Está en la página 1de 2

Buena tarde profesor y compañeros;

Mi análisis personal sobre la interferencia de la Corte Interamericana de Derechos


Humanos en el derecho interno de los Estados es que las sentencias dictadas por
los tribunales internacionales solo constituyen fuente auxiliar de derecho
internacional y solo tienen efectos para las partes en litigio y respecto del caso que
ha sido decidido. La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha
dispuesto que los Estados partes deben realizar un control de convencionalidad
que contraste las normas locales con la jurisprudencia desarrollada por ella. El
control de convencionalidad supone instituir las decisiones de la CIDH como
fuente de derecho interno, bajo una aplicación directa y restringiendo el campo de
decisión soberana de los países. Para que el control de convencionalidad pueda
consolidarse en el sistema interamericano de derechos humanos es pertinente
contar con una expresa autorización constitucional de los países miembros e
incorporar de un modo diferenciado la doctrina del margen de apreciación
nacional. Asimismo, es conveniente que la CIDH mediante mecanismos de
reparación inéditos pueda explorar distintas formas de diálogo interinstitucional
con los poderes locales.
Por tal motivo la autodeterminación es el derecho que tienen las naciones de
elegir su sistema político y jurídico, así como su modelo de desarrollo económico,
social, científico y cultural, en un territorio geográficamente definido dentro del
marco de un Estado Federal, si es necesario
Se ha entendido tradicionalmente que las sentencias dictadas por los tribunales
internacionales solo constituyen fuentes auxiliares de derecho internacional y
tienen efectos para las partes en litigio y respecto del caso que ha sido decidido.
La doctrina del control de convencionalidad postulada por la CIDH pretende
instituir sus sentencias y opiniones consultivas como fuente de derecho interno en
los países que han suscrito la Convención Americana de Derechos Humanos.
Bajo el control de convencionalidad las decisiones de la CIDH tienen aplicación
directa en el derecho local y se sitúan dentro de aquello que no es "susceptible de
ser decidido" por parte de las mayorías.
Para que el control de convencionalidad pueda afianzarse en un sistema
interamericano de derechos humanos se precisaría una autorización constitucional
explícita en los países miembros e incorporar de un modo diferenciado (según el
grado de desarrollo institucional y el tipo de violación de que se trate) la doctrina
del margen de apreciación nacional por parte de la CIDH.
La CIDH puede explorar distintas formas de diálogo interinstitucional mediante
formas inéditas de reparación, de modo de hacer posible el cumplimiento de sus
sentencias a nivel local.
DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO

En Relación con el Derecho Internacional Público es la relación de un sector del


Derecho, en este caso el Derecho Internacional Público permite resaltar la
personalidad del sector que está siendo relacionado.
El Derecho Internacional Público toma como fuente los Convenios y Tratados, se
toman porque son normas “puestas” y, una vez ratificadas o firmadas por algún
Estado se vuelven “obligatorias”, ya que se convierte en ley de ese Estado.
Un convenio es una resolución que adopta una Conferencia de la ONU o un ente
internacional sobre cuestiones de importancia mundial y que son de su
competencia y que una vez ratificadas por los Estados se vuelven obligatorias. Un
Convenio se plasma en un Protocolo, que es un documento que trata un tema
específico. Por ejemplo, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el
Cambio Climático (1992).
Un tratado es un acuerdo político celebrado por escrito entre dos o más Estados
regido por normas de Derecho Internacional Público y que constituye obligaciones
reciprocas. Por ejemplo, el Protocolo de Montreal (1987).
Una declaración es un texto solemne compuesto de un conjunto de principios que
son adoptados por un ente, órgano, institución o Estado que tiene el valor de
sugerencia. Por ejemplo, la Declaración de Estocolmo (1972).
Los Convenios y los Tratados son estudiados por los juristas, ya que son normas
“puestas” y, y una vez ratificadas o firmadas por algún Estado se vuelven
“obligatorias”, ya que se convierte en ley de ese Estado. El jurista estudia el
Derecho “puesto”, el Derecho positivo. Estudia el “ser” y no el “deber ser” como los
politólogos.
Las Declaraciones y los Principios son estudiados por los politólogos. Son temas
específicos de estudio de la Sociología Política o Ciencia política. Son
instrumentos de los políticos que trataran de introducirlos al ordenamiento jurídico
de sus respectivos Estados.
Por tal motivo la autodeterminación es el derecho que tienen las naciones de
elegir su sistema político y jurídico, así como su modelo de desarrollo económico,
social, científico y cultural, en un territorio geográficamente definido dentro del
marco de un Estado Federal, si es necesario.