Está en la página 1de 5

FUNDAMENTOS DEL LENGUAJE

La morfología (del griego μορφ-, morph ['forma'] + λογία logía ['tratado'])


es la rama de la lingüística que estudia la estructura interna de las
palabras para delimitar, definir y clasificar sus unidades, las clases de
palabras a las que da lugar (morfología flexiva) y la formación de nuevas
palabras (morfología léxica). La palabra Morfología fue introducida en el
siglo XIX.

El monema (llamado formante o morfema por otros autores) es la unidad


mínima significativa de la primera articulación o división del signo
lingüístico: la palabra. Así pues, una palabra está constituida
generalmente por dos clases de monemas: los lexemas y los morfemas (o
gramemas). El término morfema es creación de la lingüística
norteamericana.
Lexemas

Los lexemas son los morfemas, comúnmente conocidos como raíces, que
contienen el significado de la palabra. Constituyen casi siempre la parte
invariable, autónoma y de significado más concreto de la misma. Forman
la parte más numerosa del léxico y su número en toda lengua es siempre
muy superior al de los morfemas. Ejemplos:

Niñas Lexema: Niñ

Utilizar. Lexema: Util

Morfemas

Los morfemas gramaticales son las unidades que constituyen la parte


variable de la palabra y cuyo significado puede ser o bien
complementario, o bien de carácter meramente lingüístico y gramatical.
No son autónomos sino que se presentan siempre asociados a lexemas.
Los morfemas gramaticales se clasifican en:
1. Morfemas derivativos

También llamados afijos, son formantes facultativos que matizan o


complementan el significado básico. Todos son átonos salvo los sufijos.
Ejemplos:

Aniñados. Morfema derivativo: a-

Inutilizable: Morfemas derivativos: in-, -able.

Según su posición respecto al lexema, se distinguen tres tipos de


morfemas gramaticales derivativos:

· Sufijos: Van después del radical o lexema y antes de los morfemas


dependientes gramaticales. Pueden cambiar la categoría gramatical de la
palabra o el género de los sustantivos y son tónicos, es decir, cargan con
el acento de la palabra. Ejemplos:

Repetible. Sufijo -ible, transforma un verbo en adjetivo.

Tranquilamente. Sufijo –mente, transforma un adjetivo en adverbio.

Casón. Sufijo: -on, transforma el género del sustantivo casa.

· Prefijos: Preceden al radical o lexema. Son átonos y poseen significado.


Si cargan con acento son en realidad prefijoides o prefijos cercanos a los
lexemas. Ejemplos:

Infranqueable. Prefijo: in-, significado de negación o privación.

Monosilábico. Prefijoide: mono-, significado de único o uno solo.

· infijos o interfijos: Se colocan entre los prefijos y sufijos para evitar la


cacofonía entre dos sonidos y las homonimias. Son átonos y no poseen
significado. Muchos de ellos funcionaron también como sufijos pero
quedaron sin significado perceptible. Ejemplos

Desalmado. Infijo: Des-alm-ado

Gaseoso. Infijo: gas-e-oso

Pececitos. Infijo: Pec- ec- itos

Callejero. Infijo: call-ej-ero.


2. Morfemas flexivos

Son formantes constitutivos que ocupan siempre la posición final de la


palabra y la información que ofrecen es de tipo gramatical, como el
género, el número, la persona, el modo, etc. Indican el género y número
de nombres, adjetivos y las señales de conjugación del verbo. Ejemplo:

Niños. Morfemas Flexivos: -o Morfema de Género (Masculino)

-s Morfema de número (Plural)


3. Morfemas libres o independientes

Existe otra clase de morfemas denominados morfemas libres o


independientes que no van unidos a ningún lexema pero confieren de
significación gramatical a las palabras con las que se asocian. Son
morfemas que pueden formar, por sí solos, una palabra. Ejemplo: mar,
pan, etc. Los determinantes, las preposiciones y las conjunciones pueden
actuar como morfemas libres. Casi todos ellos son átonos. Por ejemplo,
el artículo hace de morfema flexivo para el sustantivo.
4. Morfema cero
Es aquel morfema que, aunque existe morfológicamente, no se refleja
gráficamente. Por ejemplo, en la palabra atlas", el morfema de número no
está presente, y esa es precisamente la razón por la cual el número es
singular.
5. Alomorfos

Los alomorfos son las diferentes representaciones fónicas de un


determinado morfema. Por ejemplo, -s y -es son alomorfos del morfema
de número plural del español. También son alomorfos: -ble y -bil como en
imposible e imposibilidad o nece- y neci como en necio y necedad.

Para resumir podemos decir:

El Monema es la unidad mínima significativa del lenguaje o de la primera


segmentación o articulación. Son también las unidades mínimas que
componen la palabra desde la perspectiva morfológica.

Los monemas no pueden dividirse en partes que tengan contenido


semántico, pero sí pueden descomponerse en otro tipo de unidades
menores: los fonemas que no tienen carga semántica pero sí significado
fonético (suenan pero no significan).

Su Clasificación

Hay dos tipos de monemas:

o Lexemas.- Los monemas de significado léxico concreto y autónomo,


que constituyen la parte invariable de las palabras (monemas léxicos o
lexemas)

o Morfemas.- Los monemas de significado gramatical no autónomo que


constituyen la parte variable de la palabra (monemas morfemáticos o
morfemas). Se dividen en: Morfemas derivativos, morfemas flexivos,
morfemas libres, morfema cero y alomorfos.

Estructura morfológica de algunos sustantivos.

Clasificación de los morfemas

Ejemplos
Morfemas derivativos

Sufijos

Prefijos

infijos o interfijos

Amable,dichoso, ceramista,
Anormal, desnutrir,

Cuerpo › cuerpecillo, agua › aguacero.


Morfemas flexivos

Niños, cantantes, monas, buscas, cargarán, absolverás, etc.


Morfemas libres o independientes

Los, de, con, para, las, unas, un, como, contra, la, este, esta, sino, mas,
pero, pan, mar, can, etc.
Morfema cero

Cosmos, análisis, atlas, síntesis, caos, crisis, etc.


Alomorfos

Contable, contabilidad,

terco, terquedad,

plausible, plausibilidad, tabús o tabúes,

champús, champúes,

ñandús, ñandúes,

berbiquís, berbiquíes, etc.

Función fática

Esta función está principalmente orientada al canal de comunicación entre el


emisor y el receptor. Su finalidad es iniciar, prolongar, interrumpir o finalizar una
conversación o bien sencillamente comprobar si existe algún tipo de contacto.
Su contenido informativo es nulo o escaso y se utiliza como forma o manera de
saludo.

La finalidad de la función fática no es principalmente informar, sino facilitar el


contacto social para poder transmitir y optimizar posteriormente mensajes de
mayor contenido.

Constituyen esta función todas las unidades que utilizamos para iniciar,
mantener o finalizar la conversación.
[editar] Función metalingüística

Se centra en el código de la lengua. Se utiliza para hablar del propio lenguaje


que tienen todos los seres vivos. Aclara el mensaje. Se manifiesta en
declaraciones y definiciones. Refiere al lenguaje

La comunicación y el lenguaje verbal.

La cualidad de comunicación oral está asociada al uso racional de la voz lo que


debe constituir un principio básico para todos aquellos profesionales que como
el profesor, dependen esencialmente de su voz para desempeñar su función.

Hay contenidos de la comunicación que solo pueden ser transmitidos mediante


el uso del lenguaje verbal. que ofrece recursos para hacer claros nuestras
intenciones y permite la comprensión entre los comunicantes, por lo cual es
considerado el medio más eficaz para la comunicación interpersonal.

La función comunicativa del lenguaje verbal permite ejercer influencia sobre los
demás a partir del contenido de la comunicación y la relación entre los
comunicantes.

La comunicación extraverbal.

El medio fundamental de comunicación entre los hombres es la palabra,


aunque existe parte considerable de los contenidos que se trasmiten en una
situación de comunicación interpersonal que no se dan a través del lenguaje
verbal, es a esto a lo que se llama comunicación no verbal o extraverbal; esta
consiste en un comportamiento del hombre que transmite significados sin
palabras. Este tipo de comunicación sirve de complemento al lenguaje verbal,
aunque puede servir 4en otros casos como información en sí misma. Mediante
esta se expresan contenidos para la comunicación de carácter expresivo
fundamentalmente.

Por la expresión del rostro de una persona yo puedo saber si lo que me dice es
algo que le agrade o no su mímica facial me expresa matices emocionales, o
puedo saber si se aprueba una idea, aunque no me lo diga con palabras.

Cuando el lenguaje verbal no es coherente con aquello que expresa la persona


extraverbalmente, la comunicación se vuelve confusa, despierta incertidumbre,
desconfianza. A veces nos decidimos por la impresión causada más que por
las propias palabras escuchadas.