Está en la página 1de 12

Caratula proyecto de informe: prevención y consumo de drogas

i
Contenido

RESUMEN.........................................................................................................................................ii

PALABRAS CLAVE....................................................................................................................iii

INTRODUCCION.............................................................................................................................1

DESARROLLO.................................................................................................................................2

CONCLUSION..................................................................................................................................6

RECOMENDACIONES....................................................................................................................7

BIBLIOGRAFIA...............................................................................................................................7

ii
RESUMEN

El consumo temprano de drogas aumenta las posibilidades de que una persona se convierta

en adicta. Cabe recordar que las drogas modifican el cerebro, lo que puede causar adicción

y otros problemas graves. Por lo tanto, prevenir el consumo temprano de drogas o alcohol

puede servir de mucho para reducir estos riesgos.

El riesgo de consumir drogas aumenta sustancialmente durante las etapas de transición.

Para un adulto, un divorcio o la pérdida del trabajo pueden aumentar el riesgo de consumir

drogas. Para un adolescente, las épocas de riesgo incluyen las mudanzas, el divorcio en la

familia o el cambio de escuela.

Cuando los niños pasan de la escuela primaria a la escuela media, deben hacer frente a

nuevas situaciones sociales, familiares y académicas que les resultan difíciles. A menudo,

durante este período los niños se ven expuestos por primera vez a sustancias como los

cigarrillos o el alcohol.

Cuando ingresan a la escuela secundaria, pueden encontrarse allí con una mayor

disponibilidad de drogas, el consumo por parte de adolescentes más grandes y actividades

sociales en las que se consumen drogas.

PALABRAS CLAVE

Consumo, adicción, sustancias dañinas a la salud.

iii
INTRODUCCION

Las drogas, incluyendo al tabaco y el alcohol, son de fácil acceso para los niños y los

adolescentes. Como padre de familia, usted tiene una gran influencia sobre la decisión de su

hijo de no usar drogas.

Es muy probable que los niños de la escuela primaria no hayan comenzado a consumir

alcohol, tabaco o ningún otro tipo de droga. Por esta razón cuando están en la escuela

primaria es el momento perfecto para empezar a hablar acerca de los peligros del consumo

de drogas. Prepare a su niño para el momento en que le vengan a ofrecer drogas.

La prevención contra el abuso de drogas empieza cuando los padres aprenden cómo hablar

con sus hijos sobre temas difíciles. Después, los programas que ofrecen las escuelas, los

deportes y otros grupos pueden contribuir a lo que usted ya ha comenzado.

Los niños se dan cuenta de cómo los padres consumen el alcohol, el tabaco y las drogas en

su casa, en su vida social y con otras personas. Esto incluye cómo los padres controlan sus

sentimientos intensos, sus emociones y el estrés e incluso los leves dolores y molestias.

Un componente normal del desarrollo adolescente es cierto nivel de toma de riesgo. El

deseo de probar cosas nuevas y ser más independiente es sano, pero también puede

aumentar la tendencia de los adolescentes a probar las drogas. Las partes del cerebro que

controlan el juicio y la toma de decisiones no terminan de desarrollarse hasta pasados los

20 a 25 años, lo cual limita la capacidad de un adolescente para evaluar correctamente los

riesgos de probar las drogas y lo hace más vulnerable a la presión de sus compañeros.

1
DESARROLLO

Drogadicción en jóvenes

El cerebro todavía está en desarrollo, es más probable que el consumo de drogas a esta edad

perturbe la función cerebral en zonas que son críticas para la motivación, la memoria, el

aprendizaje, el juicio y el control del comportamiento.

Por ello no sorprende que los adolescentes que beben alcohol o consumen drogas a menudo

tengan problemas familiares y sociales, mal desempeño académico, problemas de salud

incluidos problemas de salud mental y problemas con el sistema de justicia juvenil.

Mezclando los elogios y la crítica, puede corregir el comportamiento de su hijo sin decir

que él o ella es un niño malo. Esto ayuda a los niños a confiar en sí mismos y a aprender a

tomar decisiones saludables y seguras. A su debido tiempo, tomar decisiones inteligentes

por sí mismo se vuelve algo más fácil de hacer. Por lo general ocasiona síntomas o las

conductas como el sentir que tienes que consumir la droga con frecuencia, ya sea

diariamente o incluso varias veces al día, o consumir mayores cantidades de la droga

durante un período de tiempo más largo del que tenías pensado.

A veces es difícil distinguir el mal humor o la angustia normales de un adolescente de los

signos del consumo de drogas. Se debe tomar en cuenta cuando existe problemas en la

escuela o trabajo, problemas de salud física, cambios de conducta y problemas de dinero.

2
Consumo de drogas

La adicción a las drogas, que también se conoce como «trastorno por consumo de

sustancias», es una enfermedad que afecta el cerebro y el comportamiento de una persona,

y produce incapacidad de controlar el consumo de medicamentos o drogas legales o

ilegales. Las sustancias como el alcohol, la marihuana y la nicotina también se consideran

drogas. Cuando eres adicto, posiblemente sigas consumiendo la droga a pesar del daño que

causa.

La drogadicción puede empezar con el consumo experimental de una droga recreativa en

situaciones sociales y, en algunas personas, el consumo de la droga se vuelve más

frecuente. En otras personas, en especial con los opioides, la adicción a las drogas empieza

con la exposición a medicamentos recetados, o al recibir medicamentos de un amigo o un

familiar al que se los recetaron.

El riesgo de adicción y la rapidez con que te vuelves adicto varían según la droga. Algunas

drogas, como los analgésicos opioides, conllevan un riesgo mayor y provocan adicción más

rápido que otras.

Con el paso del tiempo, es probable que necesites dosis mayores de la droga para sentir los

efectos. En poco tiempo, es probable que necesites la droga solo para sentirte bien. A

medida que aumenta tu consumo de la droga, encontrarás que es cada vez más difícil vivir

sin ella. Los intentos por suspender el consumo de la droga pueden causar deseos intensos

de consumirla y hacerte sentir físicamente enfermo o síntomas de abstinencia.

3
Al igual que en muchos trastornos de salud mental, hay varios factores que pueden

contribuir al desarrollo de la adicción a las drogas. Los factores principales son los

siguientes:

Ambientales. Los factores ambientales, como las creencias y actitudes de tu familia, y la

exposición a grupos de pares que alientan el consumo de drogas, suelen influir en el inicio

del consumo de drogas.

Genéticos. Una vez que has comenzado a consumir una droga, el paso a la adicción

depende de rasgos heredados (genéticos), que pueden retrasar o acelerar el avance de la

enfermedad.

Personas de cualquier edad, sexo o situación económica pueden volverse adictas a una

droga. Existen determinados factores que pueden afectar la probabilidad de presentar una

adicción y la rapidez con la cual se la adquiere:

Antecedentes familiares de adicción. La drogadicción es más frecuente en algunas familias

y probablemente implica una predisposición genética. Si tienes un familiar consanguíneo,

como un padre o hermano, con adicción al alcohol o a las drogas, hay un mayor riesgo de

que presentes drogadicción.

Trastorno de salud mental. Si padeces un trastorno de salud mental, como depresión,

trastorno por déficit de atención con hiperactividad o trastorno de estrés postraumático,

tienes más probabilidades de volverte adicto a las drogas. Consumir drogas puede llegar a

ser una forma de lidiar con los sentimientos dolorosos, como ansiedad, depresión y soledad,

y empeorar aún más estos problemas.

4
Presión social. La presión social es un factor importante para comenzar a consumir drogas

o tener un consumo inapropiado, en especial para la gente joven.

Falta de implicación familiar. Las situaciones familiares difíciles o la falta de un vínculo

con tus padres o hermanos pueden aumentar el riesgo de adicción, al igual que la falta de

supervisión de los padres.

Consumo temprano. Consumir drogas a temprana edad puede causar cambios en el cerebro

en desarrollo y aumentar la probabilidad de avanzar hacia una adicción.

Tomar una droga altamente adictiva. Algunas drogas, como los estimulantes, la cocaína o

los analgésicos opioides, pueden ocasionar un avance más rápido de la adicción que otras

drogas. Fumar o inyectarse drogas puede aumentar la posibilidad de que se genere una

adicción. Consumir drogas que se consideran menos adictivas, las llamadas «drogas

ligeras», puede ser el inicio del consumo de drogas y la adicción.

Formas de prevención

Los científicos han creado una amplia gama de programas que alteran positivamente el

equilibrio entre los factores de riesgo y los factores de protección para el consumo de

drogas en las familias, las escuelas y las comunidades. Los estudios han demostrado que los

programas basados en la investigación.

El objetivo de estos principios es el de ayudar a los padres, educadores, y líderes

comunitarios a ponderar, planificar, e introducir programas de prevención del abuso de

drogas con bases científicas a nivel comunitario. Las referencias que siguen a cada

principio son representativas de la investigación actual.

5
Los programas de prevención deberán mejorar los factores de prevención y revertir o

reducir los factores de riesgo. Existen riesgos de convertirse en un abusador de drogas

involucra una relación entre el número y el tipo de los factores de riesgo y los factores de

protección.

El impacto potencial de factores específicos de riesgo y de protección cambia con la edad.

Por ejemplo, los factores de riesgo dentro de la familia tienen un impacto mayor en un niño

más joven, mientras que la asociación con compañeros que abusan de las drogas puede ser

un factor de riesgo más importante para un adolescente.

Una intervención temprana en los factores de riesgo por ejemplo una conducta agresiva y

un autocontrol deficiente) a menudo tiene un impacto mayor que una intervención tardía al

cambiar la trayectoria de la vida del niño alejándole de los problemas y dirigiéndolo hacia

conductas positivas.

Aunque los factores de riesgo y de protección pueden afectar a personas de todos los

grupos, estos factores pueden tener un efecto diferente dependiendo de la edad, sexo, raza,

cultura y ambiente de la persona.

CONCLUSION

Mediante el desarrollo del trabajo realizado, podemos observar ke la problemática de la

drogadicción es un factor que atenta contra la sociedad.

Importa a resaltar que más allá de una posible cura respecto de esta enfermedad se hace

más imperioso el aspecto preventivo y de cuidado en el no inicio del consumo por ninguna

de las vías posibles de acceso a las drogas.

6
El rol de la familia es de suma importancia, ya que es el primer factor disparador de una

problemática psico-emocional, en la medida que existan conflictos familiares y se utilice

este flagelo como escapismo a enfrentar dicha situación.

Por otro lado, la juventud deberá estar influenciada por valores positivos y de autoestima

que promulguen su estimulación a la vida al aire libre, al deporte, etc. Y a una mente sana

que les impulse a mejorar su calidad de vida ante cualquier evento que pueda inducirlos por

ese camino por vía de la depresión y subestimación de su persona.

RECOMENDACIONES

Hay que fomentar el desarrollo de una autoestima positiva, desarrollar el sentido crítico, ser

coherentes con nuestros actos, para no tener que caer en estos males de la sociedad.

Siempre es bueno hacer seguimiento de sus hijos y saber que consumen o que les atrae, ya

que de esta forma se aprende a saber con que sustancias está familiarizado o interactúa.

Es necesario saber los medios de prevención y evitar todo tipo de sustancias que puedan

afectar a tu sistema inmunológico.

BIBLIOGRAFIA

1. ADES. (2004). Guía práctica para una prevención eficaz. Madrid: Ministerio de Interior.

2. AGUINAGA, J. y Comas, D. (1997). Cambio de los hábitos en el uso del tiempo. Madrid:

INJUVE.

3. BAS, E. (1997). Educación en valores y prevención de drogodependencias. Estrategias de

intervención. En Educación y valores temas transversales del currículum. Almería: Centro de

Profesores de Almería.

7
4. BAS, E. (2000). Prevención de drogodependencias, en secundaria. Integración en las Áreas

curriculares. Madrid: Narcea.

5. BECOÑA, E. (1999). Bases teóricas que sustentan los programas de prevención de drogas.

Ministerio del Interior: Madrid.

6. BOBES J., SÁIZ P.A. (eds.) (2003). "Monografía Drogas Recreativas". Revista Adicciones, 15.

7. CALVO, E. (1999). Alcohol y juventud. Patrones actuales de consumo y sugerencias

preventivas. En J. A. Morón (Dir.) Educación para la Salud y Municipio (pp. 139-144). Sevilla:

Consejería de Salud-Junta de Andalucía, Dirección General de Salud Pública y Participación.

8. CLARK, N. y MCLEROY, J. K. (1995). "Creating capacity through health education: what we

know and we don’ t". Health Education Quarterly, 22, 273-289.

9. COMAS, D. (2001). La evaluación de programas de ocio alternativo de fin de semana. Madrid:

Instituto de la Juventud.

10. DELORS, J. et al. (1996). Educació: Hi ha un tresor amagat a dins. Informe a la UNESCO de la

Comissió Internacional sobre Educació per al segle XXI. Barcelona: Centre UNESCO de

Catalunya.

11. ELZO, J. et al. (1994). Drogas y escuela V. Vitoria: Gobierno Vasco.

12. ESCÁMEZ, J. (1990). Directrices para la elaboración de programas preventivos en

drogodependencias. En J. Escámez (Ed.), Drogas y escuela. Una propuesta de prevención (pp.

193-208). Madrid: Dykinson.

13. FUNES, J (1996). Drogas y Adolescentes. Madrid: Aguilar

14. GARCÍA, A. y SÁNCHEZ, A. M. (2005). Educación, sociedad y drogas. Murcia: Universidad de

Murcia.

8
15. GIMENO SACRISTÁN, J. (1992). El curriculum: ¿Los contenidos de la enseñanza o un análisis

de la práctica? En J. Gimeno Sacristán y A. Pérez Gómez, Comprender y transformar la

enseñanza. Madrid: Morata.