Está en la página 1de 5

DEFORESTACIÓN DEL AMAZONAS: CAUSAS Y CONSECUENCIAS

De todas las selvas que podemos encontrar en el


planeta, sin duda, el Amazonas es la más
importante de todas. Esto se debe a su gran
tamaño y a la gran diversidad de especies
vegetales y animales que alberga. A pesar de ello,
se trata de uno de los ecosistemas más
amenazados actualmente debido al rápido
proceso de deforestación al que está siendo
sometido en las últimas décadas. Para que nos
hagamos una idea, entre el año 1970 y el año
2016, ha desaparecido casi el 20% de la
superficie de la selva del Amazonas, lo que implica un daño ecológico irreparable. Si
quieres conocer un poco más sobre la deforestación del Amazonas, sus causas y
consecuencias más importantes, sigue leyendo EcologíaVerde porque a continuación te
explicamos.
Qué importancia tiene la selva del Amazonas
La selva del Amazonas es la selva más grande del planeta, y se extiende alrededor de
la cuenca del río Amazonas en Sudamérica, cubriendo una región que llega desde los
Andes hasta las costas del Atlántico. Se trata, con diferencia, del ecosistema terrestre más
rico que podemos encontrar en el planeta, con una superficie total de más de 7 millones
de kilómetros que se extiende más allá de las fronteras, alcanzando superficies en nueve
países diferentes.
De este modo, la selva del Amazonas es el hogar de una gran cantidad de especies
vegetales, así como de animales que van desde reptiles y anfibios a mamíferos, aves e
insectos. De hecho, se trata de un ecosistema donde, todavía a día de hoy, los biólogos
descubren especies nuevas y desconocidas cada cierto tiempo, lo que es un buen ejemplo
de la gran inmensidad de biodiversidad que alberga.
Así mismo, la selva del Amazonas ha sido denominada como “el pulmón de la Tierra”, un
sobrenombre que se ha ganado precisamente debido a la ingente cantidad de CO2 que
absorbe al año a causa de la flora exuberante que la forma. Por lo que, más allá de ser el
hogar de miles de especies diferentes, también contribuye a contrarrestar las emisiones
de CO2 que los seres humanos producimos en exceso.
Causas de la deforestación de la selva del Amazonas
Sin embargo, todo esto no ha servido para protegerla de los intereses económicos que son
los causantes de que se esté deforestando esta área geográfica del planeta. A pesar de
que existen algunas áreas protegidas, otras muchas no lo están, y son estas zonas las que
sufren de forma más acuciante el daño de las actividades humanas. Un ritmo de
deforestación que asusta Los bosques desaparecen a un ritmo marcado. Cada año
desaparece el equivalente de la superficie de Grecia, es decir casi 13 millones de
hectáreas. La deforestación es una causa importante en la perdida de la biodiversidad
Cada año, entre 2000 y 2010, aproximadamente 13 millones de hectáreas de bosque de
todo el mundo han sido transformadas a otros usos o degradadas, comparado a 16
millones de hectáreas perdidos anualmente entre 1990 y 2000.
La tasa de deforestación ha disminuido ligeramente durante la última década,
principalmente debido a la reforestación de ciertos países como China o la India.
La deforestación y la degradación forestales en las zonas tropicales primarias, de gran
valor para la biodiversidad, continúan a un ritmo alarmante, de aproximadamente 6
millones de hectáreas al año.
El principal vector de desaparición de los bosques, de valor incalculable, es la conversión a
tierras de cultivo y plantaciones. Si en el pasado los bosques desaparecieron en los países
del Norte, ahora son los bosques tropicales que están más amenazados.
La Amazonia en el punto de mira
La Amazonia es la principal víctima de la deforestación (53 % de la deforestación mundial),
con 4 251 000 hectáreas de bosque forestal desapareciendo anualmente, o sea 1.350 m²
cada segundo. Esto corresponde a la superficie de una cancha de fútbol cada 7 segundos.
Si seguimos con este ritmo se estima la desaparición total de la selva amazónica de aquí al
año 2150. 17% de su superficie ha sido ya despojada de bosque, principalmente en los
últimos 35 años.
Los suelos amazónicos son usados de manera irracional y anárquica, fundamentalmente
para la agricultura itinerante. Decenas de miles de hectáreas son quemadas cada año.
Estos incendios son provocados por campesinos, agricultores y ganaderos que quieren
aumentar las zonas de pasto o/y cultivo. Descontrolados, estos fuegos muchas veces
llegan a provocar incendios que liberan importantes cantidades de dióxido de carbono (a
escala mundial la deforestación representa 20% de las emisiones de CO2).
Las causas de la deforestación
La explotación maderera, la transformación de los bosques en terrenos para el cultivo o la
ganadería son las principales causas de disminución de la Amazonia.
La explotación forestal constituye la más antigua de las causas de deforestación. El corte a
ras y « el corte selectivo » son nefastos, generan despilfarro y arrancan a la selva su
equilibrio natural. Solo 30% de la madera cortada es comercializada después del proceso
de transformación. El ganado es la causa directa de la deforestación.
De todas maneras la agricultura intensiva, empujando hacia el bosque los otros cultivos,
es un factor principal de deforestación. El cultivo dominante es la soja, que se desarrolla
principalmente en detrimento del Cerrado.
En Brasil, los cambios de uso de suelos, como por ejemplo la conversión del bosque en
campos de soja o pastos, constituye 2/3 de las emisiones CO2 del país.
Servicios en peligro
Los bosques degradados han perdido una parte de su capacidad de abastecer servicios
ecosistémicos. Son más vulnerables a los peligros como la proliferación de plagas,
enfermedades o los cambios climáticos.
Se estima que aproximadamente un billón de hectáreas, aproximadamente un cuarto de
todas las áreas forestales, deben ser restauradas para abastecernos en servicios
ecosistémicos.
Las principales causas de la deforestación del Amazonas son las siguientes:
Talado comercial
A pesar de que se trate de un bosque primario, la selva del Amazonas está siendo talada
en algunas zonas con la finalidad de ofrecer materia prima a la industria maderera de todo
el planeta. Estas zonas taladas no se vuelven a recuperar una vez que se culmina la tala,
dado que son reutilizadas para otros sectores industriales que nada tienen que ver con el
sector maderero.
Cría del ganado
Una gran parte de las zonas
que son taladas se destinan
con posterioridad a la cría de
ganado extensivo cuando la
industria maderera ha
terminado con ellas. En estas
zonas, se cría ganado con el
fin de satisfacer las demandas
de la industria alimenticia a
nivel mundial, especialmente
en países donde la demanda
de productos cárnicos es más elevada.
Cultivo agrícola
Sin embargo, a pesar de que una parte de los terrenos que son talados se destinan a la
cría del ganado, la mayoría de ellos serán destinados a la agricultura. Esto se debe a varios
factores. Por un lado, se trata de países cuya economía está centrada en el sector primario
y la producción de materias primas. De este modo, la agricultura constituye una salida
fácil para los trabajadores de la zona. Por otro lado, hay que tener en cuenta que, el
ganado que se cría, requiere de cantidades muy elevadas de alimento, por lo que la
industria ganadera conlleva también la creación de campos de agricultura extensiva con el
fin de alimentar a las reses.
Finalmente, la alta demanda de productos alimenticios baratos que se consumen a nivel
mundial hace necesario disponer de más pastos para soportar la demanda de estos
productos. Los dos más importantes son la soja y el aceite de palma, que son los cultivos
mayoritarios que se plantan en las zonas que se deforestan.
Construcción de carreteras
Por otro lado, más allá del sector primario, aunque también motivado por la existencia de
esta industria que requiere de vías de transporte, la construcción de carreteras implica
que ciertas áreas de la selva del Amazonas se estén deforestando con el objetivo de crear
vías de comunicación entre los lugares de producción y los de consumo.
Laxitud y corrupción en la aplicación de las leyes
Así mismo, otro de los elementos que no se puede obviar cuando se piensa en las causas
que están llevando al Amazonas a su deforestación la encontramos en la corrupción de
varias instituciones políticas y la falta de compromiso a la hora de aplicar las leyes que
deberían proteger estas áreas de gran riqueza medioambiental. Si bien es cierto que no
todos los países son iguales, algunos de ellos se muestran permisivos a la hora de que la
selva sea talada y que los terrenos sean destinados a actividades económicas del sector
primario. De esta forma, no existe una autoridad práctica que evite que la deforestación
continúe llevándose a cabo.
Consecuencias de la deforestación de la selva del Amazonas
Las consecuencias de la deforestación
del Amazonas conllevan la destrucción
de uno de los patrimonios naturales
más importantes que tenemos en todo
el planeta. No se puede obviar que,
pese a que el área geográfica de la
Amazonia se limite a la superficie de
nueve países, la realidad es que se trata
de un patrimonio que debería
conservarse por parte de todos por el
bien de las generaciones futuras, de
toda la humanidad y por el propio
planeta.
Por otro lado, además de conllevar la destrucción de uno de los patrimonios
fundamentales de la Tierra, también conlleva la destrucción de la biodiversidad que
conforma este patrimonio. Debido a la deforestación del Amazonas, cada vez son más las
especies (animales y vegetales) que se ven abocadas al peligro de la extinción, lo que
conlleva una reducción significativa de la biodiversidad de la biosfera en su conjunto.
Además, la deforestación del Amazonas implica también el deterioro del “pulmón del
planeta”, que cada vez cuenta con una capacidad menor a la hora de absorber CO2 de la
atmósfera debido a que el volumen de materia vegetal se reduce año tras año
considerablemente.
Finalmente, la deforestación del Amazonas conlleva la destrucción del hábitat natural de
comunidades humanas que han vivido en armonía en la selva durante miles de años.
Las tribus indígenas del Amazonas cada vez están viendo más reducido su área de
influencia y, en muchos casos, se ven abocados a tener que vivir en reservas controladas y
administradas por los gobiernos locales que, si bien permiten que estas tribus indígenas
sobrevivan, conllevan la movilización de grupos humanos de sus tierras originales a otras
que no se corresponden con su cultura y sus tradiciones.

También podría gustarte