Está en la página 1de 4

Acapulco, Guerrero, marzo 2020.

Construcción de la igualdad en espacios universitarios


1
Aleyda Alejandra Hernández Ojeda

Resumen:

La presente ponencia va acorde con la transformación de la Universidad


Autónoma de Guerrero, la consolidación del modelo educativo y la visión inclusiva,
lo cual no será posible si las mujeres no tienen las mismas oportunidades y
condiciones que los hombres para su desarrollo, es decir si no existe la igualdad
sustantiva. El papel que tiene la universidad, por ser el centro de estudios más
grande e importante en Guerrero, es de gran relevancia, ya que es en donde se
forman a las generaciones de profesionales que se desempeñarán en todas las
áreas, siendo un referente para la población. La transversalización de la
perspectiva de género, la igualdad entre mujeres y hombres y la construcción de
espacios libres de violencia es una demanda necesaria de atender como parte
fundamental de los derechos humanos de las mujeres. Es de gran importancia que
la Universidad Autónoma de Guerrero siga contribuyendo a resolver las
problemáticas sociales incluyendo en sus cambios a las mujeres, para ser la
universidad que Guerrero y México necesita.

1
Docente y coordinadora del programa educativo de la Escuela Superior de Psicología de la
Universidad Autó noma de Guerrero.
Como inicio, se realizarán algunas acepciones referentes a la igualdad. La
igualdad es un derecho humano estipulado en la Constitución Mexicana en su
artículo 4º y no se refiere a seres idénticos, ya que entre hombres o mujeres no
hay alguien idéntico a otra persona; La igualdad no significa que las mujeres y los
hombres sean lo mismo. La igualdad sustantiva como fin máximo, se refiere a la
igualdad en derechos, oportunidades y responsabilidades tanto de mujeres como
de hombres. La igualdad es un valor universal y un derecho humano reconocido.

La Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, menciona a la igualdad


de género como la situación en la cual mujeres y hombres acceden con las
mismas posibilidades y oportunidades al uso, control y beneficio de bienes,
servicios y recursos de la sociedad, así como a la toma de decisiones en todos los
ámbitos de la vida social, económica, política, cultural y familiar, incluida por
supuesto, a los ambitos académicos. En cuanto a la igualdad sustantiva, es el
acceso al mismo trato y oportunidades para el reconocimiento, goce o ejercicio de
los derechos humanos y las libertades fundamentales. Una vez clarificado a que
se refiere la igualdad, es importante que quienes laboramos en la Universidad
Autónoma de Guerrero entendamos porqué no se puede hablar de una
transformación que brinde los medios para atender a las problemáticas actuales,
sin tomar en cuenta la desigualdad y la violencia de género contra las mujeres.

Entonces, ¿porqué construir la igualdad en la universidad? para responder a


esta pregunta es necesario comprender los altos costos de la desigualdad. Al
existir la desigualdad, se origina la discriminación y violencia. Más de la mitad de
la humanidad, las mujeres no tienen acceso a sus derechos, los cuales como
seres humanas, merecen. Su desarrollo personal, educativo, económico, político y
social se ve afectado, esto a su vez impacta negativamente en el desarrollo local,
nacional y mundial. La pobreza, el hambre, la falta de salud, se agravan con la
discriminación contra las mujeres.
La Organización Mundial de las Naciones Mujeres (ONU Mujeres) ha
desarrollado indicadores de desigualdad, con el objetivo de tener instrumentos de
medición para la igualdad y los avances que se van logrando en cada país.
México, con base al reporte emitido por el Foro Económico Mundial, ocupa el lugar
número 66 de 142 países analizados sobre la brecha de género y en
Latinoamérica, México ocupa el lugar número 14 de 25 países. El informe
menciona la discriminación, feminicidios, crímenes de odio, acoso y falta de
oportunidades como algunos de los obstáculos para alcanzar la igualdad.

El estudio de las brechas de género indican que las mujeres tienen un trato
asimétrico que redunda en la restricción de sus libertades y en el ejercicio de sus
derechos. La tasa de alfabetización es de 77.21% para las mujeres y de 85.58%
para los hombres. Las mujeres ganan, en promedio, 2,757 dólares al año,
mientras que los hombres 7,270 dolares, lo que significa que ellas ganan
solamente el 38% de lo que ganan los hombres (PNUD, 2015). En la actividad
económica, las mujeres tienen una sobrejornada de trabajo total promedio de 8.2
horas más que los hombres. En cuanto a lugares seguros en el ámbito escolar
para las mujeres, desde enero de 2019, explica el diario Milenio en una
invrestigación que realizó, se registraron un total de 364 quejas por acoso y
hostigamiento sexual en 20 planteles de México. Las cifras estadisticas indican
que pese a los avances, se requiere seguir trabajando para que cada mujer tenga
las mismas oportunidades que los hombres en espacios libres de violencia.

En la Universidad Autónoma de Guerrero se ha trabajado como principio la


inclusión social, la educación con equidad e igualdad, pero sin duda se requiere
del esfuerzo y compromiso de cada integrante de este centro de estudios.
También es necesario continuar con la trasversalización de la perspectiva de
género en todas las áreas, la sensibilización y capacitación del funcionariado, de
docentes y personal administrativo. No se debe perder de vista continuar con las
acciones de empoderamiento a estudiantes mujeres incluidas las de origen
indigena y afrodescendientes, el trato igualitario, de respeto y reconocimiento tanto
a mujeres como a hombres, dentro y fuera del aula. La promoción de todas las
licenciaturas, incluidas de aquellas que se han contempleado culturalmente como
exclusivas de los hombres, para que ingresen mujeres que asi lo desen, eliminar
los obstaculos para su pleno desarrollo y por supuesto atender las problemáticas
como los embarazos de adolescentes que tiene en mucha ocasiones como
consecuencia la deserción escolar. En cada una de las disciplinas, ademas de
tener una perspectiva de igualdad de género, se requiere prevenir, atender y
sancionar la violencia por razón de género como el hostigamiento y acoso y la
violencia en el noviazgo, para evitar lamentables hechos como el feminicidio de la
estudiante Hannia. De igual forma se pueden desarrollar acciones de prevención,
campañas informativas y atención a los casos identificados, con el apoyo de las
coordinaciones de tutorias y desarrollo de las habilidades socioemocionales, y los
departamentos psicopedagógicos.

Conclusión

La Universidad Autónoma de Guerrero a lo largo de la historia se ha distinguido


por tener una visión crítica pero también propositiva para responder a los
diferentes retos de nuestro estado, por incidir en cambios de pensamiento. Sin
duda la construcción de la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres implica un
largo camino, requiere unir esfuerzos, trabajar en equipo así como de la
disposición para modificar los roles y estereotipos de género que han sido siempre
limitantes de derechos. Desde cada lugar que ocupamos saber escuchar a
quienes ya tienen experiencia, aprender pero tambien desaprender para que cada
espacio en la Universidad Autónoma de Guerrero sea un lugar seguro y libre de
violencia para las mujeres, en donde se pondere el pensamiento y se enriquezca
el conocimiento, ser la universidad que las mujeres guerrerenses necesitamos.

También podría gustarte