Está en la página 1de 6

Charles Dickens

Durante algún tiempo vivió con su familia en Chatham, Kent, y allí absorbió gozosamente las impresiones
campestres. Más adelante la familia se trasladó a Londres; el padre fue encarcelado por unas deudas y ello
obligó al autor, que contaba entonces con 12 años, a trabajar como aprendiz en una fábrica. Esta experiencia
infantil de soledad, pobreza y abandono condicionó gran parte de su narrativa posterior. La imagen del niño
solitario y desamparado aparece una y otra vez en sus novelas, y en ellas revela su misteriosa comprensión de
las formas de percepción infantil. Después de trabajar cierto tiempo en el bufete de un abogado, en 1835 entró
en un periódico como reportero de los debates parlamentarios. Sus primeros artículos importantes están
contenidos en la colección de los periódicos y se reeditaron como Esbozos por Boz en 1836. A esta obra
siguieron Los papeles de Pickwick (1836−37) que fue publicada, como casi toda la literatura novelesca de
Dickens, por entregas mensuales. En 1836 se casó con Catherine Hogarth. Al año siguiente murió su cuñada y
esto afectó profundamente a Dickens, y parece claro que la vida y muerte de personajes como Little Nell o
Florencie Dombey deben su creación en honor de Mary Hogarth. La aparición en rápida sucesión de Oliver
Twist (¡837−38), Nicholas Nickleby (1838−39), Almacén de antigüedades (1840−41) y Barnaby Rudge
(1840−41) confirmaron la gran popularidad de Dickens. En 1842 visitó los EEUU, pero pronto se desilusionó
con la sociedad estadounidense. Sus Notas Americanas y la parte dedicada a América en Martin Chuzzlewit
reflejaron sus amargas críticas de la sociedad americana. Con Canción de Navidad (1843) Dickens volvió a
ganarse al público. En 1844 hizo un largo viaje por Italia, en 1846 por Suiza, donde escribió Dombey e hijo
(1848) y por último por Francia. Entre 1851 y 1856 instaló su residencia en Londres. Durante toda su vida se
interesó por el periodismo. Fundó el Dayly News en 1846 y el semanario Household Words en 1850, al que
sucedería, en 1859, All the Year Round. Aparecieron sucesivamente

David Copperfield (1849−50), La casa desierta (1852−53), Tiempos difíciles (1854), Años felices de la
pequeña Dorrit (1856−57), Historia de dos ciudades (1859), Grandes esperanzas (1860−61) y Nuestro amigo
común (1864−65). Edwin Drood, comenzada en 1870, quedó inacabada al sobrevenirle la muerte. Entre 1858
y 1870 dio sus famosas lecturas públicas de fragmentos de sus novelas. Éste fue el tema principal de su
segundo y triunfal viaje por EEUU durante los años 1867−68. Estas lecturas y las consecuencias de un
accidente de ferrocarril del que fue víctima en 1865 afectaron gravemente su estado de salud. Murió de un
ataque en Gad´s Hill Place (la casa donde pasó su infancia que compró en 1856). Fue enterrado en el Rincón
de los Poetas de la abadía de Westmisnter.

Las novelas de Dickens derivan de autores de la picaresca inglesa del siglo XVIII. Se procuró un
conocimiento de la vida londinense cuidadoso y deliberado, e igualmente aprovechó su paso por bufetes de
abogados y por los debates parlamentarios para su obra narrativa. Su grandeza esencial reside en su habilidad
para conjugar un gran poder imaginativo con un minucioso sentido de observación. El cambio más decisivo
en la evolución literaria de Dickens es el cuidado que puso en tramar sus últimas novelas. Sus primeras obras
se basan en la inagotable inventiva del autor para inventarse personajes e incidentes interesantes en sí mismos
pero perjudiciales para el todo. En cambio, en Dombey e Hijo y en todas las obras que le siguieron elaboró
por anticipado y con sumo detalle el argumento. La trama se hizo más verosímil y relevante. Todas sus
novelas están relacionadas por un conjunto de imágenes, marcos espaciales y acciones. Sus novelas enfrentan
la ley al amor, contrastan el afán de riquezas con el desposeimiento personal y jamás sugiere que la muerte sea
un final. Sus personajes eran a la vez reales e imaginarios. A causa de la naturaleza dramática de sus obras, su
fuerza, su uso de los símbolos y su estilo variado, es considerado un poeta que escribe prosa más que un
novelista.

Su obra David Copperfield fue publicada en 1850. En esta obra se refleja toda la Inglaterra de la época de
Dickens, ya que esta obra es una novela realista. El Realismo es una doctrina literaria que alcanza su máximo
apogeo entre los años 1850 y 1870. Pretende reproducir lo real tal y como es, en todas sus dimensiones y bajo
todos sus aspectos. En un primer momento, el movimiento realista se define como un rechazo a determinados

1
principios románticos, como la inverosimilitud o al constante desahogo del yo. Dickens es su máximo
representante dentro de Gran Bretaña, gracias, fundamentalmente, a Oliver Twist y David Copperfield. Esta
última es una de las novelas más importantes y conocidas de Charles Dickens, donde culmina la personalidad
literaria del autor, que insiste en imponer su inventiva y demás dotes de novelista.

Análisis de la obra David Copperfield

• Argumento

David Copperfield es un muchacho inglés que, a lo largo de toda la obra, nos va narrando su vida. Comienza
el día de su nacimiento, y el primero de los tomos que componen la obra, concluye cuando David descubre
que Micawber ha engañado a Traddles haciéndole firmar unos papeles que le comprometen a pagar las deudas
de Micawber. Esta obra es claramente realista, ya que se para a describir, minuciosamente, tanto espacios
como acciones, sentimientos, personajes y cualquier elemento de la novela. Además, podemos ir viendo el
desarrollo moral y psicológico que va sufriendo David a lo largo de su vida. Es un niño que, hasta que
encuentra un sitio en la sociedad y puede vivir solo y con lo que él consigue, tiene muy mala suerte con las
personas que se hacen cargo de él y con los sucesos que le acontecen. Ya desde su nacimiento, es rechazado
por su tía Betsey, la señorita Trotwood, que esperaba una sobrina en vez de un niño del embarazo de su
cuñada, la esposa de su hermano:

− La niña −dijo mi tía− ¿Cómo está?

− Señora −contestó Chillip−, creía que usted sabía... Es niño.

Mi tía no contestó una palabra. Se limitó a coger el sombrero por las cintas, a guisa de honda, y a asestar con
él un golpe en la cabeza del médico. Luego se lo encasquetó descuidadamente, salió y no volvió más. (...). No.
No volvió más.

Además, es hijo póstumo (su padre muere antes de que nazca él) por lo que no cuenta con una figura paterna
en casa hasta que su madre contrae segundas nupcias con el señor Murdstone, pero esta figura no resulta
positiva para David, ya que este personaje es la causa de los males que le acontezcan a David, a su madre y a
Peggotty en los capítulos siguientes a su casamiento. Murdstone lleva con él a su hermana Juana para que viva
con ellos en La Cornejera, la casa del padre de David. A estas personas no les importa el muchacho, por lo
que, con el consentimiento de su madre, deciden enviarle a Salem House, una escuela interna

donde conocerá a uno de los personajes que más influyen en David: Steerforth. Más tarde, su madre muere,
por lo que queda al cargo de Murdstone y su hermana. Si antes ya lo trataban mal, a partir de aquí es mucho
peor. Se desentienden totalmente de David, y es para ellos una carga:

Respecto a mi porvenir no se dijo una sola palabra ni se tomó una sola medida. Creo que aquellas gentes
hubiesen sido felices pudiendo despedirme a mi también con un mes de previo aviso

A partir de aquí comienza su verdadera vida, ya que decide escaparse de Murdstone y su hermana y acudir
junto a su tía Betsey para vivir con ella, después de estar viviendo por su cuenta algún tiempo en Londres. Su
tía le acepta, es más, después de una discusión entre los hermanos Murdstone y ella, lo adopta. Los hermanos
Murdstone se despreocupan, de esta forma, totalmente de David.

− Estoy aquí, por primera y última vez, para llevarme a David. ¿Está dispuesto a venir? Si no lo está mis
puertas quedan cerradas para él definitivamente, mientras las de usted, según presumo, le quedan abiertas.

Con su tía tiene todo lo necesario para vivir y sobretodo, alguien que le da cariño, porque aunque no para de
hacerle referencia a aquella sobrina que podía haber nacido en lugar de David, se nota su preocupación y amor

2
hacia él. Este tomo acaba con un David en Londres trabajando como procurador, enamorado de Dora, la hija
de su superior, y con una situación económica y personal positiva.

• El narrador y su relación con la historia

El narrador en esta novela es el propio David, el protagonista, por lo que su relación con la historia es
principal. Gracias a esta relación nos podemos meter en la piel de David en casi todos los aspectos de su vida,
tanto en los momentos buenos como malos, en su concepción de los personajes, de los hechos

que le suceden y, sobretodo, de toda su evolución psicológica, con los cambios de niño a joven y de joven a
hombre. Vivimos con él su primer enamoramiento, los sentimientos hacia los Murdstone, el amor que siente a
su madre, la importancia de personajes como Peggotty o Steerforth en su vida, los momentos alegres, los
momentos duros... Este personaje es, en muchos aspectos, autobiográfico de la vida del propio autor, por
ejemplo, en el trabajo que desarrolla David en la fábrica de cervezas: Charles Dickens tuvo que trabajar,
cuando tenía 12 años, como aprendiz en una fábrica cuando su padre fue encarcelado. Dickens, al igual que
David, trabajó durante algún tiempo en un bufete de abogados, antes de entrar como reportero de los debates
parlamentarios. David también entra en un bufete para trabajar como procurador.

• Estudio de los personajes

El personaje principal durante toda la obra es David. Él es el protagonista y narrador de toda la novela. Es un
muchacho que conoce todos los aspectos de la vida, los buenos y los malos, desde su niñez, y que crece
echando en falta el cariño y el amor. Es un niño seguro de sí mismo y de sus actos, aunque muchas veces duda
de la concepción que puedan tener los demás sobre él, ya que le preocupa que lo vean como un niño durante
toda su vida. Hay tres hechos que lo marcan profundamente:

• el matrimonio de su madre con el señor Murdstone


• la muerte de su madre
• conocer a Steeforth

Los dos primeros hechos lo marcan de una manera negativa, ya que la figura de Eduardo Murdstone, junto a
la de su hermana Juana, conlleva algunas fases muy poco agradables, como su paso por la empresa Murdstone
and Grinby o sus estudios en Salem House.

La muerte de su madre lo sorprende cuando está realizando los estudios en la citada Salem House. Esta noticia
significa el encontrarse a cargo de los Murdstone sin el cuidado de su madre ni de Peggotty, ya que ésta es
despedida de la casa cuando muere Clara Copperfield.

A Steeforth lo conoce en la escuela de Salem House. Es un personaje por el que David se encontrará influido
durante toda su vida. Es unos años mayor que David (unos dos o tres) y esto hace que David lo tenga como a
una especie de Dios. Se siente muy afortunado de contar con su amistad, ya que esto le facilitará su
adaptación en Salem House, donde Steerforth es una autoridad, y otros aspectos de su vida, como la elección
de su profesión. Es tanta la influencia que Steerforth ejerce como David que, aunque son muchas las veces en
las que David está en desacuerdo con él, pocas son las veces que afirma esta desaprobación a su amigo.

Otro de los personajes constantemente mencionados es Peggotty. Es la persona que atiende La Cornejera y
que atiende a David y a su madre. Es más que una simple criada o sirviente. El amor recíproco entre David y
Peggotty es muy fuerte, y aunque las circunstancias de la vida les separan, siempre están en contacto, sea por
carta o por visitas que David realiza a Yarmouth, lugar en el que vive Peggotty junto a Barkis, su marido. Para
consumar este matrimonio, David hará de celestina, sabiendo de los sentimientos de Barkis por los viajes que
realiza con él a diferentes lugares.

3
El primer gran amor de David es Emilita, sobrina de Peggotty y personaje que también aparece muy a menudo
en el relato de David. Es una niña que vive en Yarmouth, en una gran barca junto al resto de la familia de
Peggotty. Cuando de enamora de ella aún es un niño, por lo que recurre muchas veces a su figura para hablar
de momentos felices de su infancia, en este caso, de los momentos que pasa junto a ella en las estancias en las
que está algún tiempo en Yarmouth.

Los Murdstone, tanto Juana como Eduardo, son dos personajes vistos de una manera totalmente negativa en
toda la obra. Este punto de vista negativo no sólo

se refiere a David, sino que también hace referencia a Clara Copperfield y a Peggotty. En el personaje de
Clara Copperfield se ve claramente el influjo que producen los Murdstone. Clara está en sus manos como un
simple juguete, y accede a todas las proposiciones que los Murdstone hacen sobre su vida y sobre su hijo.
Clara, cuando se casa con Murdstone, se casa enamorada de él, y además cree que será bueno para David
tener una figura paterna en casa. En el caso de Murdstone no veo tan claro que se case con Clara por amor;
más bien creo que hay, por su parte, cierto interés en manejarla y en conseguir algún beneficio, como la casa
de La Cornejera. En el caso de Peggotty, nunca se ve aceptada por los Murdstone, y su relación de amistad y
cariño con Clara y David se acaba con la llegada de los hermanos a la casa, ya que pasa a ser tratada como una
criada. Además, justo cuando muere Clara es despedida, por lo que creo que mientras Clara vive, Peggotty
sigue trabajando en la casa por evitar algún tipo de enfrentamiento entre los Murdstone y Clara o para ocultar
que lo que quieren es manejar la vida de Clara, ya que lo mismo hacen con David: cuando muere Clara, hacen
lo posible para deshacerse de él y que no les cause ningún problema.

La tía Betsey es un personaje un tanto complejo. Al principio de la obra, cuando se narra el nacimiento de
David, lo rechaza como sobrino por el hecho de que sea niño. Pero al final, cuando David acude en su ayuda
para pedirle que le cobije, su postura cambia totalmente, y no permite que David se vaya de su casa. Creo que
ve en David, por una parte, un ser indefenso al que proteger y cuidar, y por otra parte, un recuerdo del sobrino
muerto, el padre de David, y de su esposa Clara, ya que varias veces dice que si su padre o su madre le vieran
se sentirían muy orgullosos. Lo que quiere es siempre el bien de David, tanto social, buscándole un lugar en la
sociedad, como personalmente, dándole el cariño y el apoyo que cualquier joven necesita para crecer. A la tía
Betsey le acompaña Dick, un hombre un tanto especial que se convierte en el complemento perfecto en la
educación de David durante su estancia en casa de tía Betsey.

Hay muchos más personajes a lo largo de toda la obra, pero creo que los más importantes son los ya citados.
La complicación en el desarrollo de los personajes no es sólo su cantidad, bastante numerosa, sino también su
aparición a lo largo de toda la obra en saltos temporales y espaciales muy pronunciados, es decir, muchas
veces, personajes que hace mucho que no se nombran ni se citan, aparecen de nuevo, en un encuentro casual
por la calle, en casa de otro personaje, de forma premeditada... Esto complica un poco la comprensión de la
novela, ya que hubo varias ocasiones en las que tuve que dar marcha atrás para poder conocer de nuevo a
algún personaje.

• Estudio del espacio y del tiempo

Son numerosos los espacios en los que transcurre la obra, pero los más repetidos e importantes dentro del todo
que supone la obra en su conjunto serían:

• La Cornejera: este es el nombre de la casa donde David pasa su infancia, ya que pertenecía a su
difunto padre. La descripción que nos da David de ella es:

en el piso bajo está la cocina de Peggotty, abierta a un cuarto trasero (...). Hay un largo pasillo que lleva de la
cocina a la puerta principal. Ábrese a él una oscura despensa (...). Luego siguen los dos salones: el saloncito
donde nos sentamos todas las noches mi madre, Peggotty y yo y el otro, el principal, en el que únicamente nos
sentamos los domingos, y que es mayor, pero menos cómodo.

4
• Yarmouth: es el lugar donde vive la familia de Peggotty. La primera vez que David los visita es como
acompañante de Peggotty, pero más adelante los visita porque se hacen muy buenos amigos. Todos
viven en una gran barca arreglada a modo de vivienda, y la primera vez que la ve, David queda
ensimismado contemplándola. Según David:

La barca tenía una bellísima puerta practicada en un costado y algunas ventanitas, pero el principal y
maravillosos hechizo que de aquella morada se desprendía era que se trataba de un barco (...). Por dentro
estaba todo lo limpio y arreglado que cabía. Lo amueblaba una mesa, un reloj holandés y una

cómoda sobre la que se veía una bandeja de té (...). En las paredes había algunas toscas pinturas, con marco y
cristal, que reproducían escenas bíblicas (...). Peggotty abrió una puertecilla y me mostró mi dormitorio. Era el
cuarto más completo y deseable que cupiera verse. Se hallaba en la popa del barco (...).

• Salem House: a esta escuela llega acompañado del profesor Mell por orden de Murdstone. Es un
edificio rodeado de una alta tapia de ladrillo y que a David le parece muy sombrío. Allí es donde
conoce a Steerfoth, es donde conoce la muerte de su madre, donde hace amigos...
• La casa de tía Betsey: es al lugar donde decide ir cuando ve que su situación no puede mejorar de
ninguna otra forma. Es una casa muy linda con bonitas ventanas arqueadas. Ante la fachada había un
jardincillo enarenado y lleno de cuidadas flores que olían deliciosamente.
• Su propio piso en Londres: es denominado pisito de soltero en varias ocasiones. Es alquilado por la tía
Betsey a la señora Crupp para que viva en él David mientras está trabajando de procurador. Consistía
en una oscura entrada donde no se veía nada apenas, en una tenebrosa despensa donde no se veía nada
en absoluto, en un saloncito y un dormitorio. Pero aún así, a David le encantaba.

Para estudiar el tiempo en esta novela hay que tener en cuenta que está escrita como si se tratara de una
autobiografía, por lo que todos los hechos están narrados desde una lejanía temporal importante. No se
nombra, en todo el tomo, ninguna referencia a la edad de David. Sólo se nombra uno de sus cumpleaños, pero
es para relatar una mala noticia: en uno de sus cumpleaños es cuando Clara Copperfield, su madre, muere.
Aún así, podemos ver el paso del tiempo en los cambios que se van produciendo en David. Además, hay datos
que nos pueden dar una idea aproximada de la edad con que cuenta David en cada momento, aunque claro
está, teniendo en cuenta la sociedad de aquella época. Por ejemplo, podemos averiguar que contaba con unos
doce o trece años cuando comienza a trabajar en la fábrica de cervezas o que cuenta con unos diecisiete o
dieciocho cuando entra en el bufete de abogados para aprender la profesión de procurador. Durante su niñez,

es más fácil una aproximación a la edad que tiene en cada momento de los que se narra, ya sea por sus
inseguridades características de cada edad o por como es tratado por los demás personajes. El tiempo en total
que transcurre en el primer tomo de esta novela podría ser, aproximadamente, los primeros veinte años de
David.

• Opinión personal y valoración

La verdad es que al principio me costó un poco empezar con la lectura de la obra, y lo fui dejando hasta tener
que ponerme a leer la obra muy seguida. Una vez que comencé en serio su lectura, he de decir que se me hizo
bastante fácil seguir su desarrollo, sus personajes y su historia. Ahora sólo me queda comenzar (y acabar) el
segundo tomo de la novela, ya que después de leer todo el primer tomo casi seguido, me queda la curiosidad
de cómo podrá seguir, y sobretodo acabar, la obra. La valoro muy positivamente, recomendando su lectura, ya
que al principio puede asustar un poco sus dimensiones, una vez comenzada es imposible abandonarla. El uso
de la primera persona hace mucho más interesante la obra, ya que puedes meterte en la piel y personalidad del
protagonista durante toda la novela. Además, David es un chico que por su naturaleza infantil, cae bien, lo que
hace mucho más fácil su lectura. También hay que destacar la ayuda de la película q en algunos momentos me
hizo comprender ciertas cosas que se escapan a mis pocos conocimientos sobre la historia.

5
Índice:

Autor ............................................... página 1

Argumento....................................... página 4

El narrador...................................... página 5

Personajes....................................... página 6

Espacio y tiempo............................ página 9

Valoración........................................ página 11

BIBLIOGRAFÍA:

• DICKENS, Charles: David Copperfield. Obras maestras. Traducción de Juan G. de Luaces.


• Cabe citar la importante ayuda recibida por mis padres sin los cuales no hubiera podido terminar este
trabajo y también me han servido para consultar bastantes cosas, hay que decir que tanto mi padre
como mi madre han leído casi todos los libros de dicho autor siendo así ellos los que me
recomendaran esta lectura
• DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO SALVAT, Tomo VI, entrada DICKENS, Charles.

10

Intereses relacionados