Está en la página 1de 2

Guía de conceptos musicales

El pentagrama:
Es un conjunto de cinco líneas en el cual podemos representar las notas mediante
puntos o círculos, aprovechando las líneas y los espacios que hay entre ellas.

Las notas musicales:


Las notas musicales son 7 y se llaman do re mi fa sol la si. El origen de este
nombre viene del latín, concretamente de una composición para canto gregoriano
con la cual los cantantes aprendían a cantar la altura de cada una de las notas. En
los países anglosajones, Inglaterra, Estados Unidos, Alemania, países
escandinavos, etc., utilizan unos nombres diferentes.

Los compases:
El compás no es otra cosa que dividir el tiempo en partes iguales. Igual que
dividimos una carretera en kilómetros y de esa forma sabemos siempre en qué
punto estamos, dividiremos la partitura en compases lo cual nos permitirá
contarlos. Los músicos siempre tienen que contar los compases, que a su vez se
dividen en partes de compás y que también hay que contar.

Las figuras:
Las figuras se refieren a la duración de las notas, quiere decir que pueden ser más
cortas o más largas. De la combinación de las diferentes figuras nacen los ritmos,
que pueden ser muy variados. Sin embargo las combinaciones de figuras más
usuales no son muchas, y podemos aprender a leer la mayoría de las
composiciones rápidamente con esas combinaciones básicas. Cómo leer
partituras es una combinación de las notas musicales, o sea las alturas, y las
figuras, es decir su duración y los compases, qué es la forma de escribir todo eso
de forma ordenada y que se pueda contar.

Las alteraciones:
Son signos que alteran el sonido haciéndolo más agudo o más grave que la nota
original. De ahí que aunque tengamos solo 7 notas podemos realmente conseguir
12 sonidos diferentes. A estas alteraciones se las conoce como sostenidos y
bemoles. El sostenido cambia un sonido de forma ascendente mientras que el
bemol modifica el sonido de forma descendente.

Los silencios:
Se derivan de las figuras. Los silencios como su nombre indica no tienen sonido,
luego no son notas, pero tienen una duración. El silencio también es música, y el
saber interpretarlos correctamente nos ayudará a aprender cómo leer partituras.

Las claves:
La función de las claves es cambiar el nombre de las notas. De esta forma
diferentes instrumentos podrán tener acceso de una forma cómoda a la partitura
independientemente de su registro. Esto quiere que se trata de instrumentos
agudos o graves, por decirlo de una forma sencilla.
En principio las claves utilizadas son solo tres (Sol en 2da. línea, Fa en 4ta. línea y
Do en 3era. Línea), aunque existen siete.

Cómo estudiar de manera efectiva:

Aprender cómo leer partituras nos va a resultar fácil y entretenido si trabajamos en


ello un poco todos los días. Aprendemos mucho más y con más rapidez si
trabajamos cada día 5 minutos que dos horas una vez por semana. El primer
beneficio que esto aporta es que de esa forma creamos un hábito. Los hábitos, los
buenos hábitos, son fundamentales para aprender cualquier cosa que queramos.
Por ejemplo la música, los idiomas, la cocina, la literatura o lo que sea. Para
aprender cómo leer partituras también es muy importante que repasemos y
revisemos lo que hemos ido aprendiendo. De esta forma entrenamos y mejoramos
nuestra memoria. Finalmente aprenderemos cómo leer partituras con más interés
si cada día aprendemos un concepto nuevo, algo diferente, porque eso incrementa
nuestra capacidad de entender las cosas y desarrolla nuestra curiosidad.
Tendremos más ganas de aprender nuevas cosas, y esta motivación es
fundamental para progresar de forma continua. Recuerda que este es un método
progresivo, en el cual vamos aprendiendo poco a poco.