Está en la página 1de 2

Mucho antes de que surgiera el día oficial de las mujeres, (18 de marzo) aquí en

México ya se celebraba el día de la mujer. Pero esta celebración o conmemoración de


igualdad de derechos bajo la guardia de Amelia González Caballero de Castillo, la cual fue
la que empezó esto en Yucatán y fue desplazándose esta “tradición” hacía el centro del
país.

Todo esto durante el sexenio de Cárdenas, cuando termino su cargo se continuó


realizando lo que Amelia había empezado, pero ya no fue lo mismo, pues el presidente
Cárdenas le daba mucha importancia, luego de que saliera del poder, ya no se le dio el
mismo valor, perdiendo el apoyo oficial.

Desde la época de la revolución se usa el termino de feminismo, pero luego de un


lapso se dejó de usar, pues se empezó a creer que era algo de la burguesía, dejando de lado
este término, durante la revolución se usaba para hacer referencia a las mujeres que querían
que su opinión fuera escuchada. Tras este breve panorama histórico, se han tenido entre dos
y tres movimientos feministas en la república, siendo el pasado el que “intento” de unificar
todo lo que en los anteriores se buscó concretar y dado de que no existen investigaciones
suficientes para respaldar todo mediante vistazos al pasado, con los pocos textos se tiene
una premisa la cual dice que en la antigüedad, el género femenino se consideraba muy
conservador dejando pasar el conflicto que se debió tener hace tiempo y no dejarlo pasar
hasta las instancias actuales.

Y es que no todo se debe resumir a una igualdad, porque la feminista profesionista


no lucha por lo mismo que la feminista de clase media, o incluso la feminista indígena,
entonces, lo que se debe buscar una equidad tal como se dicta en el feminismo clásico, para
así poder emparejar las cosas de una forma mas apegada a la realidad, por ejemplo, una
mujer promedio no es igual de fuerte que el hombre promedio, lo que se debe hacer es
buscar el punto medio exacto donde bien ya sabemos que hombres y mujeres no podemos
hacerlo mismo, pero si hacer trabajos que nos complementen, donde previamente se
midiera el nivel de habilidad de ambos individuos, para saber en forma individual y ya no
de forma generalizada, para que es bien cada quien. Pero sin caer en el error del socialismo,
donde se busca que todos los individuos trabajen si o si, pues de eso ya tenemos la
referencia histórica fallida de la ya eliminada URSS.
Regresando a lo principal del texto, el problema de esto es que no se tiene un
objetivo claro, pues la mujer de la antigüedad peleó porque no era tomada en cuenta, y se
buscaba que su voz fuera escuchada ante las demás personas y en la actualidad, es mas
acerca de la forma de respeto o de apreciación sexual, pues desde hace mucho tiempo las
empresas las usan como un objeto sexual que pueden usar a su antojo solo para
promocionar sus herramientas, autos, maquinas, comida y un largo etcétera.

Entonces para poder dirigir un correcto feminismo en México, dadas las


circunstancias actuales y no tanto en un ejemplo hipotético del análisis de las habilidades de
cada individuo, se piensa que primero se debe dividir a las integrantes del movimiento en
grupos, donde cada uno tenga su propio objetivo bien definido y bien defendido, pues ya se
demostró que no todas pelean por lo mismo, claro habrá quienes pelean por algo muy
específico, pero son muchas al final un grupo se puede formar. Luego de esto se deben
dividir en estratos sociales, pues se repite, no todas son iguales, no todas tienen las mismas
oportunidades ni problemas.

Por último, pero no menos importante, es eliminar a los hombres de los altos cargos,
pues a lo largo de la historia se ha visto como los representantes ante el gobierno siempre
han sido hombres, dejando visible el “machismo cotidiano” o el micromachismo (aunque
este ultimo nombre le resta importancia al tener anexado el “micro”). Pues se piensa que
esto tiene una influencia que quizá se hace retroceder mas de lo que realmente se avanza,
pues, que idea tiene un hombre de lo que una mujer realmente esta sufriendo, si muchos no
saben por lo que las mujeres han pasado o han tenido que soportar.