende de la regulación del sistema nervioso vegetativo.


- El marcapasos fisiológico es el nódulo senoauricular.

Descargado por Gioconda Campos Caldera (giocondaisabelcaldera@gmail.com)


lOMoARcPSD|3832911

- En los ejercicios submáximos del gasto cardiaco aumenta sobre todo a costa del
volumen sistólico.
- Llegado a una determinada intensidad, el gasto cardiaco se aumenta a costa de la
frecuencia cardiaca.
- El aumento es proporcional desde las 100 a las 170 pulsaciones por minuto.
- A partir de ahí, el gasto cardiaco y la frecuencia cardiaca ya no son proporcionales.
- En la persona sedentaria que realiza un ejercicio físico, la frecuencia cardiaca se
incrementa de forma proporcional y al llegar a un valor máximo la fatiga aparece y
cesa el ejercicio.
- En un sujeto entrenado, el incremento de la frecuencia cardiaca se hace más rápido en
ejercicio submáximo.
- Si la carga de esfuerzo se incrementa nuevamente, el aumento de la frecuencia
cardiaca aumenta proporcionalmente.
- Si el esfuerzo se prolonga, la frecuencia cardiaca se aplana y el esfuerzo se mantendrá
hasta superar la tolerancia a la fatiga del sujeto.
- Una vez finalizado el ejercicio, la frecuencia cardiaca disminuye muy rápido al principio
y después se mantiene ligeramente más alta, con respecto a los valores previos al
ejercicio.
- En este sentido, la frecuencia cardiaca se comporta de forma muy similar a lo que
ocurre con otros parámetros (deuda de O2, ventilación pulmonar, presión arterial).
- Al igual que ocurre con el volumen sistólico, el aumento de la frecuencia cardiaca se
produce por la estimulación del SN simpático al detectar modificaciones en los niveles
de CO2, O2 y pH, propias del ejercicio.
- No obstante, la alteración del ritmo y volumen del corazón se produce también antes
del ejercicio (aspecto emocional).
- Por otro lado, el aumento de la frecuencia cardiaca no es limitado.
- La taquicardia disminuye el tiempo del ciclo cardiaco y por lo tanto, disminuye el
tiempo de la diástole ventricular. Por lo tanto, a partir de una determinada frecuencia
cardiaca, se disminuye el volumen sistólico por cada latido.
- El aumento del gasto cardiaco es proporcional al aumento de la frecuencia cardiaca
hasta un límite (normalmente a partir de las 200 pulsaciones por minuto).
- Por otro lado, el sujeto entrenado suele tener bradicardia de reposo, esto aporta
varias ventajas:
 Mayor volumen sistólico, y por lo tanto, menor frecuencia cardiaca en reposo.
 Menos tiempo de ajuste a la situación de esfuerzo (punto estable) y por lo tanto,
menor deuda de oxígeno.
 Mayor reserva cardiaca.
 Mayor velocidad de recuperación por consumo de sustancias de desecho.
 Mayor capacidad para tolerar la intensidad y la duración del esfuerzo.

Presión arterial:

- Está condicionada por: el GC, volemia, resistencias periféricas, y factores emocionales


(previos al ejercicio) por descarga de catecolaminas).

Descargado por Gioconda Campos Caldera (giocondaisabelcaldera@gmail.com)


lOMoARcPSD|3832911

- La presión arterial durante el ejercicio dinámico se ve modificada de la siguiente


manera:
 La presión arterial sistólica aumenta
 La presión arterial diastólica se mantiene prácticamente estable
 La presión arterial media tiene tendencia ascendente
 Si el ejercicio se mantiene en el tiempo, la presión arterial sistólica tiende a
disminuir después de alcanzar los valores máximos, por la dilatación de las
arteriolas.
- Si se realiza ejercicio de alta intensidad y se deja de hacer bruscamente, puede
aparecer el síndrome de “robo sanguíneo”. Este síndrome se debe a la permanencia de
la sangre en los músculos, y puede durar minutos y horas. Se caracteriza por mal estar
general y mareos o lipotimias.
- Si se compara la presión arterial de los ejercicios realizados con las piernas vs con los
brazos, se observa que los realizados con los brazos generan un mayor incremento de
la presión arterial.
- Por lo tanto, en sujetos hipertensos se recomienda realizar ejercicios dinámicos y con
grandes grupos musculares.

Siempre que se pueda, tenemos que hacer ejercicios que permitan consumir más energía
pero con menor esfuerzo y con mayor masa muscular. Los ejercicios que se realizan solo
con los brazos incrementan más la presión arterial.

Desde el punto de vista de la salud, cuando hablamos de ejercicio físico, es más tolerable
una distribución homogénea de la carga de una sesión de entrenamiento. Por unidad de
tiempo se conseguirá más carga de trabajo si se reparte el entrenamiento entre brazos y
piernas.

Circulación tisular:

- Puesto que la cantidad de sangre es limitada, es necesario distribuirla en función de


criterios de necesidad.
- En reposo, el musculo se lleva el 20-30% de la sangre. En ejercicio se lleva el 80-90%.
- Algunos tejidos aumentan el riego en litros, pero disminuye el % (corazón).
- Otros tejidos (SN), disminuye el %, pero mantiene el volumen.
- Los territorios no activos pueden ver muy disminuida su irrigación con el esfuerzo
(riñón y vísceras digestivas).
- La piel puede ver muy incrementada su irrigación con la finalidad de ayudar a la
termorregulación. En ejercicio máximo puede disminuir, pero a costa de incrementar
la temperatura del cuerpo (riesgo de golpe de calor).

Corazón:

El músculo cardiaco tiene una mayor capacidad de extracción de oxígeno de la sangre en


reposo y en esfuerzo. Un músculo esquelético normal, extrae el 5% del oxígeno de la
sangre, mientras que el músculo cardiaco obtiene el 15% en reposo y el 20% en esfuerzo.
La mayor aportación de oxígeno en esfuerzo al corazón se hace por incremento del aporte

Descargado por Gioconda Campos Caldera (giocondaisabelcaldera@gmail.com)


lOMoARcPSD|3832911

de sangre por vasodilatación (se puede llegar a cuadruplicar, de 250mL/min a


1000mL/min).

La energía se consigue principalmente por:

- Ácidos grasos (principalmente en reposo),


- glucosa y ácido láctico (en esfuerzo de alta intensidad),
- aminoácidos,
- y cuerpos cetónicos (raramente).

Además de las adaptaciones funcionales (aumento del volumen sistólico y disminución de


la frecuencia cardiaca en reposo), si el ejercicio es regular, el corazón modifica su
estructura:

- Se hipertrofia la pared.
- Se dilatan las cavidades ventriculares.
- Aumento de la capilarización.
- Aumento del nº de mitocondrias en el miocardio (ya de por sí muy alto).
- El proceso es reversible y sin secuelas demostradas.
- Alteraciones en el índice cardiotorácico (a+b/c)<0,5 normal.

Efectos del ejercicio estático e isométrico:

Ejercicio isométrico: Hay contracción, pero no movimiento. Consiste en tensar un músculo


y mantenerlo en una posición estacionaria al tiempo que se mantiene la tensión, es decir,
ejercicio en el que se aplica una fuerza a un objeto que opone resistencia.

- El ejercicio isométrico provoca un mayor aumento de la presión arterial que el


dinámico.
- Este tipo de trabajo aumenta la compresión sobre los vasos sanguíneos periféricos, por
lo que se aumenta la presión periférica, incluyendo la diastólica.
- Para compensar la situación, el corazón late más rápido, pero sobre todo más fuerte.
- Este tipo de ejercicios no es recomendable para sujetos hipertensos por el alto riesgo
que implica.
- Por otro lado, es un ejercicio válido.

Hemoglobina:

- Alta afinidad por el oxígeno. Lo capta con gran velocidad. Su unión con el oxígeno es
reversible.
- Tiene afinidad por el dióxido de carbono. Lo capta con gran velocidad. Su unión con el
dióxido es reversible.
- La hemoglobina puede transportar oxígeno o dióxido, pero no ambos a la vez. La
afinidad por uno u otro depende de la temperatura, el pH, y las sustancias de desecho.

Cuando el músculo trabaja, asciende la temperatura y se adifica pH, luego habrá menor
afinidad por el oxígeno y más por el dióxido. A menor temperatura, el pH se vuelve más
básico y habrá mayor afinidad por el oxígeno y menor por el dióxido.

Descargado por Gioconda Campos Caldera (giocondaisabelcaldera@gmail.com)

También podría gustarte