Está en la página 1de 778

/15 5. 3.

Teorías de
personalidad
SEXTA EDICIÓN

V BIBLIOTECA //
Robert Frager
Institute o f Transpersonal Psychology

James Fadiman
Institute o f Transpersonal Psychology

Fondo General ( Girón)


QL035768

QL035768

A Alfaomega
UPS
Traducción:
Arturo Aparicio Vázquez / Nuria Yéssica Gutiérrez Saburit / Esther Sada Frager, Robert y Fadiman, James
Díaz /Armando Domínguez Pérez Revisión técnica: Teorías de la personalidad Sexta
Enrique Guinsberg. UAM - Xochimilco María Elena
Ortiz Salinas. UNAM Formación: Editec
Edición
Al cuidado de la edición:
Alfaomega Grupo Editor, S.A. de C.V., México
Luz Ángeles Lomelí Díaz lalomeli®
alfuomega.com.m.x Gerente
editorial: ISBN: 978-607-7854-85-2
Marcelo Grillo Giannetto
mgfülo@alfaomegajconunx Formato: 20 x 25.5 cm Páginas: 504
Datos catalográficos

Teorías de la personalidad
Robert Frager y James Fadiman
ISBN: 0-13-144451-4 edición original en inglés "Personality and personal growth". Sixth Edition,
publicada por Pearson Education, Inc., New Jersey, USA. Derechos reservados © Pearson Education,
Inc.
Sexta edición: Alfaomega Grupo Editor, México, julio 2010

© 2010 Alfaomega Grupo Editor, S.A. de C.V.


Pitágoras 1139, Col. Del Valle, 03100, México D.F.

Miembro de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana


Registro No. 2317

Pág. Web: http://www.alfaomega.com.mx E-mail:


atencionalcliente@alfaomega.com.mx

ISBN: 978-607-7854-85-2

Derechos reservados:
Esta obra es propiedad intelectual de su autor y los derechos de publicación en lengua española han
sido legalmente transferidos al editor. Prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio
sin permiso por escrito del propietario de los derechos del copyright.

Nota importante:
La información contenida en esta obra tiene un fin exclusivamente didáctico y. por lo tanto, no está
previsto su aprovechamiento a nivel profesional o industrial. Las indicaciones técnicas y programas
incluidos, han sido elaborados con gran cuidado por el autor y reproducidos bajo estrictas normas de
control. ALFAOMEGA GRUPO EDITOR, S.A. de C.V. no será jurídicamente responsable por: errores u
omisiones; daños y perjuicios que se pudieran atribuir al uso de la información comprendida en este libro, ni
por la utilización indebida que pudiera dársele.
Los créditos y reconocimientos tomados de otras fuentes y reproducidos aquí con permiso, se
encuentran en las páginas 467 y 468.

Impreso en México. Printed in México.

Empresas del grupo:


México: Alfaomega Grupo Editor, S.A. de C.V. - Pitágoras 1139, Col. Del Valle, México, D.F. - CP. 03100. Tel.: (52-55)
5089-7740 - Fax: (52-55) 5575-2420 / 2490. Sin costo: 01-800-020-4396 E-mail: atencionalcliente@alfaomega.com.mx
Colombia: Alfaomega Colombiana S.A. - Carrera 15 No. 64 A 29 - PBX (57-1) 2100122, Bogotá. Colombia, Fax: (57-1)
6068648 - E-mail: scliente@alfaomega.com.co
Chile: Alfaomega Grupo Editor, S.A. - General del Canto 370-Providencia, Santiago. Chile Tel.:
(56-2) 235-4248 - Fax: (56-2) 235-5786 - E-mail: agechile@alfaomega.cl
Argentina: Alfaomega Grupo Editor Argentino. S.A. - Paraguay 1307 P.B. "11", Buenos Aires.
Argentina. CP. 1057-Tel.: (54-11) 4811-7183 / 8352,E-mail: ventas@alfaomegaeditor.com.ar

A nuestras esposas, Ayhan y Dorothy, a nuestros hijos, Ariel, Eddie, John,


Kenan, Renee y Maria, y a nuestros maestros.

También agradecemos sinceramente a los autores que colaboraron con


nosotros: William Brater, Christine Brooks, Jennifer Clements, Franz R.
Epting, Judith V. Jordan, Larry M. Leitner, Jean Baker Miller, Bernard J.
Paris, Kaisa Puhakka, Jonathan D. Raskin, Irene Pierce Stiver, Janet L.
Surrey, Eugene Taylor.
Contenido breve

Introducción I

1. Sigmund Freud y el psicoanálisis 16

2. Cari Gustav Jung y la psicología analítica 56

3. Alfred Adler y la psicología individual 91

4. Karen Horney y el psicoanálisis humanista II5

5. Enfoques feministas de la teoría de la personalidad

141

6. Erik Erikson y el ciclo vital 173

7. William James y la psicología de la conciencia 201

8. B. F. Skinner y el conductismo radical 244

9. La psicología cognitiva y sus aplicaciones 272

10. George Kelly y la psicología de los


constructos personales 293

11. Cari Rogers y la perspectiva centrada en la persona

313
12. Abraham Maslow y la psicología transpersonal 344

13. El yoga y la tradición hindú 379

14. El zen y la tradición budista 407

15. El sufismo y la tradición islámica 442


vüi C ONTENIDO

Contenido

Prefacio xix

Acerca de los autores xxüi

Introducción I
¿Qué es la personalidad? 2
La historia del estudio de la personalidad 2 Teorías
modernas de la personalidad 3
Dos enfoques contemporáneos del estudio de la personalidad:
nomotético e idiográfico 3

Características de una buena teoría de la personalidad 4


Verificabilidad 4 / Exhaustividad 5 / Aplicaciones 5 No hay una

verdad única 6
Enfoque constructivo de la teoría de la personalidad 6 Ampliación del alcance de la
teoría de la personalidad 7
La psicología de la mujer 7 / Teorías orientales de la personalidad 8 /
Interés actual por los sistemas orientales 8

Estructura de los capítulos 9 Biografía 10 / Antecedentes intelectuales 10 / Conceptos


principales 10 / Dinámica 11 / Estructura 11 / Evaluación 13 / La teoría en sus
fuentes 13 / Puntos principales 13 / Conceptos clave 13 / Bibliografía comentada 13
/ Nuestro sitio web 13 / Bibliografía general 14 / Reflexiones personales 14
Preguntas que se pueden plantear a cada teoría 14 Conceptos clave
15 Bibliografía general 15 Sitios web 15

Sigmund Freud y el psicoanálisis 16


Biografía 17
Antecedentes intelectuales 20 Filosofía 20 / Biología 20 /
El inconsciente 20
Conceptos principales 21
Determinismo psíquico 21 /
Consciente, preconsciente,
« inconsciente 21 / Las pulsiones
22 / La libido y la energía
a

g
r

s
i

2
3

c
a
t

x
i

e
vüi C ONTENIDO
s
t

c
t

d
e

l
a

r
s

n
a

l
i

a
d

3
El ello 24 / El yo 24 / El superyó
25 / Relación entre los tres
subsistemas 25
Etapas del desarrollo psicosexual
25
La etapa oral 26 / La etapa anal
26 / La etapa fálica 27 / La
etapa genital 28

Conceptos freudianos acerca de las mujeres 28


Dinámica: Ansiedad, Anna Freud y los
mecanismos de defensa,
el psicoanálisis y el trabajo del sueño 30
Ansiedad 30 / Anna Freud y los mecanismos
de defensa 31 /
i La teoría psicoanalítica 36 /
Sueños y trabajo del sueño 37

Estructura 38
Energía 38 / Cuerpo 39 /
Relaciones sociales 39 /
Emociones 40 / Intelecto 41 /
Self 41
Terapeuta/Terapia 41
E

o
vüi C ONTENIDO
a

a
a

2
Influencia 45
La teoría en sus fuentes: Extractos
de Escritos sobre la histeria
46
Puntos principales 50
Conceptos clave 51
Bibliografía comentada 52
Sitios web 53
Bibliografía general 54

2. Cari Gustav Jung y la


psicología analítica 56
Biografía 57
Antecedentes intelectuales 60
Freud 60 / Goethe y Nietzsche
61 / Alquimia y gnosticismo 61
/ Pensamiento oriental 61
Conceptos principales 62 Las
actitudes: introversión y
extraversión 62 / Las funciones:
pensamiento, sentimiento,
sensación, intuición 63 / El
inconsciente 65 / El arquetipo
66 / El yo 68 / La persona 69 /
La sombra 70 / Ánima y
vüi C ONTENIDO
ánimus 72 / El self 73 / Los
símbolos 74
Dinámica 76
Crecimiento psicológico: Individuación 76 U Obstáculos para el crecimiento 78

Estructura 80

Cuerpo 80 / Relaciones sociales 80 / Voluntad 81 / Emociones 81 / Intelecto 81 /


Terapeuta 82
Evaluación 83
Religión y misticismo 83 / El análisis de los símbolos 84 Avances recientes: La
influencia de fung 84 La teoría en sus fuentes: Extractos de Psicología analítica
85
Asociación de palabras 85 / Análisis de los sueños 86 Puntos
principales 86 Conceptos clave 87 Bibliografía comentada 88 Sitios
web 88 Bibliografía general 88

Alfred Adler y la psicología individual 91


Biografía 92
Antecedentes intelectuales 94
Evolución 94 / Psicoanálisis 94 / Friedrich Nietzsche 95 / Metas ficticias 95 /
Holismo 95

Conceptos principales 96
Inferioridad y compensación 96 / Agresión y lucha por la superioridad 97 / Metas
en la vida 98 / Estilo de vida 98 / El poder creativo del individuo 100 / Interés social
100 / Cooperación 101 / Principios básicos de la teoría adleriana 102
Dinámica 103 Crecimiento psicológico 103 / Obstáculos para el crecimiento 103
Estructura 105 Cuerpo 105 / Relaciones sociales 105 / Voluntad 105 / Emociones 106
/ Intelecto 107 / Self 107 / Terapeuta 107
Evaluación 109
Avances recientes: La influencia de Adler 110
La teoría en sus fuentes: Extracto de Social interest 111
Puntos principales 111
vüi C ONTENIDO
Conceptos áave \Yi
Bibliografía comentada 113
Sitios web 113
Bibliografía general 113

4 Karen Horney y el
psicoanálisis humanista I 15
B
e
r
n
a
r
d

]
.

P
a
r
í
s

B
i
o
g
r
a
f
í
a

1
1
7
Antecedentes intelectuales 119
Sigmund Freud y el psicoanálisis
119 / Alfred Adler 120 / Otras
influencias intelectuales 120
Conceptos principales 121
P
s
i
c
o
l
o
g
í
a

f
e
m
e
n
i
n
a

1
2
1

E
l

n
u
e
v
o
vüi C ONTENIDO

p
a
r
a
d
i
g
m
a

d
e

H
o
r
n
e
y

1
2
4
L
a

m
a
d
u
r
e
z
t
e
ó
r
i
c
a

d
e

H
o
r
n
e
y

1
2
6

D
i
n
á
m
i
c
a

1
3
1
vüi C ONTENIDO
Relación entre las defensas
interpersonales e intrapsíquicas
132 /
El conflicto interior central 133

Aplic
ación no clínica
de Horney 133
,
Est
udios de género
134
E
v
a
l
u
a
c
i
ó
n

1
3
4

C
o
n
c
l
u
s
i
ó
n

1
3
5
La teoría en sus fuentes: Extracto
de El autoanálisis 136
Puntos principales 136
Conceptos clave 138
Bibliografía comentada 139
Sitios web 140
Bibliografía general 140

Enfoques feministas de
la teoría de la
personalidad 141
P
s
i
c
o
l
o
g
í
a

f
e
m
i
n
i
s
t
a

1
4
2
vüi C ONTENIDO
C
h
r
i
s
t
i
n
e

B
r
o
o
k
s
Las pioneras 142 / Breve historia
del feminismo 143 / La
psicología y la segunda ola 144 /
El feminismo hoy 144 /
Contribuciones feministas a la
teoría de la personalidad 146 /
Teoría Relacional-Culrural 148

Un enfoque relacional 149


¡ean Baker Miller, Irene Pierce
Stiver, fudith V. Jordán y
Janet L. Surrey Conceptos
principales 149 / Dinámica 153
/ Evaluación 157 / Cuestiones
de diversidad 158 /
Contribuciones feministas a la
epistemología y a la
metodología 159 /
Constructivismo social 160
Investigación orgánica: una
metodología
transpersonal-feminista 160
Jennifer Clements Antecedentes
intelectuales 160 / Una metáfora
fundamental 161 / El proceso
161 / La metodología en acción
162

Puntos principales 163


xii C ONTENIDO

Conceptos clave 165 Bibliografía


comentada 166 Sitios web 168
Bibliografía general 168

Erik Erikson y el ciclo vital 173


Biografía 174
Antecedentes intelectuales 176
Psicoanálisis 176 / Otras culturas 177

Conceptos principales 177


Un modelo epigenético del desarrollo humano 177 / Identidad 186 /
Psicohistoria 190

Dinámica 192 Crecimiento positivo 1,92 / Obstáculos para el crecimiento 192


Estructura 193 Cuerpo 193 / Relaciones sociales 193 / Voluntad 194 / Emociones
194 / Intelecto 194 / Self 195 / Terapeuta 195
Evaluación 195
Hechos recientes: La influencia de Erikson 196
La teoría en sus fuentes: Extracto de Infancia y sociedad 197
Puntos principales 198
Conceptos clave 198
Bibliografía comentada 199
Sitios web 199
Bibliografía general 200

William James y la psicología de la conciencia 201


Biografía 203
Antecedentes intelectuales 205 Conceptos
principales 205
El self 206 / Características del pensamiento 208 Dinámica: Fuerzas que favorecen
y limitan el crecimiento personal 215
Crecimiento psicológico: emoción y pragmatismo 215 / Obstáculos para el
crecimiento 218

Estructura 219 La mente está en el cuerpo


219
El papel del maestro 220
Importancia e influencia en la actualidad 221
Eugene Taylor Continuidad de la influencia de James en el campo de la
personalidad 222 / Estudio científico de las emociones 223
La psicología de la conciencia
224 Investigación psicodélica
225 / Investigación de la
biorretroalimentación 226 /
Meditación 228 / La hipnosis
230 / Personalidad múltiple 232
Evaluación 233
La teoría en sus fuentes: Extractos
de Psicología pedagógica,
para maestros y las
variedades de la experiencia
religiosa 234
Puntos principales 236
Conceptos clave 237
Bibliografía comentada 238
Sitios web 239
Bibliografía general 239

8. B. F. Skinner y el
conductismo radical 244
Biografía 245
Antecedentes intelectuales 247
El darwinismo y el canon de la
parsimonia 247 / Watson 248 /
Pavlov 248 / Filosofía de la
ciencia 249

Conceptos principales 249


Análisis científico de la
conducta 249 / Personalidad
250 / Ficciones explicativas 250
/ Condicionamiento y
reforzamiento 253 / ¿Qué
favorece o impide el
crecimiento personal? 256

Estructura 258 Cuerpo 258 /


Las relaciones y la psicología
xii C ONTENIDO
femenina 259 / Emociones 260
/ Pensar y conocer 261 /
Autoconocimiento 261 /
Terapia 262 / Más allá del
conductismo 264
Evaluación 264
La teoría en sus fuentes: Extracto
de "Humanismo y
conductismo" 266
Puntos principales 267
Conceptos clave 268
Bibliografía comentada 268
Sitios web 269
Bibliografía general 269

9. La psicología cognitiva
y sus aplicaciones 272
Investigación sobre cognición
humana 273 Modelos
computacionales y procesamieno
humano de la información 274
Albert Bandura
y la teoría
social
cognitiva
277
Conceptos
principales
277
Aaron Beck y la terapia cognitiva 284 Evaluación
287
La teoría en sus fuentes: Extracto de La terapia cognitiva y los trastornos
emocionales 288 / Extracto de Cuerpo presente: Las ciencias cognitivas
y la experiencia humana 288 Puntos principales 289 Conceptos clave 289
Bibliografía comentada 290 Sitios web 290 Bibliografía general 290

George Kelly y la psicología de los constructos


personales 293
Franz R. Epting, Larry M. Leitner, Jonathan D. Raskin
Introducción 294 Biografía 295
Antecedentes intelectuales 296 El pragmatismo y John Dewey 296 / Psicología
existencial y fenomenológica 296 / Korzybski y Moreno 297
Conceptos principales 297 Alternativismo constructivo: una postura filosófica 297 /
Sistemas de constructos personales: características básicas 298 / Proceso y función
de los sistemas de constructos 300 / Diferencias individuales y relaciones
interpersonales 302 / Construcciones transicionales 304 / Los ciclos de la
experiencia 307

Evaluación 308 Puntos principales 309


Conceptos clave 309 Bibliografía
comentada 310 Sitios web 311
Bibliografía general 311

Cari Rogers y la perspectiva centrada en la persona


313
Biografía 314
Antecedentes intelectuales 318
Pensamiento protestante 318 / Dewey y Kilpatrick 318

Conceptos principales 319 La esfera de la experiencia 319 / El se/fcomo proceso 320


/ El 5e/r"ideal 320 / Tendencia a la autorrealización 321 / Poder personal 322 /
Congruencia e incongruencia 322
Dinámica 325 Crecimiento psicológico 325 / Obstáculos para el crecimiento 325
xii C ONTENIDO
Estructura 327 Cuerpo 327 / Relaciones sociales 327 / Emociones 329 / Intelecto
329 / Conocimiento 330

La persona plena y funcional 331


La terapia centrada en la persona 332
El terapeuta centrado en el cliente o en la persona 332 Grupos de encuentro
333
Historia 333 / Resolución de conflictos: los talleres
internacionales 333

Evaluación 334
La teoría en sus fuentes: Las ideas de Rogers 336
Puntos principales 339
Conceptos clave 340
Bibliografía comentada 340
Sitios web 341
Bibliografía general 342

Abraham Maslow y la psicología transpersonal 344


Biografía 345
Antecedentes intelectuales 346
Psicoanálisis 347 / Antropología social 347 / Psicología de la Gestalt 347 / Kurt
Goldstein 347

Conceptos principales 348 Jerarquía de necesidades 348 / Autorrealización 350 /


Experiencias cumbre 356 / Eupsiquia 358 / Sinergia 358

Dinámica 359 Crecimiento psicológico 359 / Obstáculos para el crecimiento 359


Estructura 361 Cuerpo 361 / Relaciones sociales 361 / Voluntad 361 / Emociones
361 / Intelecto 362 / Self 362 / Terapeuta 363

Avances recientes: Influencia de Maslow 364


Evaluación 364
La psicología transpersonal 365 Enfoques de la psicología transpersonal 366 / El
modelo perenne 368 / Un nuevo paradigma 369 / La obra de Ken Wilber 369 / La
obra de Stanislav Grof 371 / La obra de Michael Washburn 372 / Psicosíntesis 372
/ Evaluación de la psicología transpersonal 373
La teoría en sus fuentes: Extracto de "La experiencia de
meseta" 373
Puntos principales 374
Conceptos clave 375

Bibliografía comentada 376 Sitios web


376 Bibliografía general 376
El yoga y la tradición hindú 379
Historia 380 El Bhagavad-Gita
380
Conceptos principales 380 Tres principios de la creación 380 / Conciencia 382 /
Karma 382 / Tendencias subconscientes 382 / Escuelas de yoga 383
Dinámica 394
Crecimiento psicológico 394 / Obstáculos para el crecimiento 397 Estructura 398
El cuerpo 398 / Relacic>nes sociales 398 / Intelecto 399 /
Self 400 / Maestro 400
Evaluación 401
La teoría en sus fuentes: Extracto de Radha: Diario de la
búsqueda de una mujer 402
Puntos principales 403
Conceptos clave 404
Bibliografía comentada 405
Sitios web 405
Bibliografía general 406

El zen y la tradición budista 407


Historia 409
Conceptos principales 411 Las tres características de la existencia 411 / Las cuatro
verdades nobles 412 / Meditación 414 / Iluminación 418 / Arhaty Bodhisattva 419

Dinámica 420
Crecimiento psicológico 420 / Obstáculos para el crecimiento 422 Estructura 426
Cuerpo 426 / Relaciones sociales 429 / Voluntad 431 /
Emociones 432 / Intelecto 432 / Self 432 / Maestro 433 /
Evaluación 433

Avances recientes: La influencia del budismo 435 La teoría en sus fuentes: Extractos
de El ganso blanco salvaje 436
Puntos principales 437
Conceptos clave 438

B
i
b
l
i
o
g
xii C ONTENIDO
r
a
f
í
a

c
o
m
e
n
t
a
d
a

4
3
9

S
i
t
i
o
s

w
e
b

4
3
9

B
i
b
l
i
o
g
r
a
f
í
a

g
e
n
e
r
a
l

4
4
0

15. El sufismo y la
tradición islámica 442
H
i
s
t
o
r
i
a

4
4
4

E
l

i
s
l
xii C ONTENIDO
a
m

4
4
4
Conceptos principales 444 Las
cuatro etapas del sufismo 444
/ La senda del sufismo 446 /
E\Self{Nafs) 449 /
Aniquilación y retorno 451

Dinámica 452 Crecimiento


psicológico: etapas del
desarrollo personal 452 /
Obstáculos para el crecimiento
455

Estructura 456
Cuerpo 456 / Relaciones
sociales 457 / Voluntad 458 /
Emociones 458 / Intelecto 458
/ Self 459 / Maestro 459

La teoría en sus fuentes: Extracto


de Cuarenta días: Diario de
un
retiro sufí tradicional 460
Puntos principales 461
Conceptos clave 462
Bibliografía comentada 463
Sitios web 464
Bibliografía general 464

Créditos 467

índice onomástico
469

índice analítico 475


Prefacio

Después de más de 30 años de escribir y rescribir, continuamos mejorando y cambiando la legibilidad


de este libro. Nuestro objetivo es hacerlo útil y actualizarlo sin perder el énfasis que mantuvimos
desde la primera edición: Presentar a todos los estudiantes un libro que los anime y apoye a medida
que evalúan cada teoría. Todos los capítulos ofrecen a los estudiantes oportunidades de comprender
su vida y la de los demás a través de diferentes lentes teóricos. 1

Cada capítulo hace hincapié en los aspectos positivos y útiles de una teoría y en las razones por
las que ésta sigue siendo ampliamente usada, en lugar de concentrarse en sus limitaciones.
Animamos a los estudiantes a evaluar la validez o utilidad de cada teoría según sus experiencias
propias y el sentido común.
Además, sabemos que son relativamente pocos los estudiantes que usan este texto y que realizarán
estudios de licenciatura o se convertirán en psicólogos profesionales. Aquellos que lo hicieron nos
han comentado que este libro les sirvió de fuente de referencia mientras estudiaban, mientras que
quienes tomaron otro camino nos dicen que comprender los temas que aquí se explican ha
enriquecido su vida. Para maestros y autores, no es mucho más que eso.
A pesar de que los expertos partidarios de cada teoría nos han señalado aplicaciones exitosas
de sus teorías, todos coinciden en que las investigaciones, aunque valiosas y emocionantes, no son lo
suficientemente definitivas para permitirles declarar inválido otro punto de vista. Por eso hemos
incluido datos de investigaciones sólo cuando clarifican la teoría que se está analizando. Las
investigaciones sobre la personalidad han mejorado sin cesar, y continuamente hemos agregado más
referencias a estudios empíricos de primer nivel, prolijos y creativos, de las teorías de las que nos
ocupamos.
El breve espacio disponible y la inclusión de temas más avanzados que hay en otros textos no
nos han permitido incorporar a otros teóricos cuyo trabajo ha contribuido al avance de este campo.
Sin embargo, hemos agregado en nuestra guía de enseñanza varios capítulos breves sobre teorías y
teóricos que nos enviaron maestros cuya pericia excede la nuestra. Los profesores pueden presentar
estos capítulos en sus clases como les parezca más conveniente.

Lo nuevo en la sexta edición


Se mejoraron y acortaron todos los capítulos. Reeditamos cada capítulo, trasladando el material
suplementario a la web. En la plataforma virtual de Alfaomega encontrará material agregado a este
texto. Animamos a los estudiantes a explorarlo y a los profesores a sentirse libres de asignar cualquier
parte del material que hay en www.virtual. alfaomega. com.mx.
Aunque no nos extraña del todo, encontramos errores que habían escapado a nuestras cinco
revisiones, además de cinco sugerencias de editores y cinco análisis detallados de correctores de
prueba. Por favor, avísenos en caso de encontrar otros errores.
Nueva pedagogía
Plataforma virtual. Como ya mencionamos, hemos acortado el texto físico y hemos
trasladado una gran parte del material a nuestra plataforma, por ejemplo, el capítulo sobre Reich y el
cuerpo fue incorporado por completo a la página, porque muchos profesores nos comentaron que
suelen saltarse este capítulo en sus clases, en parte por cuestiones de tiempo y en parte porque hoy en
día la psicología ignora a Reich. Lo mismo sucedió con el capítulo sobre Charles Kelly. Si usted tiene
un especial interés en alguna teoría o tradición que hemos omitido, por favor déjenoslo saber. Nos
encantaría considerar sus contribuciones y agregarlas a esta plataforma.
Como los estudiantes usan cada vez más Internet, brindamos trabajos aún más desafiantes.
Ahora pueden leer sobre intereses más especializados, aun cuando tienen acceso limitado a
bibliotecas académicas convencionales. Pronto descubren la maravillosa peculiaridad de algunos
sitios web cuyo contenido jamás hubiera podido imprimirse como texto académico. Además, son cada
vez más los profesores en todo el mundo que comentan en línea la manera en que trabajan con cada
una de las teorías que presentamos. Los estudiantes pueden ver más allá de nuestra visión y de la de
su profesor. Incluimos suficientes sitios web para cada teoría, para dar a los estudiantes opciones de
fácil acceso en www.virtual.alfaomega.com.mx.
Por favor, envíenos sus sitios web favoritos si los hemos pasado por alto. Para contactarnos,
puede escribirnos a rfragerPniyet.com o jfadiman@aol.com.

Nuevo Capítulo. Hemos cambiado el título de nuestro capítulo sobre psicología cognitiva, "La
psicología cognitiva y sus aplicaciones", y hemos agregado una importante sección sobre el trabajo de
Albert Bandura. Con la mayoría de nuestros colegas, reconocemos los emocionantes avances de la
psicología cognitiva y de la psicología positiva y, en esta sexta edición, presentamos estos dos
campos.

Cambios por capítulo


Como ya dijimos, renovamos todos los capítulos mediante la edición del texto, la actualización de las
referencias y el traslado de material a nuestra página. También cambiamos el orden de los capítulos
para que los teóricos que están más relacionados entre sí aparezcan uno después del otro. Además de
eso, los principales cambios realizados en cada capítulo son los siguientes:

■ Capítulo 1: Sigmund Freud y el psicoanálisis. Agregamos a Anna Freud y los mecanismos


de defensa en este capítulo, donde mejor se relaciona con el resto de la teoría general de
Freud. Asesorados por el terapeuta freudiano Peter Camochan, ampliamos muestra
evaluación de la actual influencia de Freud en la cultura general y en la psicología. En el
sitio web, publicamos una explicación más extensa del psicoanálisis y más material sobre
Anna Freud, incluso extractos de su obra.
■ Capítulo 2: Cari Gustav Jung y la psicología analítica. Incorporamos nuevo material de
analistas jungianos de la actualidad que siguen aplicando y perfeccionando las ideas de
Jung.
■ Capítulo 4: Karen Horney y el psicoanálisis humanista. En el sitio web, agregamos una
extensa sección sobre los métodos terapéuticos de Horney y un análisis de su influencia en
las áreas de análisis literario, crítica literaria, psicobiografía y estudios culturales.
■ Capítulo 5: Enfoques feministas de la teoría de la personalidad. Las ediciones anteriores
brindaban una explicación y descripción sobre la teoría rela-cional-cultural y la
investigación orgánica. En la sexta edición, agradecemos
P REFACI XIX
O

a Christine Brooks, quien aportó otras escuelas que contribuyen a la teoría de la


personalidad, entre ellas, el feminismo liberal, el feminismo radical, el feminismo socialista
y el feminismo cultural. Brooks también consideró los temas de la diversidad y las
contribuciones feministas a la epistemología y la metodología.
Al fin, este material realiza la tarea completa que creemos esencial para cualquier libro
de este tipo. Seguimos indignados ante el hecho de que ningún otro texto acerca de este
campo se haya ocupado de las verdades aparentemente obvias sobre las diferencias entre
hombres y mujeres que la mayoría de los teóricos y una gran cantidad de investigaciones
han ignorado. Incluimos en el sitio web una descripción completa de la terapia relacional,
un extracto de Woman's Groioth in Connection y también un caso de estudio personal de
Rebecca Caldwell, "My process: Eating the fat girl".
■ Capítulo 6: Erik Erikson y el ciclo vital. Añadimos al sitio web una explicación detallada
de la psicobiografía más conocida de Erikson, Gandhi's Truth.
■ Capítulo 7: William James y la psicología de la conciencia. Con la ayuda de Eugene
Taylor, agregamos un panorama mucho más extenso y detallado de la influencia de James,
no sólo en la psicología sino también en otra media docena de campos. Además incluimos
en el sitio una explicación más completa de sus antecedentes intelectuales, más evaluación y
actualizaciones en dos áreas de investigación sobre la naturaleza de la conciencia, las
emociones y la percepción del tiempo y el espacio.
■ Capítulo 8: B. F. Skinner y el conductismo radical. Sin Skinner cerca para defenderse, sus
seguidores y opositores parecen contentos por dejarlo hablar por sí mismo, razón por la
cual conservamos nuestra presentación básica. Trasladamos al sitio web algunas
aplicaciones de su trabajo, incluido el análisis aplicado de la conducta, su trabajo sobre el
aprendizaje programado y su eventual transformación en juegos de computadora, así como
una sección sobre aprendizaje comentado.
■ Capítulo 9: La psicología cognitiva y sus aplicaciones. Duplicamos nuestra cobertura de la
psicología cognitiva al agregar una sección sobre el trabajo de Albert Bandura, una de los
psicólogos más conocidos de la actualidad. Esta sección incluye investigaciones y teorías de
Bandura sobre el aprendizaje ob-servacional o vicario, el modelado, la autoeficacia, la
autorregulación y la desvinculación moral.
■ Capítulo 10: George Kelly y la psicología de los constructos personales.
Modificamos todo el capítulo para que los estudiantes puedan comprenderlo con mayor
facilidad. Kelly es un teórico maravilloso, pero su particular estilo de escritura puede
dificultar su comprensión. Como respuesta a los comentarios de distintos profesores, los
autores de este capítulo reformularon las ideas básicas de Kelly en una forma aún más
accesible y emocionante que en la edición anterior. Además, acortamos considerablemente
el capítulo y en nuestro sitio web, le dedicamos una sección más extensa que las del resto
de los capítulos.
En el sitio, presentamos el centro de la teoría, la estructura que supone, exactamente
como la diseñó Kelly. Tenemos nuevas secciones sobre ordenación, fragmentación,
amplitud y modulación, aspectos adicionales de su teoría, además de la sección completa
de dinámica y las secciones sobre diagnóstico (radicalmente diferente del DSM-IV) y terapia
que aparecían en el cuerpo del texto en las ediciones anteriores.
■ Capítulo 11: Cari Rogers y la perspectiva centrada en la persona. La influencia de Rogers
se está desarrollando más fuera de Estados Unidos que dentro de este país. Trasladamos al
sitio web parte del material sobre la teoría roge-riana y el tipo de trabajo grupal que Rogers
desarrolló.
■ Capítulo 12: Abraham Maslow y la psicología transpersonal, incluimos
nuevo material sobre los avances de la psicología transpersonal. * Capítulo 13: El yoga y la tradición hindú. Adicionamos nuevo
material que relaciona la psicología occidental y el yoga. Confiamos en que estos últi mo?, Ues captoAos ta .cft\Vev\ e\ o.éoa\.e ^ e\
div&ogo respecto c\&\a x^acSótv etvVre los conceptos de estas tradiciones espirituales y los enfoques y supuestos teóricos de \a
psicología occidental. ■ Capítulo 14: El zen y la tradición budista. Incorporamos nuevo material que relaciona la psicología
occidental y el budismo. 0 Qp/f¡//0JS'F/SUfymOfli tradición islámica. Agregamos nuevo materialparticularmente de varios psiquiatras iraníes
brillantes que también son serios
ESTUDIOSOS C ÍEÍ SUFISM O .

Capítulos en el sitio web


, 1. Los post-freudianos. Tomamos material del texto que los profesores con fre-
cuencia dejaban de lado y lo trasladamos al sitio web, donde se puede acceder a él con facilidad. Mantuvimos el formato de capítulo
para que los profesores puedan asignarlo de esa manera y los estudiantes puedan usarlo para descubrir más sobre las personas
instruidas dentro de la tradición freudiana que no se apartaron mucho de ella. En el capítulo sobre Freud, se agregó como tema Anna
Freud y los mecanismos de defensa. 2. Wilhelm Reich y la psicología somática. Cambiamos todo el capítulo al sitio web. A pesar de
que el campo de la psicología somática ha estado en constante crecimiento, tanto en la teoría como en la práctica clínica, son cada vez
menos los profesores que usan este capítulo. La psicología somática se ha mantenido alejada de los avances de las principales corrientes
de la psicología. Estamos encantados de mantener esta información disponible para aquellos lectores que estén interesados en está área.
tros revis
Como siempre, estamos abiertos a sus aportaciones, críticas y sugerencias. partes fú*ZÍT™al? ™f? °res, cuyas sugerencias y correcciones
fortalecieron
otst. Scho/asrfcaTy Co)le^ David
Y V.ctor Shamas, de la universidad ZZ^^' «*"****g*
Acerca de los autores

Robert Frager obtuvo su doctorado en psicología social en la Universidad de Harvard, donde trabajó
como profesor asistente de Erik Erikson. Ha enseñado psicología en las sedes de Berkeley y Santa
Cruz de la Universidad de California y es el fundador y primer presidente del Instituto de Psicología
Transpersonal. Además, fue presidente de la Asociación de Psicología Transpersonal. Autor de
muchos libros y numerosos artículos sobre psicología y campos relacionados, actualmente dirige el
programa de guía espiritual del Instituto de Psicología Transpersonal de Palo Alto, California.

Me siento afortunado de haber conocido y trabajado con muchos de los más distingui dos
teóricos y terapeutas, cuya obra se presenta en este texto, y de haber experimentado
personalmente el análisis jungiano, la terapia de la Gestalt, las terapias reichiana y
neoreichiana, y la terapia de grupo rogeriana. También he vivido en templos zen, ashrams
yóguicos y centros sufíes, y he estudiado y practicado esas tradiciones.
Además de dar clases de psicología, enseño el arte marcial japonés del aikido. Fui alumno
particular del fundador del aikido, el primero de una serie de excelentes maestros en
enseñarme lo que Maslow denominaba "los confines de la naturaleza humana". Compilé, junto
con Jim Fadiman, una colección de historias, poemas y enseñanzas sufíes, Essential Sufism
(HarperSanFrancisco, 1997) y escribí Heart, Sel}and Soul (Quest, 1999), un libro sobre la
psicología sufí.
Estoy casado con una maravillosa y creativa artista gráfica y tengo cuatro hijos.
xxü A CERCA DE LOS AUTORES

James Fadiman se doctoró en psicología en la Universidad de Stanford y dio clases en la Universidad


Estatal de San Francisco, la Universidad de Brandéis y la Universidad de Stanford. Dirige su propia
empresa de asesoramiento y dicta seminarios a ejecutivos y educadores tanto en Estados Unidos
como en otros países. Ha escrito y editado libros sobre salud holística, establecimiento de metas y
psicología anormal; es editor de dos publicaciones; y forma parte de la junta directiva de varias
instituciones dedicadas a la preservación de los recursos naturales.

He aplicado los conocimientos psicológicos y clínicos que aprendí en mi etapa uni versitaria en
diversos campos además de la psicología. Aunque trabajé como asesor universitario durante
varios años y sigo enseñando psicología, he dedicado más tiempo a prestar servicios de
asesoría a científicos y a gente de negocios. Mis primeras investigaciones sobre los estados de
conciencia alterados me permitieron descubrir la profunda sabiduría que atesoran las culturas
indígenas y no occidentales. Me encantó descubrir que esa sabiduría ancestral entraña una
inmensa cantidad de aplicaciones prácticas.
Este libro me brindó la oportunidad de cohesionar distintos puntos de vista que siempre
me parecieron útiles, aun cuando los creadores de esas ideas fueran enemigos irreconciliables
entre sí.
En la actualidad, doy clases sobre la resolución creativa de problemas y la invención para
una importante compañía electrónica de Silicon Valley, estoy terminando mi segunda novela,
sigo escribiendo una colección de cuentos cortos y participo en las actividades de varias
empresas ambientales que se están fundando.
Llevo más de 30 años casado con una productora de películas documentales. Tenemos dos
hijos .
43 I NTRODU CCIÓ N
Este libro está destinado a proveerle un conjunto transcultural de conocimientos de alcance mundial,
con el fin de ayudarle a explorar la naturaleza humana. En cada capitulo de esta sexta edición,
presentamos varias herramientas con las cuales usted podra alcanzar una mayor comprensión de su
personalidad y la de otros.

¿QUÉ ES LA PERSONALIDAD?
Su personalidad puede limitar o expandir su vida. Algunas personas son cálidas, de agradable
compañía, amigos sinceros. Otras son desagradables y negativas, y es difícil llevarse bien con ellas.«Los
aspectos difíciles de la personalidad pueden ser obstáculos para el éxito o fuentes de entusiasmo,
creatividad y satisfacción.
Todos hemos observado un desarrollo de la personalidad en nosotros mismos y en otros. Todos
los seres humanos cambian y maduran con el tiempo. Sigmund Freud describió las etapas
psicosexuales por las que pasa la gente durante la infancia y la adolescencia. Erik Erikson amplió la
teoría de Freud y describió etapas psicosociales que abarcan toda la vida.
Todos somos psicólogos de personalidad por el hecho de que constantemente buscamos
regularidades en la conducta de los demás. Decimos, por ejemplo, "Tiene la personalidad de su padre".
También hacemos predicciones acerca de los demás: "Puedes confiar en que será honesto contigo".
Incluso hemos desarrollado nuestras propias teorías de la personalidad: "Los pelirrojos son impulsivos y
emocionales". Pensar acerca de la personalidad constituye una parte integral de nuestra vida cotidiana.
A veces, una única situación provoca distintas respuestas en las diferentes personas. Esto ha dado
lugar a la noción de diferencias individuales, o variaciones de personalidad. Además, la misma
situación puede suscitar distintas respuestas en el mismo individuo, lo que ha llevado a los
observadores a buscar estados internos que puedan cambiar con el transcurso del tiempo.
AEI diccionario Webster, en su versión completa (McKechnie, 1983), define la personalidad como
"patrones y características habituales de la conducta de un individuo que se expresan en actividades y
actitudes físicas y mentales; características individuales distintivas de una persona, consideradas de
manera colectiva". Más sencillamente, su personalidad es su patrón individual de pensamiento,
sentimiento y acción.

La historia del estudio de la personalidad


El estudio de la personalidad data de siglos antes del desarrollo de la psicología acadé mica. En 400 a.C,
Hipócrates, el padre de la medicina occidental, desarrolló una teoría de la personalidad basada en
cuatro "humores" corporales. Teorizó que las diferencias físicas estaban relacionadas con tipos de
personalidad. La personalidad melancólica (deprimida) tiene un cuerpo con más bilis negra. El tipo
colérico (irritable, que se enfada con facilidad) tiene más bilis amarilla, o adrenalina. El tipo flemático
(calmado, de trato fácil) tiene más flema (fluido de las linfas y las mucosas). El temperamento sanguíneo
(optimista) está asociado al humor de la sangre. Una versión del modelo de Hipócrates aún se usa en el
sistema educativo internacional Waldorf como guía para ayudar a los maestros a comprender a sus
estudiantes (Wilkinson, 1977).
Hace más de dos mil 300 años, Platón, en su República, escribió acerca de tres importantes fuerzas
en la personalidad: el intelecto, las emociones y la voluntad. De acuerdo con Platón, la voluntad (o
espíritu) asiste al intelecto en la superación de las influencias de las emociones.
En el siglo ni a.C, Teofrasto, un discípulo de Aristóteles, preguntó, "¿Por qué, mientras que toda
Grecia está bajo el mismo cielo y todos los griegos son educados de la misma manera, somos todos
diferentes con respecto a la personalidad?" (en Frager, 1994, p. 5). Teofrasto definió 30 clases de
personalidad, cada una de las cuales estaba

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


T EORÍAS MODER NAS DE LA 3
PERSONALIDAD

organizada en torno a un rasgo central como la mezquindad, la deshonestidad o la adulación.


Concluyó que este rasgo central podría encontrarse en todos los aspectos de la vida de una persona.

TEORÍAS MODERNAS DE LA PERSONALIDAD


Durante el siglo xix, antes de Freud y otros teóricos importantes de la personalidad, Europa y Estados
Unidos mostraron poco interés en las teorías de la personalidad. Los desórdenes mentales eran
considerados resultados inexplicables de posesión demoniaca o "ajena" de individuos que, de otra
manera, serían racionales y lógicos. De hecho, los primeros médicos que se especializaron en el
tratamiento de pacientes mentales fueron llamados "alienistas".
Una de las más grandes contribuciones de Freud fue haber insistido en que los eventos
mentales están gobernados por reglas y una estructura de causa y efecto. Observó los pensamientos y
las conductas irracionales e inconscientes de sus pacientes y notó que respondían a ciertos patrones.
Al hacer esto, Freud halló una "ciencia de lo irracional". Además, reconoció que la mayoría de los
patrones de conducta encontrados en pacientes neuróticos y psicóticos parecían ser versiones
exacerbadas de los patrones mentales observados en personas normales.
Jung, Adler y muchos otros desarrollaron los aportes de Freud. En la teoría de Jung, el
inconsciente de un individuo no sólo incluye recuerdos personales (como Freud había observado),
sino también material proveniente del inconsciente colectivo de toda la humanidad. Alfred Adler y
otros concentraron su atención en el yo como un complejo mecanismo de adaptación al ambiente
interno y externo.
Karen Horney exploró la psicología del yo y fue también precursora en el desarrollo de la
psicología de la mujer. En cierto sentido, amplió la teoría psicoanalítica al incluir a la mujer. Su obra
ha sido continuada por varias generaciones de mujeres teóricas. Entre lo más destacado se encuentra
el grupo Stone Center, cuyo trabajo teórico ampliamente aceptado se presenta en el capítulo 5,
Enfoques feministas de la teoría de la personalidad.
William James, un contemporáneo de Freud y Jung, estaba más interesado en la conciencia
misma que en sus contenidos. En su investigación acerca del funcionamiento de la mente, James fue
un precursor de los psicólogos cognitivos. También fue el fundador de los estudios de la conciencia,
campo en el cual los investigadores estudian temas como los estados alterados de conciencia,
incluyendo los sueños, la meditación y la biorretroalimentación.
Algunos teóricos americanos posteriores como George Kelly, Cari Rogers y Abraham Maslow,
se ocuparon de aspectos de la salud y el crecimiento psicológicos. Como escribió contundentemente
Maslow: "Es como si Freud nos hubiera proporcionado la mitad enferma de la psicología y nosotros
ahora debiéramos rellenarla con la mitad sana" (Maslow, 1968, p. 5).

Dos enfoques contemporáneos del estudio de la personalidad:


nomotético e idiográflco
El enfoque nomotético estudia la personalidad con el fin de desarrollar leyes regulares de conducta.
Típicamente, se examinan grandes grupos de sujetos y se relacionan las puntuaciones obtenidas con
ALFAOMEGA
regularidades en la conducta.- Por lo general, la investigación psicológica acerca de la personalidad se
ha basado en el enfoque nomotético. La mayor parte de los psicólogos aspiran a desarrollar leyes o
principios generales de la conducta humana. Por ejemplo, los tests de CI fueron desarrollados para
predecir el éxito escolar. Después de décadas de investigación, se relacionaron los puntajes de
CI con el éxito en diversas actividades intelectuales. Por otro lado, la investigación ha mostrado que pocos tests
de CI son indicadores válidos de la aptitud intelectual fuera de la población de clase media europea o
estadounidense.
El enfoque idiográfico busca comprender la personalidad mediante un estudio completo y detallado de la
vida de un individuo. El enfoque idiográfico en el estudio de la personalidad se concentra en la particular
combinación de factores de la historia de vida que afectan a un individuo. Por ejemplo, Erik Erikson fue
pionero en los estudios psicológicos detallados de grandes figuras de la historia, incluyendo a Martin Luther
King y Mahatma Gandhi. Los estudios de la vida de distintos individuos son difíciles de comparar porque el
patrón de cada vida es único. Sin embargo, a partir de estudios detallados de varias vidas, eventualmente
podemos discernir determinados factores básicos de la experiencia humana.
Muchos de los teóricos de la personalidad que aparecen en este libro fueron psi-coterapeutas, y sus
teorías se basan en estudios de caso detallados, idiográficos y clínicos de sus pacientes.
Los estudios de caso clínicos tienen dos grandes inconvenientes:

1. Los clínicos no pueden compartir todos los detalles de sus casos. Están obligados
por la confidencialidad terapeuta-paciente a proteger los detalles más personales
de lo que sus clientes revelan. Dado que no tenemos acceso a los datos originales, es
, extremadamente difícil evaluar los detalles de los informes de los clínicos o la
validez de sus conclusiones.
2. Los casos de terapia tienden a distorsionar nuestra visión de la naturaleza humana
en la medida en que se concentran en la patología; la mayoría de los clientes se
acerca a un terapeuta porque su vida funciona a niveles menores que el óptimo.

CARACTERÍSTICAS DE UNA BUENATEORÍA DE LA


PERSONALIDAD
Los psicólogos generalmente están de acuerdo respecto de las características básicas de una buena teoría.
Mientras lea este libro, juzgue usted mismo la correspondencia de cada teoría con los siguientes criterios. Por
otra parte, aun una teoría que carece de algunos de estos criterios formales puede contribuir en gran medida a
su comprensión de la naturaleza humana y de usted mismo.

Verificabilidad
Una buena teoría puede ser comprobada. Las teorías verificables incluyen conceptos claramente definidos. Por
ejemplo, si no podemos definir con claridad el concepto del yo de Freud, ¿cómo podemos comenzar a medirlo?
Por otra parte, los psicólogos han logrado evaluar la concepción de inferioridad de Adler midiendo el
autoconcepto de distintos individuos.
En segundo lugar, debemos ser capaces de elaborar definiciones operativas de los conceptos de la
teoría. Una definición operativa especifica la conducta o la experiencia relacionada con un concepto particular.
La definición operativa puede no capturar toda la riqueza y complejidad del constructo teórico original, pero
representa un método de aplicación de la teoría al mundo real. Por ejemplo, podemos definir de manera
operativa a la introversión como el preferir la soledad y evitar situaciones que impliquen estar con grupos de
personas.
Otra manera de describir la verificabilidad es la falsabilidad, es decir, si puede probarse o no que una
teoría es incorrecta. De acuerdo con el filósofo de la ciencia Karl Popper (1963), una teoría debe enunciar lo que
se espera que la gente haga y también lo que se espera que no haga. Al evaluar una teoría, pregúntese si
alguien podría probar de alguna manera que la teoría es falsa. Si nunca puede probarse que la teoría es

TEORÍAS D E LA PERSONA LIDAD - FAD IMA N ALFAOMEGA


C ARACTERÍSTI CAS DE U NA BUENA TEORÍA DE LA PERSO NALID AD
5

falsa, ¿cómo podemos tener alguna confianza acerca de su precisión o su utilidad? Por ejemplo, si se
afirma que la experiencia del nacimiento es un factor crucial en el desarrollo de la personalidad,
¿cómo podría esto ser comprobado? ¡Es imposible encontrar sujetos de control que nunca hayan
nacido!
La buena ciencia es siempre autocrítica, y los científicos típicamente buscan comprobar la
validez de una hipótesis. Una investigación científica establece una hipótesis y luego intenta
demostrar que es falsa. La investigación nunca puede probar que una hipótesis es verdadera, debido a
que siempre puede haber explicaciones alternativas de los hallazgos positivos de una investigación.
Sin embargo, puede probar que una hipótesis determinada es falsa. Por ejemplo, supongamos que
quiero estudiar el concepto freudiano de represión. (Según Freud, la represión fuerza a salir de la
conciencia un evento, un pensamiento o una percepción que provoca ansiedad.) Desarrollo la
hipótesis de que probablemente la gente que vivió un trauma sexual en la infancia experimenta
amnesia respecto de esos eventos traumáticos. Luego, estudio un grupo de individuos que han
informado que tuvieron un trauma en la infancia. Si veo que todas esas personas han presentado
recuerdos claros y detallados de esos eventos de su infancia, he refutado mi hipótesis de
investigación.
De hecho, la investigación ha apoyado esta hipótesis particular. En un cuidadoso estudio de
450 mujeres y hombres que reportaron abuso sexual antes de los dieciséis años, Briere y Conté (1993)
hallaron que el 59% informaba tener amnesia respecto del abuso en algún momento antes de los 18
años. Cuanto más temprano y severo había sido el abuso, más probabilidades había de que
presentaran amnesia. Esto no comprueba que Freud estaba en lo cierto, pero respalda la teoría
freudiana de la represión.

Exhaustividad
Algunas teorías procuran explicar un amplio rango de conductas humanas, mientras que otras se
concentran en áreas más específicas. Si una teoría usa una cantidad relativamente pequeña de
conceptos básicos para explicar una amplia gama de conductas, podemos tener más confianza en la
fuerza y la precisión de estos conceptos.
Otras teorías se basan en observaciones de un conjunto limitado de conductas, como las
experiencias de un terapeuta con pacientes neuróticos, o los experimentos de un conductista con
ratones, monos y laberintos. Cuando ampliamos estas teorías para intentar explicar la conducta
humana, se vuelven confusas y pobremente definidas.
Sólo en épocas recientes los psicólogos se han preocupado por evaluar la exhaustividad de las
teorías psicológicas en relación con la posibilidad de ser aplicadas a diversas poblaciones.
Prácticamente todos los teóricos de la personalidad son blancos y provienen de Europa o de Estados
Unidos, y casi todos son hombres. Un psicólogo estadounidense de origen asiático describió la
psicología moderna: "En Estados Unidos, el sujeto de investigación por excelencia es el
estadounidense blanco. Estados Unidos constituye menos del 5 por ciento de la población mundial;
sin embargo, a partir de esa población desarrollamos teorías y principios que asumimos como
universales" (Sue, en McGuire, 1999, p. 26).
Para que este texto sea exhaustivo, hemos incluido dos capítulos escritos por mujeres que se
concentran en el desarrollo de una psicología aplicable tanto a la mujer como al hombre. También
hemos incluido tres capítulos acerca de psicologías no occidentales, desarrolladas en el interior de tres
de las grandes tradiciones religiosas del mundo: el hinduismo, el budismo y el islam.

Aplicaciones

FEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


Podemos evaluar una teoría según su utilidad práctica. Por ejemplo, la teoría de la personalidad de
Cari Rogers ha tenido una extraordinaria influencia en la orientación psicopedagógica y la
psicoterapia modernas. Las teorías también pueden tener valor

FEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


48 I NTRODU CCIÓ N
heurístico, es decir, pueden proveer importantes elementos para comprendernos a nosotros mismos y
comprender a los demás.
Las teorías de la personalidad han tenido influencia más allá de la psicología. La teoría de Cari
Jung ha sido de gran interés para teólogos y estudiantes del folklore y la mitología. Las ideas de
Alfred Adler han afectado la educación y el trabajo social, y las formulaciones de Abraham Maslow
han tenido una gran influencia en el mundo de los negocios.

NO HAY UNA VERDAD ÚNICA


En este libro usted descubrirá diversas maneras de ver la personalidad. Varias teorías difieren en sus
supuestos fundamentales y en los datos que usan. Por eso, no sorprende que lleguen a diferentes
conclusiones.
Algunas teorías se basan en un supuesto de reduccionismo. Intentan reducir un nivel de
actividad a un nivel más simple o más básico. Por ejemplo, un biólogo puede tomar como hipótesis de
trabajo que la vida no es más que la conducta de las células y que, por lo tanto, con sólo comprender
con mayor profundidad la biología celular comprenderemos toda la conducta animal. De manera
similar, un freudiano puede proponer que toda la conducta humana puede reducirse a la interacción
del ello, el yo y el superyó. Un skinneriano puede argumentar que la conducta humana está comple-
tamente determinada por patrones de reforzamiento y de extinción.
El reduccionismo puede ser útil, a veces, para ayudar a los teóricos a ampliar sus ideas lo más
posible. Sin embargo, constituye un error fundamental en la ciencia. La biología no puede reducirse a la
conducta de una única célula, aunque el cuerpo esté compuesto de células individuales; de la misma
manera, la psicología no puede reducirse a la biología. Además, el conjunto completo de los
pensamientos, las emociones y la conducta humana no puede reducirse a ningún grupo individual de
constructos.

ENFOQUE CONSTRUCTIVO DE LATEORÍA DE LA


PERSONALIDAD
Planteamos cada teoría de la manera más positiva y comprensiva posible. Hemos evitado, en lo
posible, la tendencia a criticar o subestimar cualquier teoría. Por el contrario, hemos resaltado las
fortalezas y la efectividad de cada enfoque. Hemos sido intencionalmente parciales en nuestras
elecciones. Hemos incluido a los teóricos cuya importancia y utilidad son evidentes dentro de la
psicología, dejando de lado a otros conocidos teóricos que parecen menos útiles o menos compatibles
con el objetivo general de este libro.
Cada teórico de este libro aisla y clarifica algún aspecto de la naturaleza humana y ofrece así
algo particularmente valioso y relevante. Creemos que cada uno es en esencia "correcto" en su propia
especialidad. No obstante, hemos presentado determinados desacuerdos cruciales entre teóricos. Estas
disputas a menudo recuerdan el famoso cuento de los hombres ciegos que encuentran un elefante.
Cada hombre toca una parte del elefante, y al hacerlo, asume que la parte que está bajo su dedo es la
clave de la apariencia completa del animal.
En la versión original de esta fábula, los hombres ciegos eran filósofos a quienes un rey sabio
(probablemente cansado de sus disputas académicas) envió a un granero oscuro como una boca de
lobo. Cada filósofo ciego insistía en que su experiencia limitada y la teoría basada en ella eran la suma
total de la verdad.
Nosotros tenemos un enfoque diferente. Asumimos que cada teoría tiene algo relevante para
cada uno de nosotros. Por ejemplo, es posible que los empleados que trabajan por hora piensen que el
concepto de B. F. Skinner de los programas de los

ALFAOMEGA TEORÍAS D E LA PERSONALIDAD - FAD IM


A MPLIACIÓ N DEL ALCANCE DE LA TEORÍA DE LA 7
PERSONALIDAD

reforzamientos les sirve para comprender la conducta de su lugar de trabajo. Sin embargo, es dudoso
que leer a Skinner ayude a la gente a comprender por qué asisten a servicios religiosos. En este caso,
es más probable que sean útiles los escritos de Cari Jung acerca del poder de los símbolos y de la
importancia del self. De esta manera, cada teoría puede proveer orientación, iluminación o claridad en
distintos momentos o en diferentes áreas de nuestra vida.
Es probable que el lector sienta más afinidad con uno o dos teóricos que con el resto de los
incluidos en este libro. Cada teórico escribe acerca de ciertos patrones básicos de la experiencia
humana que a menudo provienen de su propia vida. Quizás usted aprecie más las teorías que se
ocupan de patrones más parecidos a los suyos.
En cada capítulo también se comenta una teoría o una perspectiva que amplía nuestro
conocimiento general de la conducta humana. Estamos convencidos de que, además de nuestro
patrón biológico de crecimiento y desarrollo, poseemos una tendencia al crecimiento y desarrollo
psicológico. Nuestro supuesto a esta tendencia, descrita por varios psicólogos como un esfuerzo por
lograr la autorrealización —el deseo de comprenderse a uno mismo y la necesidad de utilizar al
máximo las capacidades propias—, ha determinado las características únicas de este texto.

AMPLIACIÓN DEL ALCANCE DE LA TEORÍA DE LA


PERSONALIDAD
En años recientes, tres enfoques de la naturaleza y el funcionamiento humanos se han vuelto cada vez
más importantes: la psicología cognitiva, la psicología de la mujer y los enfoques no occidentales de la
psicología. Hemos cubierto estas áreas con la intención de ampliar los límites y el ámbito de las
perspectivas tradicionales de la teoría de la personalidad.

La psicología de la mujer
En las dos últimas ediciones de este volumen, el capítulo La psicología de la mujer se proponía
destacar las investigaciones y teorías desarrolladas en los últimos cuarenta años que reconocen la
diferencia entre el hombre y la mujer. Mientras que muchos libros de texto acerca de la teoría de la
personalidad que forman parte de la corriente dominante continúan esquivando este tema crítico
(Madden y Hyde, 1998), la psicología de la mujer y los estudios acerca de la diferencia entre sexos se
están haciendo cada vez más visibles, tanto en modelos teóricos (como el que se presenta en este
capítulo) como en investigación (revistas como Psychology of Women Quarterly, Signs y Journal of Gender
Studies publican regularmente investigaciones relacionadas con la psicología de la mujer). Hemos
tenido el privilegio de trabajar con un grupo de eminentes académicos y terapeutas que escribieron
ampliamente una original presentación de la importante contribución de los estudios de la mujer al
campo de la personalidad. En esta edición, hemos ampliado este capítulo para incluir el contexto
histórico y teórico que rodea la actual exposición, incluyendo el surgimiento del movimiento feminista
contemporáneo y su influencia en el campo de la psicología. De manera apropiada se le dio el nuevo
nombre de Enfoques feministas de la teoría de la personalidad. El marco feminista sugiere que los

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


50 I NTRODU CCIÓ N
individuos deben entenderse en un contexto de constante relación con el mundo exterior y que
factores socioculturales como el género, la raza, la clase y los valores personales deben tenerse en
cuenta al desarrollar cualquier análisis o teoría. La psicología feminista específicamente se adhiere a la
creencia de que todas las personas se desarrollan dentro de este constructo social multifacético. Este
capítulo incluye dos secciones adicionales: una que recalca el trabajo dentro de la psicología feminista
para dar cuenta de cuestiones relacionadas con la diversidad y otra que presenta los métodos
feministas de investigación.

Teorías orientales de la personalidad


Los tres últimos capítulos de este libro están dedicados a los modelos de personalidad desarrollados en tres discipl inas psicoespirituales de Oriente:
el yoga, el budismo zen y el sufismo. Los capítulos 13,14 y 15 representan una extensión de los límites tradicio nales de la teoría de la personalidad.
A medida que el estudio de la psicología se vuelve más internacional y menos dependiente de los supuestos intelectuales y filosóficos de Estados
Unidos y Europa occidental, estos puntos de vista se integran de manera más general en otras partes del sistema educativo.
Estas teorías orientales se desarrollaron en sociedades y sistemas de valores que a menudo son notablemente distintas de Europa y Estados
Unidos. Las creencias y los ideales que emanan de esas culturas enriquecen nuestras ideas acerca de lo que es ser humano.
Las tradiciones religiosas que subyacen a estos tres sistemas -el hinduismo, el budismo y el islam- representan hoy en día las perspectivas de
aproximadamente tres mil millones de personas en más de cien países. Estas tres tradiciones fueron adopta das por la mayor parte de la población
mundial y constituyen vivas realidades para sus fieles.

Interés actual por los sistemas orientales


Sabemos que una clase de psicología acerca de la teoría de la personalidad no es el lu gar para estudiar religiones orientales. A pesar de que
proveemos un panorama simple de los contextos religiosos de tres psicologías orientales, los tres últimos capítulos se ocupan principalmente de los
conceptos psicológicos y de los modelos de naturaleza humana desarrollados en estas tres psicologías orientales. Estas psicol ogías espirituales han
desarrollado una sabiduría psicológica única en cientos de años de práctica e interacción entre maestros sofisticados y estudiantes orientada al
cambio y al desarrollo personal.
Las teorías orientales incluyen conceptos fuertes y técnicas efectivas para el desarrollo personal y espiritual. Tanto las aplicaciones prácticas
como la investigación de estas disciplinas han aumentado en occidente.

Hay un reconocimiento cada vez mayor de que los psicólogos occidentales pueden haber subestimado las psicologías y las terapias de otras
culturas. Algunas disciplinas asiáticas contienen terapias complejas, y hay estudios experimentales que demostra ron su capacidad para
inducir efectos psicológicos, fisiológicos y psicoterapéuticos. En la actualidad, son cada vez más los occidentales, incluyendo profesionales de
la salud mental, que usan terapias asiáticas. Los beneficios incluyen nuevas perspec tivas acerca del funcionamiento, el potencial y la
patología psicológicos, así como nuevos enfoques y técnicas. Además, estudiar otras culturas y prácticas a menudo tiene el saludable efecto
de revelar inesperados presupuestos etnocéntricos y creencias limitantes, y conduce de esta manera a una visión más amplia de la naturaleza
humana y de la terapia...
Las psicologías asiáticas se ocupan principalmente del nivel existencial y del nivel transpersonal, y se dedican poco al nivel patológico.
Contienen detallados mapas de estados de conciencia, niveles del desarrollo y etapas de iluminación que se extienden más allá de los mapas
psicológicos tradicionales de occidente. Además, aseguran poseer técnicas para inducir estos estados y condiciones. (Walsh, 1989, pp.
547-548)

Estos capítulos le ofrecen la oportunidad de considerar, evaluar, y hasta cierto punto experimentar estas perspectivas acerca de la
personalidad en el contexto de un curso de psicología comparativa y crítica. Tenemos muchas pruebas del interés y el tiempo que los estudiantes ya
están dedicando a estas cuestiones.

ALFAOMEGA TEORÍAS D E LA PERSONALIDAD - FAD IMA N


E STRUCTURA DE LOS CA PÍTULOS 9

El yoga, el zen y el sufismo


se originaron por una necesidad común de explicar la relación entre la experiencia religiosa y la vida
cotidiana. Los guías espirituales se encontraban entre los primeros psicólogos de occidente y de
oriente. Necesitaban comprender las dinámicas emocionales y personales de sus estudiantes, así como
sus necesidades espirituales. Con el fin de comprender los problemas que enfrentaban sus
estudiantes, se volcaron en primer lugar hacia sus propias experiencias, un principio que hasta hoy
subsiste en el análisis al que se someten los psicoterapeutas durante su capacitación.
Estos sistemas difieren de la mayoría de las teorías occidentales de la personalidad por su
mayor preocupación por los valores, las consideraciones morales y el desarrollo psicoespiritual.
Debemos vivir dentro de un código moral, argumentan, porque una vida moralmente codificada
tiene efectos definidos, reconocibles y benéficos sobre nuestra conciencia y nuestro bienestar general.
Sin embargo, las tres psicologías contemplan la moral y los valores de manera pragmática, incluso
iconoclasta. Cada una de estas tradiciones enfatiza la futilidad y la insensatez de valorar la forma
exterior por sobre la función interior.
Estas psicologías, como sus contrapartes occidentales, derivan de observaciones cuidadosas de
la experiencia humana. Se basan en siglos de observaciones empíricas de los efectos psicológicos,
fisiológicos y espirituales de una variedad de ideas, actitudes, conductas y ejercicios.
Sin embargo, la vitalidad e importancia de estas psicologías tradicionales se apo yan en
continuas evaluaciones, revisiones y modificaciones de sus elementos iniciales para concordar con
nuevos escenarios y situaciones interpersonales así como condiciones culturales diferentes. En otras
palabras, estas psicologías de varios siglos de edad todavía son relevantes, y continúan modificándose
y desarrollándose.
Cari Jung escribió: "El conocimiento de la psicología oriental... forma la indispensable base para
una crítica y consideración objetivas de la psicología occidental" (en Shamdasani, 1996, pp. x-xi).
Creemos que el desarrollo de una psicología completa depende de nuestro estudio y comprensión del
pensamiento oriental.
La evaluación de los sistemas orientales no es diferente de los juicios personales que le pedimos
hacer acerca de las teorías occidentales en este libro: ¿Le ayudan a comprenderse a sí mismo y a
comprender a los demás? ¿Cómo repercute con su propia experiencia?

ESTRUCTURA DE LOS CAPÍTULOS


Cada capítulo está generalmente dividido en las secciones que se muestran a continuación. Algunos
capítulos también presentan otros tópicos pertinentes para las discusiones que tratan. Los ejercicios de
reflexión personal, como el de la página 28, están diseminados a lo largo de cada capítulo.

Biografía Terapeuta/maestro
Antecedentes intelectuales Conceptos Evaluación
principales La teoría en sus fuentes
Dinámica Puntos principales
Crecimiento psicológico Conceptos clave
Obstáculos para el crecimiento Bibliografía comentada
Estructura Sitios web Bibliografía
Cuerpo general
Relaciones sociales
Voluntad
Emociones
Intelecto
Self

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


52 I NTRODU CCIÓ N

Una gran dificultad para comparar teorías de la personalidad es que cada teoría principal no
sólo ha hecho su propia contribución única y discreta a la suma del conocimiento humano, sino que
también tiene su propio enfoque, sus propias definiciones y su propia dinámica. A menudo, la misma
palabra, self por ejemplo, varía ampliamente de significado de una teoría a otra. (Algunos teóricos
incluso han usado el mismo término con distinto sentido en sus escritos.) Para hacerlo más fácil,
hemos intentado describir cada teoría en términos de su utilidad para la comprensión del ser humano.
Planteamos cada teoría no como un investigador, un terapeuta ni un paciente, sino fundamentalmente
como personas que tratan de comprenderse a sí mismas y comprender a otras personas. Por fortuna,
muchas teorías coinciden de manera parcial y pueden ser comparadas con facilidad. Excepto en los
casos en los que no tenía sentido, hemos usado este sistema de organización.

Biografía
Cada capítulo presenta la historia personal y los antecedentes intelectuales del teórico. Esbozamos las
principales influencias en su pensamiento, tanto las que están arraigadas en su infancia como las
experiencias cruciales posteriores.
Hemos aprendido que es más fácil comprender una teoría si sabemos más acerca del hombre o
la mujer que la creó. De esta manera, las biografías de cada capítulo son lo suficientemente
exhaustivas para permitirle desarrollar un sentimiento por la persona antes de comenzar a estudiar su
teoría. Usted verá que la teoría de Skinner (o la de Freud, o la de Rogers, etc.) tiene mucho más
sentido una vez que logra ver cómo se originó a partir de la experiencia de vida del teórico.

Antecedentes intelectuales
Toda teoría debe una parte de su origen y su elaboración a las ideas de otros. Todas las teorías fueron
desarrolladas dentro de una sociedad particular, en un periodo específico de la historia en el que otras
teorías y otros conceptos determinaban el pensamiento de todos los autores e investigadores. En
realidad, las ideas forman parte de un ecosistema de teorías y conceptos vinculados entre sí. Con
frecuencia, resulta más fácil apreciar los alcances de una teoría si conocemos las corrientes
intelectuales del momento. Por ejemplo, la mayor parte de las teorías que se desarrollaron en los
últimos años del siglo xix evidencian una gran influencia de los principios darwinianos de la
evolución, la selección natural y la supervivencia del más fuerte.

Conceptos principales
La mayor parte de cada capítulo se consagra al estudio de la teoría, partiendo de un resumen de los
conceptos más significativos. Estos constituyen la base sobre la que descansa cada teoría, además de
ser los elementos a los que se recurre para distinguir entre uno y otro sistema. Asimismo, dichos
conceptos representan lo que cada teórico consideraría como sus contribuciones más importantes a la
comprensión del fenómeno humano.
Esta sección se titula Conceptos principales, no Hechos principales. Sería alentador afirmar que
los conceptos fundamentales que se emplean en esta obra se sustentan, al cabo de muchos años de
investigación, en una base factual. Por desgracia, no es así. Aún no contamos con suficientes datos
objetivos de la existencia del ello, de los arquetipos, de la sublimación, del complejo de inferioridad o
de la proyección (conceptos cruciales de los siguientes capítulos). Sin embargo, se han confirmado,
desde el punto de vista empírico, otras ideas igualmente relevantes, como los conceptos de identidad

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIM


y desarrollo humano que elaboró Erikson; y la noción de autorrealización, de Maslow. Más que datos
empíricos, el área de la teoría de la personalidad contiene

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


54 I NTRODU CCIÓ N
E STRUCTURA DE LO S CA PÍTULOS
II

una enorme cantidad de reflexiones brillantes, observaciones certeras, métodos terapéuticos


innovadores y exposiciones profundas de conceptos que nos sirven para entender la compleja
realidad que nos compone.
Como se verá, rara vez hacemos referencia a investigaciones. Casi todos los teóricos se han
mostrado sumamente críticos respecto de la validez y la utilidad de los estudios que se realizan
acerca de sus teorías (Corsini y Wedding, 1989). Es por eso que aprovechamos al máximo el limitado
espacio con que contamos para que en la medida de lo posible cada capítulo sea lo más claro, fiel y
comprensible para el lector.

Dinámica
Somos sistemas vivos, no estáticos. La manera en que luchamos por alcanzar una salud y conciencia
plenas se comentan en la sección Crecimiento psicológico de cada capítulo. Las formas en que el
crecimiento se retrasa, se fragmenta, se desvía, se impide o se pervierte, se describen en la sección
Obstáculos para el crecimiento.
De todas las teorías estudiadas aquí se desprende un conjunto de intervenciones, denominadas
terapia, consulta o prácticas espirituales, que ayudan a la persona a superar dichos obstáculos y
reintegrarse al crecimiento personal normal. Aun cuando se trate de aspectos fascinantes de la teoría,
no abordamos en detalle estas intervenciones en virtud de que el tema de este libro es la teoría de la
personalidad, no la psicoterapia.

Estructura
Nos hemos esforzado por ser coherentes a fin de que el estudiante pueda comparar las teorías, sin
adoptar una postura tan rígida que nos lleve a ser injustos con ellas. Aunque podría decirse que las
teorías abordadas aquí comprenden todos los aspectos principales del funcionamiento humano,
hemos observado que cada una se centra principalmente en determinados aspectos y descuida casi
por completo los demás. A menudo, bajo ciertos encabezados no decimos más que, en esencia, "la
presente teoría no se ocupa de este aspecto".

Cuerpo. Aunque se trate de un libro acerca de las teorías psicológicas, la totalidad de éstas se
basa en el estudio de seres humanos de carne y hueso que respiran, comen, se tensan y se relajan.
Mientras algunas teorías prestan suma atención a la influencia del cuerpo sobre los procesos
psicológicos, otras casi pasan por alto dicha influencia.

Relaciones sociales. Cuando decimos que los humanos somos animales sociales, no hacemos
sino señalar que creamos significados y satisfacemos nuestras necesidades básicas de formar parte de
grupos de personas, llámense familias, compañeros de juego, amigos, grupos de trabajo, parejas o
comunidades. Algunas teorías atribuyen a estos grupos una importancia fundamental, mientras que
otras, al centrarse en el mundo interior del individuo, pasan por alto las relaciones sociales. Por
ejemplo, Karen Horney, quien manifestaba un vivo interés por los determinantes culturales de la
personalidad, definía la neurosis en términos de las relaciones sociales y exponía tres pautas
neuróticas: el movimiento hacia las personas, el movimiento contra las personas y el movimiento
respecto de las personas. Si bien casi todos los capítulos se centran en la cuestión del desarrollo
individual, el capítulo sobre la psicología de la mujer se ocupa, en cambio, del rol central de las
relaciones entre individuos. Los puntos que se mencionan en ese capítulo se reflejan en los demás
capítulos y deben recordarse a medida que se avanza en la lectura del libro.

Voluntad. William James tomó la voluntad como un concepto central en su psicología. Para él,
la voluntad es una combinación de esfuerzo y atención. Se trata de

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMA


55 I NTRODU CCIÓ N
una importante herramienta para precisar el contenido de la conciencia. Según James, la voluntad
puede fortalecerse y "educarse" de manera sistemática. En contraste, Skinner consideraba la
conciencia como un concepto confuso y poco realista, pues pensaba que todos los actos humanos
están determinados, aunque no entendamos cómo ni por qué. No hay, entonces, un lugar para la
voluntad en la teoría de Skinner.

Emociones. Descartes escribió: "Pienso, luego existo". Podríamos agregar: "Siento, luego soy
humano". La teoría psicológica cuenta con todo un acervo de respuestas para explicar los efectos de
las emociones sobre todas las demás actividades mentales y físicas.
Para Maslow y las psicologías orientales hay dos tipos básicos de emociones: positivas y
negativas. Maslow entiende por emociones positivas la serenidad, la alegría y la felicidad, que
favorecen la autorrealización. De manera similar, la tradición del yoga distingue entre las emociones
que se traducen en mayor libertad y sabiduría, y las emociones que fomentan la ignorancia.

Intelecto. Con frecuencia, las teorías de la personalidad se centran en los aspectos irracionales
de la persona. Es interesante observar la diversidad de formas en que los teóricos interpretan el
funcionamiento "racional", así como descubrir que difieren de modo igualmente significativo en la
importancia que conceden a la racionalidad.

Se/f. El self es un concepto vago que, a pesar de despertar el interés de muchos teóricos, nunca
ha sido captado de manera satisfactoria. Es algo más que el yo, más que la suma total de los factores
que conforman a la persona; contiene a la personalidad, pero es menos limitado que ésta. Es un
concepto que, refractario a la medición objetiva, se resiste tenazmente a las especulaciones de la
ciencia pura. ¿Suena confuso? Puede ser.
Hay también una percepción "intuitiva" del self. Tenemos un sentido claro de quiénes somos,
con independencia de cuan enfermos nos sintamos, cuan alterados estemos, cuan viejos o jóvenes
seamos. Uno de nosotros le preguntó a su padre cuando cumplió 88 años, si alguna vez se había
sentido viejo. Éste respondió que, aun cuando guardaba una perfecta conciencia de la edad de su
cuerpo, la percepción que tenía de sí mismo no había cambiado desde la infancia. Sus actitudes,
opiniones, conductas, estados de ánimo e intereses se habían modificado en el transcurso de su vida,
pero esa esquiva cosa llamada self no había experimentado ningún cambio. Algunas teorías se
abstienen de abordar este esquivo aspecto de la personalidad, mientras que en otras es un concepto
central.
Una de las grandes diferencias entre el yoga y el budismo es la forma en que definen al self. En
el yoga, es la esencia eterna e inmóvil de cada persona. Según el budismo, no hay tal self central e
imperecedero; la persona no es más que un conjunto transitorio de rasgos perecederos. (Skinner
afirma casi lo mismo pero desde una perspectiva completamente distinta.) El self mayor, la naturaleza
búdica, no radica en la persona, sino que se difunde en todo el universo.

Terapeuta/maestro. Cada teoría contiene ideas que sirven a las personas para crecer y
experimentar más placer e integridad en su vida. De acuerdo con sus conceptos básicos, cada teoría
establece el tipo de instrucción que requiere cada quien para convertirse en un terapeuta profesional
o en un guía o auxiliar avezado. Hay una amplia gama de requisitos que deben cumplirse antes de
emprender tal tarea. Por lo general, el psicoterapeuta estadounidense se gradúa primero como
médico y luego se especializa como terapeuta psicoanalítico en un curso que dura varios años. El
maestro zen adquiere estos conocimientos durante largos años de meditación e instrucción
espiritual. Cada sistema impone requerimientos específicos a sus practicantes y fomenta la evolución
de diferentes habilidades.

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


E STRUCTURA DE LO S CA PÍTULOS
13

Evaluación
Al estudiar una teoría, se corre el riesgo de ceder a la tentación de adoptar una posición demasiado
favorable a los valores de este o aquel concepto. Hemos procurado mantenernos al margen
encomendando a nuestros lectores la tarea de evaluar a cada teórico, no sólo con base en las normas
académicas y psicológicas tradicionales, sino también de acuerdo con la utilidad que encierra cada
teoría desde una perspectiva personal, hoy o en el futuro.

La teoría en sus fuentes


Siempre que fue posible, incorporamos un fragmento extenso de los escritos del propio teórico, o bien,
una descripción del sistema en funcionamiento. Creemos que es importante que el lector se familiarice
con el estilo y la personalidad de cada teórico. Por ello, quisimos que leyera un extracto de lo que ha
escrito cada autor, a fin de conocerlo en su propia "voz" y experimentar de manera directa aquello que
hace de esta o aquella teoría algo importante y trascendente. A menudo, el estilo con el que los
teóricos presentan sus ideas es tan singular y significativo como las ideas mismas. Además de estos
pasajes, en cada capítulo se incluyen al margen citas con datos útiles y concisos acerca de los teóricos,
sus seguidores, y en ocasiones, sus detractores.

Puntos principales
Para ayudar al lector a asimilar los elementos fundamentales de cada capítulo, hemos incluido un
resumen de los puntos principales y las cuestiones teóricas centrales de cada teoría.

Conceptos clave
Una segunda característica pedagógica es la sección Conceptos clave, que se encuentra al el final de
cada capítulo. Esta lista funciona a modo de glosario y provee las definiciones de los términos más
importantes usados por cada teórico.

Bibliografía comentada
Cada capítulo contiene una bibliografía comentada. En realidad, el capítulo no es sino la introducción
a un sistema intelectual complejo y denso. Esperamos que el lector centre su atención en la teoría que
le resulte más útil e interesante. Procuramos facilitar este paso recomendando los libros que, a nuestro
juicio, constituyen las fuentes más adecuadas para profundizar en cada teoría.
Uno de los mejores servicios que puede prestar el maestro a sus alumnos es alejarlos de las
lecturas de segundo orden y orientarlos en dirección de los textos más logrados o mejor escritos en un
tema determinado (aunque hayamos perdido mucho tiempo explorando lecturas poco útiles para
cada teoría, no es necesario que el lector o estudiante tenga que hacer lo mismo). Cada capítulo
contiene una guía en la que se indica dónde hay que empezar si lo que se desea es explorar más
detalladamente un tema específico.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


Nuestro sitio web
Nuestro sitio web provee recursos y suplementos adicionales a este texto, presentacio nes de cada
teoría así como capítulos que no se incluyeron en este libro. Estos recursos incluyen Reich y el cuerpo,
y Anna Freud y los posfreudianos. Cada capítulo mantiene la misma estructura que el texto.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


58 I NTRODU CCIÓ N

Bibliografía general
Preferimos situar la bibliografía general al final de cada capítulo, en vez de reunir to dos los títulos en
una sección especial al término de la obra. Los estudiantes nos han comentado que nuestro libro
también es una obra de consulta útil para otras asignaturas, así como para resolver dudas personales
acerca de determinados teóricos. Debido a sus recomendaciones, hemos mantenido la bibliografía
general en una sección especial.

Reflexiones personales
Además de esta estructura general, cada capítulo contiene una serie de ejercicios de reflexión personal
diseminados a lo largo del texto, cuyo propósito es brindar al lector una idea más cabal de
determinados aspectos de la teoría tratada. El aprendizaje empírico y el intelectual son procesos
complementarios, no antitéticos. El encuentro personal con un concepto genera una dimensión de
inmediatez que no puede obtenerse de ninguna otra forma. Los ejercicios fueron probados, mejorados
y vueltos a probar hasta que los lectores y estudiantes certificaron su utilidad.
Recomendamos al lector resolver la mayor cantidad posible de estos ejercicios. Nuestros
alumnos han descubierto que son muy útiles para profundizar en el contenido del material, recordar
los conceptos y enriquecer el conocimiento de sí mismos y de los demás.

PREGUNTAS QUE SE PUEDEN PLANTEARA CADA TEORÍA


■ ¿En qué medida el teórico escribe desde su propia experiencia de vida? ¿Hasta qué punto son
estas experiencias comunes a todas las personas?
■ ¿De qué manera la teoría fue investigada o aplicada a la vida real? ¿Qué evidencias respaldan
su validez? ¿Ha demostrado ser válida al aplicarse a la terapia, a la educación, a los negocios o
a la salud?
■ ¿Ayuda la teoría a comprendernos a nosotros mismos y a los demás? ¿Le ha ayudado el
estudio de esta teoría a comprender mejor su propia vida o la vida de sus amigos o sus padres?
¿Le "suena verdadera" a la luz de su propia experiencia?
■ ¿Qué papel han jugado en la teoría los valores, la religión o la clase social del teórico?
■ ¿Está la teoría limitada por razones culturales o históricas? ¿Aprendió el teórico a partir de la
exposición a otras culturas, o está la teoría condicionada culturalmente? ¿Qué elementos de la
teoría parecen tener una relevancia universal y cuáles no?
■ ¿Considera la teoría diferencias de género o se basa fundamentalmente en la expe riencia
masculina? ¿En qué medida está influida por valores sociales y culturales en relación con el
género?
■ ¿Qué parte de la teoría está basada en casos particulares como el estudio de psico-patologías,
el estudio del comportamiento animal, o la investigación sobre hombres blancos estudiantes de
segundo año de la universidad? ¿Se ocupa fundamentalmente de la conducta humana
disfuncional, normal o excepcional?
■ ¿Se ocupa la teoría del desarrollo humano? ¿Da cuenta de las diferencias en las experiencias y
conductas entre niños y adultos?
■ ¿Qué valores están implícitos en la teoría? ¿Se trata de una teoría determinista que declara que
la conducta humana está controlada por determinados factores internos o externos, o más bien
asume la existencia de la elección y algún nivel de libre albedrío? ¿Se trata de una teoría
mecanicista que asume que los seres humanos son objetos pasivos que responden
automáticamente a las influencias internas o externas?
■ ¿Presupone la teoría que todas las personas viven en permanente conflicto o son neu róticas, o,
por el contrario, presupone que todos somos fundamentalmente sanos y buenos? ¿Qué
implicaciones tienen estas suposiciones?
ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIM
S ITIOS WEB 15

TRABAJO CON LAS PREGUNTAS PARA CADA TEORÍA


Este apartado puede ser útil para generar una discusión en la clase o para reflexionar de ma nera individual
durante la lectura de este libro. Repase las preguntas anteriores y considere lo siguiente:

1. ¿Cuáles son las preguntas más importantes para plantear a cada teoría? ¿Por qué?
2. ¿Hay algunas preguntas que considere irrelevantes y que puede dejar de lado?
3. ¿Añadiría alguna pregunta a esta lista?

términos de la zona corporal que sirve como la principal fuente de


Cor CEPTOS Cí \VÍ placer.

Estudio de caso Investigación cualitativa en la cual se estudia en


profundidad a un solo sujeto. Definición operativa Definición de Etapas psicosociales Reinterpretación de las etapas psicosexuales
un constructo teórico en términos de conductas observables. de Freud llevada a cabo por Erikson, quien enfatiza los aspectos
Desarrollo de la personalidad Formación o cambio en la sociales de cada etapa. Las etapas psicosociales de Erikson
personalidad con el transcurso del tiempo. Diferencias individuales comprenden toda la vida humana, desde el nacimiento hasta la
Características individuales que son estables en el transcurso del vejez.
tiempo y que distinguen a una persona de otra. Reduccionismo Enfoque teórico orientado a explicar la totalidad de
Etapas psicosexuales Teoría freudiana según la cual cada persona un determinado fenómeno en un área en términos de la dinámica
pasa por cinco etapas similares: la oral, la anal, la fálica, el de un área más "básica", por ejemplo, la afirmación de que los
periodo de latencia y la genital. Las etapas se identifican en fenómenos psicológicos pueden explicarse por completo a partir
de la biología, o que los fenómenos biológicos pueden explicarse
en su totalidad en términos de la química.

Bi b l i o g r a f í a g e n e r a l
McKechnie, J. (comp.) (1983), Webster's new twentieth century dictionary of the
English language, unabriged (segunda edición), Nueva York, Simon and
Schuster.
Briere, J. y J. Conté (1993), "Self-reported amnesia for abuse in adults
molested as children", Journal of Traumatic Stress, 6, pp. 21-31.
Frager, R. (1994), Wlw am 1? Personality types for self-discovery, Nueva York, Popper, K. (1963), Conjectures and refutations, Nueva York, Basic Books.
Putnam. Shamdasani, S. (comp.) (1996), The psychology of kundalini yoga: Notes of the
Madden, M. y J. Hyde (comp.) (1998), "Special Issue: Integrating gender seminar given in 1932 by C. G. Jung, Princeton, Nueva Jersey, Princeton
and ethnicity into psychology courses", Psychology of Women Quarterly, 22. University Press.

Maslow, A. (1968), Toward a psychology of being (segunda edición), Nueva Walsh, R. (1989), "Asian psychotherapies", en R. Corsini y D. Wedding
York, Van Nostrand. (comp.), Current psychotherapies (cuarta edición), Itasca, Illinois, F. E.
Peacock.
McGuire, P. A. (1999, marzo), "Multicultural summit cheers packed house",
APA Monitor, p. 26. Wilkinson, R. (1977), The temperaments in education, Fair Oaks, California, St.
George Publications.

http: / / www.psych-central.com/ Pruebe la función "Ask a therapist" [Pregúntele a un terapeuta]. Podrá


formular sus preguntas v obtener respuestas de profesionales en
Recursos en línea para estudiantes y profesores de psicología. Varios
práctica.
enlaces a sitios de interés.
http: / /wwvv.psywww.com/index.html
http: / /www.findingstone.com/ main.htm
Otro sitio diseñado para estudiantes y maestros de psicología. Mucha
Sitio web con una gran variedad de información, enlaces y sugerencias
información v múltiples enlaces.
prácticas acerca de diferentes áreas de la psicología.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FAD IMÁN ALFAOMEGA


SISIIBUBODIsd 1Э X
• •I л % I

pri8J£ pimuißis

I о|щтс!пз
B IOGRAFÍ A 62

La obra de Sigmund Freud, desarrollada a partir de su conocimiento de la biología, la neurología y la Por su estilo literario y la
psiquiatría, propuso una nueva forma de comprender la personalidad que afectó profundamente a la amplitud y la audacia de sus
cultura occidental. Su concepto de la condición humana, que contradecía de manera abierta las especulaciones, Sigmund Freud
revolucionó el pensamiento, la
opiniones prevalecientes de su tiempo, proporcionaba un método complejo y atractivo para entender
vida y la imaginación de una era
el funcionamiento normal y anormal de la mente. Las ideas de Freud se manifestaron como una
[...] Resultaría difícil encontrar
explosión que resquebrajó las ideas de los intelectuales Victorianos sobre la naturaleza humana. Su
en la historia de las ¡deas, y aun
exploración de los lados oscuros de la psique humana ayudaron a la gente a entender muchos de los en la historia de la religión, a
horrores de la Primera Guerra Mundial, y los traumáticos cambios ocurridos en todos los países que alguien cuya influencia fuera tan
la sufrieron. Freud exploró áreas de la mente que habían sido ocultadas por la moral y la filosofía inmediata, amplia o profunda.
victqrianas. Creó nuevos tratamientos para los enfermos mentales. Su obra cuestionó todos los tabúes (Wollheim, 1971,p. ix)
culturales, religiosos, sociales y científicos. Sus escritos, su personalidad y su empeño por extender los
alcances de sus investigaciones lo colocaron en el centro de un intenso y cambiante círculo de amigos,
discípulos y críticos. Freud sometía sus ideas a una revisión y una reformulación constantes. Es
interesante observar que, entre sus críticos más encarnizados, se contaban muchos a quienes había
supervisado en diversas etapas de sus carreras.
Es imposible exponer todas las contribuciones de Freud en el espacio de un capítulo. Por tanto,
lo que sigue es una deliberada simplificación de un sistema complejo e intrincado. Se trata de un Junto con Marx y Darwin, Freud
repaso cuyo propósito es tornar más inteligible el estudio sistemático de las ideas freudianas, así como es considerado una de las
dar cabida a una mejor comprensión de los teóricos cuya obra muestra una gran influencia de Freud. mentes más influyentes en el
pensamiento moderno de
occidente. (Nolan, 1999)

BIOGRAFIA
Sigmund Freud nació el 6 de mayo de 1856 en Freiberg, Moravia, hoy parte de la Re pública Checa. Freud, quien resumió esta
Cuando él cumplió los cuatro años, su familia sufrió un revés financiero y se mudó a Viena, ciudad en experiencia con las siguientes
la cual Freud permaneció la mayor parte de su vida. En 1938 se trasladó a Inglaterra para escapar de palabras: "El momento decisivo
la ocupación alemana. llegó en 1882, cuando mi
Durante su niñez, Freud fue un excelente estudiante. Pese a la limitada situación económica de maestro, a quien tenía en la más
su familia, la cual obligaba a los ocho miembros a vivir en un pequeño departamento, Sigmund, el alta estima, corrigió la falta de
hijo mayor, tenía su propia habitación e incluso una lámpara de petróleo que usaba para estudiar, previsión de mi padre al
mientras que el resto de la familia tenía que arreglárselas con velas. En el gimnasium siguió recomendarme de manera
observando un desempeño académico sobresaliente: "Fui el mejor de mi clase durante siete años. enfática que, en vista de mi
Gozaba de privilegios especiales y rara vez se me exigía que presentara exámenes" (Freud, 1925a, p. mala posición económica,
9). abandonara mi carrera teórica"
Sin embargo, era tal el antisemitismo que prevalecía en aquellos años en la sociedad austríaca, (1925a, p. 13). Aunado a eso,
que, debido a que Freud era judío, el estudio de casi todas las profesiones, con excepción de medicina Freud se había enamorado y se
y derecho, le estaba vedado. Finalmente, en 1873 decidió ingresar a la Facultad de Medicina de la daba cuenta de que, para
Universidad de Viena, donde permaneció ocho años, tres más de lo habitual. casarse, tendría que obtener un
Durante esos años, Freud trabajó en el laboratorio fisiológico de Ernst Brücke, donde realizó empleo mejor remunerado.
por su cuenta investigaciones histológicas (el estudio de la estructura microscópica del tejido animal y
vegetal) y publicó artículos sobre anatomía y neurología. A los 26 años se graduó como médico.
Continuó trabajando con Brücke un año más, mientras vivía con sus padres. Aspiraba a ocupar el
siguiente puesto vacante en el laboratorio, pero Brücke tenía dos destacados asistentes antes que

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


B IOGRAFÍ A 63

Era profundamente judío, no en el sentido doctrinal de la expresión, sino por su concepción de la moral, su amor
al ejercicio escéptico de la razón, su desconfianza de la ilusión y la forma de su talento profetice (Bruner, 1956, p.
344)

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


64 C APÍTULO 1
S IGMUND F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
Ni en aquellos años ni mucho Adoptó la práctica privada a regañadientes, pero sus intereses seguían centra dos en la
menos en etapas posteriores de mi investigación y la observación científica. Trabajando primero como cirujano y luego como médico
vida, sentí alguna predilección general, se convirtió en "médico residente" del hospital más importante de Viena. Tomó un curso de
particular por la profesión médica. psiquiatría que le sirvió para profundizar en el estudio de las relaciones entre los síntomas mentales y
Más bien, lo que me movía era una
las enfermedades físicas. En 1885 alcanzó el prestigioso puesto de catedrático en la Universidad de
especie de curiosidad, la cual sin
Viena. Su carrera comenzaba a tomar un sesgo prometedor.
embargo me dirigía más a
De 1884 a 1887, Freud realizó algunas de las primeras investigaciones sobre la cocaína; al
cuestiones humanas que a objetos
naturales; tampoco había
principio se sintió impresionado por sus propiedades: "He probado el efecto de la coca, la cual elimina
comprendido la importancia de la el hambre, el sueño y la fatiga, y me ayuda a realizar esfuerzos intelectuales muchas veces superiores
observación como uno de los a los que consigo en condiciones normales" (1963, p. 11). Escribió acerca de los posibles usos
mejores medios para satisfacer terapéuticos de esta sustancia para las perturbaciones físicas y mentales. Posteriormente le
dicha curiosidad. (Freud, 1935, P- preocuparon los efectos adictivos de la droga y suspendió las investigaciones (Byck, 1975).
10) Con el respaldo de Brücke, Freud obtuvo una beca para colaborar con Jean-Martin Charcot en
París, donde estudió las técnicas hipnóticas y participó como intérprete en las cátedras y conferencias
del científico francés (Carroy, 1991). Charcot autorizó a Freud que tradujera sus artículos al alemán
cuando regresara a Viena.
Su trabajo en Francia aumentó su interés en la hipnosis como herramienta terapéutica. Con la
cooperación del distinguido y anciano médico Josef Breuer, Freud (1895) exploró la dinámica de la
histeria. Él mismo se encargó de resumir los resultados: "Los síntomas de los pacientes histéricos
dependen de ciertas escenas impresionantes pero olvidadas en sus vidas (traumas). La terapia que
debía administrarse consistía, pues, en inducir al paciente a recordar y reconstruir estas experiencias
en un estado de hipnosis (catarsis)" (1914, p. 13). Descubrió que la hipnosis no era tan efectiva como
esperaba, pues no permitía al paciente ni al terapeuta vencer la resistencia de aquél a reconstruir los
recuerdos traumáticos. Freud terminó por desechar la hipnosis. En su lugar, permitía que sus
pacientes expresaran con plena libertad cualquier cosa que se les ocurriera, sin importar que sus
palabras guardaran o no alguna relación con los síntomas.
En 1896, Freud utilizó por primera vez el término psicoanálisis para describir su método. En
1897 dio inicio a su autoanálisis. El interés de Freud en los conocimientos sobre el inconsciente que
revelaban los sueños narrados por sus pacientes rindió sus primeros frutos con la publicación, en
1900, de La interpretación de los sueños. Este análisis formal del significado de los sueños, radical para
su tiempo, recibió poca atención, pero hoy muchos lo consideran su obra más importante. Al año
siguiente, Freud publicó otra obra fundamental, Psicopatología de la vida cotidiana, en la que se estudian
los momentos de la vida diaria en los que revelamos deseos ocultos sin percatarnos de lo que hacemos
o decimos. Freud terminó por rodearse de un círculo de médicos interesados en sus investigaciones,
entre los cuales se encontraban Alfred Adler, Sandor Ferenczi, Cari Gustav Jung, Otto Rank, Karl
Abraham y Ernest Jones. Este grupo fundó una sociedad, escribió ensayos y dirigió una publicación.
No tardaron en organizarse grupos de este tipo en numerosos países. Hacia 1910, Freud fue invitado a
Aun la mirada más superficial a mi Estados Unidos para dictar una serie de conferencias en la Clark University, en Worcester, Mas-
obra revelará la inmensa deuda que sachusetts. Sus obras se tradujeron al inglés. Más y más gente comenzó a interesarse en sus teorías.
tengo con los brillantes Freud dedicó el resto de su vida a elaborar, extender y perfeccionar el psicoanálisis. Con el afán
descubrimientos de Freud. (Jung, de conservar el control que ejercía sobre el movimiento psicoanalítico, expulsó a los miembros que
en McGuire, 1974) disentían de sus puntos de vista y exigía una lealtad incondicional hacia su persona y sus ideas. Jung,
Adler y Rank, entre otros, abandonaron el círculo de Freud tras repetidos desacuerdos de orden
Mientras subía al estrado en teórico con él y diferencias personales (Esterson, 2002; Kuhn, 1998). Más tarde, cada uno de ellos
Worcester para dictar mis "Cinco fundó su propia escuela.
conferencias" en torno al
psicoanálisis, me pareció vivir una
especie de increíble ensueño: el
psicoanálisis ya no era producto del
delirio.se había convertido en una
parte valiosa de la realidad. (Freud,
1925a, p. 104)

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FAD1MAN


B IOGRAFÍ A 65
Freud escribió exhaustivamente. Sus obras completas comprenden 24 volúmenes e incluyen
ensayos relacionados con detalles de la práctica clínica, una serie de conferencias en las que se expone
a fondo la teoría psicoanalítica y monografías especializadas sobre temas religiosos y culturales.
Intentó construir una estructura que significara una reorientación de la psiquiatría. Temía que los
analistas que habían desertado de su círculo pervirtieran los procedimientos que había establecido y
diluyeran la fuerza y las posibilidades del psicoanálisis. Sobre todo, quería impedir la distorsión y el
abuso de la teoría psicoanalítica. Cuando, por ejemplo, en 1931 Ferenczi modificó los procedimientos
freudianos definiendo la situación psicoanalítica como una esfera en que los afectos podían
expresarse más libremente, Freud le escribió:

Veo que nuestras diferencias han alcanzado un punto insostenible respecto a un deta lle que
bien vale la pena discutir. Para nadie es un secreto que usted besa a sus pacientes y permite
que ellas lo besen [...] Ahora bien, no pertenezco al grupo de personas que, por puritanismo o
por consideración a las convenciones burguesas, condenan las pequeñas gratificaciones
eróticas de ese tipo [...] Hasta ahora, en la aplicación de nuestras técnicas hemos llegado a la
conclusión de que las pacientes no deben recibir gratificaciones eróticas.
Imagine usted ahora cuáles serían los resultados de la divulgación de su técnica. No hay
revolucionario que no haya sido expulsado del campo por otro más radical. Muchos
pensadores independientes en las cuestiones técnicas dirán: ¿por qué limitarse a un beso?
(Jones, 1955, pp. 163-164)

A pesar de que su salud se deterioraba día tras día, Freud logró mantener sus consultas
privadas, un horario para escribir y una correspondencia cada vez más nutrida, incluso respondiendo
cartas de desconocidos que le pedían ayuda (Benjamín y Dixon, 1996). Las críticas contra él se
recrudecieron a medida que su obra se popularizaba. En 1933 los nazis, ofendidos por la franqueza
con la que abordaba los problemas sexuales, quemaron una pila de libros suyos en Berlín. Al
respecto, Freud comentó: "Estamos progresando. En la Edad Media se me habría condenado a la
hoguera, mientras que hoy se conforman con quemar mis libros" (Jones, 1957).
Su última obra, Introducción al psicoanálisis (1940), comienza con una advertencia directa a los
críticos: "Las enseñanzas del psicoanálisis se basan en un número incalculable de observaciones y
experiencias y sólo quien haya realizado una y otra vez dichas observaciones en sí mismo y en otros
podrá emitir un juicio apropiado en torno del psicoanálisis" (p. 1). Nadie que, como yo, conjure al
Los últimos años de Freud fueron difíciles. A partir de 1923 su salud declinó cada vez más, más maligno de los mal
pues padecía cáncer en la boca y en las mandíbulas. Sufría dolores casi continuos y fue sometido a 33 domeñados demonios que habitan
operaciones para contener el avance de los tumores. Cuando en 1938 los alemanes invadieron Austria el corazón humano y se atreva a
y amenazaron a Anna, su hija, Freud huyó a Londres, donde murió un año después. luchar con él, puede alentar la
esperanza de salir ¡leso de tal
Por desgracia, el amigo íntimo y primer biógrafo de Freud, Ernest Jones, presenta una
aventura. (Freud, 1905b)
semblanza aséptica del maestro (Steiner, 2000), por lo que fue necesario que las generaciones
siguientes se encargaran de elaborar una biografía mas objetiva (Gay, 1988). Muchos criticaron a
Freud por una supuesta relación amorosa con su cuñada (O'Brien, 1991), por carecer de honestidad
profesional (Masson, 1984; Newton, 1995) y por violar flagrantemente las reglas de confidencialidad
del psicoanálisis (Goleman, 1990; Hamilton, 1991). También se le acusó de distorsionar los detalles de
algunos de sus casos más célebres (Decker, 1991) e incluso de erigirse en "el falso profeta del mun do
de las drogas" (Thornton, 1984).
Sólo la innegable importancia de las teorías freudianas justifica la publicación de estas críticas.
En última instancia, la influencia de Freud puede inferirse no sólo del constante interés y los debates
que han suscitado aspectos de la teoría psicoanalítica sino, en mayor medida, de la cantidad de
conceptos freudianos que han engrosado

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


66 S IGMUND
C APITULO 1 F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S

el acervo cultural de occidente. Debemos a Freud el haber iluminado parcialmente la dialéctica del
mundo que alienta en los estratos inferiores de la conciencia.

ANTECEDENTES INTELECTUALES
El pensamiento de Freud fue una original síntesis de su contacto con ideas filosóficas, su educación en
el rigor científico y sus propias experiencias con el inconsciente.

Filosofía
En sus tiempos de estudiante en la Universidad de Viena, Freud recibió la influencia del poeta
romántico alemán Clemens Brentano y estableció sus primeros contactos con las ideas de Friedrich
Nietzsche (Goode, 1991a). Para este último, por ejemplo, las ideas morales tenían por fuente la
agresión interiorizada. Los conceptos de Freud también presentan cierta afinidad con las ideas de
Arthur Schopenhauer. Ambos tienen en común la forma en que visualizan la voluntad, la importancia
que atribuyen a la sexualidad como factor de formación de la conducta, el dominio de las emociones
sobre la razón y la centralidad de la represión, es decir, la negación de las propias experiencias
(Godde, 1991b).

de que se trataba de una máquina que pronto funcionaría sola [...] todo eso era perfectamente claro y aún lo es.
Naturalmente no sé cómo contener mi alegría. (Freud, carta a Fliess, en Bonaparte, 1954)

A veces salgo de sus cátedras [de


Charcot] [...] con una idea
totalmente nueva de la perfección
[...] Ningún otro hombre ha
influido en mí de la misma manera.
(Freud, en E. Freud, 1961, pp.
184-185)

Una noche de la semana pasada


mientras trabajaba arduamente
atormentado con esa justa dosis de
dolor que parece ser el mejor
estímulo para hacer funcionar mi
cerebro, las barreras se levantaron
repentinamente, el velo se corrió y
tuve una visión clara de la conexión
entre los detalles de la neurosis y
las condiciones que hacen posible
la conciencia.Todo parecía estar
conectado, todos los elementos
encajaban y yo tenía la impresión

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


67 S IGMUND
C APITULO 1 F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
poetas románticos, incluso Henry James, novelista y contemporáneo de Freud. La contribución de éste
Biología
radica en haber observado esta parte de la mente, junto con sus orígenes y contenido, utilizando las
Una parte de la fe de Freud en recién creadas herramientas del análisis científico. La obra de Freud y el interés al que dio lugar
los orígenes biológicos de la hicieron del inconsciente una parte de nuestro léxico común.
conciencia se remonta a las Los esfuerzos de Freud por desarrollar una psicología basada en la neurología (1895) pudieron
ideas de Brücke, quien alguna haberse originado en sus primeras y elaboradas investigaciones con la cocaína (Fuller, 1992). Este
vez juró regirse por la siguiente modelo, que al final fue desechado por su propio creador, fue reconstruido y considerado por algunos
proposición que, para aquellos expertos como el primer exponente, no por olvidado menos brillante, de las teorías contemporáneas
tiempos, resultaba generosa y que asocian los cambios en la química cerebral con los estados emocionales (Pribram, 1962).
optimista:

En el organismo no
prevalece ninguna otra
fuerza que no sean las
físicas y químicas...
(Rycroft, 1972, p. 14)

Charcot demostró que


era posible inducir o mitigar los
síntomas histéricos mediante
sugestión hipnótica. Al igual
que otros investigadores, Freud
observó que en la histeria los
pacientes manifiestan síntomas
que, desde el punto de vista
fisiológico, resultan imposibles.
Por ejemplo, en los casos de
anestesia del guante, la persona
no puede "sentir" su mano, aun
cuando las sensaciones de la
muñeca y el brazo sean
normales. Puesto que los
nervios proceden desde el
hombro hasta la mano, no
puede haber una causa física
que explique este síntoma. Para
Freud, era claro que la histeria
tenía causas que requerían una
explicación psicológica.

El inconsciente
Freud no descubrió el
inconsciente. Los antiguos
griegos y los sufís, entre otros,
recomendaban el estudio de los
sueños. Poco antes de la época
de Freud, Johann Wolfgang von
Goethe y Friedrich von Schiller
"habían buscado las raíces de la
creación poética en el
inconsciente" (Gay, 1988, p.
128), al igual que muchos
ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN
C O NCEPTOS PR INCIPALES
21

CONCEPTOS PRINCIPALES
Detrás de todas las ideas freudianas se encuentra el supuesto de que el cuerpo es la única fuente de la
energía mental. Freud anhelaba el advenimiento de una época en que todos los fenómenos mentales
pudieran explicarse haciendo referencia directa a la fisiología del cerebro (Sulloway, 1979). En su
intento por crear una teoría que abarcara toda la actividad mental, Freud partió de un modelo
biológico. Entre sus conceptos más significativos se encuentran la división estructural de las partes de
la mente, sus etapas de desarrollo, su aprovechamiento de la energía y los factores que la impulsan.

Determinismo psíquico
Muchos de los más descon-
Freud suponía que no había discontinuidades en la vida mental y que todos los pensamientos y todas
certantes y aparentemente
las conductas poseen un significado preciso. Afirmaba que nada ocurre al azar, regla a la que tampoco
arbitrarios aspectos de la teoría
se sustraían los procesos mentales. Cada pensamiento, sensación, recuerdo o acto tiene una o varias psicoanalítica constituyen [...] ya
causas. Todos los fenómenos mentales advienen por medio de una intención consciente o inconsciente sea supuestos biológicos ocultos o
y están determinados por los sucesos que los preceden. Parecería que muchos fenómenos mentales resultados directos de dichos
ocurren de manera espontánea; sin embargo, Freud negó esto y comenzó a investigar y a describir los supuestos. (Halt, 1965, p. 94)
lazos ocultos que vinculan los hechos conscientes.

Consciente, preconsciente, inconsciente


Freud describía a la mente como si estuviera dividida en tres partes:

El consciente. El consciente se explica por sí mismo, de ahí que haya sido la parte de la mente No hay necesidad de definir lo que
que más preocupaba a la ciencia... hasta Freud. No obstante, el consciente es sólo una pequeña hemos dado en llamar "consciente".
fracción de la mente, pues sólo comprende lo que percibimos en el momento. Aunque Freud nunca Es lo mismo que la conciencia de

descuidó los mecanismos de la conciencia, le interesaban mucho más las regiones de la conciencia los filósofos y las opiniones de la
vida cotidiana. (Freud, 1940, p. 16)
menos evidentes y exploradas, para las cuales acuñó los nombres de preconsciente e inconsciente
(Herzog, 1991).

El preconsciente. Estrictamente hablando, el preconsciente es una parte del inconsciente, pero


una parte que fácilmente puede ser consciente. Porciones accesibles de la memoria son parte del
preconsciente y comprenden, por ejemplo, el recuerdo de todo lo que hizo una persona el día de ayer,
un apellido, domicilios, la fecha de la conquista española, los platillos preferidos, el olor de las hojas
quemadas y un pastel de íom\a curiosa que comió durante una fiesta infantil de cumpleaños. El
preconsciente hace las veces de un almacén para los recuerdos de la conciencia funcional.

El inconsciente. Freud afirmó que cuando un pensamiento o un sentimiento consciente no


parece guardar relación con los pensamientos y sentimientos que le preceden se debe a que las
conexiones son reales pero inconscientes. Esta aparente discontinuidad se resuelve cuando se
detectan los lazos inconscientes. Dentro del inconsciente hay elementos instintivos que nunca han
sido conscientes y a los que la conciencia nunca podrá acceder. Además, existe cierto material que ha
sido desterrado de la conciencia debido a la censura o la represión. Ese material no se olvida ni se
pierde, pero tampoco se recuerda; sigue afectando la conciencia, pero de manera indirecta.
Los materiales inconscientes se caracterizan por su vivacidad y su inmediatez. "Por experiencia,
sabemos que los procesos mentales inconscientes son 'atemporales' en sí mismos. Esto significa, en Ciertas incongruencias de nuestras
funciones y ciertos desempeños
principio, que no se distribuyen cronológicamente, el tiempo no puede modificarlos y no se les puede
que son aparentemente no
aplicar el concepto del tiempo" (Freud, en Fodor y Gaynor, 1958, p. 162). Hay recuerdos con décadas
intencionales resultan estar bien
de antigüedad que, al ascender a la conciencia, conservan toda la fuerza emotiva que les dio origen. fundados al someterse a la

FEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


investigación psicoanalítica. (Freud, 1901)

FEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


70 C APITULO 1
S IGMUND F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S

Las pulsiones
El término pulsión (trieb en alemán) ha sido traducido erróneamente-eomo "instinto" (Bettelheim,
1982, pp. 87-88). Las pulsiones son presiones para actuar, sin que medie una intención consciente, en la
consecución de ciertos fines. Estas pulsiones son "la causa última de toda actividad" (Freud, 1940, p. 5).
Freud denominó "necesidades" a los aspectos físicos y "deseos" a los aspectos mentales de las
pulsiones. Las necesidades y los deseos son lo que impulsa a las personas a realizar sus actos.
Todas las pulsiones tienen cuatro componentes: una fuente, un fin, una intensidad v un objeto. Al
No es posible circunscribir una u
manifestarse la necesidad, la fuente es una parte o la totalidad del cuerpo. El fin consiste en reducir la
otra pulsión básica a una sola
necesidad hasta que no se requiera actuar más, es decir, hasta que el organismo consiga la satisfacción
región de la mente. Necesaria-
mente se encuentran en todas
que desea ahora. La intensidad es la cantidad de energía, fuerza o presión que se utiliza para satisfacer
partes. (Freud, 1940) o gratificar la pulsión, la cual está determinada por la urgencia de la necesidad subyaciente. El objeto
de la pulsión es cualquier cosa o acto con el que se alcanza la satisfacción del deseo original.
Consideremos la forma en que se expresan estos elementos en una persona sedienta.
Gradualmente, el cuerpo se deshidrata hasta que necesita tomar más líquidos; aquí, la fuente está
representada por la necesidad cada vez mayor de consumir líquidos. A medida que aquélla crece, la
sed comienza a percibirse; al no saciarse, se torna más pronunciada. La fuerza crece junto con la
intensidad o la energía de que ha de disponerse para hacer algo que permita mitigar la sed. El fin es
reducir la tensión. La solución no consiste simplemente en tomar líquidos —leche, agua o cerveza—,
sino en realizar todos los actos que ayuden a reducir la tensión. Dichos actos pueden incluir levantarse,
ir a la cocina, elegir una bebida y tomarla. Un punto crítico para recordar es que la pulsión puede ser
satisfecha parcial o totalmente de diferentes maneras. Entre los animales, es frecuente que la capacidad
de satisfacer necesidades se circunscriba a ' pautas de conductas estereotipadas. Las pulsiones
humanas sólo inician la necesidad de actuar; no predeterminan una acción particular ni la forma en que
habrá de realizarse. El número de soluciones de que dispone el individuo representa la suma de su
necesidad biológica original, el deseo mental (que puede o no ser consciente) y una multiplicidad de
ideas, hábitos y opciones disponibles.
Freud suponía que una pauta normal, sana, tiene por objeto reducir la tensión a los niveles que,
hasta ese momento, se tienen por aceptables. Una persona imbuida con una necesidad seguirá
buscando actividades que reduzcan la tensión original. El ciclo conductual completo, de la relajación a
la tensión y la actividad y de nuevo a la relajación, se denomina modelo de tensión-reducción. Las
tensiones se resuelven restituyendo al cuerpo el estado de equilibrio del que gozaba antes de que se
manifestara la necesidad.

Pulsiones básicas. Freud desarrolló dos descripciones de pulsiones básicas. En el primer modelo
describía dos fuerzas opuestas: la sexual (más generalmente, la erótica o físicamente gratificante) y la
agresiva o destructiva. Posteriormente describió esas fuerzas de manera más amplia, es decir, como
propicias a la vida o como conducentes a la muerte (y a la destrucción). Ambas formulaciones
suponían un par de conflictos biológicos, incesantes e irresolubles.
Freud estaba impresionado con la diversidad y la complejidad de la conducta que resulta de la
fusión de las pulsiones básicas. "Las pulsiones sexuales son notables por su plasticidad, por la
facilidad con la que cambian de objetivo, por su intercambia-bilidad, en suma, por la espontaneidad
con la que pueden sustituir una forma de gratificación por otra, así como por la forma en que se les
puede mantener en suspenso" (1933, p. 97). Lo que Freud observaba era que el "objeto" puede ser una
amplia variedad de cosas. El deseo sexual, por ejemplo, puede ser satisfecho mediante la actividad
sexual, pero también mirando filmes eróticos, contemplando imágenes, leyendo acerca

ALFAOMEGA TEORÍAS D E LA PERSONALIDAD - FAD1M


LA ESTRUCTURA DE LA PERSONAL IDAD
23

de otras personas, fantaseando, comiendo, bebiendo, e incluso haciendo ejercicio. Las pulsiones son
los canales a través de los cuales puede fluir la energía, pero ésta se rige por sus propias leyes.

La libido y la energía agresiva


Una persona cae en la neurosis si
Cada una de estas pulsiones generalizadas tiene su propia fuente de energía. La libido (palabra de
su ego ha perdido la capacidad de
origen latino que designa el deseo) es la energía disponible para las pulsiones de la vida. "Su
asignar su libido de alguna
producción, incremento o disminución, su distribución y su desplazamiento deben representar manera. (Freud, 1916)
ocasiones inmejorables para explicar los fenómenos psicosexuales observados" (Freud, 1905a, p. 118).
Una de las características más notables de la libido es su "movilidad", es decir, la facilidad con
la que puede pasar de una a otra área de atención. Freud representaba la naturaleza volátil de las
respuestas emocionales como un flujo de energía desplazándose dentro y fuera de las áreas de interés
más inmediatas.
La energía agresiva, o pulsión de muerte, no tiene un nombre especial. Se ha supuesto que
tiene las mismas propiedades generales de la libido.

La catexia
La catexia es el proceso mediante el cual la energía libidinal de la psique es atraída a o se invierte en
una persona, idea o cosa. Al perder movilidad, la libido que pasa por este proceso no puede ya
desplazarse hacia objetos nuevos pues echa raíces en cualquier parte de la psique que logre atraerla y
mantenerla.
Hay ciertas condiciones
La palabra alemana que empleaba Freud, Besetzung, significa tanto "ocupar" como "invertir".
patológicas que no parecen
Si imaginamos el acervo de energía libidinal como una cantidad de dinero, la catexia es el proceso
dejarnos otra opción que postular
mediante el cual se invierten esos fondos. Cuando una parte de dicha energía es invertida u ocupada, que el sujeto utiliza una cantidad
permanece allí permitiendo que el resto se invierta en otra parte. Por ejemplo, los estudios específica de energía, la cual
psicoanalíticos acerca del duelo interpretan la ausencia de interés en las actividades y asuntos distribuye en proporciones
cotidianos y la excesiva preocupación por el reciente deceso como una retirada de la libido respecto a variables en sus relaciones con los
las relaciones normales y, por ende, como una catexia extrema de la persona perdida. objetos y consigo mismo.
La teoría psicoanalítica se ocupa de detectar el área en que la libido ha sido invertida (LaPlanche y Pontalis, 1973, p.65)

inadecuadamente. Cuando se libera o se desvía, esta misma energía se canaliza a la satisfacción de


otras necesidades. La necesidad de dar libre curso a las energías contenidas también forma parte de
las ideas de Cari Rogers y Abraham Maslow, así como del budismo y el sufismo. Aunque estas
teorías difieren en cuanto al origen de la energía psíquica, todas coinciden con Freud en que la
identificación y la canalización de esta forma de energía representan un aspecto decisivo para la
comprensión de la personalidad.

LA ESTRUCTURA DE LA PERSONALIDAD
Freud observó en sus pacientes series interminables de conflictos y compromisos psíquicos. Percibió
contradicciones entre las diferentes pulsiones, mecanismos represivos de las prohibiciones sociales
contra los procesos biológicos y conflictos entre las formas de enfrentar o resolver determinadas
situaciones. No fue sino hasta muchos años después cuando Freud infundió orden en este aparente
caos al proponer tres elementos estructurales básicos de la psique: el ello, el yo y el superyó. Aunque
hoy contamos con traducciones de aceptación general, resultan tan artificiosas y abstractas que
parecen denotar otras cosas respecto de lo que Freud intentaba expresar al usarlas (Solms, 1998). Los
vocablos que empleó para estos elementos eran simples y directos: Das es (ello) significa "eso", das Ich
(yo) significa "yo" y das uber-Ich (superyó) significa "sobre mí". Es

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


E TAPAS DEL DESARROLLO PSI COSEXUAL 73
ya demasiado tarde para reparar los prejuicios causados por las primeras traducciones de las obras de Freud
en inglés. Muchos traductores se propusieron oscurecer el estilo freudiano a fin de que sonara más científico,
lo cual resultaba más atractivo para la mentalidad estadounidense que imperaba en aquellos años
(Bettelheim, 1982).

El ello
No hay nada en el ello que El ello es el núcleo original del cual se deriva el resto de la personalidad. Posee una naturaleza
corresponda al concepto del biológica y contiene la reserva de energía para todas las áreas de la personalidad. El ello en sí mismo
tiempo ni reconocimiento del es primitivo y desorganizado. "Las leyes lógicas del pensamiento no se aplican al ello" (Freud, 1933, p.
transcurso de éste, y (lo que resulta 73). Además, el ello no es modificado a medida que la persona crece y madura. La experiencia no
muy significativo y digno de
ejerce ninguna influencia en él debido a que este estrato de la mente no tiene contacto con el mundo
atención para la reflexión
exterior. Sus cometidos son simples y directos: reducir la tensión, incrementar el placer y minimizar el
filosófica) no hay alteración de los
dolor. El ello cumple con estas funciones a través de los actos reflejos (reacciones automáticas como
procesos mentales por el paso del
tiempo [...] Naturalmente, el ello estornudar o parpadear) y usando otras partes de la mente.
no sabe de valores, ni del bien ni El ello puede compararse con un rey ciego que goza de poder y autoridad absolutos, pero al
del mal ni de la moral. (Freud, que sus consejeros privados, principalmente el yo, le indican cómo y cuándo ejercer dicho poder. El
1933, p. 74) contenido del ello tiene un carácter casi totalmente inconsciente. Comprende pensamientos que
nunca se han tornado conscientes e ideas que se han rechazado por inaceptables para la conciencia.
Según Freud, las experiencias que se han negado o reprimido pueden afectar la conducta de la
persona con una intensidad no disminuida por el tiempo y sin la intervención de la parte consciente.

El yo
El yo es la parte de la psique que mantiene contacto con la realidad externa. Se desarrolla fuera del
ello, cuando el niño adquiere conciencia de su propia identidad, con el fin de ejecutar y moderar sus
exigencias constantes. Para conseguir esto, el yo, como la corteza de un árbol, protege al ello pero
también le sustrae energía. Su misión consiste en preservar la salud, la seguridad y la cordura de la
personalidad. Freud postuló que el yo cumple varias funciones en relación con los mundos exterior e
interior, cuyas exigencias se esfuerza por satisfacer.
Sus principales características incluyen el control de los movimientos volunta rios y cualquier
[Podemos] asegurar que el yo
actividad que tenga por fin la autoconservación. Toma conciencia de los hechos externos, los
representa la razón y el sentido
relaciona con el pasado y, mediante la actividad, evita la condición, se adapta o modifica el mundo
común, mientras que el ello
exterior con el objetivo de hacerlo más seguro o más confortable. Respecto a los "hechos internos", el
representa las pasiones no
yo se esfuerza por mantener el control sobre "las exigencias de las pulsiones; decide si aquéllas deben
contenidas. (Freud, 1933)
ser satisfechas, pospone dicha satisfacción para tiempos y circunstancias más favorables en el mundo
exterior o suprime del todo sus excitaciones" (1940, pp. 2-3). Las actividades del yo son para regular el
nivel de tensión producido por los estímulos internos o externos. Los aumentos de la tensión se
perciben como dolor, mientras que su disminución se experimenta como placer. Por consiguiente, el
yo persigue el placer e intenta evitar o reducir al mínimo el dolor.
Así, el yo fue creado por el ello en un intento por controlar la tensión. Sin embar go, para
lograrlo, el yo debe a su vez controlar o modular las pulsiones del ello a fin de que la persona adopte
enfoques realistas en su estilo de vida.
El acto de salir a una cita representa un ejemplo de la forma en que el yo controla las pulsiones
sexuales. El ello percibe la tensión generada por el deseo sexual insatisfecho por lo que, sin la
influencia del yo, reduciría esta tensión mediante la actividad sexual directa e inmediata. Empero, en
el contexto de una cita, el yo determina a cuánta energía sexual es posible dar expresión, así como
establecer las situaciones en las que

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN

FEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


S IGMUND
74 F REUD
C APÍTULO 1
Y EL PSICOA NÁLISI S

el contacto sexual resultaría más satisfactorio. Así, el ello responde a las necesidades y el yo a las
oportunidades.

El superyó
[El superyó] semeja una
Esta última parte de la estructura de la personalidad surge del yo. El superyó sirve como juez o
organización policiaca secreta,
censor de las actividades y reflexiones del yo. Es el almacén de los códigos morales, de las normas de
infalible al detectar cualquier
conducta y de las construcciones que conforman las inhibiciones de la personalidad. Freud describe
tendencia a las pulsiones
tres funciones del superyó: la conciencia, la autoobservación y la formación de ideales. Como prohibidas, particularmente de
conciencia, el superyó se dedica a limitar, prohibir o juzgar la actividad consciente, aunque también tipo agresivo, y al castigar de
puede intervenir de manera inconsciente. Las restricciones inconscientes son indirectas, pues se manera implacable a la persona
manifiestan como compulsiones o prohibiciones. "La víctima... se comporta como si estuviera cada vez que descubre la
dominada por un sentimiento del que ella no sabe nada" (1907, p. 123). presencia de dichos impulsos.
El superyó desarrolla, elabora y mantiene el código moral de la persona. "De hecho, el superyó (Horney, 1939, p. 2 1 I )
del niño se forma no sobre el modelo de sus padres, sino del superyó de éstos; su contenido es el
mismo y se convierte en el vehículo de la tradición... que se han propagado a sí mismas de esta forma El psicoanálisis es el primer
sistema psicológico que considera
de generación en generación (1993, p. 39). Por consiguiente, el niño no sólo aprende de las
seriamente el cuerpo humano
restricciones reales de cualquier situación, sino también de los conceptos morales de los padres.
como un lugar para vivir [...] El
psicoanálisis es profundamente
biológico. (Le Barre, 1968)

Relación entre los tres subsistemas


El objetivo fundamental de la psique es mantener —y cuando lo pierde, recuperar— un nivel
aceptable de equilibrio dinámico que maximice el placer de la reducción de la tensión. La energía que
se emplea para cumplir con esta misión proviene del ello, el cual posee una naturaleza primitiva e
instintiva. El yo, emanado del ello, se encarga de controlar de manera realista las pulsiones básicas
del ello. También se ocupa de mediar entre las demandas del ello, las restricciones del superyó y la
realidad externa. El superyó, al derivarse del yo, opera como freno moral o contrafuerza de las
preocupaciones prácticas de este último, con lo que se establece una serie de directrices que definen y
limitan la flexibilidad del yo.
El ello es totalmente inconsciente, mientras que el yo y el superyó lo son sólo en parte. "Ciertas
partes significativas del yo y del superyó pueden permanecer en un estado inconsciente; de hecho,
normalmente son inconscientes. Esto significa que la persona ignora todo lo relacionado con sus
contenidos y que requiere considerable esfuerzo para adquirir conciencia de ellos" (Freud, 1933, p.
69).
El psicoanálisis, método terapéutico desarrollado por Freud, tiene como objetivo principal
fortalecer el yo, independizarlo de las severas limitaciones del superyó e incrementar su capacidad de
concientizar y controlar el material que ha sido reprimido o se encuentra oculto en el ello.

ETAPAS DEL DESARROLLO PSICOSEXUAL


Cuando el lactante se convierte en niño, el niño en adolescente y el adolescente en adulto, ocurren
cambios en lo que se desea y en la forma como tales deseos son satisfechos. Los cambiantes modos de
gratificación y las áreas físicas en que opera, son los elementos básicos de la descripción freudiana de
las etapas de desarrollo. Freud emplea el término fijación para describir lo que ocurre cuando la
persona no pasa de una etapa a otra de manera normal y se queda anclada en una etapa en particular.
La persona con fijaciones en una etapa intentará gratificar sus necesidades de formas más simples o
infantiles.
E TAPAS DEL DESARROLLO PSI COSEXUAL 75

La etapa oral
La etapa oral comienza en el nacimiento, cuando tanto las necesidades como la gra tificación se concentran
principalmente en los labios, la lengua y poco después en los dientes. La pulsión básica del lactante no se dirige a
lo social o a lo interpersonal sino, simplemente, a consumir alimentos y aliviar las tensiones producidas por el
hambre, la sed y el cansancio. Mientras es amamantado y cuando duerme, el bebé es arrullado, acariciado y
mimado. El pequeño asocia estos eventos con el placer y con la reducción de tensiones.
La boca es la primera parte del cuerpo que el lactante controla; la mayoría de la energía libidinal que posee
se dirige o se concentra ahí. A medida que el niño madura, otras partes del cuerpo se desarrollan y se convierten
en importantes sitios de gratificación. Sin embargo, una parte de esa energía queda permanentemente invertida en
la gratificación oral. Entre los adultos, hay numerosos hábitos orales bien establecidos v un continuo interés en
mantener los placeres orales. Comer, succionar, masticar, fumar, morder, lamer o chasquear los labios son
expresiones físicas de estos intereses. Las personas que constantemente mordisquean algo, los fumadores y
quienes consumen alimentos en exceso tendrían una fijación parcial en la etapa oral.
La etapa oral tardía, después de que brotan los dientes, incluye la gratificación de los instintos agresivos.
Morder el pezón, lo cual causa dolor a la madre y se traduce en un cambio en la forma de alimentación del
pequeño, es un ejemplo de esta conducta. Se considera que los sarcasmos de los adultos, desmenuzar los
alimentos y los chismo-rreos se relacionan con esta etapa del desarrollo.
Es normal conservar cierto interés en los placeres orales. Sólo cabe considerar patológica esta forma de
gratificación cuando adquiere un carácter dominante, esto es, cuando la persona depende en exceso de los
hábitos orales para liberar la ansiedad o la tensión no relacionadas con el hambre o la sed.

La etapa anal
Cuando el niño crece descubre nuevas áreas de tensión y gratificación. Entre los dos y los cuatro años, los niños
generalmente aprenden a controlar el esfínter y la vejiga, y prestan especial atención a la micción y la defecación.
Aprender a usar el sanitario da lugar a un natural interés en el autodescubrimiento. El incremento en el control
fisiológico se acompaña de la revelación de que dicho control representa una nueva fuente de placer. Por
añadidura, el niño no tarda en descubrir que, cuanto mayor es el control que ejerce sobre sus funciones, tanto más
frecuentes son la atención y las frases de elogio de sus padres. Pero lo contrario también es cierto: la preocupación
de los padres por el uso adecuado del sanitario permite al niño exigir atención tanto sobre el control exitoso como
sobre los errores.
Las características de la edad adulta asociadas con la fijación parcial en la etapa anal son el excesivo orden,
parsimonia y obstinación. Freud observaba que estos tres rasgos caracterológicos suelen manifestarse de manera
conjunta. El hablaba del "carácter anal" cuya conducta se vincula estrechamente con las experiencias adversas
sufridas durante esa etapa del desarrollo infantil.
Parte de la confusión que a veces acompaña a la etapa anal es la aparente contradicción entre los elogios
indiscriminados y el reconocimiento, por una parte, y la idea de que la evacuación es una cosa "sucia" que debe
hacerse en secreto, por la otra. Al principio, el niño no entiende el valor que se atribuye a la actividad intestinal y
urinaria. A los niños pequeños les complace observar la acción del retrete al tirar de la cadena; a menudo
gesticulan o se despiden de sus evacuaciones. No es inusual que tomen una parte de sus excrementos y los
ofrezcan a sus padres como regalo. Después de haber recibido elogios por evacuar, los sorprende y desconcierta si
los padres reaccionan con disgusto. No hay otras áreas de la vida contemporánea en las que se

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN

FEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


E TAPAS DEL DESARROLLO PSI COSEXUAL 76
observen tantas prohibiciones y tabúes como en el control de esfínteres y las conductas típicas de la
etapa anal.

La etapa fálica
A partir de los tres años el niño pasa a la etapa fálica, la cual se centra en los genitales. Freud sostenía
que la forma más exacta de denominar esta etapa es como fálica, ya que es un periodo en el que el
niño o la niña adquiere conciencia ya sea de tener un pene o de no tenerlo. Es la primera etapa en la
que el pequeño toma conciencia de las diferencias sexuales.
Freud intentó entender las tensiones que experimenta el niño durante la excitación sexual, es
decir, el placer que brinda la estimulación de las áreas genitales. En la mente del niño, esta excitación
se asocia con la estrecha presencia física de los padres. Para el pequeño, resulta cada vez más difícil
satisfacer el deseo de este contacto; en otras palabras, lucha por conseguir la intimidad que
mantienen sus padres. Esta etapa se caracteriza por el deseo de dormir con los padres y por los celos
que suscita la atención que ellos se brindan. Con base en sus observaciones, Freud concluyó que
durante este periodo tanto los varones como las mujeres adquieren temores hacia las cuestiones
sexuales.
Para Freud, los niños en la etapa fálica reaccionan a la presencia de los padres como amenazas
potenciales contra la satisfacción de sus necesidades. Así, para el niño que desea estar cerca de su
madre, el padre asume algunas de las características del rival. AI mismo tiempo, el niño siente amor y
afecto por su padre, por lo cual ve a su madre como una rival. El niño se encuentra en la difícil
posición de temer y desear a los padres.
En el caso de los hombres, Freud denominó a este conflicto complejo de Edipo, en referencia al
héroe trágico de las obras del dramaturgo griego Sófocles. Según la versión más popular del mito,
Edipo (sin saber que ambos eran sus padres) mata a su padre y más tarde se casa con su madre.
Cuando al final sabe a quién mató y con quién se casó, Edipo se castiga arrancándose los ojos. Freud
creía que todos los niños varones reproducen interiormente este drama, es decir, desean poseer a la
madre y para alcanzar este objetivo, deben matar al padre. Sin embargo, el padre también inspira te-
mor de que lo castre y lo reduzca a un ser asexuado. Nunca podrá suprimirse por completo la
ansiedad que produce la idea de la castración, el amor y el temor hacia el padre y el amor y el deseo
sexual hacia la madre. Durante la infancia, este complejo queda reprimido. Entre las primeras tareas
del superyó en desarrollo está el mantener fuera de la conciencia este perturbador conflicto y
proteger al niño contra su manifestación.
Para las niñas el problema es similar, aun cuando su expresión y solución adopten un sesgo
diferente. La niña desea al padre, por lo que percibe a la madre como su rival más importante. En
gran medida, los varones reprimen sus sentimientos por el temor a la castración; para las chicas, las
cosas son diferentes. La represión de sus deseos es menos severa y radical. Tal ausencia de intensidad
les permite "mantenerse en una situación edípica durante un periodo indefinido. Esta situación no se
supera sino hasta mucho después, y ello de manera incompleta" (Freud, 1933, p. 129). Los conceptos Así que a ustedes tampoco se les
de Freud acerca de las mujeres y su desarrollo psicológico han sido objeto de constantes críticas, escapa que el complejo de Edipo
como se explicará más adelante y en otros capítulos. se encuentra en la raíz del
sentimiento religioso. ¡Bravo!
El periodo de latericia. Cualquiera que sea la solución que se dé a la lucha, la mayor parte de los (Freud, carta a Jung, en McGuire,
1974)
niños modifican la relación con sus padres después de los cinco años, cuando comienzan a establecer
vínculos con los compañeros, la escuela, los deportes y otras actividades. Esta fase, que transcurre de
los cinco o seis años hasta el inicio de la pubertad, se conoce como periodo de latencia. Es un tiempo
en el que los deseos sexuales insatisfechos de la etapa fálica son reprimidos exitosamente por el
superyó.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


Desde entonces, hasta la pubertad [...] la sexualidad no experimenta ningún progreso; al
contrario, los deseos sexuales disminuyen y mucho de lo que el niño practicaba o sabía hasta
entonces es abandonado y relegado al olvido. En este periodo, después de que ha decaído el
primer florecimiento de la sexualidad, el yo adquiere actitudes como la vergüenza, el disgusto
y la moralidad, destinadas a resistir las acometidas subsecuentes de la pubertad y para
canalizar los nuevos deseos sexuales. (1926, p. 216)

Tanto para los padres como para los hijos, éste es un periodo relativamente apacible y sin
fenómenos psicológicos dignos de atención.

La etapa genital
Todos los aspectos del complejo
El último periodo del desarrollo biológico y psicológico, la etapa genital, ocurre con el inicio de la
de Edipo femenino han sido
pubertad y el consecuente retorno de la energía libidinal a los órganos sexuales. Ahora, los jóvenes
efectivamente criticados, usando
datos y métodos empíricos de los
de uno y otro sexo conocen sus diferencias sexuales y buscan formas de colmar sus necesidades
que no se disponía en la época de eróticas y personales. Freud consideraba que la homosexualidad en esta etapa se debía a la falta de
Freud. (Emmanuel, 1992, p. 27) un desarrollo adecuado, ,una postura que aún se adopta en algunos círculos pese a los estudios
contemporáneos sobre la variedad de desarrollo sexual sano.

CONCEPTOS FREUDIANOS ACERCA DE LAS MUJERES


Las ideas de Freud acerca de las mujeres, basadas inicialmente en las diferencias biológicas entre
ambos sexos, han sido objeto de una crítica cada vez más intensa. En algunos capítulos de esta obra,
en especial el capítulo 4 ("Karen Horney y el psicoanálisis humanista") y el capítulo 5 ("Enfoques
feministas de la teoría de la personalidad"), se exponen diferentes conceptos al respecto. Aquí nos
limitamos a presentar las ideas de Freud para que el lector comprenda el sentido de los argumentos
que plantean otros teóricos. Hay autoras feministas, por ejemplo, Miller (1984) y Sagan (1988), dejan
unas cuantas partes de la teoría de Freud en pie.
La envidia del pene (el deseo de las niñas de tener un pene y el descubrimiento de que
"carecen" de dicho órgano) representa una coyuntura decisiva en el desarrollo femenino. "El
descubrimiento de la castración significa un viraje decisivo en el crecimiento de la niña. Son tres los
posibles derroteros que se siguen de este descubrimiento: el primero conduce a la inhibición sexual y
la neurosis, el segundo a una modificación del carácter en el sentido del complejo de masculinidad y
el tercero a la feminidad normal" (Freud, 1933, p. 126).
Esta teoría propone que la envidia del pene persiste como un sentimiento de inferioridad que
predispone a la mujer a ser celosa. En la mujer madura, el deseo perpetuo de un pene o "atributo
supremo" se convierte en el deseo de tener un hijo, particularmente un hijo varón "que traiga con él el
anhelado miembro" (1933). No hay situaciones que obliguen a la mujer a renunciar definitivamente a
sus deseos edípicos ante la amenaza de la castración. Como consecuencia, el superyó femenino se
desarrolla e interioriza menos que el del hombre.
Freud consideraba a las niñas como seres en quienes las propensiones fálicas eran en extremo
importantes, pero nunca podrían satisfacerlas, lo que las condenaba a tener sentimientos de perpetua

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


78 S IGMUND
C APÍTULO 1 F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
deficiencia e inferioridad. Sin embargo, pese a tales consideraciones (que, como cabría esperar, han
sido objeto de críticas en los textos feministas), Freud confesó repetidas veces que nunca había
comprendido a las mujeres ni la psicología femenina. De hecho, insistía en el carácter tentativo y el
valor de la imagen de la sexualidad femenina y sus vicisitudes que presentaba en sus obras.

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIM


C O NCEPTOS FREUDIA NO S ACERCA DE LAS 29
MUJERES

— ■ ---------- ■■ ■■ ---------------_ ------ ._________________________

ETAPAS PSICOSEXUALES
Los siguientes ejercicios y preguntas brindan al lector la oportunidad de recrear los sentimientos asociados
con cada etapa del desarrollo. (Si Freud estaba en lo correcto al suponer que cualquier fijación de las distintas
etapas se vinculará inexorablemente con la ansiedad, lo que sigue puede resultar difícil o incómodo.)

La etapa oral
Compre un biberón con un chupete y llénelo de leche, agua o jugo de frutas. Ya sea solo o acompañado de sus
condiscípulos, lleve el biberón a la boca y beba. ¿Despierta la succión, o incluso la idea de succionar, algún
recuerdo o sensación especial? Si decide seguir bebiendo, ¿en qué posturas se siente más cómodo? No intente
reprimir sus reacciones, por ridiculas que le parezcan. Comunique estas reacciones a sus compañeros. ¿Cree
usted que haya respuestas propias de los varones y de las mujeres?

La etapa anal
Determine hasta qué punto es la privacidad una de las consideraciones dominantes en la distribución de los
sanitarios públicos, así como en los baños de su propia casa. ¿Desempeña esa privacidad algún papel en la
forma en que se conduce usted en los sanitarios? ¿Evita usted mirar a los ojos o incluso ignora a cualquier
persona al entrar en un sanitario público? ¿Se puede imaginar orinando frente a otras personas? ¿En un
parque? ¿Al lado de la carretera? ¿En un bosque?
Muchas personas presentan conductas de evacuación sumamente condicionadas. Por ejemplo, algunos
deben leer al sentarse en el inodoro. ¿Cuál podría ser el propósito de esta conducta?
Comente sus observaciones con sus compañeros, manteniéndose atento a las reacciones que suscita en
usted el hablar de ciertos aspectos de este ejercicio. Bromear o murmurar podría ser un mecanismo defensivo
contra la incomodidad que suele causar este tema.

La etapa fálica
¿Recuerda usted lo que le dijeron sus padres acerca de sus órganos genitales cuando era pequeño? ¿Pueden
las mujeres de su clase reconstruir cualquier pensamiento o idea acerca de los varones y sus penes? ¿Pueden
los varones recordar cualquier temor relacionado con la pérdida de sus genitales? Si no tiene recuerdos de
esas sensaciones o sentimientos, ¿es suficiente razón para concluir que no las experimentó?

La etapa genital
Escriba cualquier información errónea que haya recibido acerca de cuestiones sexuales y que haya corregido
posteriormente (por ejemplo: lo trajo la cigüeña o lo compraron en el mercado; cada vez que una pareja tiene
relaciones sexuales, hay un embarazo).
¿Cree usted que sus primeras experiencias sexuales afectaron sus actitudes o conceptos respecto de su
propia sexualidad? ¿Reforzaron dichas experiencias las ideas que tenía anteriormente? ¿Cómo percibió su
primera experiencia sexual? ¿Siente alguna diferencia ahora? ¿Puede vincular sus conceptos actuales sobre las
cuestiones sexuales con las ideas que tenía?

Freud suponía que la sexualidad de las mujeres era una sexualidad masculina fallida, carente
de rasgos o tendencias propiamente femeninos. Hoy se considera que éste es una de las suposiciones
más débiles de la teoría freudiana.
TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA
80 S IGMUND
C APÍTULO 1 F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
En la mayoría de los primeros textos psicoanalíticos se parte del supuesto de que la ausencia
del pene en las niñas se traduce no sólo en la envidia del pene del niño y en sentimientos de
inferioridad, sino también en una inferioridad real, es decir, en cuanto a la percepción femenina de la
justicia, la curiosidad intelectual de la mujer, su capacidad para aplicar ideas con independencia de
la aprobación de los varones, etcétera. Se desecha aquí la idea de que la envidia del pene sea un
fenómeno clínico real y

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


Aunque no negamos que la frecuente debido a que guarda una estrecha relación, en la mente de muchas personas, con el
anatomía puede aclarar las supuesto de la inferioridad femenina general. Tal supuesto resulta desafortunado ya que, como
diferencias entre lo masculino y lo señala Karen Horney (1926), la envidia del pene puede ser una experiencia natural para las mujeres
femenino, no es ésta una de las en la misma medida que la envidia del embarazo, del alumbramiento, de la maternidad y de la
tareas de la psicología. Para la
lactancia es una experiencia natural para los varones. Más importante aún, el experimentar envidia no
psicología, las diferencias sexuales
implica necesariamente una inferioridad perpetua para la mujer. Más bien, la presencia de esa
se reducen a la actividad y la
envidia puede significar, en palabras de Horney, el enfrentar un complejo conjunto de sentimientos
pasividad, con lo cual
identificamos con demasiada
cuyo conocimiento y dominio son decisivos para el crecimiento y el desarrollo de un ser humano
facilidad la actividad con lo maduro y no por fuerza inferior.
masculino y la pasividad con lo El primer biógrafo de Freud, Ernest Jones, fue uno de los primeros psicoanalistas en señalar
femenino. (Freud, 1930) que "los lazos edípicos de las niñas tienen por origen una feminidad intrínseca e innata que pasa por
un proceso de maduración propio" (Fliegel, 1973, p. 387). Asimismo, Jones explica que la ansiedad
por la castración se origina en un temor básico a la pérdida de la sexualidad y representa una
amenaza tanto para el niño como para la niña (Jones, 1927).
Para ilustrar lo anterior, examinemos un concepto psicoanalítico tradicional que ha sido uno
de los más debatidos entre las críticas feministas. En vez de eliminar la idea misma de la envidia del
miembro viril (que no basta por sí sola para iluminar sus manifestaciones clínicas más frecuentes),
podemos rechazar la idea de que las mujeres se sienten inferiores como resultado de la envidia del pene, a
fin de llegar más hondo en las razones por las que algunas mujeres refieren sentimientos de
inferioridad, especialmente en la adolescencia. Las críticas más recurrentes en los textos feministas
indican que cabe revisar las observaciones freudianas de los sentimientos de inferioridad femeninos,
mas no desecharlas (Richards, 1999), incluso si la idea de cómo dichos sentimientos no parece realista.

DINÁMICA: ANSIEDAD, ANNA FREUD


Y LOS MECANISMOS DE DEFENSA, EL PSICOANÁLISIS
Y EL TRABAJO DEL SUEÑO
El psicoanálisis surgió como tal después de años de experiencias con pacientes. La teoría se basó en
unas cuantas premisas centrales. Una de ellas es el papel clave que desempeña la ansiedad en la
formación de las neurosis, es decir, de las conductas inadaptadas y repetitivas.

Ansiedad
El principal problema de la psique es cómo solucionar la ansiedad. La ansiedad se genera por un
incremento previsto o esperado de la tensión o el dolor: aparece en cualquier situación (real o
imaginaria), cuando la amenaza contra alguna parte del cuerpo o de la psique es demasiado visible
como para pasarla por alto, dominarla o descargarla. Algunos sucesos con potencial para generar
ansiedad son los siguientes:

1. Pérdida de un objeto deseado; por ejemplo, un niño privado de su padre, un ami go íntimo
o una mascota.
2. Pérdida del amor; por ejemplo, el rechazo o el no poder recobrar la estima o la aprobación
de una persona a la que se profesa un interés especial.
3. Pérdida de la identidad; por ejemplo, temor a la castración, disminución o pérdida de la
autoestima.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


82 S IGMUND
C APÍTULO 1 F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
4. Pérdida del amor por uno mismo; por ejemplo, un superyó que desaprueba ciertos rasgos,
así como cualquier acto que da por resultado culpabilidad o desprecio de sí mismo.

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


D INÁMICA : ANS IEDAD , A NNA F REUD Y LOS MECANISMO S DE DEFENSA , EL PSIC OANÁLI SIS Y E L TRABAJO DEL SUEÑO 8 3

Hay dos métodos generales para disminuir la ansiedad. El primero consiste en enfrentar Si el yo es obligado a reconocer su
directamente la situación. Superamos obstáculos, nos enfrentamos o preferimos huir de las amenazas debilidad, incurre en un proceso de
y resolvemos o nos adaptamos a los problemas con el fin de reducir al mínimo sus efectos. De esta ansiedad: ansiedad realista en
relación con el rostro del mundo
forma, nos esforzamos por eliminar las dificultades, por reducir las posibilidades de que ocurran y
externo, ansiedad moral en relación
por disminuir la perspectiva de ansiedad en el futuro. En palabras de Hamlet: "Nos armamos contra
con el superyó y ansiedad
un mar de problemas y resistiendo, los destruimos".
neurótica en relación con la fuerza
El enfoque alternativo consiste en sustraerse a la ansiedad distorsionando o negando la de las pasiones en el ello. (Freud,
situación misma. El yo protege al conjunto de la personalidad falsificando la naturaleza de la 1933)
amenaza. Las formas en que se hacen las distorsiones se denominan mecanismos de defensa (Anna
Freud, 1936).

Anna Freud y los mecanismos de defensa


Una de las personas que apoyó incondicionalmente a Freud fue su hija Anna, quien no sólo hizo
significativos aportes teóricos al psicoanálisis, sino que también desarrolló, enseñó y fomentó el uso
de este tipo de tratamiento en niños con problemas emocionales. Tal vez, aun más importante, fue
pionera en el uso de puntos de vista psicoanalíticos en la enseñanza y como herramienta para ayudar
a niños normales a enfrentar situaciones difíciles.
Las descripciones que hizo Anna Freud de las defensas del yo pasaron a la bibliografía
terapéutica y de ahí al uso general con muy pocos desacuerdos. Según Sigmund Freud, nos
protegemos de la ansiedad con varias estrategias que surgen de nuestra predisposición genética, de
las dificultades externas y de la microcultura formada por nuestra familia y nuestra comunidad. Las
defensas utilizadas en forma deliberada y consciente hacen la vida más tolerable y satisfactoria; sin
embargo, cuando las defensas oscurecen la realidad y nos impiden funcionar se convierten en
neuróticas y sus efectos son dañinos.
Los mecanismos de defensa que abordaremos son la represión, la negación, la racionalización,
la formación reactiva, la proyección, el aislamiento, la regresión y la sublimación. Todas las defensas,
excepto la sublimación, bloquean la expresión directa de las necesidades instintivas. A pesar de que
muchos de estos mecanismos pueden aparecer en individuos sanos, su presencia es un indicador de
una posible neurosis.

Represión. La represión suprime de la conciencia aquello que produce ansiedad (un hecho, porque para su yo y su superyó
idea o percepción) y de ese modo impide que se resuelva. "La esencia de la represión está en alejar dicha idea será inaceptable. Si
algo y mantenerlo apartado de la conciencia" (S. Freud, 1915, p. 147). Por desgracia, el elemento su padre muere, estos
reprimido sigue formando parte de la psique y permanece activo a pesar de ser inconsciente. "La sentimientos conflictivos
represión nunca es definitiva, sino que requiere un gasto constante de energía para mantenerla en ese permanecerán aún más
estado del que trata constantemente de encontrar una salida" (Fenichel, 1945, p. 150). reprimidos. Admitir su
Los síntomas histéricos tienen su origen en represiones de los primeros años. Algunos ambivalencia significará que
padecimientos psicosomáticos, como el asma, la artritis y las úlceras, pueden relacionarse con alguna usted sintió un placer por la
represión. Lasitud excesiva, fobias e impotencia o frigidez en ocasiones también surgen de muerte de su padre, y ésta sería
sentimientos reprimidos. Por ejemplo, si tiene fuertes sentimientos encontrados respecto a su padre, una reacción mucho más
quizá lo ama y al mismo tiempo le gustaría que estuviera muerto. El deseo de su muerte, las fantasías inaceptable para su superyó
que lo acompañan y los sentimientos de culpa y vergüenza que despierta pueden ser inconscientes que el sentimiento original de

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


84 C APÍTULO 1 S IGMUND F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
hostilidad. En esta situación, acaso no parecerá afectado o conmovido por Una mirada superficial sobre las
ideas de Freud puede llevarnos a
pensar que el subconsciente sólo
aloja cosas espantosas que hemos
reprimido; sin embargo, tal vez lo
que hemos reprimido no es
horrible en sí mismo, sino que es
la propia represión la que nos hace
percibirlo como algo oscuro y
desagradable. (L'Engle, 1995, p.
131)

Si el yo reprime, la formación de
síntomas lo libera de la tarea de
dominar sus conflictos. (A. Freud,
1946, p. 52)

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


D INÁMICA : ANS IEDAD , A NNA F REUD Y LOS MECANISMO S DE DEFENSA , EL PSIC OANÁLI SIS Y E L TRABAJO DEL SUEÑO 8 5
la muerte de su padre ya que la represión mantendrá reprimido su sentir genuino de dolor y pérdida,
así como su hostilidad inexpresable.

Hay momentos en la vida en que Negación. La negación es la falta de voluntad para aceptar un hecho que altera al yo. Los
uno tiene que enfrentar la adultos tenemos la tendencia a "soñar despiertos" que ciertos sucesos no ocurrieron en realidad. Este
realidad directamente y después vuelo de la fantasía adopta muchas formas, algunas absurdas para el observador objetivo. La
negarla. (Garrison Keillor, 1995) anécdota siguiente es un ejemplo ilustrativo:

Una mujer fue llevada a los tribunales a petición de un vecino, quien la acusaba de haber
tomado prestado un valioso jarrón y dañarlo. Cuando le tocó el turno a la mujer de defenderse,
su defensa fue triple: "En primer lugar, nunca tomé prestado el jarrón; en segundo, ya estaba
dañado cuando lo tomé; por si fuera poco, lo devolví en perfectas condiciones".

La forma de negación más frecuente en la psicoterapia es la remarcada tendencia a recordar los


acontecimientos de forma incorrecta. Como ejemplo está el paciente que recuerda vividamente una
versión de un incidente, pero más adelante lo recuerda de otra manera y de pronto se da cuenta de
que su primera versión era una maquinación defensiva.
Sigmund Freud no afirmó que sus investigaciones clínicas, que dieron origen a sus teorías,
fuesen enteramente originales. De hecho, cita las observaciones que de sí mismos escribieron Charles
Darwin y Friedrich Nietzsche. Darwin, en su autobiografía, señaló:

Durante años he seguido una regla de oro: cuando me cruzaba con algún hecho público, una
nueva observación o idea que estuviera en contra de mis resultados generales, elaboraba una
sinopsis en ese preciso momento, ya que sé por experiencia que es más probable que olvide esa
información que la favorable. (Darwin, en S. Freud, 1901, p. 148)

Nietzsche comentó un aspecto diferente del mismo proceso:

"Hice eso", dice mi memoria. "Es imposible que yo haya hecho eso", dice mi orgullo y se
mantiene inflexible. Al final, mi memoria cede. (Nietzsche, en S. Freud, 1901, p. 148)

Racionalización. La racionalización es el proceso de encontrar razones aceptables para las ideas


o acciones inaceptables. Una persona presenta una explicación que es éticamente aceptable o
lógicamente congruente con una actitud, acción, idea o sentimiento que en realidad tiene otros
motivos. Racionalizamos para justificar nuestra conducta cuando las razones de nuestras acciones no
son dignas de elogio o cuando no logramos entenderlas. Los siguientes enunciados son
racionalizaciones (las declaraciones entre paréntesis son los posibles sentimientos no expresados):

"Lo hago por tu propio bien." (Quiero hacerte esto. No quiero que alguien me lo haga a mí.
Incluso quiero que sufras un poco.)
"El experimento fue una continuación lógica de mi trabajo anterior." (Comenzó como un
error; tuve suerte de que funcionara.)

La racionalización es una forma de aceptar la presión del superyó; disfraza nuestros motivos
interpretando nuestras acciones de una manera moralmente aceptable. Como obstáculo del
crecimiento, impide que quien racionaliza (¡o cualquiera!) considere, observe y comprenda los
motivos genuinos y menos aceptables. Cuando una racionalización se ve desde afuera, como en este
cuento, es obvio su carácter absurdo:

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


86 C APÍTULO 1 S IGMUND F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
"He decidido," dijo el ratón, "que me gusta el queso. A tan importante decisión, está de más
decirlo, no se llega sino después de un periodo suficiente de cuidadosa de-
liberación. No se puede negar la atracción inmediata, indefiniblemente estética de la sustancia.

1 Sin embargo, esto es posible sólo para el individuo más refinado. Por ejemplo, la torpe zorra
carece de toda discriminación sensitiva incluso para acercarse al queso.
"Otros factores para la elección no son menos susceptibles de análisis racional: cosa que es,
naturalmente, como debe ser.
"El color atractivo, la textura exquisita, el peso adecuado, las formas variadas e interesantes,
los sitios relativamente numerosos donde se encuentra, la facilidad de digestión, la relativa
abundancia en cuanto a la variedad de contenido nutritivo, la disponibilidad, la gran facilidad
de transporte, la ausencia total de efectos secundarios [...] éstos y miles de otros factores
fácilmente definibles prueban mi buen gusto y profunda perspicacia, que pongo en práctica
conscientemente para tomar esta sabia y deliberada decisión." (Shah, 1972, p. 138)

Formación reactiva. La formación reactiva sustituye conductas o sentimientos diametralmente


opuestos al deseo real; es una inversión explícita e inconsciente del deseo.
Como otros mecanismos de defensa, las formaciones reactivas surgen en la ni ñez. "A medida
que el niño toma conciencia de la excitación sexual que no puede expresar, las 'estimulaciones'
sexuales evocan fuerzas mentales opuestas que, con el objeto de suprimir de manera efectiva este
desagrado, forman los diques mentales de disgusto, vergüenza y moralidad" (S. Freud, 1905, p. 178).
No sólo se reprime la idea original, sino que también se excluye de la conciencia cualquier vergüenza
o reproche que se dirija a uno por admitir dichos pensamientos.
Por desgracia, los efectos secundarios de la formación reactiva dañan las relaciones sociales. Las
características principales de la formación reactiva son su excesividad, su rigidez y su extravagancia.
El impulso negado debe ocultarse repetidamente. La siguiente carta fue escrita por un
antiviviseccionista a un investigador. Es un claro

ejemplo de un sentimiento -------------------------- compasión Hacia todos los seres vivos --------------------------------------- iisado para di-

simular otro sentimiento: e c eseo Je dañar y torturar:


Je revista ... sol-
i
un articulo sobre su tra bajo acerca de co toy
prendi
do de que alguien tan bien educado, como debe serlo usted para mantener la posición que tiene,
no detenga de tajo la tortura de gatitos indefensos en la búsqueda
de una cura para alcohólicos.... Un bebedor no quiere ser curado; un borracho es sólo
un idiota mentecato digno del basurero, donde deben arrojarlo. En vez de torturar gatitos
indefensos, por qué no torturar a los bebedores o, aún mejor, por qué no dedicar su supuesto
noble esfuerzo a aprobar una ley para exterminar a los borrachos... Mi mayor deseo es que
usted encuentre en su casa una tortura que sea mil veces mayor a la que ha ocasionado a esos
animalitos... Si usted es un ejemplo de lo que un psiquiatra destacado debe ser, doy gracias de
que yo sólo soy un ser humano ordinario, sin títulos que adornen mi nombre. Prefiero ser sólo
yo mismo con una conciencia limpia, sabiendo que no he lastimado a ninguna criatura viviente y que
puedo dormir sin ver cómo mueren gatos asustados, aterrorizados, porque sé que ellos deben
morir cuando termina con ellos. Ningún castigo es demasiado grande para usted y espero vivir
para leer acerca de su cuerpo mutilado y su larga agonía antes de su muerte. Me reiré y reiré a
carcajadas. (Masserman, 1961, p. 38)

Las formaciones reactivas son evidentes en cualquier comportamiento excesivo. La persona hogareña
que limpia continuamente su casa acaso centra su conciencia en la suciedad. El padre que no es capaz
de admitir su resentimiento hacia sus hijos "interfiere tanto en sus vidas con el pretexto de estar
preocupado por su bienestar y seguridad, que la sobreprotección es en realidad un tipo de castigo"
(Hall, 1954, p. 93).

reflexión personal
ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN
D INÁMICA : ANS IEDAD , A NNA F REUD Y LOS MECANISM OS DE DEFENSA , EL PSICO ANÁLIS IS Y E L TRABAJO DEL
SUEÑO
87
MECANISMOS DE DEFENSA
Recuerde un momento o situación que le haya dolido —por ejemplo, la muerte de un amigo cercano
o de un pariente— o algún momento en el que haya sido humillado profundamente, golpeado o
atrapado cometiendo un delito. Advierta primero su falta de interés en recordar los hechos y,
después, su resistencia incluso a pensar en ellos.Tal vez se incline a decir: "No quiero hacer e sto.
Puedo saltar este ejercicio. ¿Por qué tengo que recordarlo?". Si puede, sobrepóngase a sus defensas
iniciales con un acto de voluntad y trate de recordar el suceso. Evocará de nuevo la fuerza de sus
sentimientos. Si le es muy difícil mantenerse concentrado en el recuerdo, observe la forma en que
su mente mantiene dispersa su atención. ¿Comienza a ver los mecanismos que empleamos para
evitar las tensiones psíquicas?
Una persona que ha desarrollado formaciones reactivas a menudo no desarrolla ciertos
mecanismos de defensa que le servirían ante una amenaza de peligro instintivo: ha cambiado la
estructura de su personalidad para actuar como si ese peligro estuviera siempre presente y se siente
lista para enfrentarlo en cualquier momento. (Fenichel, 1945)

La formación reactiva enmascara partes de la personalidad y restringe la capacidad de i la


persona de responder a los acontecimientos; la personalidad se torna relativamente inflexible.

Proyección. Al acto de atribuir a otra persona, animal u objeto las cualidades,


sentimientos o intenciones que se originan en uno mismo se le llama proyección. Es un
mecanismo de defensa mediante el cual los aspectos de la propia personalidad se desvían
hacia el ambiente externo. La amenaza se trata como si fuera una fuerza externa. Así, la
persona enfrenta sentimientos reales pero no admite o no está consciente del hecho de que la
idea o el comportamiento temido es suyo. Las siguientes declaraciones pueden ser
proyecciones (las expresiones entre paréntesis pueden reflejar el sentimiento real
inconsciente):

1. "Todos los hombres/las mujeres sólo quieren una cosa." (Pienso mucho en sexo.)
2. "No se puede confiar en un extraño/recién llegado/negro/blanco/parrandero/
colega/mujer/cura." (Quiero aprovecharme de los demás.)
3. "Estás enojado conmigo." (Yo estoy enojado contigo.)

Cada vez que adjetivamos algo "externo" como malo, peligroso, pervertido, etc., sin
reconocer que esas características también nos pertenecen, nos estamos proyectando.
También es cierto que cuando vemos a los otros como poderosos, atractivos, capaces, etc., sin
apreciar las mismas cualidades en nosotros mismos, nos estamos proyectando. La variable
más importante en la proyección es que no vemos en nosotros mismos lo que nos parece
claro y obvio en los demás.
Las investigaciones acerca de la dinámica de los prejuicios han demostrado que
quienes tipifican a los demás también muestran poco reconocimiento de sus propios
sentimientos. La gente que niega tener una característica de personalidad es más crítica de
esa característica cuando la ve proyectada en los demás (Sears, 1936).

Aislamiento. Mediante el aislamiento se separan del resto de La psique las partes de


una determinada situación que causan ansiedad. Es un acto de dividir de manera tal que
muy poca o ninguna reacción emotiva quede ligada al suceso.
Cuando una persona analiza problemas que aisló del resto de la personalidad, los
recuerda sin sentimientos, como si le hubieran pasado a otro. Este enfoque estoico llega a
convertirse en un estilo dominante de hacerles frente a los problemas. La perso-
reflexión personal

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


88 C APÍTULO 1 S IGMUND F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S

CONDUCTAS REGRESIVAS
La regresión es una forma primitiva de enfrentarse a la vida. Reduce la ansiedad, pero no resuelve
sus causas. Lea esta relación exhaustiva de comportamientos regresivos preparada por Calvin
Hall. Vea si encuentra alguna de sus conductas.

Incluso las personas sanas y adaptadas exhiben conductas regresivas para reducir su ansiedad
o, como se dice, para desahogarse. Fuman, beben en exceso, comen de más, pierden el control,
se muerden las uñas, se hurgan la nariz, infringen leyes, hablan como niños, destruyen
propiedad ajena, se masturban, leen novelas de misterio, van al cine, se entregan a prácticas
sexuales poco habituales, mascan chicle y tabaco, se visten como niños, manejan de prisa y sin
cuidado, creen en espíritus buenos y malos, duermen la siesta, luchan y se matan entre sí, van
al hipódromo, sueñan despiertas, se revelan o se someten a la autoridad, apuestan, se
pavonean frente al espejo, se vuelven impulsivas, se sienten chivos expiatorios y hacen mil y
un cosas infantiles más.Algunas de estas regresiones son tan comunes que se toman como
signos de madurez, pero en realidad todas son formas de regresión utilizadas por los adultos.
(1954, pp. 95-96)

¡Está de acuerdo con Hall en que todos los comportamientos enumerados son regresivos?

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIM


D INÁMICA : ANS IEDAD , A NNA F REUD Y LOS MECANISMO S DE DEFENSA , EL PSIC OANÁLI SIS Y E L TRABAJO DEL SUEÑO 89
na se retrae cada vez más en sus ideas.y tiene cada vez menos contacto con sus propios sentimientos.
Algunas veces, los niños representan este aislamiento al dividir su personalidad en aspectos
bueno y malo. Fingen que una mascota de juguete dice y hace todo tipo de cosas prohibidas. La
personalidad del animal puede ser tiránica, ruda, sarcástica o irracional. Así, los niños manifiestan,
por medio del juguete, estos comportamientos "divididos" que los padres no tolerarían en
circunstancias normales.
Freud consideraba que el prototipo normal de aislamiento es el pensamiento lógico, que
también trata de deslindar el contenido de la situación emotiva sobre la cual se basa. El aislamiento se
vuelve un mecanismo de defensa cuando sirve para evitar que el yo acepte aspectos de situaciones o
relaciones que provocan ansiedad (S. Freud, 1926).

Regresión. La regresión es el retorno a un estado anterior de desarrollo o a un modo de


expresión más simple e infantil. Es una forma de calmar la ansiedad alejándose del pensamiento real
y repitiendo las conductas que la apaciguaban. Linus, en la tira cómica de Charlie Brown, siempre
regresa a la situación psicológica segura cuando sufre estrés: se siente a salvo si se aferra a su frazada.
Quien cae en una regresión prefiere el helado del sabor que tomaba de niño o relee su libro favorito
de la infancia como una forma de alejarse del presente.

Sublimación. La sublimación es el proceso mediante el cual la energía originalmente dirigida a


metas sexuales o agresivas se encauza hacia nuevos objetivos, generalmente artísticos, intelectuales o
culturales. La sublimación ha sido llamada la "defensa del éxito" (Fenichel, 1945). Si imaginamos que
la energía original es un río que se desborda periódicamente y destruye casas y propiedades, la La gente en general no es franca
sublimación es la construcción de presas y canales de desviación. Éstos, a su vez, pueden ser usados para respecto de los asuntos sexuales. No
generar energía eléctrica, irrigar tierras que solían ser áridas, crear parques y dar paso a nuevos manifiesta su sexualidad libremente
espacios recreativos. La energía original del río se desvía hacia canales convenientes para la sociedad y para disfrazarla utiliza un pesado
o la cultura. La sublimación, a diferencia de las otras defensas, resuelve y elimina la tensión. abrigo tejido con mentiras, como sí
el clima fuera malo en el mundo de
la sexualidad. (S. Freud, en
Malcolm, 1980)

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


90 C APÍTULO 1
S IGMUND F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
Las fuerzas que es posible Sigmund Freud afirmaba que la gran energía y complejidad de la civilización es el producto
empeñar en actividades culturales del deseo de encontrar salidas aceptables y suficientes para la energía re primida. La civilización
son aquellas que en mayor grado alienta la superación de las pulsiones originales y, en algunos casos, crea otras metas más
provienen de la supresión de lo satisfactorias para el ello que la gratificación de aquellas pulsiones. Esta transformación "pone una
que se conoce como elementos
cantidad extraordinaria de fuerza a disposición de la actividad civilizada y lo hace en virtud de su
"perversos" de la excitación sexual.
característica específica que es su capacidad para desviar su meta sin atenuar, materialmente, su
(S. Freud, 1908)
intensidad" (S. Freud, 1908, p. 187).

Los métodos defensivos que se Síntesis de los mecanismos de defensa. Las defensas descritas son formas con que la psique se
han descubierto hasta hoy protege de la tensión interna o externa. Eluden la realidad (represión), la excluyen (negación), la
mediante el análisis cumplen un redefinen (racionalización) o la revierten (formación reactiva). Estos mecanismos colocan los
mismo propósito: ayudar al yo en sentimientos internos en el mundo exterior (proyección), dividen la realidad (aislamiento), la alejan
su lucha contra la vida
(regresión) o cambian su dirección (sublimación). En cada caso se requiere energía libidinal para
instintiva... "[En] todas estas
mantener las defensas, lo que limita indirectamente la flexibilidad y la fuerza del yo.
situaciones de conflicto el yo
quiere repudiar una parte de su
"Cuando una defensa influye demasiado domina el yo y reduce su flexibilidad y
propio ello." (A. Freud, 1936, P.73) adaptabilidad. Finalmente, si la defensa no se sostiene, el yo no tiene en qué apoyarse y sucumbe
ante la ansiedad" (Hall, 1954, p. 96). Las defensas consumen energía psicológica que se aprovecharía
mejor en actividades más satisfactorias para el yo.

La teoría psicoanalítica
Desde sus primeros escritos, la intención de Freud era comprender mejor los aspectos de la vida
mental que se presentaban más oscuros y, en apariencia, indisolubles. Por tal razón, decidió llamar
psicoanálisis tanto a la teoría como a la terapia.

Psicoanálisis es el nombre de: 1. un procedimiento para la investigación de procesos mentales


que resultarían inaccesibles por otros medios; 2. un método (basado en dicha investigación)
para el tratamiento de trastornos neuróticos; y 3. un conjunto de datos psicológicos reunidos
mediante los anteriores y que, al acumularse, dan lugar a una nueva disciplina científica. (1923,
p. 234)

Cuanto más popular se torna el Freud consideraba que los materiales inconscientes se mantienen como tales sólo a expensas de
psicoanálisis, tanto más
una inversión de energía libidinal continua y cuantiosa. Como estos materiales son accesibles, se
incompetentes se muestran los
libera una energía para que el yo la emplee en actividades más sanas. La liberación de materiales
médicos en sus intentos por
bloqueados puede reducir al mínimo las actitudes autodestructivas. La necesidad de ser castigado o
entenderlo, con el consecuente
desorden que generan en su
de sentirse inadaptado puede reevaluarse tomando conciencia de los primeros hechos o fantasías que
estudio. De esto, sólo podrá dieron lugar a la necesidad. Por ejemplo, a muchas personas les preocupa su atractivo sexual: los
culpársele a usted y a su teoría. penes son demasiado pequeños o demasiado grandes; los senos son muy reducidos, muy
(Jung, carta a Freud, en McGuire, voluminosos o están mal formados, etcétera. La mayor parte de estas percepciones se originan en la
1974) adolescencia o antes. Los residuos inconscientes de estas actitudes se aprecian en la preocupación por
la potencia sexual, el atractivo físico, la eyaculación precoz, la frigidez y una multitud de obsesiones
relacionadas. Si cuando esos temores inconfesos son explorados, expuestos y mitigados, el individuo
puede experimentar un aumento en la energía sexual y una disminución en la tensión general.
La teoría psicoanalítica indica que es difícil, mas no imposible, adaptarse a las demandas
recurrentes del ello. El análisis sirve para vencer la resistencia natural y restituir a la conciencia los
recuerdos y las ideas dolorosos y reprimidos (Freud, 1906). "Como usted sabe, una de las tareas del
psicoanálisis consiste en descorrer el velo de la amnesia que cubre los primeros años de la infancia, así
como incorporar a la memoria consciente las expresiones de la vida sexual infantil, las cuales se
ocultan detrás de

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FAD1M


D INÁMICA : ANSIEDAD , A NNA F REUD Y LOS MECA NISMOS DE DEFENSA , EL PSI COA NÁLISIS Y E L TRABAIO DEL 37
SUEÑO

dicha memoria" (1933, p. 28). Las metas que se había planteado Freud indican que, al liberarse de las
inhibiciones del inconsciente, el yo funda nuevos niveles de satisfacción en todos los ámbitos
funcionales. Así, la solución de las ansiedad enraizadas en las primeras etapas de la infancia libera la
energía bloqueada o desplazada y consigue una gratificación más realista y plena de las propias
necesidades.

Sueños y trabajo del sueño


Al escuchar las asociaciones libres de sus pacientes, así como las de su análisis personal, Freud
comenzó a penetrar en el contenido y en los recuerdos de los sueños. En La interpretación de los sueños
(1900), escribió acerca de la forma en que la psique utiliza los sueños para protegerse y satisfacerse. La
vida diaria está llena de obstáculos y deseos insatisfechos. Los sueños constituyen un equilibrio
parcial, desde los puntos de vista físico y psicológico, entre las necesidades instintivas y las
limitaciones de la vida real. Soñar representa una forma de canalizar los deseos no realizados a través
de la conciencia sin recurrir a los estímulos del cuerpo.

Una complicada estructura de pensamientos que se construye durante el día y nunca se que vinculaba con sucesos de la
establece (restos diurnos), se adhiere de manera firme, incluso durante la noche, a la forma de vida de la persona que los
energía que adopta.. v amenazando con perturbar el sueño. Estos restos diurnos se transforman soñaba, Freud concluyó que el
en sueño por obra del trabajo del sueño y, de esta forma, se tornan inofensivos para el acto de trabajo del sueño es un proceso
dormir. (Freud, en Fodor y Gaynor, pp. 52-53) de selección, distorsión,
transformación, inversión,
Más importantes que el valor biológico de los sueños son los efectos psicológicos del trabajo desplazamiento y otras
del sueño. Esta expresión alude al "conjunto de operaciones que transforman las materias primas del modificaciones de un deseo
sueño (estímulos corporales, restos diurnos, ensueños) a efecto de producir el sueño manifiesto" original. Estos cambios hacen
(LaPlanche y Pontalis, 1973, p. 125). El sueño no se limita a manifestarse: surge para satisfacer que el deseo modificado resulte
necesidades específicas aunque no estén descritas claramente en el contenido manifiesto del sueño. aceptable para el yo, aun
Casi todos los sueños pueden interpretarse como una realización de deseos. El sueño cuando el deseo original fuese
representa una vía alternativa para satisfacer los deseos del ello. Durante la vigilia, el yo se esfuerza totalmente inaceptable para la
por aumentar el placer y reducir la tensión. Durante el sueño, las necesidades insatisfechas se extraen, conciencia despierta. Freud
se combinan y se organizan a fin de que las secuencias del sueño den cabida a una satisfacción sugirió las razones de la
adicional o a una disminución de la tensión. Para el ello, poco importa que la satisfacción se verifique libertad de que gozamos en los
en la realidad física o sensorial o en una realidad onírica interior e imaginada. En ambos casos, se sueños, en
descargan las energías acumuladas.
Los sueños repetitivos pueden ocurrir cuando un suceso diurno desencadena el mismo tipo de
ansiedad que dio lugar al sueño original. Por ejemplo, de manera ocasional, una mujer activa y
felizmente casada puede soñar, a los 60 años, que está por presentar un examen en la universidad. Al
ingresar al aula, descubre que el examen ha terminado, es decir, que ha llegado demasiado tarde.
Suele tener este sueño cuando algún problema cotidiano le provoca ansiedad; empero, esta ansiedad
no se relaciona con la universidad ni con los exámenes, que abandonó mucho tiempo atrás.
Muchos sueños parecen insatisfactorios; unos producen depresión; otros, perturbación; otros
más, inquietud; algunos son simplemente oscuros. Hay sueños que reviven acontecimientos del
pasado, mientras que otros parecen proféticos. Mediante el análisis detallado de decenas de sueños,
El sueño es, pues, una psicosis, con
todos los absurdos, los delirios y
las ilusiones propios de una
psicosis. Sin duda, se trata de una
psicosis de corta duración,
inofensiva y hasta benéfica para la
salud mental. (Freud, 1940)

Aun cuando reconozcamos hasta cierto punto las virtudes de la teoría de la satisfacción de los deseos, lo cierto es
que hemos logrado superarla. A nuestro modo de ver, dicha teoría no agota el significado del sueño. (Jung, carta
a Freud, en McGuire, 1974)

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


Los sueños no deben compararse los cuales actuamos trasgrediendo las restricciones morales de la vigilia. En los sueños matamos,
con los sonidos atemperados que herimos o destruimos a enemigos, parientes o amigos; concretamos nuestras perversiones y tomamos
emite un instrumento musical como parejas sexuales a una amplia gama de personas. En los sueños combinamos gente, lugares y
tañido por el soplo de una fuerza
ocasiones de una manera que resultaría imposible en el mundo diurno.
externa y no por la mano de un
Aunque la finalidad de los sueños es la satisfacción de los deseos, no siempre se alcanza esta
ejecutante; ni son absurdos ni
meta. "En ciertas condiciones, el sueño consigue su objetivo de manera incompleta, o bien tiene que
carecen de significado... se les
puede insertar en la cadena de los renunciar por entero; una fijación traumática parece ser el primero de los obstáculos que se oponen a
actos mentales conscientes más las funciones del sueño" (Freud, 1933, p. 29).
inteligibles; se les construye En el contexto del psicoanálisis, el terapeuta ayuda al paciente a interpretar los sueños con el
merced a una complicadísima fin de recuperar los materiales inconscientes. Freud formulaba ciertas generalizaciones respecto de
actividad de la mente. (Freud, algunos tipos de sueños (por ejemplo, caer, volar, nadar y la presencia del fuego), pero aclaraba que
1900) no siempre se aplican las reglas generales: las asociaciones oníricas de la persona son más
Los sueños son los verdaderos importantes que cualquier conjunto de reglas de interpretación predeterminadas. Aunque algunos
intérpretes de nuestras detractores de Freud señalan que insistía demasiado en los elementos sexuales de los sueños en su
inclinaciones, pero se requiere un afán por infundir coherencia a su teoría general, la respuesta de Freud es bastante clara: "Jamás he
arte especial para ordenarlos e mantenido la afirmación que con demasiada frecuencia se ha dado en atribuirme, en el sentido de que
interpretarlos. (Montaigne, 1580.
la interpretación demuestra que todos los sueños poseen un contenido sexual o que se derivan de
Ensayos)
fuerzas motrices de orden sexual" (Freud, 1925a, p. 47). El enfatizaba que los sueños no son ni
Los sueños son reales mientras azarosos ni accidentales, sino que constituyen una forma de satisfacer deseos no realizados.
duran: ¿cabría decir algo más Otro reproche que se hacía a Freud era el escaso conocimiento que tenía de las sociedades no
acerca de la vida? (Havelock Ellis) europeas. En India, por ejemplo, "no se impone al ser [y sus sueños] los severos límites que suele
establecer nuestra cultura" (O'Flaherty, 1984, p. 22), mientras que entre los indígenas estadounidenses
la función y la interpretación de los sueños no guardan ninguna relación con las especulaciones
freudianas. "En la mayor parte de los 16 modelos empleados por los indígenas no hay una separación
tajante entre el mundo soñado y el mundo vivido... En contraste, los modelos occidentales de la
actividad onírica distinguen de manera neta el sueño de la vigila, concibiendo el sueño como un
estado alterado de conciencia determinado por factores biológicos que, sin embargo, puede producir
información de gran utilidad en las manos de un intérprete experto" (Krippner y Thompson, 1996).
Sand (1990) afirma que el mandamiento freudiano contra el uso de simbolismos, excepto en el caso de
Lo primero que escuché acerca de
los contenidos sexuales, inhibe la libertad del psicoanalista para interpretar los sueños. Hasta cierto
Freud fue que enViena vivía un
hombre, un doctor en neurología punto obsoleto, el método freudiano de penetración en el mundo de los sueños conserva su vitalidad
que afirmaba seriamente que y sigue siendo objeto de reflexión y debate (Kramer et ai, 1994).
cuando una niña soñaba con
bombillas eléctricas, en realidad
pensaba en un pene. (Wittels,
1995, p. 28)

ESTRUCTURA
Freud consideró casi todos los aspectos de la vida mental y social. En diferentes épo cas de su vida y
de distintas maneras, analizó áreas importantes como la energía, las relaciones sociales, las
emociones, el intelecto, el self y la función especial que desempeña la terapia. Lo que sigue es un
intento de infundir un poco de orden a un sistema inmensamente complejo.

Energía
La disponibilidad de energía es el centro de los conceptos freudianos del inconsciente, el desarrollo
psicológico, la personalidad y la neurosis. "Sus teorías sobre las pulsiones se ocupan principalmente
de la fuente de la energía mental; sus teorías del desarrollo psicosexual y los mecanismos de defensa
se centran en la desviación de la energía; y
TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA
94 S IGMUND
C APITULO 1 F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
E STRUCTURA
39

reflexión personal _______________


ANALICE SUS SUEÑOS
Tenga un cuaderno junto a su cama para llevar un diario de sus sueños. Por la mañana, antes de hacer
cualquier cosa, tome unas pocas notas acerca de sus sueños. Aun si le cuesta recordarlos, este procedimiento le
servirá para reconstruirlos verbalmente. Se ha demostrado que los grupos de estudiantes a los que se
encomienda esta tarea recuerdan sus sueños de manera regular a los pocos días.
Más tarde, describa sus sueños empleando todos los detalles que recuerde. Incluya sus asociaciones
con determinados aspectos de sus sueños. Vea si estas asociaciones apuntan a posibles significados. Por
ejemplo, ¡representan sus sueños una tentativa de satisfacción de deseos? Intente adivinar lo que varios
segmentos signifiquen en su vida. Preste atención a los fragmentos que parezcan formar parte de su "resto
diurno". ¡Observa usted algo que refleje sus deseos o actitudes hacia otras personas?
Lleve este diario durante varias semanas. Al leer otras partes de esta obra, aprenderá nuevas formas de
analizar los sueños. De vez en cuando, consulte su diario y vea si puede hacer nuevas interpretaciones. Repare
especialmente en cualquier tema o pauta recurrente. (El capítulo de Jung proporciona un enfoque diferente
para registrar los sueños.)

sus teorías acerca del yo, el ello y el superyó comprenden los conflictos en el uso de la energía y sus
efectos" (Cohén, 1982, p. 4).

Cuerpo
El yo es, primero que nada, un yo
El cuerpo representa el centro de la experiencia. Tal como afirma Sulloway, "Fue el recurso continuo
corporal. (Freud, 1937)
de Freud a los supuestos biológicos lo que justificaba su convicción personal de haber creado,
finalmente, una teoría de validez universal para explicar la conducta y los procesos mentales
humanos" (1979, p. 419).
Además, las principales fuentes de energía adoptan diversas formas de expresión sexual (oral,
anal y genital). Hasta cierto punto, la madurez se define como la capacidad de alcanzar una cualidad
expresiva en la sexualidad genital. Es una desgracia que en lugar de estudiar a fondo la teoría
freudiana, muchos de sus detractores terminaran por obsesionarse con la reintroducción de los
aspectos físico y sexual en los ámbitos del llamado funcionamiento mental.
A pesar de la importancia central que Freud atribuía al cuerpo, sus textos consagrados a la
terapia rara vez lo analizan. Quizá la negación cultural del cuerpo que prevalecía en la época que le
tocó vivir influyó en su aparente falta de interés en los gestos, las posturas y las expresiones físicas
que manifestaban sus pacientes. Muchos de los freudianos de épocas posteriores, como Erik Erikson y
Frederick Perls, junto con los teóricos que rompieron con Freud, como Cari Jung y Wilhelm Reich,
prestaron más atención al cuerpo físico real pero menos a las teorías biológicas.

Hasta ahora, los psicólogos no


Relaciones sociales han entendido correctamente la
naturaleza Incluyente de la
Las interacciones y las relaciones de los adultos están determinadas en gran medida por las energía sexual. De hecho, la
experiencias de la primera infancia. Las relaciones más decisivas son las que se verifican dentro de la propia expresión energía sexual o
familia nuclear. Todas las relaciones posteriores tienen la influencia de la manera en que se formaron reproductiva resulta bastante
y mantuvieron las relaciones iniciales. Las diadas básicas de niño-madre, niño-padre y niño-hermano equívoca. La reproducción no es
constituyen los prototipos sobre los que se miden inconscientemente las interacciones siguientes. Las sino uno de los aspectos de la
relaciones posteriores son, hasta cierto punto, recapitulaciones de la dinámica, las tensiones y las energía vital, de la cual el otro
gratificaciones que ocurrieron dentro de la familia original. escenario de actividad es el
cerebro. (Krishna, 1974)
ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN
reflexión personal_______________
ESQUEMAS EN SU VIDA
He aquí una forma de analizar sus relaciones actuales a la luz de las relaciones que usted mantiene con sus
padres.

Parte I
1. Elabore una lista de las personas que más le han simpatizado o más ha estimado en su vida, sin
contar a sus padres. Anote por separado a hombres y mujeres.
2. Describa los aspectos agradables y desagradables de cada persona.
3. Observe, analice o anote las similitudes y las diferencias en sus listas. ¿Hay rasgos comunes entre
los hombres y las mujeres?

Parte 2
1. Elabore una lista de las características agradables y desagradables de sus padres.
2. Mencione los aspectos agradables y desagradables de sus padres tal como usted los percibía en la
infancia. (Puede o no haber coincidencias entre ambas listas.)

Parte 3
Compare la lista de atributos de sus padres con los de otras personas importantes en su vida.

Confieso que el sumergirme en la Nuestras elecciones en la vida (de amantes, amigos, jefes e incluso de enemigos) se derivan de
sexualidad en los planos tanto los lazos entre padres e hijos. Las rivalidades naturales se condensan en nuestros papeles sexuales y
teórico como práctico me es en la forma en que nos adaptamos a las exigencias de los demás. Una y otra vez reproducimos la
repugnante. ¿Pero qué importan
dinámica que conocimos en nuestra casa, y a menudo escogemos como amigos a personas que
mis gustos y mis sentimientos
despiertan en nosotros ciertos aspectos no resueltos de nuestras primeras necesidades. Para algunos,
respecto de lo decoroso y lo
son elecciones conscientes; para otros, se trata de preferencias que no implican necesariamente un
indecoroso cuando lo que interesa
aquí es descubrir la verdad? conocimiento consciente de la dinámica subyacente.
(Breuer, en Sulloway, 1979, p. 80) A ciertas personas les consterna este aspecto de la teoría freudiana, pues indica que nuestras
decisiones futuras escapan a nuestro control. El problema por resolver aquí es la medida en que las
experiencias de la infancia determinan las elecciones en la vida adulta. Por ejemplo, uno de los
periodos decisivos en el desarrollo de las relaciones se presenta durante la etapa fálica, cuando ambos
sexos enfrentan por primera vez sus crecientes sentimientos eróticos hacia los padres, con la
consecuente incapacidad de satisfacer estas necesidades. De acuerdo con la teoría de Freud, aun
cuando las complicaciones edípicas se resuelvan, esta dinámica seguirá influyendo en las relaciones
del individuo.
Las relaciones se establecen sobre la base de los efectos residuales de las intensas experiencias
de la infancia. Las relaciones de los adolescentes, los jóvenes y los adultos, al igual que las pautas de
amistad y de matrimonio, son en parte una reproducción de problemas infantiles no resueltos.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


96 S IGMUND
C APITULO 1 F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
Emociones
Lo que Freud descubrió en una era que había privilegiado la razón y negado el valor y el poder de las
emociones, es que no somos simplemente animales racionales, sino seres gobernados por fuerzas
emocionales profundas cuyo origen es, en la mayoría de los casos, inconsciente. Las emociones
constituyen las avenidas para la liberación de las tensiones y la apreciación del placer. También sirven
al yo para mantener ciertos recuerdos fuera del ámbito de la conciencia. En realidad, las reacciones
emocionales

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIM


T ERAPEUTA /T ERA PIA 41

intensas pueden ocultar un trauma de la infancia. Por ejemplo, el rechazo por un alimento que no se
ha probado durante años puede enmascarar el recuerdo de una época desdichada en la que se
consumía. La reacción fóbica impide que la persona se acerque a un objeto o una clase de objetos que
generarían una fuente de ansiedad más amenazante.
Principalmente a partir de la observación de las expresiones emocionales tanto apropiadas
como inapropiadas, Freud descubrió la clave para develar y entender las motivaciones que operan
dentro del inconsciente.

Intelecto
El intelecto es una de las herramientas de las que dispone el yo. La persona que goza de mayor
libertad puede usar la razón cuando sea necesario y puede abrir su vida emocional a una inspección
consciente. Dicha persona no está dominada por vestigios no resueltos de acontecimientos pasados,
sino que responde directamente a cada situación, equilibrando las preferencias individuales con las
restricciones que impone la cultura.
En Freud, la fuerza emocional más sorprendente y acaso más poderosa era su pasión por la
verdad y su inquebrantable fe en la razón. Para él, la razón era la única capacidad humana que
ayudaba a resolver el problema de la existencia, o al menos, a mitigar los sufrimientos inherentes a la
vida humana.
Para Freud, como para la época en que le tocó vivir, no era posible sustraerse al efecto de la
obra de Darwin. Una de las metas prioritarias de la época era demostrar que el pensamiento racional Para Freud, la razón es la única
colocaba al hombre en una posición superior respecto a los animales. Gran parte de la resistencia que herramienta —o arma— con que
se opuso inicialmente a la obra de Freud se debió a la evidencia de que las personas eran, de hecho, contamos para extraer un sentido
menos racionales, menos dueñas de sus emociones y más parecidas a los animales de lo que nadie de la vida, para destruir las
había sospechado hasta entonces. La esperanza y la fe personal de Freud era que la razón es ilusiones [...] para
fundamental y el intelecto es la herramienta más importante, si no es que la única, que posee la independizarnos de las
autoridades esclavizantes y
conciencia para dominar su lado más oscuro.
establecer una autoridad propia.
Lo que Freud descubrió es que cualquier aspecto de la existencia inconsciente, al someterse a la
(Fromm, 1959)
luz de la conciencia, puede acometerse con las armas de la razón: "Donde esté el ello, que gobierne el
yo" (1933, p. 80) fue su forma breve de expresar esta idea. Cuando predominen las necesidades
irracionales e instintivas, se les debe exponer, moderar y someter al dominio del yo. Si la pulsión
original no es suprimida, el yo, a través del intelecto, debe crear métodos de satisfacción seguros y
suficientes.

Self
El self es el ser total: el cuerpo y los instintos, así como las partes conscientes e inconscientes de la
mente. Un self no limitado por el cuerpo o separado de éste no tiene lugar en las creencias biológicas
de Freud. Al interrogársele acerca de esta imagen metafísica (o espiritual) de la humanidad,
respondió que no formaba parte de sus competencias como científico. Desde entonces, los psicólogos
han superado la postura de Freud escribiendo ampliamente acerca del self.

TERAPEUTA/TERAPIA

J ALFAOMEGA
Hasta ahora, nos hemos ocupado principalmente de la teoría general de la personalidad creada por
Freud. Sin embargo, el propio Freud participó en las aplicaciones prácticas de su obra: el
psicoanálisis, cuyo propósito es ayudar al paciente a establecer el mejor funcionamiento posible del
yo, habida cuenta de los inevitables conflictos que generan el medio externo, el superyó y las
implacables exigencias instintivas del ello.
Kertneth Colby, un antiguo maestro de analistas, describe el objetivo del procedimiento analítico:

Al referirnos al objetivo de la psicoterapia, el término "curación"... requiere definirse. Si por


"curación" entendemos que se libere al paciente de dificultades de tipo neurótico entonces tal
es, ciertamente, nuestro objetivo. Si por "curación" entendemos una liberación permanente de
los conflictos emocionales y los problemas psicológicos, no puede ser nuestro objetivo. Así
como una persona puede sufrir neumonía, una fractura y diabetes en el transcurso de su vida
y requerir medicamentos y tratamientos especiales para cada condición, otra persona puede
padecer, en diferentes periodos, una depresión, impotencia y fobias, cada una de las cuales
requiere su propia psicoterapia... (1951, p. 4)

Conviene tener presente que la terapia, tal como la aplican los teóricos estudiados en esta obra, no
sólo no "cura" los problemas del pasado, sino que tampoco previene los conflictos del futuro.

J ALFAOMEGA
99 S IGMUND
C APÍTULO 1 F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
El papel del psicoanalista
Para sustraerse a este asalto
La misión del terapeuta consiste en ayudar al paciente a recordar, reconstruir y rein tegrar los
general del paciente, se necesita
materiales inconscientes a fin de que su vida sea más satisfactoria. Freud señala:
que el analista se haya analizado a
sí mismo de manera completa e
integral... El propio analista... debe Lo conminamos a seguir la regla fundamental del análisis, la cual ordena que, en lo sucesivo, el
conocer y controlar las debilidades paciente gobierne su conducta hacia nosotros. Deberá comunicarnos no sólo lo que pueda decir
más secretas de su propio carácter; de manera intencional y voluntaria —lo cual significará un alivio, como si se tratara de una
y esto es imposible sin un análisis confesión—, sino todo cuanto se le ocurra, aun cuando le resulte desagradable comunicarlo, aun
exhaustivo y completo. (Ferenczi, cuando le parezca intrascendente y hasta absurdo. (1940, p. 31)
1955)
Visite nuestro sitio web para obtener más información sobre este tema.
No obstante, los terapeutas posfreudianos ampliaron significativamente su gama de clientes y
los trastornos que puede abarcar de muchas maneras el psicoanálisis. Véase el capítulo 4 acerca de
Horney, quien afirmaba que ella no se oponía a Freud aunque más tarde muchos opinaron que sus
trabajos contradecían tanto los principios freudianos como los de sus más acérrimos detractores.

EVALUACIÓN E INFLUENCIA ACTUAL


En la era moderna, ningún otro
Hemos presentado una introducción a la vasta y compleja estructura teórica que desarrolló Freud. En
sistema de pensamiento, excepto
este capítulo, preferimos no mencionar los numerosos matices y elaboraciones de sus seguidores,
las grandes religiones, ha sido
discípulos, detractores, críticos y pacientes. Más bien, nos esforzamos por organizar y simplificar los
adoptado por tanta gente como
una explicación del
aspectos más generales de lo que representó, desde su concepción misma, un punto de vista radical e
comportamiento humano. (Kazin, innovador. Freud arrojó un guante que pocos pensadores se han resistido a recoger. La mayor parte
1956) de los teóricos cuya obra se expone en este libro reconocen su deuda con Freud, tanto los que
coinciden como los que se oponen a él.
La influencia del pensamiento de Freud ha sido tal que apenas hoy, cien años después de que
creara el psicoanálisis, hemos comenzado a tratarlo como una figura histórica más que como un
venerado, temido u odiado padre. Su trabajo ha ocupado la imaginación de académicos de diversas
disciplinas y ha llegado a permear nuestra noción contemporánea de lo que significa ser humano.
Durante décadas los estudiosos se han acercado a Freud como a quien se le debe una lealtad ciega o,
por el contrario, como a un farsante que debe ser desenmascarado. Sólo en los últimos años la obra

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


E VALUACIÓ N E INFLUENCIA A CTUAL 100

reflexión personal
PRIMEROS RECUERDOS
Freud descubrió que a menudo los primeros recuerdos indicaban la presencia actual de problemas
personales. El lector puede someter a prueba esta afirmación realizando el siguiente ejercicio. Parecería que el análisis es la
Elija a un compañero. Uno de los dos evocará su recuerdo más antiguo, mientras el otro lo escribe en tercera de las profesiones
un papel (ambos tendrán que hacer lo mismo, por lo que no importa quién empiece). "imposibles" en las que.de
antemano, se puede estar seguro de
1. El narrador debe sentarse de forma que no pueda mirar a la otra persona. Rememore su primer alcanzar resultados insatisfactorios.
recuerdo o uno de los primeros. Comuníquelo a la persona encargada de anotarlo. No hable más Las otras dos... son la educación y
de cinco minutos. Cuanto mayores sean la claridad y la fidelidad con las que narre su recuerdo, el gobierno. (Freud, 1937)
tanto mayor será el beneficio que brinde este ejercicio. Es posible que se presenten otros
recuerdos además del que está narrando; de ser así, descríbalos también. Sienta la libertad de
mencionarlos. Recuerde que la tarea de la otra persona es tomar notas mientras el narrador habla El psicoanálisis es una parte íntima
de los hechos del pasado. Procure no interrumpirse y preste atención a la importancia que el de la ideología decadente de la
narrador conceda a ciertos aspectos de los recuerdos. burguesía. (Volosinov, 1987, p. 132)
2. Al cabo de cinco minutos, interrumpa su discurso. Sin que medie conversación alguna, invierta
los papeles; la persona que anteriormente era el narrador deberá ahora anotar los recuerdos de su
compañero. Cuando transcurran otros cinco minutos, deténgase. En silencio,durante un minuto o
dos,ambos deberán reflexionar acerca de lo que se ha dicho y escuchado.
3. Comenten sus respectivas notas, señalando cualesquiera implicaciones y conexiones que
perciban. Observe las diferencias en los sentimientos expresados por su compañero. Intente
relacionar los aspectos de estos primeros recuerdos con determinados hechos de su vida actual.

de Freud comenzó a ser vista de una manera más ecuánime. Cien años después de la creación del
psicoanálisis tenemos la gran oportunidad de atestiguar, por un lado, que Freud se adelantó a su
tiempo, y por el otro, que algunas de sus ideas reflejan los prejuicios de su época. De esta manera, el
pensamiento contemporáneo hoy puede comprender las ideas freudianas sin acudir a la necesidad
reactiva de acusarlo por sus limitaciones y apreciar la magnitud de su genio, reconociendo al mismo
tiempo la necesidad de revisar y ampliar sus ideas centrales.
Las ideas de Freud continúan influyendo en la psicología, la literatura, el arte, la antropología,
la sociología y la medicina. Muchas de sus ideas, como la importancia de los sueños y la vitalidad de
los procesos inconscientes, gozan de una aceptación generalizada. Otras facetas de su teoría como las
relaciones entre el yo, el ello y el superyó, o el papel del complejo de Edipo en el desarrollo en la
adolescencia, son objeto de apasionados debates. Otras partes de su obra como el análisis de la
sexualidad femenina y las teorías sobre el origen de la civilización han sido muy criticadas.
Los seguidores de la tradición freudiana no se quedaron allí, sino que han dotado al
psicoanálisis contemporáneo de un carácter multifacético y en permanente evolu ción. Durante el
siglo pasado este diálogo progresista originó numerosas ramas de análisis no freudiano. Por dar sólo
un ejemplo, Freud inspiró, entre otros, a Melanie Klein (1957). Ella desarrolló las ideas freudianas del
instinto de muerte y del mundo interno de fantasía. Los trabajos de Klein inspiraron las
investigaciones de importantes pensadores, como Winnicott (1971). Visite nuestro sitio web. Meltzer
(1973), Joseph (1983), Rosenfeld (1987) y Bion (1962). Su trabajo generó la formación del grupo de

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


E VALUACIÓ N E INFLUENCIA A CTUAL 101
terapeutas bionianos. Y así sucesivamente. Un auténtico torrente de libros y artículos acerca de las
ideas de Freud continúa surgiendo, y siguen escribiéndose periódicos y

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


44 C APÍTULO S IGMUND F REUD Y EL
1 PSIC OANÁLI SIS

monografías acerca de la terapia psicoanalítica. Cada año se publican en el mundo más trabajos acerca objetivos.
de Freud y sus ideas que acerca de todos los otros pensadores occidentales mencionados en este libro Esta
juntos. La creciente industria internacional de editoriales, periódicos e institutos freudianos constituye certeza
un universo en sí mismo. Mientras gran parte de esta comunidad es cerrada y autosuficiente, la conlleva
presencia de Freud aún se reafirma en la cultura general cada cierto tiempo. En 1993, por ejemplo, una
Freud apareció en la portada de la revista Times. Posteriormente, la Biblioteca del Congreso estadouni- evaluació
dense organizó una gran exposición acerca del impacto de sus ideas. No obstante, poco después esa n de los
exposición fue cancelada debido a las violentas críticas que se levantaron en su contra. Sin embargo, posibles
años más tarde, se reinauguró con enorme éxito. efectos
Actualmente, el mundo de la terapia alardea de sus numerosas escuelas de psicoanálisis. Entre dañinos
estas diferentes escuelas hay áreas de acuerdo y discusiones radicales, pero todas están en deuda con que
las ideas precursoras de Freud. El trabajo de Lacan dominó en Francia. Klein y Bion se convirtieron en podría
figuras importantes en Inglaterra y América del Sur. Winnicott, con su trabajo acerca de la evolución tener en
del se//a partir de la relación madre-lactante, dio origen a la "escuela media" de psicoanálisis. En el
Estados Unidos, todas estas escuelas debaten ideas con las dos escuelas predominantes del país: la tratamien
psicología del yo y la psicología relacional. to un
Aunque resulte imposible predecir cómo juzgará la historia a la teoría freudiana, consideramos abordaje
que las ideas de Freud no son menos importantes hoy en día de lo que fueron en su época (S. Freud, "en
1998). Quienes deciden estudiar la mente o buscan comprender a otro ser humano deben analizar sus blanco".
propias experiencias para hacer las paces con las afirmaciones esenciales de Freud. La afirmación Cada vez
fundamental de Freud es que todos los comportamientos están relacionados y no existen los hay más
accidentes psicológicos; todas las decisiones cotidianas (de personas, lugares, comidas y consenso
entretenimiento) provienen de experiencias recordadas u olvidadas. Todos los pensamientos y todas respecto
las acciones tienen un significado. Debemos reconocer que en determinados momentos de la vida de de que la
una persona, las ideas freudianas del papel del consciente y del subconsciente se le aparecen casi respuesta
como una revelación personal. El apabullante impacto de su pensamiento puede iluminar un aspecto emociona
oculto de nuestro carácter y obligarnos a salir corriendo a leer otro de sus libros. Otras veces no nos l del
resulta útil, sus ideas nos parecen lejanas, complicadas e irrelevantes. terapeuta,
De una u otra forma tendremos que enfrentarnos a Freud; no es una figura que pueda pasar llamada
desapercibida o quedar fuera de moda. Cualquiera que sea nuestra opinión acerca de sus ideas, Freud contratr
nos aconsejaría considerarla no sólo como un indicador de nuestro propio estado mental, sino ansferen
también como una reacción hacia su trabajo. cia, no
El psicoanálisis utiliza un conjunto de herramientas de análisis personal que incluye un extenso sólo es
autoexamen, reflexión y análisis de los sueños. Además, exige el registro minucioso de los patrones inevitable
más frecuentes de conducta y pensamiento. Freud dejó registro escrito de cómo empleó esas sino que
herramientas, qué descubrió y a qué conclusiones llegó. Si bien es cierto que esas conclusiones son constituy
debatibles, las herramientas que usó siguen siendo el núcleo de muchos otros sistemas y posiblemente e una
constituyen su legado más estable al estudio de la personalidad.
El análisis contemporáneo está cada día más consciente de la subjetividad del terapeuta y de
cómo ésta determina el tratamiento. A diferencia de lo que sostienen las escuelas más tradicionales,
los terapeutas se convencen cada vez más de la imposibilidad de actuar como observadores neutros y
ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN TEORl
tu
ch
de tei

In
La
ter
coi
2),
tes
prc
cor
dol
ten
sar:
se i

te e
su t
toe
en
im :
Eni
la d
con
talk
está
no
voi
el p
la ir
esto
de e¡
ta ut
envi

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN TEORl


104
E VALUACIÓ N E INFLUENCIA A CTUAL

fuente de conceptos necesarios para comprender la subjetividad del paciente (Camochan, 2001). El
psicoanálisis contemporáneo está lejos del estereotipo cinematográfico del ampuloso terapeuta que
fuma pipa; por el contrario, sigue siendo disponible la terapia más rigurosa y profunda.

un rabino es una prueba


Influencia
tangible de que Freud ha
La influencia de Freud se extiende mucho más allá del mundo del psicoanálisis contemporáneo. Con contribuido en la conformación
el transcurso de los años, muchos terapeutas se han alejado de la comunidad analítica. En el primer de la conciencia moderna. El
círculo de terapeutas encontramos a Jung (capítulo 2), Adler (capítulo 3) y Reich (capítulo Web). concepto de que la inteligencia
Todos ellos comenzaron como estudiantes avanzados de Freud, pero terminaron desprendiéndose emocional es más importante
de él para desarrollar sus propias escuelas de psicoterapia. Es así como los principales avances de la para el bienestar que el poder
psicoterapia contemporánea fueron creados y formados por desacuerdos creativos, y en ocasiones de la racionalidad pura es
dolorosos, con las tradiciones y principios freudianos. En años más recientes algunos terapeutas ampliamente aceptado porque
buscaron ampliar los márgenes de la actividad terapéutica y lograron desarrollar psicoterapias hemos vivido durante mu cho
humanistas. Rollo May y Cari Rogers (capítulo 11), entre otros, se inspiraron en la tradición tiempo en la era de la
freudiana y luego reaccionaron contra ella. revolución freudiana.
Trascendiendo las fronteras de la psicoterapia, Freud ha impactado vigorosamente en muchas No podemos ignorar el
áreas del terreno intelectual. Filósofos y críticos literarios han retomado su trabajo. Los estudiantes legado de Freud. En palabras
universitarios encontrarán a Freud tanto en el departamento de psicología como en el de lengua. La del poeta W. H. Auden: "Si bien
manera en que se lee la ficción ha cambiado en parte gracias a las teorías de Freud acerca del carácter a menudo se equivocó y fue
y el desarrollo. Hoy resulta imposible leer Hamlet sin considerar su enfrentamiento edípico con su absurdo, para nosotros ya no es
padre y su tío. En la teoría política, las ideas freudianas se asocian con un conjunto de ideas. Durante una persona sino toda una
la década de 1960, la dualidad Freud-Marx estaba a la vanguardia del pensamiento contemporáneo. corriente de opinión" (1945).
En el cine, las ideas freudianas fueron recogidas por directores de la talla de Hitchcock (por ejemplo,
el personaje que interpreta Norman Bates en Psicosis está atrapado en una relación edípica patológica
con su madre). Es justo afirmar que no hay una sola disciplina intelectual o cultural que no haya sido
afectada por la revolución freudiana. Al principio, esos puntos de influencia fueron explícitos, pero
con el paso del tiempo, cuando la primera ola de entusiasmo llegó a su cresta y declinó, la influencia
se volcó naturalmente hacia lo material. Podemos hallar un ejemplo de esto en una película más
reciente, ¿Quieres ser John Malkovich? La premisa central de esta película supone que en un edificio de
oficinas existe un túnel que el protagonista usa para introducirse en la mente de John Malkovich. Los
temas de la proyección, la envidia y el yo son centrales en la película sin hacer referencia a sus raíces
freudianas.
De muchas maneras todos somos freudianos, sin estar necesariamente conscientes de su
influencia. En una conversación casual no es raro oír que una persona comente que alguien tiene un
gran ego o es defensivo o narcisista. Todas esas ideas, hoy tan asumidas por el común de la gente,
tienen su origen en el pensamiento freudiano. El concepto de que los problemas cotidianos o
emocionales pueden resolverse a través de la terapia más que con el consejo de un sacerdote o

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


105
E VALUACIÓ N E INFLUENCIA A CTUAL

La verdad es que nunca me darán el Premio Nobel. Entre las autoridades que otorgan el premio hay unos
cuantos enemigos del psicoanálisis [...] Claro que me vendría muy bien el dinero [...] Anna y yo creemos que no
estamos obligados a aceptar y hemos decidido que yo renunciaré al premio y ella al viaje a Estocolmo para
recibirlo. (Freud, en una carta de 1938 aArnold Zweig, citado por Benjamín, 2003, p. 738) Freud fue nominado al
Premio Nobel de medicina once veces y una vez al de literatura.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


106 C A PÍTULO 1 S IGMUND F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S

La teoría en sus fuentes


EXTRACTOS DE ESCRITOS SOBRE LA HISTERIA
La siguiente selección se tomó de una de las primeras obras de Freud. En su mayor parte se explica por sí misma, e
ilustra la forma en que Freud trazaba una imagen coherente de las causas de un síntoma a partir de unos cuantos datos.
En el verano de 189— emprendí una excursión a los HoheTauern [una de las cadenas más elevadas de los Alpes
orientales] con el propósito de olvidar durante algún tiempo la medicina, y especialmente las neurosis, propósito
que casi había conseguido hasta un día que dejé el camino real para subir a una cima un tanto apartada, famosa
tanto por el panorama que dominaba como por la hostería en ella enclavada. Llegué luego de una penosa
ascensión y, repuesto y descansado, me hallaba sumido en la contemplación de la encantadora lejanía, cuando a
mi espalda resonó la pregunta:"El señor es médico, ¿verdad?", que al principio no creí fuera dirigida a mí; tan
olvidado de mí mismo estaba. Mi ¡nterlocutora era una muchacha de 17 o 18 años, la misma que antes me había
servido el almuerzo, por cierto con un marcado gesto de mal humor, y a la que la hospedera había interpelado
varias veces con el nombre de "Katharina". A juzgar por su aspecto y su vestido ella no e ra una criada, sino una
hija o una pariente de aquélla.
Arrancado así de mi contemplación, contesté: "Sí, soy médico: pero, ¿cómo lo sabe?"
"Escribió su nombre en el registro de visitantes y he pensado que podría dedicarme unos
momentos para... La verdad es, señor, que mis nervios están mal. El médico en L-------------------------- , al que fui a
consultar hace algún tiempo, me recetó varias cosas, pero no me han servido de nada."
De este modo me veía obligado a penetrar de nuevo en los dominios de la neurosis, pues apenas cabía
suponer otro padecimiento en aquella robusta muchacha de rostro malhumorado. In teresándome al encontrar que
las neurosis pueden florecer de esta manera a 2000 metros de altura; comencé a interrogarla. Reporto la
conversación que siguió entre nosotros tal como quedó impreso en mi memoria y tratando de no alterar el dialecto
de la paciente. [No ha sido mi intención hacer una traducción para imitar este dialecto.]
"Bien, dígame: ¿qué es lo que siente?"
"Me cuesta trabajo respirar. No siempre. Pero a veces parece que me voy a ahogar."
No presentaba esto, a primera vista, un definido carácter nervioso. Pero se me ocurrió que probablemente
podría elaborar muy bien una descripción de un ataque de ansiedad: ella había elegido entre el complejo de
sensaciones angustiosas, las de ahogo.
"Siéntese aquí. ¡Qué le pasa cuando le dan esos ahogos?"
"Me dan de repente. Primero que nada siento que algo me presiona los ojos. Siento pesada mi cabeza, y me
dan unos mareos que parece que me voy a caer. Luego algo me aprieta el pecho de manera que casi no puedo
respirar."
"¡Y no ha notado nada en su garganta?"
"Se me aprieta como si me fuera a ahogar."
"Y en la cabeza, ¿nota usted algo más de lo que me ha dicho?"
"Sí, me late como si fuera a saltárseme."
"¿Y no siente usted miedo al mismo tiempo?"
"Creo siempre que me voy a morir. De ordinario soy valiente y voy a todas partes sola: al sótano de la casa
y por la montaña. Pero cuando me da eso no me atrevo a ir a ningún lado y se me figura que detrás de mí hay
alguien que me va a agarrar de repente."
Así, lo que padecía eran, en efecto, ataques de ansiedad, que se iniciaban con los signos del "aura" histérica
[las sensaciones premonitorias que preceden a un ataque epiléptico o histérico] o, más correctamente, ataques de
histeria con la ansiedad como contenido. Pero, ¿no contendrían también algo más?
"Cuando tiene esos ataques, ¿piensa usted en algo? ¿y es siempre la misma cosa? ¿o ve algo enfrente de
usted?"
"Sí; veo siempre una cara muy horrorosa que me mira con ojos terribles. Esto es lo que más miedo me da."
Este detalle ofrecía, quizá, el camino para llegar rápidamente al nodulo de la cuestión. "¿Reconoce usted
esa cara? Quiero decir, ¿sí es una cara que ha visto usted realmente alguna
vez?"
"No."
"¿Sabe usted por qué le dan esos ataques?" "No."
"¿Cuándo tuvo el primero?"
"Hace dos años, cuando estaba aún con mí tía en la otra montaña. (Ella manejaba un albergue ahí y hace

ALFAOMEGA

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


107 C A PÍTULO 1 S IGMUND F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
ano y medpo nos trasladamos aquí.) Pero me siguen dando los ahogos."
LA TEORÍA EN S US 47
FUENTES

¿Era necesario intentar hacer un análisis? No atreviéndome a trasplantar la hipnosis a aquellas alturas,
pensé que quizá sería posible llevar a cabo el análisis en un simple diálogo. Intentaría una conjetura certera. La
ansiedad se me había revelado muchas veces, tratándose de sujetos femeninos jóvenes, como una consecuencia
de horror que acomete a un espíritu virginal cuando surge por vez primera ante sus ojos el mundo de la
sexualidad.1
Así que dije:"Puesto que usted no lo sabe, voy a decirle de dónde creo yo que provienen sus ataques. Hace
dos años, poco antes de comenzar a padecerlos, debió usted de ver u oír algo que la avergonzó mucho, algo que
preferiría usted no haber visto."
"¡Sí, por cierto!" replicó ella,"sorprendí a mi tío con una muchacha: con mi prima Franziska."
"¿Qué es lo que pasó? ¿Quiere usted contármelo?"
"A un médico se le puede decir todo. Mi tío, el marido de esa tía mía a quien usted acaba de ver, tenía
entonces con ella una posada en X (la otra montaña). Ahora están separados, y por culpa mía, pues por mí se
descubrieron sus relaciones con Franziska."
"¿Y cómo las descubrió usted?"
"De esta forma. Hace dos años llegaron un día a la posada dos excursionistas y pidieron comer. Mi tía no
estaba en casa; y Franziska, que era la que cocinaba, no aparecía por ninguna parte.Y mi tío tampoco apa recía.
Después de recorrer en su busca toda la casa con mi primo Alois, un niño aún, éste exclamó:"¡A lo mejor
Franziska está en el cuarto de mi papá!" y ambos nos echamos a reír, sin pensar nada malo. Pero al llegar ante el
cuarto del tío vimos que tenía llave, cosa que ya me pareció extraña. Entonces mi primo me dijo: "En el- pasillo
hay una ventana por la que se puede ver lo que pasa en el cuarto". Fuimos al pasillo, pero el pequeño no quiso
asomarse, diciendo que le daba miedo. Yo le dije entonces: "Eres un tonto. A mí no me da miedo", y miré por la
ventana, sin figurarme aún nada malo. La habitación estaba muy oscura; pero pude ver a Franziska tumbada en la
cama y a mi tío sobre ella."
"¿Y luego?"
"En seguida me aparté de la ventana y tuve que apoyarme en la pared, pues me dio un ahogo como los que
desde entonces vengo padeciendo, se me cerraron los ojos y empezó a zumbarme y latirme la cabeza como si
fuera a rompérseme."
"¿Le dijo usted algo a su tía aquel mismo día?"
"No; no le dije nada."
"¿Por qué se asustó usted tanto al ver a su tío con Franziska? ¿Comprendió lo que estaba pasando o se
formó alguna idea de ello?"
"¡Oh, no! entonces no comprendí nada. Tenía sólo 16 años. No sé, realmente, de qué me
asusté.
"Señorita Katharina.si pudiera recordar ahora todo lo que en aquellos momentos sucedió en usted, cuándo tuvo el
primer ataque y qué pensó durante él, yo podría ayudarla." "¡Ojalá pudiera! Pero me asusté tanto que lo he
olvidado todo."
(Traduciendo esto al lenguaje de nuestra "comunicación preliminar"....esto significa:"EI efecto crea por sí
mismo el estado hipnoide cuyos productos quedan excluidos de la conexión asociativa con la conciencia del yo".)
"Dígame usted: la cara que ve cuando le da el ahogo, ¿es quizá la de Franziska tal y como la vio al
sorprenderla?"
"No. La cara que veo es horrible. Además, es la de un hombre."
"¿Quizá la de su tío?"
"No. Al tío no pude verle bien la cara, pues la habitación estaba muy oscura. ¿Y por qué tendría él en aquel
momento una expresión tan horrorosa?" "Tiene usted razón."
(Aquí parecía bloquearse de repente el camino.Tal vez algo podría regresarnos al resto de su historia.)

1 Quiero exponer aquí el caso que me reveló por primera vez esta relación casual. Tenía en

tratamiento, a consecuencia de una complicada neurosis, a una señora joven, la cual se resistía a
reconocer, como es habitual en estas enfermas, que el origen de su dolencia radicaba en su vida
conyugal, objetando que ya de soltera padecía ataques de ansiedad y desvane cimientos. No obstante
mantuve mi punto de vista. Cuando ya temamos más confianza, un día me dijo de repente: "Va usted
a saber ahora cuál es el origen de los ataques de ansiedad que me daban de soltera. Por entonces
dormía yo en una habitación inmediata a la alcoba de mis padres, los cuales dejaban la puerta abierta
y una lamparilla encendida sobre la mesa. De este modo vi algunas noches que mi padre se pasaba a
la cama de mi madre y escuché luego ruidos que me excitaron mucho. Poco después comenzaron a
darme los ataques".

ALFAOMEGA
S IGMUND F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
109 CAPÍTULO Í

"¿Y qué pasó entonces?" llegué a la


"Bueno, ellos dos debieron de oír algún ruido en el corredor, pues salieron en seguida.Yo seguí comprensi
sintiéndome mal y no podía dejar de pensar en lo que había visto. Dos días después fue domingo y hubo mucho ón de su
que hacer.Trabajé sin descanso mañana y tarde y el lunes volvió a darme el ahogo; vomité y tuve que meterme en caso. Los
la cama.Tres días estuve así, vomitando a cada momento." sucesos
Nosotros (Breuer y yo) hemos comparado la sintomatología histérica con una escritura jeroglífica que que
habríamos llegado a comprender después del descubrimiento de algunos documentos bilingües. En este alfabeto, acababa de
los vómitos significan repugnancia. Así, pues, lo dije a Katharina: relatarme,
"El que tres días después tuviera usted vómitos repetidos me hace suponer que, al ver lo que pasaba en la con un
habitación de su tía, usted sintió asco. desorden
"Sí, debí de sentir asco —dice ella reflexivamente—, pero ¿asco de qué? aparente,
"Quizá vio usted desnuda alguna parte del cuerpo de los que estaban en el cuarto." aclararon
"No. Había poca luz para poder ver algo. Además, estaban vestidos. Por más que hago, no puedo recordar por
qué es lo que me dio asco." completo
Tampoco yo podía saberlo. Pero la invité a continuar relatándome lo que se le ocurriese, con la seguridad su
de que se le ocurriría precisamente lo que me era preciso para explicar el caso. conducta
Me relató, pues, que como su tía notaba en ella algo extraño y sospechaba algún misterio, la interrogó tan en la
repetidamente que hubo de comunicarle su descubrimiento. A consecuencia de ello se iniciaron entre los escena del
cónyuges violentas escenas, en las cuales los niños oyeron cosas que más les hubiera valido continuar ignorando, des-
hasta que la tía decidió trasladarse, con sus hijos y Katharina, a la casa que ahora ocupaban, dejando a su marido
con Franziska, la cual comenzaba a presentar señales de estar embarazada. Al llegar aquí, abandonó la muchacha,
con gran sorpresa mía, el hilo de su relato y pasó a contarme dos grupos de anécdotas que se extendían hasta dos y
tres años antes del momento traumático. El primero contenía escenas en las que el mismo tío persiguió con fines
sexuales a mi interlocutora, cuando tenía apenas 14 años. Ella describió cómo un día de invierno bajaron juntos al
valle y pernoctaron en una posada. El tío permaneció en el comedor hasta muy tarde, bebiendo y jugando a las
cartas. En cambio, ella se retiró temprano a la habitación destinada a ambos en el piso superior. Cuando su tío
subió a la alcoba no había ella concillado aún por completo el sueño y lo sintió entrar; entonces se quedó dormida,
pero de repente se despertó y sintió "su cuerpo junto a ella" en la cama. Asustada.se levantó y le reprochó aquella
extraña conducta."¿Qué hace usted, tío? ¿Por qué no se queda usted en su cama?" El tío intentó
convencerla."¡Calla, tonta! No sabes tú lo bueno que es eso." "No quiero nada de usted, ni bueno ni malo. Ni
siquiera puede una dormir tranquila." En esta actitud se mantuvo cerca de la puerta, dispuesta a huir de la habita-
ción, hasta que, cansado el tío, dejó de solicitarla y se quedó dormido. Entonces se echó ella en la cama vacía y
durmió, sin más sobresaltos, hasta la mañana. Por la forma en que narró su defensa de los ataques de su tío
parecía deducirse que no había reconocido claramente su carácter sexual. Interrogada sobre este extremo,
manifestó, en efecto, que hasta mucho después no había comprendido las verdaderas intenciones de su tío. De
momento.se había resistido únicamente porque le resultaba desagradable ver interrumpido su sueño y "porque le
parecía que aquello no estaba bien".
Tengo la obligación de relatar esto en detalle porque posee considerable importancia para entender todo
lo que pasó después. A continuación Katharina me contó otras experiencias de épocas posteriores, entre ellos una
nueva agresión sexual de la que la hizo objeto su tío un día que se hallaba borracho e historias similares. A mi
pregunta de si en estas ocasiones notó algo semejante a los ahogos que ahora la aquejan, responde con gran
seguridad que ambas veces sintió la presión en los ojos y en el pecho, pero no tan intensamente como cuando
sorprendió a su tío con Franziska.
Inmediatamente que ella terminó esta serie de recuerdos, comenzó a relatarme otra serie so bre aquellas
ocasiones en las cuales advirtió algo entre Franziska y su tío. Una vez que toda la familia durmió en un pajar se
despertó ella al sentir un ruido y vio cómo su tío se separaba bruscamente de Franziska. Otra ocasión, en la
posada de N. dormía ella con su tío en una alcoba y Franziska en otra inmediata. A medianoche se despertó y vio
junto a la puerta de comunicación entre ambas una figura blanca que se disponía a correr el pestillo. "¿Es usted,
tío? ¿Qué hace usted ahí, en la puerta?" "Cállate, estoy buscando una cosa." "La puerta que da al pasillo es la otra."
"Me equivoqué"..., etcétera.
Al llegar aquí le pregunté si todo esto no despertó en ella alguna sospecha."No; entonces no sospeché
nada. Sólo notaba esto no pasaba de ahí.
"¿Sintió usted también miedo en estas ocasiones?"
"Creía que sí, pero no podía afirmarlo con tanta seguridad como antes."
Agotadas estas dos series de reminiscencias, la muchacha guardó silencio. Durante su relato fue
experimentando una curiosa transformación. En su rostro, antes entristecido y doliente, se pintaba ahora una
expresión llena de vida. Sus ojos habían recobrado el brillo juvenil y se mostraba animada y alegre. Entre tanto,
S IGMUND F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
110 CAPÍTULO Í
aad

a Si c

crtat

qe
Ftnc
y
h

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


L A TEORÍA EN SUS FUE NTES 49

cubrimiento. Cuando ocurrió, ella llevaba dos series de impresiones que se habían grabado en su memoria, sin que
hubiera llegado a comprenderlas ni pudiera utilizarlas para deducir conclusión alguna. A la vista de l a pareja
sorprendida en la realización del coito, se estableció en el acto el enlace de la nueva impresión con tales dos series de
reminiscencias, comenzando en seguida a comprenderlas y simultáneamente a defenderse contra ellas. A esto siguió
un corto periodo de trabajo de "incubación" y luego los síntomas de la conversión, o sea los vómitos como
sustitutivos de la repugnancia moral y física. Quedaba, pues, solucionado el enigma. Lo que la había repugnado no
había sido la vista de la pareja, sino un recuerdo que despertó en ella, recuerdo que no podía ser sino el de aquella
escena nocturna en la que "sintió el cuerpo de su tío junto al suyo".
De este modo, una vez que terminó su confesión, le dije: "Ya sé lo que pensó cuando advirtió lo que sucedía
en la habitación de su tío. Seguramente se dijo: 'Ahora hace con Franziska lo que quiso hacer conmigo aquella noche
y luego las otras veces'. Esto fue lo que le dio a usted asco, haciéndole recordar la sensación que advirtió al despertar
por la noche y notar el cuerpo de su tío junto al suyo.
"Sí; debió de darme asco aquello y debí de recordarlo luego."
"Sólo dígame una cosa más. Ahora es usted una mujer y sabe una serie de cosas."
"Sí, ahora ya sé."
"Sólo dígame una cosa. ¿Qué parte del cuerpo de su tío fue la que sintió aquella noche? Pero ella no dio a esa
pregunta una respuesta precisa. Sonrió confusa y como atrapada; esto es, como quien se ve obligado a reconocer que
se ha llegado al nodulo real de la cuestión y no hay mucho más que decir. Puedo imaginar cuál fue la sensación de
contacto que advirtió en la escena nocturna con su tío, sensación que después aprendió a interpretar. Su expresión
parecía decirme también que se daba cuenta de que yo había adivinado exactamente, pero dejé de profundizar en
aquel tema; de todos modos, he de agradecerle la facilidad con que se dejó interrogar sobre cosas tan escabrosas,
conducta opuesta a la observada por las honestas damas de mi consulta ciudadana, quienes miran cualquier cosa
que es natural como terrible.
Con esto quedaría aclarado el caso. Pero ¡alto un momento! ¿Qué hay acerca de la alucinación que retornaba
en todos los ataques, haciéndola ver una horrible cabeza que le inspiraba miedo? Así pues, la interrogué sobre esto,
y como si nuestro diálogo hubiese ampliado su comprensión, me contestó en seguida: "Ahora ya lo sé. La cabeza que
veo es la de mi tío —ahora lo reconozco— pero no tal y como la vi en ese tiempo. Cuando, después de sorprenderle
con Franziska, comenzaron en casa los disgustos, mí tío me tomó un odio terrible. Decía que todo lo que pasaba era
por culpa mía y que si yo no hubiera hablado de más su mujer no le habría pedido el divorcio. Me amenazaba con
hacerme algo y cuando me veía se alteraba su rostro de cólera y echaba tras de mí, con el puño en alto.Yo huía a todo
correr y procuraba no encontrarme con él, pero siempre tenía miedo de que me atrapara por sorpresa. La cara que
ahora veo, siempre que me da el ahogo, es la de mi tío en aquellos días, contraída por la cólera".
Esta información me recordó que el primer síntoma de la histeria, o sea los vómitos, desapareció a poco
subsistiendo el ataque de ansiedad y adquiriendo un nuevo contenido.Tratábase, sobretodo.de una histeria derivada
por reacción (Abreogíert),circunstancia debida al hecho de haber comunicado poco después a su tía el suceso
traumático.
"¡Le contó también a su tía las otras historias—acerca de las escenas con su marido?
—Sí. No entonces, pero sí después, cuando ya se había hablado del divorcio. Mi tía dijo: 'Mantengamos esto
en secreto. Si él provoca problemas en la Corte diremos esto también'".
No puede tampoco extrañarnos que el símbolo mnémico procediese precisamente de este último periodo,
durante la cual se sucedieron de continuo en la casa las escenas violentas, retrayéndose del estado de Katharina el
interés de la tía, absorbido totalmente por sus querellas domésticas, pues por tales circunstancias fue ésta una época
de acumulación y retención para la paciente.
Aunque no he vuelto a saber de Katharina, espero que su conversación conmigo, en la que desahogó su
espíritu, tan tempranamente herido en su sensibilidad sexual, le haya hecho algún bien. 2 (Breuer y Freud, 1895, pp.
125-134)

2 (Nota al pie añadida en 1924) Después de muchos años, me atrevo a correr el velo de la discreción

y revelar el hecho de que Katharina no era la sobrina, sino la hija de la hospedera. Por consiguiente, la
mujer enfermó como resultado de los avances sexuales de su propio padre. Al presentar un informe
histórico, deben evitarse a toda costa las distorsiones como las que introduje en el presente caso. Desde
luego, para la comprensión de los casos, una distorsión de este tipo no entraña tanta importancia como
para cambiar las cosas de manera radical.
TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA
113 S IGMUND
C APÍTULO 1 F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S

B El cuerpo es la única fuente de la conciencia.


■ Nada ocurre al azar, mucho menos los procesos mentales de la persona. Todos los pensamientos y
todas las conductas tienen un significado.
■ El consciente sólo es una pequeña parte de la mente. El inconsciente y el preconscien-te son los
otros elementos de la conciencia; son menos accesibles y, por ende, se les ha estudiado menos. Un
proceso psíquico es llamado inconsciente cuando su existencia se infiere de sus efectos. El
preconsciente es una parte del inconsciente, la sección que contiene los recuerdos disponibles.
■ Las pulsiones humanas no predeterminan el resultado de una acción. Las dos pulsiones básicas se
definen como sexual (propicias a la vida) y agresiva o destructiva (que inducen a la muerte).
■ La estructura de la personalidad se compone del ello, del yo y del superyó. El objetivo primordial
de la psique es mantener un nivel aceptable de equilibrio dinámico que maximice el placer,
percibido éste como disminución de la tensión.
■ El principal cometido del psicoanálisis es fortalecer el yo, liberarlo de las severas exigencias del
superyó y aumentar su capacidad para integrar materiales reprimidos u ocultos con anterioridad.
■ Freud proponía una definición psicosexual de las etapas del desarrollo. Los modos y las áreas de
gratificación de los deseos cambian con cada fase del desarrollo. En la secuencia freudiana, la
persona atraviesa primero por las etapas oral, anal y fálica. Los problemas relacionados con la fase
edípica se presentan durante la etapa fálica. Sigue el periodo de latencia, hasta que la persona
inicia la llamada etapa genital. La fijación ocurre cuando la persona conserva intactas algunas de
las características de una etapa particular.
■ Tras reconocer que no entendía totalmente a las mujeres, Freud propuso una razón biológica para
explicar los sentimientos de inferioridad de las pacientes en tratamiento psicoanalítico. Sus
especulaciones, especialmente en el sentido de que la sexualidad femenina era una sexualidad
masculina "fallida", fueron objeto de feroces críticas desde su primera publicación.
■ En el psicoanálisis, los sueños se emplean como instrumento para recuperar materiales alojados
en el inconsciente. Ni aleatorios ni accidentales, los sueños se consideran como una entre varias
formas de colmar deseos insatisfechos.
■ La ansiedad representa uno de los mayores problemas de control para la psique. Cuando las
amenazas contra el cuerpo o la psique no se enfrentan directamente, se ponen en marcha
mecanismos de defensa. El gasto de energía requerido para preservar dichos mecanismos reduce
la flexibilidad y la fortaleza del yo.
■ El concepto del flujo de energía ocupa un lugar central en las teorías de Freud, pues vincula los
conceptos del inconsciente, el desarrollo psicológico, la personalidad y la neurosis.
■ Las respuestas a la tensión son tanto mentales como físicas. La energía libidinal se deriva de la
energía física. Las pulsiones básicas se originan en fuentes somáticas.
« Las primeras experiencias de la infancia determinan en gran medida las pautas de interacción y las
relaciones del adolescente, el joven y el adulto. Las relaciones que se establecen en el núcleo
familiar son las que definen las relaciones que forma ulteriormente la persona.
* No somos fundamentalmente animales racionales. Más bien, estamos gobernados
inconscientemente por poderosas fuerzas emocionales, las cuales brindan avenidas para la
liberación de la tensión y la apreciación del placer, y sirven también para man tener ciertos
recuerdos fuera del ámbito de la conciencia.
■ Habida cuenta de los conflictos que inevitablemente producen el exterior, el superyó y las
implacables exigencias instintivas del ello, el propósito de la terapia es contri buir a establecer el
mejor nivel posible de funcionamiento del yo.

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


114 C APÍTULO 1 S IGMUND F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S
* El papel del terapeuta es ayudar al paciente a recordar, reconstruir y reintegrar los materiales
inconscientes, de forma tal que su vida sea más satisfactoria.

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIM


C O NCEPTOS CLAVE 51

necesidades y la gratificación se relacionan con los labios, la


CONCEPTOS CLAVE lengua y, más tarde, con los dientes. La pulsión básica es consumir
alimentos para mitigar las tensiones que producen el hambre y la
Ansiedad Uno de los mayores problemas de control para la psique. sed.
La ansiedad es desencadenada por un aumento esperado o Fijación Respuesta que ocurre cuando hay una dedicación excesiva
previsto en la tensión o el dolor, real o imaginario, cuando la a una etapa particular de desarrollo. En la fijación, se observa una
amenaza que se presenta al cuerpo o la psique es demasiado tendencia a gratificar las necesidades de maneras simples o
grande como para pasarla por alto, descargarla o dominarla. infantiles, en vez de echar mano de los recursos propios de los
Catexia Proceso mediante el cual la energía libidinal de que adultos.
dispone la psique se vincula o invierte en una persona, una idea o Libido Energía de las pulsiones de vida. Caracterizado como un
una cosa. Una vez liberada, esta misma energía puede utilizarse flujo de energía, pasa fácilmente de un área de atención a otra,
para satisfacer otras necesidades. Complejo de Edipo Conflicto que moviéndose con la volatilidad característica de las respuestas
ocurre durante la etapa fálica del desarrollo. Entre los varones, el emocionales. Se supone que la energía agresiva, o pulsión de
padre es visto como un rival que compite por la atención de la muerte, posee las mismas propiedades de la libido.
madre. No obstante, el niño desea el amor y el afecto del padre, Mecanismos de defensa Formas con las que el yo protege a la
por lo que también percibe en la madre una rival. Los sen- personalidad ante amenazas.
timientos del niño son reprimidos parcialmente mediante el temor
a la castración. En las niñas el problema es similar, si bien adopta ■ Aislamiento Mecanismo de defensa que consiste en
una expresión y una solución diferentes. Puesto que aquí la fragmentar o separar del resto de la psique las partes de
represión de los deseos es menos severa o total, la niña puede una situación que causa ansiedad. Muy poca o ninguna
mantenerse en esta situación durante un periodo indefinido. reacción emotiva queda ligada al suceso.
Ello El original centro biológico del cual emana el resto de la ■ Formación reactiva Mecanismo de defensa que consiste en
personalidad. Aunque es primitivo y desorganizado, contiene una sustituir conductas o sentimientos con otros que son
reserva de energía para todas las partes de la personalidad. No lo diametralmente opuestos. El resultado es una inversión
modifica la experiencia ni establece contactos con el mundo explícita, y a menudo inconsciente, del deseo.
exterior. Sus funciones son reducir la tensión, aumentar el placer y
■ Negación Mecanismo de defensa mediante el cual una
minimizar el dolor. Casi todo el contenido del ello es inconsciente.
persona se niega a aceptar un suceso que perturbó su yo.
Energía agresiva Energía que, supuestamente, posee las mismas
■ Proyección Mecanismo de defensa que consiste en atribuir a
propiedades generales de la libido. También se le conoce como
energía de la pulsión de muerte. Envidia del pene Según Freud, los otra persona, animal u objeto las cualidades, sentimientos o
sentimientos de inferioridad que resultan del deseo de la niña de intenciones que se originan en uno mismo. La proyección
tener un pene, junto con el descubrimiento de que carece de dicho genera que la amenaza se perciba como si fuera una fuerza
órgano. En la mujer madura, este deseo constante se convierte en externa.
el deseo específico de tener un hijo varón, quien posee dicho ■ Racionalización Mecanismo de defensa que consiste en
miembro. De acuerdo con la teoría de Karen Horney (capítulo 6), encontrar razones aceptables a ideas o acciones
la envidia del pene se concibe como el complemento de la envidia inaceptables. Bajo la presión del superyó, el individuo
del varón por el embarazo, el alumbramiento y la maternidad. disfraza sus verdaderos motivos dando una explicación
Etapa anal Etapa del desarrollo que abarca de los dos a los cuatro moralmente aceptable.
años de edad. Tanto el esfínter anal como la vejiga son ■ Regresión Mecanismo de defensa que se manifiesta como
descubiertos como zonas de tensión y gratificación. Aprender a un retorno a un estado anterior de maduración o a un
usar el sanitario genera un interés natural en el modo de expresión más simple e infantil.
autodescubrimiento. ■ Represión Mecanismo de defensa que suprime de la
Etapa fálica Etapa del desarrollo que abarca de los tres a los cinco conciencia aquello que produce ansiedad (un hecho, idea o
años de edad. La atención se centra en los órganos genitales, con percepción) y de ese modo impide que se resuelva.
la conciencia de la falta o la presencia del pene. Los niños
■ Sublimación Se diferencia de los otros mecanismos de
adquieren conciencia de las diferencias sexuales.
defensa freudianos ya que actúa redireccionando la energía
Etapa genital Etapa de desarrollo que comprende de la pubertad a
sexual o agresiva hacia canales creativos, intelectuales o
la edad adulta. La energía libidinal se reintegra a los órganos
culturales y de esa manera logra resolver la tensión.
genitales. Se verifica el descubrimiento de las identidades sexuales
y la búsqueda de formas de satisfacer las necesidades eróticas y
Periodo de latericia Periodo del desarrollo que abarca de los cinco o
personales de los jóvenes de ambos sexos.
seis años hasta el inicio de la pubertad. El foco de la persona
Etapa oral Etapa del desarrollo que comprende del nacimiento a
cambia de la relación con los padres a las relaciones con los
los dos o cuatro años de edad. De manera predominante, las
compañeros, junto con la realización de actividades deportivas,
ALFAOMEGA
TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FAD1MAN
escolares y de otros tipos. El su-peryó se encarga de reprimir los
deseos sexuales insolubles de la etapa fálica.
Psicoanálisis Procedimiento de investigación, método de
tratamiento y acervo acumulativo de información psicológica que
se emplea para entender los aspectos de la vida mental que se
presentan oscuros y aparentemente inaccesibles. La teoría
psicoanalítica indica que, aunque se trate de un proceso difícil, es
posible conciliar el yo con las recurrentes exigencias del ello.
Pulsiones Presiones para actuar sin un pensamiento consciente
hacia fines particulares. Las necesidades son los aspectos físicos y
los deseos son los aspectos mentales de las pulsiones. Todas las
pulsiones se componen de cuatro elementos: fuente, fin,
intensidad y objeto. Realización de deseos Aspecto de los sueños
que puede considerarse como una vía alternativa para satisfacer
los deseos del ello.
Superyó Parte de la psique que surge del yo y sirve como almacén
de los códigos morales, las normas de conducta y las inhibiciones
que funcionan como conciencia, auto-observación y formación de
ideales. Desarrolla, elabora y mantiene el código moral de la
persona y también traza una serie de directrices que definen e
imponen límites a la flexibilidad del yo.
Trabajo del sueño Proceso de distorsión, selección, inversión,
desplazamiento, transformación u otras modificaciones de un
deseo original para tornarlo más aceptable para el yo, aun cuando
el deseo original no lo sea. Yo Parte de la psique cuyo desarrollo
se dirige a conservar la salud, la seguridad y la cordura de la
personalidad al mediar entre las exigencias del ello y la realidad
externa. El yo responde a las oportunidades, mientras que el ello
sólo sabe de necesidades.

ALFAOMEGA
TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FAD1MAN
117 S IGMUND
C APÍTULO 1 F REUD Y EL PSICOA NÁLISI S

textos son lo más cercano a ver a Freud en acción, al menos en


BIBLIOGRAFÍA COMENTADA comparación con lo que podemos imaginar a partir de sus otros textos.

Obras de Freud Obras acerca de Freud y sus ¡deas


Freud, S. (1900), "The Interpretation oí Dreams", en J. Strachey (comp. y Crews, R. (1998), Unauthorized Freud: Doubters confront a legend, Nueva York,
trad.), The Standard edition ofthe complete psychological works of Sigmuud Freud Viking Penguin.
(vols. 4 y 5 de 24), Londres, Hogarth Press, 1953-1966.
Si realmente desea rechazar a Freud y a toda su obra, este libro le
Freud comentó acerca de esta obra en 1931: "Contiene, aun de acuerdo brindará un placer infinito y todos los argumentos necesarios para
con mis criterios de hoy, los descubrimientos más valiosos de cuantos respaldar su postura.
tuve la suerte de realizar", con lo cual estamos de acuerdo. Lo mejor de
Erwin, E. (comp.) (2001), The Freud Encyclopedia: Theory, Therapy, and Culture.
Freud. Recomendamos su lectura a fin de apreciar su genio intuitivo y
Nueva York, Routledge.
estilo literario. La mayor parte de las obras de Freud pueden conseguirse
en numerosas ediciones económicas. Trabajo reciente que aborda todos los aspectos de la teoría freudiana,
— (1916), "lntroductory lectures on psycho-analysis", en Standard edition (vols. 15 y 16). más investigaciones en veinticinco países, más bibliografía, más... más...
Ya se imagina lo que sigue. Un trabajo serio y exhaustivo.
Dos series de conferencias dictadas en la Universidad de Viena. La
Gay, P. (1988), Freud: A life for our time, Nueva York, W. W. Norton.
primera parte de esta obra no exige conocimientos del tema; la segunda
supone un conocimiento de la primera. Lecturas para y por estudiantes. La mejor biografía de Freud de cuantas disponemos en la actualidad.
Gay no ataca ni defiende a Freud, y evita la subjetividad en que incurren
— (1957), A general selection from the works of Sigmund Freud (comp. John
la mayor parte de las biografías. El autor entiende tanto la época como
Rickman), Nueva York, Doubleday.
al hombre.
Una interesante selección de lecturas tomadas de diferentes partes de la Hall, C. S. (1954), A primer of Freudian psychology, Nueva York, New
obra de Freud. Aunque hay otras antologías igualmente interesantes, American Library (Mentor Books).
preferimos ésta.
Una exposición breve, accesible y lúcida de los aspectos más
— (1963), Three case histories, Nueva York, Collier Books. importantes de las teorías freudianas. Sucinta y fidedigna. La mejor
introducción disponible.
Tres casos analizados por Freud, con materiales tomados direc-
Hall, C. y G. Lindzey (1968), "The relevance of Freudian psychology and
tamente de aquéllos e intercalados con su teoría del desarrollo. Estos
related viewpoints for the social sciences", en G. Lindzey

TEORÍAS DE LA PERSON ÍVUDKD - ¥AD\MAN


B IBLIOGRAFÍA C OMENTADA 53

ALFAOMEGA
y E. Arronson (comp.), The handbook of social psychology (segunda edición),
Menlo Park, California, Addison-Wesley.

Una exposición de nivel intermedio en torno al pensamiento


Obras psicoanalíticas acerca de las mujeres
psicoanalítico, con énfasis en su relevancia para la psicología social. Un Jordán, }., A. Kaplan, J. Miller, I. Strver y J. Surrey (1991), Woman's growth in
enfoque más teórico que clínico. oonnection, Nueva York, Guilford Press.

Rapaport, D. (1959), "The structure of psychoanalytic theory", en S. Koch Estos autores son los mejores teóricos posfreudianos especializados en
(comp.), Psychology: The study of a science: Vol. 3. Formulations of the person la psicología femenina. No circunscrito a temas psi-coanalíticos.
and the social context, Nueva York, McGraw-Hill.
Mitchell, J. (1974), Psychoanalysis and feminista, Pantheon, Nueva York,
Entre los estudios teóricos más elaborados y completos del Pantheon.
pensamiento psicoanalítico. No apto para personas de espíritu
delicado. Mitchell explora profundamente la utilidad de la teoría psicoanalítico
como contribución a la inteligencia de la psicología femenina en las
Roazen, P. (1993), Meeting Freud's family, Amherst, University of sociedades occidentales dominadas por los hombres. Mitchell es una
Massachusetts Press. feminista declarada y notable que se dedica a examinar el psicoanálisis
según lo planteó Freud y otros teóricos desde la época de éste. Se
Divertido para el lector interesado en las extrañas y a menu-do banales
presenta una revisión de diversas críticas feministas sobre las teorías
anécdotas en torno a las relaciones entabladas en el centro del mundo
mencionadas, en particular del psicoanálisis.
psicoanalítico, incluyendo las del círculo familiar de Freud.
Ruitenbeck, H. (comp.) (1966), Psychoanalysis and female sexuality, Nueva
Sulloway, F. (1979), Freud, biologist of the mind: Beyond the psychoanalytic
Haven, Connecticut, College and University Press.
legend, Nueva York, Basic Books.
Una antología de textos psicoanalíticos consagrados a la sexualidad
Propone que Freud tenía más lazos con la biología que con la femenina. Contiene ensayos de Jones, Thompson, Horney, Freud,
psicología. Una perspectiva más humana, menos heroica, sólidamente Greenacre, Riviere y, para sorpresa de algunos, Maslow.
basada en documentos históricos. Desmiente a Jones en cuestiones de
hechos y opiniones. Innumerables referencias bibliográficas.

Obras acerca del psicoanálisis


SITIOS WEB
Bergman, M. y F. Hartman (comp.) (1976), The evolution of psychoanalytic
technique, Nueva York, Basic Books. Resúmenes de la obra completa de Sigmund Freud http: /
/nyfreudian.org/abstracts/
Ensayos selectos de la primera ola de movimientos y cambios
emanados de las ideas originales de Freud. Textos de quienes se Una versión digital de resúmenes de las ediciones clásicas de las obras
consideraban miembros del círculo freudiano. Entre los colaboradores completas de Sigmund Freud acerca del psicoanálisis. Descripciones
se cuentan Erikson, Fenichel, Ferenczi, Alexander y Reich. detalladas. Muy útil.

----- (comp.) (1972), The fallacy of understanding. An inquiry into the Sigmund Freud y los Archivos Freud
changing structure of psychoanalysis, Nueva York, Basic Books. http: / /plaza.interport.net/nypsan/freudarc.html

Una deliciosa reflexión en tomo a la forma en que visualizamos e Un sitio excelente con enlaces a otras páginas interesantes acerca de
interpretamos la obra de Freud con la ventaja que brindan los años y Freud.
la distancia cultural. La excelente reformulación de las ideas básicas
de Freud, junto con la expresión y la primera recepción que se les Sala de chat de Freud
dispensó, representa una refrescante mirada en la que se subraya el http:/ / westerncanon.com/cgibin/lecture/SigmundFreudhall/
aspecto práctico. live/chat.cgi

Levenson, E. y S. Mitchell (1988), Relational concepts in psychoanalysis: An Un sitio claramente informal. Si usted tiene opiniones o quiere leer las
integration, Cambridge, Massachusetts, Harvard University Press. de otros, éste es el lugar adecuado.

Un innovador y a menudo atractivo intento por integrar las ra- http: / / www.human-nature.com/esterson/index.html
mificaciones más exitosas del psicoanálisis tradicional, como la
Un sitio magnífico para presenciar la lucha entre freudianos. Bien
psicología del self, el psicoanálisis existencial, las teorías de las
escrito y documentado, constituye una prueba contundente de la pasión
relaciones de los objetos y el psicoanálisis interpersonal. No se
que aún despierta el legado de Freud.
recomienda al lector medroso.
Sitio de Anna Freud
Schafer, R. (1983), The analytic attitude, Nueva York, Basic Books.
http: / / www.annafreudcentre.org /
Una exploración de los mecanismos interiores de la mente del
Punto de partida. Lleva hacia numerosos sitios relacionados.
analista durante la terapia misma, por un profesor de psiquiatría del
Centro Médico de Capacitación e Investigación Psico-analítica de la BlBLIOGRAFÎA GENERAL
Columbia University. Obra popular, útilísima y elogiada por los
profesionales.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


Auden, W. H. (1945), The collected poems of W. H. Auden, Nueva York, — (1907), "Obsessive actions and religious practices", en Standard edition
Random House. (vol. 9).
Benjamin, L. y D. Dixon (1996), "Dream analysis by mail: An American — (1908), "'Civilized' sexuality and modern nervous illness", en Standard
woman seeks Freud's advice", American Psycohologist, 51 (5), pp. 461-468. edition (vol. 9).
Benjamin, L. Jr. (2003), "Behavioral Science and the Nobel Prize: A history", — (1910), "Five lectures on psycho-analysis", en Standard edition (vol. 11).
American Psycohologist, 59 (9), pp. 731-741. Bettelheim, B. (1982,1 de marzo), — (1911), "Formulations on the two principles of mental functioning", en
"Reflections: Freud and the soul", The New Yorker, pp. 52-93. Standard edition (vol. 12).
Bion, W. R. (1962), Learning from experience. Londres, Karnac Books. — (1914), "On the history of the psycho-analytic movement", en Standard
Bonaparte, M. (comp) (1954), The origins of psychoanalysis: Letters to Wilhelm edition (vol. 14).
Fliess, Londres, Imago. — (1917), "On the transformations of instinct, as exemplified in anal
Breuer, J. y S. Freud (1953-1966), "Studies in hysteria", en J. Stra-chey eroticism", en Standard edition (vol. 17).
(comp. y trad.), The standard edition of the complete psychological works of — (1919), "Lines of advance in psycho-analytic therapy", en Standard edition
Sigmund Freud (vol. 2), Londres, Hogarth Press (publicado originalmente en (vol. 17).
1895). — (1920), "Beyond the pleasure principle", en Standard edition (vol. 18)
Bruner, J. (1956), "Freud and the image of man", Partisan Review, 23, pp.
— (1923), "Two encyclopedia articles", en Standard edition (vol. 18).
340-347.
— (1925a), "An autobiographical study", en Standard edition (vol. 20)
Byck, R. (comp.) (1975), "Cocaine papers by Sigmund Freud", Nueva York,
(también en Autobiography, Nueva York, Norton, 1935).
New American Library.
— (1926), "The question of lay analysis", en Standard edition (vol. 20).
Carnochan, P.G. (2001), Looking for ground: Countertransference and tlie
— (1930), "Civilization and its discontents", en Standard edition (vol. 21).
problem of value in psychoanalysis, Hillsdale, Nueva Jersey, Analytic Press.
Carroy, J. (1991), "My interpreter with German readers: Freud and the — (1933), "New introductory lectures on psycho-analysis", en Standard
French history of hypnosis", Psychanalyse à l'Université, 16 (62), pp. 97-113. edition (vol. 21) (también en Nueva York, Norton, 1949).

Cohen, M. (1982), Putting energy back into Freud, tesis de doctorado inédita, — (1937), "Analysis terminable and interminable", en Standard edition (vol.
23).
California Institute of Transpersonal Psychology. Colby, K. M. (1951), A
primer for psychotherapists, Nueva York, Ronald Press. — (1940), "An outline of psycho-analysis", en Standard edition (vol. 23)
(también en Nueva York, Norton, 1949).
Decker, H. (1991), Freud, Dora, and Vienna 1900, Nueva York, Free Press.
— (1963), The cocaine papers, Zurich, Duquin Press (trabajos no re-
Emmanuel, D. (1992), "A developmental model of girls and women",
producidos en Standard edition, publicados originalmente en 18841887).
Progress: Family Systems Research and Therapy, 1 (1), pp. 2540.
Esterson, A. (2002 ),"The myth of Freud's ostracism by the medical Freud, Sophie (1998), "The baby and the bathwater: Some thoughts on Freud
community in 1896-1905", History of Psychology, 5 (2),, pp. 115134. as a postmodernist", Families in Society, 79 (5), 1998, pp. 455-464.

Fenichel, O. (1945), The psychoanalytic theory of neurosis, Nueva York, Fromm, E. (1959), Sigmund Freud's mission: An analysis of his personality and
Norton. influence, Nueva York, Harper & Row. Fuller, R. (1992), "Biographical
origins of psychological ideas: Freud's cocaine studies", Journal of Humanistic
Ferenczi, S. (1955), Final contributions to the problems and methods of
Psychology, 32 (3), pp. 67-86.
psychoanalysis, Londres, Hogarth Press/Nueva York, Basic Books. Fliegel,
Z. O. (1973), "Feminine psychosexual development in Freudian theory: A Gay, P. (1988), Freud: A life for our time, Nueva York, W. W. Norton.
historical reconstruction", The Psychoanalytic Quarterly, 42 (3), pp. 385-408. Godde, G. (1991a), "Freud's philosophical discussion circles in his student
Fodor, N. y F. Gaynor (1958), Freud: Dictionary of psychoanalysis, Nueva years", Jahrbuch der Psycfionnnryse, 27, pp. 73-113.
York, Fawcett Books. — (1991b), "Schopenhauer's anticipation of Freudian metapsycho-logy",
Psyche Zeitschrift fur Psychoanalyse und ihre Anwendungen, 45 (11), pp.
Freud, A. (1946), The ego and the mechanisms of defense, Londres, Hogarth
944-1033.
Press.
Freud, Ernest (comp.) (1961), Letters of Sigmund Freud, Nueva York, Dover Goleman, D., "Freud's reputation shrinks a little", en The New York Times,
Publications. pp. 1, 4.

Freud, S. (1894), "The neuro-psychoses of defense", en J. Strachey (comp. y Hall, C. S. (1954), A primer of Freudian psychology, Nueva York, New
trad.), The standard edition of the complete psychological ivor-ks of Sigmund American Libraries.
Freud (vol. 3), Londres, Hogarth Press, 1953-1966. Halt, R. R. (1965), "A review of some of Freud's biological assumptions and
their influence on his theories", en N. S. Greenfield y W. C. Lewis (comp.),
Psychoanalysis and current biological thought, Madison, University of
Wisconsin Press.
— (1900), "The interpretation of dreams", en Standard edition (vols. 4 y 5).
Hamilton, J. (1991), "A reconsideration of the Freud-Tausk-Deutch
— (1901), "The psychopathology of everyday life", en Standard edition (vol.
relationship", Psychoanalytic Review, 78 (2), pp. 267-278.
6). \
— (1905a), "Three essays on the theory of sexuality", en Standard edition Herzog, P. (1991), Conscious and unconscious: Freud's dynamic distinction
(vol. 7). reconsidered, Madison, Connecticut, International Universities Press.

— (1905b), "Fragment of an analysis of a case of hysteria", en Standard Horney, K. (1939), New ways in psychoanalysis, Nueva York, Norton.
edition (vol. 8). Jones, E. (1953, 1955, 1957), The life and work of Sigmund Freud (3 vols.),
— (1906), "Psycho-analysis and the establishment of the facts in legal Nueva York, Basic Books.
proceedings", en Standard edition (vol. 9).

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


— (1966), "The early development of female sexuality", en H. Rui-tenbeck Sagan, E. (1988), Freud, women and morality: The psychology of good and evil,
(comp.), Psychoanalysis and female sexuality, Nueva Haven, Connecticut, Nueva York, Basic Books.
College and University Press (publicado originalmente en 1927). Sand, Rosemarie (1999), "The interpretation of dreams: Freud and the
Joseph, B. (1983), "On understanding and not understanding: Some western dream tradition", Psychoanalytic Dialogues, 9 (6), pp. 725-747.
technical issues", International Journal of Psycho-Analysis, 64, pp. 291-298. Sears, R. T. (1936), "Experimental studies of projection. I: attribution of
Kazin, Alfred (1956, 6 de mayo), "The Freudian Revolution Analyzed", New traits", Journal of Social Psychology, 7, pp. 151-163.
York Times Magazine. Solms, M. (1998), "Controversies in Freud translation", Psychoanalysis and
Keillor, G. (1995, 19 de abril), "A prairie home companion", National Public History, 7(1), pp. 28-43.
Radio. Steiner, R. (2000), "Nostalgia for the future: Biographies of myths and
Klein, M. (1957), Envy and gratitude, Nueva York, Delacorte Press. heroes...? Remarks on Jones' Freud Biography", Psyche: Zeitschrift fuer
Psychoanalise und ihre Anwendungen, 54 (3), pp. 242-282.
Kramer, M. et at (1994), "13 book reviews of Freud's The Interpretation of
Dreams", Dreaming, 4 (1), pp. 43-88. Sulloway, F. (1979), Freud, biologist of the mind: Beyond the psychoanalytic
legend, Nueva York, Basic Books.
Krippner, S. y A. Thompson (1996), "A 10-facet model of dreaming applied
to dream practices of sixteen Native American cultural groups", Dreaming, Thornton, E. M. (1984), The Freudian fallacy, Garden City, Nueva York, Dial
6 (2), pp. 71-96. Press.

Krishna, G. (1974), Higher consciousness: The evolutionary thrust of kundalini, Volosinov, V. (1987), Freudianism, a critical sketch (trad, de I. R. Titu-nik),
Nueva York, Julian Press. Bloomington, Indiana University Press (publicado originalmente en ruso).

Kuhn, P. (1998), '"A pretty piece of treachery': The strange case of DrStekel Winnicott, D. W. (1971), Playing and Reality, Nueva York, Basic Books.
and Sigmund Freud", International Journal of Psychoanalysis, 79 (6), pp. Wollheim, R. (1971), Sigmund Freud, Nueva York, Viking Press.
1151-1171.
La Planche, J. y J. B. Pontalis (1973), The language of psychoanalysis (trad, de
D. Nicholson-Smith), Nueva York, Norton.
Lauzan, G. (1962), Sigmund Freud: The man and his theories (trad, de P.
Evans), Nueva York, Fawcett.
Le Barre, W. (1968), "Personality from a psychoanalytic viewpoint", en
Lothane, Zvi (1998), "The feud between Freud and Feren-czi over love",
American Journal of Psychoanalysis, 58 (1), pp. 21-39.
L'Engle, M. (1995), Walking on Water: Reflections on Faith and Art, Nueva
York, North Point Press.
Malcolm, J. (1980, 24 de noviembre y 1 de diciembre), "The impossible
profession", The New Yorker.
Masson, J. (1984), The assault on truth: Freud's suppression of the seduction
theory, Farrar, Nueva York, Straus & Giroux.
McGuire, W. (comp.) (1974), The Freud/Jung letters, Bollingen Series XCIV,
Princeton, Nueva Jersey, Princeton University Press.
Meltzer, D. (1973), Sexual states of mind, Perthshire, England, Clunie Press.
Miller, A. (1984), Thou shalt not be aware, Nueva York, Farrar, Straus &
Giroux.
Newton, Peter M. (1995), Freud: From youthful dream to mid-life crisis, Nueva
York, Guilford.
Norberk, R., D. Price-Williams y W. McCord (comp.) (1997), The study of
personality: An interdisciplinary appraisal (pp. 65-87), Nueva York, Holt,
Reinhart and Winston.
O'Brien, M. (1991), "Freud's affair with Minna Bernays: His letter of June 4,
1896", American Journal of Psychoanalysis, 51 (2), pp. 173184.
O'Flaherty, W. (1984), Dreams, illusions, and other realities, Chicago,
University of Chicago Press.
Pribram, K. (1962), "The neuropsychology of Sigmund Freud", en A.
Bachrach (comp.), Experimental foundations of clinical psychology (pp.
442-468), Nueva York, Basic Books.
Richards, A. K. (1999), "Freud and feminism: a critical appraisal", Journal of
the American Psychoanalytic Association, 47 (4), pp. 12131237.
Rosenfeld, H. (1987), Impasse and interpretation, Londres, Tavistock.
Rycroft, C. (1972), Wilhelm Reich, Nueva York, Viking Press.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


capítulo 2

Carl Gustav Jung


y la psicología analítica
124 C ARL G USTAV
C APÍTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌT ICA
Cari Jung es uno de los teóricos de la psicología más importantes, complejos y controvertidos. La
psicología jungiana se centra en el establecimiento y el fomento de las relaciones entre los procesos
conscientes e inconscientes. El diálogo entre ambos aspectos de la psique enriquece a la persona y
Jung creía que, sin este diálogo,los procesos inconscientes debilitan e incluso ponen en peligro la
personalidad.
En este capítulo estudiaremos cuidadosamente los conceptos básicos de la psicología jungiana y
examinaremos algunas referencias breves a los fundamentos filosóficos de esta psicología.
Exploraremos conceptos como la individuación, el arquetipo, la naturaleza de lo simbólico y la
estructura jungiana de la psique, la cual comprende el yo, la sombra, el ánima/ánimus y el se//.
Uno de los conceptos centrales de Jung es la individuación, término que acuñó para designar un
proceso de desarrollo personal que comprende el establecimiento de una conexión entre el yo y el Todo en el inconsciente busca una
se//. El yo es el centro de la conciencia, mientras que el se// es el centro de la psique, la cual abarca manifestación exterior y la
tanto el consciente como el inconsciente. Jung reconoció una interacción constante entre los dos. No personalidad también desea
están separados, sino que constituyen dos aspectos de un solo sistema. La individuación es el proceso evolucionar sobre sus condiciones
de desarrollo en el que se alcanza una totalidad por medio de la integración de todas partes que inconscientes y experimentarse a sí
misma como una totalidad. (Jung,
componen la psique.
1961, p. 3)
El análisis jungiano de la naturaleza humana incluye investigaciones de las religiones orientales
y occidentales, la alquimia, la parapsicología y la mitología. El efecto inicial de estas investigaciones
fue más significativo entre los filósofos, los folcloristas y los escritores que entre los psicólogos o
psiquiatras. En la actualidad, empero, la creciente preocupación por la conciencia y el potencial
humanos han provocado un resurgimiento del interés general por las ideas de Jung.

BIOGRAFÍA
Una teoría es mejor entendida en el contexto de la cosmovisión de su creador. La teoría de Jung no es
la excepción. Por ello, comenzaremos apropiadamente el estudio de Jung exponiendo las influencias
personales, históricas y culturales que lo afectaron.
Cari Gustav Jung nació en Suiza el 26 de julio de 1875. Hasta los nueve años de Mi vida es la historia de la edad, cuando nació su
hermana, Jung vivió una infancia un tanto aislada, caracteri- autorrealización del inconsciente, zada por juegos solitarios y un rico mundo
interior: "No quería que se me molestara (Jung-1961, p. I) [mientras jugaba]. Estaba profundamente absorto en mis juegos y no toleraba
siquiera que me mirasen" (1961, p. 18). Su padre era pastor de la Iglesia reformada suiza y un experto en lenguas orientales. Ya desde niño,
preocupaban a Jung las cuestiones espirituales y religiosas. En su autobiografía Alémonos, sueños y reflexiones (1961) narra dos fuertes
experiencias que habrían de definir su actitud hacia la religión. Entre los tres y los cuatro años, soñó una pavorosa imagen fálica posada
sobre un trono en una cámara subterránea. Este sueño persiguió a Jung durante años. Muchos años después se percató de que esta imagen
contenía un falo ritual, es decir, representaba a un "Dios subterráneo" que por muy aterrador que pareciera, resultaba mucho más real y
poderoso para Jung que las imágenes eclesiásticas convencionales de Jesús.
La segunda experiencia ocurrió cuando Jung tenía 11 años. Salía de la escuela al mediodía y vio
el sol reflejado sobre el tejado de una iglesia de Basilea. Reflexionaba acerca de la belleza del mundo,
del esplendor de la iglesia y de la majestad de Dios sentado en un trono dorado en el cielo.
Acometido repentinamente por el terror, Jung se negó a continuar esta secuencia de pensamientos la
cual, a su parecer, resultaba sacrilega. Luchó durante varios días por eliminar el pensamiento
prohibido desesperadamente. Al final tuvo que ceder: contemplaba la hermosa catedral y a Dios
sentado en su trono supraterrenal cuando, por debajo del trono, emergió un enorme
B IOGRAFÍ A 125
trozo de excremento que, tras caer sobre el tejado de la catedral, destruyó los pilares y los muros del
edificio.
Al reflexionar acerca de esta experiencia, Jung escribió:

Muchas cosas que no había entendido entonces comenzaron a cobrar sentido a mis ojos. Al
poner a prueba el valor humano, Dios se niega a respetar la tradición, no importa cuan sagrada
sea (...) Debemos abandonarnos totalmente a Dios; nada importa que no sea cumplir con Su
voluntad. Todo lo demás es locura y sin sentido. (1961, pp. 38-40)

Nadie podrá apartarme de la Es muy difícil imaginarnos la terrible influencia que ejerció esta visión sobre la mente de Jung.
convicción de que se me confirió la Habida cuenta de la piedad convencional y la ausencia de sofisticación psicológica de la sociedad de
misión de hacer lo que Dios quería 1887, tales pensamientos no sólo eran inconfesables, sino también inconcebibles. Sin embargo, luego
y no lo que yo hubiese querido(...) de su visión Jung gozó de una enorme liberación y un sentimiento de gracia, en vez de la culpabilidad
Con frecuencia, tengo la impresión
esperada. Interpretó su visión como una señal divina: era la voluntad de Dios que Jung actuara contra
de que en todos los asuntos
las tradiciones de la Iglesia. A partir de entonces, Jung se alejó cada vez más de la piedad
realmente importantes no me
encontraba entre hombres, sino convencional de su padre y sus parientes pastorales. Para él, estas personas se privaban de la
sólo con Dios. (Jung, I96l,p.48) experiencia religiosa directa al regirse por las convenciones eclesiásticas, en lugar de considerar
seriamente el espíritu de Dios como una realidad viva.
En parte como resultado de sus experiencias interiores, Jung se sentía aislado del resto de las
personas; en ocasiones sufría una soledad casi intolerable. La escuela le aburría; aun así, desarrolló
una irresistible pasión por la lectura, un "interés constante (...) por leer cualquier impreso que cayera
en mis manos" (1961, p. 30).
En el último análisis, la mayor Desde la infancia, Jung tomó conciencia de que en su interior había dos personalidades. Una
parte de nuestras dificultades se era la del hijo del párroco local, inseguro y tímido. La otra, la de un viejo sabio, "escéptico,
deben a la pérdida del contacto con desconfiado, alejado del mundo de los hombres pero familiarizado con la naturaleza, la tierra, el sol,
los instintos, con la inolvidable y
la luna, el clima, todas las criaturas vivas y, sobre todo, con la noche, los sueños y en general con
perenne sabiduría que, desde hace
cualquier cosa mediante la cual se le revelara 'Dios'" (Jung, 1961, pp. 44-45). El hijo del clérigo llevaba
muchos siglos, se nos ha
transmitido. (Jung en McGuirey
una existencia ordinaria y monótona como la de cualquier niño que crece en un lugar y en un tiempo
Hull, 1977. p. 89) determinados. Por el contrario, el viejo sabio vivía en un mundo atemporal e ilimitado en el que
prevalecían la sabiduría, lo inteligible y la continuidad histórica. Jung decía que la interacción de estas
dos personalidades se verifica en todos, con la diferencia de que casi nadie cobra conciencia de la
segunda figura, que sin embargo para él adquirió una significación decisiva en su vida. En muchos
sentidos, la teoría jungiana de la personalidad, en especial los conceptos de la individuación y del self,
se remontan a la clarísima conciencia que cobró Jung respecto de esta sabiduría interior.
Cuando llegó el momento de ingresar a la universidad, Jung decidió estudiar medicina como
un compromiso entre sus intereses científicos y humanísticos. En particular, le atraía la psiquiatría
como una especialidad consagrada a las "enfermedades de la personalidad", aun cuando en aquellos
tiempos esta ciencia era relativamente subdesarrollada y no reconocida. Jung descubrió que la
psiquiatría en especial contenía perspectivas tanto científicas como humanísticas. También le
interesaba desarrollar su interés en los fenómenos psíquicos y comenzó a investigar los mensajes que
recibía de su prima, una médium local. Esta investigación inició la base de sus tesis "Sobre la
psicología y la patología de los llamados fenómenos ocultos".
En 1900, Jung fue nombrado internista del Hospital Burghólzli, en Zurich, uno de los centros
psiquiátricos más progresistas de Europa. Desde entonces, la ciudad de Zurich se convirtió en su
lugar de residencia permanente.
Cuatro años después, Jung fundó un laboratorio experimental en la clínica psiquiátrica y
desarrolló la prueba de asociación verbal con fines de diagnóstico

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


126 C ARL G USTAV
C APÍTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌT ICA
psiquiátrico. En esta prueba, se pide al sujeto que responda a una lista de palabras comunes que
funcionan como estímulos; cualquier retraso entre el estímulo y la respuesta se considera indicador de
una tensión emocional relacionada, de una u otra forma, con el estímulo verbal. Asimismo, Jung
adquirió destreza para interpretar los significados psicológicos de las asociaciones producidas por los
sujetos. En 1905, a los 30 años de edad, se le asignó la cátedra de psiquiatría de la Universidad de
Zurich y se le nombró médico jefe de la clínica psiquiátrica. Para entonces, había descubierto los textos
de un hombre que ocupó un lugar crucial en su vida como maestro y mentor: Sigmund Freud.
A pesar del escándalo que habían suscitado las investigaciones de Freud en los círculos
científicos y académicos, Jung estaba convencido de su valor. Envió a Freud copias de sus artículos y
un ejemplar de su primer libro, Psicología de la demencia precoz (1907). Freud respondió invitándolo a Freud fue el primer hombre
Viena. Cuando se conocieron, sostuvieron una conversación casi ininterrumpida durante 13 horas. A realmente importante que conocí.
raíz de esto, comenzaron a escribirse cada semana, por lo que Freud llegó a considerar a Jung como su (Jung, I96l,p. 149)
sucesor lógico.
No obstante la estrecha amistad que entablaron, había desacuerdos fundamentales entre ambos.
Jung nunca pudo aceptar la insistencia de Freud en que las causas de la represión no podían ser otras
que los traumas de tipo sexual. Freud, por su parte, aceptaba a regañadientes el interés de su discípulo
en los fenómenos mitológicos, espirituales y ocultos. Se verificó una ruptura filosófica y personal
cuando Jung publicó Símbolos de transformación (1912), obra en la que refutaba algunas ideas básicas de
Freud. Por ejemplo, Jung sostenía que la libido era energía psíquica generalizada, mientras que Freud
postulaba que la libido era energía sexual.
En el prólogo a esta obra, Jung escribió: "Todo esto se me reveló como una avalancha imposible
de contener (...) Era la explosión de toda esa materia psíquica que no encuentra cómo expandirse, a la
cual le resulta imposible respirar en la opresiva atmósfera de la psicología freudiana y sus estrechos
alcances" (1912, p. xxiii). Para Jung, no fue fácil perder a su amigo y mentor. "A tal grado me
atormentaba el conflicto, que no pude escribir durante dos meses" (1961, p. 167). La ruptura con Freud
tuvo efectos dolorosos y traumáticos sobre Jung, pese a lo cual decidió mantenerse fiel a sus
convicciones.
Para Jung este alejamiento de Freud dio lugar a un intenso enfrentamiento con el inconsciente.
En un esfuerzo por contener y capitalizar estas profundas experiencias, comenzó a documentarlas en
sus diarios personales como una forma de autoanálisis.
De manera gradual, Jung elaboró teorías propias en torno a los procesos inconscientes y el Los sueños revelan materiales que
análisis de los símbolos oníricos. Descubrió que sus procedimientos para analizar los símbolos de los no pudieron originarse ni en la
sueños también podían aplicarse al estudio de otras formas simbólicas, es decir, poseía la clave para la vida adulta del sujeto ni en su
olvidada infancia. Estamos
interpretación de los mitos, el folclor, los símbolos religiosos y el arte.
obligados a mirar esos materiales
El interés en los procesos psicológicos fundamentales condujo a Jung a estudiar las antiguas
como parte de la herencia arcaica
tradiciones occidentales de la alquimia y el gnosticismo (una corriente religiosa y filosófica que data
que el niño trae consigo desde el
de la era helenística), así como a la investigación de las culturas no europeas. También estudios serios
nacimiento, antes de tener
de India, China y el Tíbet. Realizó dos viajes a África, visitó India y viajó a Nuevo México para visitar cualquier experiencia propia,
los pueblos indios. influido por las experiencias de sus
En 1944, a los 69 años, Jung sufrió un ataque al corazón que casi lo mata. Mientras convalecía en antepasados. Encontramos la
el hospital, tuvo una poderosa visión en la que parecía flotar en el espacio, a 2000 kilómetros de la contraparte de estos materiales
tierra, con la isla de Ceilán a sus pies, la India frente a él y el desierto arábigo a la izquierda. En filogenéticos en las leyendas más
seguida, entró en un inmenso bloque de piedra que también flotaba y en el cual se había tallado un antiguas y en las costumbres que
templo. A medida que se acercaba a los escalones que conducían a la entrada, Jung sentía que dejaba perviven hasta nuestros días entre
todo atrás. Lo que restaba de su existencia terrena era su propia experiencia, la historia de su vida. Por diferentes pueblos. (Freud, 1964, p.
177)
primera vez veía su existencia como parte de una gran matriz histórica. Antes de entrar al templo,
Jung escuchó la voz de su médico, quien le advirtió que aún no era momento de abandonar la tierra,
lo cual puso fin a la visión.
127 C ARL 2G USTAV J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌT ICA
C APÍTULO

Durante las siguientes semanas, mientras se recuperaba de su enfermedad, sentía débil y


deprimido durante el día, pero se despertaba todas las noches presa d una sensación de éxtasis. Se
sentía flotar en un mundo de bienaventuranza. Sus visi nes nocturnas duraban alrededor de una hora,
para después volver a caer en un sueñ profundo.
Cuando se recuperó, Jung inició un periodo de gran productividad en el qu^ escribió muchas
de sus obras más importantes. Sus visiones le infundieron valor para formular algunas de sus ideas
más originales. Asimismo, estas experiencias modificaron sus conceptos personales en el sentido de
que le brindaron una actitud más positiva respecto de su propio destino.

Podría formular lo anterior como una afirmación de las cosas tal como son: un "sí"
incondicional a lo que es, sin protestas subjetivas: aceptación de las condiciones de la existencia
tal como las percibo y las entiendo, aceptación de mi propia naturaleza, tal como soy (...) De
esta manera, nos forjamos un vo que no se resquebraja cuando suceden cosas incomprensibles;
un yo que tolera la verdad y que puede enfrentarse al mundo y al destino. (1961, p. 297)
Pocos días antes de morir, Jung tuvo un sueño. Veía una gran piedra redonda posada sobre
un lugar elevado y, grabadas en la superficie, leyó las siguientes palabras: "Ésta es la señal de
la Totalidad y la Unidad que se te da". Luego vio innumerables recipientes (...) y un patio con
árboles cuyas raíces se extendían por la tierra y la envolvían, y entre las cuales se apreciaba el
fulgor de una multitud de haces dorados, (von Franz, 1975, p. 287)

Jung murió el 6 de junio de 1961, a los 86 años. Su obra ejerció un profundo im pacto sobre los
estudios psicológicos, históricos y religiosos.

ANTECEDENTES INTELECTUALES
Durante toda su vida, Jung fue muy estudioso y se dedicó a la búsqueda de conoci mientos. Leyó
extensamente acerca de la ciencia y la filosofía contemporáneas y a los clásicos griegos y latinos en sus
lenguas originales, conocía el pensamiento oriental y además estudió tradiciones occidentales
crípticas como la alquimia v el gnosticismo. Sin embargo, una de las primeras y más importantes
influencias que recibió fue la de Sigmund Freud.

Freud
Aunque Jung ejercía ya la psiquiatría antes de conocer a Freud, es claro que las teorías de éste se
encuentran entre las influencias principales del pensamiento jungiano. La interpretación de los sueños
(1900), de Freud, inspiró a Jung la idea de crear un método propio para analizar los sueños y los
símbolos oníricos. De igual forma, las teorías freudianas en torno a los procesos inconscientes le
permitieron percibir las posibilidades de un análisis sistemático del funcionamiento mental, en vez de
aplicar las superficiales clasificaciones que tipificaba la ciencia psiquiátrica de aquellos tiempos.
Jung reconocía la validez de los descubrimientos freudianos en el área de la psi-copatología; sin
embargo, pensaba que sus propios trabajos teóricos serían más fructíferos en el ámbito de los
problemas relacionados con el crecimiento positivo y la individuación. Jung escribió que

Es probable que el mayor logro de Freud haya consistido en tomar seriamente a los pacientes
neuróticos y en profundizar en sus peculiares psicologías individuales. Tuvo el valor suficiente

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


128 C APÍTULO 2 C ARL G USTAV J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌT ICA
para permitir que los materiales del caso hablaran por sí solos, con lo cual pudo penetrar en la
psicología real de sus pacientes... Al evaluar
Durante las siguientes semanas, mientras se recuperaba de su enfermedad, se sentía débil y
deprimido durante el día, pero se despertaba todas las noches presa de una sensación de éxtasis. Se
sentía flotar en un mundo de bienaventuranza. Sus visiones nocturnas duraban alrededor de una
hora, para después volver a caer en un sueño profundo.
Cuando se recuperó, Jung inició un periodo de gran productividad en el que escribió muchas
de sus obras más importantes. Sus visiones le infundieron valor para formular algunas de sus ideas
más originales. Asimismo, estas experiencias modificaron sus conceptos personales en el sentido de
que le brindaron una actitud más positiva respecto de su propio destino.

Podría formular lo anterior como una afirmación de las cosas tal como son: un "sí"
incondicional a lo que es, sin protestas subjetivas: aceptación de las condiciones de la existencia
tal como las percibo y las entiendo, aceptación de mi propia naturaleza, tal como soy (...) De
esta manera, nos forjamos un yo que no se resquebraja cuando suceden cosas incomprensibles;
un yo que tolera la verdad y que puede enfrentarse al mundo y al destino. (1961, p. 297)
Pocos días antes de morir, Jung tuvo un sueño. Veía una gran piedra redonda posada sobre
un lugar elevado y, grabadas en la superficie, leyó las siguientes palabras: "Ésta es la señal de
la Totalidad y la Unidad que se te da". Luego vio innumerables recipientes (...) y un patio con
árboles cuyas raíces se extendían por la tierra y la envolvían, y entre las cuales se apreciaba el
fulgor de una multitud de haces dorados, (von Franz, 1975, p. 287)

Jung murió el 6 de junio de 1961, a los 86 años. Su obra ejerció un profundo impacto sobre los
estudios psicológicos, históricos y religiosos.

ANTECEDENTES INTELECTUALES
Durante toda su vida, Jung fue muy estudioso y se dedicó a la búsqueda de conoci mientos. Leyó
extensamente acerca de la ciencia y la filosofía contemporáneas y a los clásicos griegos y latinos en sus
lenguas originales, conocía el pensamiento oriental y además estudió tradiciones occidentales
crípticas como la alquimia y el gnosticismo. Sin embargo, una de las primeras y más importantes
influencias que recibió fue la de Sigmund Freud.

Freud
Aunque Jung ejercía ya la psiquiatría antes de conocer a Freud, es claro que las teorías de éste se
encuentran entre las influencias principales del pensamiento jungiano. La interpretación de los suefws
(1900), de Freud, inspiró a Jung la idea de crear un método propio para analizar los sueños y los
símbolos oníricos. De igual forma, las teorías freudianas en torno a los procesos inconscientes le
permitieron percibir las posibilidades de un análisis sistemático del funcionamiento mental, en vez de
aplicar las superficiales clasificaciones que tipificaba la ciencia psiquiátrica de aquellos tiempos.
Jung reconocía la validez de los descubrimientos freudianos en el área de la psi-copatología; sin
embargo, pensaba que sus propios trabajos teóricos serían más fructíferos en el ámbito de los
problemas relacionados con el crecimiento positivo y la individuación. Jung escribió que

Es probable que el mayor logro de Freud haya consistido en tomar seriamente a los pacientes
neuróticos y en profundizar en sus peculiares psicologías individuales. Tuvo el valor
suficiente para permitir que los materiales del caso hablaran por sí solos, con lo cual pudo
penetrar en la psicología real de sus pacientes... Al evaluar

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIM


62 C ARL G2USTAV J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌT ICA
C APÍTULO
A NTECEDENTES INTELECT UALES
61

los sueños como la fuente de información más importante respecto de los procesos
inconscientes, devolvió a la humanidad una herramienta que, hasta entonces, parecía haberse
perdido irremediablemente. (1961, pp. 168-169)

Jung formuló una teoría acerca del inconsciente personal y colectivo. El incons- El inconsciente es un saco vacío
ciente personal se compone de los recuerdos olvidados, las experiencias reprimidas y en el que se arrojan todos los
las percepciones subliminales, y presenta muchas afinidades con la concepción freu- desechos de la vida consciente
diana del inconsciente. (•••) Es la otra mitad de la Ps¡que
Los contenidos del inconsciente colectivo, también conocido como inconsciente Vlva' ^ung' l973'P-impersonal o transpersonal, son

universales y no se basan en la experiencia individual. Quizás en este sentido se observa la mayor desviación respecto de la teoría
freudiana, además de tratarse de la contribución más importante de Jung a la psicología (véase la sección "Conceptos principales").

Goethe y Nietzsche
Decepcionado con los unilaterales conceptos de los textos teológicos de su padre, Jung casi renunció
desde una edad temprana al deseo de entender a Dios y a su creación. Su madre le recomendó que
leyera Fausto de Goethe. Esta obra desempeñó un papel determinante en las exploraciones jungianas
de la psique, pues brindaba una nueva perspectiva sobre el poder del mal y su relación con el
crecimiento y el conocimiento de sí mismo. Ávido estudiante, Jung adquirió profundos conocimientos
sobre temas filosóficos y literarios.
Nietzsche también ejerció una influencia determinante sobre Jung. Para éste, la obra del filósofo
poseía gran agudeza psicológica, aun cuando su fascinación por el poder oscureciera hasta cierto
punto su retrato del hombre maduro y libre. Jung veía en Nietzsche y en Freud a los representantes
de los dos grandes temas de la cultura occidental: poder y eros. Creía que desafortunadamente la
pasión de ambos pensadores por estos dos temas existenciales se había convertido casi en una
obsesión para él.

Alquimia y gnosticismo
Jung investigó las tradiciones occidentales que abordaban la formación de la concien- No puedo aceptar que digan que
cia. Tenía especial interés en los símbolos y los conceptos que empleaban para describir soy un gran hombre o un sabio,
este proceso. Jung fundó ideas invaluables en el gnosticismo, un movimiento místico Una vez'un hombre sacó agua

de las primeras etapas del cristianismo (véase Segal, Singer y Stein, 1995). Jung tam- de'río con su sombrem- ¿Qué

bien descubrió los textos alquímicos occidentales, despreciados durante siglos por tra- s'gn'fca esto? Yo no soy el no.
tarse de galimatías mágicos y precientíficos. Interpretó los tratados alquímicos como Estoy e,n e' r,'°' f'ero "° hago

• i i i . í . , , ,, , . nada. (Jung, 1961, p. 355)


representaciones del cambio y la purificación interiores en forma de metáforas quími cas y mágicas:
"Sólo después de que me familiaricé con la alquimia me percaté de que el inconsciente es un proceso,
y de que la psique se transforma o se desarrolla por la relación del yo con el contenido del
inconsciente" (Jung, 1936b, p. 482). Jung interpretaba la transformación de los metales básicos en oro
como una metáfora de la reformación de la personalidad y la conciencia en el proceso de
individuación.

Pensamiento oriental
Al realizar investigaciones acerca del mito y el simbolismo, Jung desarrolló sus propias teorías sobre Jung descubrió que las
la individuación o integración de la personalidad. Más adelante, le impresionaron de manera descripciones orientales del
profunda las tradiciones orientales, las cuales le dieron la primera confirmación externa de muchas crecimiento espiritual, el de-
de sus ideas. sarrollo psíquico interior y la
integración presentaban
estrechas correspondencias
ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN
con el proceso de individuación que había observado en sus pacientes occidentales. Le

El camino a la totalidad se
compone de desviaciones y
vueltas equivocadas. (Jung, 1961
P- 325)

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


62 C ARL G2USTAV J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌT ICA
C APÍTULO
interesaba particularmente el mándala como una imagen del sel/y del proceso de in viduación
(mándala es un vocablo sánscrito que significa círculo; en este caso se trata un diseño o diagrama
circular que se emplea a menudo en la meditación y otras prá ticas espirituales). Observó que sus
pacientes dibujaban mándalas espontáneamen aun cuando desconocieran por completo el arte o la
filosofía oriental. Los mandal suelen aparecer en dibujos de los sujetos que han realizado avances
considerables sus propios procesos de individuación. El centro del dibujo representa el se//, que su
tituye al limitado yo como centro de la personalidad, mientras que, en su conjun' el diagrama circular
representa el equilibrio y el orden que se infunde a la psique medida que avanza el proceso de
individuación.
Las ideas de Jung se vieron influidas notablemente por la India y el pensamien hindú (Kakar,
1994). No obstante, tuvo el cuidado suficiente de señalar important diferencias entre las rutas de
individuación de uno y otro hemisferio. El marco social cultural en el que tiene lugar el proceso del
crecimiento difiere de manera significativa entre oriente y occidente, al igual que las actitudes hacia el
concepto de individuación y hacia quienes lo persiguen como objetivo. El deseo de alcanzar un
desarrollo e iluminación interiores goza de aceptación abierta en oriente, donde se dispone de
métodos y técnicas definidos para favorecer dicho proceso. Jung estaba convencido de que la mayor
parte de las tradiciones espirituales se han convertido en sistemas rígidos que se imponen de forma
indiscriminada a todas las personas, en vez de propiciar que cada quien encuentre su propia e
irrepetible pauta de crecimiento interior.

CONCEPTOS PRINCIPALES
Iniciamos esta sección con la tipología de la teoría de la personalidad jungiana: las I dos actitudes
básicas, introversión y extraversión, y las cuatro funciones: pensamiento, sentimiento, intuición y
sensación. A continuación, presentamos el modelo jungiano del inconsciente y el concepto de
arquetipo, seguidos por los arquetipos de la personalidad: el yo, la persona, la sombra, el ánima
/ánimus y el se// Por último, analizamos la exploración de los símbolos que realizó Jung y dos
aplicaciones de su obra, en los planos de la imaginación activa y de los sueños.

Las actitudes: introversión y extraversión


De todos los conceptos jungianos, los de introversión y extraversión son los que gozan de mayor
popularidad. Jung descubrió que es posible definir a las personas como orientadas al interior o bien al
exterior. El introvertido se siente más a sus anchas en el mundo interior de la reflexión y los
Sigue lo que la voluntad y el
sentimientos, mientras que el extravertido prefiere el mundo de los objetos y la sociedad con los
camino que la experiencia revela
demás.
que te pertenecen, es decir, la
No hay introvertidos ni extravertidos puros. Jung comparó ambos procesos con el ritmo
expresión auténtica de tu
individualidad. (Jung en Serrano, cardiaco: hay una alternancia rítmica entre el ciclo de contracción (introversión) y el ciclo de
1966, p. 83) expansión (extraversión). Aun así, cada quien suele preferir una actitud sobre la otra y en general se
desenvuelve de acuerdo con ella. Los introvertidos ven el mundo de acuerdo con el modo en que los
afecta; en cambio, los extravertidos se ocupan más de su propio impacto sobre el mundo.
También se observa un equilibrio entre los énfasis conscientes e inconscientes de estas
características:

Tómese a un extravertido y se observará que su inconsciente presenta rasgos de introversión,


ya que todas las características de extraversión se manifiestan en el consciente, mientras que las
de la parte introvertida se relegan al inconsciente. (Jung, en McGuire y Hull, 1977, p. 342)

En ocasiones, la introversión parece lo más apropiado; en otras, lo adecuado es adoptar una


actitud extravertida. Ambas actitudes se excluyen entre sí: no es posible

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


conducirse simultáneamente de las dos maneras. Ninguna es mejor que la otra. Lo ideal es ser flexible
y asumir la actitud que resulte más adecuada según las situaciones, esto es, establecer un equilibrio
dinámico entre ambas actitudes sin manifestar una respuesta fija y rígida ante el mundo.
A los introvertidos les interesan sus propios pensamientos y sentimientos, lo que indica que les
gusta vivir en su propio mundo interior; suelen ser introspectivos. El riesgo que corren es que, a
medida que se adentren en su mundo interior, pierdan el contacto con el mundo que les rodea. El
profesor distraído sería el ejemplo más claro, cuando no el más estereotipado.
Los extravertidos participan en el mundo de las personas y las cosas; se conducen de manera
más sociable y atenta a lo que ocurre a su alrededor. Necesitan protegerse del dominio de los sucesos
externos y evitar alienarse de sí mismos. El ejemplo común de la extraversión desequilibrada es el
ejecutivo de negocios impulsivo que carece de la menor sensibilidad para los sentimientos o las
relaciones.

Las funciones: pensamiento, sentimiento, sensación, intuición


Una de las contribuciones jungianas más significativas a la psicología es la teoría de los tipos. Jung
descubrió que las personas conciben, sienten y viven el mundo de maneras fundamentalmente
diferentes. Esta teoría representa una poderosa herramienta para ayudarnos a entender el
funcionamiento de los demás.
Jung identificó cuatro funciones psicológicas fundamentales: pensamiento, sentimiento,
sensación e intuición. Cada función puede experimentarse de manera introvertida o extravertida. Por
lo común, una función presenta un mayor grado de conciencia, desarrollo y dominio que las otras.
Jung llamaba superior a dicha función, que opera a partir de la actitud dominante (ya sea la
extraversión o la introversión). Una de las tres funciones restantes se encuentra generalmente en el
fondo del inconsciente y se desarrolla menos. Jung llamó inferior a esta función.
Pensar y sentir constituyen dos formas diferentes de formular juicios y tomar decisiones. El
pensamiento se ocupa de la verdad objetiva, del juicio y del análisis impersonal. Es el pensamiento el
que pregunta: "¿Qué significa esto?". En esta esfera se valoran la coherencia y los principios abstractos.
Los tipos pensantes (o personas en quienes predomina la función intelectual) son los mejores
planificadores, pero suelen insistir en la validez de sus planes y sus teorías abstractas aunque se les
den pruebas que contradigan dicha validez.
El sentimiento se centra en el valor. Puede incluir la formulación de juicios del tipo bueno o
malo, o bien, correcto o incorrecto (a diferencia de la toma de decisiones basada en consideraciones
lógicas o eficiencia, como ocurre en el pensamiento). El sentimiento se plantea la pregunta: "¿Cuál es
el valor de esto?".
En su clasificación, Jung agrupó a la sensación y a la intuición como formas de reunir
información, a diferencia de los métodos para la toma de decisiones. La sensación denota una
preferencia por la experiencia sensorial directa, la percepción de los detalles y los hechos concretos: lo
que se puede ver, tocar y oler. Aquí se da prioridad a la experiencia tangible e inmediata sobre el

LIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


62 C ARL G2USTAV J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌT ICA
C APÍTULO
análisis de la experiencia. La sensación se pregunta: "¿Qué es exactamente lo que percibo?". Los tipos
de esta categoría responden a las situaciones inmediatas y sortean con eficacia y eficiencia toda clase
de crisis y emergencias. Por lo común, trabajan mejor con herramientas y materiales que cualquiera de
los otros tipos.
La intuición es una forma de aprovechar la información sensorial por sus posibilidades, la
experiencia del pasado, las metas o los objetivos del futuro y los procesos inconscientes. La intuición
se pregunta: "¿Qué podría suceder, qué es posible?". Para los intuitivos, las implicaciones de la
experiencia son más importantes que la experiencia en sí. Las personas en quienes predomina la
intuición colman de significados sus percepciones con tal rapidez, que a menudo les cuesta discernir
entre sus interpretaciones y

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


62 C APÍTULO
C ARL 2G USTAV J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌT ICA
interesaba particularmente el mándala como una imagen del self y del proceso de individuación
(mándala es un vocablo sánscrito que significa círculo; en este caso se trata de un diseño o diagrama
circular que se emplea a menudo en la meditación y otras prácticas espirituales). Observó que sus
pacientes dibujaban mándalas espontáneamente, aun cuando desconocieran por completo el arte o la
filosofía oriental. Los mándalas suelen aparecer en dibujos de los sujetos que han realizado avances
considerables en sus propios procesos de individuación. El centro del dibujo representa el self, que
sustituye al limitado yo como centro de la personalidad, mientras que, en su conjunto, el diagrama
circular representa el equilibrio y el orden que se infunde a la psique a medida que avanza el proceso
de individuación.
Las ideas de Jung se vieron influidas notablemente por la India y el pensamiento hindú (Kakar,
1994). No obstante, tuvo el cuidado suficiente de señalar importantes diferencias entre las rutas de
individuación de uno y otro hemisferio. El marco social y cultural en el que tiene lugar el proceso del
crecimiento difiere de manera significativa entre oriente y occidente, al igual que las actitudes hacia el
concepto de individuación y hacia quienes lo persiguen como objetivo. El deseo de alcanzar un
desarrollo e iluminación interiores goza de aceptación abierta en oriente, donde se dispone de
métodos y técnicas definidos para favorecer dicho proceso. Jung estaba convencido de que la mayor
parte de las tradiciones espirituales se han convertido en sistemas rígidos que se imponen de forma
indiscriminada a todas las personas, en vez de propiciar que cada quien encuentre su propia e
irrepetible pauta de crecimiento interior.

CONCEPTOS PRINCIPALES
Iniciamos esta sección con la tipología de la teoría de la personalidad jungiana: las dos actitudes
básicas, introversión y extraversión, y las cuatro funciones: pensamiento, sentimiento, intuición y
sensación. A continuación, presentamos el modelo jungiano del inconsciente y el concepto de
arquetipo, seguidos por los arquetipos de la personalidad: el yo, la persona, la sombra, el
ánima/ánimus y el self. Por último, analizamos la exploración de los símbolos que realizó Jung y dos
aplicaciones de su obra, en los planos de la imaginación activa y de los sueños.

Las actitudes: introversión y extraversión


Sigue lo que la voluntad y el
De todos los conceptos ¡ungíanos, los de introversión y extraversión son los que gozan de mayor
camino que la experiencia revela
popularidad. Jung descubrió que es posible definir a las personas como orientadas al interior o bien al
que te pertenecen, es decir, la
exterior. El introvertido se siente más a sus anchas en el mundo interior de la reflexión y los
expresión auténtica de tu
individualidad. (Jung en Serrano,
sentimientos, mientras que el extravertido prefiere el mundo de los objetos y la sociedad con los
1966, p. 83) demás.
No hay introvertidos ni extravertidos puros. Jung comparó ambos procesos con el ritmo
cardiaco: hay una alternancia rítmica entre el ciclo de contracción (introversión) y el ciclo de
expansión (extraversión). Aun así, cada quien suele preferir una actitud sobre la otra y en general se
desenvuelve de acuerdo con ella. Los introvertidos ven el mundo de acuerdo con el modo en que los
afecta; en cambio, los extravertidos se ocupan más de su propio impacto sobre el mundo.
También se observa un equilibrio entre los énfasis conscientes e inconscientes de estas
características:

Tómese a un extravertido y se observará que su inconsciente presenta rasgos de introversión,


ya que todas las características de extraversión se manifiestan en el consciente, mientras que las
de la parte introvertida se relegan al inconsciente. (Jung, en McGuire y Hull, 1977, p. 342)

En ocasiones, la introversión parece lo más apropiado; en otras, lo adecuado es adoptar una


actitud extravertida. Ambas actitudes se excluyen entre sí: no es posible

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FAD1MAN


C O NCEPTOS PRI NCI PALES 63

conducirse simultáneamente de las dos maneras. Ninguna es mejor que la otra. Lo ideal es ser flexible
y asumir la actitud que resulte más adecuada según las situaciones, esto es, establecer un equilibrio
dinámico entre ambas actitudes sin manifestar una respuesta fija y rígida ante el mundo.
A los introvertidos les interesan sus propios pensamientos y sentimientos, lo que indica que les
gusta vivir en su propio mundo interior; suelen ser introspectivos. El riesgo que corren es que, a
medida que se adentren en su mundo interior, pierdan el contacto con el mundo que les rodea. El
profesor distraído sería el ejemplo más claro, cuando no el más estereotipado.
Los extravertidos participan en el mundo de las personas y las cosas; se condu cen de manera
más sociable y atenta a lo que ocurre a su alrededor. Necesitan protegerse del dominio de los sucesos
externos y evitar alienarse de sí mismos. El ejemplo común de la extraversión desequilibrada es el
ejecutivo de negocios impulsivo que carece de la menor sensibilidad para los sentimientos o las
relaciones.

Las funciones: pensamiento, sentimiento, sensación, intuición


Una de las contribuciones jungianas más significativas a la psicología es la teoría de los tipos. Jung
descubrió que las personas conciben, sienten y viven el mundo de maneras fundamentalmente
diferentes. Esta teoría representa una poderosa herramienta para ayudarnos a entender el
funcionamiento de los demás.
Jung identificó cuatro funciones psicológicas fundamentales: pensamiento, sentimiento,
sensación e intuición. Cada función puede experimentarse de manera introvertida o extravertida. Por
lo común, una función presenta un mayor grado de conciencia, desarrollo y dominio que las otras.
Jung llamaba superior a dicha función, que opera a partir de la actitud dominante (ya sea la
extraversión o la introversión). Una de las tres funciones restantes se encuentra generalmente en el
fondo del inconsciente y se desarrolla menos. Jung llamó inferior a esta función.
Pensar y sentir constituyen dos formas diferentes de formular juicios y tomar decisiones. El
pensamiento se ocupa de la verdad objetiva, del juicio y del análisis impersonal. Es el pensamiento el
que pregunta: "¿Qué significa esto?". En esta esfera se valoran la coherencia y los principios abstractos.
Los tipos pensantes (o personas en quienes predomina la función intelectual) son los mejores
planificadores, pero suelen insistir en la validez de sus planes y sus teorías abstractas aunque se les
den pruebas que contradigan dicha validez.
El sentimiento se centra en el valor. Puede incluir la formulación de juicios del tipo bueno o
malo, o bien, correcto o incorrecto (a diferencia de la toma de decisiones basada en consideraciones
lógicas o eficiencia, como ocurre en el pensamiento). El sentimiento se plantea la pregunta: "¿Cuál es
el valor de esto?".
En su clasificación, Jung agrupó a la sensación y a la intuición como formas de reunir
información, a diferencia de los métodos para la toma de decisiones. La sensación denota una
preferencia por la experiencia sensorial directa, la percepción de los detalles y los hechos concretos: lo
que se puede ver, tocar y oler. Aquí se da prioridad a la experiencia tangible e inmediata sobre el
análisis de la experiencia. La sensación se pregunta: "¿Qué es exactamente lo que percibo?". Los tipos
de esta categoría responden a las situaciones inmediatas y sortean con eficacia y eficiencia toda clase
de crisis y emergencias. Por lo común, trabajan mejor con herramientas y materiales que cualquiera de
los otros tipos.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


C O NCEPTOS PRI NCI PALES 63
La intuición es una forma de aprovechar la información sensorial por sus posibilidades, la
experiencia del pasado, las metas o los objetivos del futuro y los procesos inconscientes. La intuición
se pregunta: "¿Qué podría suceder, qué es posible?". Para los intuitivos, las implicaciones de la
experiencia son más importantes que la experiencia en sí. Las personas en quienes predomina la
intuición colman de significados sus percepciones con tal rapidez, que a menudo les cuesta discernir
entre sus interpretaciones y

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


C APÍTULO 2
64 C ARL G USTAV J U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÍTICA
los datos sensoriales tal como los reciben. Integran con prontitud la información nueva, vinculan de
manera automática la experiencia del pasado y la información relevante con la experiencia inmediata.
Debido a que con frecuencia incluye materiales inconscientes, el pensamiento intuitivo parece
moverse mediante saltos y asociaciones.
Jung denominaba función inferior a la parte menos desarrollada de la psique. Se trata de la
función menos consciente y más primitiva o indiferenciada. Para algunas personas, representa una
influencia de apariencia demoniaca, ya que se entiende muy poco y casi no se puede controlar. Por
ejemplo, los tipos intuitivos, que no guardan relación alguna con la función sensorial, pueden
experimentar pulsiones sexuales que se les manifiestan como enigmáticas y hasta peligrosas. Debido
a su escaso desarrollo consciente, la función inferior también sirve como vía de acceso al inconsciente.
Jung afirmaba que es a través de nuestra función inferior, la menos desarrollada de todas, que
podemos ver a Dios. Al combatir y superar obstáculos interiores, accedemos más fácilmente a la
divinidad.
En la dimensión individual, la combinación de las cuatro funciones se traduce en un enfoque
adecuado para vivir en el mundo:

Para orientarnos, debemos contar con una función que nos permita confirmar que hay algo allí
(sensación); una segunda función que se encargue de establecer de qué se trata (pensamiento);
una tercera función que nos indique si ese algo nos es favorable o a dverso y si deseamos o no
aceptarlo (sentimiento) y una cuarta función que nos revele su procedencia y su destino
(intuición). (Jung, 1942, p. 167)

Por desgracia, no todos fomentan por igual las cuatro funciones. Cada persona tiene una
función dominante y una función auxiliar parcialmente desarrollada. En general, las otras dos
funciones son inconscientes y por ende, son mucho menos efectivas. Cuanto más desarrolladas y
conscientes sean las funciones dominante y auxiliar, más profundamente inconscientes quedarán sus
funciones inversas (véase figura 2.1).

Intuición

Sentimiento

Pensamiento

Sensación
Tipo en el que predomina la intuición y el sentimiento (con un desarrollo muy marcado
de la intuición y menor de los sentimientos)

FIGU RA 2.1 Eje mplo de l a tipología funcional de Jung


Las funciones que aparecen sobre la línea horizontal son las más desarrolladas y
ALFAOMEGA conscientes, mientras que las que se encuentran debajo de dicha línea
TEORÍAS DEson
LAlas menos
PERSONALIDAD - FADIMAN
desarrolladas y menos conscientes.
C O NCEPTOS PRI NCI PALES 65
El tipo de función de cada persona indica las fortaleza y las debilidades relativas, así como el
estilo de actividades preferidas. La tipología jungiana resulta de especial utilidad para entender las
relaciones sociales, pues describe cómo es que las personas perciben de formas disímbolas y utilizan
criterios diferentes para actuar y formular juicios. Por ejemplo, los profesores intuitivos y gobernados
por el sentimiento no tienen el mismo estilo de exposición lógico, organizado y detallado que
caracteriza a los catedráticos intelectuales y regidos por las sensaciones. Los primeros son más propen-
sos a divagar incluyen anécdotas y presentan sus temas desde varias perspectivas en lugar de
abordarlos de manera sistemática.

El inconsciente
Al igual que el cuerpo, la mente
Jung enfatiza en que, debido a su propia naturaleza, no es posible conocer el inconsciente y por ello se
inconsciente es un almacén de
le debe describir en relación con la conciencia, que no tiene límites desde el punto de vista teórico.
reliquias y recuerdos del pasado.
Jung divide el inconsciente en personal y colectivo. (Jung, 1968, p.44)

El inconsciente personal. El contenido del inconsciente personal se remonta al pasado del


individuo. Esta formulación corresponde al concepto freudiano del inconsciente. El inconsciente
personal se compone de recuerdos que son dolorosos y han sido reprimidos junto con los recuerdos
que, debido a su irrelevancia, simplemente se eliminan de la conciencia. Asimismo, este inconsciente
contiene partes de la personalidad que nunca han aflorado en la conciencia.

El inconsciente colectivo. El inconsciente colectivo es el concepto más innovador y [El inconsciente colectivo] es
controvertido de la psicología jungiana. Jung define el inconsciente colectivo o transpersonal como el más la atmósfera en la que
centro de todo el material psíquico que no se origina en la experiencia personal. Su contenido y sus vivimos que algo que se
imágenes parecen compartidos con gente de todas las épocas y todas las culturas. Algunos psicólogos, encuentre dentro de nosotros. Es
simplemente de la cantidad
como Skinner, asumen de manera implícita que cada persona nace como una hoja en blanco (tabula
desconocida de nuestra vida.
rasa); en consecuencia, el desarrollo psicológico depende sólo de la experiencia personal. Jung postula
(Jung, 1973, p. 433)
que la mente del recién nacido posee ya una estructura que determina y conforma el crecimiento y la
interacción ulterior con el entorno. En esencia, esta estructura básica es la misma en todos los
pequeños. Aunque maduremos en forma diferente y nos transformemos en personas singulares, el
inconsciente colectivo es común a todos y por ende, es uno (Jung, 1951a).
El concepto jungiano de inconsciente colectivo se aprecia en el siguiente pasaje de una carta que
escribió a uno de sus pacientes:

Confía usted en su inconsciente como si fuera un padre amantísimo. Pero se trata de una
naturaleza y no puede tratarse como a un ser humano confiable. Es inhumano y requiere la mente
humana para funcionar de acuerdo con nuestros objetivos (...) Siempre persigue fines
colectivos, nunca el destino individual. El destino de usted es resultado de la colaboración entre
el consciente y el inconsciente. (Jung, 1973, p. 283)

Tenemos ... todas las


De acuerdo con Jung, nacemos con una herencia psicológica y biológica y ambos aspectos son
justificaciones para hatiar de
determinantes de la conducta y la experiencia: "Así como el cuerpo humano contiene todo un museo de una psique inconsciente, a la
órganos, cada cual con un largo periodo evolutivo detrás de sí, cabe esperar que la mente se organice de cual no se puede acceder por la
la misma forma. No puede menos que contener una historia comparable a la del cuerpo en el que observación directa. De otra forma,
habita" (1964, p. 67). no sería consciente. (Jung en
Campbell, I97í,p. 28)

TEORÍAS D E LA PERSONA LIDAD - FAD IMA N ALFAOMEGA


64 C APÍTULO 2 C ARL G USTAV J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌT ICA

los datos sensoriales tal como los reciben. Integran con prontitud la información nueva, vinculan de
manera automática la experiencia del pasado y la información relevante con la experiencia inmediata.
Debido a que con frecuencia incluye materiales inconscientes, el pensamiento intuitivo parece moverse
mediante saltos y asociaciones.
Jung denominaba función inferior a la parte menos desarrollada de la psique. Se trata de la
función menos consciente y más primitiva o indiferenciada. Para algunas personas, representa una
influencia de apariencia demoniaca, ya que se entiende muy poco y casi no se puede controlar. Por
ejemplo, los tipos intuitivos, que no guardan relación alguna con la función sensorial, pueden
experimentar pulsiones sexuales que se les manifiestan como enigmáticas y hasta peligrosas. Debido a
su escaso desarrollo consciente, la función inferior también sirve como vía de acceso al inconsciente.
Jung afirmaba que es a través de nuestra función inferior, la menos desarrollada de todas, que
podemos ver a Dios. Al combatir y superar obstáculos interiores, accedemos más fácilmente a la
divinidad.
En la dimensión individual, la combinación de las cuatro funciones se traduce en un enfoque
adecuado para vivir en el mundo:

Para orientarnos, debemos contar con una función que nos permita confirmar que hay algo allí
(sensación); una segunda función que se encargue de establecer de qué se trata (pensamiento);
una tercera función que nos indique si ese algo nos es favorable o adverso y si deseamos o no
aceptarlo (sentimiento) y una cuarta función que nos revele su procedencia y su destino
(intuición). (Jung, 1942, p. 167)

Por desgracia, no todos fomentan por igual las cuatro funciones. Cada persona tiene una
función dominante y una función auxiliar parcialmente desarrollada. En general, las otras dos
funciones son inconscientes y por ende, son mucho menos efectivas. Cuanto más desarrolladas y
conscientes sean las funciones dominante y auxiliar, más profundamente inconscientes quedarán sus
funciones inversas (véase figura 2.1).

Intuición

Sentimiento

Pensamiento

Sensación
Tipo en el que predomina la intuición y el sentimiento (con un desarrollo muy marcado
de la intuición y menor de los sentimientos)

FIGU RA 2.1 Eje mplo de l a ti pologí a funci onal de Jung


Las funciones que aparecen sobre la línea horizontal son las másDE
TEORÍAS desarrolladas y
LA PERSONALIDAD - FADIMAN
ALFAOMEGA
conscientes, mientras que las que se encuentran debajo de dicha línea son las menos
desarrolladas y menos conscientes.
140

C O NCEPTOS PRI NCI PALES

El tipo de función de cada persona indica las fortaleza y las debilidades relativas, así como el
estilo de actividades preferidas. La tipología jungiana resulta de especial utilidad para entender las
relaciones sociales, pues describe cómo es que las personas perciben de formas disímbolas y utilizan
criterios diferentes para actuar y formular juicios. Por ejemplo, los profesores intuitivos y gobernados
por el sentimiento no tienen el mismo estilo de exposición lógico, organizado y detallado que
caracteriza a los catedráticos intelectuales y regidos por las sensaciones. Los primeros son más propen -
sos a divagar incluyen anécdotas y presentan sus temas desde varias perspectivas en lugar de
abordarlos de manera sistemática.

El inconsciente Al igual que el cuerpo, la mente


inconsciente es un almacén de
Jung enfatiza en que, debido a su propia naturaleza, no es posible conocer el inconsciente y por ello
reliquias y recuerdos del pasado.
se le debe describir en relación con la conciencia, que no tiene límites desde el punto de vista teórico. (Jung, 1968, p. 44)
Jung divide el inconsciente en personal y colectivo.

El inconsciente personal. El contenido del inconsciente personal se remonta al pasado del


individuo. Esta formulación corresponde al concepto freudiano del inconsciente. El inconsciente
personal se compone de recuerdos que son dolorosos y han sido reprimidos junto con los recuerdos
que, debido a su irrelevancia, simplemente se eliminan de la conciencia. Asimismo, este inconsciente
contiene partes de la personalidad que nunca han aflorado en la conciencia.

El inconsciente colectivo. El inconsciente colectivo es el concepto más innovador y [El inconsciente colectivo] es
controvertido de la psicología jungiana. Jung define el inconsciente colectivo o transpersonal como el más la atmósfera en la que
centro de todo el material psíquico que no se origina en la experiencia personal. Su contenido y s us vivimos que algo que se
encuentre dentro de nosotros. Es
imágenes parecen compartidos con gente de todas las épocas y todas las culturas. Algunos
simplemente de la cantidad
psicólogos, como Skinner, asumen de manera implícita que cada persona nace como una hoja en
desconocida de nuestra vida.
blanco (tabula rasa); en consecuencia, el desarrollo psicológico depende sólo de la experiencia
(Jung, 1973, p. 433)
personal. Jung postula que la mente del recién nacido posee ya una estructura que determina y con-
forma el crecimiento y la interacción ulterior con el entorno. En esencia, esta estructura básica es la
misma en todos los pequeños. Aunque maduremos en forma diferente y nos transformemos en
personas singulares, el inconsciente colectivo es común a todos y por ende, es uno (Jung, 1951a).
El concepto jungiano de inconsciente colectivo se aprecia en el siguiente pasaje de una carta
que escribió a uno de sus pacientes:

Confía usted en su inconsciente como si fuera un padre amantísimo. Pero se trata de una
naturaleza y no puede tratarse como a un ser humano confiable. Es inhumano y requiere la
mente humana para funcionar de acuerdo con nuestros objetivos (...) Siempre persigue fines
colectivos, nunca el destino individual. El destino de usted es resultado de la colaboración
entre el consciente y el inconsciente. (Jung, 1973, p. 283)

Tenemos ... todas las


De acuerdo con Jung, nacemos con una herencia psicológica y biológica y ambos aspectos son
justificaciones para hablar de una
determinantes de la conducta y la experiencia: "Así como el cuerpo humano contiene todo un museo psique inconsciente, a la cual no se
de órganos, cada cual con un largo periodo evolutivo detrás de sí, cabe esperar que la mente se puede acceder por la observación
organice de la misma forma. No puede menos que contener una historia comparable a la del cuerpo directa. De otra forma, no sería
en el que habita" (1964, p. 67). consciente. (Jung en Campbell,
1971, p. 28)

AN TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


66 C APÍTULO 2 C ARL G USTAV J U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÌTICA

El inconsciente colectivo, que se origina en las experiencias comunes a todas las personas,
también contiene materiales de nuestros antepasados prehumanos y animales. Se trata de la fuente de
nuestras ideas y experiencias más poderosas.

El arquetipo
Primordial significa "primero" u
Probablemente el arquetipo sea uno de los conceptos más difíciles de la psicología jungiana. Los
"original"; por consiguiente, la
imagen primordial se refiere al
arquetipos son tendencias o predisposiciones heredadas para responder al mundo de formas
primer desarrollo de la psique. El determinadas. Son imágenes primordiales, representaciones de las energías instintivas del
hombre hereda estas imágenes de inconsciente colectivo.
su pasado ancestral, un pasado que Jung postuló la idea de los arquetipos con base en las experiencias narradas por sus pacientes.
comprende a todos los antepasados Muchos referían sueños y fantasías con imágenes e ideas notables cuyo contenido no podía atribuirse
humanos, así como a los ancestros a sus experiencias personales pasadas. Jung sugería que hay un plano de imágenes en el inconsciente
prehumanos o animales, (Jung en que es compartido por todos. Asimismo, descubrió UY\a estrecha correspondencia entre el
Hall y Nordby, 1973, p. 39) contenido de los sueños de sus pacientes y los temas míticos y religiosos que se observan en culturas
muy diferentes.
Según Jung, los arquetipos son elementos de estructuración en el inconsciente que dieron
origen a las imágenes arquetípicas que dominan tanto a las fantasías individuales como a las
mitologías de toda una cultura. Los arquetipos presentan "una especie de disposición a producir una y
otra vez las mismas o similares ideas míticas" (1917, p. 69). Tienden a aparecer como ciertas pautas o
esquemas, como situaciones y figuras recurrentes. Las situaciones arquetípicas incluyen las gestas
heroicas, los viajes marítimos nocturnos y las batallas de liberación de la madre. Entre las figuras
arquetípicas, se encuentra el niño divino, el doble, el viejo sabio y la madre primordial.
Es esencial insistir en que los Hay una amplia variedad de símbolos que pueden asociarse con un arquetipo determinado.
arquetipos no son simples nombres Por ejemplo, el arquetipo materno comprende no sólo la madre real de cada persona, sino también
o conceptos filosóficos. Son partes
todas las figuras maternas y protectoras. Este grupo arque-típico contiene a las mujeres en general, las
de la vida misma, imágenes que se
imágenes femeninas míticas como Venus, la Virgen María y la Madre Naturaleza; y a los símbolos de
conectan de manera integral con la
vida de la persona por medio del
apoyo y refugio, como la iglesia y el paraíso. El arquetipo materno abarca rasgos positivos y negativos
puente de las emociones, (jung. como la madre terrible, posesiva o asfixiante. En la Edad Media, por ejemplo, los aspectos negativos
1964, p.96) del arquetipo materno se cristalizaron en la imagen de la bruja.
Cada una de las grandes estructuras de la personalidad es también un arquetipo. Dichas
estructuras son el i/o, la persona, la sombra, el ánima (en los varones), el áni-mus (en las mujeres) y el
self.
Los arquetipos mismos son formas sin contenido propio que sirven para organizar o canalizar
el material psicológico. Podríamos compararlos con lechos fluviales secos cuya forma determina las
características del río cuando el agua comienza a correr. Los arquetipos son transmisores de energía.
Cuando un arquetipo se activa, desencadena una gran cantidad de energía. Toda actividad creativa
posee un elemento arquetípico.
Por lo general, las imágenes arquetípicas adoptan una forma contemporánea. Las personas de
hoy sueñan más que pelean con un pariente político que con matar un dragón.
Los arquetipos conforman la infraestructura de la psique. Los patrones arque-típicos son
similares a los patrones encontrados en la formación de los cristales. No hay dos copos de nieve
exactamente iguales, pero ambos presentan la misma estructura cristalina básica. De forma similar, el
contenido de la psique de cada persona, al igual que sus experiencias, es único e irrepetible; sin
embargo, las pautas generales en las que se encuadran estas experiencias están determinadas por
parámetros universales y principios generadores, o arquetipos: "Los arquetipos del inconsciente son
manifestaciones de los órganos del cuerpo y sus poderes. Los arquetipos tienen una raíz biológica"
(Campbell, 1988, p. 51).

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


C O NCEPTOS PRI NCI PALES 142

as
la-
LOS ARQUETIPOS EN SU VIDA
¡Cuál ha sido la principal imagen o tema arquetípico en su vida?
¿En qué formas ha influido dicha imagen sobre usted y sobre las personas que le rodean? Dé ejemplos
específicos del efecto que ha tenido en su vida.
Tome en consideración que el primer arquetipo que se le ocurra no es necesariamente el más
pa 1er significativo. Una forma de determinar cuáles son los arquetipos que encierran algún significado para usted
de consiste en reflexionar acerca de los temas literarios y fílmicos que le resulten más atractivos. ¡Hay algún
personaje que le sea especialmente atractivo o revelador? ¿Hay alguna situación que le resulte entrañable o
con la cual se identifique de forma particular, como un gran amor trágico o un viaje peligroso hacia lo
x>r iyo
desconocido?
jue no,
pa-

■nte
in-una En su obra El héroe de las mil caras (1949), Joseph Campbell, un experto en psicología jungiana, A menudo se confunde el
:as" expone las pautas y los temas arquetípicos básicos en los mitos y leyendas heroicas de numerosas significado del término arquetipo
culturas de la historia. Hay excelentes estudios que articulan algunos aspectos del arquetipo heroico con ciertas imágenes o motivos
2Sy
en el huérfano, el guerrero, el sabio, el bufón (Pearson, 1989, 1991), así como el rey, el guerrero, el mitológicos (...) El arquetipo es la
ajes íetí-
tendencia a formar tales
mago y el amante (Moore y Gillette, 1990). El mito de Edipo representa una ilustración adecuada de
representaciones con base en un
la situación ar-quetípica en la que un hijo ama profundamente a la madre y se ve obligado a combatir
motivo, las cuales pueden
al padre. Como tema, es posible detectar la misma estructura básica en muchos mitos y leyendas, y
presentar detalles muy diferentes
como patrón psicológica, en muchas personas. Hay numerosas situaciones sin perder por ello su patrón
básico. (Jung, 1964, p. 67)

ani-

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


143 C ARL G USTAV
C APÍTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÌTICA

La esfinge

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FAD1MAN


C O NCEPTOS PRI NCI PALES 144
afines, como la relación de la hija con sus padres, la relación de éstos con los hijos, las relaciones entre
hombres y mujeres, hermanos y hermanas, etcétera.
Múltiples obras han analizado a los dioses griegos como arquetipos que descri ben varios
aspectos de la personalidad. Entre estos trabajos se encuentran las obras de Jean Shinoda Bolen
(1984,1989, 2002) y The Goddess Within [La diosa interior] (Woolger y Woolger, 1989).
Es importante recordar que sólo el contenido del arquetipo se incorpora a la conciencia. El
arquetipo mismo es un patrón que se encarga de canalizar la energía psíquica. Nunca cobramos una
conciencia plena de este patrón básico, así como podemos estudiar miles de cristales de nieve sin
identificar claramente la pauta general que produce una estructura cristalina común. Nuestro sitio web
cuenta con información adicional sobre los arquetipos.

El yo
Para afirmar su existencia, el El yo ocupa un lugar central en la conciencia y es uno de los arquetipos más impor-
yo siempre exige explicaciones. tantes de la personalidad. Proporciona un sentido de coherencia y dirección en la vida
(Jung, 1973, p. 427) consciente. Se opone a cualquier cosa que amenace esta frágil coherencia de la concien-
cia, convenciéndonos de que debemos planificar y analizar nuestras experiencias.
De acuerdo con Jung, al principio la psique no es más que inconsciente. Al igual que su
contraparte freudiana, el yo jungiano proviene del inconsciente y reúne diversas experiencias y
recuerdos, con lo cual establece la división entre consciente e inconsciente. No hay elementos
inconscientes en el yo, sólo un contenido consciente derivado de la experiencia personal. Se nos induce a
creer que el yo es el elemento central de la psique, con lo cual pasamos por aitoia otra mitad do \a psique, e\
inconsciente (véanse t a s representaciones de Va estructura de \a personalidad en las figuras 2.2 y 2.3)

FIGU RA 2.2 Estructura de l a pe rsonal idad


En este diagrama se describe el orden en el que suelen presentarse los arquetipos más importantes del
análisis jungiano. Sin embargo, toda representación bidimensional de la teoría de Jung resulta por fuerza
engañosa y hasta inexacta. Por ejemplo, el se/f posee una naturaleza más inconsciente que las otras
estructuras de la personalidad, pero, al mismo tiempo, es también el centro de la personalidad. (Adaptado
deThomas Parker.)
TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA
145 C ARL G USTAV
C APÍTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÌTICA
Sombra Inconsciente personal y colectivo ( Consciente personal y colectivo

Animus (en las mujeres)


Persona
Ánima (en los varones)
Self

Yo

Contenidos
Potencialidades
reprimidos
innatas

FIGU RA 2.3 Esquema gene ral de l a psique


Fuente: The "I" and the "Not /"(diagrama I, apéndice), de M. E. Harding, Bollingen, Nueva York, 1965.
Copyright 1965 de Bollingen. Adaptada con autorización.

La persona
La persona es la apariencia que ofrecemos al mundo. Se trata del personaje que actuamos y con el
cual nos relacionamos con los demás. La persona comprende los papeles sociales, el tipo de ropa que
nos gusta vestir y nuestro estilo individual de expresarnos. El término persona proviene del latín y
significa "máscara" o "rostro falso", como la máscara que usaba el actor en el teatro romano y a través
de la cual hablaba. Para desenvolvernos en la esfera social tenemos que desempeñar un papel de
modo tal que defina nuestras funciones. Aun quienes rechazan tales mecanismos de adaptación des-
empeñan invariablemente otros papeles, que representan el rechazo mismo.
La persona posee aspectos positivos y negativos. Una persona dominante puede asfixiar al
individuo, y quienes se identifican con esta parte de su personalidad terminan por verse sólo a la luz
de sus papeles y fachadas sociales más superficiales. De hecho, Jung llamaba a la persona el
"arquetipo de la conformidad". Entre sus funciones positivas, protege al yo y la psique de diversas
fuerzas y actitudes sociales que intentan imponérseles. Además, la persona es un valioso instrumento
de comunicación. En el teatro romano, las máscaras de los actores anunciaban a los espectadores, si
bien de manera un tanto estereotipada, la personalidad y las actitudes del papel que tocaba
representar a cada uno. A menudo, la persona encierra una importancia crucial para el desarrollo
positivo. Cuando comenzamos a desempeñar determinado papel, nuestro ego gradualmente se
identifica con éste. Este proceso es central para el desarrollo de la personalidad.
Empero, este proceso no siempre es positivo. Cuando el yo se identifica con la persona, el
individuo cree que es lo que aparenta. Según Jung, siempre terminamos por desechar esta
identificación, dando así lugar al proceso de autodescubrimiento o individuación. Los miembros de
las minorías, junto con otros grupos sociales y marginales, suelen tener problemas con su identidad
debido a los prejuicios culturales y el rechazo social de sus personas (Hopcke, 1995).
La persona puede expresarse por medio de los objetos que emplea para cubrirse (el vestido o
un velo), así como por las herramientas que denotan una ocupación (maletín o portafolio). Así, los
objetos ordinarios se transforman en símbolos de la identidad individual. La expresión símbolo de
estatus (auto, casa o diploma) destaca la relevancia o el significado que concede la sociedad a una
imagen. Todos estos sím reflexión personal
LA PERSONA

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FAD1MAN


C O NCEPTOS PRI NCI PALES 146
Anote sus prendas de vestir favoritas, accesorios y otras pertenencias que lleve consigo, por ejemplo una
bolsa o una mochila. Escoja el objeto que en su opinión lo represente mejor, aquel que sea una parte
importante de su imagen personal.

1. Despréndase del objeto durante una semana y observe cómo reacciona a su falta.
2. Présteselo a un amigo. ¿Qué siente al ver que otra persona lleva su posesión más pre-
ciada?

bolos se observan en los sueños como representaciones de la persona. Por ejemplo, alguien con una
personalidad fuerte puede verse a sí mismo en sueños con demasiada ropa o constreñido por ésta.
Una persona con una personalidad débil podría aparecer desnuda y expuesta. Otra posible expresión
de una persona inadecuada sería una figura sin piel.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


147 C APÍTULO 2 C ARL G USTAV J U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÍTICA

La sombra
¿Cómo puedo ser sustancia sin La sombra es una forma arquetípica en la que se relegan los materiales que han sido reprimidos en la
proyectar una sombra? Para ser
conciencia; su contenido comprende las tendencias, los deseos, los recuerdos y las experiencias que
cabal, he de tener un lado oscuro.
son rechazados por ser incompatibles con la persona y contrarios a las normas y los ideales sociales.
Cuando me hago consciente de mi
sombra, vuelvo a recordar que soy La sombra contiene todas las tendencias negativas que se quisieran vedar, como los instintos animales
un ser humano como cualquiera. y las características, tanto positivas como negativas, que no pudieron desarrollarse plenamente.
(Jung, I93lc,p. 59) Cuanto más fuerte sea la persona y mayor la identificación con ella, tanto más enfáticamente se
niegan otras partes de la personalidad. La sombra representa lo que consideramos como inferior en
nuestra personalidad, así como todos los aspectos descuidados y nunca desarrollados en nosotros
mismos. En los sueños, la sombra se manifiesta como un animal, un enano, un vagabundo o cualquier
otra figura de bajo estatus.
En sus investigaciones sobre la represión y la neurosis, Freud se centró principalmente en
aspectos de la sombra. Jung descubrió que los materiales reprimidos se organizan y estructuran
alrededor de la sombra, la cual se convierte, por así decirlo, en un self negativo o sombra del yo. En el
ámbito onírico, la sombra se experimenta a menudo como una figura oscura, primitiva, hostil o
repugnante, debido a que su contenido fue expulsado por la fuerza de la conciencia y adopta un perfil
antagonista para el pensamiento consciente. Cuando se permite que el material de la sombra se
restituya a la conciencia, pierde muchas de sus características primitivas y espeluznantes.
La sombra se torna tanto más peligrosa cuanto menos se le reconoce. En estos casos, se tiende a
proyectar las características no deseadas sobre los demás o a dejarse dominar por la sombra sin
percatarse de ello. Las imágenes del mal, el diablo y el concepto del pecado original son aspectos del
arquetipo de la sombra. Cuanto más conscientes se tornan los materiales de la sombra, menor será su
dominio. No obstante, la sombra forma parte de la naturaleza humana, por lo que resulta imposible
eliminarla. Quien asegura que carece de sombra no es una persona completa, sino una caricatura
bidimensional que se obstina en negar la combinación de bien y mal que habita en todos nosotros.
Algunos jungianos modernos han escrito acerca de la "sombra de la luz", que incluye aquellos
aspectos positivos de nuestra personalidad que consideramos incompatibles con nuestro self.
Generalmente está compuesta por cualidades como carisma, belleza o inteligencia que tendemos a
proyectar hacia los demás.

ALFAOMEGA TEORÍAS DELM?ERSOKKUOND -YkY3\N\NH


C O NCEPTOS PRI NCI PALE

--------------------------— --------- ■—;------- 1—-— --------------------

LA SOMBRA
or je!
Hay un aspecto de la sombra que puede personificarse mediante un pequeño demonio, un diablillo
dedicado a herirlo o a sabotear los mejores planes. Puede manifestarse como un crítico implacable o un juez
inflexible. Lo que sigue tiene como propósito ayudarlo a entender mejor este aspecto de la sombra.

1. Reflexione acerca de cómo describiría en detalle a su demonio personal y la forma en que opera en
su vida. ¿Cuándo aparece? ¿Hay situaciones que parezcan propiciar su aparición?
2. Si se le pidiera personificar este aspecto de la sombra, ¿qué aspecto presentaría? ¿Tiene algún
nombre? ¿Cómo se vestiría? ¿Cuáles serían algunas de sus expresiones preferidas?
3. Comuniqúese con esta figura. Analice sus cualidades. ¿En qué forma le ha resultado útil?
iplo, iada Determine asimismo si ha favorecido o impedido sus cambios o su crecimiento personal.
■ecer ra 4. ¿Cuál es la figura interior que representaría mejor la antítesis del demonio personal? Teniendo
fi- presente esta figura opuesta, responda a las preguntas de los apartados I a3.

El enfoque jungiano de la sombra ha sido objeto de numerosos y difundidos libros y artículos


(véase Abrams y Zweig, 1991, y Abrams, 1994, para un análisis de la sombra en Estados Unidos).
El antiguo filósofo chino Chuang-tzu (369-286 a. C.) propone un método para enfrentar a la
sombra que presenta notables similitudes con el enfoque de Jung:

Había un hombre tan


perturbado
por la visión de su propia sombra
y tan descontento por el rastro que dejaban sus pies
que decidió deshacerse de ambos.
El método que le pareció mejor fue huir de ambos.
Así, se levantó y empezó a correr.
Pero cada vez que su pie tocaba el suelo
dejaba una huella,
mientras su sombra lo alcanzaba
sin la menor dificultad.
El hombre atribuyó su fracaso
a que no corría suficientemente rápido.
Así, corrió cada vez más de prisa, sin parar,
hasta que cayó por tierra, muerto.
No pudo ver
que, con sólo pisar la sombra,
ésta había desaparecido,
y que si se sentaba y conservaba la serenidad,
no habría más huellas en el suelo. (En Merton, 1965, p. 155)

Cada parte reprimida de la sombra representa una parte de nosotros mismos. En la medida en
que mantenemos estos materiales en la esfera del inconsciente, nos imponemos límites a nosotros
mismos. Cuando la sombra se torna más consciente, recuperamos partes antes reprimidas de la
personalidad. Asimismo, la sombra no es una mera fuerza negativa de la psique. Se trata de un
almacén de cuantiosas energías instintivas, de espontaneidad y de vitalidad, así como de una

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAO


C O NCEPTOS PR

--------------------------— --------- ■—;------- 1—-— --------------------


importante fuente de energías creativas. Al igual que todos los arquetipos, la sombra tiene por
origen el

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


72 C APÍTULO 2 C ARL G USTAV I U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÍTIC A

inconsciente colectivo y brinda acceso a una buena parte del valioso material incons ciente que es
rechazado por el yo y la persona.
El siguiente pasaje de una carta de Jung ilustra claramente su concepto de la sombra y, en
general, del inconsciente:

Lo que usted denomina la técnica para enfrentar a la sombra es una cuestión importante y a la
vez difícil. De hecho, no hay tal técnica, si por técnica entendemos un método conocido y hasta
recomendado para resolver una dificultad o una tarea. Se trata más bien de un procedimiento
comparable al trabajo del diplomático o el estadista. Por ejemplo, no hay una técnica particular
que nos sirva para reconciliar a dos partidos políticos que se oponen entre sí (...) Si hemos de
hablar de alguna técnica, ésta radica únicamente en la actitud. Ante todo, se tiene que aceptar y
tomar en serio la existencia de la sombra. Segundo, es necesario informarse acerca de sus
características y sus intenciones. Tercero, no podrán evitarse las negociaciones largas y difíciles
(...)
Nadie sabe a ciencia cierta cuál será el resultado de estas negociaciones. Lo único que
sabemos con certeza es que, a través de una colaboración escrupulosa, el proble ma mismo no
hace sino cambiar. Con mucha frecuencia, las intenciones aparentemente imposibles de la
sombra resultan ser simples amenazas debidas a la resistencia del yo a considerar seriamente la
presencia de la sombra. Por lo general, la intensidad de esas amenazas disminuye cuando se
comienza a tomarlas en serio. (1973, p. 234)

Justo cuando creemos haberla entendido, la sombra se manifiesta bajo otra forma. Realizar
negociaciones con la sombra es un proceso que consiste en aprender a mirar al interior y reflexionar
de manera honesta en torno a lo que se percibe allí, lo cual toma una vida (von Franz, 1995).

Anima y ánimus
Jung postuló una estructura inconsciente que actúa como complemento de la persona, a la cual dio en
llamar ánima en los varones y ánimus en las mujeres. Esta estructura psíquica básica sirve como
centro de todo el material psicológico que no se adapta a la imagen consciente del individuo como
hombre o mujer. Así, en la medida en que una mujer se autodefine en términos femeninos, su ánimus
contendrá las tendencias y experiencias no reconocidas que haya definido como masculinas.
Para la mujer, el proceso del desarrollo psicológico implica el establecimiento de un diálogo
entre el yo y el ánimus. Éste podría estar dominado de manera patológica por la identificación con
ciertas imágenes arquetípicas (por ejemplo, el príncipe encantado, el poeta romántico, el amante
fantasmal o el pirata merodeador) o por una intensa fijación de la figura del padre.
Al principio, el ánimus o el ánima parece ser una personalidad totalmente sepa rada. Pero a
medida que se reconoce su influencia sobre el sujeto, el ánimus asume el papel de enlace entre el
consciente y el inconsciente hasta que gradualmente se integra al self. Jung considera esta unión de
opuestos (en este caso, lo masculino y lo femenino) como un paso fundamental en el camino de la
individuación.
Mientras el ánima o ánimus permanezca en estado inconsciente, esto es, no aceptado como
parte del self, se proyectará al exterior sobre las personas del sexo opuesto:

Todo hombre lleva en sí la imagen eterna de la mujer, no la imagen de esta o aquella mujer en
particular, sino una imagen femenina definida. Esta imagen es (...) una impronta o "arquetipo"
de todas las experiencias ancestrales de la mujer, diríase que una especie de depósito de todas
ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALI
las impresiones producidas por una mujer (...) Puesto que se trata de una imagen inconsciente,
siempre se le proyecta inconscientemente sobre la persona amada, de ahí que sea una de las
principales razones de la atracción apasionada o la repulsión. (J ung< 1931b, p. 198)

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


C O NCEPTOS 73
PRINCIPALES

reflexión personal
MIRARSE A si MISMO EN OTROS
Mencione las cualidades de quien admire o respete más.A continuación, enumere las características que le
i- desagradan en quien le inspire menos respeto. Lo más probable es que la primera lista contenga las
)S proyecciones de su ánima o ánimus.es decir, los rasgos que se encuentran en su propio interior y pueden ser
a. el alia desarrollados. La segunda lista contiene las proyecciones de su sombra, esto es, las características a las que se
debe enfrentar en el plano interior.
alus as

co lenirle!
de
Según Jung, el padre del sexo opuesto al del hijo representa una influencia decisiva sobre el
desarrollo del ánima o del ánimus. Todas las relaciones con el sexo opuesto, incluyendo a los padres,
orr a , lo están determinadas en gran medida por la proyección de las fantasías del ánima o del ánimus. Este
arquetipo es uno de los mayores reguladores de conducta. Se manifiesta en los sueños y en las
fantasías como figuras del sexo opuesto y funge como el mediador más importante entre los procesos
conscientes e inconscientes. Básicamente, se orienta a los procesos interiores, en la misma medida en
que la persona se orienta hacia el exterior. (Por ejemplo, la influencia creativa del ánima se aprecia en
los artistas que representan a sus musas como diosas.) Jung también denominaba a este arquetipo
"imagen del alma", puesto que posee la capacidad de ponernos en contacto con las fuerzas del
inconsciente, se le utiliza para dar libre curso ala creatividad.

El self
El selfes el arquetipo de la personalidad más importante y al mismo tiempo, el más difícil de entender.
Para Jung, es el arquetipo central, el arquetipo del orden psicológico y la totalidad de la personalidad.
El arquetipo del individuo es el
El se//es el arquetipo de la centralidad, la unión del consciente y del inconsciente que incorpora el self, que lo abarca todo. Dios es un
equilibrio y la armonía de los elementos antitéticos de la psique. El self dirige de manera integrada el círculo cuyo centro se encuentra en
funcionamiento de todo el aparato psíquico. Según Jung, "el consciente y el inconsciente no se oponen todos lados y cuya circunferencia
necesariamente, sino que se completan para dar lugar a una totalidad, a la cual denominamos self" no está en ninguna parte, (jung en
(1928b, p. 175). Jung no descubrió el arquetipo del self sino hasta después de haber estudiado las otras McGuire y Hull, 1977. p. 86)
estructuras de la personalidad.
En los sueños o en las imágenes, el self se expresa de manera impersonal (como un círculo, un
mándala, un cristal o una piedra) o personal (una pareja real, un niño di vino o cualquier otro símbolo
sagrado). Los grandes maestros espirituales, como Cristo, Mahoma y Buda, también constituyen
símbolos del self. Todos éstos son símbolos de totalidad, de unificación, de reconciliación de
polaridades y de equilibrio dinámico: las metas del proceso de individuación (Edinger, 1996). Jung
explica la función del self en los siguientes términos:

El yo recibe la luz del self. Aunque sabemos de la existencia de este self, no por ello se trata de
una cosa conocida (...) Aun cuando le debamos la luz de la conciencia y sepamos que no es otra
la fuente de nuestra iluminación, ignoramos si posee algo que pueda compararse a la
conciencia (...) Si el self pudiera vivirse, sería una experiencia limitada, cuando, en realidad, su
experiencia es ilimitada y eterna... Si yo fuera uno solo con el self, tendría el conocimiento de
todas las cosas, hablaría en sánscrito, leería la escritura cuneiforme, conocería los
acontecimientos que tuvieron lugar en la prehistoria, estaría familiarizado con la vida en otros
planetas, etcétera. (1975, pp. 194-195)

El selfes un factor de orientación profundo, interno, que puede parecer diferente, incluso ajeno,
al yo y la conciencia. "El self es no sólo el centro sino también toda la

IMAN TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


153 C ARL G USTAV
C APÍTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGIA ANALÌT ICA

circunferencia que comprende tanto el consciente como el inconsciente; es el centro de esta totalidad,
así como el vo ocupa el centro de la conciencia" (1936b, p. 41). En los sueños, se puede manifestar
como una imagen pequeña e insignificante; porque el se/fes poco familiar y no está desarrollado en la
mayoría de las personas. El desarrollo de este arquetipo no implica la disolución del yo, pues éste es y
será el centro de la conciencia, una importante estructura de la psique. La conciencia se vincula con el
self como resultado del largo y paciente trabajo que exige comprender y aceptar los procesos
inconscientes.

Los símbolos
De acuerdo con Jung, el inconsciente se expresa principalmente a través de los símbo los. Aun cuando
no haya un símbolo o una imagen que pueda representar plenamente un arquetipo (el cual es una
forma sin contenido específico), cuanto más se conforme un símbolo a los materiales inconscientes
organizados alrededor del arquetipo, más intensa y cargada de emociones será la respuesta que
suscite.

Así como la planta engendra la El símbolo posee un significado muy complejo debido a que representa un desa-
flor, la psique crea sus símbolos. fío para la razón; invariablemente presupone una multitud de significados que no
(Jung, 1964, p. 64) pueden aprehenderse dentro de un solo concepto lógico. El símbolo tiene futuro. El
pasado resulta insuficiente para interpretarlo, ya que toda situación real encierra gérmenes del
futuro. Tal es la razón por la que, al elucidar un caso, el simbolismo se aplica de manera
espontánea en virtud de que contiene el futuro. (Jung, en McGuire y Hull, 1977, p. 143)

Dos tipos de símbolos interesaban a Jung: los individuales y los colectivos. Por símbolos
individuales, Jung se refiere a los símbolos "naturales" que constituyen producciones espontáneas de
la psique individual y no imágenes o diseños creados de manera consciente por un artista. Además
de los símbolos personales que se observan en los sueños o las fantasías de una persona, hay
importantes símbolos colectivos, que a menudo adoptan imágenes religiosas, como la cruz, la estrella
de David de seis puntas y la rueda de la vida de los budistas.
Los términos y las imágenes simbólicas representan conceptos que no pueden definirse ni
comprenderse totalmente. Los símbolos siempre encierran connotaciones cuyo significado nos resulta
ambiguo o simplemente se nos escapa. Para Jung, el signo representa otra cosa, mientras que un
símbolo, como un árbol, es algo en sí mismo, una cosa viva y dinámica. El símbolo puede representar
la situación psíquica del individuo, y es dicha situación en un momento determinado.

La imaginación activa. Jung valoraba el uso de la imaginación activa como un medio de


favorecer la comprensión personal a través de la interpretación de los símbolos. Recomendaba a sus
pacientes que pintaran, esculpieran o emplearan cualquier otra forma artística como método para
explorar su interior. La imaginación activa no es fantasía pasiva, sino un intento de establecer,
mediante los símbolos, un diálogo entre el inconsciente y el yo.
La imaginación activa denota cualquier esfuerzo consciente por producir ma teriales
relacionados directamente con los procesos inconscientes, por relajar los controles cotidianos del yo
sin permitir que el inconsciente ejerza un control total de las situaciones. El proceso de la imaginación
activa difiere en cada persona. Algunos obtienen más beneficios del dibujo o de la pintura, mientras
que otros prefieren usar imágenes conscientes, fantasías o alguna otra forma de expresión.

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


154 C ARL G USTAV
C APÍTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGIA ANALÌT ICA
Jung mismo echó mano de diversos recursos para explorar su propio inconsciente. Proyectó su
casa de retiro en Bollingen de acuerdo con sus necesidades interiores y, de acuerdo con su propio
desarrollo, añadía alas al inmueble. Ahí también pintaba

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


C O NCEPTOS PRI NCI PALES 155

-- , -- , ---------- ; ---
LA IMAGINACIÓN ACTIVA
Dibujos
Inicie un diario de dibujos.A medida que avance.no tardará en observar que los cambios significativos de
su vida psicológica guardan estrecha relación con sus trazos. Probablemente descubrirá que a menudo
asocia ciertos colores o formas con determinadas emociones y personas y que sus dibujos se convierten en
un medio de expresión cada vez más claro.
Otro método para dibujar consiste en sentarse con un cuaderno y lápices de colores, para luego
plantear una pregunta al inconsciente. Deje que su imaginación encuentre una imagen y, en seguida,
plásmela en el papel. No piense en una respuesta.

Otros medios
La tecnología puede servir como auxiliar para la imaginación activa. La fotografía y la grabación de video
ofrecen muchas posibilidades, incluyendo una amplia gama de efectos especiales. La grabación de audio
también representa un vehículo adecuado para la imaginación activa. Escoja un medio y experimente con él,
permitiendo que su inconsciente se exprese de la forma que haya escogido.

Imágenes conscientes
Comience con una imagen onírica o cualquier imagen que le parezca poderosa o significativa. Contémplela
y observe cómo comienza a cambiar o a desplegarse. No trate de hacer nada; simplemente observe lo que
ocurra de manera espontánea. Conserve la primera imagen y no salte de un tema a otro. Al final, puede
incorporarse a la imagen, dirigirse a ella y escuchar lo que tiene para decir.

murales, redactaba manuscritos en latín y en alfabeto gótico, que luego ilustraba v tallaba en piedra.

Los sueños. Para Jung, los sueños desempeñan un importante papel complementario (o
compensatorio) en el funcionamiento de la psique. Las variadísimas influencias a las que nos vemos
sujetos en la vida consciente nos distraen y obligan a nuestras ideas a adoptar estilos que resultan
inadecuados para nuestra personalidad e individualidad. "La función general de los sueños
—escribía Jung— consiste en restablecer el equilibrio psicológico produciendo material onírico
mediante el cual se recupera, de una manera sutil, el balance psíquico total" (1964, p. 50).
Jung consideraba los sueños como realidades vivas que, para entenderse, han de
experimentarse y observarse cuidadosamente. Intentó develar la significación de los símbolos La imagen es una expresión
oníricos prestando una estrecha atención a la forma y el contenido del sueño, alejándose cada vez condensada de la situación
más de la dependencia psicoanalítica respecto de la libre asociación en el análisis de los sueños. psíquica general, no sólo, ni
"Quizás la libre asociación exponga todos mis complejos, pero nunca el significado de un sueño. Para siquiera de manera
predominante, del contenido
entender éste, debo mantener la relación más estrecha posible con las imágenes oníricas" (1934, p.
inconsciente puro y simple.
149). En el análisis, Jung remitía continuamente a sus pacientes a dichas imágenes, preguntándoles:
(Jung, 1921, p. 442)
"¿Qué dice el sueño?" (1964, p. 29).
Puesto que los sueños contienen símbolos con más de un significado, no puede haber un
sistema simple y mecánico para interpretarlos. Cualquier intento de análisis debe tomar en
consideración las actitudes, las experiencias y el pasado de quien sueña. Se trata de una empresa
compartida entre el analista y el analizado. La persona que experimenta el sueño lo interpreta con la
ayuda y la guía del analista. Aunque este último puede aportar una orientación decisiva, es el
soñador, en última instancia, quien conoce el significado del sueño.

'IMAN TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


D INÁMICA 156

reflexión persona _______________


DIARIO DE SUEÑOS
Lleve un diario de los sueños que tenga cada noche. Revise sus sueños los fines de semana, prestando
atención a las pautas o simbolismos recurrentes.También puede dibujar los símbolos y las imágenes de sus
sueños. Recuerde que el lenguaje de los sueños se compone de símbolos y metáforas y que un mismo sueño
puede tener varios significados. Al analizar sus sueños y las imágenes que contienen, pregúntese: "¿Qué tiene
que decirme este sueño?".

Jeremy Taylor, un conocido experto en el análisis jungiano de los sueños, postula algunos
supuestos básicos en torno a estos fenómenos (1992, p. 11):

1. Todos los sueños tienen por finalidad la salud y la integridad de la persona.


2. Ningún sueño se limita a confirmar cosas que ya conoce la persona.
3. Sólo quien sueña puede señalar con certeza los significados que encierra un sueño.
4. No hay sueños con un solo significado.
5. Todos los sueños se expresan en un lenguaje universal de metáforas y símbolos.

Más importante que la comprensión cognitiva de los sueños es el acto de experimentar y tomar
seriamente los materiales oníricos. Jung nos recomienda fraternizar con nuestros sueños y
considerarlos no como sucesos aislados, sino como mensajes del inconsciente. Este proceso genera un
diálogo entre el consciente y el inconsciente y representa un paso importante en la integración de
ambos (Singer, 1972, p. 283).

DINAMICA

Crecimiento psicológico: Individuación


Entender es la gran pasión de mi
Según Jung, todos tendemos a la individuación o desarrollo personal. Él creía que la psique posee una
vida. Sin embargo, también tengo
tendencia innata hacia la totalidad o la plenitud. Esta idea es similar al concepto de autoactualización
el instinto del médico: quisiera
de Maslow, pero la teoría en la que se basa el concepto jungiano es mucho más compleja que la de
ayudar a la gente. (Jung, 1961,
p.322)
Maslow. "La individuación significa transformarse en un ser homogéneo y en la medida en que la
'individualidad' abarca nuestra identidad más íntima, irreductible e incomparable, también implica
convertirnos en nuestro self. Por consiguiente, podemos traducir el término individuación como
'adquisición del ser' o 'autorrealización'" (Jung, 1928b, p. 171).
La individuación es un proceso natural y orgánico. Es la manifestación de nuestra naturaleza
básica, en lo que representa una pulsión fundamental de todas las personas. Como Jung ha escrito, "es
lo que hace a un árbol convertirse en árbol" (en McGuire y Hull, 1977, p. 210). Lo mismo que cualquier
proceso natural, puede ser impedido o desviado, en la misma medida que el crecimiento de un árbol
se frustra si se planta en un ambiente inadecuado.
La individuación es el proceso mediante el cual se alcanza la totalidad y la plenitud y, por
tanto, se traduce en una mayor libertad. Este proceso incluve el establecimiento de una relación
dinámica entre el yo y el self, junto con la integración de las diversas partes de la psique: el yo, la
persona, la sombra, el ánima o ánimus y los otros arquetipos inconscientes. A medida que se avanza

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


157 C ARL G USTAV
C APÍTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÍTICA
en el proceso de individuación,
se observa que estos arquetipos
se expresan de formas cada vez
más visibles y complejas.

Cuanto mayor es la
conciencia que
adquirimos de nosotros
mismos por la vía del
autoconocimiento y
actuamos en
consecuencia, más se
adelgaza el estrato

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


158
D INÁMICA

del inconsciente personal que se suma al inconsciente colectivo. De esta forma surge una dominarnos, si los pasamos por
conciencia liberada del mezquino, susceptible y personal mundo de los intereses objetivos. Esta alto o aceptamos ciegamente
conciencia enriquecida deja de ser ese amasijo egoísta y sensiblero de temores, deseos, sus imágenes y proyecciones
esperanzas y ambiciones personales [...] Se trata, más bien, de una función de relación con el como si fueran producciones
mundo de los objetos que instaura en el individuo un lazo absoluto, obligatorio e indisoluble personales.
con el mundo en general. (Jung, 1928b, p. 176)
El desarrollo del se/f. El
Como analista, Jung descubrió que quienes acudían a él durante la primera mitad de la vida
objetivo y la culminación del
guardaban relativamente pocos lazos con el proceso de individuación interior; lo que les preocupaba
proceso de individuación es el
era la realización individual, los logros exteriores y la consecución de las metas del yo. Los pacientes
desarrollo del self. "El selfes la
de edad más avanzada, quienes habían alcanzado esas metas en mayor o menor medida, solían
meta de la vida, pues
plantearse objetivos diferentes: la integración interior en vez de los logros externos y la armonía con
:ula representa la expresión más
la totalidad de la psique.
acabada de esa azarosa
Desde el punto de vista del yo, el crecimiento y el desarrollo requieren la integra ción de nuevos
combinación que conocemos
materiales a la conciencia; este proceso comprende la adquisición de un conocimiento del mundo y de
como individualidad"
sí mismo. Para el yo, el crecimiento no es, en esencia, sino la expansión de la percepción consciente.
En cambio, la individuación es el desarrollo del se//, cuyo objetivo es la unión de lo consciente y lo
inconsciente.

La develación de la persona. En las primeras etapas del proceso de individuación debemos


comenzar por develar a la persona y visualizarla como una herramienta útil y no como una parte
esencial de nosotros mismos. Aunque la persona cumple con ciertas funciones defensivas, también
actúa como una máscara que oculta al se// y al inconsciente:

Cuando analizamos la persona y retiramos la máscara, descubrimos que lo que pa recía ser
individual no es, en el fondo, más que colectivo; en otras palabras, que la persona funciona
como máscara para la psique colectiva. En lo fundamental, la persona no tiene nada de real:
representa un compromiso entre el individuo y la sociedad respecto de la apariencia que ha de
presentar aquél, la cual se reduce a un nombre, una profesión u oficio, etcétera. En cierto
sentido, todo esto es real, si bien en relación con la individualidad esencial de la persona, se
trata de una realidad secundaria, un producto del compromiso en el que, a menudo, son otros
quienes se llevan la tajada más grande. (Jung, 1928b, p. 156)

Al tomar conciencia de las limitaciones y las distorsiones de la persona, nos tornamos más
independientes de la cultura y la sociedad.

La confrontación de la sombra. Nos liberamos de la influencia de la sombra en la medida en que


aceptemos la realidad del lado oscuro que tenemos y, al mismo tiempo, percatándonos de que somos
más que la sombra.

La confrontación del ánima o ánimus. El siguiente paso consiste en enfrentar al ánima o ánimus.
Debemos acercarnos a este arquetipo como si se tratara de una o varias personas reales con las que
nos podemos comunicar y de las que podemos aprender. Por ejemplo, Jung interrogaba a las figuras
del ánima que se le presentaban en la interpretación de los símbolos oníricos, como si se tratara de un
paciente conversando con el analista. Asimismo, descubrimos que las figuras que adopta el ánima o el
ánimus gozan de una considerable autonomía y que pueden influir sobre nosotros e incluso

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


159 C ARL G USTAV
C APÍTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÍTICA

Propiamen
te
entendido,
todo lo
que nos
sucede nos
retrotrae a
nosotros
mismos; es La mente inconsciente del hombre percibe correctamente, aunque la razón consciente sea ciega e impotente,
como si (jung, 1925b, p. 386)
hubiera un
guía
inconscien
te cuyo fin
fuera
liberarnos
de todo lo
que nos
sucede y
hacernos
depender
de
nosotros
mismos.
Qung,
1973, p. 78)

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


D INÁMICA

(Jung, 1928b, p. 238). El self sustituye al yo como el punto de equilibrio de la psique. La conciencia del
se//infunde unidad a la psique y sirve para integrar los materiales conscientes e inconscientes: "El fin
de la individuación consiste, nada menos, que en rescatar al self de las falsas envolturas de la persona,
por una parte, y del sugestivo poder de las imágenes primordiales, por la otra" 0ung, 1945, p. 174). El
yo sigue ocupando el centro de la conciencia, pero ya no se le percibe como el núcleo de la
personalidad entera. Al respecto, Jung escribió lo siguiente:

debemos ser lo que somos, descubrir nuestra propia individualidad, ese centro de la
personalidad que ocupa una posición equidistante entre el consciente y el inconscien te;
debemos pugnar por alcanzar ese punto ideal hacia el cual la naturaleza parece querer
dirigirnos. Sólo en ese punto podremos satisfacer nuestras necesidades. (En Serrano, 1966, p.
91)

Aunque es posible describir la individuación en términos de etapas, el proceso es bastante más


complejo que la progresión lineal que presentamos aquí. Todos los pasos mencionados se superponen
y es frecuente que tengamos que lidiar de nuevo con viejos problemas y dificultades (aunque, si las
cosas marchan bien, desde una perspectiva diferente). La individuación puede representarse como
una espiral en la que nos esforzamos por resolver las mismas cuestiones básicas de una forma cada
vez más precisa (este concepto guarda una estrecha relación con el concepto budista Zen de la
iluminación, según el cual la persona nunca resuelve los koanes personales, o problemas espirituales,
por lo cual la búsqueda se considera un fin en sí mismo). •

Obstáculos para el crecimiento


La individuación es una tarea difícil cuando se emprende de manera consciente, por lo que la persona
debe gozar de buena salud psicológica para sortear con éxito el proceso. El yo debe ser lo
suficientemente fuerte para sobrellevar unos cambios radicales que, en ocasiones, trastocan por
completo las cosas en el proceso de la individuación:

Podríamos afirmar que el mundo entero, con sus miserias y su turbulencia, atraviesa por un
proceso de individuación. La única diferencia es que casi nadie parece saberlo (...) La
individuación no es, ni mucho menos, una cosa rara o el lujo de unos pocos elegidos; quienes
saben que atraviesan por dicho proceso se consideran afortunados, y ello se debe a que
obtienen algún beneficio, a condición de que sean lo bastante conscientes. (Jung, 1973, p. 442)

Este proceso debe su especial dificultad a que se trata de una empresa individual, realizada a
menudo contra el rechazo o, en el mejor de los casos, la indiferencia de los demás. Jung escribe que:

a la naturaleza le importa muy poco que adquiramos un nivel de conciencia superior, de hecho
ocurre todo lo contrario. Además, la sociedad no tiene en gran estima estas victorias de la
psique, ya que sus premios se conceden a las realizaciones, no a los progresos de la
personalidad, siendo éstos reconocidos, en la mayoría de los casos, de manera postuma.
(1931a, p. 394)

La persona. Cada etapa del proceso de individuación se acompaña de dificultades. En primer


lugar, corremos el peligro de la identificación con la persona. Quienes incurren en tal identificación se
esfuerzan por alcanzar la "perfección", con lo cual pierden la capacidad de aceptar sus errores o
debilidades, así como cualquier desviación de sus conceptos de sW/idealizados. Aquellos que se
identifican totalmente con la persona suelen reprimir todas las tendencias que no concuerden con su

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


161 C ARL G USTAV
C APÍTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÍTICA
imagen personal y atribuyen a otros dichas conductas, es decir, asignan a los demás la tarea de asumir
los aspectos de la identidad reprimida y negativa.

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


162
D INÁMICA
La ons-

Dder
indo idad

Llenar la mente consciente de


conceptos ideales es un rasgo
característico de la teosofía
occidental ( . . . ) No se adquiere la
iluminación imaginando figuras
de luz, sino haciendo consciente la
oscuridad. (Jung, 1954a, pp.
265-266)

Mahatma Gandhi: un líder individuado

La sombra. La sombra también puede representar un obstáculo significativo para la


individuación. La gente que no tiene conciencia de la sombra fácilmente da rienda suelta a sus
impulsos destructivos sin siquiera reconocerlos como tales o sin percatarse de sus propios
sentimientos negativos. En estas personas, la tentación inicial de causar daño se racionaliza de
inmediato debido a que no reconocen la presencia de tales impulsos. La ignorancia de la sombra
puede traducirse en una actitud de superioridad moral y de proyección de los aspectos negativos
sobre los demás. Por ejemplo, algunos de los que claman por la censura de la pornografía parecen
fascinados por los materiales que quisieran prohibir; incluso llegan a convencerse de la necesidad de
"estudiar" hasta el último detalle de toda la pornografía que caiga en sus manos para erigirse en
censores eficaces.

FADIMAN

ALFAOM
EGA
163 C ARL 2G USTAV J U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÍTICA
C APÍTULO
El to del concepto consciente en el que nos tenemos ya sea como hombres o mujeres lo cual, en general,
ánima o está determinado en gran medida por los valores culturales y la definición social de los papeles
ánimus. sexuales.
Enfrentar el
ánima o el
ánimus
puede dar
lugar al
problema
que implica
relacionars
e con el
inconscient
e colectivo.
Entre los
varones, el
ánima
puede
producir
cambios o
una
susceptibili
dad
emocional
repentina.
Entre las
mujeres, el
ánimus
puede
manifestars
e en forma
de
opiniones
rígidas e
irracionales
. El
concepto
jungiano
del ánima y
el ánimus
no se
reduce a
una mera
descripción
general de
la
masculinid
ad y la
feminidad.
El
contenido
de uno y
otro es el
complemen

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


164 C ARL G2USTAV J U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÍTICA
C APÍTULO

El individuo expuesto a los materiales colectivos corre el riesgo de que éstos lo absorban. De
acuerdo con Jung, este fenómeno adopta dos formas. Primero, tenemos la posibilidad de una
infatuación del yo, en la que la persona se adjudica todas las virtudes y el conocimiento de la psique
colectiva. La reacción contraria es la impotencia del yo; en este caso uno siente que no tiene control
sobre la psique colectiva y adquiere una conciencia dolorosa de los aspectos menos aceptables del
inconsciente, como la irracionalidad, las pulsiones negativas, etcétera.

La infatuación del yo. Como sucede en muchos mitos y cuentos de hadas,


los obstáculos más grandes se encuentran poco antes de llegar a la meta (von Franz,
1995). Al enfrentarse con el ánima o ánimus, se libera una gran cantidad de energía, la
cual puede emplearse para fortalecer el yo en vez de canalizarla al desarrollo del self.
Jung describe lo anterior como identificación con el arquetipo de la personalidad del
mana (mana es un vocablo melanesio que designa la energía o el poder que emana de
las personas, los objetos o los seres sobrenaturales; se trata de una energía con pro-
piedades ocultas o mágicas). El yo se identifica con el arquetipo del sabio (hombre o
mujer), del hombre sagaz que lo sabe todo (este síndrome menudea entre los profeso-
res universitarios de edad avanzada, por ejemplo). La personalidad del mana debe su
peligrosidad a que representa una exageración del propio poder. Las personas que se
estancan en esta etapa intentan ser más a la vez que menos de lo que son en realidad:
, más, porque suelen creer que han alcanzado la perfección, la santidad y hasta la divi -
nidad; pero en realidad son menos, ya que han perdido el contacto con su humanidad
esencial y con el hecho de que nadie es infalible, inmaculado ni perfectamente sabio.
No es la perfección lo que se Jung percibe en la identificación temporal con el arquetipo del self o la persona-
espera de ti, sino la plenitud. lidad del mana un fenómeno casi inevitable en el proceso de individuación. La mejor
(Jung, 1973, p. 97) defensa contra la infatuación del yo es recordar nuestra humanidad esencial, así como
no perder de vista la realidad de lo que se puede y se debe hacer, no de lo que se debería hacer o ser.

ESTRUCTURA
Cuerpo
La psique y el cuerpo no son En sus abundantes escritos, Jung no se ocupa de manera explícita de la importancia del
entidades separadas; constituyen cuerpo; todo parece indicar que prefirió dirigir sus esfuerzos al análisis de la psique,
una y la misma vida. (Jung, 1917, Para él, los procesos físicos son relevantes en la medida en que sean representados en
P- '13) la esfera psíquica. El cuerpo físico y el mundo exterior sólo pueden conocerse como
experiencias psicológicas: "Mi principal preocupación es la psique misma, con lo cual hago a un lado
el cuerpo y el espíritu (...) Para mí, cuerpo y espíritu son meros aspectos de la realidad de la psique.
La experiencia psíquica es la única experiencia directa. El cuerpo es tan metafísico como el espíritu"
(1973, p. 200). Para Jung, lo realmente importante es la experiencia del cuerpo (Conger, 1988).

Relaciones sociales
Jung insiste en que la individuación es, en lo esencial, un esfuerzo personal; sin embar go, también se
trata de un proceso que se desenvuelve a través de las relaciones con otras personas:

Como nadie puede tomar conciencia de su individualidad a menos que se relacione con sus
semejantes de manera estrecha y responsable, no podrá acusarse a nadie de egoísmo por
intentar hallarse. La única forma de descubrirse es mantener una relación profunda e
incondicional con alguien más o, mejor aún, con muchas personas con las cuales pueda

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


165 C ARL G2USTAV J U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÍTICA
C APÍTULO
compararse y entre las cuales pueda reconocerse a sí mismo. (Jung, en Serrano, 1966, pp.
83-84)

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


La interacción social es importante en la formación y en el desarrollo de las principales La individuación no aisla, conecta.
Nunca he visto relaciones
estructuras de la personalidad: persona, sombra y ánima o ánimus. Los contenidos de las experiencias
medrando en el inconsciente.
sociales ayudan a determinar las imágenes y los símbolos específicos relacionados con cada una de las
(Jung, 1973, p. 504)
estructuras: al mismo tiempo, estas estructuras arquetípicas elementales moldean y guían nuestras
relaciones sociales.

Voluntad
Jung creía que la voluntad individual es un avance humano relativamente reciente. En las culturas
primitivas, los ritos (como las danzas de la caza) inducen en los miembros de la tribu la disposición a
la acción, un estado que sustituye la voluntad de poderío moderna:

La voluntad prácticamente no existía; se requerían todas las ceremonias que se observan en las
tribus primitivas para generar algo equivalente a nuestra palabra "decisión". Con gran lentitud,
a lo largo de los siglos, hemos adquirido cierta volunta de poderío. Era mucha la energía que
podía obtenerse de la naturaleza, del inconsciente original, del flujo original de los hechos, una
cantidad de energía que podíamos controlar. (Jung, en McGuire y Hull, 1977, p. 1Ü3)

Jung define la voluntad como la energía de que dispone la conciencia o el yo. El desarrollo de la
voluntad se asocia con el aprendizaje de los valores culturales, de las normas morales, etc. La voluntad
sólo puede actuar sobre el pensamiento consciente y la acción, de ahí que no afecte directamente los
instintos ni otros procesos inconscientes, aun cuando ejerza una influencia indirecta sustancial sobre
dichos procesos por medio de los actos conscientes.

Emociones
Jung pone de relieve el papel decisivo que debe desempeñar el estudio de las emociones en la
psicología:
En mi experiencia como médico,
La psicología es la única ciencia que debe tomar en consideración el factor del valor (es decir, el
así como en mi propia vida, me he
sentimiento), va que éste representa el vínculo entre los fenómenos físicos y la vida. Es por esta
enfrentado una y otra vez con el
razón por la que se reprocha a la psicología el no ser científica; empero, lo que no entienden
misterio del amor y nunca he
quienes así se expresan es la necesidad científica y práctica de brindar la debida consideración
podido explicar exactamente qué
al sentimiento. (1964, p. 99)
es. (Jung, 1961, p. 353)

Los materiales psíquicos que se relacionan directamente con los arquetipos suelen despertar
emociones intensas, como la reverencia. Cuando Jung aborda el tema de los símbolos no escribe acerca
de palabras o formas vacías, sino realidades poderosas y vivas sobre las cuales muchos basan su vida
y por las que muchos han muerto. Según Jung, la emoción es la fuerza en que se basa el proceso de
individuación: "La emoción es la principal fuente de conciencia" (1954b, p. 96). Todos los cambios
interiores reales poseen un elemento emocional.

Intelecto

ADIMAN TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


Para Jung, la palabra intelecto alude a los procesos dirigidos y conscientes del pensamiento. A tal
efecto, distingue el intelecto de la intuición, la cual recurre constantemente a materiales inconscientes.
El intelecto desempeña un papel importante, aunque no decisivo, en el funcionamiento psicológico.
Jung insiste en la imposibilidad de un entendimiento puramente intelectual: "La psicología que se
limita a satisfacer las necesidades intelectuales nunca podrá ser práctica, ya que la totalidad de la
psique no puede aprehenderse sólo con el intelecto" (1917, p. 117). El intelecto rinde sus mejores frutos
cuando se ejerce junto con el sentimiento y la intuición.

ADIMAN TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


168 C ARL G USTAV
C APÍTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌTICA

Terapeuta
El terapeuta que padece una Para Jung, la terapia es un esfuerzo compartido entre el analista y el paciente, quienes se desempeñan
neurosis no merece ser llamado
como iguales. En virtud de que ambos conforman una unidad dinámica, el analista debe aceptar el
analista, ya que no es posible
cambio que resulta de la interacción. Jung percibía que la terapia consistía básicamente en la
ayudar al paciente a alcanzar un
estado más avanzado del que uno interacción del inconsciente del analista con el del paciente, cuyas posibilidades de progresar en
mismo ha logrado. (Jung, 1973. p. términos terapéuticos dependen de los avances que realice el analista:
95)
He aquí lo notable de la psicoterapia: no es posible aprender recetas de memoria y aplicarlas
con mayor o menor acierto. La curación sólo puede provenir de un punto central: entender al
paciente como una totalidad psicológica y conferirle un trato lo más humano posible, haciendo
a un lado todas las teorías y escuchando atentamente todo lo que tenga que decir. (1973, p. 456)

Cualquiera de mis alumnos podría fuera, sería una señal inequívoca de que algo se ha perdido. El significado y el propósito de un problema parecen
brindarle a usted tanta radicar no en sus soluciones, sino en nuestros esfuerzos incesantes por solucionarlo. (Jung, 1931a, p. 394)
penetración y comprensión que le
sería posible curarse a sí mismo,
con la condición de que no
sucumba a los prejuicios
inherentes a recibir la curación de
manos de otro. En última
instancia, cada quien debe ganar
su batalla por sí solo, pues nadie
lo hará en su lugar, (jung, 1973, P-
126)

Sin embargo, los problemas


graves de la vida nunca se
resuelven por completo. Si así

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


169 C ARL G USTAV
C APÍTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌT ICA
Jung trataba de no la psicoterapia como un "análisis desde el punto de vista del se//", un modo directo de dirigirse a los
depender en exceso de la teoría asuntos más profundos de sus pacientes. Oponía este enfoque al "análisis de prestigio", que se basa en
y de ciertas técnicas en el pro- la persona y al "análisis centrado en el yo", que se realiza por temor al inconsciente (Haule, 2000).
ceso terapéutico. Creía que tal Jung concibe dos grandes etapas en el proceso terapéutico las cuales, a su vez, se dividen en
dependencia podía convertir al dos partes. En primer lugar, tenemos la etapa analítica. Al principio se integra de confesiones, a través de
analista en un ser mecánico y las cuales la persona comienza a recuperar los materiales inconscientes. En esta etapa se empieza a
alejado de las necesidades del instaurar lazos de dependencia con el terapeuta. A continuación viene la elucidación del contenido de
paciente. El terapeuta no se las confesiones, en la que se establece una mayor familiaridad y una comprensión más profunda de
limita a tratar ciertas partes de los procesos psíquicos. El paciente sigue dependiente del terapeuta.
la psique a la manera del La segunda etapa de la terapia se conoce como sintética. Primero viene la educación; en este
mecánico que arregla un auto sentido, Jung insistía en la necesidad de pasar del análisis psicológico a nuevas experiencias que, al
viejo que requiere un originarse en la realidad, dan por resultado el crecimiento individual y la formación de nuevos
carburador o una suspensión hábitos. La última parte es la transformación. Aquí se integra la relación entre analista y paciente y la
nueva. El fin de la terapia es dependencia se reduce a medida que la relación se transforma. El paciente atraviesa por un proceso de
ver al analizado como una individuación de elevada concentración, aun cuando no tenga que enfrentar todavía los materiales
totalidad individual a través de arquetípicos. Es la etapa de la autoeducación, en la que el paciente se responsabiliza cada vez más por
una relación auténtica. su propio desarrollo.
Jung destacó que el
analista está profundamente
involucrado, tanto de manera
consciente como inconsciente,
en la situación terapéutica.
Insistía en que inevitablemente
se producía en un nivel
inconsciente una conexión
entre el analista y el paciente.
También fue un pionero en la
incorporación de los sueños,
las fantasías y las metáforas al
análisis, basándose en su
concepción del inconsciente
como algo "primordial" y "na-
tural", cargado de energía y
orientado hacia un objetivo
(Sedgwick, 2000).
Por lo general, Jung
recibía pacientes una o dos
veces por semana. Para
fomentar el espíritu de
autonomía en los analizados,
solía encomendarles tareas,
como analizar sus propios
sueños en casa. A instancias
suyas, los pacientes hacían
recesos ocasionales en las
consultas, con el objeto de que
no se hicieran dependientes
del analista ni de la rutina
analítica.
A menudo, Jung
describía su modo de abordar

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


E VALUACIÓ N
83

EVALUACIÓN
Con frecuencia se le critica a Jung la falta de un sistema conceptual coherente y estruc turado. En
ocasiones, sus textos abundan en observaciones tangenciales, sin que se aprecie allí un interés por
presentar las ideas de una manera formal, lógica, o incluso, sistemática. Asimismo, en varias ocasiones
Jung emplea definiciones diferentes para el mismo término. Aunque no ignoraba los problemas a que
eso daba lugar, no lo consideraba necesariamente una deficiencia. Creía que la vida rara vez sigue los
criterios lógicos y coherentes que constituyen la norma de los textos científicos y académicos, de ahí
que podamos definir su estilo como más fiel a la rica complejidad de la realidad psicológica.
De manera intencional, Jung creó un sistema abierto que diera cabida a nueva información sin
que ello exigiera una distorsión con el objeto de adaptarla a un marco teórico incluyente. Nunca se jactó
de conocer todas las respuestas o de que los nuevos datos no harían sino confirmar sus teorías. En
consecuencia, su quehacer teórico carece de una estructura estricta y lógica mediante la cual se
categorice la vida a la luz de un número reducido de constructos teóricos.
Hay quienes afirman que la obra de Jung continúa siendo extremadamente relevante en la
actualidad y que susescritos se alinean con las críticas posmodernas a la cultura contemporánea
(Hauke, 2000). Asimismo, su epistemología no objetivista, aunque con base empírica, lo coloca en la
tradición psicológica de William James (Kotsch, 2000).

Religión y misticismo
Debido a que le interesaban la religión, la alquimia, la espiritualidad, etc., algunos críticos han Soy investigador, no profeta.
Lo que me interesa son las
preferido imponer a Jung el calificativo de místico en vez de considerarlo científico. Para Jung, las
cosas que pueden verificarse
tradiciones y creencias místicas constituían importantes expresiones de las aspiraciones y los ideales
por la experiencia. No me
humanos. Jung consideraba las experiencias espirituales como datos que ningún estudioso interesa en absoluto lo que
preocupado por la amplia gama del pensamiento y la conducta humana debería desconocer o pasar pueda especularse en torno a
por alto. Empero, es claro que la actitud de Jung siempre fue la de un investigador y no la de un la experiencia si ello no se
creyente o un discípulo. acompaña de pruebas. (Jung,
1973, p. 203)
Sov v continuaré siendo un psicólogo. No me interesa nada que trascienda el conteni do
psicológico de la experiencia humana (...) No obstante, en el plano psicológico me interesan las
experiencias religiosas que contengan una estructura y un simbolismo interpretables. Para mí,
la experiencia religiosa es algo real, auténtico. He descubierto que a través de estas
experiencias, el alma puede "salvarse", acelerarse su integración y alcanzar el equilibrio
espiritual. (Jung, en McGuire y Hull, p. 229)

Jung percibía claramente que, en la vida, la perspectiva religiosa guarda una estrecha relación con la
salud psicológica:

Entre todos mis pacientes en la segunda mitad de la vida —es decir, con más de 35 años—, no
he atendido a uno solo cuyos problemas no se relacionaran en última instancia con la
búsqueda de una perspectiva religiosa. Puedo asegurar que todos se sentían enfermos debido
a que habían perdido lo que las religiones vivas de todas las edades han proporcionado a sus
fieles; asimismo, que no observé ninguna curación real que no se debiera a la recuperación de
las creencias religiosas. (1932, p. 334)

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEG


Jung creía que todos los seres humanos tienen un instinto religioso y una añoranza de plenitud.
Sostenía que Dios es parte de cada ser humano (Dyer, 2000).

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


172 C ARL G USTAV
C APITULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÍTICA

El principal cometido de mi El énfasis de Jung en la importancia práctica de la espiritualidad se observa en una carta que
trabajo no se relaciona con el envió a Bill Wilson, cofundador de Alcohólicos Anónimos. En dicha carta, Jung escribió acerca de un
tratamiento de las neurosis, sino
paciente alcohólico, Roland H., y explicó que su adicción al alcohol no tenía remedio, a menos que "se
con un enfoque de lo luminoso [o
convirtiera en el sujeto de una experiencia espiritual o religiosa; en suma, de una verdadera
sentido de lo sagrado]. Sin
conversión". Jung influyó en gran medida en la conversión y la curación del propio Wilson, así como
embargo, el hecho es que ese
enfoque representa la verdadera en la cofundación por parte de éste de AA en 1934. A continuación transcribimos una parte de la carta
terapia y, en la medida en que que Jung escribió a Wilson:
alcance las experiencias luminosas,
el paciente podrá considerarse No he tenido noticias de Roland H. y a menudo me pregunto qué habrá sido de él (...) Su
libre de las patologías. (Jung, 1973, afición por el alcoholo era el equivalente, en un grado más bajo, de la sed espiritual de
p. 377) plenitud que solemos sentir todos, expresada en un lenguaje medieval: la unión con Dios.
¿Cómo expresar esta idea en un lenguaje que, en nuestro tiempo, no sea objeto de
interpretaciones equívocas o malévolas?
La única forma correcta y legítima de gozar tal experiencia es que nos suceda en la
realidad, y ello sólo puede suceder cuando se va en una dirección que conduce a una
comprensión más elevada. Se puede alcanzar dicha meta mediante un acto de gracia o por
medio de un contacto personal y honesto con amigos, o a través de una educación de la mente
que trascienda los límites del mero racionalismo (...)
Como sabemos, la palabra "alcohol" en latín es spiritus: utilizamos esta palabra para
designar tanto la experiencia religiosa más sublime como el veneno más potente. Por tanto, la
fórmula que se aplica a casos como el presente es: spiritus contra spiritum. (1984, pp. 197-198)

Es posible que la inspiración de Jung para la fundación de Alcohólicos Anónimos y la terapia de los
12 pasos represente una de sus contribuciones más significativas a la sociedad moderna.

El análisis de los símbolos


El desarrollo psíquico no se El reconocimiento de la importancia de los símbolos, el análisis y la interpretación de éstos
consigue sólo con intención y constituyen las contribuciones fundamentales de Jung a la ciencia psicológica. El tenía una conciencia
voluntad; se necesita la atracción profunda de la complejidad del simbolismo y de la necesidad de analizar los símbolos sin incurrir en
de un símbolo. (Jung, 1928a, P.25) simplificaciones. Le atraían la mitología, el folclor y la alquimia porque le proporcionaban diversos
contextos que iluminaban las complejas producciones simbólicas que observaba en su trabajo como
analista.
Aunque los textos de Jung son difíciles de entender, quizá sean más apreciables que prosas
más simples o científicas, ya que expresan con elocuencia la riqueza intelectual de su autor. Su
flexibilidad y apertura mental, junto con su interés por las verdades esenciales de la existencia
humana, prestan a la obra jungiana un aliento y una complejidad prácticamente sin parangón en la
psicología.

Sólo me queda esperar y desear sus problemas a su manera, puesto que yo también reclamo esta libertad para mí mismo. (Jung, 1973, p. 405)
que nadie se convierta en
"jungiano" (...) No represento
ninguna doctrina definida y
detesto la "adhesión
incondicional". Que cada quien
goce de libertad para solucionar
ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN
173 C ARL G USTAV
C APITULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÍA ANALÍTICA

AVANCES
RECIENTES: LA
INFLUENCIA DE JUNG
Las ideas de Jung han
adquirido una popularidad y
una influencia cada vez mayor.
En Zurich, el Instituto Jung
sigue preparando a analistas
de muchos países del mundo.
Los institutos jungianos de
varios países y las principales
ciudades de Estados Unidos de
América ofrecen abundantes
materiales, ciclos de
conferencias, talleres de fin de
semana e instrucción
profesional en torno al análisis
jungiano. La práctica del
análisis creado por Jung ha
seguido progresando desde la
muerte de su autor (véase
Stein, 1995,1998). Continúan
publicándose estudios
biográficos serios sobre Jung;
uno de los más recientes es el
que escribió la premiada
biógrafa Deirdre Blair (2003).

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


La teoría en sus fuentes
El indicador de tipos de Myers-Briggs, basado en la teoría jungiana de los tipos, es una de las
pruebas psicológicas más populares del mundo (Myers, 1980). De aplica-don generalizada en empresas e
instituciones educativas, esta prueba ha sido aplicada amillones de personas. Con ella se mide la
introversión respecto de la extraversión, el intelecto respecto del sentimiento, la intuición respecto de
la sensación y por último, la percepción respecto del juicio. Esta última categoría fue añadida al
esquema original de Jung. La percepción alude a la apertura a nuevos datos y nuevas experiencias; el
juicio se refiere a la resistencia que se opone a las nuevas percepciones en provecho de una toma de
decisiones rápida. En un estudio se utilizó el indicador de tipos de Myers-Briggs para aumentar la
efectividad de un entrenamiento en diversidad (la mayoría de los hombres blancos prefiere el
pensamiento, mientras que prácticamente todos los demás usan más la función del sentimiento)
(Sheill, 1999).
Entre los muchos autores y expertos prominentes que han enriquecido las ideas de Jung, Joseph
Campbell aplicó los conceptos jungianos a temas como el mito (1985, 1988) y el arquetipo del héroe
(1949). James Hillman (1975,1989) creó, bajo la influencia eminente de Jung, un método al que llamó
psicología arquetípica. Jean Shinoda Bolen (1984,1989) escribió dos éxitos de librería en torno a los
arquetipos de las diosas entre las mujeres y los dioses entre los hombres. En su obra La nueva
masculinidad: rey, guerrero, mago y amante, Robert Moore y Douglas Gillette (1990) describen los
"arquetipos de la masculinidad madura". En la obra de uno de los fundadores del "movimiento
masculino", Robert Bly (1990), se observa una marcada influencia de Jung.
Hay todo un acervo de textos en los que se vincula la psicología jungiana con la espiritualidad,
principalmente desde la perspectiva cristiana. Entre esos textos se cuentan los escritos de Kelsey
(1974, 1982) y Sanford (1968, 1981). La obra Corning Home: A Handbook for Exploríng the Sanctuary Todo lo que diga el hombre acerca
Within, de Caprio y Hedberg (1986), es una guía práctica para la realización de ejercicios espirituales de Dios es pura fruslería, pues
dentro de la tradición cristiana. Contiene apasionantes relatos personales, excelentes ilustraciones y nadie puede conocerlo, (jung,
útiles ejercicios. 1975, p. 377)

Para un buen estudio de la relación entre la psicología jungiana y el budismo, véase Spiegelman
y Miyuki (1985). Spiegelman (1982) también escribió acerca de los vínculos entre la psicología de Jung
y el misticismo judío, así como sobre la relación entre la obra de Jung y el hinduismo (Spiegelman y
Vasavada, 1987). Otros autores han relacionado la psicología de Jung con la Kabbalah (Drob, 1999) y
con una gran variedad de temas de la fenomenología (Brooke, 2000).
Las luminosas, complejas v elaboradas ideas de Jung han obtenido gradualmente el
reconocimiento que tanto merecen.

La teoría en sus fuentes


EXTRACTOS DE PSICOLOGÍA
ANALÍTICA
TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN
175
Asociación de palabras
La primera introducción de Jung a la psicología profunda se verificó con sus experimentos de asociación de
palabras. Jung adquirió una gran destreza para interpretar las asociaciones y sus capacidades intuitivas eran
asombrosas.

Hace muchos años, cuando me acababa de titular como médico, un anciano profesor de crimino logía me
interrogó acerca del experimento [de asociación de palabras], señalándome que no podía creerlo. Yo le respondí:
"¿No, profesor? Podemos intentarlo cuando usted desee." Me invitó a su casa y comencé con mi experimento.
Después de probar 1 0 palabras, el profesor se cansó y me dijo: "¿De qué sirve esto? No ha obtenido usted nada".
Le respondí que no podían obtenerse resultados con sólo 1 0 o 1 2 palabras; debíamos probar al menos con 100,
y sólo entonces veríamos algún resultado. Luego me preguntó: "¿Puede usted hacer algo con estas palabras?".
Entonces le expliqué: "Muy poco. Pero hay algo que puedo decirle. Hace muy poco tiempo tenía usted
preocupaciones pecuniarias, tenía usted muy poco dinero. Usted teme morir de una enfermedad del corazón.
Usted debe haber estudiado en Francia, donde tuvo un amorío, y éste ha vuelto a su mente; como suele suceder
cuando se tienen pensamientos de muerte, los recuerdos más queridos regresan desde lo más profundo del
tiempo". Respondió él: "¿Cómo lo sabe?". ¡Hasta un niño podría verlo! El profesor tenía 72 años y había asociado
corazón con dolor, es decir, el temor de morir de un infarto. Asociaba muerte con morir —una reacción natural— y
con dinero asociaba demasiado poco, otra reacción muy común. Luego, las cosas se tornaron más complejas. A la
palabra pagar, después de un momento de reacción muy largo, pronunció La Semeuse, aun cuando nuestra
conversación era en alemán. Lo Semeuse es la célebre figura que se aprecia en las monedas francesas. Ahora
bien, ¿por qué demonios pronunciaba este anciano la expresión La Semeuse? Cuando llegamos a la palabra beso,
transcurrió un largo tiempo de reacción, sus ojos se iluminaron y dijo: hermoso. Aquí estaba la clave de todo.
Nunca habría empleado el francés si no lo hubiera asociado con un sentimiento particular; había que averiguar
ahora por qué lo había usado. ¿Había sufrido pérdidas con el franco francés? En aquellos días no se hablaba de
inflación ni de devaluación. No era ésta, pues, la clave. Dudaba entre el dinero o el amor, pero cuando el hombre
llegó a la asociación beso/hermoso, me percaté de que era el amor. Aunque no era el tipo de hombre que realiza
un viaje a Francia en la vejez, había sido estudiante de leyes en París, probablemente en la Sorbona. Resultó
relativamente fácil atar los cabos sueltos en la historia del profesor. (Jung, 1968, p. 57)

Análisis de los sueños


El fragmento ilustra el método que empleaba jung para analizar los sueños:

Recuerdo el caso de una joven que había acudido a dos analistas antes de consultarme; para entonces, había tenido el mismo sueño que había relatado a los
dos especialistas anteriores. Al iniciar las sesiones, ella había tenido una y otra vez el siguiente sueño: Llegaba a la frontera y deseaba cruzarla, pero no podía
encontrar la aduana a la que debía acudir para declarar los objetos que llevaba. En el primer sueño, la joven buscaba la frontera, pero no podía siquiera
localizarla. Este sueño le dejó la impresión de que nunca establecería una relación adecuada con su analista; sin embargo, como tenía sentimientos de
inferioridad y no confiaba en su capacidad de juicio, decidió continuar las sesiones con dicho analista, sin obte ner de ello ningún fruto. No suspendió las
consultas sino hasta dos meses después. [Más tarde contrató a otro analista, al cual abandonó después de tres meses.]
Cuando recurrió a mí —me había conocido con ocasión de una conferencia y había decidido probar suerte una vez más—, había soñado que llegaba
a la frontera suiza. Era de día y podía ver la aduana. Cruzó la frontera y entró en la oficina de la aduana, donde había un funcionario suizo. Antes de ella había otra
mujer, a la cual llamó el oficial, y luego llegó su turno. Sólo llevaba un pequeño bolso, por lo que pensó que éste pasaría desapercibido. Sin embargo, el funcionario la
recorrió con la mirada y le preguntó: "¿Qué lleva en ese bolso?". Ella respondió: "Oh, nada", y procedió a abrirlo. Al introducir la mano, extrajo una cosa que se hacia
cada vez más grande, hasta formar dos camas. El problema de la joven era la resistencia que oponía al matrimonio; estaba comprometida y no se casaría por
ciertas razones; las camas mencionadas no eran otra cosa que los lechos nupciales. Le expuse claramente este complejo y le hice percatarse del problema;
poco después contrajo matrimonio.
Con frecuencia, los primeros sueños son los más reveladores. Por consiguiente, cada vez que recibo a un nuevo pa ciente, lo primero que le
pregunto es lo siguiente: "¿Sabía usted que algún día vendría conmigo? ¿Ya me conocía usted? ¿Tuvo usted sueños últimamente, acaso anoche?" Si las
respuestas son afirmativas, se me proporciona una información valiosísima en torno a la actitud de la persona. Cuando se mantiene una estrecha relación
con el inconsciente, es posible ahorrarse muchos problemas. (Jung, 1968, pp. 168-169)

PUNTOS PRINCIPALES
■ El establecimiento y el fomento de la relación entre los procesos conscientes e inconscientes son indispensables para alcanzar la
plenitud individual.
■ La individuación es el proceso del desarrollo personal hacia la plenitud. Comprende el inicio de una conexión entre el yo y e l self, así
como la integración de las diversas partes que componen la psique.
■ El yo es el centro de la conciencia, mientras que el self ocupa el centro de todo el aparato psíquico, incluyendo los procesos
conscientes e inconscientes.
■ El pensamiento, el sentimiento, la sensación y la intuición son las cuatro funciones psicológicas básicas. Se experimentan ya sea de
manera introvertida o extravertida.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


C O NCEPTOS CLAVE
87

La función superior es más consciente, desarrollada. La función inferior es la más primitiva y menos
consciente. Esta última función también sirve como vía de acceso al inconsciente. La combinación de
las cuatro funciones da por resultado un enfoque completo para vivir en el mundo. » El inconsciente
personal se compone de recuerdos olvidados, experiencias reprimidas apercepciones subliminales. El
contenido del inconsciente colectivo no se origina
en la experiencia personal; se trata de un tenómeno universa/de todas/as épocas y de
todas las culturas.
■ Es posible observar imágenes arquetípicas en muchas culturas y a lo largo de nume rosas eras
históricas, como lo prueban ciertos temas comunes de los mitos, el folclor y las leyendas de todo el
mundo.
* Las principales estructuras de la personalidad son arquetipos: la persona, el yo, la sombra, el ánima
o ánimus y el se//.
■ Los símbolos constituyen la forma básica de expresión del inconsciente. Al igual que en los
procesos inconscientes, los símbolos adoptan dos formas: individual y colectiva.
■ La función de los sueños es la restitución del equilibrio psicológico, el restablecimiento del
equilibrio psíquico total de la persona. Los sueños son entidades vivas que deben observarse
cuidadosamente y experimentarse de manera profunda para ser entendidos.
■ La psique tiene un impulso innato hacia la plenitud, de ahí que todos tendemos al desarrollo
personal o la individuación.
■ Jung consideraba que la gama total de la conducta y el pensamiento humanos contie nen datos de
experiencias espirituales. Concebía en los sistemas místicos importantes expresiones de las
aspiraciones y los ideales de la humanidad.
■ Las contribuciones más significativas de Jung a la psicología son el reconocimiento de la
importancia psicológica de los símbolos y el análisis detallado de sus interpretaciones.

individual y contiene la herencia de la evolución espiritual


CONCEPTOS CLAVE humana.

Anima/Animus. Estructura psicológica básica del inconsciente.


Como complemento de la persona, el ánima o el ánimus
Individuación. Proceso de desarrollo en el que se establece una
concentra todos los materiales psicológicos que no concuerdan
relación dinámica entre el yo y el se// junto con la integración de
con la imagen consciente que nos formamos de nosotros mismos.
las diversas partes de la psique. El fin de la individuación es la
Definida al principio como una personalidad separada del sexo
unión del consciente y el inconsciente.
opuesto, se transforma en un enlace entre el consciente y el
Introversión. Actitud preferida de las personas cuya orientación
inconsciente, hasta que, de manera gradual, se integra al se//.
básica es hacia el interior y que se sienten más cómodos en el
Arquetipo. Estructura apriorística informe y primordial de la
mundo de los sentimientos y el intelecto. Persona. Personaje que
psique que actúa como elemento estructurante del inconsciente.
se asume al relacionarse con los demás. Comprende la ropa que
Extraversión. Actitud preferida de las personas cuya orientación
vestimos y nuestros estilos individuales de expresión.
básica es hacia el exterior y que se sienten más cómodas en el
Se/f. Arquetipo de la centralidad y del orden psicológico. Dirige
mundo de otras personas y objetos. Imaginación activa. Dibujos,
el funcionamiento de toda la psique de una manera integrada.
pinturas, esculturas, imágenes conscientes, fantasías y otras
Incorpora el equilibrio y la armonía de los diversos elementos
formas de expresión. Representa un intento, mediante el uso de
opuestos de la psique.
lo símbolos, de establecer un diálogo entre el inconsciente y el
Sombra. Arquetipo en el que se concentran los materiales que han
yo. Inconsciente colectivo. Centro de todos los materiales
sido reprimidos por la conciencia. Puede contener materiales
psíquicos que no tienen por origen la experiencia personal. Se
contrarios a las normas sociales, al igual que los deseos, las
extiende a todas las culturas y a todas las épocas. Es una entidad
tendencias, los recuerdos y las experiencias rechazadas por el
psicológica innata que confiere estructura al desarrollo
individuo. La sombra también hace las veces de almacén para las
energías creativas e instintivas, la espontaneidad y la vitalidad.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


177 C ARL G USTAV
C APÍTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌT ICA
Singer, J. (1972), Boundaries of the soul: The practice of lung's psychology,

B IBLIOGRAFÍA COMENTADA Nueva York, Doubleday.

Una exposición clara de la dinámica de la teoría y la terapia jungiana


Fuentes primarias por un analista jungiano moderno.

Jung, C. G. (1961), Memories, dreams, reflections, Nueva York, Random


House (Vintage Books).

Autobiografía que pone en perspectiva multifacética el pensamiento


jungiano, a la vez que proporciona una excelente introducción a su
SITIOS WEB
pensamiento. Contiene un glosario con definiciones de los principales Página de C. G. Jung
conceptos de Jung. www.cgjungpage.org/
Compuesta por tres áreas principales:
------ (comp.) (1964), Man and his symbols, Nueva York, Doubleday. 1. Una introducción a Jung, que incluye un léxico jungiano e
Contiene un iluminador y excelente ensayo de Jung titulado información sobre eventos, cursos, libros y organizaciones
"Approaching the unconscious". Esta obra está profusamente relacionados con la teoría de Jung.
ilustrada, por lo que es una de las mejores conjunciones de texto e 2. Una biblioteca de artículos que tratan sobre el análisis jungiano.
imágenes entre las obras de psicología. Hay también una edición en 3. Comentarios sobre psicología y cultura, que incluyen puntos de
rústica de Dell; sin embargo, la edición en pasta dura de Doubleday vista ¡ungíanos sobre la tecnología, la ecología y la cultura popular.
tiene más fotografías, muchas de ellas a color. Bibliografía de C. G. Jung
psychematters.com.bibliographies/ jungbib.html
------ (1967), Collected -works of C. G. Jung (comp. de H. Read, M. Ford-
ham y G. Adler), Princeton, Nueva Jersey, Princeton University Press Extensa lista de libros escritos por Jung y acerca de él. Incluye
(publicado bajo el patrocinio de la Bollingen Foundation; edición inglesa, referencia de libros y también libros de psicología jungiana, Jung y la
Londres, Routledge & Kegan Paul; edición estadounidense, volúmenes religión, Jung y la literatura, y otras aplicaciones de la teoría jungiana.
publicados entre 1953 y 1967, Pantheon Books).
Mitología y folclor
Para los interesados en estudiar seriamente la obra de Jung, esta http:/ /www.mythinglinks.org/
colección contiene casi todos sus escritos.
Una colección de materiales relacionados con Jung, maravillosamente
------ (1968), Analytical psychology, its theory and practice, Nueva ilustrados y comentados. Contiene enlaces a sitios sobre Jung,
York, Pantheon Books. Campbell, Hillman y otros teóricos de la psicología profunda. Algunas
secciones ofrecen enlaces a sitios sobre símbolos, chamanismo, mitos
Una exposición accesible de las teorías jungianas, con transcripciones
de creación y una gran variedad de temas mitológicos. Este sitio se
de una serie de conferencias dictadas en Londres. Muchos de los
ensayos de Jung se consiguen en ediciones económicas. De especial propone como material de referencia para estudiantes que investigan
interés son Two essays on Analytical Psychology, una introducción la mitología y el folclor.
general al sistema teórico jungiano, y Psychological Types, en particular
el capítulo 10, "General description of types", y el capítulo 11,
"Definitions", en los cuales se explican los principales conceptos de
Jung.

Fuentes secundarias
Dry, A. (1961), The psychology of Jung, Nueva York, Wiley.
Fordham, F. (1953), An introduction to Jung's psychology, Londres, Penguin
Books.
Hall, C. y V. Nordby (1973), A primer of jungian psychology, Nueva York,
New American Library (Mentor Books).

Panorámicas claras y bien escritas de la psicología jungiana.

Jacoby, J. (1959), Complex, archetype, symbol in the psychology ofC. G. Jung,


Nueva York, Pantheon Books.
Serrano, M. (1966), C. G. Jung and Hermann Hesse: A record of two
friendships, Londres, Routledge & Kegan Paul.

Contiene fascinantes conversaciones entre Jung y Serrano, un poeta y


novelista chileno que vivió varios años en India.

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


B IBLIOGRAFÍA GENERAL
Abrams, J. y C. Zweig (comp.), (1991), Meeting the shadow. Los Ángeles,
Tarcher.
Abrams, J. (comp.) (1994), The shadow in America, Novato, California,
Nataraj.
Blair, D. (2003), Jung: A biography, Nueva York, Little, Brown. Bly, R. (1990),
Iron John, Menlo Park, California, Addison-Wesley.

Bolen, J. (1984), The goddesses in everywoman, San Francisco, Harper & Row.
------ (1989), The gods in everyman, San Francisco, Harper & Row.
------ (2002), Goddesses in older women, Nueva York, HarperCollins.
Brooke, R. (comp.), (2000), Pathways into the Jungian xvorld, Nueva York,
Routledge.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


179 C ARL G USTAV
C APÍTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌT ICA
B IBLIOGRAFÍA 89
GENERAL

Campbell, J. (1949), Hero with a thousand faces, Nueva York, Har-court (vol. 16). (Originalmente publicados, 1934.)
Brace Jovanovich. ----- "Individual dream symbolism in relation to alchemy", en Co-
---- (1985), The inner reaches of outer space: Metaphor as myth and as llected -works (vol. 12). (Originalmente publicados, 1936b.)
religion, Nueva York, A. van der Marck. ----- "The archetypes and the collective unconscious", en Collected
---- (1988), The power of myth, Nueva York, Doubleday. irorks (vol. 9, parte I). (Originalmente publicados, 1936c.)

f—(comp.), (1971), The portable ]ung, Nueva York, Viking Press. ----- "Psychology and religion", en Collected works (vol. 2). (Origi-
nalmente publicados, 1938.)
Caprio, B. y T. Hedberg (1986), Coming home: A handbook for exploring the
sanctuary within, Nueva York, Paulist Press. ------ "Conscious, unconscious, and individuation", en Collected
works (vol. 9, parte I). (Originalmente publicados, 1939.)
Conger, J. (1988), Jung and the Reich: The body as shadow, Berkeley,
California, Atlantic Books. ----- "A psychological approach to the dogma of the Trinity", en
Collected zvorks (vol. 11). (Originalmente publicados, 1942.)
Drob, S. (1999), "Jung and the Kabbalah", History of psychology, 2, pp.
102-118. ----- "The relations between the ego and the unconscious", en Co-
llected zvorks (vol. 7). (Originalmente publicados, 1945.)
Dyer, D. (2000), lung's thoughts on Cod, York Beach, Maine, Nicholas-Hays.
----- "A study in the process of individuation", en Collected zvorks
Edinger, E. (1996), The Aion lectures, Toronto, Inner Citv Books.
(vol. 9, parte I). (Originalmente publicados, 1950.)
Freud, S. (1900), "The interpretation of dreams", en J. Strachey (comp. y
----- "Aion", en Collected zoorks (vol. 9, parte 2). (Originalmente pu-
trad.), The standard edition of the complete psychological worts of Sigmund Freud blicados, 1951a.)
(vols. 4 y 5), Londres, Hogart-Press, 1953-1966. Hall, C. y V. Nordby
----- "Answer to Job", en Collected zvorks (vol. 12). (Originalmente
(1973), A primer of Jungian psychology, Nueva York New American Library
publicados, 1952b.)
(Mentor Books). Hauke, C. (2000), Jung and the post modern, Nueva York,
----- "The philosophical tree", en Collected zvorks (vol. 13). (Origi-
Routled-ge.
nalmente publicados, 1954a.)
Haule, J. (2000), "Analyzing from the Self", en R. Brooke (comp.), Pathways
----- "Philosophical aspects of the mother archetype", en Collected
into the Jungian world, Nueva York, Routledge.
zi'orks (vol. 9, parte I). (Originalmente publicados, 1954b.)
Hillman, J. (1975), Re-visioning psychology, Nueva York, Harper & Row.
----- (1961), Memories, dreams, reflections, Nueva York, Random
---- (1989), A blue fire: Selected writings by James Hillman, Nueva House (Vintage Books).
York, Harper & Row.
----- (1968), Analytical psychology, its theory and practice, Nueva
Hopcke, R. (1995), Persona: Wlzere sacred meets profane, Boston, Shambhala.
York, Pantheon.
Jung, C. G. "The psychology of dementia praecox", en H. Read, M.
----- (comp.) (1964), Man and his symbols, Nueva York, Doubleday.
Fordham y G. Adler (comp.), Collected nwfe of C. G. Jung (vol. 3),
Princeton, Nueva Jersey, Princeton University Press, 1967 (publicado con ----- (1973), Letters (comp. de G. Adler), Princeton, Nueva Jersey,
el patrocinio de la Bollingen Foundation; edición inglesa, Londres, Princeton University Press.
Routledge & Kegan Paul; edición estadounidense, Pantheon Books, ------(1975), Letters, Vol. II: 1951-61 (comp. de G. Adler), Princeton,
volúmenes publicados entre 1953 y 1967). (Originalmente publicados, Nueva Jersey, Princeton University Press.
1907.)
----- (1984), Selected letters of C. G. lung, 1909-1961 (comp. de G.
---- "Symbols of transformation", en Collected works (vol. 5). (Ori- Adler), Princeton, Nueva Jersey, Princeton University Press. Kakar, S.
ginalmente publicados, 1912.)
(1994), "Encounter of the philosophical kind: Freud, Jung, and India", en
---- "The psychology of unconscious", en Collected u'orks (vol. 7). L. Boyer, R. Boyer y H. Stein (comp.), Essays in honor of George A. DeVos,
(Originalmente publicados, 1917.) Hillsdale, Nueva Jersey, Analytic Press.
— "Psychological types", en Collected works (vol. 6). (Originalmente Kelsey, M. (1974), God, dreams, and revelation: A Christian interpretation of
publicados, 1921.) dreams, Minneapolis, Augsburg.
---- "On psychic energy", en Collected works (vol. 8). (Original- ----- (1982), Christo-psychology, Nueva York, Crossroad.
mente publicados, 1928a.)
Kotsch, W. (2000), "Jung's mediatory sciences as a psychology beyond
----"The relations between the ego and the unconscious", en Co-
objectivism", ¡ournal o f Analytic Psychology, 45, pp. 217-244.
llected works (vol. 7). (Originalmente publicados, 1928b.)
McGuire, W. y R. F. C. Hull (comp.) (1977), C G. Jung speaking, Princeton,
— "The stages of life", en Collected works (vol. 8). (Originalmente Nueva Jersey, Princeton University Press.
publicados, 1931a.)
Merton, C. (trad.) (1965), The way o f Chuang Tzu, Nueva York, New
----"Marriage as a psychological relationship", en Collected zvorks Directions.
(vol. 17). (Originalmente publicados, 1931b.)
Moore, R. y D. Gillette (1990), King, warrior, magician, lover: Rediscovering the
----"Problems of modern psychotherapy", en Collected works (vol.
archetypes o f mature masculinity, San Francisco, HarperCollins.
16). (Originalmente publicados, 1931c.)
Myers, I. (1980), Gifts differing, Palo Alto, California, Consulting
---- "Psychotherapists or the clergy", en Collected works (vol. 11).
Psychologists Press.
(Originalmente publicados, 1932.)
------ "The practical use of dream analysis", en Collected works
ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN
Pearson, C. (1989), The hero within: Six archetypes we live by, Nueva York,
Harper & Row.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


181 C ARL G USTAV
C APÌTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌTICA

------(1991), Awakening the heroes within, San Francisco, HarperSan- Spiegelman, J. y M. Miyuki (1985), Buddhism and Jungian psychology,
Francisco. Phoenix, Arizona, Falcon Press.

Sanford, J. A. (1968), Dreams: Cod's forgotten language, Filadelfia, Lippincott. Spiegelman, J. y A. Vasavada (1987), Hinduism and jungian psychology,
Phoenix, Arizona, Falcon Press.
------(1981), The man who wrestled with God: Light from the Old testa-
ment on the psychology o f individuation, Ramsey, Nueva York, Paulist Stein, M. (comp.) (1995), jungian analysis, Chicago, Open Court.
Press. ------ (1998), Jung's map o f the jungian analysis, Chicago, Open
Sedgwick, D. (2000), "Answers to nine questions about Jungian Court.
psychology", Psychoanalytic Dialogues, 10, pp. 457-472. Segal, R., J. Singer y Suzuki, D. T. (1964), An introduction to Zen Buddhism, Nueva York, Grove
M. Stein (comp.) (1995), The allure of Gnosticism: The Giwstic experience in Press.
jungian psychology and contemporary culture, Chicago, Open Court. Taylor, ]. (1992), Where people fly and water runs uphill: Using dreams to tap the
Serrano, M. (1966), C. G. Jung and Herman Hesse: A record of two friendships, wisdom of the unconscious, Nueva York, Warner Books.
Londres, Routledge & Kegan Paul. von Franz, M. (1975), C. G. Jung: His myth in our time, Nueva York, Putnam.
Sheill, R. (1999), "The Jungian decision-making process and its relationship ------ (1995), Shadow and evil in fairy tales, Boston, Shambhala.
to diversity training", Dissertation Abstracts, p. 60.
Whitmont, E. (1969), The symbolic quest, Nueva York, Putnam. Woolger, J. y
Singer, J. (1972), Boundaries o f the soul: The practice o f Jung's psychology,
R. Woolger (1989), The goddess within, Nueva York, Fawcett Columbine.
Nueva York, Doubleday.
Wilhelm, R. y C. G. Jung (1962), The secret of the golden flower, Londres,
Spiegelman, J. (1982), jungian psychology and the tree of life, Phoenix, Arizona,
Routledge & Kegan Paul.
Falcon Press.
182 C ARL G USTAV
C APÌTULO 2 J U NG Y LA PSIC OLOGÌA ANALÌTICA

ALFAOMEGA TEORIAS DE LA PERSON ALIDAD - FADIMAN


c a p í t u l o 3 ______________________________________________________
Alfred Adler Ш у la
psicología individual
185 A LFRED 3A DLER Y LA PSICOLOGÌA I NDIVIDUAL
C APÍTULO
Alfred Adler es el fundador del sistema holístico cuyo objetivo es la comprensión de cada persona
como una totalidad integrada dentro de un sistema social. El llamó a este enfoque psicología individual
porque destaca la singularidad del individuo y no la universalidad del comportamiento descrito por
Freud.
Los seguidores de Adler fundaron centros en Europa, Inglaterra y Estados Unidos, y muchas
de sus ideas originales son muy aceptadas en la psicología y la psicoterapia de hoy. Probablemente
más personas han escuchado acerca del concepto del complejo de inferioridad acuñado por Adler
que de cualquier otra idea sencilla en psicología.
Los cuatro principios fundamentales del sistema de Adler son el holismo, la unidad del estilo
de vida del individuo, el interés social o sentimiento comunitario y la importancia del
comportamiento dirigido hacia una meta. La aseveración de Adler de que las metas y las expectativas
tienen mayor influencia en la conducta que las experiencias del pasado fue una de las causas de su
rompimiento con Freud. Adler también creía que los individuos están motivados principalmente por
una meta de superioridad, o conquista de su ambiente. Acentuaba el efecto de las influencias sociales
en los individuos y la importancia del interés social: un sentido de comunidad, cooperación y
preocupación por los demás. Para Adler la vida es, en esencia, el movimiento hacia una mejor
adaptación al entorno, mayor cooperación y altruismo.
La psicología individual de Adler se asemeja al conductismo en cuanto a que se interesa en las
conductas manifiestas y sus consecuencias, así como en la afirmación de que los conceptos deben ser
concretos y relacionarse con el comportamiento real. En contraste con la mayoría de las teorías
psicológicas que abordamos en este libro, la psicología individual no es una psicología profunda; esto es,
no postula fuerzas o cons-tructos intangibles profundos dentro de la psique. Por el contrario, Adler
desarrolló una psicología del contexto, en la cual el comportamiento se entiende en términos del
ambiente psicológico y social, y el individuo en general no se percata de su contexto. Adler fue el
primero en practicar la terapia familiar, que introdujo en 1920. Los segui dores de Adler han hecho
contribuciones importantes a la terapia de grupo, a la terapia breve y a las aplicaciones de la psicología
en la educación, la familia y el trabajo social.

BIOGRAFÍA
Alfred Adler, hijo de un mercader judío de clase media, nació en un suburbio de Viena el 7 de febrero
de 1870. La familia de Adler disfrutaba mucho de la música. La hermana de Alfred era una excelente
pianista, uno de sus hermanos fue maestro de violín y el mismo Adler tenía una voz tan hermosa que
con frecuencia era alentado a seguir la carrera operística. Durante su niñez sufrió varias enfermedades
graves, incluyendo raquitismo. También padeció la celosa rivalidad de su hermano mayor. Una vez
comentó: "Mi hermano mayor [...] siempre estaba delante de mí [...] ¡aún sigue delante de mí! (Adler
en Bottome, 1957, p. 27).
Adler se esforzó por sobreponerse a su debilidad física. Cuando podía, corría y jugaba con
otros niños entre los que era popular. Por medio del contacto con sus amigos encontraba el sentido de
igualdad y autoestima que no conseguía en casa con sus hermanos. Estas experiencias se aprecian en
su obra con la importancia que daba a compartir sentimientos y valores con la comunidad, a lo que
llamó interés social, mediante el cual, él creía, los individuos pueden alcanzar su potencial como
miembros productivos de la sociedad.
Durante su enfermiza juventud, Adler leyó insaciablemente. Como adulto, su familiaridad con
la literatura, la Biblia, la psicología y la filosofía alemana lo hizo popular en la sociedad vienesa y
posteriormente como conferencista en todo el mundo.
De niño, Adler enfrentó la muerte en varias ocasiones. Cuando tenía tres años, su hermano
menor murió en la cama que compartía con él. Además, él mismo se

Lo más difícil de hacer para los


seres humanos es conocerse y
modificarse. (Adler, 1928, p. I I )

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


escapó dos veces de la muerte por accidentes de tránsito, y a los cinco años contrajo neumonía aguda.
El médico de la familia creía que su caso no tenía esperanza, pero otro doctor logró salvarlo. Como
resultado de esta experiencia, Adler decidió convertirse en médico.
A los 18 años, ingresó a la Universidad de Viena para estudiar medicina. Se interesó
profundamente en el socialismo y asistió a varias reuniones políticas. En una de ellas conoció a quien
sería su esposa, Raissa, una estudiante rusa que asistía a la universidad.
Adler obtuvo su título en medicina en 1895. Sus primeras prácticas fueron en oftalmología y
después en medicina general. Debido a su creciente interés por el fun-donamiento y la adaptación del
sistema nervioso, volcó su interés profesional hacia la neurología y la psiquiatría. En 1901, Adler,
médico cuya carrera iba en ascenso, defendió con fuerza las ideas publicadas en el nuevo libro de
Freud, La interpretación de los sueños. A pesar de que Freud no conocía a Adler, se conmovió por la
ardua defensa de éste respecto de su trabajo y le escribió una nota de agradecimiento invitándolo a
un grupo recién formado que se reunía para hablar acerca del psicoanálisis.
Adler se unió a este grupo (que después se convirtió en la Sociedad Psicoanalítica de Viena)
como un joven profesional exitoso que había desarrollado su propia orientación teórica. No era
seguidor de Freud. Nunca fue "alumno de Freud" y nunca se sometió a análisis. Sin embargo, en 1910,
Adler asumió la presidencia de la Sociedad Psicoanalítica y fue coeditor de una de sus publicaciones.
Tan sólo un año después, la orientación teórica cada vez más divergente de Adler resultó
inaceptable para Freud y para muchos otros miembros de la Sociedad. Dos de las principales
diferencias eran la importancia que Adler concedía al poder y no a la sexualidad como fuerza central
que mueve al hombre, así como al entorno social y su efecto en los procesos del inconsciente. Adler
renunció a la presidencia y dejó la Sociedad junto con nueve colegas que coincidían con su
pensamiento y también opinaban que el psicoanálisis era demasiado rígido e intolerante con el
pensamiento independiente. El resto, un reducido grupo de 14, permaneció con Freud. Adler fundó
su propia organización, la Asociación de Psicología Individual, que gradualmente se fue extendiendo
por Europa.
Adler y sus seguidores trabajaron de manera activa en el campo de la educa-dón, especialmente
en la capacitación de maestros, ya que creían en la importancia de colaborar con aquellos que influían
en la mente y el carácter de los jóvenes. Apoyados por el ministro de educación, Adler y sus colegas
establecieron centros de orientación para niños en escuelas públicas, donde los pequeños y sus
familias recibían asesoría. En 1930, operaban ya 30 clínicas de este tipo tan sólo en Viena. D e 1921 a
1927, Adler fue a Estados Unidos a impartir clases, dio conferencias e hizo demostraciones
bimensuales de casos a colegas, padres y maestros. Explicaba el esquema de vida de cualquiera con
sólo escuchar algunos hechos básicos, así como sus primeros recuerdos o sueños.
Un eminente colega médico declaró: "Todo el enfoque de la escuela vienesa de medicina
respecto de sus pacientes se alteró [...] por las enseñanzas de Adler. Creo que ningún médico vienes
dejó de asistir a ninguna conferencia de Adler ni de beneficiarse con ella" (Bottome, 1957, p. 209).
El conocimiento y la profunda comprensión de Adler acerca de la naturaleza humana eran
evidentes para casi todos los que lo trataban. El recepcionista del hotel en el que acostumbraba
hospedarse refirió a uno de los colegas de Adler: "Es difícil sacar a los botones o al portero de su
habitación. Darán cualquier excusa para hablar con él, y por lo que a mí respecta, ¡hago lo mismo!"
(Bottome, 1957, p. 54).
Adler publicó numerosos documentos y tratados, y dedicó mucho tiempo a dictar conferencias
en Europa y Estados Unidos. Entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, se fundaron grupos de
seguidores suyos en 20 países europeos y en Estados Unidos. En 1927, Adler fue conferencista
RÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN
adscrito en la Universidad de Columbia. En 1928, impartió una conferencia en la Nueva Escuela de
Investigación Social, en Nueva
York, y un año después regresó a dar varias conferencias y
demostraciones clínicas. Adler se fue para siempre de Viena en
1932, con el ascenso del nazismo. Se estableció en Estados
Unidos y aceptó un puesto como profesor visitante de
psicología médica en la Facultad de Medicina de Long Island.
Adler murió en Escocia en 1937 a los 67 años, durante un viaje
de conferencias por Europa.

ANTECEDENTES INTELECTUALES
Las teorías de Adler proceden de varias fuentes, en especial de
la teoría de la evolución de Darwin, las teorías psicoanalíticas
de Freud, la voluntad de poder de Nietzsche, las metas ficticias
de Vaihinger y la teoría holística.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


188 A LFRED 3A DLER Y LA PSICOLOGÍA I NDIVIDUAL
C APÍTULO
Evolución
La psicología individual está
Adler, como muchos de sus contemporáneos, sufrió la enorme influencia de la teoría de la evolución
arraigada en la teoría de la
de Darwin. Su concepto de psicología individual se basa en la premisa de que la adaptación al
evolución y a la luz de ésta ve
todos los empeños humanos ambiente es el aspecto fundamental de la vida.
como un gran esfuerzo por La mayoría de los teóricos de la psicología se interesaban principalmente en la psicodinamia.
alcanzar la perfección. (Adler, Adler no. Se centraba en las relaciones entre individuo y ambiente. Su primer libro, que trataba de la
1964a, pp. 36-37) inferioridad y la compensación orgánicas, fue en gran parte una aplicación del punto de vista de
Darwin sobre la medicina y se consideró como un complemento médico de la teoría psicoanalítica,
por lo que fue bien recibido por Freud. Cabe considerar el trabajo posterior de Adler como una
refutación del darwinismo social, corriente que enfatiza la supervivencia del más fuerte o más
adaptado y la eliminación del más débil o menos adaptado. De acuerdo con Adler, la inferioridad
orgánica nos estimula a logros mayores y no necesariamente lleva a la derrota en la lucha por la vida.
También sostenía que el sentimiento de cooperación y comunidad es más importante para el proceso
de la evolución humana que la competencia.

Psicoanálisis
Adler había comenzado su trabajo teórico y había publicado obras de medicina social y educación
antes de conocer a Freud. A pesar de que nunca aceptó los conceptos de libido o complejo de Edipo,
Adler fue influido profundamente por la teoría psicoanalítica, en particular por la importancia que
ésta daba a las experiencias de la primera infancia y a la relación de madre-hijo, la determinación de
síntomas neuróticos y la importancia de los sueños.
Freud consideraba que Adler había sido su discípulo, aseveración que Adler negó siempre. En
lugar de elaborar sus teorías a partir de la teoría psicoanalítica, Adler desarrolló una posición teórica
independiente, muchas veces como respuesta a los puntos de vista de Freud. Ambos tenían enfoques
fundamentalmente diferentes respecto a la exploración de la naturaleza humana. Freud se interesaba
por el análisis de las partes y acentuaba la división, mientras que Adler insistía en que la "totalidad"
del individuo era la clave para comprenderlo. Los síntomas tenían importancia apenas como un
aspecto de la personalidad individual.
Adler no coincidía con Freud en muchos puntos. Nunca aceptó la teoría freudiana de que el
material sexual reprimido e inconsciente de la niñez fuera el centro de todas las neurosis. Adler, quien
Todos los síntomas neuróticos veía la sexualidad como una expresión de la personalidad y no como un motivador fundamental, se
son defensas de quienes no se opuso a la aseveración de Freud acerca de la primacía de la libido. Adler postuló un impulso básico
sienten bien equipados o diferente: el del poder. El niño —explicó— lucha por ser más fuerte y ejercer su poder sobre los
preparados para enfrentar los demás. Para Adler, el principal hecho biológico no era el comportamiento sexual instintivo
problemas de la vida. (Adler,
1964b, p. 95)

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


189

C O NCEPTOS
INTELECTUALES
cas. ¿ció a del niño, sino su pequenez y su sentimiento de desprotección frente al mundo adulto que lo rodea. De
en ños, acuerdo con Adler, los primeros intentos del niño por adaptarse a su ambiente llegan a dar como
resultado que éste decida dominar a los otros para llegar a tener autoestima y éxito.
Adler criticó vivamente el análisis freudiano porque en su opinión carecía de asideros morales
y producía individuos antisociales y egoístas: "Es una psicología de niño consentido pero, ¿qué puede
esperarse de un hombre que pregunta por qué debe amar a su vecino?" (Adler en Bottome, 1957, p.
256). Adler creía fervientemente que la salud psicológica debía fundarse sobre las bases de relaciones
cion
sociales sanas.
\, las

Friedrich Nietzsche
Como prácticamente todos los intelectuales de su generación, Adler recibió la influencia de las ideas
de Friedrich Nietzsche. Sin embargo, no fue un imitador superficial de éste, como han dicho muchos
eona críticos. A pesar de que sus primeras conceptualizaciones respecto de los instintos agresivos tenían
remite en mucho en común con la voluntad de poder preconizada por Nietzsche, la propuesta posterior que
^nte. hizo Adler acerca de la lucha por la superioridad es un concepto niucho más amplio que el de la lucha
gran por el poder, ya que destaca el papel del crecimiento y el desarrollo creativo. Además, el concepto de
ideró interés social de Adler es diametralmente opuesto a la perspectiva individualista de Nietzsche.
ibido
ldar-ptad
o ridad Metas ficticias
en la lad
Adler recibió una gran influencia de las obras de Hans Vaihinger, filósofo que propuso el concepto de
es
las ficciones sociales, las cuales no tienen base en la realidad pero se vuelven determinantes
fundamentales del comportamiento humano. Vaihinger creía que las personas, confrontadas por una
mezcolanza de hechos y experiencias, crean sistemas simples para organizar estas últimas y después
asumen que tales sistemas son la verdad. Estas ficciones se convierten en la influencia más importante
de nuestra conducta. Según Vaihinger, nos afectan más nuestras expectativas que nuestras expe-
riencias reales. Llamó a este enfoque ficcionalismo o filosofía del "como si". En El carácter neurótico (1912),
Adler sugiere que todo comportamiento, pensamiento y sentimiento humano se lleva a cabo de
acuerdo con los como si. Desde la niñez, intentamos adaptarnos a nuestro ambiente y sobreponernos a
cualquier sentimiento de debilidad. Nos creamos metas idealizadas de adaptación perfecta y después
luchamos por alcanzarlas como si equivalieran al éxito, la felicidad y la seguridad.

el microbio!" (Adler en
Holismo
Bottome, 1957, p. 72).
Quince años después de su encuentro con Vaihinger, el pensamiento de Adler recibió la influencia de Descubrió en la filosofía
la filosofía holística del sudafricano Jan Smuts, un líder militar, estadista y filósofo cuyo trabajo sobre holística la confirmación de
el holismo repercutió en muchos pensadores de su tiempo. Ambos hombres se escribieron, y Adler muchas de sus propias ideas
tuvo mucho que ver con la publicación del trabajo de Smuts en Europa. Smuts creía que los sistemas y una importante base
totales tenían propiedades distintas de las de sus partes; es decir, en cada individuo hay un impulso filosófica para la psicología
por incrementar la organización, por la totalidad. Adler solía decir: "Usted no sólo debe preguntar individual.
qué efecto tiene un microbio en el cuerpo; también ¡es importante saber cuál es el efecto del cuerpo en

DIMAN TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


190

Hay una lógica de la cabeza, otra del corazón, y otra Incluso más profunda, del todo. (Adler en Bottome, 1957, p.
80)

DIMAN TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


191 C APÍTULO 3 A DLER Y LA PSICOLOGÌA I NDIVIDUAL
A LFRED

reflexión persono!
PODER
Adler escribió mucho sobre la consecución de un sentimiento de poder y dominio del entorno.

1 . ¿Dónde y cuándo se ha sentido Impotente en su vida? ¿Cómo se sintió? ¿Hay aspectos en los que aún
se siente impotente? ¿Cómo cambiaría esa situación?
2. Dé un ejemplo específico de algún momento en el que buscó la superioridad en lugar de una mejora
personal constructiva. ¿Cuáles fueron los resultados? ¿Cómo se sintió?
3. Imagínese que tiene el poder de lograr cualquier cosa. ¿Qué haría? ¿Cómo cambiaría su vida un poder
real? ¿Tendría más o menos amigos? ¿Se sentiría más feliz o más triste? ¿En qué sentido?

CONCEPTOS PRINCIPALES
Una de las contribuciones más importantes de Adler a la psicología fueron los postulados del
complejo de inferioridad y de nuestra necesidad de compensar los sentimientos de inferioridad. En el
sistema de Adler, el proceso de la lucha por la superioridad fue una reformulación significativa del
concepto de Nietzsche de la voluntad de poder. Los conceptos de metas existenciales, estilo de vida y
poder creativo del individuo son contribuciones holísticas importantes para la psicología. El énfasis
que puso Adler en el interés social, la cooperación y los efectos de la sociedad en las diferencias
sexuales mantiene a su teoría arraigada en un contexto social.

Inferioridad y compensación
Lo importante no es con que
En su monografía sobre la inferioridad orgánica, que apareció por primera vez en 1907, Adler intentó
nació uno, sino qué uso le dé a
explicar por qué las enfermedades afectan a cada persona de manera diferente. En ese momento,
esas dotes. (Adler, I964b, p. 86)
Adler escribía como médico, preocupado principalmente por los procesos fisiológicos. Postuló que en
cada individuo hay algunos órganos más débiles, que son particularmente susceptibles a las
enfermedades. También señaló que nos sobreponemos a la debilidad orgánica mediante el
entrenamiento diligente y el ejercicio. Así, un órgano débil puede desarrollarse a tal grado que se
convierta en la mayor fortaleza de la persona: "Encontramos que la mayoría de las personas sobresa-
lientes presentaban alguna imperfección orgánica, y esto nos da la impresión de que su vida estuvo
en peligro al inicio, pero que lucharon y se sobrepusieron" (1931, p. 248).
Adler extendió su investigación de la inferioridad orgánica al estudio del sentido de
inferioridad psicológica y acuñó el término complejo de inferioridad. De acuerdo con Adler, los niños
están afectados profundamente por un sentido de inferioridad, consecuencia inevitable de su talla y
su falta de poder. Las propias experiencias de Adler como niño lo llevaron a destacar la importancia
de su concepto:

Uno de mis primeros recuerdos es estar sentado en una banca, vendado, debido a mi
raquitismo, con mi saludable hermano mayor sentado frente a mí. El podía correr, saltar y

ALFAOMEGA
192 C APÍTULO 3 A DLER Y LA PSICOLOGÌA I NDIVIDUAL
A LFRED
moverse sin hacer mayor esfuerzo, mientras que para mí cualquier movimiento implicaba
lucha y esfuerzo. (Adler en Bottome, 1957, p. 30)

Adler creía que las experiencias de todos los niños incluyen sentimientos de de bilidad,
incompetencia y frustración. Los niños son relativamente pequeños y desvalidos en el mundo de los
adultos. Para un niño, la preocupación principal es controlar su propio comportamiento y verse libre
del dominio adulto. Desde esta perspectiva,

ALFAOMEGA
193
C O NCEPTOS PRI NCI PALES

el poder se ve como característica positiva y la debilidad como característica negativa. La lucha


por lograr el poder es la compensación más temprana ante el sentimiento de inferioridad.
Los sentimientos de inferioridad moderados motivan al individuo para que busque logros
en- constructivos. Sin embargo, un sentimiento de inferioridad profundo impide el crecimiento v el
desarrollo:
ctos r de ía
[El niño] se da cuenta a una edad temprana de que hay otros seres humanos capaces de
su
satisfacer sus necesidades de manera más completa y que éstos están mejor preparados para
Los sentimientos de inferioridad
vivir. [...] Aprende a sobrevalorar la talla y la estatura, características que permiten abrir
no son anormales en sí. Son la
puertas o mover objetos pesados, así como el derecho de otros de mandar o exigir obediencia.
causa de todas las mejoras
Entonces, surge en su alma el deseo de crecer, de ser tan fuerte o incluso más fuerte que los
respecto de la posición del ser
demás. (Adler, 1928, p. 34)
humano. (Adler, 1956. p. I 1 7 )

Para Adler, casi todo progreso es resultado de los intentos de compensar esos sentimientos de
inferioridad, ya que son los que nos motivan para alcanzar nuestros logros más importantes.
stula-m
ien-rida
d Agresión y lucha por la superioridad
Joder.
En sus primeros escritos, Adler destacó la importancia de la agresión y la lucha por el poder. No
10 son
equiparaba la agresión con la hostilidad, sino que se refería a ella como la iniciativa para vencer
1er en
obstáculos, como en las tácticas de ventas agresivas. Adler decía que las tendencias agresivas de los
cuales
seres humanos han sido cruciales para la supervivencia del individuo y de la especie. La raíz latina
de "agresión" significa dar un paso o moverse hacia adelante. La agresión puede manifestarse en el
individuo como la voluntad de poder, frase de Nietzsche que tomó Adler. En contraposición al énfasis
de Freud en el origen sexual de todo comportamiento, Adler señaló que los hombres y las mujeres
recurren a la sexualidad para satisfacer la necesidad de poder.
/ez en
En sus ideas posteriores consideró a la agresión y a la voluntad de poder como manifestaciones
mane-tlme
de un motivo más general, la meta de superioridad o perfección, esto es, la motivación para ser
n-"ganos
mejores y desarrollar nuestras capacidades y potencial. Adler creía que todos los individuos sanos
señaló
están motivados para luchar por la perfección, buscar la mejora continua: "La lucha por la perfección
¡ente y a en
es innata en el sentido de que es parte de la vida, una lucha, una necesidad, algo sin lo cual la vida no
la
podría concebirse" (1956, p. 104).
)bresa-que
La meta de superioridad puede tomar un rumbo positivo o negativo. Cuando dicha meta
su . 248).
incluye la preocupación y el interés social en beneficio de los demás, se de sarrolla de manera
sentido do El sentimiento de crecimiento
constructiva y sana. Los individuos motivados por dicha meta luchan por crecer, por desarrollar sus
con d, cons personal sólo es consecuencia de
capacidades y habilidades y por trabajar en pro de una forma de vida constructiva. Sin embargo,
Adler un logro, de la capacidad de
algunos quieren alcanzar el sentido de superioridad personal dominando a los demás, en lugar de ser
sobreponerse. (Adler, 1964b,
útiles a otros. Adler consideraba que la lucha por la superioridad personal es una perversión
p.9i)
neurótica, resultado de un fuerte sentimiento de inferioridad y una carencia de interés social. La
superioridad personal generalmente no logra el reconocimiento y la satisfacción personal que el
individuo busca.
imiento
La meta de la superioridad tiene sus raíces en un proceso evolutivo de adaptación continua al
ambiente. Para no extinguirse, todas las especies deben evolucionar a una forma de adaptación más
eficaz. Por ello, los individuos buscan una relación más armoniosa con su ambiente: "Si esta lucha no
fuera innata en el organismo, ninguna forma de vida se preservaría. La meta de dominar al ambiente Vivir significa desarrollarse.
(Adler, 1964b, p. 3 1 )
volviéndose superior, que puede llamarse la lucha por la perfección, también caracteriza al desarrollo
del hombre" (1964b, p. 39).

DJMAN TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


194 A LFRED 3A DLER Y LA PSICOLOGÍA I NDIVIDUAL
C APÍTULO

Adler dijo una vez a un paciente:

¿Qué es lo primero que hace cuando aprende a nadar? Comete errores, ¿o no? Y después, ¿qué
sucede? Comete otros errores. Y cuando ha cometido todos los errores que pueda cometer sin
ahogarse —y algunos de ellos repetidas veces—, ¿con qué se encuentra? ¿Con que ya nada?
Bueno, con la vida ¡sucede lo mismo que con las clases de natación! No tenga miedo de
cometer errores ¡porque no hay otra forma de aprender a vivir! (Adler en Bottome, 1957, p. 37)

De acuerdo con Adler, la "ley suprema" de la vida es que "no debe permitirse que mengüe el
sentido de valia del individuo" (Adler, 1956, p. 358). Todos necesitamos sentirnos exitosos y valiosos.

Metas en la vida
La meta de superioridad en cada Para Adler, la meta de dominar el ambiente era un concepto demasiado amplio para explicar
individuo es personal y única; lógicamente cómo elegimos una dirección en la vida, por lo que adoptó la idea de que los individuos
depende del significado que uno desarrollan una meta en la vida, en la que convergen nuestros logros. Esta meta individual está
le dé a la vida. Este significado no influida por experiencias personales, valores, actitudes y personalidad. La meta en la vida no es un
se expresa con palabras; se
objeto elegido, claro y conciso.
manifiesta con el estilo de vida y
Su formulación comienza en la niñez, como compensación de los sentimientos de inferioridad,
se elabora en el transcurso de la
inseguridad y desamparo frente al mundo adulto. Generalmente las metas en la vida sirven como
existencia. (Adler, 1956, p. 81)
defensa contra los sentimientos de impotencia, como un puente que va del presente insatisfactorio a
un futuro brillante, poderoso y pleno. Como adultos, tal vez tengamos razones definitivas y lógicas
para nuestras elecciones profesionales; sin embargo, las metas en la vida que nos guían y motivan se
formaron en la niñez y permanecen ocultas de la conciencia. Por ejemplo, Adler explica que muchos
médicos eligen sus carreras en la niñez, como él lo hizo, para hacer frente a su inseguridad respecto
de la muerte.
Las metas en la vida son siempre irreales y a veces se exageran a grados neuróti cos si los
El hombre no es más que una gota sentimientos de inferioridad son demasiado intensos. Para los pacientes neuróticos hay una gran
de agua... pero una gota muy brecha entre las intenciones conscientes y las metas existenciales autodestructivas e inconscientes. Le
engreída. (Adler enWay, 1950, p. presta más atención a las fantasías de superioridad personal y autoestima que a las metas que exigen
167) logros concretos. La pregunta favorita que Adler formulaba a sus pacientes era, "¿Qué haría si no
tuviera este problema?". En las respuestas descubría lo que los síntomas de los pacientes ocultaban.
Las metas en la vida proveen una dirección y un propósito a nuestras actividades. En Su
contexto, permiten a un observador externo interpretar aspectos de nuestro pensamiento y de nuestra
conducta. Adler señala que nuestros rasgos de carácter no son innatos ni inalterables, sino adoptados
como facetas de nuestra orientación en una meta: "No son factores primarios sino secundarios,
impuestos por la meta secreta del individuo, y deben comprenderse teológicamente" (1956, p. 219).
Por ejemplo, quienes luchan por la superioridad buscando el poder personal adquieren rasgos de
carácter necesarios, como la ambición, la envidia y la desconfianza para lograr su meta.

Estilo de vida

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


195 A LFRED 3A DLER Y LA PSICOLOGÍA I NDIVIDUAL
C APÍTULO
Adler destacaba la necesidad de analizar a las personas como una totalidad unificada. El estilo de
vida es la forma única en que elegimos luchar por nuestra meta en la vida. Es un medio integrado de
adaptación e interacción con la vida en general.
De acuerdo con Adler, la clave para entender la conducta de las personas se encuentra en los
propósitos escondidos hacia los cuales dirigen toda su energía. Estos propósitos revelan mucho más
que hechos o situaciones externas. Por ejemplo, si creo reflexión personal
PARA COMPRENDER LAS METAS
Adler enfatizó más el Impulso hacia el futuro que la presión del pasado. Para él, el lugar adonde queremos ir es
más importante que el lugar en el que hemos estado. Para descubrir la relación entre sus metas en la vida y sus
actividades diarias, pruebe los siguientes ejercicios.
Tómese 15 minutos para este ejercicio. Siéntese con cuatro hojas y un lápiz o una pluma. Escriba en la
parte superior de la primera hoja: "¿Cuáles son las metas en mi vida?". Tómese dos minutos para responder.
Escriba cualquier cosa que le venga a la mente, sin importar cuan general, abstracto o trivial le parezca. Si
quiere, anote metas personales, familiares, profesionales, sociales, comunitarias o espirituales. Luego, dedique
dos minutos a revisar su lista y a añadir o corregir algún punto. Aparte esta primera hoja.
Tome la segunda hoja y en la parte superior escriba: "¿Cómo me gustaría pasar los siguientes tres años?".
Tómese dos minutos para responder y luego otros dos minutos para revisar su lista. Esta pregunta le ayudará a
determinar sus metas más específicamente que la primera. Deje a un lado esta segunda lista.
Desde una perspectiva diferente de sus metas, escriba en la tercera hoja: "SI supiera que mi vida va a
terminar dentro de seis meses, ¿cómo viviría ese tiempo?". El propósito de esta pregunta es averiguar si hay
cosas importantes para usted que está dejando de hacer o que ni siquiera ha considerado. Nuevamente, escriba
durante un par de minutos. Dedique otros minutos a revisar sus respuestas y haga a un lado esta hoja.
En la cuarta hoja, escriba las tres metas de las que anotó que considera más importantes. Compare las
cuatro listas. ¡Detecta temas constantes en las metas que ha propuesto? ¡La mayor parte de sus metas se
encuentran dentro de una categoría, como lo social o lo personal? ¡Hay algunas que aparezcan en las primeras
tres listas? ¿Las metas que ha elegido como las más importantes difieren de las metas asentadas en las listas?
A pesar de que este método no descubre completamente las metas inconscientes de la vida que
postulaba Adler, es una buena forma de descubrir la relación entre sus metas y sus actividades diarias.También
es un ejercicio útil para repetir cada seis meses y ver qué cambios han ocurrido. (Adaptado de Lakein, 1974)

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


C O NCEPTOS PRI NCI PALES
196
que mi padre me maltrató de niño y considero que por eso tuve una vida llena de fracasos, entonces La tarea principal de la psicología
he orquestado mi propio fracaso. La forma en que fui tratado es intrascendente. Mi convicción de individual es confirmar la unicidad
que me maltrataron es psicológicamente verdadera. Más aun, he hecho del maltrato una realidad en cada individuo (de
para ajusfar mi estilo de vida elegido: una vida llena de fracasos. pensamiento, sentimiento o acción
en su consciente o inconsciente) en
cada expresión de su personalidad.
Como hemos visto, en los primeros cuatro o cinco años de vida establecemos la unicidad de
(Adler, 1964b, p.69)
nuestra mente y la vinculamos con el cuerpo. Partimos del material hereditario y las
impresiones que recibimos del ambiente y las adaptamos para lograr la superioridad; sin
embargo, al final del quinto año nuestra personalidad se ha cristalizado. El significado que
damos a la vida, a la meta que perseguimos, nuestro estilo de relacionarnos y nuestra
disposición emocional quedaron fijados. Pueden cambiar después, pero sólo si nos liberamos
de la cristalización errónea de la niñez. Así como todas nuestras expresiones eran coherentes
con esta interpretación de la vida, ahora, si enmendamos el error, las nuevas expresiones serán
coherentes con la nueva interpretación. (Adler, 1931, p. 34)

Las costumbres y pautas de conducta que parecen aisladas adquieren significado como
elementos del estilo de vida y las metas y, por ello, los problemas psicológicos y emocionales deben
tratarse dentro de ese contexto. Para el tratamiento, debe tenerse en cuenta el estilo de vida total, ya
que un síntoma o un rasgo no es más que la expresión de un estilo de vida unificado.

JIMAN TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


100 C APÍTULO 3 A LFRED A DLER Y LA PSICOLOGÍA I NDIVIDUAL

Mosak (1989) definió las siguientes dimensiones del estilo de vida:

1. Autoconcepto: Concepciones acerca de uno mismo, de quién es uno.


2. Self ideal: Nociones de lo que uno debe ser. (Adler desarrolló este concepto en 1912.)
3. La imagen del mundo: Convicciones acerca del mundo, las personas y la naturaleza, así
como de lo que exige el mundo.
4. Convicciones éticas: Un código ético personal.

El poder creativo del individuo


Es inútil tratar de fundar la
Adler explicó que respondemos de manera activa y creativa a las influencias que nos afectan en la
psicología en los meros impulsos,
vida. No somos objetos inertes que aceptamos pasivamente todas las fuerzas exteriores, sino que
sin considerar el poder creativo del
buscamos algunas experiencias y rechazamos otras. Codificamos e interpretamos de manera selectiva
niño que los encauza, los moldea
hasta darles forma y les añade una las experiencias; desarrollamos e individualizamos el esquema de apercepción y establecemos una
meta significativa. (Adler, 1956, p. pauta distinta para relacionarnos con el mundo:
177)
La ciencia de la psicología individual surgió del esfuerzo por comprender que el misterioso
poder creativo de la vida se expresa en el deseo de desarrollo, de lucha, de logros. [...] Este
poder es teleológico, se expresa en la lucha por alcanzar una meta y, en esta lucha, cada
movimiento corporal y psicológico coopera con ese fin. Por tanto, es absurdo estudiar en
abstracto los movimientos corporales y las condiciones mentales sin relación con el todo
individual. (Adler, 1956, p. 92)

Según Adler, cada individuo posee un centro en el que es libre. Ya que somos libres, somos
responsables de nuestras acciones y de nuestra vida.
Adler siempre acentuó las capacidades positivas, creativas y sanas del individuo. Cuando un
paciente iba a verlo, Adler no se preguntaba "¿Cuan enfermo está?" sino "¿Qué tan sano está?". Creía
que en la base de la curación no descansa la fuerza de la enfermedad sino el poder individual de
resistencia (Bottome, 1957).
En el centro del modelo de la naturaleza humana que hizo Adler está la creatividad, la
capacidad de formular (consciente o inconscientemente) metas y medios para lograrlas. Esto culmina
con el trazo de un plan de vida que organiza la existencia de acuerdo con un estilo congruente.
Para Adler, la determinación de una meta como estilo de vida y de apercepción es un acto
Cada individuo alcanza la meta esencialmente creativo. Es el poder creativo de la personalidad o del se//lo que guía y dirige la
concreta de dominar su poder respuesta al ambiente. Adler atribuye al individuo la unicidad, la conciencia y el control sobre su
creativo, que es idéntico a su self. propio destino, cualidades que, de acuerdo con sus preceptos, Freud no resaltó lo suficiente en su
(Adler, 1956, p. 180) concepción de la naturaleza humana. "Cada individuo representa tanto una unidad de personalidad
como el formador de esa unidad. Por tanto, es la pintura y el artista. Es el artista de su propia
personalidad" (Adler, 1956, p. 177). Adler señalaba que no somos peones impotentes ante fuerzas
externas, sino que moldeamos nuestra propia personalidad.

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


Interés social
Las teorías de Adler sobre la agresión y la lucha por el poder han sido amplificadas y exageradas por
muchos críticos. El concepto de Adler del interés social es central en sus escritos posteriores (una mejor
traducción para el término alemán original, Gemeinschaftsgefühl, es "sentimiento comunitario"). Por
"interés social", Adler quiere decir "el sentido de solidaridad humana, la vinculación entre los
hombres [...] una connotación más amplia de 'sentido de comunión dentro de la comunidad humana'"
(Wolfe en

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


C O NCEPTOS PRI NCI PALES 199

reflexión personal
pto en TRES DESEOS
Usted se encuentra una vieja botella sellada que las olas arrastraron a la costa. Cuando la abre, aparece un
tatú ra- genio y le concede tres deseos. Mientras los piensa, recuerde que deben ser humanamente posibles. Deben
ser grandiosos pero creíbles.

1. Escriba sus tres deseos.


2. Decida cuál es el más importante para usted.
3. Descríbalo con claridad y en detalle como una meta central en su vida.
4. ¿Qué planea hacer para alcanzar esta meta?
que nos 5. ¿Cuáles son los obstáculos a los que se tendrá que enfrentar para lograr su meta?
6. ¿Qué siente cuando escribe sus metas y las considera seriamente?
idas las
7. Si lo desea, repita los pasos 3 a 6 con sus otros dos deseos.
ras. Coos
e in-nta
para

Adler, 1928, p. 32n). El sentimiento comunitario se refiere al interés que ponemos en los otros, no
je el únicamente por propósitos personales, sino por tener "un interés por el interés" de los demás.
mis-lucha, Desde esta perspectiva holística, Adler veía al individuo no únicamente como un todo
de 1a meta y, unificado, sino como parte de conjuntos más grandes: la familia, la comunidad, la sociedad y la Todos los fracasados [...] son
Por tanto, humanidad. Nuestra vida y nuestras actividades tienen lugar dentro de un contexto social: resultado de una preparación
mes men- inadecuada respecto del interés
social. No cooperan en absoluto,
Cualquier valor del hombre se determina por su actitud hacia su prójimo y por el grado en que
son solitarios que caminan más o
participa en la división de labores que la vida social demanda. Esta afirmación de su vida
menos en dirección opuesta al
[ue somos social lo hace importante para otros, lo hace relacionarse con una cadena más grande que une a
resto del mundo; seres que son más
la sociedad y que no podemos trastornar sin perturbar también a la sociedad humana. (Adler, o menos asocíales, si no
individuo. 1928, p. 121) antisociales. (Adler, 1964b, p. 90)
;stá?" sino
lerza de la De alguna manera, toda conducta humana es social porque, como decía Adler, nos
desenvolvemos en un ambiente social y nuestra personalidad se forma socialmente. El interés social
la es más que una preocupación por nuestra comunidad o sociedad inmediata. En su sentido más
creativi-ledios amplio, se refiere a la preocupación por "la comunidad ideal de la humanidad, la culminación de la
para dstencia evolución" (Adler, 1964b, p. 35). El interés social comprende sentimientos de bondad hacia toda la
de humanidad y en relación con la totalidad de la vida.

apercepción o del
self lo unicidad, la Cooperación
:rdo con sus ;za
humana, Un aspecto importante del interés social es el comportamiento cooperativo. Desde el punto de vista
formador de evolutivo, la capacidad de cooperar en la recolección de alimentos, la caza y la defensa ante los
ersonalidad" ante depredadores ha sido un factor vital para la supervivencia de la raza humana y la mejor forma de
fuerzas adaptarse al ambiente.
Adler creía que sólo si cooperamos y contribuimos como miembros de nuestra sociedad nos
sobreponemos a nuestra inferioridad real o a nuestro sentimiento de inferioridad. Por otro lado, la
falta de cooperación y el sentimiento de inadaptación y fracaso que genera están en las raíces de
todos los estilos neuróticos o de la mala adaptación en la vida. "Si una persona coopera" —escribió Sin embargo, los únicos que en
realidad pueden enfrentar y
Adler— "nunca se tornará neurótica" (1964b, p. 193). Aquellos que han hecho las contribuciones más
tmplificadas y dominar los problemas de la vida
valiosas a la humanidad han sido los más cooperativos, y los trabajos de los grandes genios siempre
central en sus son aquellos que muestran en su
han favorecido a la sociedad (Adler, 1931).
rinal, Gemeins- vida una tendencia a enriquecer a
los demás, que van adelante, y al
amere decir "el la
hacerlo, benefician también a los
connotación na'"
demás. (Adler, 1956, p. 255)
(Wolfe en
C O NCEPTOS PRI NCI PALES 200
102 C APÍTULO 3 A LFRED A DLER Y LA PSICOLOGÍA I NDIVIDUAL

reflexión persono!
LA PRÁCTICA DE LA COOPERACIÓN
Con el fin de comprender mejor lo que Adler entendía por cooperación e interés social, dedique todo el
tiempo que pueda de una semana a ayudar a los demás. Tome notas de su conducta y sus sentimientos.
Decida que no rechazará ninguna petición razonable que le hagan, aun si requiere parte de su valioso tiempo,
energía o dinero (sí quiere hacer el ejercicio más riguroso, anuncie a sus amigos que lo está practicando y que
¡estará dispuesto a servirles durante una semana!). No espere a que le hagan una solicitud; busque las
oportunidades de ofrecer su ayuda.
Al final de la semana, repase sus experiencias. ¿Cómo reaccionaron los demás? ¿Cuáles fueron sus
propias reacciones al ayudarlos? ¿Qué aprendió del ejercicio?

Principios básicos de la teoría adleriana


Los conceptos básicos de la psicología adleriana (Mosak, 1989; Grey, 1998) son los siguientes:

1. Toda conducta ocurre en un contexto social. No es posible estudiar a las personas de manera
aislada.
2. La cooperación es una necesidad biológica. Debido a que los seres humanos son relativamente
débiles y lentos en su desarrollo, la cooperación es una necesidad biológica, no sólo social.
Nos enfrentamos a muy diferentes elecciones de vida, y podemos elegir tanto metas
saludables y socialmente útiles como metas neuróticas y socialmente inútiles.
3. La necesidad de pertenecer es fundamental para ta naturaleza humana. El centro de atención debe
ser la psicología interpersonal. Lo más importante para el individuo es desarrollar un
sentimiento de pertenencia, de ser parte de un todo social más grande.
4. El holismo es más importante que el reduccionismo. Todas las funciones están subordinadas a las
metas y al estilo de vida de cada persona. La motivación central de cada individuo está en
la lucha por la perfección o la superioridad (este punto es comparable al concepto de
autorrealización de Horney y al de autoactualización de Maslow).
5. El término "inconsciente" es un adjetivo, no un sustantivo. Los procesos inconscientes tienen un
propósito y sirven a las metas de cada individuo, de la misma manera que los procesos
conscientes. La única diferencia reside en el nivel de conciencia.
6. La conducta se basa en nuestra percepción de la realidad, no necesariamente en la realidad misma.
Para comprender a un individuo, es necesario comprender su estilo de vida, es decir, su
organización cognitiva, que es la lente a través de la cual las personas se ven a sí mismas y a
sus vidas.
7. Creemos de acuerdo con lo que queremos, no con lo que somos. Siempre hay que buscar el objetivo
subyacente a una conducta, no un rótulo.
8. Toda conducta tiene un propósito. Los individuos están motivados por las metas que eligen y
que consideran que les proveerán éxito y felicidad.
9. La cura consiste en la reeducación. El sentido de la vida, cualquiera que sea, proviene de lo que
nosotros le atribuyamos, y la terapia es un proceso de desaprendizaje de percepciones
equivocadas. Una concepción sana de la vida incluye el sentido de la importancia de ayudar
a los demás y contribuir a la sociedad. El estilo de vida y las metas de largo plazo se
mantienen relativamente constantes, a menos que se modifiquen las convicciones
fundamentales del individuo. En esta modificación reside el objetivo principal de la terapia.

ALFA OMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


D INÁMICA 202

DINÁMICA
netas que

Crecimiento
¡di-
psicológico
cta
El crecimiento psicológico es
DSO,
ante todo una cuestión de pasar
se-ida
de la meta de superioridad
. ales
centrada en uno mismo a una
actitud de dominio constructivo
del ambiente y desarrollo social
útil. La lucha constructiva por la
superioridad, más unos fuertes
intereses y cooperación son el
rasgo básico de una persona
sana.
los si-

Tareas vitales. Adler


rias de expuso tres tareas vitales a las
que tenemos que hacer frente:
>on trabajo, amistad y amor. Están
re-esida determinadas por las
d vida, condiciones básicas de la
y existencia humana:
iróticas

Estos tres deberes


le
principales están
aten-lividu
determinados por los
o ial más
hechos que vivimos en un
lugar particular del
i
universo y deben
subor-ntral
transcurrir dentro de los
de junto es
límites y las posibilidades
ilización
que nuestras
circunstancias nos
iscientes i
manera permiten; porque vivimos
iciencia. n entre otros seres
la reali-su humanos, a los que
estilo a debemos aprender a
cual las adaptarnos; porque
convivimos dos sexos y el
ue buscar futuro de nuestra raza

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


FADIMAN ALFAOMEGA
D INÁMICA 203
depe nuestra dependencia del ambiente físico:
nde
de la Vivimos en la superficie de este planeta nada más que con sus recursos, con la fertilidad de su
relac tierra, con la riqueza mineral, con su clima y su atmósfera. Siempre ha sido tarea de la
ión humanidad encontrar la respuesta correcta al problema que dichas condiciones nos presentan
entre [...] Siempre ha sido necesario luchar para mejorar y obtener más logros. (Adler, 1956, p. 131)
amb
os.
La amistad es una expresión de nuestra pertenencia a la raza humana y de nuestra necesidad
(Adl
constante de adaptarnos y de interactuar con el resto de nuestra especie. Nuestros lazos amistosos
er,
proveen los vínculos esenciales para nuestras comunidades porque ningún individuo se relaciona
1931,
con la sociedad en abstracto. El compromiso de amistad y cooperación también es un elemento
p.
importante para el trabajo constructivo.
264)
Adler habla del amor en términos de amor heterosexual. Consiste en una unión estrecha de
mente y cuerpo y en la cooperación máxima entre dos personas del sexo opuesto. El amor proviene
El
de la intimidad, esencial para la continuidad de nuestra especie. Adler escribe que el sólido vínculo
trabajo
matrimonial representa el reto más grande a nuestra capacidad de cooperar con otro ser humano y
incluye
que un matrimonio exitoso crea el mejor ambiente para promover la cooperación y el interés social en
aquellas
los niños.
actividade
Para Adler, estas tres tareas (el trabajo, la amistad y el amor) están interrelacio-nadas. El éxito
s útiles La vida del alma humana no es
en una conlleva al éxito en las demás. Las tres tareas son aspectos del mismo problema: cómo vivir
para la "ser" sino "hacerse". (Adler, 1929. p.
de manera constructiva en nuestro ambiente. ix)
comunida
d y no sólo
las ocu-
Obstáculos para el crecimiento
paciones
por las que Al explicar los principales obstáculos para el crecimiento y el desarrollo humano, Adler comenzó con Todo acto de crueldad está basado
recibimos tres condiciones negativas para la niñez: la inferioridad orgánica, la so-breprotección y el abandono. en una debilidad secreta. Quien
un pago. Subrayó que la neurosis del adulto tiene sus raíces en el realmente es fuerte no se inclina a
Para la crueldad. (Adler, 1956, p.390)
Adler, el
trabajo
provee un
sentimient
o de
satisfacció
n y
autoestima
sólo en la
medida en
que
beneficia a
los demás.
En última
instancia,
la
importanci
a de
nuestro
trabajo se
basa en

FADIMAN TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


204 CAAPÍTULO
LFRED A3DLER Y LA PSICOLOGÍA I NDIVIDUAL

intento de sobreponerse a un sentimiento de inferioridad, que es resultado de un aislamiento y


distanciamiento cada vez mayor de la sociedad. La neurosis y prácticamente el resto de los problemas
psicológicos ocurren cuando luchamos por la superioridad personal y no por un logro constructivo y
sano.

Inferioridad orgánica, sobreprotección y abandono. Las situaciones vividas durante la niñez que
se basan en una meta irreal de superioridad personal, y que dan por resultado la falta de interés
social, el aislamiento y un estilo de vida egoísta son la inferioridad orgánica, la sobreprotección y el
abandono.
■ Los niños que sufren alguna enfermedad se vuelven muy egocéntricos. Por el trato social
generan un sentimiento de inferioridad, de incapacidad para competir con otros niños; sin embargo,
aquellos que logran sobreponerse a sus dificultades compensan en exceso su debilidad original y
desarrollan sus capacidades hasta un grado inusual.
Los niños sobreprotegidos o consentidos también tienen dificultades para adqui rir un sentido
de interés social y cooperación. Carecen de confianza en sus destrezas debido a que los demás
siempre han hecho todo por ellos. En lugar de cooperar con los demás, imponen exigencias a sus
amigos y familia. Su interés social suele ser mínimo, y Adler encontró que abrigan pocos sentimientos
genuinos hacia sus padres, a quienes manipulan con tanta facilidad.
El abandono es la tercera situación que impide el desarrollo del niño. Un pequeño abandonado
o no querido nunca conoce el amor y la cooperación en el medio hogareño y por eso le resulta difícil
fomentar esa capacidad. No confía en su capacidad de ser útil y ganarse el afecto y la estima de los
demás. Tiende a volverse frío y duro como adulto.

En su forma más extrema, los rasgos de un niño no querido se observan al estudiar la vida de
todos los grandes enemigos de la humanidad. Lo único que se destaca es que fueron niños
maltratados y que por eso manifiestan dureza de carácter, envidia y odio; no soportan ver
felices a los demás. (Adler, 1956, p. 371)

Como resultado de la inferioridad orgánica, la sobreprotección y el abandono, los niños tienen


visiones distorsionadas del mundo, lo que genera estilos de vida deficientes. Adler insistió en que no
es la "experiencia" del niño sino su percepción y las conclusiones que saca lo que determina la manera
en que se conduce en la vida.

Debe revelarse, paso a paso, el p.333)


propósito inalcanzable de la
superioridad sobre todo; la
ocultación intencional de este
propósito; el dominar todo, el
poder de dirección dado al
propósito; la falta de libertad del
paciente y su hostilidad hacia la
humanidad están determinados
por el propósito. (Adler, 1956,

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


205 CAAPÍTULO
LFRED A3DLER Y LA PSICOLOGÍA I NDIVIDUAL
Dinámica básica de la sociales, estableciendo una compulsión contraría que se manifiesta en ataques de ansiedad,
neurosis. En 1913, Adler y su insomnio, actos compulsivos, alucinaciones, hipocondría y otros padecimientos.
equipo publicaron un enfoque
adleriano de la neurosis
(Bottome, 1957). Los
principales puntos se resumen
como se muestra a
continuación:

1. Toda neurosis se
explica como un
intento por
sobreponerse al
sentimiento de
inferioridad y
obtener un
sentimiento de
competencia.
2. La neurosis aisla al
individuo porque
altera el
funcionamiento
social y la capaci-
dad de resolver
problemas
cotidianos.
3. Las relaciones del
neurótico con los
demás están muy
limitadas debido a
la combinación de
hipersensibilidad e
intolerancia.
4. Alejado de la
realidad, el
neurótico lleva una
vida de
imaginación y
fantasía en la que
evita las
responsabilidades y
el servicio a la
sociedad.
5. La enfermedad v el
sufrimiento
sustituyen a la sana
meta original de
superioridad.
6. La neurosis
representa un
intento por
liberarse de todas
las restricciones
ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN
E STRU
.tente lad 7. Incluso el pensamiento lógico se ve dominado por la compulsión contraria.
8. La lógica, el amor, la compasión y la voluntad de vivir surgen de la vida social. El
aislamiento del neurótico y su lucha por el poder se dirigen en contra de él mismo.
9. El neurótico busca constantemente el poder personal y el prestigio; trama excusas para
nes il,y
dejar los problemas de la vida real sin solucionar y, por tanto, nunca se hace de un interés
;oís-
social.
10. Para curar una neurosis, el terapeuta cambia por completo la orientación del individuo, la
jr el • con
cual procede de su formación y educación, y le permite ser un miembro de la sociedad
:om-rado
activo y preocupado.

Con esta lista se ilustra que las ideas principales de Adler se aplican a la comprensión y al
trabajo con los problemas humanos. Destaca la importancia de vivir de manera constructiva y
cooperativa en sociedad.

iqui-re/as La lucha por la superioridad personal. Cuando predominan los sentimientos de inferioridad o no
>n los se desarrolla demasiado el interés social, las personas buscan la superioridad por la falta de confianza
nimo, en su habilidad para funcionar y para trabajar de manera constructiva con los demás. Las trampas
lienes del éxito, el prestigio y la estima se vuelven más importantes que los logros concretos. "Han dejado a
un lado los problemas reales de la vida para entregarse a una lucha con su sombra y tranqui lizarse
In pensando que son fuertes" (Adler, 1956, p. 255). No aportan nada de valor a la sociedad y sus pautas
pe-medio de conducta se tornan egocéntricas, lo que les produce un sentimiento de fracaso.
icidad y
duro

studiar ESTRUCTURA
staca es
rvidia y Cuerpo
Para Adler, el cuerpo es la fuente principal de los sentimientos de inferioridad del niño, rodeado por
personas más grandes cuyas funciones físicas son más efectivas. Sin embargo, lo importante es la
andono, actitud frente a nuestro cuerpo (Adler, 1964b). Muchos hombres y mujeres atractivos no han resuelto
vdda los sentimientos de fealdad y falta de aceptación adquiridos en su infancia, por lo que se comportan
de-ión y como si no fueran atractivos. Por otro lado, mediante compensación, aquellos que presentan
las la. deficiencias físicas luchan y fortalecen su cuerpo más que el promedio.

iblicaron ¡ se
resu- Relaciones sociales
Las relaciones sociales son de suma importancia en las teorías de Adler. Son la expresión directa del
interés social y son esenciales para adoptar un estilo de vida constructivo y pleno. Adler nunca
men to de
olvidó que somos seres sociales. Sin la sociedad y las relaciones sociales, el individuo carecería de
la capaci- lenguaje y su razonamiento y desempeño serían extremadamente limitados.

o a la com-
Voluntad
ntasía en la
Para Adler, el término -voluntad es otra forma de nombrar la lucha por la superioridad y la
realización de las metas en la vida. Como tal, es un elemento central en su teoría. Lo crucial para
; superiori-
Adler es que la voluntad debe utilizarse de manera constructiva para el crecimiento individual y la
cooperación social. La voluntad se desperdicia cuando se dirige hacia uno mismo o hacia metas de
res sociales,
grandeza personal.
le ansiedad,
.ecimientos.
■ FADIMAN
TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN
207
A LFRED A DLER C
Y APÍTULO 3
LA PSICOLOGÍA I NDIVIDUAL

Emociones
Adler se refiere a dos clases de emociones: las socialmente disyuntivas, que se relacionan con el logro
de metas individuales, y las socialmente conjuntivas, que promueven la interacción social. Las

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


208
A LFRED A DLER C
Y APÍTULO 3
LA PSICOLOGÍA I NDIVIDUAL
emociones disyuntivas, como el enojo, el miedo o la repulsión, tienen por objeto suscitar un cambio
positivo en la situación, a pesar de que algunas veces se consiga a expensas de otros. El resultado es un
sentimiento de fracaso o inadaptación que encauza la fuerza de la persona hacia nuevos esfuerzos
(Adler, 1956). Las emociones conjuntivas se orientan a favor de la sociedad, como en el deseo de
compartir nuestra felicidad y alegría con los demás. La emoción de la simpatía es "la expresión más
pura del interés social" y revela el grado al que nos relacionamos con los demás (1956, p. 228).

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


E STRUCTURA 209

Intelecto
Adler distingue entre razón e inteligencia. Los neuróticos, criminales y demás personas que no se
desempeñan adecuadamente en la sociedad con frecuencia son muy inteligentes y dan argumentos y
justificaciones perfectamente lógicas para su comportamiento. Sin embargo, Adler llamó a esta
inteligencia inteligencia personal, por ser un razonamiento ligado a la meta de superioridad del
individuo y no a consideraciones útiles para la sociedad. La razón es "el tipo de inteligencia que tiene
interés social y está limitado generalmente a su utilidad" (1956, p. 150). La razón es un acuerdo con el
sentido común, que proviene de actitudes y valores básicos de la cultura.

Se/f
El sel/es el estilo de vida de la persona; es la personalidad vista como un todo integrado.

En la vida siempre encontramos una confirmación de la melodía del self total, de la


personalidad, con sus múltiples ramificaciones. Si creemos que los cimientos, la base de todo se
ha encontrado en los rasgos de carácter, en los impulsos o en los reflejos, hemos pasado por
alto al self. Los autores que destacan una parte del todo tienden a atribuirle todas las aptitudes
y observaciones correspondientes al self, al individuo. Muestran "algo" dotado de prudencia,
determinación, volición y poder creativo, sin saber que en realidad describen al self y no a los
impulsos, rasgos de carácter o reflejos. (Adler, 1956, p. 175)

Para Adler, el self es un principio dinámico unitario y no una estructura por descubrir dentro de
la psique. "[En la psicología adleriana], el self no se considera una entidad. [...] Literalmente, no puede
actualizarse si no es mediante las transacciones con su mundo" (Ansbacher, 1971, p. 60). La posición
de Adler respecto del self es similar al concepto de desapego de la psicología budista.

Terapeuta
La meta de la psicoterapia adleriana es ayudar al individuo a reconstruir premisas y metas en
concordancia con una mayor utilidad social. Adler define tres aspectos principales en la terapia:
comprender el estilo de vida particular del paciente, ayudarlo a comprenderse a sí mismo y fortalecer
su interés social.

Comprensión del estilo de vida. La terapia requiere cooperación. Una de sus principales tareas "El mapa no es el territorio".
es ocuparse de las metas y expectativas de cada paciente. En general, los pacientes esperan del (Alfred Korzybski, fundador del
terapeuta la respuesta que reciben de las demás personas. Se sienten incomprendidos, no amados o Instituto de Semántica General)

piensan que han recibido un trato injusto. El terapeuta debe tener el cuidado de no satisfacer esas
expectativas inconscientes.
Debido a que el estilo de vida forma básicamente un todo, el terapeuta busca los temas que
giren alrededor del comportamiento del individuo. Para determinar su estilo de vida, Adler pregunta
a sus pacientes por sus primeros recuerdos, los sucesos sobresalientes de su primera infancia: "No
hay 'recuerdos casuales'; del número incalculable de impresiones que quedan en una persona, ésta
decide recordar, aunque sea de manera confusa, únicamente aquellas que crea que la beneficiarán en
su situación" (1931, p. 73).
Adler también subrayó la importancia de la conducta expresiva, incluidas la postura y la
Aunque un paciente mienta, esto
entonación: "Me ha resultado muy valioso conducirme como en pantomima; esto es, por un momento
es de interés para mí. [...] ¡[Es] su
no presto atención a las palabras del paciente, sino que trato de leer su intención más profunda, que mentira y de nadie más! Lo que él
proviene de sus movimientos en una situación determinada" (1956, p. 330). no puede ocultar es su propia
originalidad. (Adler en Bottome,
1957, p. 162)

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


210 CAAPÍTULO
LFRED A3DLER Y LA PSICOLOGÌA I NDIVIDUAL

Adler asumió que el plan de la vida de los pacientes se había establecido en condiciones
negativas; por ello el terapeuta debía ser más sensible y buscar la inferiorida orgánica, la
sobreprotección o el rechazo que sufrieron durante su niñez.

Promoción del autoconocimiento. Adler se dio cuenta de que el prind-j pal problema de la
mayoría de sus pacientes era su esquema erróneo de apercepción, determinado por una meta de
superioridad inalcanzable o poco realista respecto de los demás. Una de las principales tareas de la
terapia es ayudar a los pacientes a com-¡ prender su propio estilo de vida, incluida su forma de ver la
existencia. Sólo si nos comprendemos podremos corregir un estilo de vida mal adaptado: "Uno debe
conducir al paciente a un estado en el que quiera escuchar y comprender. Sólo entonces es posible
influir en él para que viva conforme a lo que ya comprendió" (1956, p. 335). La autocomprensión
significa aprender a ver los errores que cometemos al enfrentar las situaciones diarias. Consiste en
adquirir un mejor conocimiento del mundo y de nuestro lugar en él.
De acuerdo con Adler, el éxito en la terapia depende siempre del paciente.

El cambio real en la naturaleza del paciente únicamente puede ser aquel que él mis mo hace...
Uno siempre debe ver el tratamiento y la curación no como un éxito del terapeuta sino del
paciente. El consejero sólo puede señalar los errores y es el paciente quien debe dar vida a esa
verdad. (1956, p. 336)

Adler le dio más valor a entender las consecuencias de nuestra conducta que a aprender más
acerca de nuestra experiencia interior. Para Adler, la comprensión no es meramente intelectual, sino
que se traduce en acción constructiva.

La psicoterapia es un ejercicio y Fortalecimiento del interés social. La terapia es una empresa cooperativa entre el terapeuta y el
una prueba de cooperación. paciente. Una relación de apoyo que ayuda al paciente a adquirir el sentido de cooperación e interés
Tenemos éxito sólo si estamos social: "La tarea del médico o psicólogo es dar al paciente la experiencia del contacto con un
interesados genuinamente en el semejante y después permitirle transferir ese interés social ya despierto a los demás" (Adler, 1956, p.
otro. (Adler, 1956, p. 340)
341).

Tenemos éxito sólo si estamos interesados genuinamente en el otro. Debemos ser capaces de
ver a través de sus ojos y escuchar con sus oídos. El paciente debe contribuir a lograr esa
comprensión común. [...] Incluso si creemos que ya lo comprendimos, no debemos afirmarlo
hasta que él también lo comprenda. (Adler, 1929, p. 340)

Adler señaló que el terapeuta provee el cuidado, el apoyo y el sentido de co operación que el
paciente nunca recibió de sus padres. El estaba convencido de que la preocupación por uno mismo y
no por los demás es el centro de la mayoría de los problemas psicológicos. Consideraba que la tarea
principal del terapeuta era guiar gradualmente al paciente para sacarlo de su interés exclusivo en sí
mismo y fomentar un interés constructivo en los demás como un miembro valioso de la comunidad.
Al preocuparse por el paciente, el terapeuta sirve como modelo de interés social.

La función del terapeuta. En su ejercicio profesional, Adler trabajó para establecer un sentido
de equidad entre el paciente y el terapeuta. Prefería hablar con el paciente frente a frente, en lugar de
sentarse detrás y reclinado, que era el estilo de Freud. Adler también se involucraba en discusiones

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


211 CAAPÍTULO
LFRED A3DLER Y LA PSICOLOGÌA I NDIVIDUAL
libres y no en la libre asociación. Sus ideas y opiniones respecto de la relación terapéutica prefiguran
el trabajo de Cari Rogers.
Adler creía fervientemente en facultar a los demás. Creía que los pacientes tenían que trabajar
para cambiarse a sí mismos. El terapeuta únicamente favorecía la com-

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


E VALUACIÓ 109
N

prensión, el entendimiento y el apoyo. "Un paciente es como una persona en un cuarto oscuro. Se Yo digo [al paciente]: "Usted puede
acerca a mí para quejarse: 'no puedo salir'. Prendo la luz y apunto hacia la puerta de salida. Si el curarse en 14 días si sigue esta
paciente aún dice que no puede salir, me doy cuenta de que ¡no quiere salir!" (Adler e n Bottome, p. receta.Trate de pensar cada día
101). cómo complacer a alguien". (Adler,
1956, p. 347)
La psicología adleriana distingue entre la psicoterapia y el asesoramiento. La terapia pretende
propiciar un cambio fundamental y saludable en el estilo de vida del individuo. La asesoría trata de
cambiar la conducta en el contexto del estilo de vida actual.

EVALUACIÓN
Las teorías de Adler han tenido grandes repercusiones en la psicología humanística, la psicoterapia y
la teoría de la personalidad. Muchos de sus conceptos fueron integrados a otras corrientes de
pensamiento. Su énfasis en el interés social ha hecho que la psicoterapia se oriente mucho más a lo
social. Asimismo, su preocupación por la conciencia y los procesos racionales ha creado la primera
psicología del yo. De hecho, se ha sugerido que el término neoadleriano es más exacto que neofreudiano
para describir a teóricos como Erich Fromm, Karen Horney y Harry Stack Sullivan (Wittels, 1939). En
palabras de un escritor, "la rriayor parte de las observaciones e ideas de Alfred Adler han permeado
sutil y silenciosamente el pensamiento psicológico moderno a tal grado que la pregunta apropiada no
es si uno es o no adleriano, sino cuan adleriano es uno" (Wilder, 1959, p. xv). Las ideas de Adler han
ejercido considerable influjo en muchos otros psicólogos eminentes y, sin embargo, es relativamente
desconocido en su campo.
Viktor Frankl y Rollo May, sobresalientes analistas existenciales, reconocieron la psicología de
Adler como influencia precursora de la psiquiatría existencial (Frankl, 1970; May, 1970), y el interés
de Adler por el holismo, la direccionalidad de las metas y el papel de los valores en el
comportamiento humano anticiparon muchas de las propuestas de la psicología humanista.
Abraham Maslow escribe:

Para mí, año tras año Alfred Adler tiene más razón. Al presentarse los hechos, éstos apoyan
cada vez con más fuerza su imagen del hombre. [...] Uno de sus conceptos en particular no ha
sido afectado por el tiempo. Me refiero a la importancia del concepto holístico. (1970, p. 13)

Sin embargo, Adler no ha recibido el crédito que realmente merece. Muchas veces los conceptos
originales de Adler se consideran derivados de la teoría psicoanalíti-ca o bien enunciados obvios o
triviales. En su investigación de las principales escuelas de la corriente psiquiátrica, Ellenberger
comenta:

No sería fácil encontrar otro autor del cual se hayan tomado tantas cosas sin haberlo reconocido
como sucedió con Alfred Adler. Sus enseñanzas se han convertido [...] en un terreno en el que
todos entran para sacar lo que quieran sin remordimientos. Todo escritor cita con fidelidad la
fuente de cualquier dato que utilice, pero no sucede así cuando la fuente es Adler o la
psicología individual; es como si nada original hubiera salido de Adler. (1970, p. 645)

FADIMAN TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


213 ACLFRED A DLER
APÍTULO 3 Y LA PSICOLOGÍA I NDIVIDUAL
Albert Ellis, fundador de la terapia racional motiva, va incluso más allá al valorar las
contribuciones de Adler:

Alfred Adler, probablemente incluso más que Freud, es el verdadero padre de la psi coterapia
moderna. Algunas de las razones son que fundó la psicología del yo, que los freudianos
redescubrieron recientemente. Fue uno de los primeros psicólogos humanistas. [...] Puso
énfasis en el holismo, el logro de metas y la enorme relevancia de los valores para el
pensamiento, las emociones y los actos. Vio con tino que los impulsos sexuales y la conducta, a
pesar de ser muy importantes en la vida del hombre, son el resultado más que la causa de
filosofías asexuales del hombre. Es difícil encontrar hoy en día algún terapeuta importante que,
de una u otra manera, no esté en deuda con la psicología individual de Alfred Adler. (1970, p.
11)

Una razón de la falta de popularidad de Adler es su estilo de escritura. Fue un excelente orador y prefería dar conferencias que escribir. A
excepción de El carácter neurótico (1912), la mayoría de sus últimos libros fueron escritos para el público en general. Su prosa no siempre es
precisa y sus ideas se prestan a ser parafraseadas de manera simple y obvia, lo que las hace ver superficiales. Adler se interesó más en la práctica
que en la teoría. Era mucho mejor para trabajar con casos reales, por lo que su obra fue más popular entre maestros, trabajadores sociales,
médicos clínicos y aquellos que requerían habilidades psicológicas prácticas para desempeñar su trabajo profesional. Las cont ribuciones
seminales para el desarrollo de la psicología moderna incluyen la idea del complejo de inferioridad, la revisión del papel del poder y la agresión
en el comportamiento humano, el concepto de unicidad de la personalidad y la importancia de los factores no sexuales para el desarrollo.

AVANCES RECIENTES: l_A INFLUENCIA DE ADLER


Muchas de las ideas originales de Adler han sido tan bien aceptadas que se dan por sentadas. Su trabajo acerca de la interacc ión de los elementos
psicológicos y físicos en la inferioridad orgánica fue fundamental para el establecimiento de la medicina psicosomática, y sus obras fueron los
cimientos del campo cada vez más popular de la crianza de los hijos. Casi cualquier libro moderno que hable del cuidado de lo s hijos utiliza
principios adlerianos al abordar la disciplina infantil y con frecuencia no se le da mucho crédito. Rudolf Dreikurs, estudiante de Adler, tuvo gran
influencia en este campo. Su libro, Children: The Challenge [Los niños: El desafío] (1964), se ha convertido en un clásico.
Los centros de capacitación y de educación familiar adlerianos, así como los grupos de estudio y las sociedades profesionales están
aumentando en tamaño e influencia (Mosak, 1989). El primer libro de texto de psicología adleriana escrito en inglés, Individual Psychology [La
psicología individual] (Manastery Corsini, 1982), despertó un interés general, al igual que Alfred Adler, The Forgotten Prophet [Alfred Adler: El
profeta olvidado] (Grey, 1998), un importante resumen de la vida y las ideas de Adler. El libro A Bibliography of Adlerian Psychology [Una
bibliografía de la psicología adleriana], en dos volúmenes, hace más de 10,000 referencias a la bibliografía de la psicología adleriana (Mosak y
Mosak, 1975a, 1975b).
La psicología adleriana está floreciendo. La influencia de Adler en psicólogos importantes como Abraham Maslow y Rollo May está bien
documentada (Ansbacher, 1990). Cari Rogers estuvo a cargo de Adler durante su internado, y el concepto de Adler de interés social se parece
mucho al de las condiciones centrales para el cambio terapéutico, de Rogers (Watts, 1998). Importantes biografías de Adler aparecieron en 1994
(Hoffman) y 1998 (Grey). Se ha demostrado que la teoría adleriana fue de varios modos precursora de la teoría cognitiva (Scott, Kelly y Tolbert,
1995) y continúa influyendo en la psicopedagogía (Carlson, 1995; Pryor y Tollerud, 1999), la orientación psicopedagógica (Kern, 1993; Nystul,
1995; Sweeny, 1998), la orientación psicopeda-gógica transcultural (Roberts et ai, 1998) y la terapia infantil (Mosak y Maniacci, 1993; Kottman,
1995). La teoría adleriana también ha tenido una aplicación transcultural entre los indígenas americanos (Kawulich y Curlette , 1998) y los
estadounidenses de origen mexicano (Martínez, 1998).

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


P UNTOS
PRINCIPALES

mi-s
on
La teoría en sus fuentes
trar
uda
EXTRACTO DE SOCIAL INTEREST
El siguiente fragmento da un ejemplo de los métodos analíticos deAdler.

Una mujer de 32 años se quejaba de un dolor intenso a/rededor del lado exterior del ojo izquierdo y de ver dbóre,
/0 <?¿/<?/? &¿>/ga¿>a a mantenerlo cerrado. La paciente sufría estos ataques desde hacía II años. El primero había
e un
ocurrido cuando se comprorr7<?r/& co/?sv esposo./.. J Ella culpaba de su último ataque a un baño de agua fría y
neu-leral.
creía que los ataques anteriores habían sido causaobspcv-corrientes frías. [...]
mera íctica Antes de contraer matrimonio daba clases de violín y ofreció algunos conciertos. Le gustaba su trabajo pero lo
obra s que dejó al casarse. Entonces, vivía con la familia de su cuñado, para estar más cerca del médico, como dijo, y se sentía
ional. /еп feliz ahí. [...]
la . en el No hay duda de que ella es la que manda en su matrimonio, pero se tropieza con la indolencia
tancia de su marido y su deseo de paz. Él trabaja con empeño, regresa a casa por la tarde cansado y no
quiere salir con su esposa ni platicar con ella. Si ella tiene que tocar en público sufre de un violento
pánico escénico. Le planteé como pregunta importante qué es lo que haría si gozara de buena salud,
una pregunta cuya respuesta muestra el retraimiento tímido de la paciente. Responde con evasivas
y se refiere a sus constantes dolores de cabezaf...] Insiste en asegurar que el frío en cualquiera de
sus formas la lastima y ocasiona sus ataques. Antes del último, tomó un baño de agua fría, lo que
según ella fue la causa. [...] 1
Al parecer, desde que la paciente presenció aterrorizada el nacimiento de una hermana adquirió una ansiedad
Lan por insana con respecto a los partos. Cuando tenía I I años, su padre la acusó sin razón de tener relaciones sexuales con
físicos el hijo de un vecino. Este contacto prematuro con las relaciones sexuales, muy vinculado a su terror y ansiedad,
edicina ar provocó que protestara con más fuerza contra el amor, protesta que se manifestó en su matrimonio como frigidez.
Antes de casarse, le pidió a su prometido una declaración obligatoria de que no tendría hijos. Los ataques de
de la os
migraña y el miedo a ellos que la atormentaba constantemente le facilitaba asumir el tipo de relación en que se
hijos no se
reducían las relaciones conyugales al mínimo. [...]
le en este Quería sinceramente a su marido, pero no estaba enamorada de él. Cuando se le preguntó repetidas veces qué
ivertido es lo que haría si ya estuviera curada, respondió que regresaría a la capital, daría dases de violín y tocaría en una
orquesta. Cualquiera que haya adquirido el arte de adivinar qué enseña la psicología individual, no tendría
los gru-influen- dificultades para comprender que esto denotaba una separación de su marido, quien estaba unido al pueblo
ti inglés, pertó provinciano. [,..]Ya que su esposo la admiraba mucho y le daba las mejores oportunidades de ir en busca de sus
anhelos, le resultaba muy difícil separarse de él. [...]
un 1 profeta r.
En un mes se curó por completo. Antes vino la explicación del factor exógeno que le había ocasionado el
El libro lana], último ataque. Encontró en el bolsillo del saco de su esposo una carta de una chica que contenía simplemente unas
en igia adle- palabras de agradecimiento. En ese momento, su esposo logró mitigar sus sospechas; sin embargo, no dejó de
desconfiar y sentir por su marido unos celos que nunca había sentido. Desde entonces lo vigiló. Fue durante este
sicólogos período que se bañó con agua fría y su ataque comenzó. Ella explicó que nunca había sentido celos, que su orgullo
nsbacher, le había prohibido ese vicio, pero que desde el descubrimiento de esa carta había considerado la posibilidad de que
su esposo le fuera infiel. Cuando pensó en la probabilidad de que esto sucediera su indignación aumentó, contra la
icepto de ?1
supuesta dependencia de la mujer respecto al esposo. Por tanto, sus baños fríos fueron una venganza de su estilo de
cambio cieron
vida contra lo que ella imaginaba que era una dependencia incuestionable de su valía frente a su marido y contra su
en de varios fracaso para hacerse valer. De no haber tenido ese ataque de migraña —resultado de su conmoción— hubiera tenido
itinúa in- que admitir que no valía nada. Habría sido lo peor que pudiera haberle pasado (Adler, 1964a, pp. 75-85).
ventación
sicopeda-acci,
1993; nscultural
denses de
PUNTOS PRINCIPALES
■ Las contribuciones fundamentales de Adler a la psicología moderna son la importancia de los
factores no sexuales en el ambiente, el concepto de unicidad de la personalidad, el papel del poder y
la agresión en el comportamiento, y el concepto de complejo de inferioridad.
■ Adler puso de relieve la unicidad de la persona, la importancia de comprender esa unidad y el
contexto del sistema social.

- FADIMAN
FADIMAN ALFAOMEGA
I 12 C APÍTULO 3 A LFRED A DLER Y LA PSICOLOGÍA I NDIVIDUAL

■ Para el individuo, la conquista de su ambiente es la meta principal, pero este impulso se equilibra con la
trascendencia que da al interés social o sentimiento comunitario y de cooperación.
■ Como en el conductismo, los conceptos de psicología adleriana se relacionan con el comportamiento
concreto y real. Se pone énfasis en la conducta manifiesta y sus consecuencias.
■ La psicología individual se centra en las relaciones entre el ambiente y el individuo, y no en la dinámica
psíquica.
■ Los intentos del individuo por compensar su inferioridad orgánica o sus sentimientos de inferioridad tienen
como resultado todo tipo de progresos y determinan los logros más significativos para la humanidad.
■ El impulso de poder es fundamental. Una formulación posterior de este principio es el concepto de lucha
por la superioridad, que abarca el papel del desarrollo y el crecimiento creativos.
■ El proceso evolutivo de adaptación consciente al entorno es el fundamento de la lucha del individuo por la
perfección o por dominar el ambiente.
■ La meta de la superioridad o perfección motiva a los individuos sanos a buscar la mejora y el crecimiento
continuos. La lucha es positiva si conlleva preocupaciones sociales por el bien de los demás. Es negativa si
se centra en la superioridad personal mediante el dominio de los demás.
,■ Convertirse en un ser humano valioso es el objetivo de todas las personas. La ley suprema de la vida es evitar
el deterioro de la autoestima.
■ La conducta está determinada por la concepción que el individuo tiene del mundo.
■ Los problemas psicológicos y emocionales deben ser considerados y tratados en el contexto de las metas y el
estilo de vida, que se manifiesta en cada rasgo o síntoma.
■ La creatividad —la capacidad de formular tanto las metas como las formas de alcanzarlas— está en el
centro del individuo. La meta en la vida provee una organización congruente de la existencia de la persona;
es una respuesta creativa al ambiente.
■ El sentimiento de comunidad o interés social es la conciencia de un contexto social mayor y del vínculo del
individuo con su familia, la comunidad, la sociedad y la humanidad.
■ La cooperación es una faceta clave para el interés social. Los sentimientos de inferioridad se superan
mediante la participación activa en la sociedad como miembro útil y valioso.
■ En el fondo de cualquier estilo de vida mal adaptado o neurótico está la falta de cooperación y el
sentimiento resultante de fracaso e inadaptación.
■ El individuo sano es cooperativo, tiene un fuerte interés social y lucha por la superioridad de manera
constructiva.
■ Toda neurosis es un intento por despertar el sentimiento de competencia y sobreponerse a los sentimientos
de inferioridad. La neurosis aisla al individuo; obstaculiza su funcionamiento social y su capacidad de resolver
problemas cotidianos. Para curar una neurosis, el terapeuta ayuda al paciente a cambiar por completo su
orientación y dirigirla en pro de la sociedad.
■ Buscan la superioridad personal aquellos que no tienen la confianza en que se desen-
WerióÍdad f°rma POSÍt¡Va demáS' ^ 6ll0S Predominan los sentimientos de
■ Es más importante comprender las consecuencias del comportamiento que centrarse en la experiencia
interna. Para hacer conciencia no se requiere únicamente la comprensión intelectual, sino también que la
comprensión se convierta en acción constructiva.
■ En el centro de la mayoría de los problemas psicológicos está la preocupación por uno mismo más que por
los demás.

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


B IBLIOGRAFÍA GENERAL
113

CONCEPTOS CLAVE lograr que el órgano débil se convierta en su mayor fortaleza.


Complejo de inferioridad Sentimiento de inadaptación que resulta
(Véase complejo de inferioridad.)
de la conciencia que tienen los niños de poseer una estatura baja
y la falta de poder. Adler revisó los aspectos psicológicos de la Interés social Compartir valores y sentimientos en la comunidad.
inferioridad, que en su opinión experimentaban todos los niños. En su sentido más amplio, se refiere a los sentimientos de
(Véase inferioridad orgánica.) Estilo de vida Forma única e pertenencia y afinidad con la humanidad y la totalidad de la vida.
individual de interactuar y adaptarse a la vida con el objeto de Metas en la vida Centro de atención del individuo para obtener
lograr las metas en la existencia. algún logro. Su formación comienza en la niñez como
Inferioridad orgánica Concepto que se refiere a la estructura compensación ante los sentimientos de inferioridad y continúa
biológica de cada persona, específicamente a los órganos que son como defensa ante los sentimientos de impotencia.
más débiles o más susceptibles a contraer enfermedades. Tareas vitales Las tareas vitales básicas para todas las personas
Mediante el entrenamiento y el ejercicio, el individuo puede son el trabajo, la amistad y el amor.

BIBLIOGRAFÍA COMENTADA
Manaster, G. J. y R. J. Corsini (1982), Individual psychology, Itasca, Illinois, F.
Adler, A. (1929), The practice and theory of individual psychology, Londres, E. Peacock.
Routledge y Kegan Paúl.
Primer libro de texto de psicología adleriana. Incluye un compendio de
Una recopilación de ensayos y charlas sobre neurosis y problemas casos completos de psicoterapia, así como una sección dedicada a las
psicológicos que incluye numerosos casos. investigaciones de la psicología adleriana.

-----(1931), Wliat life should mean to you, Boston, Little, Brown.

Una clara exposición de los conceptos básicos de Adler para el público


general. SITIOS WEB
-----(1956), The individual psychology of Alfred Adler: A systematic Instituto Alfred Adler de San Francisco
presentation in selections from his writings (comp. de H. L. Ansbacher y R. R. ourwor Id .compuserve.com / homepages / hstein /
Ansbacher), Nueva York, Harper & Row.
Base de datos de artículos que explican el enfoque adleriano,
La mejor introducción al trabajo de Adler. Incluye materiales que no se comentarios sobre la filosofía adleriana, teoría y práctica, cuidado de
encuentran en ningún otro lado en inglés en dos secciones principales: niños y docencia, citas clásicas de Adler, preguntas y respuestas, y
su teoría de la personalidad y la psicología anormal. servicio de referencias. Además, se brinda información sobre un
programa de entrenamiento a distancia en psicoterapia adleriana.
-----(1964), Superiority and social interest: A collection of later writings
(comp. de H. L. Ansbacher y R. R. Ansbacher), Nueva York, Viking Press. Sociedad Norteamericana de Psicología Adleriana www.alfredadler.org

Incluye secciones de teoría, estudios de caso, religión y varias Incluye listas de conferencias, otros eventos, programas de en-
aplicaciones de la psicología individual. También contiene un ensayo trenamiento y publicaciones.
acerca del reconocimiento cada vez mayor de Adler, su biografía y la
Journal of Individual Psychology
bibliografía definitiva de sus escritos.
www.utexas.edu/utpress/journals/jip.html
Dreikurs, R. (1957), Psychology in the classroom: A manual for teachers, Nueva
Foro para dialogar acerca de las prácticas, los principios y la teoría de
York, Harper & Row.
Adler.
Aplicación de las teorías de Adler a la educación, con numerosos casos.

on por uno
------ (1929), The practice and theory of individual psychology, Londres,
BIBLIOGRAFÍA GENERAL Routledge & Kegan Paul.
------ (1931), What life should mean to you, Boston, Little, Brown.
Adler, A. (1912), The neurotic constitution, Nueva York, Moffat, Yard.
----- (1928), Understanding human nature, Londres, Allen & Unwin.

■ FADIMAN
TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA
I 14 CAAPITULO
LFRED A3DLER Y LA PSICOLOGÍA I NDIVIDUAL
------ (1956), The individual psychology of Alfred Adler: A systematic Lakein, A. (1974), Hoiv to get control of your time and your life, Nueva York,
presentation in selections from his writings (comp. de H. L. Ansbacher y R. R. New American Library.
Ansbacher), Nueva York, Harper & Row. Manaster, G. J. y R. J. Corsini (1982), Individual psychology, Itasca, Illinois, F.
------ (1964a), Social interest: A challenge to mankind, Nueva York, Ca- E. Peacock.
pricorn Books. Martinez, D. (1998), "Transcending cultures: the American process", Journal
------(1964b), Superiority and social interest: A collection of later writ- of Individual Psychology, 54, pp. 346-358.
ings (comp. de H. L. Ansbacher y R. R. Ansbacher), Nueva York, Maslow, A. (1970), "Tributes to Alfred Adler on his hundredth birthday",
Viking Press. Journal of Individual Psychology, 26, p. 13.

Ansbacher, H. L. (1971), "Alfred Adler and humanistic psychology", Journal May, R. (1970), "Tributes to Alfred Adler on his hundredth birthday",
of Humanistic Psychology, 2, pp. 53-63. Journal of Individual Psychology, 26, p. 13. Mosak, H. (1989), "Adlerian
psychotherapy", en R. Corsini y D. Wedding (comp.), Current
------ (1990), "Alfred Adler's influence on the three leading co-
founders of humanistic psychology", Journal of Humanistic Psycho- psychotherapies (cuarta edición), Itasca, Illinois, F. E. Peacock.
logy, 30, pp. 45-53. Mosak, H. y M. Maniacci (1993), "Adlerian child psychotherapy", en R.
Kratochwill y J. Morris (comp.), Handbook of psychotherapy with children and
Bottome, P. (1957), Alfred Adler: A portrait from life, Nueva York, Vanguard
adolescents, Boston, Allyn & Bacon.
Press.
Mosak, H. y B. Mosak (1975a), A bibliograpliy of Adlerian psychology (vol. 1),
Carlson, J. (1995), "Adlerian parent consultation", en A. Dougherty (comp.),
Washington, D. C, Hemisphere.
Case studies in human services consultation, Pacific Groove, California,
Brooks/Cole. ------ (1975b), A bibliography of Adlerian psychology (vol. 2), Washing-
ton, D. C, Hemisphere.
Dreikurs, R. (1964), Children: The challenge, Nueva York, Dutton.
Nystul, M. (1995), "A problem solving approach to counseling", Elementary
Ellenberger, H. (1970), The discovery of the unconscious: The history and School Guidance and Counseling, 29, pp. 297-302.
evolution of dynamic psychiatry, Nueva York, Basic Books.
Pryor, D. y T. Tollerud (1999), "Applications of Adlerian principles in
Ellis, A. (1970), "Tributes to Alfred Adler on his hundredth birthday", school settings", Professional School Counseling, 2, pp. 299-304.
Journal of Individual Psychology, 26, pp. 11-12.
Roberts, R., R. Harper, D. Tuttle-Eagle-Bull, P. Heideman y L. Heid-eman
Frankl, V. (1970), "Tributes to Alfred Adler on his hundredth birthday", (1998), "The Native American medicine wheel and Individual Psychology",
Journal of Individual Psychology, 26, p. 12. Journal of Individual Psychology, 54, pp. 135-145. Scott, C, F. Kelly y B. Tolbert
Grey, L. (1998), Alfred Adler, the forgotten prophet, Westport, Connecticut, (1995), "Realism, constructivism, and the individual psychology of Alfred
Praeger. Adler", Individual Psychology Journal of Adlerian Theory, Researcli and
Hoffman, E. (1994), The drive for self: Alfred Adler and the founding of individual Practice, 51, pp. 4- 20.
psychology, Reading, Massachusetts, Addison-Wesley. Sweeny, T. (1998), Adlerian counseling: A practicioner's approach (cuarta
Kawulich, B. y W. Curlette (1998), "Life tasks and the Native American edición), Filadelfia, Accelerated Development.
perspectives", Journal of Individual Psychology, 54, pp. 359367. Watts, R. (1998), "The remarkable parallel between Roger's core conditions
and Adler's social interest", Journal of Individual Psychology, 54, pp. 4-9.
Kern, C. (1993), "Adlerian counseling", TCA Journal, 21, pp. 85-95.
Way, L. (1950), Adler's place in psychology, Londres, Allen & Unwin. Wilder,
Kottman, T. (1995), Partners in play: An Adlerian approach to play therapy,
J. (1959), "Introduction", en K. Adler y D. Deutsch (comp.), Essays in
Alexandria, Virginia, American Counseling Association.
individual psychology, Nueva York, Grove Press.

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


I 14 CAAPITULO
LFRED A3DLER Y LA PSICOLOGÍA I NDIVIDUAL
Wittels, F. (1939), "The neo-Adlerians", American Journal of Sociology, 45, pp.
433-445.

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


capítulo 4

Karen Horney y el
i,
psicoanálisis
'Pif m

ng-
humanista
1g",

pies 1. Bernard J. París


leid-divi-14
5.
, and holo-
1

iroach

s core
'sycho-

Jnwin.
:omp.),

Sociolo-
I 16 CKAPÍTULO
AREN H OR 4 NEY Y EL PSICOA NÁLISIS HUMANISTA
Dado que las ideas de Karen Horney pasaron por tres fases, tienen un significado distinto para
diferentes personas. Algunos evocan principalmente sus ensayos sobre la psicología femenina,
escritos durante la década de 1920 y a principios de la de 1930, mediante los cuales intentó modificar
los conceptos freudianos de la envidia del pene, el masoquismo y el desarrollo femenino sin
abandonar el contexto de la teoría ortodoxa. Estos ensayos estaban demasiado adelantados a su
tiempo y no recibieron la atención que merecían, pero han sido muy leídos desde su reimpresión en
Psicología femenina en 1967. Hay un consenso cada vez mayor en torno a la idea de que Karen Horney
fue la primera gran psicoanalista feminista.1
Aquellos que se sienten más atraídos por la segunda fase del pensamiento de Horney la
La neurosis [de David Letterman] identifican como miembro neofreudiano de la escuela cultural, que también incluye a Erich Fromm,
ha alcanzado dimensiones clásicas. Harry Stack Sullivan, Clara Thompson y Abraham Kardiner. En La personalidad neurótica de nuestro
Sucedió que hacía poco me tiempo (1937) y Nuevas perspectivas del psicoanálisis (1939), Horney rompió lazos con Freud y desarrolló
encontraba leyendo La personalidad un paradigma psicoanalítico en el cual la cultura y las relaciones humanas anómalas reemplazaban a
neurótica de nuestro tiempo de la
la biología como las causas más importantes del surgimiento de las neurosis. El libro La personalidad
doctora Karen Horney y, excepto
neurótica de nuestro tiempo hizo famosa a Horney dentro de los círculos intelectuales, aumentó la
por las páginas que me hicieron
conciencia de la influencia que tienen los factores culturales en los problemas mentales e inspiró
pensar en mí mismo, en casi todos
los capítulos exclamaba: "Dave, estudios de la cultura desde una perspectiva psicoanalítica. Debido a la crítica que hizo a Freud en
Dave, Dave..." Según refiere Nuevas perspectivas del psicoanálisis, Horney quedó desprestigiada entre los analistas ortodoxos, lo cual
Horney de este pomposo derrotista, ocasionó su aislamiento total del consenso psicoanalítico. A pesar de que ese libro rinde tributo al
"siente que no vale nada, pero se genio de Freud y a la importancia de sus aportaciones, rechaza muchas de sus premisas y trata de
irrita cuando no lo consideran un cambiar el enfoque del psicoanálisis de los orígenes infantiles a la estructura actual de la personalidad.
genio". (James Wolcott, "Letterman Estableció los fundamentos para el desarrollo de las terapias orientadas hacia el presente, que en los
Unbound: Dave's No. 2 yTrying
últimos años se han vuelto más importantes (Wachtel, 1977).
Harder", New Yorker, 3 de junio de
En la década de 1940, Horney desarrolló su teoría madura, que muchos consideran su
1996, p. 82)
contribución más importante. En Nuestros conflictos interiores (1945) y Neurosis y crecimiento humano
(1950) sostuvo que los individuos, para defenderse de la ansiedad producida por los sentimientos de
inseguridad, la falta de afecto y la falta de valoración, se privan de sus sentimientos reales y erigen
elaboradas estrategias de defensa. En Nuestros conflictos interiores Horney se centró en las defensas
interpersonales que consisten en acercarse, enfrentarse o alejarse de otras personas y en las soluciones
neuróticas resultantes de conformidad, agresión y desapego. En Neurosis y crecimiento humano puso
énfasis en las defensas intrapsíquicas y explicó que la idealización de uno mismo genera a la
búsqueda de gloria y lo que ella llamó el sistema de orgullo, que consiste en orgullo neurótico,
exigencias neuróticas, deberes tiránicos y odio hacia uno mismo. El alcance y poder de la teoría
madura de Horney se ha manifestado no sólo en las aplicaciones clínicas, sino también en campos
como la crítica literaria, la biografía y los estudios culturales y de género.
Para Horney, la meta de la terapia es ayudar a la gente a que abandone sus defensas, las cuales
la alienan de sus verdaderos deseos, gustos y aversiones, esperanzas, miedos y deseos para que entre
en contacto con lo que ella llamó el self real. Debido a su énfasis en la autorrealización como fuente de
valores sanos y metas en la vida, Horney es una de las fundadoras de la psicología humanista.

1 Parte de este capítulo se adaptó de Bernard J. Paris, Karen Horney: A Psychoanalyst's Search for

Self-Understanding [Karen Horney: Una psicoanalista en busca de la autocomprensión] (1994).'

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


B IOGRAFÍ A I 17

BIOGRAFIA
Karen Horney (su nombre original era Karen Danielsen) nació en un suburbio de Ham-burgo el 15 de
septiembre de 1885. Su padre fue un capitán de navio de origen noruego y su madre tenía
ascendencia holandesa y alemana. Tuvo un hermano, Berndt, cuatro años mayor que ella. Karen se
alió con su madre en los conflictos que tenían sus padres, de edades y antecedentes distintos. La
madre, oponiéndose a los deseos paternos, apoyó su deseo de educarse.
Cuando tenía 13 años, Karen decidió que deseaba ser médica y fue una de las primeras mujeres
admitidas en la facultad de medicina en Alemania. Recibió educación en las universidades de [Horney escribe a la edad de 17
Friburgo, Góttingen y Berlín. En 1909 contrajo matrimonio con Oskar Horney, un científico social al años:] Pregunté esta mañana si
que conoció cuando ambos estudiaban en Friburgo. En 1910 se sometió a análisis con Karl Abraham, podía inscribirme en la clase de
miembro del círculo interno de Freud y primer psicoanalista profesional en Alemania. Karen decidió disección animal y no fui aceptada
[...] Et voilá un sustituto: iba a
convertirse en analista y en 1920 fue uno de los seis miembros fundadores del Instituto Psicoanalítico
desmenuzarme yo sola.
de Berlín. Allí impartió clases hasta 1932, cuando Franz Alexander la nombró directora asociada del
Probablemente sería más difícil,
recién formado Instituto Psicoanalítico de Chicago. Se unió a la facultad del Instituto Psicoanalítico de pero también sería más interesante.
Nueva York en 1934, pero fue expulsada en 1941 debido a la publicación de su libro Nuevas (Horney, 1980, p.58)
perspectivas del psicoanálisis. En ese año fundó el Instituto Estadounidense de Psicoanálisis y fue rectora
de éste hasta su muerte, en 1952. También fue editora fundadora de el American Journal of Psycho-
analysis.
Karen Honey fue meditabunda y autoanalítica en su juventud, en parte por su temperamento y
en parte debido a su niñez infeliz. Se sentía rechazada y pensaba que valoraban más a su hermano
que a ella, principalmente porque era varón. Dado que no apreciaba a su padre, a quien veía como un
hipócrita religioso, y a que su madre era confidente de su hermano, padeció sentimientos de soledad
y de falta de apoyo de su familia. Para compensarlos se acercó a su hermano, con quien
Si ella también admiraba a la
aparentemente sostuvo juegos sexuales cuando ella tenía entre cinco y nueve años. Cuando su madre, ya no tendría por qué
hermano se distanció al alcanzar la pubertad, Karen se sintió rechazada y se dedicó a los estudios sentirse aislada y excluida, y
para encontrar un sentido de valía personal. abrigaría la esperanza de recibir
De niña, Karen era amargada, de mal carácter y rebelde, pero cuando llegó a la pubertad ya no algo de afecto, o al menos de ser
pudo tolerar su aislamiento y se ganó una posición en la familia al unirse al círculo de los aceptada [...] había dejado de ser el
admiradores de su madre. A los 13 años comenzó a escribir un diario (Horney, 1980) en el que patito feo a quien nadie hacía caso
para convertirse en la hija
expresó su adoración tanto por su madre como por su hermano. Sin embargo, la hostilidad contenida
maravillosa de una maravillosa
hacia ellos estalló a sus 21 años y a partir de entonces su relación con ellos se volvió tirante. Los
madre.... [Pero] al admirar a la
diarios escritos durante el periodo en el que Karen reprimió su enojo dan una idea errónea de las persona que en realidad le
relaciones que tenía con su familia y deben leerse a la luz del caso Clare en El autoanálisis (1942), provocaba resentimientos se alienó
netamente autobiográfico y que explica su comportamiento durante la adolescencia. de sus propios sentimientos. Ya no
A pesar de que los diarios de Karen son desorientadores respecto de las relaciones con su supo qué era lo que quería o
familia, revelan sus problemas emocionales de manera bastante clara. Sufrió depresión, timidez y deseaba, o temía o resentía. (Del
fatiga paralizante. No soportaba encontrarse sin un novio, estaba insegura de sus capacidades caso Clare, Horney, 1942, pp. 50-51)

mentales y se consideraba un patito feo que no podía competir con su hermosa madre. Tuvo enormes
dificultades para dedicarse a su trabajo y destacó en la escuela sólo gracias a su excepcional
inteligencia.
Los diarios de Karen están dedicados casi en exclusiva a su relación con los hombres, cuya Las neuróticas no pueden amar a
un hombre "débil" porque
atención necesitaba desesperadamente. El esquema habitual de sus relaciones era, primero, la
desprecian cualquier debilidad:
idealización del hombre, seguida por la desilusión, la depresión y los esfuerzos por comprender por
pero tampoco pueden tener un
qué había fallado la relación. Debido a sus decepciones pasaba de un hombre a otro, tratando de hombre "fuerte" porque siempre
mantener relaciones con muchos a la vez porque cada uno satisfacía exigencias diferentes. Esperaba esperan que su pareja se rinda. Por
encontrar un hombre maravilloso que satisficiera sus necesidades contradictorias de dominio y ello, lo que buscan en secreto es el
sumisión, fuerza bruta y sensibilidad refinada, pero siempre terminaba sintiéndose decepciona- héroe, el hombre superfuerte que al
mismo tiempo sea tan débil que
ceda ante todos sus deseos...
(Horney, 1937. p. 170)

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


222 CK AREN H4OR NEY Y EL PSICOA NÁL ISIS HUMANISTA
APÍTULO
da. Profundamente infeliz, trató de comprender el origen de su desgracia, primero mediante sus
diarios y después mediante sus obras psicoanalíticas, muchas de las cuales son una autobiografía
encubierta.
¿Sentiré en algún momento que me Al principio, Karen pensó que Oskar Horney era ese gran hombre que siempre había buscado,
he repuesto, que estoy pero no fue lo suficientemente fuerte y el matrimonio pronto se vio en problemas. Buscó ayuda
completamente bien? Estoy co- mediante su análisis con Karl Abraham, pero al cabo de dos años, sus síntomas seguían siendo los
menzando a desesperarme [...]
mismos. El fracaso de su análisis fue una de las razones que la impulsó a cuestionar la psicología
Muchas veces me siento como si
ortodoxa, especialmente con respecto a la psicología de la mujer.
estuviera paralizada [...] Cuando
Después de tener tres hijos, Karen y Oskar se separaron en 1926 y se divorciaron en 1938. Karen
me despierto en las mañanas,
quisiera que el día ya hubiera nunca volvió a casarse pero tuvo muchas relaciones conflictivas, como las que describe en sus ensayos
terminado. (Carta a Karl Abraham, acerca de la psicología femenina y en el caso Clare en El autoanálisis.
después de dos temporadas de A pesar de que había comenzado a prestar atención a la cultura en sus obras de la década de
análisis, en Horney, 1980, p. 270) 1920, no fue sino hasta que se mudó a Estados Unidos, en 1932, que se convenció de que Freud había
dado demasiada importancia a la biología y muy poca a los factores sociales. Primero en Chicago y
después en Nueva York, se encontró con pacientes cuyos problemas eran muy distintos de los que
había conocido en Alemania. Esta experiencia, aunada a su lectura de las florecientes ciencias de la
sociología y la antropología, la hizo dudar de la universalidad del complejo de Edipo y la llevó a ex-
plorar el impacto de la cultura en la psicología individual. En 1935 abordó este tema durante sus
cátedras en la Nueva Escuela de Investigación Social, y W. W. Norton la alentó a escribir el libro que
se convirtió en La personalidad neurótica de nuestro tiempo. A medida que se agudizaban los desacuerdos
entre Horney y Freud, ella creyó importante sistematizar sus argumentos y así lo hizo en Nuevas
perspectivas del psicoanálisis.
El tercer libro de Horney, El autoanálisis (1942), fue consecuencia de la ruptura de su relación
con Erich Fromm, a quien conoció cuando era estudiante del Instituto Psicoanalítico de Berlín (Fromm
era 15 años menor que ella). Después volvieron a encontrarse, en 1933, cuando él daba clases en la
Universidad de Chicago. Se hicieron amantes cuando ambos se mudaron a Nueva York en 1934. Su
relación era intelectual y emocional: Fromm enseñaba sociología a Horney y ella, a su vez, le enseñaba
psicoanálisis. La relación se deterioró a finales de la década, luego de que Horney le enviara a Fromm
a su hija Marianne, que se estaba especializando en psiquiatría, para un análisis de capacitación.
Cuando la hostilidad de Marianne hacia su madre surgió durante el análisis, como era de esperarse,
Horney culpó a Fromm. La ruptura de la relación fue extremadamente dolorosa para Horney y la
llevó a un periodo de intenso autoanálisis. Así se manifiesta en El autoanálisis a través del caso Clare y
Peter, una historia ficticia que refleja lo que sucedió entre Horney y Fromm. A pesar de su alejamiento
personal, Fromm se hizo miembro del Instituto Estadounidense de Psicoanálisis cuando fue fundado
en 1941, pero Horney lo expulsó en 1942 aduciendo que Fromm era un analista lego (era doctor en
humanidades y no en medicina).
La década de 1930 fue un periodo turbulento para Horney, que culminó con la reacción hostil
de sus colegas del Instituto Psicoanalítico de Nueva York debido a las críticas hacia Freud y su
[Las personas entrevistadas por su
biógrafo] la describieron de separación de Erich Fromm. La década de 1940 también fue problemática, ya que muchos de los más
maneras diferentes y distinguidos colegas de Horney dejaron el Instituto Estadounidense. Un grupo de ellos (que incluía a
contradictorias: frágil y fuerte, Fromm, Harry Stack Sullivan y Clara Thompson) formó el Instituto William Alanson White y otro se
abierta y reticente, lejana y unió al New York Medical College. Estas separaciones fueron en parte resultado de la necesidad de
particípativa, distante y cercana, dominio de Horney y de su incapacidad para conceder a otros la libertad académica que había exigido
afectuosa, maternal y para sí misma en el Instituto Psicoanalítico de Nueva York. Horney no dejó de tener dificultades en su
desinteresada, antipática, amorosa
vida amorosa, lo que contribuía a la disidencia en su instituto, ya que colocaba en posiciones de poder
y fría, dominante y humilde,
a los hombres con los que tenía relaciones. A pesar de las confusiones que esto ocasionaba, dirigir su
manipuladora y complaciente, líder
propio instituto permitió a Horney alcanzar el éxito, y con él, la libertad intelectual que siempre había
y seguidora, justa y mala [..,] La
impresión que me queda es que [...]
necesitaba abarcar y unificar
muchas características opuestas,
aparentemente en constante lucha.
(Rubins, 1978, pp. xiii-xív)

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


A NTECEDENTES INTELECT UALES 223

buscado para elaborar y desarrollar su teoría madura. Hacia finales de la década Hor-ney comenzó a
interesarse en el zen, y no mucho antes de su muerte, en 1952, viajó a Japón para visitar monasterios
con D. T. Suzuki, quien había escrito y dado conferencias acerca del tema en Estados Unidos.
A pesar de que Horney era una clínica brillante, sufrió toda su vida por no contar con un
analista que pudiera ayudarla. Después de sus experiencias decepcionantes, primero con Karl Horney fue creadora a pesar de sus
Abraham y después con Hanns Sachs, a principios de la década de 1920, ella se ocupó del autoanálisis problemas, debido a sus problemas
con la intención de aligerar sus dificultades emocionales. Además de su experiencia clínica, su y mediante sus problemas. (Harold
autoanálisis generó muchas de sus ideas psicoanalíticas. La constante lucha por resolver sus Kelman en París, 1994, p. 176)
problemas fue en gran parte la causa de la evolución continua de su teoría y de la profundidad de sus
ideas. Horney tenía una gran habilidad para verse con claridad y para ser brutalmente honesta
respecto de sus propios problemas. A excepción de sus primeros ensayos, no elaboró una teoría que
universalizara o normalizara sus dificultades.
Aunque progresó muy poco con sus problemas, tuvo mucho éxito con los de los demás. En su
No es un desatino decir que volcó
juventud había sufrido depresión, fatiga e incapacidad para trabajar, pero se convirtió en una mujer
su energía creativa en el trabajo, la
extraordinariamente creativa, enérgica y productiva. Como Clare en El autoanálisis, tardó un poco en investigación, en parte como un
florecer ya que no escribió mucho hasta sus cuarenta. Los últimos 5 años de,su vida fueron genuino esfuerzo creativo y en
extraordinarios: publicó cinco libros trascendentales; tenía mucha demanda como analista, parte como rescate [...] de sus
supervisora y oradora; fundó y dirigió el Instituto Estadounidense de Psicoanálisis; fundó y editó dificultades con los demás. Era una
American Journal of Psychoanalysis; dio clases en la Nueva Escuela de manera regular; leyó mucho, persona tremendamente conflictiva
aprendió a pintar, tuvo amigos importantes y una vida social bastante ocupada. Dedicó muchos que encontró una forma de vida
veranos a sus hijas y viajó mucho. La incapacidad de sobreponerse a ciertos problemas la hizo realista, exitosa, muy satisfactoria y crea-
tiva. Creo que siempre quiso que
mientras que el éxito fue la fuente de su famoso optimismo. Su creencia tanto en el potencial humano
sus libros hablaran por ella, que
para el crecimiento como en la dificultad de lograrlo se basó en su propia experiencia.
justificaran su existencia.
(Marianne Eckardt, hija de Horney,
en Paris, 1994, p. 178)

ANTECEDENTES INTELECTUALES
de su desacuerdo inicial fue
Sigmund Freud y el psicoanálisis
que llegó a pensar que la teoría
A pesar de que un crítico describió el libro Nuevas perspectivas del psicoanálisis como "el decimocuarto psicoanalítica reforzaba y
round entre los 'nuevos métodos' (Horney) y los 'viejos métodos' (Freud)" (Brown, 1939, p. 328), reproducía la devaluación
Horney reconocía que tenía una deuda profunda con Freud, quien había dado los fundamentos para femenina que había sufrido
todo el pensamiento psicoanalítico subsecuente. No es difícil entender por qué la joven Karen durante su niñez.
Horney se sintió atraída al psicoanálisis. Sufría muchas dolencias misteriosas y su capacidad de Molesta por la tendencia
desempeñarse no era la mejor. De temperamento introspectivo, se había hecho al hábito de buscar masculina del psicoanálisis, se
alivio escudriñando sus sentimientos y motivaciones. El psicoanálisis le ofreció las herramientas más dedicó a proponer un punto de
poderosas para dicha empresa. Muchas veces se reconoció en la descripción de Freud acerca de los vista femenino acerca de las
problemas de las mujeres. Dado su sufrimiento, su temperamento y su afán por comprenderse, el diferencias entre hombres y
psicoanálisis como teoría y como terapia debió haberle parecido exactamente eso que estaba mujeres y de los problemas de
buscando. las relaciones entre ambos
Así, aunque algunos aspectos de la teoría freudiana correspondían a las experiencias de sexos. Finalmente, esto la llevó
Horney, otros no. Al inicio de la década de 1920 comenzó a proponer modificaciones basadas en las a desarrollar
observaciones de sus pacientes mujeres y en experiencias propias. Tal vez el factor más importante

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


A NTECEDENTES INTELECT UALES

Como hasta ahora la psicología se ha hecho desde el lado de los hombres, me parece que es tarea de una
psicologa —o al menos creo que es la mía— empeñarse en una comprensión cabal de las tendencias y actitudes
vitales particularmente femeninas. (Horney en Paris, 1994, p. 55)

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEG


225 CKAPÍTULO
AREN H OR
4 NEY Y EL PSICOA NÁLISIS HUMANISTA

un paradigma psicoanalítico muy diferente al de Freud. Sin embargo, Horney siempre rindió tributo
a las que consideraba contribuciones perdurables de aquél, las doctrinas "de que los procesos
psíquicos están determinados rigurosamente, de que las motivaciones inconscientes impulsan las
acciones y los sentimientos, y que los impulsos que nos motivan son las fuerzas emocionales" (1939,
p. 18). Horney apreciaba las explicaciones freudianas de la represión, la formación reactiva, la
proyección, la sublimación, la racionalización y los sueños, y pensaba que Freud había dado
herramientas indispensables de la terapia con los conceptos de transferencia, resistencia y asociación
libre (1939, p. 117).

Alfred Adler
privilegios de amo no tener que pensar constantemente que es el amo, mientras que la posición del esclavo es tal,
que no puede olvidarlo". (Horney, 1967, p. 69)

Con un sentimiento de
incertidumbre e inferioridad, temo
que no seré capaz de hacer nada
importante, por encima del
promedio, y por tanto prefiero no
intentarlo y mejor crearme una
posición mediante esta negación
exagerada. (Horney, 1980, p. 250)

Georg Simmel dice [...] que,


históricamente, cabe describir de
un trazo grueso las relaciones entre
los sexos como de amo y esclavo.
Aquí, como siempre, es "uno de los

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


226 CKAPÍTULO
AREN H OR 4 NEY Y EL PSICOA NÁLISIS HUMANISTA
Fritz Wittels (1939) sostenía que inferioridad física se empeñó en los estudios y se sentía orgullosa de ser mejor estudiante que su
los neofreudianos como Horney hermano. En términos de su cultura, se estaba comportando como un hombre al estudiar medicina y
estaban más cerca de Adler que creer en la libertad sexual. De acuerdo con el autoanálisis adleriano que realizó Horney, necesitaba
de Freud y que por ello sentirse superior por su falta de belleza y su sentimiento de inferioridad femenino, que la llevó a
deberían llamarse intentar sobresalir en los dominios masculinos. Pero su poca autoestima le causaba miedo a fallar, así
neoadlerianos. Horney que evitó el trabajo productivo, como lo hacen "las mujeres en general" (Horney, 1980, p. 251), y sentía
comenzó a leer a Adler en 1910 una ansiedad desproporcionada en los exámenes. Su fatiga fue producto de su ansiedad, una excusa
y a pesar de que nunca le dio para librarse de la competencia con los hombres y una forma de ocultar su inferioridad y ganarse un
mucho crédito como influencia lugar entre los hombres, despertando su preocupación.
intelectual, hay similitudes Horney no profundizó en las ideas de Adler durante las siguientes dos décadas, pero las
importantes entre sus ideas retomó en las décadas de 1930 y 1940, cuando eran muy congruentes con su forma de abordar el
posteriores y las de Adler. psicoanálisis. Pensaba que Adler era superficial, pero reconoció su importancia como influencia
La influencia de Adler intelectual y aceptó que fue el primero en observar la búsqueda de la gloria "como un fenómeno
aparece por primera vez en las generalizado y en señalar su importancia crucial para las neurosis" (1950, p. 28).
anotaciones de un diario de
1911. En su trabajo con Karl
Abraham, Horney se esforzó Otras influencias intelectuales
por comprender su fatiga y en
En Alemania, Horney comenzó a citar estudios etnográficos y antropológicos, así como los escritos
su diario recordó las numerosas
del filósofo y sociólogo Georg Simmel, con quien había entablado amistad. Al instalarse en Estados
explicaciones que le propuso, la
Unidos, su impresión de las diferencias entre ese país y Europa central la hizo más receptiva al
mayoría de la9 cuales se
trabajo de sociólogos, antropólogos y psicoanalistas
relacionaban con deseos
sexuales inconscientes. Ahora
bien, en una de las entradas se
contempló desde la perspectiva
adleriana y llegó a una
conclusión muy parecida a su
propio análisis de Clare, escrito
30 años después. Se preguntaba
si su miedo al trabajo
productivo derivaba no sólo de
la desconfianza sobre su propia
capacidad, sino también de su
necesidad de ser la primera,
cosa que Adler consideró como
característica de la neurosis.
Horney se sentía
especialmente intrigada por la
explicación que daba Adler a la
protesta masculina, la cual surge
en las mujeres como respuesta a
su sentido de inferioridad física
respecto de los hombres, y no
tuvo dificultades para
identificarla en ella misma:
"envidiaba a Berndt porque él
podía pararse frente a un árbol
y orinar" (Horney, 1980, p. 252).
Le gustaba usar pantalones, en
los juegos asumía el papel de
príncipe y a los 12 años se cortó
el cabello por arriba de los
hombros. Para compensar su
ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN
C O NCEPTOS PRI NCI PALES 227
de la cultura como Erich Fromm, Max Horkheimer, John Dollard, Harold Lasswell, Edward Sapir, En términos de William James: [el
Ruth Benedict, Ralph Linton, Margaret Mead, Abraham Kardiner y Harry Stack Sullivan, con la self real] ... es la fuente del interés
espontáneo y la energía, "la fuente
mayoría de los cuales había tenido relaciones personales. Como respuesta a estas influencias, Horney
del esfuerzo y la atención de la cual
sostuvo que la cultura es más importante que la biología en la generación de neurosis, pero también
emana la venia de la voluntad"; [...]
que el conflicto patógeno entre el individuo y la sociedad es el producto de una mala sociedad y no de
es esa parte de nosotros que quiere
algo inevitable, como Freud aseveró. Siguiendo a Bronislaw Malinowski, Félix Boehm y Erich Fromm, expandirse, crecer y llenarse.
Horney entendió el complejo de Edipo como un fenómeno condicionado por la cultura; y siguiendo a Produce las "reacciones de
Harry Stack Sullivan, observó que las necesidades de "seguridad y satisfacción" eran más relevantes espontaneidad" de nuestros
que los impulsos sexuales para el comportamiento humano. sentimientos o pensamientos, "que
Aunque al principio tomó los conceptos de salud psicológica en relación con la cultura, al final aceptan o rechazan, dan o quitan,
de la década de 1930 concibió una definición de salud de carácter universal. Después de leer Instintos se esfuerzan por algo o lo apartan,
del rebaño en la paz y en la guerra (1916) de W. W. Trotter, describió el bienestar emocional como "un dicen sí o dicen no". (Horney, 1950,
p. 157)
estado de libertad interior en el cual 'tenemos a la mano todas nuestras capacidades'" (1939, p. 182). La
característica central de la neurosis sería entonces la autoalienación, la pérdida de contacto con "el self
[A pesar de su desesperación, un
individual y espontáneo" (1939, p. 11). Horney reconoció a Erich Fromm como principal influencia de
hombre] sería perfectamente capaz
su nueva forma de pensar; otras influencias significativas fueron William James y Soren Kierkegaard.
de continuar viviendo [...] y tal vez
Sus descripciones del "self real" están inspiradas en las ideas de James acerca del "se//espiritual" en nadie note que en un sentido
Principios de psicología (1890) y en su explicación de la pérdida del self abrevó en La enfermedad mortal profundo carece de un se/f [...]
(1849) de Kierkegaard. Horney también citaba el concepto de Otto Rank (1978) de la "voluntad" como porque el mundo es menos apto
una influencia en sus ideas acerca del self real, y en su trabajo posterior se remitía al concepto zen de para preguntarse acerca del se/f que
"incondicionalidad". de cualquier otra cosa [...] El peligro
Es difícil determinar por qué Horney cambió su atención del pasado al presente, pero ella más grande, que es perder el propio
reconocía la influencia de Harald Schultz-Henke y Wilhelm Reich, analistas que conoció en Berlín. El self, pasaría inadvertido
silenciosamente, como si no
análisis adleriano que había empleado en su diario y al cual regresó también se enfocó en el presente.
hubiera ocurrido nada. Cualquier
otra pérdida, la de un brazo, una
pierna, cinco dólares, una esposa,
etc., seguramente habría sido
notada. (Kierkegaard en Horney,
1945, p. 185)

CONCEPTOS PRINCIPALES
Ya que las ideas de Horney pasaron por tres fases, lo mejor es referir por separado los conceptos
principales de cada fase. Veamos primero sus ideas acerca de la psicología femenina, después el
nuevo paradigma psicoanalítico que elaboró en la década de 1930 y finalmente su teoría madura.

Psicología femenina
Hasta ahora, la psicología de la
Nancy Chodorow ubica los "orígenes políticos y teóricos" del feminismo psicoanalítico en Karen
mujer ha sido considerada
Horney, cuyas teorías forman la base de "la mayoría de las revisiones recientes de los conocimientos
únicamente desde el punto de
psicoanalíticos del sexo y de la mayoría de las disidencias psicoanalíticas al respecto durante los años
vista masculino. Es inevitable que
anteriores" (1989, pp. 2-3). Las ideas de Horney se ignoraron durante muchos años, pero ahora nos la posición de ventaja masculina
parecen muy agudas. haga que se atribuya una validez
objetiva a sus relaciones
La visión masculina de la mujer. En sus primeros ensayos acerca de la psicología femenina, subjetivas y afectivas con las
Horney se empeñó en mostrar que las mujeres y los hombres tienen constituciones biológicas v mujeres. De acuerdo con Delius, la
pautas de desarrollo que deben comprenderse en sus propios términos y no únicamente por sus psicología de la mujer representa
diferencias a partir de una supuesta inferioridad de la mujer respecto al hombre. Sostuvo que el un depósito de los deseos y las
desilusiones del hombre. (Horney,
psicoanálisis considera a la mujer como un hombre defectuoso porque es producto de un genio
1967, p. 56)
masculino (Freud) y de una cultura dominada por hombres. La visión masculina de la mujer se ha
incorporado al psicoanálisis como una descripción científica de la naturaleza esencial femenina.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


228 CK AREN H4OR NEY Y EL PSICOA NÁL ISIS HUMANISTA
APÍTULO
Se dice de ella que sólo está a sus Una cuestión importante para Horney es determinar por qué los hombres ven a las mujeres
anchas en el reino de Eros. Los como las ven. Afirmaba que debido a la envidia del hombre por el embarazo, el parto y la
asuntos espirituales no le
maternidad, así como por los pechos y la lactancia, surge inconscientemente en él la tendencia a
conciernen a su ser más interno y
devaluar a las mujeres; además, el impulso masculino hacia el trabajo creativo es una compensación
está en conflicto con las
de su pequeño papel en la procreación. La envidia de la matriz del hombre debe ser más fuerte que
tendencias culturales. Por tanto
es, como los asiáticos declaran la así llamada envidia del pene de la mujer, ya que los hombres necesitan despreciar a las mujeres
francamente, un ser secundario más de lo que éstas necesitan despreciar a aquéllos.
[...] le está vedada una realización En ensayos posteriores Horney continuó el análisis del punto de vista masculino acerca de las
concreta debido a las tragedias mujeres con el objeto de exponer su falta de fundamento científico. En "La desconfianza entre los sexos"
deplorables y sangrientas de la (1931), aseveró que las mujeres se consideran "seres de segunda" porque "en cualquier momento, la
menstruación y el parto. Así, cada parte más poderosa creará una ideología que sostenga esa postura.... En esta ideología, las diferencias
hombre en silencio agradece a su de la parte débil serán interpretadas como inferioridad y se probará que no pueden cambiarse, que
Dios, como el piadoso judío en
son básicas o deseo de Dios" (1967, p. 116). En "El terror a las mujeres" (1932) Horney rastreó el temor
sus oraciones, porque no lo creó
masculino a las mujeres hasta el miedo que sienten los niños porque sus genitales son inadecuados
mujer. (Horney, 1967, p. I 14)
en relación con los de la madre. La amenaza que imponen las mujeres no es la castración, sino la
humillación; va en contra de la autoestima masculina. Al crecer, los hombres siguen sintiendo una
ansiedad escondida acerca del tamaño de su pene o de su potencia, ansiedad que no tiene
contraparte en las mujeres, ya que "cumplen con su papel simplemente al ser" (1967, p. 145) y no
están obligadas a probar su feminidad. Por tanto, no hay una amenaza correspondiente por parte de
los hombres. Estos, para luchar contra su ansiedad, erigen un ideal de eficiencia, buscan conquistas
sexuales y degradan al objeto del amor.

Factores culturales. En sus ensayos acerca de la psicología femenina, Horney se distanció


"[Los hombres] están haciendo lo pronto de la idea freudiana de que "anatomía es destino" y puso más énfasis en los factores culturales
que deben hacer: cuidando las
como fuente de los problemas de las mujeres y de la identidad de género. Reconoció que las niñas
fronteras, protegiendo el hogar. Los
pequeñas envidian los atributos masculinos, pero le parecía que no tenía importancia psicológica. Lo
hombres tienen visión. Construyen
que las mujeres envidian, más que otra cosa, son los privilegios de los hombres y lo que necesitan es
puentes. Sin ellos, seguiríamos
sentados a orillas del río. ¡Pero dos una oportunidad para cultivar sus capacidades humanas. La idea patriarcal de las mujeres no
mil años de ciudadanía de segunda corresponde a su carácter inherente, pero el poder cultural de ese ideal hace que ellas se conformen.
clase son suficientes! ¡Es En "El problema del masoquismo femenino" (1935), Horney puso en tela de juicio la idea de que
suficiente!" (Lauren Hutton.en "las tendencias masoquistas son inherentes o afines a la esencia de la naturaleza femenina" (1967, p.
Sherrill, 2003, p.44) 214). Ésta es la postura del psicoanálisis que refleja los estereotipos de la cultura masculina, pero
Horney identificó condiciones sociales que habían hecho a las mujeres más masoquistas que a los
hombres. Más aún, en los estudios comparativos se muestra que estas condiciones no son universales
y que en algunas sociedades el desarrollo de las mujeres era más desfavorable que en otras.

El complejo de masculinidad. Horney no negó que las mujeres envidian a los hombres ni que
Como se sabe, nuestra cultura es están inconformes con su papel femenino. De hecho, en muchos de sus ensayos trata el complejo de
masculina y, por tanto, no favorece masculinidad (equivalente a la protesta masculina de Adler) que definió como: "el complejo total de
en nada el desarrollo de las mujeres sentimientos y fantasías que abrigan las mujeres por ser discriminadas, su envidia por los hombres,
y su individualidad [...] No importa
su deseo de ser hombres y desechar su papel femenino" (1967, p. 74). Primero sostuvo que las mujeres
cuánto se aprecie a una mujer como
estaban condenadas a sufrir el complejo de masculinidad por su necesidad de escapar de la culpa y
madre o amante, siempre se
ansiedad resultantes de su situación edípica, pero muy pronto observó que el complejo no era
considerará que los hombres son
más valiosos en los ámbitos
inevitable, sino el producto de una cultura dominada por hombres y de ciertas dinámicas familiares.
humanos y espirituales. Las niñas El hecho de que "una niña se exponga desde el na-
crecen con esta impresión general.
(Horney, I967,p.82)

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


229

C O NCEPTOS
PRINCIPALES
ven reflexión persono
em-:ons-il
ino ción.
UNA CUESTIÓN FILOSÓFICA
a del d
Deberíamos dejar de preocuparnos
que Al principio de Neurosis y crecimiento humano (1950, pp. 14-15), Horney distingue tres conceptos de
por lo que es femenino [...] Los
moralidad que descansan en tres formas de ver a la naturaleza humana:
estándares de masculinidad y
ulino :o. 1. Si el ser humano es por naturaleza pecador o se deja llevar por impulsos primitivos, la meta de la
feminidad son artificiales [...] Las
En res de moralidad debe ser esquivarlos, domesticarlos, sobreponerlos.
diferencias entre los dos sexos
2. Si existe algo inherentemente "bueno" en la naturaleza humana y algo inherentemente "malo", la
jlogía án ciertamente existen, pero no
meta de la moralidad debe ser asegurar la victoria final de lo bueno, mediante la supresión de lo
in-'ásicas seremos capaces de descubrir
malo y la orientación o el refuerzo de los elementos buenos a través de la voluntad, la razón y la
3 el cuáles son hasta que desarrollemos
fortaleza.
te-nitales primero nuestras potencialidades
3. Si la naturaleza humana se ve como una evolución inevitable hacia la autorrealización por una
como seres humanos.A pesar de
tujeres tendencia intrínseca, no por voluntad, entonces la meta de la moralidad es eliminar los obstáculos
en el camino de esa evolución con el objeto de dar la máxima oportunidad para que se manifiesten que suene paradójico, sólo
ina. Al j
las fuerzas espontáneas de crecimiento. encontraremos estas diferencias si
de su
las olvidamos. (Horney, 1935, en
"cum-aba Después de leer los tres conceptos de Horney, trate de hacer este ejercicio:
Paris, 1994, p. 238)
r su 1. En un grupo de al menos tres estudiantes, platique acerca de las tres posturas y tentativamente elija
>mbres. una que apoyará.
iquistas 2. Horney adoptó el tercer concepto de moralidad. Analice las implicaciones que tuvo esta filosofía en
su actitud hacia la psicoterapia.
3. Pregúntese si vive en concordancia con dicha posición (cualquiera que haya elegido). ¿Cómo prueba
su conducta que dio una respuesta verdadera? Comparta sus respuestas con el grupo.

ia, Hor-uso
s envidian ?n muchos asculina de abrigan las ;r hombres res estaban capar de la bservó que or
más 3 y de la
hombres lesde el na
masculi-nvid
ian, na
opor-ijeres
no que ellas

de juicio icia
de la refleja
los dales que
en los es-que
en Iras.
lal-

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


- FADIMAN ALFAOMEGA
230
los que había atribuido por separado el complejo de masculinidad en ensayos previos: "Una niña
cimiento a la puede tener razones para sentir desagrado por su propio mundo femenino desde muy temprana
sugestión edad, tal vez porque su madre la ha intimidado, o bien porque su padre o su hermano le causaron
(directa o una decepción o desilusión; quizá tuvo experiencias sexuales que la asustaron o se dio cuenta de que
sutil pero preferían a su hermano antes que a ella" (1967, p. 179). Todas estas situaciones ocurrieron en la niñez
inevitable) de Karen Horney.
de su
inferioridad" Sobrevaloración del amor. "La sobrevaloración del amor" (1934) es la culminación del intento de
es una expe- Horney por analizarse a sí misma en términos de la psicología femenina. El ensayo se basa en los
riencia "que casos de siete mujeres cuyos antecedentes familiares, síntomas y ambientes sociales son similares a
estimula los de Horney, quien muy probablemente se haya incluido en esta muestra clínica. La mayor parte
constanteme del ensayo está dedicada a tratar de explicar por qué todas estas mujeres sienten una necesidad
nte su obsesiva por un hombre, pero son incapaces de mantener relaciones satisfactorias. Horney ubica su
complejo de obsesión hasta la niñez, en la cual cada una "había quedado en segundo lugar en la competencia por
masculinida un hombre" (1967, p. 193). Es el destino habitual de la niña ver frustrado el amor por su padre, pero
d" (1967, p. para estas mujeres las consecuencias son más graves por la presencia de una madre o hermana que
69). domina el aspecto erótico de la situación.
Al
referirse a la
dinámica
familiar,
Horney se
centró
primero en la
relación de la
niña con los
hombres de
su familia,
pero más
adelante
derivó el
complejo de
masculi-
nidad y
todos los
fenómenos
tradicionales
asociados
con la
envidia del
pene —como
sentimientos
de
inferioridad,
carácter
vengativo y
competencia
con los
hombres—
de la relación
de la niña
con las
mujeres de
su familia,
particularme
nte con la
madre. En
"Conflictos
maternos"
(1933) reunió
los aspectos
de la niñez a
AD - FADIMAN
- FADIMAN ALFAOMEGA
231 CKAPÍTULO
AREN H OR 4 NEY Y EL PSICOA NÁL ISIS HUMANISTA
Como respuesta a esa sensación de derrota, la niña abandona la competencia por el hombre o
desarrolla una rivalidad compulsiva con otras mujeres, mediante la cual trata de demostrar su
encanto erótico. La conquista del hombre provee no únicamente lo que Horney llamaría después un
"triunfo vengativo", sino también una forma de lidiar con la ansiedad y el odio a sí misma. La niña
insegura desarrolla la ansiedad de sentirse anormal, lo que frecuentemente se manifiesta como
temor de que algo esté mal con sus genitales o de que es fea y no puede ser atractiva para ningún
hombre. Como defensa, debe prestar una atención desmesurada a su apariencia o tal vez sueñe en
convertirse en hombre. La defensa más importante es la prueba de que, a pesar de sus desventajas,
La experiencia [de la excitación
puede atraer a un hombre. Estar sin un hombre es una desgracia, pero tener uno prueba que es
sexual en la niñez] dejó ciertas
huellas en su despertar [...] de un
"normal": "de ahí su persecución frenética" (1967, pp. 197-198).
placer que va mucho más allá del La situación de estas mujeres es triste porque sus relaciones con los hombres son lo más
que se obtiene de cualquier otra importante, pero nunca son satisfactorias. Pierden el interés en un hombre tan pronto como lo han
fuente y de algo extrañamente conquistado, porque tienen "un profundo miedo de las decepciones y humillaciones que esperan
vitalizador para el organismo en como resultado de enamorarse" (1967, p. 205). Al ser rechazadas por su padre o por algún hermano
su totalidad. Estoy inclinada a en su niñez, necesitan probar su valía mediante las conquistas eróticas y a la vez hacerse
pensar que dichas huellas hacen invulnerables evitando los lazos emocionales profundos. Tienden a cambiar a menudo de pareja ya
que estas mujeres en particular [...] que después de asegurar a un hombre necesitan salir de la relación antes de sentirse lastimadas. Sin
conciban la gratificación sexual
importar lo atractivas que sean, no creen que un hombre llegue a amarlas. Más aún, tienen un
como un elixir de la vida que
"profundo y arraigado deseo de venganza" debido a su derrota original: "El deseo es obtener lo
únicamente el hombre es capaz de
mejor de un hombre para luego excluirlo, rechazarlo, así como una vez se sintieron excluidas y
proveer y sin el cual una se secaría
por dentro y sería desechada... rechazadas" (1967, p. 206).
(Horney, 1967, p. 204)

Neutralidad de género. A pesar de que Horney había dedicado la mayor parte de su vida
profesional a escribir acerca de la psicología femenina, abandonó el tema en 1935 porque concluyó
que el papel de la cultura, al moldear la psique femenina, hace imposible determinar qué es
distintivamente femenino. En una conferencia titulada "El miedo femenino a la acción" (1935),
sostuvo que sólo cuando las mujeres se hayan liberado de los conceptos de feminidad adoptados por
las culturas dominadas por hombres, descubriremos en qué difieren psicológicamente de ellos.
Nuestro principal objetivo no debe ser identificar lo que es esencialmente femenino, sino fomentar "el
completo desarrollo de las personalidades humanas de todos" (Paris, 1994, p. 238). Después, Horney
elaboró una teoría que consideró neutral con respecto al género, una que se aplicaba tanto a hombres
como a mujeres.

EL NUEVO PARADIGMA DE HORNEY


En La personalidad neurótica de nuestro tiempo y en Nuevas perspectivas del psicoanálisis, Horney sometió
las teorías de Freud a una crítica sistemática y desarrolló su propia versión del psicoanálisis. Sus
Al parecer, la persona con características distintivas fueron un mayor énfasis en la cultura, la concepción de la neurosis como
propensión a la neurosis es aquella una serie de defensas destinadas a lidiar con la ansiedad básica y el enfoque en la estructura de
que ha sufrido las dificultades carácter actual, no en sus orígenes infantiles.
culturalmente determinadas de
manera acentuada, sobre todo por El papel de la cultura. Horney sostuvo que debido a un énfasis exagerado en las fuentes
experiencias de la niñez, y ha sido
biológicas del comportamiento humano, Freud había cometido el error de dar por cierta la
incapaz de solucionarlas de
universalidad de los sentimientos, actitudes y relaciones que eran comunes en su cultura. Sin
manera consecuente o las ha
reconocer la importancia de los factores sociales, atribuyó el egocentrismo a una libido narcisista, la
resuelto a un precio muy elevado
para su personalidad. Podríamos hostilidad al instinto de destrucción, la obsesión por el dinero a una libido anal y la codicia a la
llamar a esta persona hijastra de oralidad. Pero la antropología demuestra que en las culturas hay una gran variedad respecto de la
nuestra cultura. (Horney, 1937, p. tendencia a generar estas características, así como el complejo de Edipo; la propia experiencia de
290) Horney

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


EL NUEVO PARADIGMA DE 125
H OR NEY

i por cual con las diferencias culturales cuando se mudó a Estados Unidos confirmó ese punto de vista. que "lo que vemos hoy es
\ente deli-id Horney rechazó que la neurosis freudiana se derivara del choque entre cultura e instinto. De únicamente lo viejo con otra
de é mal acuerdo con la postura de Freud, debemos contar con una cultura para sobrevivir y debemos reprimir forma" (1939, p. 42). Para
lomo ñe en o sublimar nuestros instintos para tener una cultura. Horney no creía que ese choque entre el Horney, la profunda influencia
le sus ' tener individuo y la sociedad fuera inevitable, sino que ocurría cuando un ambiente inadecuado frustraba de las primeras experiencias no
¡). nuestras necesidades emocionales e inspiraba miedo y hostilidad. Freud describe a los seres humanos hace imposible el desarrollo
es son iré tan como inherentemente insaciables, destructivos y antisociales; de acuerdo con Horney, éstas no son continuo, mientras que
epcio-Al ser j expresiones de los instintos, sino respuestas neuróticas a condiciones adversas.
valía 5 lazos
ués de ias. Sin
La estructura de la neurosis. Horney no rechazó la importancia de la niñez para el desarrollo
ás aún, nal:
emocional, como algunas veces se piensa, sino que subrayó las condiciones patógenas de la familia
"El mo una
que ocasionan que los niños se sientan inseguros, no amados y despreciables, en lugar de la
frustración de los deseos libidinales. Como resultado de dichas condiciones, los niños sienten una
ansiedad básica, sentimientos de desamparo frente a un mundo potencialmente hostil, que tratan de
i mayor
reducir adoptando estrategias de defensa como la búsqueda del amor, el poder o el aislamiento.
donó el
Horney creía que estas estrategias de defensa estaban condenadas al fracaso porque generaban
menina, ia
círculos viciosos en los cuales los medios empleados para aliviar la ansiedad tendían a incrementarla.
titula-rjeres Por ejemplo, la frustración de la necesidad de amor lo vuelve insaciable, y las exigencias y los celos
se minadas
que genera reducen drásticamente las posibilidades de la persona de recibir afecto. Quienes no han
tro
sido amados acaban por sentir que es difícil que los amen, lo que los lleva a descartar cualquier
prin-dmenta
prueba de lo contrario. Estar desprovistos de afecto los hace dependientes de otros, pero tienen mie do
r 1, p. 238).
a esta dependencia porque esto los vuelve también vulnerables. Horney comparó esta situación con la
lero, una
de "una persona que se muere de hambre y con todo, no se atreve a comer nada por miedo a que esté
envenenado" (1937, p. 114).
A pesar de que en La personalidad neurótica de nuestro tiempo Horney dedicó mucho tiempo a la
necesidad neurótica de amor, también concedió mucho espacio a la búsqueda del poder, el prestigio y
la posesión que surge cuando una persona no tiene esperanzas de recibir afecto.
En el paradigma de Horney sobre la estructura de la neurosis, las alteraciones de las relaciones
coanálisis, su humanas generan una ansiedad básica que erige estrategias de defensa que, además de ser
propia fasis derrotistas, entran en conflicto una con otra, ya que la gente adopta varias. Este paradigma constituye
en la lidiar la base de la teoría madura de Horney.
con s
orígenes
Estructura versus génesis. Tal vez el aspecto más significativo de la nueva versión del
psicoanálisis de Horney fue que, tanto en la teoría como en la práctica clínica, desplazó el énfasis del
exagerado pasado al presente. Sustituyó el enfoque freudiano en la génesis con un método estructural,
do el error ;s argumentando que el psicoanálisis debería preocuparse menos por los orígenes infantiles y más por la
que eran s, gama actual de defensas y conflictos internos. Esta característica de su teoría la apartó del
atribuyó psicoanálisis clásico, que busca explicar el presente tratando de recuperar el pasado.
ción, la En Nuexms perspectivas del psicoanálisis, Horney distingue entre su propio pensamiento
ob-pología "evolucionista" y lo que ella llama el pensamiento "mecanicista-evolucio-nista" de Freud. El
dea a pensamiento evolucionista supone "que lo que existe hoy no tuvo la misma forma desde el comienzo,
generar de sino que se ha desarrollado de estados anteriores, los cuales pueden tener poco en común con las
Horney formas presentes, pero éstas son inconcebibles sin las precedentes". El pensamiento
mecanicista-evolucionista sostiene que "nada realmente nuevo se crea en el proceso de desarrollo",
- FADIMANTEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN
[La ansiedad que el psicoanálisis debe superar las limitaciones de ser una psicología basada en los instintos y en la genética.
básica se (Horney, 1939, p.8)
manifiesta
cuando] el
ambiente es
amenazador
porque
aparece como
inseguro,
deshonesto,
desagradecido
, injusto,
inequitativo,
resentido y
despiadado
[...] El niño [...]
siente que el
entorno
amenaza su
desarrollo
total y sus
deseos y
empeños
legítimos.
Siente el
peligro de que
se anule su
individualida
d.se coarte su
libertad o se
impida su
felicidad. En
contraste con
el miedo a la
castración,
este miedo no
es fantasioso,
sino que está
bien
fundamentad
o en la
realidad.
(Horney, 1939,
p. 75)

En pocas
palabras,
estoy
convencida de

- FADIMANTEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN ALFAOMEGA


234 C APÍTULO
K AREN H4OR NEY Y EL PSICOA NÁL ISIS HUMANISTA

En resumen, entonces, la teoría de para Freud no ocurriría mucho después de los cinco años y las reacciones o experiencias posteriores no
la libido y sus contenidos son eran sino repetición de las primeras.
insustanciales [...] Las que se
La doctrina de la atemporalidad del inconsciente es parte central en la concepción de Freud de
aportan como pruebas son
la relación entre las experiencias de la niñez y el comportamiento del adulto. Los miedos y deseos o
generalizaciones injustificables y
todas las experiencias reprimidas en la niñez escapan a la influencia de experiencias posteriores o del
burdas de algunas buenas
observaciones. Las similitudes que crecimiento. Esto dio origen al concepto de fijación, que atañe a una persona que formó parte del
hay entre las funciones psicológicas ambiente en que vivimos los primeros años de la vida, como el padre o la madre, o bien a un estado de
y las conductas mentales o los desarrollo libidinal. Debido al concepto de fijación es posible considerar los apegos posteriores u otras
esfuerzos mentales sirven para conductas como repeticiones de las anteriores, que quedaron encapsulados e inmutables en el
demostrar que las primeras inconsciente.
determinan a los últimos. Se da por Horney no trató de refutar la doctrina de la atemporalidad del inconsciente ni el grupo de
hecho que las peculiaridades de la conceptos relacionados, sino que basó su propia teoría en otras premisas. El "punto de vista no
esfera sexual engendran
mecanicista es aquel en el que el desarrollo orgánico no puede ser una simple repetición o una
peculiaridades correspondientes de
regresión a un estado anterior" (1939, p. 44). El pasado siempre está contenido en el presente, pero a
carácter. (Horney, 1939, p. 68)
través de los procesos de crecimiento y no en la repetición. Según Horney, la vida "se desarrolla
La esperanza teórica de que se realmente" de forma tal que "cada paso condiciona al siguiente". Así, "las interpretaciones que
logrará un progreso evocando los conectan dificulta-1 des en el presente con influencias de la niñez son, en lo científico, medias verdades,
recuerdos de la niñez produce la y en la práctica, inútiles" (1935, pp. 404-405).
tentación de aprovechar En el modelo de Horney, las primeras experiencias nos afectan profundamente no debido a la
reconstrucciones no convincentes producción de fijaciones que ocasionan la repetición de esquemas adquiridos en la infancia, sino
de rememoraciones vagas que dejan
porque condicionan al modo en que respondemos al mundo. Dicho modo sufre la influencia de
una duda irresoluble: si se trata de
experiencias subsecuentes que se convierten en nuestras estrategias defensivas y estructuras de
experiencias reales o meras
carácter como adultos. Las primeras experiencias llegan a tener mayores repercusiones que las
fantasías. Cuando el panorama real
de la niñez está nublado, los
posteriores porque determinan la dirección del desarrollo, pero el carácter del adulto es el producto
intentos de penetrar esa neblina evolucionado de todas las relaciones previas entre la estructura psíquica y el ambiente.
representan un esfuerzo por Otra diferencia importante entre Horney y Freud es que si para éste las experiencias
explicar lo desconocido —las determinantes de la niñez son relativamente pocas y casi todas de naturaleza sexual, para Horney la
peculiaridades reales— con algo suma total de las experiencias infantiles es la causa de la neurosis. Las cosas salen mal porque todos
todavía menos conocido: la niñez. los hechos y las personas de la cultura, de las relaciones, y especialmente de la familia, hacen que el
(Horney, 1939, p. 146) niño se sienta inseguro, no amado y devaluado, lo que da pauta para que surja una ansiedad que trae
estrategias de defensa que forman una estructura de carácter neurótica de la que provienen las
La misma ansiedad que impulsa a
una persona a la masturbación dificultades posteriores. Para Horney, las dificultades sexuales son el resultado, más que la causa, de
puede llevarla a jugar solitario. No los problemas de la personalidad.
es por completo evidente que la
vergüenza de jugar solitario resulte
del hecho de que, en último
análisis, lo que se busca es un
La madurez teórica de Horney
placer sexual prohibido. Por De acuerdo con Horney, tenemos un se//real que requiere condiciones favorables para ser
ejemplo, si para esta persona las actualizado. Cuando nos motivan estrategias de defensa y no sentimientos genui-nos, nos alienamos
apariencias de perfección son más
de nuestro self real. Horney divide las estrategias de defensa en dos tipos: interpersonales, con las que
importantes que cualquier otra
tratamos a los demás, e intrapsíquicas, que empleamos en nuestra propia mente. Horney se centró en
cosa, la conclusión de la
las estrategias interpersonales en Nuestros conflictos interiores y en las intrapsíquicas en Neurosis y
indulgencia y la falta de control
personal bastarían para que se
crecimiento humano.
condenara. (Horney, 1939, p. 61)

[El self real] es a lo que nos posible, en contraste con el self idealizado, que es inalcanzable. (Horney, 1950, p. 158)
referimos cuando decimos que
queremos encontrarnos a
nosotros mismos [...] es el self

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


235 C APÍTULO
K AREN H4OR NEY Y EL PSICOA NÁL ISIS HUMANISTA
El self real. Horney
llegó a considerar que la
característica central de la
neurosis era la alienación del
self real debido a las fuerzas
opresoras del ambiente. El
objetivo de la terapia es
"restaurar al individuo para
sí mismo y ayudarlo a
recuperar su espontaneidad y
encontrar su centro de
gravedad en él mismo" (1939,
p. 11). El seZ/real no es una
entidad fija, sino una serie de
potencialidades intrínsecas,
incluidos el temperamento,
los talentos, las capacidades y
predisposiciones que son
parte de nuestro

ALFAOMEGA TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD - FADIMAN


EL NUEVO PAR ADIGMA DE H O RNEY
127

n- idos el temE de nuestro


reflexión
'P-
personal
lel n
a EL SELF REAL
pto
Horney dice que un niño se aleja
los cada vez más de su self real debido
jilo a la ansiedad básica que le hace
jres sentir peligro y lo lleva a la
DS e creación de estrategias de defensa
que lo alienan. Pruebe la
ni el s. El e ser aplicabilidad de esta ¡dea en su
vida mediante el ejercicio
sado nto y 1
siguiente:
que mitades, y 1. Cierre los ojos, relájese y
recuerde un día
mente as cualquiera de cuando
adI tenía 13 o 14 años de
mun-ten edad. Desde que se
despertaba por la
en
mañana, recuerde su
imeras
experiencia de estudios y
etermi-i juegos en la escuela y la
onado calidad del trato con su
familia y amigos por la
is tarde y la noche. Escriba
expe-:uraleza una descripción del día,
incluyendo ¡deas y
a neuro-las
sentimientos, así como su
rela-amado y ;
estado de ánimo general.
defensa 2. Ahora haga lo mismo con
icultades la un día de sus cuatro o
causa, cinco años. Tómese unos
cuantos minutos para
relajarse: le ayudará a
recordar.
3. Compare los dos días.
¿Hay alguna diferencia
en el grado de
ables para tos espontaneidad? ¿Sus
genui-nsa en intereses fueron cada vez
dos re más o cada vez menos de
emplea-sonale usted? ¿Su vida quedó
s en mmano. restringida por deberes
conflictivos o fue capaz
de mantener un sentido
1 de la neu- genuino de lo que era
ente. El bueno para usted?
¿Cambió su amor por
ob-ecuperar su
usted y por los demás?
.). El self real
TEORÍAS
) - FADIMA N D E LA PERSONALIDAD - FAD IMA N ALFAOMEGA
4. Forme La gente puede actualizarse de diferentes formas en distintas condiciones, pero hay ciertas
grupo situaciones infantiles que todos requerimos para lograr autorrealización. Éstas incluyen: "una
s de
atmósfera de calidez", en la que se permita al niño expresar sus pensamientos y sentimientos; la
hasta
seis
buena intención de los demás para satisfacer sus necesidades y "una fricción saludable entre los
perso deseos y la voluntad" de aquellos que lo rodean. Cuando la neurosis de los padres impide que amen
nas. a su hijo o piensen en él "como el individuo que es", el niño desarrolla un sentimiento de ansiedad
Cada básica que no le permite "relacionarse con los demás con la espontaneidad de sus sentimientos reales"
una y lo obliga a crear estrategias de defensa (1950, p. 18).
descri
birá y
compa Estrategias interpersonales de defensa. De acuerdo con Horney, para enfrentar su ansiedad
rará básica las personas adoptan una solución de obediencia o humildad al acercarse a los demás, una
sus solución agresiva y expansiva al oponerse a las personas o una solución de aislamiento y resignación
respec
alejándose de ellas. Las personas sanas se mueven de manera apropiada y flexible en las tres
tivos
direcciones, pero en las neurosis estos movimientos se vuelven compulsivos e indiscriminados. Cada
dos
días y solución comprende una gama de pautas de conducta y características de personalidad, una idea de
escuc la justicia y una serie de conceptos sobre la naturaleza humana, sus va