Está en la página 1de 8

MENE: PRIMERA NOVELA PETROLERA EN VENEZUELA

BREVE CONOCIMIENTO DEL AUTOR

RAMÓN DÍAZ SÁNCHEZ Nació en Puerto Cabello (Estado Carabobo) el 14 de agosto de 1903.


Hijo de Ramón C. Díaz y de Rosario Sánchez. Asistió a las escuelas Francisco Kepper, José R.
Pelayo y Bartolomé Salom en Puerto Cabello, hasta 1916 cuando por las dificultades
económicas de su familia, es llevado por su padre a trabajar como dependiente en la casa
comercial Otto Raddler Sucrs. Luego, tiene necesidad de desempeñarse como ayudante en un
taller mecánico, y también como pintor de carteles de cine. Completa su educación a través
del estudio autodidacta. Fue escritor, periodista e historiador. Dentro del primer rango fue
novelista, cuentista, ensayista, crítico literario y dramaturgo. 

Se inicia en la literatura con el trabajo periodístico en el Boletín de Noticias y El Estandarte, de


Puerto Cabello (1920-1924). Posteriormente se va a Maracaibo donde establece contacto con
los medios intelectuales de la capital zuliana. Allí colabora en los periódicos La Información,
Excelsior y La Hora Literaria; en 1925 participa en la creación del grupo literario “Seremos”, el
cual adopta una actitud crítica ante el régimen del general Juan Vicente Gómez, por esto es
llevado a prisión en el castillo de San Carlos (1928-1929). Una vez liberado, regresa a Puerto
Cabello donde contrae matrimonio, para volver nuevamente al Zulia y se residencia en
Cabimas, ciudad en la cual desempeña el cargo de juez municipal (1930-1935). El mundo de los
campos petroleros que ahí descubre constituye el tema de su primera novela Mene,
galardonada en 1935 por el Ateneo de Caracas y publicada en 1936.

Posteriormente se residencia en Caracas, allí es nombrado jefe de publicaciones del Ministerio


de Agricultura y Cría entre 1937 y 1939, director de Gabinete del Ministerio de Educación
de 1940 a 1941 y director de la Oficina Nacional de Prensa (1942-1943). Díaz Sánchez
incursiona en la política en el año 1943, en ese momento es nombrado diputado por el Estado
Carabobo (1943-1945); en esa época es colaborador de los diarios El Universal,  El Nacional, El
Heraldo, La Esfera, así como de las revistas Élite, Billiken y del semanario Fantoches. Fue
Director de Cultura y Bellas Artes del Ministerio de Educación (1951-1952), además es
consejero cultural de las embajadas de Venezuela en París, Roma, Madrid y Bonn (1952).

Por su novela, Cumboto (1950) recibe el premio Arístides Rojas. Esta obra fue traducida al
francés y al italiano. También son obras suyas  Casandra (1957) y Borburata (1960). Esta obra
es de gran contenido social.

En el campo de la historia, publica una magistral biografía de Antonio Leocadio Guzmán,


titulada Guzmán, elipse de una ambición de poder galardonada con el Premio Nacional de
Literatura (1950).

 Ramón Díaz Sánchez es considerado como uno de los mejores narradores venezolanos de la
primera mitad del siglo XX. Miembro de la Academia Venezolana de la Lengua en 1952 y de la
Academia Nacional de la Historia en 1958.  Murió en Caracas el 8 de noviembre de 1968
MENE Y LA NOVELA DOCUMENTAL

            Ramón Díaz Sánchez  publica en 1936 Mene,  la que habría de ser, junto con  Cumboto,
la obra más conocida de este autor.

            Mene narra la historia del descubrimiento del petróleo, en el occidente de Venezuela.


Las poblaciones zulianas de Cabimas y Lagunillas sufrirán grandes transformaciones, gracias a
la iniciación de la explotación petrolera.

            La riqueza que representa la presencia del oro negro, tiene como oposición la
servidumbre de tipo moral y humana que supone el brusco cambio experimentado en el país a
partir de ese momento.

            Al final, aparentemente, todo vuelve a la normalidad, pero ha quedado la huella del
petróleo, tanto en la geografía como en la mente de quienes han vivido semejante
transformación.

            Como indica el profesor Gustavo Luis Carrera (1972): Allí están los más visibles
elementos constitutivos: la aparente bonanza económica, la corrupción de las costumbres, la
discriminación, el crimen, el robo, el suicidio, el accidente mortal o mutilador.

MENE COMO NOVELA DOCUMENTAL

            En nuestro país, la mayoría de los escritores han tratado de relacionar sus creaciones
con la realidad del país; como ejemplos tenemos a Manuel Díaz Sánchez, Manuel Vicente
Romero García, Arturo Uslar Pietri, Rómulo Gallegos. También Ramón Díaz Sánchez se
preocupa por escribir una novela en la que trata de explicar uno de los problemas venezolanos
de la época que le tocó vivir: la explotación petrolera.

Mene está catalogada por Orlando Araujo (1988) como una obra de denuncia, un testimonio
vivido, una fabulación veraz o una novela reportaje.

            La novela está estructurada en capítulos y cada uno de ellos señalados con nombres de
colores: Blanco, Rojo, Negro y Azul. Cada uno de ellos simboliza un momento de cambio en el
desarrollo del tema planteado. Se intenta ilustrar, o tal vez resumir, mediante esa imagen, el
clima que se presenta a todo lo largo de la obra. Son episodios breves, que encierran estampas
históricas anteriores a la explotación petrolera, y los orígenes de ésta; la especulación y
desgraciadas ocasionadas por la locura del petróleo, migraciones desde los campos hacia las
zonas petroleras; el auge de la prostitución y la vida de los negros antillanos, que vienen a
Venezuela, representados por E.N. Philiber, en quien se simboliza la discriminación racial; la
crisis que lleva a la aparente normalidad y a la búsqueda de otra vida.

            Mene es una obra basada en la experiencia directa del autor. Ramón Dïaz Sánchez
permaneció, durante algún tiempo, en la zona petrolera del Zulia (1924-1936), como empleado
de una compañía petrolera y como Juez Municipal. Sin embargo, como dice el profesor
Carrera, Mene no alude a experiencias realmente vividas en sentido histórico y cronológico
por el autor: su acción se ubica en período anterior a 1930, en la época del “descubrimiento
y las iniciales explotaciones”. No obstante, dice Orlando Araujo Mene es ficción en el sentido
estético de la palabra, porque, aunque el paisaje y los escenarios son reales, inventa los
personajes, crea las situaciones y no interrumpe el tiempo novelesco ni con interferencias, ni
con sociologías, ni con el simbolismo galleguiano.

 Díaz Sánchez acude a figuras simbólicas como ocurre con las extrañas monedas unos discos de
oro pesados y relucientes… Pero ni zamuro ni lechuza. Era un águila. [1]

            El conflicto narrativo presenta el enfrentamiento entre los nativos y los extranjeros
“conquistadores”, quienes han creado en Venezuela la “lista negra” . Allí estarán incluidos
todos aquellos trabajadores que protesten la presencia de los “rubios”, los que no cumplan
con el trabajo asignado, al igual que los discriminados por sus ideas políticas o por el color de
su piel.

                   También Casiano y sus hijos se vieron relegados. Eran como otros tantos matojos
arrancados de cuajo y aventados. Su casa permaneció cerrada, igual que la capilla… (p.45)

                                      ¿Teófilo Aldana? ¿Hasta cuándo voy a decirle que no me moleste?. Usted no


puede reportarse aquí porque está en la lista negra. (p.49)

Teófilo es un negro fornido que no se dejó gobernar por los “hombres rubios” y que se
enfrentó a ellos.

            El enfrentamiento entre nativos y extranjeros y la discriminación racial se ven


denunciados por el autor. Ella está claramente representada en la novela por Enguerrand
Narcisus y su esposa Phoebe, una pareja de trinitarios que había venido a Venezuela con toda
la ilusión de quedarse y trabajar honestamente. El era electricista y ella costurera.
            Un infortunado percance fisiológico que le acontece a Enguerrand, cambiará para
siempre su destino.

                                      Gemían sus tripas y se retorcían obligándole a apretarse el vientre con las


piernas muy juntas… (p.115)

            Se vio en la necesidad de ir al retrete de los blancos y al verse descubierto cae en la


“lista negra”. Fue despedido de la compañía donde trabajaba y no pudo conseguir por nada
trabajo en ninguna otra parte.

                                      …no obstante haber estado girando a su derredor como el caminante que en


medio del camino busca el camino: Black List.

                                      ¡Espantoso! ¡Catastrófico!. Le habían puesto en la lista negra: Enguerrand


Narcisus Philibert, negro antillano, por haber osado ocupar el retrete de los blancos. (P.120)

            Esto lo lleva a la desesperación y por último a la muerte.

            Otro ejemplo es el de Angela y Jorge. Un matrimonio entre un yanqui y una mujer


criolla. Matrimonio donde los prejuicios sociales y la discriminación racial acaban por destruir a
Angela, pues la decepción la lleva a la muerte.

            El poder económico, político y social de los extranjeros queda evidenciado:

                                      Casas de madera resplandecientes, sobre pilastras con techumbres aisladoras.


Jardinillos plantados con acusado aire de forasterismo. Todo un pueblo nuevo y exclusivista,
aislado del mundo circundante de una extensa verja de hierro (…) Allí predomina el blanco, un
blanco neto, agresivo como el de los modernos hospitales y salones de barbería. Sugiere el
confort de aquellos chalets cierta idea de cartujismo, con todo lo necesario para no carecer de
nada…

                                      -Ahí van a vivir los jefes extranjeros… (p.53)

Ellos serán los nuevos conquistadores, los dueños de la tierra zuliana.


                                      Cesan de voltejear las hélices y los buques negros vomitan sobre la tierra febril
su cargamento de hombres y de hierros. Hombres rubios duros, ágiles. Maquinarias fornidas,
saturadas, diríase de un espíritu de odio contra todo lo verde. (p. 43)

Pero los extranjeros blancos se adueñan de la tierra gracias a los  criollos que les rinden
pleitesía. Díaz Sánchez representa a estos en dos personajes: Joseíto Ubert, criollo cómplice de
las compañías petroleras y enriquecido a costa de ellas, y Carolino Kuayro, quien se vendió a
los musiúes.

            La maquinaria se hace poderosa, ya no se puede detener. La transformación es


irremediable. Hasta el paisaje cambia.

                                      Pueblos oscuros -Cabimas, Lagunillas, Mene- se incorporan al frenesí del


mundo. Las veredas convertíanse en calles, los crujizales en viviendas: unas viviendas
presurosas, hechas con los cajones de las máqueinas y tapadas con planchas de zinc. La
demencia de un ensueño extravasado de las fronteras oníricas. (p.44)

            Pero no todo puede ser desenfreno y destrucción. Llegó la crisis. Ya no se vendía el


petróleo en el extranjero. En las grandes potencias había mucho petróleo acumulado.
Entonces, todo vuelve a la calma, al reposo. Se abrió de nuevo la iglesia…

                                      La calma acompasada de sus movimientos, el ritmo de sus espíritus iba dando


vida a aquellos cantos. Surgió de forma nítida y preconcebida: una escuela (p.148)

Todas las cosas iban cobrando el equilibrio perdido, fue naciendo en la gente del pueblo una
nueva esperanza.

CONCLUSION

            Ramón Díaz Sánchez en su novela Mene hace un recorrido por todo el mundo petrolero,


desde sus inicios desvastadores hasta el momento de un asentamiento que lleva a recuperar
nuevamente ciertas tradiciones. Económicamente, el petróleo seguirá siendo la fuente de
ingreso, pero, ahora, más tranquilo y sosegado.
            Como creación novelesca, de carácter documental, Mene toca una gama de temas
centrados en el cambio poderoso que acontece con la aparición del petróleo: en sus inicios,
con un efecto asesino y desvastador, donde la sangre y la muerte corren paralelas al petróleo.
Hay destrucción moral y espiritual. Hay un afán constante de riqueza (Joseíto Ubert),
oportunismo (Carolino Kuayro). Se van reuniendo todos los males, aun hasta la exploración de
tierras indígenas y el aniquilamiento del hombre a causa de la fiebre y las flechas envenenadas
(Anselmo Soto).

            El profesor Carrera afirma que Mene es la primera novela del petróleo de autor
venezolano; obra de gran valor original en la concepción general y de sólida significación
documental, basada en las experiencias directas de Díaz Sánchez.

Resumen: La novela “Mene” del autor: Ramón Díaz Sánchez, muestra los problemas
que se presentaron en el país por la explotación petrolera, el descubrimiento del
petróleo en el occidente de Venezuela. Lo cual, trajo como consecuencia un brusco
cambio de grandes transformaciones en Cabimas y Lagunillas.
 

 La novela “Mene” del autor: Ramón Díaz Sánchez, muestra los problemas que se presentaron
en el país por la explotación petrolera, el descubrimiento del petróleo en el occidente de
Venezuela. Lo cual, trajo como consecuencia un brusco cambio de grandes transformaciones
en Cabimas y Lagunillas.

Mene, consta de cuatro capítulos y cada uno de ellos identificado con los colores: Blanco, Rojo,
Negro y Azul. Cada uno de ellos muestra historias, que representan los cambios que se
producen.

Los nativos viven la transformación a consecuencia de la llegada de los extranjeros que llegan a
Venezuela a realizar las primeras explotaciones de petróleo. Estos crearon una “Lista Negra”,
donde estaban incluidos todos aquellos trabajadores que no respetara a estas personas, los
que no cumplan con el trabajo asignado y los discriminados raciales.

Como ejemplo, el caso de Teófilo Aldana, persona de color que no se dejó dominar  por lo
extranjeros y se enfrentó a ellos. Incluido en dicha lista.

Igualmente, la pareja de Enguerrand Narcisos y Phoebe, trinitarios que llegaron a Venezuela


con la ilusión de quedarse y trabajar honestamente. Pero por un percance fisiológico que le
sucedió a Enguerrand, es insertado en la  lista. Por lo que, no pudo conseguir trabajo en
ninguna otra parte. Esto lo desespero y él se suicido (Parte 3 – Negro).

 
Otro ejemplo, la discriminación en el caso de Ángela y Jorge (Parte 4 – Azul). Una matrimonio
entre un extranjero y una venezolana. En la relación existían prejuicios sociales, que la llevaron
a la muerte.

La novela se inicia con la llegada al pueblo del padre Nectario, recibido por Casiano, jefe Civil y
otras personas. Se realizó una celebración. Entre las actividades de bienvenida estaba la
empresa de maromas, perteneciente de Joseito Uberth, venezolano cómplice de las compañías
petroleras, enriquecido a costas de ellas.

Igualmente, es recibido por Carolino Kuairo, persona sarcástica que dejo en ridículo a Casiano
frente al padre Nectario. Además, el se vendió a los extranjeros. (En el proceso de cambio, el
pasa a ser el nuevo Jefe Civil).

En el  capitulo (Blanco), se mencionan otros personajes importantes: Ño Casildo Pérez, Martha,


María, Juvencio, Yayito, Los hermanos Reinosos (Josué y Narciso) y Don Rufe Saman.  

Se evidencia a lo largo de la novela el poder económico, político y social de los extranjeros en


Venezuela. Una de las causas la excesiva pleitesía brindada por los nativos.

El pueblo cambia, todo nuevo y exclusivo, lo único que se mantuvo igual fue la capilla. Las
mejores casas eran para los extranjeros, dueños de la tierra zuliana.

Pero, se daban cambios negativos  por la locura del petróleo, las mujeres  transforman su


conducta, el auge de la prostitución,  destrucción moral y espiritual. Todo esto se puede leer
en episodios breves, contenidos en cada capitulo.

Al final, (Parte 4 – Azul), se puede observar que ya todo no puede ser desenfreno y
destrucción. Llego la crisis. Ya no se vendía el petróleo en el extranjero. En las grandes
potencias había mucho petróleo acumulado. Entonces, todo se vuelve a la calma. Se abrió de
nuevo la iglesia.

Todas las cosas iban cobrando el equilibrio perdido, fue naciendo en la gente del pueblo una
nueva esperanza.

En conclusión, se puede decir que la novela MENE, se relaciona con la cátedra en estudio,
Problemática de RRHH en Venezuela, porque se atisba el ascenso sindical, la lucha de clases y
el mestizaje que caracteriza a la nación, los inconvenientes mencionados anteriormente  de las
personas incluidas en la famosa lista negra: Discriminaciones radicales, que no deben ser
aplicadas en la Administración de Personal.

Además, las recomendaciones que se le daban a los trabajadores para que no tuviesen
problemas de salud, que afectaran la producción de petróleo, etc. (Seguridad Social).

Igualmente. El éxodo del campo a la ciudad, Los grandes cambios que produjo la aparición del
petróleo en nuestro país. Cambios positivos y negativos del descubrimiento y explotación de
este recurso natural.