Está en la página 1de 407

o

CARTAS COMPLETAS
DE

LORD CHESTERFIELD.

Digitized by LjOOQle
Tout contrefacteur ou débitant de contrefacons de cet ouvrage, tant en France qu’á
l’étranger, sera poursuivi suivant la rigueur des lois respectives.

Digitized by kjOOQle
CARTAS COMPLETAS
DE

LORD CHESTERFIELD
A SU HIJO FELIPE STANHOPE,

VERTIDAS DEL INGLES

por Don LUIS MANEIRO.

Se tai ogTegtdo Bullilaí de tarto* del autor, a persous enorgadu de vigilar la conducta del jiven Süibope, y íoa serie de otras sobre

EL ARTE DE AGRADAR.
Terminase cea varias traías oelectos de las obras del autor y de otros célebres escritores ¡agieses, receaeadados por aqael a u hijo
codo Bedeles de iiveetioi, simplicidad y elegirás.

TERCERA EDICION, s
Coa mayor taaero de setas qae las precedentes, y grao copiare seatoráes poéticas ea varios idiosas.

Loe hombrea da Estado deberían consultar diariamente


estas mhiimaa. (Revuta Norte Americana.)

Estes carta* soplen una falte impórtente en la educación


practica ■, dan a conocer lo qna Talen las prendas
aateriores y la buena crianu: hacen las cecee de
un escalenta introductor ea la sociedad y contri­
buyen 0 formar al hombre hibily al hombre ama­
ble. (Alntérot, Huí, ¿e la Literatura Inglesa)

HAVRE
IMPRENTA DE ALFONSO LEMALE

1852.

Digitized by kjOOQle
navrc. 3 de Agosto de 1813.

QUERIDO HERMANO,

*
Te he escrito varias veces que los ratos que me dejaba libres el desempeño de este’Consu-
lado, los empleaba virtiendo del ingles al castellano las Cartas del Conde de Chesterfield á su
Hijo. La estensa fama de esta obra, los elogios de sus partidarios, la crítica de sus detractores
y las repetidas ediciones que de ella se hacen, me indujeron á leerla; y creí ver en ella una
ciencia tan práctica de la vida y un conocimiento tan profundo del corazón humano, que sentí
infinito no haberla conocido antes. Comencé mi versión sin pensamiento determinado de darla
i la prensa, porque preveía lo difícil que habia de ser para mí, trasladar á nuestro idioma las
bellezas y naturalidad del original; y labe concluido sin poder decirte si el convencimiento
de mi incapacidad como traductor, es mayor que el deseo do que la obra sea conocida de la
generalidad de nuestros compatriotas. En tal contraste he resuelto dar á luz mi manuscrito,
confiado en que los Mejicanos perdonarán la osadía en obsequio de mi intención.
Como has leído estas cartas en el idioma en que fueron escritas, quizá objetarás desde
luego que hay en ellas unos cuantos pasajes que podrían descarriar á los espíritus débiles ó
dar pábulo á los corrompidos; pero notarás que he procurado salvar esta inconveniente, unas
veces apagando y otras obscureciendo las peligrosas luces que el autor, sin necesidad en mi
concepto, esparció por el sendero que trazaba á su hijo con la mirado elevarlo ala cumbre de
los honores. Las supresiones que he hecho en nada perjudican al cuerpo de la obra, y com­
pondrán cuando mas diez páginas del original. lie trasladado con cuanta esactitud me ha sido
posible los pensamientos del autor, sin omitir ninguna délas numerosas máximas que reco­
mienda á su hijo comofruto de su consumada esperiencía; y cuando lo he creído oportuno he
aventurado varias notas. Al principíelo quise suprimir las cien primeras cartas, porque me
pareció no ver en ellas mas que rudimentos para la niñez, consignados en mil libros elementa­
les; pero después cambió de propósito, tanto por la razón que asienta en su aviso el editor
ingles, como porque me figuré que los lectores tendrían mucha curiosidad de conocer cuales
fueron las primeras lecciones que dió á su hijo un hombre tan versado en la ciencia del mundo,
y tan distinguido bajo todos aspectos como sin disputa lo fué el autor.
Mi ánimo desde un principio fue dedicarte mi trabajo, y espero que lo admitas como testi­
monio del sincero afqcto que te profesa tu amante hermano
Luis.

Señor Don Manuel Maneiro, Cónsul de Méjico en Burdeos.

Digitized by UjOOQle
AVISO DEL EDITOR INGLES.

Lord Chesteríield ha brillado tanto en el mundo, y sus talentos son tan conocidos, que
seria superfino detallar minuciosamente sus acciones; pero no parece inútil esplicar el objeto
general de sus cartas y esponer las razones que le indujeron á tratar el importante asunto de
la educación.
Bien sabido es que este hombre célebre tuvo un hijo natural, á quien profesó el mas tierno,
cariño, y cuya educación fué, durante varios años, el particular empeño de su vida. Después
de procurarle los tesoros mas preciosos de la literatura antigua y moderna, quiso que también
adquiriese el conocimiento de los hombres y de las cosas, que él mismo había alcanzado por
medio de una larga y consumada esperiencia. Tal fué el fin conque fueron escritas estas cartas.
El lector observará que comienzan por los primeros elementos adaptados á la capacidad de un
niño, y que estendiéndose gradualmente sobre aquellos preceptos y avisos propios para dirigir
y protejer ala tierna é incauta juventud, terminan con las instrucciones y los conocimientos
necesarios para formar al hombre cabal, capaz de brillar como cortesano en los palacios, como
orador en la tribuna y como ministro en los países estrangeros.
Para lograr estos intentos, el Conde, deseoso siempre de que su hijo se adhiriese á la mas
pura moral, parece haber considerado como su principal y mas indispensable objeto, establecer
en el periodo mas temprano de la vida, un firme cimiento de buena conducta y de sana religión.
Su segunda mira fué, que aprendiese perfectamente los idiomas muertos y los diferentes ramos
de la buena literatura, á cuyo fin hizo que estudiase los autores mas selectos de la antigüedad.
También se propuso que adquiriese aquella idea general de las ciencias que un caballero no
puede ignorar sin cierto deshonor. El artículo con que el Conde termina su sistema de educa­
ción, y que recomienda mas particularmente en toda su obra, es el estudio de aquella útilísima
y estensa ciencia, es decir, el conocimiento del género humano. En prosecución de este objeto,
indaga y examina con la mayor esactitud los resortes del corazón del hombre, y descubre el
móvil de todas sus acciones, viniendo de aquí que conceda tanta importancia y atribuya un
mérito tan grande, á las prendas llamadas comunmente agradables, que él consideraba como
requisito de lo mas necesario para que un hombre llegue al grado de perfección posible.
Sería inútil difundirse sobre el mérito de una obra de esta especie ejecutada por tan gran
maestro, mérito que toda persona sensata debe reconocer tanto mas, cuanto que hasta ahora no
sabemos que se haya publicado entre nosotros nada que se le asemeje. Apelamos al público
ilustrado para que decida del grado de entretenimiento y de instrucción que procuran estas
cartas, y nos lisonjeamos de que serán leídas con general satisfacción, si se considera que la
mayor y mas esencial parte de ellas fué escrita cuando el Conde deChesterficld gozaba de todo
el vigor de su alma, y poseía todas aquellas grandes cualidades que lo hicieron admirar en
Inglaterra, reverenciar en Irlanda, y apreciar en todos los lugares en donde fué conocido.

Digitized by kjOOQle
VIII

Celebrado en toda la Europa por sus superiores talentos en el arte epistolar, por el esplen­
dor de su ingenio y por la solidez y estension de su saber ¿se creerá acaso que haya mucha
presunción, al asegurar que ejerció hasta lo sumo todas estas cualidades en su favorito objeto
—la educación; y que para formar el alma de un hijo idolatrado agotó aun aquellas facultades
que, de parecer de todo el mundo, poseía en grado eminente?
Algunos quizá pensarán que las primeras cartas de esta colección, escritas para la ense­
ñanza de un niño de siete años, no merecían publicarse. Sin embargo, se han unido á las otras
porque varias personas eruditas y de juicio sólido han creído el todo absolutamente necesario
para formar un sistema de educación completo. En efecto, el lector observará que el Conde
dice á su hijo repetidas veces, que el cariño que le tiene le induce á no considerar como trivial
ni pequeño cualquiera estudio que pueda serle útil; de modo que no nos hemos creído autori­
zados á suprimir lo que un hombre tan esperimentado juzgó necesario para completar su
empresa. Sobre este punto podemos apelar mas particularmente al juicio de los que siendo
padres ellos mismos, y amando tiernamente á sus hijos, saben apreciar la necesidad de aquellos
avisos. Las lecciones esparcidas en estas cartas, se hallan felizmente combinadas para formar
ó instruir el alma de un niño que apenas comienza á despuntar, y para prepararla á recibir las
tempranas lecciones de la erudición y de la moral. Muchas de estas cartas se han estraviado
con gran sentimiento nuestro, pero podemos asegurar que todas las que ahora publicamos, y
cuyos originales se hallan en nuestro poder, son auténticas, y que no hay en ellas un solo
renglón que no sea del Conde de Chesterfield.
Por lo que hace á las repeticiones que á veces ocurren, y que muchos podrían tomar por
descuido y creer que habría sido mejor suprimirlas, son tan variadas, y su significado aparece
bajo tales y tan diferentes luces, que sería imposible cambiarlas sin mutilar la obra. El lector
observará también, que el Conde declara espresamente en varios lugares, que el objeto especial
de tales repeticiones es inculcar mas profundamente sus discursos. Una razón tan poderosa
dada por el mismo autor, nos ha hecho creer que era de lo mas necesario no desviarse
del original.
Aunque las cartas escritas desde que M. Stanhope fué empleado en calidad de Ministro en
los países estrangeros no se refieren á la educación, sin embargo, como forman la serie de las
cartas del autor á su hijo, y descubren sus sentimientos sobre varios asuntos interesantes,
tanto públicos como privados, se ha pensado que no dejarían de ser gratas al lector.
Permítasenos agregar que si la presente obra es para la juventud de nuestra patria tan
útil como la creemos, quedarán satisfechos nuestros mayores deseos.

Aviso posterior.

La favorable acogida que generalmente ha dado el público á esta obra, ha inducido al


editor á presentar una ó dos reflexiones en respuesta á ciertos reparos hechos contra ella por
algunas personas armadas quizá de escesiva severidad.
Se ha objetado que Lord Chesterfield tenia una opinión muy desfavorable del género
humano, y por consiguiente, que algunos de sus avisos y preceptos son propios para inspirar
desconfianza y artificio en la conducta. Admitiendo que este cargo sea fundado, es de temer
que mientras mas conozcamos el mundo, menos inclinados seamos á condenar una prudencia
cscesiva á este respecto; porque la juventud naturalmente sencilla, incauta en su proceder y
sin mella aun en el mundo, rara vez deja de ser la presa de almas insidiosas y esperimentadas ;
y con todo, vemos á menudo en esta obra que el autor aconseja invariablemente á su hijo que

Digitized by kjOOQle
IX

no pase los límites que llevan ala falsedad y ala simulación; y hallamos igualmente que lo
recomienda un apego constante á la moral mas estricta, y que conserve su fama ilesa y libre
de toda mancha. Esto mismo aparecerá á quien leyere estas cartas con alguna atención.
La parte relativa al bello sexo ha suscitado también varias objeciones, pero creemos recla­
mar con razón alguna indulgencia por lo que un hombre mundano escribe á otro. Podemos decir
en justificación del autor, que sus miras se dirigieron constantemente á inspirar á su hijo el
mayor aborrecimiento á aquella clase de mugeres que se ganan por motivos interesados, y
cuya compañía veia él como la perdición de los desgraciados jóvenes que la frecuentan.

Digitized by kjOOQle
NOTICIA DE LA VIDA DEL AUTOR

TOMADA D£ LA £L>LCLON IAGIJF.SA.

El Conde de Chesterfield nació en Londres en Setiembre ae 1694, y fué educado por tutores
especiales hasta la edad de 18 años . Pasó después al colegio , y se dedicó con tanto celo y placer al estudio de los
autores clásicos , que según confiesa él mismo , faltó muy poco para que llegase á ser un insigne pedante . En 1714
emprendió su correrla por Europa, considerada en aquel tiempo como indispensable para completar la educación
de un caballero noble . Los preludios de su viaje fueron un tanto desgraciados , porque durante su residencia en la
Haya, adquirió aquella inclinación al juego que mas ó menos le acompañó hasta los últimos momentos de su vida;
pero esto no le hizo perder de vista el principal objeto de sus viajes, que fué conocer las córtes y política de Europa, y
debe confesarse que llegó á poseer esta ciencia en el mas alto grado de perfección.
En 1715 regresó á Inglaterra, y por influjo de su tio, entonces Secretario de Estado, fué
nombrado Camarero del príncipe de Gales. También obtuvo un asiento en el parlamento, en
donde comenzó á ejercitar su elocuencia; pero no teniéndola edad requerida, fué amenazado
por sus adversarios, y esto le obligó á ausentarse de la Cámara de los Comunes por algún
tiempo, que pasó en París. Parece que se ocupó en aquella ciudad en algún servicio público,
pero ahora no es posible señalar de qué especie fué. En 1716 regresó á su patria, y cuando se
introdujo la discordia éntrela córte y el príncipe de Gales, dedicó sus talentos en servicio del
príncipe (después Jorge II) á pesar de las urgentes súplicas de sus parientes que eran del partido
opuesto. En 1726 murió su padre, y tomó entonces asiento en la cámara de los Pares, en donde
su elocuencia llegó á ser admirada , distinguiéndose particularmente por la feliz elecciondc sus
imágenes y alusiones, y por una elegancia de lenguaje mayor de la que había sido usual en aquella ilustre asamblea.
Estas prendas no solo se vieron realzadas por la fuerza natural de su talento, que era de lo mas brillante y cultivado,
sin » por la amistad que llevaba con los primeros ingenios de Inglaterra y del continente . Pope. Algarolti , Voltaire y
Montesquieu figuraron en el número de sus íntimos amigos.
XII

Como Lord Chesterfield se había adherido al príncipe de Gales, era natural pensar que cuando este subiese al trono,
elevaría á su adicto á los puestos mas distinguidos ; pero el único empleo que obtuvo fue el de embajador en Holanda,
en desempeño del cual mostró unos talentos de hombre de Estado , superiores á lo que era natural esperar de un
sugeto en cuya conducta csterior se descubría mas bien el amor á la disipación que á los negocios, El rey se manifestó
tan satisfecho de sus talentos y habilidad para evitar una guerra con Hanover, que lo hizo mayordomo mayor de la
casa real y caballero de la Jarretera. En 1732 dejó la embajada con motivo al mal estado de su salud, y cuando se
recuperó volvió á ocupar su asiento en la Cámara de los Pares , en donde se mostró firme adversario del célebre
Walpole. Persistió en estos principios hasta la fusión délos partidos en 1744, y entonces entró en el gabinete sin contar
con las simpatías del rey, que, por su larga y obstinada oposición, habia sido inducido á considerarle como enemigo
personal.
En 1745 fue de nuevo enviado en calidad de embajador á Holanda, y poco después nombrado
Gobernador de Irlanda, cuyo empleo desempeñó, mas que ningún otro, con la mas alta reputa­
ción y provecho para ambos países. Sus servicios allí fueron sin embargo cortos, porque S. M.
ya perfectamente reconciliado, le nombró en Noviembre de 1746 principal Secretario de Estado.
En 1748 renunció, por no considerarse capaz de obtener en el gabinete ciertas medidas que él
estimaba muy importantes; poro á mas de esto su salud se deterioró hacia este tiempo; frecuen­
tes vahídos le molestaban y le impedían desempeñar con crédito ni descanso, las continuas
fatigas de aquel empleo; y aunque ocasionalmente tomó después parte en los debates déla
Cámara de los Pares, dedicó el resto de su vida á las tranquilas ocupaciones del mundo elegante
y literario, y en ambos teatros arrojó el mayor brillo. Su favorita ambición fué sen considerado
como Mecenas de los hombres instruidos, y muchas veces se condujo con ellos liberalmento
como en el caso del poeta Hammond; pero la obstinada independencia de Samuel Johnson no
era para doblegarse alas atenciones del Conde, y el doctor, creyéndose menospreciado, le escri­
bió aquella carta faj que con tanta frecuencia ha sido leída y admirada como modelo de un noble
y digno resentimiento.
En varios periodos de su vida el autor hizo célebre su nombre en la república de las letras.
Sus principales producciones fueron publicadas en los periódicos de su tiempo, particularmente
en los titulados La Niebla y el Sentido Común. Sin embargo, los que envió á otro periódico, de­
nominado El Mundo, son mas universalmente admirados, por la agudeza y elegancia de su es­
tilo. Sus arengas sus papeles de Estado y su variada correspondencia, son también
, muy
ironía y
apreciables, porque están llenos de elocuencia y de felices arranques de de
ridiculo.
Pero de todos sus escritos las cartas á su hijo, que jamás pensó dar á luz, son las mas célebres y han sido siempre
las mas populares . En 1733 se casó con Melosina de Schulemberg , condesa de Walsingham /'óJ, pero de este
matrimonio no tuvo descendencia . Su hijo natural , á quien escribió estas cartas , fué el fruto de una amistad que
contrajo en la Haya; y parece que el objeto favorito de su vida, fué hacer de este hijo un perfecto dechado, tanto por lo
que hace

(*) Vease la nota de la carta de 28 de Febrero de 4751 en donde so inserta.

(6) Esta dama, dice Lord Mahon, era nieta de la Duquesa de Renda!, ó mas bien, como se sospechó con fun­
damento, hija suya y del rey Jorje 4o. Tr.
Xllf

á la finura y elegancia de un caballero, como á los talentos propios á un consumado hombro


de Estado. A este fin vigiló su educación con la mayor solicitud, y ademas de poner á su lado
hábiles tutores y gastar profusamente en sus viajes, mantuvo con él uua larga correspondencia
sobre todos los puntos interesantes á la juventud ó importantes á la virilidad. Después le pro­
curó algunas misiones diplomáticas, principalmente la de euviado á Dresde ; pero al asegurarse
que fue hombre integro, se dice que era de maneras llanas y en ningún modo el caballero por
escelencia que su padre había tratado de formar. El biógrafo del autor dice, que si este no so
hubiese propuesto mas que hacer á su hijo idóneo para la mediana y quizá mas afortunada si­
tuación de la vida, habría logrado completamente su intento; pero deseaba constituirle propio
para una posición mas brillante, ó, usando de su propia espresion, elevarlo sobre un pedestal
mas alto del que convenia á su figura. La ciencia del mundo es tan necesaria como la de los
libros para tal situación, y este jóven, aunque no tratado por la naturaleza con ojos do madras­
tra, requería la asistencia del arte. La perspicacia del padre descubrió muy pronto las imper­
fecciones del hijo, y convencido de que en Inglaterra no podría remediarlas, resolvió hacerlo
viajar. Su objeto fue reunir en su hijo lo que nunca había visto en una misma persona: la só­
lida literatura de su propio país y el desembarazo, las maneras y las gracias, que en su opinión
solo se encontraban en Francia. La guerra no le permitió enviarlo inmediatamente á aquella
grande escuela de urbanidad y degusto, y quiso antes prepararlo gradualmente haciendo que
pasase unos cuantos años en Alemania y en Italia. Para conservar intacta la pureza de su cora­
zón y cultivar su alma, lo puso bajo el cuidado del presbítero Walter Harte de Oxfort, que le
había sido recomendado por su amigo Lord Littelton. Este tutor no poseía ciertamente ningu­
na de las gratas cualidades que el Conde deseaba en su hijo; y ademas, como ni el gusto ni la
profesión, ni aun en verdad, la persona de este nuevo guia, podían permitirle acompañar á su
pupilo á las sociedades distinguidas, muchas veces, especialmente en Italia, permitió que se
acompañase con jóvenes compatriotas suyos que lo familiarizaron con lo peor.
M. Stanhope estudió en Lausana y Lipsia; fué á Dresde y á la córte de Berlín ; después
visitó á Venecia, Roma y Ñápeles, París y Bruselas, Holanda y algunas partes de Alemania.
Cuando regresó en 1754, logró un asiento en el parlamento, y su padre trabajó infinitamente en
prepararlo para su primer aparecimiento como orador, pero en vano, porque llegado el caso,
se detuvo á causa de su cortedad, y acudió á sus notas manuscritas, de modo que nunca intentó
perorar de nuevo. Después fué á Ratisbona con carácter público, y á su regreso se le confirió,
el nombramiento, ya dicho, de euviado á la córte de Dresde. Pero su salud se hallaba entonces
muy debilitada. La última carta que su padre le escribió es de 17 de Octubre de 1768, y está
llena del mas tierno desasosiego por haber sabido que el mal que le atormentaba era una hi­
dropesía. Se ensayaron en vano todos los recursos de la medicina, y murió en una aldea cerca
de Aviñon el 16 de Noviembre de 1768.
Su padre vivió hasta el 24 de Marzo de 1773 ; pero durante los últimos años de su vida pre­
sentó únicamente los decaídos restos de un pasado cortesauo, de un literato y de un caballero.
El Dr. Maty, su biógrafo, le alaba como « un noble sin paralelo en su tiempo, tanto por la va riedad de sus talentos y el
brillo de su ingenio, como por su urbanidad y su elegante conversacion. Fué á la vez hombre de placeres y de negocios,
pero sin permitir jamás que losprimeros robasen el tiempo que reclamaban los últimos . Su embajada á Holanda
muestra su experiencia , su destreza y su habilidad como negociador . Su gobierno en Irlanda, en donde su nombre es
aun reverenciado por toda clase de personas , patentiza su integridad , su vigilancia y su profunda política como
hombre de Estado . Sus arengas en el parlamento fijan su reputacion como orador distinguido , sobre todo por una
elocuencia refinada y poco común. Su

Digitized by kjOOQle
conducta, en la vida publica, fue recta, escrupulosa y constante: en la privada, amistosa y
benévola, y en ambas, grata, afectuosa y concillante faj. »
Superfino sería entrar en estensas digresiones sobre el mérito de estas cartas fbj 9 que se
han vendido sin interrupción é impreso varias veces durante los últimos treinta años, en cuyo
lempo han sido comentadas y criticadas de mil maneras. La escelencia del estilo epistolar del autor , debe
considerarse como modelo, y su conocimiento de la naturaleza humana., derivado
de su largo trato con hombres de todo país y condición, le constituyen ciertamente capaz de
establecer reglas sólidas y útiles, sobre multitud de asuntos altamente importantes á la juven-
, aator tenia muchas razones para restringir estas cartas á solo el uso de su hijo, y sin
argo, vemos que su estilo es mal limado y correcto que el de los trabajados productos de
gunos de nuestros mas célebres escritores epistolares. Puede en verdad dudarse si algún au
-
or ing es ha presentado modelos mas hermosos de estilo epistolar, y debemos mostrarnos
mas orgullosos de ellas, cuanto que han contribuido á estinguir la antigua preocupación
as naciones estranjeras, que han creído que los Ingleses sobresalen en los escritos sistemá-
del genio y de la literatura, pero que jamás han podido escribir cartas. Lord Chesterfield,
po e contrario, ha patentizado que una carta elegante no es mas que un discurso correcto,
q e traslada fácilmente al papel las primeras ideas, y dicta con el mas afortunado efecto, las
máximas de la sabiduría y de la prudencia.

(a) El mismo biógrafo al terminar este retrato del Conde de Chesterfield agrega: Ules fuero* nu perfecciones;
quede para quien le sobrepujare en ellas el hablar desús defectos.

(ó) En Agosto de 4774 escribía Voltaire lo siguiente á Madama du Deffand : • II y a beaucoup á apprendre
daos ces Lettres, et je ne sai» ai ce n’cst pas le meilleur litro d’éducation qu’on ait jsmais fait. Lord Chesterfield
veut que bou fils cherche h plairc ct luí en donne les moyens......... • Ta.

Digitized by
ERRATAS.
Plflu CaIbmí Linea Dice Uase
V 23 principíelo principio
Id. 2a 20
4 2* 37 este esto
7 2* 57 individuo dividido
20 Ia 4 la le
38 2* 56 e el
55 |a 37 uno se aumenta luego calmo sino’se aumenta luego calma
56 2a 38 urbanidad urbanidad;
57 Ia 17 frecuentes frecuentes evacuaciones
75 2a 21 (6) (c)
id. id. 22 (ó)
80 i• 28 (¿1 (c)
id. id. 32 (c) (¿)
89 2a 31 el al
96 Ia 6 lógica; lógica,
110 2a 6 los eran lo serán
111 Ia 54 los lo
126 Ia 39 queda quede
134 Ia 60 US tus
138 Ia 52 meneras maneras
156 2a 17 menos como menos, que el como
159 2a 45 las con Mas con
160 Ia 58 e ne
id. 2a 1 pensamientos pensamientos ?
Id. 2a 53 tonto tanto
165 2a 4 quo que
184 2a 36 falta falla
192 2a 5 frívolo, frívolo con el frivolo
40 2a 12 lato lato y
242 2a 29 fraco franco
261 Ia 42 de la de lo
272 2a 41 ellos ello.
281 Ia 7 et y
283 Ia 1 negocios negocios y ios
292 Ia 10 dable dable.»
294 Ia 10 delantera. delantera,
299 2a 13 superio superior
id. 2a 20 le lo
344 2a 31 cosa cosas
id. id. 54 esprecion espresion
347 ja 14 inmacuado inmaculado
351 2a 61 mis mil
352 Ia 19 pezcuezo pescuezo
id. 2a 25 defecos defectos
354 2a 3 cargo cargos
id. id. 27 sus su
id. id. 54 une un
359 2a 18 zuzurro susurre
360 Ia 32 lo la
id. 2a 5 de del
id. id. 23 dominan denominan
361 Ia 8 todo á este todo este
id. 2a 23 quizo quiso
id. id. id. hiso hizo
366 Ia 52 Parcímonia Parsimonia
369 2a 62 can con

Digitized by kjOOQle
DE

LORD CHESTERFIELD
A SU HIJO
>»« •<<<

nos, es conveniente que tengas de antemano una nocion


SEÑOR MIO. general del origen de la poesía, y de las historias á que
Se me ha dicho que hacéis preparativos para aluden los poetas con mas frecuencia. Has leido ya la
viajar, y que comenzareis por Holanda (b\ de modo historia poética, que espero no habrás olvidado, y en
que he creído de mi deber desearos un viaje próspero ella hallarás la de los dioses y diosas de que hablan los
y vientos favorables. Espero que tendréis la bondad de poetas á cada paso. Aun los modernos han adoptado
participarme vuestro arribo á aquella república, y las todas estas historias de los antiguos. Por ejemplo, un
observaciones curiosas que hiciereis en el curso de vues­ poeta Ingles ó francés invoca al principio de su obra á
tros viajes. Apolo, dios de los versos ; invoca también á las nueve
Visitareis en primer lugar La Haya, que es el pueblo Musas, diosas de la poesía, y les pide que le sean propi­
mas hermoso del mundo, porque no se considera como cias ó favorables, y que le comuniquen su genio. Por eso
ciudad. Amstcrdam, que se juzga como la capital, es te envio aquí la historia de Apolo y la délas nueve Musas
ciudad muy bella y rica. Hay ademas en Holanda varias ó nueve hermanas, como se les llama comunmente. Apo­
ciudades considerables, como Dordrecht, Haarlem, Ley- lo lleva á veces el nombre de dios del Parnaso, porque
da, Delft, y Roterdam. se supone que vive regularmente en un monte así lla­
Vereis por toda Holanda la mayor limpieza, y aun las mado.
calles mismas son mas aseadas que nuestras casas por El talento de hacer buenos versos, que espero tendrás,
aquí. El comercio holandés es muy estenso, particular­ es muy apreciable, porque siendo mucho mas difícil es-
mente con la China, el Japón y el resto de las Indias presar los pensamientos en verso que en prosa, es mas
Orientales. meritorio hacerlo así. A Dios.,
Vais á tener muchos dias de fiesta consecutivos; apro­
vechadlos, divertios bien, y á vuestro regreso será nece­
unoscc»» ■
sario que recobréis el tiempo perdido aprendiendo cuanto
fuere posible. A Dios.
Apolo fué hijo de Júpiter y de Latona, que lo dió á luz
al mismo tiempo que á Diana en la Isla de Délos. Es
dios del día, y por eso se le llama comunmente Febo.
También lo es de la poesía y de la música, y como tal
es representado con una lira en la mano. Tenía un tem­
lSLEWORTH. plo famoso en Delfos donde pronunciaba sus oráculos,
es decir, preveía el porvenir. Los poetas lo invocan á
Mi querido hijo. menudo para que los anime con su fuego, y puedan can­
Como con el tiempo has de leer los poetas griegos y lati- tar dignamente las alabanzas de los dioses y de los
hombres.
Las nueve Musas fueron hijas de Júpiter y de la diosa
(a) El autor escribió sus primeras cartas en franccsr cou la
Menemosina, es decir, de la memoria, para indicar que
mira de instruir á su hijo en este idioma.
la memoria es necesaria en las artes y las ciencias. Sus
(b) Felipe Stanbope hizo un viaje á Holanda á la edad de nombres son Caliope, dio, Eralo, Euterpe, Mclpomcnc,
cinco años, y esta primera carta es solo una chanza. Pulimnia, Terpsícore, Talía y Urania. Son diosas de la
1
CARTAS

poesía, de la historia, de la música y de todas las cien­ Con motivo á la historia de Dido se compuso el bonito
cias y artes. Los poetas representan á las nueve Musas epigrama que te copio en seguida, y que fácilmente
muy jóvenes y bellas, adornadas de guirnaldas de flores. puedes aprender de memoria.
Los montes en que viven son el Parnaso, el Helicón, y
el Pindó. Tienen también dos fuentes célebres llamadas Pauvre Didon, oüt’a réduite
Hipocrene, y Castalia. Cuando los poetas las invocan, De tes maris le triste sort ?
les piden que dejen por un momento el Parnaso y su L'un,enmourant, causa tafuite,
Hipocrene, para venir á inspirarles en la composición L’autre, enfuyant, causa tamort (a).
de sus versos. El Pegaso es eí caballo poético mencio­
nado á menudo por los poetas. Dió una patada contra el Te dije, querido mió, que te enviaría algunas histo­
monte Helicón y al momento nació la fuente Hipocrene. rias para entretenerte, y te vá ahora la del sitio de
Cuando un poeta compone versos se dice que se halla Troya que es muy divertida. Homero, un antiguo poeta
montado en su Pegaso. griego, compuso sobre este asunto el mejor poema épico
que conocemos. Te diré de paso que un poema épico es
un poema estenso sobre algún acontecimiento impor­
tante , ó sobre las acciones de algún grande hombre.
El sitio de Troya es tan famoso por haber durado diez
anos, y por el gran número de héroes que lo empren­
dieron , que de ninguna manera debe ignorarse. Cuando
Isleworth, 19 de Junio de 1738. tuvieres mas edad lo leerás en el griego mismo de
Homero.
Eres el mejor muchacho del mundo, y tu última tra­ A Dios, eres el mejor muchacho del mundo.
ducción es todavia mejor que la primera (a). Esto es pre­ Te envío tu carta correjida, pues aunque eran pocas
cisamente lo que se necesita, adelantar cada dia mas; si las faltas que contenía , siempre es bueno que las co­
continúas bajo este pié, aunque te amo ya mucho, te ama­ nozcas.
ré mucho mas ; y si aprendes bien, y liegas á ser hombre
instruido, todo el mundo te querrá y deseará tu compa­
ñía, á la vez que la de los ignorantes se evita siempre.
Para no ser yo mismo ignorante leo mucho ; el otro dia
lela yo la historia de Dido que voy á referirte.
Dido, hija de Délo, rey de Tiro, era muger de Siquéo á
Orlgen de la Gnerra entre Griegos y T royanos.
quien amaba tiernamente ; pero como este poseía mu­
Sitio y Toma de Troya.
chas riquezas, Pigmaleon, hermano de Dido, lo mató y
se las robó. Dido, temerosa de que su hermano la ma­
tase también, huyó á Africa, en donde fundó la hermosa Reinaba la paz en el cielo, y los dioses y diosas goza­
ciudad de Cartago. Al mismo tiempo aconteció que Eneas ban de perfecta tranquilidad; mas la diosa de la discor­
huía de la ciudad de Troya, tomada é incendiada por los dia que se complace en la confusión y las querellas, des­
Griegos, y navegando para Italia con otros Troyanos, contenta con esta calma, determinó turbarla , y á este
sobrevino una tempestad que lo arrojó á las costas de fin arrojó entre las diosas una manzana de oro, en que
Africa y arribó á Cartago. Dido lo recibió favorablemen­ se hallaban escritas estas palabras : á la mas hermosa.
te, y le permitió que permaneciese el tiempo necesario Al punto cada una de ellas, teniéndose por tal, quiso
para reparar su flota; pero por desgracia suya se enamo­ obtener la manzana, porque la hermosura es tan codi­
ró de él. Eneas, como fácilmente te persuadirás, no se ciada de las diosas, como de las damas mortales. La dis­
manifestó cruel. Cuando los buques se hallaron listos, puta se entabló principalmente entre Juno esposa de
Eneas trató de partir para Italia, adonde lo enviaban los Júpiter, Venus diosa del amor, y Palas diosa de las artes
dioses para que fundase á Roma; pero Dido, que no y de las ciencias. Al fin determinaron someterse al jui­
quería que se ausentase, le echó en cara su ingratitud y cio de un pastor, llamado París, que apacentaba sus ga­
los favores que de ella había recibido ; mas de nada le nados en el monte Ida, y que no obstante, era hijo de
valió, porque Eneas supo aprovechar la noche para dar Priamo, rey de Troya. Comparecieron pues las tres dio­
la vela, y la pobre Dido, llena de desesperación al verse sas desnudas delante de París, porque para juzgar con
tratada de tal manera por un hombre que le era tan que­ equidad , es necesario verlo todo. Juno le ofreció las
rido, mandó encender una grande hoguera y pereció ar­ grandezas del mundo con tal que se decidiese en su fa­
rojándose en las llamas. Cuando tuvieres mas edad leerás vor-, Palas le prometió las artes y las ciencias; pero
toda esta historia en latín, escrita por Virgilio en un poe­ Venus, que lo tentó con la muger mas hermosa del
ma muy hermoso llamado la Eneida, (b) mundo , obtuvo la preferencia, y recibió la manzana*
Si tú abondonases á la Señorita Pinkerton por la Se­
ñorita Williams, crees que haria otro tanto ? A Dios que­
rido mió. (a) Este epigrama es muy antiguo y no se espresó original­
mente en francés. El poeta Ausonio había escrito ya, en el si­
glo 4o bajo el reinado del emperador Valentiniano el siguiente
(/») El autor dispuso que su hijo virtiese al ingles lascarías disi ico latino.
que él le escribía en francés, y que le remitiese las traduc­ Infeliz Dido I nulli bene nupta marito;
ciones. fíoc perennte fugis, hoc fugiente peris.
(b) Como resplandece el sol . Rcliollcdo lo tradujo así :
Del Zodiaco en doce signos, Desdichada en maridos
Asi Marón resplandece Dido en Virgilio luce :
De la Eneida en doce libros. Huye por el que muere,
(J. Triarte.) Tr. Muere por el que huye. Tr
DE LORD CHESTERFIELD

Ya te puedes imaginar cual seria la alegría de Venus , ques, y abandonaban el sitio. Los Troyanos cayeron en
y el enojo de Juno y de Palas. Venus , en cumplimiento la trampa , llevando el caballo á ia ciudad , lo cual les
de su palabra, dijo á Paris que fuese á Grecia á casa de costó muy caro, porque los soldados salieron del ca­
Menelao, la muger del cual, llamada Elena, se enamo­ ballo durante la noche, incendiaron la ciudad, abrieron
rarla de él. Fue en efecto, y Menelao lo recibió bondado­ las puertas á los Griegos que habían vuelto á avanzar,
samente; pero poco después se fugó con Elena y la con­ y entrando á fuego y sangre saquearon la ciudad, y pa­
dujo á Troya. Irritado Menelao con este ultraje , se saron á cuchillo á todos los habitantes , escepto unos
quejó á sn hermano Agamenón, rey de Micenas. que em­ cuantos que escaparon huyendo, y entre ellos Eneas, de
peñó á los Griegos en la venganza de esta afrenta, y quien te he hablado, y que se salvó llevando sobre sus
envió embajadores á Troya para reclamar á Elena , con espaldas á sn padre Anquises á causa de su vejez, y de
órdenes de declarar la guerra en caso de negativa. la mano á su hijo Ascanio porque era jóven.
Paris se rehusó á entregarla, y entonces comenzó la
guerra , que duró diez años y cuya historia te enviaré
muy pronto.
HImtorta de Ayax.

—- Ayax, uno de los Griegos mas valientes que asistieron


al sitio de Troja, fué hijo de Telamón, principe de Sala-
mina. Cuando murió Aquiles, pretendió que sus armas
le pertenecían por ser su pariente mas cercano; pero
Isleworth, 30 de Junio de 1138. Clises se las disputó y las ganó, resultando de aquí que
Ayax perdiese el juicio y comenzase á matar los rebaños
Te envio ahora, querido mío, una historia muy su­ que encontraba figurándosele que eran Griegos , y ai fin
cinta del sitio de Troya, por la que verás que los troya- se quitó la vida volviendo la espada contra m mismo.
nos fueron justamente castigados por haber sostenido
la injusticia de Paris.
Pronto te enviaré también la historia particular, que
Historia de Néstor.
merezca saberse, de varios reyes y héroes que se halla­
ban en el campo de los Griegos. Debí haberte dicho que
la ciudad de Troya está en Asia, y que Grecia es un pais Néstor era el mas anciano y prudente de cuantos
de Europa, situado en ia parte que hoy se denomina Griegos asistieron al sitio de Troya. Tenia muy cerca de
Turquia Europea. trescientos años, de modo que los Griegos confiaron á
Considerando los adelantos que haces diariamente, es su saber y esperiencia todas las operaciones del ejército.
seguro que con el tiempo llegarás á saber mucho ; y aun Aun en nuestros dias solemos decir de un hombre muy
temo que muy pronto sepas mas que yo. Te lo perdo­ viejo y prudente que es un Néstor.
naré sin embargo, y me dará mucho gusto pasar por
ignorante en comparación tuya. A Dios.
Historia de ulises.
Historia del Sitio de Troya.
Ulises, otro príncipe que asistió al sitio de Troya, era rey
de Haca é hijo de Laerte . Amaba tanto á su muger
Habiendo rehusado los Troyanos la restitución de Pcnelope, que no queriendo separarse de ella para ir al sitio
Elena á su marido, los Griegos les declararon la guer­ de Troya , creyó hallar una escusa fingiéndose loco ; pero
ra ; y como en aquel tiempo habla en Grecia un nú­ habiendo sido descubierto , se vió obligado á ir á Ilion. Era
mero considerable de reyes, cada uno contribuyó con el mas hábil y astuto de todos los Griegos. Durante los diez
sus tropas, y las mandó en persona ; pero siendo nece­ años que asistió al sitio de Troya , su muger Penelope tuvo
sario que alguno las mandase en gefe, se avinieron todos muchos amantes, pero no escuchó á ninguno, y así decimos
en conferir esta autoridad á Agamenón, rey de Micenas hoy en alabanza de alguna muger casta , que es una
y hermano de Menelao, marido de Elena. Penelope.
Se embarcaron pues para Troya; pero habiendo so­ Después del incendio de Troya pasó Ulises varios años
brevenido vientos contrarios, tuvieron que detenerse en lejos de su casa , contrariado por las tempestades y otros
Aulis, sin poder salir de allí. Con tal motivo el sacer­
dote Caicas declaró que la diosa Diana enviaba estos accidentes . Los viajes de Ulises sirvieron á Homero para
vientos, y que no los cambiaría hasta que Iflgenia, hija componer en Grecia un hermoso poema , titulado la
de Agamenón , le hubiese sido inmolada. Agamenón Odisea. Ulises tenia un hijo llamado Tclémaco.
obedeció mandando traer á Itlgenia: pero un momento Por parte de los Trojanos había también personajes
antes de comenzar el sacrificio, Diana puso en su lugar muy ilustres. Priamo, su rey, era muy anciano, y habla
una cierva, y se llevó á Iflgenia á Tauros, en donde tenido ctncuenta hijos de su mujer Hécuba. Cuando
la hizo sacerdotisa suya. Troya fué tomada, murió á manos de Pirro, hijo de Aqui­
Habiendo cambiado los vientos, el ejército continuó les, y Hécuba fué hecha cautiva de Ulises.
su viaje hasta desembarcar en Troya, y comenzó el
sitio ; mas los Troyanos se defendieron de tal modo, que
este sitio duró diez años , y los Griegos, viendo que Historia de Héctor.
no podían tomar la ciudad, acudieron al artificio, cons­
truyendo un gran caballo de madera, en cuyo vientre Héctor, hijo de Priamo, era el mas valiente de losTro-
encerraron muchos soldados armados, y en seguida hi­ yanos, y tuvo un hijo de su muger Andrómaca llamado
cieron creer á los Troyanos que se retiraban á sus bu­ Astianacte. Quiso batirse contra Aquiles y murió en la

Digitized by <jOOQle
4 CARTAS

contienda ; después de la cual su vencedor lo ató inhu­ zara su querida Dafne, se sorprendió al ver un árbol en­
manamente á su carro, y lo arrastró en triunfo al rede­ tre sus brazos; pero para atestiguarle su amor, dispuso
dor de los muros de Troya. que el laurel fuese el árbol mas ilustre, y que sirviese para
Cuando la ciudad fué tomada, su muger Andrómaca coronar á los guerreros victoriosos, y á los poetas mas cé­
cayó cautiva en manos de Pirro, hijo de Aquiles, pero lebres, lo cual se practicó siempre después por los anti­
enamorado de ella la tomó por esposa. guos, y aun entre los poetas modernos hallarás á menudo
laureles por victorias. Fulano ha sido cargado de lau­
reles ; mengano ha cortado laureles en el campo de ba­
talla : es decir, ha alcanzado victorias ; se ha distinguido
HlsUrla de Cuandra. por su valor. Espero que tú también te distinguirás algún
dia por esta cualidad, que es muy apreciable en un ca­
Casandra, hija de Priamo, era tan hermosa que el dios ballero, y le atrae mucha consideración (a).
Apolo se enamoró de ella, y le concedió el don de pre-
veer los acontecimientos, bajo condición de que se ren­
dida á sus deseos; pero engañado por Casandra, que no -*-**>ao*e<-*-
quiso concederle los últimos favores, tomó tales medi­
das, que aunque Casandra preveia siempre la verdad,
ninguno la creia; y así hoy, cuando alguna persona pre­
Bath, 30 de Setiembre 1738.
dice las consecuencias de algún negocio sin ser creída,
se dice que es una Casandra.
Mi querido hijo.
Mucho me alegro de que hayas regresado de tus viajes
Histeria de Kneaa. bueno y contento. La danza de tres dias que has tenido
no te habrá agradado tanto como la que vas á comenzar
Eneas, principe Troyano, fué hijo de Anquises, y de de nuevo con tu maestro de baile.
la diosa Venus, que lo protegió en todos sus peligros. Como sé que te gusta aprender, es para mí seguro que
Tuvo un hijo de su muger Creusa, llamado Julo ó Asca- has tomado de nuevo el hilo de tus estudios; porque
nio. Cuando Troya fué incendiada se salvó, llevando en siendo el tiempo precioso y la vida corta, es necesario no
hombros á su padre Anquises, y por este motivo se le perder un solo momento. Un hombre de juicio saca todo
llamó el piadoso Eneas. el partido posible del tiempo, empleándolo en aprove­
Ya sabes lo que le sucedió en Cartago con la diosa chamientos ó en diversiones. Se dice que la ociosidad es
Dido; de allí fué á Italia en donde se casó con Lavinia madre de todos los vicios ; por lo menos no hay duda en
hija del rey Latino, después de haber matado á su rival que es el patrimonio de los necios, y que nada es mas
Turno. despreciable que un desidioso. Catón el Censor, viejo
Rómulo, fundador de Roma, descendía de Eneas y de Romano de gran virtud y sabiduría, acostumbraba decir
Lavinia. que solo se arrepentía de tres cosas en su vida: haber
confiado un secreto á su muger; haber Ido una vez por
mar adonde pudo ir por tierra ; y haber pasado un dia
-h>QO(cm sin hacer nada. Considerando la manera con que tú em­
pleas el tiempo, confieso que envidio el placer que ten­
drás al verte mucho mas instruido que otros jóvenes de
mayor edad. Qué honor recaerá sobre tí, qué distincio­
Isleworth, 29 de Julio. nes, qué aplausos encontrarás por todas partes ’. Confiesa
que este ha de ser muy grato. La ambición de aventajar
á los otros en mérito y en saber es muy laudable ; á la
Mi querido hijo. vez que querer sobrepujarlos únicamente en preeminen
Te envié en mi última la historia de Atalanta (a), que cías, gastos, tren y vestidos, no es mas de vanidad necia
sucumbió á la tentación del oro; y ahora te va la de una que hace al hombre muy ridiculo.
muger que se mantuvo firme contra todas las tentacio­ Volvamos á tomar la geografía para entretenernos con
nes. Llamábase Dafne, y era hija dei rio Peneo. Apolo los mapas, porque ahora que los dias son cortos, no po­
estaba Iogo de amor por ella, y Apolo, como sabes, era drás pasear después de comer ; y como no obstante, es
un dios lleno de perfecciones, porque ademas de ser jó- preciso divertirse, nada podrá hacerlo mejor que el exa­
ven y hermoso, era dios del dia, de la música y de la men de los mapas. A Dios, eres un muchachillo de lo mas
poesía ; pero todas estas relevantes cualidades no lo sir­ sobresaliente.
vieron de nada, y la persiguió sin que hubiese querido Dá memorias mias á tu mamá.
nunca escucharle.
Habiéndola encontrado un dia en el campo, la siguió
con ánimo de forzarla. Dafne corrió todo lo posible para
escaparse, pero no pudiendo mas, y acercándose el mo­ (a) Tener en mucho un pedio se ¿ebria
mento de verse en los brazos de Apolo, los dioses, que A dó el temor jamás halló posada,
aprobaban su virtud y compadecían su suerte, la trans­ Temor que honrosa muerte nos desvía
formaron en laurel; de modo que Apolo, que creia abra- Por una vida infame y deshonrada :
En ios peligros grandes la osadía
Merece ser de todos estimada:
El miedo es natural en el prudente,
(4) No se ha encontrado, pero ci lector verá en otra carta la Y el saberlo vencer es ser valiente.
historia de Atalanta. (EbCII.LA.) Tr.

Digitized by kjOOQle
DE LORD (’HESTERFIELD 5

su elocuencia era tan grande, que en ciertas épocas


gobernaba completamente la ciudad, y persuadía al pue­
Bath, 4 de Octubre de 1738, blo lo que queria. Su voz no era naturalmente buena,
porque tartamudeaba un poco, pero corrigió este defecto
Mi querido hijo. metiéndose unas chimilas en la boca. Se distinguió par­
ticularmente en sus arengas contra Fillpo, rey de Mace-
La frecuencia con que to escribo, y el modo con que lo donla, que queria apoderarse de Grecia, y por este mo­
hago, te manifiestan claramente que no te trato como tivo sus arengas llevan el nombre de FiZ/pícas. Ahí
niño chiquito, sino como muchacho que ama el estudio tienes cuan útil es hablar con perfección, esplicar los
y ambiciona la instrucción ; y aun estoy persuadido de pensamientos con claridad, y poseer una pronunciación
que al leer mis cartas atiendes no solo á la materia sino graciosa. No hay habilidad que nos haga mas gratos, ni
también á la ortografía y al estilo, porque el saber escri­ que nos atraiga mas consideración, que la de saber ha­
bir cartas con perfección, es de la mayor importancia, blar bien.
visto que las necesidades de la vida nos obligan á hacerlo Pues que se trata de Atenas, te diré algo de una ciu­
diariamente, sea para tranzar negocios, sea para procu­ dad que casi no conoces aun, y de la que es muy esen­
ramos placeres; y las faltas de ortografía solo se perdo­ cial que te halles bien informado; porque si no fué
nan á las mugeres (a). Cuando tengas mas edad leerás madre, fué á lo menos nodriza de las artes y de las
las epístolas, es decir, las cartas de Cicerón, que son el ciencias ; es decir, que aunque no las inventó, las per­
modelo mas perfecto de la manera de escribir bien. A feccionó grandemente. Cierto es que unas y otras comen­
propósito de Cicerón, debo decirte algo de este persona­ zaron en Egipto, pero también lo es, que en Atenas
je : era un viejo Romano que vivió mil ochocientos años llegaron á su perfección. Los mayores filósofos, es decir,
ha ; un hombre de gran genio, y el mas célebre orador las gentes que amaban y estudiaban la sabiduría, eran
que ha existido. Necesitarás acaso, que se te esplique lo de Atenas, y también lo fueron los mejores poetas y
que es un orador ? Seguramente que sí. Un orador es oradores. Las artes llegaron allí á su mayor perfección,
pues un hombre que arenga en una asamblea pública, la escultura, ó el arte de formar figuras en piedra ó
que habla con elocuencia, es decir, que razona bien, que marmol; la arquitectura, ó la manera de construir bue­
tiene un bello estilo, y que elije propiamente las pala­ nas casas, templos y teatros ; la pintura, la música, en
bras ; y nadie ha hecho todo esto mejor que Cicerón. fin todo floreció en Atenas. Los Atenienses se hallaban
Algunas veces hablaba á todo el pueblo de Roma, y con dotados de una imaginación delicada, y de un gusto
su vigorosa elocuencia persuadía cuanto queria á todo muy esquisito ; eran muy corteses y amables ; y el jui­
el mundo; otras tomaba á su cargo las causas de sus cio vivo, justo y jovial que poseían, se llamaba sal ática;
amigos ó clientes, los defendía en los tribunales de jus­ porque, como sabes, la sal tiene un gusto picante y al
ticia, y rara vez dejaba de obtener los sufragios, es decir, mismo tiempo grato; y aun hoy, ai hablar de algún
los votos, las decisiones de los jueces en su favor. Mien­ hombre dotado de este talento, se dice que tiene la sal
tras la república romana gozó de libertad, Cicerón prestó ática. Espero que tú tendrás una dosis considerable de
á su patria servicios muy importantes ; pero cuando fué esta sal; pero para que así sea, es necesario saber mu­
esclavizada por Julio Cesar, primer Emperador Romano, chas cosas, concebirlas y espresarlas prontamente, por­
los tiranos le cobraron odio, y al fin fué condenado á que los mejores conceptos pierden su gracia cuando
muerte por orden de Marco Antonio, que lo aborrecía aparecen muy estudiados. A Dios querido mió, basta
por las fuertes arengas que contra él habla pronunciado por hoy.
cuando este trató de hacerse dueño de Roma.
Siempre que hubiere en mis cartas algunas palabras
que no entendieres perfectamente, no olvides pregun­
tará tu mamá la esplicacion de ellas, ó de buscarlas en
el diccionario. A Dios.
BATn, de Octubre 1738.

Mí querido hijo.
Vuelvo hoy á hablarte de la célebre ciudad de Atenas,
Bath, 11 de Octubre 1738.
porque es materia inagotable, y nunca será escesivo el
trabajo que te tomes para conocerla á fondo. Los mayo­
Mi querido hijo. res filósofos de la antigüedad fueron Atenienses, y nos
Habiéndote hablado en mi última de Cicerón, el mayor dejaron los mas bellos modelos de elocuencia, de poesía,
orador que produjo Roma, aunque produjo muchos, de filosofía, de pintura, de escultura, en una palabra,
quiero darte á conocer hoy á Demóstenes, el mas célebre de todas las artes y las ciencias. Los Romanos 6e for­
de ios oradores griegos ; y en verdad que antes de ha­ maron después siguiendo estos modelos, y nosotros
blarte de Cicerón, debí comenzar por Demóstenes, que debemos también imitarlos para perfeccionar nuestro
es mas antiguo, pues vivió casi trescientos años antes gusto. Platón, el mayor filósofo de cuantos han existido,
que el primero; y aun este sacó mucho provecho de era Ateniense; y el resto de obras suyas que ha podido
la lectura de sus arengas , como espero que con el llegar hasta nosotros, es lo mas bello de la antigüedad.
tiempo lo sacaras tú de ambos. Volvamos á Demóstenes, Platón fué discípulo de Sócrates, filósofo célebre, y el
que fué de la famosa ciudad de Atenas en Grecia, y mas virtuoso entre los antiguos ; pero Sócrates no es­
cribió nunca, y solo instruía á los Atenienses con sus
discursos. Todos los perversos eran enemigos suyos, á
causa de su virtud, y habiéndolo acusado falsamente su­
(a) En el día aun en estas es imperdonable. frió una muerte injusta. Sófocles y Eurípides, dos famo-

Digitized by kjOOQle
6 CARTAS

sos poetas trágicos, eran Atenienses, como también Aris­ observar las leyes para siempre (a). De este modo re­
tófanes, célebre poeta cómico. Los Atenienses no tenian nunció la corona y el placer de vivir en su patria por
menos renombre en la .guerra que en las ciencias, y amor á ella.
mas de una vez batieron en mar y tierra al rey de Persia, A Dios, dentro de tres semanas te veré.
que invadió el territorio griego con fuerzas innumera­
bles. Temístocles.Milciades y Alcibiades, fueron sus me­
jores generales. Finalmente, los Atenienses eran en todo
tan superiores al resto de la Grecia, como esta lo era en
aquel tiempo á todo el resto del mundo. Pronto leerás
la historia de Grecia que te gustará mucho.
Recibí tu carta, y no dejaré de ejecutar tus órdenes re­ Me alegro mucho que estudies la historia romana,
lativamente al estuche ; pero dame alguna luz sobre la porque de todas las historias antiguas, es la mas instruc­
especie de estuche que deseas, porque estuche quiere tiva, y la que presenta mas ejemplos de virtud, de jui­
decir una cosa dentro de la cual se conserva otra, de cio y de valor. Los otros grandes imperios, como el de
modo que es necesario saber qué quieres que haya dentro los Asirios, el de los Persas, y el de los Macedonios, se
de él. A Dios. formaron casi de repente, por acontecimientos favora­
bles, y por la rapidez de sus conquistas ; pero el imperio
romano se estendió por grados, y allanó todas las difi­
cultades que se opusieron á su engrandecimiento, tanto
por su virtud y su sabiduría, como por la fuerza de sus
armas.
Roma al fin llegó á ser la dueña del mundo, y sabes
Bath, 30 de Octubre 1738. que al principio no fué mas que una pequeña ciudad
fundada por Rómulo,su primer rey, á la cabeza de un
corto número de pastores y de aventureros, que le
Mi querido hijo. nombraron gefe; y el primer empadronamiento que
Rómulo hizo del pueblo, es decir, la primera vez que
Recibí tu carta, que está muy bien escrita, y veo que
contó el número de los habitantes,halló únicamente tres
haces progresos y que aprendes bien. Siendo asi, puedes
mil infantes y trescientos caballos, á la vez que al fin de
pedirme sin miedo cuanto quieras, y cuenta con que te
su reinado, que duró treinta y siete años, contaba cua­
llevaré el estuche como me lo pides; pero sin instru­
renta y seis mil hombres de infantería , y mil de
mentos para ios dientes, porque el uso de ellos, lejos de
caballería.
ser bueno, echa á perder la dentadura, la cual debes
Durante los docientos cincuenta primeros años de Ro­
conservar siempre muy aseada, sirviéndote únicamente
ma, es decir, todo el tiempo que fué gobernada por reyes,
de un cepillo y de agua tibia. Basta que seas buen mu­
tuvo que sostener guerras con sus vecinos, que trataron
chacho para que yo te dé gusto en todo lo que apetezcas.
de destruir en su origen á un pueblo cuyo engrandeci­
Ademas, figúrate la reputación que ganarás haciendo
miento temian : consecuencia natural de su virtud, de
adelantos; los niños de tu edad te verán con admiración,
su juicio y de su valor.
y las gentes grandes te estimarán, y te tratarán como
Roma empleó pues los primeros docientos cincuenta
hombre formal.
años de su existencia, en lucha con sus vecinos mas cer­
En mis dos últimas te hice una corta narrativa de la
canos,al fin de cuyo periodo los subyugó completamente,
famosa ciudad de Atenas, y ahora voy á decirte algo de
y docientos cincuenta otros en hacerse dueña de Italia;
otra ciudad de Grecia no menos célebre, pero por otro
de modo que contamos quinientos años desde la funda­
estilo. Quiero hablar de Lacedemonia ó Esparta, que flo­
ción de Roma hasta la entera conquista de Italia; y en
reció al misino tiempo que Atenas. Era una ciudad guer­
solo el espacio de los docientos años siguientes, se hizo
rera, y todos sus habitantes 6e dedicaban desde tempra­
dueña del mundo, es decir, setecientos años después de
no al manejo de las armas; eran estraordinariamente
su fundación.
valerosos y de una virtud muy rígida. No cultivaban,
como los Atenienses, las artes y las ciencias, sino que se
aplicaban únicamente á la guerra. El amor á la patria
era su primer sentimiento, y se hallaban persuadidos
de que nada es mas glorioso que morir por ella, de modo
que no hay ejemplo de que hubiese huido un Lacede-
munio. El lujo y la molicie no eran permitidos en la Rómulo, que como ya te he dicho, fué el fundador y el
ciudad, y aun el oro mismo era prohibido á fin de evitar primer rey de Roma, no contando al principio con sufi­
la corrupción de las costumbres. Los Espartanos se ha­ ciente número de habitantes para su nueva ciudad, pensó
llaban endurecidos á los trabajos, á sufrir el calor y el en todos los medios posibles de aumentarlo, y con tai
frió, y á hacer ejercicios penosos para fortificar el cuer­ mira proclamó que Roma serviría de asilo, ó en otras pa­
po ; hablaban poco, y sus respuestas eran siempre cortas, labras, de refugio ó lugar seguro, á todos aquellos que
pero llenas de sentido. Aun hoy suele decirse de un es­ fuesen desterrados de las otras ciudades de Italia. Esto
tilo conciso pero que encierra mucho significado, que es le atrajo muchas gentes que abandonaron su lugar nativo,
lacónico, de Lacedemonia, que también se llamaba La-
conia. Licurgo fué su primer legislador, y era el hombre
mas sabio y virtuoso que hasta entonces habla existido,
siendo de ello una prueba que aunque era rey de los La- (a) Lope de Vega pone en boca de Licurgo estos versos :
cedemonios, Ies concedió su libertad. Bajo pretesto de Sin ser rey vencí los reyes
viajar, quiso que todo el mundo jurase ia observancia de En las armas y el gobierno,
las leyes durante su ausencia, y hecho el juramento se Haciendo mi nombre eterno
fué y no volvió, á fin de que todos se viesen obligados á Con la lanza y con las leyes. Tr.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 7

á causa de sus deudas ó de los crímenes que hablan co­ el senado que se componía de cien miembros; y dividió
metido ; porque un asilo sirve de protección á todos los al pueblo en tres órdenes : los patricios que eran las gen­
que pisan aquel suelo; de modo que sea cual fuere el tes de primera categoría, los caballeros que venían des­
crimen que hayan cometido, no pueden ser prendidos pués, y ei resto del pueblo que llamó plebeyos.
ni castigados. ¿No es verdad que es asombroso, que de Traduce esto en ingles y traemelo el domingo, escrito
tan vil conjunto de picaros y bribones, saliese la nación en el papel rayado que te envio.
mas sabia y mas virtuosa que existió jamás ? pero esto fue
debido á que Rómulo decretó tan buenas leyes, inspiró
al pueblo tal amor por la gloria y por la patria, y supo
fijar de tal modo la religión y el culto de los dioses, que
durante algunos siglos fué un pueblo de héroes lleno de
virtudes.
Rómulo y Remo eran gemelos é hijos de Rea Silvia ,
hija de Numitor rey de Alba. Rea Silvia fué encerrada
■-■»»3OO<C« — entre las vestales, por disposición de su tio Amulio, para
que no tuviese hijos, porque las vestales se velan obliga­
das á ser castas; pero á pesar de esto se vió preñada, y
pretendió que el dios Marte la había forzado. Luego que
Te he dicho á menudo cuan necesario es que conozcas dió á luz á Rómulo y Remo , Amulio dispuso que ambos
la historia á fondo, pero nunca podré repetírtelo sufi­ fuesen arrojados al Tiber en su cuna, y asi se ejecutó;
cientemente. Cicerón la llama con razón, testis tempo- mas habiéndose retirado el agua , la cuna quedó á
rum, lux veritatis, vita memoria, magistra vita, nun- secas; y una loba, que la sed habla llevado alli, les dió
lia velustatis. Con el socorro de la historia, uji joven de mamar , hasta que viéndolos un pastor , los llevó á
puede, en cierto modo, adquirir la esperiencia de la vejez, su casa , y los educó después como suyoB. Cuando hu­
porque leyendo lo que se ha hecho, sabe lo que debe bieron crecido, se asociaron con cierto número de Lati­
hacer, y mientras mas instruido se halla de lo pasado, nos, de Albanos y de pastores, y fundaron á Roma. De­
mejor se conducirá en lo futuro. seoso Rómulo de reinar solo, mató á su hermano, y fué
La mas interesante é instructiva de todas las historias declarado rey por todos sus secuaces (a). Luego que subió
antiguas, es la de Roma, porque abunda en ejemplos de al trono, dividió al pueblo en tres tribus y treinta curias, ó
hombres ilustres y en grandes acontecimientos, al paso en patricios, plebeyos, senado , patrones, clientes y ca­
que nos anima, mas que ninguna otra, á la virtud, mos­ balleros. Les patricios eran los mas considerables y acre­
trándonos de qué modo una ciudad pequeña como Roma, ditados. Los plebeyos componían la masa del pueblo.
fundada por un puñado de pastores y de aventureros, Los patrones eran las personas mas respetables, y pro­
llegó á ser en el espacio de setecientos años señora del tegían á cierto número de pueblo , á que daban el
mundo por su virtud y su valor. nombre de clientes. El senado se componía de cien
Esto me ha decidido á formar un compendio muy su­ personas, elegidas entre los patricios ; y los caballeros
cinto de esta historia; y para que la comprendas fácil­ formaban un cuerpo de trecientos hombres montados,
mente y la retengas bien, puedes traducirla poco á poco, que servían á Rómulo de guardias de corps, bajo el
en un libro que me presentarás todos los domingos. nombre de celerea.
Todo el tiempo de la historia romana, desde Rómulo No contento Rómulo con estos reglamentos civiles, es­
hasta Augusto, que es de setecientos ventitresaños, puede tableció también el culto de los dioses , y créo los sacer­
dividirse en tres partes. dotes llamados arúspices y augures. Los primeros con­
La primera comprende los siete reyes de Roma, y dura sultaban las entrañas de las víctimas que se ofrecían en
docientos cuarenta y cuatro años. sacrificio, y los segundos observaban el vuelo y el canto
La segunda, desde el establecimiento de los cónsules y de las aves, y declaraban, antes de que se comenzase
la espulsion de los reyes hasta la primera guerra púnica, cualquiera empresa, si los presagios eran ó no favora­
es también de docientos cuarenta y cuatro años. bles.
La tercera se estiende desde la primera guerra púnica Con la mira de aumentar la población , Rómulo de­
basta el reinado de Augusto, y dura docientos treinta y claró que su nueva ciudad serviría de asilo á todos los
cinco años; de modo que estos tres periodos forman la que quisiesen habitarla , lo cual atrajo una infinidad de
suma total do setecientos ventitres años, mencionados gentes de las otras ciudades y comarcas vecinas. Un asilo
arriba, desde la fundación de Roma hasta el reinado de es un lugar de seguridad y de protección para todos
Augusto. aquellos que huyen de la justicia por crímenes ó deu­
Bajo el reinado de Augusto, Roma llegó al mas alto das. En los países católicos, las iglesias sirven en el día
punto de su grandeza, y fué dueña del mundo; pero ya de asilo á todos los criminales que se refugian á ellas.
no lo era de sí misma, por haber perdido su antigua li­ Mas como había en Roma suma escasez de mugeres,
bertad y virtud. Augusto estableció el poder absoluto,
que pronto degeneró, bajo los subsecuentes emperadores,
en una tiranía horrible y cruel, resultando de aquí, que (a) Rómulo y Remo hablan de esta manera por boca de
Roma cayó en menos tiempo del que había empleado pa­ Lope de Vega :
ra llegar á su grandeza. Hijos de Marte nacimos,
El primer gobierno de Roma fué monárquico mode­ Eterna ciudad fundamos,
rado, y no absoluto ; porque la autoridad se hallaba di­ Siete montes ocupamos,
vidida entre el rey y el senado. El trono era electivo y no Y en todos aun no cupimos.
hereditario, es decir, que cuando moria un rey, se elegía No es gobierno el individuo,
otro en su lugar, y el hijo no sucedía al padre. Rómulo, Tierra y cielo rige un Dios,
fundador de Roma y su primer rey , fué elegido por el Un reino no sufre á dos,
pueblo, y formó el primer plan de gobierno. Estableció Ni dos pájaros un nido. Tr.

Digitized by C>ooQle
8 CARTAS

Rómulo , para remediar este mal, envió propuestas de hereditarias, desde el momento que el rey muere, su hi­
casamiento á sus vecinos los Sabinos, quienes las dese­ jo, ó su pariente mas cercano , ocupa inmediatamente el
charon con desprecio. Viendo esto Rómulo , hizo publi­ trono. Durante este Interregno, los senadores desempe­
car en los lugares circunvecinos, que en cierto y deter­ ñaban alternativamente las funciones reales; pero el
minado dia celebrarla la fiesta del dios Conso (a), y que pueblo, cansado de esta especie de gobierno, pidió un
invitaba á todo el mundo á asistir á ella. Acudió un gran rey. La elección era difícil, porque los Sabinos por un
concurso de todas partes, principalmente de Sabinos, y de lado, y los Romanos por otro , querían que la elección
repente, los Romanos, á una señal convenida, echaron recayese entre ellos. Habia entonces , en la pequeña al­
mano á la espada, se apoderaron de todas las mugeres dea de Cumes, no lejos de Roma, un hombre de gran re­
que allí habia, y se casaron con ellas. Este notable putación por su probidad y justicia , llamado Numa
acontecimiento es llamado el robo de las Sabinas. Irri­ Pompilio, que vivía retirado, disfrutando tranquila­
tados los Sabinos con tan injusta afrenta, declararon á mente de las delicias del campo. Convinieron, pues, uná­
los Romanos una guerra que terminó con la celebración nimemente, en elegirlo rey, y enviaron embajadores
de la paz, obtenida por la mediación de ias Sabinas esta­ para notificárselo; pero muy lejos de deslumbrarse con
blecidas en Roma. Los Romanos y los Sabinos se unieron una elevación tan repentina é inesperada , la rehusó , y
cordialmenle, y formaron un solo y mismo pueblo. Ta­ solo ias reiteradas instancias de los Romanos y de sus
cto, rey de los últimos, reinó en compañía de Rómulo ; parientes mas cercanos, pudieron decidirle á adinitíl­
mas como aquel murió poco después, Rómulo volvió á eon sentimiento, una dignidad de que era tanto mas dig­
reinar solo. no, cuanto que no la habia solicitado. Observa por este
Es necesario observar que el robo de las Sabinas fue ejemplo de Numa Pompilio , cómo la virtud se abre ca­
una acción mas útil que justa ; pero la utilidad no debe mino y brilla aun en la obscuridad de una vida retirada,
autorizar la injusticia, porque debemos sufrir todo, aun y cómo tarde ó temprano es siempre recompensada.
la muerte misma, antes que obrar injustamente; y en Colocado Numa en el trono, trató de suavizar las cos­
verdad que esta fué la única injusticia que cometieron tumbres de los Romanos y de inspirarles gusto por la paz
los Romanos durante algunos siglos. Un siglo es la du­ y los ejercidos religiosos. Construyó un templo al dios
ración de cien años. Jano, que servia de Indicio público de guerra ó de paz,
El poder naciente de Roma no tardó en infundir celo porque permanecía abierto mientras existia la primera y
á los pueblos vecinos, de suerte que Rómulo se vió aun cerrado cuando se disfrutaba de la última. Durante el
obligado á sostener varias guerras que siempre le dieron tiempo de su reinado no se abrió nunca; pero desde en­
la victoria; mas como principiaba á gobernar tiránica­ tonces, hasta el reinado de Cesar Augusto, solo dos oca­
mente, y quería privar al senado de sus privilegios, de­ siones se vió cerrado; una después de la primera guerra
sapareció de pronto y no se le vió mas. El hecho cierto es púnica, y la otra después de la batalla dé Accio, en que
que los senadores lo mataron-, pero como temían la có­ Augusto derrotó á Marco Antonio. Se representa siempre
lera del pueblo, un senador de los mas acreditados lla­ al dios Jano con dos caras, una que mira lo pasado, y
mado Próculo Julio, protestó delante de la multitud que otra lo futuro; y por esto verás que los poetas latinos le
Rómulo se le habia aparecido como un dios, para reve­ llaman á menudo Janus bifrons, Jano con dos frentes.
larle que habia sido llevado á los cielos, en donde era Pero volvamos á Numa, quien convencido de que el pue­
contado entre los dioses, y que quería ser adorado bajo blo ama siempre lo maravilloso, y queriendo disponerlo
el nombre de Quirind, con cuyo deseo cumplieron los á recibir favorablemente sus leyes , pretendió que la
Romanos. diosa Egeria se las dictaba, en conversaciones secretas
Observa bien que el gobierno de Roma, bajo Rómulo, que con ella tenia. Finalmente estableció el buen órden,
era misto y libre-, y que el rey lejos de ser absoluto, divi­ tanto en la ciudad, como en el campo; inspiró á sus
día la autoridad con el senado y el pueblo, casi como el súbditos el amor al trabajo, á la frugalidad y aun á la
rey en nuestro país con la cámara alta y la cámara ba­ pobreza; y después de un reinado de cuarenta y tres
ja ; de manera que Rómulo, pretendiendo cometer la tirá­ años, murió llorado de todo el pueblo.
nica injusticia de violar los derechos del senado y la li­ Puede decirse que la grandeza de Roma, cimentada
bertad del pueblo, recibió el justo castigo que merecen por sus dos primeros reyes, fué debida á estos. Rómulo
los tiranos. Todo hombre tiene un derecho natural á su acostumbró á sus súbditos á la guerra ; Numa á la paz y
libertad, y cualquiera que intenta quitársela, merece la la justicia. Sin Numa, habrían sido bárbaros feroces , y
muerte, con mas razón que el salteador de caminos que sin Rómulo, quizá no habrián salido de su obscura in­
solo pretende robarnos nuestro dinero. dolencia. La afortunada mezcla de las virtudes religio­
La mayor parte de las leyes y disposiciones de Rómu­ sas, civiles y militares, fué la que al fin los hizo dueños
lo, concernían principalmente á la guerra, y hablan sido del mundo.
calculadas con la mira de formar un pueblo belicoso , Inmediatamente después de la muerte de Numa, los
como en verdad lo fué mas que ningún otro ; pero no Romanos eligieron por rey á Tulio Hostilio , cuyo espí­
dejó también de ser una buena fortuna para Roma, que ritu era tan inclinado á la guerra como el de su antece­
Numa Pompilio , su segundo rey , fuere inclinado á la sor lo había sido á la paz; y pronto tuvo ocasión de ejer­
paz, y que se dedicase á establecer el orden en la ciu­ citarlo, porque la ciudad de Alba, celosa ya del poder de
dad, y á decretar leyes que fomentasen la virtud y la re­ Roma, buscó un pretesto para hacerle la guerra.Declarada
ligión. que fué por ambas partes, y hallándose los dos ejércitos
Después de la muerte de Rómulo, hubo un interregno prontos á venir á las manos , un Albano propuso que
de un año. Un interregno es un intervalo entre la muerte par evitar la efusión de sangre, cada partido eligiese
de un rey y la elección de otro ; lo cual solo puede acon­ cierto número de guerreros, y que la victoria decidiese la
tecer en los reinos electivos; porque en las monarquías suerte de ambas ciudades. Tulio Hostilio aceptó la pro­
puesta; y encontrándose en el ejército Albano tres her­
manos llamados Curiados y tres, hermanos también, en
el ejército Romano llamados Horacios, todos casi de la
(a) Según Plutarco era dios de los consejos Secretos. misma edad y vigor, fueron elegidos como campeones, y

Digitized by kjOOQle
“I

DE LORD CIIESTERFIELD 9
admitieron con regocijo una preferencia tan honorífica. Luego que murió Tulio Hostilio, el pueblo eligió por
Hecha pues la señal del combate, avanzaron entre am­ rey á AncoMarclo, nieto de Numa, y su primera deter­
bos ejércitos, y dos Horacios cayeron luego muertos á minación fué restablecer el culto divino que había sido
manos de los Curiados, que todos tres se hallaban heri­ visto con alguna negligencia durante el belicoso reinado
dos. El tercer Horacio no tenia herida ninguna, pero sin­ de su predecesor. Tuvo que sostener varias guerras con­
tiéndose Incapaz de resistir á la vez á ios tres Curiados, tra su voluntad, y en todas salió victorioso. Estendió la
suplió la fuerza con el estratagema : fingió que huia , y ciudad de Roma y murió después de haber reinado veinte
después de haber dado algunos pasos atrás, volvió la cara y cuatro años. Este príncipe tan á propósito para la guer­
y vió que los tres Curiados lo perseguían distantes uno ra como para la paz, no fué inferior en mérito á ninguno
de otro con mas ó menos velocidad, según se lo permi­ de sus predecesores.
tían las heridas que habian recibido ; y entonces, ha­ Un Griego de nacimiento, llamado Lucomon, que se
ciendo frente de nuevo, los mató uno tras otro. había establecido en Roma bajo el reinado de Anco Mar-
Los Romanos lo recibieron en su campo llenos de re­ cio, fué elegido rey en su lugar, y tomó el nombre de Tar-
gocijo : mas una hermana suya, que se hallaba prome­ quino. Creó cien senadores nuevos, y en las muchas
tida á uno de los Curiados, vino á verle, y derramando guerras que sostuvo contra los pueblos vecinos, alcanzó
un torrente de lágrimas, le echó en cara la muerte de su siempre la victoria. Aumentó, hermoseó y fortificó la
amante ; esto encendió en cólera ai joven guerrero, y le ciudad, construyó acueductos y albañales; hizo también
atravesó el seno con su espada. La justicia lo condenó el circo, y cabó los cimientos del Capitolio. El circo era
á muerte, pero él apeló al pueblo que le perdonó en con­ un lugar célebre, destinado por los Romanos para las
sideración ai servicio que acababa de hacerle. corridas de carros.
Tulio Hostilio reinó treinta y dos años, y tuvo que sos­ Tarquino habia elegido para sucesor suyo á Servio Tu­
tener otras guerras contra los Sabinos y los Latinos. Era llo, prisionero de guerra, y por consecuencia esclavo;
un príncipe dotado de grandes cualidades, pero muy mes no siendo esto del gusto de los hijos de Anco Marcio
inclinado á la guerra. que habian ya crecido, tramaron el asesinato de Tarquino
á los treinta y ocho años de su reinado, pero no retiraron
ningún provecho de su crimen, porque Servio Tulio fué
declarado rey por el pueblo sin consentimiento del se­
nado. Este príncipe se vió envuelto en varias guerras y
las terminó felizmente. Dividió la población en diez y
nueve tribus; estableció el censo ó empadronamiento
Mi querido hijo. del pueblo, é introdujo la costumbre de dar libertad á
los esclavos. Servio pensaba en abdicar el trono y esta­
blecer en Roma una república perfecta, cuando fué asesi­
Adjunto hallarás tu ejercicio histórico correspondiente
nado por su yerno, Tarquino el Soberbio. Reinó cuarenta
á esta semana; y te agradezco la corrección que hiciste
y cuatro años, y fué sin disputa el mejor de todos los
de las faltas que cometí en mis escritos anteriores. Mucho
reyes de Roma.
gusto me dará que tú me instruyas, y te aseguro quemas
Tarquino ciñó la corona sin que el pueblo ni el senado
bien querría serlo por tu capacidad, que por la de ningún
se la hubiesen conferido: y como su conducta fué con­
otro. Contentísimo estoy con tu objeción sobre los nom­
forme á tales principios, se atrajo el epíteto de Soberbio.
bres que di á los tres hermanos que se batieron por Alba
Echó abajo los sabios establecimientos desús predeceso­
y Roma, llamándolos Uoratii y Curialii} no puedo
res; hollólos derechos del pueblo y gobernó despótica­
dar para ello mejor razón, que el uso y la costumbre,
mente. Construyó un templo magnífico dedicado á Jú­
que sirven de ley en todas las lenguas. En cuanto á los
piter, y se le llamó Capitolio, porque al cebar los cimien­
nombres propios antiguos, no hay ninguna regla esta­
tos se encontró una calavera humana que en Iatin se
blecida , y solo la costumbre debe Ber nuestra guia; por
llama capul. El Capitolio fué el edificio mas célebre de
ejemplo, nosotros (los Ingleses) decimos Ovid y Virgil, y
Roma.
no Ovidius ni Virgilíus, como en latín ; por otra parte
La tiranía de Tarquino era ya odiosa é insoportable á
decimos Augustus Cesar, como en latín, y no August
ios Romanos, cuando un hecho atroz de su hijo Sesto,
Cesar, que seria propiamente ingles. Decimos Scipio les presentó una ocasión de libertarse de ella. Enamo­
Africanus, y no Scipio A frican; Tacilus y no Tacit ; rado Sesto de Lucrecia, muger de Colatino, y no querien­
en una palabra, la costumbre es la regla que debe ob­
do esta consentir con sus deseos, la violentó. Ella
servarse en este caso ; pero sea cual fuere el uso intro­ descubrió todo á su marido y á Bruto; y después do
ducido por la costumbre, yo preferirla mas bien no haberles exigido promesa de que vengarían el ultraje
alterar los nombres antiguos, porque me parece que hecho á su honor, se atravesó el corazón. En seguida
adaptándolos á los demas idiomas no conservan toda la sublevaron al pueblo. Tarquino con toda su familia fué
dignidad que guardan en el suyo. Los Franceses cam­ desterrado de Roma por un decreto solemne, después de
bian la mayor parte de los nombres pfopios antiguos, haber reinado venticinco años. Tales el fin que merecen
dándoles una terminación francesa que suena á veces ios tiranos, y todos aquellos que abusando del poder
muy mal; como por ejemplo, llaman al emperador que la suerte ha puesto eu sus manos, lo emplean úni­
Tifus, Tite; al historiador Titos Livlus, que nosotros camente en dañar y en oprimir al género humano.
llamamos comunmente Livy, ellos le nombran Tite Live Los libros de las Sibilas llegaron á Roma en el reinado
Me alegro que te haya ocurrido esta observación, porque de Tarquino, y desde entonces fueron conservados con
el único medio de adquirir conocimientos es informarse sumo cuidado, y consultados como oráculos.
y hacer reparos. Te pido que no olvides preguntar y po­ Tarquino, después de su espulslon de Roma, hizo varias
ner objeciones, siempre que dudares ó no entendieres tentativas para volver á ocupar el trono, y ocasionó al­
bien alguna cosa. gunas guerras á los Romanos. Supo interesar en su favor
á Pórsena, rey de Etrurla, el cual declaró la guerra á los
Romanos, marchó contra ellos, los derrotó, y aun habría
1*

Digitized by Google
10 CARTAS

tomado la ciudad si no hubiese sido por el estraordinario nían en sus manos. Encarcelaban á los plebeyos que les
valor de Horacio Cóclea, que solo, contra todo el ejército, debían dinero, y los cargaban de cadenas, lo cual causó
defendió un puente por donde era necesario pasar. Inti­ tanto disgusto, que el pueblo en masa salió de Roma y se
midado Pórsenacon los prodigios de valor y audacia que retiró al Monte-Sagrado, tres millas distante de la ciu­
diariamente veia hacer á ios Romanos, juzgó á propósito dad. Los patricios y el senado se alarmaron con una de­
celebrar la paz y se retiró. serción tan general, y enviaron una diputación al pueblo
No haré mención de otras varias guerras que sostu­ para persuadirle á regresar, pero inútilmente. Al fin ,
vieron los Romanos contra sus vecinos, porque mi intento diez senadores, entre los mas prudentes y moderados ,
es detenerme únicamente en los sucesos mas importantes. fueron elegidos y enviados al pueblo, con pleno poder
Tai es el siguiente que aconteció ¿los diez y seis años de para celebrar la paz, bajo las mejores condiciones que les
establecidos los cónsules. Pesaba sobre el pueblo una fuese posible obtener. Menenio Agripa, que habló por el
deuda enorme, y rehusó alistarse para la guerra,» menos senado, terminó su discurso con una fábula que hizo
que sus deudas no le fuesen perdonadas. La ocasión era mucha impresión en el pueblo. «En tiempos pasados, dijo,
urgente y grande la dificultad; mas el senado, para re­ • los miembros del cuerpo humano, indignados de que
mediar el mal, acudió al espediente de nombrar un dic­ » solo trabajaban para el estómago, mientras este,
tador, con poder absoluto y sin sujeción á ninguna ley, » tranquilo y perezoso , no hacia mas que regalarse con
pero por corto tiempo. Tito Largio, que fué nombrado • los placeres que ellos le preparaban , convinieron en
para esta dignidad, calmó el desorden, restableció la » que no harían nada ; pero queriendo reducir al estó-
tranquilidad, y en seguida hizo demisión de su cargo. » mago por hambre, todos los miembros se debilitaron
Desde entonces los Romanos acudieron muchas veces » de tal modo, que cayeron en una inanición estreraa-
á la dictadura en ocasiones importantes; y es de notar • da. » Asi comparó Agripa la división Intestina de las
que aunque este encargo conferia un poder sin límites , partes del senado ; y esta aplicación agradó tanto á los
no se vló un solo dictador que abusase de sus facultades plebeyos, que celebraron la paz bajo ciertas condiciones,
durante un espacio de mas de cien años. siendo la primera, que elegirían de entre ellos mismos
cinco magistrados nuevos, llamados tribunos del pue­
blo. Estos magistrados eran elegidos anualmente, y nada
podia hacerse sin su consentimiento. Si se proponía una
ley, y los tribunos del pueblo la combatían, la ley no se
sancionaba; y ni aun siquiera se hallaban obligados á
Hemos llegado ya á una época importante de la his­ alegar las razones de su oposición, bastando solo que di­
toria Romana, cual es el establecimiento de un go­ jesen veto, que quiere decir lo prohíbo. Considera bien lo
bierno libre. interesante que es esta época en la historia romana, y el
Abolido que fué el trono en Roma , se dispuso que en cambio tan considerable que se hizo en la forma del go­
lugar de un rey se nombrasen cónsules , cuya autoridad bierno, cambio que aseguró por algunos siglos los dere­
seria anual. Se dejó al pueblo el derecho de elegir los chos del pueblo , que los grandes propenden siempre á
cónsules, pero esta elección débia recaer precisamente invadir injustamente. Este cambio aconteció en el año
entre los patricios, es decir, las personas de primera ca­ 261 de Roma, es decir, veinte y un años después del des­
tegoría. Ambos cónsules tenían el mismo poder conferi­ tierro de los reyes y la creación de los cónsules.
do antes á los reyes, pero con esta esencial diferencia , Ademas de los tribunos, obtuvo también el pueblo dos
que no lo conservaban mas que por un año, y que espi­ nuevos magistrados anuales, llamados ediles del pueblo,
rado este tiempo debían dar cuenta al pueblo de lo que que se hallaban sujetos á la autoridad de los tribunos
hablan becbo, medio seguro de no abusar de sus facul­ bajo cuya inspección administraban la Justicia , velaban
tades. Fueron llamados cónsules del verbo consulere , de la conservación de los templos y edificios públicos, y
que significa aconsejar, como si dijésemos que eran los cuidaban de los víveres.
consejeros de la república. Hazte bien cargo de quienes eran los principales ma­
Los primeros cónsules electos fueron L. Junio Bruto y gistrados de Roma. En primer lugar los cónsules, que
L. Colatino, el marido de Lucrecia. Los cónsules lleva­ eran anuales , y se hallaban investidos del poder de
ban los mismos distintivos de dignidad que los reyes, los reyes; en segundo el dictador, creado en circuns­
menos el cetro y la corona; pero tenían la túnica de púr­ tancias urgentes, y cuyo cargo solo duraba por lo común
pura y la silla curul, que era un asiento de marfil sobre seis meses.
ruedas. Los cónsules, el senado y el pueblo juraron so­ Los tribunos del pueblo eran unoB magistrados anua­
lemnemente que no volverían á llamar á Tarquino, ni les que vigilaban los intereses del pueblo, y lo protegían
sufrirían jamás reyes en Roma. contra la opresión de los patricios. Por lo que hace á los
Observa bien esta nueva forma de gobierno : el poder ediles, he descrito ya sus funciones.
se hallaba dividido entre los cónsules, el senado y el Algunos años después fueron creados otros dos magis­
pueblo : cada uno tenia sus derechos, y desde que se trados nuevos, llamados censores, cuyo empleo duró á
tomó esta sabia determinación, Roma fué elevándose rá­ los principios cinco años; pero no tardó en ser reducido
pidamente á un estado de perfección y de grandeza difícil á año y medio. La autoridad de los censores era muy
de concebir. grande; tenían á su cargo el empadronamiento del pue­
Ten presente que el gobierno monárquico duró do- blo; imponían las contribuciones ; cuidaban de las bue­
cientos cuarenta y cuatro años. nas costumbres y podian espeler del senado ¿ cualquiera
miembro que consideraban indigno de aquella asamblea;
también podian degradar á los caballeros romanos pri­
vándolos de su caballo.
No pasó mucho tiempo sin que fuesen creados otros
dos magistrados nuevos llamados pretores, que eran los
Entretanto los patricios trataban mal al pueblo y abu­ principales ministros de la justicia, y juzgaban todos los
saban del poder que la preeminencia y las riquezas po­ procesos. A continuación te pongo una lista de los prin-

Digitized by kjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 11

dpales magistrados de la república romana, según el biendo sabido el peligro que corría su patria, acudió con
órden de su creación : todas las tropas que pudo reunir en los países vecinos ,
derrotó completamente á los Galos y salvó á Roma.
Los cónsules. Admira este bello ejemplo de grandeza de alma ! Camilo
El dictador. desterrado injustamente de Roma, olvida la injuria que
Los tribunos del pueblo. ha recibido , y animado del amor á su patria, mas que
Los ediles. del deseo de la venganza, acude á salvar á los que hablan
Los censores. • querido arruinarle.
Los pretores. •

Bath, 28 de Marzo de 1139.


En el año 300 de Roma, los Romanos no tenían aun
leyes fijas y ciertas, de modo que los cónsules y los se­
nadores que administraban la justicia , eran árbitros
Mi querido hijo.
absolutos de la suerte de los ciudadanos. El pueblo pidió He recibido una carta de M. Maittaire, en que me dice
pues, que en vez de estos juicios arbitrarios, se estable­ cosas que te son muy favorables, asegurándome que
ciesen leyes que sirviesen de reglas seguras, tanto en el aprenderás bien. Sabedor de esto, compré cierta cosita
manejo de los negocios públicos, como en las diferencias muy bonita que te llevaré de aquí; mira si no debes
éntrelos particulares. En vista de esto, el senado envió querer mucho á M. Maittaire, y hacer cuanto puedas
embajadores á Atenas, para estudiar las leyes de aquel para tenerlo contento. Me dice que ahora vas á repasar
país y reunir todas las que les pareciesen mas conve­ lo que ya has aprendido ; pero será bueno que atiendas
nientes á la república (a). Regresado que hubieron estos á tus lecciones para no repetirlas como un papagayo,
embajadores, se eligieron diez personas, que fueron lla­ sin entender lo que quieren decir.
madas decenviros, para establecer las nuevas leyes. So Te dije en mi última que para ser hombre de bien á
les confirió un poder absoluto por un año, durante el cual carta cabal, no basta ser justo; la generosidad y la
cesaron en sus funciones todos los demas magistrados. grandeza de alma van mucho mas lejos. Los ejemplos te
Los decenviros hicieron grabar estas leyes en láminas lo harán conocer mejor.
de bronce, colocadas en el lugar mas visible de la plaza Alejandro el Grande, rey de Macedonia, habiendo ven­
pública; y fueron llamadas después lasleyes de las diez Ta­ cido á Darío, rey de Persla , tomó infinito nútnero de
blas (ó). Cuando espiró el año, los decenviros rehusaron cautivos, y entre ellos á la muger y á la madre de Darío,
deshacerse de su poder, y lo mantuvieron por la fuerza, y según los derechos de la guerra habría podido hacerlas
convirtiéndose de este modo en tiranos de la república, lo esclavas suyas , pero tenia una alma muy grande para
cual causó grandes tumultos; mas al fin se vieron obliga­ abusar de la victoria. Las trató pues como reinas, y tuvo
dos á ceder, y Roma recobró su antigua forma de gobierno. con ellas la misma consideración y el mismo respeto que
El año 365 de Roma, los Galos entraron en Italia, y si hubiese Bido su súbdito. Dario, sabedor de esta con­
marcharon sobre Roma, con un ejército que pasaba de ducta , dijo que Alejandro merecía la victoria y era el
sesenta mil hombres. Los Romanos , con otro de cua­ único digno de reinar en su lugar. Observa por esto,
renta mil, levantado con precipitación, salieron á su en­ como los mismos enemigos se ven forzados á alabar la
cuentro, y hubo una batalla en que estos fueron comple­ virtud y la grandeza de alma (a).
tamente derrotados. Luego que los habitantes de Roma También Julio Cesar, dictador de Roma, poseía en
supieron tan triste nueva, se retiraron al Capitolio, que grado eminente la humanidad y la grandeza de alma,
era la ciudadela, y se fortificaron cuanto pudieron en porque después de haber vencido ai gran Pompeyo en la
tan corto tiempo. Tres dias después, Dreno , general de batalla de Farsalla , perdonó á aquellos que, según las
los Galos, llegó á Roma con su ejército, y encontrando leyes de la guerra, habría podido condenar á muerte ; no
la ciudad abandonada y sin defensa, puso sitio á la ciu- solo les concedió la vida, sino que les restituyó sus bie­
dadela, que se defendió con increíble valor. Una noche nes y sus honores. Con este motivo Cicerón, refirién­
que los Galos intentaron tomarla por sorpresa, y cuando dose á Cesar en una de 6us arengas , pronunció estas
ya hablan escalado las puertas sin ser apercibidos, Man­ bellas palabras : Nihil enim potest fortuna tua majus,
ilo , despertado por el cacaréo de los gansos, sonó el quam ut possis, aut natura tua melius, quam ut vetis,
alarma y salvó la cludadela. Poco después Camilo, Ro­ conservare quamplurimos : lo cual significa : » La for-
mano ilustre que habla sido desterrado de Roma , ha- ■ tuna no podía concederos mas alto favor que la facul-
• tad de salvar tantas personas; ni la naturaleza serviros
• mejor, quedándoos la voluntad de hacerlo.» Vés tam­
(а) Roma, aquella que primero bién por esto qué gloria y qué alabanzas se ganan obran­
Griegas leyes mendigó, do bien, sin contar el placer que se disfruta interior­
¿ Quien dirá que al fin logró mente, y que es mayor que todos los demas.
Dar leyes al Orbe entero ?
(I. Iriarte.)
fiando en el curso de esta versión nos viniere á la memoria
alguna poesía o sentencia corla, que corroborare las recomen­
daciones del autor, en odio al vicio ó estimación de la virtud, (a) El qae ganó una victoria
la insertaremos. Tr. Y su orgullo reprimió,
Debe llamarse esforzado
(б) Mas comunmente llamadas las leyes de las Doce Tablas, Y dos veces vencedor.
porque después se agregaron dos á las diez primitivas. (i). E.) Tr.

Digitized by kjOOQle
12 CARTAS

A Dios, terminaré mi carta coma Cicerón lo hacia re­ hombre honrado : Homo sum, nihil á me alienum
gularmente : Jubeo te bene valere, es decir, te ordeno puto, lo cual significa : « Soy hombre, y como tal me in­
que gozes de buena salud. tereso en todo lo que concierne á mis semejantes. * Im­
posible me parece ver á otros en la desgracia, sin sentir
conmoción y deseo de aliviarlos (a); asi como por otra
parte debe uno regocijarse de verlos contentos y afortu­
nados. Solo las almas mas bajas del mundo son capa­
ces de envidiar la dicha, 6 de alegrarse de la desgracia
Dato, 2 de Abril de 1739. de otro. A Dios. Procura que las virtudes del alma te ha­
gan tan recomendable, como las ventajas del entendi­
miento.
Mi querido hijo.
Recibí tu carta que me gustó mucho; y aunque no te
serviste de pauta, está muy bien escrita. Continuando
así, pronto sabrás mas que muchísimos niños mayores
que tú, y por este medio adquirirás gran reputación y
serás mas estimado de las personas de mérito.
Volvamos á hablar ahora de la honradez. Nada es mas Bate, IC de Abril 1739.
esencial al hombre honrado que el decir siempre la ver­
dad, y cumplir escrupulosamente su palabra ; asi como Mi querido hijo.
por otra parte, nada es mas infame ni mas deshonroso
que el mentir y faltar á lo prometido. Recibí tu carta, y si continúas aprendiendo bajo este
En la guerra que hubo entre Roma y Cartago , Atilio pié, pronto me pondrás en embarazo, principalmente en
Régulo, general de los Romanos , fué vencido y hecho el griego; pero no lo sentiré, y mientras mas esfuerzos
prisionero por los Cartaginenses, quienes, á pesar de la hagas para aventajarme, mejor. Creo que en lo sucesivo
victoria, deseaban celebrar la paz, y para obtenerla per­ podré llamarte el niño poligloto, palabra que viene del
mitieron á Régulo que fuese á Roma, con tal que diese griego y significa muchas lenguas. M. Mailtaire me es­
su palabra de volver, no dudando que para alcanzar su cribe que piensa darte á conocer á Horacio, Virgilio, Te­
libertad, lograrla persuadir á sus compatriotas á que rencio y Marcial, que son los poetas latinos mas famo­
celebrasen la paz; mas habiendo llegado á Roma, no sos; y así creo que conviene decirte algo de lo que es
quiso este generoso Romano obtener su libertad á costa poesía, y en qué se diferencia de la prosa. Sabes que esta
de su patria ; y muy lejos de persuadir á los Romanos á última es el lenguaje común de la conversación; es lo
que celebrasen la paz, les dijo que debían continuar la que tú y todo el mundo habla y escribe sin necesidad de
guerra, porque los Cartaginenses no se hallaban en es­ sujetarlo á cierto número de pies ó de silabas. La poesía
tado de sostenerla. Después de esto determinó volver á nos faculta para espresar nuestros pensamientos de un
Cartago en cumplimiento de su palabra. Los Romanos , modo mas noble y sublime. Por ejemplo : en prosa dirás
y sobre todo los parientes y amigos de Régulo, le acon­ con mucha propiedad son las doce, para señalar la mitad
sejaban que no volviese, porque los Cartaginenses, que del día; pero este lenguaje seria muy llano y trivial para
eran crueles, le quitarían la vida sin remedio; pero antes un poeta, y valdría mas que dijeses : el carro del sol ha­
que vivir con infamia faltando á su palabra, eligió una bía terminado la mitad de su carrera. En prosa dirías:
muerte segura. Regresó pues á Cartago, cuyos habitantes el principio de la mañana, ó el amanecer; pero esto no
le privaron de la vida, metiéndolo en un tonel lleno de seria poético, valiendo mas que dijeses: la aurora des­
clavos. Esta muerte vale mas que una vida comprada con plegaba su rosado manto; porque no ignoras que Aurora
la mentira y la infamia (a). es la diosa de la mañana, y esto es lo que se llama dic­
Un hombre de probidad y de honor, se considera Inte­ ción poética. Los versos griegos y latinos no tienen ca­
resado en el bien de todo el mundo. Terencio, en una dencia , consistiendo 6olo en cierto número de pies ó de
de sus comedias, pone estas palabras en boca de un silabas. Los versos hexámetros tienen seis pies, y los
pentámetros cinco. La poesía francesa siempre tiene ca­
dencia; pero la inglesa la tiene en unos versos y en otros
no. La Riada de Homero en griego, y la Eneida de Virgi­
lio en latín, están escritas en verso hexámetro. Por ahora
(a) Né fuñe intorno crederó che siringa te basta con estas nociones sobre la poesía, pero es nece­
Soma cosí, ne’ cosí iegno cbiodo,
sario que las retengas. Con el tiempo te hablaré mas sobro
Como la fé, ch’ una bell’ alma cinga
esta materia.
Del suo tenace indissolubil nodo.
Ne’ dagli antichi par cho si dipinga La semana entrante te veré en Londres, y te regalaré
La santa Fé vestila in altro modo, ciertas cositas muy preciosas porque estoy seguro de que
Che d’ un vel bianco che la copre tulla; las has de merecer. A Dios.
Che un sol punto, un sol neo la pubfarbrutía.
La fede unqua non deve esser corro!(a,
O data aun solo, o data insieme a mille;
E cosí in una selva, in nna grolta,
Lontan dalle cittade e dalle ville ; (a) i Oh, cnanto es infeliz la criatura,
Come dinanzi ai tribunal! in frotta Cuando el poder de la piedad ignora ’
Di testimon, di scritti e di postille, El que no siente agena desventura,
Senza giurare o segno altro piü espresso, Y al ver en otros lágrimas no llora,
Bastí una volla che si abbia promesso. La sensación mas dulce no percibe
Que una alma generosa en si recibe.
(AaiosTO.) Ti. (\RRIAZA.) Tr.

Digitized by VjOOQie
DE LORD CHESTERFIELD 13

piensa; mas esto no puede calificarse de mentira, porque


se muestra con claridad que se piensa lo contrario de lo
Isleworth, 8 de Julio. que se dice, de suerte que á nadie se engaña. Pongamos
un ejemplo : si uno cumplimentase á un bribón bien co­
Temo, mi querido hijo, que mis cartas te parezcan muy nocido por su mucha probidad y honradez, ó á un insigne
serias, porque sé que te gusta la alegría, y á fé mía que majadero por su sabiduría y buenas prendas, la ironía
tienes razón: á mi también me gusta, y ya verás como no sería bien palpable, y todo el mundo conocerla la sá­
siempre estaremos serios. Cierto es que algunas veces se tira. Supongamos que yo te elogiase por tu grande apli­
requiere pensar con gravedad ; pero por lo regular debe­ cación al estudio, y por la facilidad de retener y recordar
mos estar animados y alegres; y de ninguna manera lo que una vez has aprendido, ¿ no percibirías fácilmente
querría yo que un muchacho como tú, se transformase la ironía y que yo me burlaba de ti ? Por lo mismo, cuan­
en filósofo; pero sí deseo que lo que aprendas sea bien do se te encomiare por alguna cosa, reflexiona imparcial-
aprendido, y después no me opongo á la diversión. mente contigo mismo, y si no merecieres tales elógios,
En mi última te hablé acerca de la urbanidad de las ten por seguro que eres objeto de burla, que se te infiere
personas distinguidas, es decir, de las gentes finas y de un agravio, y debes cuidar en lo sucesivo de contraer
trato. Esta urbanidad es natural y desembarazada, y no mérito para evitar así la Ironía.
se parece á la que usa la gente común ó del campo, que Presenta mis cumplidos á M. Maittalre y dlle que agra­
es de lo mas pesada é incómoda, porque consiste en mil dezco su carta. Me dice que vas á repasar la gramática
cumplidos ridiculos, y en ceremonias muy molestas. Por griega y latina; si así fuere espero encontrarte á mi vuelta
ejemplo,si comemos en casa de un hombre de baja esfera, muy adelantado, de lo contrario te cumplimentaré por
en lugar de invitarnos cortesmente á aceptar los manjares, tu memoria y aplicación. A Dios.
nos obliga ¿ comer y beber contra nuestra voluntad;
hace que rebosen nuestros platos; y para damos una
prueba de que somos muy bien recebidos, nos espone á
rebentar. Un campesino nos sufoca al abrazarnos y nos
echa por el suelo para hacernos pasar por delante. Todo
esto es ageno de un hombre que entiende bien la cortesía, Isleworth, 22 de Julio.
la cual no se opone á que dejemos ver en los modales
nuestro deseo de agradar, pero sin ceremonias Importu­ Comenzaremos, si te parece, á tratar un poco de geo­
nas. Pocos son los Ingleses que saben ser corteses como grafía, con ánimo de que adquieras una idea general de
conviene, porque ó se muestran vergonzosos ó descara­ una ciencia muy útil y necesaria, que de ningún modo
dos ; á la vez que ios Franceses, en lo general, no care­ debe ignorarse, porque enseña la situación de las ciuda­
cen de modales finos y desembarazados; y como tú eres des y de los estados de que se oye hablar á cada instante.
ya un Franceslto que hace concebir esperanzas, me pro­ Ya sabes que el mundo se divide en cuatro parles, á
meto que también sabrás imitar su comedimiento y te saber : Europa, Asia, Africa y América. Principiaremos
distinguirás en un país en que no es muy conocido. A por la Europa, porque contiene los países y reinos mas
Dios. importantes, como Suecia, Dinamarca y Rusia que se en­
Ya te tengo dicho que si hay en mis cartas algunas es- cuentran hacia el Norte; España, Portugal, Italia y la
presiones que no entiendas, pidas á tu mama que te las Turquía europea situadas al Sur; y Francia, Inglaterra,
esplique. Alemania y los Países Bajos que lo están en medio. Todo
esto servirá para cultivar tu espíritu; pero el objeto prin­
cipal es enseñarte á que seas hombre de bien, y como
tai que aborrezcas la injusticia, la mentira, el orgullo y
la avaricia; porque aunque un hombre posea todos los
talentos y saber del mundo, si es mentiroso, cruel, or­
Tünbridge, 15 de Julio de 1739. gulloso y avaro, será aborrecido y detestado de todo el
género humano, y se huirá de él como de una fiera. A
Mi querido hijo. propósito de avaricia be leído ayer una história muy gra­
ciosa sobre este vicio en las Metamorfosis de Ovidio. Un
Te agradezco el Interes que tomas por mi salud, de la rey, llamado Midas, pidió al dios Baco que cuanto toca­
qne te habría informado antes si no hubiese sido porque sen sus manos.se convirtiese en oro. Esta divinidad ac­
no conviene escribir mientras se toman estas aguas. cedió á su demanda, y en efecto, todo lo que palpaba se
Estoy mucho mejor desde mi llegada aquí, y pienso per­ convertía al momento en aquel precioso metal. Midas
manecer un mes mas. estaba de lo mas gozoso con tanta riqueza, pero muy
El signor Zambón i me cumplimenta por tu medio mas pronto encontró motivo de arrepentirse, y poco faltó
de lo que yo merezco ; pero es necesario que te hagas para que hubiese muerto de hambre, porque al tratar do
acreedor á todo lo que dice de tí, acordándote que la ala­ comer ó beber todo se convertía al momento en oro.
banza no merecida es una sátira afrentosa y severa, y el Entonces vió cuan loca era su avaricia (a), y suplicó á
arbitrio mas eficaz para hacer patentes los vicios y las
ridiculeces de loshombres (a). Esta manera de espresarse
es una figura de retórica llamada ironía, que consiste en (a) ¡ Oh incurable mal I ¡ oh gran fatiga ?
dar á entender precisamente lo contrario de lo que se Con Unta diligencia alimentada,
Vicio común y pegajosa liga,
Voluntad sin razón desenfrenada;
a) Une juste louange a do quoi nous cbarmer; Del provecho y bien publico enemiga ;
Mais un esprit bien fait doit prendre Sedienta bestia, hidrópica, hinchada,
Bien moins de plaisir á l’entendre, Principio y fin de todos nuestros males,
Quede peine á la mériter. ¡ Oh insaciable codicia de mortales !
(Pavillon) ir. No en el pomposo estado á los señores

Digitized by <jOOQle
14 CARTAS

Baco que le retirase el funesto presente que con tanta tografía y á las historias, como también al estilo episto­
ansia babia solicitado, á lo que accedió benignamente lar que debe ser fácil y natural, y de ninguna manera
aquel dios, y Midas pudo comer y beber como antes. florido ni remontado. Por ejemplo, cuando escribas una
La moral de esta fábula es que los avarientos no pien­ cartita amistosa á Miss Pinkerton, piensa únicamente en
san mas que en amontonar riquezas para no disfrutarlas, lo que le dirías si estuviese presente, y en seguida escrí­
pues se niegan muchas veces aun lo mas indispensable, bele. De esta manera adquirirás un estilo fácil y natural,
y mueren de hambre en medio de sus tesoros. Encon­ á la vez que para muchas gentes es empresa estender
trarás esta historia al principio del libro undécimo de las una carta, figurándose que deben escribir mejor de lo
Metamorfosis. A Dios. que hablan, lo cual es un grandísimo error. A Dios. Veo
que eres un buen muchacho y que aprendes perfecta­
mente.

-r>

ISLEWOBTH, JuliO.

Miércoles.
Mi querido hijo.
En mi última te presenté un ejemplo tomado de las Mr querido hijo.
Metamorfosis de Ovidio sobre las funestas consecuencias
de la avaricia, y hoy te envió otro que se encuentra Ultimamente he encontrado varios pasages que de­
igualmente en la misma obra, y es la historia de Hipo- muestran la opinión que los antiguos tenían del saber y
menes y Atalanta. Esta última era una princesa estraor- cuan necesario lo creian. Como yo sé que eres del mis­
dinariamente hermosa, y por consiguiente tuvo una mo sentir, y que estás dispuesto á estudiar con empeño,
multitud de amantes; mas como al mismo tiempo era me ha parecido que leerás con gusto estos pasages que te
mas veloz que nadie, dijo que solo se casarla con quien copio en seguida del latin original.
corriese mas que ella. Presentáronse muchos preten­ Paterfamili as qusesivit ab Aristipo, quid com-
dientes, pero ninguno pudo superarla y los condenó á modi consequuturus esset filius suus si eumlileris
muerte. Hipomenes, hijo de Marte, lejos de desalentarse, institui curaret. Si nullum alium fructum perci-
se presentó en la lid, y Atalanta habria ganádoie en la piet f respondit ille J, hunc certe, quod in tneatro
carrera, si Venus no hubiese arrojado en el camino tres non sedebit lapis super lapidem. Tune erant thea-
manzanas de oro del jardin de las Hespérides. Deslum­ tri sedilia marmórea. Hoc responso innuebat vir
brada Atalanta con estas manzanas, se detuvo para re­ prudens, eos quorum ingenium excultum nonfuis-
cogerlas, de cuyas resultas Hipomenes, que seguía ade­ set, lapidum símiles possevideri.
lantando, ganó la carrera, y la hermosa antagonista tuvo « Un padre de familia preguntó á Aristipo qué ventaja
que casarse con el vencedor; mas como se apresuraron » resultarla á su hijo de ponerlo á estudiar. Aun cuando
tanto á consumar el matrimonio en el templo mismo de • no retirase ninguna otra, respondió Aristipo, cierto es
Cibeles, madre de todos los dioses, se indignó esta de se­ » por lo menos que no permanecerá en el teatro como
mejante audacia y los transformó en leones. Ves pues, ■ una piedra sobre otra. En aquel tiempo los asientos
que toda la desgracia de Atalanta vino de su amor al » del teatro eran de marmol. Por esta respuesta daba á
oro, ai que no pudo resistir como habla resistido » entender aquel hombre juicioso, que los ingenios sin
antes al mérito y á la bella presencia de sus otros » cultivo pueden considerarse como unas piedras.
amantes, (a) Así ya ves que Aristipo veia á un ignorante casi como
Me figuro que cuando lees mis cartas, atiendes á la or- ia piedra en que se sentaba. Diógenes comparaba á los
ignorantes con las bestias y no Iba muy fuera de razón.
Salse ridebat Diógenes Sinopensis inerliam et
Contentos en el alto asiento vemos, incuriam Megarensium, qui liberos nullis bonis
Ni á pobrecillos bajos labradores artibus instruebant, curam veropccorum dilígen­
Libres de esta dolencia conocemos : tera habebant ; dicebat enim, mallo se Megar ensis
Ni el deseo y ambición de ser. mayores alicujus esse arietem quam filium.
Que tenga fin y límite sabemos : « Diógenes de Sinope ridiculizaba con bastante gracia
El fausto, la riqueza y el estado » la indolencia é incuria de los habitantes de Megara,
Hincha, pero no harta al mas templado. • que descuidaban completamente la educación de sus
( EkciLLA. ) ■ hijos, al paso que atendían con todo esmero á la me-
(a) Jauregui, apostrofando al oro corruptor, alude á la his­
» jora de sus ganados; y decía que mas bien querría ser
toria de Atalanta en estos términos:
• carnero de un habitante de Megara que hijo suyo. »
Cicerón, hablando del saber, dice que debería adqui­
Oro tirano altivo rirse aun cuando no fuese mas que por propia recrea­
A quien los vicios viles
ción, sin contar con las demas ventajas que procura.
Honran cual Dios, y su malicia amparas,
¿ Quien las hazañas fieras, St non tantus fructus pcrciperelur ex líbera-
Funestas y llorosas lium artium studtis, quantumpercipi constal, sed
En reino alguno de la tierra ignora ? ex his delectatio sola peteretur; tamen hxc animi
Tus pomos lo dirán que de Atalanta remissio judicanda esset libero homine dignissi­
Ya suspendieron la volátil ¡ lanía, ma. Nam estera ñeque temporum omnium sunt,
Y al lustroso metal la encaminaron ñeque statum, ñeque locorum. Hsc studia adoles-
Do» de con muestras Je aparen*e dicha centiam álunt, senectutem oblectant, secundas res
Tuvo principio la fatal desdicha. Ir. ornant, advertís perfugium el solatium prsbent,

Digitized by kjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 15
delectant domi, non impediunt forit, pemoctant corum. Cicerón dice á este propósito: Sic hoc decorum
nobiscum, peregrinantur, rusticantur. quod elucet in vita, movet approbattonem eorum qui-
« Aunque no retirásemos tantas ventajas del estudio buscum vivitur, ordine el constantia, el moderatione
• de las letras, como evidentemente lo hacemos, y que dictorum omnium atque factorum (a). Por esto venís
» solo buscásemos la recreación, bastarla sin embargo, cuan indispensable es el bien parecer para atraerse la
» este único alivio del alma, para considerarlo muy dlg- aprobación del mundo; y como yo estoy seguro de que
» no de un pecho noble ; porque las demas diversiones tratas de ganar la de M. Malttaire, sin la cual jamás ob­
• no se adaptan á todos los tiempos y lugares, ni son tendrás la mía, me atrevo á decir que prestarás la mayor
■ de todas las edades y condiciones. El estudio mejora la atención á lo que te diga, comportándote juiciosa y de­
» juventud y divierte la vejez; realza la prosperidad y centemente mientras estuvieres á su lado: después bien
» procura refugio y consuelo en la desgracia ; deleita en puedes juzgar, correr y saltar cuanto quisieres.
» el propio suelo y no estorba en el ageno ; hace las no-
» ches menos tristes; es un compañero alegre y dlver-
• tido en los viajes, y nos entretiene en la soledad de los
• trabajos rurales. » .
Séneca, con el fin de demostrar los frutos y el consuelo
que el saber produce dice : Viernes,
Si tempus tn studia conferas, omne vita fasti-
dium effugeris, nec noctem fieri optabis tadio lucís; He sabido con mucho gusto por M. Malttaire, que ya
nec tibí gravis eris, nec aliis supervacuus. atiendes á tus estudios mas de lo que tenias de costum­
« Si empleas el tiempo en el estudio te libertarás de bre, porque este es el único medio de sacar algún pro­
• todo fastidio en la vida; no desearás que llegue la no- vecho de lo que se aprende. Sin atención, es imposible
» che; no te cansará el dia y no serás un peso para ti ni recordar las cosas, y sin recordarlas, se perderla entera­
» incómodo á los demas. > mente el tiempo y el trabajo empleados en el estudio. Es­
Traduce estos trozos latinos descansadamente, y no pero igualmente que tu atención no recae solo sobre las
olvides cuan necesario fué considerado el saber por estos palabras, sino también sobre su sentido y significado, es
grandes hombres, tanto para la práctica como para los decir, que cuando lees ó aprendes algo de memoria, ob­
placeres de la vida. servas ios pensamientos y reflexiones del autor, así como á
sus palabras. Esta atención te proveerá de materiales para
cuando te halles en estado de inventar ó componer sobre
cualquier asunto: v. g. cuando leyeres algo sobre la cólera
envidia, odio, amor ó cualquiera otra pasión del alma, ob­
serva lo que el autor dice de ellas, y cuales son los efectos
Julio 25 de 1739. buenos ó malos que les atribuye. Observa al mismo tiempo
la gran diferencia que existe entre la prosa y el verso cuan­
Mi querido hijo. do tratan de las mismas materias. En la poesía las figuras
son mas fuertes y atrevidas, y la dicción ó espresion mas
Me agradó mucho que me hubieses preguntado la últi­ sublime ó elevada que en la prosa; y aun es raro que las
ma vez que te vi, por qué habia yo dejado de escribirte, palabras guarden en aquella el mismo órden que en esta.
siendo esto una prueba de que aprecias mis cartas y que La poesía abunda en metáforas, comparaciones y epítetos.
piensas en ellas; si tal es el caso, las tendrás con bastante Diréte de paso que los epítetos son* unos adjetivos que
frecuencia, y te serán muy útiles, si atiendes á lo que denotan alguna calidad particular de la cosa ó persona á
dicen, porque de lo contrario seria perder mi trabajo, que se agregan, v. g. pius ¿Eneas, el piadoso Eneas \pius
visto que es enteramente inútil leer una cosa si no se es el epíteto. Fama mendaz, la fama engañadora; men­
piensa en ella ó no se conserva en la memoria. No hay daz es el épiteto. El caso es el mismo en todos los Idio­
indicio mas seguro de un entendimiento limitado, que mas, y así se dice, la envidia pálida y macilenta, el
hacer una cosa y al mismo tiempo ocuparse de otra ó no amor ciego : estos adjetivos son los epítetos. Los poetas
pensaren nada absolutamente. Siempre debe atenderse
representan siempre á la envidia pálida, flaca y consu­
al ncgSÁo de que uno se ocupa; y así cuando se estudia miéndose á vista de la felicidad agena. Ovidio dice de la
no debe pensarse en el juego, y cuando se juega no hay
envidia.
para que pensar en el estudio. Ademas, si no atiendes
al libro cuando lo tienes en la mano, tendrás el doble
trabajo de aprenderlo de nuevo. Vizque tenet lacrymas, quod nil lacrymabile cornil.
Uno de los puntos mas importante de la vida, es aquel
decoro que consiste en hacer todo lo que es propio en los Lo cual quiere decirque la envidia puede apenas con­
casos convenientes, porque hay muchas cosas que son tener el llanto, por lo mismo que no vé nada que lo pro­
propias en cierto tiempo y lugar, fuera de los cuales no mueva, ó lo que es lo mismo, llora cuando vé la felicidad
conviene hacerlas : v. g. es muy puesto en razón y muy
oportuno que te diviertas cierta parte del dia, pero
debes conocer que seria muy impropio é indecoroso
que te pusieses á volar el cometa ó á jugará los bolos
mientras estás con M. Malttaire. Muy propio y decente
es bailar bien, pero solo debes hacerlo en los saraos y (a) ■ Asi, por medio de la conveniencia, de la constancia y
otras reuniones recreativas, porque si tepusiesesá bailar > de la moderación en todo cuanto se bacc ó se dice, resalta en
en una iglesia ó en un entierro, se te tendría por loco. b la vida ese decoro que merece la aprobación do aquellos con
Espero que por medio de estos ejemplos comprenderás b quienes se vive. >
el sentido de las palabras bien parecer, que los Fran­ El lector puede imponerse de todo lo que Cicerón dice sobre
ceses llaman bienséance y los latinos apellidaron de- el decoro, en el libro primero de sus Oficios párrafo 28. Tr.

Digitized by VjOOQle
16 CARTAS

«te los demas (a). La envidia es ciertamente la pasión reinos y países del mundo, hasta la caída del imperio
mas baja y que mas atormenta, porque no hay persona romano.
que no tenga algo que escite la pasión del envidioso, de La historia moderna se refiere á todos los Teinos y
modo que no puede ser feliz mientras vé que otros lo países del mundo desde la destrucción de dicho imperio.
son (ó). A Dios. El perfecto conocimiento de la historia es de absoluta
necesidad; porque instruyéndonos de lo que hicieron
otros pueblos en los siglos precedentes, nos enseña lo
que debemos hacer en casos semejantes. Ademas, como
la historia es el tema común de la conversación, seria
una vergüenza ignorarla.
La geografía debe necesariamente acompañar á la his­
Isleworth, 10 de Setiembre de 1739. toria, porque no basta conocer lo que aconteció en la
antigüedad, sino que se requiere al mismo tiempo saber
Mi querido hijo. en qué lugares se realizaron los hechos; y la geografía,
como sabes, es la descripción de la tierra y nos muestra
Supuesto que te haces ánimo de poner atención y re­ la situación de las ciudades, países y ríos. Por ejemplo:
cordar lo que estudias, vuelvo á tomarme el trabajo de la geografía enseña que Inglaterra está al norte de Eu­
escribirte, y haré cuanto estuviere de mi parte para que ropa, que Londres es su capital y que está situado á ori­
aprendas muchas materias que no entran en el plan de llas del rio Támesis, en el condado de Mlddlesex, y asi de
instrucción de M. Maitlaire, sin lo cual él te las enseña­ los demas países y poblaciones.
rla mucho mejorque yo. No pretendo enseñártelas á fon­ La geografía se divide en antigua y moderna, porque
do, porque todavía no estás en edad para ello; mi inten­ hay en el día muchos países y lugares que tienen nom­
ción por ahora se reduce únicamente á darte una noción bres muy diversos de los que tenían antiguamente; y
general de algunas cosas que con el tiempo aprenderás muchas ciudades, célebres en otro tiempo, han sido
mas ampliamente, y que entonces te serán mas fáciles completamente arruinadas y ya no existen, como las
por haber adquirido de antemano una idea general de dos famosas ciudades de Troya en Asia, y Cartago en
ellas. Paso pues á darte algunas nociones de historia. Africa, de las que no ha quedado el menor vestigio.
La historia es la relación de lo ejecutado por una na­ Lee esto con atención, y no la pongas menos cuando
ción en general, por cierto número de personas, ó bien llegare la hora de jugar. A Dios.
por un solo hombre: así, la historia romana es la rela­
ción de lo que hicieron los Romanos como nación ; la
historia de la conspiración de Catilina es la relación de
lo que ejecutó cierto número de individuos, y la historia
de Alejandro el Grande, escrita por Quinto Curcio, es la
relación de la vida y hechos de un solo hombre. En una Isleworth, 15 de Setiembre de 1739.
palabra, la historia es la relación ó el pormenor de uua
cosa que ha sucedido. Mi QUERIDO HIJO.
La historia se divide en sagrada y profana, antigua y
moderna. La historia debe ir acompañada de la cronología , del
La historia sagrada es la Biblia, es decir, el antiguo y mismo modo que de la geografía, porque si así no fuese,
nuevo testamento. El primero es la historia de los Judíos no podríamos tener de ella sino ideas muy confusas,
que fueron el pueblo escogido de Dios, y el segundo es visto que no basta saber qué cosas han sucedido, que es
la historia de Jesucristo, hijo de Dios. loque enseña la historia, ni donde han sucedido, cuyo
La historia profana’ es la narración de los dioses del oficio pertenece á la geografía, sino que debe saberse
paganismo, tal como la lees en ias Metamorfosis de Ovi­ cuando acontecieron, y este es el objeto particular de la
dio, y que conocerás con mas estencion, cuando seas cronología. Paso por lo tanto á darte una nocion general
capaz de leerá Homero, Virgilio y los demas poetas an­ de ella.
tiguos. La cronología fija las fechas de los acontecimientos,
Le historia antigua es el conocimiento de todos ¡os esto es, nos instruye del tiempo en que tales y cuales
cosas sucedieron, contando desde ciertos periodos de
tiempo que se llaman eras ó épocas. Por ejemplo: en
(a) L’cnvieux cst un animal Europa las dos principales eras ó épocas de que nos ser­
En qui je n’entends presque ríen : vimos para computar son, desde la creación del mundo
Le bicu d’autrui luí fait du mal hasta el nacimiento de Jesucristo, que comprende cuatro
Le mal d’autrui luí fait du bien, mil años, y desde el nacimiento de Cristo hasta la pre­
( D’Aceilly) sente, que abraza mil setecientos treinta y nueve años ;
de modo que cuando se habla de una cosa que aconteció
(b) L’envic, á nuire toujours próle, antes del nacimiento de Jesucristo, se dice que sucedió
Par ses frémissemeuls m’inspirc la terreur. en tal año del mundov. g. Roma fué fundada en el
Quels horribles serpents environnent sa tete ! año tres mil docientos veinte y cinco de la creación del
Quel vaulour dócil i re son caeur! mundo, que vienen á ser unos setecientos cincuenta y
Sans reláche elle cherche á noírcir le mérito : tres años antes del nacimiento de Cristo. Se dice que
L’aspect de la vertu l’irrite : Carlomagno fué electo primer emperador de Alemania
Dans la publique joie, elle verse des plcurs ; en el año de ochocientos, es decir, ochocientos años des­
Bientót le désespoir deviendrait son partage :
pués del nacimiento de Cristo. Así ya ves que los dos
Ses pleure se cbangeraient en rage,
Sans nos fautes el nos malheurs.
grandes periodos, eras ó épocas del mundo, de donde
datamos todos los acontecimientos, son la creación del
(La Visclf.de) Tr. mundo y el nacimiento de Jesucristo.

Digitized by e
DE LORD CHESTERFIELD

Hay en la cronología la palabra siglo, de que nos ser­ 4. El imperio Macedonio.


vimos para computar después del nacimiento de Jesu­ 5. El imperio Romano.
cristo ; un siglo comprende cien años ; por consiguiente, En este momento llega á mis manos tu carta que está
han pasado diez y Biete siglos desde el nacimiento del muy bien escrita.
Salvador, y estamos ahora en el décimo octavo. Así,
cuando uno dice que tal cosa aconteció en el siglo dé­
cimo, debe entenderse después del año novecientos y
antes del año mil, posterior al nacimiento de Cristo.
Cuando alguno comete un error en cronología diciendo
que tal hecho se verificó varios años antes ó después de ISLEWORTn.
aquel en que realmente aconteció, este error se deno­
mina anacronismo. La cronología exige memoria y aten­
Mi QUERIDO HIJO.
ción, cosas que no dependen mas quede tu voluntad, y
que yo ensayaré la primera vez que nos veamos, hacién­ El comedimiento de que te tengo hablado en mis ante­
dote preguntas sobre el contenido de esta carta. riores, es referente á tus iguales y á tus superiores; pero
hay también cierto comedimiento de diferente especie
debido á nuestros Inferiores, y cuya falla arguye en con­
tra de la bondad del corazón. Cierto es que no tenemos
necesidad de usar cumplimientos con nuestros inferiores,
ni de hablarles del honor que nos hacen; pero siempre
Isleavohth, 17 de Setiembre de 1739. debemos tratarlos con afabilidad y dulzura. Todos somos
de la misma especie y no hay mas distinción que la que
Mi querido hijo. nos ha cabido por suerte; de modo quo tu criado é Isabel
En mis dos últimas te espliqué el objeto y utilidad de la serían tus iguales si fuesen tan ricos como tú; pero sien­
historia, geografía y cronología, y te hice ver la conexión do pobres se ven obligados á sen irte, y de consiguiente no
que guardan entre sí, es decir, su unión y dependencia debes aumentar su desgracia insultándolos ó maltratán­
recíproca. Pasemos ahora á considerar la historia mas dolos. Si tu suerte es mejor que la suya, debes agrade­
particularmente en sí misma. cerlo á Dios, pero sin despreciarlos ni envanecerte de tu
Las historias mas antiguas están de tal modo mezcladas fortuna. Conviene pues, tratar con dulzura y bondad á
con fábulas, esto es, con falsedades é invenciones, que nuestros Inferiores, y no hablarles con orgullo ni aspe­
merecen muy poco crédito. Todos los dioses y diosas de reza como si fuesen seres de distinta especie. Un hombre
los paganos que citan los poetas, no fueron mas que hom­ de buena índole, en vez de hacer sentir á las gentes su
bres y mugeres, que, ó inventaron algún arte útil ó hicie­ desgracia, trata de hacérselas olvidar si es posible, ó á
ron mucho bien en los países que habitaron, y de ello lo menos de disminuirla.
resultó que el pueblo, que los veía con gran veneración, Yo estoy persuadido deque tú obrarás siempre de esta
manera, sin lo cual no me sería posible amarle tanto
los convirtiese en dioses después de su muerte, y en tal
como te amo. A Dios.
suposición que les dirigiese súplicas y les levantase al­
tares. Baco, por ejemplo, dios del vino, fué simplemente
el primer mortal que Inventó la manera de hacer el vino, <30-
y esto agradó tanto al pueblo, que lo puso en el catálogo
de los dioses, siendo muy probable que al hacer esto se
hallasen ebrias aquellas gentes. Ceres, diosa de la abun­
dancia, que la pintura nos representa con espigas de trigo Isleworth, 19 de Setiembre de 1739.
que coronan su cabeza, fué sin duda alguna buena muger
que inventó el arte de arar, sembrar y cultivar el trigo, Mí QUERIDO HIJO.
y el pueblo, que le debía el pan, la deificó, esto es, hizo de
ella una diosa. Otro tanto sucede con las demas divini­ Tu última carta me ha dejado muy satisfecho, no tanto
dades del paganismo que se encuentran en la historia por hallarse bien escrita como por la bella promesa que con­
profana y en la mitología. tiene. Loque ahora interesa es que la cumplas, porque el
La historia antigua auténtica, ó lo que es lo mismo hombre no vale nada sin el cumplimiento de lo que pro­
verdadera, está dividida en cinco periodos ó eras nota­ mete (a). Me aseguras que te acordarás de las reglas que te
bles de los cinco grandes imperios de la antigüedad. El doy y esto basta,pues aun cuando ahora no las comprendas
primer imperio del mundo fué el de Asirla destruido bien, el tiempo y la reflexión te las aclararán. Por lo que
por los Modos. El imperio de los Medos fué arruinado toca al contenido de tu carta, se me ha puesto en la ca­
por los Persas, y el imperio de los Persas fué estinguido beza que alguien te prestó ausillo, lo cual no es estraño,
por el de Macedonia bajo el dominio de Alejandro el porque aun no estás en edad de escribir solo; con todo,
Grande. El imperio de Alejandro el grande solo se con­ debes ensayarlo, visto que nada es mas necesario que po­
servó durante su vida, porque luego que murió, sus ner bien una carta, y en verdad que es la cosa mas fácil
generales dividieron el mundo entre sí, y se batieron del mundo : la mayor parte de los que escriben mal, es
unos contra otros, hasta que por último el imperio ro­ porque quieren escribir mejor de lo que pueden, y de ello
mano que fué elevándose, los absorvió á todos y Roma
quedó dueña del universo. Ten pues presente, que los
cinco grandes imperios que se sucedieron consecutiva­
(a) Mantened vuestra palabra
mente fueron:
Siempre inviolablemente,
í. El imperio de Asiria primeramente establecido. Pero do la deis jamas
2. El imperio de los Medos. Inconsideradamente.
3. El imperio de los Persas. (Máxima* de la Sabiduría). Tr.

2
Digitized by ks-ooQle
18 CARTAS
©

resulta un estilo ceremonioso y afectado, enteramente tria, cosas que confiadamente espero bailar en tí, no po­
opuesto á la buena dicción que debe ser fácil y natural. niendo la menor duda que dentro de poco tiempo se te
Por ejemplo : si quieres escribirme una carta, piensa llamará Felipe el industrioso. La mayor parte de los hom­
únicamente en lo que me dirías si estuvieses conmigo, y bres grandes de la antigüedad tenían algún epíteto que
en seguida vacíalo simplemente en el papel como si me se repetía con su nombre, para designar el mérito sobre­
hablases. Supongamos que tú solo me escribes una carta saliente que los distinguía¿ por qué no tratarías tú de ga­
valiéndote, poco mas ó menos, de los siguientes tér­ nar alguna denominación honrosa ? El talento y la vi­
minos i veza son muy apreciables, pero no bastan por sí solos; es
necesario agregarles el cuidado y la aplicación y de esto
modo te conducirán lejos :
Mi querido pxpa* Acápite ergo animis, atque hcecfigile dicta.
Estové esta mañana en casa de M. Maittaire, en donde K Dios.
traduje muy bien del Ingles al latin y del latin al Ingles,
tanto, que al fin de mi ejercicio puso Optime. Conjugué
también un verbo griego bastante bien. En seguida corrí Ayer hablábamos déla América, que como te dije fuó
á casa como un diablillo, y me puse á jugar hasta la hora descubierta por un Geno ves llamado Cristóbal Colon,
de comer; entonces sí que no fué cosa de juguete, sino bajo los auspicios de Fernando é Isabel, reyes de España
muy seria, porque comí como un buitre, la cual ser­ en 1492, es decir, á fines del siglo décimo quinto, pero
virá á Vd. para conocer que disfruto de buena salud. A se me pasó decirte que tomó el nombre de América de
Dios. un tal Amérlco Vespuclo, nativo de Florencia, que descu­
Bravo! esta es una carta bien escrita, y sin embargo brió la América meridional en 1497. Lob Españoles co­
muy fácil, por lo mismo que es natural. Trata pues de menzaron sus conquistas en el nuevo mundo por las is­
escribirme tú mismo, sin que te dé mucho cuidado que las de Santo-Domingo y de Cuba, y poco después Her­
la letra sea buena ni los renglones derechos, y de este nando Cortés, á la cabeza de un corto ejército, desem­
modo trabajarás menos y te acostumbrarás poco á poco á barcó en el continente, se apoderó de Méjico y derrotó al
escribir perfectamente sin fatigar tu espíritu. emperador indígena Montezuma. Este suceso animó á
A Dios. Ven mañana á casa á las 12, ó el viernes por otras naciones para emprender conquistas en los países
la mañana á las 8. nuevamente descubiertos, y los Ingleses se apoderaron
después de Nueva-York, Nueva Inglaterra, Jamaica (a),
las Barbadas, la Carolina, la Pensilvania, Marylaod, y de
varias islas á sotavento. Los Portugueses tomaron pose­
sión del Brasil; los Holandeses de Curazao y Surlnam y
los Franceses de la Martinica y de la Luisiana.
Isleworth, Jueves.

Como debo Ir á la ciudad el sábado próximo, quisiera


que vinieses á casa el domingo por la mañana á las diez;
puedes decir á M. Maittaire que si no le es molesto, ten­
dría mucho gusto de verle al mismo tiempo, cuya incomo­ Lunes.
didad le habría yo evitado, si hubiese sabido donde poder
hallarlo en la ciudad. No dudo que me dará buenas noticias Te hablé hace poco, pero muy de paso, de la cronolo­
tuyas, porque estoy en la inteligencia deque sientes ya las gía, y como juzgo muy importante que sepas algo de esta
ventajas, el placer y la necesidad de aprender bien las ciencia, me estenderé ahora un poco mas sobre lo que
cosas. También me imagino que tienes deseos de sobre­ ya dije, con ánimo de aclarar tus ideas.
salir en todo, y por consiguiente que te aplicas. Debo de­ La cronologia es el arte de medir y distinguir el tiem­
cirte que se habla ya de tí como de un discípulo muy po, ó por mejor decir, es la ciencia de las épocas que,
adelantado para tu edad, de suerte que tu bochorno sería como ya sabes, son unos periodos particulares y nota­
mayor, si no correspondieses á las esperanzas que se bles del tiempo. Es costumbre decir que la geografía y la
han concebido de tí. A Dios. cronología son los dos ojos de la historia, porque esta
sin aquellas no es clara ni puede ser bien comprendida.
La historia relata los hechos, la cronología nos indica en
qué tiempo pasaron y la geografía en qué lugar ó país
acontecieron. Los Griegos median bu tiempo por olim­
piadas que era un espacio de cuatro años. Este sistema
Lunes. de cómputo tiene su origen de los juegos olímpicos,que se
celebraban ai principio de cada lustro ó periodo de cinco
años, á orillas del rio Alfeo, cerca de Olimpia, ciudad de
Mi querido hijo. Grecia. Los Griegos para espresarse decían que tal cosa
sucedió en tal año de tal olimpiada, v. g : Alejandro el
Mucho gusto me dló ayer oír decir á M. Maittaire de­ Grande murió el primer año de la olimpiada 114. La pri-
lante de tí, que comenzabas á reflexionar sobre tus lec­
ciones y á escucharlas con mayor cuidado. Si continúas
de esta manera, te resultarán dos ventajas; primera, tu
propio adelanto; segunda, mi cariño, con el que solo de­ (a) Jamaica perteneció primitivamente á los Espadóles, y
bes contar cuando M. Maittaire me diga que lo mereces. los Igleses se apoderaron de ella en 4654, bajo el protectorado
No es posible hacer nada bueno sin aplicación é indus­ de Cromwell. Tr.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERFTELD 19

mera olimpiada comentó 774 años antes de la venida La pólvora fué inventada por un fraile aleman lla­
do Jesucristo; de consiguiente, el Salvador nació en el mado Bertoldo (a) en el siglo XIV el año............... 1380.
primer año de la olimpiada 175. La imprenta fué inventada en Haariem, ciudad de
Los Romanos principiaron á computar su tiempo desde Holanda, ó en Slrasburgo, ó en Maguncia en
la fundación de Roma, y se expresaban de esta manera: Alemania, en el siglo XV hácia el año (ó) .......... 1440/
ab U. C» que quiere decir ab Urbe Condita. Los reyes
pues, fueron esputados y ei gobierno consular estable­
cido el año 244 ab U. C-, esto es, de la fundación de
Roma.
En el dia toda la Europa compúta desde la grande
época del nacimiento de Jesucristo, que se verificó hace
1738 años*, de modo que cuando alguno pregunta en qué Dato,8 de Octubre de Í730.
año sucedió tal ó cual cosa, quiere saber en qué año des­
pués del nacimiento de Cristo. Muy contento me tienen todas tus cartas, principal­
Pongamos un ejemplo : Carlomagno fué electo empe­ mente la que pusiste solo, porque es muy natural y por
rador de Occidente en el año 800, es decir, ochocientos consiguiente muy buena. Tu traducción inglesa es igual­
años después del nacimiento de Cristo; pero sí habláse­ mente exacta, y por lo que hace á la latina no es posible
mos de algún acontecimiento acaecido antes de aquel esperarla mejor, visto el poco tiempo que llevas de apren­
tiempo, diríamos que se verificó tantos años antes de la der esta lengua. En fin, hasta ahora todo vá bien, y lo
venida de Jesucristo ; v. g.: decimos que Roma fué esencial es que continúes bajo el mismo pié. Debo sobre
construida 750 abosantes de Cristo. todo congratularte por el Optime que M. Maittairc es­
Los Turcos datan desde su hegíra, que fué el año en cribió al fin de tus últimas composiciones; este es un
que Maboma, su falso profeta, huyó de la Meca j y así eióglo de lo mas lisonjero, y estoy persuadido de que ex­
como nosotros decimos que tal cosa se verificó en tai año perimentas mas placer con esta sola palabra, que el que
de Cristo, ellos dicen que tal otra sucedió en tal año de la disfrutarlas jugando dos horas consecutivas. En efecto,
hegira. Esta principió en el año de Cristo 622, es decir, cuan grato no es el cumplimiento de los deberes en todas
hace cerca de 1100. materias ! Nada es mas satisfactorio que una buena con­
Hay pues en la cronología dos grandes periodos que ciencia, porque es lo único qüe puede hacernos dichosos
sirven á las naciones de Europa para datar los aconteci­ y procurarnos la tranquilidad. A propósito ¿ sabes lo que
mientos, á saber: la creación del mundo y el nacimiento quiere decir conciencia ? Es lo que siente uno interior­
de Jesucristo. mente cuando hace ó dice alguna cosa v. g : si yo hubie­
Los sucesos que acontecieron antes del nacimiento de se dañado á alguno, ó hubiese dicho una mentira, aun­
Jesucristo, se datan desde la creación del mundo, y los que no fuese descubierto, siempre me sentiría culpable;
que se verificaron después de la venida del Redentor, se
cuentan desde esta época, como el presente año de
173». v. g.:
A. M. (o) Bcrtbold Scbwart, cordel ier allemand et originaire do
El diluvio aconteció el año del mundo.................... 1656. Fribourg. Assei bon ch i miste pour son temps, il fit, étant en
La fundación de Babilonia por Semiramis en .... 1800. prison une composition de salpétre, desoufreet dccharbon.
El nacimiento de Moisés en...................................... 2400. 11 couvrit d’une pierre le morder qui la con lena i t; mais ayant
La toma de Troya por los Griegos en..................... 2800. itnprudemmenl batía le briqueta une élincelle y lomba ; le
La fundación de Roma por Rómulo en.................. 5225. feu pril, la pierre saula; quolques uns ajoutenl: et le moiuo
La conquista de Persla por Alejandro el Grande avee
en....................................................... .................... 5674. (Epué:mébides) Tr.
Ei nacimiento de Jesucristo en................... ............. 4000.
La significación de A. M. en el encabezamiento de estas (6) Entre los años de 4 420y 4450, vivía en Haariem, ciudad
fechas es Anno Mundi, en el año del mundo. importante de Holanda, un sujeto llamado Laurencio Jansen,
Todos los cristianos datan desde el nacimiento de conocido mas bien bajo el nombre de Coster, el cual acostum­
Cristo, los acontecimientos que han ocurrido después de braba divertirse tallando en madera toda ciase do figuras.
Paseando un dia en el bosque de Haariem, hubo i las manos
aquel tiempo, y esto es lo que llamamos era cristiana.
una rama de pino, y pasó el rato gravando en ella algunas
Unas veces decimos que tal cosa sucedió en tal año de
figuras; envolvió después su pequeña obra en un papel, se
Cristo y otras en tal centuria ó siglo, v. g.; sentó y quedóse dormido. Durante su sueño, la humedad del
Mahoma, el falso profeta de los Turcos, que es­ aire, ó algunas gotas de lluvia, mojaron el papel, y ai des­
tableció la religión mahometana y escribió el pertar apercibió que habian quedado estampadas en él, las
alcoran, murió en el siglo Vil es decir, en el florecillas que había marcado en la madera. Ocurrióle la feliz
año de Cristo.............................. ............................... 652. idea de trazar algunas letras, y habiendo aplicado el papel
Carlomagno fué coronado emperador en el último sobre ellas, vió qno quedaban impresas de un modo legible.
año del siglo VIII es decir, en el año........................ 800. Después de este ensayo trazó en tablas de madera algunas fi­
guras ai pié de las cuales escribió una corla sentencia, y me­
diante una tinta roja imprimió su obra en el papel. A poco
Aqui termina el imperio romano. imaginó hacer tas letras separadas y perfeccionó su invención.
Después quiso hacer las letras sobre plomo ó estaño ; mas ha­
llando que esto era muy penoso, ideó fundir estos metales y
Guillermo el conquistador fué coronado rey de In­ vaciarlos en moldes de aquellas letras, por cuyó medio llegó a
glaterra en el siglo XI el año..................................... 1066. imprimir un librito titulado : Spcculum kumanae talvaliotü:
La reforma, esto es, la religión protestante fué Espejo de la Salvación. — Así se descubrió y llegó á servir el
promovida por Martin Lulero en el siglo XVI el precioso arte de la imprenta.
•ño......................................... w.................. ___........... <530. 'CODBTIN.) Tr.

Digitized by kjOOQle
20 CARTAS

la conciencia me remordería y sería yo desgraciado (a). Bien debes conocer que un hombre que habla y escri­
Sin duda que has leído en las Metamorfosis de Ovidio, be con gracia y elegancia, que se vale de palabras selec­
la fábula de Prometeo que robó el fuego de cielo para tas, y que adorna y hermosea el asunto sobre que escribe
formar al hombre. Júpiter la castigó encadenándolo en ó habla, es mas apto para persuadir, y llenará mejor su
el monte Caucaso, y enviando un buitre que perpetua­ objeto, que otro que se esplique confusamente, que hable
mente le roe las entrañas. Esta fábula es una alegoría mal su lengua, que use espreciones bajas y vulgares, y
ingeniosa, que demuestra los tormentos permanentes que carezca de gracia y elegancia en cuanto dice. Ahora
de una mala conciencia: Prometeo habla perpetrado un bien, la retórica es el arte que enseña á hablar con per­
robo, y el buitre que sin cesar le roe las entrañas, repre­ fección ; y aunque no es mi ánimo que lo aprendas ahora
senta su conciencia recordándole perennemente su cri­ á fondo, quiero no obstante, darte algunas ideas conve­
men (ó). Esto es lo que se llama alegoría, y se emplea nientes á tu edad.
para representar una cosa por medio de otra, lo cual es Lo primero que debes atender es á hablar tu propio
muy usado en la poesía. idioma con la mayor pureza, arreglándote á la gramática,
Traduce esta carta en ingles: porque no es permitido quebrantar las reglas que esta
prescribe, ni usar de locuciones viciosas. Pero no basta
hablar sin faltas en el lenguaje, se requiere igualmente
hablar bien; y la mejor manera de conseguirlo es leer
Querido papa. con atención los autores clásicos, y reparar en el modo
con que se espresan las personas de distinción y los hom­
Es cierto que Vd. me prodiga alabanzas, pero también
bres ilustrados; porque la gente baja, los lacayos y
lo es que me las hace pagar, porque para merecerlas me
obliga á trabajar como un presidario. No importa, la demas sirvientes se esplican muy mal, y usan términos
bajos y vulgares que nunca debe emplear un hombre
gloria, como decía Alejandro el Grande, nunca es cara,
bien educado. Si se trata del número, mezclan el singu­
y de esta Opinión es también
lar eon el plural j si del género confunden el masculino
Felipe el pequeño.
con el femenino; y si de los tiempos, toman á menudo
uno por otro. Para evitar tales faltas es preciso leer con
atención, observar el estilo y las espreslones de los auto­
res de nota, y no dejar pasar una sola palabra que no se
entienda, sin indagar su esacto significado. Por ejemplo:
cuando leas las Metamórfosis de Odivio con M. Mattaire,
Bate, 17 de Octubre de 1739. pregúntale el sentido de todas las palabras que no co­
nozcas, é infórmate si pueden emplearseen la prosa ó en
el verso ; porque, como ya te he dicho, el lenguaje poé­
Mi querido hijo. tico es diferente del lenguaje ordinario, y hay muchas
Creo en verdad, que tú eres el primer niño á quien palabras que se usan en el primero que serían muy im­
sin haber cumplido ocho años, se haya hablado de figu­ propias en el segundo. Del mismo modo, cuando leas
ras de retórica como lo hice en mi anterior (c); pero mi francés con M. Peinóte, pregúntale el significado de to­
opinión es que no hay edad temprana para comenzar á das las palabras que te sean desconocidas, y suplícale
ejercitar el pensamiento, y que el arte que enseña á per­ que te ponga ejemplos dé ia manera con que deben usarse;
suadir las almas y á conmover los corazones, merece todo esto no requiere mas que una poca de atención, y
ser atendido con anticipación. ia utilidad que resulta es grandísima. Se dice que el poeta
nace y el orador se hace. Nascilur poeta, fit orator : es
decir, que para ser poeta se requiere haber nacido con
cierto grado de fuerza y vivacidad de espíritu, pero que
(o) La conciencia dice Burgos, es un registro de nuestras
obras; un testigo incorruptible de nuestra conducta; un tri­
la atención, la lectura y el trabajo bastan para formar un
bunal secreto establecido en el fondo de nuestro corazón y orador. A Dios.
contra el cual
Ninguno encuentra asilo,
Porque habla al corazón, sin que baya cosa
Que sufoquo su grito justiciero ,
Siendo á un tiempo de todas nuestras obras
Sabia ley directora,
Acusador, testigo, y juez severo. Bath, 26 de Octubre de 1739.
Estos mismos pensamientos encierra la siguiente poesía
francesa, ««presados con mas gracia y laconismo. No sabemos Mi querido hijo.
« cual de ambos autores pertenece la originalidad :
Aunque la poesía difiere bastante de la oratória en
La consciente parle, écoutons bien sa voix ; muchos puntos, emplea sin embargo las mismas figuras
Le crime á l’étouffcr met un vain subterfoge, de retórica y abunda en las mismas metáforas, compara­
Et de nos actiuns elle est tout á la fois ciones y alegorías; de modo que puedes aprender indi­
La ioi, l’accusateur, le témoin et le juge. ferentemente en la prosa ó en el verso, ia pureza del len­
guaje y los adornos de la elocuencia. La dicción ó el
(6) Del reo nel core lenguaje poético es mas sublime que el de la prosa, y usa
Desti un ardore,
libertades que en esta no son permitidas y que se llaman
Cbe il sen gli lacera
licencias poéticas. Observarás fácilmente la diferencia
La notte, e d di.
(Metastasio.) Tr. entre el verso y la prosa, si lees entrambos con atención;
en el primero rara vez se dicen las cosas llana y senci­
(c) Carta que no se ba encontrado. llamente como en la segunda, sino que se describen y her­

Digitized by kjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 21

mosean. Por ejemplo : lo que el sereno te esplica á me­ termina con la hermosa comparación de Nerón, empe­
nudo en dos palabras : mañana nublada (a cloudy mor- rador romano muy cruel, que habiendo hecho incendiar
ning) se espresa en verso de la manera siguiente en la á Roma se puso á tocar el harpa mientras las llamas
tragedia de Catón : consumían la ciudad. Es bello este símil porque así co­
mo los poetas representan al amor abrasándose en lla­
Tke daten is overcast, tkemorning lours, mas, de la misma manera aquella hermosa, mientras
And keavily U clouds brings on lite dayfaj. los otros ardían de amor por ella, tocaba, como lo hizo
Esta es una dicción poética que no convendría á la Nerón, cuando veía consumir la ciudad que él mismo
prosa, aunque en esta puede usarse cada palabra separa­ habia Incendiado. Te encargo que aprendas de memoria
damente. Voy á copiarte unos versos muy preciosos de estos versos que me relatarás la primera vez que nos
M. Walier, por ser sumamente poéticos y estar llenos de veamos.
imágenes. Los compuso aludiendo á una dama que tañía
el laúd. Te diré de paso que laúd es un instrumento de
varias cuerdas que se tocan con las manos :
Suck moving «oaiuü, from suck a careles» touck!
So lili le skis concern'd, and we so muck! Batu, 29 de Octubre de 1739.
Tke trembling siringe about ker fingir» crowd,
And tell tkeirjoy, for every kits, aloud. Mi querido hijo.
Saall forcé tkere needs lo nake tkem trembte so :
Touck'd by tkat kand, wko wouldnot tremble too ? SI es posible ser modesto oon esceso te aseguro quo
Bcre Lovetakes stand, and vhile »he charms tke earf tú lo eres, y que mereces mas de lo que me pides. Un
Entplies kis quiver on tke lisl*ning deer. bastón con puño de ambar y un par de hebillas son muy
Music so softens and disarms tke miad, poca cosa para recompensar tus merecimientos, y siem­
Tkat not one arrow can resisíance find. pre será necesario que agregue yo algo mas. La modes­
Tkns tke (air tgranl celébrales tke prixe, tia acompaña por lo regular al verdadero mérito, y es
And acts kerself thetriumpk of ktp eges. cualidad muy recomendable, porque previene y cautiva
las voluntades en nuestro favor mas que ninguna otra ;
So Nerón once, wilk karp in hand, survey'd
como por otra parte nada es mas ofensivo y repugnante
Bis fiatning Rome : and, as is burnt, he plaij’d (b)
que la presunción y la Impudencia. Un hombre que so
Observa todas las bellezas poéticas de estos versos. prodiga alabanzas continuamente, y que trata de hacerse
El poeta supone que los sonidos de las cuerdas, cuando valer con la relación de sus proezas, es detestado de todo
ella las toca, son espreslones de su alegría al besar sus el mundo; á la vez que se aprecia debidamente, al que
dedos. Signe el autor comparando la vibración de las encubre su mérito, ensalza el de los demas y habla poco
cuerdas, al tremor y gozo de un amante al sentir el y con modestia de sí mismo.
contacto de la persona amada. Después representa al Grande es sin embargo, la diferencia que existe entra
amor (que como sabes se pinta bajo la figura de un la modestia y la vergüenza mal entendida; porque si la
niño con arco, flechas y aljaba ), al lado de la dama, primera es muy laudable, la segunda es de lo mas ri­
disparando saetas á los corazones de los oyentes, mien­ dicula. No debe uno ser simple ni tampoco descarado ;
tras la música los conmueve y desarma. Finalmente, mas es menester saber presentarse, hablar á las gentes
sin encogimiento y responderles sin rubor ni emba­
razo. Los Ingleses son por lo regular simples, y carecen
de aquellos modales fáciles, mas al mismo tiempo ur­
(«) La aurora aparece sombría, y la mañana, oculta en banos, que son tan naturales á los Franceses. Observa
densas nubes, esparce lentamente la luz. pues, é ¡mita la manera con que estos se acercan y ha­
blan á las gentes. Un hombre de baja esfera ó un cam­
(6) Aires tan dulces su nevada mano
El descuido afectando producía,
pesino, se avergüenza al presentarse en sociedad, se mira
Y ella tan solo se mostraba esenta de lo mas embarazado, no sabe qué hacer con sus ma­
Del hechizo que i todos absorvia. nos, pierde el tino cuando se le habla, responde con di­
En torno de sus dedos se agolpaban ficultad y casi tartamudeando; á la vez que un caballero,
Convulsivas las cuerdas, y altamente acostumbrado al trato de gentes, se presenta con gra­
A cada ósculo alegres resonaban. cia y entereza *, habla, aunque sea con personas que no
No de la fuerza su temblor nacía : conoce, sin cortarse en manera alguna y se conduce en
Bajo manos tan bellas todo con naturalidad y sin encogimiento. Esto es lo que
Quien no temblara, cual temblaban ellas! se llama tener trato de gentes y buena educación, cir­
Salta amor ó su lado : y de repente cunstancias de la mayor utilidad en el curso de la vida.
Mientras ella deléita les oidos No pocas veces sucede que un hombre de mucho talento,
Nos sentimos por él todos heridos. sin tener por eso mundo, no es tan bien recibido como
Cómo ya resistir, si nos habia otro de inferior capacidad pero acostumbrado al trato
Desarmado tan dulce melodia! de gente fina.
De esta manera la tirana hermosa
Esta materia merece toda tu atención, y por lo mismo
En medio de sus víctimas gozosa
debes meditarla y tratar de hermanar la modestia con
De sus ojos el triunfo celebraba.
Así Nerón un día un porte fácil y urbano. A Dios.
Las llamas en que Roma se abrasaba, En este momento recibo tu carta del 27, la cual está
Al son del harpa deleitado via. muy bien escrita.
La traducción de estos versos es hecha por un poeta de la
República Argén lina. Tr

Digitized by kjOOQle
22 CARTAS

Datfi, 4° de Noviembre de 1739. Bath, 5 de Noviembre 1739.

Mi querido hijo. Mi querido hijo.


Volvamos á la elocuencia ó arte de hablar bien, que Grato me fué saber que asististe á la función del Lord
jamás debes perder de vista, porque en muchas circuns­ Mayor, porque supongo que te divertiste, y deseo ade­
tancias es de absoluta necesidad y útilísimo en todas. Sin mas que veas todo. Este es buen medio de que te instru­
este arte nadie puede figurar en la tribuna, ni en el pul­ yas, especialmente si te informas, como espero lo harás,
pito ni en el foro; y aun en la conversación ordinaria, el del significado y particularidades de cada cosa. Por de
hombre que hubiere adquirido el hábito de espresarse contado que á esta hora sabes que el Lord Mayor es el
con csactitud y facilidad, tendrá gran ventaja sobre los gefe de la ciudad de Londres; que dura en su encargo un
que hablaren sin corrección ni elegancia. año, terminado el cual hay nueva elección; y que este
El objeto de la oratoria, como ya te he dicho, es persua­ magistrado gobierna la ciudad unido con el ayunta­
dir; y bien debes conocer que agradar á los otros es dar un miento y la junta municipal. El ayuntamiento se com­
gran paso en el camino de la persuasión. Por consiguiente, pone de veinte y seis regidores, que son los comerciantes
no es posible que se te oculte cuan ventajoso es, para el que mas considerables de la ciudad. La junta municipal es
habla en público, agradar á sus oyentes hasta el punto de muy numerosa, compuesta igualmente de comerciantes
cautivar su atención, cosa que jamás conseguirá sin el au- pertenecientes todos á los diferentes gremios que viste
silio de la elocuencia. No basta que hable con la mayor marchar en la procesión, con sus pendones y estandar­
purera el lenguaje de que se sirve, ni tampoco que se ar­ tes. Las gentes que han visto poco, admiran tontamente
regle á los preceptos de la gramática; se requiere al mis­ cualquiera cosa nueva, á la vez que las educadas en el
mo tiempo que hable con elegancia, esto es, que elija las mundo, miran todo con serenidad y desprendimiento,
palabras masespresivas y convenientes, y que las coloque y hacen observaciones convenientes sobre las cosas
en el mejor orden posible. Debería Igualmente, adornar que ven.
sn discurso con metáforas, símiles y otras figuras de re­ No me escribas ninguna carta después de recibida la
tórica, y animarlo, si es posible, con dichos prontos, vi­ presente, porque pienso partir de aquí el sábado ó do­
vos é Ingeniosos. Supongamos que tú tratas de persuadir mingo próximos ; pero puedes venir á verme á Grosvenor
á M. Maittalre para que te conceda un día de asueto; Square, el miércoles i4 á las diez de ia mañana; y allí
¿ irás y le dirás lisa y llanamente *. Deme Vd. un dia de encontrarás los objetos que me has pedido, á los que
asueto! Claro es que no sería este el medio de persua­ agregaré algo mas precioso para premiar el esmero que
dirlo. Deberás pues ante todo, esmerarte en complacerle pones en tus estudios; pues aunque no debe obrarse bien
y atraer su atención, diciéndole que la esperiencia que únicamente por amor á las recompensas, es justo sin
tienes de su bondad é indulgencia te ha animado á pe­ embargo, que los que se conducen bien sean recompen­
dirle un favor, y que si no cree conveniente concedértelo, sados. Uno debe manejarse rectamente por solo el placer
esperas á lo menos que no lleve á mal que lo hayas soli­ de obrar bien, y hallará en la virtud su propia recom­
citado. En seguida le manifestarás tu deseo de obtener un pensa, porque ella nos hace bastante afortunados aun
día de asueto, y le espondrás tus razones v. g: que tienes sin remuneración de otra especie. A Dios.
que hacer esta ó la otra cosa, ó bien que ir á tal parte.
Después no caería mal un argumento que le dispusiese á
acceder á tu pedido, por ejemplo : que pocas veces has so­
licitado Igual favor, que rara vez es de tu gusto, y que el
alma, á semejanza del cuerpo, requiere de vez en cuando
algún reposo. Podrías dar á todo esto mas realce valién­ Noviembre 20 de 1739.
dote de una comparación, y le dirías que así como el arco
adquiere mayor fuerza cuando permanece algún tiempo
con la cuerda floja, de la misma manera el espíritu ten­ Mi querido hijo.
drá mas aptitud para el estudio, si se le concede á veces Supuesto que lees actualmente la historia romanad-
algún descanso, (a). pero que lo harás con el cuidado y la atención que ella
Este es un razonamiento corto, proporcionado á un merece. La utilidad de la historia consiste principalmen­
orador de tu tamaño, pero sin embargo, muy suficiente te en darnos á conocer los vicios y las virtudes de nues­
para que conozcas lo que es oratoria ó elocuencia, cuyo tros antecesores, para hacer reflexiones provechosas so­
objeto es persuadir. Me lisonjeo de que con el tiempo po­ bre estos ejemplos. La historia nos anima y escita al
seerás este talento y que lo emplearás en negocios de amor y á la práctica de ia virtud, demostrándonos el
mayor importánc|q. respeto y veneración con que fueron vistos los hombres
grandes y virtuososen el tiempo en que vivieron, y el ho­
nor y gloria con quesus nombres han sido perpetuados y
transmitidos hasta nuestros dias. 1¿ historia romana
presenta mas ejemplos de virtud, de magnanimidad y de
grandeza de alma que ninguna otra. Fué cosa muy co­
(a) Da siempre á lu aplicación mún entre los Romanos, ver separar del arado á los cón­
Algún tiempo de descanso, sules y dictadores para conducir los ejércitos contra el
Para que asi vuelvas luego enemigo, y volver al campo después de la victoria, á
p>n mas vigor al trabajo. pasar el resto de su vida en un retiro modesto, retiro
(D. E.) Tr. mas glorioso, síes posible, que las mismas victorias que

Digitized by IjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD

le precedieron’ Muchos de sus mas grandes hombres tiempo que empleas en el estudio es perdido; y tu bo­
murieron tan pobres, que fueron enterrados á espensas chorno, si no aprendes, será tanto mas grande, cuanto
del público. Curio, que no era rico, rehusó una gran que has tenido muy buenas oportunidades para adquirir
cantidad de dinero que losSamnitas le ofrecían, diciendo instrucción. Un ignorante es un ente inútil y despreciable;
que no cifraba la gloria en poseer dinero, sino en man­ nadie solicita su compañía, pudlendo en verdad decirse
dar á los que lo tenían. Cicerón relata así este hecho: qne vive y nada mas. Habiendo muerto nn ignorante de
Curio ad focum sedenti magnum auri pundus Samni- esta especie, se compuso en francés nn epigrama muy
tes cum attulissent, repudiad ab eo sunt. Non enim bonito cuya sátira consiste en manifestar que no pudo
aurum habere praclarum sibi videri, sed lis, qui ha- decirse otra cosa de este hombre sino que vivía y mu­
berent aurum, imperare. Fabricio, que tantas veces rió. Te lo transcribo para qne lo aprendas de memoria :
había mandado ios ejércitos romanos y triunfado de sus
enemigos, fué encontrado al lado del fuego comiendo Colas esl mort de mcüadie,
las ralees y yerbas que él mismo habla plantado y culti­ Tu veux que j’en pleure le sort;
vado en su campo. Séneca nos lo dice en estas palabras: Que diablo ceur-tu que j’en die ?
Fabricius ad focum canal illas ipsas radices, quas, in Colas vivait, Colas est mort (a).
agro repurgando, triumphalis Senex vulsil. Escipion,
después de la victoria que alcanzó en España, encontró Trata de no merecer el nombre de Colas que te aplicaré
entre los prisioneros una princesa jóven de estrordina- ciertamente si no estudias con provecho; en cuyo caso
ria hermosura, y habiendo sabido que estaba para ca­ se esparcirá este sobrenombre y todo el mundo te Humará
sarse con un hombre de calidad del país, ordenó al mo­ Colas, que será todavía peor que atolondrado.
mento que fuese tratada y servida con el mismo esmero Ahora que lees la historia antigua de Rollin, no olvides
y respeto que si estuviese en la casa paterna, y luego que tener á la vista los mapas, y suplica á M. Peinóte que te
pudo encontrarse al amante se la restituyó, añadiendo á maestre en ellos los lugares á que aludiere el testo. A
su dote el dinero que el padre había presentado para su Dios.
rescate. Valerio Máximo dice á este respecto: Eximia
forma virginem accersitis par entibas el sponso, invio-
latam tradidit, etjuvenis el calebs, el victor. Este
fué un ejemplo gloriosísimo de moderación, de conti­
nencia y de generosidad que le ganó el corazón de los
Españoles, y les obligó á decir, como lo refiere Tito Li- Sábado.
vio : Venisse Diis simillimum juvenem, vincentem
omnia, tum armis, tum benighilale, ac benejiciis (a). Mr QUERIDO hijo.
Tales son las recompensas que siempre coronan la
virtud, y tales los caracteres que debes imitar, si quieres Ya que has elegido el nombre de Poligloto, espero que
ser hombre grande y virtuoso, medio único de lograr la tratarás de merecerlo, y esto solo es posible por medio del
felicidad. A Dios, cuidado y la atención. Convengo en que ios nombres de
Colas y de atolondrado no son de lo mas honrosos ; pero
si así lo piensas, recuerda al mismo tiempo que nada
puede ser mas ridículo que aplicar á alguien un nombre
honroso, cuando es sabido que no lo merece. Por ejemplo:
fuera una ironía patente dar el nombre de Adonis á un
Lunes. hombre muy feo, pues sabes que Adonis era tan hermoso
que Venus misma se enamoró de41; ó decir á un cobarde
que es un Alejandro, ó bien apellidar poligloto i un
Mi querido hijo. ignorante, porque todo el mundo descubriría la burla.
Mucho he sentido que M. Maittaire no me hubiese dado Mr Pope observa muy justamente que
ayer los informes que me prometía y deseaba de ti, y Praise undeserv’d is satire in disguise (b).
esto cuando se toma tal trabajo por tu bien, que mere­
cía lo retribuyeses atendiendo á sus lecciones. Ademas, Te encargo que prestes particular atención al griego,
ahora que merecidamente has adquirido la reputación porque saber este idioma con perfección es ser realmente
de saber mas que los otros niños de tu edad, figúrate qué hombre instruido; no redunda gran honor de saber el
bochorno tan grande sería para ti si la perdieses, dejando latín, porque todo el mundo lo comprende, pero si es
que te tomasen la delantera aquellos á quienes sacas vergonzoso ignorarlo. Ademas, sabrás ei latín mucho
ahora tanta ventaja. La atención es lo único que te falta, mejor cuando conocieres bien el griego, porque un nú­
porque tienes demasiada viveza para concebir y bas­ mero considerable de voces latinas, sobre todo las téc­
tante memoria para retener; pero sin atención todo el nicas, se derivan del griego. El término técnico viene de
una palabra griega que significa todo lo qne es relativo á
las artes: de modo que los términos técnicos son unas
(a) ¿Donde, di, mas se acrisola
O Cipion, tu gloria ufana?
O en Cartago la Africana (a)Nos viene á h memoria el siguiente espitáfio español,cuya
O en Carlago la Española ? sátira equivale á la que encierra la cuarteta francesa.
Tu, el mismo que allá con Marte Aquí Fray Digo reposa
Tales pruebas de Hombre diste, Sin haber hechp otra cosa
Aquí con Venus supiste
(6) La alabanza inmerecida
De que eras Hombre olvidarte.
Solo es sátira escondida.
(J. IRIARTE.) Tr. Tr.

Digitized by kjOOQle
CARTAS

voces particulares á alguna ciencia ó arte. Un diccionario ejército de los Atenienses en la batalla de Platea, en que
que esplica los términos de algún arte se llama lexicón Mardonio, general de los Persas, fué derrotado y su ejér­
technicum, ó diccionario técnico. A Dios. cito de trescientos mil hombres completamente deshe­
cho, y que no obstante todas estas virtudes fué dester­
rado de Atenas por medio del ostracismo. Tal vez ten­
drás entonces curiosidad de saber lo que es ostracismo,
y buscando esta palabra hallarás que los Atenienses,
siendo muy celosos de su libertad, por creerla en mayor
Loxgford, 7 de Junio de 1740. peligro entre aquellos que por sus talentos y virtudes
llegaban á obtener mas particularmente el favor del
pueblo, establecieron este ostracismo, y cuando seiscien­
Mi querido hijo. tos ciudadanos escribían en una concha el nombre de
Te escribo hoy en la inteligencia de que mereces mi alguna persona, era Inmediatamente desterrada por
atención en el mismo grado que cuando salí de Londres, diez años.
y de que M. Maittaire tiene motivos para elogiarte como Respecto á la cronología, si deseas saber en qué época
lo hizo la última vez que me vió, porque de lo contrario fué electo Carlomagno, emperador de Occidente, busca
sabes muy bien que no me interesarla en nada de lo el articulo Carlomagno y encontrarás, que siendo dueño
que te concierne. En tal supuesto, trata de que á mi de toda la Alemania, de la Francia y de una gran parte
regreso á esa no me encuentre chasqueado en la buena de la España y de la Italia, fué declarado emperador el
opinión que me he formado de ti durante mi ausencia. año de 800.
Me figuro que ya habrás recibido los pardillos y los Por lo que toca á la geografía, si quieres conocer la
pinzones que tanto deseabas, y te recomiendo que imi­ situación de alguna ciudad ó país de que oyeres hablar,
tes á los últimos, porque has de saber que no tienen un ó que encontrares en la lectura, v. g. Persépolís, sa­
canto que les sea peculiar, sino que cantan únicamente brás en donde estaba situada, quien la fundó y como
cuando se les enseña, y aprenden mejor que los otros fué reducida á cenizas por Alejandro el Grande de re­
pájaros. Esto es debido á su atención y memoria, como sultas de una embriaguez y á instancias de su amante
fácilmente conocerás observando que mientras se les Thais. En una palabra, encontrarás una multitud de
enseña, escuchan con gran cuidado, y no saltan ni se historias interesantes que te divertirán cuando tus estu­
ponen á forcejear en sus jaulas. Creo formalmente que dios y recreos te lo permitieren; porque uno debe estar
seria una vergüenza muy grande, si tu pinzón pudiese siempre ocupado y no desperdiciar una cosa tan pre­
siempre sacarte la ventaja. ciosa como es el tiempo, y tan irrecuperable cuando per­
Para mí es claro que tu aplicación te ha puesto ya al dido. A Dios.
corriente de los versos latinos, y que podrá dársete el
nombre que apetecía Horacio, romance fidicem lyrce.
Me aventuro también á decir que el griego lleva el mis­ *^OO«***-
ino paso que él latín, y que tienes todas tus lecciones
ad ungüem.
Has cumplido ya ocho años, y no puedes imaginarte
los cambios y progresos que espero ver en tí dia por dia, Philippus CHESTERF1ELD paridlo 800 Pbilippo STANH0PE.
porque en esta edad non progredi equivale á regredi, lo S. P. D.
cual sería muy bochornoso.
A Dios; no me escribas, porque mientras me hallare Perorata mihi fult epístola tua, quam nuper accepl;
eleganter enim scrlpta erat, et pollicerls tesummam ope-
en el campo no permaneceré en lugar fijo para recibir
ram daturum, ut veras laudes mérito adipisci possis. Sed,
cartas.
ut plañe dicam, valde suspicor te, in ea scrlbenda, op-
timum et eruditissimum adjutorem habuisse; quo duce
et auspice, neo elegantia, neo doctrina, nec quicquid
prorsus est dignum sapiente bonoque, unquam Ubi
deesse poteriL Illum ergo ut quam diligenter colas, te
etiam atque etiam rogo; etquo magia eum omni oíDcio,
Londres, 25 de Julio de 1740. amore, et obsequio persequeris, eo magia te me studio-
sum, et observantem exisUmabo.
Mi querido hijo. Du® septiman® mihi ad bas aquas bibendas super-
sunt, antequam in urbem revertan); tune cura, ut te in
Como sé que te gusta la lectura, te remito ese libro dies doctiorem inventara. Animo, attentione, majoredilk
para tu entretenimiento, y no como ocupación ú objeto gentia opus est. Praemia laboris et industria hincaffe-
de estudio. Es un diccionario histórico-cronológico- ram, si modo te dignum prsbeas; sin aiiter, segnitiel
geográfleo, en que hallarás cuanto deseares saber, ora peanas dabis. Vale.
sea antiguo ora moderno. Como histórico, te ministrará
noticias de todas las personas y cosas notables ; como
cronológico, te señalará la época en que vivieron dichas TRADUCCION.
personas y en que acontecieron aquellas cosas ; y como
geográfico te indicará la situación de los países y ciu­ Felipe CHESTERFlELD á so querido hijo Felipe STANSOPE.
dades. Supongamos que deseas saber quien fué Arístides
el Justo: busca y encontrarás que era ciudadano de Tu última carta me procuró mucha satisfacción, tanto
Atenas, y que por su honradez adquirió el sobrenombre por estar escrita con elegancia, cómo pqr la promesa que
de justo: denominación la mas gloriosa que un hombre contiene de que harás los mayores esñierzos para mere­
puede obtener. Hallarás igualmente que mandaba el cer elogios justos y verdaderos. Pero, á decirte verdad ,

Digitized by <jOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD 25

sospecho mucho que al escribirla contaste con el ausilio perimente yo tu genio pidiéndote alguna poesía de tu
de un escelente y hábil maestro, bajo cuya dirección y propia invención; motivo por el cual debes ya fijar la
saber serías culpable si no adquirieses elegancia de es­ atención, no solo en la medida de los versos, Bino tam­
tilo, erudición y, en una palabra, todo aquello que bién en lo's pensamientos del poeta, los símiles, las me­
constituye á un hombre sabio y virtuoso. Te pido, pues, táforas y las alusiones, que al paso de adornar la poesía,
encarecidamente, que imites con cuidado tan buen mo­ la elevan sobre la prosa y la distinguen de esta tanto como
delo, y mientras mas atención y consideraciones le mos­ la medida. La atención á los pensamientos y á la dicción
trares, tanto mayores creeré que son hácia mí tu respeto de los poetas no solo te sugerirá la materia, sino también
y estimación. la manera de espresarla el dia que tú mismo llegares á
Todavía permaneceré aquí dos semanas tomando estas componer. Los pensamientos son los mismos en todos
aguas, antes de regresar á la ciudad; así, procura apro­ los idiomas, y una buena idea en un lenguaje lo es Igual­
vechar para entonces, cobrando ánimo y redoblando tu mente en otro; de modo que si atiendes á loa pensamien­
esmero y aplicación. Te llevaré algunas frioleras para tos é imágenes de la poesía francesa ó inglesa, te serán
recompensar tu aplicación y estudio en caso que las muy útiles cuando compongas en latín ó en griego. Cayó
merecieres; mas si fuere lo contrario, solo recibirás cas­ en mis manos últimamente una composición muy pre­
tigos por tu pereza. A Dios. ciosa de versos ingleses que te remito para que los apren­
das de memoria; pero antes quiero esplicarte en prosa el
pensamiento, para que observes como se halla espresado
y adornado por la dicción poética.
El poeta dice á su querida Florela que es tan inhuma­
Tunbridge, 18 de Julio de 1740. na, que ni aun siquiera le permite mirarla; que para
evitar sus desdenes se dirige á otras mugeres que lo aco­
gen con bondad; pero que no obstante, su corazón vuelve
Mi querido hijo. siempre hácia ella aunque lo trata tan mal. Después
Después de Esparta y Atenas, las ciudades mas consi­ termina con una comparación muy bella y natural, en
derables de Grecia eran Tebas y Corinto. Tebas pertene­ que asemeja su suerte á la de los desterrados, que aun­
cía á Beocia, provincia de Grecia, famosa por su aire que hallan compasión en otros países, desean sin embargo
denso y nebuloso y por la pereza y estupidez de sus habi­ regresar al suelo nativo, donde están seguros de ser mal
tantes; tanto que llamar á un hombre Beociano, era lo recibidos y castigados. A Dios.
mismo que apellidarle estúpido, y Horacio, hablando de
un hombre lerdo y perezoso, dice : Baotum jurares, Why wíll Florella, when I gaze,
crasso in aere, natum. My ravlsh’d eyes reprove,
Sin embargo, Tebas adquirió importancia por algún And hide from them the only face,
tiempo bajo la dirección de Epaminondas, que fué uno They can behold with love?
de los personajes mas grandes y virtuosos de la antigüe­ To shun her scom, and ease my care,
dad. Tebas, como el resto de la Grecia, cayó bajo el do­ I seek a nymph more kind,
minio absoluto de los reyes de Macedonia, sucesores de And while I rove from fair to falr,
Alejandro, y fué fundada por Cadmo, que primeramente Still gentler usage flnd.
introdujo las letras en Grecia. Edipo fué rey de Tebas, y But oh I how faint is every joy,
su historia, que es muy notable, merece que la leas. Where Naturehas no part!
La ciudad de Corinto se distinguió en ciertas épocas New beauties may my eyes employ,
en defensa de la libertad común do la Grecia; pero su But yon engage my heart.
principal consideración la debió á su gran tráfico y co­
mercio que la enriquecieron de tal manera, é introduje­
ron en ella tanto lujo, que cuando fué incendiada por THE SIMILE.
Mumio, cónsul romano, los innumerables vasos de oro,
plata, cobre y bronce que se fundieron, formaron aquel So restless exiles, doom'd to roam,
precioso metal que se llamó bronce de Corinto, que tanto Meet pity every where;
apreciaron los Romanos. Yet langulsh for their native home,
La Grecia contenia ademas,, otros pequeños reinos y Thoughdeath attends them there (a).
repúblicas de que te harás cargo cuando llqgares á estu­
diar mas particularmente esta parte de la historia antigua; (a) Por qué Florela en enojos,
pero á fin de que adquieras desde ahora algunas ligeras Siempre que te miro amante,
nociones concernientes á Tebas y Corinto, busca en el Me das vuelta ese semblante,
diccionario de Moreri los artículos siguientes : Unica ansia de mis ojos?
Tebas. Jocasta. Pelópidas.
Esfinge. Para evitar tu crueldad,
Cadmo. Corinto.
Y mitigar mi dolor,
Edipo. Epaminondas. Mumio. Corro en pós de otra beldad
Que me reciba mejor.
Y no es tan fatal mi estrella
Como eu tus ojos percibo,
Porque voy de bella en bella
Tunbridge, 29 de Julio de 1740. Y mas bondades recibo.
Mas ha! de qué sirven gustos
Mi querido hiio. Que se buscan sin pasión!
Una vez que estás tan adelantado en la medida de los Mientras á ellas van mis ojos
tersos griegos y latinos, es muy probable que pronto es- Vuelve á tí mi corazou.

Digitized by kjOOQle
26 CARTAS

ger melancólica, pálida, lívida y desfalleciente, porque


los envidiosos nunca están contentos sino siempre mur­
murando de la felicidad de los demas; se supone que se
Tunbridge, 14 de Agosto de 1740. alimenta de serpientes, porque los envidiosos solo se
consuelan con las desgracias agenas. Ovidio hace la si­
Mi querido hijo,. guiente descripción de la envidia :
Celebro mucho que, como me dice M. Malttalre, te Videt intus edentem
halles tan diestro en la medida de los versos griegos y Vipéreas carnes vitiorum alimenta suorum,
latinos; mas al mismo tiempo espero que no solo aten­ Invidiam : visdque oculos avertil. Al illa
derás al número de las palabras, sino también á su signi­ Surgit humo pigrd : semesarumque relinquit
ficado. La gran ventaja de saber varios idiomas, consiste Cor por a serpentum; passuque incedit inerti,
en comprender el sentido que les dan las naciones y los Vlque Deam vidit formdque armisque decoran;
autores que los hablan y escriben, y de ninguna manera Ingemuit: vultumque ima ad suspiria duxit.
en repetir las voces como un papagayo, sin conocer su Pallor in ore sedet: macies in corpore loto:
verdadera fuerza y significado. La poesía se aparta del Nusquam recta ocies : livent rubigine dentes :
estilo común mas que la prosa, y por lo mismo requiere Peclora felle virent: lingua est suffusa veneno,
mayor cuidado y observación. Los escritores prosaicos no fíisus abest, nisi quem visi movere dolores.
tienen facultades tan amplias como los versificadores, Nec fruitur somno, vigilacibus excita curie:
para tomarse aquellas grandes libertades que se llaman Sed videt ingratos, intabescitque videndo,
licencias poéticas.Horacio dice que los poetas y los pin­ Successus hominum: carpitque el carpilur uná :
tores disfrutan de igual privilegio para atreverse á todo: Suppliciumque suum esl (a).
Pictoribus atque poetis, quidlibet audendi, semperfuit
cequa potes tas. La ficción, es decir, la invención, es el Esta es una muy bella descripción poética de la envi­
alma de la poesía. Los poetas dan vida á una porción de dia; de esa pasión baja y despreciabilísima que espero no
cosas inanimadas, ó en otros términos , que carecen te contaminará nunca (ó), porque te supongo dotado de
de existencia vital. Representan las pasiones v. g : el
amor, el furor, la envidia etc. bajo formas humanas que
son alegóricas, es decir, que esponen las propiedades y
efectos de estas pasiones. Mediante tal ficción, describen (a) ............. «La envidia dentro de su cueva comía vítores,
al amor como un niño, llamado Cupido, porque el amor alimento de su furor; la diosa (Minerva) apartó la vista de un
es particularmente la pasión de la juventud, y bajo el objeto tan horroroso. El monstruo se levantó con torpeza, dejó
mismo sentido lo pintan ciego, porque no distingue y los restos de las serpientes medio devoradas y se adelantó con
hace perder el juicio. Tiene un arco y flechas con las pasos lentos. Al ver la hermosura de la diosa, realzada con
cuales se supone que hiere á las personas, porque el amor el brillo de sus armas , no pudo monos de gemir y suspirar.
causa penas; finalmente, lleva dos alas porque es varia­ La palidez aparece en el rostro de la envidia ; todo su cuerpo
está descarnado; nunca fija sus miradas; un sarro lívido cubre
ble y está dispuesto á volar de un objeto á otro. La furia
sus dientes; su corazón se harta de hiel y su lengua destila
se representa igualmente bajo la figura de tres mugeres, veneno; la sonrisa se aleja de sus labios, ó no se muestra sino
Alecto, Megera y Tisifone, llamadas las tres furias. Tienen á vista de las desgracias. Inquieta con incesantes cuidados, el __
en las manos torchas ó achas encendidas, porque la fu­ sueño huye de sus párpados ; la felicidad de los hombres irrita
ria y la rabia prenden fuego á cuanto se les pone delante; y aumenta su furor; el mal que causa le sirve también de su­
y llevan también serpientes silvadoras, enroscadas en la plicio y ella misma es su propio verdugo etc.
cabeza, porque la serpiente es un reptil ponzoñoso y des­ La visita que Minerva hizo á la Envidia, la hallará el lector
tructor (a). La envidia está representada como una mu- descripta con mucho arte, en el libro 2o fábula 3a de las Me­
ta mórfosis de Ovidio, de donde el autor estrajo este trozo.
El Padre Almeida hace la siguiente descripción de la en­
Así el proscripto, aun bailando vidia.
Piedad en tierra estranjera, La envidia es un dragón que vuela siempre á lo alto; no se
Se lanza al fin en la patria, arrastra por la tierra como las demas serpientes, nunca tuvo
Donde muerte cierta espera. ojos para mirar hacia abajo. Salta, embiste, y acomete á
cuanto mira superior. Si os queréis libertar de ella, no os fiéis
Versión del citado poeta. en la inocencia, porque vuestro mismo mérito será vuestra
(a) Ove in un punto vidi dritte ratto perdición. La virtud es su presa mas gustosa, á la que, cuanto
Tre furieinfernal di sangue tinte, es mas perfecta y elevada, con tanto mayor ímpetu la invade
Che membra femminili aveano ed atto, para morderla y destrozarla con sus dientes de fiera. A este
monstruo, como se formó y salió de los abismos tenebrosos,
E con idre verdissime eran cinte, todo lo que brilla le dá en ojos. Porto que si os vé lucir, hierbe
Serpentelli e ceraste avean por crine : luego inquieto y desesperado ; y revolviendo furiosamente la
Onde le ficre temple eran’avvinlc. cabeza, con la cola se despedaza mientras no vé en sus garras
E quei, che ben conobbe le mesebine lo que anhela. La dilación no le cansa, no le acobardan las
Della regina dell’eterno pianto, dificultades ; antes parece que con el tiempo se le refina el
Guarda, mi disse, le feroci Erine. veneno, y cada vez asalta con mayor ímpetu, dándole la deses­
Quesí’ é Megera dal sin istro canto : peración fuerzas, y la rabia atrevimiento. Aun antes de he­
Quella, che piange dal deslro, ó Aletto : riros, con solo los siivos os aterrará. En una palabra, quien
Tisifone é nei mezzo : e lacque a tanto : quiera escapar del dragón de la envidia, ó no ba de brillar, ó
ha de huir.
Con l’ungbic si feodea ciascuna il petto :
Batteansi a palme, e gridavan si alto (6) Mclaslasio dice de la dhvidia :
Ch’ i’ mi strinsi al poeta per sospetlo. O di snperbia figlia
(Darte, Imf. car. IX). Tr. D’ogni vizio radico,

Digitized by CooQle
DE LORD CHESTERFIELD 27
una alma muy generosa; al contrario, aplicándote con Verque novum stabat, cinctumflorente cotona
empeño á la virtud y ai saber, llegarás tú mismo á ser un Stabat nuda ¿Estas, et spicea serta gerebat,
objeto de envidia. A Dios. Stabat et Autumnus, calcatis sórdidas uvis,
Etglacialis Byems, canos hirsuta capillos (a).

Observa la invención que hay en estos trozos. Siendo


el sol el gran regulador que nos sirve para medir el
tiempo y marca los años, los meses, los días y las esta­
ciones, Ovidio pinta á Febo sobre su trono, como el
Lunes. principal personaje, acompañado de los anos, dias, me­
ses y estaciones, que representa igualmente como otros
Una vez que por el cuidado de M. Maittaire aprendes tantos personajes. Esto es lo que propiamente se llama
el griego y el latin en los mejores autores, seria de invención, y la invención es el alma de la poesía, razón
desear que al mismo tiempo de construir las palabras por la que los poetas han derivado este nombre de una
fijases la atención en el sentido y los pensamientos de palabra griega que significa hacer ó inventar. A Dios.
dichos autores; esto, ademas de serte útil para la com­ Traduce descansadamente estos versos en ingles, y
posición, contribuiría á formar tu gusto. Gusto, en su envíame la traducción en una de tus cartas, dirigiéndola
significación genuina, quiere decir el sentido del paladar á mi casa en la ciudad. Entiendo que los traduzcas en
cuando se come ó se bebe ; pero se usa metafórica­ prosa porque todavía ;no espero versos de ti.
mente para espresar el juicio que uno se forma sobre al­
gún arte ó ciencia ; v. g: ai decir que un hombre tiene
buen gusto en la poesía, se dá á entender que forma de
ella un juicio recto, que distingue con esactitud lo bueno
de lo malo, y que descubre las bellezas y los defectos de
la composición. De la misma manera, cuando decimos
Viernes.
que un hombre tiene buen gusto en la pintura, damos á
entender que aquel hombre es buen juez en dicho arte,
y que no solo distinguirá los buenos cuadros de los Mi querido hijo.
malos, sino también los muy buenos de los que no lo En mi última te dije que la descripción ó pintura, era
son en igual grado. La descripción es una bella parte de
una de las señales mas características de la poesía. La
la poesía, y la usan mucho los mejores poetas ; se llama semejanza debe ser viva y hacernos casi creer que tene­
también pintura porque representa las cosas bajo un mos los objetos delante de los ojos. La siguiente des­
aspecto tan fuerte y animado como si las estuviésemos cripción que Ovidio hace del hambre es tan viva, que
mirando en un cuadro. No de otra manera describe uno se imagina que vé á algún infortunado hambriento:
Ovidio el palacio del sol ó de Apolo.
Famem lapidoso vivit in agro,
Regia solis erat sublimibus alta columnis, Unguibus et raras vellentem dentibus herbas.
Clara micante auro, flammasque imitante pyropo: Hirlus erat crinis, cava lumina, pallor in ore,
Cujas ebur nitidum fastigio summa tenebat; Labra incana situ, scabrae rubigine fauces.
Argenti (rifaresradiabant lumine valvce. Dura cutis, per quam spectari viscera possent,
Afaleriem superabat opus: nam Mulciber illic Ossa sub incurvis extabant arida lumbis:
¿Equora caelarat medias cingentia térras, Ventrls erat pro ventre locus : pendere putares
Terrarumque orbem, coelumque quod imminet orbi (a). Pectus, et á spinae tantummodo crate teneri (6).
En seguida describe al mismo Febo sentado en su Observa la propriedad y energía de los epítetos. Lapi­
doso, es el epíteto de agro, porque una tierra pedregosa
trono.
produce muy poca yerba. Raras, es el epíteto de herbas,
Purpurea velatus veste sedebat para denotar cuan escasas eran aquellas yerbas que el
In solio Phcebus claris túcente smaragdis.
A dextra Ictvaque Dies, et Mensis, et Annus,
Sceculaque, et pósitos spatiis cequalibus Horce;
(а) Febo, cubierto con un manto de púrpura estaba sentado
sobre un trono que despedia la luz de las esmeraldas. Se ha­
llaba rodeado de los dias, de los meses, do los años, de los
Nemica di te slessa, invidia rea : siglos y de las horas, separadas por iguales intervalos. La pri­
Tu gli animi consumí, mavera aparecía coronada de flores, el cstio desnudo con
Come ruggine il ferro, espigas en la mano, el otoño con un vestido que las uvas
Tu Federa somigli, habían manchado, y el invierno con la cabellera blanca y en­
Distruggendo i sosiego i, a cui t’appigli. crespada.............
Tr. (MetamorfosisLibro 2, FabulaS*).
(б) Vió al hambre, en medio de un campo pedregoso, ar­
W El palacio del Sol aparece sobre altas columnas; el oro rancando con dientes y uñas algunas yerbas escasas. Tenía los
brilla por todas partes y las piedras preciosas despiden el res* cabellos erizados, los oios hundidos, el rostro pálido, los labios
pl&ndor del fuego. El marfil bruñido corona la cima, y la negros y la boca horrible. La cutis áspera y arrugada dejaba
plata relumbra en ambos costados de su puerta laminosa. La sobresalir los huesos por todas partes, y casi habría podido
hermosura de la obra sobrepuja á la riqueza de la materia : descubrirse el lugar mismo de sus entrañas. Su pecho muy
el cincel de Vulcano había .gravado el Océano , cuyos brazos avanzado parecía no pender mas que del espinazo, y en vez de
rodean la tierra, el globo mismo de la tierra y el ciclo, bóveda vientre solo se veia el lugar en que debía hallarse.
del universo............... Tr.

Digitized by kjOOQle
28 CARTAS

hambre arrancaba con los dientes y uñas. Fácilmente ria necesita refrescarse. De lo cspuesto viene que cuando
encontrarás los demás epítetos. un hombre es muy hermoso, se dice metafóricamente
Paso ahora á transcribirte una escelente pintura ó que es un Adonis. A Dios.
descripción en verso ingles, que se encuentra en la tra­
gedia de Fedra é Hipólito. Fedra fué la segunda muger
del famoso leseo, uno de los primeros reyes de Atenas,
é Hipólito era hijo de este de su primera muger. Busca
en tu diccionario las demas particularidades de esta his­
toria en los artículos Fedra é Hipólito.
Sabado.
So when bright Venus yielded up her charras,
The blest Adonis langulsh’d in her arms. Mi querido hijo.
Hís idle horn on fragrant myrtles hung,
His arrows scattefd, and his bow unstrung, Tus últimas traducciones han salido muy buenas y
Obscure, in coverts, lie his dreaming hounds, ahora si comienzo á creer que te aplicas. Persuádete de
And hay the/ancied boar with/eeWe sounds. que mientras mayor fuere tu aplicación, menos diflcil te
For nobler sports he quits the savage Qelds, será el estudio y terminarás mas pronto. Pero, como te
And all the hero to the lover yields. (a) he dicho con frecuencia, no solo debes fijar la mente en
las palabras, sino también en el sentido y las bellezas de
He sub-rayado los epítetos con el objeto de que puedas los autores que lees; lo cual te proporcionará buenos
distinguirlos mejor. Se llama á Venus brillante (bright), materiales y te enseñará á discurrir con esactitud. Por
á causa de su hermosura, y á Adonis dichoso (blest), ejemplo: si en algunos versos tuvieses necesidad de decir
porque Venus se había enamorado de él; se dice que su que es la mañana, no dirás llanamente es la mañana,
cometa de caía estaba ociosa (idle) porque la había aban­ porque no sería poético, sino que te valdrías de alguna
donado y no hacía de ella ningún uso. Se llama al arra­ imagen ó bien de una descripción como la siguiente :
yan fragante (fragrant), porque es un arbusto que des­
Lo I from the rosg east, her purple doors
pide un olor grato, y es ademas el árbol especialmente
The Morn unfolds, adorn'd wlth blushing flowers.
consagrado á Venus ; se dice que las flechas están dis­
The lessen'd stars draw offand disappear,
persos (scattered), por hallarse colocadas aquí y acullá
Whose bright batallions, lastly, Lucifer
negligentemente; se llama al arco flojo (unstrung), por­
Brings up, and quita his station in the rear (a).
que es costumbre aflojarlo cuando no se emplea, á fin de
que al tenderlo esté mas tirante; se considera á los per­
ros soñando (dreaming), porque los perros acostumbra­ Observa que la luz del día asoma siempre por el Oriente
dos á la caza sueñan muchas veces que están cazando, manifestándose por un bello color de rosa, viniendo de
como se echa de ver por los ladridos que dan, con la di­ aquí que se diga el rosado Oriente. Observa también,
ferencia de que el ruido que hacen cuando están dormi­ que Lucero del alba es el nombre que se dá al último
dos, no es tan fuerte como cuando persiguen á algún astro que desaparece por la mañana (ñ) porque los astró­
animal selvático; y por eso se dice que el ladrido es nomos han dado nombres á la mayor parte de los pla­
débil (feeble); por último se dice que los ejercicios son netas. Ovidio se espresa así en el original:
salvajes (savage), por la rudeza de los placeres del campo Ecce vigil rutilo patefecit ob ortu
comparada con la suavidad y ternura del amor. Purpureas Aurora fores, et plena rosarum
Adonis era sumamente hermoso y cazador insigne: Atria. Diffugiunt stellee, quarum agmlna cogit
acostumbraba pasar el tiempo persiguiendo á los Ja valles Lucifer, et cali statione novissimus exit.
y otras bestias selváticas. Venus se enamoró de él y ba­
jaba con frecuencia del cielo para disfrutar de su compa­ Hay otro modo de señalar el tiempo de amanecer como
ñía, hasta que por último fué muerto por un Javalí con cuando Virgilio dice:
gran sentimiento de la diosa. Busca la palabra Adonis en
tu diccionario, porque aunque hayas leído su historia en Et Jam prima novo spargebat lumíne térras
las Metamorfosis de Ovidio, creo que tu escelente memo­ Tithoni croceum linquens Aurora cubile:
Jam solé infuso, jam rebus luce retecüs.

(a) No de otro modo, cuando Venus bella


De 6us encantos poseedor la hiciera,
El favorito Adonis cerca de ella (a) He aquí, que al lado del rosado Oriente
Adormecido holgaba. De púrpura las puertas abre Aurora,
Del fragante arrayan pendiente estaba Y entre rosas asoma encantadora.
La sonora corneta : ni su aljaba De las estrellas la legión luciente
Las letíferas flechas reunia; Huye del cielo al mando del Lucero,
Ni su arco en otro tiempo reluciente Que al dia vencedor cede el postrero.
A la encorvante cuerda obedecía. (6) Casti, pinta así la mañana del dia en que debía coronarse
Sus afamados perros, que antes eran el rey León.
Terror de la llanura y las montañas, Rasgado de la noche el negro velo,
Al ocio abandonados, solo en sueños La luz asoma de tan fausto dio,
Su imaginado javalí avanzaban, Y Aurora por la bóveda del cielo
Y con débil aliento lo ladraban. Anuncia ya del Sol la cercanía,
Por placeres mas finos Y de rubor se cubren las estrellas
Los rústicos olvida ; y todo el bcroe Al verse frente de él muy menos bellas.
Se pierde en el amante. Tr.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CnESTERFIELD 29
Busca en tu diccionario los artículos Aurora y Tritón dice que Febo, ó el sol que es lo mismo, se acerca al tér­
y encontrarás sus respectivas historias. Tritón era el ma­ mino de su tarea, y sus caballos se representan descen­
rido de Aurora, y esta, en lenguaje poético, significa el diendo para manifestamos la tarde que en efecto va de­
amanecer (a). Precursor ó mensagero, es una persona que clinando. En otro lugar dice :
se manda anticipadamente para que prepare las cosas
necesarias en un viaje. El rey tiene muchos mensageros Jamque dies exactas erat, tempusque subibat
que le preceden en el camino para prepararle su aloja­ Quod tu nec tenebras, nec possis dicere lucem : (a)
miento. De la misma manera la Aurora, ó la mañana,
se llama metafóricamente precursora del día, porque porque en el crepúsculo de la tarde no puede decirse que
viene antes que este. es de dia ni de noche. Virgilio describe la noche de esta
Yo me prometo versos muy buenos de tu composición manera s
para cuando llegares á cumplir diez años, y así se te lla­
mará poeta decennis, título que será muy raro y por con­ Nox erat, et térras animalia/usa per omnes;
siguiente muy glorioso. A Dios. Alituum,pecudumque genus, sopor altas habebat (b).

Lo que pretendo al enviarte y esplicarte estas cosas, es


que te acostumbres á pensar y reflexionar por tí mismo,
y no á repetir las palabras sin comprender ni penetrar el
sentido ni el valor de ellas. Así pues, cuando leyeres la
descripción de algún objeto, compárala con tus propias
Miercoles. observaciones y pregúntate á tí mismo ¿ es efectivamente
así ? ¿ be observado antes esto mismo ? Y si no lo hubie­
Mi querido hijo. res observado, obsérvalo la primera ocasión que se te
presentare ; v. g .- sí no hubieres notado aun, que las
En mi última te envié dos ó tres descripciones poéticas sombras se dilatan por la mañana y por la tarde, y se
de la mañana; hoy te transcribo otras de las varias par­ acortan al medio día, examínalo por ti mismo, y asegú­
tes del dia. El medio dia lo describe Ovidio de esta ma­ rate de si es ó no cierto. Cuando oigas decir que la ma­
nera : ñana es rosada, examina por qué se le llama así, y si le
conviene ó no esta denominación ¡ al efecto debes obser­
Fecerat exiguas jam Sol allissimus umbras (b).
var la mañana temprano, y ver si se presenta de un color
Y en otro lugar, nacar ó rosado. Cuando oyeres decir, que la noche des­
plega sus negras alas sobre el mundo, observa si cuando
Jamque dies rerum medias contraxerat umbras, la obscuridad va estendiéndose por grados, no parece en
El sol ex a?quo, meta distabat atraque: (c) efecto, que unas alas negras van desplegándose y cubrien­
do el cielo. En una palabra, debes acostumbrarte á pensar y
porque el sol al medio día está esactamente en la mitad
reflexionar sobre cada cosa que vieres ó escuchares; exa­
de su curso, y cayendo entonces perpendicularmente
mínalo todo, y mira si es cierto ó no, sin darle acogida
sobre nuestras cabezas, hace las sombras muy pequeñas,
solo porque lo has oido. Sí leyendo á un autor encon­
mientras que por la mañana y por.la tarde, que nos da á
trases que dijese el sol azul ¿ no te ocurriría desde luego,
derecha ó izquerda, se dilatan las sombras, como lo po­
que esto no podía ser esacto, porque el sol siempre está
drás observar fácilmente el primer día que luciere el sol.
rojo, y que quien tal ha dicho es un ciego ó un loco ? (c)
Ovidio describe la tarde de esta manera: Cuando leyeres los hechos históricos, examínalos y com­
Jam labor exiguus Phoebo restabat: equique páralos con tus propios conocimientos. Por ejemplo : al
Pulsabant pedibus spatium declivis Olympi: (d) Imponerte de que Éscipion, cuando conquistó la Espa­
ña, hizo prisionera á una hermosa princesa que debía
porque suponiéndose ser de un dia la carrera del sol, se casarse dentro de pocos días, y que no solo la restituyó á
su amante sin tocarla, sino que también la regaló un
dote, ¿ no te sientes conmovido al observar la virtud y
generosidad de semejante acción ? ¿Puedes dejar de decir
(a) Lope de Vega describe de esta manera el amanecer : interiormente : cuan virtuoso no fue Escipion, que siendo
Ya de Titon que la dora célibe y conquistador, resistió á la tentación de la her­
Dejando los brazos bellos, mosura, y cuanta generosidad no mostró regalando un
Para verter perlas dellos, dote á su cautiva para indemnizarla de las desgracias de
Sacaba la blanca Aurora
Los aurígeros cabellos.
Y con la boca de rosa
Cinlio de su luz hermosa
(o) El día había ya buido, y se veía venir lentamente el
Bañaba los montes altos ,
tiempo que ni dia ni noche puede llamarse.
Huyendo la noche á saltos
Descubierta y vergonzosa. (6) A la sazón que en la callada noche
Hombres y fieras, aves y ganados,
El sol ya muy elevado Por toda la espaciosa tierra estaban
Sombra escasa producía. En un profundo y agradable sueño
(c) Ya el dia, en medio de su curso, había acortado y desva­ Los fatigados cuerpos recreando.
necido las sombras, y el sol se hallaba igualmente lejano de (Tr. de VELASCO.)
ambos términos de su carrera. (c) Nc nous Cons qu’á nous, voyons tout par nos yeux :
Ce sont la nos trépieds, nos oracles, nos Dieux.
(d) Poco era el trecho que restaba á Febo, y los pies de sus (Voltaire.) Tr.
caballos batían el suelo declivio del Olimpo. Tr.

Digitized by <jOOQle
30 CARTAS

la guerra (a)? Otra reflexión que naturalmente deriva Mis espresiones á M. Maittaire, y haz lo posible porque
de aquí es, que las acciones virtuosas son siempre recom­ me dé buenas noticias de tí á mi regreso á Londres, pues
pensadas con ioselógios de la posteridad; porque aunque de lo contrario me enojaré contigo. A Dios.
esto sucedió hace mas de mil ochocientos años, todavía
se recuerda con honor, y se tendrá presente mientras
subsistan las letras; sin que entre en cuenta el infinito
placer que el mismo Escipion experimentaría por haber
mostrado tanto heroísmo y virtud. Deseo para tí mas
placeres de esta especie, que cuantos hubiere disfrutado
cualquiera otro hombre. A Dios. Batii, Octubre 20 de 1740.

Mi querido hijo.
Ya te he dicho á menudo que nada es mas á propósito
para favorecer la invención y aprender á discurrir con
acierto, que la lectura atenta y cuidadosa de los auto­
Bath, 14 de Octubre de 1740. res antiguos, griegos y latinos, especialmente los poetas;
la invención es el alma de la poesía, es decir, anima y
Mí QÜERIDO HIJO. dá vida á esta, como el alma al cuerpo. También te he
repetido que los poetas se toman la libertad de personi­
Desde que te recomendé que pensases sobre los obje­ ficar las cosas inanimadas; ó lo que es lo mismo; descri­
tos, y que considerases las cosas bajo sus diversos aspec­ ben y representan como personas á las pasiones, á los de­
tos y circunstancias, estoy persuadido de que has hecho seos y á otras muchas cosas que carecen de personalidad y
tales progresos, que algunas veces desearé saber cual es figura propias; v. g : nos pintan al amor cornos! fuese un
tu opinión en puntos difíciles, con la mira de formar la niño con alas, arco, flechas y carcaj. Ya te he enviado la
mia. Por ejemplo : aunque en general miro con algún descripción de la envidia y la del hambre, sacadas de las
respeto los usos y costumbres de los antiguos, abrigo, sin Metamórfosis de Ovidio. Hoy voy á sacar de la misma
embargo, alguna duda sobre si el ostracismo de los obra la bella relación del palacio ó morada de la Fama, y
Atenienses fué justo y conveniente, y me alegraría que en ella hallarás todas las particularidades del rumor pu­
tú contribuyeses á fijar mi opinión. Sabes que por el os­ blico; cómo se propaga inmediatamente por todas partes;
tracismo se desterraba á aquellos hombres cuyas distin­ cómo mezcla las falsedades con lo cierto; cómo impone
guidas virtudes los hacían populares y por consiguiente al vulgo, y cómo marchan en su compañía el error, la
(en sentir de los Atenienses), peligrosos ¿ las libertades credulidad, el gozo y el temor; porque les gentes crédu­
públicas. Cuando seiscientos ciudadanos escribían el las dan ligero asenso á cuanto oyen decir, y el mundo en
nombre de algún compatriota suyo en una concha de general se inclina á creer lo que mas desea ó teme. Te
ostra, de donde se derivó el nombre de ostracismo, aquel encargo que traduzcas descansadamente estos versos en
ciudadano era desterrado de la república por diez años. ingles y me los mandes. Considéralos bien, y compáralos
Cierto es por una parte que un pueblo libre no puede con las observaciones que pudieres haber hecho sobrq, la
ser demasiado vigilante ó celoso de su libertad, y tam­ Fama ó rumor público ¿ No has observado con qué pron­
bién lo es que el amoró aplauso del género humano re­ titud se propaga una noticia en todala ciudad; que si al
caerá sobre los hombres de virtud eminente y distingui­ principio se susurra a! oido, después se relata en alta
da; siendo por consiguiente mas probable que un pueblo voz; que todos los que la repiten agregan alguna cosa;
abandone su libertad á un hombre de esta especie, que á que el vulgo, esto es el pueblo bajo, la cree inmediata­
otro de inferior mérito; mas por otra parte, parece extra­ mente, y que otros le dan crédito según los deseos que
ordinario desalentar la virtud bajo cualquiera pretesto, abrigan de que sea ó no verdadera? Todo esto lo hallarás
cuando solo por su influjo puede una sociedad prosperar en los versos siguientes que te encargo examines con
y ser considerable. Hay muchos otros argumentos en pro atención. Hoc enim abs te rogo, oro, postulo, Jlagito.
y contra de esta cuestión, que naturalmente deben Jubeo te bene valere.
ocurrirte, y cuando los hubieres considerado detenida­ Orbelocus medio est ínter terrasque, fretumque,
mente, deseo que me escribas tu opinión sobre si el os­ Caclestesque plagas, triplicis confinia mundi; *
tracismo era una medida justa ó injusta, y las razo­ Unde quod est usquam, quamvis regionibus absit,
nes en que la fundas Que nadie te ayude ; trans­ Inspicitur; penetratque cavas voxomnis adaures.’
míteme con esactltud tus propios sentimientos sean cua­ Fama tenet; summáque domum sibi legit in arco :
les fueren. Innumerosque aditus, ac mille foramina tcctis
Espero que M. Peinóte te hará leer á Rollin con cui­ Addidit, etnullis inclusit limina portis.
dado y atención, y recapitular todo lo que hubieres leido Nocte dieque patent. Tota est ex * aere sonanti.
durante el día; también cuento con que te hará leer en Tota fremit: vocesque refert: iteratque quod audlL
alta voz, clara y distintamente sin descuidar las pau­ Nuliaquies intus, nulláque silentia parte;
sas. Suplica á tu mama que se lo pida en mi nombre, Nec tamen est clamor, sed parvs murmura vocis,
como también á M. Maittaire, porque es una vergüenza Qualla de pelagl, si quis procu! audiat, undis
no leer perfectamente. Esse solent: qualemve sonum, cum Júpiter atras
Increpuit nubes, • extrema tonitrua reddunt.
Atria turba tenet: veniunt leve vulgus,* euntque,
(a) Qui par un noble cffort sait se vaincre iui-mdmc, Mixtaque cum veris passim commenta vagantur
Muñiré plus de valcur qu’en un péril extréme, Millia rumorum; confusaque verba volutant.
N’en fait voir un béros qui, bravant lesbasards, E quibus hi vacuas implet sermón i bus auras:"
Par des coups redoublés renverse des remparts Hi narrata ferunt alio : mensuraque íleti
(Mehy.) Tr. Crescit. Et auditis aliquid novus adjicit auctor.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 31
Illlc Credulltas, illlc temerarias Error,* bastante bien todas las reglas, lo que mas necesitas, tanto
Vanaque I^Etitia * est consternatique Timorcs,* en el latín como en el griego, es el conocimiento de las pa-
* Seditioque repcns, dubioque auctore Susurri. palabras para poder construir los autores, y por lo tanto te
Ipsa quid in calo rerum, pclagoque gcratur, aconsejaría que escribieses y aprendieses de memoria to­
Et tellure, videt; totumque inquirit in orbem (a). dos los dias, por via de entretenimiento, ademas de lo que
te enseña M. Maittalre, diez palabras en griego, latin é
He sub-rayado los epítetos, y marcado con un aste­ ingles, estraidas del vocabulario; y en el trascurso de
risco los substantivos á que se refieren.
un año harás adelantos muy notables, puesto que cono­
ces ya muchas palabras y otras que aprenderás constru­
yendo con M. Maittalre. A Dios.

--
Mi QUERIDO HIJO.

El mas corto y mejor camino para aprender un idioma


Ml QUERIDO HIJO.
es conocer sus raíces, es decir, aquellas palabras primi­
tivas y originales de que se forman los otros términos, Te mando algunas otras ralees latinas, aunque no
agregándoles alguna letra ó preposición, ó haciendo algún estoy seguro de que te gusten tanto como las que crecen
corto cambio que diferencia el sentido ; así observarás en tu jardín ; sin embargo, si las miras con atención te
que las preposiciones, á, ab, abs, e, ex, pro; pros, pre, evitarán muchísimo trabajo. Las pocas que te envio te
ínter, dreum, super, trans y muchas otras, cuando se sugerirán naturalmente otras, y comparándolas te será
unen al nombre ó verbo primitivo, alteran respectiva­ fácil encontrar la mayor parte de las palabras derivadas
mente su significado ; y cuando hubieres observado esto y compuestas. Eres ya bastante grande para hacer obser­
en tres ó cuatro ejemplos, no se te escapará en los de­ vaciones sobre lo que aprendes. Ten presente que vas á
más. Otro tanto sucede con el griego; una vez que co­ cumplir nueve años, edad en que los niños deben saber
nozcas las raíces, conocerás prontamente las ramas. mucho, y tú mas que ningún otro, visto el cuidado que
Así, en el escrito que te incluyo para que lo aprendas se ha tenido contigo; de manera que si no correspondes
de memoria, observarás que el verbo fero llevo, es la á lo que se espera de ti, perderás la reputación, que es la
raíz de otros diez y seis, cuyos significados difieren de él cosa mas humillante para un pecho noble. De un modo
por la adición de una ó dos letras, ó de una preposición; ú otro todos tenemos ambición, y nos aflijimos cuando
cuyas letras ó preposición producen las mismas alteracio­ la vemos malograda; la única diferencia que hay es, que
nes en todas las palabras á que se agregan; v. g: ex afue­ la ambición de los necios es tonta y mal fundada, y la
ra, cuando se une á eo voy significa voy afuera, exeo; de los hombres sensatos justa y laudable. Por ejemplo s
cuando se uneá traho traigo, significa estraigo, extraño ¡ un niño necio ambicionará hermosos vestidos y dinero
y asi en Jos demas casos de igual naturaleza. La prepo­ para gastarlo en tonterías; y esto, como debes conocer,
sición per, entre otras acepciones, según el nombre ó no probaría de ningún modo su mérito, sino la locura
verbo á que se une, i leva la de completamente ó por me­ de sus parientes vistiéndolo como un mono y dándole
dio de; cuando se agrega Áfero llevo, significa llevo por dinero para simplezas; á la vez que un muchacho de
medio de, per fero; cuando se agrega á fado hace pérfido, juicio, funda su ambición en sobrepujar en virtud y co­
acabo ó perfecciono; cuando se añade á los nombres pro­ nocimientos á los niños de su edad, y aun á los mas
duce el mismo efecto zdiffidlis, d\hd\,perdiffi.dlis, muy grandes. Su gloria consiste en gozar de la reputación de
difícil ó dificultosísimo; jucundus, placentero, perjucun- decir siempre la verdad (a), de mostrarse benigno, com­
dus, sumamente placentero. Si atiendes á estas observa­ pasivo, afable (ó)y de aprender mas pronto que los demas.
ciones te evitarás el gran trabajo de tener que acudir á Todas estas son pruebas verdaderas de mérito y le pro­
cada paso al diccionario. Como en la actualidad posees curan una reputación sólida, siendo de consiguiente ob­
jetos dignos de su ambición. Entre los muchachos sucede
lo mismo que entre los hombres: el necio ambicionará
un tren lucido, casa hermosa y costosos vestidos, cosas
(a) Existe en el centro del universo un lugar á igual distancia
del cielo, de la tierra y de la mar, que sirve de limite ¿ estos que todo el que posea dinero podrá procurarse, puesto
tres imperios. Desde allí ,á pesar de tan asombrosa distancia, que se compran; á la vez que el hombre de juicio y
se oye y descubre cuanto pasa en el mundo. La Fama tiene allí honrado ambiciona la distinción en su fama y carácter,
su morada, en uu palacio elevado con entradas numerosas por y esto solo lo conseguirá por medio de una buena índole,
sus cuatro costados, y mil aberturas en sus muros sin puerta de la verdad, de la virtud y del saber, cosas que no se
alguna : día y noche permanece abierto, y sus paredes, forma­ compran (c). Esta era la ambición de los Lacedemonios
das de un bronco retumbante, resuenan á cualquiera ruido y
repiten todas las palabras. Aunque el reposo y el silencio sean
desconocidos en este lugar, no se oye, sin embargo, un ruido
(a) Trata siempre verdad en toda coso,
estrepitoso, sino un murmullo sordo y continuo que se asemeja
Y no la niegues aunque sea costosa.
al de la mar cuando resuena ¿ lo lejos, ó al redoble del rayo.
Allí un pueblo ligero y voluble se agí tacón mil vanos rumores, (b) Sed con todos oficioso,
falsos ó verdaderos, y se oye un susurro continuo do palabras Complaciente, humilde, afable,
confusas que los unos escuchan, los otros repiten al primero Corles y de genio igual
que se presenta, agregando siempre algo su invención. Allí Y seréis sin duda amable.
reina la necia credulidad, el error, la falsa alegría, los vanos (Máximas de la Sabiduría).
terrores, la sedición y los ruidos vagos. La Fama en medio de
su palacio, mira cuanto pasa en el cielo, en el mar y en la (c) Esto nos recuerda aquellos versos españoles :
tierra, y su ojo escudriña todo el universo. Mas vale saber que babor,
Tr. Dice la común seuleucia ;

Digitized by kjOOQle
32 CARTAS

y de loa Romanos (a) en los tiempos de su mayor gloria, una alma grande (o). Los espíritus pequeños y viciosos
y tal espero será siempre la tuya. A Dios. rebosan de cólera y de venganza, y son incapaces de es-
peri mentar el sublime placer de perdonar á sus enemigos
y de dar pruebas de favor y generosidad A aquellos qoe
han vencido. A Dios.

Te es tanto mas fácil adquirir instrucción y aventajar


á los de tu edad, cuanto que, como ves, no te trato como Juevcspor la tarde.
niño, sino que te escribo sobre materias dignas de la con­
sideración de los hombres. Cuando te presento ejemplos Mr querido hijo.
de las virtudes de los antiguos, no es mí único objeto
instruirte en estas particularidades de la historia, sino La novela de Don Carlos por el abate de St. Real que
también animarte á imitar unos ejemplos que muestran lees actualmente, está muy bien escrita ; el fondo de la
las ventajas de la virtud, la cual se ve recompensada tarde historia es verídico, mas el Abate agregó algunos adornos
6 temprano con los elogios de la posteridad. Julio Cesar, para darle aire de novela. A propósito, ¿ sabes lo que es
aunque tirano y muy criminal por haber esclavizado á novela ? Es una historieta galante en que entra mucho
su patria, se hallaba sin embargo, dotado de algunas amor y que no pasa de uno ó dos pequeños volúmenes :
virtudes, entre las que sobresalieron su clemencia y su se requiere que haya una intriga, que los dos amantes
humanidad, como lo atestigua el siguiente rasgo. Marcelo, encuentren muchas dificultades y obstáculos para con­
personaje de consideración en Roma, abrazó el partido tentar sus deseos; pero al cabo lo superan todo, y el de­
de Pompeyo en la guerra civil que estalló entre este y senlace ó la catástrofe los hace felices. La novela es una
Cesar, y obró con celo y acrimonia contra el mismo especie de romance en compendio, porque un romance se
Cesar. A pesar de eso, cuando este venció á su competi­ compone por lo regular de doce volúmenes, y está lleno
dor y entró triunfante en Roma, el senado, habiendo de boberías amorosas y de aventuras increíbles. El argu­
intercedido en favor de Marcelo, no solo fue perdonado mento es á veces una historia ficticia, es decir, inventada,
por Cesar, sino que le concedió su amistad. Cicerón y otras una historia verdadera, pero por lo regular tan
compuso espTesamente una oración para cumplimentar adulterada y con tanto disfraz, que nadie ia conoce. Por
á Cesar por este acto tan benigno y generoso ; y entre ejemplo : hay tres romances célebres : el gran Ciro, Cle-
otras cosas le dice, que haber perdonado á Marcelo es lia y Cleopatra, en que entra un poco de historia verídica,
una acción mayor que sus victorias; sus propias espre- pero tan mezclada con falsedades y locuras amorosas,
siones son estas -.Domuisti gentes immanitate barbaras, que mas bien contribuyen á embrollar y corromper el es­
multitudine innumerabilis, loéis infinitas, omni co- píritu que á formarlo ó instruirlo. En ellas se ve á los
piarum genere abundantes: sed tamen ea vicisti, qua> heroes mas célebres de la antigüedad hacer el papel de
et naturam et conditionem ut vincipossent, habebant. enamorados perdidos, en lo espeso de un bosque, y re­
Nulla est enim tanta vis, tanta copia, qua: non ferro quebrar de una manera empalagosa á sus crueles que­
ac viribus debilitari frangique possit. Verum animum ridas que les contestan en el mismo tono. En una palabra,
vincere; iracundiam cohibere; victoriam temperare; su lectura es sumamente frívola, y el tiempo que en ella
adversarium nobilitate, ingenio, virtute prcestantem, se emplea muy mal gastado. I^as antiguas novelas que se
non modo exlollere jacentem, sed etiam amplificare escribieron hace cien ó docientos años, como Amadis de
ejus prlstinam dignilatem-. hac qui faciat, non ego Gaula, Rolando y otras por este estilo, están llenas do
eum cum summis viris comparo, sed simillimum Deo encantos, de mágicos, de gigantes y otros disparatados
judico (b). imposibles; al paso que las mas modernas versan sobre
Es cierto que la humanidad es la señal característica de lo posible sin acercarse á lo verosímil. Así es que yo
creería tanto que el gran Bruto, que espulsó á los Tar-
quinos de Roma, fue encerrado por un mágico en un
castillo encantado, como el que dirigía versos insipidosá
la hermosa Clelia, según se le representa en la novela de
Que el 6abio puede ser rico
Y el rico no compra ciencia.
este nombre.
Don Carlos, que es el título de la novela que lees, fué
A la ciencia no hay tesoro hijo de Felipe 2o rey de España, cuyo padre fué Carlos V
Que se le pueda igualar, emperador de Alemania, y rey de España, á quien obe­
Aunque se tomasen oro decía la Flandes y la mayor parte de Italia. Su reinado
Las arenas de la mar.
fué dilatado, y dos ó tres años antes de morir abdicó la
(а) Plauto dice : corona, retirándose como particular, á un monasterio,
Bono ingenio me esse ornatum, quam auro mullo mavolo. y cediendo el imperio á su hermano Fernando, y la Es­
paña, América, Flandes é Italia ásu hijo Felipe2a, que
(б) Domasteis naciones bárbaras, innumerables, esparcidas en nada se le pareció, pues fué arrogante y cruel hasta
en países vastísimos é inagotables en recursos; pero en fin,
estas naciones que habe¡6 vencido, ni la naturaleza ni su suerto
las había hecho invencibles. No hay vigor que no pueda fla­ (a) 11 esl une vertu qu’honorent les mortels,
quear y quebrantarse con el fierro y los esfuerzos; pero vencerse L’encens de l’uuivers parfume ses autels;
á sí mismo, reprimir la cólera, moderar la victoria, tender De la religión, compagne inséparable,
una mano benéfica á un adversario distinguido por la nobleza, Elleoffre aux malheureux une main secourablc.
el talento y la virtud; levantarlo, colocarlo aun en puesto mas C’esl le plus beau présent de la divinilé,
alto, no solo es aventajar á los héroes, sino igualarse á los La vertu des grands coeurs, la tendré humanilc.
dioses. (S.. ..) Ir.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD 33

con gn mismo hijo Don Carlos, á quien quitó la vida. A flexionando un poco mas descubrirías que no se ha dicho
Dios. todo lo que puede decirse sobre la noche-, y se te ven­
drían á la mente varias otras circunstancias y efectos
de ella. Por ejemplo: aunque la noche sea en general el
tiempo de la tranquilidad y del descanso, sin embargo,
se cometen por lo regular, bajo su segura sombra, va­
rios crímenes, como robos, muertes, que las mas veces
Jueves. se ejecutan en la obscuridad como favorable á la huida
de los culpables. Ademas, aunque la noche traiga el re­
Rara vez recibirás'cartas mías sin amonestaciones poso y el consuelo al inocente y al virtuoso, trae tam­
para que te acostumbres á pensar. Todo cuanto aprendas bién la inquietud y el horror á los delincuentes: la con­
y leas te será de poca utilidad, si no meditas sobre ello. ciencia de sus crímenes les atormenta y les niega el
El objeto de la lectura es conocer los pensamientos de sueño y el reposo. En vista de estas reflexiones podrías
los demas, pero si los creemos bajo su palabra, sin exa­ adecuar algün epíteto á la noche ; v. g. si tuvieses que
minar sus sentimientos ni confrontarlos con los nuestros, representarla bajo su aspecto mas agradable, como pro­
es en realidad vivir de las sobras de otro, ó vender al me­ curando la paz y el descanso de las penas y trabajos,
nudeo las mercancías agenas. Es útil conocer los pensa­ podrías llamarla la noche favorable, la noche silenciosa,
mientos de los demas, porque adquirimos ideas que nos la noche bien-venida, la noche apacible: pero si por
ayudan á formar nuestro juicio; pero repetir los pensa­ el contrario la quisieses representar como instigando á
mientos de otro, sin meditar sisón ó no esactos, equivale cometer crímenes, la llamarías la noche culpable, la
á la habilidad de un papagayo ó cuando mas de un actor. noche criminal, la horrible noche, ó bien con otros
Si se te propusiese la noche como argumento para al­ epítetos que den idea de horror y de maldad *, porque
guna composición, harías muy bien de ver lo que sobre para que un epíteto sea propio se requiere que sea adap­
ella han escrito los mejores autores, y así ausiliarías tu tado, esto es, conveniente al estado de la persona ó del
propia invención; mas esto no te dispensaría de pen­ objeto á que se aplica. Asi Virgilio, que generalmente
sar sobre la materia y de espresarte á tu modo, porque llama á Eneas piadoso ¿ causa de su piedad para con
de lo contrario solo serías y se te tendría por un pla­ los dioses y del respeto que mostraba á su padre, le nom­
bra dux Eneas, cuando lo representa enamorado de
giario. Un plagiario es aquel que se apodera de los pen­
Dido, siendo un epíteto mas propio en este caso, por
samientos de otro y los hace pasar por suyos (a). En
que el amor conviene mas bien á un general que á un
Virgilio encontrarás la siguiente relación de la noche:
hombre singularmente piadoso.
Nox erat, et placidum carpebant fessa soporem Deja á un lado por algunos minutos toda Idea de jue­
Corpora per térras : sylvceque et sceva quiérant go y piensa seriamente en lo que llevo dicho.
¿Equora: cum medio volvuntur sidera lapsu;
Amolo queeramus seria ludo.
Cum tacet omnis ager, pecudes, pietceque volucres.
Queque lacus late líquidos, quceque aspera dumis Puedes venir A verme el sábado por la mañana antes
Rura tenent; somno positce sub nocle silenti de ir á casa de M. Maittaire.
Lenibant curas, et corda oblita laborum (b).

Aquí ves los efectos de la noche: trae el descanso á


los hombres cuando se hallan fatigados con el trabajo
del día; las estrellas siguen su curso regular; los gana­
dos y las aves descansan y gazan de la tranquilidad. Exa­ No dejaré tan pronto el capítulo de la invención y de
minando esto encontrarías que todo es cierto; pero re­ la reflexión, porque mi ánimo es que te apliques á ellas
en cuanto lo permita tu edad y tu inconstancia. La cos­
tumbre te facilitará de día en dia este trabajo, y lo de­
mas será obra de la meditación y el tiempo. La virtud
ta) No te atribuyas nunca obras agenas es un argumento que merece tu atención y la de todos
Que á una bajeza grande te condenas, los hombres ; supongamos que yo te pidiese unos versos,
Y los que mas celebran tus parolas, ó que me comunicases en prosa tus sentimientos acerca
Saben que mientes y se rien á solas.
de la virtud ¿ cómo te compondrías? En primer lu­
(Cubillo de Aragón.) gar te pondrías á considerar lo que es virtud, y después
(6) En tanto aue la tenebrosa noche observarías sus efectos y señales, tanto respecto de tí
Tenía en dulce sueño trasportados como de los demas. Naturalmente hallarías entonces que
Los cuerpos trabajados de las gentes; la virtud consiste en obrar bien y hablar la verdad, y
Por todo el mundo las selvages fieras, que sus efectos son ventajosos al mundo en general y á
Y los marinos peces en profundo cada uno en particular. La virtud nos escita á compa­
Silencio reposaban : era la hora,
decer y á endulzar las desgracias de los hombres, á fa­
Cuando subidas en mitad del cielo
vorecer la justicia y el buen orden en la sociedad, y en
Demedian su jornada las estrellas,
Cuando en sumo silencio están ios campos,
general contribuye á consolidar el verdadero bien de ia
Y los ganados y pintadas ares humanidad, procurándonos á nosotros mismos un con­
Las que se albergan por los claros lagos, suelo y una satisfacción que nada puede darnos ni qui­
Y las que en montes, breñas y arboledas, tarnos. Las riquezas, el poder y la grandeza pueden ar­
Con dulce sueño en la callada noche rancársenos por la violencia, la injusticia ú otros acci­
Los cuidados diurnos mitigando, dentes inevitables; pero la virtud solo depende de
Dan á los corazones dulce olvido nosotros mismos y nadie es capaz de privamos de ella.
De los trabajos entre día pasados. Las enfermedades pueden arrebatamos todos los place­
(Ir. de Velasco.) res corporales, pero son Impotentes para despojamos de
3

Digitized by kjOOQle
34 CARTAS

la virtud y de la satisfacción que trae consigo. Un hom­ cortés en ciertas circunstancias y con cierta persona, de­
bre virtuoso, aunque agobiado con todas las desgracias jará de serlo en otros momentos con persona diferente ;
de la vida, encuentra no obstante en 6u interior un con­ pero hay ciertas reglas de urbanidad que en todo caso
suelo y una satisfacción que le hacen mas dichoso de lo son verdaderas, v. g : es siempre sumamente impolítico
que puede serlo cualquier malvado con todas las como­ responder á alguno con si ó no, sin añadir Señor ó Señora,
didades del mundo. Si un hombre ha llegado á adquirir según la categoría de la persona á quien se habla. Loes
mucho poder y riquezas por medio de la perfidia, de la igualmente no atender como conviene, ó no dar una
injusticia y de la opresión, no gozará de uno ni otro, respuesta urbana, á lo que se nos dice, ó bien alejarse
porque su conciencia le atormentará y le echará en cara ú ocuparse de otra cosa cuando se nos dirige la palabra,
constantemente los infames medios de que se ha valido. pues esto hace creer á las gentes que se les desprecia, ó
El aguijón de su conciencia no le dejará dormir tranqui­ que no merecen la pena de ser escuchadas ni de que se
lo, sino que soñará sus crímenes, y aun durante el dia, les responda. Me atrevo á asegurar que no es necesario
si está solo y tiene momentos de reflexión, se pondrá hacerte conocer lo impolítico quees tomar el mejor lugar
inquieto y melancólico (a). Todo le infundirá temor, en un salón, ó apoderarse en la mesa de lo que mas nos
porque como conoce que todo el mundo debe odiarle; gusta sin haberlo ofrecido á los demas, como si uno solo
cree, no sin fundamento, que se le hará daño siempre fuese digno de consideración. Lejos de eso debes procu­
que se pudiere. Por el contrario, el hombre virtuoso, rar todas las comodidades posibles á las gentes con quie­
sea cual fuere su pobreza ó desgracia, encontrará en la nes estuvieres. Ademas de la cortesía que es absoluta­
virtud su propia recompensa y cobrará ánimo para so­ mente necesaria, la perfección de la buena crianza con­
portar sus aflicciones. La tranquilidad y satisfacción de siste en ser urbano con desembarazo y aire de caballero.
su conciencia le procurarán buen humor durante el día Los Franceses sobresalen en estas cualidades y debes
y ün sueño apacible por la noche ; esperimentará placer observarlos; su urbanidad es tan fácil y natural como
en la soledad, sin que le amedrenten sus propios pensa­ cualquiera otra parte de su conversación; á la vez que
mientos ; ademas, será universalmente estimado y res­ los Ingleses son por lo regular torpes, y cuando quieren
petado, porque aun los mas malvados no pueden dejar mostrarse corteses les entra la vergüenza y el embarazo.
de admirar y respetar la virtud. Estas y otras muchas Por Dios te pido que jamás te avergüences de hacer lo
ventajas podrías atribuir á la virtud si se te diese como que conviene; mucha razón tendrías de avergonzarte si
argumento para alguna composición. A Dios. fueses incivil, pero ¿qué razón hay para que te avergüen­
ces de ser urbano? ¿y por qué no se ha de decir una cosa
oficiosa y civil con la misma naturalidad y desembarazo
que si se preguntase la hora qué es? Esa especie de timi­
dez que los Franceses llaman mauvaise honte, es la se­
ñal distintiva de un zote ingles, que se desconcierta
Mi querido hijo. cuando las gentes de mundo le dirigen la palabra; se ru­
boriza para responder, tartamudea, apenas puede espre-
Te portaste tan bien el domingo pasado en casa de M. sar lo que quiere decir, y se hace realmente ridiculo
Boden, que ciertamente mereces elógios; tu conducta me por el infundado temor de que se burlen de él; á la vez
anima á darte algunas reglas de urbanidad y buen porte, que el hombre bien educado hablaría á todos los reyes
persuadido de que las observarás. Debes pues saber, que del mundo con el mismo desembarazo y facilidad que si
así como la ciencia, el honor y la virtud son cosas abso­ te hablase á tí.
lutamente necesarias para que adquieras el aprecio y la Ten presente que el único medio de agradar y de que
admiración de las gentes, de la misma manera la urba­ seas bien acogido en la sociedad , consiste en mostrarte
nidad y el buen porte lo son, para que halles buena aco­ civil, pero con naturalidad, porque esto es propiamente
gida y seas grato en la conversación y en la vida ordi­ lo que se llama buena crianza; recuerda también que la
naria. Los grandes talentos, el honor, la virtud, la cien­ grosería no tiene cabida en la buena compañía; por últi­
cia y otros dotes son superiores al común de las gentes, mo, no olvides que mostrarse tímido y vergonzoso es
qué, ó no los posee, ó no juzga de ellos como se requiere; una ridiculez. Como estoy seguro de que tú comprendes
pero todo el mundo es juez de las prendas inferiores, y practicas todo esto, me lisonjeo de que ai cumplir
como el comedimiento, la afabilidad, las maneras corte­ nueve años no solo serás el mejor estudiante, sino tam­
ses y el porte mesurado, porque esperimenta los buenos bién el mas bien criado de todos los muchachos de
efectos de estas cualidades que hacen la sociedad cómoda Inglaterra. A Dios.
y agradable. El buen sentido determina en muchos casos
el modo de conducirse , porque tal cosa que podía ser

(a) ............ Non vive il reo


Un momento in r i poso, Philippns CHESTERFIELD
Benclié a lutlallri ascoso
Resli il suo fallo, ei che si vede al flanco Philippo STANHOPB, adhuc paerulo, sed eras é pueritiá egres-
L’ acerbo acensator, trema, paventa suro, S. D.
L’cvidenza, ysospetli,
L’oscurar de la nolte, Hanc ultímam ad te, uti ad puerum, eplstolam mitto;
L’apparirdel!’ aurora; eras enim, ni falior, fies novennis, ita, ut abhinc mihl te-
E clii sa la sua colpa, e chi Pignora, cum, quasi, cum adolescentulo agendum erit. Alia enim
In perpetua tempesta nunc ratio vit® et studlorum tibi susclpienda est; levitas
Senté Palma, se veglia : e in mille forme et nug® pueriles reliquend® sunt, animusque ad seria
II suo persecutor vede, se dorme. intendendus est. Qu® enim puerum decebant, adolescen­
(Mrtastasio.) Tr. tulo dedecori essent. Quare ómnibus viribus tibí enlten-

Digitized by kjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 35

dum est, ut te alium prabeas, et ut eruditione, moribus, tir, las cosas que aprendí cuando tenía tu edad; pero es
et urbanitate, aliisque anlmi dotibus, adolescentulos porque las vela con atención, persuadido de que este era
ejusdem statis seque superes, ac jam puerulus puerulos el único modo de evitarme el trabajo de aprender una
tui temporis superasti. Tecum obsecro reputa, quantum misma cosa repetidas veces. Jamás un hombre hará bien
tibi erubescendum foret, si te nunc vinel patiaris ab iis, una cosa, si al instante no es dueño de sugetar su aten­
quos adhuc vicistl. Exempli gratia *. si adolescentulus ción y de Ajarla de un objeto á otro según convenga. Si
Onslow, scholae Westmonasteriensis nunc alumnus, olim mientras desempeña sus negocios piensa en las diver­
sodalls tuus, et novénnis sequé ac tu; si ille, inquam, siones, ó si mientras se divierte piensa en sus negocios,
locum tibi superiorem in achola mérito obtineret, quid no hará bien ni uno ni otro. Hoc age era una máxima
ageres,rogo? quo tenderes? Illinc enim dlscedendumfo­ entre los Romanos, que quiere decir: haz lo que tienes
ret, ubi cum dignitate manere non posses. Quaere si tibi entre manos y nada mas. Un entendimiento limitado
fama apud omnes, et gratia apud me, cura est, fac omni siempre se apresura por veinte cosas á la vez; pero un
atadlo et labore, ut adolescentulorum eruditorum faclle hombre de juicio se dedica á una cosa únicamente, re­
princeps mérito dici pO6sis. Sic te servet Pater Omnipo- suelto á sobresalir en ella; porque lo que vale la pena de
tens, tibi detque ut ómnibus ornatus excellas rebus. hacerse, merece que sea bienhecho. Por lo tanto,no olvi­
Vale. des dedicarte enteramente á lo que trajeres entre manos,
sea lo que fuere, el estudio ó ia diversión; porque si te
Kalend. Malí 1441.
anima una ambición laudable, has de desear sobresalir
entre los de tu edad sea en bailar el trompo ó en aprender
tu lección. Tú tienes un rival en el estudio que estoy
persuadido tratarás de aventajar, y es tu propio carácter.
Recuerda lo que te he escrito y considera lo bochornoso
que será que á los diez años no estés mas adelantado que
Feiipe Chestebfield h Felipe Stanhope, niño aun, pero cuando tenías ocho. Quien será el que no trabaje para
que mañana saldrá de la infancia. evitar semejante desgracia?
A Dios. Puedes venir á verme mañana antes de ir á
Esta carta será la última que yo te escríba como si fue­ casa de M. Maittaire.
ses niño, porque mañana, si no me engaño, cumplirás
nueve años, y asi en lo de adelante te trataré como jóven.
Es necesario que entables ahora otro género de vida y
otra ciase de estudios; no mas aturdimiento; debes dar
de mano á las bagatelas pueriles y dirigir tu espíritu á
objetos serios. Las cosas propias en un niño serían ver­ Druselas , 17 de Mayo de 1741.
gonzosas en un jóven; razón por la que debes hacer los
mayores esfuerzos para realizar este cambio, adelantando Mi querido hijo.
á los jóvenes de tu edad en saber, en urbanidad y demas
Me parece que tú y yo no estamos aun tan desave­
dotes del alma, asi como dejaste atrás á los otros niños de
nidos para que dejes de alegrarte de mi feliz arribo de
tu tiempo. Te ruego que consideres cuan bochornoso se­
este lado del mar, que atravesé en cuatro horas de
ría que otros te tomasen ahora la delantera. Por ejemplo :
Dover á Calais. De paso te diré que Calais es la última
si Onslow, tu antiguo condiscípulo, que en ei dia estudia
ciudad que poseyeron los Ingleses en Francia, desde
en Westminster y tiene nueve años como tú; si Onslow
que fué conquistada por Enrique V y restituida ó
repito, mereciese en la clase un puesto mas elevado que
aquel reino bajo el gobierno de la reina católica Ma­
ei tuyo, qué harías? adonde irías á esconderte? Sin duda
ría, hija de Enrique VIH. De Calais me dirigí á Dun-
que abandonarías un lugar en que no podrías permane­
kerque, que perteneció primitivamente á los Españoles.
cer con honor. Por lo tanto, si aprecias tu reputación, y
Oilver Cromwell lo tomó, pero después fué vendido ver­
si tratas de darme gusto, debes aplicarte y trabajar cuanto
gonzosamente á los Franceses por el rey Carlos 11. De
fuere posible á fin de merecer justamente el primer lugar
Dunkerque pasé á Lila, ciudad rica, fuerte y muy esten-
en la clase. Ruego al Todopoderoso que te conserve y
sa: pertenece á Francia y es la capital de la Flandes
permita que sobresalgasen cuanto emprendieres. A Dios.
francesa. De Lila fui á Gante, capital de la parte de
Io de Mayo de 1741. Flandes que pertenece á la reina de Hungría, como here­
dera de la casa de Austria; es ciudad grande, pero pobre,
y no puede decirse que sea fuerte (a). En ella vió la luz el
emperador Carlos V, cuya estatua existe sobre una co­
lumna en el centro de una gran plaza. Finalmente, vine
á esta hermosa ciudad de Bruselas, capital del Brabante,,
Mi QUERIDO HIJO. en donde se fabrican los mejores encajes que se llevan á
Inglaterra. Bien puedes acompañarme en este viage, mi­
Desearía tener tanta razón para estar satisfecho de que rando el mapa, hasta que pasado algún tiempo puedas
recuerdas lo que aprendes, como de tu facilidad en apren­ tú mismo visitar los lugares.
derlo, porque ¿de qué te sirve aprender pronto una cosa Me prometo, para cuando nos volvamos á ver, unos
si la has de olvidar con la misma prontitud ? La memo­ adelantos sorprendentes en tus estudios, porque ahora
ria depende de la atención, y si olvidas es porque no que tienes nueve años cumplidos, no debes perder el
atiendes á lo que aprendes. Por ejemplo : me atrevo á tiempo, y espero con Impaciencia informes muy buenos
asegurar que si yo te prometiese para tal dia alguna cosa de M. Maittaire. Hasta entonces no me atrevo á comprar
que te gustase, tendrías b'uen cuidado de pedírmela lle­
gado aquel dia. Y por qué? por haber Ajado tu atención.
Pues de la misma manera puede retenerse la versiAca- (a) Gante pertenece hoy á la Bélgica y su antigua pobreza
clon griega y latina. Yo recuerdo todavía, y puedo repe­ ha desaparecido.

Digitized by <jOOQle
36 CARTAS

nada para ti, de miedo de verme obligado á guar­ ¡ respeto de las gentes; que los talentos y la erudición
darlo para mi; pero si las noticias fueren buenas, cuenta pueden únicamente hacerte admirar y celebrar por ellas ,
por seguro que las recompensas lo serán en proporción. pero que es absolutamente necesario que poseas otras
A Dios. prendas inferiores para que se te solicite y ame en la vida
Saluda de mi parte á tu mama, y cuando me escribas privada. Entre estas prendas inferiores la principal y
manda tus cartas á mi casa en la ciudad. mas necesaria es la buena crianza, no solo por lo im­
portante que es en sí misma, sino también por el grao
realce que comunica á las ventaja»mas sólidas del co­
razón y del entendimiento. La buena crianza ha ocu­
pado mis cartas anteriores, y así la presente versará
sobre las indispensables cualidades que tienen con aque­
Aix-la-Chapelle, 8 de Junio de 1741. lla mas relación ¡ me contraigo al porte elegante, fácil y
desembarazado, esento de las impropiedades que mu­
Hace cuatro dias llegué á esta ciudad, de donde me chas personas, estimables y de mérito bajo otro aspecto,
tomo la libertad de presentarte mis respetos, no dudando manifiestan en su trato. Por insignificantes que á pri­
que tendrás la bondad de escusarme si te importune de- mera vista parezcan las buenas maneras, son sin em­
masiado'con mis cartas. No se me oculta lo precioso que bargo de mucha consideración para agradar en la vida
es tu tiempo y cuan utilmente lo empleas ; por lo tanto, privada, especialmente á las mugeres, que algún dia juz­
se me haría cargo de conciencia interrumpir el curso de garás dignas de tu atención ; y yo he conocido varios
tus estudios que indudablemente prosigues con atención sugetos que por su torpeza causaban tanto disgusto á
y buen éxito. Mas dejándonos de bromas, espero que es­ primera vista, que todo su mérito no bastaba después
tudiarás con tesón, y que M. Maittaire estará muy satis­ para borrar esta impresión (a), á la vez que 106 bellos
fecho de tí, porque de lo contrario te aseguro que me modales previenen á las gentes en tu favor, las inclinan
enojaré muchísimo. hácia tí y les inspiran interes. La torpeza solo proviene
A propósito de estudio, te diré que en Bruselas vi un de dos causas: ó de no haber frecuentado la buena so­
niño casi de tu edad, hijo del conde Launoy, que sabia ciedad, ó de no haberla visto con atención; por lo que
muy bien el latín, representaba la comedia y declamaba hace á lo primero, yo me encargaré de procurártelo,
la tragedia francesa perfectamente. Ademas, es muy bien quedando á tu cuidado observar los usos establecidos y
criado, y en una numerosa concurrencia que no cono­ conformarte con ellos. Para esto, como para todo lo de­
cía, no se cortaba, sino que hablaba y respondía á todo mas, es indispensable la atención, y el hombre que no
el mundo con despejo y buenos modales. la tiene, no es apto para vivir en el mundo. Cuando una
Esta ciudad es bastante estensa pero de mal aspecto ; persona encogida entra en un salón, no es raro que su
se llama en latín Aquisgranum y es la primera ciudad espadín se cruce entre sus piernas y le haga caer, ó á lo
imperial y libre de todo el imperio, es decir, que la go­ menos tropezar; pasado este accidente, busca por todas
biernan los mismos magistrados que ella nombra, y que partes en donde colocarse, y elige precisamente el lugar
tiepe privilegios que el mismo emperador no puede de­ que menos le corresponde; una vez sentado dejará caer
rogar. Carlomagno fué coronado en ella el año de 800, el sombrero, y al levantarlo se escapará el bastón de
y todavía se muestra en la catedral la corona que le sir­ sus manos; al recoger el bastón, soltará el sombrero por
vió aquella ocasión. En el dia solo es famosa por sus segunda vez, de modo que tardará un cuarto de hora an­
aguas minerales que atraen mucha gente j son muy ca­ tes de entrar en quietud. Si toma té ó café, es seguro que
lientes, al paso que asquerosas, porque exalan el mismo se quema la boca y deja caer la taza ó el platillo, man­
olor que los huevos podridos. chándose los calzones. En la mesa es mas visible su tos­
Las ciudades imperiales tienen voto en la asamblea quedad por lo mismo que se muestra mas atareado; toma
del imperio que se reune en Ratisbona, adonde los elec­ ei cuchillo, tenedor y cuchara, de diferente manera que
tores, los príncipes y las ciudades imperiales envían sus los demas; come con el cuchillo con peligro de su boca,
diputados, para arreglar los asuntos en unión del empe­ se escarba los dientes con el tenedor, y se sirve de los
rador, de la misma manera que nuestro parlamento. Así, manjares con la misma cuchara que ha entrado veinte
ya ves que el imperio de Alemania es un estado libre, veces en su boca. Si trincha, no encuentra las coyuntu­
en donde no puede promulgarse ninguna ley sin el con­ ras, y al hacer inútiles esfuerzos para dividir el hueso,
sentimiento del emperador, de los electores, de los prín­ salpica con la salsa, la cara de los comensales. Por lo re­
cipes soberanos y de las ciudades imperiales. Es bueno gular él mismo se embarra con la sopa y la grasa, sin
que te instruyas de las diversas formas de gobierno de que valga de nada la servilleta, que prendida de un ojal,
los países de Europa, y siempre que leyeres su historia le cubre la barba. Cuando bebe, infaliblemente tose en
particular, dedícate á ello con particular atención. el vaso y salpica á sus vecinos. Ademas, hace gestos y
A Dios por esta vez. ademanes estravagantes, como sorber con las narices,
llevar á ellas los dedos, sonarse y ver en seguida el pa-

W La Bruyére dice ; Avec de la verlu, de la capacité et


une bonne conduite, on peut étre insupporlable. Les manieres,
que l’on néglige comme de pelites cboses, sont souvent ce qui
SvA, Julio 25 de 1741. fait que les hommea décidenl de vous en bien ou en mal : une
iégére attenlion h les avoir douces et polies prévient leurs
mauvais jugemente. II ne faul presque ricu pour étre cru Cer,
Mi querido hijo. incivil, méprisant, désobligeanl : il faut encore moins pour
étre estimé tout le contraire...............Les maniéres polies donnent
Te he dicho con frecuencia en mis anteriores, y es á coura auménte, et le rendent agréable, et il faul avoir de
la verdad muy cierto, que solo el honor mas estricto y bien ¿mínenles qualilés pour sesoutonir sana la politesse.
la virtud mas escrupulosa, te atraerán la estimación y Tr.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD 37

ñudo, de modo que revuelve el estómago de los concur­ sociedad, retira ventajas de que se vería privado si fuese
rentes. Las manos le sirven de estorbo cuando no tiene único en el mundo; en tal supuesto ¿ no es evidente que
nada en ellas ; no sabe donde ponerlas y van y vienen en cierto modo ha contraído una deuda con la sociedad,
continuamente de su pecho á sus calzones; no sabe y que está obligado á hacer por los otros lo que ellos
ajustarse ios vestidos; en una palabra, no hace nada co­ hacen por él ? Puedes espresar tus ideas como mejor te
mo los demas. Todo esto, lo confieso, de ninguna ma­ parezca, en ingles ó en latin, porque en este caso lo que
nera es criminal, pero sí altamente desagradable y ridi­ interesa son I09 pensamientos y no el lenguaje.
culo, y el que pretenda agradar en la sociedad debe En mi última le hice algunas advertencias contra Ia9
evitarlo con el mayor cuidado. propiedades desagradables y malas crianzas que contraen
Por esta relación de lo que debes evitar, podrás juzgar de jóvenes muchas personas por la negligencia de sus pa­
fácilmente lo que debes hacer. Todo es obra de la aten- dres, y de que no pueden desprenderse cuando llegan á
don, y sin ella nada hay que esperar: la falta de aten­ ser hombres; como los movimientos estraños, las postu­
ción, que en realidad es falta de pensamiento, es una ras ridiculas y el porte incivil; mas hay también cierta
locura ó una necedad. No solo debes ver cuanto pasa á torpeza de espíritu que puede y debe evitarse con cuidado,
tu rededor, sino observar con prontitud y á la vez, á v. g: es cosa muy vulgar y grosera equivocarse ú olvidar
todas las personas que se hallaren reunidas, sus movi­ los nombres de las personas y decir: el Señor....... válgate
mientos, sus miradas, sus palabras, y esto sin fijarles la Dios cómo se llama. También es muy impropio comen­
vista, para que no entiendan que las miras. Esta obser­ zar una historia ó narrativa cuando no se sabe cabalmen­
vación viva y secreta es de infinita ventaja en la vida, y te, y verse obligado en medio de ella á dbclr he olvidado
debes procurártela con empeño, porque lo contrario, que lo demas. Es necesario seresactos, claros y precisos en
se llama distracción, hace al hombre tan parecido al loco todo lo que decimos, porque de otra suerte, en vez de
ó al estúpido, que para mi viene á ser la misma cosa. Un Interesar ó de Instruir á los demas, solo se consigne can­
estúpido no piensa jamás, un loco carece de pensamiento sarlos y fastidiarlos. Tampoco debe descuidarse la ma­
y un distraído se encuentra por el momento en igual nera de hablar: algunos cierran tanto la boca, que nada
caso. se les entiende; otros hablan tan fuerte y descompasa­
A Dios. Dirígeme tu próxima carta á casa de M. Cha- damente como si dirigiesen la palabraá un sordo, y otros
bert,banquero en París, y ten cuidado deque á mi vuelta tan bajo, que no es posible imponerse de lo que dicen.
encuentre yo los adelantos que me prometo. Todos estos hábitos denotan torpeza, son muy desagra­
dables y deben por lo mismo evitarse con el mayor cui­
dado. A Dios.

-o-e* 3 Q<>
Spa, Gde Agosto de 1741.
Mi querido huo.

Estoy muy satisfecho de los diferentes ejercicios que


me has mandado, y aun mas de la carta de M. Maittaire
Mi querido hijo.
en que me los acompaña, dándome informes de tí mucho
mas favorables que los contenidos en su anterior. Lau­ Después de mi última he mejorado considerablemente
dad a laúdalo viro ha sido siempre una ambición trocando los desiertos de Spa por los placeres de París, de
recomendable; foméntala y continúa mereciendo los eló- los que disfrutarás algún día mas de lo que á mí me es
gios de las personas acreedoras á ellos. Mientras te ma­ dado. Es una ciudad magnifica en toda la estencion do
nejares asi, obtendrás de mí lo que quieras, pero cuando la palabra, no tan grande como Londres pero mas her­
variares de conducta, no debes contar con nada. mosa, siendo las casas mayores y todas de cal y canto.
Me alegro de que hayas principiado á componer un No solo se ha aumentado considerablemente, sino tam­
poco; esto te hará adquirir el hábito de pensar sobre las bién embellecido, por la munificencia del último rey
materias, io cual es por lo menos tan necesario como Luis XIV, con un número prodigioso de edificios costo­
leerlas; en consecuencia, te encargo que me transmitas sos y fundaciones útiles y caritativas, como librerías,,
tos ideas sobre el siguiente argumento: hospitales, colegios ect. que serán por mucho tiempo
monumentos de la esplendidez, humanidad y buen go­
Non sibi, sed toíi genitum se credere mundo. bierno de aquel príncipe. Las gentes son aquí bien edu­
Este es un rasgo del carácter de Catón en Lucano, que cadas, precisamente como quiero que tú lo seas ; no son
dice que Catón no pensaba que había nacido solamente torpes ni tímidos como los Ingleses* sino urbanas sin
para sí, sino para todo el géná-o humano. Dime, pues, si embarazo ni ceremonia. Aunque son vivas y alegres,
piensas que el hombre ha nacido para ocuparse única-, nada se les escapa, y atienden siempre á lo que traen
mente de su placer y provecho, ó si está obligado á con­ entre manos. Cuento con que á esta hora haces tú lo
tribuir al bien de la sociedad en que vive y déla humani­ mismo, y que á mi regreso corresponderán tus adelantos
dad en general (a). Es claro que el hombre viviendo en á mis grandes esperanzas; porque para entonces me
prometo que sabrás construir fácilmente el griego y el
latin, y componer algunos versos en ambos idiomas.
Todo esto puede hacerse con solo que quieras, y me lison­
(a) Jestiishomme, et lié par une étroitc chalne jeo de que te esmerarás para contentar mis deseos. Por
Aui inléréts communs de la famille humainc; lo que toca al genio de la poesía, debe confesarse que si
El j’aimc b resaerrer cetle fralernilé la naturaleza no te lo ha concedido, no podrás adquirirlo,
Qui fait que toul morí el lien! á l’humanité. siendo cierto que el poeta nace y el orador se hace; pero
(JuLlEN.) Tr. esto debe contraerse únicamente á la invención ó imagi-

Digitized by kjOOQle
CARTAS

nación de un poeta, porque respecto de lo demas, cual­ sar los pensamientos, y si un hombre es negligente y no
quiera puede, por medio de la aplicación, entender la se dá tiempo para reflexionar, sus palabras serán de lo
parte mecánica de la poesía, que consiste en el número, mas fútiles é insignificantes.
rima, medida y armonía del verso. Ovidio vino al mundo Hace cinco dias que salí de París, y para que puedas
dotado de tal genio para la poesía, que aseguraba que le acompañarme en el mapa, si te acomoda, te diré que he
era imposible evitar, á pesar de su voluntad, que sus llegado aquí pasando por Dijon, capital de la Borgoña; de
pensamientos se le representasen en verso, y que fre­ aquí iré á Viena, segunda ciudad del Delfinado cuya ca­
cuentemente versificaba sin intentarlo (a). pital esGrenoble, y después, bajando el Ródano, seguiré
El caso es distinto en la oratoria, porque todo hombre para Aviñon, capital del condado Venaissin que perte­
puede, por medio del estudio, del esmero y de la aplica­ nece al papa (a). De Aviñon me dirigiré á Aix, capital de
ción, llegar á ser un orador regular. En su mano está la Provenza; de allí á Marsella, después á Nimes, de Nimes
elegir buenas palabras, hablar con pureza, espresarse con á Monpeller y entonces regresaré. Lyon es una ciudad
claridad y perspicacia, dar á sus movimientos y ademanes muy estensa y rica, situada sobre dos hermosos ríos que
un aire gracioso; en una palabra, puede ser un orador tienen aquí su confluencia, y son el Ródano y el Saona.
muy agradable con solo que se tome cierto trabajo y ponga' En Lyon existen las célebres manufacturas de tejidos de
mucha atención. El célebre orador griego DemóstenesfdJ oro, plata y seda, que abastecen á casi toda la Europa.
estaba tan intimamente convencido de que era necesario Esta ciudad fué famosa en tiempo de los Romanos, y en
hablar bien, que aunque tartamudeaba naturalmente y latin se llama Lugdunum.
tenia los pulmones muy débiles, se resolvió, por medio Mis viajes son causa de que mi correspondencia sea
de la aplicación y el cuidado, á sacar el partido posible menos frecuente y mas lacónica que de costumbre, pero
de estas desventajas. De acuerdo con tal propósito, curó estoy persuadido de que á esta hora te hallas penetrado
aquellos defectos metiéndose en la boca unos guijarrlllos, de ia necesidad de aprender y de aplicarte, sin que para
y esforzando gradualmente los pulmones en el ejercicio eiio sea necesario exhortarte ni aguijonearte. Continua
diario de hablar en voz alta y clara, durante un espacio pues, distinguiéndote con empeño en el estudio, y sobre
de tiempo considerable. También iba muy á menudo á la todo en la virtud y el honor, y de esta manera labrarás
orilla del mar cuando había tempestad y hacían mas rui­ mi felicidad al mismo tiempo que la tuya. A Dios.
do las olas, y allí hablaba lo mas alto que podía, con el
objeto de acostumbrarse al bullicio y murmullo de las
asambleas populares de los Atenienses, ante las que se
proponía perorar. Con tal cuidado, unido al constante
estudio de los autores selectos, llegó á ser el mayor ora­
dor de todos los pueblos y edades, á pesar de no haber
nacido con disposición natural para la elocuencia (c). A Marsella, 2i de Setiembre de 1741.
Dios. No dejes de Imitar á Demóstenes.
Mi querido hijo.

Observarás que la presente está datada en Marsella,


ciudad y puerto de mar en el Mediterráneo; ha sido fa­
mosa y considerable por espacio, cuando menos, de dos
mil años, en razón de su comercio y situación. En latin
Lyon, 1 de Setiembre de 1741 se llamaba Massilia, y se distinguió en favor de la liber­
tad romana contra Julio Cesar; también estuvo dester­
Mi querido hijo. rado en ella Milo, por haber asesinado á Clodio. Hallarás
lie recibido con mucho gusto tu carta poliglota que ios pormenores de estos acontecimientos, registrando en
merece justamente una buena recompensa. Estoy muy tu diccionario los artículos Marsella y Milo. En el dia
contento al ver que la invención y el lenguage caminan á es una población grande y hermosa, sumamente rica
la par; el último nada vale sin la primera, pero unido á por su comercio; está construida en forma de anfiteatro
ella es de lo mas útil. El lenguaje solo sirve *para espre- al rededor del puerto, que siempre está lleno de buques
mercantes de todas las naciones. Aquí tiene el gobierno
francés sus galeras, que son unas embarcaciones con
mucha quilla, remadas por cuarenta, y otras por cin­
(а) El qnod tentabam dicero venus erat. (Ovidio.) cuenta y aun sesenta remos. Los hombres que reman se
(б) Los ademanes de Demóstenes hacían tanta impresión en llaman galeotes, y son, ó prisioneros tomados de los Tur­
sus oyentes como su elocuencia misma. Habiendo becbo des­ cos en las costas de Africa, ó delincuentes que por va­
terrar de Atenas ó uno de sus antagonistas, esté leyó i sus rios crímenes cometidos en Francia, son condenados por
amigos en su destierro ia oración que el orador griego babia toda su vida, ó por cierto número de años á este trabajo.
pronunciado contra él. Sus amigos le manifestaron queá pesar Están encadenados por laS piernas, de dos en dos, con
del sentimiento que les ocasionaba el resultado de aquel dis­ fuertes cadenas de fierro.
curso, no podían menos de admirar la elocuencia de su adver­ El aspecto de este lugar, de dos leguas en contorno, es
sario. Mucho mas lo habríais admirado, contestó el desterrado,
de lo mas delicioso que se pueda imaginar: presenta
si le hubieseis visto agregar los ademanes á las palabras.
altas montañas cubiertas de viñas, olivares, higueras y
(SaleNTIN.)
almendros, con mas de seis mil casitas de campo dise­
(c) Roberti ora de parecer que tanto el poeta como el orador, minadas que los habitantes llaman Bastides.
deben nacer con disposiciones naturales : A unas diez leguas de esta plaza, como verás en e
Oratori, academici, poeti,
Se non avete la natura amica,
Non consúmate in vanvostra fatica,
Gli adulator fuggite e state che ti. (a) En tiempo de la revolución francesa m encorporó á la
Tr. Francia. Tr.

Digitized by <jOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 39

mapa, está Toton, otro puerto de mar en el Mediterráneo, de Westminster ; y que allí tu reputación dependerá del
no tan grande como este, pero mucho mas fuerte; allí se lugar que merecieres obtener al principio; siá los once
construyen y estacionan la mayor parte de los buques de años puedes entrar en cuarta clase y sobreponerte á ios
guerra franceses, como también todas las provisiones jóvenes de trece ó catorce, harás sobre las gentes una
navales, como cables, anclas, velamen, arboladuras y impresión favorable que te será muy útil en lo venidero.
todo lo perteneciente á la armada. Por lo que hace á la buena crianza, no hay tiempo pre­
Si buscas en tu diccionario geográfico la palabra Pro- maturo ni trabajoescesivo para aprenderla : debe adqui­
venza, hallarás la historia de este país, que es digna do rirse de jóven, porque no es cosa que se obtiene después
leerse; y al mismo tiempo puedes ver el artículo Delfi- fácilmente; apréndase en edad temprana y será habitual
nado, que es la provincia inmediata á esta. Allí te im­ y duradera. Horacio dice, quo semel esl imbuía recens
pondrás de la época en que el Delflnado se agregó á la servaba odorem testa diu, para demostrar la ventaja de
Francia bajo condición de que el hijo primogénito del comunicar á los hombres buenos hábitos é impresiones
rey, llevase siempre el título de Delfín. No debías omitir durante su juventud. No te menciono ahora el honor, la
ninguna oportunidad para instruirte en la historia y la virtud, la verdad y los demas deberes morales que deben
geografía modernas, por ser asuntos comunes en la con­ observarse en todo tiempo y edad, porque estoy seguro
versación, y de consiguiente, es de lo mas vergonzoso de que te hallas convencido de la necesidad de practi­
ignorarlos. carlos, y de lo inferné y criminal que seria descuidarlos ú
Una vez que has principiado á componer, te incluyo obrar contra ellos. Quiera el cielo que sobresalgas en
otro tema para que estiendas algunos renglones sobre la estos deberes, para que seas amado de todo el mundo,
materia: como lo has sido hasta aquí de quien es tuyo.

Nil concire eibi, milla pallescere culpa (a).

Cualquiera qne observare esta regla será siempie muy


feliz. Ojalá que tú la sigas! A Dios.
Mi QUERIDO HIJO.

Desde que estudias la historia moderna, conviene que


tengas una idea general del origen de los países y gobier­
nos de Europa que son objeto de aquella historia.
Los Romanos, como sabes muy bien, fueron dueños
Paris, 4 de Noviembre de 4741. de Europa, y también de una parte considerable de Asia
y de Africa, hasta el tercero ó cuarto siglo, esto es, hace
Mi querido hijo. mil cuatrocientos ó mil quinientos años, en cuyo tiempo
los Godos cargaron sobre ellos, los derrotaron, se hicieron
Nuestra correspondencia se interrumpió hace algún dueños de toda la Europa y fundaron los varios reinos
tiempo, á causa del tumulto y la disipación de esta ciudad que la componen.
que no me dejan momentos para escribir; pero todo esto Estos Godos fueron originariamente habitantes de la
cesará con mi regreso á Inglaterra, que verificaré dentro parte septentrional de Europa, llamada Escandinavia, al
de unos quince dias. Confieso que estoy impaciente por norte de Suecia, que en el dia se apellida Gothia y perte­
ver los grandes adelantos que estoy persuadido has he­ nece á la misma Suecia. Su número era inmenso y su
cho, tanto en instrucción como en comportamiento, du- pobreza estremada ; y viéndose en un país helado y es­
d arante los seis meses de mi ausencia. Menciono el téril, incapaz de alimentar tan crecido número de habi­
comportamiento con la instrucción, porque ambos son tantes, lo abandonaron saliendo en enjambres á buscar
necesarios y deben caminar juntos para prestarse mutuo fortuna á países menos ingratos. Cuando pusieron el pié
valor. La ciencia sin la buena educación es pedantería, y en Alemania, derrotaron á cuantos se les opusieron y
la buena educación sin la ciencia no es mas que futileza; recibieron á la mayor parte de los pueblos del norte que
el saber fortifica la buena educación y la buena educa­ quisieron reunirse, como lo hicieron los Vándalos, los
ción hermosea el saber. Hunos, los Francos, que están todos comprendidos bajo
Esta capital es sin disputa el asiento de las buenas la denominación de Godos. Los que se encaminaron
maneras; las gentes son urbanas sin etiqueta y familia­ hácia el oeste se llamaron Visogodos, y los que tomaron
res sin grosería; no usan reservas desagradables, ni el rumbo del este Ostrogodos. Creciendo así en fuerza y
muestran una timidez tonta y ridicula; hablan á sus número, trastornaron completamente el imperio romano,
superiores con mucho desembarazo, sin dejar por eso de y llegaron á aposesionarse de toda la Europa. Desde en­
manifestarles mucho mas respeto que á sus inferiores, á tonces comienza la historia moderna. La parte de los
quienes también tratan con bastante cortesía, aunque Godos que se llamaron Francos, se establecieron en la
con menos respeto que á sus superiores. Los Franceses Galia y la llamaron Francia; los Anglos, otro enjambre
nos desprecian,*y con razón, por nuestra mala crianza, de ellos, se radicaron en Bretaña, desde cuyo tiempo
así como por otra parte nosotros los despreciamos á ellos, tomó el nombre de Inglaterra.
eon fundamento, por su falta de instrucción ; de manera Los Godos componían una nación valerosa pero bár­
que el mejor medio para ser admirado por ambas nacio­ bara. Su única ocupación era la guerra, y no tenían la
nes, es unir la urbanidad con el saber. Por lo que res­ mas mínima tintura de las artes, ciencias y literatura ;
pecta á este último, considera que solo un año te resta por el contrario, las venían con grande aversión y des­
qne pasar al lado de M. Maittalre, antes de ir al colegio truían, en todos los lugares por donde pasaban, los li­
bros, manuscritos, pinturas, estatuas y todas las memo­
rias y monumentos de los tiempos mas remotos, razón
por la que son tan pocos los objetos de esta clase que nos
(«) Conciencia pura, sin crimen de que sonrojarse. quedan de aquella época, De aquí proviene que prover­

Digitized by kjOOQle
40 CARTAS

bialmente llamemos Godo ó Vándalo, al hombre Igno­ Continuemos hoy hablando de la España y veamos
rante que desprecia las ciencias y las artes. algunas particularidades que es útil conocer.
La forma de gobierno de los Godos era muy sábia, por­ Este país es muy estenso y hermoso, poblado y culti­
que aunque tenían reyes, su autoridad era poco mayor vado á medias por las razones que te espuse en mi ante­
que la de un general en tiempo de guerra, y su poder era rior (a). Se divide en varias provincias que eran antigua­
muy limitado en el gobierno civil: no podían hacer nada mente reinos independientes. Valencia es la mas fértil y
sin el consentimiento de las gentes notables que para este hermosa; produce frutos escelentes y sus vinos son de­
objeto se reunían en asambleas regulares, de las que se . liciosos.
deriva nuestro parlamento. La provincia de Andalucía es célebre por sus caballos,
La Europa continuó por varios siglos en la mas crasa y que son los mejores y mas bien formados de Europa.
obscura ignorancia, bajo el gobierno de los Godos; hasta También produce la mejor lana de1 que nos servimos pa­
que por último, en el siglo décimo quinto, esto es, hace ra la fabricación de nuestros paños finos.
unos trescientos años, la literatura, las artes y las cien­ La ciudad de Gibraltar que nos pertenece, ae llamaba
cias comenzaron á revivir lentamente, y poco después flo­ Gades en tiempo de ios Romanos, y ei pequeño estre­
recieron en Italia bajo el pontificado de León X, y en cho de mar que ves en el mapa, entre Africa y Gibraltar,
Francia bajo el reinado de Francisco 1. Todos los antiguos Fretum Gaditanum. La fábula ha hecho famoso este lu­
manuscritos griegos y latinos que habian escapado de la gar, porque se pretende que Hércules terminó alli sus
furia de los Godos y Vándalos, se recogieron y salieron á correrías, y erigió dos columnas en que escribió que no
luz; y la pintura y la escultura llegaron al apogeo de su se podía pasar mas adelante*. Non plus ultra, creyendo
perfección. Lo que mas contribuyó al pregreso de la lite­ que era el término del mundo.
ratura, fué la invención de la imprenta en Haarlem, ciu­ La España poseía en otro tiempo minas dé oro y plata,
dad de Holanda, el año de 1440, hace justamente trecien­ deque los Romanos estrajeron sumas inmensas; mucho
tos años. A Dios. — Busca en tu diccionario losartíoulos tiempo ha que se agotaron, pero las de Méjico y el Perú
siguientes : han venido á suplir abundantemente esta falta.
Godos Los Españoles son en todo arrogantes y fastuosos. El
Visogodos. rey siempre firma Yo el Rey, como si fuese el único rey
Ostrogodos. en el mundo; y los príncipes se llaman infantes, como
Vándalos. si no hubiese mas infantes que ellos. El consejo del rey
Alarico. se llama Junta, y la capital es Madrid.
En otro tiempo la España era un pais Ubre, en que
habia asambleas de personajes de consideración, las cua­
les gozaban de grandes privilegios por el estilo de nues­
tro parlamento. Estas reuniones se llamaban Corles; pero
hoy no se habla mas de ellas y el rey es absoluto.
La Francia, considerada en su totalidad, es el país mas Atiende á todas estas cosas para que se te queden en
hermoso de Europa, porque ademas de su mucha esten- la memoria, y de este modo sabrás, al salir de la escuela,
sion, riqueza y fertilidad, goza de un clima admirable, no mas que otros niños á los veinte años. A Dios y estudia
sintiéndose los escesivos calores de Italia y España, ni la bastante. Cesar no podía soportar que se le disputase
intensidad del frío de Suecia y Dinamarca. Sus límites la supremacía en Roma, por qué lo soportarías tú en
son : al norte, el canal de la Mancha, y al mediodía, el la escuela?
mar Mediterráneo; está separada de la Italia por los Al­
pes, que son unas montañas elevadas, cubiertas de nieve
la mayor parte del año; los montes Pirineos la separan
de la España.
Los Franceses tienen por lo regular mocho ingenio; su
trato es muy agradable, porque saben unir la cortesía á La Asia era la parte mas grande y célebre del antiguo
su vivacidad natural. No se puede negar que á veces son mundo. Adan, el primer hombre, fúé creado en ella;
ligeros, pero es una ligereza que no se recibe mal; son al también comenzaron allí las primeras monarquías con­
mismo tiempo muy valerosos. El gobierno de Francia es siderables, como la de los Asirlos, de los Medas y de los
absoluto ó despótico, es decir, que el rey hace cuanto le Persas. En esta parte del mundo tuvieron su cuna las
agrada y de consiguiente el pueblo es esclavo. artes y las ciencias. La Asia se divide hoy en dia en seis
La Alemania es un país de vasta estension, cuya parte partes principales:
septentrional es muy ingrata y despoblada, pero la me­ La Turquía.
ridional es bastante hermosa. Se divide en diez partes La Persia.
que se denominan círculos del imperio. El emperador es El imperio del Mogol.
la cabeza, pero no el dueño del imperio; poco es lo que La China.
puede hacer sin el consentimiento de los electores, de La Tartaria.
los príncipes y de las ciudades libres, cuyo conjunto forma Las islas asiáticas.
lo que se llama dieta del imperio, que se reune en la ciu­ La Turquía asiática abraza un numero infinito de paí­
dad de Ratisbona (a). ses que fueron célebres en otro tiempo, pero ahora solo
ios conocemos por las mercancías que de allí nos vie­
nen. Casi todos los países de que oyes hablar en la Bi­
blia pertenecen actualmente á la Turquía; entre otros la
Palestina, en donde existió la famosa ciudad de Jerusa*j

(a) La continuación de esta carta no se ha encontrado. (a) También padeció estravio.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 41

lem, alcazar de los antiguos reyes de Judá. En ella cons­ bia desierta, la pétrea y la dichosa. Las dos primeras lle­
truyó Salomón, por orden de Dios, el templo de los Ju­ van aquellos nombres porque una abunda en arenales y
díos, y con el tiempo fué destruida por Tito, emperador otra en pedregales inmensos, de modo que están casi
romano. despobladas; á la vez que la tercera es tierra muy her­
La Persia, que también forma parte del Asia, es un mosa y feraz, que produce gomas y aromas de todo géne­
vasto imperio cuya capital se llama lspahan. El empe­ ro, viniendo de aquí que se diga comunmente todos los
rador actual esThamas Kouli Kan, que de simple parti­ perfumes de laArábia, cuando quiere darse á entender
cular se ha elevado á la dignidad imperial por su valor y que una cosa despide olores muy agradables. La Arábia
habilidad. dichosa tiene dos ciudades famosas, Meca y Medina, la
El imperio del gran Mogol raya en la Persla; es país primera porque en el nació el célebre Mahoma, gran pro­
muy estenso y rico, con el cual hacemos mucho comer­ feta de los Turcos, y la segunda por contener el sepulcro
cio. Su capital es Agrá, y en él existen los dos ríos que de aquel impostor. A Dios.
aun en la antigüedad fueron famosos: el Indo y el
Ganges.
La China es un gran imperio que tiene dos capitales.
Una se llama Pekín que está al norte, y la otra Nankln
al mediodía.
La Tartária es otro país muy vasto, y aunque perte­ Ml QUERIDO HIJO.
nece á la China, no hace cien años que esta se vló con­
quistada por los Tártaros. En mi última viajábamos por la Arabia, pero ahora nos
Las islas asiáticas son muy numerosas; pero las mas encaminaremos mas al este y visitaremos la Persia, país
considerables, por su estremada riqueza,, son las del muy estenso y rico, pero que en el día no tiene la impor­
Japón. túnela que en la antigüedad; entonces era uno de los
reinos mas poderosos del mundo conocido, y el enemigo
mas temible de la Grecia, basta que fué conquistado por
Alejandro el Grande bajo el reinado de Darlo. Cuatro
eran las ciudades mas famosas de la Persia: Ecbatana,
Susa, Persépolis y Babilonia. Persépolis fué reducida á
Mi querido hijo. cenizas por Alejandro el Grande, de resultas de una em­
briaguez y á instancias de su concubina Thais, la cual
La última vez que te escribí recorrimos el Egipto (a). logró hacerlo salir con una acha encendida y que con su
Viajemos ahora un poco, si te parece, hácia el nordeste, propia mano prendiese fuego á la ciudad. La capital de
y visitaremos la famosa Jerusaiem de que tanto se habla Persia es lspahan (a) y se da al rey el título de Sophi.
en el antiguo y nuevo testamento. Esta ciudad es la ca­ Este país produce gran cantidad de seda y algodón. Los
pital de la Judea ó Palestina, país perteneciente al reino caballos persas son los mejores que se conocen en el mun­
de Siria. En otro tiempo fué ciudad muy estensa y con­ do, sin esceptuar los árabes; también hay una multitud
siderable, en donde tenían su asiento los reyes de Judea, de camellos que sirven para conducir objetos de mucho
y en donde Salomón construyó el famoso templo de los peso. Los Persas siguen la religión mahometana, con esta
Judíos. Los príncipes comarcanos la tomaron y saquearon sola diferencia, que los Persas consideran á Hali, discí­
varias veces *, pero los Babilonios fueron los que primero pulo de Mahoma, como el mayor profeta, á la vez que los
la destruyeron completamente. Después los Judíos, bajo Turcos solo reconocen esta superioridad en Mahoma. Los
el reinado de Esdras y de Zorobabel, reedificaron la ciu­ antiguos Persas adoraban al Sol. El gobierno actual de
dad y el templo, pero ambos fueron incendiados y arrui­ Persia, asi como el de los demas reinos orientales, es
nados enteramente por el emperador Tito. Adriano la absoluto y despótico; el pueblo es esclavo y los reyes unos
reedificó el año 132, y desde entonces ha sido tomada y tiranos. A Dios.
saqueada por los Sarracenos, vuelta á recobrar por los
Cristianos y al fin se halla en poder de los Turcos. Es
plaza que en el día no tiene ninguna importancia; su fa­
ma viene únicamente de lo que fué en otro tiempo. Jesu­
cristo predicó en ella la religión cristiana, y fué crucifica­
do por los Judíos en el monte calvario. Los Sarracenos Mi querido hijo.
se apoderaron de Jerusaiem en el siglo octavo, y en el
undécimo varios príncipes cristianos de Europa se unie­ Al Oriente de Persia encontrarás en el mapa el Indos-
ron y marcharon con un ejército considerable para re­ tan ó imperio del Gran Mogol, que es sumamente esten­
conquistarla. Esta tentativa se llamó guerra santa, y co­ so, rico y feraz. Sus ciudades principales son Agrá y
mo las personas que concurrieron á ella llevaban una Delhi, y sus ríos mas caudalosos el Indo y el Ganges.
cruz en el pecho, se le dió el nombre de cruzada. La igno­ Esta región, lo mismo que la Persia, produce en abun­
rancia y superstición de aquella época hicieron creer á dancia seda y algodón ; nosotros traficamos mucho con
los hombres que era una acción meritoria arrancar de ella, y nuestra compañía de la India oriental ha formado
mano de los infieles el territorio en que Jesucristo vivió un vasto establecimiento en el Fuerte de San Jorge. Hay
y murió, pero fué en verdad, una notoria injusticia atacar también ricas minas de diamantes, de los que el Mogol
á aquellos que no les hacían ningún daño. toma para sí los mejores, y los demas se venden, trayén­
No muy lejos de Judea encontrarás en el mapa, el es­ dose á Europa la mayor parte. Hay igualmente muchos
tenso país de Arabia que se divide en tres partes : la Ara­ elefantes, de cuyos colmillos se saca el marfil que ves

(S) Esta carta no ha parecido. (a) En el día es Teherán.

Digitized by kjOOQle
42 CARTAS

por aquí. El Sophl de Persia, Thama9 Kouli Kan, con­ miento de ellas, con que cuento, me lo procurará aun
quistó últimamente este país, y ha retirado muchos mi­ mayor. Estoy seguro de que conoces que el faltar á tu
llones en dinero y joyería. El Indostan confína hácía el palabra es una locura, una deshonra y un crimen: lo­
este con el grande imperio de la China. Nosotros hace­ cura, porque nadie te creerá en lo sucesivo, deshonra y
mos gran comercio con este último por el puerto de Can­ crimen, porque la verdad es el primer deber de la reli­
tón, de donde esportamos todo el té y porcelana que gión y de la moral, y no pudiendo suponerse que el que
consumimos. Se tiene á la China por el país mas pobla­ lo quebranta posee ninguna otra buena cualidad, lle­
do del universo; sus habitantes son ingeniosos y come­ gará indispensablemente á ser aborrecido de Dios y de
didos. Mas allá de la China, por el lado del este, encon­ los hombres. En tal virtud, espero de tu veracidad y ho­
trarás el reino del Japón, que es una isla ó mas bien un nor que, ademas de tu promesa, harás lo que tu propio
archipiélago, cuya capital se llama Jedo. Produce oro, interes y ambición deben aconsejarte, que es, sobresa­
plata y esa hermosa madera que por aquí ves en los lir en cuanto emprendas. Cuando yo tenía tu edad me
biombos, escritorios y mesas de té. También se fabrica habría avergonzado de que alguno de mis condiscípulos
en ella una porcelana de color, llamada porcelana del supiese su lección ó jugase á cualquiera cosa mejor que
Japón, para distinguirla de la de la china. A Dios. yo, y no habría descansado un momento hasta no aven­
tajarle. Julio Cesar, que tenía una noble sed de gloría,
acostumbraba decir que prefería mas ser el primero en
una aldea, que el segundo en Roma ; y aun lloraba de­
lante de la estatua de Alejandro el Grande, al reflexio­
nar que este, á la edad de treinta años, se había cubierto
Al norte de Persia, del Indostan y de la China, si ele­ de mas gloria que la que él habla adquirido siendo de
vas la vista á la parte superior del mapa en Asia, encon­ mayor edad. Estos son los sentimientos que elevan á un
trarás la Tartaria, país de prodigiosa estension. Sus par­ hombre, y el que carece de ellos vegetará en la obscuri­
tes septentrionales son sumamente estériles y desiertas, dad y el desprecio, al paso que el que tratare de sobre­
mas algunas de las meridionales son un tanto producti­ salir en todo, estará á lo menos seguro de lograrlo en
vas. El pueblo es en estremo incivil y bárbaro, se «li- muchas cosas. El único medio de* que te distingas con
manta con carne cruda y duerme al raso, ó cuando honor es atender constantemente á lo que aprendas, y
mejor en tiendas. Este dilatado país se divide en varios así no tendrás necesidad de trabajar la mitad del tiempo
principados, pero todos estos príncipes dependen de uno que de otro modo sería necesario empleases. Una apli­
solo que se llama Gran Can deTartária. Las mercan­ cación dilatada, difícil é infructuosa, solo es propia de
cías que de allí se esportan para Europa son pieles, cáña­ los espíritus limitados, á la vez que las almas despeja­
mo, almizcle, maná, ruibarbo y otras plantas medici­ das atienden regularmente y aperciben al instante cual­
nales. quiera cosa. Una de dos : ó quieres atender á tu lección
Otra parte del Asia, y la única que hasta ahora no y de este modo aventajar á tus compañeros, adquirir
hemos mencionado, es la Turquía asiática, que com­ reputación y proporcionarte mas tiempo para divertirte,
prende todas las provincias que están bajo el dominio ó prefieres descuidar tu lección y dejar así que te to­
del Gran Señor en aquella parte del mundo. En la actua­ men la delantera otros jóvenes aun menores que tú, su­
lidad solo son considerables por su estension, porque frir que se burlen de tí, como de un zote, y no tener
por lo demas son bien pobres y despobladas á causa de tiempo para divertirte, porque te aseguro que si no ade­
la tiranía del gobierno turco. lantas, tampoco permitiré que juegues ¿ Cual es pues el
Habiendo terminado por ahora, con Asia, volvamos á medio para alcanzar esa perfección que me has prome­
Africa, de la que solo hemos examinado el Egipto. La tido ? Es, primero, cumplir con tu deber para con Dios
Africa, como sabes, es una parte del mundo, y se divide y los hombres, porque sin eso todo lo demas no vale
en las siguientes partes principales: Egypto, Berbería, nada ; segundo, adquirir grandes conocimientos sin los
Zaara, Negricia, Biledulgerid, Guinea, Nubia y Etiopia. cuales serías hombre despreciable aun cuando fueses
Los Africanos son el pueblo mas inculto é ignorante de honrado ; y finalmente, observar las reglas de la urba­
la tierra, poco menos que los leones, tigres, leopardos y nidad y buena crianza, porque sin esto serías incómodo
otras bestias selváticas que aquel país produce en abun­ y desagradable en la sociedad aun cuando fueses Instrui­
dancia. do y honrado.
La parte mas meridional del Africa es el cabo de Buena Ten presente estas tres cosas y resuélvete á sobresalir
Esperanza, en donde los Holandeses poseen un estable­ en ellas, puesto que son de lo mas útiles y necesarias
cimiento, y donde hacen escala nuestros buques que van para este mundo y para el otro. A medida de los pro­
d las Indias Orientales. Este es el país de los Hotentotes, gresos que en ellas hicieres, ganarás el afecto y ternura
pueblo el mas salvaje del mundo entero. Los Africanos de quien es Tuyo.
que habitan el litoral del mar Mediterráneo, venden sus
hijos y prisioneros de guerra para ser transportados
como esclavos á las Indias Occidentales. Nosotros com­ • <20 ce»* -
pramos gran número de ellos para revenderlos con ga­
nancia en las colonias americanas.
Bato, 24 de Julio de 1742.

Mi querido hijo.

Si el placer que esperimentas cuando mereces y recibes


Bate, 23 de Junio de 1742. elogios, es tan grande como el que yo disfruto al dárte­
los, no dudo que esta carta te será sumamente satisfac­
Mi querido hijo. toria, porque solo la escribo para congratularle por tu
Tus promesas me causan gran placer, mas el cumpli­ tema que recibí esta mañana. La dicción en los tres idio—

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD 43

mas es mejor de lo que podría yo haber esperado; el in­ Luego que los Romanos abandonaron espontánea­
gles principalmente, no carece de elegancia, los pensa­ mente la Bretaña, los Escoceses, qne se llamaban Picts,
mientos son justos y sensatos y los ejemplos históricos del verbo pingere pintar, porque se pintaban la cutis,
con que los ilustras vienen muy á propósito. He mos­ atacaron y derrotaron á los Bretones, quienes llamaron
trado tu trabajo á varios literatos, haciéndoles presente á su socorro á los Anglos, pueblo de Sajonia, y por este
tu edad, y tengo el gusto de decirte que manifestaron medio triunfaron de los Picts; pero después los Bretones
mucha satisfacción y alguna sorpresa, diciendo que si fueron atacados por los Anglos, y estos se hicieron
continúas asi cinco ó seis años, te distinguirás conside­ dueños del reino que tomó de sus conquistadores el
rablemente, pero añadieron, — porque debo decirtetodo nombre de Anglia, de donde se formó después el de In­
— que muchos niños adelantados se quedan de pronto glaterra.
sin hacer nuevos progresos por falta de atención y de Los Sajones dividieron el país en siete reinos, que fue­
constancia, y que al fin se vuelven lerdos. Yo les con­ ron llamados la Heptarquía Sajona.
testé qué esto no sucedería contigo, porque estabas pe­ Con el tiempo la Inglaterra fué invadida por los Dina­
netrado de lo útil y necesario que es el saber; que no ig­ marqueses quienes, se hicieron dueños de ella ; pero
norabas que este solo se adquiere por medio de la cons­ pronto fueron espulsados y el gobierno Sajón resta­
tancia y de la atención, y que también sabías que los blecido.
cuatro ó cinco años próximos era el único tiempo de tu La última invasión que sufrió la Inglaterra fué por
vida en que podías adquirir estos conocimientos. Debo parte de*los Normandos, bajo la dirección de Guiller­
confesar que al oir esto se mostraron un poco dudosos, mo el Conquistador en 1066, es decir, hace unos sete­
y me espresaron el deseo de verde aquí á un año algu­ cientos años.
nos de tus ejercicios con lo cual condescendí al instante; Aunque Guillermo se estableció por conquista, no pre­
en tal virtud, te ruego que adelantes á fin do impedir que tendió gobernar despóticamente, como lo hacen por lo
lo que ahora te honra tanto, sirva entonces para cubrirte de regular los conquistadores; su sagacidad le hizo conocer
vergüenza. Non progredi esl regredi es una máxima ver­ que le tenia mas cuenta conformarse con la constitu­
dadera en muchísimas cosas, pero sobre todo respecto ción del país. Guillermo fué un grande hombre.
del saber. Me alegro de que M. Maittaire to haya puesto Su hijo Guillermo Rufo, llamado así porque tenia el ca­
á trabajar en los temas, porque esto te enseñará á dis­ bello rojo, fué su sucesor, y murió accidentalmente en la
currir, al paso que la escritura del ingles, griego y latín, caza por mano de uno de sus familiares. No dejó hijos, y
te hará adelantar en tu propio idioma y escribirlo con le sucedió su hermano menor Enrique I.
pureza y elegancia, lo cual es absolutamente indispen­ Enrique I fué un gran rey, y como no tuvo hijos varo­
sable, porque aunque la propiedad y fuerza de los pen­ nes, le sucedió su sobrino Esteban.
samientos son los puntos mas importantes, y las pala­ Esteban fué atacado por la emperatriz Maud, hija de
bras únicamente el ropage de los mismos pensamientos, Enrique I, y por consiguiente tenia mayor derecho á la
no obstante, así como un hombre ó muger de bella pre­ corona. Esteban celebró con ella un tratado, convinien­
sencia pueden desfigurarse y aun hacerse desagradables do ambos en que él continuaría reinando hasta morir,
poniéndose un vestido tosco, desaseado y andrajoso, de pero que entonces la corona pasaría al hijo de ella, En­
la misma manera los pensamientos perderán mucha rique 11, lo cual se verificó.
parte de su hermosura, si se espresan con palabras vul­ Enrique II fué un gran rey; conquistó la Irlanda y la
gares, impropias y sin elegancia. Mucho se engañan las unió á la corona de Inglaterra. Su hijo Ricardo I fué su
gentes que se imaginan poder hablar bien su propio idio­ sucesor.
ma sin estudiarlo con atención; pronto conocerías cuan Este Ricardo solo fué notable por haber hecho el papel
falsa es esta creencia, si fijases el pensamiento en lo mal de necio en una cruzada á Jerusalem, manía predomi­
que hablan su lengua los Ingleses que carecen de instruc­ nante en aquellos tiempos, en que se creia ganar el
ción. La mayor parte de las mugeres y el pueblo bajo en cielo despojando de aquella ciudad á los Sarracenos. Su
general, hablan quebrantando las reglas de la gramática, sucesor fué Juan.
usando espresiones que no son inglesas, y estropeando El rey Juan fué opresor y tirano, de modo que el pue­
las que lo son; cierto es que se dan á entender, pero de blo se sublevó contra él y le obligó á establecer leyes que
una manera tan desagradable, que lo que dicen, rara confirmasen las libertades públicas, cuya carta subsiste
vez compensa la ingrata manera de espresarlo. Hoy he aun y se llama la Magna Charla. Su hijo Enrique 111
recibido una carta de M. Maittaire con mejores informes fué su sucesor.
de los que suele enviarme de ti, lo cual me ha causado El reinado de Enrique 111 fué dilatado pero tumultuoso,
tal satisfacción, que he resuelto darte una buena recom­ á causa de las perpetuas disputas con el pueblo y con
pensa cuando nos veamos, que será muy pronto, y así los nobles; unas veces los batió y otras fué batido por
no me escribas mas. A Dios. ellos. Le sucedió su hijo Eduardo I.
Eduardo I fué uno de los reyes mas grandes de In­
glaterra. Conquistó el país de Gales y lo agregó á la co­
rona, desde cuya época el hijo primogénito del rey lleva
el titulo de Príncipe de Gales. Derrotó repetidas veces á
los Escoceses, y durante su reinado se promulgaron nues­
La Inglaterra se llamó primitivamente Bretaña, (a) en tras mejores leyes. Su hijo Eduardo 11 le sucedió.
tiempo que los Romanos, ai mando de Julio Cesar, la in­ Este rey fue mn ser despreciable, débil y gobernado
vadieron por primera vez, habiendo permanecido bajo su siempre por favoritos, de modo que fué depuesto, encar­
dominio unos cuatrocientos años. celado y poco después condenado á muerte.
Le sucedió su hijo Eduardo 111 rey de los mas insignes
que ha tenido la Inglaterra. Declaró la guerra á la Fran­
(a) Habiéndose encontrado las cartas sobre este asunto, que cia, y con un ejercito de treinta mil hombres derrotó á
se babian traspapelado, se bailan ahora incorporadas en la los Franceses en número de sesenta mil en la famosa
presente. batalla de Crecy, que costó la vida á treinta mil enemi­

Digitized by kjOOQle
44 CARTAS

gos. Su hijo, que se llamó el Príncipe Negro, batió por rey taciturno, astuto y codicioso; oprimió á sus vasallos
segunda vez á los Franceses en la batalla de Poitiers, é arrancándoles el dinero que podia, y murió dejando in­
hizo prisionero al rey de Francia. Los Franceses contaban mensas riquezas, pero sin escitar ninguna compasión.
unos sesenta mil hombres y los Ingleses solo ocho mil. Enrique VIII sucedió á su padre, y su reinado merece
Este rey fundó el órden de la Jarretera. Su hijo, el Prin­ tu atención por estar lleno.de acontecimientos notables,
cipe Negro, murió antes que él, de modo que le sucedió particularmente el de la Reforma. Fué tan pródigo como
su nieto Ricardo, hijo de aquel príncipe. su padre había sido avariento, y consumió muy pronto,
Ricardo 11 careció de las virtudes de su padre y abuelo; en vanas ostentaciones y frívolos placeres, las inmensas
fué gobernado por favoritos, pródigo en medio de la po­ riquezas que habla heredado. Fué violento ¿impetuoso en
breza, y trató de hacerse absoluto, hasta que por fin fué todas sus pasiones, sin que le detuviese consideración de
depuesto, encerrado en una cárcel y á poco ejecutado ninguna especie cuando se trataba de satisfacerlas. Se casó
por Enrique IV que le sucedió, y fué el primer rey de la en vida de su padre con Catarina, princesa de España y
casa de Lancaster. viuda de su hermano mayor el príncipe Arturo; pero ha­
Enrique IV era descendiente de Eduardo II por Juan biéndose fastidiado de ella y enamorado de Ana Bolena,
Gaunt, duque d^Lancaster, y de consiguiente no tenia resolvió divorciarse de su muger y casarse con Ana. El
derecho hereditario á la corona. Batió á los Escoceses y papa no quiso consentir en semejante divorcio, y esto
á los habitantes de Gales, y fué hombre de consjderacion. exasperó de tal modo á Enrique que dió en tierra con Ja
Su hijo Enrique V le sucedió, y fué sin disputa uno de autoridad papal en Inglaterra, se declaró él mismo cabeza
los mas grandes reyes de Inglaterra, á pesar de lo poco de la iglesia Anglicana y se divorció por su propia auto­
que prometia siendo Príncipe de Gales, porque llevaba ridad. Debes tener presente que en aquellos dias de su­
una vida disoluta y desarreglada, hasta el estremo de ro­ perstición é ignorancia, el papa pretendía ser superior á
bar alguna vez en los caminos públicos. Pero apenas los reyes y deponerlos cuando le parecía conveniente;
subió al trono cuando abandonó una conducta tan ver­ disponía á su arbitrio de todos los obispados y de otras
gonzosa, declaró la guerra á la Francia y derrotó al ejér­ materias eclesiásticas en todos los países de Europa. En­
cito francés, seis veces mas numeroso que el suyo, en rique VIH puso un término á estos abusos en Inglaterra y
la famosa batalla de Azincourt. Falleció antes de comple­ principió la Reforma. Como es indispensable que sepas lo
tar la conquista de Francia y le sucedió su hijo Enrique que es esta reforma, te diré que hace poco mas de docien-
VI, menor de edad, bajo la tutela desús tios los duques tos años toda la Europa era papista, hasta que un fraile
de Bedfort y Gloucester. agustino, llamado Martín Lutero, comenzó á predicar
Enrique VI fué tan poco parecido á su padre, que no contra los errores, absurdos y supersticiones que desfigu­
tardó en perder todo lo que este habla adquirido, y aun­ raban la religión. Varios principes de Alemania, especial­
que se vló coronado rey de Francia en París, fué arroja­ mente el Elector de Sajonia, abrazaron su doctrina y pro­
do de aquel reino y perdió todas las conquistas de su testaron contra la iglesia de Roma, tomando de aquí el
padre á escepcion de Calais. Por aquel tiempo hubo un nombre de protestantes. Lee el artículo Lutero en tu dic­
acontecimiento muy notable que dió principio á los de­ cionario .
sastres de los Ingleses en Francia. Ocupándose estos del Mas volviendo á Enrique VIH te diré que se casó con
sitio de la ciudad de Orleans, una joven de la ínfima clase, seis mugeres, una después de otra, á dos de las cuales
llamada Juana de Are, concibió la idea de que Dios la hizo cortar la cabeza por adúlteras, y se separó de otras
habla destinado para espulgar de Francia á los Ingleses. dos porque no le gustaban. Se dejó gobernar durante al­
De acuerdo con este pensamiento los atacó á la cabeza gún tiempo, de una manera absoluta, por su primer mi­
de las tropas francesas, y los derrotó completamente. nistro el cardenal Wolsey, que al fin cayó en desgracia y
Los Franceses la llaman la Pucelle d’Orléans. Poco fué decapitado.
después cayó prisionera en manos de los Ingleses y fué Su hijo Eduardo VI le sucedió á la edad de nueve años,
quemada vergonzosamente como una hechicera. Enrique y siendo sus tutores protestantes, radicaron la reforma en
no halló mejor fortuna en Inglaterra, porque siendo Inglaterra. Este príncipe murió de edad de quince años y
hombre débil y gobernado enteramente por su muger, se le sucedió su media hermana María.
vió despojado del trono por Eduardo IV, de la casa de La reina María era hija de Enrique VIII y de su primera
York, que tenia derecho hereditario á la corona. muger Catarina, fué papista celosa y cruel; encarceló y
Eduardo IV no hizo nada notable, á escepcion de haber quemó á los protestantes, é hizo cuanto estuvo de su parte
derrotado á los Escoceses. Trató de reconquistar la Fran­ por arrancar de raíz la reforma en Inglaterra, pero no go­
cia, pero la muerte frustró sus proyectos. Dejó dos hijos bernó el tiempo suficiente para lograrlo. Se casó con Fe­
menores de los cuales el mayor fué proclamado rey bajo lipe II de España; mas habiendo muerto sin hijos, le su­
el nombre de Eduardo V; pero ambos fueron asesinados cedió su media hermana la reina Isabel.
por el- duque de Gloucester su tío y tutor, con la mira de Elreinado de Isabel es sin contradicción el mas glorioso
abrirse camino al trono. Tomó el nombre de Ricardo 111 de Inglaterra. Ella fué la que estableció la reforma de un
y se le llamó comunmente el jorobado porque lo era en modo firme y permanente, foiqentó el comercio y las
efecto. manufacturas, y elevó á la nación á la cúspide de felici­
Ricardo 111 fué tan cruel y sanguinario, que pronto se dad y gloria á que nunca habla llegado ni se ha visto
atrajo el odio universal. Enrique Vil, de la casa de Lan­ después. Bajo su reinado fué vencida la numerosa escua­
caster, se aprovechó de la aversión contra Ricardo, levan­ dra que Felipe II envió con objeto de invadir la Ingla­
tó un ejército y derrotó á aquel monstruo en la batalla de terra (a) habiéndole puesto el nombre de armada inven-
Bosworthfield donde quedó muerto.
Enrique Vil fué proclamado rey, y poco después se casó
con la bija de Eduardo IV, confundiendo de esta manera (a) Vencida, mas no tanto por las fuerzas navales de Ingla­
las pretensiones de las dos casas de York y de Lancaster, terra, y Holanda, entonces aliadas, como por una espantosa
ó como entonces se llamaban la rosa blanca y la rosa tormenta. El 3 de Junio de 4588 , dice el historiador que
encarnada, porque la primera era la divisa de la casa de traducimos, una violenta tempestad en los mares de Europa,
York y la segunda de la de Lancaster. Enrique Vil fué un fué sobre todo memorable por la destrucción de la flota espa-

Digitized by kjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 45

cióle. Isabel ausilió á los Holandeses que se hablan su­ Observa que hasta el reinado de Jaime 1, la Escocia
blevado contra la tiranía del mismo Felipe, y contribuyó tuvo sus reyes propios y fué independiente de Inglaterra;
al restablecimiento de la república de las Provincias pero siendo Jaime rey de aquella nación cuando murió
Unidas. Esta princesa fué el mas poderoso apoyo de los Isabel, los dos reinos se unieron, y desde entonces han
protestantes en toda la Europa. Durante su gobierno se dependido de un solo gobierno.
efectuó nuestro primer establecimiento en América, al El rey Carlos I, aunque no fué hombre muy estraor-
cual se puso el nombre de Virginia porque Isabel no quiso dinario, se mostró superior á su padre por estar dotado de
casarse nunca. Esta reina mandó decapitar á su prima mas capacidad y valor. Se casó con una princesa de
María, reina de Escocia, que continuamente tramaba Francia hija de Enrique el Grande, celosa papista, activa
conspiraciones para destronarla y usurparle la corona. é intrigante, la cual tuvo tal ascendiente sobre Carlos,
Reinó cuarenta y cuatro años con gloria para sí misma y que contribuyó mucho á sus desgracias. Este habla
utilidad de su reino. Lord Burleigh fué su sábio y honra­ aprendido de su padre á creer que le asistía derecho para
do ministro casi durante todo su reinado. Como murió hacerse absoluto, y tuvo el valor que faltó á aquel para
sin hjjos, le sucedió su pariente mas cercano Jaime 1, intentarlo. Esto originó su contienda con el parlamento,
hijo de Mari a reina de Escocia, que, como acabamos de porque trató de imponer contribuciones sin la sanción
ver, fué decapitada. legislativa, lo cual ningún rey tiene derecho de hacer;
Con Jaime 1 ocupó el trono la familia de los Estuardos, pero la nación mostró bastante virtud y espíritu y se
y dio á la Inglaterra sucesivamente cuatro malísimos opuso á semejante crimen. Intentó al mismo tiempo, por
reyes. Jaime I no tuvo ninguna délas virtudes desupre- consejo de un eclesiástico fanático, el arzobispo Land,
decesora; reunió por el contrario todos los defectos y establecer por fuerza en todo el reino las oraciones pú­
vicios que un hombre y un rey pueden tener. Fué cobarde blicas, pero los presbiterianos no quisieron someterse á
y embustero; su pedantería no conocía límites; se creía ello. Estas y otras muchas violencias encendieron en la
y llamaba sábio hallándose muy lejos de serlo bajo nin­ nación una guerra civil, que dió por resultado la derrota
gún aspecto, y trató siempre de hacerse absoluto sin tener y prisión del rey. Se erigió un tribunal superior para
el talento ni el valor requeridos para llevarlo á efecto. Fué juzgarlo, y fué declarado culpable de alta traición contra
el juguete de sus favoritos, á quienes colmó de riquezas las leyes constitucionales, y como tal condenadoá muerte,
cuando él mismo se vió siempre necesitado. Su gobierno, lo cual se ejecutó públicamente el 30 de Enero de 1640.
vergonzoso y sin gloria, dejó sembradas las semillas de Esta acción fué muy reprensible, pero sin ella no exis­
todos los desaciertos que se cometieron en el reinado de tirían nuestras libertades.
suhijo y sucesor Carlos I. Muerto Carlos, el parlamento gobernó algún tiempo,
pero poco después la clase militar se abrogó el poder, y
Cromwell, coronel en el ejercito, usurpó el gobierno,
dándose á sí mismo el nombre de Protector. Fué hombre
ñola, conocida bajo el nombro de la grande armada, al mando valiente y de gran capacidad ; llevó el honor de Ingla­
del Duque de Medina Sidonia, y enviada por Felipe II, rey de terra al mas alto grado de gloria, y se hizo temer y res­
España, contra la reina Isabel : el armamento, preparado du­ petar de todas las potencias de Europa. Se apoderó de
rante tres años en loa puertos de Portugal, Nápoles, Sicilia y Jamaica que pertenecía á los Españoles, así como de
España, dió la vela de Lisboa el 30 de Mayo, compuesto de 132 Dunkerque, puerto que Carlos 11 vendió después á los
embarcaciones midieudo 59,120 toneladas. El navio del almi­ Franceses de una manera muy vergonzosa. Murió á los
rante, dominado por una especie de ciudadela en forma de diez años de haber usurpado el gobierno que pasó á su
torre, llevaba 4 200 soldados, ademas del numeroso estado hijo Ricardo, hombre limitado y que no pudo conser­
mayor del Duque de Medina Sidonia, y de las gentes de su varlo, de suerte que Carlos II fué restaurado por medio
servicio. Varios buques de la flota, comprados á los Venecianos, del general Monk, que se hallaba entonces á la cabeza
habían compuesto parte de la armada uaval que combatió en
del ejército.
Lepanto. Estos buques, ¿ doce de los cuales se les dió el nombre
El rey Carlos II, que durante la vida de Cromweli
de los doce Apóstol??, tcnian ¿ bordo 24,855 soldados, 8770
marineros y 2088 galeotes; las armas y municiones de guerra había andado errante de nación en nación, en vez de sa­
embarcadas consistían en 3165 piezas de artillería, 200,000 car fruto de las lecciones de la adversidad, solo había
balas, y mas de 600 millares de pólvora, 7000 arcabuces, contraido los vicios de todos los países que habla recor­
40,000 mosquetes, 40,000 lanzas, 6,000 picas, los útiles ne­ rido. No tenia religión ninguna, pero mas bien se incli­
cesarios para ocupar ¿ 800 gastadores; el gasto total de este naba á favorecer la católica, y su hermano, el duque de
armamento fué estimado en veinte millonee de oro. Entre otras York, fué un declarado papista. Daba cuanto poseia á las
provisiones, la flota tenia¿ bordo 4 5,000 quintales de bizcocho, rameras y favoritos, y llegó á verse tan menesteroso, que
45,700 barriles de vino, 6,500 quintales de lardo, 8,000 tuvo que vivir de una pensión que le pasaba el gobierno
quintales de pescado seco, 4 4,390 medidas de aceite, y francés. Vivió siempre temiendo al pueblo y ai parla­
23,851 pipas de agua dulce, etc. Habiendo desordenado la mento y, por último, fué envenenado. Como murió sin
tormenta ¿esta colosal armada, varios buques fueron atacados hijos le sucedió su hermano el duque de York.
separadamente por los Ingleses y Holandeses. Diez y siete em­ El rey Jaime 11 unía á un carácter áspero, cruel y ti­
barcaciones de alto bordo, fuertemente maltratadas por la ránico, los sentimientos de un ardiente papista. Con
tempestad, encallaron en las costas de Irlanda : los habitantes estas cualidades resolvió sobreponerse á las leyes, pro­
degollaron sin misericordia las tripulaciones, y el virey hizo
clamarse absoluto y restablecer la religión católica, por
morir cierto numero de españoles por las manos del verdugo.
cuyos motivos la nación lo destronó y llamó en su lugar
Varios otros buques se estrellaron en las rocas de Escocia; y
muchos se hundieron en plena mar; de suerte que de las 432 al príncipe de Orange de Holanda, casado con María bija
embarcaciones solo treinta regresaron ¿ los puertos de España, mayor de Jaime.
y casi todas las tripulaciones, fatigadas y enfermas, murieron El príncipe y la princesa fueron entonces declarados
antes de poder desembarcar. El sosten de esta armada costaba reyes de Inglaterra con el título de Guillerno 111 y reina
al rey de España 30,000 ducados diarios, y la destrucción de María, y este acontecimiento lleva el nombre de revolu­
la flota solo costó ¿ la Inglaterra un buquecilloycien hombres. ción. La reina María fué una escelente princesa, pero
murió sin hijos siete años antes que Guillermo. Este rey

Digitized by kjOOQle
46 CARTAS

fue valiente y guerrero, y aunque manifestó deseo de elógios de tí; continúa mereciendo testimonios como es­
tener mas poder del que legalmente le correspondía, el tos, y los hallarás por todas partes. A Dios.
parlamento lo contuvo dentro de los límites de las leyes.
A esta revolución debemos por segunda ves nuestras
libertades. Guillermo murió sin hijos y le sucedió la
reina Ana, segunda hija de Jaime II.
El gobierno de la reina Ana fué glorioso por los suce­
sos de sus armas contra Francia, bajo las órdenes del Mi querido hijo.
duque de Marlboroug.Como murió sin hijos, acabó en
ella la familia de los Estuardos, y la corona pasó á la casa La buena crianza es tan importante en la vida y tan
de Hanover por ser la familia protestante mas inmediata. absolutamente necesaria si tratas de agradar y ser bien
Asi es como subió al trono el rey Jorge I padre del actual recibido en la sociedad, que considero oportuno darte otra
soberano. lección sobre este punto, y es probable que no será la
última.
En mi anterior solo mencioné las reglas generales de
la urbanidad común, que cualquiera que no las obser­
vase pasaría por irracional y seria rechazado de la socie­
dad : porque apenas se hallará hombre cuya brutalidad
sea tal, que no responda zi Señor ó no Señora, según
Mi querido hijo. la clase de las personas que le dirigen la palabra.
Mas no basta que te muestres sin rudeza, es nece­
Habiendo llegado hasta Lord Orrey la fama de tu eru­ sario que seas en estremo civil y que te distingas por tu
dición y otras brillantes cualidades, me ha manifestado fina educación. El primer principio de esta fina educa­
el deseo de que te permita comer en su compañía y la de ción, es no decir nada que pueda desagradar á cualquiera
su hijo, Lord Boyle, el domingo próximo, con lo cual me persona en la sociedad, sino que por el contrario, trates
he conformado. Me figuro que á esta hora habrás sido de espresarte de un modo que Íes sea grato, pero con na­
invitado directamente, pero aun cuando no fuere así, turalidad y sencillez, sin que parezca que estudias los
puedes presentarte en su casa mañana entre dos y tres, cumplimientos. Hay igualmente cierta manera de mirar
y decirle que vas en solicitud de Lord Boyle, con arreglo cortés y afable, en contraposición á otra áspera y ruda, y
¿ las órdenes de Su Señoría que yo te he comunicado. debes evitar esta última cuanto te fuere posible, porque
Como esto debe privarme del honor y placer de comer si mientras espresas cosas civiles muestras ceño y aspe­
mañana en tu compañía, espero disfrutar de uno y otro reza en tus miradas, como la mayor parte de los rústicos
á la hora del desayuno, y así tendré cuidado de que tu Ingleses, nadie te agradecerá una cortesía cuyas aparien­
chocolate esté pronto. cias persuaden que es forzada. Si se te ofreciere contra­
Aunque juzgo escusado advertirá un jóven de tu edad, decir á alguno ó hacerle conocer su error, sería de lo mas
esperiencia y conocimiento del mundo, cuan indispensa­ irracional que le dijeses no hay tal, lo sé mejor que Vd.,
ble es la buena crianza para ganar la recomendación de Vd. no sabe lo que dice; sino que con modo comedido y
las gentes, con todo, como tus variadas ocupaciones de aire tranquilo le dirías: dispénseme Vd. pero creo que
griego y viriota, latín y rayuela, pueden haber distraído hay error, ó bien : si puedo tomarme la libertad de
fácilmente tu atención de este objeto, me tomo la liber­ contradecir d Vd., me parece que tal cosa es de esta ó
tad de recordártelo y de encarecerte que seas de lo mas estotra manera; porque aunque sepas algo mejor que
atento en casa de Lord Orrey. La buena crianza es lo otro , repugna y ofende mucho que se lo digas sin
único que á primera vista previene á las gentes en tu fa­ rodeos ó sin suavizárselo un poco, pero recuerda par­
vor, porque se requiere mas tiempo para descubrir los ta­ ticularmente, que cualquiera cosa que hagas ó digas,
lentos de mayor categoría. Los buenos modales, como sa­ y por urbanas que sean tus intenciones, contribuye
bes, no consisten en bajas reverencias, ni en ceremonias mucho en el particular, la manera de ver y de es­
afectadas, sino en un porte franco, civil y respetuoso. presarte, la cual debe ser sociable, graciosa y natural;
Debes por consiguiente cuidar de responder con agrado pero esto es mas fácil sentirlo que esplicarlo.
cuando se te dirigiere la palabra, colocarte en el lugar El bello sexo tiene un derecho particular al comedi­
mas inferior de la mesa, á no ser que te insten para que miento, y ten siempre presente que ninguna provoca­
tomes otro; invitar á beber primeramente á la señora y ción . sea la que fuere, justificará jamás á un hombre de
después al dueño de la casa, no comer sucia ni grosera­ mostrarse incivil con cualquiera muger. El hombre mas
mente, no sentarte cuando los otros estén en pié, y hacer eminente de Inglaterra sería justamente considerado co­
todo esto con aire de complacencia y no con miradas mo un bruto, si no manifestase á la mas inferior muger
graves y ásperas, como si lo hicieses de mala gana. No aquella cortesía debida á todo su sexo, y que es la única
quiero dar á entender una risa necia y estúpida, pareci­ protección que tiene contra la fuerza superior del nues­
da á la de los tontos cuando pretenden ser urbanos, sino tro ; y aun no es vedado usar con ellas un poco de li­
un aire visible de buen humor. Apenas conozco yo cosa sonja, porque un hombre puede sin bajeza, decir á una
mas difícil de alcanzar, y cuya posesión sea mas nece­ muger que es mas discreta ó mas hermosa de lo que es
saria, que la perfecta buena crianza, la cual es tan in­ en realidad (a). Te lo repito aun, observa á los Franceses
compatible con una seriedad afectada, como con un des­
caro impertinente ó un encogimiento ridículo. Un poco (a) Con las damas (de aquesto está advertido),
de ceremonia es á veces indispensable, como también Has de ser muy corlas, muy comedido,
cierto grado de firmeza y de modestia estertor; el cono­ Muy liberal, compuesto, generoso,
cimiento del mundo y tus propias observaciones deben Dándole siempre titulo de hermoso
y pueden únicamente enseñarte la dosis oportuna de Al defecto mayor, porque el dcíeto
cada cosa. No lo ha de ser en boca del discreto.
M. Fitzgerald estuvo conmigo ayer y me hizo grandes (Cubillo de Aragón.) Tr.

Digitized by kjOOQle
I)E LORD CIIESTERFIELD 47

mejor educados, y verás cuan civil y desembarazado es que cualquiera otra recompensa; á pesar de que esta
su manejo, y con qué agrado y facilidad se insinúan siempre la obtendrás. Sé muy bien que no descansarás
usando en la conversación las deferencias y las pequeñas hasta no haber dejado atrás á tu competidor, al Gran
atenciones que reclama la urbanidad. Creen ellos esto Onslow , pero como este estudia mucho, temo que nunca
tan esencial, que dan el nombre de honnéte homme al llegues á ser capaz de lograrlo, á lo menos sin esmerarte
hombre civil como al honrado, y los Romanos llamaban mas de lo que creo acostumbras; pero si tal sucede ten­
humanitas á la cortesía, por juzgarla inseparable de la drás, ademas de la recompensa que trae consigo la bue­
humanidad. Como nadie puede instruirte en la buena na reputación, otra que yo te daré muy considerable.
crianza mejor que tu mama, es seguro que atenderás á Dime en tu próxima cuales son los libros que se estu­
cuanto ella te dijere sobre el particular; y persuádete dian en tu clase y en qué te ocupas con M. Fitzgerald. A
que tu reputación y fortuna en el mundo dependen en Dios.
gran parte del grado de tu buena educación. No hay edad
precoz para principiar á observar estas reglas, á fin de
hacértelas fáciles y familiares, cosa que en pocos Ingle­
ses se mira, porque las descuidan de jóvenes y después
conocen, pero demasiado tarde, lo importante que es
practicarlas. Apenas habrá un cocinero francés que no Cheltenham, 25 de Junio de 1743.
se muestre mas urbano que muchos Ingleses de primera
clase, y que no se presente con mas desembarazo y des­ Recibí esta mañana tu carta de 23 de Junio y no Julio
treza en cualquiera reunión de gentes. No olvides practi­ como la fechaste. Mucho me alegro que haya pasado la
car todo esto, y entonces, con la instrucción que espero incomodidad de la muela sacada, y espero que ahora se­
lograrás adquirir, podrás alcanzar lo que yo considero guirás bien y que no volverá á haber interrupción en tus
como mas cercano á la perfección de la naturaleza hu­ estudios. Te devuelvo tu ejercicio, de cuyo sentido he
mana, esto es, el saber ingles con la urbanidad fran­ quedado muy satisfecho; he corregido el lenguaje y te
cesa. A Dios. vuelvo á encargar que observes bien las enmiendas y que
las tengas presentes. Aunque la propiedad y esactitud
son cosas muy recomendables en toda lengua, son par­
ticularmente indispensables en la nativa, y esto es lo que
distingue á las personas de fina educación de las vulga­
res y sin conocimientos. Los que hablan y escriben una
Ml QUERIDO HIJO. lengua con pureza y elegáncia, tienen una ventaja reco­
Mucho me ha gustado la sustancia de tu carta, y por nocida sobre los que, aun sin cometer faltas, no tienen
lo que hace á las inesactitudes de estilo y de gramática, un estilo fácil, bello y espresivo. Cicerón dice justamen­
bien las habrías entresacado tú mismo, si te hubieses te, que es un adorno muy ventajoso sobresalir entre los
tomado tiempo. Te la incluyo enmendada, encargándote hombres en aquel don peculiar que los distingue de los
que atiendas á las correcciones, porque este es el único brutos, la palabra (a). Encamíname tu próxima á esta
medio de evitar las mismas faltas en lo venidero. residencia y la siguiente á Bath. A Dios, y en proporción
Desearía que tu carta del jueves próximo fuese en In­ á tus merecimientos seré siempre Tuyo.
gles, y que tratases de escribirla con todo el esmero po­
sible; me contraigo solamente al lenguaje, á la gramáti­
ca y á la puntuación, pues por lo que toca al asunto
mientras menos trabajo te costare, mejor. Las cartas de­
ben ser fáciles y naturales, y espresar á las personas á
quienes las enviamos, justamente lo mismo que les di­ Bath, 16 de Julio de 1743.
ríamos si estuviésemos en su compañía. Puedes, si te aco­
moda, escribirla descansadamente el miércoles, y dejarla Mi querido hijo.
para que la recoja mi criado que mandaré el jueves. Recibí esta mañana tu carta y ejercicio, y hallé que
M. Coudert irá á verte tres veces á la semana; los ambos están mejor escritos que tus anteriores, de modo
martes y sábados á las tres de la tarde y los jueves á las que pude leerlos á primera vista. De consiguiente, es
einco. Leerá contigo la historia moderna, y al mismo claro que puedes hacer mas de lo que hacías, y estoy
tiempo te instruirá en la geografía y la cronología, sin seguro de que aun te es dado llegar á mayor perfección,
las cuales es de lo mas imperfecto y casi inútil el conoci­ naciendo de aquí mi deseo de que te sirvas alcanzarla.
miento de la historia. Te recomiendo por lo tanto, que Te devuelvo tu carta, porque contiene dos enormes fal­
prestes á ambas suma atención, seguro de que te serán tas ortográficas que he corregido y que conviene obser­
muy útiles. ves. Aquellas cosas que todo el mundo puede hacer bien,
Como sé que no te gusta estar largo tiempo en un si quiere, es vergonzoso hacerlas mal, como escribir y
mismo lugar, me lisonjeo de que tendrás cuidado de no deletrear, para lo cual solo se requiere cuidado y aten­
eternizarte en la tercera clase que ahora ocupas ; de tu ción. Hay otras, que un hombre no está ciertamente
voluntad depende pasar á puesto mejor, y ; espero que tu obligado á hacer, como bailar, pintar, tocar instrumentos
amor al cambio no dejará de tentarte. de música, pero el buen sentido le impone la regla de
Te recomiendo que seas obediente y muy comedido
con M. Fitzgerald ; yo le estoy de lo mas agradecido por
haber querido encargarse de tu instrucción, y si eres (a) Don Juan Iriarte espresa en verso el pensamiento de
aplicado y atiendes á sus lecciones, pronto se elevará tu Cicerón de la manera siguiente :
reputación en el colegio A cada mudanza de puesto se­ Tanto como en el hablar
guirá, como te he prometido, una recompensa, sin contar Escode el hombre á las bestias,
con la fama que adquirirás y que para una alma tan gran­ Escede á los hombres mismos,
de como la tuya, será sin duda un estímulo mas fuerte El que habla con elocuencia. Tr.

Digitized by kjOOQle
4a CARTAS

Ignorarlas completamente i menos de no hacerlas con nozco de la felicidad humana; y me figuro que tú posees
perfección (a). actualmente ambas ventajas; procura conservarlas, visto
Como te ocupas actualmente de la sustancia de los que solo depende de tu voluntad.
versos, debes tener presente que no basta dedicar á los Si no pudiere yo ir á la ciudad antes de que comiencen
exámetros y pentámetros un poco de juicio común, por­ las tontas vacaciones de San Bartolomé, querría que
que la poesía no consiste en esto únicamente; debes fueses, como de costumbre, á casa de M. Maittaire para
pues observar é imitar la dicción poética, los epítetos y divertirte con el griego. Ya le he escrito sobre el particu­
las imágenes de los mejores versificadores, porque aun­ lar, y espero en estas vacaciones mejores informes de tí,
que es cierta la máxima latina, nascitur poeta, fit ora- que los que se me dieron en las últimas. No me escribas
tor, esto se contrae únicamente al genio, al fuego y á la mas pasado el jueves de la semana entrante,porque tengo
invención del poeta, cosas que no se adquiren, sino que ánimo de ausentarme de aquí el sábado siguiente. Tam­
las da la naturaleza; pero la parte mecánica de la poesía poco hay necesidad de que me mandes ningún ejercicio
como la dicción, la mesura y la armonía, pueden adqui­ mientras sigas indispuesto, y quedaré satisfecho con
rirse por medio del cuidado y de la atención. saber tu recobro; pero puedes estudiarlos dos temas que
Espero que harás todo lo posible, para adelantar con te incluyo para que esten listos á mi regreso á la ciudad.
M. Fltsgerald en el griego, porque estoy seguro de que Observarás que son dos argumentos enteramente opues­
solo depende de tu voluntad. Te recordaré el parecer de tos, y veré con gusto lo que te ocurre sobre cada lado de
Horacio sobre el particular : la cuestión. Magnis tomen excidet ausis, es lo que
Vos exemplaria Gresca Ovidio dice de Faetón para escusar la empresa que no
Nocturna vérsate manu, versóte diurna. pudo conseguir; dando á entender que hay cierto grado
de mérito en emprender cosas grandes, aun cuando no
Todo el mundo sabe el latín, pero pocos conocen se consigan. El otro, Aut nunquam ten tes, aut perfice,
bien el griego, de manera que debes esmerarte para so­ recomienda la prudencia en todas nuestras tentativas y
bresalir en este idioma mas que en el primero, y conside­ no emprender nada sin estar seguros de poder llevarlo á
rando cuan largo tiempo llevas de aprenderlo, ya debias cabo. A Dios.
saberlo bien.
Si deseas que te lleve alguna cosa de aquí, dímelo y
la tendrás, con tal que á nuestra vista me den buenos
informes de ti el Dr. Nichols, M. Fitzgerald y M. Cou-
dert. A Dios.
Dubun, 25 de Enero de 1745.
lo­
Mi QUERIDO HIJO.

bato, 8 de Agosto de 1743. Como están en retardo cuatro correos de Inglaterra y


supongo que uno por lo menos, me traerá carta tuya,
Mi querido hijo. aprovecho esta ocasión para acusarte de antemano el re­
cibo de ella, y que no me trates de omiso, como ya lo
Siento mucho que te halles, como me escriben de Lon­ has hecho una ó dos veces. Veo con gusto, por tu carta
dres, malo de sarpullido, que supongo proviene de la que debo recibir, que estabas resuelto á aplicarte seria­
gran cantidad de fruta nociva que has comido; en todo mente á tus estudios, á atender con cuidado á lo que
caso, bueno es que ei mal haya tomado por sí mismo aprendes para saberlo bien, y á reflexionar y razonar so­
esta salida, porque después te hallarás mucho mejor ; bre lo que hubieres aprendido á fin de que tus trabajos
pero te ruego que durante algún tiempo la fruta sea para te sean provechosos. Estas son resoluciones muy buenas
tí la manzana del paraíso, quiero decir, prohibida, y no que aplaudo con todo mi corazón. Vamos ahora á la úl­
dejes que ninguna Eva de Westminster tiente tu paladar tima carta tuya que he recibido: me reconvienes seve­
con su canasto ó su puesto. La salud, en mi concepto, ramente porque ignoro, óá lo menos porque he olvidado,
merece mas atención que la vida, y no obstante, muy que ya llevas algún tiempo de haber pasado á la quinta
pocas gentes saben apreciarla por su manera de vivir. La clase. Confieso que aquí me miro embarazado para justi­
fruta es el único desarreglo á que te espone tu edad, ficarme, porque por una parte convengo en que no es
y ya ves las consecuencias que acarrea, las cuales no probable que en aquel tiempo hubieses dejado de comu­
pueden todavía compararse con ios males que causan los nicarme un acontecimiento de tal importancia, y por la
desarreglos de la virilidad. Ei vino y las mugeres produ­ otra no es verosímil que habiéndomelo escrito, lo hubiese
cen males incurables; la fiebre, la gota, la piedra, ei gá­ yo olvidado. Dices que esto aconteció hace seis meses;
lico, son las consecuencias necesarias de la relajación, mas aquí, con todos ios miramientos que te son debi­
¿ y habrá seres racionales que á sabiendas atraigan so­ dos, temo que te engañes, porque en ese caso habría si­
bre sí semejantes desgracias ? Estoy seguro de que tú no do antes de mi salida de Inglaterra, y estoy seguro de que
serás jamás contado en este número. Mens sana in cor- no hubo tal, y tampoco «parece en ninguno de tus escri­
pore sano (b) es la definición mas verdadera que yo co­ tos originales que aconteciese despues.¿ No es mas pro­
bable que esto proceda de la negligencia del escritor ? A
esta negligencia de los copistas debemos tantos hiatus,
fa) II esldans tousles arla des degrés différenls; errores, omisiones ect. en los manuscritos antiguos. Quizá
On peul avec bonneur remplir les seconds rangs : será necesario que te esplique el significado de los <mc¿-
Mais dans Par! dangereux de rimer ct d’écrire, l antes librarii. Estas personas, antes que se descubriese
11 n’est point de degré du mediocre au pire. la imprenta, transcribían las obras de los autores, unas
(B....) veces para su propio lucro, y las mas, porque general­
(6) Palabras de Juvenil Sat. X v. 356. mente eran esclavos, para el de sus amos. En el primer
Oraudum esl ut sil mens sana in corpors sano. Tr. easo la presteza mas que la esactitud era su negocioprin-

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD 49

clpal, porque mientras mas escribían mas ganaban; en concurra para formar ese no sé qué, que todo el mundo
el segundo, obsérvalo bien, como era un trabajo que se siente, aunque nadie puede definir con esactitud (a). El
les imponía y que no podían rehusar, eran perezosos, mejor medio de adquirirlo es en mi concepto, observarlas
descuidados, incorrectos y no se tomaban el trabajo circunstancias particulares que asisten á aquellas perso­
de revisar lo que habían escrito. El célebre Atico tuvo nas que mas nos agradan, y tratar de imitarlas, porque
un número considerable de estos esclavos amanuenses, lo que á ti te agradare agradará probablemente á los de­
y ganó por medio de ellos cuantiosas sumas. mas.
Mas volvamos á tu quinta clase, de que me ha separa­ M* Dunoyer te irá á ver en estas vacaciones, no tanto
do una digresión muy larga: ¿ Cuales son los libros grie­ para enseñarte á bailar, como para que aprendas á andar,
gos y latinos que en ella estudias ? ¿ Son tus ejercicios estar en pié y sentarte bien. Estas no son bagatelas como
referentes á la invención, ó bien te ocupas aun de tra­ se piensa generalmente, é influyen en las gentes mas de
ducir el mal ingles de los salmos en mal latín, ó de cam­ io que ellas mismas se imaginan; por lo mismo, te en­
biar únicamente la forma de los versos latinos, de gran­ cargo que las atiendas y procures que las actitudes y mo­
des en pequeños y de pequeños en grandes ? Las gentes vimientos graciosos lleguen á serte habituales. A Dios,
no aprovechan viajando simplemente, sino por las ob­ dentro de poco tiempo nos veremos.
servaciones que hacen y la buena compañía que frecuen­
tan en sus viajes. En consecuencia, espero que en tu
correría por la quinta clase, te acompañarás con Hora^
cío y Cicerón entre los Romanos, y Homero y Xenofonte
entre los Griegos, y que desecharás la peor compañía,
quiero decir, la de los epigramáticos griegos. Marcial
tiene ingenio y merece que lo veas de ves en cuando, Abril 30de 1745.
pero condeno á tu mayor desprecio los epigramas grie­
gos (a). Buenas noches. Mi querido iiijo.
Me censuras justamente por mi equivocación entre
Juno y Venus, y me alegro mucho de ser corregido por
tí. Lo que quise indicarte fué el discurso de Juno á Eolo
que se halla en el primer libro de Virgilio, y si dije Venus,
La Haya, 16 de Abril de 1745. dije muy mal. Tal vez lo que me Indujo en error fué que
en aquel discurso, si mal no me acuerdo, Juno se arroga
Mi qubrido hijo. un poco el carácter de Venus y trata de ganar á Eolo por
medio de la corrupción.
Entrega la adjunta á M. Coudert; es contestación á una Tus vacaciones de Pascua son por fortuna cortas, y te
carta que me escribió poco ha, en que te elogia, y por veré en Inglaterra antes que llegue tu ociosidad de Pen­
consiguiente me causó placer. Si tus elogios me procuran tecostés, aunque me lisonjeo de que no será para tí tiem­
tanta satisfacción, cuanto mayor no debe ser la tuya al po perdido; á lo menos, haré esfuerzos para estorbarlo.
saberlos por vía indirecta y por lo mismo esentos de toda Ya eres bastante grande, y á mi parecer muy juicioso,
lisonja! Ser alabado por personas dignas ellas mismas de para no estar persuadido de las grandes ventajas que re­
alabanza, y en cosas verdaderamente recomendables, es en tirarás para todo el resto de tu vida, aplicándote al prin­
mi concepto, el mayor placer que uno puede gozar. Tá­ cipio de ella. Si aprecias tu reputación, si deseas ser
cito espresa con gran fuerza este sentimiento en solo tres amado y bien recibido en lo venidero, este es el tiempo
palabras, cuando relata que Germánico acostumbraba y el único tiempo para reunir materiales y echar los ci­
disfrazarse é ir á los campamentos para escuchar lo que mientos de tu futura reputación, porque el cuerpo del
oficiales y soldados decian de él, y no oyéndoles mas de edificio podrá concluirse después fácilmente. Un solo año
elegios en su favor añade: Fruitur/ama sui (b). Ningún de aplicación en esta época, vale mas que diez en otra;
hombre merece la buena reputación si no la desea; y en tal virtud, te suplico que trabajes ahora para gozar
quien la desee puede estar seguro, hasta cierto punto, después, y que atiendas siempre á lo que trajeres entre
que la merece y que la obtendrá. Trata por lo tanto de manos, sea loque fuere, porque este es el medio de apro­
ganarla y revístete de ella, porque te aseguro que sin este vechar el tiempo. No hay en el mundo señal mas cierta
ropaje nadie puede estar bien vestido : mejor se hallaría
cubierto de andrajos.
Después de la reputación, cuyo cimiento es el sólido
mérito, la cosa mas lisonjera para uno mismo es agradar, (a) Les gráecs rival i sen t la beauté et n’étcndcnt pas moins
y esto depende de la manera de ejercer aquellas buenas leur empire. El les se montrent dans ce cbarmc inexprimable
cualidades que forman la reputación. Para ello 6e re­ du maiotien et de i’action quinous allí re malgré nous, dans les
quieren las gracias que deben acompañar y adornar á accents de la voix, dans les regards, sur les lev res, dans le
todas las palabras y acciones, á las miradas, á los ade­ geste, et particuliérement dans le sourire qui les répand sur
manes y al modo de hablar; todo esto es menester que toute la pbysionomie. 11 n’est pas plus aisl, de les définir que
de les íixer : cependant, on peut dire qu’eilcs modiGent tous
les mouvements extérieurs, exécutésdc la maniére la plus na-
lurelle et la plus séduisaute ; ce qui fait assez connaltre qu’on
les tient plutót de la nature que de l’art: aussi ne les copie-
(a) A la Abeja semejante, t-on qu’imparfaitemenl, ct rendent-elles ridicules tous leurs
Para que cause placer, insipides imilateurs. Elles sont indépendanies, léghres et
El Epigrama lia de ser : fugitives ; si on Ies appellc, elles s’éloignent : si on vout ios
Pequeño, dulce y puníante contraindre, elles se révoltent ; el il sufGl mime de s'en oc=-
(J.Iriarte.) Tr. cuper pour les faire disparaitre.
(k) Se deleita en 6ü fama. (Vbrnier) Tr.
4

Digitized by kjOOQle
50 CARTAS

de una alma frívola y apocada, que el pensar en una


cosa mientras se hace otra.Todo lo que vale la pena de
hacerse merece igualmente que se atienda en su ejecu­
ción. Cuando encontrares á alguno incapaz de prestar Castillo de Düdlin, 12 de Noviembre de 1745.
atención á un mismo objeto durante un cuarto de hora
consecutivamente , y que con facilidad le distrae la me­ Mi querido hijo.
nor bagatela, ten por seguro que es sugeto superficial é
incapaz de hacer cosas grandes. No consientas que nin­ Recibí tus dos cartas de 26 de Octubre y 3 del cor­
guna materia te desvie de lo que hubieres emprendido, riente, y las hallé bastante correctas, escepto en donde
á menos que su mayor importancia no lo reclame. te sirves de la palabra desafecto para espresar falta de
Cuando nos viéremos ya habrás cumplido trece años, cariño, en cuyo sentido rara vez ó nunca se usa en in­
y visto el cuidado que he tenido de tí, debes ser á esta gles, sino respecto de las personas aversas al gobierno
edad, lo que otros jóvenes á los diez y seis; por lo tanto, diciendo que le son desafectas; pero jamás decimos tal
espero encontrarte á mi vuelta con la madurez que cor­ individuo es desafecto á su padre, á su madre ect. aun­
responde á los diez y seis años. Buenas noches, (a) que en realidad esta locución nada tendría de viciosa;
mas el uso es el árbitro del lenguaje, y este uso, como
he dicho otra vez, lo establecen las personas de fina edu­
cación y literatas. El vulgo de todos los países habla muy
(a) En 24 de Junio de este año, escribía el autor, lo si­ mal su propio idioma, y las gentes decentes (como se
guiente á la marquesa de Monconseil, residente en París : les dice) lo hablan mejor, mas no siempre correcta­
..... Me serait-il permis, Madame, d’abuser de votre amitié mente, porque hay muchas que carecen de principios li­
et de vous consulter, de vous employcr, et de vous ennuyer, terarios. Los que hablan su propio idioma con mas
sur une affaire qui m’inléresse trés sensiblemente II me corrección, son aquellos que han estudiado y que fre­
semble que vous me répondez qu’oui ; je vais doncau fait; cuentan las mejores sociedades; á lo menos serán re­
le voici. J’ai un garlón, qui a cette beure a treize ans ; je vous
conocidos como modelos de la lengua del país. Las re­
avouerai naturellemenl qu’il n’est pas legitime, mais sa mere
glas gramaticales de la mayor parte de los idiomas, casi
estune personne bien née, et qui a eu des bontés pour moi
que jenemérilais pas. Pour le garlón, peut-élre est-ce préven- vienen á reducirse á una misma cosa, y tu gramática
tion, mais je le trouve aimable; c’est une jolie figure, il a latina te enseñará á hablar ingles gramaticalmente; pe­
beaucoup de vivacité, el je crois de l’esprit pour son Age. 11 ro cada lengua tiene sus idiotismos y su fraseología par­
parle franjáis parfaitement, il sait beaucoup de latín et de ticulares, que no admiten mas esplicacion que los capri­
grec, el il a l’bistoire ancienne et moderno au bout des doigts. chos del uso á los cuales es necesario someterse.
11 est » présent á l’écolc, oü je compte le teñir jusqu’au mois Por el último correo recibí una carta de M. Maittaire
de Mai qui vicnt : mais comme dans cea écoies, et méme il en que me asegura que vas muy bien en el griego, pero
faut ajouter, dans ce pays-ci, on ne songe pas M former les que no retienes las palabras, y sin ellas de nada te servi­
mceurs ou les manieres des jeunes gens, et qu’ils sont presque rán las reglas gramaticales. Estoy seguro de que esto no
tous nigauds, gauches et impolis, eníin, tela que vous les proviene de falta de memoria sino de atención, porque
voyez quand ils vont fe Paris fe l’áge de vingt ou vingt et un todo el mundo se acuerda de io que ha visto con cuidado.
ans, je ne veux pas que mon garlón resteassez ici pour prendre Se dice que los grandes ingenios son escasos de memoria,
ce mauvais pli, dont on ne se défail guéres, des qu’il est une pero yo digo que solo los necios la tienen corta, porque
fois pris. C’est pourquoi quand il aura quatorze ans, je compte son incapaces de prestar atención, á lo menos á las cosas
I’envoyer á París, et le mellre en pensión en quelque bonne
que la merecen, y después se quejan de falta de memoria.
mai son bourgeoise ; mais comme il sera alora trés jeune, et
qu’il n’aura pas, fe beaucoup prés, fini lesétudcs néccssaires,
Es cosa sorprendente para mi, que no ambiciones so­
j’enverrai avec luí un anglais d’unc érudition consommée qui bresalir en todo lo que haces, cuando para conseguirlo
conlinuera el augmentera son latin et son grec, et quflui en- bastaría que atendieses á ello, sin llevar el pensamiento
seignera en méme lempa sa logique, sa rhétorique, et un peu á otra parte. ¿ Puede haber cosa mas lisonjera que Ja re­
de philosopbie. Ce savant en sera le maitre absolu, dans la putación de sobresalir en lo que se emprende ? ¿ Puede
maison, et loules les matinées ; mais comme il ne sera guéres el ocio ó la disipación procurar un placer semejante? Qsri
propre fe luí donner des maniéres, ou, si vous la voulez, letón nil molitur inepte se dijo de Homero, y es el mejor elogio
déla bonnecompagnie, chose pourtant trés nécessaire, etpcut- que puede hacerse de cualquiera persona. Si yo me viese
étre aussi utileqife legrecetlelatin, nepourrais-je pas trouver
á Paris, quelque homme, ou quelque Abbé, qui, moyennant
de l’argent que je lui donnerais volonliers, se chargerait du
soin du garlón, depuisquatre beures de l’aprés-midi ; qui le
méncrait aux comédies, aux opéras, el méme chez vous, si driez-vous aussi avoir la bonté de vous infonner de quelque
vous vouliez bien luí en accoíder la permission ? Comme j’aimo bonne maison bourgeoise, oü il aurait une famille bonuéte
infiniment cetcufant, et que je me pique d’en faire quelque pour l’y placer. Et, si j’ose le demauder, voudriez-vous lui
cbose de bon, puisque je crois que rétoffe y est, mon idée permettre d’étrc quelquefois votre pago ebez vous le soir, pour
est de réunir en lui ce que jusqu’ici je n’ai jamais donner Ies cartea, le café el les cbaises ? En ce cas ife, ce serait
trouvé dans la méme personne; je veux dire, ce qu’il y a de bien sa meilleure école, maisje n’ose pas seulement y pcnscr.
meilleur des deux nations. C’est pourquoi, je lui destine son Comme sa naissance pourrait lui nuire chez de certaines
pédanl anglais, qui est d'ailleurs bomme d’csprit, pour l’éru- gens, je crois qu’il vaut mieux ne pas la dédarer, et le fairo
dilion solide queje lui voudrais, et son préceptcur franjáis passer pour mon neveu, selon l’exemple des cardinaux ; en
des aprés-diners, pour lui donner, avec les secours des com- cela aussi vous me dirigeres.
pagniesoü ilpourra le mener, cette loumure aisée, ces manié­ Vous voyez bien Madame, el par la longueur et par le con-
res, ces agréments, que súrement on ne trouve qu’en France. tenu de cette letlre, a quel poiiit ie compte sur votre antitié,
Vous ayant ainsi expliqué mon idée, ayez la bonté de me ou pour mieurdire, a quel poiul j’en abuse ; mais, couvaincu
dire, Madame, si vous croyez qu’il y ait moyen de la remplir, comme jelesuis, les excuses scraicnt déplacécs, ct si inalheu-
et de m’indiquer ce moyen. Pourriez vous trouver un leí rcusement je me trompe, les excuses no nieserviraicnt de ríen;
bomme, sur lequel on pourrait absolument se reposer? Vou- je ne vous en fais done puinl, et je vous dounc lo bon soir.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD 51

en tu lugar, te aseguro que estaría de lo mas triste y mor­ aquellas locuras establecidas á que los mismos hombres
tificado si no construyese á Homero ó no jugase á los bo­ de juicio tienen que someterse, en cuyo caso deben eje­
los mejor que otro alguno de mi edad y clase. Me gusta cutorias bien ; y aunque no pretendo que seas un baila­
mucho el epigrama que me enviaste últimamente, y de­ rín consumado, sin embargo, no me desagradaría que
searía que en todas tus cartas me transcribieses diez ó bailases con perfección, así como querría que hicieses
doce renglones de algún buen autor, quedando á tu elec­ bien todo aquello á que te dedicas. No hay cosa alguna,
ción la materia y el idioma. Mi objeto es que retengas por frívola que pueda ser, que en el caso indispensable
algunos trozos selectos de diferentes autores, y el medio de ponerla en obra, no deba hacerse bien. Por ejemplo :
mejor de conseguirlo es que los escribas, con tal de que el vestido es una cosa muy fútil, mas á pesar de eso, es
sea con atención. A Dios. Aplícate con tesón, ó no pasarás indiscreción que un hombre no se vista bien según su
tu tiempo muy agradablemente á mi regreso, (a) calidad y manera de vivir; y está esto tan lejos de ser
contrario al buen sentido, que es una prueba de sensatez
el presentarse tan bien vestido como las personas con
quienes tiene unoqueconcurir. La diferencia que en este
caso existe entre el hombre fatuo y el juicioso es, que el
primero se estima por su vestido y el segundo lo tiene
por risible, sin dejar por eso deconocerque no debe des­
Castillo de Dublin, Noviembre 29 de 1745. cuidarlo. Hay una multitud de costumbres locas que no
siendo nada culpables deben ser practicadas sin re­
Mí QUERIDO HIJO. pugnancia por los hombres sensatos. Diógenes el cínico
obró como un sabio despreciando las modas, pero fué un
Recibí tu ejercicio del sábado último de que estoy muy loco por haber hecho gala de su desprecio (a). Trata, si
contento. Ahora que se acercan las vacaciones de Navi­ es posible, de ser mas sabio que los demas, pero no se los
dad, he dispuesto que M. Desnoyers vaya á verte durante digas (b).
este tiempo, para ensenarte á bailar. Deseo que atiendas Es una bnena fortuna para Slr Ch. Hotham, haber caí­
particularmente al movimiento gracioso de los brazos, do en manos de una persona de tu edad, esperiencia y
que, con la manera de ponerse el sombrero y dar la mano, conocimiento del mundo. No dudo que lo atenderás cuan­
es lo que debe saber un caballero. El baile considerado to te fuere posible. Buenas noches.
en ai mismo, es cosa bien frívola y necia; mas es una de

(a) Julio 26. El autor á la marquesa de Monconseil:


...........Je vous avoue que mon aflection, ou si vous voulez Castillo de Dublin 8 de Febrero de 174G<
mi faiblease pour ce garlón, fait que tout ce qui luí arrive
m’est infiniment plus sensible que tout ce qui me pourrait Mi querido hijo.
axTÍver h moí-méme, et me fera toujours envisager vos
moí odres bontés pour lui, oomme les marques les plus solides Después de mi última han llegado á mis manos dos
et Ies plus flatteuses de votre ami lié pour moi. Par rapport i cartas tuyas, y á la vez otra de M. Morel encerrando un
sen arrivéc i París, cela dépend súrement, comme vous di tes, corto pero hermoso manuscrito que se dice ser tuyo; con­
de la paix, et si elle ne se fait pas dans un an d’ici, il faudra fieso que apenas puedo creerlo, por la gran diferencia
songer i le placer ailleurs; et, en ce cas-lh, je songe á Genéve; que hay entre esta y tu escritura ordinaria, y no quiero
mais si la paix se fait avant ce temps-lá, ce que par mille suponer que no escribes siempre con la perfección que te
autres raisons je soubaite, je liens qu’il n’y a que Paria pour es dado¡ porque hacer mal lo que puede hacerse bien, es
le bien former. Pour la maison oü vous complez le placer en un grado de negligencia deque te creo incapaz. Siempre
pensión, je m’en remets antiérement A vous, et cela ne sera he aplaudido tu laudable ambición de sobresalir en todo,
pas difficilc ; mais je con^ois bien les difficultés que vous me y por lo mismo no dudo que dentro de poco tiempo po­
montrez au sujet du polisseur. Je ne m’obstine nullement ni drás. escribir tan bien eomo la persona, sea quien fuere,
pour un Abbé, ni pour un savant : je demande seulement un que estendló el manuscrito que se dice tuyo. Los hom­
■omine d’esprit, qui ail du monde, et qui, élant pré- bres como tú, ven con desprecio la mediocridad, y no so
sentable lui-méme, pourrait présenter le garlón dans les bonnes
contentan con evitar la censura, sino que solicitan las
compagines et lui donner le ton des honnétes gens. Je serais alabanzas, y deseándolas rara vez dejan de merecerlas y
bien aise aussi qu’il voulüt lire avec lui l’histoire moderne,
et les ouvrages d’esprit, pour ¡'instruiré en méme lempsdes
de lograrlas.
faits et lui former le goút. Son anglais, qui sera avec lui, est un
Veo que te propones á Demóstenes por modelo, y no
magasin d’érudition grecque et latine, et de ce cóté-lb, il ne hay duda de que tu elección es acertada; pero recuerda el
déplaira pas á l’abbé Sallier; mais il ne pourra jamais I’in- trabajo que le costó llegar á tanta perfección. Declamaba
troduire ni méme l’accompagner cbez les gens du monde. A
son áge, il est impossible qu’il aille seul, surtout aux opéras
et auxcomédies, oü néanmoins il est bon qu’il aille quelque-
fois. Si un tcl homme est á avoir, vous en jugerez mieux que (a) La modo est un tyran dont rico ne nous délivre,
personne, et je m’en rapporte en toute súreté á votre choix.' A son bizarre goül il faut s’accommoder ;
............. Je sois entiérement de votre avis que sa naissance soit Mais, sous ses folies lois élant forcé de vivre,
absolument cachée, el qne dans cetle vue, il vaut mieux que Le sage n’esl jamais le premier á les suivre,
je passe pour un pareut plus éloigné et son tuteur, que pour Ni le dernier á les garder.
son oncle, mais pourlant je ne voudrais pas en imposer á (Pavillon).
Monsieur M.......... que j’bonore trop pour cela, el j’aimerais
(6) Sé sabio, y para no dejar de serlo,
mieox renoneer h tous les avantagcs qui résulleraieol au gar­
Escusa el ostentarlo y parecerlo.
lón d’étrc le galopín de Monsieur son fils, que d’en profiter
(Quevkdo). Tr.
par abas.

Digitized by <jOOQle
52 CAUTAS

en la orilla del mar durante las tempestades, tanto para hombres, menos confianza reposarás en ellos. Los jóve­
acostumbrarse á hablar en alta voz, como para no ser in­ nes tienen por lo común cierta confianza y candor irre­
terrumpido con el ruido y tumulto de las asambleas po­ flexivos, contraen fácilmente amistades, son crédulos á
pulares-, se metía unas piedrecillas en la boca para faci­ las protestas y ofrecimientos, se figuran que son corres­
litar su pronunciación que por naturaleza era defectuosa; pondidos con igual sinceridad, y al fin siempre sufren los
de cuyos hechos infiero que al hablar abría ios labios y tristes resultados de su inesperiencia. Si puedes guardar
los dientes, y que articulaba las palabras clara y distinta­ un secreto, guárdalo para ti (a), porque siendo posible
mente, en voz bastante alta para poderse oir en toda la que tu amigo de boy se convierta mañana en tu enemi­
estension de mi biblioteca. go, debes cuidar de no ponerte á su discreción mientras
Si solo para las gracias de la oratoria se tomó aquel dura la buena armonía. Las mismas tretas y arterias que
grande hombre tantas penas, es de creer que su esmero los niños de tu edad ponen ahora en obra respecto de tus
seria mayor para adquirir sus partes mas sólidas. Me juguetes y de tu dinero, las verás en los hombres el día
imagino que se aplicaba con el mayor cuidado á la pro­ que tu lo fueres respecto de otros objetos.
piedad de los términos, la pureza y elegancia de su len­ Tu epigrama francés es muy gracioso, y en cambio te
guaje, la distribución de las partes de su discurso, la envío ese escelente epitafio ingles que se compuso á una
fuerza de sus argumentos, la solidez de sus pruebas y, dama tan bella como virtuosa :
por último, las pasiones y juicio de su auditorio. Me fi­
guro que comenzaba por un exordio para captarse la Undemeath this sione doth lie
buena opinión y benevolencia de sus oyentes ; que en se­ As much virlue as coulddie ;
guida esponia en pocas palabras, pero claramente, el ll'hich, when olive, did vigour gire
punto en cuestión • que entonces avanzaba las pruebas y To as much beauly as could lite (b)
después los argumentos ; que después de esto recapitu­ A Dios. Trabaja con tesón porque se acerca el dia do
laba sucintamente lo que habia dicho, dando nueva tu examen.
fuerza á las partes principales y tocando ligeramente y
con arte las débiles; en fin, que terminaba dirigiendo su
mayor esfuerzo á las pasiones del auditorio. Siempre
que prelendieres persuadir ó prevalecer, asesta tu Uro á
las pasiones, porque los hombres se toman por este
flanco. Cesar en la batalla de Farsalia dijo á sus solda­
dos que dirigiesen bus armas al rostro de los secuaces Abril b de llkC
de Pompeyo; así lo hicieron y alcanzaron la victoria. Yo
te aconsejo que apuntes á las pasiones y lograrás el mis­ Mi querido iiijo.
mo triunfo. Una vez que hubieres atraído á tu interes el
orgullo, el amor, la piedad, la ambición ó cualquiera Espero que dentro de poco tiempo pensarás y hablarás
otra pasión dominante de las personas con quienes tu­ de las niugercs de un modo mas favorable que en el dia.
vieres que hacer, no temas que su razón obre en tu contra. Tu te figuras que desde Eva hasta ahora no han hecho
A Dios. mas que daño ; por io que toca á aquella dama te la
abandono, pero desde su tiempo la historia te enseñará,
que los hombres han causado males mayores que las
mugeres, aunque, si he de decir la verdad, yo no te
aconsejaría que te fiases en unos ni otras mas délo ab­
solutamente necesario ; pero si te aconsejaré que nunca
Dudlin, 18 de Febrero de 174G. ataques á las corporaciones sean las que fueren, porque
ademas de que no hay regla general sin escepcion, te
Mi querido hijo.
He recibido tu carta del 11 con bastante placer, porque
está bien escrita bajo todos aspectos. Celebro que co­ (а) Si tuvieres encerrado
Tu secreto, y en tu pedio,
miences á gustar de Horacio; mientras, mas lo leyeres
Por sabio serás juzgado;
mas te deleitará. Su arte poética es en mi concepto su
Pues lias contigo acabado
obra maestra, y las reglas que contiene son aplicables á Hecho que pocos han hecho.
casi todas las circunstancias de la vida. Evitar los estre­
ñios, observarla propiedad, consultar las propias fuerzas Hoscosas son de estimar
y ser consecuente desde el principio hasta el fin, son Sobre todas cuantas son :
La primera es el callar,
preceptos útiles, tanto al poeta como á los demas hom­
Y la segunda el obrar
bres. Siempre que leas esta obra, ten esto presente, y por Lo bueno con discreción.
todas partes lo hallarás cierto. Con muchísimo gusto te
cedo mi Tácito con tal que el uso que de él hagas sea ra­ Yo me sentí reprendido
zonable, es decir, que lo leas, aunque dudo si no será Muchas veces porque hablé,
todavía un poco difícil para tí. Este autor escribió en De lo cual quedé corrido;
tiempo de Trajano, cuando la lengua latina habia dege­ Pero nunca arrepentido
De las cosas que callé.
nerado considerablemente de la antigua pureza de la era
de Augusto; ademas, tiene cierta concisión de estilo que (Aranda).
no pocas veces le hace obscuro; pero por otra parte co­ (б) Deposita este túmulo frío
noció y describe perfectamente al género humano, y esta De virtud la suprema mesura,
es la mayor y mas útil de las ciencias, á la cual nunca Que prestó, siendo viva, alto brío,
es temprano para que te apliques, ni superfluo cualquiera Al tamaño mayor de hermosura.
trabajo que á ella dedicares. Mientras mas conozcas á los Tr*.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CI1ESTERFIELD 53

crearás gratuitamente muchísimos enemigos. Entre las f Como yo no he estado nunca en Suizá, tendré que re­
muge res, de la misma manera que entre los hombres, currir á tí para que me des algunos informes acerca de
hay bueno y malo, y quizá entre ellas se cuentan tantas, la constitucton.de ese país. Por ejemplo : ¿ forman los
ó mas, buenas que entre los hombres. Esta regla se trece cantones unida y colectivamente un gobierno en
aplica igualmente á ios jurisperitos, eclesiásticos, corte­ que resida la suprema autoridad, ó es cada cantón so­
sanos, ciudadanos ect. ect. Todos son hombres, sujetos berano en sí mismo, sin estar obligado por ningún pacto
á las mismas pasiones, no diferenciando mas que en constitucional á obrar de consuno con los demas canto-
ciertos hábitos conformes á su diversa educación, y seria nes?¿ Puede cada uno de estos aliarse con una potencia
tan injusto como imprudente atacarlos en cuerpo. Los estranjera sin el consentimiento de tos otros doce ,ó á lo
individuos olvidan algunas veces, por los cuerpos y so­ menos sin pluralidad de votos? Puede un cantón decla­
ciedades, jamás. Muchos jóvenes piensan que es una rar la guerra á otro? Si eada cantón es soberano é inde­
prueba de ingenio y de buen tono, hablar mal dei clero, pendiente, en quien se deposita el supremo poder de este
y en esto se engañan torpemente, pues en mi opinión, cantón? Es acaso en un solo Individuo ó en varios ? Si es
los eclesiásticos son como los demas hombres, ni mejo­ en uno, cómo se llama ? Si en varios, qué denominación
res ni peores por llevar sotana. Todas esas reflexiones se les dá, senado, consejo ó qué ? No creo qne sepas estas
injuriosas sobre gremios, naciones, sociedades ect., son cosas por tí mismo, pero consultando con quienes las sa­
chocarrerías vulgares, propias de truhanes, que sin ben, podrás responder en tu próxima estas cuantas pre­
ningún ingenio pretenden alcanzarlo recurriendo á esta guntas. Estoy seguro de que sientes la necesidad de sa­
clase de lugares comunes. Juzga de los individuos por ber todas estas materias, y por consiguiente lo indispen­
el conocimiento particular que de ellos tengas, y no por sable que es conversar con las gentes del país que solo
su sexo, profesión ó denominación. pueden dártelas á conocer con esactitud; á la vez que la
Aun cuando á mi regreso no encontrare yo que has mayor parte de los Ingleses que viajan, soto hablan con
crecido, espero sin embargo que tu cabeza se habrá en­ sus compatriotas, y el resultado es que á su regreso á la
sanchado, y á este precio me mostraré menos cuidadoso patria no saben mas de lo que sabian antes de partir.
délo demas. A los dos ó tres meses de mi llegada, tendre­ Esto proviene de esa vergüenza mal entendida que les in­
mos tú y yo que separamos por algún tiempo : es preciso funde timidez y les impide frecuentar la sociedad; á ve­
quevayas á estudiar los hombres, á!a vez que los libros, ces también nace de no saber hablar la lengua indispen­
de todos los idiomas y naciones, siendo para entonces sable (a) que los pondría en estado de tomar parte en las
mas necesarias la observación y las reflexiones. Ya ha­ conversaciones. Por lo que toca á esta especie de ver­
blaremos estensamente de esta materia cuando nos güenza, te creo superior á ella. Tu figura es como la de los
veamos, que espero será hácia la última semana de este demas, y supongo quepara evitar toda singularidad, cui­
mes; entre tanto sabes que soy Tuyo. das de que tu vestido también lo sea. ¿ De qué tendrías
pues que avergonzarte? ¿Por qué no te presentarías en una
concurrencia con tanto desembarazo y tan poco temor
como cuando entras en tu propio cuarto? El vicio y la
ignorancia son las únicas cosas que deben avergonzar­
nos; evítalas y podrás ir por todas partes sin temor ni in­
quietud. Yo he conocido individuos que sintiendo el peso
Datii, £9 de Setiembre de tUC. y los inconvenientes de esa infundada vergüenza, ban
caído precisamente en el estremo contrario y se ban
Mi querido hijo. vuelto impudentes, de la misma manera que el cobarde,
en el esceso del peligro, obra á veces á lo desesperado;
Recibí por el último correo tu carta del 23 escrita en pero este es otro defecto que debe evitarse con no menos
Beidelberg, por la que he visto con suma complacencia, cuidado, porque no hay cosa mas detestada generalmente
que te Informas de las particularidades de los pueblos que la impudencia. El medio entre estos dos estremoses
por donde transitas. Haces bien de ver las curiosidades lo que constituye al hombre bien educado, y en tal posi­
que en ellos existen, como la bula de oro en Francfort, ción se manifiesta firme y con despejo en la sociedad, mo­
el tonel en Heidelberg etc. Otros viajeros ven estas cosas, desto sin bajeza y resuelto sin impudencia; si es estran-
hablan de ellas, y es muy puesto en orden que tú hagas jero, observa con cuidado los usos de las personas dis­
lo mismo; pera debes tener presente que solo el acto tinguidas del lugar en que se halla, los imita compla­
material de ver, es lo que menos importa al viajero, y cientemente, y en lugar de criticarlos asegurando á las
que loque mas le interesa esoir discurrir y conocer el gentes, que los de Inglaterra son cien veces mejores, como
cómo y el por qué de las cosas esenciales. En tal virtud por lo regular hacen mis compatriotas, habla sin despre­
te recomiendo que tus investigaciones se dirijan princi­ cio de sus mesas, sus habitaciones, sus vestidos y demas
palmente al conocimiento de la constitución y costumbres cosas, aunque en su interior no las apruebe. Este grado
particulares de los países por donde transites, ó en que de complacencia no es criminal ni abyecto; es pagar úpi-
hicieres mansión; infórmate á quien pertenecen, por qué í^mente á poco precio la buena voluntad y afecto de las
derecho ó dependencia, y desde cuando ; en quien se personas que nos admiten en su conversación. Como en
halla depositada la suprema autoridad ; por qué clase de general loa hombres se complacen en bagatelas de esta
magistrados y de qué manera se administra la justicia especie, aquellos que se rehúsan á satisfacerlas, costando
civil y criminal. Es igualmente necesario que entres en tan poco, son mas débiles que los demas. Hay un precio­
relación con cuantas personas puedas, con el fin de ob­ so librito en francés escrito por el abate Bellegarde, titu­
servar el carácter y usos de los habitantes, porque aun­ lado : L’arl dcplaire dans la conversation, y aunque
que sea cierto que la naturaleza humana es por todas confieso que es imposible reducir este arte de agradar á
partes la misma, sin embargo, son tantas y tan variadas reglas fijas, sin embargo, puede sacarse mucho partido
las modificaciones que recibe por la educación, hábitos
y costumbres diferentes, que observándola con superfi­
cialidad y ligereza podría creerse casi distinta. [a) El fi ances.

Digitized by kjOOQle
54 CARTAS

del libro en cuestión. Creo que lo hallarás en Ginebra y como deberes, sino que te los señalo como conducentes,
si no en Lausana, y te aconsejo que lo leas. Mas yo es­ y aun como absolutamente necesarios á tus placeres;
tablezco este principio; que el deseo de agradar acorta porque ¿ qué mayor placer puede darse, que el de que
por lo menos la mitad del camino para lograrlo; el resto nos consideren todos como mas aventajados que los de
depende del modo de manejarse, y esto te lo enseñará el nuestra misma edad y manera de vivir?, y por consi­
cuidado, la observación y el trato con la buena compa­ guiente, qué cosa que mortifique mas que la de ser aven­
ñía ; pero si eres negligente, perezoso y se te dá poco de tajados por ellos ? En este último caso, la vergüenza y
agradar ó no, creeteque nunca serás bien acogido. sentimiento deben ser en tí mayores que en ningún otro,
Sin sentirlo selia alargado esta carta considerablemente, porque todo el mundo sabe el estraordinario cuidado que
pero como me lisonjeo á cada instante de que mi espe- se ha tenido de tu educación, y las oportunidades que se
riencia podrá ser de alguna utilidad á tu juventud y poca te han presentado para saber mas que los jóvenes de tu
práctica del mundo, vierto en el papel cuanto me ocurre, edad. No confino la apUcacion que te recomiendo al sim­
y continuaré haciéndolo con todo lo que crea que puede ple deseo y á la emulación de aventajar á los demas, bien
serte ventajoso en este importante y decisivo periodo de que sea muy grato el placer y muy escusable la vanidad
tu vida. Dios te guarde. que de ello retiramos; Intento ademas, que sobresalgas
P. D. Sigo mucho mejor, y pronto dejaré este lugar. en la cosa misma; porque á mi modo de ver, el saber las
cosas á medias es lo mismo que ignorarlas completamente.
El conocer poco y de todo, lejos de procurarnos crédito y
satisfacción, nos ridiculiza y deshonra muy á menudo.
M. Pope dice con verdad :
A little knovoledge is a dangerous thing ;
Drink deep, or tosté not the Castallian spring (a¡).
Batii, 4 de Octubre de 1746
Lo que se llama tener una tintura de cada cosa, es
Mi querido hijo. señal infalible de presumidos. En estos últimos tiempos
me be puesto á considerar qué hombre tan desgraciado
Aunque empleo muchas de mis horas en escribirte, sería yo actualmente, si no hubiese adquirido en mi ju­
confieso que muy á menudo me ocurren dudas de si será ventud algún fondo de gusto y saber (b); ¿ qué habría
en provecho tuyo; sé que los consejos son generalmente hecho de mí mismo, en esta edad, sin tal recurso ? Ha­
mal recibidos, y que quien mas los necesita, es quien me­ bría, como lo hacen muchos ignorantes, destruido mi
nos los sigue y ama; sé también que el aviso de los padres salud y mis facultades, pasando tontamente las tardes y
se atribuye por lo común al capricho, á la arrogancia ó á noches; ó bien, disipando el tiempo en frívola charla
la cháchara de la vejez. Pero por otra parte me lisonjeo con mugeres, me vería espuesto al ridículo y desprecio
de que tu propia razón, aunque sin madurez suficiente de estas mismas; ó en fin, me habría ahorcado, como lo
para sugerirte mucho por 6Í sola, se baila sin embargo, hizo cierto hombre, aburrido de ponerse y sacarse dia­
bastante adelantada para poder juzgar y concebir verda­ riamente las botas. Mis libros, y nada mas que mis libros,
des claras; me lisonjeo, digo, de que tu propia razón, es lo único que me ha quedado; y cada dia encuentro
tierna como es, debe darte á conocer que no me anima cuan cierto es lo que dice Cicerón del saber: Hoec aludía
mas ínteres que el tuyo en los consejos que te doy, y con­ adolescentiam alunt, senectutem oblectant; secundas
secuentemente presumo, que, á lo menos, no dejarás de res ornant, adveréis perfugium ac solatium prabent;
considerarlos y pesarlos bien, en cuyo caso espero que delectant domi, non impediunt foris; pemoctant no-
algunos producirán su efecto. No pienses que yo intente biscum, peregrinantur, rustican tur (c).
ordenar como padre,* Intento solamente aconsejarte co­ No Intento por esto escluir la conversación del número
mo amigo, y como amigo Indulgente; tampoco temas que de goces de la vejez; al contrario, es un placer muy grato
trate de frustrar tus placeres; al contrario, lo único y muy racional en todas edades ; mas la conversación de
que pretendo es ser guia y no censor de ellos. Deja que mi
esperiencia supla la que á ti te falta, y que en el progreso
de tu juventud te desembarazo el camino de las zarzas
y espinas que me rasguñaron y desfiguraron en el curso (a) Corto saber es cosa peligrosa ;
de la mia. Ni aun siquiera intento darte á entender cuan O nanea pruebes la Castalia fuente,
absolutamente dependes de mí, puesto que no tienes, ni O de ella bebe en cantidad copiosa.
puedes tener, un chelín que yo no te diere; y que, como
no tengo debilidades femeniles para contigo, tu mérito (b) Henreuxcelui qui, dansla fleur de l’áge
debe ser y será, la única medida de mi bondad; digo pues Fait provisión de talents !
que no es mi ánimo darte á entender todas estas cosas, Si le savoir est utile en tous temps,
porque estoy convencido de que te manejarás bien, lle­ Au sein de Pin fortune il l’est bien davantage,
vado de principios mas nobles y generosos ¡ quiero decir, Dans l’exil oudans 1’ ese la va ge
Eprouvant les rigueurs du sort,
el amor al bien obrar (a), y la gratitud y afecto á mí.
J’ai con o a maint grand personnage
Te he recomendado tantas veces la aplicación y cuida­
Que son talent a sauvé de la mort.
do á todo lo que aprendes, que no te los menciono ahora
(Boinvilliers)
(c) El estudio mejora la juventud y divierte la vejez, adorna
(a) lerendo dice : la prosperidad y sirte de refugio y consuelo en el infortunio;
Boc patrium esl potius consue[acere filium deleita en el propio suelo y no estorba en el ageno, hace las
Sua «ponte recle [acere, qnam alieno meta. noches menos tristes; es un compañero alegre y divertido en
Un padre acostumbrará á su hijo á obrar bien, antes por su los viajes, y nos entretiene en la soledad de los trabajos
impulso propio, que por algún temor ageno. rurales. »pr.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD

los Ignorantes no es conversación, y ni aun á ellos mis­ que de otra manera podrían habérsete escapado; y tus
mos les procura placer, pues se cansan con su propia propias observaciones sobre los hombres, comparadas
esterilidad, sin tener materia bastante que les suminis­ con las que hallarás en los libros, te ayudarán á fijar la
tre palabras para sostener la conversación, (a). verdad.
Permíteme pues, recomendarte encarecidamente, que Para conocer bien á la especie humana se necesita
acopies, mientras puedes, un gran caudal de saber; tanto cuidado y aplicación como para conocer los libros,
porque aunque durante la disipación de tu juventud no y quizá aun mas sagacidad y discernimiento. Yo conozco
se te presentaren frecuentes ocasiones de emplearlo, sin varias personas, ya de edad, que han pasado toda su vi­
embargo, cuenta positivamente con quevendrá un tiempo da en el gran mundo, pero con tal ligereza y descuido,
en que io necesitarás para mantenerte. Los graneros públi­ que no le conocen hoy mejor que cuando tenían quince
cos se abastecen en años fértiles ; no porque se sepa que años. No te lisonjees pues, con la idea de que podrás ad­
el próximo ó el segundo ó tercer año serán escasos, sino quirir este conocimiento en la frívola charla de vanas
porque se prevee que tarde ó temprano vendrá un año compañías ; no.; necesitas ahondai mas profundamente;
en que habrá necesidad del grano, (ñ). necesitas ver el interior de los corazones con tanta cla­
No quiero entenderme mas sobre esta materia, tienes á ridad como los semblantes. Casi todos los hombres nacen
tu lado á M. Harte que confirmará lo que te digo; tienes con todas las pasiones basta cierto grado, pero casi to­
discernimiento para conocer que es cierto; y en una dos tienen una dominante á que se hallan subordinadas
palabra, tienes á Moisés y los profetas; si no quieres las demás. Atisba esta pasión dominante en cada indivi­
darles asenso, no creerás nada, aun cuando vieses resu­ duo ; espía los mas ocultos escondrijos de su corazón, y
citar á un muerto. No te imagines que el conocimiento observa las diferentes operaciones de ia misma pasión en
que tanto te recomiendo, se limita solo á libros, bien diversas personas ; y cuando hubieres encontrado la do­
que este sea un conocimiento muy agradable muy útil y minante de algún hombre, jamás te fies de él en donde
necesario: me refiero igualmente al gran conocimiento aquella pasión se hallare interesada ; opera sobre él por
del mundo, mas necesario aun que el de los libros. Cierto medio de ella, si te acomoda, pero está alerta, por mas
es que ambos se dan reciprocamente la mano, y nadie protestas que él te hiciere.
poseerá uno de ellos con perfección, sin poseer el otro. Desearía que leyeses esta carta dos veces; pero dudo
El conocimiento del mundo, solo se adquiere en el mun­ mucho que lo hagas una sola hasta concluiría. Por ahora
do, y no en un retrete. Los libros solos no te lo darán á no quiero molestarte mas, pero pronto continuaremos
conocer, pero sí sugerirán á tu observación muchas cosas este asunto. A Dios.
Acabo de recibir tu carta de Schaffhauscn : al poner
la fecha olvidaste el mes.

(a) Ocuparse es saber lograr el goce


De lo que somos, pues al que es ocioso
Nada hay que le alboroce,
Antes bien halla en si grande tormento :
Necesario es nutrir el prodigioso
Dath, 9 de Octubre de i 746.
Fnego, que de alimento
Está sirviendo al alma,
Porque uno se aumenta luego calmo. Mi querido hijo.
(Burgos) Trad. Los trabajos que has pasado en tu camino de Ileldel-
(6) El autor, en su juventud, se dedicó con tesón á sus es­ berg á SchaffbauscD, el reposo sobre paja, el pan negro
tadios. En agosto de 174 2, hallándose en e! colegio de Cam­ y la berlina rota, son preparativos muy á propósito (a)
bridge, escribiá lo siguiente á Mr. Jouneau, francés protes­ para los mayores trabajos y fatigas que debes esperar en
tante desterrado, de quien había recibido sus primeras leo el curso de tus viajes; y si quisiésemos moralizar, po­
ciooes de idiomas y de historia : dríamos llamarlos la muestra de los accidentes, tropiezos
...... Je continué bien ferme daos mes études, qui ne sont y dificultades que todo hombre encuentra en el curso
encore que le latín et le grec, á cause que la íbire, qui va ve- de su vida (ó). En este camino, el entendimiento es el
■ir dans dix jours, les aurait interrompues, mais aprés que
ce divertissement sera finí, je dois commencerle droit civil, la
pbilosophie, et un peu de mathématiques; mais pour l’ana-
tomie, je ne pourrai pas Papprendre; car quoiqu’il ait eu un
(u) Son la mejor escuela
pauvre péndu, le chirurgien, qui avait coutume de faire ces
Para los hombres,
opérations, n’en a pas voulu faire cette fois, parce que c’était
Las penas, los trabajos
u bomme, el alors il dit que Ies écoliers ne veulent poinl
Y sinsabores :
venir. •
Que en ella aprenden
En Octubre del mismo año le decía igualmente :
A ser sobrios, juiciosos
•....... J’ai bien des affaires sur le bras, car j’emploie plus
» Y diligentes.
d’une beure par jouraudroil civil, et loul autant á la pliilo-
(Frutos Literarios).
sopbie; ellasemaine qui vient, l’avcugle (el profesor Saun-
denon que era ciego) commcncera ses le^ons de malhómati- (6) Entra I’ uomo, allor che nasco
qaes, de corte queme voici bien oceupé. Croiriez-vous bien In un mar de (ante pene
•ussi que je lis Lorien et Xénoplion en Grec? ce qui m’est Che s’ avvezza dalle fasce
venda asset aisé, car je ne m’embarrasse point d'apprendre Ogni a lían no a sostener.
loutes les rtgles de la grammaire : mais mon tuteur, qui est Ma per luí si raro é il bene,
■ne grammaire vivante, me les cnseigne en lisanl. Jo me Ma la gioja é cosí rara
rtserve da temps pour joucr á la plumo, car je sou- Che a soíTrir mai non impara
baite aussi bien le corptu eanum que le mens sana, il me sem­ Le sorprese del piaccr,
blo que l’un ne vaul guéres saos l’autrc. (Metastisio.) Tr,

Digitized by kjOOQle
56 CARTAS

coche que debe conduclrte(a), y según el estado de fuerza cion regular,puede estar seguro de sobresalir en ellas (o).
ó debilidad en que se hallare, según su mas ó menos ne­ La historia antigua y moderna se aprende fácilmente poi
cesidad de reparo, tu camino será mejor ó peor, bien que medio de la atención ; lo mismo digo de la geografía y
de todas maneras encontrarás algunos malos caminos y la cronología, pues ninguna de ellas requiere ana parte
malas posadas. Así pues, cuida de conservar este indis­ estraordinaria de genio ú invención. El hablar y escribir
pensable cocheen el mejor estado posible; examínalo, clara y correctamente, con desembarazo y gracia, se ad­
mejóralo y consolídalo diariamente ; todo hombre puede quiere sin duda, leyendo con cuidado los mejores auto­
y debe hacerlo, y el que lo descuida, merece sentir y sen­ res, y prestando atención á los mejores modelos. Estos
tirá ciertamente, los fatales efectos de su negligencia. son los conocimientos que te son mas necesarios en la
A propósito de negligencia, debo decirte algo sobreesté carrera á que te destinas; de tu voluntad solo depende
particular. Sabes que te he significado varias veces que adquirirlos á fondo ; é ingenuamente te digo que me Irri­
el cariño que te tengo no proviene de flaqueza femenil, taré mucho contra tí si así no lo haces, porque como
y que lejos de cegarme me comunica mayor perspica­ tienes los medios en tu mano, la culpa solo será tuya.
cia para descubrir tus defectos. Al manifestártelos no so­ Si la atención y el cuidado son indispensables para ad­
lo uso de mi derecho, sino que cumplo con un deber, y quirir estos talentos, sin los cuales jamás podrás ser
tu propio interes debe estimularte á corregirte de ellos. hombre de Importancia, ni figurar en el mundo, no lo
En el prolijo escrutinio que he hecho de tí, no he des­ son menos con respecto á las prendas mas pequeñas que
cubierto hasta ahora, gracias á Dios, ningún vicio del co­ se requieren para que seas grato y acepto en la sociedad.
razón, ni ningún flaco peculiar de la cabeza ; pero he En verdad, todo lo que vale la pena de saberse, merece
descubierto pereza, inatención é indiferencia, faltas que ser bien aprendido, y nada se aprende bien sin atención;
solo son perdonables en los viejos, quienes en la deca­ por lo mismo considero que esta debe llevarse hasta las
dencia de la vida, cuando la salud y el espíritu men­ cosas mas inferiores, aun al baile y al vestido. La cos­
guan, tienen una especie de titulo á aquella clase de tumbre ha establecido que á veces sea necesario á un
tranquilidad ; mas un joven debe siempre ambicionar la joven saber bailar; y así, atiende mientras aprendes á
distinción y el aventajamiento; ser vivo, activo é infati­ hacerlo, á fin de no aparecer risible, aun en este acto ri­
gable en los medios de conseguirlo, y como Cesar : A’iZ dículo. El vestido es de la misma naturaleza y merece
actum reputans, si quid superesset agendum. Parece igual atención; no con ánimo de rivalizar ó de sobre­
que á ti te falta aquel vivida vis animi que estimula y salir como petimetre, sino para evitar la singularidad, y
escita á muchos jóvenes á agradar, á sobresalir y á dis­ por consiguiente el ridículo. Cuida siempre de que tu
tinguirse. Sin el deseo y el ahinco necesarios para ser vestido sea semejante al de las personas juiciosas de tu
hombre notable, no esperes serlo nunca; así como sin eded en el país que habitares, y de cuyo vestido no se
el deseo y la atención indispensables, jamás podrás agra­ hable por este ó el otro estremo, como muy negligente, ó
dar. Nullum numen abest, si sil prudencia, es una muy estudiado ($).
verdad incuestionable respecto de todas las cosas, escep- Lo que comunmente se llama : hombre distraído, es
to la poesía ; y yo estoy segurísimo de que un hombre de por lo regular un hombre muy débil ó muy afectado; pe­
mediano entendimiento, puede, por medio del cultivo, ro sea lo que fuere, estoy seguro de que es persona muy
de la atención, y de un moderado trabajo, llegar á ser lo desagradable en la sociedad, porque no cumple con los
que quiera, menos buen poeta. Tú te educas para pasar comunes oficios de la urbanidad parece no conocer hoy á
la vida en medio del mundo bullicioso y brillante; tu las gentes con quienes mostraba vivir ayer en íntima
objeto inmediato son los negocios públicos, los intereses, amistad; no toma parte en la conversación general, sino
la historia, las constituciones, los usos y las costumbres que por el contrario la interrumpe de cuando en cuando
de las diferentes partes de Europa ; y cualquiera hombre con uno de sus arranques, (c) como si dispertase de un
de sentido común, que preste á estas materias una aten-

(а) No con gana perezosa


Se ha de inquirir el saber,
(a) La routede la vie bumaine
Sino con maravillosa ;
De mauvais pas esl toute pleinc.
Porque el que quiere gran cosa
Pour m’en tircr faciiement
Gran cuidado ha menester.
Voici ce que je Tais : J’attellc
(ABANDA. )
A cette voiture mortelle,
Queje conduis au monument, (б) Andar aseado y limpio
La Justice premiéremenl Conviene; pero no sea
Qui marche toujours rondement; Tanto que en estremo toque :
Et la Charilé, sans ¡aquello Huye de iufluencias nuevas :
Elle ¡rail moins iégérement. En el vestir lo mas llano
La Vérité, l’Indépendance, Es lo que mejor asienta,
N’ayant qy’un simple el légor frein, Que quien se engalanó mucho
Sont au devant el vonl bon (rain ; Nunca fué hombre de prendas.
Loin du chemin de l’Opulence. (Fragoso).
A la volée esl la Sanlé
Qui, jointe avec le badinage,
(c) La distracción de alma es causa de que pronunciemos
Me fail franchir avec gaieté
tantos discursos fuera de orden y cometamos tantos actos ridicah
Tous les mauvais pas du voyage.
culos, que nunca será esl remado el cuidado que se ponga para
Je n’aurai ríen a désirer
evitarla. La Bruyére dice : » Menalque se trouve par basará
Ni du Sort ni de la Nature
avec une jeune veuve, il lui parle de son défunl mar i, luí de­
Si Paítela ge peul durer
mande commenl il est morí. Cette femme, á qui ce discours
Aussi longlemps que la voiture.
renouvelle ses douleurs, pleure, sanglotle, et ne laisse jamais
(Brgnier.) Tr. de reprendre tout le délail de la maladie de son époux, qu’clle

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD 57

sueño; (a) esto, como llevo dicho, es indicio seguro, ó de no puede alegar ninguna de estas razones, solicitase y
una alma tan débil que es incapaz de ver mas de un ob­ ejerciese este derecho de distracción en la sociedad, su
jeto á la vez, ó tan afectada que haría creer que se halla pretendido derecho podría considerarse, á mi modo de
enteramente absorta en contemplación de grandes é im­ ver, como una ausencia voluntaria por su perpetua
portantes objetos. Newton, Locke, y acaso cinco ó seis falta de atención á lo que pasa en la sociedad. Por frívo­
personas mas, desde que el mundo es mundo, pueden la que fuere la compañía en que te encontrares, sin em­
haber tenido un derecho á la distracción,por aquella in­ bargo, mientras te hallares presente, no manifiestes que
tensa meditación que requerían las materias que investi­ la juzgas tal por tu desatención, sino mas bien toma el
gaban (b)-t pero si un jóven y un hombre de mundo, que tono que reinare en ella, y en vez de mostrar desprecio,
confórmate en cierto modo con las debilidades de las
personas. Nada hay que soporten las gentes con mas im­
paciencia, ni que perdonen menos, que el desprecio (a);
conduit depuis la veille de la fiévre qu’il se porlait bien, jus- y muchas veces olvidan con mas facilidad una injuria
qa’M l’agonie. Jfadums, luí demande Menalque, qui l’avait que un insulto (ó). Así pues, si eliges mas bien agradar
apparenunent écoutée avec attention, naviex-vous que ce- que ofender; si es mejor que seas amado y no aborreci­
Ini-láT do, y que se hable de tí bien y no mal, acuérdate de pres­
Los dos ejemplos siguientes son una prueba palpable de los tar siempre á todo el mundo, aquella atención que li­
despropósitos que puede cometer una persona distraída. Una sonjea la pequeña vanidad de cada hombre, y cuya falta,
señora que padecia un cólico en invierno y que ella atri­
como mortifica su orgullo, jamás deja deescitar su resen­
buía al trio eslremado, llamaba á sus frecuentes frutos de la
estación. Un sujeto distraído volvió en si cuando ella hablaba timiento, ó cuando menos su mala voluntad. Por ejem­
de frutos de la estación y le preguntó si ios comía con fre­ plo : muchas personas, por no decir todo el mundo,
cuencia. tienen sus debilidades, sus aversiones y sus gustos por
Cn comerciante á quien se le dió á firmar la fé de bautismo tales ó cuales cosas; de manera que si te rieses de un
de nao de sus hijos firmó distraídamente : Pedro y Com­ hombre por su aversión á un gato, ó al queso, que son
peta. antipatías muy comunes; ó por desatención y descuido
hicieses venir estos objetos á su presencia pudiendo evi­
(<) Begnard hace la siguiente .descripción de un sujeto de tarlo, podría en el primer caso considerarse insultado, y
esta especie en su comedia titulada el Distraído. en el segundo despreciado, y no olvidará ni uno ni otro;
C’est un homme étonnant et rere en son espéce. á la vez que tu cuidado para procurarle lo que le gusta,
Qui réve fort h ríen, et s’égare saos cesse : y evitarle lo que odia, le hace patente que su persona es á
II cherche, il trouve, il brouille, il regarde sans voir; lo menos objeto de tu atención, lo cual lisonjea su vani­
Qoand on luí parle blanc, soudain il répond noir. dad y probablemente le inspira por ti mayor amistad que
II vous dit non pour oui, oui pour non; il appelle la que habrías obtenido por medio de servicios mas im­
Une femme monsieur, et moi mademoiselle; portantes. Con las mugeres es necesario llevar las aten­
Preod souvcnt Fun pour l’autre, et va sans savoir oü;
ciones á cosas aun mas insignificantes; los usos del
Oa dit qu’il est distrait] moi je le tiens pour fou.
mundo han impuesto á los hombres esta especie de deber,
(6) Los contemporáneos del grao Newton dicen en sus me­ y así lo ordenan las reglas de la urbanidad.
morias, que este reconocido príncipe de los filósofos se vió su­ Las estensas y frecuentes cartas que te remito, en grao
jeto á largas y frecuentes distracciones. Es muy curioso é inte­ duda de que te sean provechosas, traen á mi memoria
resante lo que sobre el particular refiere su biógrafo. • Durante ciertos papeles, que tú no ha mucho, y yo en tiempos pa­
los dos años, dice, que empleó Newton en preparar su inmor­ sados, hemos enviado á cometas ó papelotes, y que lla­
tal obra titulada : Principios de la Filosofía natural, en que mábamos correos ó mensajeros ; de los cuales, unos los
*e hallan espueslos tantos descubrimientos admirables, no volaba el viento, otros eran rotos por la cuerda, y muy
existía sino para calcular y pensar; y si la vida de un ser, pocos subían hasta tocar el cometa; pero por ahora me
sometido á las necesidades de la humanidad, puede ofrecer contento, como lo hacia entonces, con que algunos de
alguna idea de la pura existencia de una comprehension ce­
los presentes mensajeros lleguen hasta tí. A Dios.
lestial, puede decirse que la suya presenta esta imagen. Per­
dido i menudo en meditaciones de objetos tau grandiosos,
obraba sin sentirlo, y sin que su pensamiento pareciese conser­
var vínculo alguno con su cuerpo. Varias veces, al tiempo de
levantarse, se sentaba de pronto en la cama, detenido por
algún pensamiento’, y permanecía en esta postura, medio des­
ando, horas enteras, siguiendo siempre la idea que le ocupaba.
Habría olvidado auo tomar su alimento, si no se le hubiese
recordado ; y quizá cuando esta necesidad se dejaba sentir, no
bahriasido difícil persuadirle que ya la había satisfecho. • lado del fuego con el huevo en la mano y el reloj hirviendo en
Entre los muchos ejemplos curiosos de ausencia de alma, es la vasija sin que él se hubiese apercibido do su error.
deor, de alma intensamente ocupada de un solo asunto, es muy Tr.
célebre el siguiente acontecido al misma filósofo Newton.
(a) 11 disprezzo é una piaga insopportabile peí cuore hu­
Hallándose una mañana profundamente sumergido en el estu­
dio de algún problema difícil, no quiso ir á desayunarse con su mano ; l’abiludine non ve lo duó accoslumare; é se la virlu
riescetalvolta a rattemprarne il dolore, non riesce giammai a
familia. Poco después su muger, temiendo que el largo ayuno
cancel lar ne la memoria. Qualunque potere, qualunque auto-
le hiciese daño, lo envió i una criada con un huevo y una vasija
deagua hirviendo. La criada tenia orden de pasar el huevo por ,ritá abbiano gli altri sopra di noi, nonci po&siamo giammai
persuadere che abbiano il diritto di sprezzarci.
■gn» y permanecer allí hasta que su amo lo hubiese toma­
da; masesle, queriendo oslárselo, la despidió, diciendo que él (GIOIA).
mismo prepararía el alimento. La criada pusoel huevo sobre la
mesajuotoá un reloj de bolsa, y diciendo i su amoque debía te­ (6) Se perdona una injuria fácilmente,
nerlo tres minutos en hervor, salió del cuarto; mas temiendo Mas una afrenta irrita eternamente.
qw olvidase desayunarse volvió á poco y encontró i su amo al (Lobos) Tr.

Digitízed by kjOOQie
CARTAS

servirte para medir el afecto que te profeso, y aunque las


unas disminuyan, te aseguro que el otro se mantiene
intacto.
Londres, 15 de Octubre de 1746. Acabo de recibir tu carta de 25 del pasado, y por el
correo anterior otra de M. Harte, habiéndome sido muy
Mi querido hijo. placentero el contenido de ambas : la de M. Harte por los
buenos informes que de tí me da, y la tuya por las buenas
Supongo que á esta hora te hallas enteramente estable­ noticias que me envías de lo que deseaba saber. Te pido
cido en tu casa de Lausana, y así te pido que me informes que me comuniques ulteriores informes sobre el gobierno
de qué manera pasas el tiempo, y cuales son tus estudios, de ese país, que espero te será bien conocido antes de
tus diversiones y tus amistades ; porque yo doy por su­ dejarlo. La desigualdad del terreno de Lausana no podrá
puesto que te informas diariamente de la naturaleza del menos de convenirte en este tiempo frió, porque el subir
gobierno, y de la constitución de los trece cantones; y y bajar te tendrá callente. Dices que no faltan por ahí
como yo mismo ignoro estas cosas, necesito dirigirme á buenas y numerosas compañías; pero vamos á esto, ¿has
tí para saberlas. Conozco los nombres pero no la natura­ asistido á ellas? has entablado conocimiento y con quien?
leza de varios de los mas considerables empleos, como Nómbrame algunas personas. Continúas aprendiendo el
Jos avoyers los seizeniers, los banderets y el gros tau- aleman, leyéndolo y escribiéndolo ?
tier. Deseo pues, que me digas cual es la particular ocu­ Ayer vi una carta de M. Bochat á uno de sus amigos,
pación, encargo ó incumbencia de estos magistrados; la cual me procuró el mayor placer que he disfrutado
mas como me figuro que la diferencia que haya en los después de largo tiempo, por los buenos informes que de
gobiernos de los diversos cantones no ha de ser muy esen­ tí contiene. Entre otras cosas que M. Bochat dice en
cial, no querría que te tomases el trabajo de informarte alabanza tuya, menciona el Ínteres y tierna inquietud
de cada uno de ellos en particular, sino que te limitases que manifestaste durante mi enfermedad, por lo qué,
al cantón en que resides, y al de Berna, que considero aunque puedo decir que me lo debes, te vivo agradecido,
como el principal. No estoy seguro de si el País de Vaud, visto que los sentimientos de gratitud no son universales,
en donde te hallas, siendo una conquista de los Duques y ni aun siquiera comunes. Como tu amor á mí no puede
deSaboya en 1536, tiene igual participación en el gobier­ venir mas que de hallarte convencido, por propia espe-
no particular del cantón, que la parte alemana compren­ riencia, del cariño que te profeso (porque hablar de afecto
dida en él. Te pido que te informes, y en seguida que me natural es hablar jerigonza), la única recompensa que
lo comuniques. deseo, es aquella cuya concesión interesa mas á tu pro­
En este instante recibo tu carta de Berna de 2 del cor­ pio bien, quiero decir, la práctica invariable de la virtud,
riente, con la de M. Harte de igual fecha, bajo cubierta y la infatigable prosecución de conocimientos. A Dios, y
de M. Burnaby. Veo por la última, y en verdad que ya vive persuadido de que te amaré estremadamente mien­
me habla ocurrido, que algunas de tus cartas, con otras tras lo merecieres, pero ni un minuto mas sin merecerlo.
de M. Harte, no me han llegado. Bueno será que en lo
sucesivo, tanto él como tú, me dirijan sus cartas, por
conducto de M. Wolters, Agente de S. M. Británica en
Roterdam, quien tendrá cuidado de remitírmelas con se­
guridad. Si no has recibido cartas mias, es porque te las
mandé en derechura á Lausana, en donde te creta ha
tiempo, nohabiendo querido enviártelas sobre tu camino, Londres, 9 de Diciembre de 174G.
porque no me pareció probable que hubiesen dado con­
tigo ; pero me persuado qne á tu llegada á Lausana ha­ Mí querido hijo.
brás encontrado bastantes cartas mias, y acaso mas de
las que hubieres leido, á lo menos con atención. Aunque tengo muy poco tiempo, y escribo por este
Me alegro mucho de que la Suiza sea tan de tu gusto. correo á M. Harte, no puedo enviar un paquete á Lausa­
Estoy impaciente por saber como marchan otras mate­ na sin uno ó dos renglones para ti. Te agradezco tu carta
rias, después de tu establecimiento en Lausana. Dios te de congratulación, á pesar de lo que sufriste al escribirla.
bendiga. Presumo que el accidente que ocasionó la pena, fué de­
bido á aquel grado de aturdimiento de que varias veces
mo he tomado la libertad de hablarte. Aunque el puesto
que ahora ocupo es el blanco de las miras y deseos de
muchísimas personas, se me confió, en cierto grado,
contra mi voluntad, y la reunión de varias circunstan­
cias, me obligó á enredarme en éi; pero siento que para
Londres, 2 de Diciembre de 1746. ocuparlo se necesita mas fuerza de alma y cuerpo que la
que yo tengo; si tú tuvieses tres ó cuatro años mas, to­
Mi querido hijo. marías parte en mis trabajos viniendo á mí lado; pero
espero que emplearás los cuatro años próximos de modo
En mi presente situación (a), no tengo tiempo para es­ que te constituyan capaz de serme útil, si es que va has­
cribirte tan estensa ni tan frecuentemente como lo hacia ta allá mi ministerio. El saber leer, escribir y hablar cor­
mientras me hallaba en un deslino mucho mas descan­ rectamente los idiomas modernos, y conocer las leyes de
sado y provechoso; mas el número de mis cartas no debe las naciones, asi como la historia, la geografía y la cro­
nología, son cosas absolutamente necesarias en este em­
pleo, para el cual siempre me he propuesto hacerte idoneo.
Con estos talentos podrás verisímilmente ser mi sucesor,
(a) El autor acababa de ser nombrado ministro de estado de aunque no inmediato.
S. M. Británica. Espero que emplearás todas tus horas, lo cual pocas

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD 59

gentes saben hacer, y que aprovecharás de cada momento versation enjouée et galante des femmes de condition et
de esta ó la otra manera. Yo llamo emplear bien el d’esprit, sont les vérltables plaisirs d’un honnéte homme;
tiempo, el pasear , conversar, montar á caballo ect. en qui ne causent ni maladie, ni honte, ni repentir. Au lieu
ocasiones convenientes; pero lo que no puedo perdonar á que tout ce qui va au-delá, devient crapule, débauche,
ninguno, es el callejear y no hacer nada absolutamente, fureur, qui, loin de donner du relief, décrédite et desho­
con una cosa tan preciosa como es el tiempo, y tan irrecu­ nore. Adieu.
perable cuando perdido.
¿ Has hecho conocimiento con algunas Damas en Lau-
sana ? ¿ Te conduces con suficiente cortesía para hacerles
desear tu compañía? Necesito terminar. Dios te ben­
diga.

TRADUCCION DE LA CARTA ANTERIOR.

Londres, 24 de Febrero de 1747.


Lordres, le 21 Février 1747.
Señor mío,
Monsibur,
Como ambos corremos riesgo de olvidar el francés por
Pour entretenir réciproquement notre franjáis, que falta de práctica, espero no llevaréis á mal que me
nous oourons risque d’oublier tous deux, faute d’habitu- procure la honra de presentaros mis respetos en este idio­
de, vous permettrez bien que j'aie l’honnenr de vous as- ma, y que tendréis igualmente la bondad de contestarme
surer de mes respecta dans cette langue, et vous aurez en el mismo; no porque tema yo que olvidéis hablarlo,
aussi la bonté de me repondré dans la máme. Ce n’est pas pues que verosímilmente las dos terceras partes de vues­
que je craigne que vous oubliiez de parler francais.puisque tra cháchara cotidiana son en francés; sino porque si per­
apparemment les deuxtiers de votre caquet quotidien sont déis la costumbre de escribirlo, podría llegar día en que
dans cette langue; mais c’est que si vous vous désaccou- perdieseis aquella pureza gramatical, y aquella esacta or­
tumiez d’écrlreen franjáis, vous pourriez, nn jour, man- tografía que tanto os distinguen en los otros idiomas : y
quer á cette pureté grammaticale et á cette orthograpbe en resurgidas cuentas, vale mas escribir bien, aunque sea
exacte, par oú vous brilles tant dans les autres langues : en francés. Por lo demas, como es una lengua que se
et au bout du compte, il vaut mieux écrire bien que mal, presta al chiste y buen humor, me conformaré con esta
máme en franqals. Au reste, comme c'est une langue faite circunstancia, reservando mi gravedad para el ingles.
ponr l’enjouement et le badinage, je m'y conformerai, et Por ahora no os hablaré de vuestro griego ni latin, ni
je réserverai mon sérieux pour tangíais. Je ne vous par­ tampoco del derecho de gentes público ó particular; ha­
lera! done pas á présent de votre grec, de votre latín, de blemos mas bien de vuestras recreaciones y placeres,
votre droit, soit de la nature ou des gens, solt pubiic ou puesto que también debemos tenerlos. ¿Me atreveré á
particulier; mais parions plutót de vos amusements et de preguntaros cuales son los vuestros? ¿Es por ventura ,
vos plaisirs, puisqu'aussi bien ii en faut avoir. Oserais-je un juego de sociedad moderado con la buena compañía?
vons demander quels sont tes vótres ? Eit-ce un petit jeu ¿ Se trata acaso de meriendltas agradables, en donde la
de soclété, en bonne compagnie ? Est-il question de alegría y la decencia se hallan reunidas? Hacedme vues­
pe tita soupers agréables, oú la galeté et la bienséance se tro confidente sin temor de hallar en mí un censor se­
trouvent réunies ? Vous ne me trouverez pas un censeur vero; al contrario, aspiro al empleo de ministro de vues­
aévére; au contraire, je sollicite templo! de ministre tros placeres con ánimo de indicároslos, y aun de con­
de vos plaisirs : je vous en indiquerai et máme j'y con- tribuir á ellos.
tribueral. Muchos jóvenes se entregan á placeres que no les de­
Nombre de jennes gens se livrent i des plaisirs qu’ils leitan, porque por abuso se les llama placeres; y aun mu­
ne goütent point, parce que, par abus, ils ont le nom de chas veces se engañan hasta el punto de tomar la relaja­
plaisirs. lis s’y trompent méme souvent, au point de ción por placer. Confesad que la embriaguez que arruina
prendre la débaache pourleplaislr. Avouez que l'ivrogne- el espíritu y la salud, es un escelente placer! El juego
rie, qui ruine également la santé et l’esprit, est un beau fuerte, que ocasiona mil pesadumbres y desazones, que
plaisir. Le groa jeu, qui vous cause mille mauvaises a (Tai­ deja á uno sin un cuarto y le comunica el aire de un po­
res, qui ne vous laisse pas le sol, et qui vous donne tout seído, (a) es un placer esquisito, no es cierto? La disipa-
l'air et les maniéres d’un possédé, est un plaisir exquis,
n’est-ce pas ? La débauche de femmes, á la vérité, n'a
guéres d'autres suites que de faire tomber le nez, ruiner
la santé, et vous attirer , de temps en tempe quelques (a) Déguiser d’un beau nom ion ardenle avarice;
conps d’épée. Bagatelles que celaI Voilá cependant le Par un plaisir trompeur accrollre ses eunuis;
catalogue des plaisirs de la plupart des jeunes gens, qui Passer dans le désordre el les jourt et les nuil* ;
ne raisonnent pas par eux-mémes, et qui adoptent sans S’emporter sans rcspect sur le moindre caprice;
discernement ce qu'il plait aux autres d’appeler du Entrerdans la fureur presque á tous les^moments;
beau nom de plaisir. Je suis trés persuadé que vous ne Méler h chaqué mol los plus affreux serments;
tomberez pas dans ces égarements, et que dans le choix lnvoquer des démons la puissance infernale;
de vos plaisirs vous consulterez votre raison et votre Avoir le ceur en trouble et le visage en feu ;
Hasarder son salut par uno ardeur brutale ;
goút.
Voilí ce qu’aujourahui le monde appelle jeu.
La société des honnétes gens, la table, dans les bornes
requises, un petit jeu qui amuse sans intérét, et la con- (d’Andilly). Tr.

Digitized by kjOOQle
60 CARTAS

don con las mugeres, no tiene á la verdad, mas resulta­ Ambas contienen cosas que te son tan favorables, que en
dos que el de narices comidas, ruina de la salud, y algu­ justicia á ellos y á tí, me creo obligado á dártelas á cono­
nas estocadas de cuando en cuando, simples fruslerías i cer. Los que son acreedores á una buena fama, deben
Este es sin embargo, el catálogo de los placeres de la ma­ saber que la disfrutan, tanto para su propia satisfacción,
yor parte de los jóvenes, que sin ningún raciocinio ni como para que les sirva de estimulo. Dicen que no solo
discernimiento adoptan lo que á otros acomoda dar el te hallas despercudido, sino medianamente civil; y que
bello nombre de placer. Yo estoy persuadido de que no la cáscara inglesa de esquivez y de agreste vergüenza,
caeréis en semejantes errores, y que en la elección de que, por decirlo de paso, te cubría en grado muy regular,
vuestros placeres consultaréis vuestra razón y vuestro ha desaparecido bastantemente. Me alegro muchísimo
gusto. de ello, porque como te he dicho á menudo, las prendas
La sociedad con hombres honrados; los manjares den­ menores, es decir, los modales atractivos é insinuantes,
tro de los límites requeridos (a); un corto juego que di­ el comedimiento, el garbo y porte airoso, son de infinita
vierta sin interes(d); y la conversación jovial y obsequiosa mayor ventaja de lo que generalmente se cree, sobre
con mugeres de condición y de talento, son los verdade­ todo en Inglaterra. La virtud y el saber tienen, como
ros placeres de un hombre honrado, los cuales no ocasio­ el oro, su valor intrínseco ; pero si les falta el pulimento
nan enfermedad, vergüenza ni arrepentimiento; á la vez de la urbanidad, perderán ciertamente mucha parte de
que todo lo que pasa esta raya, se convierte en crápula, su lustre ; y aun el bronce bruñido se preferirá al oro
relajación y furor, que lejos de dar relieve á un hombre, lo bruto por muchas gentes. Que de defectos no cubre poi
desacredita y envilece. A Dios. lo común, la jovial y desembarazada cortesía francesa I
Muchos Franceses carecen de sentido común, y muchos
mas de común literatura ; pero en general, sus buenos
modales compensan de tal manera estas faltas, que fre­
cuentemente pasan ocultas. Yo he dicho á menudo, y
pienso en realidad, que un Francés que reuniere á un
fondo de virtud, de erudición y de buen sentido, los
Londres,6 de Marzo de 1747.
modales y cortesía de su país, es la perfección de la na­
turaleza humana. En tu arbitrio está si quieres, y espero
Mi QUERIDO HIJO. que querrás, alcanzar esta perfección ; conoces lo que es
virtud, y si te place puedes obtenerla, pues se halla al
Cualquiera cosa que se refiere á tí me afecta estrema- alcance de todo el mundo; y desgraciado de aquel que
damente en uno ú otro sentido, y ahora me hallo afec­ no la adquiere ! Dios te ha favorecido con buen sentido,
tado de la manera mas grata por haber visto últimamente y posees ya bastantes conocimientos para obtener en
dos cartas de Lausana en que se habla de tí; una de tiempo oportuno todo lo que un hombre debe saber. Con
Madama de Saint Germain, y la otra de M. Pamplgny. estos conocimientos te miras lanzado desde temprano en
el mundo, y tuya será la culpa, si no adquieres en él las
otras prendas necesarias para completar y adornar tu
carácter.
(a) Mediante comer vivimos, Harás tus cumplidos á Madama de Saint Germain, y á
Si es moderado y con tasa ; M. Pamplgny, manifestándoles cuan sensible eres á su
Y si bien no nos regimos, parcialidad para contigo, por los ventajosos testimonios
Enfermamos y morimos que según te hallas informado, han enviado aquí, de tu
Cuando de la linea pasa. persona.
Si en las acciones que hacemos A Dios, continúa haciéndote digno de recomendacio­
Nos debemos estremar nes como estas, y entonces no solo merecerás, sino que
En huir de los estreñios, te daré pruebas de mi mas verdadero afecto.
En las cosas que comemos
Cuanto mas es de mirar?
Comer fuera de compás
Es de voraces y locos,
Y aun si miras hallarás
Morir mas por comer mas
Y de hambre morir pocos. Londres, 27 de Marzo de n*7.
A los viciosos glotones
Siempre los vi comparar Mi querido HIJO.
Con puercos gordos cebones,
Con lobos y con leones El placer es la roca en que se estrella la mayor parte
Y ballenas de la mar. (ARANDA). de los jóvenes, quienes se lanzan con vela desplegada en
busca de este tesoro, pero sin brújula para dirijlr su cur­
(¿>) No juegues que si juegas so, ni razón suficiente para gobernar el bajel (a); y de
A la mayor calamidad te entregas,
Pero podrá» lo hacer, si es con juicio,
Por entretenimiento y no por vicio;
(a) É da corso altero fióme
Paga lo que perdieres si jugares
L’arreslar difficil meno
Y no pidas jamas lo que ganares ,
Che agli affelti i ni por re il freno
Prudente y cuerdo fia
D’ ioesperta gioventü.
Tu interes de la agena cortesía,
Dell’eta nel primo ardoro
Que esta ejecuta sin hacer estruendo;
Cede agí’ impeti del core
Vence callando y triunfarás venciendo.
La ragione, e la virtii.
(Aragón.) Tr. (Mktastasio.) Tr.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERF1ELD G1

esta doble carencia resalta, que en vez de placer solo doné esta locura luego que supe calificarla de absurda é
bailan pena y vergüenza. No te imagines qae yo intente Indecorosa (a).
reñir con el placer como un estóico, ó predicar en su Seducido así por la moda, y adoptando ciegamente
contra como un párroco; no; intento señalártelo y reco­ placeres de nombre, perdí los reales y verdaderos ; y aho­
mendártelo como un epicúreo; deseo que lo disfrutes ra es necesario confesar, que la diminución de mi fortu­
suficientemente y mi única mira es impedir que lo com­ na, y el quebrantamiento de mi salud (ó), son el justo
prendas mal. castigo de mis errores (c).
La primera reputación á que aspiran casi todos los Sírvante de ejemplo hijo mió ; elije tus placeres por tí
jóvenes, es á la de hombres de placer; pero general­ mismo y no permitas que te sean impuestos; sigue á la
mente la asumen bajo fianza ; y en vez de consultar su naturaleza y no á la moda, pesa el presente goce con las
inclinación y su propio gusto, adoptan á ciegas todo consecuencias que acarrea, y deja que tu juicio solo haga
aquello que sus mas íntimos conocidos quieren bautizar la elección (d).
con el nombre de placer; y en la vulgar aceptación de la Si volviese yo á comenzar la vida con la esperiencia
frase, un hombre de placer significa un hombre entre­ que ahora tengo, me procuraría placeres reales y no
gado á la bebida, á las mugeres, al juego, y un jurador y imaginarios; gozaría de las delicias de la mesa y del vino,
maldiciente perpetuo. Como puede serte provechoso no pero me guardaría de las penas inseparablemente anexas
quiero retraerme de confesarte, aunque con vergüenza, ai esceso de entrambos; no seria yo á los veinte años
que los vicios de mi juventud procedieron mucho mas de un misionero de templanza y abstinencia ¡ dejaría que
mi necia resolución de ser un hombre de placer, tal cual los otros hiciesen lo que gustasen, sin meterme á repren­
le ola yo caracterizar, que de mis propias inclinaciones. derlos en tono formal y sentencioso, y me formaría la
Yo siempre odié naturalmente la bebida, y sin embargo, firme resolución de no destruir mis propias facultades,
bebí muchas ocasiones, con digusto al hacerlo, y sufrí al ni mi salud, por complacer á ios que no cuidan de las
dia siguiente grandes indisposiciones, solo porque con­ suyas propias; el juego me serviría de pasatiempo, y no
sideraba entonces la bebida como un requisito necesario de eterna pesadumbre; es decir, jugaría en sociedad una
en un caballero elegante (a). bagatela (e) para divertirme y conformarme con ia coa-
Lo mismo en cuanto al juego. Yo no carecía de dinero,
’__________________________________________________
y por consiguiente no tenia necesidad de ganarlo; pero
vela el juego como otro ingrediente necesario en la com­
posición de un hombre de placer ; me precipité pues, á (a) Ay de aquella juventud
Que esta costumbre recibe
practicarlo, sin deseo á los principios; le sacrifiqué mil
Y á cuanto mal se apercibe!
placeres reales, y fué causa de que pasase yo mil inquie­
Que no se logra virtud,
tudes y disgustos durante los mejores treinta anos de Donde la blasfemia vive.
mi vida. '
Llegó á tanto mi aturdimiento, que por espacio de un (Lopede Vega).
corto tiempo maldije y juré, con la mira de adornar y (6) Si quieres vivir sano
completar el brillante carácter que afectaba j pero aban­ Si a viejo llegas,
Vive en tus verdea años
Con continencia :
Pues los esceso* *
Perjudican ai alma,
Dañan al cuerpo.

(á) Desde mediados del siglo diez y ocho basta estos últimos
(Frutos Literarios).
tiempos, el uso de bebidas espirituosas fué común en Ingla­ (c) Courir de mallresse en maltressc,
terra, y todavía descubre el viajero, en la sociedad inglesa, Passer ses jours, en libertin,
algunos restos de una costumbre que llegó á propagarse aun Dans la continueile ivresse
entre las clases mas elevadas. Lord Cbcsterfield trató siempre Qui nalt de l’amour et du vio ;
de inspirar i su hijo la misma repugnancia que él sentía por Par des liqueurs de toute espéce,
la embriaguez ; y en sus obras completas vemos que combatió Se brúler du soir au matin,
este vicio por la imprenta con las armas del ridículo. Sus ar­ C’cst mettre un poignard dans son sein,
tículos sobre el particular son un modelo de sátira picante que C’est se presser de vivre et bíter sa vieillesse,
dispusieron mucho los ánimos para la reforma que después C’est creuser son lombeau, c’est courir á sa fin,
comenzó á sentirse. La siguiente anécdota, tomada de las men­ C’est, en terme de banque, escompler sa jeuncase.
cionadas obras, puede dar idea de la eficacia del arma con que (Pannard.)
Lord Chesterfield atacó la embriaguez de sus compatriotas.
« Fni invitado una vez, dice, por un coronel, á comer en un (i/) Car le plaisir cesse de l’étro
» club con varios amigos suyos. Durante la comida se bebió Quand il cesse d’étre goúté :
• opíparamente, y concluida que fué, el coronel, viendo sa- La débauclie ne peut paral (re
• lisfecho el apetito de los convidados, propuso que los man- Sans faire fuir la volupté.
• jares y manteles se retirasen de la mesa y quedasen unica- Qu’accompagné de la tendresse,
» mente ios licores. La compañía aprobó esto unánimemente, L’Amour soit Gis du sentiment;
• y mientras se verificaba, pregunté al coronel, con aparente Et que Bacclius, laissant 1’ivresse,
» seriedad, si alguna parte de los manjares debía servirse de N’ait, avec luí, que l’enjoúment.
» nuevo con el vino y licores; esto le sorprendió diciéndome : (Saurín.)
• pues qué, aun teneis hambre? contestóle que no, pero le
(e) Jugad solo por placer
• pregunté á mi vez si él tenia sed ; no, me respondió ; pues
Y perded muy noblemente;
■ entonces, le repliqué, porqué no se ha de comer sin hambre,
Sin que pródigo seáis
• como se bebe sin sed? Mi amigo quedó tan corrido con mi
Espended prudentemente.
> reflexión, que no me habló una palabra, y solo me miró con
• gran asombro ect. Tr. (Máximas de la Sabiduría). Tr.

Digitized by kjOOQle
62 CARTAS

tambre; pero cuidaría de no aventurar sumas cuya ga­ pero que también cuidará de lo mas esencial, esto es,
nancia no me haría gran provecho, á la vez que la pérdida que la obra corresponda á tanto adorno. Una encuader­
de ellas podría ponerme en grandes apuros para pagar­ nación lujosa, atrae los ojos y llama generalmente la
las, y obligarme quizá á cercenar otros artículos (a). atención, pero con esta diferencia, que las mugeres, y los
Paso en silencio las ribas que por lo regular acarrea el hombres que son como mugeres, atienden, á la pasta
juego fuerte. mas que al libro; á la vez que los hombres de juicio y de
Emplearía muchas de mis horas en la lectura, y el resto saber, examinan inmediatamente el interior, y si encuen­
en compañía de gentes amables é instruidas, sobretodo tran que no corresponde con la elegancia dei estertor, lo
con las que fuesen superiores á mí. Frecuentaría las so­ arrojan con indignación y desprecio. Espero que cuando
ciedades de hombres y mugeres de moda, que aunque esta edicten de mis obras se abra y lea, podrán decir los
frívolas por lo común, ablandan y alegran el alma, y jueces que hay en ella consistencia, conexión, solidez y
procuran ciertamente la 'ventaja de pulir y suavizar genio. M. Harte puede recensere y emendare tanto como
las maneras. le parezca; pero su trabajo será vano si tú no cooperas á
Estos serían mis placeres y diversiones si fuese posible la perfección de la obra.
volver atrás de mis últimos treinta años; placeres que Te agradezco los últimos Informes queme has enviado
puedo asegurarte son los verdaderamente/asAionabfes, de nuestros sucesos en el Mediterráneo; y tienes razón de
y los únicos que se procuran las personas decentes y sen­ decir que un secretario de estado debe hallarse esacta-
satas. ¿ Crees que sea del gusto de la buena compañía, mente informado. Espero que tú me tendrás al corriente
contar en su número á un hombre bambaleando de bor­ de todo; y como te hallas cerca de la bulliciosa escena,
racho ? ó ver á otro que se arranca ios cabellos y blas­ no dudo que tus ojos se fijarán con frecuencia en el mapa,
fema por haber perdido en el juego mas de lo que puede y que tendrás una perfecta Idea del teatro de la guerra.
pagar? ó á un prostituido, con media nariz y derren­ Me gusta tu relación de las minas de sal, porque
gado por su vil é infame disolución ? no; los que caen en prueba que las viste con atención; mas aunque según
tales escesos, y mucho mas los que se jactan de ellos, tu informe, la sal Suiza debe ser muy buena, con todo,
no componen parte de la buena compañía; y si alguna me inclino á sospechar que es inferior á la verdadera tal
vez son admitidos en ella, es con la mayor repugnancia. Atica, que era de un gusto y delicadeza particulares. Con
Un hombre que ama el verdadero placer, ama también esta sai Atica se sazonaba en toda la Grecia, escepto la
la decencia, y no toma ni afecta vicios ajenos. Beoda; y una gran parte de ella se importó después en
No he hecho mención de los sólidos y permanentes Roma, en donde fué falsificada por una composición lla­
placeres del alma, porque parece que las gentes que as­ mada Urbanidad, que en poco tiempo se perfeccionó hasta
piran á la reputación de elegantes, confinan sus placeres el punto de acercarse mucho á la original sal Atica.
á solo los sentidos. Mas nada hay de mas grato que el Mientras mas impregnado te hallares de estas dos espe­
placer de la virtud, el de la beneficencia, y otros muy só­ cies de sal, mas provecho sacarás, y serás mejor gustado.
lidos y duraderos que espero te serán ampliamente co­ A Dios.
nocidos. A Dios.

-oo-
Ote*
Londres, 14 de Abril de 1747.
Londres, 3 de Abril de 1747. Mi querido hijo.
Mi querido hijo. Si el hallarte convencido de que obras bien, te causa
la mitad del placer que á mí me han procurado los favo­
Si los Informes que se me han dado son esactos, escribo rables informes que de tí contiene la última carta de
en este momento á un elegante caballero, con casaca M. Harte (a), poca necesidad habrá de hacerte mas amo­
carmesí guarnecida de oro, chupa de brocado, y otros nestaciones para que te conduzcas bien, porque tu pro­
ornatos correspondientes. La natural parcialidad de todo pia satisfacción y tu amor propio te estimularán lo bas­
autor por sus propias obras, me procura gran placer al tante para hacer lo que te tiene cuenta. M. Harte me dice
escuchar que M. Harte ha creído esta última edición de que atiendes á tus estudios, que te aplicas á ellos, y que
las mías, digna de tan lujosa encuadernación ; y como comenzando á entenderlos, comienzas á tomarles gusto.
ha elegido el tafilete encarnado y ios cortes dorados, es­ Mientras mayor fuere tu atención, mas grande será este
gusto; de manera que la balanza se inclinará mucho en
tu favor. Recuerda la constancia y encarecimiento con
ta) Les plaisirs sont amen sitót qu’on en abose
* 11 est bon de jouer un peu ; (a) Pocos dias después de la fecha de esta carta, escribía el
Mais il faut seulement que le jcu nous amuse; autor lo siguiente á su íntimo amigo Mr Dayrolles, represen­
Ln joueur, trun commun aveu, tante de la Gran Brctaüa en la Haya.
N’a ríen d’humain que l’appsrence; ............ He recibido una carta muy satisfactoria de Moosieur
El d’ailleurs, il n’est pas si facile qu’on pense Harte, y quedo convencido de que en el caso no hubo juego
D’étre fort honnéte homme el de jour grosjeu. ninguno. Con todo, cuando Monsieur ó Madama deBocbat re­
Le désir de gagner qui nuil el jour occupe, mitieren los informes que les pedisteis, os ruego me enviéis su
Est un dangereux aiguillon; carta. A propósito de Monsieur Bochat, os ruego me digáis de
Souvent, quoique l’esprit, quoiquele ccBur soilbon, qué modo puedo recompensarle por las lecciones que ha dado
On commence par ¿Iré dupt, al muchacho. Si debo enviarle dinero, cuanto? si no dinero,
On finil par ilri fripon. qué regalo será oportuno y de qué valor? Decídmelo sin re­
(Madama Deshoüli¿res.) Tr. serva............................................................................................ Tr,

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD 63

que te be recomendado que nagas lo que tuvieres que El obispo Burnet, Stayan y otros, han escrito sus via­
hacer, sea lo que fuere, sin ocuparte de ninguna otra co­ jes en Suiza; pero presumo que sus obras no volverán á
sa al mismo tiempo. No por esto te imagines que quiero leerse desde el momento que publicares tu descripción de
que pases todo el día derritiéndote los sesos, con tu libro ese país; y espero que me favorecerás con uno de los pri­
en la mano ; no; mi ánimo es que tengas también tus meros ejemplares. Fuera de broma, aunque no deseo que
placeres, y que atiendas á ellos tanto como á tus estudios; te conviertas en autor prematuro y favorezcas al mundo
porque si no prestas Igual atención á unos y otros, no con tus viajes, sin embargo, apetecería que por donde
retirarás provecho ni satisfacción de ninguno de ellos, quiera que viajases, fueses tan cuidadoso é Inquisitivo,
ün hombre que no puede ó no quiere dominar y dodicar como si tratases de escribirlos. No quiero decir que tomes
su atención al objeto presente, y desterrar en cierto modo, el crecido trabajo de averiguar el número de casas, habi­
por aquel tiempo, cualesquiera otros objetos de su pen­ tantes, postas y tumbas de todo lugar por donde transita­
samiento, noes á propósito para negocios ni para place­ res, sino que te informes, según lo permita tu demora, si
res. Si en un baile, en una cena, ó en otra reunión de la ciudad es libre, á quien pertenece y de qué manera;
placer, se ocupase un hombre de resolver en su alma un cuales son sus privilegios, sus usos particulares, su co­
problema de Euclídes, seria un compañero malísimo y mercio, sus manufacturas y otros pormenores que de­
haría una figura muy triste en aquella sociedad; ó si es­ sean saber las personas de juicio. No harías mal de to­
tudiando un problema en su gabinete, estuviese pensan­ mar apunte de todas estas cosas, en un libro especia],
do en un rigodón, bastaría para que lo tuviese por un para ayuda de tu memoria. El único medio de conocerlas
pobre matemático. En el curso del día hay tiempo sufi­ es acompañarte con aquellas personas que mejor pueden
ciente para todo, con tal de que no hagas mas de una informarte de ellas.
cosa á la vez; pero no bastará un año si quieres hacer En este momento me mandan llamar, y así buenas no­
dos cosas á un mismo tiempo. El Pensionario de Wltt, ches (a).
que fue descuartizado en 1662, despachaba todos los ne­
gocios de la República, y le quedaba sin embargo, tiempo
de sobra para asistir por la noche á las tertulias y cenar
en compañía. Preguntado una vez cómo podía encontrar
tiempo para atender á tantos negocios, y reservar aun la
prima noche para sus diversiones, contestó que nada era
mas fácil, porque solo hacia una cosa á la vez, y nunca
Londres, 20 de Julio de 1747.
dejaba para mañana lo que podía terminar hoy. Esta fija
y constante atención á un objeto, es señal segura de un
genio superior; asi como la precipitación, el bullicio y el Mi querido hijo.
desasosiego, son sintomas Infalibles de una alma débil y
frívola. Cuando leas á Horacio atiende á la esactitud de En la carta adjunta de tu mama, hallarás otra de mi
sus pensamientos, á la gracia de su dicción, y á la belleza hermana agradeciéndote el agua para dislocaciones que
de su poesía, y no pienses en Puífendorf, de homine et le has mandado, de la que se sirve con mucho gusto. No
che •, y cuando leyeres á Puífendorf, no pienses en Mada­ quiso manifestarme lo que te escribe, y solo me dijo que
ma de Saint Germain; ni en Puífendorf cuando con­ su carta contenia buenos deseos y buenos avisos; mas co­
verses con Madama de Saint Germain. A Dios. mo sé que ha de enseñar tu contestación, te remito in­
cluso el borrador de la carta que deseo le pongas, espe­
rando que no te ofenderá la oferta de mi asistencia en
estaocasion, porque presumo que aun note hallas muy
acostumbrado á escribir á las damas. A propósito de
cartas; los mejores modelos que pueden servir para que
te formes, son, Cicerón, el Cardenal d’Ossat, Madama de
Londres, 30 de Junio de 1747. Sevlgné y el Conde Bussy. Las epístolas de Cicerón á
Atico, y á sus íntimos amigos, son los mejores ejemplos
Mi qubrido hijo. que puedes seguir en el estilo amistoso y familiar. La
sencillez y claridad de las cartas de d’Ossat, muestran de
Muy grata me ha sido la relación que me haces en tu qué manera deben ser escritas las cartas de negocios; no
última, de las atenciones que has recibido en tus viajes hay en ellas circunloquios afectados, ni pretensiones á
por Suiza; y ya he escrito por este correo á M. Burnaby y agudezas que obscurezcan ó confundan la materia que
al Avoyer en señal de agradecimiento, por la parte que tratan, la cual se halla siempre espuesta con la lisura y
en ellas han tenido. Si las cortesías que contigo se han claridad que corresponde á la naturaleza de los negocios.
usado son de tu agrado, como me atrevo á asegurar En cuanto á cartas alegres y entretenidas, llenas de jo­
que lo han sido, espero que sacarás esta necesaria conse­ vialidad y buen humor, no hay ningunas que igualen á
cuencia, que las atenciones y la urbanidad son del gusto las del Conde Bussy, y á las de Madama de Sevlgné. Son
de todos los que son objeto de ellas, y que tú agradarás á tan naturales, que se tomarían por 'as conversaciones
tos otros en proporción al comedimiento y á las atencio­ improvisadas de dos personas de ingenio, y no por cartas
nes que con ellos usares (a).

(a) En 3 de Julio escribía el autor á M. Dayrolles :


(a) Como ¿ las gentes tratares .........Os agradezco los informes que me habéis enviado de
De ellas tratado serás ; Lausana, aunque no purdo decir que su contenido me consuele
Obrarantc como obrares , mucho. No indicaré nada al muchacho mientras permaneciere
Y las cosas que sembrares en Lausana, á fin de que no sospeche ni acuse á ninguno.de
Esas mismas cojeras. haberme informado; pero tan pronto como llegare á Lipsia,
(Aranda.) Tr. recibirá reprimendas sobre todos los puntos.

Digitized by kjOOQle
G4 CARTAS

que ordinariamente son estudiadas no debiendo serlo. Te á lo menos algo que se les vaya acercando, no estare­
aconsejaría que no faltasen en tu biblioteca ambulante mos bien tú y yo juntos. Te disecaré y te analizaré coa
aquellos libros que» al paso de divertirte, te procurarán un microscopio, y descubriré la menor tacha ó defecto.
instrucción. Ya ves que te lo prevengo claramente, y asi toma tus me­
Por abora no tengo tiempo para estenderme mas, y didas en consecuencia. Tuyo. (a).
así buenas noches.

Londres, 7 de Agosto de 1747.

Londres, 30 de Julio de 1747. Mi querido hijo.


Es probable que esta carta no te encuentre en Lansana,
Mi querido hijo.
pero he resuelto aventurarla por ser la última que te es­
Hace cuatro correos que no recibo carta tuya ni de cribiré hasta no saber que te hallas establecido en Lipsia.
M. Harte, y lo atribuyo á la rapidez de tus viajes por Suiza Por el último correo te remití, bajo cubierta de M. Harte,
que á esta fecha supongo terminados. una carta de recomendación para uno de los primeros
Por mis últimas cartas á tí y á M. Harte, habrás sabido personajes de Munich, á -quien cuidarás de entregarla
que para el próximo dia de San Miguel debes estar en de la manera mas atenta, y sin duda que no rehusará
Lipsia, en donde hallarás alojamiento en casa del profe­ presentarte á la familia electoral, en cuya ceremonia te
sor Mascow, cerca de cuya habitación tomarás tus ali­ conducirás con gran respeto, cortesía y desembarazo.
mentos, en compañía de varios jóvenes distinguidos. Di­ Como esta es la primera corte á que asistes, debes in­
cho profesor te dará lecciones sobre Grocio, de Jure formarte de antemano de cuales son los usos ó formas
Belli el Pacis; las Instituías de Justiniano, y el Jus particulares que se observan en ella, á fin de que no
Publicum Imperii. Espero que no solo escuches atenta­ vayas á cometer algún yerro. En Viena los hombres, en
mente estas lecciones sino que las retengas. Cuento igual­ vez de reverencias, hacen mil cortesías al emperador;
mente con que llegarás á poseer muy bien el idioma en Francia ninguno hace reverencias al rey ni besa
aleman, lo cual puedes conseguir allí en poco tiempo, si tampoco su mano ; pero en España y en Inglaterra se
quieres. Te prevengo de antemano que tengo en Lipsia hacen reverencias y se besan las manos. Así tiene cada
cien espías invisibles cerca de tí, que me informarán corte esta ó la otra peculiaridad de que deben informarse
esactamente de todo lo que hagas, y aun de todo lo que los que tienen que asistir á ellas, para evitar los despro­
digas ; y espero que en consecuencia de sus diminutos pósitos y las torpezas.
informes, podré decir de tí, lo que VeleyoPatérculo dice Por ahora solo tengo tiempo para desearte un feliz
de Scipion, que en toda su vida nihil non laudandum viaje á Lipsia, y recomendarte grande atención, tanto
aut dixit, aut fecit, aut sensit. En Lipsia abunda la allí como en el camino. A Dios.
buena sociedad, y desearía que la frecuentases por la
tarde, después de terminados los estudios del día. Tam­
bién hay allí una especie de corte en casa de una duque­
sa, viuda de Courlandia, á la cual serás presentado. El
•rey de Polonia y su corte, van también á la feria de Lip­
sia dos veces al año,y me propongo escribirá SirCharles Londres, 27 de Setiembre de 1747.
Willlams, ministro del rey, para que te presente é intro­
duzca en las buenas compañías; pero necesito recor­ Mi querido hijo.
darte al mismo tiempo, que de poco servirá que las fre­
cuentes, si no te esmeras en ser grato á todo el mundo, Por el último correo recibí tu carta de 8 del corriente,
y si no adoptas las maneras desembarazadas de un y no me maravilla la sorpresa que te ocasionó la credu­
hombre de distinción. Así como á tus modales, debes
atender á tu vestido, cuidando de que se halle siempre
muy aseado y bien puesto; no des á tu persona postu­ (a) En 34 de Julio escribía el autor á M. Dayrolles :
ras desagradables, ni adquieras mañas toscas á que se ............ He escrito á M. Harte para que se iuforme en Lausa-
acostumbran muchas gentes, y después no pueden aban­ na, de alguno de los amigos de M. Bocbal, del - mejor medio
donarlas. Cuida de conservar muy limpia tu dentadura, de cumplimentarlo por la molestia que se ha tomado, y tam-
lavándotela todas las mañanas y después de cada co­ bien para bacer algún regalo á M. Bren le», porque be dispuesto
mida. Esto es muy necesario, tanto para evitar muchos que se bailen en Lipsia el dia de San Miguel. «'x>mo deben
dolores como para conservar los dientes. Los míos me partir de Lausana dentro de tres semanas, me haréis un ser­
han atormentado, y están al punto de caérseme, solo vicio si, pasados quince dias, escribís áM. Orenles, rogándole
por haberlos descuidado cuando tenia tu edad. ¿ Te vis­ que os envie confiadamente, pero con la mayor franqueza, un
tes bien, y no demasiado bien? ¿Atiendes á tu aire y á análisis completo del corazón, alma y maneras del muchacho,
al cual debe haber calado ya, puesto que lo ba visto diariamente
tu modo de presentarte ? Es necesario no ser negligente
en sus horas mas descuidadas. El conocimiento de todos estos
ni afectado. Todas estas cosas merecen ser atendidas con particulares me será infinitamente útil. Ni al muchacho, ni á
regular cuidado, pues dan nuevo lustre al verdadero mé­ M. Harte, be mencionado nada todavía de lo que os escribió
rito. Lord Bacon dice que una presencia agradable es Madama de Bocbat, á fin de que no sospechen de donde vino,
una perpetua carta de recomendación, y ciertamente ni se esfuercen en descubrirlo. Pero tan luego como llegaren
que es un precursor del mérito y le facilita el camino. á Lipsia les escribiré sóbrela materia duramen te, pero de modo
Ten presente que el verano próximo debo verte en Ha- que Ies sea imposible descubrir el origen do los informes lle­
nover, y que espero perfecciones, quo si no encuentro, ó gados á mis manos.

Digitized by kjOOQie
DE LORD C1IESTERFIELD 65

lidad y superstición de ios habitantes de Einsledlen, y las de ser siempre tratado como tal (a). El temor, lejos de
absurdas historias de su iglesia; pero recuerda al mis­ evitar el peligro lo aumenta, porque los cobardes ocultos
mo tiempo que por groseros que sean los yerros y equi­ insultan siempre á los cobardes conocidos. Si hemos
vocaciones en materias de opinión, si son sinceros, debe caldo en la desgracia de no tener razón, bay cierta no­
uno compadecerlos, pero no castigarlos ni reirse de ellos. bleza en confesarlo francamente, siendo este el único
La ceguedad del entendimiento merece igual compasión medio de purgar nuestra falta y de merecer que se nos
que la de los ojos, y el hombre t que en uno de ambos perdone. Las ambigüedades, las evasiones, las trampas y
casos estravia el camino, no es culpable ni merece bur­ las patrañas que se emplean con la mira de alejar un
la (a). La caridad nos ordena guiarle, si podemos, por peligro ó un inconveniente actual, son medios tan bajos, y
eleamino recto, empleando argumentos y persuasiones; descubren tanta cobardía, que cualquiera que se sirve
pero al mismo tiempo nos prohíbe castigar su desgracia de ellos merece siempre ser, y será las mas veces despre­
y ponerla en ridiculo. La razón de cada hombre es y debe ciado. Hay una especie de mentiras, bastante inofensivas
ser su norte, y sería tan vano que yo exigiese que to­ en sí mismas, pero que son Altamente ridiculas ; hablo
dos los hombres fuesen de mi propia estatura y tempe­ de aquellas sugeridas por una vanidad mal entendida,
ramento, como que pensasen de la misma manera que que frustran el intento para que han sido calculadas, y
yo. Todos los hombres buscan la verdad, pero solo Dios terminan con la vergüenza y humillación de su autor,
sabe quien la ha encontrado. Es, pues, tan injusto per­ que está seguro de ser descubierto. Estas mentiras son
seguir á alguno, como absurdo ridiculizarle por opinio­ por lo regular narrativas ó históricas, calculadas todas
nes que no está en su mano renunciar, á cansa del con­ para realzar el mérito del inventor, que por lo común es
vencimiento en que se halla su razón (b). El único cul­ el héroe de sus propias novelas, pues se ha hallado en
pable es el hombre que trata de engañar deliberada­ peligros de que solo él ba escapado ; ha visto con sus pro­
mente, y no aquel que de buena fé cree en una mentira. pios ojos cualquiera cosa que los otros han leido ú oido;
En verdad que no conozco yo nada de mas criminal, ha encontrado mas buenas fortunas, que mugeres ha
mas bajo ni mas ridículo que la mentira, la cual es hija conocido, y ha recorrido á caballo mas leguas en un dia,
de la malicia, de la vanidad 6 de la cobardía; y general­ que ningún correo en dos. Un embustero de esta clase es
mente hablando, se yerra el tiro en todos estos objetos, muy pronto descubierto, y apenas lo ha sido, cuando se
porque la verdad se descubre tarde ó temprano. Sí yo mira ridiculizado (ó) y despreciado de todo el mundo.
profiero una mentira maliciosa con ánimo de afectar el Recuerda, pues, mientras vivieres, que solo la pura ver­
carácter dha fortuna de alguno, puedo ciertamente da­ dad puede conducirte por el mundo con tu conciencia
ñarle por algún tiempo (c), pero puedo también estar y honor ilesos, y que el ser verídico no solo es un deber
segoro de que al fin seré yo quien mas sufra; porque tan sino una ventaja, en prueba de lo cual observarás siem­
pronto como mi mentira se descubra, lo que no dejará pre, que los mayores imbéciles son los mayores embus­
de suceder, me veré castigado por mi infame empresa, teros. En cuanto á mí, juzgo de la veracidad de cada
y se tendrá por calumnia todo lo que pudiere yo decir de persona, por el grado de su entendimiento.
verdadero, en menoscabo de aquella persona. Si yo Supongo que recibirás esta carta en Lipsla, en donde
miento ó ando con ambigüedades, porque es lo mismo, espero y requiero de tí mucho cuidado y atención, puntos
para escusarme de alguna cosa que haya yo dicho ú he­ que hasta aquí no has visto con gran interes. Ten pre­
cho, 6 para evitar el peligro ó la vergüenza que temo, sente que te he de ver ei año próximo; que te he de exa­
descubro á la vez mi temor y mi falsedad; y en lugar de minar muy de cerca ; y que no perdonaré ni olvidaré
evitar el peligro y la vergüenza, me doy á conocer como aquellas faltas que hubiere estado en tu mano prevenir ó
el mas bajo y vil del género humano, y con la seguridad remediar. Tampoco olvides que tengo muchos ojos sobre
tí en Lipsia ademas de los de M. Harte. A Dios, (c)

(a) No culpes al i nocente


Nécio y rudo,
Que no tiene culpa el mudo (a) Es la lengua mentirosa
En que no siente. Como flecha venen oí a,
Ni tu burla maldiciente Ya del arco despedida,
Se disculpa Aspid en el labio asida
Con el que yerra por culpo Y escondida entre la rosa.
De insipiente. (Lope de Vega).
(Castilla.) (6) J’ai vu, dit l’un, un cbou plus grand qu’une maison :
Moi, ditl’autre, un cbaudron aussi grand qu’une église.
(6) Siendo el autor Virey de Irlanda, y reinando entonces
Le premier se moquant, l’autre repril : Tout doux!
ana celosa y ciega animosidad entre los católicos romanos
Ou le fil exprés pour vos choux.
▼ los protestantes, uno de los últimos vino á informar al Conde
3ue ei cochero de este era católico romano, y que todos los (L....... )
omingos iba á oír misa : Hola! con qué es católico! respondió
el Virey, pues buen cuidado tendré yo de que nunca me lleve (c) Octubre 2 el autor á Mr Dairollcs :
allí. .......... Inclusa es una carta para Mr. Bochat, y os ruego que
(Vida de Cheeterfield.) se la dirijáis como debe ser, por que los títulos propios son de
grande importancia, sobre todo en Alemania. Mi carta es con­
(c) El Doctor Swift dice que el que fragua una mentira no testación á la muy civil suya que me enviasteis. En los puntos
Conoce la magnitud de lo que se echa encima, porque para principales,me da buenos informes del carácter del muchacho,
sostenerla necesita inventar veinte otras............. Jamas debería y con la mayor bondad ha escrito al profesorMascow informán­
hombre ninguno avergonzarse de confesar el error que hubiere dole de antemano de lo que aquel sabe y de lo que no sabe :
cometido, porque es lo mismo que confesar cu otros términos de sus disposiciones, carácter, cct., lodo lo cual es muy útil
qae hoy sabe mas de lo que sabia ayer. que el profesor conozca previamente, para que tome medidas
Tr. mas acertadas. Tr.
5

Digitized by kjOOQle
66 CARTAS

estos objetos. Puede ser serlo con el grave, jovial con el


alegre, y fútil con el frívolo (a). Esfuérzate cuanto fuere
dable para adquirir este don porque es uno de los mas
LosDnES, 2 de Octubre de VIH. importantes.
Como nada me parece mas útil que ver de cuanto en
cuando los retratos de uno mismo delineados por diferen­
Mi querido hijo. tes manos, te envio adjunto un bosquejo tuyo, dibujado
mientras permaneciste* en Lausana, y enviado aquí por
Por tu carta de 18 del pasado, veo que no eres mal una persona que se bailaba muy lejos de imaginar que
pintor de paisajes, y que te hallas en estado de presentar yo lo vería ; y en verdad que cayó en mis manos por una
á los curiosos diversas vistas de Suiza. Celébrolo mu­ de las mas raras casualidades de este mundo.
cho por ser prueba de alguna atención: mas espero que
también llegarás á ser buen retratista cuyo talento es mu­
cho mas noble. Fácilmente juzgarás, que por retratos
no quiero dar á entender los put Liles y el colorido de la
figura humana, sino el interior del corazón y alma del
hombre, cuya ciencia requiere mas examen, mas cuidado
y mas penetración que la otra, siendo en verdad infinita­ Loxdres, 9 de Octubre de 1747.
mente mas útil. Examina pues, con el mayor cuidado, el
carácter de todos aquellos con quienes vivas; trata de Mi querido hijo.
descubrir sus pasiones dominantes, sus debilidades pre­
valecientes, sus vanidades, sus locuras y sus caprichos, Los jóvenes de tu edad obran por lo regular con una
sin olvidar los móviles justos ó injustos, sensatos ó Insen­ franqueza irreflexiva, que les hace caer incautamente en
satos de las pasiones humanas, que forman de nosotros, las garras de los hombres astutos y esperimentados. Todo
criaturas racionales, unos seres tan inconsistentes y es- bribón ó trapacero que se les vende por su amigo, lo con­
travagantes. Un moderado grado de perspicacia, unido á sideran como tal, y pagan esta simulada amistad con una
una grande atención, te procurarán infaliblemente tan confianza indiscreta é ilimitada, que siempre les es muy
útiles descubrimientos. Tai es el verdadero conocimiento costosa y ocasiona muchas veces su ruina. Guárdate
del mundo; y el mundo es ún país que nadie ha conocido pues, ahora que vas entrando en el mundo, de estas
aun por descripciones, sino que uno mismo necesita via­
jar por él para conocerlo bien. El literato que metido en
su gabinete habla ó escribe sobre el mundo, lo conoce
tanto, como conocía la guerra aquel juicioso orador que (a) Esta cortesía , versátil y adulatoria, es satirizada por
se esforzaba por instruir á Aníbal en ella. Las cortes y Castillejo en estos versos que pone en boca de la lisonja :
los campamentos son los únicos lugares en que se apren­
de el mundo; allí solo se ven reunidas las diferentes es­ Mis blandas Glosoíias
pecies de caracteres; allí solo se presenta la naturaleza Cubiertas con humildad,
humana bajo las varias formas que dá la educación, el A cualquiera voluntad
hábito y la costumbre; á la vez que en cualquiera otro Hallan senderos y vías
lugar, prevalece generalmente una forma local, que co­ Para entrar,
munica á todos los caracteres, por diferentes que en sí A ganar, y levantar
sean, la apariencia de la identidad y de la semejanza. Por El corazón mas seguro,
Y hacerle de muy duro
ejemplo : unos mismos usos prevalecerán generalmente
Muy blando para gozar
en las Universidades; otros en las ciudades mercantiles;
De mi miel;
otros en los puertos de mar, y así de los demas lugares ; Yo se tocar en el fiel
pero en una capital, en que reside el príncipe ó el supre­ Del sentido mas exento,
mo poder, se encuentra una mezcla de todas estas for­ Y darle contentamiento
mas, y las vemos en acción1 desplegando toda su destre­ Cuando bien se imprime en él
za para alcanzar el objeto á que cada una aspira. La na­ Mi dulzura;
turaleza humana es la misma por todo el mundo; pero Ya sé que de su natura
la educación y la costumbre dan tal variedad á sus opera­ Cualquier hombre es ambicioso
ciones, que uno necesita verla bajo todos sus aparatos l)e alabanza, y deseoso
para conocerla perfectamente. La ambición, por ejemplo, De regalo y de blandura
es la misma en un cortesano, en un soldado, y en un ecle­ Y obediencia,
siástico; pero como su educación y sus hábitos no se Ya 6é que tengo licencia
asemejan, cada uno adoptará diferente método de satis­ Donde quiera de hablar
facerla. La urbanidad, que es una disposición para con­ Al favor del paladar,
Cuando me hallo en presencia
tentar y complacer á todo el mundo, es esencialmente la
De cualquiera,
misma en todas partes; mas la cortesía, que es la manera
Yo alcanzo bien la manera
de ejercer aquella disposición, difiere casi en cada país, y De procurarme favor,
es meramente local; y todo hombre de juicio, imita y se Benevolencia y amor
conforma con el ceremonial del lugar en que se halla. Con mi dulce y placentera
Para vivir en el mundo, es necesario un carácter flexi­ Bel ación,
ble, resignado y conforme, esto es, con respecto á las Y con disimulación
cosas que no son malas en sí mismas. El versante inge- Dar á entender á quien foca
nium es de lo mas útil, y el hombre que lo posee puede Que lo que dice mi lx>ca
cambiar instantáneamente de un objeto á otro, adop­ Procede del corazón, ecl.
tando la manera que fuere mas propia á cada uno de Tr.

Digitized by <jOOQle
DE LORD CUESTE RETELO 67

prometidas amistades; acógelas con mucha urbanidad, ! de sus vicios y locuras, sin que te consideren como ene­
mas al mismo tiempo con suma desconfianza (a); pága­ migo personal. Después de su amistad nada debes temer
las con cumplimientos, pero nunca les abras tu pecho. mas que su enojo. Procura ser realmente reservado con
No permitas que tu vanidad y tu amor propio te persua­ casi todo el mundo, pero cuidando qne esta reserva no
dan de que los hombres se convierten en amigos tuyos á se manifieste esteriormente, porque es cosa muy des­
primera vista, 6 aun á poco de haberte conocido. La ver­ agradable parecer reservado, y muy peligroso no serlo en
dadera amistad es una planta que crece lentamente, y no efecto. Pocas personas encuentran el justo medio, mu­
florece sino cuando es ingertada en un tronco de mérito chas son ridiculamente misteriosas en bagatelas, y otras
reconocido y recíproco. Reina entre los jóvenes otra es­ comunican con la mayor imprudencia cuanto saben.
pecie de amistad nominal, ardiente y viva mientras Después de la elección de tus amigos viene la dé tu
existe, pero que por fortuna es de corta duración. Con­ compañía. Esfuérzate cuanto pudieres por acompañarte
traen esta amistad en un Instante, por haberse encon­ con personas superiores á ti, y por este medio te elevarás
trado casualmente en los lugares de desarreglo y desen­ tanto, como te deprimiría la sociedad de personas que te
freno; linda amistad, en efecto! y bien cimentada en la fuesen inferiores; porque como llevo dicho, las gentes
embriaguez y la incontinencia! Debería mas bien lla­ formarán de tí un juicio igual al que concibieren de tus
marse nna conspiración contra la moral y las buenas amistades. Al hablarte de sugetos superiores á ti, no vayas
costumbres, y como tal ser castigada por el magistrado á equivocarte pensando que me refiero á su nacimiento,
civil; con todo, estos jóvenes tienen la impudente locura circunstancia que entra por muy poco en mi considera­
de llamar amistad á semejante conspiración. Se prestan ción; me refiero á su mérito particular, y al punto de
dinero mutuamente para malos fines ; se comprometen vista bajo el cual ios contempla el mundo.
en pendencias y riñas ofensivas y defensivas por sus Hay dos especies de buena compañía : una compuesta
cómplices ; se comunican entre si cuanto saben, y cor­ de aquellas personas que dan el tono en las cortes y en
rientemente mas de lo que saben, hasta que inopinada­ las reuniones de la vida brillante, y otra que comprende
mente los dispersa algún accidente, y no vuelve á acor­ á las que se distinguen por algún mérito particular, ó
darse uno de otro sino para revelar sus confianzas y reír que sobresalen en algún arte ó ciencia útil. Por mi parte
de sus imprudencias (ó). Ten cuidado de hacer una esacta acostumbro considerarme en compañía tan superior á
diferencia entre un compañero y un amigo; porque un mí, cuando me hallo con M. Adisson ó con M. Pope, como
compañero muy complaciente y agradable, puede ser, si concurriese con los primeros príncipes del mundo. Lo
como por lo común es, un amigo muy peligroso. Las queyoseñalo como mala compañía, y que en todo tiempo
gentes, por lo general, y con mucha razón, se formarán puedes evitar, es la de aquellos que siendo absolutamente
de ti una opinión conforme á la que tuvieren de tus ami­ insignificantes y despreciables en sí mismos, se conside­
gos. ZHme con quien andas y te diré quien eres, es un ran honrados á tu lado, y que alhagan cualquiera vicio
proverbio español muy exacto, pues racionalmente pue­ ó defecto que descubren en ti para atraerle á conversar
de uno suponer, que un hombre que elije por amigo á con ellos. La vanidad de ser el primero en una reunión
un picaro ó á un mentecado, intenta cometer ú ocultar es muy común, pero es muy necia y muy perniciosa.
alguna mala acción (c); pero al mismo tiempo de evitar Nada en el mundo deprimo tanto el carácter de una per­
la amistad de bribones y de necios, si tal puede llamarse sona, como esta errada pretensión.
amistad, no hay necesidad de que los conviertas gratui­ Me preguntarás, quizá, si un hombre puede siempre
tamente en enemigos tuyos, porque forman gremios muy introducirse en la buena compañía, y de qué medios se
numerosos y temibles (d). Yo, en vez de alianza ó guerra valdrá para conseguirlo ? Respondo que sí puede, con
con ninguno de ellos, elegiría mas bien una neutralidad tal que merezca el favor, y que se baile al mismo tiempo
tranquila y segura; y tú puedes ser enemigo declarado en circunstancias que le permitan presentarse bajo el pié
de un caballero. El mérito y la urbanidad le allanarán
por todas partes el camino; el saber le introducirá, y la
buena educación le hará apreciable en las mejores socie­
dades, porque, comote he dicho muchas veces, la buena
(a) Con los que no conocéis
Usad toda difidencia, crianza y la urbanidad, son absolutamente necesarias
Y ann también á los amigos para adornar todas las otras buenas cualidades ó talentos.
Debéis tratar con prudencia, Sin ellas, no hay perfección ni conocimientos de ninguna
clase, que puedan ser apreciados en todo su valor. El
prójimos de la Sabiduría.)
erudito sin comedimiento es un pedante; el filósofo un
(b) En cntrant dans le monde, on en est enivré, cínico; el soldado un bruto, y cualquiera otro hombro
Au plus frivole accueil on se croit adoré; desagradable.
On prend pour des amis de simples connaissanccs, Deseo con impaciencia que los varios corresponsales
Eb! que de repentirs suivent ces imprudenccs! que tengo en Lipsia me comuniquen tu llegada, para saber
( Gresset.) que impresión has hecho sobre ellos á primera vista; por­
que tengo muchos Argos con centenares de ojos, que te
(i ) Acompañarte procura
vigilan muy do cerca, para darme cuenta esacta de tus
Con hombres de bonra y de punto,
Que aunque seas tu quien fueres,
menores movimientos. Los avisos que de ellos espero,
Como los otros te juzgo. lian de ser indispensablemente verídicos, y así procura
(Fragoso). que te sean favorables. A Dios.

(rf) ............É de malvagj


11 numero maggior. Gli unisce iusieme —**x5De***-
Delie volpe ii commcrcio, indi á viccnda
Si soíTrono fra loro, e i buoni ancb’ essi
Si fan reí coll' esempio, c sono opressi.
(Metastasio.) Ir.

Digitized by V.OOQIC
68 CARTAS

mas ventajosa que señalándolos tú mismo. Nunca sos­


tengas una opinión con calor y vociferaciones (a), aun
cuando conozcas que tienes razón (¿>) *. manifiesta tu pa­
Londres, iG de Octubre de 1747. recer con modestia y sangre fría, medio único de conven­
cer ¡ y si este no bastare, trata de cambiar la conversa­
ción diciendo con buen humor: « Difícilmente nos con­
Mr QUERIDO HIJO. venceremos uno á otro, y no siendo necesario que este­
mos de acuerdo, mas vale hablar de otra cosa (c). »
El arte de agradar es muy útil en la vida, pero no se No olvides que hay ciertas peculiaridades locales que
adquiere fácilmente; apenas puede ser reducido á reglas , deben observarse en cada compañía; y que lo que con­
y tu propio buen sentido y observación te enseñarán mas viene perfectamente en una, es por lo común muy im­
de lo que yo puedo decirte sobre el particulár. El medio propio en otra, l^as chanzas, las agudezas, los cuenteó­
mas seguro de agradar que yo conozco, es tratar á los los que pasan muy bien en tai sociedad, parecerán insí­
otros como querríamos que ellos nos tratasen. Observa pidos y fastidiosos en otra. Los caracteres particulares,
pues atentamente lo que te agrada en los demas, y es las costumbres, y el lenguaje de una compañía, pueden
probable que les agradarás imitándolos. Si eres sensible dar á una palabra ó á un gesto, cierto valor que de nin­
á la deferencia y atención que los otros muestran por tus guna manera tendría sin estas circunstancias. Muchos
caprichos, tus gustos y tus debilidades, cuenta por seguro, son los que yerran en este punto: encantados de alguna
que la misma deferencia y la misma atención de tu parte cosa que les hizo impresión y les gustó en una compañía
les será igualmente grata. Adopta el tono de la compañía y en ciertas circunstancias, lo repiten con énfasis en otra,
en que te hallares, y nunca pretendas darlo; manifiéstate en donde esta misma cosa es insulsa ó acaso ofensiva por
serio, alegre y aun frivolo, según el gusto y humor de la su inoportunidad. Sucede aun, que tales personas co­
concurrencia : atención debida por cada individuo á la mienzan con este necio preámbulo : « Voy á decir uní
mayoría. No cuentes historias en sociedad, porque nada cosa escelente, ó voy á contar la anécdota mas graciosa
es mas fastidioso y desagradable; pero si casualmente te del mundo. * Estas palabras aumentan la atención, que
ocurre alguna muy corta y que venga bien al objeto de la ai fin se vé chasqueada, y el relator de tan escelente cosa,
conversación, relátala de la manera mas sucinta (o), y recibe un justo castigo, mirando á sus oyentes con ojos
aun da á entender que no te gusta contar histerias, pero y aire de mentecato.
que la cortedad de la que refieres te ha tentado. Ante Si de preferencia quisieres concillarte el afecto y amis­
todo, evita hablar de ti mismoenla conversación, y nunca tad de algunas personas, sean hombres ó mueeres, es­
ocupes á nadie con tus asuntos personales, ó tus nego­ fuérzate por descubrir su perfección sobresaliente, en
cios privados, que, aunque interesantes para ti, son tas* caso que tengan alguna, y su debilidad dominante, que
tidiosos é importunos para cualquiera otro (6); ademas, á nadie falta ¡ y haz justicia á la una, y mas que justicia
en los negocios privados no basta secreto de ningún ta­ á la otra. Los hombres pueden distinguirse en varios ob­
maño. Sea cual fuere la opinión que tengas de tus talen­
tos, no los ostentes con afectación (c), no procures, co­
mo hacen muchos, que la conversación recaiga sobre
la) Ne dispntez jamais avec trop de cbalcar;
materia que pueda presentarte ocasión de lucirlos. SI
Mais jugeant de sang froid el du pour et du contre,
son reales, aparecerán infaliblemente, y de una manera
Si vous vous trompez par malheur,
Loin de soutenir votre erreur,
Laissez-vous vaincre en ce rencontrc;
Et, par un beau relour, plein de sincérité,
(a) Siempre la brevedad es una cosa llevenezá la vérité
Con gran razón de todos alabada, Qui que ce soit qui vous la montre.
Y vemos que una plática es gustosa (Pavíllox)
Cuanto mas breve y menos afectada :
Y aunque sea la prolija provechosa, (6) No contiendas alterado
Nos importuna, cansa y nos enfada ; Ni porfíes,
Que el manjar mas sabroso y sazonado, Aunque de razón te fies
Os deja, cuaudo es mucho, empalagado. Bien juzgado;
Deja por no averiguado
(Ebcilla.)
Tu conceto :
Callando vence el discreto
(6) En las conversaciones Ai porfiado.
No te alegres contando tus acciones, (Castilla.)
Pues aunque siempre tienen gusto todos
De referir sus hechos de mil modos, (c) Do pomol ti acutissimi argomenti,
De escuchar los ajenos E molte riflessioni pellegrini,
No gustan ni los malos ni ios buenos. E bel le cose dette da lalcnli
Si grandi, la quislione ebbe quel fine
(Epiteclo Irad. de Quevedo.)
Che soglion toute le quistione avere
(c) No te precies de ser loado Ciod, restó ciascun del suo parere.
De discreto;- Entre los contrincantes quizá no se encuentra uno que ter*
No se sienta en (i conceto mine diciendo :
De avisado. Mía gloria non ripongo in ostinarme
Aborrece el necio errado Nel mió pensier. La debolezza é questa
Al que bien sabe, Dcllo piccole menti; ed io mi credo
Por que en su saber no cabe Grande abbastanza per lasciarti tullo
Ni en su grado. L’ onor d’ avermi persuado e violo.
(CASTILLA.) Tr. (Gal ATEO.) Tr.

Digitized by <jOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD 69

jeto®, óá lo menos quieren que se les juzgue como so­ ble, es entre todas las mugeres la menossensible á lison­
bresalientes en ellos ¡ y aunque les agrada ver que se jas sobre este punto. Sabe que le corresponde ei título
hace justicia á sus perfecciones, con todo, les lisonjea de hermosa, y por consiguiente no se cree obligada á na­
mucho mas que las alabanzas recaigan sobre las cosas die por que le concede lo que es suyo. Debe, pues, ser
en que desean distinguirse, y en que, sin embargo, no adulada como discreta y entendida; porque aunque es
están muy seguros de si sobresalen ó no. Por ejemplo : probable que ella misma se crea dotada de talento, pue­
ei cardenal Ricbelleu, que fué sin disputa el político mas de sospechar que los hombres no lo creen así.
hábil de su tiempo, y quizá sin igual basta hoy, tuvo la Procura dar á mis palabras su verdadero sentido y no
frívola vanidad de querer pasar también por el mejor ▼ayas á imaginarte que te recomiendo una lisonja crimi-
poeta; y envidioso de la reputación del gran Comeille, minal y abyecta : no; lejos de adular los crímenes y los
mandó escribir una crítica del Cid (a). En consecuen* vicios, debes por el contrario aborrecerlos y combatirlos;
da, los aduladores diestros le hablaban poco de su ta­ pero sábete que no es vida la de este mundo, si no nos
lento como hombre de estado, ó solo lo hacían de paso manifestamos complacientes con las flaquezas del próji­
cuando la ocasión se presentaba naturalmente; mas el mo. La vanidad, aunque ridicula, puede ser inocente y
incienso que le prodigaban, el humo que conocían que escusable. Si un hombre pretende ser mas sabio, y una
le haría volver el juicio en su favor, era el de poeta y muger mas hermosa de lo que realmente es el caso, su
bello ingenio (b). Y por qué ? porque su Eminencia es­ error es grato á ellos mismos, y no causa perjuicio á na­
taba seguro de su talento en política, y recelaba de la die; y mas bien querría yo captarme su amistad por con­
otra superioridad. Fácilmente descubrirás la vanidad do­ descender con sus pretensiones, que atraerme su odio
minante de cada hombre, observando el tema favorito de tratando de desengañarlos, y esto inútilmente (a).
su conversación, porque cada uno habla de preferencia Hay así mismo otras atenciones menores de lo mas ha­
de las materias en que mas apetece sobresalir. Tócale lagüeñas, que afectan sensiblemente aquel grado de or­
esta cuerda y le tocarás en lo vivo. Roberto Walpole, gullo y de amor propio, inseparables de la naturaleza
hombre ciertamente de mucho talento , prestó poco humana, puesto que son pruebas incuestionables del mi­
flanco á la lisonja en este punto, porque indudablemente ramiento y consideración que tenemos por las personas
era tiro que no le alcanzaba ; pero tuvo la flaqueza do­ A quienes las pagamos: v. g. observar los hábitos, las
minante de desear que se le tuviese por hombre de una preferencias, los gustos, las antipatías de las personas
disposición propicia y afortunada para la galantería ; y cuya buena voluntad deseares ganar, y cuidar entonces
ciertamente que en esto brilló menos que ninguna otra de procurarles los unos, y evitarles los otros, dándoles á
persona en el mundo; pero como su conversación or­ entender cortesmente que has observado que les gusta
dinaria y favorita versaba sobre esta materia, dio á co­ tal manjar, ó tal habitación, y que por lo mismo has man­
nocer su flaco á todos los que tenían alguna penetración, dado prepararlo; ó por el contrario, que habiendo notado
y por aquí lo atacaron con suceso. su aversión á tal persona ó tal plato ect. has tenido cui­
Las mu ge res, en lo general, no tienen mas objeto que dado de no presentárselos. Atenciones tan frívolas
M hermosura; y en tal capitulo es raro que la lisonja como estas, lisonjean mas el amor propio, que otras co­
mas grosera no sorprenda su credulidad. Por mas fea
que la naturaleza haya formado á una muger, jamás
dejará de ser sensible á los elogios de sus perfecciones.
Suponiendo que su semblante sea tan horrible que ella fa) Una alma noble y generosa, dice Gioia, no cree envile­
misma no pueda menos de conocerlo, confia en que su cerse mostrándole indulgente con las debilidades humanas
cuerpo y su garbo compensan ámpliamente lo deforme cuando de ello no resulta ningún daño. Les concede mas de
lo que tienen derecho deexijir, sabiendo que en el comercio
de su cara; si su cuerpo es desproporcionado, piensa ha­
de la vida, el que se obstinase en querer colocar á los hombres
llar suficiente contrapeso en los encantos de su figura; y
en el lugar que merecen, entraría en lueba con todos. Solo
bí rostro y cuerpo son malos, se consuela con que tiene
las almas pequeñasó envidiosas consideran como hurto que se
gracias, cierta manera, cierto no se qué, aun mas seduc­ les hace, aquello que conceden á los otros, y tienen continua­
tor que la hermosura (c). Esta es una verdad que resalta mente la balanza en la mano para pesar loque deben conceder
del vestido estudiado y cuidadoso de las mugeres mas ó negar. Los Lacedemonios, que no pecaban de esceso de baje­
feas del mundo. Una hermosura reconocida é indisputa- za, nos ban dejado un bello ejemplo de la indulgencia con que
se deben verlas pretcnsiones exageradas. Alejandro pretendía
•er hijo de Júpiter, y por consiguiente dios, y quiso que por
tal lo tuviesen los estados de la Grecia. Los Lacedemonios for­
(«) Tragedia de Comeille. mularon entonces el siguiente decreto verdaderamente lacó­
nico : « Pues que Alejandro quiere ser dios que lo sea. •
Vease una de las notas de ia carta de 19 de Diciembre Por el contrario Filoseno, rey tirano y dado ó la poesia, quiso
de 1749. que el poeta Dionisio alabase sus composiciones, y para ello
le pidió que corrigiese algunas piezas suyas. El poeta habiendo
(c) La pile est aux jasmins en blancbeur comparable ; corregido casi todos los versos, los presento al rey; el cual
La noire á faire peur, une bruñe adorable; sorprendido gritó : Guardias! llevad á este hombre á ia cárcel,
La maigre a de la taille ct de la liberté ; para que aprenda á respetar las poesías regias. Aldia siguiente
La grasse est, dans son port, plcine de majeslé ; el tirano mandó sacarlo de la prisión, le dió un lugar en su
La malpropre sur soi, de peu d’attrails chargée, mesa, y concluida la comida, le leyó los versos que había
Est mise bous le nom de beaulé négligée ; compuesto aquella mañana, y le pidió su parecer. El poeta
La géanie paralt une déesse aux yeux ; sin responder una palabra al rey, gritó: Guardias! Llevadme
La mine un abrégé des merveilles des cieux ; de nuevo á la cárcel. Un hombre de mundo, un hombre ge­
L’orguei IIcuse a le coeur digne d'une couronnc ; neroso, habría salido del paso con la mayor facilidad. En
La fourhe a de l’espri t; la solté est toute bonne ; efecto, el manejo de esto poeta habría sido admirable si se
La trop grande parleuse est d’agréable humeur ; hubiese tratado do alguna mala leyó de otra operación dañosa
fctla muelle garde une bonnéte pudeur. al público ; pero elegir la cárcel porque un tirano quiso ser
(Moliere). Tr. poeta, fué locura. Tr.

Digitized by kjOOQle
7Ü CARTAS
sas de mayor importancia, pues hacen creer ú las gentes da (a). También estoy muy distanto de considerar los
que tu pensamiento casino se ocupa mas que de ellas, y placeres como tiempo perdido, con tal que sean los pla­
que son el único objeto de tu cuidado. ceres de un ser racional; al contrario, juzgo bien emplea­
Aquí tienes parte de los arcanos necesarios para tu do el tiempo que pasares en diversiones tales como es­
iniciación en el gran mundo; ojalá que yo los hubiese pectáculos públicos, asambleas de buena compañía, cenas
conocido mejor á tu edad; he pagado por ellos la suma de festivas, y aun bailes; pero aun todo esto requiere aten­
cincuenta y tres años, y no me pesará si tú retiras prove­ ción, porque de lo contrario es tiempo enteramente per­
cho. A Dios. dido.
Muchas gentes se creen ocupadas todo el día; mas si
ajustasen sus cuentas por la noche hallarían que en rea­
lidad no han hecho nada; porque si han leido dos ó tres
-♦ €-*-•-
horas, ha sido maqulnalmente y sin atención, de modo
que no retienen lo que leen, y por consiguiente no pueden
reflexionar sobre ello. De allí van á la sociedad, no á to­
mar parte en la conversación, ni á atender á los asuntos
Loxdiies, 50 de Octubre de 1747. que la promueven, ni tampoco á observar los caracteres
de las personas, sino á ocupar su pensamiento en baga­
telas (6), ó mas bien á no pensaren nada absolutamente;
Mi querido hijo. y esta tonta Insensibilidad la decoran ellos con el nombre
de ausencia ó distracción de espíritu. En seguida van,
Estoy muy contento con el itinerario que me has en­ si acaso, al teatro, á abrir la boca y contar las luces, pe­
viado de Ratisbona, porque prueba que observas é inda­ ro sin atender en lo mas mínimo al objeto que allí los
gas al paso que caminas, llenando así el verdadero objeto condujo — la comedia.
de los viajes. Los viajeros negligentes que se contentan Te pido pues, que atiendas á tus placeres, tanto como
con observar la distancia de lugar á lugar, y que solo á tus estudios; mientras te empleas en estos, reflexiona
atienden á sus comodidades en la posada para pasar la sobre lo que lees; y en los otros vigila y atiende á todo
noche, parten necios de su país, y vuelven lo mismo. Los cuanto veas ú oigas, para no hallarte precisado á respon­
que solo cuidan de ver las curiosidades de los lugares por der lo que infinitos necios, cuando se trata de cosas di­
donde pasan, las torres, los relojes, las casas consistoria­ chas ó hechas en su presencia, que efi verdad no se acuer­
les ect., retiran tan poco provecho de sus viajes, que mas dan de ellas porque pensaban en otra cosa. Si pensaban
valdría que permaneciesen en sus casas; pero aquellos que en otra cosa, para qué fueron allí? La verdad es que estos
observan é investigan la situación, la fuerza, la debilidad, tontos no pensaban en nada (c). No olvides el hoc age:
el tráfico, las manufacturas, el gobierno y la constitución atiende á lo que haces sea lo que fuere, porque una vez
de cada lugar; que frecuentan las mejores compañías y que se hace, merece que se haga bien, ó de lo contrario
atienden á sus diversos caracteres y costumbres, son los no hacerlo de ninguna manera. Por donde quiera que
únicos que viajan con provecho, y como ya sabian antes vayas lleva contigo, como suele decir el vulgo, tus ojos y
de partir, regresan sabiendo mas. tus orejas. Escucha todo lo que se dice, y mira todo lo que
Yo te aconsejaría que siempre tratases de procurarte se hace. Observa las miradas y el semblante de los que
una descripción ó historia muy compendiada del lugar hablan, que por lo regular es medio mas seguro para
en que debes hacer alguna demora; un libro como este, descubrir la verdad, que el de atenerse á lo que ellos
por imperfecto que sea, siempre te dará alguna luz para
informes mas amplios, que nadie podrá comunicarte con
mas esactitud que las personas mismas del lugar. Por
ejemplo : al llegar á Lipsia procúrate una corta relación, (a) El canciller d’Aguesseau notando que tu muger le hacia
entre las varias que ciertamente hallarás, del presente esperar un cuarto de hora desde que se auunciaba la comida
estado de la ciudad, por lo que toca á sus magistrados, -basta que ella bajabaá comer, resolvió aprovechar este tiempo,
á su policía, á sus privilegios ect.; é infórmate luego mi­ y libertarse de la mortificación que causa la espera. Empren­
nuciosamente de todos estos objetos, conversando con las dió pues escribir una obra de jurisprudencia, que dejaba de la
personas mas instruidas. Practica después lo mismo res­ mano.hasta el dia siguiente que la Señora se presentaba en la
pecto al electorado de Sajonia, sobre el cual hallarás una mesa. Tuvo constancia, y el fruto fué una obra en cuatro tomos
corta historia en la introducción de PuíTendorf, que te digna de su autor. Tenemos mas tiempo del que creemos;
dará una idea general, y te señalará los objetos que re­ faltónos saberlo aprovechar.
claman una investigación mas minuciosa. En una pala­ (Rasgos Históricos.)
bra, cuida de ser curioso, atento é Inquisitivo en todas (b) No pierdas el tiempo nunca
materias; porque la omisión y la indolencia son siempre En fútiles cosas vanas;
culpables, pero en tu edad no merecen perdón. Considera Sabia cosa es gastar bien
cuan preciosos é Importantes son, para todo el resto de tu El tiempo, y aun las palabras.
vida, los tres ó cuatro años próximos, y no pierdas un solo
(Máximos de la Sabiduría.)
momento de ellos. No pienses que mi intención sea que
pases estudiando el dia entero, cosa que estoy muy lejos (c) Hablando de cierta historia
de aconsejarte; pero si deseo que siempre te halles ocu­ A un necio se preguntó:
pado en CBto ú aquello; y que no desperdicies medias Te acuerdás tu ? y respondió :
horas ni cuartos de hora, que al fin del año componen Esperen que baga memoria.
una suma inmensa. Por ejemplo : durante el dia hay Mi Ines viendo su idiotismo,
muchos cortos intervalos, entre los estudios y las recrea­ Dijo risueña al momento :
ciones ; y en vez de pasarlos ocioso, bostezando en una Haz también entendimiento
silla, toma cualquiera libro, aunque sea frívolo ú de bu­ Que te costará lo mismo.
fonadas, y te será mas provechoso que el no hacer na­ (Iglesias). Tr.

Digitized by kjOOQle
DE LORI) CIIESTERFIELD 71

digan; pero guarda todas estas observaciones para tu uso tus estudios históricos sean relativos á la misma Alema­
privado, y no las comuniques á otros sino muy rara nia ; comprendiendo en ellos, no solo la historia general
vez. Observa, pero sin que se tetóme por observador, del imperio, como cuerpo colectivo, sino la particular á
porquede lo contrario, cada uno estará sobre si en tu los principados, electorados y ciudades. Sobre todo, naf
presencia. ’ olvides la genealogía de las principales familias, porque
Te ruego, mi querido hijo, que consideres siriamente en Alemania, una genealogía no es cosa de bagatela. Los
y sigas con cuidado los avisos que de tiempo en tiempo j Alemanes probarán sus treinta y dos blasones, antes que
te he dado, y otros que continuaré dándote; son á la vez, l las treinta y dos virtudes cardinales, si estas fuesen
el resultado de mi larga esperiencía, y el efecto de mi tantas. No son del parecer de Ulises que dice con razón .*
ternura por ti. Al dártelos no puede animarme mas In­ — Gemís el proavos, et quee nonfecimus ipsi;
teres que el tuyo. Tú no te hallas aun en estado de de­ VLx ea nostra voco.
sear para tí, la mitad del bien que yo te deseo ; sigue
pues, á ojo cerrado, á lo menos por algún tiempo, unos Buenas noches.
consejosque no pueden serte sospechosos, aunque puede
ser muy bien que no descubras aun sus ventajas, pero
-* >»O £><<«-*-
está seguro deque algún dia las palparás. A Dios.

Londres, 24 de Noviembre de t"47.

Mi querido hijo.
Lomdres, n de Noviembre de 1747.
Cada vez que te escribo, y sabes que no lo cscaséo, me
ocurren dudas, de si trabajaré con utilidad ó si será
Mi querido hijo. tiempo y papel perdidos. Esto depende enteramente del
grado de examen y de reflexión de que seas dueño, y que
Tres correos de Holanda se hallan en retardo, de modo I juzgues á propósito emplear. Si te das tiempo para pen­
que no puedo acusar recibo de ninguna carta tuya; sin sar, y tienes bastante juicio para discernir con esacti-
embargo, te escribo hoy como de costumbre para des­ tud,deben ocurrirtc necesariamente dos reflexiones: pri­
pertar tu atención sobre ti mismo. Ei doctor Swiít, en su mera, que yo tengo mucha esperiencía, y que tú no tie­
descripción de la isla de Laputa, menciona ciertos filóso­ nes ninguna ; segunda, que soy el único hombre en el
fos, tan absortos en profunda! meditaciones, que habrían mundo que ni directa ni indirectamente puede tener en
olvidado las necesidades mas comunes de la vida, si no lo que te toca mas Interes que el tuyo; de estos dos prin­
les hubiesen sido recordadas por personas que les apli­ cipios Incontestables, resulta una conclusión forzosa y
caban palmadas, luego que apercibían que estos estasis evidente, y es, que por tu propia conveniencia debes es­
científicos duraban mucho tiempo. Apegándome á la ver­ cuchar y seguir mis consejos.
dad debo decir, que no sospecho que te halles absorto Si adquieres grandes conocimientos por medio de la
en profundas meditaciones ; pero, con tu venia, ¿no po­ aplicación que te recomiendo, tú solo serás el ganancioso
dría yo creer que la ligereza, la desatención y el poco y yo pago por ello. Sean buenas ó malas las cualidades
ejercicio del pensamiento, merecen, de la misma manera y reputación que llegares á adquirir, las mías serán csac-
que la meditación profunda, que seles despierte por me­ tamente lo que hoy son, sin mejorar en el primer caso,
dio de una palmada ? Si por casualidad llegasen mis car­ ni empeorar en el segundo. Tú solo te espones á ganar
tas á tus manos, cuando te hallases reclinado cerca del ó perder.
fuego sin hacer nada, ó embelesado en la ventana, no se­ De cualquiera especie que sean tus ptaceres, yo no
rian entonces unas palmadas muy oportunas, para re­ puedo ni quiero envidiártelos, como la juventud suele
cordarte que podías emplear mejor el tiempo ? En mi ju­ imaginarse que lo hacen los viejos; lamentaré única­
ventud conocí cierto hombre muy avariento que acos­ mente que sean indecorosos é indignos de un hombre de
tumbraba decir, « tened cuidado de los peniques, por honor, ó inferiores á un hombre de juicio ; pero si son
que las guineas se cuidaran ellas mismas. » Esta refle­ tales, tú solo serás el paciente. Siendo pues; muy claro,
xión era muy justa y sensata en un avariento. Yo te re­ que en todo cuanto te digo no puede moverme mas razón
comendaré que tengas cuidado de los minutos, porque que el cariño que te profeso, debes mirarme como tu me­
las horas se cuidarán ellas mismas. Estoy muy conven­ jor amigo, y hasta de aquí á algunos años, como el único
cido de que muchas personas pierden dos y tres horas al que tengas.
dia, por no tener cuidado de los minutos. Por corto que La verdadera amistad requiere cierta conformidad de
fuere un intervalo de tiempo, no lo veas nunca como li­ años y de costumbres, y no puede subsistir cuando estos
mitado para hacer alguna cosa, pues siempre hay medio dos puntos difieren demasiado, escepto en las relaciones
de emplearlo ventajosamente (a). de padre á hijo, porque entonces el afecto por una parte,
Mientras permaneces en Alemania, procura que todos y las consideraciones por la otra, suplen la diferencia.
La amistad que contrajeres con jóvenes de tu edad, puede
ser sincera, puede ser ardiente, pero durante algún tiem­
po tiene que ser inútil, por la falta de esperiencía de uno
(«) Apprends, ami teclear, que nolre age s’écoule y otro lado. El joven guiando al joven, es como el ciego
Comnie un torreut pressé qui s’enfuil el qui roule; guiando al ciego : ambos caerán en el foso. El único
Qu'un jour dévore l’autrc, et que ¡’aulrc estdétruil, guia seguro es aquel que ha atravesado muchas veces el
Saos interruplion, par ocluí qui le suil ; camino que tú debes seguir. Deja que este guia sea tu
Que le temps que i’on perd jamais nc se répare,
padre, que ha transitado todos los caminos, y puede en
Qu’avec juste sujet on en doit élre avare.
consecuencia señalarte los mejores. Si me preguntas por
(Merv). Tr. qué recorrí yo algunos malos caminos, te responderé con

Digitized by C.ooqIc
72 CARTAS

toda ingenuidad, que fué por falta de un buen guia: los i de palabras, espero que no solo te nutrirás con estas
malos ejemplos me señalaban un camino, y carecía yo de raíces, sino que las digerirás perfectamente. A Dios.
un buen conductor que me hubiese indicado otro mejor;
pero si alguna persona, capaz de aconsejarme, se hubiese
tomado por mí, el trabajo que yo me he tomado, y se­
guiré tomándome por tí, habría yo evitado muchos ma­
los pasos y muchas desgracias en que me hizo caer una Londres, i t de Diciembre de 1747.
juventud descarriada. Mi padre no manifestó deseo de
darme consejos, ni tenia la capacidad que para ello se Mi querido hijo.
requiere. Espero que tú no podrás decir otro tanto del Nada deseo tanto como que conozcas lo que muy pocos
tuyo. Ves que solo hago uso de la palabra consejos, por­ conocen: el verdadero uso y valor del tiempo. Esta sen­
que mas bien querría yo que tu razón adoptase los que tencia se halla en boca de todo el mundo, pero son moy
te prodigo, que ver tu gusto sometido á mi autoridad. raros los que la practican. No hay simple, de los que
Tal es el fruto que me prometo de aquel grado de juicio pierden su tiempo en nonadas, que no escoja algún pro­
de que te creo dotado, y en tal concepto seguiré aconse­ verbio trillado, entre los miles que de ellos hay, y que
jándote con esperanzas de buen éxito. no lo recite para probar el valor y ia rapidez del tiempo.
Ahora te hallas establecido en Lipsia por algún tiempo; Los cuadrantes solares, por toda la Europa, tienen tam­
tu objeto principal debe ser el conocimiento de los libros bién alguna inscripción ingeniosa al mismo intento; de
y de las ciencias. Si mientras permaneces ahí, no apren­ suerte que nadie desperdicia su tiempo sin ver y oír dia­
des estas cosas, por medio de ¡a aplicación y del cuidado, riamente, cuan necesario es emplearlo bien, y cuan irre­
te quedarás ignorándolas para todo el resto de tu vida ; y cuperable cuando perdido. Pero todas estas prevenciones
te empe Fio mi palabra, de que una vida sin conocimientos son inútiles, cuando no hay un fondo de buen sentido y
es no solo desagradable, sino fastidiosísima (a). Redobla de razón, mas capaz de sugerirlas que de adoptarlas. Por
pues de atención con M. Harte cuando estudies los pri­ tus informes sobre la manera de emplear tu tiempo, me
meros elementos de las bellas letras, y sobre todo el grie­ lisonjeo de que posees este fondo, que es el que te procu­
go. Siempre que tropezares con alguna dificultad, véncela rará verdaderas riquezas. En consecuencia, no es mi
y no la pases por alto por vergüenza mal entendida, ó por ánimo enviarte un ensayo critico sobre el uso y abuso del
desidia, con el fin de terminar mas pronto. Practica lo tiempo, sino que me contentaré con darte algunas ideas,
mismo cuando asistas á las lecciones del profesor Mas- relativamente al uso de una porción particular del dila­
cow, ó<le cualquiera otro; no dejes pasar nada hasta que tado tiempo que espero tienes que gozar: me refiero álos
no estés seguro de comprenderlo bien ; y acostúmbrate dos años próximos. Recuerda pues, que cualquiera cono­
á asentar por escrito los puntos capitales de lo que apren­ cimiento á que no pongas una base sólida antes de cum­
des. Después de haber empleado las mañanas de una plir diez y ocho años, no te será fácil adquirirlo después,
manera tan útil, puedes, con seguridad de conciencia, y que te quedarás sin él toda tu vida. Los conocimientos
divertirte por las tardes, frecuentando la buena compa­ son una especie de retiro, y una sombra confortativa y
ñía, observando todo con atención y adquiriendo la es- necesaria en la edad avanzada ; y si no la plantamos
periencia de mundo que Lipsia pueda procurarte. Obser­ en nuestra juventud, no nos abrigará cuando seamos
varás é Imitarás las maneras de las personas de mas viejos. No exijo, ni espero de tí, una grande aplicación á
categoría que allí hubiere; no porque sean las mejores la lectura, desde el momento que te lanzares en el gran
maneras del mundo, aunque pueden muy bien serlo, sino mundo ; sé que esto es imposible, y aun en ciertos casos
porque son las mejores del lugar en que te hallas, á las impropio. Esta es pues la época, y la única época, en que
cuales debe siempre conformarse el hombre de juicio. La debes aplicarte al estudio con afan no interrumpido. Si
esencia de las cosas, como te he dicho á menudo, es cons­ á veces te pareciere el trabajo algo penoso, reflexiona que
tantemente y en todas partes la misma, pero el modo de la fatiga es inseparable en un viaje necesario, y que
considerarlas varia mas ó menos en cada país; y lo que mientras mas horas caminares al dia, mas presto llegarás
propiamente constituye á un hombre de mundo bien al fin de tu camino; así como mientras mas temprano
criado, es saber conformarse á ellas de un modo fácil y te hicieres apto para gozar de tu libertad, mas pronto la
agradable, ó por mejor decir, apropiárselas en tiempo y obtendrás; de modo que tu emancipación depende en­
lugar convenientes. teramente del modo con que te manejares de aquí, á en­
Estos son ya muchos consejos, y quizá demasiados, tonces. Me parece que te brindo con un buen ajuste, al
dirás tú, para una carta. Si los sigues, adquirirás cono­ prometerte bajo mi palabra, que si haces hasta cumplir
cimientos, formarás tu carácter y retirarás placer; si no diez y ocho años, todo lo que yo quiera, haré, pasado
los sigues, yo no perderé mas que operara et oleum, este tiempo, cuanto me pidas.
cosas que después de todo no siento. Conocí á un caballero tan ecónomo de su tiempo, que
Con una persona que parte hoy para Lipsia, te envio no quería perder ni aun aquella pequeña porción que la
un paquetlto de tu mamá, conteniendo algunas cosas naturaleza le obligaba á pasar en las secretas, sino que
preciosas que dejaste, á las que he unido, como aguinaldo empleaba estos momentos en repasar todos los poetas la­
de Navidad, un palillero muy bonito. De paso te pediré tinos (a). Compró una edición común de Horacio, de la
que tengas gran cuidado de tu dentadura, conservándola
estremadamentc limpia. También te he enviado las ral­
ees griegas, traducidas últimamente al ingles, de la edi­ (a) Mira que el tiempo corro
ción francesa de Port-Royal. Para terminar con un juego Rápidamente,
Y que el tiempo pasado
Ya no le tienes :
Y asi aprovecha
(a) ...Je ne trouve pas de fatigue si rude Las horas, los instantes
Que l’cnnuyeux loisir d’un morid sans ¿lude. Del que te queda.
(BOILEAV). Tr. (Frvlos Literario^ Tr.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD 73
que arrancaba nn par de hojas que llevaba consigo al Quiere decir que mi amor á ti es y será proporcionado á
lugar necesario; y después de leídas las enviaba como un tu mérito, siendo este amor el único que un ser racional
sacrificio al albañal, aprovechando así momentos que debe tener por otro. Hasta ahora no he descubierto nada
sin eso habría necesariamente perdido (a); yo te reco­ malo en tu corazón ni en tu cabeza; al contrario, creo
miendo que sigas su ejemplo. Esta ocupación vale mas ver juicio en la una y sentimientos rectos en el otro; y
que hacer solamente lo que no puede dejar de hacerse en esta persuasión es el único motivo de mi actual amor,
aquellos instantes; y de ello resultará que siempre ten­ que aumentará ó disminuirá, según tu mérito ó deméri­
drás en la memoria, todo lo que hubieres leído de esta to. SI posees los conocimientos, el honor y la probidad
manera. Los libros de ciencias y los clásicos deben ser de que eres capaz, hallarás en mi ardiente amor á tí, la
leídos con continuación; pero hay muchísimos, y aun muy mas amplia recompensa; pero si te viere yo desprovisto
bueno», que pueden leerse con provecho, á ratos perdi­ de estas cualidades, mi aborrecimiento y mi Indignación
dos, de un modo inconexo; tales son los buenos poetas se levantarán proporcionalmente; y recuerda que en este
latinos, escepto Virgilio en su Eneida; y tales son tam­ caso mi obligación no vá mas allá que á darte lo pura­
bién la mayor parte de los poetas modernos, en los que mente necesario para tu subsistencia. Si llega mosá reñir,
hallarás muchas piezas dignas de ser leídas y que no re­ no cuentes con debilidad en mi naturaleza para una re­
quieren aniba de siete ú ocho minutos de atención. Los conciliación, como muchos hijos que la solicitan y obtie­
diccionarios de Bayie, de Moreri y otros, deben reservarse nen á menudo de padres cándidos. Debilidades como
para llenar los intervalos, por lo común muy mal em­ estas no me acompañan á mí; y como si llega el caso de
pleados, que tenemos durante el día, entre nuestros es­ riña ha de ser sobre punto muy capital, una vez reñido
tadios y nuestros placeres. no perdonaré jamás. Pero me prometo, y tengo por casi
seguro que esta declaración, porque no es amenaza, será
inútil. Los principios de virtud no te son desconocidos;
y es cierto que para amarla basta solo conocerla (a). En
cuanto á conocimientos ya posees bastantes para estimu­
larte á adquirir mas; porque solo los ignorantes que des­
Londres, 18 de Diciembre de 1747. precian la ciencia, piensan que saben mucho. Las per­
sonas mas instruidas son siempre las que desean aumen­
Mi QUERIDO HIJO. tar su saber, dolorosamente convencidas de que la mayor
altura á que su ciencia puede llegar, es muy poca cosa.
Nos faltan dos correos de Holanda, de modo que no Considera detenidamente y no olvides los amistosos
tengo carta tuya ni de M. Harte que contestar. Así pues, consejos que te doy. Todo el provecho será para tí.
la presente es solo un efecto de aquel scribendi caco? Ibes,
ocasionado por mis temores, mis esperanzas y mis dudas
respecto á tí. Apenas vá caminando alguna larga carta que
te haya yo escrito sobre cualquiera asunto, cuando me
imagino que omití en ella algo que podía serte útil, y
preparo en seguida un suplemento para el correo próxi­ Londres, 29 de Diciembre de 1747.
mo, ó cuando no es así, me ocurre asunto nuevo sobre el
que pienso poder darte algunas instrucciones , ó indi­ Mi querido hijo.
carte algunas reglas provechosas. Esto me obliga á tomar
de nnevo la pluma, aunque Dios sabe si trabajo en vano, Recibí tus cartas de 17 y 22 del presente, y veo por la
cosa qne solo el tiempo podrá aclarar; mas sea lo que última que algunas de las que te he dirigido se han estra-
fuere, mi solicitud y mi desasosiego no pueden venir mas viado, porque nunca he dejado pasar dos correos sin es­
que del tierno afecto que te profeso, el cual es mayor de cribir, sea á ti, seaá M. Harte, y aun con mucha esten-
lo que podrías figurarte. Pero no te equivoques respecto sion.También recibí una carta de M. Harte, que me causó
á la naturaleza de este afecto creyéndolo de especie muy gran placer, tanto por los muchos elogios que de tí en­
á propósito para abusar de él impunemente. No es afecto cierra, como porque en ella sale garante de que dentro
natural, porque en realidad no hay tal cosa en la natu­ de dos años merecerás tu emancipación, y te hallarás en
raleza; si la hubiese, necesaria y reciprocamente la da­ estado de poder correr el mundo bajo un pié que te hará
rían á conocer algunos sentimientos por los cuales el honor y me colmará de alegría.
padre ignorado descubriría á su hijo y el hijo ásu padre, Agradezco tu oferta de la nueva edición de Adamus,
sin ningún indicio anterior, ó sin luces é informes pre­ pero no la necesito, porque poseo una buena. Cuando
vios, cosa que jamás se ha visto desde que el mundo es hubieres leído esta obra, harás bien de pasar á la Histo­
mundo, no obstante todo lo que en contrario quieran de­ ria del tratado de Munster por Bougeant, que contiene
cir los escritores de romances, ios poetas y otros novele­ muchas anécdotas importantes concernientes á aquel fa­
ros sentimentales. Mi amor á ti tampoco es como el de moso tratado, y que no se encuentran en Adamus.
una madre, cuya única ó á lo menos principal conside­ Dices que tus lecciones sobre el Jus Publicum finali­
ración es la salud y la vida. Yo te deseo ambas cosas con zarán hácla Pascua; pero espero que M. Mascow volverá
todo mi corazón; pero al mismo tiempo confieso que mis á darlas de nuevo, porque no querría yo que abandona­
miras y cuidados van mucho mas lejos. ses un solo dia este estudio mientras permaneces en Lip-
MI objeto es que adquieras cualidades propias para vi­ sia. Supongo que M. Mascow te dará también lecciones
vir, y sin ellas no deseo que vivas de ninguna manera.

> (a) La virtud es tan hermosa,


W Le tempsest assez long pour quiconque en proíite, >* Tan noble, ton respetable,
Qui travaille et qui pense en élend la limite. ? Que hasta de sus enemigos
(VOLTAIRK.) Tr. < Logra siempre el homenage. Tr.

Digitized by LjOOQle
74 CARTAS

sobre el Instrumentum Pacit, y sobre las ordenanzas reservas para tí; mas yo estoy cierto de que tu tienes bas­
del último emperador. Tu aleman matchará de consi­ tante sensatez para conocer que la verdadera manera de
guiente, y doy por supuesto que tu permanencia en Lip- reservarte útilmente todo tu tiempo, es emplearlo como
sia te iniciará en todos los secretos de este idioma,tanto lo haces; y aun mas, porque es ponerlo á interes muy lu­
para hablarlo como para escribirlo. No olvides que el co­ crativo que dentro de muy pocos años subirá á un capi­
nocer imperfectamente un idioma, es casi lo mismo que tal prodigioso.
ignorarlo absolutamente porque así como las gentes no Aunque doce de tus catorce compañeros de mesa pue­
se prestan de buena voluntad á hablar una lengua que no den no ser las personas mas vivas del mundo, y carecer,
conocen con perfección, de la misma manera no gustan como lo concibo fácilmente, de aquel ion de la bonne
oírla hablar mal á otros. Nuestros pensamientos se miran compagnie que deseo psra tí, sin embargo, te recomien­
encadenados, y aparecen bajo una luz muy desfavora­ do que no les muestres ningún desprecio, ni los ridicu-
ble, cuando los espresamos en una lengua que no po­ lizes en manera alguna, porque seria no solo faltar á la
seemos completamente. Dedica una parte de tiempo á la buena crianza, sino también probar que no tienes bueu
historia moderna, teniendo siempre á la mano ios mapas sentido. Trata mas bien de sacar de ellos todo el partido
de los lugares de que se trate. La geografía y la historia posible, porque de todo el mundo puede retirarse algo
son cosas muy Imperfectas separadamente , y para que bueno. Su compañía, por lo menos, debe hacerte ade­
sean útiles es necesario que vayan unidas. lantar en el aleman; y como vienen de diferentes países,
No dejes de visitar á la duquesa de Courlandia todas puedes promover conversaciones sobre asuntos que ellos
las veces que su tiempo y el tuyo lo permitieren. La So­ deben necesariamente saber bien; y aunque en io gene­
ciedad de mugeres elegantes contribuye á formar y pulir ral sean torpes ó desagradables, no por eso dejarán de
las maneras, aunque no el entendimiento. Aquellas de­ darte algunas noticias útiles sobre las leyes, las costum­
ferencias y atenciones tan útiles en compañía de los hom­ bres, los gobiernos y las principales familias de sus res­
bres, solo se adquiren en sociedad con las mugeres (o). pectivos países, cosas todas que es mejor saberlas que
Ten siempre presente lo que te he repetido mil ocasio­ ignorarlas, y por consiguiente merecen que te informes
nes : que todos los talentos dei mundo pierden su lustre de ellas. Raro es el hombre que bable de todo con acierto,
y también alguna parte de su utilidad, si no se miran pero apenas existirá alguno que ignore todo absoluta­
adornados de aquella urbanidad desembarazada , de mente. Un buen químico estrae este ó el otro espíritu de
aquellas maneras atractivas y de aquellas gracias que se­ cualquiera substancia; y de la misma manera un hom­
ducen y preocupan á las gentes en tu favor á primera bre de talento que se maneja con destreza, retíralo que
vista. Por ningún motivo debes mirar tu persona con ne­ es digno de saberse, de todas las personas con quienes
gligencia; cuida de estar siempre muy aseado, y en con­ conversa (a).
venientes ocasiones elegante. Tu porte debe ser airoso y
tus movimientos naturales. Atiende particularmente á tu
espresion y á tus modales todas las veces que te presenta­
res en sociedad, procurando que sean respetuosos sin (a) A cada uno, dice Gioia, hablarás en la conversación de
bajeza, desembarazados sin familiaridad, garbosos sin las cosas que mas le agradaren, de su arte ó profesión, de sus
afectación é insinuantes sin arte ó designio aparente. gustos ó de sus desventuras, de sus hijos ó de su mujer :
No me envíes mas estrados de la constitución de Ale­ Ar gómenlo al nocchier son le procelle,
mania, porque estoy convencido de que el curso de tus I bovi all'aratnr; fe sue faite
estudios te la dará á conocer muy pronto; pero desearía Cania il guerria, coala il pastor leagnelle.
que tus cartas fuesen en lo de adelante una especie de Preguntarás al joven galante :
diario de tu vida, v. g : la sociedad que frecuentas , los .................... A cual cantare
nuevo* conocimientos que hayas hecho, cuales 6on tus Nel vicia verno si dará la palma
placeres, y ameniza todo esto con tus propias reflexiones, Sopra le scene, e s’ egli é ver che riada
sin olvidar cuales son los libros griegos y latinos que lees L’astuta Frine che ben cení o folli
y entiendes. A Dios. Milardi rimando nudi al Tamigi;
O se il b Hilante danzator Narciso
Tornera puré ad agghiacciare i pelli
De palpitan! i ilalici mariti.
Pedirás al viejo noticias de los usos civiles, políticos y reli­
giosos de su juventud, y de este modo te procurarás el placer
de contarle los actuales. Prepárale sin embargo, á escuchar
Enero 2 de 1748. alabanzas estremadas de lo pasado.
Con las mugeres caseras:
Mi querido hijo. Or di polli ragiona, or di bucato.
Con las de moda :
Estoy edificado de la distribución de tu tiempo, tan
Di veli e cuffie e femminili arredi.
juiciosamente empleado desde por la mañana hasta la no­
che, que un necio no dejaría de decir que ni un instante De la niña querrás ver los dibujos, ¡os bordados, la escri­
tura.
Preguntarás al astrónomo qué cosa son aquellos puntos
que brillan en la bóveda azul del cielo. Donde van y de donde
vienen aquellos astros que espantan al vulgo con su barba y
(a) El filósofo Fon (enelle decía : « Pour la solidité du rai- con su cola.
sonnement, pour la forcé, pour ¡a profondeur, il ne faut que
Invitarás al economista para que te esponga el motivo del
des hommes; pour une élégance nalve, pour une simplicité
alto ó bajo precio de los géneros y la escasez del numerario;
fine el piquanle, pour le sentimenl délicat dea con ven anees,
si convenga dar la preferencia á las manufacturas nacionales.
pour une certaine fleur d’espril, il faut des bomoics polis par
Hablarás al filósofo de leyes; al abogado de litigios ; al médico
Je commerce des femmes. Ir.
de las enfermedades reinaulcs, ccí. Tr.

Digitized by VjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 75

Como ya has sido presentado á la duquesa de Curian- (a), que te cederé de buena gana luego que me lo pidie­
dia, te encargo que vayas á su casa siempre que te lo res. Pero si en realidad piensas ser ministro de estado,
permitieren tus mas indispensables ocupaciones. Me han hay varias circunstancias de poca monta, sobre las cua­
dicho que esta dama tiene talentos; mas aunque yo no les debes tomar una resolución previa. La primera es la
te recomiendo que frecuentes la sociedad de mugercs con idoneidad que requiere el puesto, y para tenerla es nece­
la mira de adquirir conocimientos, ó de formar tu jui­ sario que conozcas perfectamente la historia antigua y
cio, sin embargo, es muy útil bajo otros aspectos, por­ moderna, los idiomas, la constitución y forma de gobier­
que ciertamente pule las maneras y comunica cierto no de cada nación, el aumento ó la decadencia de los
despejo muy necesario en el curso de la vida, despejo de imperios antiguos y modernos, y saber trazar un plan
que carecen los Ingleses mas que ningún otro pueblo razonado de las causas de uno y otro; finalmente, se re­
del mundo. quiere que conozcas la fuerza, las riquezas y el comercio
No puedo decir que tus cenas son regalonas, pero con­ de cada país. Estas cositas, por insignificantes que pa­
fesarás qhe sou sólidas. Con una buena taza de sopa y rezcan, son sin embargo muy necesarias á un político,
dos libras de patatas, pasarás la noche sin gran impa­ por cuya razón presumo que tratarás de aplicarte á ellas.
ciencia de almorzar al dia siguiente. Una parte de tu ce­ Hay otros requisitos necesarios en la práctica de los nego­
na, las patatas, es el alimento constante de mis antiguos cios, y merecen que los consideres en tus ratos desocu­
amigos y compatriotas (a) los Irlandeses, cuyos cuerpos pados, tales como dominio absoluto sobre tu tempera­
son loe mas sanos y los mas robustos que haya yo cono­ mento de modo que nada sea capaz de provocar tu cóle­
cido en Europa. ra : paciencia para escuchar peticiones frivolas, imperti­
Como creo que algunas de mis cartas á ti y á M. Harte nentes é inmoderadas, con bastante arte para rehusar
se han estravlado, y también varías de las tuyas y suyas sin ofender (6), ó para doblar el valor de la obligación
á mi, particularmente una de Lipsia, á que se refiere en por la manera de concederla (c): mucha destreza para
su subsecuente, deseo que en lo venidero, tanto él como ocultar la verdad sin decir una mentira : harta sagacidad
tú, citen en sus cartas las fechas de las mías, y yo por mi para leer en ios semblantes de las gentes, y serenidad
parte haré otro tanto. La tuya recibida por el último cor­ bastante para no dejarles descubrir uada en el tuyo:
reo es de 25 de Noviembre. Por el anterior me dirigiste finalmente, una franqueza aparente con una real reserva.
otra cuya fecha he olvidado, pero contenia una para lady Estos son los primeros rudimentos de un político, y el
Chesterfleld á que contestará muy pronto; entretanto, mundo debe ser tu gramática.
me encarga que te manifieste sus agradecimientos. Faltan tres correos de Holanda, de modo que no puedo
Mi indisposición fué solamente un fuerte resfriado de acusar recibo de ninguna carta tuya. Termino pues, re­
que ya estoy bueno. No te quejarás de lo compendioso de comendándome á tu favor y protección para cuando lo­
las cartas de M. Grevenkop, pues se propone escribirte grares tus deseos. Tuyo.
con frecuencia todo lo que ocurra por aquí, en idioma y
carácter aleman, para que adelantes en ambos. A Dios.

■ *-

Londres, 29 de Enero de 1748.

Londres, 15 de Enero de 1748. Mi querido hijo.


Por la última carta de M. Harte veo que varias de las
Mi QUERIDO HIJO. mías á tí y á él, se han helado en su camino para Lipsia:
Acepto de muy buena voluntad el aguinaldo que me supongo que á esta hora el deshielo las ha puesto en es­
prometes para fin de año; y mientras mas precioso lo tado de proseguir su rumbo, y que recibirás un gran
hicieres, mas te lo agradeceré. Esto depende enteramente paquete de ellas á la vez. Hudibras, en este verso :
de tí, razón por la cual espero que me regalarás cada año Likevjords congeard in Norlhern air (d),
una nueva edición de tu persona, mas correcta que la
alude á una nocion vulgar, y es, que en Groenlandia
precedente, y considerablemente corregida y aumentada.
aconteció un día, que las palabras se helaron en el mo­
Pues que no te gustaría ser asesor de la cámara impe­
mento mismo de ser proferidas, y que venido el deshielo
rial, y que deseas colocarte en Inglaterra ¿qué piensas se oyó en el aire una conversación muy enredada de to­
de una cátedra de profesor de griego en una de nuestras
universidades ? Es prebenda muy bonita, y requiere poco
conocimiento de esta lengua, mucho menos del que me
imagino que ya tienes de ella. Si esto no te acomoda, me
la) Secretario de estado.
veré muy embarazado para proponerte otra cosa. Dime
pues, qué especie de destino es de tu gusto, porque ahora (6) Luis XIV nombrando para el obispado de Lavour á Fle-
es tiempo de asegurarlo, y de que tomes las medidas con­ chicr, que predicaba en la corte, le dijo : fie diferido concede­
siguientes. M. Harte me dice que estudias la política y ros una dignidad que hace tiempo mereceis, porque no quería
presumo que es con la mira de sucederme en mi empleo privarme del placer de escucharos.
(r) El gran Condé, sitiando la plaza de Vezel, recibió una
suplica de las señoras de la ciudad para que las dejase salir,
pero previendo que su salida retardaría la rendición del ene­
migo, respondió que no podia consentir en un pedido que le
quc e*’CSfr*tor nombrado Virey de Irlanda en privarla del mas bello laurel de su triunfo.
acostumbraba llamar compatriotas suyos á los Irlan-
(d) Como voces cuajadas por el Aquilón. Tr.

Digitized by kjOOQle
76 CARTAS

das estas palabras puestas en libertad. Me imagino que razos de la córte para gozar tranquilamente las dulzuras
esta conversación seria muy confusa y estensa para po­ de la sociedad, fácilmente imaginarás que no me ocupan
derla comprender; ¿ no podría suceder lo mismo con pensamientos de partido ni de mezclarme en los negocios.
media docena db mis prolongadas cartas, luego que las OCium cum dignitale es mi objeto. Ya disfruto del pri­
recibas todas á un mismo tiempo ? Me parece que á todo mero, y espero que mi conducta y mi carácter me hacen
evento puedo responder así á esta pregunta: si consideras acreedor á participar de la segunda. En una palabra, soy
mis cartas en su verdadera luz, como conduciéndote los actualmente dichoso, y vela que era imposible serlo en
consejos de un amigo, que anhela sinceramente por tu mi precedente situación pública (a).
felicidad y desea procurarte placeres, las leerás sin duda Como aprecio tu correspondencia mas que la de todos
con atención; pero si las consideras en su opuesta y fal­ les reyes, príncipes y ministros de Europa, tendré ahora
sísima luz, como conteniendo los preceptos de un padre lugar de llevarla con mas regularidad, seguro de poder
impertinente y regañón, estoy seguro de que no solo no escribir yo mismo mis cartas, y aun espero que las leerás
les prestarás atención, sino que ni aun las leerás. Tú con mayor gusto, lo cual, creo, acontece rara vez con
podrás decir mejor cual es el caso. Rara vez se reciben cartas que escribe y recibe un Secretario de Estado.
bien los consejos y, por lo regular, las personas que mas No temas que mi retiro de los negocios dificulte tu co­
los necesitan, son á las que menos gustan. Yo espero que locación y adelantos á su debido tiempo; al contrario, los
tu falta de esperiencia, de que no debes dudar, te con­ favorecerá, porque no teniendo nada que pedir para mí
vencerá de que tienes necesidad de consejos, y que tu mismo, tendré mejor título para solicitar en tu favor.
buen sentido te inclinará á seguir los que te doy. Pero tú tienes un medio mas seguro que este para ascen­
Dlme de qué manera pasas tus horas desocupadas en der, y que depende únicamente de tí : hazte necesario,
Lipsia : sé que no tienes muchas; y tengo bastante buena cosa que lograrás fácilmente, si unes la aplicación á tus
opinión de tí para creer que á tu edad desearás tener cualidades naturales. Generalmente hablando, ignora­
mas. ¿ Asistes á algunas tertulias ó espectáculos públicos mos en Inglaterra los negocios estranjeros, los intereses,
y de qué especie son ellos? Sean de la que fueren, exa­ las miras, las pretensiones y la política de las otras cór­
mínalos todos, porque el verdadero medio de no admirar te». Esta parte de conocimientos no entra nunca en núes-
nada neciamente es verlo todo.
Si algunas veces tomares Ubritos de historietas para
entretenerte á ratos, te recomiendo dos obras francesas
de que yate he hablado, y que te divertirán no sin utili­ coya fatal tendencia veo y preveo; no puedo echarme encima
dad para tu alma y tus modales. Uno es: La maniérede por mas tiempo, la indignación y el desprecio del publico,
bien penser dans les ouvrages (Tesprit, par lepéreBou- respecto de determinaciones en que no tomo ninguna parle;
hours. Me parece que ya lo has leído en Inglaterra con no puedo continuar por mas tiempo llenando un puesto en el
M. Coderc, pero creo que harías bien de volverlo á leer. cual es bien sabido que no soy mas de un commw (escrióúm/e),
El otro es: L’art de plaire dans la conversación, par y en el que no se me ba permitido servir á ninguna pericos,
por merecedora que fuese, por temor de que el publico cre­
VAbbé de Bellegarde, libro que de ninguna manera es
yese que disfrutaba yo algún poder, ó que mi colega nó lo
Inútil, aunque no pretendo decir que el arte de agradar
obíenia todo; finalmente, os confieso con toda verdad, quesos-
pueda reducirse á preceptos; si así fuese, estoy seguro
piro por el sosiego y la tranquilidad, cosas muy necesarias pa­
que la obrita no tendría precio. Buen sentido y buen na­ ra mi actual estado de cuerpo y alma. Si pudiese yo hacer al­
tural son los principales ingredientes, y tus propias ob­ gún bien, sacrificaría por mas tiempo alguna parte de mi
servaciones acompañadas de buenos consejos te darán quietud; pero convencido como lo estoy de que no puedo hacer
el barniz y gusto convenientes. A Dios. Siempre te amaré ninguno, quiero procurarme el descanso y conservar mi repu-
á medida de tu merecimiento. putacion. Disfruté de los placeres mientras me lo permitió el
vigor de mi cuerpo y de mi alma. Me dediqué después á los
negocios, y hoy puedo decir que los he manejado en todas sus
partes, sin amarlos mas por conocerlos mejor. Como muchas
otras cosas, son admirados por las personas que menos los co­
nocen ect.
Londres, 9 de Febrero de 1748. En otra carta escrita al mismo sujeto decía el autor :
........ He visto las escenas tanto de placeres como de nego­
Mi querido nuo. cios; be visto los toscos maderos y las sucias cuerdas que pre­
sentan y mueven todas las oslentosas máquinas; y be visto y
No es ya un Secretario de Estado quien te escribe, sino be olido las velas de sebo que iluminan el conjunto de Us de­
un simple particular para el que, á su edad, es tan con­ coraciones que asombran al ignorante auditorio ect.
veniente y necesario el reposo, como la actividad y el (a) En otra carta de 9 de Febrero decía el autor á Mr Day-
trabajo lo son para tí, en la edad de que gozas, y para rolles.
muchos años aun. Puse los sellos, el sábado último, en
...... El sabado último puse los sellos en manos del rey, que
manos del rey, que recibió mi dimisión de la manera mas me despidió del modo mas satisfactorio.... Mi salud, mi vivaci­
benévola, y puedo agregar (porque él mismo me lo dijo), dad, y mi carácter, todo concurría en esta medida, haciéndo­
con sentimiento (a). Como me retiro del bullicio y emba- mela absolutamente necesaria. Me retiro sin ninguna que­
-f———— -------------------------------------------- rella personal con hombre viviente; y si desaprobé algunas me­
didas, no fué de ninguna manera á causa de sus autores. Le­
(a) Las razones que turo el autor para separarse del mi­ jos de aumentar el partido de la oposición, como por lo común
nisterio, no parece fueron únicamente las que espone en esta hacen los ministros demisionarios, sostendré al rey y sus minis­
carta, pues en una que escribió, á su íntimo amigo Daírolles, tros, en cuanto estuviere de mi parle; y podré hacer esto con
eo 26 de enero le decía: mas ventaja para ellos, y mas honor para mi mismo, cuando
........ La actual situación de los negocios, tanto interiores co­ deje de recibir cinco mil libras anuales por cumplir con aquel
mo exteriores, no me permite continuar por mas tiempo en mi deber.
empleo de ministro. Yo no puedo escribir ni firmar órdenes Tr.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 77

tro espirito, ni forma parte de nuestra educación, razón te viste, con todo, resérvate la facultad de hacerlo cuan­
porta que carecemos, mas que ninguna otra nación de do te acomodare, obligándolo á llevar siempre el distin­
Europa, de personas propias para comisiones en el este­ tivo de criado.
rtor; y cuando se ofrece discutir en el parlamento los ne­ He visto á M. Flemmlng y á su muger, quienes me
gocios estranjeros, se hace con una ignorancia increíble. hablaron muy bien de tí y de tus modales, que, diciendo
Siendo pues tan abundante la cosecha de negocios es- la pura verdad, eran los que me ocasionaban mas du­
tranjeros, y tan escasos los trabajadores, si tienes cuida­ das. Esta dama me aseguró que tenias el aire desembara­
do de constituirte idoneo para este ramo, te harás nece­ zado y que no eras tímido, lo cual es ya mucho para un
sario : primero , en calidad de ministro cerca de alguna Ingles de tu edad.
córte, y después como Secretario de relaciones estertores Mañana partiré para Bath, en donde pienso permane­
en tu propio país. cer un mes, con la única mira de pasarlo mejor y dis­
Estoy en estremo satisfecho del informe sobre la dis­ frutar tranquilamente de la libertad que he adquirido
tribución de tu tiempo. Continúa asi dos años solamente por la renuncia del ministerio. Desde allí te escribiré con
y no te pediré mas. Tus trabajos serán tu propia recom­ mas estenslon y asi buenas noches.
pensa, pero si deseares alguna otra que esté en mi mano
concederte, cuenta con ella.
Me alegro que conozcas el desarreglo é indecencia de
aquellos de tus compañeros de mesa, que se deshonran y
envilecen con infames criaturas, y con jugadores de pro­
fesión. Estoy seguro de que el mal ojo con que son vis­
tos per toda la gente honrada y racional, será un buen Bath, 1G de Febrero de 1748.
aviso para tí (a). A Dios.
Mi querido hijo.
El primer uso que hice de mi libertad fué venir aquí,
adonde llegué ayer. Mi salud, aunque no precisamente
mala, sin embargo, como de algún tiempo á esta parte la
he visto con descuido, necesita algunos reparos, que es­
tas aguas rara vez dejan de procurar. Las tomaré durante
Londres , 13 de Febrero de 1748. un mes, y regresaré á Londres para gozar de las dulzu­
ras de la sociedad, en vez de gemir bajo el peso de los
negocios. He dado la descripción de la vida que me pro­
Mi querido hijo. pongo llevar en lo futuro, en este lema que he puesto
Tu última carta me hace una relación muy satisfacto­ sobre el friso de mi librería en mi nueva casa:
ria de la distribución de tu tiempo en Lipsia. Con solo
Nunc veterum libris, nunc somno, et inertibus horit
uo par de años de igual sistema, te aseguro que aventa­
Ducere sollicita jucunda oblivia vita (a).
jarás á los jóvenes de tu edad y aun de tu siglo. Te agra­
dezco la espücacion que me haces de los Schriftassen y Con este motivo debo observarte, que la satisfacción
Amptassen, y te ruego me digas que cosa son los no interrumpida que me prometo encontrar en aquella
Landsassen. Consiento gustoso en que tomes un criado librería, la deberé sobre todo, á haber empleado bien una
sajón, que no hable mas de aleman, medio seguro de ejer­ parte de mi vida cuando tenia tu edad. Desearía haberla
citar este idioma luego que hubieres dejado la Alema­ empleado mejor para que mi satisfacción fuese ahora
nia ; pero no querría yo que este hombre, ni el que ya completa; mas sin embargo, planté, mientras fui jóven,
tienes, permaneciesen sin librea, porque la falta de ella aquel grado de conocimientos que son hoy mi refugio y
hace siempre á los criados impertinentes é inútiles. Estoy abrigo. Procura que tu plantío sea aun mayor, y verás
seguro de que tan pronto como tomares al nuevo criado,
te Instaré el antiguo para que le permitas dejar la librea,
y aspirará á ayuda de cámara, que equivale á decir que
te rizará y afeitará, sin querer hacer ninguna otra cosa.
Te aconsejo que nunca tengas criados sin librea, y aun­ (a) Ahora las obras de los antiguos, el sueño y las horas de
que á veces no estimares conveniente llevar contigo, descanso, me harán olvidar en la alegría los embarazos de una
detras del coche, enmedio de lluvia y lodo, al criado que vida agitada.
Un escritor francés que visitó hace poco la capital de Ingla­
terra dice : Une des rúes du West-End ofTre encore A l’admi-
ration des visiteurs l’bólcl Cbesterfield que ce seigneur a fait
(a) Horacio dice : construiré en 4747. L’exlérieur est d’une simplicité élégante.
...... Avidos vicinum funus ut «egros Daos l’intérieur tout y est encore dans l’état oü la mort du
Exanimat, morlisque melu sibi parcere cogit; comte l’a laissé en 4/73. On a respectó le salón dont ii était
Sic teneros ánimos aliena opprobria sepe fier, et celle ríanle bibliothéque dont les fenétres ouvrent sur
Absterrent vitiis. le plus beau jardín de Londres. Au-dessus des armoires d’aca-
jou, qui s’élévent á bauteurd’appui, rcgnela sóriede portrails
Cual de un enfermo comedor la muerte d’auteurs anciens el modernes que Cbesterfied aimait le plus.
A otro, gloton también, de espanto Ilena Une inscription en majuscuies d’or d’un pied de long se dé-
Que temiendo igual suerte, lache sur le fond sombre du lambris, et offre la devise que
Su apetito refrena; Chesteríield avail cboisie pour sa maturité et sa vieillesse.
El triste ejemplo de la mengua agena ....................Sur la cbeminée et sur les consoles sonl rópandus
Lo< infantiles pechos avecun élégant désordre, statueties, brouzes antiques, marbres,
Retrae asi de criminales hechos. urnes Atbénienncs, mélange charmant de raffinemenl, de
(Burgos). T r. gráce et d’érudition, etc. Tr.

Digitized by kjOOQle
78 CARTAS

tu trabajo mas que recompensado (o). No siento el tiem­ por entero y no superficialmente. Profundiza; penetra
po que pasé en placeres; fueron placeres en sazón, pla­ las cosas hasta el fondo; todo lo que se hace ó se conoce
ceres de la juventud, y gozé de ellos mientras fui jóven (b). á medias, no es, en mi concepto, ni hecho ni conocido,
Sí no lo hubiese hecho entóneos, podría quizá estimarlos y aun peor, porque un conocimiento semejante nos hace
ahora en mas de su justo precio, como solemos hacer con caer en frecuentes errores. Apenas habrá lugar ó com­
lo que no conocemos; mas habiéndolos gustado, sé cual pañía de donde no puedas sacar, si te place, algún co­
es su valor real y lo mucho que generalmente se enca­ nocimiento ; es raro que cada individuo no conozca al­
recen. Tampoco siento, por la misma razón, el tiempo guna cosa particular, y que no quiera hablar de ella
que he pasado en los negocios. Las personas que solo con gusto (a). Busca pues, y hallarás en este mundo asi
los ven superficialmente, creen que encierran encantos como en el otro. Mira todo; averigua todo; y para no
ocultos y anhelan por ellos,* mas nada sino la esperien- pasar por impertinente, escusa tu curiosidad y las pre­
cia puede desengañarlas. Yo, que he estado detras de los guntas que hicieres, por tu modo de proponerlas: v. g:
bastidores, tanto de placeres como de negocios, y visto temo ser importuno con mis preguntas, pero ninguno
todos los resortes y muelles de aquellas decoraciones que mejor que Vd. puede informarme sobre esto ó aquello,
pasman y deslumbran á la asamblea, me retiro, no solo ú otra cosa por este estilo.
sin sentimiento, sino con gusto y satisfacción. Mas lo Ahora que te hallas en país de Luteranos, frecuenta
único que siento y sentiré mientras viviere, es el tiempo sus iglesias y observa las particularidades de su culto:
que perdí cuando jóven en pura ociosidad ; siendo este atiende á sus ceremonias y averigua el significado y sen­
el común efecto de la inconsideración de la juventud, tido de cada una de ellas ; y como muy pronto debes
contra la cual te pido que estés de lo mas alerta. Cuando saber bastante bien el aleman, oye sus sermones y ob­
se calcula el valor de los momentos bien empleados, lo serva su manera de predicar. Infórmate de su gobierno
hallamos inmenso; pero si los desperdiciamos, su pér­ eclesiástico para saber si reside en el soberano, ó en
dida es irreparable. No hay momento que no pueda em­ consistorios ó sínodos; indaga de donde deriva la sub­
plearse útilmente en algo, y aun con mas placer que no sistencia del clero, si de los diezmos como en Inglaterra*
haciendo nada (c). No vayas á creer que por empleo de ó de contribuciones voluntarias, ó bien de pensiones del
tiempo quiero significar una continua dedicación á estu­ estado. Lo mismo debes hacer cuando te hallares en país
dios serios; no; los placeres en tiempo conveniente, son de católicos ; visita sus iglesias, mira sus ceremonias,
tan necesarios como útiles ; ellos te amoldan y preparan entérate del significado de ellas, y haz porque se te espli-
para el mundo; te dan á conocer los caracteres, y te des­ quen los términos, v. g. primas, tercias, sestas, nonas,
cubren el corazón humano en sus momentos de indis­ maitines, ave-marias, misa mayor, vísperas, completas
creción ; pero es necesario que te acuerdes de retirar de ect. Infórmate de las diversas órdenes religiosas; indaga
ellos aquella utilidad. Yo he conocido personas de un es­ quienes han sido sus fundadores; cuales son sus reglas,
píritu perezoso é indolente, que pasaban de los negocios sus hábitos, sus rentas ect. Pero cuando frecuentares los
á los placeres con tanta indiferencia en el goce de los lugares en que se celebra el oficio divino, como desearía
unos, como en el manejo de los otros; y que se creían lo hicieses siempre que encontrares diferentes cultos,
personas de placer porque se mezclaban con quienes lo recuerda, que por erróneos que estos fueren, ninguno es
eran, y hombres de ocupaciones porque tenían negocios objeto de risa ni de ridículo. Ei hombre que de buena fé
que desempeñar, aunque no atendían á ellos. Cualquiera abriga un error, debe ser compadecido pero no ridiculi­
cosa que emprendieres, hazla de intento determinado, zado. Ei objeto de todos los cultos públicos que existen
en el mundo es el mismo, es decir, aquel Eterno Ser que
ba creado todas las cosas. Las diferentes maneras de
adorarlo de ningún modo se hallan sujetas á la mofa Di
(4) Je ne le sais que trop, danslc cours du bel áge al ridículo. Cada secta cree que Ja suya es la mejor, y yo
Qqaud la nature ardenle cchauffanl nos désirs, no conozco un juez infalible en el mundo capaz de deci­
Nous rend si propres aux plaisirs, dir la cuestión. Haz las mismas investigaciones, en cual­
II est malaisé d’étre sage. quiera lugar que te hallares, relativamente á las rentas,
Ccpendant, malgré taul d’attraits, á los establecimientos militares, al tráfico, al comercio
On ne peut trop le dire el le taire connallrc, y á la policía de cada país; y no estaría por demas que
Ea ce temps-lh mCme il faut l’etre ;
tuvieses un libro en blanco, que los Alemanes llaman
Ou l’on court grand danger de ne l’étre jamaís.
álbum, pero con esta diferenota, que en vez de pedir
II n’esl pas vrai que la vieillesse
como ellos, á cada necio que encuentran, que escriba
Raméne diez nous le bon sens.
Ce que l’on y voit de sagesse algo en él, te sirva á tí para asentar todas estas materias
N’esl que I’effet de la faiblessc luego que las hubieres sabido de buena tinta.
Qui rend ses désirs impuissants. Ya se me pasaba una cosa que quiero recomendarte
como digna de tu curiosidad, y es la administración de
(La Fare.)
justicia, cuyos fallos siendo públicos, puedes asistir á
(6) Se nella verde etade alcun trascura los tribunales; pero desearía que lo hicieses con atención
Di lúdalo sapero, ornar la mente, y examinándolo todo.
Quando é giunla per luí i’ etá matura,
No me queda ahora mas desasosiego que el tocante á
D’ aver perduto un sin gran ben si penlc.
tí. Querría que fueses perfecto; pero como esto es im­
Cércalo altor, ma trovasi a man vuole :
posible, deseo que te acerques cuanto fuere dable á la
Polea, non volle, or clic vorría, non puote.
perfección. No conozco á nadie que se halle en mas her-
(Clasio.)
(c) S’occuper, c’esl savoir jouir : *
L’oisivelé póse el lourmcnle ;
L’ame est un feu qu’il faut nourrir, (a) Navita de venlis, de bobus narrat arator;
Et qui s’éteint s’il ne s’augmente. Enumera, miles vulnera, pastor ovea.
(Voltaire.) Tr. (Propeucio.) Tr.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD 79

inosa posición que tú para conseguirlo, si quieres. Jamás seres superiores á la humanidad, y de los modernos co­
se tomó tanto trabajo por la educación de joven alguno mo algo menos que hombres. Nunca les falta uno ó dos
como el que se toma por ia tuya, y nunca tuvo nadie las autores clásicos en el bolsillo; se adhieren al escelente
oportunidades que tú has tenido y tienes para saber y juicio antiguo; no leen ninguna de las fruslerías moder­
adelantar. Espero, deseo, dudo, temo alternativamente, nas; y te dicen lisa y llanamente, que durante los diez y
estando solo seguro de una cosa, y es, que tú harás es- siete últimos siglos, no se han hecho ningunos adelantos
perimentar el mayor sentimiento ó el mayor placer á en las ciencias ni en las artes. De ninguna manera quer­
quien es Tuyo. ría yo que desconocieses á los antiguos; pero aun mucho
menos querría que te jactases de una escesiva familiari­
dad con ellos. Habla de los modernos sin desprecio, y de
ios antiguos sin Idolatría; juzga de unos y otros por su
mérito, y no por su época (a); y si te aconteciere tener en
la faltriquera algún clásico de Elsevir (ó), ni lo ostentes
ni lo menciones.
Dath, 22 de Febrero de 1748. Hay literatos de lo mas absurdos, que deducen sus
máximas para la vida pública y privada, de lo que ellos
Mi querido uijo. llaman casos idénticos en los autores antiguos, sin con­
siderar en primer lugar, que desde la creación del mundo
Cada perfección, y toda virtud, tiene su feble ó su vi­ no ha habido dos casos esactamente semejantes; y en
cio de afinidad, y si se lleva mas allá de ciertos límites, segundo, que ningún historiador ha conocido ni podido
degenera en el uno ú en el otro. La economía se con­ referir un hecho con todas sus circunstancias, las cuales
vierte muchas veces en avaricia, la generosidad en pro­ sin embargo, deberían eonocerse bien para discurrir jui­
lusión, el valor en temeridad ect. y esto me hace creer ciosamente sobre los hechos. Razona sobre el fondo de
que necesitamos mas juicio para practicar las virtudes, la cosa y sobre las circunstancias que la acompañaron, y
que para evitar los vicios opuestos. El vicio, considerado obra en consecuencia, pero no llevado de la autoridad de
en su verdadera luí, es tan deforme, que nos causa hor­ poetas ó historiadores antiguos. Toma, si quieres, en con­
ror á primera vista, y casi nunca nos seduciría, si no se sideración casos análogos al parecer, pero tómalos úni­
(abriese á los principios con ia máscara de alguna vir­ camente como ayuda y no como guia. Nos hallamos
tud (a). Por el contrario, la virtud es tan hermosa en sí realmente tan preocupados por nuestra educación de
misma, que nos encantad primera vista, nos atrae á me­ colegio, que así como los antiguos divinizaban á sus hé­
dida que mas la conocemos, y juzgando de ella por las roes, de la misma manera divinizamos nosotros á sus
bellezas del arte ó de la naturaleza, creemos imposible maniáticos, entre los que, con el debido respeto á la an­
amarla con ese es o; mas aquí es donde se necesita aquel tigüedad, cuento á Leónidas y á Cúrelo como dos perso­
discernimiento para moderar y dirigir los efectos de una najes muy distinguidos (c); y sin embargo, un enfadoso
excelente causa. Aplicaré ahora el presente raciocinio, no
á ana virtud particular, sinoá una cualidad que por falta
de juicio, produce comunmente efectos reprensibles y ri­
diculos; quiero hablar de la gran erudición, que, si no se
mira acompañada de profundo juicio, nos induce en er­ (a) lo non sono adora loro
ror y nos hace pedantes y orgullosos. Como espero que Bella sola antichitá,
tú llegarás á poseer esta brillante cualidad en su mayor E diferido i! giuslo onore
perfección, despojada de ios defectos que le son muy co­ Bella riostra culta etá;
munes, quizá no te serán inútiles los consejos que mi es- Ma so ben l’ulile alterno
Cheprovien dal nodo amico,
periencia puede sugerirte sobre el particular.
Che con arte il bel moderno
Muchos literatos, orgullosos de sus conocimientos, ha­
Sa congiunger con 1’ antico.
blan solo para decidir y dar su parecer sin apelación; y de
•qui resulta que los demas hombres, provocados con el (Frugoni.)
•Multo y la opresión, se rebelan para sacudir ei yugo, y (6) A principios del siglo pasado había en Amsterdam varios
san contestan la autoridad legal de aquellos orgullosos hermanos impresores, cuyo nombre de familia era Elzevir, y
literatos. Mientras mas luces tuvieres, mas modesto de­ se hicieron famosos por la esactilud y belleza de todo lo que
bes ser; y te observaré de paso, que esta modestia es el salía de sus preusas, principalmente por una colección de
•m* seguro medio de satisfacer tu vanidad. Aparenta todos los autores clásicos, griegos y latinos, que dieron á luz en
mas bien la duda aun en materias de que te hallares se­ lomos pequeños, y son á ios que alude ei autor. Se estima
tanto hasta el día la corrección y esactilud de esta edición, que
guro; espon tu opinión pero no falles; y si quieres con­
en París y Londres se pagan á precios locos, los raros ejem­
vencer á los demas, haz ver que tú mismo te hallas abier­
plares que se han conservado de autores pertenecientes á la
to al convencimiento.
colección Elseviriana.
Otros eruditos, para ostentar su saber, ó muchas veces
* causa de sus preocupaciones de colegio, en donde no (c) Vollaire, hablando sobre esto particular en el mismo
ban oido otra cosa, hablan de los antiguos como si fuesen sentido que el autor dice : Octave el Anloine ont fait grand
bruit dans le monde. Qu’étaient-ils autre cbose que des scé-
lérats sans pudaur, sans lois, saos bonneur, sana probité,
fourbes, ingrata, sanguinaires qui, dans une république bien
poliche, auraient péri par le dernier supplíce? Nous sommes
(a) Los vicios no conocemos
encero éblouis de leur splendeur, et nous ne devrions i’ótrc
Por la gran similitud
que de l’atrocilé de leur conduite. Oes deux assassins se mé-
Que con la virtud les vemos ; fiaient tellemcnt l’un de l’aulic que dans la conférence qu’ils
Pero siempre la virtud
curcnl enscmble dans i’lie du Reno, il ful con ven u qu’ils so
Se aparta de sus estremos.
fouitleraienl réciproqucment pour se meIIre réciproqucmcnt
(Otto Vknio.) Tr. < á l’abri d’nn coupde poignard. Tr.

Digitized by L.ooqic
80 CARTAS

pedante, en un discurso de tribuna, con motivo á un im­ En resumen, ten presente que la literatura, hablo do
puesto de dos peniques por libra sobre esta ó la otra la griega y de la latina, es un ornato de lo mas útil y ne­
mercancía, citará estos dos heroes como ejemplo de lo cesario, que es vergonzoso no poseerla ; mas al mismo
que debemos hacer y sufrir por nuestra patria. Yo he visto tiempo evita con todo esmero los abusos y errores men­
absurdos de esta especie llevados tan adelante por perso­ cionados que la acompañan muy á menudo. Recuerda
nas de indiscreto saber, que no me cogería de nuevo también, que la literatura moderna de primer órden, es
oírles proponer, que mientras estemos en guerra con los aun mas necesaria que la antigua, y que será mucho
descendientes de los Galos, se tengan en la Torre de mejor que conozcas perfectamente el estado actual de la
Londres algunos gansos, en razón déla infinita ventaja Europa, que el que guardaba antiguamente, aunque yo
que resultó á Roma, en un caso idéntico, de las aves de desearía que supieses ambos con perfección.
esta especie que encerraba el Capitolio. Este modo de En este momento recibo tu carta de 17 del corriente.
discurrir y de hablar, eá propio de pobres políticos y de Aunque convengo en que la vida que llevas no es muy
pueriles declamadores. variada, con todo, nunca pueden faltarte materiales para
Hay otra especie de literatos, que, aunque menos dog­ una carta ; todos los dias vés, oyes ó lees, alguna cosa
máticos y arrogantes, no son menos impertinentes. Es­ nueva, y una corta relación de ella, aplicando tus pro­
tos son aquellos pedantes familiares que adornan su pias reflexiones, es materia suficiente para una carta.
conversación aun entre mugercs ; mezclan en ella citas Pero pues que deseas asunto, te pido que me envíes una
griegas y latinas, y han adquirido tal familiaridad con noticia de los establecimientos de los Luteranos en Ale­
los autores antiguos, que no hablan de ellos sino aplicán­ mania, de sus dogmas religiosos, de su disciplina ecle­
doles ciertos epitetos que denotan Intimidad, como el siástica, de las rentas, autoridad y títulos de su clero.
viejo Homero; ese socarrón de Horacio ; Marón en lu­ Vittorino Siri, completo, es obra muy escasa y cara
gar de Virgilio, y Naso en vez de Ovidio. Estos literatos aquí, pero yo no la necesito. Si tu librería llega á ser
son por lo común imitados por otros mequetrefes, que muy voluminosa, no sabrás qué hacer con ella el día que
carecen absolutamente de erudición, y solo aprenden al­ tuvieres que dejar á Llpsia. Lo mejor será que poco an­
gunos nombres y trozos de autores antiguos, y los espetan tes de partir de alli envíes á Inglaterra, por ¡a vía de
á menudo sin ton ni son en todas las compañías (a) con Hamburgo, todos los libros que no te fueren absoluta­
esperanza de pasar por literatos (6). En vista de esto, si mente necesarios. Tuyo (a).
tú quieres evitar que se te acuse de pedantismo, ó que se
te sospeche de ignorancia, guárdate de hacer ostentación
de tu saber. Habla el lenguaje de la compañía en que te
hallares (c), y háblalo con pureza, sin intercalar pala­
bras de otro. Nunca aparezcas ni mas sabio ni mas lite­
rato, que las personas con quienes te hallares. Lleva tu
Bath, 1 de Marzo de 1748.
ciencia como tu reloj en un bolsillo particular, y no lo
saques ni suenes la repetición con el solo intento de ha­
cer ver que lo tienes. Si se te preguntare la hora que es, Mi querido hijo.
dllo, pero no la pregones á cada momento sin que se te
pida, como los serenos. Por la carta de M. Harte á M. Grevenkop de 21 de Fe­
brero, veo que has estado muchas dias sin recibir cartas
mías, pero me atrevo á asegurar que á esta fecha pen­
sarás que has recibido suficientes, y acaso mas de las que
(a) Hay muchos ignorantes, hubieres leido, porque no solo soy un corresponsal fre­
Que oyendo algún filósofo le alaban cuente sino prolijo.
Como si 1c entendieran,
M. Harte dice en su citada, qqe considera al profesor
Y severos ponderan
Mascowcomo uno de los hombres mas hábiles de Euro­
Las sentencias de Sócrates diciendo :
Quien pudo sino Sócrates decirlo :
pa, por lo que hace á la ciencia de los tratados y á la po­
Solo Sócrates pudo definirlo ; lítica. Lo celebro tanto mas, cuanto que es ramo á que
Y con solo alabarle, desearía te dedicases de un modo particular, y que lle­
Sin enterderle quieren imitarle, gases á conocerlo en su mayor perfección. Aprenderás la
Y tienen sin saber filosofía parte relativa á tratados leyendo, antes que todo, los tra­
Para filosofar necia osadía. tados mismos, y las historias y memorias que les con­
(Epi léelo. trad. de Quevedo). ciernen, sin que por eso dejen de ayudarte considerable­
(¿) ............ Si se ofrece mente, las preguntas y conversaciones que tuvieres so­
Entre indoctos tratar grandes cuestiones, bre estas materias, gravándolas mas profundamente en
Calla y escucha atento á sus razones ; tu memoria. Al comenzar el curso de esta lectura, no va*
Porque es muy peligroso ciles á causa de la multitud de tratados insignificantes
Derramar de repente lo que sabes
Y entre ignorantes los discursos graves.
Y cuando aigun oyente te dijere
Que tú no sabes nada, (a) En 23 de Febrero decía el autor á Mr Da i rol les :
Y no le congojares y corrieres, ........... Todo va bien en Lipsia; el muchacho se aplica y
Entenderás que en ese mismo instante adelanta mas de lo que yo esperaba. El conde y la condesa de
Has comenzado á serbuen principiante. Flemming, que lo vieron allí, y lo llevaron á casa de la du
(Idem.) quesa de Curlandia, me hacen de él una buena pintura, y me
(c) Ceux dont la témérité aseguran que de ninguna manera es el torpe y atontado ingles
De termes trop savants parenl leur éloquence, de que les hablé, sino passablement dicrotti. Permanecerá
Au lieu de montrer leur sciencc alli un año mas, y luego irá á Turin. Si por casualidad oyereis
Ne montrenl que leur vanité. ó pudiereis procuraros, algunas noticias de su carácter pri­
(Pavillon) Tr. vado, os ruego me las comuniquéis. Tr.

Digitized by kjOOQle
DE LORD CIIESTERFIELD R1

que se encuentran en el Corps Diplomatique; apégate á con suficiente atención, el sacrificio á las Gracias. Es
toe esenciales que alteraron el estado de la Europa, y casi inconcebible el diferente efecto que producen las
produjeron nuevos convenio» entre las grandes poten­ mismas cosas dichas ó hechas, según se miran revestidas
cias, como los tratados de Munster, de Nlmega, de Rys- ó despojadas de las gracias; estas preparan el camino al
wichy de Utrecht. Hay otra parte de conocimientos po­ corazón, y el corazón tiene tai influencia sobre el enten­
líticos que solo se adquieren preguntando y conversando, dimiento, que bien merece el trabajo de atraerlo á nues­
y son los referentes al estado actual de las potencias tros intereses. El corazón es el todo en las mugeres, y
europeas, por lo que toca á estos tres puntos capitales: rige tanto á los hombres mismos, aun á los mas capaces,
fuerzas, rentas y comercio. En consecuencia, harás bien, que triunfa por lo común en todas las contiendas con el
mientras permanecieres en Alemania, de informarte de entendimiento. M. de la Rochefoucauit dice en sus má­
lis fuerzas militares, de las rentas y del comercio de cada ximas, que Vesprit est souvent la dupe du cceur: si en
principado del imperio, teniendo cuidado de apuntar es­ vez de souvent hubiese dichopresque toujours, temo que
tas noticias en un librito destinado espresamente para hubiese ido mas cerca de la verdad. Siendo así, dirige tu
este uso. Aquí te pongo un modelo de lo que quiero puntería al corazón; el mérito intrínseco solo no basta;
aplicarte: te ganará la estimación general, mas no el afecto que es
el corazón de cada uno. Para atraerte el afecto de una
Hano ver. persona determinada, debes tener, ademas de tu mérito
general, algún otro particular que mueva á aquella per­
La renta es de cerca de 500,000 libras esterlinas anua­ sona; como hacerle ú ofrecerle servicios, mostrarle mi­
les. ramientos y atenciones, prevenir sus deseos ect.; y la
Su ejército en tiempo de guerra subirá á 25,000 hom­ manera graciosa de hacer estas cosas, abre el camino al
bres , pero esto á lo sumo. corazón y facilita, ó mas bien asegura, los efectos de ellas.
Su comercio consiste principalmente en lencería es­ Reflexiona, por tus propias observaciones, en la desa­
portada de Stade. gradable impresión que á primera vista produce en tí
Hay manufacturas de paño ordinario para el consumo cualquiera persona que se acerca con torpeza y estertor
interior. desaseado; que se espresa Ingratamente, ya sea tarta­
Las minas de Harto producen anualmente cerca de mudeando y hablando entre dientes, ó bien pronuncian­
100,000 libras esterlinas de plata. do con lentitud y bajo un mismo tono ; en fin, cuya
Fácilmente puedes procurarte datos parecidos á estos, apariencia toda anuncia la mayor negligencia; observa
haciendo preguntas relativas al estado actual de la Ale­ hasta qué punto todas estas cosas te preocupan en contra
mania, si es que prefieres las conversaciones útiles á las de esta persona, aunque por otra parte puedas reconocer
frivolas. que su mérito y juicio son sólidos, y considera por otro
Hay mochos príncipes en Alemania que tienen muy lado, lo mucho que á primera vista te previenen las cosas
pocas tropas, y otros que no tienen ningunas sino cuando opuestas en favor de los que las poseen, y cómo deseas
se acerca el peligro, ó que el lucro los incita á ofrecerlas hallar en ellos todas las buenas cualidades, esperlraen-
al servicio de las grandes potencias, mediante ciertas su­ tando cierta pesadumbre si no las encuentras. Mil cosas
mas, en cuyo caso te informarás del número de tropas pequeñas que separadamente no admiten definición,
que pudieren levantar, tanto para su propia defensa, co­ conspiran en formar esas Gracias, ese no sé qué, que
mo para proponerlas á otras naciones. siempre agrada. Un bello personal, unos movimientos
Estos conocimientos se adquieren con poquísimo tra­ graciosos, cierto grado de gusto en el vestido, una voz
bajo, son de infinita utilidad, y aun me parece que pre­ armoniosa, algo de franco y de festivo en el semblante
sentan un asunto de conversación mas entretenido que pero sin risa, una manera de hablar clara y variada á
ta lluvia y el buen tiempo. propósito ; todas estas y otras muchas cosas, son Ingre­
Aunque estoy persuadido de que no pneden saberse dientes necesarios en la composición del amable no sé
todas estas cosas con la mayor esactltud, sobre todo á tu qué, que todo el mundo siente aunque nadie puede es-
edad, sin embargo, haz esfuerzos para acercarte á la ver­ plicar. Observa pues cuidadosamente lo que te agrada ó
dad hasta donde fuere dable. desagrada en otros, y persuádete que, en general, la9
Te pido que me digas si el culto católico romano se mismas cosas en ti producirán en ellos el mismo efecto.
tolera solamente en la córte de Sajonia, ó si se estiende á Habiendo mencionado la risa, debo precavérte muy es­
alguna otra parte de la nación; y también si hay capillas pecialmente contra este defecto. Desearía con todo mi
públicas en que se permita celebrarla misa. Se tolera al corazón que se te viese sonreír á menudo, pero que ja­
clero regular romano? Hay algunos conventos ? más se te oyese reir inmoderadamente. La risa descom­
¿Existen algunas órdenes militares en Sajonia y cuales pasada y frecuente es señal característica de ligereza y
son?El Aguila Blanca es una órden Polaca ó Sajona? de modales groseros; es la manera con que el popula­
Con qué motivo y cuando se fundó P Qué numero de ca­ cho espresa su necia alegría por las cosas mas simples;
balleros tiene ? y en mi Juicio nada es mas bajo ni mas grosero que las
A Dios, á quien pido te bendiga y permita que llegues carcajadas. El verdadero injenio y el buen sentido no han
á ser lo que deseo. hecho aun reír á nadie, porque son prendas superiores á
ello ; agradan al alma y esparcen la alegría en el sem­
blante; mas lo que causa risa son las bufonadas ruines á
que siempre se manifestarán superiores las personas de
Juicio y de educación. Un hombre que vá á sentarse,
creído de hallar á sus espaldas un asiento que no existe,
Batb, 9 de Mano de 1748. cae boca arriba y promueve la risa de toda una asamblea,
cuando las cosas mas agudas del mundo no lo harían,
Mi quhrido hijo. siendo esto, á mi moao de ver, una prueba segura de lo
De cuando en cuando debo recordarte lo que tantas vil é indecorosa que es la risa descompasada. Paso en
veces te he recomendado, y io que nunca podrás mirar ¡ silencio el ruido desagradable que la acompaña, y las
6

Digitized by kjOOQle
89 CARTAS
deformes contorsiones que produce en el rostro (a). La infórmate con mas particularidad de los diversos ramos
risa se contiene fácilmente con una poca de reflexión; de comercio de aquel lugar. A Dios.
pero como en general se halla ligada á la idea de alegría,
no se atiende bastante á su impropiedad. Yo no soy de
un natural melancólico ni misántropo; me gusta el con­
tento, y soy tan inclinado á él como cualquiera otro;pero
puedo asegurar que desde que hago uso de mi razón,
nadie me ha oldojeir á carcajadas. Hay muchos que por
torpeza y mal entendida vergüenza, han adquirido desde Lohdres, 25 de Mano de 1748.
temprano la manía tonta y desagradable de reir siempre
que hablan ; y yo conozco una persona de muy buenas Mi querido hijo.
cualidades, M. Waller, que no puede decir la cosa mas
trivial sin reir, de modo que todo el que no le conoce, lo Me tienen de lo mas contento los informes de palabra
tiene por imbécil á primera vista. Estas y otras muchas y por escrito que he recibido últimamente de tu conduc­
manías, no menos desagradables, vienen déla vergüenza ta. Los primeros son de M. Trevas que llegó aquí, y los se­
mal entendida cuando se principia á correr el mundo. gundos de M. Harte, queriendo ambos convencerme de
Los jóvenes se encogen en la sociedad y se desconciertan que empleas muy bien tu tiempo en Lipsia. Me alegro de
de tai manera, que no saben qué hacer ni qué ademan que consultes hasta ese punto tu propio Interes y tus pla­
emplear para conservar su serenidad, y practican mil ceres ; porque los conocimientos que debes adquirir en
muecas á que quedan acostumbrados. Unos se meten el estos dos años, son tan necesarios para los unos como
dedo en la nariz, otros se rascan la cabeza, y muchos para los otros. Veo también con especial complacencia,
dan vueltas al sombrero ; en suma, no hay persona tor­ que te aplicas á aquellos conocimientos que son particu­
pe ó mal criada, que no acuda á alguna de estas malas larmente necesarios para el fin á que te destinas. M.
propiedades. Mas el gran número no justifica el abuso ; Harte me dice que has leído con atención áCaillieres, Pe-
y aunque todos estos hábitos y feos modales no sean quet, y las cartas de Richelieu. Las memorias del carde­
ciertamente culpables, deben evitarse con el mayor cui­ nal de Retí te entretendrán al paso de instruirte, porque
dado, porque son un obstáculo muy grande para hacer se refieren á un periodo muy interesante de la historia de
progresos en el arte de agradar. No olvides que agradar Francia, cual es el del ministerio del cardenal Mazarino,
es casi persuadir, ó á lo menos un paso indispensable durante la minoridad de Luis XIV. Los caracteres de Los
para conseguirlo. Tú, que tienes que labrar tu fortuna, personajes de aquel tiempo están delineados por mano
debes hacer un estudio particular de este arte; y debo maestra, con vigor y precisión; y las reflexiones políti­
decirte que cuando te ausentaste de aquí, no tenias les cas, que por lo regular se hallan impresas en letra cur­
maniéres prévenantes, aunque confieso que no son muy siva, son las mas esactas que yo he visto. No son las
comunes en Inglaterra ; mas espero que tu buen sentido reflexiones estudiadas de un político de gabinete sis­
te las hará adquirir entre los estranjeros. Si deseas llegar temático, que sin la menor esperiencia en los negocios,
á ser recomendable en el mundo, como lo desearás cier­ que sin salir de su bufete se pone á escribir máxi­
tamente si tienes algún talento, debe ser obra de tus mas, sino las reflexiones que formó un gran genio,
propias manos; porque es probable que haya yo desapa­ como resultado de su larga esperiencia y dilatada prácti­
recido de la tierra á tu entrada en el gran mundo. Tu ca en los grandes negocios. Son verdaderas conclusiones
categoría y tus riquezas no te ayudarán ; tu mérito y tus sacadas, de hechos no de teorías.
modales pueden solo elevarte á la fortuna y á hacer papel Como tu ocupación principal es la historia moderna,
en el mundo. Yo he puesto los cimientos para ambas quiero darte algunas reglas para tu gobierno en este es­
cosas en la educación que te he dado, pero es indispen­ tudio. Comienza propiamente en Carlomagno, el año de
sable que tú mismo levantes el edificio. 800; pero como en aquellos tiempos de ignorancia, los
Ahora tengo que acudir á tí para varios informes que clérigos y los frailes eran casi las únicas personas que sa­
Indudablemente puedes darme y que deseo saber. bían escribir, ó que podían hacerlo, apenas tenemos his­
¿ Puede el elector de Sajonia condenar á muerte, por torias de aquellos tiempos que no sean las que ellos gus­
crimen de alta traición, á uno de sus súbditos, sin proce­ taron damos, y que son compilaciones acumuladas por
so previo de algún tribunal público de justicia P la ignorancia, la superstición y el espíritu de partido;
¿ Puede, por su propia autoridad, encarcelará un súb­ así es que parece suficiente que adquieras una nocion ge­
dito todo el tiempo que le agradare sin mandarlo pro­ neral de los cinco ó seis siglos siguientes, cuya historia
cesar ? contiene mas bien loque se supone que aconteció, que los
¿ Puede, de motu propio, desterrar de sus dominios á hechos realmente ciertos; porque dedicar mas tiempo á
algún súbdito P los minuciosos pormenores de estas leyendas, sería em­
Ya ves que tú eres mi oráculo aleman , y que te con­ plearlo muy mal. Reserva pues tu mayor cuidado y tus
sulto con tanta confianza, que no necesitas acudir como mas diligentes investigaciones , para el siglo décimo
los antiguos oráculos á respuestas ambiguas, sobre todo, quinto y los siguientes. Entonces principiaron á revivir
teniendo la ventaja de que mis consultas se refieren úni­ las letras y á escribirse historias creíbles, la Europa co­
camente á lo pasado y lo presente, y no á lo futuro. menzó á tomar la forma que en cierto modo guarda has­
Deseo que pases muy buenas Pascuas en Lipsia, y que ta el dia; á lo menos se echaron entonces los cimientos
te diviertas en la feria. Mira con atención las tiendas, las de las grandes potencias que hoy vemos. Cierto es que
farsas, las maromas, los circos y hoc genus omne; pero Luis XI hizo de Francia una monarquía, ó como él acos­
tumbraba decir, la mit hors de page. Anteriormente no
habla en Francia mas que provincias independientes ,
como el Ducado de Bretaña ect. cuyos príncipes las des­
garraban y tenían en continuas agitaciones domésticas.
(a) Cálalo dice : Luis XI redujo todos estos pequeños estados por medio
Risa inepto res ineptior nuil» est. Tr« del fraude, de la fuerza y de alianzas matrimoniales, por­

Digitized by kjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 83

que empleó sin escrúpulo todos loe medios que podían parte del Corps Diplomalique. En ella hallarás un
coadyuvar á sus fines. compendio claro y substancial de cada tratado celebrado
Hacia aquel tiempo, Fernando, rey de Aragón, é Isa­ en Europa durante el siglo diez y siete, comenzando des­
bel, su esposa reina de Castilla, reunieron bajo un mis­ de el tratado de Vervins. Las tres cuartas partes de esta
mo cetro toda la monarquía española y espulsaron de obra no merecen el trabajo de que las leas, porque se re­
ella á los Moros, que hasta entonces hablan permanecido fieren á tratados de muy poca importancia; pero si eli­
dueños del reino de Granada. Por el mismo tiempo, la ges los mas considerables, Ícelos con atención, y toma al­
casa de Austria puso las bases de aquel gran poder á que gunos apuntes que te serán de mucha utilidad. Fija
llegó después, primero por el matrimonio de Maximiliano principalmente la atención sobre aquellos en que las
con la heredera de Borgoña, y en seguida por el de su grandes potencias de Europa forman partes contratantes,
hijo Felipe, con Juana, hija de Isabel, reina de España, como el tratado de los Pirineos entre Francia y España;
heredera de todo aquel reino y de las Indias Occidentales. los tratados de N'imega y do Ryswick; pero el que sobre
Por el primero dé estos casamientos, la casa de Austria todos debe serte conocido en todas sus circunstancias y
adquirió los Países Bajos, y por el segundo, España y pormenores, es el de Munster, porque todos los celebra­
América, todo lo cual recayó en la persona de Carlos V. dos después se refieren mas ó menos á él. Para este úl­
Ertos dos matrimonios dieron ocasión para que se hi­ timo la obra del padre Bougeant es la mejor que puedas
riese este dístico latino : leer, porque comienza con la guerra de treinta años que
precedió á aquel tratado, que, como llegó á ser una ley
Btlla gerant alH, Tu feliz Austria nube perpetua del imperip, entra naturalmente en el número
Nam qua Mars aliis, dat tibi rtgna Venus (a). de tus lecciones sobre el Jus Publicum Imperii,
Con la mira de procurarte materia para una carta, y
El inmenso poder de que se vló revestido el emperador que nos instruyamos mutuamente sobre cosas que es
Carlos V, le Inspiró el deseo de un dominio universal útil saber, te pido que respondas las siguientes preguntas.
(porque los hombres nunca intentan apoderarse del todo, ¿ De cuantas compañías se componen en Sajonla lo»
sino cuando han obtenido una gran parte), que alarmó regimientos de infantería?
á Francia, y sembró las semillas de aquel celo y enemis­ ¿Cuantos hombres hay en cada compañía ?
tad que desde entonces ha subsistido entre estas dos ¿Cuantos escuadrones forman un regimiento de caba­
grandes potencias. Después la casa de Austria se debilitó llería y dragones, y cuantos hombres hay en cada uno de
por la división que hizo Carlos V de sus dominios, entre ellos?
su hijo Felipe II y su hermano Femando ; y desde en­ ¿ Cual es el pré de un infante Sajón, y cual el de un
tonces ha ido decayendo hasta la débil condición en que dragón ? A Dios.
boy se encuentra. Esta es una parte interesantísima de la
historia de Europa, de que es absolutamente indispen­
sable que te halles informado con minuciosidad y esac-
tttud.
La historia de la mayor parte de los pueblos presenta Londres,27 de Marzo de 1748.
ciertas épocas muy notables, que merecen examinarse
too mas particularidad que el resto de los acontecimien­ Mí QU8RIDO HIJO.
tos ordinarios. Tal es por ejemplo, la rebelión de los
Países Bajos en el reinado de Felipe II, que terminó con Te entregará este paquetlto nn tal M. Duval que vá á
el reconocimiento que la España hizo de su independen­ la feria de Llpsia. Es un joyero nativo de Ginebra, que
cia por primera vez, en el tratado de Munster. Tal es la lleva ocho ó diez años de establecido aquí t y siendo muy
revolución estraordlnarla de Portugal en 1640, en favor buen sugeto, te encargo que te le manifiestes muy civil.
de la casa de Braganza ¡ y lo mismo digo de la famosa Habiéndote aconsejado dias ha que te informases de
revolución de Suecia, cuando Cristiano II de Dinamarca, los establecimientos civiles y militares de todos los reinos
que era también rey de Suecia, fué desterrado por Gus­ y estados en que pudieres hallarte ú obtener noticias
tavo Vasa. En fin, tal es aquella época memorable de auténticas, te envio un librito, en que, bajo el rubro Ha-
1660, cuando los estados de Dinamarca hicieron á la co­ nover, he señalado el corto método de asentar estos in­
rona una cesión voluntaria de todos sus derechos y li­ formes para ayuda de tu memoria. Teniendo este librito
bertades, y cambiaron aquel estado libre en la monar­ las letras del alfabeto, puedes abrirlo al instante en el
quía mas absoluta de Europa. La Acta Regia de este artículo que necesitares, y aun Intercalar nuevas hojas si
acontecimiento merece que la leas. Estos periodos nota­ lo requiriere laestension de tus minutas. Por todas partes
bles da la historia moderna son acreedores á tu particu­ puedes mandar hacer libros de esta especie, apropiados
lar atención, y muchos de ellos han sido escritos separa­ al asunto particular que fuere de tu gusto. Yo he obser­
damente por buenos historiadores que leerás con placer. vado este método y reconocido su utilidad. Si hubiese
Us revoluciones de Suecia y de Portugal se hallan ad- sabido qué cosa enviarte, habría aprovechado esta oca­
uúrablemente detalladas por el abate Vertot; son cortas sión. Los Franceses dicen que lespetits cadeaux entre-
I ra lectura no requiere arriba de doce horas. Hay otra tiennent Camitiéy que les grands Vaugmentent; pero
obra muy digna de leerse, pero por ahora no debes com- no me ocurre qué cosa pueda faltarte, ó á lo menos, cual
PwU porque no es portátil; sería bueno que te la pres­ no podrás obtener tan fácilmente en Llpsia como aquí.
tasen ó que la alquilases; su título es fíisloire des Trai­ Continúa haciéndote merecedor, y te aseguro que no te
te de Paix, en tres volúmenes en folio, que forman faltará nada de lo que yo pudiere procurarte.
No temas que te sea perjudicial mi retiro de los nego­
cios. Muchas cosas tienen que pasar antes de que te
bailes apto para ellos; y llegado el easo, sea cual fuere
-W tufriafeliz! goza de tos placeres del himeneo y aban- mi situación, siempre estará en mis facultades ayudarte
h guerra á las otras naciones; tu recibes de Venus los en tus primeros pasos; después será necesario que tú
re,B*que aquellas solo deben á Marte. Tr. mismo te ayudes con tus propias habilidades. Hazla ne-

Digitized by kjOOQie
81 CARTAS

cesarlo, y en vez de solicitar, serás solicitado. El conoci­ lidad no son sino cosas muy esenciales: quiero decir,
miento de los negocios estranjeros, los intereses, las mi­ unos modales finos, un porte atractivo y una conducta
ras y las maneras de las diversas córtes de Europa, no es insinuante, cosas todas de real y sólida ventaja, que solo
vegetación común en este país. En tu mano está adquirir los que no conocen el mundo pueden tener por bagatelas.
estos conocimientos, pues que tienes todos los medios. Se me ha dicho que hablas con mucha aceleración y que
A Dios. Tuyo. no pronuncias distintamente; este es un hábito de lo
mas feo y desagradable; sabes que te lo he reprendido
mil veces, y hoy vuelvo á encargarte que pongas el ma­
CXf*- yor cuidado para corregirlo. Una pronunciación clara y
agradable, agrega mucho peso á la materia; y yo he
visto no hacerse caso alguno de discursos muy buenos,
por la desagradable manera de pronunciarlos, y aplaudir
Loxdres, t de Abril de 1748. otros mediocres por la razón contraria. A Dios.

Mi querido hijo.
Por ninguno de los tres últimos correos he recibido
cartas tuyas ni de M. Harte, retardo que atribuyo única­
mente á los accidentes que hayan ocurrido en el camino
de Lipsia á Londres, cuya estension es harto considera­ Lo.ndres, de Abril de 1748.
ble para que deje de haberlos; pero siempre me figuro
que estás bueno cuando no se me dice lo contrario. Por Mi querido hijo.
otra parte, ya te he dicho varias veces que me inquieta
mucho mas tu conducta que tu salud; y cuando no me Aunque después de mi última carta no puedo acusar
escribes, supongo que te hallarías ocupado en algo de recibo de ninguna tuya, no quiero dejar pasar tres cor­
mayor utilidad. Tu salud continuará mientras continuare reos en blanco. MI ternura me incita siempre á escribirte,
tu templanza. La naturaleza tiene á tu edad suficiente y la esperanza de que mis cartas no te sean del todo inú­
cuidado del cuerpo, con tal de que se la deje obrar por tiles me anima á ponerlo en obra. Es probable que la pre­
sí misma, y que la intemperancia por un lado y las me­ sente llegue á tus manos en lo mas callente de Ja feria
dicinas por el otro, no la descompongan. Mas con el al­ de Lipsia. M. Harte me dice que ibas á lucir en las fiestas
ma sucede todo lo contrario, sobre todo á tu edad, en un lujoso vestido, en medio de personas elegantes, líe
que requiere un cuidado incesante y algunos remedios. alegro mucho'de ello, porque ya es tiempo de que co­
Cada cuarto de hora bien ó mal empleado, le hará un mí enzes á formarte y adoptar las maneras de las personas
daño ó un beneficio esencial y permanente. También re­ de primer órden. Las córtes son las mejores escuelas para
quiere mucho ejercicio para llevarla á un estado saluda­ esta especie de estudio. Tú comienzas ahora por ver la
ble y vigoroso. Observa la diferencia que se encuentra esterioridad y aparato de una córte, y no hay ninguna
entre las almas cultivadas y las que no lo están, y no mas ostentosa que la de Sajonia. Atiende á ella; observa
dejarás de conocer que no puedes tomarte demasiado sus formas y maneras para que en lo venidero puedas
trabajo ni emplear tiempo suficiente en el cultivo de la compararlas con las de otras córtes que verás; y aunque
tuya. Un carretero ha nacido probablemente con tan todavía no te hallas en estado de penetrar su conducta
buenos órganos como Mllton, Loche ó Newton (a) ¡ pero política y sus máximas, puedes sin embargo reparar en
estos grandes hombres son tan superiores al carretero, sus formas, en sus ceremonias y en toda su esterioridad.
como este lo es á sus caballos. Verdad es que algunas A lo menos, mira cuanto fuere posible, y no andes corto
ocasiones se han visto descollar genios estraordinarios en preguntas para conocer lo que estuviere á tu alcance.
por solo la fuerza de la naturaleza y sin los socorros de Mira igualmente todo lo que hubiere en la feria, las ópe­
la educación, pero estos ejemplares son muy raros para ras, las comedias y hastael totilimandi de los Saboyar-
que cada uno se crea el privilegiado; y aun estos gran­ dos. Todas las cosas merecen que las veamos una vez,
des genios brillarían mucho mas, si agregasen á sus es- y mientras mas vemos y examinamos, menos espueatos
celencias las ventajas de la educación. Si el genio de estamos á asombrarnos y admirar sin razón.
Shakespeare hubiese sido cultivado, vertamos aquellas Presenta mis cumplidos á M. Harte, manifestándole
bellezas que tan justamente atraen nuestra admiración, que en este mismo momento recibo su carta que le agra­
libres de la estravagancia y de la monserga que las des­ dezco. Vienen á buscarme para salir de casa, y por esta
lucen muy á menudo. En general, los hombres son obra razón es mi carta tan corta. A Dios. Estoy impaciente por
de la educación y de la compañía que frecuentan, y esto recibir contestación á las diversas preguntas que te tengo
de quince á vcntlcinco años; razón por la que debes con­ hechas.
siderar bien, la importancia que tienen tus ocho ó nueve
años próximos j todo tu porvenir depende de ellos. Quie­
ro manifestarte sinceramente mis esperanzas y temores
respecto á ti. Me parece que serás hombre instruido, y
que adquirirás un acoplo considerable de erudición y de
conocimientos de varias especies; pero temo que mires
con negligencia lo que se llaman bagatelas, y que en rea­ Londres, 20 de Abril de 1748.

Mi querido hijo.
la) Pcut-étre qu’un Virgile, un Cicéron lauvage, Me place infinitamente que sigas ocupándote de la his­
Esl chantre de paroisse, ou juge de village. toria de la refonpa, por ser una de aquellas épocas im­
(VOLTAIEE.) Tr. portantes que merecen toda tu atención, y que te informes

Digitized by kjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 85
*
de sus pormenores con la mas escrupulosa esactitud. Sin una mañana lluviosa, se habría manifestado cobarde.
duda que has reflexionado sobre las causas de este gran­ Así pues, nuestras mejores conjeturas en cuanto á los
de acontecimiento, y observado que la avaricia malo­ verdaderos móviles de nuestras acciones, son de lo mas
grada y el resentimiento tuvieron mas parte en él, que el Inciertas; y de la historia no debemos esperar mas que el
verdadero celo por la religión, ó el aborrecimiento á los simple conocimiento de los hechos. Que Cesar fué asesi­
errores y abusos del papado. nado por veinte y tres conspiradores, no lo dudo; pero sí
Lotero, fraile Agustino, irritado de que su órden, y por dudo mueho que el amor de estos á su libertad y á la de
consecuencia él mismo, no tuviese el privilegio esclusivo su patria, fuese su único ó aun su principal móvil; y me
de vender indulgencias, y de que se hubiese hecho á los atrevo á decir que si nos fuese conocida la verdad, ha­
Dominicanos partícipes en aquel lucrativo é infame co­ llaríamos que concurrieron varios otros motivos en esta
mercio, se convirtió en reformador, y clamó contra los muerte, aun en el gran Bruto; tales como arrogancia,
abusos, la corrupción y la idolatría de la iglesia romana-, envidia, pique personal y malogro de algunas miras. Mi
cosas que eran ciertamente bastante grandes para que él pirronismo vá tan lejos, que no puedo menos de esten-
no las hubiese visto antes; pero se conformó con ellas derio á los mismos hechos históricos, ó & lo menos á mu­
hasta que vió atacar lo que él llamaba derecho, y que no chas de las circunstancias eon que son relatados. La es-
era sino el provecho de su órden. Verdad es que la igle­ periencia diaria me confirma en esta especie de incredu­
sia de Roma ministró á Lulero abundante materia para lidad. ¿ Olmos acaso referir los hechos mas recientes de
queja y reforma, y este supo esplotarla hábilmente. Esta la misma esacta manera por los individuos que los ates­
me parece haber sido la verdadera causa de aquella ne­ tiguaron á la vez ? No: este se engaña, aquel falsifica, y
cesaria y grande obra-, pero cualquiera que la causa fue­ los otros se desvian un poco, según la propensión de sus
se , el efecto fné bueno; y la reforma se esparció por su almas ó de sus intereses particulares. Un hombre que ha
propia virtud y lo favorable de las circunstancias: fué tomado parte en una transacion, no la escribirá con
muy bien recibida por muchísimas personas en Alemania esactitud, y otro que no la presenció no puede hacerlo.
yTotros países-, poco después entró en la política de los Pero á pesar de estas incertidumbres, el conocimiento de
príncipes, y como sucede siempre en las disputas reli­ la historia no es menos necesario, puesto que las mejores
giosas, se convirtió en máscara de la injusticia y de la historias son el asunto frecuente de la conversación y de
ambición. los libros; y aunque yo estoy convencido de que la som­
Bajo pretesto de estinguir la herejía, según la espreslon bra de Cesar jamás se aparecióá Bruto, sin embargo, me
coman, la casa de Austria trató de estender y fortificar avergonzaría mucho de Ignorar este hecho como referido
su poder en el imperio; por otra parte, muchos príncipes por los historiadores de aquellos tiempos. Lo mismo su­
protestantes, pretendiendo estirpar la idolatría, ó á lo cede con la mitología, que presta materia para los escritos
menos asegurar la tolerancia, no pensaron mas que en y conversaciones sin que sea creída de nadie; y hablamos
aumentar sus propios dominios y estender sus privilegios. de Júpiter, de Marte, de Apolo ect. como dioses, aunque
Miras particulares como estas entre los caudillos de ambos sepamos que si realmente existieron, fué puramente co­
lados, mucho mas que motivos religiosos, sostuvieron en mo simples mortales. Por consiguiente, el pirronismo
Alemania, casi sin cesar, aquellas guerras llamadas de histórico no prueba nada en contra del conocimiento ni
religión, basta que el tratado de Munster arregló de del estudio de la historia, que entre todos los estudios es
una manera definitiva los negocios religiosos de ambos el mas necesario para un hombre que debe vivir en el
partidos. mundo. Nos enseña únicamente á no ser muy decisivos
Si trazando una multitud de acontecimientos histó­ ni perentorios en nuestros juicios, y á usar de precaución
ricos se remontase á sus verdaderas causas, temo que no al sacar consecuencias para nuestra propia observáncia
las encontrásemos mucho mas nobles ni desinteresadas de hechos remotos, relatados con parcialidad ó ignoran­
que la malograda avaricia de Lutero; y por esto miro cia, y de cuyos móviles no podemos formar, á todo rigor,
con algún desprecio á aquellos refinados y sagaces histo­ mas que conjeturas muy imperfectas, sin que nos sea
riadores que atribuyen todo, aun los acontecimientos dado saber lo cierto. Los testimonios de la historia an­
mas comunes, á profunda política, sin considerar que el tigua deben necesariamente ser mas débiles que los déla
género humano se halla compuesto de contradicciones y moderna, en razón de que todo testimonio se debilita á
de inconsecuencias, y que ningún hombre obra invaria­ medida que se aleja de nosotros. Por esto te aconsejaría
blemente en consonancia con su carácter distintivo. El yo que estudiases la historia antigua en general, como lo
hombre mas sensato puede obrar á veces con debilidad hacen otras personas -, esto es, para que po ignores nin­
(o) y el mas débil eon sensatez. La oposición de nuestras guno de aquellos hechos recibidos por todo el mundo ba­
pasiones, la variedad de nuestros humores, y aun nues­ jo la fé de los mejores historiadores; y sean falsos ó ver­
tro mayor ó menor grado de espíritu y de fuerza, produ­ daderos los conocerás como los demas. Mas en cuanto á
cen tantas contradicciones en nuestra conducta, que en la historia moderna, y me contraigo particularmente á la
nú opinión, las personas que se engañan mas á menudo, de los tres últimos siglos, desearía que la estudiases con
eon aquellas que atribuyen nuestras acciones á losmoti- la mayor atención y la mas escrupulosa esactitud. La
fivoe mas obvios y aparentes; y estoy convencido de que probabilidad de saber lo cierto es mucho mayor en la his­
una cena ligera, un buen sueño y una hermosa mañana toria moderna, porque los testimonios son mas retientes,
640 hecho muchas veces un héroe del mismo hombre y tienes ademas el socorro de una multitud de memorias,
9°® Por una indigestión (ó), por una noche inquieta y por de anécdotas y de cartas originales. Las mejores memo­
rias que yo conozco, son las del cardenal de Retz, que
ya te recomendé otra ocasión,y que te aconsejo leas mas

(u) Nulium magnum ingenium sine mixtura demcntia.


province, ont souvent dépendu de la bonne ou de la mauvaise
(SÉNECA.) digestión d’un aouverain bien ou mal conseillé.
el la mort des meilleurs ci(oyens, le aorí d’unc (Voltaibb.) Tr<

Digitized by kjOOQie
86 CARTAS

de una vez con cuidado. Estas memorias contienen mu­ Ya es tiempo determinar esta divagada carta. Si hay
chas máximas políticas, que por lo regular se hallan im­ en ella algo que pueda serte provechoso, consideraré bien
presas en letra bastardilla, y te encargo que las medites y recompensado el trabajo que me he dado al escribirla.
las retengas. Nunca las leo sin palpar su verdad, corro­ A Dios. Tuyo.
borada por mi propia esperiencla. Algunas de estas má­
ximas parecen insignificantes á las peronas que no están 24. Les extréme* sont toujour* fácbeux; mais ce sont des
versadas en los negocios, pero las que lo están se pene­ mpyens sages quand ils sont nécessaire* : ce qu’ils ont de con-
tran de su esactitud y utilidad (a). solant, c’est qu’ils ne sont jamais mediocres, et qu’ils sont dé-
cisif* quand ils sont bous.
22. II y a des conjoncture* oü la prudence méme ordonne
(a) Las máximas á que se refiere el autor son la* siguientes :
de ne consultor que le cbapitre des accidents.
4. II y a souvent de la folie b conjurar; mais il n’y a ríen 23. II n’y a ríen dan* le monde qni n’ait son moment dé-
de pareil pour faire les gens sages daos la suite : au motas pour cisif; et le chef-d’osuvre de la bonne conduiie, est de con­
quelque temps. Comnie le péril dans ces sortea d’affaires dura naltre et de prendre ce moment.
méme aprés les occasions, l’on est prudent et circonspect dans 24. L’abomination, jolntau ridiculo, fait le plus dangereux
le moment qui les suivent. etle plus irremediable de tous les composés.
2. Un esprit médiocre et susceptible par oonséquence 25. Les gens faibles ne plient jamais quand ils le doivenL
d’tajustes défiances , est de tous les caractéres celui qui est le 26. Rien ne touche et n’émeut tant les peuples, et méme le*
plus opposé h un bon chef de partí, dont la qualité, la plus compagnies qui tiennent beaucoup du peuple, que la varíété
souvent, et la plus indispensablement nécessaire, est de sup- desspectacles.
primer en beaucoup d’occasions, et de cacber en toutes, les 27. Les exemples du passé touebent san* comparaison plus
soup^ons méme les plus légitimes. le* hommes, que ceqx de leur siécle.
3. Ríen n’anime etn’appuie plus un monvement, que le 28. Les bommes faibles se laissent aller ordinal rement au
ridicule de celui contra lequcl on le fait. plus grand bruit.
4. Le secret n’est pas si rara qu’on le croit entre des gen* 29. U ne faut jamais contester ce qu’on ne croit pas pouvoii
qui sont accoutumés á se méler des grande* affaires. obtenir.
5. Descendre jusqu’aux pelits est le plus sUr moyen de 30. Le moment oü l’on regoit les plus beureuses nouvellec,
s’égaler aux grands. est justemeut celui oü il faut redoubler d’altention pour les
6. La mode qui a du pouvoir en toutes cboses, ne l’a si petites.
sensiblement en aucune, qu’á étrebien ou mal b la Cour : il y 34. Le pouvoir dans les peuples est fiche ux, en ce qu’il
9 des temps oü la disgráce est une maniéra de feu qui purifie nous rend responsable de ce qu’ils font malgré nous.
toutes les mauvaises qualités, et qui ¡Ilumine toutes le* 32. L’une des plus grandes incommodités de guerrea civiles
bonues; il y a des temps oü il ne sien pas bien b un bonnéte est qu’il faut encore plus d’appl¡catión b ce que Fon ne doit
bomme d’étre disgrácié. pas dire b ses amis, qu’á ce que l’on doit faire contra sea en-
7. La souffrjnce, aux persono©* d’un grand rang, tient nemis.
lien d’une grande vertu. 33. II n’y a point de qualité qui dépare tant un grand
8. 11 y a une espéce de galimatías que la pratique fait bomme, que de n’étre pas juste b prendre le moment décisií
connaltre quelquefois, mais que la spéculation ne fait jamais de la réputation. L’on ne le manque presque jamais que pour
entendre. mieux prendre celui de la fortune; c’est en quoi l’otr se
9. Toutes les puissances ne peuvent rien contro la répu- trompe, pour l’ordinaire, doublement.
tion d’un bomme qui se la conserve dans son corpa. 34. La vue la plus commune dans les imprudences, c’est
40. On est aussi souvent dupe par la défiance que par la celle que l’on a de la possibilité des ressources.
confiance. 35. Toute compagnie est peuple; atasi tout y dépend des
44. L’extrémité du mal n’est jamais b son période, que instan ts.
quand ceux qui commandent ont perdu la bonte ; parce que 36. Tout ce qui paralt basardeux, et qui pourtant ne i’est
c’est justement le moment dans lequel ceux qui obéissent pas, est presque toujours sage.
perdent le raspeet; et c’est dans ce méme moment que l’on 37. Les gens irrésolus prennent toujours, avec facilité, le*
revient de la léthargie : mais par des convulsione. aventures qui les ménent b deux ebemins, et qui, par cunaé-
42. II y a un voile qui doit toujours couvrir tout ce que l’on quence, ne les pressent pas d’opter.
peut dire et tout ce que l’on peuteroira, du Droit des Peuples 38.11 n’y a point de pelits pas dans les grandes affaires.
et de celui des Rois, qui ne s’accordent jamais si bien ensemblo 39. II y a des temps oü certaines gens ont toujours raí son.
que dans le silence. 40. Rien ne persuade tant les gens qui ont peu de sens que
43.11 y a des conjoncturas dans lesquelles on ne peut plus ce au’ils n’entendent pas.
faire que des fautes, mais la fortune ne met jamais les bommes 44.11 n’est pas sage de faire, dans lesfactions, oü l’on n’est
dans cet état, qui est, de tous, le plus malheureux, et per- que sur la défensive, ce qui n’est pas pressé. Mais l’inquiétade
sonne n’y tombe que ceux qui s’y préci piten t par leur faute. des subalternes est la cbose la plus inoommode dans cea ren-
44. II sied plus mal b un ministre de dire des sottises que contres; il* croient que dés qu’oú n’agit pas on est perdu.
d’en faire. 42. Les ebefs, dans le* factions, n’en sont les maitres qu’au-
45. Les avis que l’on donne b un ministre passent pour des tanl qu’ils savenl prévenir ou apaiser les murmures.
crimesj toutes les fois qu’on ne luí est pas agréable. 43. Quand la frayeur est venue b un certain point, elle
46. Auprés des princes, il est aussi dangereux, et pres produil les mémes effets que la lémérité.
qu’aussi criminel de pouvoir le bien, que de vouloir le mal. 44. U est aussi nécessaire de cboisir les mofe dans les
47. 11 est bien plus natural b la peur de consultor que de grandes affaires, qu’il est superita de les cboisir dans les
décider. petites.
48. La flexibilité est de toutes le* qualités la plus néces­ 45. Rien n’est plus rareni plusdifficile aux ministres qu’un
saire pour le maniemenl des grandes affaires. certain ménagement dans le calme qui suit immédiatement
49. On a plus de peine, dans les partis, de vivre avec ceux les grandes tempétes, parce que la flatteríe y redouble, el que
qui en sont, que d’agir contra ceux qui y sont opposé*. la défiance n’y est pas éteinte.
20. Les plus grands dangersont leur charmc pour peu que 46. II ne faut pas nous cboquer si fort des fautes de ceux
Pon aperfoive de gloira dans la perspective des mauvais qui sont nos amis, que nous en donnions l’avantage b ceux
succés; les médiocrasdangersn’ontque des borreurs, quand la contra letquels nous agissons.
pede do la réputation est attachée b la mauvaise fortune.

Digitized by kjOOQie
DE LORD CIIESTERFIELD 67

á tomar en Lipsla el hilo de aquellos estudios que, si te


inclinan las córtes, pueden solo habilitarte para brillar
en ellas. Un simple cortesano, sin prendas y sin conoci­
Londres, 10 de Mayo de 1748. mientos, es el mas frívolo y despreciable de todos los
seres; asi como por el contrario, el hombre que ha cul­
Mi querido hijo. tivado su espíritu, y que posee las maneras nobles y des* *
embarazadas de una córte, es el hombre cabal. La ob­
Cálenlo que recibirás esta carta en el momento preciso servación de que las córtes son los asientos de la falsedad
de tu regreso de Dresde, adonde fuiste á correr tu primera y de la disimulación, es de lo mas trillada; pero podría
caravana de córte. No puedo saber si este ensayo te ha decir que es tan inesacta como la mayor parte de las ob­
inspirado alguna inclinación por las cortes ; pero tengo servaciones generales. La falsedad y la disimulación se
muy buena opinión de ti para estar seguro de que al de­ encuentran ciertamente en las córtes, pero en dónde no
jar á Dresde has dejado también ia disipación, y vuelto se encuentran ? Habitan las cabañas así como los pala­
cios, con solo la diferencia que en las primeras se hallan
acompañadas de malas maneras. Dos labradores vecinos
de un lugar, inventarán y practicarán tantos artificios
47. Le taleutd’insinuer est plus utile que celui de persuader, para engañarse mutuamente en el próximo mercado, ó
peneque l’on peut insinuer i tout le monde, et que Ton ne para ganar la preferencia en el favor de su amo, como lo
persuade presque jamáis persoune. harán dos cortesanos para suplantarse en el valimiento
48. Daña les matiéres qui ne sont pas favorables par elles- de su príncipe. Por mas que dijeren los poetas ó creyeren
■éwes, tool cbangement qui n’est pas nécessaire est perni- los necios, de la inocencia y sencillez del campo y de la
deui, parte qu’il est odieux. perfidia de las córtes, es una verdad fuera de toda duda,
49. II faut faire voir i ceux qui sont naturellement faibles que pastores y ministros son igualmente hombres, con
testes fortes d’abimes, parce que c’esl le vrai mojen de les naturaleza y pasiones idénticas, y que solo difieren en el
eblicer de se jeler dans le premier cbemin qu’on leur ouvre. modo de obrar.
50. L’on doit hasarder le poasible, toutes lea fois que l’on Habiendo hecho mención de las observaciones trivia­
seseo ten étatde profiter méme du manquement de succés. les que pasan por decirlo así á proverbios, quiero preca­
51. Les bommes irrésolus se déterminent difficilement par verte muy particularmente contra su uso, bu creencia ó
les moyens, quoique méme ils soient ¿¿terminé* pour la fin.
su aprobación. Son el tema común de hombres chocarre-
52. C’est presque jeu sftr avec les bommes fourbes, de leur
ros y presumidos; las personas de verdadero entendi­
taire croire que Fon veut trompar ceux que l’on veut servir.
miento las desprecian altamente, y aun tienen á menos
53. L’un des plus grands embarras ota l’on est avec les
Pristes, c’est que Fon est souvent obligé, par la considération reir de las sandeces que profieren estos pretendidos in­
de leur propre serví ce, de leur donner dea conseils dont on ne genios sobre tales materias.
peal pas leur dire les véritables raisous. La religión es uno de sus asuntosfavorítos; todo en ella
54. Quand on se trouve obligé de faire un discoursque l’on es artimaña clerical ó invención ideada y sostenida por los
prévoit ue pas devoir agréer, l’on ne peut lui donner tropd’ap- ministros de todas las religiones para aumentar su auto­
árente de sincérité : parce que c’est Fuñique moyen de ridad y lucro; y de este falso y absurdo principio parte el
F adoucir.
55.0n nedoit jamais se jouer avec la faveur; on ne la peut
lugar común contra el clero, llenándolo de injurias y de
insípidas burlas. Para tales gentes los sacerdotes de todas
trop etnbrasser quand elle est véritable; on ne la peut trop las religiones son unos Incrédulos declarados ó encu­
tíoigner quand elle est fausse. biertos, unos ebrios y disolutos; cuando al contrario yo
56. n y a de l’inconvénient h s’engager sur des suppositions creo que los sacerdotes son esactamente parecidos á los
de ce que i’on croit impossible; et pourtant il n’y a ríen de demás hombres, y que no valen mas ni menoapor llevar
tscommun.
sotana ó sobrepelliz; si difieren de los otros hombres, es
57. La plupart des bommes examinenl moins les raisons do
probablemente mas bien por el lado de la religión y de
e® qu’oa leer propose contre leur sentiment, que celles qui
peavent obliger celui qui leur propose de s’en servir.
la moralidad, ó á lo menos, la decencia de su educación
58. Tout ce qui est vide dans les temps de faction et d’in- y manera de vivir.
frigue, puse pour mystérieux dans les esprits de ceux qui ne Otro tema ordinario del falso ingenio y de la chocar­
pas accoutumés aux grandes affaires. rería, es el matrimonio. Todo hombre y muger casados se
59. odian cordialmeote por mas que ellos pretendan en pú­
Da’est jamais permis b un inférieur de s’égaler en pa-
rules b celui b qui il doit du respect, quoiqu’il s’y égale dans blico lo contrario. El marido desea con toda su alma que
l’action. á su muger se la lleve el diablo, y no hay la menor duda
60.Toutbomme que la fortuneseule, par quelque accident, de que ella viola la fé conyugal (a). Yo creo al contrario,
* hit bomme public, devient presque toujours avec un peu de
temps, un particulier ridicule.
61. La plus grande imperfection des bommes est la complai-
tt>ceqn’ils trouventb se persuader que les autres ne sont
No mormures jamis de los casados
pointnempts desdéfauts qu’ils se reconnaissentb eux-mémes.
Que en reciproco amor están ligados,
62.11 n’y a que 1’expérience qui puisse apprendre aux I
Ni de los casamientos
bommes b ne pas préférer ce qui les pique dans le présent b
Donaires di gas ni refieras cuentos :
m jai les doit toucher bien plus essen fiel temen t duna 1’avenir.
«3.11 fauts’appiiquer, avec sofaldaos les grandes affaires Ni te alabes hipócrita injurioso,
Por mostrarle censor de los placeres,
eacore plus aue daos les aulreax b se défendre du goút que Fon
De que ni vés, ni tratas las mujeres....
troave pour la plaisanlerie^
64. On ne peut assez pesor les moindres mota dans les í ••••••••......... ••••••••••••♦••»♦•••• •»............ .
fundes afTaires. Quien se alaba de que no las trata
En vez de blasonar acción loable
65.|1 n’y a que la coqtinuation du bonbeur qui flxe la
FWdes amitiés. Dá sospecha de Venus mas culpable.
66< Quiconque asasemble le peuple, l’émeut. Tr. (Epiteclo. trad. de Quevedo.) Tr.

Digitized by kjOOQie
88 CARTAS

que el amor ó el odio de los casados do viene de habér­ lenguas modernas. Preparados de esta manera van, como
seles leído las fórmulas del matrimonio. La cohabitación, ellos dicen, al estranjero (a), pero en realidad es lo mismo
que es la consecuencia de aquel estado, hace que se de­ que si estuviesen en sus casas; porque no hablando mas
testen ó amen mas ó menos según lo merecen recíproca­ idioma que el suyo y siendo torpes y sumamente tímidos,
mente ; pero lo mismo acontecería entre cualquiera no van á las sociedades, á lo menos á las buenas, sino que
hombre y muger que viviesen juntos sin ser casados. comen y cenan solos en las fondas. Estoy seguro de que
Estos y otros muchos lugares comunes sobre naciones tú evitarás estos ejemplos, y que cuidarás siempre de
ó profesiones (que por lo menos son tantas veces falsos frecuentar las mejores compañías del lugar en que le
como verdaderos), son el pobre refugio de gentes que ca­ hallares, medio único de viajar con fruto; y te diré de
recen de ingenio y de invención, y que hacen esfuerzos paso, que los placeres de un caballero solo se encuentran
para brillar en la sociedad con adornos y atavíos agenos. en las mejores compañías; porque aquel desenfreno que
Yo siempre he desconcertado la petulancia de estos me­ la gente común llama falsa é impudentemente placer, no
quetrefes, dirigiéndoles miradas estremadamente graves es mas que la sensualidad de un marrano.
cuando esperaban verme reir de sus agudezas, y dicién- Un año mas de estudio serio é incesante es todo lo que
doles : bien, y después ? como si no hubiesen terminado, te pido; pasado aquel, tendrás mas tiempo para tus di­
y que la púa estuviese aun por desprenderse. Esto los versiones ; porque unas cuantas horas al día bastarán
pone en confusión, jorque no cuentan con recursos en sí entonces para tu aplicación, y las restantes no podrás
mismos, ni tienen mas caudal que un surtido de chistes y emplearlas mejor que en los placeres de la buena com­
trivialidades. Los hombres de mérito no se miran re­ pañía. A Dios.
ducidos á estos miserables espedientes, por los cuales
manifiestan el mas alto desprecio; sino que encuentran
siempre una infinidad de asuntos útiles para sostener una
conversación animada; saben lucir su talento sin sáti­
ras vulgares, y mostrarse circunspectos sin fastidiar. Esta
petulancia se remedia frecuentando las cortes, porque en
ellas los hombres se ven incesantemente obligados ¿ ser
mirados y urbanos. Yo no dudo que tus maneras hayan Loxdres, 17 de Mayo de 1748.
mejorado en la corta visita de Dresde. Las otras córtes,
que me propongo conozcas mejor, te pulirán gradual­ Mi querido hijo.
mente hasta el mas terso bruñido. En una córte es ab­
solutamente indispensable cierta flexibilidad de genio y Ayer recibí tu carta de 4 de este mes, y en vista de ella
suavidad de modales, que algunas personas toman erra­ he escrito hoy á Slr Ch. Williams dándole las gracias
damente por abyecta lisonja y falta de opinión propia, por las atenciones que te ha dispensado. Pronostico muy
cuando no es mas que una manera decente y agradable bien de tu primera visita de córte, y del favorable recibi­
de mantener nuestra opinión, y quizá de hacerla adop­ miento con que te distinguió S. M. Polaca, y confio en
tar á los demas. La manera de hacer las cosas es á me­ que recibirías este señalado favor con aquel respeto y
nudo mas importante que las cosas mismas; y la misma aquella modesta serenidad que caracterizan á un hombre
cosa puede ser grata ú ofensiva según el modo de decirla distinguido. Las gentes de educación baja y obscura no
ó hacerla. Suele decirse de las obras de escultura, mate- pueden soportar los rayos de la grandeza; se descon­
riam superabat opus, porque aunque los materiales ciertan y pierden el sentido cuando los reyes ó los hom­
sean valiosos como plata, oro, ect. el trabajo de la obra lo bres grandes les dirigen la palabra ; se muestran torpes
’es todavía mas. Esta verdad se aplica muy bien á las ma­ y avergonzados sin saber qué responder ni por donde co­
neras, que adornan los conocimientos y cualidades que menzar; á la vez que las personas de condición no se des­
podamos tener y aun nueve veces entre diez hacen mas lumbran con el brillo de la dignidad ; conocen y pagan
impresión en el género humano que el valor Intrínseco de todo el respeto que le es debido, pero lo hacen sin des­
las materias que se agitan. Por otra parte, recuerda que concierto, y pueden conversar con un rey con el mismo
el dicho de Horacio, á propósito del bello estilo, se aplica desembarazo que con cualquiera de sus súbditos. Esta es
perfectamente á los que quieren figurar en las córtes y la ventaja que retira el que comienza desde jóven á fre­
distinguirse en las reuniones de la vida brillante : sapere cuentar á la buena compañía, y que se acostumbra desde
est principium etfons. Un hombre que sin un buen fon­ temprano á conversar con sus superiores. Cuantos hom­
do de conocimientos y de cualidades, adopta la vida de bres no he conocido yo aquí, que después de haber ob­
cortesano, hace el papel mas ridículo que se pueda ima­ tenido todas las ventajas de una buena educación inglesa,
ginar : es una máquina poco superior al reloj de la cór­ primero en el colegio y después en la universidad, no
te; pues asi como este señala tas horas, aquel señala el sabían, cuando eran presentados al rey, si estaban para­
frívolo empleo de ellas; y cuando mas podrá considerár­ dos de cabeza ó sobre los talones! SI el rey les hablaba
sele como comentarlo del reloj, porque según las horas se anonadaban, temblaban, y trataban de meterlas ma­
que el uno suena el otro dice: ahora es tiempo de levan­ nos en sus bolsillos sin poder dar con ellos ; dejaban
tarse, ahora de comer, ahora de cenar, ect. El fin que caer su sombrero y no se atrevían á levantarlo ; en una
yo me propongo en tu educación y que ciertamente al­ palabra, ensayaban toda especie de posturas, escepto la
canzaré, si te place, es reunir en ti todas las luces de un conveniente, esto es, la fácil y natural. El distintivo de
sabio con las maneras de un cortesano, y que juntes lo un hombre bien educado es conversar con sus inferiores
que rara vez marcha junto en una misma persona entre sin altanería, y con sus superiores con respeto y desem-
mis compatriotas : mundo y conocimientos. Los Ingle­
ses llegan por lo regular á cumplir veinte años antes de
haber hablado á ninguna persona superior á su maestro y
á sus camaradas de colegio. Si acontece que tengan al­ («) La espresion de los jóvenes Mejicanos es ir á lomar «a
guna instrucción literaria, es únicamente en el griego ú baño de Europa. Saludable debía serles, pero desgraciada­
el latín, pero sin saber una palabra de la historia ó de las mente rara vez es asi. Tr,

Digitized by kjOOQie
DE LORD CHESTERFIELD 89

barazo; habla á los reyes sin turbarse (a); chancea con bien. Cada momento que ahora malogres es una verda­
las mugeres de primera condición de una manera alegre dera pérdida para tu reputación y para tu provecho par­
y familiar, pero guardándoles el debido miramiento; y ticular, pero también cada instante que emplees útilmen­
conversa con sus iguales sobre objetos comunes, aunque te es tiempo que prestas á un prodigioso ínteres. Durante
no enteramente frívolos, y siempre sin el menor emba­ estos dos años debes echar las bases de todos los conoci­
razo ni encogimiento. El espíritu y el cuerpo solo pueden mientos que quieras lnego adquirir. Podrás después le­
mostrarse ventajosamente, cuando se hallan en perfecto vantar el edificio tan alto como te parezca, pero será muy
desembarazo. tarde para echar nuevos cimientos. Te pido pues, que no
Desearía que hicieses un presente á tu mama, cedién­ te quejes de ningún trabajo ni evites pena de ninguna es­
dole el servicio de té que te regaló sir Ch. Williams, y perte, para adquirir con tiempo este fondo de conoci­
que se lo envíes cuando regrese Duval. No solo le eres mientos indispensables para elevarte, y sin el cual te
deudor de respeto, sino también de grandes obligacio­ verás reducido á hacer en el mundo nn papel muy in­
nes, por el mucho cuidado que tiene de tí, y la ternura significante. Fija seriamente el pensamiento sobre tu
con que te ama. Nunca podrán ser demasiadas las oca­ propia situación: para ir lejos no cuentas con las venta­
siones que aprovechares para manifestarle tu reconoci­ jas del rango ni de la fortuna, y es muy probable que yo
miento. haya desaparecido del mundo antes que con razón pueda
Estoy impaciente por recibir tn relación de la córte de decirse que tú has entrado en él: sobre qué cuentas en­
Dresde, como también las respuestas á las diversas pe­ tonces sino sobre tu propio mérito ? Este es el único que
guntas que te tengo hechas. A Dios por ahora y qne el debe elevarte, y este solo te elevará si llegas á adquirirlo
ciclóte bendiga (ó). en grado suficiente (a). A menudo he oído hablar de
mérito deprimido y sin recompensa, pero mas á menu­
do, y podría decir siempre, he visto al mérito superior
pasar adelante y recibir su recompensa, por lo menos hasta
cierto punto, á despecho de todas las dificultades. Por
mérito quiero significar las virtudes morales, los cono­
Londres, 27 de Mayo de 1748. cimientos y las buenas maneras ; y si no me estiendo
sobre las virtudes morales, es porque estoy persuadido
de qne hablan mejor por sí mismas, y no sospecho que
Mi querido hijo. sea necesario recomendártelas ; te aseguraré únicamente
que sin ellas serás infortunadísimo.
Este y los dos próximos años ocupan en tu vida un Por lo que toca el saber ya te he dicho con frecuen­
periodo tan Importante, que no puedo dejar de reiterarte cia, y me persuado que no dudas cuan necesario y útil te
mis exhortaciones, mis mandatos, y lo que espero será es para cualquiera carrera que emprendas. Pero como la
aun mas eficaz, mis ardientes súplicas de emplearlos palabra saber tiene un significado muy lato, y como
la vida del hombre es muy corta para abrazar todos
los ramos de la ciencia, y su alma incapaz de rete­
nerlos y digerirlos todos, te señalaré aquellos que son
(a) Jorge II viéndose una vez contrariado por sus ministros mas necesarios, y que, aplicándote, puedes llegará poseer
respecto el nombramiento de un gobernador de Irlanda, se perfectamente. La instrucción clásica, es decir, el cono­
aesentó precipitadamente dejándolos en el mayor embarazo. cimiento de los idiomas griego y latino es absolutamente
Viendo qneS. M. no venia, resolvieron que Lord Cheslerfield
necesario para todo hombre bien educado, porque así se
feeseá verle, contando con los recursos de su ingenio para cal-
considera generalmente; y la palabra iliterato, en su
toar la agitación del monarca. Chesterfield abrió silenciosa-
■eate la puerta del aposento real, llegó con el aire mas res­
aceptación común, significa un hombre que ignora estos
petaos*, cerca del asiento que ocupaba el principe y le dijo : dos idiomas. Espero que si á esta hora no los has alcan­
Señor, se me ha encargado preo untar á Vuestra Magestad el zado les andarás muy cerca, de modo que dedicándoles
•«abrede la persona qne ha de llenar el hueco dejado en una pequeña parte del día por dos años mas, no dejarás
Mmco en la patente. Que se ponga al diablo, replicó el rey nada que desear sobre este punto. La retórica, la lógica,
calérieo. — Pero, Señor, preguntó en tono serio el ministro, un poco de geometría y una ñoclo n general de astrono­
d diablo ha de ser calificado de leal y querido primo de mía, deben tener también su turno; no porque alimento
Viestra Magestad ? El Bey no pudo menos de reirse y se res­ yo deseo de que llegues á ser profundo en ninguna de
tableció la paz. estas ciencias, sino porque es muy conveniente que sepas
(S.... ) algo de ellas. Los conocimientos que te son mas útiles, y
á que debes dedicarte con mas particularidad, visto el fin
(I) En 24 de Mayo escribía el autor á la márquesa de Mon»
á que te destinas, son Jas lenguas vivas, la historia mo­
amseil:
derna, la cronología y la geografía, las leyes de las nacio­
___ Votre éléve, donlvous avez la bonté de vous informer, nes y el juspublicum imperii. Es de la mayor necesidad
est actuellement a Leipsig, oü il restera encore sept mois pour que hables todos los idiomas modernos con la misma ,
finir un certain conrs d’éludes auquel celte uuiversité est trés corrección y pureza que los oriundos de los respectivos
propre, c’est a dire la langue allemande, l’histoire, et le droit países; porque cualquiera que no habla un idioma con
poblic de Vempire. De iá il fera un tour, pour six mois, á Va­
cad ém i e de Turin, afin de se décrotter, au point que vous en
ijez moins honte, quand il aura l’honneur de vous appartenir
a París. Oui, Madame, je me sers du terme vous appartenir,
puitque du momenl qu’il sera i París, j’y renonce; c’est b vous
(a) Devenez l’artisan de votre destinée ;
a en erdonner eonune vous iugerezb propos; je ne m’en mó-
Ii est beau de dompter la fortune obslinée,
lerii píos. Votre amitié m’est garante qne vous voudrez vous D’arracber ses bien fails au lieu d’en hériter,
Aarger de ce soin, et ríen au monde ne peut m’étre si sensible,
Etde n’avoirque ceux qu’on a su mériler.
luqu’ici sa conduite, et les progrés qu’il a fails. me donneat
Uut lien d’espérer qu’il ne sera pas indigne de vos soins. Tr. (La CHAüSSÉE.) Tr.

Digitized by kjOOQle
90 CARTAS

facilidad y perfección, ñunca puede conversar ventajosa­ secretos de las córtes en que residen, porque carecen de
mente, ni ventilar las materias bajo iguales términos. insinuación y de modales ; no adivinan las miras ocul­
Por lo que hace al francés, ya lo sabes muy bien; y como tas de los príncipes y ministros, porque no conocen á
es idioma de uso muy común, cada dia lo sabrás mejor, fondo los diferentes intereses de las potencias; y al fin,
de modo que esto no me inquieta. Supongo que á esta encontrándose incapaces de desempeñar sus comisione®,
hora conoces muy regularmente el aleman, y que antes se enfadan y están impacientes por volver á su país, en
de dejar á Lipsla lo poseerás con perfección; á lo menos donde con justicia son desatendidos y arrinconados. La
estoy seguro de que puedes hacerlo. El italiano y el es­ conversación de cualquiera hombre puede, si quiere®,
pañol tendrán su ves ; y en verdad que son tan fáciles serte útil ¡ y bajo este aspecto todo acontecimiento pú­
para quien sabe latín y francés, que no te costarán blico, que es el asunto ordinario de las conversaciones,
mucho tiempo ni trabajo. La historia moderna, por la te presenta oportunidad de Instruirte.
que quiero señalar particularmente ia de los tres últimos En definitiva, si tienes pensamientos de sobresalir y de
siglos, será objeto de tu mayor atención, sobretodo brillar en lo futuro, debes trabajar ahora con vigor y te-
aquellas partes que tocan mas de cerca á las grandes po­ son. La vivacidad y la penetración de espíritu, sin un
tencias de Europa. Tendrás cuidado de enlaxar este estu­ fondo de conocimientos sólidos, no te sostendrán largo
dio con la cronología y la geografía; quiero decir, que tiempo ni te llevarán muy lejos; mas este fondo de cono­
observarás y retendrás las fechas de cada acontecimiento cimientos recompensará ampliamente todo el trabajo
importante, leyendo siempre con el mapa al lado, para que te costare para adquirirlo. Reflexiona seriamente
ver todos los lugares y plazas de que se hiciere mención, sobretodo esto, y pregúntate á tí mismo si puedo yo tener
único arbitrio de retener la geografía, pues aunque se otra mira que la de tu propio interes en todo lo que te re­
aprende pronto en el atlas y el globo, sin embargo, estu­ comiendo, y que no es mas que el resultado de mi espe-
diándola solo asi se olvida fácilmente. riencia, y el efecto de aquella ternura y amor con que seré
Aunque las maneras vienen al último, y son quizá el mientras lo merecieres Tuyo.
menor ingrediente en un mérito real, están muy lejos de
ser inútiles en su composición ; ellas embellecen la vir­
tud y el saber dándoles mayor fuerza y brillo ; preparan
el camino allanando las dificultades que podrían retardar
nuestra marcha ; y temo que tengan mas atractivo que
el saber y la virtud para con la masa del género humano.
Ten pues presente la infinita ventaja de las maneras, y Londres, 31 de Mayo de 1748.
cultiva y mejora las tuyas hasta lo sumo. El buen senti­
do te sugerirá las reglas y la buena compañía hará lo Mi qubrjdo HIJO.
demas. Así, ya ves todo lo que tienes que aprender y
cuan corto es el tiempo que para ello te queda; porque Recibí con verdadera satisfacción tu carta de 28 de
una vez lanzado en el mundo, como lo serás dentro de este mes, con la cual termina tu sucinta y clara relación
un par de años, la inevitable disipación de la sociedad, y de la reforma. Este es un periodo interesantísimo de la
los obstáculos necesarios que siempre acarrean los ne­ historia moderna, en cuyo estudio y meditación nunca
gocios, no te dejarán tiempo para nuevos estudios; cierto podrás emplear demasiado tiempo. Hay en la historia
es que distribuyendo tus horas con prudente economía, muchos grandes acontecimientos, que una vez pasados
podrás reservar algunas para completar el edificio, pero dejan las cosas casi in statu quo, en razón de los mútuos
nunca encontrarás las suficientes para echar nuevos ci­ reparos y restituciones estipulados por las potencias en
mientos. La buena opinión que tengo de tu capacidad, los preliminares de la paz. Tales acontecimientos merecen
me convence de que palpas estas verdades, y que por la­ indudablemente que los conozcas, pero no de una ma­
boriosa y dura que pueda parecerte la incesante aplica­ nera tan minuciosa como aquellos que no solo son impor­
ción actual, querrás mas bien aumentarla que dismi­ tantes en sí mismos, sino que lo son igualmente, y acaso
nuirla. Por amor de Dios, mi querido hijo, no desperdicies mas, por sus consecuencias. De esta clase son los progre­
un solo momento de tu tiempo, porque cada minuto sos del cristianismo en Europa; la invasión de los Godos,*
puede emplearse ahora útilmente ; tu fortuna, tu reputa­ la división del imperio romano en oriental y occidental;
ción y el papel que debes hacer en el mundo, dependen el establecimiento y rápidos progresos del mahometismo;
enteramente del uso ó del abuso que hagas de los dos y finalmente la reforma; acontecimientos todos que pro­
años próximos. Si los empleas bien, á qué cosa no po­ dujeron las mayores cambios en los negocios de Europa,
drás aspirar con el tiempo? Si al contrario, los empleas y de cuyos promenores es necesario que te halles bien
mal, cuáles no podrán ser mis temores sobre tu porvenir? informado para poder trazar el estado actual de los pue­
Tú eres el único que yo conozco de este país, cuya edu­ blos en esta parte del mundo.
cación haya sido calculada desde un principio para el Después de estos sucesos siguen aquellos que afectan
departamento de negocios estranjeros ; en consecuencia, mas Inmediatamente á reinos y estados particulares, y
sí quieres proseguir invariablemente la linea de estudios cuya influencia puede ser considerada como local, aun­
que solo pueden hacerte idóneo para aquel objeto, te que muchas veces se estienda indirectamente mas lejos,
harás absolutamente necesario para el gobierno ; y des­ como por ejemplo, las guerras civiles y las revoluciones
pués de haber recibido órdenes como ministro en países que con frecuencia producen cambios totales en las
estranjeros, las darás á tu vez como secretario en tu país formas de gobierno. Las guerras civiles en Inglaterra,
nativo. Muchos de nuestros diplomáticos en córtes es- bajo el reinado de Carlos 1, cambiaron enteramente
tranjeras, han servido ocasionalmente aquel departa­ nuestras instituciones, pasando, primero, de monarquía
mento, sin haber pensado jamás en negocios estranjeros; limitada á república, y después á poder absoluto, usur­
varios de ellos sin hablar mas idiomas que el suyo; y pado por Cromwell, bajo el titulo especioso é Imponente
todos sin los modales absolutamente necesarios para ser de protector.
bien recibidos y hacer papel en las córtes. En consecuen­ La revolución de 1668, en vez de cambiar nuestra
cia, manejan los negocios muy mal; jamás penetran los forma de gobierno, la sostuvo contra las tentativas dt

Digitized by kjOOQle
DE LORD CHESTERFIELD 91

Jaime II que quiso establecer en el reino el poder abso­ envenenados con el mismo vino que habían preparado
luto.
Estas son las dos grandes épocas de nuestra historia
de Inglaterra que recomiendo á tu particular atención. la maldad, y era gran dissimulador, que al fin seria una to­
La Uga formada por la casa de Guise y fomentada por tal ruyna para todos. Verificóse en los suso dichos misera­
bles Cardenales el refrán Español : Plaxe la traycion, mas
los artificios de España, es una época muy esencial en la
no el traydor. Mario hablando en su Eusebio de este papa,
historia de Francia. Las bases de esta liga se establecieron
dize : Para que contaré los torpes y nunca oydos hechos de
en el reinado de Enrique 11, pero el edificio se elevó du­ Alexandro VI. Este, hecho pacto con los demonios, se dió y
rante los sucesivos reinados de Francisco II, Garlos IX y entregó en todo y por todo A ellos, si por sus medios y artes
Enrique 111; hasta que al fin se vino abajo, parte por las viniesse A ser Papa : te qual como los demonios se lo prome­
armas, pero mas por la apoetasía de Enrique IV. tieren y cumplieren, Alexandro ordenó su vida tan santa­
En Alemania ha habido grandes y frecuentes acon­ mente, que nunca intentó hacer alguna cosa, sin que pri­
tecimientos, que siempre han hecho ganar ó perder á la mero demandaste consejo al demonio sobre ello. Este en el
dignidad imperial y afectado en proporción la constitu­ año de 1500 concedió el Jubileo no solamente A aquellos
ción del imperio. La casa de Austria conservó aquella que viniessen A Roma, mas aun A aquellos que no querían,
dignidad cerca de docientos años, durante los cuales no ó no podian venir A Roma, con tal condición que diessen
cesó de hacer esfuerzos para estender su dominio y usur­ cierta suma de dinero. Alexandro inventó todas las vías
par los derechos y privilegios de los demas estados del posibles para sacar dinero, y assi hizo un nuevo Colegio de
imperio, hasta que al fin de la guerra de treinta años, el notarios de breves, que fueron 80, cuyo oficio vendía por
tratado de Munster fijó los respectivos derechos bajo la 750 ducados A cada uno. Crió 36 Cardenales, ó como dizePa-
vino 43 de los quales los 4 8 fueron Españoles, y destos 18
garantía de la Francia.
los tres fueron deudos suyos muy cercanos y de su nombre
Italia ha sido constantemente desganada desde el Borja. Fué muy dado A edificar : oya de muy buena gana
tiempo de los Godos por los papas y los antipapas, com­ comedias y farsas : nunca en Roma loa gladiadores, ó es-
batidos ó soportados por otras grandes potencias de Eu­ gremidores y alcahuetes tuvieron mayor licencia que en su
ropa, mas bien por lo que les dictaba su propio Interes tiempo: y nunca el pueblo Romano tuvo menor libertad :
que d celo por la religión. También ha sufrido por las hubo en su tiempo gran multitud de malsines: y por la me­
pretenciones de Francia y de la casa de Austria sobre nor cosa ó palabra la pena era de muerte. Todo esto el satA-
Nápoles, Sicilia y el Milanesado, sin contar las disputas nico Padre permitía por el amor loco que tenia A sus hijoa.
menos importantes suscitadas en los pequeños estados, Porque él imitando A su predecessor Inocencio, ponía toda
como Ferrara, Parma, Monferrado, ect. su felicidad en engrandecer y enriquecer sin vergüenza nin­
Los papas, hasta hace poco tiempo, hablan tenido guna sus bastardos: al menor de sus hijos hizo Principe en
siempre una parte muy grande en los negocios de Euro­ Sicilia: al segundo, llamado Cesar, hizo Cardenal: al
pa: sus escomuniones, sus bulas y sus indulgencias les mayor de todos hizo Duque de Gandía. A este Dnque mató
senrian de ejércitos en los tiempos de la superstición y su hermano Cesar, y lo echó en el Tiber, aviendo ambos
hermanos cenado aquella noche juntos en casa de su madre
de la ignorancia; pero ahora que el género humano se
Zanochia. Todo esto entendió y supo el Papa su padre y te
halla mejor instruido, la autoridad espiritual del papa ha
dissimuló: porque A este Cesar, que era el peor de todos,
disminuido considerablemente, y aun los mismos prínci­ amava el padre mas que A todos: matólo por ambición y
pes católicos la miran sin temor. En el dia casi no se con­ avaricia. La bija desle Alexandro VI, llamada Lucrecia, A
sidera á S. S. sino como obispo de Roma, con rentas y la qual como hombre impío y sin ninguna religión conoció
Renes temporales de consideración, que, según todas las carnalmente, se casó tres veces, en cuyas bodas el padre
apariencias, solo conservará mientras las otras grandes Papa hizo hacer grandes regozijos y fiestas. Notad la poca
potencias de Italia, mas temibles en el día que la suya, no vergüenza del Papa Alexandro. Por un epitapbio que hizo
encuentren oportuno quitárselos. Entre los papas moder­ Juan Joviano Pontano se vee manifiestamente quan santo y
nos León X, Alejandro VI, y Sisto V merecen tn particular casto aya sido el celibado deste Papa, y qual aya sido su re­
atención: el primero es recomendable por sus conocimien­ ligión : dize pues hablando de Lucrecia :
tos y su gusto; fué el restaurador de las ciencias y de las Hic jacit in tumulo Lucrecia nomine, sed re
artesen Italia; bajo sus auspicios se tradujeron perfecta­ Thais, Aleaandri filia, sponsa, nurus.
mente ai Italiano los clásicos griegos y latinos: la pintura
■ Quiere dexir: Aquí en este sepulcro yaze Lucrecia en nom-
floreció y llegó á su perfección; y la escultura se acercó
» bre, pero en hecho Thais, bija, esposa, nuera de Alexandro.
tanto á la de los antiguos, que las obras de su tiempo, ya en
• Sanazaro, notable hombre de aquel tiempo y excelente poeta
marmol ó en bronce, se llaman en el dia antico moderno. b dize de Alexandro :
Alejandro VI y su hijo Cesar Borgiase hicieron famosos
por sus maldades, llevadas por ambos mas allá de toda Pollicituscalum Romanas, et ostra sacerdos,
exageración. Sus vidas merecen que las leas (o), fueron Per sedera el cades ad Styga pandit iter.
b Quiere dezir ; El Pontífice Romano, que prometía los cielos
a y las estrellas, por sus bellaquerías y muertes, w va camino
{«) ■ Alexandro VI, dice una antigua crónica española, • del infierno. Item el mismo :
• natural de Valencia fué tan abominable y tan sin verguen- Ergo te semper cupiet, Lucrecia, Sextas ?
• za que sus propios partidarios lo dizen abiertamente. Pan- O falum diri numinis : Ais pater est.
> vino frayle Angustino en su vida dize perrerías del, y no
• sin causa: y por mucho mal que dixo del, aun dexó mucho b Quiere dezir : Como pues, Lucrecia, siempre te apetecerá
• que no dixo. Dize pues,que Alexandro alcanzó tan gran dig- a Sexto? O desdichado hado : este es tu padre. De Alexan-
• nidad con el ayuda de ciertos Cardenales corrompidos de b dro VI dizen que vendió las cruzes, los altares y al mismo
• ciega ambición y avaricia, los quales después sintiendo la b Christo. Este Papa es el que hizo atosigar A Geme ( ó Zúzi-
• gran infidelidad del ingrato Pontífice, recibieron el castigo b mo como otros lo llaman ) hermano del gran Turco Baya-
• que su servido, por aver vendido sus sufragios, merecía : b zetes teniéndolo preso en Roma: esto hizo Alexandro por do-
• Algunos padres buvo en aquella elecion que propbetizaron b zienlos mil ducados que el gran Turco le embió. Que buen
• (y no fueron falsos prophetas) que avia sido elegido un b exemplo para convertir al Turco! Este Papa mandó cortar
• Español muy locamente, el qual era hombre que encabria a ambas manos y la lengua A Antonio Macinelte, varen dotis* *

Digitized by kjOOQle
92 CARTAS

para otros ; de resultas de lo cual murió el padre, pero


Cesar se restableció (o).
Sisto V fué hijo de un apacentador de cerdos, y se ele­
vó al papado por sus habilidades {b); fué hombre de
gran capacidad (c), muy taimado y muy singular (d).
Basta por hoy de historia, pero pronto la continuaremos. Lond»E8, 21 de Junio de H48.
A Dios.
Mi querido hijo.
Tu mala pronunciación me dá tantas vueltas en la ca­
beza y me causa tal desasosiego, que será el asunto de
esta, y creo que de muchas otras cartas. Te felicito yo
mismo por haber sido informado con tiempo de este de­
» simo, por una elegante oración que avia hecho contra sus
fecto que me prometo remediar; siempre viviré infini­
» abominables costumbres, suzissima vida y bellaquerías nun-
tamente reconocido á Sír Ch. Willíams por habérmelo
• ca oydas. Pero Dios que es justo ledió el pago ; y fué que en
• un banquete que hizo A ciertos Cardenales y Senadores de
señalado, y estoy seguro de que vendrá dia en que tú
• Roma para atosigarlos con el mismo veneno con que avia también se lo agradezcas. Dios mío 1 si esa fea y desagra­
• atosigado á Geme hermano del Turco, los que servían, no dable manera de hablar llegase, por tu negligencia ó la
> advirtiendo bien,tomando un fiasco por otro, dieron & beber mia, á serte habitual, como indudablemente habría su­
• contra su voluntad, del fiasco que tenia el tosigo, al Papa : cedido á la vuelta de dos años, qué papel habrías hecho
■ y assí él y algunos Cardenales y Senadores murieron en el en la sociedad ó en las asambleas públicas * Quien podría
• año de 1o03. En tiempo de este Papa fué quemado en Flo- haberte apreciado en la primera ó escuchádote en las
• rencia con otros sus compañeros ei excellente predicador últimas ? Lee lo que dicen Cicerón y Quintiliano de la
• Gerónimo Savonarola Dominicano, varón admirable en vida enunciación, y mira cuan importante la consideran
• y dotrina, año de 4499. El Papa Alexandro Español fué cuando vá acompañada de las gracias. Cicerón vá aun
» abominable como avernos visto : ningún bien hizo, ni á Es- mas lejos, sosteniendo que un orador debe también te­
> paña, ni atierra ninguna del mundo, sino grande mal. « ner una figura agradable, y sobre todo un personal que
no sea vastes, es decir, corpulento ni tosco. Por esto hace
ver que conocía muy bien á los hombres, y lo que vale
(a) Le pape Alexandre VI, d’exécrable mémoire, nc faisait
cardinaux que des personnes riches et en étal de payer par des una bella figura